P. 1
Ensayo Historia de Las Cooperativas en El Salvador

Ensayo Historia de Las Cooperativas en El Salvador

|Views: 6.133|Likes:
Publicado poriv_marce3914
Ensayo sobre la Evolución Histórica del Cooperativismo en El Salvador
Ensayo sobre la Evolución Histórica del Cooperativismo en El Salvador

More info:

Published by: iv_marce3914 on Oct 09, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/17/2013

pdf

text

original

UNIVERSIDAD DE EL SALVADOR

FACULTAD DE JURISPRUDENCIA Y CIENCIAS SOCIALES DEPARTAMENTO DE DERECHO PÚBLICO CURSO DE SOCIAL: DERECHO COOPERATIVO Y AGRARIO

LIC. JORGE ALBERTO SANTACRUZ
GRUPO: E IV SUB-GRUPO: 10

“ENSAYO

SOBRE EL ORIGEN DEL

COOPERATIVISMO EN EL SALVADOR”

INTEGRANTES: CARNE: Cañas Álvarez, Ferman Aldubi CA06075 Fatima Vanessa Durán Pineda DP06003 Ivonne Adriana Marcela Rodríguez Chávez RC06020

Jessica Margarita Servellón Núñez SN06003 Melbin Derick Vásquez Morán VM06001

CIUDAD UNIVERSITARIA, 31 AGOSTO DE 2009.“ORIGEN DEL COOPERATIVISMO EN EL SALVADOR”

Es indudable que la sociedad salvadoreña en un marco de marginación y subordinación de los sectores sociales, de una estructura económica-social subdesarrollada y las distintas necesidades de estos, que surgen como resultado de esta situación, conllevan a que los grupos sociales tomen consciencia de su situación de marginalidad, suscitando así, procesos de transformación económico, político y social, dando origen a ese fenómeno social y económico al cual denominamos Cooperativismo; ¡ó! ¿Será posible imaginar, por parte de ciertos grupos a los cuales no les interesa que las nuevas generaciones tengan consciencia de las razones del expresión de un sistema porque surgen determinados Movimientos Cooperativos; el ostentar qué, dichos movimientos nacen como capitalista oligárquico imperante en ese momento?; es en virtud de ello, que el objeto de esta investigación, no es el vender una idea superficial del surgimiento del cooperativismo en nuestro país, en el cual solo se haga una reseña histórica de sus antecedentes; sino el comprobar que es a raíz de un proceso de articulación social y económico, gracias a personas que se organizan y se configuran como un elemento ideológico junto con intelectuales de la época, los que serán los motores que dan impulso a la organización cooperativa. El origen y desarrollo del Cooperativismo no podemos verlo en forma programática, o estableciendo periodos seccionados en el tiempo, pero si podemos mencionar muchos factores que son de gran influencia y que ayudan al impulso de estas en el país, y el proceso

de transformación y desarrollo del movimiento cooperativista a través el tiempo, ya que lo que nos importa destacar es la evolución que va teniendo el cooperativismo de conformidad al desarrollo de la sociedad salvadoreña, y sus más grandes manifestaciones en el transcurso del tiempo. Es a la mitad del siglo XIX, donde podemos remontarnos como origen del cooperativismo como instituciones funcionales; puesto que la economía después de la época colonial funcionaba gracias a la exportación del añil, pero es al finales de siglo XIX, cuando el añil entra en crisis en el mercado mundial, sustituyéndolo el café como producto de exportación; es, esta situación, según Pedro Juan Hernández Romero, en su obra La Situación Actual del Cooperativismo en El Salvador, la que lleva a que, en el año 1860, el poder liberal dicte la primera ley de extinción de ejidos y se inicie en el país la división de la propiedad rural, dado que la economía nacional tenía un carácter eminentemente agrícola, determinando así el desarrollo urbano del país y las actividades artesanales van evolucionando de acuerdo a la agro-explotación. La miseria y la situación de desigualdad que azotaba a la población salvadoreña, dan la pauta para que los individuos tomen consciencia de clase y se organicen en asociaciones cooperativas, es decir, la carencia de las necesidades básicas del hombre y de sus familias, conlleva a la opción de retomarse y a la búsqueda de determinados objetivos, que mejoren sus condiciones de vida; volviéndose éstos, motores que dan impulso a las organizaciones cooperativas, sumado a esta cruda realidad, se establecen las bases ideológicas conformadas por intelectuales de la época. Es de gran relevancia señalar que es en el año de 1886, en la Universidad de El Salvador, donde se da la primera manifestación del Cooperativismo en el contexto ideológico, con la implementación de la primera cátedra de Cooperativismo, incorporándose como asignatura en la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Sociales.

Es a finales del siglo XIX, en donde el papel del Estado empieza a tomar fuerza, siempre dentro de una concepción liberal, jugando como pieza importante tanto en la vida económica, social, política y jurídica del país, en donde promulga a principios del siglo XX, las primeras normas legales que regulan la creación y funcionamiento de las cooperativas, siendo así que en el año 1904, se institucionalizan las cooperativas, en el código de comercio, en un apartado el cual denominan “De las Sociedades Cooperativas”, es trascendental analizar este punto con sigilo, ya que podemos advertir, que a las asociaciones cooperativas, no las quisieron conceptualizar como lo que son, con los principios generalmente aceptados, incorporados la mayoría de ellos, por los Pioneros de Rochdale, tales como el esfuerzo propio, la ayuda mutua, democracia, libertad, adhesión voluntaria, ausencia de lucro, entre otros…, procuraron darle una finalidad distinta a la de ellas, es decir, las enmarcaron en el Código de Comercio, concediéndoles pues, la finalidad de las sociedades mercantiles, fue esto una forma sutil de negarle a las cooperativas, su naturaleza, su esencia, ya que los sectores oligarcas las consideraban atentatorias contra el orden preestablecido. Es primordial en este espacio referirse a algunas de las primeras manifestaciones cooperativas, en 1904, se organiza la primera cooperativa, integrada por un grupo de Zapateros, conocida como “Cuesta de Palo Verde”, en San Salvador. En 1917, se organiza la Cooperativa de la “Sociedad de Obreros de El Salvador” federada con fines de Ayuda Mutua, Ahorro, Moralidad, Educación y Beneficencia. No reservando manifestar que es aproximadamente en 1930, que se alza una Insurrección obrero, campesina, indígena, la cual fue opacada por el Gobierno de Turno, con un número de fallecidos de 32,000, quienes pretendían organizarse en Cooperativas para minimizar la pobreza y la falta de trabajo en esa época, es así como se debilita el movimiento cooperativo con la derrota de la insurrección y la posterior represión.

A pesar del contexto desfavorable al que se enfrentaba el pueblo salvadoreño, éste insistía en la creación de cooperativas, apareciendo en 1938, en base al Código de comercio de 1904, la fundación de la Cooperativa Algodonera, debido a la situación crítica de los agricultores dedicados a la producción de algodón, se crea esta cooperativa algodonera de Responsabilidad Limitada; en la cual se habían organizado cooperativas de productores medianos y grandes cuyo fin era la obtención de lucro, El Salvador, tienen sus raíces las Cooperativas de Ahorro y Crédito en la década de los cuarenta, las cooperativas ya no se constituyen en cooperativas de producción, sino de ahorro y créditos y están dirigidos a pequeños y medianos propietarios, orientadas a competir con las organizaciones de carácter sindical, y es a partir de 1940, que el Estado toma como prioridad el fundar cajas de créditos rurales, organizándose la Primera Caja de Crédito Rural el veinte de Octubre de 1940, en Izalco con un capital inicial de cuatrocientos colones; las cuales, más tarde vienen a integrar la Federación de Cajas de Crédito de 1943, por el amparo de la ley de Crédito Rural, surgiendo esta Federación, el diez de febrero de mil novecientos cuarenta y tres; tenemos a bien decir que el papel del Estado en estos dos casos fue fundamental con el nacimiento y desarrollo de este tipo de Cooperativismo, puesto que hasta la misma Ley de Crédito Rural del 43, contempla que es un deber del Estado fomentar el desarrollo de Sociedades Cooperativas y de las Instituciones de Crédito, con el fin de evitar la usura; buen proyecto el que sostenía dicha ley, acerca de la finalidad de evitar este tipo de abuso como lo es la usura, está de más recordar que Marco Parció Catón, el antiguo político, militar, moralista y agrónomo de los años 234-149 A.C., denunciaba la usura como una práctica criminal, y sostenía que el usurero desde el punto de vista social, era más peligroso que el ladrón mismo.

Por los años de 1950, el cooperativismo en general y el de Ahorro y Crédito, se va abriendo campo cada vez más, en la medida en que el Estado salvadoreño, asume protagonismo, e interviene con más énfasis en la vida económica-social del país, la cual es propiciada por la nueva Constitución Política de la República, de 1950, en combinación con el apoyo que le ofrece AID Norteamericano y la misma Iglesia Católica. Se crea en el Ministerio de Trabajo y Previsión Social la

SECCION DE EDUCACION OBRERA, la cual desarrollo programas de carácter pedagógico entre la clase trabajadora, habiendo incluido dentro de sus actividades el hacer conciencia Cooperativista, en 1953 se creo la “sección de Cooperativismo”, adscrita a este Ministerio creadas por el Arzobispado, estas legalizaban a las Cooperativas según su naturaleza, y eran manejadas por intereses de las necesidades de los grupos organizados, lo anterior publicado en el Folleto “Historia del Cooperativismo en El Salvador, en Julio de 1993; notamos que a esas alturas, ya la Iglesia Católica jugaba un rol importante en la vida económico-social y político del país, puesto que adquiere un grado de participación y empieza a velar verdaderamente por los intereses del pueblo. Se funda además la

Cooperativa “Lechera de Oriente de Responsabilidad Límitada”, sin ningún principio Cooperativista, ya que esta, realmente era una sociedad mercantil, que se regía por el Código de Comercio. Se fomenta la creación de Cooperativas escolares durante la presidencia del coronel Oscar Osorio, y el movimiento Cooperativo cobro fuerza, durante la administración del Coronel Julio Adalberto Rivera, ya que éste envió al extranjero a una buena cantidad de personas a estudiar lo concerniente a Cooperativismo. En 1956, aparece la Fundación promotora de Cooperativas FUNPROCOP, inicia sus actividades, como una sección de Cooperativas a cargo del secretariado social ínter diocesano, de igual

forma en este mismo año se organiza la Cooperativa “Ganadera de Sonsonate” esta cooperativa, tuvo problemas para adquirir su personería jurídica, que asumió la responsabilidad que tenía el Ministerio de Trabajo, por medio de la sección de cooperativas, apareciendo en esta época las Cooperativas de Taxis “Dos Pinos” y la primera Cooperativa de buses “Coty” de la Ruta 30... Siendo en 1957, que se crea la Sección de Fomento a Cooperativas agropecuarias del Ministerio de Agricultura y Ganadería, quienes fundaron veintiún cooperativas, en estas la “Cooperativa Lechera de Santa Ana”. El movimiento cooperativo tuvo en América Central un cardinal impulso en la década del 60 como una respuesta a la influencia teórica y aplicada de organización social tendiente a la equidad, emanada de la Revolución en Cuba, realizada en 1959 y que se conserva hasta la fecha. El cooperativismo en la década del 60 en América Central tuvo un impulso e impacto notorio en la atenuación y desplazamiento temporal de conflictos sociales en Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua, es decir especialmente en países en donde el grado de polarización social era y es aguda. Es con el triunfo de la Revolución cubana, que obliga al gobierno de los Estados Unidos de América a poner en marcha a nivel continental una estrategia de contrainsurgencia en el marco de la Alianza para el Progreso, dentro de su política de aislamiento de dicha revolución. Es en este contexto donde cobran nuevo impulso las

Cooperativas de Ahorro y crédito, y cabe mencionar que es bajo el auspicio de la Agencia Internacional para el Desarrollo AID, de los Estados Unidos, que permitía no solamente contar con el capital inicial para operar, sino también fue fundamental en cuanto a la creación de programas de Asistencia Técnica, auditoría y la existencia de seguros para la cartera de Ahorro y Crédito manejado por las Cooperativas. Estas funciones mencionadas se llevan a cabo básicamente a través de la creación de un organismo de segundo

grado, la Federación de Asociaciones Cooperativas de Ahorro y Crédito de El Salvador, FEDECACES, el once de Junio de 1966, en el Centro Obrero del Lago de Coatepeque, lideres del movimiento Cooperativo de ahorro y crédito se reúnen para constituir legalmente a FEDECACES de Responsabilidad Limitada, con cuarenta y seis cooperativas, cuatro mil ochocientos noventa asociados y con un capital de mil lazos quinientos con la cincuenta Federación colones. de Esta Federación Créditos estableció Cajas de

FEDECREDITO, de esta manera se generó el modelo de dependencia “hacia arriba”, en el cual los socios no capitalizan a su cooperativa, las cooperativas dependen de un organismo de segundo grado para poder operan y este último depende de alguna institución externa. El Estado se encontró en la necesidad de normalizar para garantizar la existencia de las Cooperativas y tener un ente rector especializado, que dirija y coordine la actividad cooperativista en el país, y fue así como se crea el Organismo Estatal, ya que se promulga la ley de Asociaciones Cooperativas, según Decreto Legislativo Nº 560 del 25/12/69, se crea el INSAFOCOOP (Instituto Salvadoreño de Fomento Cooperativo) con la finalidad de centralizar en una sola institución especializada la función de dirigir y coordinar las actividades Cooperativas; la cual comienza a funcionar por el año de 1971; con el marco legal que le confiere como ente rector al INSAFOCOOP, le dan atribuciones para que su quehacer en varias actividades, como fomentar la organización de todo tipo de Cooperativas a nivel Nacional, en cuanto a las necesidades de los diferente grupos humanos que conforman las cooperativas en El Salvador; y en 1972, se organiza la comisión nacional asesora del movimiento Nacional cooperativo de producción pesquera, como organismo Salvadoreña ANIS; la Central Campesina consultor de INSAFOCOOP. Surgen por la misma época, la Asociación Indígena Salvadoreña, CCS; la Unión Comunal Salvadoreña, UCS; la Asociación Cooperativa de Producción Agropecuaria, ACOPAI. Surge igualmente

en

la

década

de

los

setenta

la

Federación

de

Asociaciones

Cooperativa de Transporte de El Salvador. FENACITES y la Federación de Asociaciones Agropecuarias de El Salvador, FEDECOPADES. Este período se caracteriza por la promoción de asociaciones cooperativas de empleados y trabajadores asalariados, con la finalidad de proveerse de financiamiento para necesidades personales o familiares, mediante el ahorro y crédito, así como de proveerse de bienes de consumo personal y familiar mediante las denominadas cooperativas de consumo. También durante este período los transportistas dedicados al servicio de carácter colectivo o selectivo, desarrollaron sus asociaciones cooperativas para proveerse de repuestos, insumos o equipos, incluso llegaron a prestar el servicio de transporte colectivo o selectivo mediante empresas de servicio al público, de propiedad también cooperativa. A partir de 1979, el cooperativismo conoce un nuevo impulso a raíz del Golpe de Estado y la entrada de la Junta Revolucionaria de Gobierno, que con ella se promulgan tres nuevas reformas que amparan en parte al desarrollo de las diferentes ramas del cooperativismo, estas son: la Reforma Bancaria, Agraria y Comercio Exterior. El Banco de Fomento Agropecuario, con una estructura en la cual se contempla la sección de cooperativas la que contaría con tres unidades: agrícola, educativa y contable, el BFA, también establece normas que regularan el financiamiento a asociaciones cooperativas entre las que tendrían especial atención aquellas dedicadas a la producción de granos básicos, hortalizas, fomento ganadero y pesquero. Es a partir de la reforma agraria, impulsada en los años ochenta, que el cooperativismo agropecuario se ha desarrollado fuertemente, es precisamente, éste el eje fundamental de la transformación de la agricultura en El Salvador, era el momento del inicio de la última guerra civil en El Salvador. Podemos ilustrarnos

mejor en el apartado “la Realidad actual del cooperativismo Agropecuario en El Salvador” de Pedro Juan Fernández y Alfonso Goltia, del libro Situación Agraria y Cooperativismo en El Salvado por Romeo Maeda y Stefan Roggenbuck; ellos sostienen que los cambios que se operaron en la agricultura en la década de los ochenta, posibilitaron el surgimiento y desarrollo de nuevas formas de organización de la producción, entre las cuales podemos ubicar las cooperativas tradicionales, las cooperativas de la reforma agraria, los pequeños productores asociados al decreto 207, y en los años noventa los productores dotados de tierra, a través de la transferencia de tierras producto de los Acuerdos de Paz. Según el Folleto Historia del Cooperativismo en El Salvador, de julio de 1993, revelan que las Cooperativas de Ahorro y Crédito experimentan un Crecimiento sostenido en 10 años, de 1971 a 1980, haciendo un número de Cooperativas cuatro veces mayor que otra clase de cooperativas; habría que profundizar mejor, para conocer si en la actualidad todavía este tipo de Cooperativas, mantiene ese ritmo de crecimiento, sobre los otras clases de cooperativas. Con el fin de defender los intereses del movimiento Cooperativo salvadoreño, se constituye la Confederación de Asociaciones Cooperativas de El Salvador, COACES de R.L., el nueve de marzo de 1984, ésta, integrada por federaciones cooperativas de distintos sectores económicos pero que más del 50% de su membresía son cooperativas de producción agropecuaria, en 1986 a través de COACES, se logra la promulgación o probación de una nueva ley de Cooperativas, en la cual se logro la participación del movimiento Cooperativo independiente en la elaboración de la misma; algo en lo que hay que destacar es que entre los años de 1984-85 y 86, el movimiento Cooperativo lograr reconocimiento por el Gobierno Salvadoreño y a nivel internacional como una Fuerza Social. No debemos dejar pasar que han sido los sectores desposeídos, principalmente los campesinos, obreros y clase media, los motores

que han impulsado a que se originen procesos de transformación social-económico y político los cuales están muy ligados al movimiento cooperativo, lo que ha significado para ellos cuotas de sacrificio; puesto que como ya lo analizamos anteriormente, la sociedad salvadoreña, sobre todo el sector campesino, fueron víctimas de persecuciones, amenazas, represiones, masacres, capturas, secuestros, asesinatos, y de muchas atrocidades mas, por parte de grupos armados gubernamentes, es por ello, que ahora inferimos en lo que planteamos al principio, sobre la idea que el cooperativismo no nace como muchos piensan y quieren hacer creer como un sector más de la economía capitalista, sino de esas luchas del hombre y la búsqueda del respeto a sus derechos económicossociales y de alternativas para poder acceder a la tierra, créditos oportunos, ágiles, adecuados y a una mejor condición de vida. Pero habrá que reflexionar sobre un último punto, el cual es clave para nuestro estudio, el de la influencia que ha tenido el sistema neoliberal en el sector cooperativista, manifestar primeramente que ellos conciben la idea que las cooperativas son entes favorecedoras del sistema; pero lo más importante en lo que hay que enfatizar es que creen conveniente promoverlas para evitar que cayeran en manos de revolucionarios; es decir que se ha recurrido al fomento de cooperativas como política contra revolucionaria, o contra insurgente, como política antisindical, como política asistencialista o bien como políticas de bases de partidos políticos: y es de hacer notar que en nuestro país el cooperativismo siempre ha sido influenciado por determinadas fuerzas, llameémosles padrinos y madrinas, cuya influencia no ha sido lo mejor o lo más conveniente, ni para los cooperativista ni para el país; el gobierno por diferentes mecanismos, el gobierno de los Estados Unidos de América a través de mecanismos como la Alianza para el Progreso o de la Agencia para el Desarrollo Internacional ADI, mencionados anteriormente, Umm....., bueno, hasta la Iglesia Católica y algunos

partidos políticos a través de sus programas sociales, han tenido mayor grado de injerencia en los asuntos cooperativos con repercusiones que ameritan ciertos análisis, lo cual sería bueno que los interesados, ahondaran mas sobre ese punto, para fines didácticos.. cual ha Algunos de a la y todos diversas materia, los agentes en mención, han y introducido serias distorsiones en el cooperativismo salvadoreño, lo conducido sobre político estructuras en el gubernamentales ámbito de normativas clientelismo paternalismo, asistencialismo, estas

dependencia

organizaciones, lo peor de todo, son los resultados, las consecuencias de toda esa injerencia y distorsión de sus fines, ya que ahora solo queda un sector cooperativo débil, y sin estrategias para su propio desarrollo. El Cooperativismo en El Salvador tendrá mejor viabilidad en la medida que se adhiera a la tendencia universal, de diversificar sus espacios económicos, integrarse, modernizarse y constituir un verdadero sistema cooperativo, dentro de un Estado Democrático de Derecho y una Economía Social de Mercado, que le confieran la institucionalidad, la legislación y el conjunto de relaciones económicas que garantice todo lo demás.

BIBLIOGRAFÍA

1.- Lic. Leonardo Ramírez Murcia. Separata “Elementos Históricos del Movimiento Cooperativo”. 2.- Romeo Maeda/Stefan Roggenbuck. “Situación Agraria y Cooperativismo en El Salvador”. Imprenta Criterio, San Salvador, El Salvador. 3.Ana Elsa Sánchez Orantes, José Manuel García Molina y José Luis Castellón. Trabajo de Graduación en Ciencias

Jurídicas: “La Supervisión del Estado a las Cooperativas de Ahorro y Crédito en El Salvador”. 4.- Folleto:”Historia del Cooperativismo en El Salvador, Julio de 1993”. 5.- Publicación Alianza Cooperativa Internacional con sede San José Costa Rica, Nov. 1993. “El Estado de las Cooperativas en El Salvador” 1993. 6.Carlos Evaristo Hernández. Facultad de Ciencias

Económicas, Universidad de El Salvador. Publicación sobre el Movimiento Cooperativo.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->