Está en la página 1de 5

BURGOA (450 metros) SAN JUAN DE GAZTELUGATXE

INTRODUCCION

En esta salida nos dirigiremos al muy playero municipio de Bakio que se ve rodeado por dos formaciones montañosas de cierto relieve: Jata, un clásico de Bizkaia, por el Oeste, casi encima del núcleo urbano; y por el Este, algo más lejano y disperso, el macizo de Sollube, una de cuyas estribaciones se extiende por el Garbola y continúa por el pequeño brazo del Burgoa, que parece prologarse hasta el cabo Matxitxako.

Nuestro objetivo de la mañana es subir al Burgoa, y posteriormente dirigirnos a San Juan de Gaztelugatxe. En el caso de que no se pueda subir a San Juan de Gaztelugatxe por seguir cerrado como consecuencia de un reciente desprendimiento, tenemos previsto subir primero al Garbola y posteriormente al Burgoa. Nos conformaríamos, en ese caso, con contemplar San Juan de Gaztelugatxe desde los alrededores del restaurante Eneperi.

ACCESOS

Para iniciar nuestra excursión montañera nos situaremos en la ermita románica de San Pelayo (180 metros).

Para llegar hasta aquí desde Algorta tomaremos dirección Leioa, para seguir posteriormente por el Corredor del Txorierri (N-637) dirección Donosti. Tras unos 14 kilómetros tomaremos la salida 18 que marca BI-631 Derio-Mungia…. Al final de la autovía, en una rotonda, dejando a la derecha Mungia, y siguiendo en la BI-631, cogemos dirección Bermeo.

Tras recorrer unos 30 kilómetros, y pasar Larrauri, tomamos a la izquierda la BI-2101 que va dirección Bakio. Tras atravesar Bakio continuaremos dirección Bermeo en la BI-3101, y a unos dos kilómetros encontraremos a la derecha la señalización de ermita románica de San Pelayo. Nosotros dejaremos los coches al otro lado de la carretera, a la izquierda, en un amplio aparcamiento

Desde Algorta habremos recorrido 40 kilómetros en menos de 45 minutos.

ASCENSIÓN AL BURGOA

Desde el aparcamiento cruzaremos el vial, y nos acercaremos a la ermita románica de San Pelayo que data al parecer del siglo XI ó XII, por lo que es una de las construcciones religiosas más antiguas de Bizkaia, junto a las de Abrisketa en Arrigorriaga o Zumetxaga, también en las inmediaciones de Bakio.

Bien a la subida o a la llegada, merece la pena hacer una parada en

Bien a la subida o a la llegada, merece la pena hacer una parada en este lugar para disfrutar de su belleza y tranquilidad, en especial de su precioso pórtico, desde el cual ya podemos observar la cima hacia la que nos vamos a dirigir.

Continuaremos en suave ascenso por el camino asfaltado por el que hemos llegado, con la ermita a la derecha y un cementerio por la izquierda.

Sin ninguna desviación, iremos dejando a la izquierda un edificio verde, y pasaremos un portillo de madera siempre abierto, para salir enseguida muy cerca de la carretera nueva hacia Bermeo. Por la derecha sale un camino con otra puerta de madera, que también desechamos. En todo momento tendremos a la vista primero una antena-torreta y más a su derecha la cima, por lo que el camino es evidente y no hay posibilidad de confusión.

Poco después el firme pasa a ser pedregoso, teniendo por la derecha el barranco del arroyo Aumerreka, que nos ofrece el amplio repertorio de verdes de su intenso arbolado. Más o menos por aquí nos adentramos en el municipio de Bermeo, siempre con una pendiente muy benévola y prácticamente uniforme.

Dejaremos a la derecha una puerta metálica de acceso a alguna explotación pecuaria y el camino discurre junto a un vallado que delimita una de las varias repoblaciones forestales que iremos viendo.

de las varias repoblaciones forestales que iremos viendo. Por la derecha tenemos siempre vistas sobre el
de las varias repoblaciones forestales que iremos viendo. Por la derecha tenemos siempre vistas sobre el

Por la derecha tenemos siempre vistas sobre el cercano Garbola y más atrás la cima de Sollube, coronada por antenas. En algunos momentos divisamos a lo lejos el Ganeko y el Eretza. A nuestra espalda vamos viendo una porción cada vez más amplia de la costa, como Bakio al abrigo del Jata, que disfrutaremos mejor a la vuelta

Enseguida llegamos a una especie de

cruce, con un camino que sale por la izquierda, y que podemos detenernos

a explorar. Merece la pena, porque

podremos amenizar la algo monótona subida: en muy pocos metros tendremos una fantástica vista del

tómbolo de San Juan de Gaztelugatxe con el impresionante peñón de Aketz

y, a la derecha, el faro de Matxitxako.

Vamos finalizando esta parte de la ascensión con un último tramo casi recto, jalonado por unos postes, que nos conduce a la instalación de comunicaciones de Aznabarra, una especie de ante cima donde se sitúa la antena que nos ha guiado durante todo el camino, y que es más bien una torreta de vigilancia o algo así. No hay buzón pero sí un hito con piedras.

o algo así. No hay buzón pero sí un hito con piedras. Justo antes de alcanzar
o algo así. No hay buzón pero sí un hito con piedras. Justo antes de alcanzar
o algo así. No hay buzón pero sí un hito con piedras. Justo antes de alcanzar

Justo antes de alcanzar el vallado, junto al antepenúltimo poste sale por la derecha un camino irregular y pedregoso que desciende ligeramente, y con claridad se encamina hacia un el collado de Sanjoanoñetza, que separa Aznabarra de la última pala hacia el Burgoa, con un bosquecillo delimitando la vertiente que cae hacia Bermeo. Así se ve la torre de Aznabarra desde el Burgoa.

Y así el collado y la última rampa. Aquí encontramos los postes amarillos del gaseoducto que proviene de la muy cercana plataforma La Gaviota. Ya sólo queda el último repecho hacia la visible ikurriña de la cima, con un desnivel algo más acusado, para alcanzar la cumbre del Burgoa (450 metros), en aproximadamente 45 minutos desde el aparcamiento.

en aproximadamente 45 minutos desde el aparcamiento. En la cima nos encontraremos, además de la ikurriña,

En la cima nos encontraremos, además de la ikurriña, una especie de parapeto de piedra en cuyo interior se encuentra el mojón y un pequeño buzón, y cerca del mástil un curioso buzón con una trainera. Aunque la panorámica hacia Bakio ha quedado tapada por las laderas que hemos ido superando, tenemos por el contrario una hermosa perspectiva hacia el oeste, con Bermeo en primer término, la desembocadura de Urdaibai y la isla de Izaro.

El descenso lo hacemos por el mismo camino de subida. Descendiendo hacia la Ermita de

El descenso lo hacemos por el mismo

camino de subida. Descendiendo hacia la Ermita de San Pelaio, donde

llegaremos en 1h30’, disfrutaremos de una espectacular panorámica que a la ida tuvimos a la espalda.

A nuestra izquierda veremos la costa

bizkaina a partir de Bakio, y en días claros distinguiremos la costa de Cantabria.

Al llegar al aparcamiento tomaremos los coches para trasladarnos aproximadamente 1 kilómetro al restaurante Eneperi, desde donde comenzaremos a realizar el paseo a San Juan de Gaztelugatxe.

DE ENEPERI A SAN JUAN DE GAZTELUGATXE

Juan de Gaztelugatxe. DE ENEPERI A SAN JUAN DE GAZTELUGATXE Una vez aparcados los coches en

Una vez aparcados los coches en el restaurante Eneperi tomaremos un camino perfectamente señalizado. El primer tramo es muy bonito, con el suelo empedrado, donde ya disfrutaremos de unas bonitas vistas a Aketze y San Juan de Gaztelugatxe, pero al terminar este primer tramo, empieza el segundo tramo un poco más incómodo. La senda desciende 200 metros en apenas un kilómetro, discurriendo entre robles, brezos, aliagas y el complejo de vegetación típico de acantilados litorales.

el complejo de vegetación típico de acantilados litorales. Tras unos 10 minutos de recorrido encontrar emos
el complejo de vegetación típico de acantilados litorales. Tras unos 10 minutos de recorrido encontrar emos

Tras unos 10 minutos de recorrido encontraremos un cartel que indica a la derecha Gaztelugatxe. Si continuamos unos metros más adelante, sin coger esa desviación, llegaremos a un bonito mirador.

Tras aproximadamente 20 minutos alcanzaremos la carretera que lleva a los pies de San Juan,

Tras aproximadamente 20 minutos alcanzaremos la carretera que lleva a los pies de San Juan, donde llegaremos en

El acceso hacia la ermita

es espectacular. Un estrecho camino que parte de tierra firme y cruza sobre las rocas por un puente de piedra permite llegar hasta la zona superior del islote después de

ascender 237 escalones, aunque según distintas fuentes son 229 ó 231El camino se encuentra asimismo jalonado con las sucesivas estaciones de un Viacrucis. En el alto hay dos edificios: un refugio con chimenea y la propia ermita. El esfuerzo necesario para subir las escaleras, se ve ampliamente recompensado por las vistas.

unos 25

La pequeña iglesia dedicada a la Degollación de San Juan, que permanece cerrada la mayor parte del tiempo, data del siglo X y algunos la consideran de origen templario, lo que es imposible puesto que dicha orden no fue creada hasta el año 1119, y documentos anteriores a esta fecha acreditan su existencia. En el año 1053 fue donada, por Íñigo López, señor de Bizkaia, al monasterio de San Juan de la Peña situado cerca de Jaca en Huesca.

En 1593 sufrió un ataque corsario a manos de Francis Drake en el que fue saqueada. En el siglo XVIII fue asaltada por tropas inglesas y en la guerra civil española se produjo en sus aguas la batalla del Cabo Matxitxako en donde se enfrentó la marina republicana contra la sublevada. El 10 de noviembre de 1978 fue incendiada y destruida. Dos años más tarde, el 24 de junio de 1980 se reinauguraba nuevamente.

En la explanada e interior de la ermita se han hallado enterramientos medievales del siglo IX y XII. La ermita alberga varios exvotos de marinos que se han salvado de algún naufragio. A la tradición de subir y tocar tres veces la campana para pedir un deseo o ahuyentar a los malos espíritus se unen otras más. Los barcos de pesca bermeanos cuando salen a faenar suelen realizar varios giros a babor y estribor para que el santo les de suerte.

Desde la cima de Gaztelugatxe regresaremos directamente al aparcamiento del Eneperi. En hacer este segundo recorrido tardaremos también aproximadamente 1h30’

ALTERNATIVA SI NO SE PUEDE ACCEDER A LA ERMITA DE SAN JUAN

En el supuesto de que no se pudiese acceder a San Juan de Gaztelugatxe, tras salir de la ermita de San Pelaio, nos dirigiríamos hacia el Burgoa, pero antes de llegar a la cima rodearíamos dicho monte, para ir al Garbola (481 metros), que aunque es una cima totalmente cerrada, tiene el interés de que es uno de los Centenarios de Bizkaia. En el regreso ascenderíamos al Burgoa, para tras unas tres horas de cómodo recorrido regresar al aparcamiento.