Está en la página 1de 1

A UNA HERMOSA QUINCEAERA Acrcate, silenciosa. Por qu cierras cada noche la puerta de tu cuarto?

Nada hara ms grave que recostar mi cabeza sobre tus muslos: y decirte quedamente: sta es la ocupacin ms alta que puede alcanzar un hombre. (Santiso, septiembre de 2011)