Está en la página 1de 1

Emprendo una tarea de la que nunca hubo ejemplo y cuya ejecucin no tendr imitadores.

Quiero mostrar a mis semejantes un hombre en toda la verdad de la naturaleza; y ese hombre ser yo. Yo, slo yo. iento mi corazn y conozco a los hombres. !o estoy hecho como nin"uno de cuantos he visto; me atrevo a creer que no estoy hecho como nin"uno de cuantos e#isten. i no val"o ms, al menos soy distinto. i la naturaleza hizo bien o mal al romper el molde en que me vaci, es cosa que no puede juz"arse hasta despus de haberme le$do. Que suene cuando quiera la trompeta del %uicio &inal, yo acudir con este libro en la mano a presentarme ante el soberano juez. 'ir abiertamente( )Esto es lo que hice, esto lo que pens, esto lo que he sido. 'ije lo bueno y lo malo con idntica *ranqueza. !ada malo call, ni a+ad$ nada bueno, y si al"una vez me serv$ de al"una "alanura indi*erente, nunca *ue sino para llenar un vac$o ocasionado por mi *alta de memoria; he podido suponer cierto lo que sab$a que hab$a podido serlo, nunca lo que sab$a que era *also. ,e he mostrado cual *ui; despreciable y vil cuando lo he sido, bueno, "eneroso y sublime cuando lo he sido( he desnudado mi alma tal como tmismo la viste. er eterno, re-ne en torno m$o la innumerable muchedumbre de mis semejantes; que escuchen mis con*esiones, que "iman con mis indi"nidades, que se aver".encen de mis miserias. Que cada uno de ellos descubra a su vez su corazn a los pies de tu trono con i"ual sinceridad; y lue"o, que uno solo te di"a si se atreve( )Yo *ui mejor que ese hombre/. Jean-Jacques Rousseau: Les Confessions, 1782-1789. 0Las Confesiones. 1lianza, ,adrid, 23345.