Está en la página 1de 13
 
1
UNA ESCUELA PARA TODOS: LA INTEGRAOÓN ESCOLAR
Rafael Bautista Jiménez Bautista, Rafael, coord. (2002)
Necesidades Educativas Especiales
. Editorial Aljibe: Málaga. El modelo de escuela para todos es el que toma la opción de la educación especial integrada, frente a la educación especial segregada, la que se realiza aparte de la educación general y ordinaria. La escuela para todos rompe con el modelo instructivo y transmisor, rompe con la escuela tradicional, donde el niño y la niña excepcionales no encuentran unas condiciones mínimas para su progreso. Es un nuevo modelo de escuela abierta a la diversidad, donde se intenta que las minorías encuentren una respuesta a sus necesidades especiales, sin perjudicar a los demás, muy al contrario, beneficiando a todos los alumnos en general, por lo que trae de cambio y renovación, y por los nuevos recursos y servicios con que va a contar. El modelo de escuela para todos supone cambiar estructuras, modificar actitudes, abrirse a la comunidad; debe cambiar el estilo de trabajo de algunos maestros, al tener que reconocer que cada niño es distinto; tiene unas necesidades específicas y progresa de acuerdo a sus posibilidades. Un nuevo modelo que compromete a la comunidad escolar y que plantea un esfuerzo al conjunto de la Institución. Pero veamos cómo ha evolucionado la Educación Especial.
1. HISTORIA DE LA EDUCACIÓN ESPECIAL
Aunque sea de forma breve, nos ha parecido conveniente proporcionar una visión general de cómo ha transcurrido la atención a las personas con deficiencias, discapacidades o minusvalías a lo largo de la historia. Este planteamiento histórico lo hemos dividido en tres grandes épocas; una primera, que podríamos considerar como la
 prehistoria de la Educación Especial 
; una segunda, en la que surge la
Educación Especial 
, entendida como la atención asistencial y a veces también educativa a un tipo de personas, y caracterizada por llevarse a cabo en situaciones y ambientes separados de la educación ordinaria; y una última etapa, muy reciente, donde nos encontramos actualmente, con unas tendencias que vienen a suponer un nuevo enfoque del concepto y la práctica en Educación Especial.
1.1. Antecedentes
Los antecedentes del nacimiento de la Educación Especial los podemos situar hasta finales del siglo XVIII. Está caracterizada esta época por la ignorancia y el rechazo hacia los sujetos excepcionales. En las sociedades antiguas era normal el infanticidio cuando se observaban anormalidades en los niños. Durante la Edad Media, la Iglesia condena el infanticidio, pero por otro lado alienta la idea de atribuir a causas sobrenaturales las anormalidades que padecen las personas. Se las considera poseídas por el demonio y otros espíritus infernales y se las somete a prácticas exorcistas. En los siglos XVII y XVIII, los deficientes mentales eran ingresados en orfanatos, manicomios, prisiones y otros tipos de instituciones estatales. Allí eran encerrados junto a delincuentes, ancianos, pobres..., hacinadamente. Como primeras experiencias positivas podemos citar:
 
2 El fraile Pedro Ponce de León (1509-1584), quien a mediados del siglo XVI había llevado a cabo en el Monasterio de Oña la educación de doce niños sordomudos, con sorprendente éxito. Ponce de León escribió un libro, Doctrina para los mudos-sordos, y es reconocido como el iniciador de la enseñanza para los sordomudos y creador del método oral. En 1620, Juan Pablo Bonet (1579-1633) publicó Reducción de las letras y arte de enseñar a hablar a los mudos. La primera escuela pública para sordomudos que creó el abate Charles Michel de L'Epée (1712-1789) en 1755, que luego se convirtió en el Instituto Nacional de Sordomudos. Valentín Haüy (1745-1822) crea en París, en 1784, un instituto para niños ciegos. Entre sus alumnos se encontraba Louis Braille (1806-1852), quien construiría el famoso sistema de lectoescritura que lleva su nombre.
1.2. La era de las instituciones
A finales del siglo XVIII y primeros del XIX, se inicia el periodo de la institucionalización especializada de las personas con deficiencias, y es a partir de entonces cuando podemos considerar que surge la Educación Especial. La Sociedad toma conciencia de la necesidad de atender a este tipo de personas, aunque tal atención se conciba, en un principio, más con carácter asistencial que educativo. Las ideas imperantes eran que había que proteger a la persona normal de la no-normal, es decir, se considera a esta última un peligro para la sociedad; o bien, se da, paralelamente, la actitud inversa: se considera que hay que proteger de esa sociedad al minusválido o disminuido, que sólo le puede acarrear daños y perjuicios. El resultado de ambas concepciones viene a ser el mismo: al deficiente se le separa, se le segrega, se le discrimina. Se constituyen centros en las afueras de las poblaciones, argumentando que el campo les proporcionaba una vida más sana y alegre. De esta manera se tranquilizaba la conciencia colectiva, ya que se estaba proporcionando cuidado y asistencia a estas personas, el deficiente quedaba protegido de la sociedad y ésta no tenía que soportar el contacto con aquel. La situación de institucionalización se va a prolongar hasta mediados del presente siglo. García (1989) da una seria de razones para que esto se produzca así: a)
 
Las actitudes negativas hacia los deficientes estaban muy arraigadas. b)
 
El uso y abuso de la psicometría desde comienzos del presente siglo. c)
 
La alarma eugenésica. El deficiente es considerado un elemento perturbador y antisocial, y además, particularmente fecundo por su sexualidad incontrolada. d)
 
Muchos profesionales relevantes que en determinado momento se habían comprometido con planteamientos renovadores, abandonaron el campo de la deficiencia. e)
 
Las dos Guerras Mundiales y la Gran Depresión de los años 30 paralizó el desarrollo de los servicios sociales, al desviar recursos a otros sectores. A pesar de todo, podemos considerar que es una época de progreso. Así a los largo del siglo XIX se crean escuelas especiales para ciegos y sordos, y a finales del siglo se inicia la atención a deficientes mentales en instituciones creadas para ello. Los hitos y figuras fundamentales de la historia de la Educación Especial durante esta era de la institucionalización fueron:
 
3 a) Intentos de encontrar métodos de tratamiento, donde cabe destacar a:
 
Philippe Pinel (1745-1826), que emprendió el tratamiento médico de los retrasados mentales y escribió los primeros tratados de dicha especialidad.
 
Esquirol (1722-1840), que estableció la diferenciación entre idiocia y demencia en el Dictionnaire des sciences medicales.
 
ltard (1774-1836), que trabajó durante seis años en el famoso caso del niño salvaje de Aveyron.
 
Voisin se plantea el tipo de educación necesaria para niños con retraso mental, en su obra publicada en 1830, Aplication de la phisiolgie du cerveau a l'etude des enfants qui nécessiten una éducation spéciale.
 
Seguin (1812-1880), que se dedicó a elaborar un método para la educación de los "niños idiotas" que denominó método fisiológico, fue el primer autor de Educación Especial que hizo referencia en sus trabajos a las posibilidades de aplicación de los mismos a la enseñanza en general. Publica en 1836 su obra Traitement moral, hygiéne et éducation des idiots. Puigdellivol (1986) ve en los tra-bajos de este autor el nacimiento de la Educación Especial en su sentido moderno, sobrepasando el terreno puramente médico y asistencial que impregnaba las primeras realizaciones. b)
 
En España, la ley Moyano de 1857 preveía la creación de escuelas para niños sordos. En 1907, los hermanos Pereira inauguran en Madrid el Instituto Psiquiátrico Pedagógico para retrasados mentales. En 1911 se creó una sección de niños deficientes en la "Escala de cecs, sords-muts i anormal" del Ayuntamiento de Barcelona. A nivel estatal, se creó en 1914 el Patronato Nacional de Anormales. c)
 
El desarrollo científico y técnico permite disponer de métodos fiables de evaluación (Galton, Binet) y tratamiento (Médico, psicológico y educativo). Algunos defensores de una pedagogía nueva, como Montessori o Decroly, trabajan en educación especial y muy pronto se siente la necesidad de construir una pedagogía terapéutica, como hacen Georges y Deinhart, en 1861, o Heller, en 1904 (Mayor, 1989).
1 .3. Época actual
Como apuntábamos en el apartado anterior, el siglo XX se va a caracterizar por el inicio de la obligatoriedad y la expansión de la escolarización elemental, detectándose que numerosos alumnos, sobre todo los que presentaban ciertas deficiencias, tenían dificultades para seguir el ritmo normal de la clase y lograr rendimientos iguales a los restantes niños de su edad. Es entonces cuando se aplica la división del trabajo a la educación y nace así una pedagogía diferencial, una educación especial institucionalizada, basada en los niveles de capacidad intelectual y diagnosticada en términos de cociente intelectual. No olvidemos que Binet elabora un método o instrumento para poder apartar de la escuela ordinaria a los más torpes, a los retrasados. En esta época proliferan las clases especiales y las clasificaciones de niños según etiquetas. Los centros se multiplican y se diferencian en función de las distintas etiologías: ciegos, sordos, deficientes mentales, parálisis cerebral, espina bífida, caracteriales, con dificultades de aprendizaje, etc. Estos centros especiales y especializados, segregados de los centros ordinarios, con sus propios programas,
576648e32a3d8b82ca71961b7a986505