Está en la página 1de 1

Una Poesa de Aprecio por los Bosques.

Cmo un pjaro sin voz, cmo un libro sin letras, cmo una maana sin sol o un corredor sin meta. Un maldito tic-tac persigue a su cenicienta, un cuento sin final al que se agotaron las ideas. Piso fuerte y sonro y en voz baja me doy aliento, lo que hoy no pudo ser, maana se lo llevar el viento. Pasa el tiempo y nada pasa, pasa presto el devenir, pues vienes pasas y arrasas y va pasando aquel vivir. Cae la noche, llega el da y todo sigue siendo as. Ya en la tarde meloda que pronto llega a su fin. Cae la noche, llega el da y necesito tu latir. una momento de enanta, pues la tarde toca a su fin. Ya sin nada entre mis manos, ya sin nada que abrazar, pasan las noches en vano, y tardes felices queriendo ms.