P. 1
Un ciego que no lo es - a propósito de Don Quijote de la Mancha

Un ciego que no lo es - a propósito de Don Quijote de la Mancha

|Views: 7|Likes:
Publicado porCareliaArcadievna
Estudio literario acerca de "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha"
Estudio literario acerca de "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha"

More info:

Published by: CareliaArcadievna on Feb 16, 2014
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/01/2015

pdf

text

original

UN CIEGO QUE NO LO ES: A PROPÓSITO DE DON QUIJOTE DE LA MANCHA Óscar Alvarado

Resumen: Cuando don Quijote decide salir al mundo a desfacer entuertos y socorrer a vidas y huérfanos, se ve invadido de una mirada que rompe el esquema del mundo establecido, lo separa de Alonso Quijano el Bueno, y lo incorpora a una relectura del mundo a partir de la cual ha de construir sus ideales y luchas. u leal escudero poco a poco se va a ir permeando de esa mirada, por lo cual la percepci!n de mundo que ambos poseen es lo que ha de cimentar un nuevo espacio de interpretaci!n para ambos. "s ese el motivo de esta lectura. Palabras clave: ce#uera, mirada, lectura, intepretaci!n, construcci!n de la diferencia. Abstract: An outloo$ that brea$s %ith the established preconception of the %orld invaded &on Qui'ote %hen he decided to #o out to the %orld to clean up other(s spills and messes, save lives and aid the orphans. )t separates him from Alonso Qui'ano the *ood and incorporates him into a reinterpretation of the %orld, from %hich he has to build his ideas and stru##les. +is loyal squire eventually #ets involved %ith such perspective, therefore, the %orld(s perception they share fosters, for both of them, a ne% space for interpretations. -hat is the reason for this readin#. Key words: blindness, outloo$, readin#, interpretation, construction of the difference. "l s.mbolo de la ce#uera linda en mayor medida con una relectura del mundo y de las relaciones humanas, m/s que con un impedimento meramente f.sico. 0or ello, referimos a la novela de Cervantes, "l )n#enioso don Quijote de la 1ancha, en el cual 2oseph Bic$ermann se3ala aspectos interesantes en relaci!n con el tema que hemos planteado y que conforman a don Quijote como un sujeto inmerso en un universo, en un cosmos de sentido que no responde a su interés, y ence#uece 45o lo#ra contemplar lo que los otros no67 ante el entorno que escapa y se le rebela 4o revela7, o ante el cual se subleva. 8a este autor nos apunta que en ocasiones es mejor cerrar los ojos para no tener que ver, y as. escapar del peli#ro, y en esto el caballero cervantino se constituye en la encarnaci!n y compendio de las alucinaciones humanas y ce#ueras9 :Aquel a quien &ios le haya dado el casti#o ;por as. decir- de unos ojos que saben ver, y ha sabido temblar ante la inmensa muchedumbre de #entes que tienen los ojos abiertos, pero que no ven, bien puede afirmarse que ha perdido para siempre la capacidad de re.r.< 4Bic$ermann, =>?@, pp =A>-=BC7 Deafirma el hecho de que es aun m/s dif.cil vivir entre hombres que ni siquiera quieren ver, y pertenecen a las diferentes clases de la ce#uedad humana, ya sea inevitable o voluntaria, pero que adquiere una posici!n y una posesi!n tales que se convierte en eje b/sico de las peque3eces humanas, pues9 :"sta vida viene a ser como una fusi!n de bondad y de maldad, de visi!n y de ce#uera.< 4Bic$ermann, =>?@, p =BC7 "s, en definitiva, el acontecer del hombre y la reminiscencia a las m/s nobles, pero también m/s bajas pasiones. "s el caballero andante, el so3ador, el idealista en un mundo de cie#os, donde los e#o.smos permean las relaciones entre unos y otros. "s aquel que ve a la amada y a la justicia y su necesidad, en un mundo en el cual los otros perciben la individualidad, la diferencia, la enajenaci!n, y la fealdad, as. como la desposesi!n. "s una re afirmaci!n de la humanidad y del ser humano, en donde los otros deambulan con la ce#uera que les han impuesto los disvalores predominantes. Ea ce#uera de la cual don Quijote es objeto, se va e'tendiendo a su escudero, de forma tal que ambos pasan por un procesos en el que se convierten en los videntes de una realidad, de un universo del cual los dem/s no lo#ran dar cuenta, pues insisten en la percepci!n de un mundo en el que se ve desde la confi#uraci!n de un discurso que no calFa con la 4re7lectura de un universo en el cual se mueve el caballero, y al que se va asimilando su fiel escudero. "l ver de don Quijote caballero es el leer que proviene de un mundo prometido de justicia, en el cual los ideales de este no calFan con los intereses que construye y deconstruye el mundo de los otros que se van 4con7formando desde una relaci!n discursiva y vivencial con el mundo que no calFa con la del caballero de la triste fi#ura. Américo Castro se3ala en relaci!n con lo que hemos se3alado9 :...un modesto y desquiciado se3or que, sobre un triste jamel#o se arroja a la empresa de desarrai#ar el mal, ese mal siempre tan bien afincado en valles de l/#rimas, en ciudades de iniquidad o en jacales de miseria.< 4Castro, =>GA, p HI)7 Eo anterior describe la bJsqueda de la justicia en medio de un mundo en el cual la injusticia campea, y en donde los sujetos, como cie#os, se obstinan en ver y en dejar de ver, de observar la conformaci!n y avance de un universo menos solidario, en el cual ya la lucha de clases se eri#e como uno de lo elementos primordiales de la te'tualidad. "s el mundo del ser y el parecer en el cual los personajes no dejan de ser anta#!nicos para el otro, en donde la mismidad se eri#e como injusticia, mientras la Ktredad, revestida como amenaFa, viene a definirse como la emer#encia de una fi#ura que adviene como parodia del héroe, y que se reviste m/s bien como elemento de risa, de chota para esta mismidad de la cual los dem/s son part.cipes, en tanto incapaces de leer y entender la diferencia, a la cual revisten de locura. Ea e'istencia y presencia de &ulcinea, del 8elmo de 1ambrino, del caballero de los espejos, de los encantamientos, de los #i#antes, y tantas otras manifestaciones no es otra cosa que el desencuentro permanente que se va tejiendo a lo lar#o de una historia en la cual uno insiste en ver y describir, mientras los otros se obstinan en percibir desde su ser y parecer. "s la construcci!n de un mundo percibido desde dos planos, en el cual el propio lector debe tomar partido. 5Acaso cuando un labrador se diri#e a un Quijote para aclararle que él no es nin#Jn caballero tal como lo piensa el héroe, no estamos sino ante un caso de lectura e interpretaci!n de la realidad, es decir, de un percibir y un ence#uecerse ante diferentes mundos69 :1ire vuestra merced, se3or, pecador de m., que yo no soy don Dodri#o de Larv/eF, ni el 1arqueF de 1antua, sino 0edro Alonso su vecino, ni vuestra merced es Ialdovinos, ni Abindarr/eF, sino el honrado hidal#o del se3or Quijana. -8o sé quién soy ;respondi! don Quijote-, y sé que puedo ser, no s!lo los que he dicho, sino todos los doce 0ares de Mrancia y

=

aun todos los nueve de la Mama, pues a todas las haFa3as que ellos todos juntos y cada uno por s. hicieron se aventajar/n las m.as.< 4Cervantes, =>GA, p ?N7 As., las lecturas y percepciones se van entrelaFando en la novela, de forma que se da paso a por lo menos dos manifestaciones de universo en las cuales los personajes constituyen los #randes polos de oposici!n, de acuerdo con su lu#ar en el discurso. &e hecho, ancho 0anFa parece ser el Jnico, e incluso m/s que su mismo caballero andante, en atravesar ambos universos, y en alimentarse de la lectura de amos mundos, de forma que el cierre de la novela le permite optar por aquel que le confiera mayor :espiritualidad<, es decir, opta por el mundo que le resi#nifica como sujeto, en tanto ha cumplido con su proceso de quijotiFaci!n. &on Quijote ha aprendido a ver e interpretar, y ancho 0anFa ha de cabal#ar a su lado con el fin de aprender ese proceso, y a contemplar, desde los ojos de la reinterpretaci!n, la emer#encia de un nuevo universo de sentido vital. "l encuentro con el universo del otro, hace que tanto quienes observan a don Quijote descalifiquen su :contemplaci!n< como lo hace el caballero de cara a estos, y ante lo cual atribuye la :transformaci!n< de lo percibido a la influencia nefasta que hacen los poderosos ma#os o enemi#os que lo adversan. Ea mirada se va e'tendiendo a lo lar#o de la novela en uno y otro plano, de forma que estos universos subsisten sin que nin#uno claramente domine, pues las percepciones continJan de forma paralela a lo lar#o de las aventuras del valeroso hidal#o9 :...lle#/ndose don Quijote a ancho, al o.do le dijo9 - ancho, pues vos queréis que se os crea lo que habéis visto en el cielo, yo quiero que vos me cre/is a m. lo que vi en la cueva de 1ontesinos. 8 no os di#o m/s.< 4Cervantes, =>GA, p N>?7 Lo es casual, por lo tanto, que la burla que los dem/s hacen del Quijote y su escudero, no cree mella en estos dos, los cuales :viven< la e'periencia de la )nsula Barataria, la cual se constituye en un elemento revelador de una contemplaci!n ante la cual los dem/s se vuelven incapaces de observar. Ea mirada del caballero y su verdad, contrasta con la mirada de los dem/s, en medio de los cuales se va levantando el puente que constituye ancho 0anFa, como el escudero que en principio se mueve en el /mbito de lo material y termina idealiFando la vida que su caballero le ha obsequiado, lo cual revela que ha abierto los ojos ante la percepci!n en la que se mueve don Quijote. Ea ce#uera que los dem/s poseen ante el mundo en el cual se mueven ambos, ciertamente imposibilita que la brecha e'istente no se cierre. Ea ce#uera en la cual se mueve el hidal#o, de acuerdo con los otros, le mar#ina, pero le permite encontrar un espacio de encuentro que lo rele#a ante lo otros, lo desencuentra, pero lo constituye desde el /mbito de la idealiFaci!n y de la relectura de los espacios de la interpretaci!n. 8a el mismo Cervantes en el pr!lo#o a su novela revela, ciertamente, esta posibilidad de lectura en tanto, m/s que apariencia, se constituye en emer#encia de otro mundo en el cual se ha de mover9 :Acontece tener un padre un hijo feo y sin #racia al#una, y el amor que le tiene le pone una venda en los ojos para que no vea sus faltas, antes las juF#a por discreciones y lindeFas y las cuenta a sus ami#os por a#udeFas y donaires.< 4Cervantes, =>GA, p >7 -al tema, por lo tanto, presente a lo lar#o de la historia de la literatura, ciertamente tiene un paran#!n en esta novela que permite, desde el /mbito de una ce#uera que va m/s all/ de lo f.sico, construir un universo en el cual la prevalencia de unos y otros no lleva sino a una Jltima salida, en la cual no es don Quijote quien renuncia a su universo, sino Alonso Quijano, el cual intenta despertar a ancho de su locura, sin lo#rarlo. &on Quijote no muere a sus ideales y su videncia no se cierra ante la ce#uera en la cual se mueven los dem/s, pero desde la que estos insisten en mar#inarlo llev/ndolo al plano de la locura, como una manifestaci!n clara en la que la ambivalencia ha ejercido un claro poder. Lo debe dejarse de lado que tanto la locura como la ce#uera son claramente ambivalentes dentro de la literatura, y en la novela cervantina adquiere una connotaci!n particular. Ea posici!n de la locura y la imposici!n que de esta hace don Quijote, le otor#an un poder de cara ante los otros que les impide asir la realidad de este y conocer, a ciencia cierta, hasta ad!nde lle#a el universo que el caballero andante ha ido construyendo. Ea contemplaci!n de los #i#antes, el revestirse de caballero, las batallas en la cuales participa con enorme valor, la admiraci!n plena de su amada, la cueva de 1ontesinos, las posesiones y embrujos de los demonios y ma#os, a la par de los tantos acontecimientos que debe librar en su funci!n heroica, no hacen sino reforFar el ima#inario en el cual se construye, y que lo lleva a desplaFar el universo de los otros. "s efectivamente el cie#o que puede ver m/s all/ de la mera apariencia y deconstruir la realidad y el conte'to en el cual se mueve para eri#ir su propia verdad desde un constructo vital diferente. u universo no es menos carencial que el de los otros sino un :conte'to< paralelo en el cual cabal#a al lado de su compa3ero. u recorrido e'istencial no es sino una posibilidad de poner ante s. y ante los otros una realidad que los dem/s no pueden ver, por lo que la desautoriFan. u ce#uera debe verse como el desplie#ue de un nuevo mundo, en el que campean la necesidad manifiesta de una justicia y un ideal, que claramente escapan a los dem/s. &on Quijote se construye todos los d.as al lado de ancho 0anFa, pues se reafirma en su contemplaci!n y validaci!n de una labor para la que la vida lo ha eri#ido9 ser caballero andante. u ce#uera es productiva como tal, pero es también reveladora de ese universo en crisis en el cual se mueve, por lo que de nuevo se convierte no en el cie#o o el loco, sino en el #ran adalid de una lucha para la cual su funci!n de caballero andante lo ha de llevar. &on Quijote aviFora un mundo en el cual los valores de anta3o, tal como los define, permitan la reincorporaci!n de un universo m/s justo. "n su universo presente, ve lo que nin#Jn otro9 una posibilidad de cambio hacia un ma3ana mejor, con una esperanFa que han de traer nuevamente los caballeros andantes, y que ha de permitir una re adecuaci!n de la sociedad hacia la promesa. "s, por lo tanto, el nuevo prometeo, y as. se concibe, de cara ante la sociedad ca!tica en la que vive. Ea ima#inaci!n desde la cual construye su e'istir, no es otra cosa sino la lectura de la cual se apropia para construir su universo de si#nificados e interpretar, percibir el mundo desde esa !ptica, en la que se introduce paulatinamente ancho, pero desde la cual se desencuentra con el Ktro, representado por los dem/s, quienes ven desde otra perspectiva, e i#ualmente leen y perciben su propio cosmos de si#nificaci!n. u lu#ar en el discurso no hace sino poner en evidencia dos discursos, a partir de los que tanto el lector como los personajes mismos se van construyendo. "s as. como el b/lsamo de Mierabr/s confirma su lectura, en tanto representa y se afirma como la medicina plena que incluso le ha de permitir unir su cuerpo partido por una espada si el caso sucede, pues la ma#ia de este no tiene discusi!n al#una. Ea verdad entonces que los acontecimientos construyen desde su perspectiva van delimitando su visi!n de mundo, su apertura a un mundo que es ajeno a quienes son incapaces de verlo y conocerlo tal como él. Eo cierto es que su visi!n misma le lleva a parecer cie#o ante los dem/s, los cuales lo asimilan a la locura como marca de ser propia del enajenado9

@

:...era tanta la ce#uedad del pobre hidal#o, que el tacto, ni el aliento, ni otras cosas que tra.an en s. la buena doncella, no le desen#a3aban, las cuales pudieran hacer vomitar a otro que no fuera arriero, antes le parec.a que ten.a entre sus braFos a la diosa de la hermosura.< 4Cervantes, =>GA, p O>7. Ea mirada del hidal#o halla campo fértil ante su puesta en si#nificado de lo que lee e interpreta pues su encuentro en busca de aventuras le si#na el panorama, pues su lectura se vuelve le#itimadora ante lo :observado<9 :Aquel caballero que all. ves de las armas jaldes, que trae en el escudo un le!n coronado, rendido a los pies de una doncella, es el valeroso Eaurcalco, se3or de la 0uente de 0lata, el otro de las armas de las flores de otro, que trae en el escudo tres coronas de plata en el campo aFul, es el temido 1icocolembo, #ran duque de Quirocia, el otro de los miembros #i#anteos, que est/ a su mano derecha, es el nunca medroso Brandabarbar/n de Boliche, se3or de la tres Arabias, que viene armado de aquel cuero de serpiente, y tiene por escudo una puerta, que, se#Jn es fama, es una de las del templo que derrib! ans!n, cuando con su muerte se ven#! de sus enemi#os.< 4Cervantes, =>GA, p GG7, o también esta otra construcci!n en la que toma lu#ar el sonido y ya no solo la visi!n9 :5C!mo dices eso6 ;respondi! don Quijote-.5Lo oyes el relinchar de los caballos, el tocar de los clarines, el ruido de los atambores6 -Lo oi#o otra cosa ;respondi! ancho- sino muchos balidos de ovejas y carneros.< 4Cervantes, =>GA, p G>7 &on Quijote se construye desde la diferencia, en la que su funci!n de caballero toma un lu#ar preponderante, que le va definiendo las e'periencias y los encuentros con el espacio que su funci!n de caballero le va definiendo9 :...+aF una cosa, ancho, por mi vida, porque te desen#a3es y veas ser verdad lo que te di#o9 sube en tu asno y s.#uelos bonitamente, y ver/s c!mo, en alej/ndose de aqu. al#Jn poco, se vuelven en su ser primero, y, dejando de ser carneros, son hombres hechos y derechos, como yo te los pinté primero.< 4Cervantes, =>GA, p >C7 Bien podr.a pensarse que don Quijote vive sus aventuras plenas de una actitud que raya en el é'tasis, lo cual le confiere su car/cter de caballero y de poseso de un espacio en el cual la sociedad no interpreta el comportamiento y el actuar de este en tanto liberador de viudas y huérfanos, pero también como contemplador de una realidad que escapa a los dem/s, pero que lo a.sla y lo asimila a la locura ante estos. u ce#uera se convierte en una puerta hacia la fantas.a, hacia la lectura de un entorno que no es el de los otros, pero al cual atribuye su e'istencia, ya sea por encantamiento o por desconocimiento propio de la incapacidad de estos, pero también ese atribuye sus hechos a &ios como posibilitador de su capacidad heroica y di#na ante la injusticia9 :"l e't/tico se halla :fuera de s. mismo<. Lo e'perimenta el mundo que lo rodea, est/ separado de su propio yo normal. "l aislamiento del e't/tico puede asumir varias formas, una de las cuales es la locura. "ntre los motivos de la ima#iner.a e't/tica m/s conocidos est/ el profeta inspirado por &ios, al que se tiene por :loco< porque est/ m/s all/ de su entorno o de su yo o fuera de contacto con ellos.< 4 Barasch, @CC?, p >C7 Delacionado con lo anterior, podemos deslindar el concepto de locura que la lectura como enfrentamiento con el te'to :primi#enio< impone. Eo cierto es que tal locura también se construye desde el plano de lo no aceptado como imposici!n, como derivaci!n de una diferencia a la que los dem/s no acceden y que el mismo ancho debe elaborar en su relaci!n con el caballero andante. "l caballero de la triste fi#ura va permitiendo a este, paulatinamente, conocer la :verdad y realidad< que los otros no entienden pero que se manifiesta como flujo de aventuras propias de los esco#idos, de los que pueden ver m/s all/ de lo que los carentes de tal heroicidad pueden ver9 :+as de saber Poh ancho ami#oQ Que yo nac. por querer del cielo en esta nuestra edad de hierro para resucitar en ella la dorada, o de oro. 8o soy aquel para quien est/n #uardados los peli#ros, las haFa3as #randes, los valerosos fechos...< 4Cervantes, =>>?, p =C?7 Ea apelaci!n que hace a su escudero por medio del vocativo es ya la puesta en evidencia de su lu#ar en el discurso, al cual no todos est/n llamados, pues no todos pueden contemplar lo que su ministerio le e'i#e, ya sea por incapacidad, o por intervenci!n de los enemi#os del héroe, quien continJa de frente a su propia videncia, y a la interpretaci!n de actos reservados solo a los ele#idos por la misericordia de &ios o de los ma#os bienhechores. u construcci!n de hechos, y su lu#ar en el momento en que construye los si#nificados, de forma anta#!nica a los dem/s, le hace construir4se7 desde ese espacio de la otredad, como e'presi!n de locura, pero también de videncia o de contemplaci!n9 -5 abes qué ima#ino, ancho6 Que esta famosa pieFa deste encantado yelmo por al#Jn estra3o acidente debi! de venir a manos de quien no supo conocer ni estimar su valor, y, sin saber lo que hac.a, viéndola de otro pur.simo, debi! de fundir la otra mitad para aprovecharse del precio, y de la otra mitad hiFo esta que parece vac.a de barbero, como tJ dices. 0ero sea lo que fuere, que para m. que la conoFco no hace al caso su trasmutaci!n, que yo la adereFaré en el primer lu#ar donde haya herrero, y de suerte, que no le ha#a ventaja, ni aun le lle#ue, la que hiFo y forj! el dios de las herrer.as para el dios de las batallas, y en este entretanto la traeré como pudiere, que m/s vale al#o que no nada, cuanto m/s que bien ser/ bastante para defenderme de al#una pedrada.< 4Cervantes, =>>?, p =CB7 "l caballero ve lo que los dem/s no, por lo que se convierte en un lector e intérprete de un mundo en el que construye y deconstruye de acuerdo con la percepci!n que su entendimiento y su encuentro con el entorno y los acontecimientos le van marcando9 :8 no porque sea ello as., sino porque andan entre nosotros siempre una caterva de encantadores que todas nuestras cosas mudan y truecan, y las vuelven se#Jn su #usto, y se#Jn tienen la #ana de favorecernos o destruirnos, y as., eso que a ti te parece bac.a de barbero me paree a m. el yelmo de 1ambrino, y a otro le parecer/ otra cosa. 8 fué para providencia del sabio que es de mi parte, hacer que pareFca bac.a a todos lo que real y verdaderamente es yelmo de 1ambrino, a causa que, siendo él de tanta estima, todo el mundo me perse#uir.a por quit/rmele, pero como ven que no es m/s que un bac.n de barbero, no se curan de procuralle, como se mostr! bien en el que quiso rompelle y le dej! en el suelo sin llevarle, que a fe que si le conociera, que nunca él le dejara.< 4Cervantes, =>>?, pp =??-=?N7 e convierte entonces la percepci!n en un ver que 4re7convierte para uno y otros lo que si#nifica el enfrentamiento con el mundo. Ea interpretaci!n y si#nificaci!n del mundo se construye y se afirma desde la visi!n en la cual se mueven los personajes. "s esa la emer#encia en la cual se hacen y se con-forman estos de cara a la te'tualidad. Eeer es ser, ver es construir, y actuar de conformidad con estos par/metros es hacerse en un mundo en el cual las diferencias, los anta#onismos que dominan en el te'to se van constituyendo en los elementos fundantes de una lectura de quien ve y quien carece de tal capacidad de percepci!n9 el te'to queda a la espera de una :verdad< que se manifiesta para unos y de la cual la lectura parece ser, en definitiva, el verdadero elemento constructor de si#nificaci!n.

?

8a incluso cuando el te'to introduce la historia que corresponde a la novela del curioso impertinente, ciertamente estamos de nuevo ante un claro ejemplo relacionado con la mirada, en tanto qué es lo que se ve y qué es lo que se desea ver. Cuando Eotario es interpelado por su ami#o Anselmo para probar la virtud de Camila, lo cierto es que se est/ ce#ando de cara a los celos y al ries#o que comporta para él la potencial infidelidad de su esposa, cuando lo cierto es que esta se construye m/s bien a partir de la plena fidelidad hacia su marido. Anselmo se nie#a a ver, y se descubre ante una mirada que le lleva al en#a3o, mientras que Eotario, capaF de ver lo que aquel no ve, termina contemplando también al#o m/s. Camila, por su parte, no es capaF de ver el en#a3o primero de su esposo, en tanto este intenta medir la virtuosidad de esta, y cuando lo descubre, ello no lleva m/s que al fracaso de todos, pues el mismo Eotario termina enamor/ndose de la pureFa que Anselmo no lo#ra descifrar en su esposa. Ea impertinencia radica en ne#arse a ver lo obvio, y a buscar la si#nificaci!n de una relaci!n en donde esta no se halla. Anselmo es impertinente pues insiste en buscar e interpretar desde el lu#ar en donde no caber la mirada del en#a3o. "s él quien da lu#ar a este espacio de transformaci!n, y quien termina sucumbiendo ante el mismo, y provoca la ca.da de todos. Anselmo no es capaF de observar, e insiste en ver donde no e'iste un espacio para otra mirada, no obstante, construye este espacio y precipita la amistad y el cari3o que siente hacia su ami#o y con ello arrastra también a su esposa Camila, obli#/ndola a abrir el lu#ar de una nueva mirada9 el de la infidelidad, en donde esta no e'ist.a. "l te'to pone a prueba el lu#ar de la amistad y de la relaci!n matrimonial, pero provoca la emer#encia de la alucinaci!n, que es la huella que ha de traer el caos 4si es que e'iste un perfecto orden desde antes de la puesta en marcha de la prueba7 a lo establecido hasta ese momento. Abrir la posibilidad de un cambio en la relaci!n que ha permanecido inalterable, y marcada por la lealtad, la fraternidad y el amor hasta ese momento, parece ser el pa#o, desde el punto de vista tr/#ico, por aventurarse contra la armon.a imperante. "s una especie de reto del cual no se sale i#ual, ni mejor, sino que m/s bien, a la manera de la tra#edia tr/#ica, el reto a los dioses comporta un severo casti#o, as. también la insistencia de Anselmo cobra un pa#o demasiado elevado por su insolencia, y en ello no solo muere, sino que termina llevando el casti#o también a sus m/s queridas personas. Ea muerte lleva también para Eotario, y el destierro o autoe'ilio, que se convierte en una muerte simb!lica, termina también alcanFando a Camila. Aquel ha insistido en buscar un espacio para la mirada, insistimos, en donde tal no cab.a, por lo cual obli#a a sus transformaci!n vital, de forma que este espacio termine adquiriendo e'istencia. Al posibilitarlo, va camino a un fin del cual ya no puede evadirse, a pesar de que termina aceptando que este nuevo sitio de desencuentro al que da cabida, es parte de su error 4de su falsa percepci!n7, al producir un mundo que no ten.a, en principio, posibilidad al#una. Al acallar la mirada primera, para que sea desplaFada por la nueva, no hace sino destruir aquella para obli#ar al sur#imiento, no al asomo, de una nueva. e obli#a a ver una realidad que no e'ist.a para los otros, pero que el hace sur#ir. Al poner en entredicho la lealtad de su esposa Jnicamente con el pensamiento, da lu#ar a un nuevo mundo, a un universo de si#nificaci!n diferente, pues ya no se ve lo que se ve.a, sino la aparici!n de otro espacio del que él ha sido el causante en tanto se ha despojado de la primera mirada para obli#ar a su esposa a un desenmascaramiento en un espacio en el que no e'ist.a la m/scara, sino que es este quien insiste en ponerla ante ella, con lo que termina colocando, asimismo, una m/scara a su ami#o. Al ver no la verdad, sino construir el en#a3o, da lu#ar a una mentira, a una percepci!n que lo lleva a crear una falsa idea de su relaci!n marital, cuando, finalmente convencido de la fidelidad, no lo#ra ver la puesta en escena de la infidelidad. e convierte en actor de una mentira de la cual ha sido el principal prota#onista. e convierte en cie#o, después de haber ne#ado se#uir viendo la plena fidelidad de su esposa, y la total amistad de su ami#o Eotario. e convierte en cie#o cuando levanta el en#a3o ante s. sin darse cuenta y se asume desde un nuevo espacio de mentira, después de haber renunciado a la verdad. e ve y construye el en#a3o para dar paso al desplaFamiento de la verdad y rehacerse desde lo falso. Ea verdad y la apariencia como hacedores de un nuevo universo de sentido.

Dentro de tales acontecimientos, el espacio que don Quijote construye desde su percepción, adquiere en su discurso un lugar incuestionable desde el que la mirada y la construcción que esta le o rece, despla!a la mirada de los otros:
:&ecid socarr!n de len#ua viperina, y 5quién pens/is que ha #anado este reino y cortado la cabeFa de este #i#ante, y héchoos a vos marqués 4que todo esto doy ya por hecho y por cosa pasada en cosa juF#ada7, si no es el valor de &ulcinea tomando a mi braFo por instrumento de sus haFa3as6 "lla pelea por m., y vence en m., y yo vivo y respiro en ella, y ten#o vida y ser.< 4Cervantes, @CC?, pp =O?-=ON7 "l mundo de don Quijote se va con-formando al lado de los dem/s, y este nuevo mundo es confirmado por el propio ancho, como un indicio de que atraviesa el puente que separa el universo de su amo del de los dem/s9 :0oco m/s quedaba por leer de la novela, cuando del caramanch!n donde reposaba don Quijote sali! ancho 0anFa todo alborotado, diciendo a voces9 -Acudid, se3ores, presto y socorred a mi se3or, que anda envuelto en la m/s re3ida y trabada batalla que mis ojos han visto. PIive &ios, que ha dado una cuchillada al #i#ante enemi#o de la se3ora princesa 1icomicona, que le ha tajado la cabeFa cercen a cercen, como si fuera un naboQ 4Cervantes, @CC?, p @CG7 Ea apropiaci!n del espacio de la mirada es ya evidente en el escudero, el cual deja de lado la percepci!n de los otros, y se apropia, en tanto ha visto, se#Jn se3ala, del universo de su amo, y le da espacio dentro de su propio universo de sentido, tal como se reitera en la si#uiente cita9 :Andaba ancho buscando la cabeFa del #i#ante por todo el suelo, y como no la hallaba, dijo9 -8a yo sé que todo lo de esta casa es encantamento, que la otra veF en este mesmo lu#ar donde ahora me hallo, me dieron muchos mojicones y porraFos, sin saber quién me los daba, y nunca pude ver a nadie, y ahora no parece por aqu. esta cabeFa, que vi cortar por mis mism.simos ojos, y la san#re corr.a del cuerpo como de una fuente. -5Qué san#re ni qué fuente dices, enemi#o de &ios y de sus santos6 ;dijo el Ientero-.5Lo ves ladr!n, que la san#re y la fuente no es otra cosa que estros cueros que aqu. est/n horadados y el vino tinto que nada en este aposento, que nadando vea yo el alma, en los infiernos, de quien los horad!6 4Cervantes, @CC?, p @C>7 "s una mirada que no posee discusi!n, precisamente porque la apariencia no es la del valeroso hidal#o, sino m/s bien la de los dem/s, que no lo#ran descifrar las mentiras que los ma#os y los demonios ciernen sobre sus miradas. "s la lectura del mundo de la princesa 1icomicona, la que debe ser rescatada por el caballero, el que no discute la pertinencia de su misi!n, como una posibilidad m/s de reafirmar su #randeFa y el amor hacia su amada.

N

"n la novela, la contemplaci!n del caballero no se desv.a de la verdad en tanto nunca pone en duda los sucesos por los cuales atraviesa, por lo que no son los otros quienes le#itiman su mirada, sino su posici!n de caballero lo que da sostén, no a la mentira, sino a esta verdad que se presenta ante sus ojos9 :A cuyas se3as y voF volvi! don Quijote la cabeFa, y vio a la luF de la luna , que entonces estaba en toda su claridad, c!mo le llamaban del a#ujero, que a él le pareci! ventana, y aun con rejas doradas, como conviene que las ten#an tan ricos castillos como él se ima#inaba que era aquella venta, y lue#o en el instante se le represent! en su loca ima#inaci!n que otra veF, como la pasada, la doncella fermosa hija de la se3ora de aquel castillo, vencida de su amor, tornaba a solicitarle, y con este pensamiento, por no mostrarse descortés y desa#radecido, volvi! las riendas a Docinante y se alej! al a#ujero...< 4Cervantes, =>>?, p @A>7 &on Quijote es un caballero en el cual los dem/s ven a un descentrado, pero que en el te'to se va afirmando paulatinamente, al lado de ancho, como el baluarte de un espacio en el que la defensa de los ideales y de la justicia va adquiriendo un espacio preponderante del que escapan pr/cticamente todos los otros, por lo que la nobleFa que defiende se constituye en el si#no de una locura y de una pérdida que lo llevan a la mar#inalidad ante estos. &on Quijote construye un componente de lucha vital que le permite la defensa de los indefensos, por lo que lo#ra mirar lo que los otros se nie#an a ver, y que responde a revalorar lo noble en un mundo en el cual los valores pierden vi#encia o son desplaFados por otros. -anto el caballero andante como su leal escudero van desplaF/ndose de un lu#ar a otro, en procura de la fama, la honra, la #loria que les permita el lo#ro del amor de la amada, o la sabidur.a que ha de dar la re#encia de una .nsula en la que complementar su bJsqueda. 0or lo dem/s, es el enfrentamiento de un mundo de ideales contra otro de vaciedad humana, de desposesi!n, que coe'isten en un mismo tiempo y espacio. Ea construcci!n de un mundo que se fundamenta en aquello, no solo que es percibido desde la apariencia, sino que incluso reviste el lu#ar de lo verdadero, en tanto se lo ha :visto<, es lo que mueve el ser mismo del papel de caballero con el que don Quijote se construye a lo lar#o de la novela9 :-"se es otro error ;respondi! don Quijote- en que han ca.do muchos, que no creen que haya habido tales caballeros en el mundo, y yo muchas veces, con diversas #entes y ocasiones, he procurado salir a la luF de la verdad este casi comJn en#a3o, pero al#unas veces no he salido con mi intenci!n, y otras s., sustent/ndola sobre los hombros de la verdad, la cual verdad es tan cierta, que estoy por decir que con mis propios ojos vi a Amad.s de *aula, que era un hombre alto de cuerpo, blanco de rostro, bien puesto de barba, aunque ne#ra, de vista entre blanda y ri#urosa, corto de raFones, tardo en airarse y presto en deponer la ira, y del modo que he delineado a Amad.s pudiera, a mi parecer, pintar y describir todos cuantos caballeros andantes andan en las historias en el orbe, que por la aprehensi!n que ten#o de que fueron como sus historias cuentan, y por las haFa3as que hicieron y condiciones que tuvieron, se pueden sacar por buena filosof.a sus facciones, sus colores y estaturas.< 4Cervantes, =>>?, p ?@N7. "llo confirma que don Quijote no se mueve dentro del /mbito de lo apariencial, sino que su construcci!n del mundo caballeresco se da desde la contemplaci!n que su lu#ar como héroe le permite, a diferencia de los otros, que construyen su esquema de universo desde el espacio de otra posibilidad :!ptica< que no es el suyo, y que definen como :verdad< en contra de locura de quien no entre en esta l!#ica. 5Cu/l es entonces la locura y la cordura que se van haciendo en el desarrollo de la novela6 &on Quijote describe sus vivencias desde lo que ve, por lo cual su ce#uera no lo es tal sino para los dem/s, incapaces de compartir su !ptica y su construcci!n y delimitaci!n del entorno. Ea otredad de los que se mueven en derredor es el principal obst/culo para lo#rar acceder al conocimiento que el caballero posee9 :-PI/lame &iosQ- dijo la obrina-.PQue separa vuesa merced tanto, se3or t.o, que, si fuese menester en una necesidad, podr.a subir en un pJlpito e irse a predicar por esa calles, y que, con todo esto, dé en una ce#uera tan #rande y en una sandeF tan conocida, que se dé a entender que es valiente, siendo viejo, que tiene fuerFas, estando enfermo, y que endereFa tuertos, estando por la edad a#obiado, y, sobre todo, que es caballero, no lo siendo, porque aunque lo pueden ser los hidal#os, no lo son los pobres...Q 4Cervantes, =>>?, p ?N=7. Ea ambivalencia que se establece a partir de las diversas posiciones y percepciones es lo que van dando ambi#Redad a un espacio socio-hist!rico que define a unos y otros y les va re-definiendo su lu#ar dentro de ese /mbito. ans!n Carrasco es el opuesto a &on Quijote pues ve en él a un loco, mientras don Quijote encentra en este a un sujeto cuya inteli#encia debiera ser aprovechada en beneficio de la labor que él defiende como héroe, y constructor y defensor de justicia. Ea ce#uera que se hace presente en uno y otro, no es m/s que las fuerFas que chocan permanentemente y que hasta el final de la novela ha de encontrar una resoluci!n que abate una de las construcciones de ese momento. 0or todo ello, el caballero insiste en develar un mundo desconocido para los dem/s, su misi!n no es solo la de impartir equidad en el mundo, sino la de correr el velo que impide a los otros darse cuenta de que la ce#uera que los posee les ha :vuelto el seso< y limitado su conocimiento. &on Quijote ve porque quiere hacer manifiesto un nuevo sentido para s. y los dem/s, entre los cuales ancho debe ser también un aprehensor de ese conocimiento9 :-5Bardas de corral se te antojaron aquéllas, ancho ;dijo don Quijote-, ad!nde o por d!nde viste aquella jam/s bastantemente alabada #entileFa y hermosura6 Lo deb.an de ser sino #aler.as, o corredores, o lonjas, o como las llaman, de ricos y reales palacios. --odo pudo ser ;respondi! ancho-, pero a m. bardas me parecieron, si no que soy falto de memoria. -Con todo eso, vamos all/, ancho ;replic! don Quijote-, que como yo la vea, eso se me da que sea por bardas que por ventanas, o por resquicios, o verjas de jardines, que cualquier rayo que del sol de su belleFa lle#ue a mis ojos alumbrar/ mi entendimiento y fortalecer/ mi coraF!n, de modo, que quede Jnico y sin i#ual en la discreci!n y en la valent.a.< 4Cervantes, =>>?, p ?NG7. -al ce#uera, entonces, no lo es en la medida en que se manifieste la contraposici!n de los mundos de forma simult/nea. Ea novela construye, aun cuando e'ista una posici!n para unos y otra para otros, un espejo en el que no es el reflejo lo que se manifiesta sino la ima#en alterada de lo que se asoma ante él. &on Quijote ve en su espejo un mundo que debe ser cambiado, por lo que inicia, con sus obras, la transformaci!n que espera se dé. Eos otros, tales como el cura, el barbero, ans!n Carrasco, la obrina, el Ama no esperan sino que don Quijote mire en el espejo la misma ima#en que ellos perciben, lo que le ha de dar un espacio de :cordura< dentro del caos en el que ellos se mueven. Ea locura, desde ese punto de vista, no es la de él, sino la de ellos al aferrarse a un momento en el cual lo e'istente es lo que requiere una transformaci!n, es decir, una nueva forma de percepci!n, que la tiene don Quijote y la va adquiriendo ancho, pero nunca ellos, los auténticos cie#os en definitiva. 8a incluso el caballero no se deja :en#a3ar< por lo que a los otros se vuelve evidente, sino que cuestiona lo que para ellos es, de

A

forma que ve pero descalifica lo que amenaFa su espacio de héroe y de caudillo, aun cuando sea obra de los hechiceros y ma#os malvados que tratan de poner en jaque su heroicidad y #allard.a9 :5Quién podr.a decir lo que vi!, sin causar admiraci!n, maravilla y espanto a los que lo oyeron6 Ii!, dice la historia, el rostro mesmo, la misma fi#ura, el mesmo aspecto, la misma fisonom.a, la misma efi#ie, la perspectiva mesma del bachiller ans!n Carrasco, y as. como la vi!, en altas voces dijo9 -PAcude, ancho, y mira lo que has de ver y no lo has de creerQ PA#uija, hijo, y advierte lo que puede la ma#ia, lo que pueden los hechiceros y los encantadoresQ Ele#! ancho, y como vi! el rostro del bachiller Carrasco, comenF! a hacerse mil cruces y a santi#uarse otras tantas. "n todo esto, no daba muestras de estar vivo el derribado caballero, y ancho dijo a don Quijote9 - oy de parecer, se3or m.o, que, por s. o por no, vuesa merced hinque y meta la espada por la boca a este que parece el bachiller ans!n Carrasco, quiF/ matar/ en él a al#uno de sus enemi#os los encantadores< 4Cervantes, =>>?, p ?OB7. Ea mirada de don Quijote, no es por lo tanto, la de los otros, pues su percepci!n de ese entorno que a los otros mar#ina, o lo mar#ina, los pone en permanente contradicci!n, la que salda el caballero con la afirmaci!n de su verdad, fundada en la :percepci!n< que a los otros ha escapado, pero de la que en nin#Jn momento duda, pues se reafirma en la descripci!n de lo percibido9 :-"se es otro error ;respondi! don Quijote- en que han ca.do muchos, que no creen que haya habido tales caballeros en el mundo, y yo muchas veces, con diversas #entes y ocasiones, he procurado sacar a la luF de la verdad este casi comJn en#a3o, pero al#unas veces no he salido con mi intenci!n, y otras s., sustent/ndola sobre los hombros de la verdad, la cual verdad es tan cierta, que estoy por decir que con mis propios ojos vi a Amad.s de *aula, que era un hombre alto de cuerpo, blanco de rostro, bien puesto de barba, aunque ne#ra, de vista entre blanda y ri#urosa, corto en raFones, tardo en airarse y presto en deponer la ira, y del modo en que he delineado a Amad.s pudiera, a mi parecer, pintar y describir todos cuantos caballeros andantes andan en las historias en el orbe, que por la aprehensi!n que ten#o de que fueron como sus historias cuentan, y por las haFa3as que hicieron, y condiciones que tuvieron, se pueden sacar por buena filosof.a sus faciones, sus colores y estaturas.< 4Cervantes, =>>?, p ?@N7 &on Quijote no da lu#ar al cuestionamiento del otro, sino que se afirma en su perspectiva, en su propia percepci!n del entorno, desde el que lee e interpreta el universo en el que se mueve su ejercicio de caballero andante, a tal punto que incluso los propios sucesos que acontecen los ve desde la !ptica de lo caballeresco, pues es su funci!n vital9 :&espabilé los ojos, limpiémelos, y vi que no dorm.a, sino que realmente estaba despierto, con todo esto, me tenté la cabeFa y los pechos, por certificarme si era yo mismo el que ah. estaba, o al#una fantasma vana y contrahecha, pero el tacto, el sentimiento, los discursos concertados que entre m. hac.a, me certificaron que yo era all. entonces el que soy aqu. ahora. Kfreci!seme lue#o a la vista un real y suntuoso palacio o alc/Far, cuyos muros y paredes parec.an de transparente y claro cristal fabricados, del cual abriéndose dos #randes puertas, vi que por ellas sal.a y hacia m. se ven.a un venerable anciano, vestido con un capuF de bayeta morada, que por el suelo le arrastraba, ce3.ale los hombros y los pechos una beca de cole#ial, de raso verde9 cubr.ale la cabeFa una #orra milanesa ne#ra, y la barba, can.sima, le pasaba de la cintura, no tra.a arma nin#una, sino un rosario de cuentas en la mano mayores que medianas nueces, y los dieces asimismo como huevos medianos de avestruF, el continente, el paso, la #ravedad y la anch.sima presencia, cada cosa de por s. y todas juntas, me suspendieron y admiraron. Ele#!se a m., y lo primero que hiFo fué abraFarme estrechamente, y lue#o decirme9 :-Euen#os tiempos ha, valeroso caballero don Quijote de la 1ancha, que los que estamos en estas soledades encantados esperamos verte, para que des noticia al mundo de lo que encierra y cubre la profunda cueva por donde has entrado, llamada la cueva de 1ontesinos, haFa3a s!lo #uardada para ser acometida de tu invencible coraF!n y de tu /nimo estupendo.< 4Cervantes, =>>?, pp N=N-N=A7. Ea cita anterior confirma, de acuerdo con lo se3alado, el desplaFamiento de la si#nificaci!n que se establece entre lo visto y lo no percibido, entre lo real y lo aparente, pero en un conte'to desde el cual don Quijote :vive< y contempla la e'periencia misma que describe, lo cual es desconocido o ajeno para los otros, cuyo nivel de interpretaci!n responde a una :contemplaci!n< diferente. -al mirada, de la que los otros quedan de lado, ha de ser la marca caracter.stica de su ser so3ador, de ese ir m/s all/ de la carente percepci!n que posee a los otros. u traslaci!n de la apariencia a la reafirmaci!n de lo ciertamente contemplado no deja lu#ar a la duda, sin importar lo que la mayor.a piense, pues su condici!n de caballero lo afirma en la verdad, mientras que la desposesi!n de tal sitial, o la carencia de este lu#ar en los otros es simplemente un s.ntoma de que no pueden acceder a su espacio de privile#io, reservado para s. como caballero, como héroe, como sujeto de prerro#ativas es un mundo de banalidad. Ie porque los otros est/n sujetos a la ce#uera por la condici!n misma de :meros mortales<, y no por la #randeFa que solo a los #randes les est/ reservada, producto de sus maravillosas aventuras y encuentros9 :Kyéronse en esto #randes alaridos y llantos, acompa3ados de profundos #emidos y an#ustiados solloFos, volv. la cabeFa, y vi por las paredes de cristal que por la otra sala pasaba una procesi!n de dos hileras de hermos.simas doncellas, todas vestidas de luto, con turbantes blancos sobre las cabeFas, al modo turquesco.< 4Cervantes, =>>?, p N=B7 e mira porque se posee el :revestimiento< que solo a los #randes les est/ reservado, propio de los esp.ritus nobles, al cual debe ir aspirando ancho para lo#rar la contemplaci!n que ya su amo ha alcanFado. &on Quijote encuentra en el camino que le traFa su mirada un nuevo momento detr/s del cual se descubren permanentes aventuras que, por su condici!n de caballero, le est/n reservadas solo a él. e contempla a s. mismo como un nuevo lector de la humanidad en medio de un entorno sujeto a las limitaciones de las cuales los dem/s son v.ctimas, pues no son capaces de ver y de percibir, as. como de interpretar, los si#nos que le van siendo revelados a lo lar#o de cada una de sus diversas aventuras con ma#os, encantados, hechiceros, brujos mali#nos, bienhechores, etc. ancho se va permeando de tal capacidad de lectura y de riqueFa de mirada que su amo le va posibilitando por medio de la sabidur.a que adquiere poco a poco y que le va dando una nueva dimensi!n también el mundo de la mirada. &e esta manera, adentrarse en el espacio de la mirada de la cual él se posesiona, constituye asumirse desde la !ptica de la prerro#ativa que tal espacio le confiere y que le ha sido asi#nado en tanto est/ recubierto por la diferencia. "s diferente en la medida en que se distancia de la :apariencia< de los dem/s y se adentra en el mundo de la mistificaci!n propia de los #randes héroes, Jnicos posibilitados de convertirse en aquellos que se adhieren a ese lu#ar irreconocible para los dem/s, pero abierto solo para quienes observan y descubren, de-velan el conocimiento de un m/s all/ imposible de ser asido por estos. &on Quijote es, en definitiva, el héroe que enarbola el discurso del ideal, fundado no solo en su sue3o de justicia, en su funci!n de caballero, sino, y quiF/s principalmente, en su privile#io de mirar, de percibir, de ver lo que solo a los #randes les pertenece como tales, y que viene a constituirse en uno de los elementos le#itimadores de su espacio heroico en un momento en que los cie#os deambulan por el universo de la injusticia, de las sombras de los desvalores y de la imposibilidad de leer e interpretar,

B

de observar, en resumen, lo que al #ran hidal#o le ha tocado como caudillo. "s esa su le#itimaci!n y su emer#encia de cara a su sociedad, y a los si#los venideros.

BIBLIOGRAFÍA
Abudara, Óscar et alii. 4=>GB7 Argentina, psicoanálisis, represión política. Buenos Aires9 "diciones Sar#ieman. Adoum, 2or#e "nrique. 4=>GC7 :"l realismo de la otra realidad<, en América Latina en su literatura. 1é'ico9 éptima edici!n. "ditorial i#lo HH). 0/#inas @CN-@=B. A#uiar e ilva, I.ctor 1anuel. 4=>O@7 Teoría de la literatura. 1adrid9 "ditorial *redos. A.nsa, Mernando. 4=>>O7 :"l desaf.o de la identidad mJltiple en la sociedad #lobaliFada<, en I))) Con#reso de la Mederaci!n )nternacional de "studios sobre América Eatina y el Caribe 4M)"AEC7. 1oderniFaci!n e identidad en el marco de los procesos de #lobaliFaci!n. -alca, Chile. 0/#inas =-@B. Ale#r.a, Mernando. 4=>OB7 :Antiliteratura<9 "n América Latina en su literatura . 1é'ico9 -ercera edici!n, "ditorial i#lo HH). 0/#inas @N?-@AG. Ali-, ami. 4=>>?7 :"spacio y visi!n. &e la deficiencia visual<9 "n El cuerpo, el espacio y el tiempo . Buenos Aires, Amorrortu "ditores. 0/#inas =N?-=ON. ------------. 4=>>?7 :"spacio y proyecci!n. &e la teor.a de la perspectiva en Alberti 4si#lo HI7<9 "n El cuerpo, el espacio y el tiempo. Buenos Aires9 Amorrortu "ditores. 0/#inas =OA-=>A Alvaren#a Ienutolo, 0atricia. 4@CCA7 De vecinos a ciudadanos. an 2osé, Costa Dica9 "ditorial Tniversidad de Costa Dica y "ditorial de la Tniversidad Lacional. Appadurai, Arjun. 4@CC@7 :&isyunci!n y diferencia en la econom.a cultural #lobal<, en revista Criterios, Ea +abana, nJmero ??, @CC@. 0/#inas =N-N=. Arari, Doberto. 4=>GO7 Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis, de Lacan: una introducción . Buenos Aires, "diciones Lueva Iisi!n. Arias, 2uan. 4=>>G7 osé !aramago:el amor posi"le. Barcelona9 -ercera edici!n, "ditorial 0laneta. Arroyo, Anita. 4=>GC7 :"rnesto /bato9 culminaci!n de la literatura fant/stica<9 "n #arrativa $ispanoamericana actual. Barcelona9 "ditorial Tniversitaria. Tniversidad de 0uerto Dico. 0/#inas @?>-@AB. Assoun, 0aul-Eaurent. 4@CCN7 Lecciones psicoanalíticas so"re la mirada y la vo%. Buenos Aires, "ditorial Lueva Iisi!n. AFofeifa, )saac Melipe. 4=>GA7 :"rnesto /bato y la problem/tica e'istencial<9 "n Literatura $ispanoamericana contemporánea. an 2osé, Costa Dica9 e#unda reimpresi!n, "TL"&. 0/#inas O>->?. Bajtin, 1ijail. 4=>GO7 :Ea ima#en #rotesca del cuerpo en Dabelais y sus fuentes< "n9 La cultura popular en la Edad &edia y en el 'enacimiento. 1adrid9 "ditorial AlianFa. 0a#s. @O?-??=. Barach, 1oshe. 4@CC?7 La ceguera: (istoria de una imagen mental. 1adrid9 "ditorial "nsayos Arte C/tedra. BermJdeF, 1anuel. 4=>>B7 :Eo mejor de Eos 0eor<, en uplemento Eos Eibros, emanario Tniversidad. Mebrero. 0/#ina ?. Bic$ermann, 2oseph. 4=>?@7 Don )ui*ote y +austo: los $éroes y las o"ras. Barcelona9 Casa "ditorial Araluce. Birmin#ham, &avid. 4=>>A7 :Ea dictadura y el imperio africano< y :Ea democracia y la comunidad europea<9 "n (istoria de ,ortugal. Cambrid#e9 Cambrid#e Tniversity 0ress. 0/#inas @=O-@O=. Bodni, Ksvaldo 4=>GB7 :"l analista, su identidad y su entorno<9 "n Argentina, psicoanálisis, represión política. Buenos Aires9 "diciones Sar#ieman. 0/#inas =?=-=?B. Bourdieu, 0ierre. 4@CC@7 :Ea #énesis social de la mirada<9 "n Las reglas del arte: -énesis y estructura del campo literario. Barcelona9 -ercera edici!n, "ditorial Ana#rama. 0/#inas NAG-NB>. Braunstein, Léstor. 4=>GG7 :Lada que sea m/s siniestro .un$eimlic$7 que el hombre<9 "n A medio siglo de El malestar en la cultura. 1é'ico9 Quinta edici!n, "ditorial i#lo HH). 0/#inas =>=-@@G. Bur#ués, Dod, 1arisa Carmona y -heo Solstee. 4 .f.e.7 #eoli"eralismo y estrategias ur"anas. ,aíses en desarrollo. .l. Campa, Dicardo. 4=>O?7 :"rnesto /bato<9 "n (omena*e a Ernesto !á"ato: variaciones interpretativas en torno a su o"ra. 4"ditor +elmy M. *iacoman7. 1adrid9 "ditorial Anaya. 0/#inas @A>-@O@. Campos, 2or#e. 4=>O?7 : obre "rnesto /bato<, en (omena*e a Ernesto !á"ato: variaciones interpretativas en torno a su o"ra. 4"ditor +elmy M.*iacoman7. 1adrid9 "ditorial Anaya. 0/#inas ?>A-NCB. Cardona Cooper, Dodolfo. 4=>>B7 :Balance esperpéntico9 Los ,eor de Mernando Contreras Castro<, en Uncora, Ea Laci!n. =O de marFo. 0/#ina N. Casalduero, 2oaqu.n. 4=>N?7 /ida y o"ra de -aldós. Buenos Aires9 "ditorial Eosada. Casalduero, 2oaqu.n. 4=>A=7/ida y o"ra de -aldós 4versi!n ampliada7. 1adrid9 "ditorial *redos. Castillo, Abelardo. 4=>O?7 : obre héroes y tumbas<, en (omena*e a Ernesto !á"ato: /ariaciones interpretativas en torno a su o"ra. 4"ditor +elmy M. *iacoman7. 1adrid9 "ditorial Anaya. 0/#inas @=>-@?C. Castro-*!meF, antia#o. :Eatinoamericanismo, modernidad, #lobaliFaci!n9 0role#!menos a una cr.tica poscolonial de la raF!n<, en http9VV%%%.ensayistas.or#VcriticaVteoriaVcastroVcastro*.htm Castro *!meF, antia#o. 4=>>A7 :Eos desaf.os de la posmodernidad a la filosof.a latinoamericana<. http9VV%%%.ensayistas.or#VcriticaVteoriaVcastroVcastro*.htm Catania, Carlos. 4=>O?7 !á"ato: entre la idea y la sangre. an 2osé, Costa Dica9 "ditorial Costa Dica. Cers!simo, "milse BeatriF. 4=>O@7 0!o"re $éroes y tum"as1: de los caracteres a la metafísica. Buenos Aires9 "ditorial udamericana. Coddou, 1arcelo. 4=>O?7 :Ea teor.a del ser nacional ar#entino en : obre héroes y tumbas<<, en (omena*e a Ernesto !á"ato: variaciones interpretativas en torno a su o"ra. 1adrid9 "ditorial Anaya. 0/#inas =CN-=@A. Contreras Castro, Mernando. 4=>>A7 Los ,eor. an 2osé, Costa Dica9 "diciones Marben. Contreras, Castro, Mernando. 4=>>B7 :Tn peor hace cien<, en Uncora, Ea Laci!n . an 2osé, =O de marFo. 0/#ina =. Correa, *ustavo. 4=>OO7 'ealidad, ficción y sím"olo en las novelas de ,ére% -aldós. Ensayo de estética realista . 1adrid9 "ditorial *redos. Costa +or/cio. 4@CCN7 osé !aramago: el periodo formativo. 1é'ico &.M.9 Mondo de Cultura "con!mica. "nr.queF Criccal, 1ar.a. .f. :De#ards sur la ville9 Los ,eor, de Mernando Contreras<, en América Cahiers du Criccal. Ees nouveau' réalismes = série. 0resses de la sorbonne nouvelle. LJmero @?.

O

&apaF trout, Eilia. 4=>O?7 :: obre héroes y tumbas<9 1ito, realidad y superrealidad<, en (omena*e a Ernesto !á"ato: variaciones interpretativas en torno a su o"ra 4"ditor +elmy M. *iacoman7. 1adrid9 "ditorial Anaya. 0/#inas ?A>-?O?. &/valos, Baica. 4=>O?7 : obre héroes y tumbas<, en9 (omena*e a Ernesto !á"ato: variaciones interpretativas en torno a su o"ra. 4"ditor +elmy M. *iacoman7. 1adrid9 "ditorial Anaya. 1adrid. 0/#inas ?GA-?>?. &ellepiane, Un#ela. 4=>O?7 :: obre héroes y tumbas<9 )nterpretaci!n literaria y an/lisis estructural<, en9 (omena*e a Ernesto !á"ato: variaciones interpretativas en torno a su o"ra. 4"ditor +elmy M. *iacoman7. 1adrid9 "ditorial Anaya. 0/#inas @>=C?. &evés Ialdés, "duardo. 4@CCN7 El pensamiento latinoamericano en el siglo 22: entre la moderni%ación y la identidad 4tomo )))7. Buenos Aires9 "ditorial Biblos. &ur/n, 1anuel. 4=>O?7 :"rnesto /bato y la literatura ar#entina de hoy<, en9 (omena*e a Ernesto !á"ato: variaciones interpretativas en torno a su o"ra 4"ditor +elmy M. *iacoman7. 1adrid9 "ditorial Anaya. 0/#inas @CO-@=G. "ntel, Alicia. 4=>>?7 :Ea comunicaci!n de la crisis en la cultura urbana. Eos principios en movimiento. "'presiones de movimientos sociales<, en9 La mirada o"licua. Estudios culturales y democracia . 4 ilvia &elfino, compiladora7. Buenos Aires9 Ea 1arca. 0/#inas ===-==G. "stramil, 1ercedes. :)nfierno y para.so de los cie#os<, en "l 0a.s Cultural. Ciencias, artes y letras. A3o )H, nJmero =AA. 1ontevideo, Tru#uay. 0/#inas G->. "strella *utiérreF, Merm.n 4=>AN7 (istoria de la literatura espa3ola. Buenos Aires9 Quinta edici!n. SapelusF. Mern/ndeF Christlieb, 0ablo. 4@CCN7 La sociedad mental. Barcelona9 "ditorial Anthropos. Mra#omeno, Doberto. 4=>>>7 4ntelectuales: el o"stáculo de los espe*os. an 2osé, Costa Dica9 "diciones 0erro AFul. Mra#omeno, Doberto. 4@CC?7 Las tri"ulaciones de la mirada. La lógica del castigo de los mercaderes, los financistas y los inspectores. an 2osé, Costa Dica9 "diciones 0erro AFul. Mreud, i#mund. 4=>GB7 :Ea perturbaci!n psic!#ena de la visi!n se#Jn el psicoan/lisis< 4=>=C7, en9 5"ras completas 4volumen H)7. Buenos Aires9 "ditorial Amorrortu. ------------------. 4=>GB7 :Eo omninoso< 4=>=C7, en9 5"ras completas 4volumen HI))7. Buenos Aires9 "ditorial Amorrortu. ------------------. 4=>G=7 :"l malestar en la cultura<, en A medio siglo de El malestar en la cultura. 1é'ico &.M.9 Quinta edici!n. "ditorial i#lo HH). 0/#inas @@-==B *ennari, 1ario. 4=>>O7 :-eor.a estética, ciencias humanas y ciencias de la educaci!n<, en9 La educación estética: arte y literatura. Barcelona9 "ditorial 0aid!s. 0/#inas =>-===. *iddens, Anthony. 4=>>N7 6onsecuencias de la modernidad. 1adrid9 0rimera reimpresi!n. AlianFa "ditorial. *irona Mibla, Luria. 4=>>A7 Escrituras de la $istoria: la novela argentina de los a3os 78. Ialencia9 &epartamento de Milolo#.a "spa3ola. Macultad de Milolo#.a. Anejo nJmero HI)) de la Devista Cuadernos de Milolo#.a. *!meF +inojosa, 2osé Mrancisco. 4=>>?7 :5-iene futuro la postmodernidad6 Al#unas perspectivas para América Eatina<. Devista "femérides 1ejicanas. LJmero ??. 0/#inas ?CA-??C. *uillerault, *érard. 4@CCA7 :Eo real de la mirada<, en9 Dolto, Lacan y el estadio del espe*o. Buenos Aires9 "ditorial Lueva Iisi!n. 0/#inas @@O-@AA. *ull!n, Dicardo. 4=>>B7 -aldós, novelista moderno. 1adrid9 "ditorial *redos. *utman, 1ar#arita y 2or#e "nrique +ardoy. 4=>>@7 :Buenos Aires contempor/nea9 =>AA-=>>=< 4cap.tulo H7, en9 9uenos Aires. (istoria ur"ana del :rea &etropolitana. 1adrid9 "ditorial 1A0MD". 0/#inas @=?-@B=. +arari, Doberto. 4@CCC7 ;)ué sucede en el acto analítico< La e=periencia del psicoanálisis . Buenos Aires9 Eu#ar "ditorial. +assan, )hab. 4=>GO7 :-o%ard a concept of posmodernism<, in9 T$e ,ostmodern Turn Khio9 Khio tate Tniversity 0ress. 0/#inas @O?-@GA. +erra, Dafael Un#el. 4=>>>7 Lo monstruoso y lo "ello. an 2osé. Costa Dica9 0rimera reimpresi!n. "ditorial de la Tniversidad de Costa Dica. +olFapfel, -amara. 4=>O?7 :"l :)nforme sobre cie#os< o el optimismo de la voluntad<, en9 (omena*e a Ernesto !á"ato. /ariaciones interpretativas en torno a su o"ra. 1adrid9 "ditorial Anaya. 0/#inas =N?-=AB. +urtado, *erardo César. :Eos peor y los contempor/neos<, en uplemento Eos Eibros, emanario Tniversidad. Kctubre de =>>B. 0/#ina =. 2ameson, Mredric. 4@CC=7 :-eor.as de lo postmoderno<, en9 Teoría de la modernidad. 1adrid9 -ercera edici!n. "ditorial -rotta. 0/#inas GA->B. --------------------- 4@CC@7 "l posmodernismo o la l!#ica cultural del capitalismo avanFado. Barcelona9 "ditorial 0aid!s. 2iméneF +ern/ndeF, 2or#e 4=>>G7 :: i al#o pudiera llevarme a la muerte eso ser.a el ruido del mar<9 Tna lectura de :Eos 0eor< como estética de los e'cluidos<, en Devista *irasol 4noviembre, nJmero @7, de la "scuela de "studios *enerales de la Tniversidad de Costa Dica. Tniversidad de Costa Dica. an 2osé, Costa Dica. 0/#inas N=-NN. 2iméneF -., andra. 4=>>N7 :Ea mirada9 el sostén de un deseo<, en9 an 2osé, Costa Dica9 "ditorial 0orvenir. 0/#inas B=-O@. 4nscri"ir el psicoanálisis. Sayser, Wolfan#. 4=>BN7 Lo grotesco. !u configuración en pintura y literatura. Buenos Aires9 "ditorial Lova. Sofler, Eeo. 4=>O@> Arte a"stracto y literatura del a"surdo. Barcelona9 Barral "ditores. Sristeva, 2ulia. 4=>G>7 ,oderes de la perversión. Ensayo so"re Louis?+erdinand 6éline . e#unda edici!n. 1é'ico &.M.9 "ditorial i#lo HH). Eacan, 2acques. 4@CC=7 :&e la mirada como objeto a minJscula<, en El !eminario @@: Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis. Buenos Aires9 "ditorial 0aid!s. 0/#inas OA-=@B. Eacan, 2acques. 4=>O>7 :"l tiempo l!#ico y el aserto de certidumbre anticipada. Tn nuevo sofisma<, en9 Escritos @. 1é'ico &.M.9 étima edici!n. "ditorial i#lo HH). 0/#inas @=-?B. Ea#manovich, &avid. 4=>O?7 :Tn ensayo de "rnesto /bato9 : obre los dos Bor#es<, en9 (omena*e a Ernesto !á"ato: /ariaciones interpretativas en torno a su o"ra. 4"ditor +elmy M. *iacoman7. 1adrid9 "ditorial Anaya. 0/#inas @O?-@>?. Eash, cott. 4=>>O7 !ociología del posmodernismo. Buenos Aires9 "ditorial Amorrortu. Eevy, Bernard. 4@CC@7 :Alrededor de la mirada<, en9 Lacan: la marca del leer. Barcelona9 "ditorial Anthropos. 0/#inas =====B. Eipp, olomon. 4=>O?7 :"rnesto /bato9 .ntoma de una época<, en9 (omena*e a Ernesto !á"ato: /ariaciones interpretativas en torno a su o"ra. 4"ditor +elmy M. *iacoman7. 1adrid9 "ditorial Anaya. 0/#inas @>A-?=@7

G

Eyon, &avid. 4=>>>7 ,ostmodernidad. 1adrid9 AlianFa "ditorial. Eyon, &avid. 4@CCC7 ,ostmodernidad. 1adrid9 e#unda edici!n. AlianFa "ditorial. Eyotard, 2ean-Mrancois. 4@CC?7 La posmodernidad .e=plicada a los ni3os>. Barcelona9 éptima reimpresi!n. "ditorial *edisa. --------------------------- 4@CCC7 La condición posmoderna. 1adrid9 éptima edici!n. "ditorial C/tedra. 1an, 0aul &e. 4=>>=7 /isión y ceguera: Ensayos so"re la retórica de la crítica contemporánea . 0uerto Dico9 "ditorial de la Tniversidad de 0uerto Dico. 1ar.n, &ie#o y Un#el del D.o 4=>BB7 9reve $istoria de la literatura espa3ola. Le% Cor$9 +olt, Dinehart and Winston. 1art. -usquets, 2. E. y 1. 2. 1urcia *rau. 4=>GG7 Enfermedad mental y entorno ur"ano. &etodología e investigación. Barcelona9 "ditorial Anthropos. 1art.n Eou#, 1ar.a Asunci!n y "duardo 1Jscar Benesaya#. 4=>>@7 : e#unda mitad del i#lo HH. &e la industrialiFaci!n al deterioro de las estructuras econ!micas y sociales< 4cap.tulo I)7 y :Consecuencias #enerales del proceso de urbaniFaci!n en América del ur< 4cap.tulo I))7, en9 ,roceso de ur"ani%ación en América del !ur. &odelos de ocupación del espacio. 1adrid9 "ditorial 1A0MD". 0/#inas @@O-@>A. 1endiF/bal, 2.C. .f. :Cela y el jue#o de cie#os. Eos cie#os en Camilo 2osé Cela, realidad y cr.tica.< 1erleau-0onty, 1aurice. 4=>OC7 Lo visi"le y lo invisi"le. Barcelona9 "ditorial ei' Barral. 1erquior, 2osé *uilherme. 4=>OB7 : ituaci!n del escritor<, en9 América Latina en su literatura. 1é'ico &. M.9 -ercera edici!n. "ditorial i#lo HH). 0/#inas ?O@-?GG. 1ontesinos, 2osé M. 4=>BG7 -aldós. Ialencia9 "ditorial Castalia. 1ontiel, Euis. 4=>G>7 6on los o*os de ,erséfone: una lectura de Ernesto !á"ato. 1adrid9 "diciones de Cultura +isp/nica. 1orJa -orre, Ana Cecilia 4@CC@7 La novela costarricense contemporánea: una apro=imación a la o"ra de +ernando 6ontreras 6astro 4-esis de 1aestr.a 0rofesional7. an 2osé, Costa Dica9 Tniversidad de Costa Dica. Lasio, 2uan &avid. 4@CC=7 La &irada en ,sicoanálisis. Barcelona9 "ditorial *edisa. Kviedo, 2osé 1i#uel. 4=>>G7 :Ea bJsqueda e'istencialista9 la ficci!n y refle'i!n de /bato<. "n9 (istoria de la literatura $ispanoamericana: de 9orges al presente. 1adrid9 AlianFa "ditorial.0/#s. BC-BO. 0amu$, Krhan. 4@CCB7. &e llamo 'o*o. 1é'ico9 "ditorial Alfa#uara. 0astrana, "nrique. 4@CC@7. : obre un fra#mento de la visi!n. Mra#mento cl.nico< "n9 Lacan la marca del leer. Barcelona9 "ditorial Anthropos. 0/#s. ==O-=@@. 0éreF *ald!s, Benito. 4=>GC7 &arianela. an 2osé,Costa Dica9 "ditorial Mern/ndeF Arce. 0icado *!meF, 1anuel. 4=>G?7 Literatura, ideología, crítica: notas para un estudio de la literatura costarricense . an 2osé, Costa Dica9 "ditorial Costa Dica. 0ortuondo, 2osé Antonio. 4=>OB7 :Eiteratura y sociedad<, en América Latina en su literatura. 1é'ico &. M.9 -ercera edici!n. "ditorial i#lo HH). 0/#inas ?>=-NCA. 0osse, Abel. 4@CC=7 :Luestra clase pol.tica es mediocre< 4=>G>7, en9 Así $a"lan los Aue escri"en 4Alfredo erra, entrevistador7. Buenos Aires9 "ditorial Atl/ntida. 0/#inas =O=-=OO. Dafols, 2. M. 4@CCC7 :1odernidad versus posmodernidad<, en9 (istoria del arte. Barcelona9 e#unda edici!n. "ditorial Óptima. 0/#inas AGN-AGB. Dei$, -heodor. 4=>GG7 :Ea refle'i!n de Mreud sobre la cultura 4"l malestar en la cultura7<, en9 A medio siglo de El malestar en la cultura. 1é'ico &. M.9 Quinta edici!n. "ditorial i#lo HH). 0/#inas ==O-=?A. Deisfeld, ilvia. 4@CCN7 :Ea mirada<, en9 Tatua*es. Bna mirada psicoanalítica. Buenos Aires9 "ditorial 0aid!s. 0/#inas AO-B?. Dichard, Lelly. 4=>>N7 :Eatinoamérica y la 0osmodernidad<, en +erlin#haus, +ermannVWalter, 1oni$a 4eds.7 ,osmodernidad en la periferia. EnfoAues latinoamericanos de la nueva teoría cultural. Berl.n9 Ean#er. 0/#inas @=C-@@@. Doa, Armando.4=>>A7 &odernidad y posmodernidad: coincidencias y diferencias fundamentales . antia#o de Chile9 e#unda edici!n. "ditorial Andrés Bello. Dojas Ksorio, Carlos. 4@CC?7 La filosofía en el de"ate posmoderno. +eredia, Costa Dica9 "TLA. Dojas Ksorio, Carlos. 4@CC=7 +oucault y el posmodernismo. +eredia, Costa Dica9 "TLA. +eredia, Costa Dica, @CC=. Domero, 2osé Euis. 4=>>?7 :"mi#rar del campo a la ciudad<, en9 La mirada o"licua: estudios culturales y democracia. 4 ilvia &elfino, compiladora7. Buenos Aires9 "ditorial Ea 1arca. 0/#inas N?-NA. /bato, "rnesto. 4=>O@7 !o"re $éroes y tum"as. Buenos Aires9 "ditorial udamericana. /ncheF Barbudo, Antonio. 4=>G=7 Estudios so"re -aldós, Bnamuno y &ac$ado. Barcelona9 -ercera edici!n. "ditorial Eumen. artre, 2ean 0aul. 4=>>G7 :Ea mirada<, en "l ser y la nada. Buenos Aires9 &écima edici!n. "ditorial Eosada. 0/#inas ?@G-?GA. arama#o, 2osé. 4@CC=7 Ensayo so"re la ceguera. 1adrid9 éptima edici!n. "ditorial 0unto de Eectura. arama#o, 2osé. 4=>>O7 6uadernos de Lan%arote .@CCD?@CCE>. 1adrid9 e#unda edici!n. "ditorial Alfa#uara. erra, Alfredo 4entrevistador7. 4@CC=7 Así $a"lan los Aue escri"en. Buenos Aires9 "ditorial Atl/ntida. chmucler, +éctor y 0atricia -erreros. 4=>>?7 :-écnica y cultura urbana<, en9 La mirada o"licua. Estudios culturales y democracia. 4 ilvia &elfino, compiladora7. Buenos Aires9 Ea 1arca. 0/#inas =@>-=?B. chulman, )v/n A. 4=>O?7 :"rnesto /bato y la teor.a de la nueva novela<, en9 (omena*e a Ernesto !á"ato: variaciones interpretativas en torno a su o"ra. 4"ditor +elmy M. *iacoman7. 1adrid9 "ditorial Anaya. 0/#inas ?=?-?@B. opena )b/3eF. 4=>OC7 Arte y sociedad en -aldós. 1adrid9 "ditorial *redos. orel, Andrés. 4@CCO7 !aramago: una mirada triste y lFcida. 1adrid9 "diciones Al#aba. tephens, &oris y A. 1. I/FqueF-Bi#i 4=>O?7 :Eo arquet.pico en la teor.a y creaci!n novel.stica sabatiana<, en : (omena*e a Ernesto !á"ato: variaciones interpretativas en torno a su o"ra. 4"ditor +elmy M. *iacoman7. 1adrid9 "ditorial Anaya. 0/#inas ?@O-?AG7 Trbina, Licasio. 4=>>@7 La significación del género: Estudio semiótico de las novelas y ensayos de Ernesto !á"ato. 1iami, Mlorida9 "diciones Tniversal. Ialbuena 0rat, Un#el. 4=>BN7 (istoria de la literatura espa3ola 4tomo )))7. Barcelona9 étima edici!n. "ditorial *ustavo *ili. Iar#as Elosa, 1ario. 4@CC=7 :0osmodernismo y frivolidad< 4marFo =>>N7, en9 El lengua*e de la pasión. 1adrid9 "ditorial A#uilar. 0/#inas ?=-?G. Iera, Catherine. 4=>O?7 :"l dilema del hombre moderno en : obre héroes y tumbas<<, en9 (omena*e a Ernesto !á"ato: variaciones interpretativas en torno a su o"ra. 4"ditor +elmy M. *iacoman7. 1adrid9 "ditorial Anaya. 0/#inas ?OA-?GN.

>

Iernant, 2ean-0ierre. 4=>>C7 La mort dans les yeu=. Mrance9 "ditorial +achette. Wainerman, Euis. 4=>O=7 !á"ato y el misterio de los ciegos. Buenos Aires9 "ditorial Eosada. WerF, Li$olaus. 4=>>A7 ,ensamiento sociopolítico moderno en América Latina. Caracas, IeneFuela9 "ditorial Lueva ociedad. Winnicott, &. W. 4@CC?7 'ealidad y *uego. Buenos Aires9 &écima reimpresi!n. "ditorial *edisa. 8an$elevich, +éctor. 4=>>G7 :Ea Eetra, la 1irada, la Ce#uera<, en Del padre a la letra. Dosario, Ar#entina9 "ditorial +omo apiens. 0/#inas B?-BG. Xabala, +oracio. 4@CC@7 :Ea mirada estética<, en9 Lacan: la marca del leer. Barcelona9 "ditorial Anthropos. 0/#inas =@?-=@B. Xavala Xapata, )ris 1. 4=>>=> La posmodernidad y &i*ail 9a*tin: una poética dialógica . 1adrid9 Colecci!n Austral "spasa Calpe. XheleFnia$, Anatoli et alii. 4=>GB7 :&esarrollo contempor/neo. &esarrollo industrial< 4se#unda parte7, en9 Argentina, $istoria y contemporaneidad. 1oscJ9 erie :América Eatina9 estudios de cient.ficos soviéticos<. Xlotche%, Clar$ 1. 4=>G@7 :Ea diosa de la fertilidad en *ald!s< en S/3ina. Iolumen I) 4=-@7, p/#inas BO-O@.

=C

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->