P. 1
LA NORMATIVA DE AUTOPROTECCIÓN Y EL TÉCNICO COMPETENTE (RD393/2007)

LA NORMATIVA DE AUTOPROTECCIÓN Y EL TÉCNICO COMPETENTE (RD393/2007)

|Views: 138|Likes:
Publicado porEnrique Tadeo
Estudio sobre la Normativa de Autoprotección (RD393/2007) en España, donde se analiza la figura del Técnico Competente y su aplicación en las CC.AA.
Estudio sobre la Normativa de Autoprotección (RD393/2007) en España, donde se analiza la figura del Técnico Competente y su aplicación en las CC.AA.

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Enrique Tadeo on Feb 15, 2014
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
See more
See less

05/02/2015

Sections

ESTRUCTURA DE TELEFORMACIÓN

GRADO EN SEGURIDAD Y CONTROL DE
RIESGOS

TRABAJO FIN DE GRADO
Competencias del Graduado en Seguridad y Control
de Riesgos y la Normativa de Autoprotección en la
Comunidad Autónoma de Canarias

ALUMNO: Enrique Tadeo Rodríguez DNI: 44708845L
TUTOR: Lucas Andrés Pérez Martín DNI: 42861702Y

Agosto de 2013




ESTRUCTURA DE TELEFORMACIÓN
GRADO EN SEGURIDAD Y CONTROL DE
RIESGOS

TRABAJO FIN DE GRADO
Competencias del Graduado en Seguridad y Control
de Riesgos y la Normativa de Autoprotección en la
Comunidad Autónoma de Canarias

El alumno: El tutor:


Fdo. Enrique Tadeo Rodríguez
DNI: 44708845L


Fdo. Lucas Andrés Pérez Martín
DNI: 42861702Y
Agosto de 2013
Firmado digitalmente por
NOMBRE TADEO RODRIGUEZ
ENRIQUE - NIF 44708845L
Nombre de reconocimiento (DN):
c=ES, o=FNMT, ou=FNMT Clase 2
CA, ou=500053014, cn=NOMBRE
TADEO RODRIGUEZ ENRIQUE -
NIF 44708845L
Fecha: 2013.10.04 12:50:14
+01'00'

ESTRUCTURA DE TELEFORMACIÓN
GRADO EN SEGURIDAD Y CONTROL DE
RIESGOS

TRABAJO FIN DE GRADO
Competencias del Graduado en Seguridad y Control
de Riesgos y la Normativa de Autoprotección en la
Comunidad Autónoma de Canarias







Dedicatoria
Este Trabajo de Fin de Grado está dedicado a todos aquellos profesionales
que han dedicado su vida a proteger y salvar la vida de otros.
Y a aquellos que tienen pensamiento de hacerlo y buscan la mejor forma de
estar formados para ello.
Edmund Burke dijo una vez: “Para que el mal triunfe solo es necesario que
los hombres buenos no hagan nada”, esta es mi aportación y a partir de
ahora no será la última.

Agradecimientos
A mi esposa e hijos, por tantas y tantas horas que les he tenido cerca sin
poder compartir gratos momentos. Sin su apoyo nunca habría podido
terminar mis estudios universitarios.
A mis padres, por su esfuerzo por darme una educación de calidad.
A mi tutor, por ponerme el listón tan alto.
A mis compañeros y sin embargo amigos, por aclarar mis dudas.
A la Junta Directiva de ASECRI, por enseñarme y guiarme en el camino.













RESUMEN ...................................................................................................15
ABSTRACT .................................................................................................15
PRÓLOGO ..................................................................................................16
INTRODUCCIÓN .........................................................................................18
MÉTODO DE ESTUDIO ..............................................................................20
CAPÍTULO I.- INTRODUCCIÓN Y DEFINICIONES ....................................23
1. CONCEPTOS FUNDAMENTALES ......................................................23
1.1 SEGURIDAD OPERACIONAL: SAFETY ........................................................... 25
1.2 SEGURIDAD FÍSICA: SECURITY .................................................................... 25
1.3 LA URGENCIA Y LA EMERGENCIA ................................................................ 26
2. LA AUTOPROTECCIÓN ......................................................................30
2.1 ESTRATEGIAS .............................................................................................. 34
2.2 CAPACIDADES ............................................................................................. 39
2.3 MEDIOS ....................................................................................................... 43
2.4 INVERSIÓN ................................................................................................... 43
2.5 MARCO LEGAL DE LA AUTOPROTECCIÓN..................................................... 45
2.6 CONCLUSIONES ........................................................................................... 49
CAPÍTULO II.- NORMA BÁSICA DE AUTOPROTECCIÓN ESTATAL .......50
1. LA NORMA BÁSICA DE AUTOPROTECCIÓN ...................................50
1.1 MARCO LEGAL ............................................................................................ 51
1.2 OBJETIVOS .................................................................................................. 56
2. FUNDAMENTOS: NORMA BÁSICA DE AUTOPROTECCIÓN ...........57
2.1 ANTECEDENTES DE LA NORMA BÁSICA DE AUTOPROTECCIÓN .................... 57
2.2 ORIGEN DE LA NORMA BÁSICA DE AUTOPROTECCIÓN ................................. 62
2.3 CONTENIDOS DE LOS PLANES DE AUTOPROTECCIÓN ................................... 67
2.4 CONCLUSIONES ........................................................................................... 77
3. NORMA OBLIGATORIA DE MÍNIMOS ................................................79
3.1 ACTIVIDADES CON REGLAMENTACIÓN SECTORIAL ESPECÍFICA ..................... 81
3.2 ACTIVIDADES SIN REGLAMENTACIÓN SECTORIAL ESPECÍFICA ...................... 82

4. CONTENIDO MÍNIMO: REGISTRO DEL PLAN DE
AUTOPROTECCIÓN ...................................................................................85
5. NORMATIVA AUTOPROTECCIÓN VS PRL ........................................88
5.1 NORMATIVA BÁSICA DE AUTOPROTECCIÓN ................................................. 89
5.2 PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES ....................................................... 91
5.3 CONFRONTACIÓN DE AMBAS NORMATIVAS.................................................. 93
5.4 CONCLUSIONES ........................................................................................... 94
6. LEY DE ESPECTÁCULOS PÚBLICOS DE CANARIAS ......................96
7. REGISTRO DE PLANES DE AUTOPROTECCIÓN ........................... 101
8. VISADO DE PROYECTOS ................................................................. 103
CAPÍTULO III.- TITULACIONES DE TÉCNICOS COMPETENTES .......... 106
1. FIGURA DEL TÉCNICO COMPETENTE ........................................... 106
2. TÉCNICO COMPETENTE EN OTRAS CCAA.................................... 110
3. APLICACIÓN RD 393/2007 EN OTRAS CCAA ................................. 115
3.1 DESARROLLO NORMATIVO EN OTRAS COMUNIDADES AUTÓNOMAS ........... 115
3.2 CONCLUSIONES ......................................................................................... 128
4. ANÁLISIS DE TITULACIONES TÉCNICAS ....................................... 131
4.1 ARQUITECTOS / ARQUITECTOS TÉCNICOS E INGENIEROS / INGENIEROS
TÉCNICOS.............................................................................................................. 132
4.2 DIRECTORES DE SEGURIDAD PRIVADA ...................................................... 139
4.3 TÉCNICO SUPERIOR DE RIESGOS LABORALES ........................................... 146
4.4 GRADUADOS EN SEGURIDAD Y CONTROL DE RIESGOS .............................. 152
CAPÍTULO IV.- NORMA BÁSICA AUTOPROTECCIÓN DE CANARIAS . 162
1. DECRETO DE AUTOPROTECCIÓN DE CANARIAS ........................ 162
1.1 LA ASISTENCIA SANITARIA Y EL ANÁLISIS DE RIESGOS ............................. 165
1.2 DATOS SOCIOECONÓMICOS ....................................................................... 169
1.3 JUSTIFICACIÓN DE LA NORMA DE AUTOPROTECCIÓN EN CANARIAS ........... 170
1.4 RECOMENDACIONES SOBRE NORMA DE AUTOPROTECCIÓN EN CANARIAS . 174
1.5 MODIFICACIÓN DE NIVELES DE EXIGENCIA ................................................. 181
1.6 CUMPLIMIENTO E INSPECCIÓN ................................................................... 182


1.7 CONCLUSIONES ......................................................................................... 185
2. MODELOS DE NORMATIVA AUTONÓMICA .................................... 187
2.1 PROPUESTA DE NORMATIVA DE AUTOPROTECCIÓN ................................... 187
CONCLUSIONES FINALES ...................................................................... 189
BIBLIOGRAFÍA ......................................................................................... 198
ANEXO I. DEFINICIONES ......................................................................... 205
ANEXO II. APLICACIÓN DE LA N.B.A. EN LAS CCAA ........................... 209
ANEXO III. MARCO LEGAL DE LA NORMATIVA DE AUTOPROTECCIÓN
.................................................................................................................. 214
1. NORMATIVA DE PROTECCIÓN CIVIL................................................................ 214
2. NORMATIVA DE AUTOPROTECCIÓN ................................................................ 214
3. NORMATIVA DE ACTIVIDADES REGULADAS DE FORMA ESPECÍFICA ............... 214
4. NORMATIVA DE PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES ................................. 217
5. ACTIVIDADES INDUSTRIALES ......................................................................... 218
6. REGLAMENTACIÓN SOBRE ESPECIFICACIONES EN INSTALACIONES DE
SEGURIDAD Y MITIGACIÓN ...................................................................................... 221
ANEXO IV. CONTENIDOS FORMATIVOS TITULACIONES ANALIZADAS
.................................................................................................................. 223
1. ARQUITECTOS ........................................................................................... 223
2. INGENIEROS INDUSTRIALES................................................................... 225
3. DIRECTOR DE SEGURIDAD PRIVADA .................................................... 228
4. TÉCNICO SUPERIOR DE RIESGOS LABORALES .................................. 234
5. GRADO EN SEGURIDAD Y CONTROL DE RIESGOS. ............................ 235
ANEXO V. REFERENCIAS DIARIO DE SESIONES DEL CONGRESO ... 243
ANEXO VI. GUÍA DE CONTENIDOS PARA LA REDACCIÓN DE UN PLAN
DE AUTOPROTECCIÓN ........................................................................... 247
ANEXO VII. UD. TÉCNICO COMPETENTE EN CANARIAS ..................... 297



Índice de Figuras
Figura 1 - Fuente: Elaboración Propia ......................................................24
Figura 2 – Niveles de Gravedad. Fuente: Elaboración Propia ................29
Figura 3. Jerarquía de Planes 1. Fuente: Elaboración Propia.................93
Figura 4. Jerarquía de Planes 2. Fuente: Elaboración Propia.................94
Figura 5. Proceso de la carta de llamada del 1-1-2 en Canarias ........... 290
Índice de Tablas
Tabla 1. Método de Análisis DAFO ...........................................................36
Tabla 2. Tipos de Estrategias ....................................................................37
Tabla 3. Gráfica: Return of Security Investment ......................................45
Tabla 4. Datos Mínimos del Formulario de Registro ...............................87
Tabla 5. Comparativa de Aforo ............................................................... 130
Tabla 6. NBA en otras CCAA (Elaboración Propia) ............................... 209
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 14 de 301


“It’s easy to forget that, when this war began, we were united, bound together by the fresh
memory of a horrific attack and by the determination to defend our homeland and the values
we hold dear. I refuse to accept the notion that we cannot summon that unity again. I believe
with every fiber of my being that we, as Americans, can still come together behind a common
purpose, for our values are not simply words written into parchment. They are a creed that
calls us together and that has carried us through the darkest of storms as one nation, as one
people.”
President Barack Obama, West Point, New York, December 2, 2009
1

----------------------------------------------------O -----------------------------------------------------
"Es fácil olvidar que cuando esta guerra comenzó, estábamos unidos, unidos entre sí por el
recuerdo reciente de un ataque horrendo y por la determinación de defender nuestra patria y
los valores que apreciamos. Me niego a aceptar la idea de que no podamos alcanzar esa
unidad de nuevo. Creo con cada fibra de mí ser, que nosotros, como estadounidenses,
todavía podemos unirnos detrás de un propósito común, nuestros valores no son
simplemente palabras escritas en un pergamino. Se trata de un credo que nos convoca y
que nos ha conducido a través de la más oscura de las tormentas como una sola nación,
como un solo pueblo."
(Traducción propia)


11
Extraído de “National Security Strategy”, Mayo 2010. The White House, Washington
(USA):
[http://www.whitehouse.gov/sites/default/files/rss_viewer/national_security_strategy.pdf]
Trabajo de Fin de Grado
Página 15 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Resumen
En nuestra búsqueda por encontrar una salida profesional, para todas
aquellas personas graduadas en Seguridad y Control de Riesgos, pensamos
que la normativa en Autoprotección puede ser nuestro primer camino a
seguir, porque entendemos que su formación nos capacita para la redacción
y aplicación de los llamados, Planes Autoprotección.
Al igual que en otras Comunidades Autónomas de España, los Técnicos
Competentes mencionados en la normativa de Autoprotección Autonómicas,
se establecen a través de la formación mínima necesaria para ser
considerados realmente "Técnicos Competentes".
Este trabajo de investigación, pretende demostrar que profesiones ligadas a
la seguridad, la protección, las emergencias y el control de riesgos, pueden
ser consideradas aptas para este fin.
Abstract
In our quest to find a professional outlet for all those graduates in Security
and Risk Control, we believe the Self-protection legislation may be our first
way forward, because we understand that its training enables us to the
drafting and implementation of so called, Self-Protection´s Plans.
As in other Autonomous Communities of Spain, the Competent Technician
referred in Autonomic Self Protection legislation is established through
minimum university training, necessary to be considered "Competent
Technician" really.
This research work aims to show which professions related to safety,
security, emergencies and risk control, can be considered suitable for this
purpose.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 16 de 301
Prólogo
Mucho se ha discutido sobre la seguridad y la libertad del ser humano,
ambas definidas como un derecho irrenunciable en la Declaración Universal
de Derechos Humanos (art.3). La libertad y la seguridad van unidas, por
tanto sería descabellado plantear que se incline la balanza para disfrutar de
una, renunciando a la otra. Decía Thomas Hobbes (1651), en la búsqueda
por conseguir equilibrar estas dos fuerzas contrapuestas: “el hombre es un
lobo para el hombre” (Homo homini lupus)
2
, por tanto, podría decirse que
somos nuestro propio enemigo.
Cualquier historiador especializado en asuntos de seguridad podrá observar
que la fatídica fecha del 11 de septiembre de 2001 produjo un cambio en la
concepción de la importancia en materia de autoprotección, al igual que
sucediera tras el ataque de Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941. Un
cambio tan importante como el descubrimiento de la rueda, la electricidad o
la bomba de hidrógeno.
Parecería una locura pensar que la Normativa de Autoprotección es una
consecuencia directa de estos actos de terrorismo, pero si nos paramos a
pensar, no es sino una respuesta humana y social a nuestro miedo e
inseguridad que nosotros mismos fomentamos como individuo, dejando
constancia de nuestros logros, fracasos, resultados y consecuencias, sin
olvidar la evolución y el estancamiento que hemos sufrido en nuestra
evolución humana, sobre todo en materia de seguridad. A esto le unimos
una paradoja; el conocimiento humano no termina de ponerse en práctica en
su totalidad por la constante lasitud y desánimo de quienes la poseen, y por

2
Frase originaria del comediógrafo latino Tito Macio Plauto (254 a. C. - 184 a. C.) en su
obra Asinaria, donde el texto exacto dice: "Lupus est homo homini, non homo, quom qualis
sit non novit." (Lobo es el hombre para el hombre, y no hombre, cuando desconoce quién es
el otro).
Trabajo de Fin de Grado
Página 17 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
la desidia y negligencia de quienes tienen la responsabilidad de compartirla
con el resto de la humanidad y se resignan.
Nos auto-convencemos y escudamos con argumentos económicos, sin
darnos cuenta que en realidad forjamos una inversión que se ampara en
análisis rigurosos que resuelven la eterna duda que todo ser humano se
plantea en muchos momentos de su vida; ¿estoy seguro? A la que habría
que añadir; ¿y a qué precio?
Puede que nuestros valores vengan impresos en nuestro ADN, o que
seamos el producto de un creador, lo que no cabe duda es que tenemos la
capacidad de pensar y obrar por nosotros mismos, que nuestros objetivos
básicos esconden una prioridad, en soledad o en sintonía con el resto, y esa
prioridad no es otra que alcanzar la felicidad. Y evitar que sea una utopía,
comienza por asegurarnos de que hay un entorno seguro que nos protege,
un camino que nos guía y la fe suficiente para conseguirla.
Será pues la Autoprotección el elemento que equilibre esa balanza, que
busca incansablemente la máxima seguridad y libertad, sin darnos cuenta
que somos nosotros mismos quienes provocamos su máxima ausencia.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 18 de 301
Introducción
Nuestra evolución como seres humanos nos ha permitido conocer y estudiar
ciertas perspectivas que forman parte de la seguridad, como son; la
vulnerabilidad, el riesgo, el peligro y las amenazas. Todas ellas alimentadas
por nuestro anhelo del conocimiento futuro y vaticinio de los daños
venideros, basándonos en instrumentos de previsión y reacción, siendo la
herramienta más usada, la estadística, que nos permite observar tendencias
e interpretar datos recopilados que conformen teorías empíricas. En este
sentido la Teoría de Bayes
3
es un tipo de inferencia estadística en donde las
evidencias u observaciones se emplean para actualizar o inferir la
probabilidad de que una hipótesis pueda ser cierta o no. Lo que en términos
generales, permite vincular la probabilidad de un suceso A dado el suceso B
con la probabilidad del suceso B dado el suceso A. Es decir, que ante el
conocimiento de una amenaza, puesto que se sabe el peligro que ésta
conlleva, se podría obtener la probabilidad de materializarse ese peligro,
según las veces que se ha manifestado en ocasiones anteriores, lo que nos
permite obtener como resultado el riesgo de producirse ese evento y por
tanto de los daños que es capaz de generar.
Este ejemplo muestra la alta relevancia del teorema en cuestión para la
ciencia en todas sus ramas, y en especial en lo concerniente al Análisis de
Riesgos y su aplicación a la Seguridad y las Emergencias, puesto que tiene
una vinculación íntima con la comprensión de la probabilidad de aspectos
causales dados los efectos observados.
No parecería descabellado pensar que si el hambre no es consecuencia de
la falta de alimentos sino de desigualdades en los mecanismos de su
distribución, tampoco la inseguridad sería consecuencia de actos delictivos

3
La inferencia bayesiana. Thomas Bayes (Londres, 1763).
Trabajo de Fin de Grado
Página 19 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
sino más bien de la ausencia y descoordinación de las respuestas ante
situaciones que pongan en peligro nuestra integridad física y psíquica,
además de nuestros propios bienes
4
.
Siguiendo este Enfoque de las Capacidades
5-6
y su relación directa con los
derechos de todo ser humano en términos potenciales, la protección de la
ciudadanía siempre ha recaído en los poderes públicos, en su obligación por
garantizar el derecho a la vida y la integridad física que establece nuestra
Constitución Española (CE), lo que plantea no sólo la forma en la que los
ciudadanos alcancen la máxima protección a través de las Administraciones
Públicas, sino que se ha de procurar la adopción de medidas destinadas a la
prevención y el control de los riesgos desde su origen, así como la actuación
inicial en las situaciones de emergencia que pudieran presentarse
(previsión), en un intento por demostrar que estas capacidades humanas
deben estar respaldadas por la obligación de toda administración pública de
asegurar su logro.
Esta idea es el núcleo central y la razón de ser del concepto de
Autoprotección, coincidente con la teoría de la Seguridad Humana
7
. Por este
motivo, la sociedad está demandando cada vez más un aumento de su
seguridad, no solo personal, sino desde las diversas perspectivas que cada
ser humano tiene y entiende, lo que suscita un profundo cambio en la
manera de abordar el tratamiento de las emergencias y la seguridad en su
conjunto. Se incluyen ahora otros factores como la previsión, la prevención y
la gestión integral del riesgo, así como todas aquellas acciones y medidas a

4
Sen, Amartya; filósofo y economista bengalí (India), galardonado con el Premio Nobel de
Economía en 1998. Citado en su obra: Poverty and Famines: An Essay on Entitlements and
Deprivation. Oxford. Clarendon Press, 1982.
5
Citado por Ian Gough en su obra: El enfoque de las capacidades de M. Nussbaum: un
análisis comparado con nuestra teoría de las necesidades humanas. Papeles de Relaciones
Ecosociales y Cambio Global, nº 100, CIP-Ecosocial/Icaria (2007).
6
Nussbaum, Martha (1947); filósofa estadounidense, centra sus intereses en la filosofía
antigua, la filosofía política, la filosofía del derecho y la ética.
7
Nuevas Dimensiones de la Seguridad Humana, Programa de las Naciones Unidas para el
Desarrollo (PNUD, 1994); Juan Pablo Fdz, 2005; et al)
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 20 de 301
adoptar con objeto de garantizar la protección de los ciudadanos sus bienes
y el propio medio ambiente, siendo estas acciones las que constituyen hoy
por hoy los instrumentos básicos que nos permitirán aplicar un cambio de
mentalidad institucional que dará respuesta a estas demandas en todo lo
relacionado con la seguridad y las emergencias dentro de nuestra
Comunidad Autónoma de Canarias.
Es por tanto condición sine qua non para comprender la situación de
seguridad o de inseguridad de las personas, estudiar los contenidos de la
Normativa de Autoprotección así como todos aquellos aspectos que la
conforman, para justificar un anteproyecto de Decreto adaptado a Canarias
en el cual tendrían cabida los nuevos titulados en Seguridad y Control de
Riesgos de la Universidad de Las Palmas de G.C., cuya resolución
publicada en el B.O.E. de 24 de abril de 2013 (BOE-A-2013-4335), declara
su carácter oficial, obteniendo así su validez en todo el territorio nacional, y
proporcionándole efectos académicos plenos, junto con su habilitación, en
su caso, para realizar actividades de carácter profesional, reguladas de
acuerdo con la normativa que en cada caso resulte de aplicación.
Método de Estudio
La elaboración de este Trabajo de Fin de Grado, se divide en tres aspectos
relevantes: la Norma Básica de Autoprotección, la figura de los técnicos
competentes para su aplicación; que incluye un análisis de las titulaciones
más facultadas para esta labor, y una propuesta de Normativa Básica de
Autoprotección para Canarias que resuelva las deficiencias advertidas en la
Normativa de ámbito nacional.
Partimos por tanto con un primer capítulo que contiene las diferentes
definiciones sobre conceptos fundamentales que conforman cualquier
planificación en materia de Seguridad y Emergencias que se precie,
introduciéndonos poco a poco en un análisis más en profundidad sobre la
Autoprotección, sus orígenes, facultades y caminos a seguir para alcanzarla.
Trabajo de Fin de Grado
Página 21 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
En nuestro segundo capítulo analizamos la actual Norma Básica de
Autoprotección (RD 393/2007), que surge, tras los ataques terroristas del 11
de septiembre de 2001 en Estados Unidos, como una propuesta ante las
Cortes Generales y la necesidad de dar respuesta a las exigencias de
entonces en materia de seguridad autosuficiente.
Estas singularidades dieron forma a un marco legal, cuya fundamentación,
diversidad de visiones, prácticas y criterios de la que fue objeto, han sido
recabados, con el fin de argumentar la validez o no de uno de los diversos
campos de actuación en los que el Graduado en Seguridad y Control de
Riesgos (GSyCR) podría desarrollar sus conocimientos y capacidades,
siendo, a nuestro parecer, el sector de la Autoprotección, uno de los más
directamente relacionados con las competencias curriculares adquiridas en
esta titulación.
Así mismo, se incluye un primer desarrollo de los contenidos aportados por
la propia Norma de Autoprotección en cada uno de sus nueve capítulos y
anexos, así como una guía donde se recomiendan técnicas recopiladas de
otras disciplinas, que beneficiarían en gran medida la realización de
cualquier tipo de Plan de Autoprotección, que por su extensión hemos
situado en el Anexo VI de este documento.
En el ánimo por establecer diferencias entre la propia Norma Básica de
Autoprotección (en adelante, NBA) y la Ley de Prevención de Riesgos
Laborales (LPRL), confrontamos ambas normativas para esclarecer si son
complementarias o discordantes, sin olvidarnos que en Canarias nos
encontramos dentro de la vigencia del DECRETO 30/2013, de 8 de febrero,
por el que se crea el Registro Autonómico de Planes de Autoprotección de
los centros, establecimientos y dependencias dedicados a actividades que
puedan dar origen a situaciones de emergencia, y que determina la forma en
que deben registrarse dichos planes de autoprotección, así como el
contenido mínimo de los mismos en base a la normativa nacional.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 22 de 301
Finaliza este segundo capítulo con un breve examen de la Ley de
Espectáculos Públicos de Canarias por su relación directa con la obligación
de contar con un Plan de Autoprotección (PA).
Atendiendo de las experiencias obtenidas en otras Comunidades Autónomas
con normas ya aprobadas en esta materia, en el capítulo tercero se
recopilan las diferentes titulaciones facultadas para la redacción de planes
de autoprotección a nivel autonómico, sin pretender profundizar en la
liberalización de las profesiones, puesto que no es el objetivo de este
trabajo. De igual forma se examina brevemente la normativa actual en
materia de Autoprotección y Espectáculos Públicos
8
del resto de
Comunidades Autónomas, con la intención de que el lector se sitúe en el
contexto de la necesidad de definir qué titulados deberían ser considerados
técnicos competentes dentro del ámbito de la autoprotección.
Es el final del capítulo tercero donde se compara objetivamente las
profesiones que en mayor medida se ajustan a los conocimientos
demandados por la Norma Básica de Autoprotección, analizándolas según
sus contenidos curriculares.
Por último, el capítulo cuarto nos introduce en el anteproyecto normativo que
está preparado el Gobierno de Canarias y en el que se incluyen algunas de
las mejoras propuestas por la Asociación Canaria de Graduados en
Seguridad y Control de Riesgos (ASECRI)
9
que a nuestro juicio se
interrelacionan o incluso coinciden con determinados argumentos y
conclusiones aportados en este Trabajo Final de Grado.

8
La reciente aprobación del DECRETO 86/2013, de 1 de agosto, hace imposible su estudio
en profundidad, por tanto solo se ha podido actualizar los textos referidos a dicha normativa.
9
Asociación Profesional fundada en septiembre de 2012, de la cual este redactor es el
actual Presidente y cuyo objetivo principal es el incremento de la Cultura de Seguridad en la
sociedad; impulsando el desarrollo de normativas que promuevan políticas y acciones en
materia de Seguridad, Autoprotección y Control de los Riesgos, y la promoción de la figura
del Graduado en Seguridad y Control de Riesgos como referente en materia de seguridad
humana. [http://www.asecri.org]
Trabajo de Fin de Grado
Página 23 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
CAPÍTULO I.- INTRODUCCIÓN Y
DEFINICIONES
1. Conceptos Fundamentales
Para establecer diferencias entre las diferentes profesiones que se ejercen
en España, y que estudiaremos más adelante, es imprescindible que
delimitemos el entendimiento de tres conceptos básicos sin los cuales no se
percibirán las conclusiones finales de este trabajo. No será ésta una tarea
fácil, ya que incluso dentro de los foros profesionales el debate sobre lo que
entendemos por Seguridad, Autoprotección, Urgencia y Emergencia
continúa aún latente.
Al igual que otros muchos conceptos de índole subjetiva, la Seguridad, como
se conoce tradicionalmente, se ha basado en muchas ocasiones en el
feeling, por tanto resulta más fácil definirla que sentirla, de ahí su
ambigüedad según el entorno en que se utiliza. Por ello es necesario
extrapolarnos hacia su significado anglosajón donde las diferencias
establecen un nuevo concepto; la Safety
10
.
En España, en un alarde de simplicidad en las cosas, tradicionalmente
hemos obviado la dualidad de significado que la palabra SEGURIDAD
11


10
Existen términos distintos que diferencian el término SEGURIDAD fuera de nuestras
fronteras: en inglés; “safety and security”, en francés; “securité et sureté”. Buscando un
ejemplo simple, podemos valorar si hay mucha o poca “safety” o “securité” en un
espectáculo público; si las instalaciones cumplen la normativa, si existen salidas de
emergencia suficientes, o si el aforo es el idóneo, y entendemos que hay mucha o poca
“security” o “sureté” en las instalación; si hay personal sanitario o de seguridad en cantidad
suficiente, o si no ocurren asaltos o robos.
11
Esta cuestión terminológica podemos verla dentro del ámbito marítimo, y surge cuando en
los países de habla hispana se busca una definición consensuada tras la aprobación del
Código PBIP por la OMI (Organización Marítima Internacional), aprobado por Resolución
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 24 de 301
tiene fuera de nuestro territorio, entendiéndola como; “la ausencia de riesgo
o la confianza que se tiene en algo o en alguien”. Aunque en realidad, su
significado variable, está más derivado en función de su propia utilización y
contexto. Hablamos de Seguridad Social; cuando queremos referirnos a la
sostenibilidad del bienestar y las políticas de protección de la propia
sociedad, y si nos referimos a la Seguridad Vial; debemos entenderla como
la ausencia o mitigación de riesgos en la utilización de medios de transporte
rodado, así como la comodidad y facilidad en los desplazamientos entre los
diferentes caminos y tránsitos en España.
La Seguridad se ha convertido en una reivindicación humana y prueba de
ello, nos lo confirma la célebre y clásica teoría de Maslow
12
, que establece
una jerarquía de necesidades humanas y defiende que conforme se
satisfacen las necesidades más básicas (parte inferior de la pirámide), los
seres humanos desarrollan necesidades y deseos más elevados.





N°2 de la Conferencia Diplomática SOLAS celebrada en Londres, el 12 de diciembre de
2002, en respuesta a los ataques del 11-S.
12
Maslow, Abraham (1943). Motivation and Personality 3th Edition. Ediciones Díaz de
Santos, Madrid.
Figura 1 - Fuente: Elaboración Propia
Trabajo de Fin de Grado
Página 25 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
1.1 Seguridad Operacional: Safety
La Seguridad Operacional o Safety
13
se refiere a los procesos encaminados
a la reducción de los peligros a consecuencia de la materialización de uno o
varios riesgos asociados. Para ello, se basa en tres pilares fundamentales:
1. Definir los niveles de seguridad aceptables, así como sus indicadores,
con el objetivo de detectar una desviación que diera como resultado
una degradación o pérdida de dichos niveles de seguridad.
2. La Seguridad Reactiva: en base al conocimiento empírico, se planifica
la forma de notificar, investigar y analizar las incidencias detectadas,
su posterior difusión de las lecciones aprendidas, y la aplicación de
esas medidas preventivas o correctivas adecuadas para evitar su
reproducción.
3. La Seguridad Proactiva: encaminada a que las posibles amenazas
sobre el sistema no se materialicen, y en caso de ocurrir, intentar que
los efectos sean lo menos dañino posible. Para ello se establecen
fórmulas de detección, evaluación y mitigación de riesgos,
encaminada a la localización precoz de las posibles amenazas sobre
la actividad objeto de análisis, así como la aplicación de barreras y
medidas mitigadoras sobre el propio sistema, con el fin de que el nivel
de riesgo sea tolerable.
1.2 Seguridad Física: Security
La seguridad, regularidad y eficiencia de cualquier actividad y de sus
instalaciones y servicios han sido y son, amenazadas por una variedad cada

13
Definición de Safety recopilada de las teorías establecidas por Bruce Schneier, Beyond
Fear: Thinking Sensibly about Security in an Uncertain World, Copernicus Books, pages 26-
27 y Rhona K.M. Smith, Textbook on International Human Rights, second edition, Oxford
University Press, 2005, p. 240. Smith, p. 245.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 26 de 301
vez mayor de actos criminales. La Seguridad Física o Security
14
tiene como
objetivo principal el asegurar la protección y la salvaguarda de sus usuarios,
clientes y público en general, y de forma secundaria las instalaciones y
bienes materiales, ya sean lógicos o físicos, contra actos de interferencia
ilícita. Esta tarea se lleva a cabo, mediante una combinación de medidas y la
organización de diversos recursos humanos y materiales a distintos niveles,
cuyo principio fundamental que rige, a la hora de garantizar la seguridad
física, que las medidas aplicadas sean proporcionales a las amenazas, con
el objeto de alcanzar un nivel normalizado de seguridad eficiente para cada
tipo de actividad.
En resumen, podemos entender que la SAFETY, es la minimización del
riesgo de ocurrencia de accidentes e incidentes graves (Prevención). Y la
SECURITY, se encarga del control de los incidentes; su actuación, gestión y
coordinación para proteger a las infraestructuras, los bienes y las personas
contra actos de interferencia ilícitos (Protección).
Estos dos conceptos distintos pero complementarios son los que rigen la
LPRL (Ley de Prevención de Riesgos Laborales) y la NBA (Norma Básica de
Autoprotección), en cuanto a que la Prevención de Riesgos Laborales se
entiende como Safety (Prevención) y la Norma Básica de Autoprotección
como Security (Protección).
1.3 La Urgencia y la Emergencia
Dentro de la seguridad personal (Security), encontramos un fenómeno que
puede ser percibido desde diversos puntos de vista. Es evidente que puede
interpretarse de una manera subjetiva o como una realidad objetiva, en
ambos casos podemos afirmar que guarda una estrecha relación con el

14
Definición del concepto Security ofrecida por Charles G. Oakes, PhD, Blue Ember
Technologies, LLC. “Safety versus Security in Fire Protection Planning”. The American
Institute of Architects: Knowledge Communities, May 2009.
Trabajo de Fin de Grado
Página 27 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
conocimiento que cada persona tiene de sí mismo y de lo que para él es una
situación que demanda una pronta atención por parte de profesionales
especializados en según qué situaciones.
Esta sensación de falta de seguridad, está considerada como un factor
psicosocial que en ocasiones puede transmitir tranquilidad a los individuos
de una sociedad, o por el contrario alarmarla ante el continuo flujo de
información que hace de un simple incidente, digamos; una emergencia
cotidiana, evolucione y pueda llegar a ser percibida por el ciudadano como
una catástrofe.
Hay que tener en cuenta que en todo el mundo, todos los Sistemas
Integrados de Emergencias (SIE) tienen como prioridad; evitar o disminuir en
lo posible el número de víctimas, restableciendo a continuación sus servicios
esenciales, para posteriormente proceder a la rehabilitación de los daños
ocasionados en las infraestructuras. Estos pasos son fundamentales para
dar sensación de control, seguridad y amparo a los ciudadanos. Por tanto,
parece lógico que ante una situación de urgencia o emergencia, la rapidez
en la intervención de los equipos de actuación sea uno de sus objetivos
principales. Recordemos que ante una situación de estrés, el ser humano, a
través de la empatía que nos caracteriza, generalmente ve alterada su
noción temporal, provocando un aumento de la ansiedad por la ausencia de
recursos profesionales prestando asistencia en el mismo lugar donde se
producen los hechos, esta realidad está muy presente entre los
profesionales, que deben estar dotados de un autocontrol empático, a veces
sobrenatural, ante estas situaciones.
Visto lo anterior, para la sociedad en general, en muchas ocasiones no
existe diferencia alguna entre una urgencia y una emergencia, algo que para
cualquier profesional involucrado dentro de estas situaciones es obligatorio
conocerlas, puesto que la valoración y el análisis de estos dos términos,
permitirá gestionar los recursos que mejor se adapten a las necesidades de
cada situación. Para ello debemos partir de una base universal; la vida de
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 28 de 301
las personas, que recordemos es uno de los Derechos Fundamentales que
establece el art. 15 en la Constitución Española (CE), y que dada su
importancia, merece la pena que lo repitamos: “la obligación de los poderes
públicos de garantizar el derecho a la vida y la integridad física…”, sin olvidar
el concepto de Autoprotección (art. 1.2 de la NBA): “…sistema de acciones y
medidas encaminadas a prevenir y controlar los riesgos sobre las personas y
los bienes, a dar respuesta adecuada a las posibles situaciones de
emergencia y a garantizar la integración de estas actuaciones con el sistema
público de protección civil”.
Por consiguiente, podemos admitir lo siguientes conceptos:
La Urgencia
Dado que el riesgo a la vida de las personas supone el objetivo principal,
debemos buscar su significado dentro de los términos de la salud, por tanto;
una urgencia se considera a toda situación que se presenta de improviso sin
que ello ponga en riesgo la vida de la persona afectada de una forma
inminente, es decir; que puede requerir asistencia médica, pero dentro de
un período de tiempo razonable (horquilla temporal de 2 o 3 horas
iniciales). Como ejemplo, podemos decir que la necesidad de trasplante de
un órgano que funciona deficientemente es una urgencia, pudiendo
mantenerse las constantes vitales bajo observación mientras aparece un
donante. Otro ejemplo, relacionado con la seguridad sería requerir la
presencia de policía en un accidente de tráfico para proteger y señalizar la
zona del accidente.
Lo que no podemos aceptar como una urgencia, es la exigencia de un
ciudadano que solicita información sobre el motivo por el que la circulación
de vehículos esta parada en una determinada vía.

Trabajo de Fin de Grado
Página 29 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
La Emergencia
En este caso, la situación de salud que se presenta es repentina, lo que
requiere una actuación inmediata por parte del personal encargado de su
atención, puesto que la situación lleva aparejada una alta probabilidad de
riesgo para la vida. Como ejemplos podemos citar: pérdida de conocimiento,
abundante pérdida de sangre o hemorragia, dificultad respiratoria
prolongada, dolor intenso en la zona del pecho, convulsiones, electrocución,
asfixia por inmersión, caídas desde alturas, grandes quemaduras, etc.
Esto nos lleva a la necesidad de hacer entender al ciudadano, la importancia
de obtener una información clara y específica sobre la realidad de la
situación, para que ésta sea compartida con los intervinientes a la mayor
prontitud, decretándose al mismo tiempo el nivel de gravedad por un
profesional, tal y como se observa en la Figura 2.
Así pues, la importancia no la marca el ciudadano, que recordemos se
encuentra en una situación de estrés que puede impedirle razonar y valorar
correctamente esa
situación que observa y
que le afecta
emocionalmente. La
verdadera gravedad la
establece el profesional de
las emergencias, que es,
quien está preparado para
saber valorar, y separar la
realidad de la subjetividad
que engloba todo incidente.
Esta experiencia, como valor añadido a los conocimientos que debe tener
todo redactor de los protocolos de actuación, permitirá comprender mejor los
aspectos psicosociales de la persona, ya sea en su individualidad o en su
Figura 2 – Niveles de Gravedad. Fuente: Elaboración Propia
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 30 de 301
conjunto, a la hora de analizar los riesgos y planificar ciertos protocolos de
actuación demandados por la NBA en la redacción de cualquier tipo de Plan
de Autoprotección, sea la actividad que sea.
2. La Autoprotección
Lo que para un ciudadano del Sur de Europa puede parecer una locura o
irresponsabilidad desde un punto de vista cultural más mediterráneo, puede
ser perfectamente aceptado e incluso inculcado en otros países del Norte
europeo, donde su propio sistema educativo ya contempla contenidos en
materia de seguridad, emergencias y autoprotección desde una edad muy
temprana.
Hablar de Safety en el sistema educativo de estos países, es hablar de la
Cultura de la Seguridad
15-16
. Supone alcanzar niveles difícilmente
comprensibles en nuestro país; donde nuestra sociedad no proporciona un
entorno seguro, capaz de tolerar el hecho de dejar sólo durante todas las
tardes a un niño menor de diez años, mientras sus padres trabajan; donde
no se inculca precozmente a niños de más de 4 años, las capacidades de
entender cómo y cuándo llamar al servicio de Urgencias o Emergencias (1-1-
2), y que sea capaz de explicar con sus palabras; qué ocurre y dónde ocurre
su emergencia.

15
Este término se utilizó por primera vez en el “resumen informe de la comisión de
investigación de seguridad nuclear, en la reunión de revisión posterior al Accidente de
Chernóbil” (1988), el accidente llamó la atención sobre la importancia de la cultura de la
seguridad, el impacto de factores humanos y de gestión sobre los resultados de rendimiento
de seguridad.
16
La Comisión de seguridad y salud del Reino Unido desarrollaron una de las definiciones
más comúnmente utilizadas de la cultura de la seguridad, que la describe como: “El
producto como individuo y grupo, de valores, actitudes, percepciones, competencias y
pautas de comportamiento que determinan el compromiso, el estilo y la competencia de la
administración de salud y la seguridad de una organización”. Fuente: Iván Soto Chávez
[http://www.riesgolab.com/site/component/content/article/41-seguridad-ehigiene/219-la-
cultura-de-la-seguridad.html]
Trabajo de Fin de Grado
Página 31 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Aquí en España, este Derecho Fundamental que establece el art. 15 en la
Constitución Española (CE), podemos comenzar a conseguirlo con la
aprobación de proyectos educativos como el de Educación Cívica en
Emergencias, que busca reservar un porcentaje de la nueva asignatura de
Educación Civil y Constitucional para impartir contenidos de emergencias,
protección civil y seguridad vial, y que plantea la necesidad de comprender
no sólo de forma en que los ciudadanos pueden alcanzar esta seguridad y
protección a través de las Administraciones Públicas, sino que se ha de
procurar la adopción de medidas destinadas a la previsión, la prevención y el
control de riesgos desde su propio origen
17
.
Con la comprensión del significado de Seguridad, el siguiente paso lo
encontramos con la Autoprotección, para cuyo significado podríamos hacer
una primera aproximación representando el conjunto de acciones
encaminadas a la protección, de uno mismo y para sí mismo, y que obliga
tanto a los ciudadanos, como a las empresas y a las Administraciones
Públicas a contar con procedimientos de actuación consensuados y
homologados para cumplir con esta labor.
Así pues, el comienzo de la Autoprotección podemos situarla desde el
mismo momento en que se originó (divina o científicamente) el ser humano.
Desde que nacemos, surge en nosotros un instinto de protección que nos
lleva a valorar de forma constante los peligros, ya sean reales o potenciales,
que nos acechan, en un intento claro por proteger, no solo nuestra propia
vida, sino la de nuestros seres queridos, sin olvidar nuestros bienes.
Esta necesidad obliga a ser autosuficientes y por tanto aplicamos unos
razonamientos que nos permiten auto-protegernos de las amenazas

17
Manifiesto de Educación Escolar en Emergencias: EdCivEmerg (Feb, 2012)
[http://edcivemerg.com/]
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 32 de 301
externas con nuestros propios recursos internos. Aun así, existen dos tipos
de Autoprotección
18
:
 La Autoprotección Ciudadana.- Entendida como el ejercicio
practicado por los ciudadanos dentro de un marco físico concreto
donde se desenvuelve así mismo, dando como resultado la llamada
Autoprotección individual, Autoprotección familiar, Autoprotección de
la Comunidad, etc.
 La Autoprotección Corporativa.- Aquella basada en un sistema de
acciones y medidas adoptadas por una entidad pública o privada,
encaminadas a prevenir y controlar los riesgos, cuyo objetivo principal
es dar respuesta a las emergencias y garantizar la coordinación de
las acciones que se adopten en consonancia con el sistema público
de Protección Civil. Siendo su máximo exponente el propio Plan de
Autoprotección (PA).
Este origen, nos sirve para comprender otros conceptos como la ausencia
de riesgos o la confianza en algo o alguien; que van desde un ámbito
internacional, pasando por la propia Seguridad de la Nación, la cual
considera vital su defensa, hasta llegar a su aspecto más simplificado, como
es la seguridad personal del ser humano; protegiendo su integridad física y
moral, sus derechos y su patrimonio. Podemos por tanto, entenderlo como
un objetivo y un fin constante, que el hombre anhela como una necesidad
primaria de alcanzar los niveles expuestos en la teoría de las necesidades
del filósofo polaco, Malinowski
19
, situando a la Seguridad en un cuarto lugar
de entre las siete necesidades básicas a satisfacer por el hombre.

18
Conceptos aceptados por la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del
Gobierno de España en su definición de la Autoprotección.
[http://www.proteccioncivil.org/autoprotección]
19
Malinowski, Bronisław (1981). The Scientific Theory of Culture. Edhasa
Trabajo de Fin de Grado
Página 33 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Si volvemos al concepto de Cultura de la Seguridad, cabe la posibilidad de
afirmar que estos países del norte de Europa han adquirido cierta madurez
en cuanto a su percepción de la seguridad, pero en nuestra opinión,
creemos que es una cuestión cultural iniciada desde la infancia y basada
fundamentalmente en la formación, lo que les hace más inteligentes a la
hora de tomas decisiones.
Cualquier analista sabe que la conquista de un objetivo tan ansiado como es
la seguridad plena es inalcanzable, por tanto, su búsqueda necesita de un
plan estratégico que defina el camino a seguir para desempeñar una
determinada tarea o cometido al más alto nivel. Ese conjunto de reglas,
comportamientos y procedimientos, diseñados previamente, están basados
en diversos recursos y aptitudes que tiene un individuo, una entidad o una
institución, lo que nos lleva a pensar que esas capacidades son simplemente
medios o herramientas para el desarrollo de ese objetivo anhelado, los
cuales requieren de una inversión que a medio-largo plazo retornará e
incrementará nuestro capital inicial.
Por tanto; podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que la Seguridad son
Estrategias, y las estrategias se basan en Capacidades, las cuales tienen su
origen en los Medios, que requieren de una Inversión, nace así el concepto
básico del Plan de Autoprotección
20
.
Así pues, se hace necesario adentrarnos en estos términos, mucho de ellos
con orígenes castrenses
21
con el fin de asimilar correctamente los pasos a
seguir en la búsqueda de nuestros objetivos a la hora de establecer planes
de autoprotección eficaces.

20
Ballesteros M. A. (2012). Ciudadanía y Europa. Extraído de entrevista multimedia.
Youtube. [http://www.youtube.com/watch?v=z7g1cdUHlw0]
21
DRAE: del lat. /castrensis/, perteneciente al campamento. Perteneciente o relativo al
Ejército y al estado o profesión militar.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 34 de 301
2.1 Estrategias
Palabra de origen griego: stratego (stratos: ejército; -ag: dirigir). Es una
forma de dirigir todas aquellas acciones planificadas con anterioridad y
encaminadas a proteger nuestros intereses de una forma autónoma. Parte
de un análisis de las condiciones que se encuentran en un escenario
concreto, en nuestro caso los riesgos, los cuales son tenidos en cuenta para
lograr los objetivos que se marcan con dicha estrategia, estas son; la
temporalidad, las amenazas, los peligros (reales o potenciales) o las
vulnerabilidades. Con ello conseguiremos establecer el uso más eficiente de
las potencialidades de nuestros propios recursos, dirigidos a evitar la
materialización de las amenazas o al menos minimizar sus daños con el
menor coste posible.
Una de las herramientas más utilizadas en el sector empresarial es el
método de análisis SWOT
22
, también llamado DAFO
(Strengths, Weaknesses, Opportunities y Threats / Debilidades, Amenazas,
Fortalezas y Oportunidades), que analiza las características propias de una
actividad o empresa desde un punto de vista interno; sus Debilidades y
Fortalezas, así como desde su situación externa; con sus Amenazas y
Oportunidades de avance, todo ello plasmado en una matriz cuadrada que
busca determinar las ventajas de aplicar diferentes medidas en materia de
seguridad, emergencias y control de los riesgos.
En nuestro caso, el análisis DAFO podemos también realizarlo en cuatro
pasos, aunque el Análisis Externo que incluiría el “Modelo de las cinco

22
El análisis Swot nace a partir de la investigación conducida por el Stanford Research
Institute entre 1960 y 1970 y financiada por las empresas del Fortune 500, al intentar
conocer el motivo por el que fracasaba la planificación corporativa. El equipo de
investigación lo componían: Marion Dosher, Dr. Otis Benepe, Albert Humphrey, Robert
Stewart y Birger Lie. [http://www.businessballs.com/swotanalysisfreetemplate.htm]
Trabajo de Fin de Grado
Página 35 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
fuerzas”

de Michael E. Porter
23
, lo hemos sustituido por términos más
propios de la gestión de emergencias.
Comenzaríamos por tanto con el Análisis Interno; que busca conocer la
posición de liderazgo que ostenta la actividad, su estrategia actual, el perfil
personal de su plantilla y los procesos internos que se están aplicando.
Así pues, deberíamos confirmar con qué capacidades, ventajas o recursos
cuenta nuestra actividad; si tiene sistemas de seguridad y/o extinción de
incendios, si su personal está bien formado, si cuenta con un Plan de
Autoprotección, etc., o por el contrario estos elementos de seguridad y
extinción de incendios son su debilidad por carecer de ellos, o por no estar
actualizado su Plan de Autoprotección.
En el Análisis Externo, tomamos en consideración las oportunidades que nos
ofrece el mercado y que nos permita debilitar a nuestros competidores a
través de nuevos elementos de seguridad que estamos en disposición de
implantar, teniendo en cuenta las amenazas existentes y los cambios que se
puedan producir en nuestro entorno. Para ello el Plan de Autoprotección
resulta muy eficaz en esta tarea, ya que mientras lo mantengamos
actualizado y en pleno funcionamiento, nos servirá para distanciarnos de
nuestros competidores, asumiendo menos riesgos que ellos a igualdad de
condiciones.
Una vez descritos los elementos Internos y Externos de nuestra actividad,
podemos comenzar a definir nuestra Matriz DAFO
24
, la cual nos dará la
respuesta sobre la estrategia a seguir.

23
También llamado “Análisis Porter”; está basado en el poder de negociación de los
compradores o clientes y los proveedores o vendedores, la amenaza de nuevos
competidores, la amenaza de productos sustitutos y la rivalidad entre los competidores.
Michael E. Porter (profesor de Harvard Business School, 1979)
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 36 de 301

Tabla 1. Método de Análisis DAFO

Fortalezas Debilidades
Análisis
Interno
Capacidades distintas
Ventajas naturales
Recursos superiores
Recursos y capacidades
escasas
Resistencia al cambio
Problemas de motivación
personal

Oportunidades Amenazas
Análisis
Externos
Nuevas tecnologías
Debilitamiento de
competidores
Posicionamiento
estratégico
Altos riesgos - Cambios en
el entorno


A partir de este Análisis DAFO seremos capaces de conocer la forma en que
cada una de nuestras fortalezas puede reforzarse aún más, al mismo tiempo
que nuestras debilidades pueden reducirse más aún o incluso estar mejor
defendidas para lograr que cualquier oportunidad que se nos presente no se
convierta en una amenaza que dañe nuestra actividad, llegando incluso a su
desaparición en casos extremos. Hablamos por tanto de cuatro estrategias
básicas; Defensiva, Ofensiva, Adaptativa o de Supervivencia.


24
Porter, M. E. (2008) The Five Competitive Forces That Shape Strategy. Extraído de
entrevista multimedia. Youtube. [http://www.youtube.com/watch?v=0E0e6NqcT0M]

Tabla elaborada a partir de Porter M. E. y citado en Colección: Manuales Docentes de
Seguridad y Emergencias Nº 18 - Organización y Gestión de Entidades de Seguridad. Autor:
Andrés Caballero.
Trabajo de Fin de Grado
Página 37 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez

Tabla 2. Tipos de Estrategias

AMENAZAS OPORTUNIDADES
PUNTOS FUERTES Estrategia Defensiva Estrategia Ofensiva
PUNTOS DÉBILES
Estrategia de
Supervivencia
Estrategia Adaptativa

Como ya hemos visto, el uso del método DAFO nos puede dar respuesta al
tipo de estrategia
25
que debemos aplicar cuando nuestra actividad tenga
previsto implantar un Plan de Autoprotección, ya sea por obligación de la
propia normativa o por decisión propia de la dirección empresarial. Es por
ello que se hace imprescindible valorar correctamente la disposición o no de
medidas o recursos, tanto humanos como materiales, para contrarrestar los
efectos que los diferentes riesgos existentes o previsibles que pueden llevar
a nuestra actividad o empresa al desastre. Viendo no solo como está nuestra
situación con respecto a estos riesgos, sino como están nuestros
competidores en comparación con nosotros.
2.1.1 Estrategias de Supervivencia
La presencia de numerosos fallos o puntos débiles en nuestra organización,
unido a problemas de adaptación de nuestros sistemas de seguridad y
emergencias, especialmente, en relación a las amenazas actuales y futuras,
nos obliga a adoptar este tipo de estrategias, forzándonos a sobrevivir con

25
Los siguientes sub-apartados son un resumen de las obras de:
 Carl von Clausewitz (1832). De la Guerra, Libro III Sobre la Estrategia en General.
 Porter, M. E. (1996). What is Strategy? Harvard Business Review, Nov/Dec 1996.
 Hodge, B. J. (2003). Teoría de la organización un enfoque estratégico. Madrid:
Prentice-Hall.
Tabla elaborada a partir de Porter M. E. y citado en Colección: Manuales Docentes de
Seguridad y Emergencias Nº 18 - Organización y Gestión de Entidades de Seguridad. Autor:
Andrés Caballero.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 38 de 301
los recursos existentes; dedicados en exclusiva a proteger los factores más
críticos de nuestra actividad, en detrimento de otros factores de menor
riesgo.
Es en esta estrategia donde los buenos profesionales son capaces de
reducir la inversión de los sistemas de seguridad y emergencias, allí donde
sea posible, para que la actividad prosiga a lo largo del tiempo.
2.1.2 Estrategias Adaptativas
Por otro lado, si nuestra empresa, aun con una debilidad en sus medidas de
seguridad y emergencias, tiene la oportunidad de aprovechar las nuevas
tendencias del mercado, se puede aprovechar esta circunstancia para trazar
un plan que combine ambas cuestiones, favoreciendo el éxito de su
aplicación. Es decir, adaptamos los recursos actuales a los nuevos
acontecimientos según vayan surgiendo.
2.1.3 Estrategias Defensivas
Si nuestros recursos económicos permiten mantener actualizados y bien
formados a los recursos y sistemas de seguridad y emergencia de nuestra
empresa, y además son capaces de responder con rotundidad ante
cualquier situación de amenaza, podemos plantearnos aplicar este tipo de
estrategia, dado que nuestros riesgos estarán bajo supervisión continua y en
caso de materializarse tendremos las herramientas necesarias para su
neutralización o, si fuera el caso, minimización de los daños.
2.1.4 Estrategias Ofensivas
Si además de nuestra fortaleza en materia de seguridad y emergencias se
nos presenta una oportunidad de futuro, tenemos la seguridad de poder
adelantarnos a nuestros competidores convirtiendo un bien intangible como
es la seguridad en un producto de calidad con respecto a nuestros
competidores.
Trabajo de Fin de Grado
Página 39 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
2.2 Capacidades
Dentro de la Seguridad y las Emergencias, el concepto de capacidades no
difiere demasiado de su significado general, ya que va ligado a las
facultades y aptitudes que tiene un individuo, grupo, entidad o institución
para desempeñar una determinada tarea o cometido y como es lógico, en
nuestro terreno lo que nos interesa es saber si algo o alguien, puede hacer
algo; en qué circunstancias puede hacerlas y hasta cuándo puede seguir
haciéndola
26
.
Estas capacidades pueden ser muy variadas, aunque en lo concerniente a
nuestra materia, es condición sine qua non que la persona encargada de
dirigir las acciones de seguridad y emergencias esté provista de las
siguientes capacidades:
2.2.1 Actitud Positiva
Es un elemento básico de la personalidad y por tanto su adquisición parte de
nuestra comprensión de los aspectos psicosociales que engloban las
actuaciones de los demás, sobre todo en situaciones de gran estrés como
son las emergencias. Con ella podremos afrontar mejor nuestros errores, y
defender nuestras decisiones aunque no tengan sentido para el resto de los
intervinientes.
No debemos olvidar que esta actitud positiva es necesario cultivarla y
mantenerla a lo largo de toda nuestra carrera profesional y si además la
unimos a la humildad, podremos ser capaces de gestionar cualquier
incidente que se nos presente.

26
Al igual que las aportaciones sobre el desarrollo humano y la economía del bienestar de
Amartya Sen, las capacidades pueden ser otorgadas a la persona, pero debe convertirse en
una libertad positiva, que es la capacidad real de una persona de ser o de hacer algo, en
vez de la libertad negativa.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 40 de 301
2.2.2 Capacidad de Subordinación
Dentro de cualquier actividad o empresa, existe una organización
jerarquizada en mayor o menor medida, por tanto siempre estaremos
subordinados a alguien por encima de nosotros. Es preciso recordar que la
subordinación no es sinónimo de servilismo, sino, por el contrario, es la
aceptación de ordenes proveniente de estamentos superiores las cuales
deben ser ejecutadas sin ser cuestionadas, para ello es indispensable que
exista una confianza mutua, entre quienes emiten la orden y quienes la
reciben y/o deben cumplirlas, aplicando esa obediencia debida que muchas
veces, a la mayoría de los seres humanos, les hace dudar.
2.2.3 Capacidad de Mando
La sociedad siempre ha entendido esta capacidad como un “don” con el cual
se nace y no se hace, por tanto su descubrimiento en las personas sería
muy difícil de valorar en situaciones de alto estrés. Por el contrario hay
quienes creemos que esta capacidad puede aprenderse y cultivarse con el
tiempo, sobre todo cuando iniciamos nuestra carrera profesional y nos toca
ser nosotros quienes dispongamos de órdenes hacia aquellos subordinados
que dependen de nosotros para realizar bien sus funciones o incluso salvar
su vida y la de los demás.
Para estar capacitados en el mando, se deben tener ciertos ingredientes;
respeto, empatía, actitud positiva, educación y sobre todo autocontrol
emocional, ya que sin él no podremos transmitir tranquilidad y control en
esos momentos de crisis.
Trabajo de Fin de Grado
Página 41 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
2.2.4 Capacidad de liderazgo
Entendido como su variable carismática
27
, de entre otras muchas, y que
cuenta con el entusiasmo que reporta saber que somos el estandarte que va
a la vanguardia de entre todos nuestros competidores, no solo por la
inversión económica, sino por nuestra capacidad de respuesta ante
diferentes incidentes. Con una influencia que redunda en nuestros recursos
humanos y modifica sus actitudes desde lo negativo hasta lo positivo,
transformando el egoísmo en generosidad, el pesimismo en alegría, la
desatención en diligencia, la perturbación en orden y la negligencia en
perseverancia; cualidades todas ellas que deben ser la base de las
relaciones dentro de una organización que se respete a sí misma.
2.2.5 Capacidad de Motivación
La motivación como habilidad incluida dentro de la Inteligencia Emocional,
permite a las personas sentirse satisfechas y ser eficaces en su vida. Como
definición podemos encontrar las palabras de Ricardo Solana
28
: “La
motivación es, en síntesis, lo que hace que un individuo actúe y se comporte
de una determinada manera. Es una combinación de procesos intelectuales,
fisiológicos y psicológicos que decide, en una situación dada, con qué vigor
se actúa y en qué dirección se encauza la energía."
Con esta frase de autor desconocido: “Nada es más fuerte que el corazón de
un hombre motivado”, podemos entender la necesidad, o aún más, la
obligación de mantener ciertos niveles de motivación entre quienes día a día
están dispuestos a poner en peligro sus vidas por salvaguardar la nuestra.
La perseverancia y esfuerzo de una persona motivada no tiene límite y solo

27
Levicki, C. (1998): The Leadership Gene: The Genetic Code of a Lifelong Leadership
Career. Pitman Publishing.
28
Solana, Ricardo F. (1993) Administración de Organizaciones. Ediciones Interoceánicas
S.A. Buenos Aires. Pág. 208
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 42 de 301
se verá frenado por la desconfianza y las actitudes negativas que
sobrevuelan cualquier organización.
2.2.6 Capacidad de Decisión
Esta capacidad guarda mucha relación con el respeto y la capacidad de
mando que hayamos conseguido de nuestros subordinados. Al mismo
tiempo debemos ser fieles a nuestras decisiones y saber aceptar cuando nos
equivocamos, y corregirlo lo antes posible, pero sin someterse a presiones o
influencias externas, sino más bien, por nuestros conocimientos y
experiencias adquiridas a lo largo de nuestra trayectoria profesional, para lo
cual siempre habrá una primera vez, ya sea para acertar como para errar.
Se asume, por tanto, que quién tenga que tomar decisiones
29
, debe ser
capaz de recibir y analizar toda la información disponible, aplicando con
precisión los cálculos racionales y la aplicación práctica de esta
aproximación prescriptiva; denominada análisis de la decisión, y que
proporciona una búsqueda de herramientas y metodologías específicas para
ayudar a esa toma de decisiones.
Todas estas capacidades pueden verse reforzadas con competencias, para
lo cual podemos aplicar la llamada “teoría del iceberg”, que viene a decir
que: si desde la superficie del mar divisamos un iceberg, sólo estaremos
observando la octava parte de su tamaño real, por lo tanto, lo que
conocemos o somos capaces de apreciar de una persona a primera vista, es
solo un pequeña parte de sus conocimientos, capacidades y aptitudes para
afrontar los retos establecidos en materia de Seguridad y Emergencias.

29
Bernoulli, Daniel (1738). Exposition of a New Theory on the Measurement of Risk.
Econométrica. Vol. 22, pp 23-36.
Trabajo de Fin de Grado
Página 43 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Es por ello que cuando lleguemos al apartado dedicado al análisis de las
diferentes profesiones, a priori consideradas como Técnicos Competentes
dentro de la Normativa de Autoprotección, los Graduados en Seguridad y
Control de Riesgos parten con una ventaja evidente al haberse inculcado
gran parte de estas de capacidades a lo largo y ancho de su formación
académica.
2.3 Medios
Siguiendo con el ámbito de la seguridad y las emergencias, consideramos
que los medios técnicos o humanos, son instrumentos que nos permiten
realizar acciones concretas con un fin predeterminado, donde en ocasiones
este fin justifica por sí solo el medio con que lo alcancemos. A este respecto
tenemos que concretar la necesidad de aplicar todas aquellas normas cuyo
fin está encaminado a establecer un marco jurisdiccional que marque las
reglas de juego en las gestiones de toda organización, para lo cual se hace
imprescindible que el redactor de los Planes de Autoprotección, conozca y
maneje con rigor todo este sistema de regulación.
2.4 Inversión
Este término tiene su origen en lo económico y aparece dentro de los
ámbitos de la gestión empresarial, las finanzas y la macroeconomía,
existiendo varias acepciones que guardan cierta relación con el ahorro o la
ubicación de capital, aunque su objetivo real se base en el ánimo de obtener
unos ingresos o rentas a lo largo del tiempo.
Como veremos en el desarrollo del apartado dedicado a los Fundamentos de
la Norma Básica de Autoprotección, la utilización de herramientas como el
ROSI (Retorno Sobre la Inversión en Seguridad), derivado del conocido
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 44 de 301
indicador financiero ROI (Retorno Sobre la Inversión)
30
, es la herramienta
perfecta para justificar en términos objetivos, las inversiones que hay que
llevar a cabo, ofreciéndole a la Dirección de una empresa, un presupuesto
económico que defienda la necesidad de implantar un Plan de
Autoprotección.
Este método de análisis
31
se aplica para identificar cuánto ahorraría o dejaría
de perder una empresa, gracias a un sistema o proyecto de seguridad que
mitigue los efectos correspondientes a tales incidentes. De esta manera, la
reducción en las pérdidas, es considerada un beneficio o ingreso indirecto,
aunque no haya un ingreso efectivo:
ROSI = (ALE x RM - CIS) / CIS
ALE = Annual Loss Expectancy (Expectativa de Pérdida Anual), también llamado Riesgo de
Exposición, es el resultado de SLE x ARO.
RM = Riesgo Mitigado
CIS = Coste Inversión en Seguridad
SLE = Single Loss Expectancy (Expectativa de Pérdida Simple)
ARO = Annual Rate of Occurrence (Tasa de Ocurrencia Anual)
En la siguiente gráfica
32
podemos ver cómo debe existir un punto de
equilibrio entre la inversión en medidas de seguridad y el coste que nos
supondría la materialización de un suceso. Alcanzar este equilibrio no es
nada fácil, ya que supone aplicar diferentes fórmulas y métodos de análisis
en constante actualización.

30
Pulliam Phillips, Patricia; Phillips, Jack J. (2006). Return on Investment (ROI). American
Society for Training and Development. pp. 187. ISBN 978-15-6286-406-4.
31
European Network and Information Security Agency (ENISA). Return On Security
Investment (ROSI). [http://www.isaca.org]
32
Planteamiento gráfico a partir de las metodologías para la evaluación de inversiones en
seguridad de la información (Return of Security Investment), derivado del indicador
financiero ROI (Retorno Sobre la Inversión).
Trabajo de Fin de Grado
Página 45 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Esto nos confirma hasta donde podemos llegar para que la inversión en
seguridad no supere el coste de un suceso, así como su derivación hacia las
coberturas que nos ofrecen las aseguradoras, evitando que la actividad se
encuentre sobre-protegida o infra-asegurada.

Tabla 3. Gráfica: Return of Security Investment








2.5 Marco Legal de la Autoprotección
Dentro de la filosofía de la Autoprotección que estamos comentando, es
fundamental entrar en el contenido normativo para confirmar si realmente
este concepto puede tener cabida dentro de las múltiples salidas
profesionales de los Graduados en Seguridad y Control de Riesgos.
Si observamos el artículo 4, de la Ley 2/1985 de Protección Civil, veremos
que: “Todos los ciudadanos, a partir de la mayoría de edad, estarán sujetos
a la obligación de colaborar, personal y materialmente, en la protección civil,
en caso de requerimiento por las autoridades competentes (…), la obligación
Fuente: elaboración propia a partir de Artículo Técnico de ISACA. Serie sobre Visión de la
Computación en la Nube. Julio de 2012. [http://www.isaca.org]
V
a
l
o
r

(

)

Coste del impacto al
producirse un suceso
(€)
Inversión en medidas
de Seguridad (€)
Mínima Nivel de Seguridad Máxima
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 46 de 301
mencionada se concretará, fundamentalmente, en el cumplimiento de las
medidas de prevención y protección para personas y bienes establecidas por
las leyes y las disposiciones que las desarrollen, en la realización de las
prácticas oportunas y en la intervención operativa en las situaciones de
emergencia que las circunstancias requieran.”
Por tanto, la Ley de Protección Civil de 1985 definía la obligatoriedad por
parte de los ciudadanos a que fueran éstos los primeros en aplicar estas
medidas, ya fuera en su beneficio propio o en favor de los demás. La
necesidad de establecer un catálogo para todo tipo de actividades,
susceptible de provocar una situación de emergencia, así como de los
centros, establecimientos y dependencias que en ellas se realicen, también
viene reflejado en el art. 5, en donde los titulares de los centros,
establecimientos y dependencias o medios análogos dedicados a las
actividades comprendidas en el supuesto catálogo serán quienes estarán
obligados a establecer las medidas de seguridad y prevención en materia de
protección civil que reglamentariamente se determinen.
Artículo 5, Ley 2/1985 sobre Protección Civil.
1. El Gobierno establecerá un catálogo de las actividades de todo orden que
puedan dar origen a una situación de emergencia, así como de los centros,
establecimientos y dependencias en que aquéllas se realicen.
2. Los titulares de los centros, establecimientos y dependencias o medios análogos
dedicados a las actividades comprendidas en el indicado catálogo estarán
obligados a establecer las medidas de seguridad y prevención en materia de
protección civil que reglamentariamente se determinen.
Estos centros o actividades que menciona la Ley de Protección Civil de
1985, tenían su equivalencia en la derogada Orden de 29 de noviembre de
1984, por la que se aprobó el Manual de Autoprotección para el desarrollo
del Plan de Emergencia contra Incendios y de Evacuación de Locales y
Edificios, así como la sección IV del capítulo I del título primero del
Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades
Recreativas, aprobado por el Real Decreto 2816/1982, de 28 de agosto.
Trabajo de Fin de Grado
Página 47 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Esta derogación vino a cargo del actual RD 393/2007, que cuenta con un
Catálogo de Actividades que recoge el su Anexo I, estando obligadas a
disponer de un sistema de autoprotección, dotado con recursos propios, así
como de un plan de actuación ante emergencia para acciones de control de
riesgos, alarma, evacuación y socorro. Pero es que además dentro de las
Disposiciones Generales de la Norma Básica de Autoprotección, se
establecen las competencias que le son conferidas a las Administraciones
en cuanto a obligar a otras actividades a disponer de un Plan de
Autoprotección, en un plazo razonable, aun no siéndole exigible por el Anexo
I, así como a establecer, en el ámbito de sus competencias, valores
umbrales más restrictivos, atendiendo al aforo y ocupación, vulnerabilidad,
carga de fuego, condiciones del entorno, etc. Aspectos que comentaremos
más adelante.
Otro aspecto a tener en cuenta sobre la Autoprotección es la fuerte relación
existente entre los ya mencionados Planes de Autoprotección (PA) y su
inmediato superior jerárquico, los Planes de Emergencia Municipal (PEMU);
donde las administraciones locales tampoco rechazan su responsabilidad y
obligación de aplicar medidas de autoprotección en lo concerniente a la
prestación de ciertos servicios municipales que afectan de alguna forma a la
integridad y seguridad de sus ciudadanos.
Estas competencias vienen atribuidas por el art.25.2, de la Ley Reguladora
de las Bases del Régimen Local (Ley 7/1985), siendo aquellos municipios de
más de veinte mil habitantes los que están obligados a disponer de un
servicio de protección civil, prevención y extinción de incendios (art. 26.1.c),
declarados como Servicios Públicos conforme al art 85.1, cuya gestión podrá
realizarse de forma directa o indirecta. Aunque en ningún caso podrán
prestarse por gestión indirecta los servicios públicos que impliquen ejercicio
de autoridad, como es el caso que nos ocupa.
En el caso concreto de Canarias y su peculiaridades geográficas de tipo
insular, las mencionadas Diputaciones Provinciales que establece la Ley
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 48 de 301
7/1985, se constituyen en los llamados Cabildos Insulares según su art. 41,
siendo éste el caso por el que aquellos municipios que no alcanzan la cifra
de 20.000 habitantes, se han unido a otros que sí lo habían superado,
recurriendo a la creación de un Consorcio de Emergencias dirigidos por el
Cabildo Insular de la correspondiente Isla, y cuyo ámbito de actuación
vendrá determinado por sus estatutos y convenios (art. 57 y 87), reduciendo
drásticamente la inversión que supondría contar con estos servicios
individualmente, en cada uno de los municipios obligados, dado que las
distancias son relativamente cortas.
Este marco competencial que hemos definido, se une a otras normas que
complementan las acciones y actividades, de las cuales hablaremos en el
capítulo siguiente, y que en su conjunto forman ese marco legal que busca
salvaguardar nuestras vidas, vienes y medio ambiente que ampara, tanto la
Constitución Española (CE), como las directrices de la Unión Europea, que
buscan una cooperación comunitaria en materia de protección civil para
contribuir a la realización de los objetivos del Tratado.
Esta cooperación comunitaria en materia de Protección Civil comenzó en
1985, a través de iniciativas específicas en relación con los incendios,
terremotos, inundaciones o accidentes de origen químico. Siendo el
programa de acción comunitaria adoptado, la continuación de esta medida.
A través de las Decisiones del Consejo Europeo
33
se han creado programas
comunitarios en favor de la protección del medio ambiente, las personas y
los bienes, en caso de desastres naturales o tecnológicos con el objeto de
consolidar la cooperación entre los Estados miembros en materia de
protección civil, todo ello de conformidad con el principio de subsidiariedad,

33
DECISIÓN DEL CONSEJO de 19 de diciembre de 1997 para la creación de un programa
de acción comunitaria en favor de la protección civil (98/22/CE). Fuente: Diario Oficial L 8 de
14.1.1998, p. 20/23 [http://europa.eu/legislation_summaries/other/l28047_es.htm]
Trabajo de Fin de Grado
Página 49 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
siendo la cooperación comunitaria quien completa las acciones nacionales a
fin de mejorar la eficacia de los programas nacionales.
Para ello se establecieron criterios o líneas de trabajo con objetivos
claramente definidos:
 Disminución de los riesgos y los daños.
 Mejorar la formación dentro de la protección civil.
 Reforzar la eficacia de las técnicas de intervención.
 Promover la autoprotección mediante la información y sensibilización
a la población.
2.6 Conclusiones
Ya conocemos por tanto las definiciones más importantes que se incluyen en
el ámbito de la Seguridad y las Emergencias, incluyendo también aspectos
que permitirán aplicar políticas de Autoprotección basadas en el
conocimiento y la gestión de los recursos tanto materiales como humanos,
así como las capacidades de afrontar las situaciones de riesgo y
emergencias con los medios y estratégicas según convenga.
Otro de los aspectos importantes como es la inversión económica,
diferenciada del gasto en términos de Seguridad y Emergencias, permiten
hacer ver a los directivos la necesidad de invertir en estas materias,
justificando así su inversión y haciéndoles ver que existe un retorno
económico tal y como veremos más adelante, junto con un marco legal que
influye en muchas de las decisiones que un buen gestor de Seguridad y
Emergencias debe manejar.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 50 de 301
CAPÍTULO II.- NORMA BÁSICA DE
AUTOPROTECCIÓN ESTATAL
1. La Norma Básica de Autoprotección
Como ya se ha comentado, el origen de la llamada “autoprotección”,
podemos encontrarla en la propia búsqueda de seguridad que nuestros
antepasados ya ejercían con algo tan simple como situar su lugar de
descanso en la zona más interna de las cuevas y orientadas hacia la puerta,
para tener una visión clara ante futuras amenazas.
Mucho más cerca en el tiempo, en nuestro país, con el comienzo de la
llamada “Transición Española” de los años 70 y 80, la primera vez que
aparece de una manera clara la obligación de elaborar planes de
emergencia dentro de la normativa española, es como consecuencia directa
del incendio del Hotel Corona de Aragón, ocurrido el 12 de julio de 1979, en
Zaragoza, donde perdieron la vida alrededor de 80 personas, muchas de
ellas militares de diversa graduación y sus familiares, además de numerosos
heridos, entre las que se encontraba Doña Carmen Polo (viuda de Fco.
Franco).
Fue esta tragedia la que propició la aprobación de la Orden de 25 de
septiembre de 1979, sobre “prevención de incendios en establecimientos
turísticos”, dando comienzo a una nueva tendencia en materia de seguridad
y protección de la ciudadanía.
Desde entonces, la protección física de las personas y de sus bienes en
situación de grave riesgo colectivo, calamidad pública o catástrofe
extraordinaria, constituyendo, a nuestro modo de ver, la afirmación de una
amplia política de seguridad que encuentra actualmente su fundamento
jurídico y en donde la vida de las personas marca el objetivo principal y más
Trabajo de Fin de Grado
Página 51 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
importante. Esta definición de lo que conocemos como Protección Civil,
marcó las bases que obligaban al Gobierno a establecer un catálogo de
actividades que pudieran dar origen a una situación de emergencia, así
como a los titulares de los centros, establecimientos y dependencias o
medios análogos donde se realicen dichas actividades, disponer de un
sistema de autoprotección dotado con sus propios recursos, para acciones
de prevención de riesgos, alarma, evacuación y socorro, y que viene
recogido en los artículos 5 y 6 de la Ley 2/1985 de 21 de enero, sobre
Protección Civil, donde establece que dichas directrices básicas necesarias
para su regulación, serán establecidas por el propio Ministerio del Interior a
propuesta de la Comisión Nacional de Protección Civil.
1.1 Marco Legal
Más de veinte años después de esa Ley de Protección Civil, entra en vigor
en 2007 de la actual Normativa de Autoprotección (RD 393/2007, de 23 de
Marzo), por la que se aprobó la "Norma Básica de Autoprotección de los
centros, establecimientos y dependencias dedicados a actividades que
puedan dar origen a situaciones de emergencia", teniendo por tanto, una
normativa que nace con un claro objetivo, no solo para que los ciudadanos
alcancen la protección del Estado y del resto de los Poderes Públicos, sino
procurando que ellos mismos estén preparados para alcanzar por sí solos tal
protección, estableciendo el óptimo aprovechamiento de las posibles
medidas de seguridad a utilizar en cada situación de emergencia.
Se trata, de alcanzar la comprensión y la participación de toda la ciudadanía
en todo lo relacionado con las tareas propias de Protección Civil, en las que
los ciudadanos al mismo tiempo son participes y beneficiarios, y cuyo
conocimiento y participación social, ha requerido un largo tiempo, en un
intento por ser el resultado de una permanente movilización de la conciencia
ciudadana y de la solidaridad social, cuya evolución ha ido mejorando con la
aprobación de numerosas disposiciones legales en las que se exigía un plan
de emergencia.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 52 de 301
Muchas de estas disposiciones fueron la base impulsora de la actual
Normativa de Autoprotección a nivel nacional, cuyas Actividades dentro del
Anexo II del RD se amparan en una normativa específica. Para facilitar esta
consulta se ha ubicado en el Anexo III de este documento, una clasificación
de las normativas según el tipo de actividad, y que ha sido extraída de la
Guía Técnica para la Elaboración de Planes de Autoprotección
34
. Así mismo,
a continuación se puede ver, una recopilación en orden cronológico, de
aquellas normativas más importantes y coexistentes, sin las cuales
podríamos incurrir en responsabilidades
35
:
 Real Decreto 3099/1977 (D), de 8 de septiembre, que aprueba el
Reglamento de Seguridad para Plantas e Instalaciones Frigoríficas.
 Orden de 24 de enero de 1978 (D), por la que se aprueban las
Instrucciones Complementarias denominadas instrucciones MI IF con
arreglo a lo dispuesto en el Reglamento de Seguridad para Plantas e
Instalaciones Frigoríficas.
 Orden de 24 de octubre de 1979 (V), sobre protección anti-incendios
en los establecimientos sanitarios. BOE nº 267/1979.
 Orden de 25 de septiembre de 1979 (DP), sobre prevención de
incendios en establecimientos turísticos. BOE nº 252/1979.
 Orden de 31 de marzo de 1980 (V), por la que se modifica la de 25 de
septiembre de 1979 sobre prevención de incendios en
establecimientos turísticos. BOE nº 87/1980.

34
Catálogo General de Publicaciones. Protección Civil de España. Ref: M-26606-2012.
35
Recopilación de la normativa básica de ámbito Nacional a través de la dirección
[http://www.westlaw.es]
No se eximen otras normativas no incluidas aquí. (V)= en vigor / (M)= modificada / (D)=
derogada / (DP) = derogada en parte.
Trabajo de Fin de Grado
Página 53 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Real Decreto 754/1981 (D), de 13 de marzo, por el que se modifican
los artículos 28, 29 y 30 del Reglamento de Seguridad para Plantas e
Instalaciones Frigoríficas.
 Real Decreto 2816/1982 (DP), de 27 de agosto, por el que se aprueba
el Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y
Actividades Recreativas. BOE nº 267/1982.
 Orden de 13 de noviembre de 1984 (V), sobre ejercicios prácticos de
evacuación de centros docentes de educación general básica,
bachillerato y formación profesional. BOE nº 276/1984.
 Ley 2/1985 (V), de 21 de enero, sobre Protección Civil. BOE nº
22/1985.
 Real Decreto 407/1992 (V), de 24 de abril, por el que se aprueba la
Norma Básica de Protección Civil, publicado en el BOE nº 105/1992.
 Real Decreto 769/1993 (V), de 21 de mayo, por el que se aprueba el
Reglamento para la Prevención de la Violencia en los Espectáculos
Deportivos, publicado en el BOE nº 146/1993 de 19 de junio.
 RD 1942/1993 (V), de 5 de noviembre, por el que se aprueba el
Reglamento de Instalaciones de Protección contra Incendios.
 Ley 31/1995 (V), de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos
Laborales.
 Orden de 16 de abril de 1998 (V), sobre Normas de Procedimiento y
Desarrollo del Real Decreto 1942/1993, de 5 de noviembre, por el que
se aprueba el Reglamento de Instalaciones de Protección contra
Incendios y se revisa el anexo I y los Apéndices del mismo RD
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 54 de 301
2267/2004, de 3 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento
de seguridad contra incendios en los establecimientos industriales.
 Real Decreto 842/2002 (V) de 2 de agosto, por el que se aprueba el
Reglamento electrotécnico para baja tensión.
 RD 312/2005 (V), de 18 de marzo, por el que se aprueba la
clasificación de los productos de construcción y de los elementos
constructivos en función de sus propiedades de reacción y de
resistencia frente al fuego.
 RD 314/2006, de 17 de marzo (V), por el que se aprueba el Código
Técnico de la Edificación (CTE), incluye el Documento Básico de
Seguridad en caso de Incendio que sustituye a la NBE CPI/96.
 RD 393/2007 (V), de 23 de marzo, por el que se aprueba la Norma
Básica de Autoprotección de los centros, establecimientos y
dependencias dedicadas a actividades que puedan dar origen a
situaciones de emergencia.
 Ley 7/2011 (V), de 5 de abril, de actividades clasificadas y
espectáculos públicos y otras medidas administrativas
complementarias y su DECRETO 86/2013 (V), de 1 de agosto, por el
que se aprueba el Reglamento de actividades clasificadas y
espectáculos públicos, destacando la exigencia de un Plan de
Seguridad en los casos de celebración de espectáculos públicos.
Las siguientes normativas guardan relación con las actividades enmarcadas
dentro de la legislación básica:
 RD 863/1985 (V), de 2 de abril, por el que se aprueba el Reglamento
General de Normas Básicas de Seguridad Minera y por sus
Instrucciones Técnicas Complementarias.
Trabajo de Fin de Grado
Página 55 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Orden, de 12 de marzo de 1996 (V), por la que se aprueba el
Reglamento Técnico sobre Seguridad de Presas y Embalses.
 RD 664/1997 (V), de 12 de mayo, sobre la protección de los
trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a
agentes biológicos durante el trabajo.
 Ley 10/1998 (D), de 21 de abril, de residuos.
 RD 1254/1999 (M), de 16 de julio, y el RD 948/2005 (V), de 29 de
julio, que lo modifica por el que se aprueban medidas de control de
los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervienen
sustancias peligrosas. BOE nº 181/2005.
 RD 1836/1999 (V), de 3 de diciembre, por el que se aprueba el
Reglamento sobre Instalaciones Nucleares y Radiactivas.
 RD 379/2001 (V), de 6 de abril por el que se aprueba el Reglamento
de almacenamiento de productos químicos y sus instrucciones
técnicas complementarias MIE-APQ-1, MIE-APQ-2, MIE-APQ-3, MIE-
APQ-4, MIE-APQ-5, MIE-APQ-6 y MIE-APQ-7.
 Real Decreto 1196/2003 (V), de 19 de septiembre, por el que se
aprueba la Directriz básica de protección civil para el control y
planificación ante el riesgo de accidentes graves en los que
intervienen sustancias peligrosas, publicado en el BOE nº 242/2003
 Ley 21/2003 (M), de 7 de julio, de Seguridad Aeroportuaria y por la
normativa internacional Normas y Recomendaciones de la
Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI) y nacional de la
Dirección General de Aviación Civil aplicable.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 56 de 301
 Ley 48/2003 (DP), de 26 de noviembre, de régimen económico y de
prestación de servicios de los puertos de interés general.
 RD 178/2004 (V), de 30 de enero, por el que se aprueba el
Reglamento General para el desarrollo y ejecución de la Ley 9/2003,
de 25 de abril, por la que se establece el régimen jurídico de la
utilización confinada, liberación voluntaria y comercialización de
organismos modificados genéticamente.
 Orden PRE/252/2006 (V), de 6 de febrero por la que se actualiza la
Instrucción Técnica Complementaria número 10 sobre prevención de
accidentes graves del Reglamento de Explosivos, aprobado por el RD
230/1998 (DP), de 16 de febrero.
 RD 635/2006 (V), de 26 de mayo, sobre requisitos mínimos de
seguridad en los túneles de carreteras del Estado.
1.2 Objetivos
Como ya hemos comentado, el Plan de Autoprotección aborda la
identificación y evaluación de los riesgos, las acciones y medidas necesarias
para la prevención y control de los mismos, así como las medidas de
protección y otras actuaciones a adoptar en caso de emergencia (art.3.1 de
la NBA), por tanto entendemos que buscan alcanzar los siguientes objetivos:
 Organizar los medios humanos y materiales disponibles para prever los
riesgos detectados y garantizar la evacuación e intervención inmediata.
 Hacer cumplir la normativa vigente sobre seguridad y emergencias.
 Facilitar la labor inspectora de los Servicios de Administración.
 Planificar y prever la intervención de recursos externos en caso de
emergencia (bomberos, ambulancias, policía, etc.)
 Analizar y evaluar los riesgos de cada actividad.
Trabajo de Fin de Grado
Página 57 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Garantizar la fiabilidad de todos los medios de protección e instalaciones
generales.
 Evitar las causas conocidas que originan emergencias.
 Disponer de personas organizadas, formadas y adiestradas para
garantizar una actuación eficaz en las acciones emprendidas para el
control de las emergencias.
 Tener informados a todos los ocupantes del edificio (trabajadores y
visitantes) sobre cómo deben actuar ante una emergencia declarada.
 Minimizar los daños personales y materiales provocados por la
materialización de los riesgos detectados.
2. Fundamentos: Norma Básica de Autoprotección
A continuación nos introduciremos, en primer lugar, con los antecedentes
que impulsaron el origen de esta normativa de autoprotección, siguiendo con
el recorrido parlamentario, para finalizar con la exposición de los contenidos
en los Planes de Autoprotección conforme a lo establecido por el RD
393/2007 por el que se aprueba la Norma Básica de Autoprotección de los
centros, establecimientos y dependencias dedicados a actividades que
puedan dar origen a situaciones de emergencia.
2.1 Antecedentes de la Norma Básica de Autoprotección
Con antelación a la entrada en vigor del RD 393/2007, era muy común
utilizar indistintamente las expresiones “plan de emergencia” o “plan de
seguridad” en referencia a un mismo documento
36
, ya que estas cuestiones
estaban determinadas por el Plan de Emergencias como documento técnico

36
El término: “Plan de Emergencias”, era muy utilizado en la Derogada Orden ministerial de
1984 de Protección Civil por la que se aprobó el Manual de Autoprotección para el
desarrollo del Plan de Emergencia contra Incendios y de Evacuación de locales y Edificios.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 58 de 301
a aplicar, términos que se han mantenido arraigados contrariamente a la
realidad actual desde 2007, año en que entró en vigor la NBA, puesto que
conforman documentos técnicos distintos, siendo el Plan de Emergencia una
de las partes que se incluyen dentro del Plan de Autoprotección. Esto
provocaba discrepancias en las empresas, la inspección o el propio personal
que solicitaba su elaboración al entender que ambas se entendían
sinónimas.
También debemos reseñar la coexistencia de diversas disposiciones legales
reguladas administrativamente por órganos públicos de diversa índole, como
son; la Administración General del Estado, a través de la emisión de
normativas aprobadas por los Ministerios de: Industria, Educación, Fomento
Sanidad e Interior, o bien a través de las comunidades autónomas, que
regulan los incendios, la protección civil y los espectáculos públicos, para
finalmente incluir aquellas normas aprobadas por las corporaciones locales,
a través de las ordenanzas municipales
37
.
Todos estos ámbitos normativos obligaban, y continúan siendo referencia
obligatoria, como sistema o procedimiento de actuación ante situaciones de
emergencia, aunque en gran parte de los mismos no se marcaban unas
directrices básicas para la redacción de dichos Planes de Autoprotección,
resultando diferentes documentos técnicos por cuanto las directrices y los
criterios de obligatoriedad no estaban claras, no sólo entre centros o
instalaciones pertenecientes a distintas comunidades autónomas, sino
incluso entre municipios de una misma provincia o comunidad autónoma; por
tanto, era evidente la carencia de criterios unificados a nivel estatal. Como
tampoco se aclara la forma de redactar el Plan de Autoprotección.

37
Extraído de la “Guía para el desarrollo, implantación e integración en la empresa de un
plan de emergencias”, EMERGEMAP.
[http://www.conectapyme.com/gabinete/emergemap/guia.html]
Trabajo de Fin de Grado
Página 59 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Este vacío legal, promovió la utilización, sin carácter obligatorio, de la Guía
de Elaboración del Plan de Autoprotección que en su día determinaba la
Orden del Ministerio del Interior de 29 de noviembre de 1984
38
, hoy
derogada tras la entrada en vigor del RD 393/2007, modificado parcialmente
por el RD 1468/2008, de 5 de septiembre
39
, y que fue diseñada como
orientación general para que los responsables de cualquier actividad,
potencialmente peligrosa, pudieran preparar la redacción y aplicación del
Plan de Autoprotección, comprendido por la organización de los medios
humanos y materiales, disponibles para la prevención del riesgo de incendio
o de cualquier otro equivalente, así como para garantizar la evacuación y la
intervención inmediata.
En este sentido, el Legislador, en un nivel básico, ha dado respuesta a esta
carencia obligatoria, y cimentada sobre esta Orden de 1984, aprobó el Real
Decreto 393/2007, el cual se sustenta en el actual ordenamiento jurídico
según el artículo 15 de la Constitución Española y en los artículos 5 y 6 de la
Ley 2/1985
40
, de 21 de Enero, de Protección Civil, dando, además,
cumplimiento a lo establecido en la sección IV del capítulo I del
RD2816/1982, de 27 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento
General de Policía de Espectáculos y Actividades Recreativas.
Tras un análisis comparativo entre la Orden del Ministerio del Interior de 29
de noviembre de 1984 y la Norma Básica de Autoprotección (NBA),
podemos afirmar que ésta última aporta los siguientes cambios:

38
Orden de 29 de noviembre de 1984 por la que se aprueba el Manual de Autoprotección
para el desarrollo del Plan de Emergencia contra Incendios y de Evacuación de locales y
Edificios. [http://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-1985-3236]
39
Mediante este real decreto se reforman los artículos 6.d), 8) y la disposición final segunda
del Real Decreto 393/2007, así como el apartado 1.3.1.d) de la Norma Básica de
Autoprotección. Estas modificaciones no alteran el principio fundamental de esta normativa
por tanto seguiremos nombrándola como RD 393/2007.
40
Tras el requerimiento del Gobierno Autónomo de Cataluña, el Tribunal Constitucional en
su sentencia 133/1990, de 19 de julio, falló en favor del Estado, por tratarse de una materia
(la Protección Civil) regulada por éste al amparo de su competencia exclusiva en materia de
seguridad pública prevista en el artículo 149.1.29ª de la Constitución.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 60 de 301
 Hace necesaria la inscripción en un registro administrativo de las
empresas afectadas por la normativa y exige una certificación que
acredite la implantación del Plan de Autoprotección dentro de la
actividad referida.
 Los titulares de actividades en régimen de alquiler, concesión o
contrata que se encuentren físicamente en los centros,
establecimientos o espacios que deban disponer de plan conforme al
catálogo de actividades del Anexo I del RD 393/2007, aclarando la
figura responsable de generar dicho manual cuando una empresa no
es propietaria del inmueble pero efectúa algún tipo de actividad.
 Se solventa la duplicidad documental existente de planes de
emergencia, en aquel momento, con la elaboración de un Plan
Integral de Autoprotección para distintas actividades que compartan
físicamente un establecimiento o cuando otras normativas le exija
disponer de medidas de autoprotección.
 Se designa ahora a un responsable único para la gestión y control de
las actuaciones encaminadas a la previsión, prevención y control de
los riesgos, así como para activar el plan de actuación ante
situaciones de emergencias, donde ambas figuras pueden ser
asumidas por una misma persona.
 Se instauran los criterios para implantar el antiguo Plan de
Emergencias y convertirlo en un documento vivo dentro del propio
Plan de Autoprotección, más ambicioso y restrictivo, estableciendo la
obligatoriedad expresa de mantener la eficacia del propio Plan de
Autoprotección a través de periodicidades; simulacros de emergencia
anuales y actualización trianual, como máximo.
 Se dispone también de la realización de un programa de
mantenimiento preventivo de las instalaciones de riesgo y de los
Trabajo de Fin de Grado
Página 61 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
medios de autoprotección del establecimiento, así como la realización
de inspecciones de seguridad de dichas instalaciones.
Con todos estos cambios, además de actualizar las necesidades planteadas
con antelación y adaptarse a los nuevos riesgos actuales, se ha pretendido
mejorar la gestión de las emergencias, dentro del ámbito de la protección
civil, donde a menudo surgían conflictos de actuación y coordinación, así
como la falta de profesionales dedicados en exclusividad a esta materia. La
voluntariedad de algunas organizaciones a veces chocaba con el celo
profesional de organismos públicos policiales, llegando incluso al terreno
judicial por la diversidad de opiniones y formas de actuar en situaciones o
escenarios algo grises.
Una posible solución hubiera sido la aplicación de un Estándar Europeo,
pero esto no llegaría hasta el 2012 con la aprobación por parte de La
Organización Internacional de Normalización (ISO) de la Norma ISO 22320
sobre los requisitos de respuesta ante emergencias (emergency
management, requirements for incident response), cuyo objetivo es
minimizar el impacto de desastres naturales, atentados terroristas y
cualquier otro suceso de graves magnitudes, aplicable en cualquier parte del
mundo.
Esta norma recoge las mejores prácticas para establecer el orden y el
control organizacional de estructuras y procedimientos, tomas de decisiones,
trazabilidad y gestión de la información. La norma también ayuda a asegurar
de forma correcta, toda aquella información operacional relevante y fiable,
especificando procesos, sistemas de trabajo, captura de información y
gestión. Además, establece los tres pilares básicos y fundamentales de toda
actuación en emergencias; la coordinación, la información y la cooperación
entre todas las partes involucradas, ya sean públicas y/o privadas. De
hecho, la norma anima a la comunidad a participar en el desarrollo e
implementación de medidas de respuesta ante incidentes, para así
garantizar una actuación apropiada a las necesidades de la población
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 62 de 301
incluso con la presencia de recursos extranjeros basados en esta misma
norma.
2.2 Origen de la Norma Básica de Autoprotección
El impulso de la Normativa de Autoprotección en España, como actualmente
la conocemos, comenzó en 2005, y viene recogida en la relación de
preguntas y respuestas publicadas en el Diario de Sesiones del Congreso de
los Diputados
41
, fundamentalmente por el Congresista Ignacio Gil Lázaro,
perteneciente al Partido Popular (PP) quien realizó la práctica totalidad de
las preguntas dirigidas al Gobierno de España, regido por aquel entonces
por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y presidido por José Luís
Rodríguez Zapatero, desde las elecciones celebradas el 14 de marzo de
2004, tres días después del Atentado Terrorista en Madrid (11-M).
La iniciativa parlamentaria en España, buscaba promover la educación e
información de los ciudadanos en materia de autoprotección frente a riesgos
y emergencias, teniendo como referente los atentados ocurridos en Nueva
York el 11 de septiembre de 2001
42
. Esta respuesta marcaba las directrices
de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del
Interior para ese año 2005, previendo el desarrollo de una serie de
actividades encaminadas a la prevención de los riesgos y posibles
emergencias entre las que cabe destacar
43
:
 El desarrollo, revisión y actualización de los Planes de Emergencia
Exterior de las Centrales Nucleares que actualmente siguen

41
Extracto de preguntas y respuestas publicadas en los Diarios de Sesiones del Congreso.
Véase recopilación de diarios publicados en el Anexo VI de este documento.
42
Recomendaciones extraídas de la National Commission on Terrorist Attacks Upon the
United States (2004). The National Commission on Terrorist Attacks Upon the United States.
Cap. 12. P 361 y ss. [http://www.9-11commission.gov/report/911Report.pdf]
43
Iniciativas para impulsar y priorizar las acciones de planificación, de previsión y de
prevención frente a riesgos y emergencias en el año 2005. BOCG nº 177-184/014924.
[http://www.congreso.es/public_oficiales/L8/CONG/BOCG/D/D_177.PDF]
Trabajo de Fin de Grado
Página 63 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
operativas en España, adaptándolas al nuevo Plan Básico de
Emergencia Nuclear.
 La elaboración, en colaboración con el Consejo de Seguridad
Nuclear, de la Directriz de Planificación frente a Riesgos Radiológicos.
 El desarrollo de la Norma Básica de Autoprotección Corporativa de
acuerdo con el contenido de los artículos 5 y 6 de la Ley 2/1985 de 21
de enero de Protección Civil.
 La actualización del protocolo sobre coordinación de actuaciones de
los órganos centrales de la Administración General del Estado ante
situaciones meteorológicas extremas que pueden afectar a la Red de
Carreteras del Estado.
 La realización de los Planes Estatales de planificación para riesgos
sísmicos y volcánicos.
 La elaboración del Real Decreto por el que se modifica el Real
Decreto 1254/1999 de 16 de julio, por el que se aprueban medidas de
control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que
intervengan sustancias peligrosas, motivado por la transposición de la
Directiva 105/2003, que modifica la Directiva 96/82/CE.
 La transposición al derecho interno español de la Directiva
2003/105/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de
diciembre de 2003, por la que se modifica la Directiva 96/82/CE del
Consejo, relativa al control de los riesgos inherentes a los accidentes
graves en los que intervengan sustancias peligrosas.
 El inicio de los trabajos para la realización de una red de alerta y de
mapas de riesgos de carácter nacional.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 64 de 301
 El reforzamiento de las relaciones con otras instituciones como son el
Instituto Meteorológico Nacional e Instituto Geográfico Nacional, a fin
de actualizar y mejorar los Protocolos de actuación para el
establecimiento de avisos tanto a las Delegaciones y
Subdelegaciones del Gobierno como a la población en general ante la
posible presencia de fenómenos meteorológicos adversos y
movimientos sísmicos.
 Impulsar la Escuela Nacional de Protección Civil.
 Aumentar la realización de Guías Técnicas interpretativas sobre
cualquier análisis de riesgos y fichas de intervención operativa en
emergencia que permita actuar de una manera coherente y sencilla a
los profesionales actuantes en esta materia.
 Llevar a cabo una importante actuación de coordinación con las
diferentes Comunidades Autónomas a través de las reuniones
bimestrales de la Comisión Nacional de Protección Civil y
Emergencias.
Con todo ello, en el transcurso del año 2005, la oposición (PP) continuaba
solicitando información sobre el estado en que se encontraba el proceso de
creación de la Norma Básica de autoprotección corporativa, de acuerdo con
el contenido de los artículos 5 y 6 de la Ley 2/1985, de 21 de enero, de
Protección Civil, siendo el Gobierno quien anunciaba que la Dirección
General de Protección Civil y Emergencias había entregado a todos los
miembros de la Comisión Permanente de Protección Civil, un borrador de la
Norma Básica para su conocimiento, pasándose posteriormente al Grupo de
Trabajo de desarrollo normativo para su estudio y toma en consideración,
incorporando aquellas observaciones enviadas por las Comunidades
Autónomas que se han considerado de interés (20 de julio de 2005).
Trabajo de Fin de Grado
Página 65 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Resulta curioso como al día siguiente de recibir esta respuesta (21 de julio
de 2005), el mismo congresista volvió a preguntar al Gobierno más detalles
al Ministerio del Interior, con la intención de conocer si en el tiempo
transcurrido desde Noviembre de 2004 hasta la fecha, la Dirección General
de Protección Civil había conseguido ya que el Grupo de Trabajo, creado en
su momento para la redacción de la Norma Básica de Autoprotección
corporativa, estaba en situación de finalizar definitivamente la elaboración de
dicho texto, conforme a lo previsto en los artículos 5 y 6 de la Ley 2/85, algo
que ya se contestaba en su anterior pregunta.
Así las cosas, el 15 de septiembre de 2005, el mismo congresista (Ignacio
Gil Lázaro) insiste en conocer la fase en la que se encuentra la norma básica
de autoprotección corporativa que está desarrollando la Dirección General
de Protección Civil y Emergencias. Obteniendo como respuesta que la
misma está pendiente de una posible emisión de observaciones, en un plazo
de 15 días, por parte de los miembros de dicha Comisión para proceder a su
posterior consenso por el Pleno de la Comisión Nacional de Protección Civil
y aprobación, como Real Decreto, por parte del Gobierno de entonces.
Pasado más de un mes, el 18 de octubre de 2005, continuaba la presión por
conocer las previsiones acerca de la finalización de la Norma Básica de
Autoprotección Corporativa de la Dirección General de Protección Civil.
Significándose que; desde la constitución del Grupo de Trabajo, creado en
noviembre de 2004 dentro del seno de la Comisión Nacional de Protección
Civil para elaborar la Norma Básica de Autoprotección, se han desarrollado
las siguientes actividades:
 Presentación por parte de la Dirección General de Protección Civil y
Emergencias de un texto de Norma Básica de Autoprotección, que
sirva como documento inicial y base de trabajo del Grupo, documento
que también se entregó a los miembros de la Comisión Nacional de
Protección Civil para su estudio y emisión de observaciones.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 66 de 301
 Realización de cinco reuniones de trabajo para estudio y
consideración del documento propuesto y de las observaciones
recibidas por parte de determinadas Comunidades Autónomas.
 Elaboración del texto de Norma Básica de Autoprotección, acordado
por el Grupo de Trabajo.
 Nueva presentación en la Comisión Permanente de la Comisión
Nacional de Protección Civil.
En aquel entonces, se encontraban pendientes de recibir comentarios por
parte de los miembros de la Comisión Nacional Permanente de Protección
Civil para su estudio y posible consideración, con carácter previo a la
presentación del documento definitivo en un Pleno de la Comisión Nacional,
que permitiera su conformidad y posterior inicio del proceso legislativo para
su publicación como Real Decreto.
Ya en marzo de 2006 y al no haberse aprobado la normativa de
Autoprotección, el congresista Ignacio Gil Lázaro (PP) vuelve a preguntar
sobre previsiones de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias
acerca de la conclusión y desarrollo de la Norma Básica de Autoprotección
Corporativa en el año 2006. Siendo respondido que en el Pleno de la
Comisión Nacional de Protección Civil del día 19 de enero de 2006, se
presentó y aprobó por unanimidad el Proyecto de Real Decreto de la Norma
Básica de Autoprotección Corporativa que se encontraba en los
consiguientes trámites previos a su remisión al Consejo de Ministros.
Con la llegada del nuevo Ministro del Interior Sr. Alfredo Pérez Rubalcaba en
abril de 2006, y en su comparecencia ante los miembros de la Cámara Baja,
el 17 de mayo del mismo año, su discurso hace referencia a que su tercera
gran área del Ministerio del Interior es la protección civil, manifestando que
una de sus misiones prioritarias es la protección física de las personas y de
Trabajo de Fin de Grado
Página 67 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
los bienes, especialmente cuando se hallen en situación de grave riesgo
colectivo, calamidad pública o catástrofe extraordinaria.
En este sentido, el propio Ministro mencionó que había pedido a los
responsables de esta área de la seguridad pública que agilizasen, en
estrecha colaboración con las comunidades autónomas y las corporaciones
locales, la elaboración de los planes de prevención de emergencias y
catástrofes en relación con los riesgos tecnológicos y naturales que más
afectan a la ciudadanía, a las instituciones, a nuestro sistema productivo y a
nuestro sistema de conexiones estratégicas. Más concretamente, ordenó
impulsar definitivamente el desarrollo e implantación del plan básico de
energía nuclear, la modificación de la directriz básica de planificación ante
emergencias para incendios forestales y el plan estatal correspondiente; la
norma básica de autoprotección corporativa y a la elaboración de planes
estatales ante riesgos sísmicos y volcánicos.
Tuvo que pasar más de un año desde la pronunciación del discurso de
Rubalcaba para que la normativa de Autoprotección viera la luz en forma de
Real Decreto, entrando en vigor el 24 de marzo de 2007.
2.3 Contenidos de los Planes de Autoprotección
Como ya hemos visto esta Norma Básica de Autoprotección, establece la
obligación de elaborar, implantar y mantener operativos los Planes de
Autoprotección, entendiéndolos como un sistema de control y gestión de la
seguridad en el desarrollo de las actividades corporativas que comprende: el
análisis y evaluación de los riesgos, el establecimiento de objetivos y
medidas de prevención, la definición de la organización de medios humanos
y materiales disponibles para la prevención de riesgos, así como la previsión
de intervenciones en emergencias, el establecimiento de los procedimientos
de actuación que garanticen la evacuación y/o confinamiento e intervención
inmediata, sin olvidar la coordinación de las acciones a ejecutar con el
sistema público de Protección Civil.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 68 de 301
Para ello, la propia NBA define en nueve capítulos y tres anexos (Anexo II,
RD393/2007) el contenido mínimo que deben incorporar estos planes en
aquellas actividades, centros, establecimientos, espacios, instalaciones y
dependencias que potencialmente, puedan generar o resultar afectadas por
situaciones de emergencia. Esta redacción del plan actualmente no cuenta
con la aprobación de una Norma UNE, si bien, existe, en fase de estudio por
un comité asesor (AEN/CTN 157 – Proyectos), la UNE-EN 157602 sobre
criterios generales para la elaboración de Planes de Autoprotección, que
complementaría lo descrito en la mencionada ISO 22320 sobre requisitos de
respuesta ante emergencias.
Hasta ese momento, consideramos de utilidad sumar un Anexo (IV)
denominado “Plan Económico”
44
, donde se mencionan líneas de actuación
útiles para una valoración estimativa de todas las medidas que se deben
implementar, permitiendo así su justificación desde un punto de vista
meramente económico.
2.3.1 Disposiciones Generales
Dentro de las Disposiciones Generales de la Norma Básica de
Autoprotección, se establecen los criterios mínimos esenciales que permiten
regular los niveles de exigencia al alza. Definiendo claramente el concepto
de Autoprotección y quién es el principal responsable de su adaptación,
aspectos de los cuales hablaremos más adelante.
Además atribuye las competencias que le son conferidas a las diferentes
Administraciones Públicas como son:
 La Dirección General de Protección Civil (Ministerio del Interior)

44
Al ser una propuesta de este autor, se considera más apropiado ubicarlo en el Anexo VI
de este documento: “Guía de contenidos para la redacción de un Plan de Autoprotección”
Trabajo de Fin de Grado
Página 69 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
a) Mantener una relación permanente con los órganos competentes en materia
de Protección Civil de las Comunidades Autónomas, a todos los efectos previstos
en el presente Real Decreto.
b) Realizar la información previa de todos los Planes de Autoprotección que
hubieran de efectuarse por cualquier titular, cuando el órgano competente para
el otorgamiento de licencia o permiso para la explotación o inicio de actividad,
perteneciera a la Administración General del Estado, y establecer el
correspondiente Registro para los mismos.
c) Fomentar la creación de foros de debate y la realización de actividades de
formación en materia de autoprotección.
d) Constituirse como punto de contacto y autoridad competente en todo lo
relativo a autoprotección en relación con la Unión Europea y otros Organismos
Internacionales.
 A los órganos de las Administraciones Públicas competentes para el
otorgamiento de licencia o permiso para la explotación o inicio de
actividad, en lo referente a:
a) Recibir la documentación correspondiente a los Planes de Autoprotección.
b) Requerir cuantos datos estime oportuno en el ejercicio de sus competencias.
c) Obligar a los titulares de las actividades ubicadas en una misma edificación
o recintos contiguos para que presenten y/o implanten un plan conjunto de
autoprotección, cuando la valoración de las circunstancias concurrentes y la
protección de bienes y personas así lo recomiende, dándoles un plazo razonable
para llevarlo a efecto.
d) Velar por el cumplimiento de las obligaciones impuestas en materia de
autoprotección, ejerciendo la inspección y control de la autoprotección.
e) Comunicar a los órganos competentes en materia de protección civil aquellas
circunstancias e informaciones que resulten de su interés en materia de
autoprotección.
 A los órganos competentes en materia de Protección Civil en el
ámbito local, autonómico o estatal, estando facultados, para:
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 70 de 301
a) Exigir la presentación y/o la implantación material y efectiva del Plan de
Autoprotección a los titulares de las actividades reseñadas en el anexo I, así como
inspeccionar el cumplimiento de la norma básica de autoprotección en los
términos previstos en la normativa vigente.
b) Instar a los órganos de las Administraciones Públicas competentes en la
concesión de licencias o permisos de explotación o inicio de actividades, el
ejercicio de las atribuciones contenidas en el párrafo d) del apartado anterior.
c) Ejercer la atribución contenida en el párrafo d) del apartado anterior, por sí
mismo, cuando los órganos de las Administraciones Públicas competentes en la
concesión de licencias o permisos de explotación o inicio de actividades,
desatiendan el requerimiento formulado.
d) Establecer y mantener los correspondientes registros y archivos de carácter
público, de acuerdo con la normativa aplicable, de los Planes de Autoprotección.
e) Obligar a los titulares de las actividades que consideren peligrosas, por sí
mismas o por hallarse en entornos de riesgo, aunque la actividad no figure en el
anexo I, a que elaboren e implanten un Plan de Autoprotección, dándoles un
plazo razonable para llevarlo a efecto.
f) Promover la colaboración entre las empresas o entidades cuyas actividades
presenten riesgos especiales, con el fin de incrementar el nivel de autoprotección
en sus instalaciones y en el entorno de éstas.
g) Ejercer la potestad sancionadora conforme a lo que prevean las leyes
aplicables.
Tal y como habíamos mencionado, además de las actividades obligatorias,
dentro de las Disposiciones Generales se faculta a las administraciones a
que otras actividades no exigibles por el Anexo I del RD, deban disponer de
un Plan de Autoprotección, en un plazo razonable para llevarlo a cabo, en
función de umbrales más restrictivos dentro del ámbito de sus competencias.
En esta línea, el ejemplo más evidente lo tenemos en actividades de
espectáculos públicos, organizados por entes públicos o privados, y
desarrollados de forma eventual, cuyo aforo original no se encuentra dentro
del máximo exigido en el Anexo I del RD, pero que sin embargo, por su
ocupación final, o por la carga de fuego de sus instalaciones temporales,
plantea riesgos evidentes por las características del propio espectáculo o por
Trabajo de Fin de Grado
Página 71 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
el perfil de sus asistentes, aumentando de forma exponencial las
vulnerabilidades inicialmente establecidas, pudiendo verse alterado por el
entorno en caso de producirse un incidente originado por actividades
cercanas. Esta relación la podemos ver en los siguientes artículos de la
Norma Básica de Autoprotección:
Disposiciones Generales:
[…] 2.c) Obligar a los titulares de las actividades ubicadas en una misma
edificación o recintos contiguos para que presenten y/o implanten un plan conjunto
de autoprotección, cuando la valoración de las circunstancias concurrentes y la
protección de bienes y personas así lo recomiende, dándoles un plazo razonable
para llevarlo a efecto.
2.d) Velar por el cumplimiento de las obligaciones impuestas en materia de
autoprotección, ejerciendo la inspección y control de la autoprotección.
2.e) Comunicar a los órganos competentes en materia de protección civil aquellas
circunstancias e informaciones que resulten de su interés en materia de
autoprotección. […]
3.e) Obligar a los titulares de las actividades que consideren peligrosas, por sí
mismas o por hallarse en entornos de riesgo, aunque la actividad no figure en el
anexo I, a que elaboren e implanten un Plan de Autoprotección, dándoles un
plazo razonable para llevarlo a efecto.
Contenidos de los Planes de Autoprotección
A continuación hacemos una mención reducida de los contenidos de los
Planes de Autoprotección, estructurados en cada uno de los capítulos que
establece la propia Norma Básica de Autoprotección
45
.

45
Dada la importancia y lo extenso de los contenidos de un Plan de autoprotección, se ha
considerado oportuno incluir una Guía para su elaboración. Véase Anexo VI de este
documento.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 72 de 301
2.3.2 Capítulo 1. Identificación de Titular y Actividad
Este primer capítulo presenta un interés meramente administrativo. En él se
concreta la identificación de los titulares de la actividad y localiza
geográficamente el centro de trabajo mediante su dirección.
2.3.3 Capítulo 2. Actividad y Medio Físico
Descripción detallada de la actividad y del medio físico en el que se
desarrolla, incluyendo actividades anexas generadoras de nuevos riesgos.
Para la determinación de los Locales de Riesgo Especial se utilizará el
Código Técnico de la Edificación y sus Documentos Básico Seguridad en
caso de Incendio (DBSI), junto con la normativa SEVESO (Real Decreto
1254/1999, modificado por el Real Decreto 119/2005), que nos presenta las
sustancias peligrosas en caso de almacenamiento. Se establece además,
una relación de los edificios; su superficie construida y la ubicación de cada
uno dentro del recinto del establecimiento.
Todos estos apartados deben desarrollarse mediante documentación escrita,
elaboración de planos de ubicación y descriptivos de las instalaciones y
actividades.
2.3.4 Capítulo 3. Inventario, Análisis y Evaluación de Riesgos
Se determinan aspectos relacionados con los procesos de producción que
puedan ocasionar daños a las personas o a las instalaciones, estableciendo
métodos de evaluación, identificación y cuantificación de las mismas, ya
sean trabajadores y/o visitantes. También se evalúan y valoran las
condiciones del estado actual de cada uno de los riesgos considerados y su
interrelación.


Trabajo de Fin de Grado
Página 73 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Identificación
Dentro de los estudios de Análisis de Riesgos, se identifican los riesgos
objetivamente a través de métodos existentes, así como los hechos de
cualquier accidente o sucesos ocurridos, junto con un estudio que
esclarezca los mecanismos o secuencias detonantes de ese suceso y la
magnitud de las consecuencias.
Se realiza también una clasificación de las posibles emergencias en función
del tipo de riesgo: Naturales (inundaciones, geológicos, sísmicos,
meteorológicos), Antrópicos (incendios, aviso y/o colocación de explosivos,
accidentes de productos químicos, etc.), la gravedad y/o severidad, la
ocupación y los medios humanos disponibles en el momento de la
emergencia.
Métodos de Identificación de Riesgos
Se establece la utilización de métodos objetivos que permitan una
comparativa basada en la experiencia previa acumulada en un determinado
campo, así como métodos generalizados, que proporcionen esquemas de
razonamiento aplicables a cualquier situación.
La elección de cada método debe estar basada en la actividad, y su grado
de complejidad. Los resultados deben ser fruto del estudio de todos aquellos
riesgos generados en el interior de la instalación, junto con los ocasionados
por las condiciones o formas de operación de las diferentes actividades
llevadas a cabo, sin olvidar la peligrosidad de los distintos productos
manejados.
2.3.5 Capítulo 4. Inventario y Descripción
Se establece un inventario con los medios, físicos y humamos disponibles,
cuya relación deberá estar acompañada de la correspondiente
documentación gráfica e incluida en el Anexo III del propio plan, teniendo en
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 74 de 301
cuenta que las instalaciones con que deben dotarse los establecimientos se
establecen en el Código Técnico de la Edificación (CTE).
Se concretan aquí los recursos actuantes a través de la creación de Equipos
de Emergencias jerarquizados, especialmente formados, entrenados y
organizados para la prevención y actuación en las emergencias acaecidas
dentro del ámbito del establecimiento. Su misión fundamental consiste en
evitar la existencia de condiciones que puedan originar el siniestro.
2.3.6 Capítulo 5. Mantenimiento de Instalaciones
Se establece un plan de mantenimiento que garantice no solo la operatividad
de las instalaciones, sino sobre todo los elementos de autoprotección con
que cuenta la instalación.
Se deben incluir distintos manuales de procedimiento que determinen las
acciones a realizar con cada una de las instalaciones de riesgo y sus medios
de protección, así como las inspecciones de seguridad a realizar, según un
programa de actividades predefinido.
2.3.7 Capítulo 6. Plan de Actuación en Emergencias
Establece la organización y respuesta ante situaciones de emergencias
previamente clasificadas, junto con las medidas de protección e intervención
a adoptar, y los procedimientos y secuencia de actuación, según los medios
técnicos y humanos disponibles.
Para establecer estos procedimientos de actuación ante una situación de
emergencia, se ha de redactar un Plan de Actuación basado en los
resultados obtenidos en el anterior Capítulo III (Análisis y Evaluación de
Riesgos).
La respuesta ante las emergencias, puede ser iniciada mediante procesos
humanos o mecánicos; basados en el accionamiento automático de los
Trabajo de Fin de Grado
Página 75 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
medios, o a través de los sistemas de detección, sin necesidad de
intervención humana, permitiendo la toma de decisiones que determinen la
evacuación o el confinamiento y la prestación de las primeras ayudas a las
víctimas.
2.3.8 Capítulo 7. Integración del plan en otros de ámbito superior
La Integración del cualquier plan de autoprotección en otros de ámbito
superior: estableciendo la propia jerarquía de intervención y los procesos de
aumento y disminución de nivel de la Emergencia en relación a los Planes
de Emergencias Municipales.
En caso de existir dentro del Municipio o Comunidad Autónoma un plan de
rango superior, se establecerán los protocolos de coordinación necesarios
para interrelacionar ambos planes. Este proceso se desarrollará mediante
los protocolos de notificación de la emergencia, la coordinación entre la
dirección del Plan de Autoprotección y la dirección del Plan de Protección
Civil donde se integre el Plan de Autoprotección, incluyéndose las formas de
colaboración de la organización en materia de autoprotección con los
recursos, planes y actuaciones del sistema público de Protección Civil.
2.3.9 Capítulo 8. Implantación del Plan de Autoprotección
Desarrollo de secuencias y acciones para asegurar la eficacia operativa del
Plan de Actuación en Emergencias, con los elementos necesarios para la
implantación mediante un calendario de actuaciones basadas en las
prioridades establecidas en función de los riesgos detectados en el análisis
previo.
Este proceso de implantación también debe establecer un programa de
formación y capacitación inicial para los integrantes de los equipos de
emergencias y el personal con participación activa en el plan de
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 76 de 301
autoprotección. Dentro de estos contenidos formativos se deben realizar
prácticas y simulacros.
2.3.10 Capítulo 9. Mantenimiento, eficacia y actualización del plan
Se debe establecer los procesos de mantenimiento del propio Plan de
Autoprotección a través de su actualización, y simulación de puesta en
práctica, convirtiéndose en un documento vivo que se adapte a los nuevos
condicionantes que vayan surgiendo en la instalación.
Estas actuaciones deben desarrollarse a partir de los programas de reciclaje
de formación e información a los trabajadores, mediante un programa donde
se recojan los criterios que justifiquen la elaboración del mismo. Para realizar
estas acciones formativas se establece una obligación anual.
2.3.11 Anexo I. Directorio de Comunicación
Directorio de comunicación: compuesto por un listado telefónico de los
responsables de cada área o departamento con responsabilidades (diurnas
y/o nocturnas) asignadas en materia de Autoprotección, así como todas las
formas de comunicación posibles, utilizadas por la empresa para notificar las
emergencias tanto a nivel interno como externo.
2.3.12 Anexo II. Formularios
Los formularios son modelos para la resolución de determinados trámites y
la gestión de emergencias: compuestos por registros de sucesos, manuales
y protocolos de actuación, solicitud de recursos externos y recogida de datos
y amenazas de bomba, entre otros.
En este apartado se diseñarán los formularios, conforme a los protocolos
establecidos en el Plan de Autoprotección para la resolución de las
emergencias, los riesgos a que se está expuesto en el establecimiento y el
esquema operativo del Plan, junto con la actuación de los usuarios y los
Trabajo de Fin de Grado
Página 77 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
diferentes miembros del Equipo de Emergencias. Para este fin, el diseño de
los formularios dependerá del organigrama establecido, señalado en los
capítulos anteriores.
2.3.13 Anexo III. Planos
Toda la documentación presentada será en soporte físico y digital,
garantizando así la durabilidad de la información con el paso del tiempo.
En ambos formatos debe incluirse toda aquella planimetría correspondiente
a su situación, emplazamiento, descriptivos de las zonas y usos por planta,
alzados y secciones.
2.4 Conclusiones
Como se ha visto, la Norma Básica de Autoprotección incide no sólo en los
procedimientos ante situaciones de emergencias, sino también, y con
carácter previo, en el análisis y evaluación de los riesgos, la adopción de
medidas preventivas y el control de los riesgos, así como a la integración de
las actuaciones de emergencia, según lo dispuesto por los correspondientes
Planes de Emergencia de Protección Civil a niveles superiores, siendo el
Plan de Emergencias Municipal (PEMU) su más inmediato superior.
Por tanto, un Plan de Autoprotección puede entenderse como un sistema
propio de control y gestión de la seguridad en el desarrollo de las actividades
corporativas que comprende:
 El análisis y evaluación de los riesgos.
 El establecimiento de objetivos y medidas de prevención.
 La definición de la organización de medios humanos y materiales
disponibles para la prevención de riesgos.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 78 de 301
 El establecimiento de los procedimientos de actuación ante
emergencias que garanticen la evacuación y/o confinamiento e
intervención inmediata.
 La coordinación de las acciones a ejecutar con el sistema público de
Protección Civil más inmediato.
Estas actuaciones hacen evidente la necesidad de profesionales preparados
para emprender medidas de protección ciudadana, capaces de coordinar los
diferentes equipos de emergencia y seguridad, en dónde las
Administraciones y las Empresas Privadas han visto la obligación de contar
con expertos en el ámbito de la Protección Civil; provistos de una visión
integral y conocedores de la diversidad y disparidad con las que una
emergencia puede presentarse, afectando a personas, bienes y servicios.
Así mismo, deben aportar una capacidad de análisis; intervenir, coordinar e
introducir propuestas para mejorar el desarrollo de la situación de crisis.
En el desarrollo de estas prácticas surge la necesidad de actuar, la previsión
pasa a un segundo plano y por consiguiente la reacción y actuación de los
recursos debe establecerse con criterios claros y optimizados para una
respuesta eficaz a la vez que eficiente. Por tanto son totalmente relevantes
las diferencias existentes entre la previsión de los riesgos que practica la Ley
de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL) y Normativa de Autoprotección
(NBA), por cuanto la primera busca salvaguardar la integridad y salud de los
trabajadores en el desarrollo de sus funciones laborales a largo plazo,
mientras que la segunda aplica los protocolos y procedimientos de actuación
una vez se han manifestado los riegos previamente analizados y valorados.
Tal y como veremos más adelante, ambas normativas tienen un enfoque
diferente; prevención frente a previsión.
Estas diferencias han permitido que diferentes profesionales hayan
encontrado un terreno donde aplicar sus conocimientos ante una falta de
concreción que será comentada más adelante.
Trabajo de Fin de Grado
Página 79 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
3. Norma Obligatoria de Mínimos
Dado el carácter de norma mínima de los Planes de Autoprotección (art. 3.1,
RD 393/2007), su adecuación también puede llevar aparejado la
modificación al alza, de criterios más exigentes por parte de las
administraciones locales, cuya aplicación podría aumentar el número de
actividades obligadas a contar con su propio Plan de Autoprotección,
reduciendo así las probabilidades riesgo en diversas situaciones.
Un repaso de dichos criterios (Anexo I del RD), nos permite identificar ciertas
vulnerabilidades en su redacción, dado que se especifican actividades de
riesgo que son catalogadas simplemente por el aforo de público presente o
previsible y su altura de evacuación, tal es el caso de las Actividades de:
Espectáculos Públicos y Recreativas (1.d), Actividades Docentes, Sanitarias,
Residenciales (2.d, 2.e, 2.f, 2.g) y aquellas otras con características similares
en cuanto a la capacidad de su instalación o recinto, sin tener en cuenta
otras variables que por sus consecuencias aumentan el peligro, real o
potencial, de materializar un incidente.
Recordemos que muchas de las actividades realizadas en España y que por
afluencia de público suponen un riesgo elevado, están basadas en fiestas y
actos de ámbito popular donde es el propio ayuntamiento quien ostenta la
titularidad de la misma y a su vez no suele disponer de un Plan de
Autoprotección adaptado a ese evento, provocando una actuación torticera
que obliga a una actuación improvisada de sus recursos municipales en
caso de emergencia
46
.

46
El art. 8 del RD 393/2007 (Mod. RD 1468/2008) establece que: “Las Administraciones
públicas, en el ámbito de la autoprotección, ejercerán funciones de vigilancia, inspección y
control, y velarán por el cumplimiento de las exigencias contenidas en la Norma Básica de
Autoprotección.”
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 80 de 301
En este sentido, y dado que el Plan de Autoprotección (PA) debe acompañar
a los restantes documentos necesarios para el otorgamiento de la licencia,
permiso o autorización necesaria para el comienzo de la actividad (art. 4.2).
Dicha remisión debe ser aprobada por el órgano de la Administración
Pública competente para el otorgamiento de licencia o permiso para la
explotación o inicio de actividad, siendo las corporaciones locales las
primeras interesadas en contar con técnicos capaces de realizar estas
funciones, al mismo tiempo que están capacitados para la gestión y
coordinación de emergencias de ámbito municipal en caso de activarse su
Plan de Emergencias Municipal (PEMU), sin olvidar la necesaria
predisposición para aprobar su propia normativa de autoprotección que
englobe todas aquellas actividades ubicadas o que se realicen en el ámbito
de responsabilidad de su municipio.
Cabe por tanto la posibilidad de interpretar que cada Plan de Autoprotección
adjunto a cada tipo de actividad, permite habilitar como técnicos
competentes a diferentes perfiles o titulaciones para según qué actividades.
Algo que no termina de demostrarse por sí solo, sobre todo si hacemos caso
a la línea argumental, propuesta por el Tribunal de Defensa de la
Competencia
47
.
Volviendo a las actividades o sectores vinculados en el RD 393/2007, se
distinguen dos grupos de instalaciones fundamentales:
 Actividades con reglamentación sectorial específica.
 Actividades sin reglamentación sectorial específica.

47
Propuesta para adecuar la normativa sobre las profesiones colegiadas al régimen de libre
competencia vigente en España (Junio 1992). Autor: Tribunal de Defensa de la
Competencia.
Trabajo de Fin de Grado
Página 81 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
3.1 Actividades con reglamentación sectorial específica
Son todas aquellas actividades que llevan aparejadas normativa específica
para esta actividad:
 Actividades industriales, de almacenamiento y de investigación:
establecimientos en los que intervienen sustancias peligrosas,
establecimientos en los que intervienen explosivos, actividades de
gestión de residuos peligrosos, explotaciones e industrias
relacionadas con la minería, instalaciones para la obtención,
transformación, tratamiento, almacenamiento y distribución de
sustancias o materias biológicas peligrosas.
 Actividades de infraestructuras de transporte: túneles, puertos
comerciales, aeropuertos, aeródromos y demás instalaciones
aeroportuarias.
 Actividades e infraestructuras energéticas: instalaciones nucleares y
radiactivas, infraestructuras hidráulicas (presas y embalses).
 Actividades recreativas y de espectáculos públicos. Donde distingue
entre:
o Espacios cerrados:
 Edificios cerrados: con capacidad o aforo igual o
superior a 2.000 personas, o con una altura de
evacuación igual o superior a 28 metros.
 Instalaciones cerradas desmontables o de temporada:
con capacidad o aforo igual o superior a 2.500 personas.
o Al aire libre:
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 82 de 301
 En general, aquellas con una capacidad o aforo igual o
superior a 20.000 personas.
 Otras actividades reguladas por normativa sectorial de
autoprotección.
 Aquellas otras actividades desarrolladas en centros, establecimientos,
espacios, instalaciones o dependencias o medios análogos sobre los
que una normativa sectorial específica establezca obligaciones de
autoprotección en los términos definidos en esta Norma Básica de
Autoprotección.
3.2 Actividades sin reglamentación sectorial específica
Actividades industriales y de almacenamiento que no alcanzan los umbrales
mínimos de la normativa específica para esta actividad:
 Aquellas con una carga de fuego ponderada y corregida igual o
superior a 3.200 Mcal/m2 o 13.600 MJ/m2, (riesgo intrínseco alto 8,
según la tabla 1.3 del Anexo I del Real Decreto 2267/2004, de 3 de
diciembre, por el que aprueba el Reglamento de seguridad contra
incendios en los establecimientos industriales) o aquellas en las que
estén presentes sustancias peligrosas en cantidades iguales o
superiores al 60% de las especificadas en la columna 2 de las partes
1 y 2 del anexo 1 del RD 1254/1999, de 16 de julio, modificado por el
R.D. 948/2005, de 29 de julio, por el que se aprueban medidas de
control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que
intervienen sustancias peligrosas.
 Instalaciones frigoríficas con líquidos refrigerantes del segundo y
tercer grupo cuando superen las cantidades totales empleadas en 3 t.
Trabajo de Fin de Grado
Página 83 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Establecimientos con instalaciones acogidas a las ITC IP02, IP03 e
IP-04 con más de 500 m3.
 Actividades e infraestructuras de transporte:
o Estaciones e intercambiadores de transporte terrestre: Aquellos
con una ocupación igual o superior a 1.500 personas.
o Líneas ferroviarias metropolitanas.
o Túneles ferroviarios de longitud igual o superior a 1.000 m.
o Autopistas de peaje.
o Áreas de estacionamiento para el transporte de mercancías
peligrosas por carretera y ferrocarril.
o Puertos comerciales.
 Actividades e infraestructuras energéticas:
o Centros o Instalaciones destinados a la producción de energía
eléctrica:
o Los de potencia nominal igual o superior a 300 MW.
o Instalaciones de generación y transformación de energía
eléctrica en alta tensión.
 Actividades sanitarias:
o Establecimientos de usos sanitarios en los que se prestan
cuidados médicos en régimen de hospitalización y/o
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 84 de 301
tratamiento intensivo o quirúrgico, con una disponibilidad igual
o superior a 200 camas.
o Cualquier otro establecimiento de uso sanitario que disponga
de una altura de evacuación igual o superior a 28 m, o de una
ocupación igual o superior a 2.000 personas.
 Actividades docentes:
o Establecimientos de uso docente especialmente destinados a
personas discapacitadas físicas o psíquicas o a otras personas
que no puedan realizar una evacuación por sus propios
medios.
o Cualquier otro establecimiento de uso docente siempre que
disponga una altura de evacuación igual o superior a 28 m, o
de una ocupación igual o superior a 2.000 personas.
 Actividades residenciales públicas:
o Establecimientos de uso residencial público: Aquellos en los
que se desarrollan actividades de residencia o centros de día
destinados a ancianos, discapacitados físicos o psíquicos, o
aquellos en los que habitualmente existan ocupantes que no
puedan realizar una evacuación por sus propios medios y que
afecte a 100 o más personas.
o Cualquier otro establecimiento de uso residencial público
siempre que disponga una altura de evacuación igual o
superior a 28 m, o de una ocupación igual o superior a 2000
personas.
Trabajo de Fin de Grado
Página 85 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Otras actividades: Aquellas otras actividades desarrolladas en
centros, establecimientos, espacios, instalaciones o dependencias o
medios análogos que reúnan alguna de las siguientes características:
o Todos aquellos edificios que alberguen actividades
comerciales, administrativas, de prestación de servicios, o de
cualquier otro tipo, siempre que la altura de evacuación del
edificio sea igual o superior a 28 m, o bien dispongan de una
ocupación igual o superior a 2.000 personas.
o Instalaciones cerradas desmontables o de temporada con
capacidad igual o superior a 2.500 personas.
o Instalaciones de camping con capacidad igual o superior a
2.000 personas.
o Todas aquellas actividades desarrolladas al aire libre con un
número de asistentes previsto igual o superior a 20.000
personas.
4. Contenido Mínimo: Registro del Plan de
Autoprotección
Dentro del RD 393/2007, se establecen dos partes diferenciadas: El propio
Real Decreto de aprobación; con las correspondientes disposiciones
administrativas, y el texto de la Norma Básica propiamente dicho; donde
podemos encontrar una serie de aspectos que recogen los contenidos
mínimos que debe conformar el Plan de Autoprotección (art. 3.2). Dentro de
estos contenidos, podemos observar aspectos relativos a las obligaciones de
los titulares, los criterios para la redacción del Plan (art. 3.3), su implantación
efectiva (art 3.4) y la importancia de su mantenimiento y actualización para la
eficacia del mismo (art 3.6), destacando los siguientes:
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 86 de 301
 Todo Plan de Autoprotección debe ser redactado y firmado por un
“técnico competente” capacitado, y deberá ser suscrito por el titular de
la actividad.
 La designación de una persona responsable, única para prevenir y
controlar los riesgos, y provista de capacidades y conocimientos para
prever la gestión de las actuaciones en caso de emergencia.
 El establecimiento de una estructura organizativa y jerarquizada, con
indicación de las funciones y responsabilidades de sus miembros en
caso de emergencia.
 La designación de una persona responsable única con autoridad y
capacidad de gestión como Director del Plan, así como sus funciones
y responsabilidades dentro del Plan de Actuación en Emergencias.
 Determinar e implantar los procedimientos de actuación para cada
tipo de emergencia previsible y posible, según los riesgos y
vulnerabilidades detectados, debiendo garantizar: la detección y
alerta, la alarma, la intervención coordinada, el refugio, evacuación y
socorro, la información a todas las personas expuestas y la solicitud y
recepción de la ayuda externa.
En materia de seguridad, cabe recordar que dado el carácter y las
implicaciones de cada actividad y ante la necesidad de reserva de
información sensible que pudiera estar inmersa en todo Plan de
Autoprotección, se considera apropiado establecer un contenido de
información mínima para formalizar su registro ante la administración
correspondiente, destinada a la respuesta de los recursos externos en caso
de activación por el Director de la Emergencia o del propio Plan de
Trabajo de Fin de Grado
Página 87 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Autoprotección, cuyo modelo lo tomamos de la actual Normativa Canaria
(DECRETO 30/2013)
48
.
En otras palabras; no resulta obligatoria la entrega total de todos los
documentos que lo componen, sino más bien de la parte esencial, donde
queden reflejados los aspectos más importantes de cara a una situación de
emergencia.
Tabla 4. Datos Mínimos del Formulario de Registro
OBJETIVO DE LA SOLICITUD
1.- DATOS DEL SOLICITANTE
 Dirección completa.
 Teléfono, fax, E-mail.
 Datos del titular (nombre, dirección, teléfono...).
2.- DATOS RELATIVOS A LA NOTIFICACIÓN
 En caso de ser diferentes a los del solicitante.
3.- DATOS GENERALES
 Nombre y tipo de Actividad o uso del establecimiento.
 Ubicación Geográfica de la actividad.
 Nº ocupantes (clasificación).
 Nº empleados (clasificación).
4.- DATOS ESTRUCTURALES
 Tipo estructura, fachadas, cubierta, suelos
 Nº de plantas sobre y bajo rasante; altura de evacuación.
 Superficie útil o construida (por plantas).
5.- ENTORNO
 Información sobre el entorno (urbano, rural, proximidad a ríos, a rutas por las que transitan
vehículos con mercancías peligrosas, actividades del entorno, etc.)
 Vulnerables existentes en el entorno.
6.- ACCESIBILIDAD
 Datos e información relevante sobre el acceso.
 Características de los accesos de vehículos a las fachadas del establecimiento.
 Número de fachadas accesibles a bomberos.
7.- FOCOS DE PELIGRO Y ELEMENTOS VULNERABLES
 Tipo de riesgo más significativo que emana del edificio.

48
Modelo Registro Planes de Autoprotección publicado en la web del Gobierno de Canarias:
[http://www.gobiernodecanarias.org/tramites/descargas/3340/3340_20130729_1244_3340_
20130729_1100_Registro_Plan_Autoproteccion.pdf]
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 88 de 301
 Tipo y cantidad de productos peligrosos que se almacenan y/o procesan Vulnerables.
8.- INSTALACIÓN DE PROTECCIÓN CONTRA INCENDIOS
(Incl. Fecha revisión de instalación)
 Detección y alarma de incendios. Pulsadores y Extintores de incendios.
 BIE, Hidrantes y Columnas secas.
 Extinción Automática de incendios.
 Alumbrado emergencia, Señalización.
 Grupo electrógeno y SAI.
 Equipo de bombeo y aljibe o depósito de agua.
9.- PLAN DE AUTOPROTECCIÓN Y PLANIMETRÍA
 Copia del Plan (en formato digital pdf), planos y otros.
5. Normativa Autoprotección vs PRL
Existen discrepancias entre quienes suelen identificar una continuidad de la
Ley de Prevención de Riesgos Laborales (Ley 31/1995) y la posterior
Normativa de Autoprotección (RD393/2007); como si esta última fuera su
desarrollo reglamentario. Otras posiciones argumentan e interpretan que
ambas normativas, aunque coincidentes en algunos aspectos, parten de una
regulación generada por Ministerios diferentes, siendo por otra parte el
ámbito de la autoprotección mucho más genérico y amplio que el de los
riesgos laborales; más centrado a cuestiones de salubridad laboral dentro
del entorno laboral.
Trataremos por tanto en esta apartado, las características de cada una de
las normativas en un intento por establecer diferencias o similitudes, si las
hubiera, que nos permitan llegar a conclusiones en cuanto a estas dos
posiciones argumentales.
Comenzaremos por la Norma Básica de Autoprotección, buscando su
definición y los objetivos que la impulsan a establecer esas medidas de
autoprotección que permiten, a la sociedad en general, a mantener unos
niveles de seguridad aceptables. De igual forma trataremos la Ley de
Prevención de Riesgos Laborales, para finalmente exponer los resultados de
Trabajo de Fin de Grado
Página 89 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
este análisis, que nos servirán de base para argumentar las conclusiones
finales de este trabajo.
5.1 Normativa Básica de Autoprotección
En primer lugar comenzamos por una lectura literal de su Introducción donde
ya el propio Real Decreto 393/2007, nos hace su propio análisis comparativo
sobre las dudas surgidas en torno a la similitud entre ésta y la Ley de
31/1995 (LPRL):
“…Es evidente que la protección de los trabajadores de una
determinada dependencia o establecimiento, especialmente en cuanto
se refiere a riesgos catastróficos, implica, las más de las veces, la
protección simultánea de otras personas presentes en el
establecimiento, con lo que, en tales casos, se estará atendiendo
simultáneamente a la seguridad de los trabajadores y a la del público
en general. En otras ocasiones, sin embargo, el ámbito de protección
abarcado por la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, no será coincidente
con el que debe corresponder a la autoprotección a que se refiere la
Ley 2/1985, de 21 de enero. Así, por ejemplo, determinados riesgos,
los estrictamente laborales, lo serán únicamente para los
trabajadores de un determinado establecimiento, sin afectar al resto
de las personas presentes en el mismo. Por el contrario, otros
riesgos, derivados del desarrollo de una determinada actividad, lo
son fundamentalmente para un colectivo de ciudadanos, a veces
enormemente extenso, que por, diferentes razones, se encuentran
expuestos. En ciertos casos, la generación del riesgo puede no
derivarse incluso de una actividad económica o vinculada a una
actividad propiamente laboral.
En consecuencia, la actividad protectora de la seguridad y la salud,
derivada de la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, teniendo un campo
común con la autoprotección a que se refiere la Ley 2/1985, de 21
de enero, no cubre los requerimientos de prevención o reducción
de riesgos para la población de los que esta última se ocupa.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 90 de 301
Por otra parte, deben citarse en el ámbito estatal, el Real Decreto
2816/1982, de 27 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento
General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades
Recreativas, el Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, por el que se
aprueba el Código Técnico de la Edificación», el Real Decreto
2267/2004, de 3 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento
de seguridad contra incendios en los establecimientos industriales, o la
Orden de 13 de noviembre de 1984, sobre Evacuación de Centros
Docentes de Educación General Básica, Bachillerato y Formación
Profesional.
También existe en diversos ámbitos de las comunidades autónomas y
de las entidades locales experiencia en la aplicación no vinculante de
la Orden de 29 de noviembre de 1984, por la que se aprueba el
Manual de Autoprotección para el desarrollo del Plan de Emergencia
contra Incendios y de Evacuación de Locales y Edificios, y han sido
promulgadas por las comunidades autónomas normas y reglamentos
en materias tales como espectáculos públicos, o prevención de
incendios, que, junto a las ordenanzas municipales, han ido
acrecentando el cuerpo normativo de la autoprotección.
La autoprotección ha sido asimismo abordada en las Directrices
Básicas de Planificación de Protección Civil y en los Planes Especiales
ante riesgos específicos.”
Esto corrobora la intención que el legislador ha querido trasladar,
mencionando que la Normativa Básica de Autoprotección (NBA) forma parte
del Sistema Nacional de Protección Civil, al haber sido aprobada bajo el
amparo del Ministerio del Interior y no de los Riesgos Laborales,
dependientes del anterior Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Por tanto
los argumentos expresados anteriormente, descartan a priori cualquier
subordinación jurídica entre el Real Decreto de Autoprotección y la propia
Ley de Riesgos Laborales en los términos que hacen referencia a la
redacción de planes de autoprotección, ya que la LPRL solo hace mención a
Planes de Emergencia entendidas como Medidas de Emergencia (art. 20,
Trabajo de Fin de Grado
Página 91 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
LPRL), cuya característica principal es la actuación en caso de Emergencia,
es decir, una vez surgido el suceso, y por tanto su único cometido es la
evacuación del personal laboral situado dentro del lugar de trabajo, no
abarcando el resto de contenidos que establecen los Planes de
Autoprotección del RD 393/2007.
Al respecto, se puede afirmar que la única mención que hace la LPRL sobre
“Planes de Emergencia”, la encontremos en el apartado referido a los
Servicios de Prevención (art 31.3.e), donde se recoge que: “los servicios de
prevención deberán estar en condiciones de proporcionar a la empresa el
asesoramiento y apoyo que precise en función de los tipos de riesgo en ella
existentes…”. El resto de la normativa ni siquiera hace mención a la
autoprotección, ni al resto de características que lo integran, sino que se
dedica a argumentar la necesidad de desarrollar una política de protección
de la salud de los trabajadores mediante la prevención de los riesgos
derivados de su trabajo dentro de cada instalación o actividad.
5.2 Prevención de Riesgos Laborales
Al igual que hicimos con el RD 393/20007, comenzaremos por una lectura
literal de su Exposición de Motivos donde vemos que su origen parte de una
Directiva Europea 89/391/CEE, relativa a la aplicación de las medidas para
promover la mejora de la seguridad y la salud de los trabajadores en su lugar
de trabajo, y de los compromisos contraídos por España ante la International
Labour Organization (ILO)
49
.


49
Organización Internacional del Trabajo (OIT), convenio sobre seguridad y salud de los
trabajadores, 1981 (nº 155)
http://www.ilo.org/dyn/normlex/es/f?p=1000:12100:0::NO::P12100_ILO_CODE:C155
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 92 de 301
[…]Consecuencia de todo ello ha sido la creación de un acervo jurídico europeo
sobre protección de la salud de los trabajadores en el trabajo. De las Directivas que
lo configuran, la más significativa es, sin duda, la 89/391/CEE, relativa a la
aplicación de las medidas para promover la mejora de la seguridad y de la salud de
los trabajadores en el trabajo, que contiene el marco jurídico general en el que
opera la política de prevención comunitaria.
La presente Ley transpone al derecho español la citada Directiva, al tiempo que
incorpora al que será nuestro cuerpo básico en esta materia disposiciones de otras
Directivas cuya materia exige o aconseja la transposición en una norma de rango
legal, como son las Directivas 92/85/CEE, 94/33/CEE y 91/383/CEE relativas a la
protección de la maternidad y de los jóvenes y al tratamiento de las relaciones
de trabajo temporales, de duración determinada y en empresas de trabajo
temporal.
Así pues, el mandato constitucional contenido en el artículo 40.2. de nuestra ley de
leyes y la comunidad jurídica establecida por la Unión Europea en esta materia
configuran el soporte básico en que se asienta la presente Ley. Junto a ello,
nuestros propios compromisos contraídos con la Organización Internacional del
Trabajo a partir de la ratificación del Convenio 155, sobre seguridad y salud de los
trabajadores y medio ambiente de trabajo, enriquecen el contenido del texto legal al
incorporar sus prescripciones y darles el rango legal adecuado dentro de nuestro
sistema jurídico.[…]
[…]En consecuencia, el ámbito de aplicación de la Ley incluye tanto a los
trabajadores vinculados por una relación laboral en sentido estricto, como al
personal civil con relación de carácter administrativo o estatutario al servicio
de las Administraciones públicas, así como a los socios trabajadores o de trabajo
de los distintos tipos de cooperativas, sin más exclusiones que las
correspondientes, en el ámbito de la función pública, a determinadas actividades de
policía, seguridad, reguardo aduanero, peritaje forense y protección civil cuyas
particularidades impidan la aplicación de la Ley, la cual inspirará, no obstante, la
normativa específica que se dicte para salvaguardar la seguridad y la salud de
los trabajadores en dichas actividades; en sentido similar, la Ley prevé su
adaptación a las características propias de los centros y establecimientos militares y
de los establecimientos penitenciarios. […]

Trabajo de Fin de Grado
Página 93 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
5.3 Confrontación de Ambas Normativas
Siguiendo con el análisis de ambas normativas, cabe recordar que los
Planes de Emergencia, al igual que los Planes de Seguridad, están inmersos
dentro de un plan superior; el Plan de Autoprotección, que a su vez está
supeditado por el Plan de Emergencias Municipal (PEMU).

Qué duda cabe que el propio desarrollo de la NBA establece la integración
de los llamados Planes de Seguridad y sus Protocolos, junto con los Planes
de Emergencia y sus Planes de Evacuación dentro de su propia estructura,
dotando al Plan de Autoprotección (PA) de una jerarquía superior a los
planes mencionados anteriormente, y supeditándolo posteriormente al resto
de planes de ámbito superior, desde el PEMU, hasta el PLATECA (en el
Figura 3. Jerarquía de Planes 1. Fuente: Elaboración Propia
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 94 de 301
caso de Canarias), a los cuales deben adaptarse e integrarse desde un
punto jerárquico y normativo.
Esta jerarquía establecida dentro de la Comunidad Autónoma de Canarias,
podemos verla esquematizada a continuación, siendo aplicable a los planes
de emergencia y autoprotección:

5.4 Conclusiones
En la confrontación de estas dos normativas de ámbito nacional, podemos
ver cómo se trata de normativas que aunque tienen un origen ministerial
diferente, tienen un objetivo común semejante que pone de manifiesto la
importancia de la protección de la vida humana, su salud y su bienestar, si
bien intentan lograr dicho objetivo desde ámbitos diferentes la Norma Básica
Figura 4. Jerarquía de Planes 2. Fuente: Elaboración Propia
Trabajo de Fin de Grado
Página 95 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
de Autoprotección desde la Security y la Ley de Prevención de Riesgos
Laborales desde la Safety.
Tras los argumentos aportados en los apartados anteriores, resulta por tanto
evidente que la relación entre los planes que se aplican están enfocados a
tipologías de actividades diferentes, por un lado el Plan de Autoprotección;
como herramienta basada en la previsión, pero enfocada en la actuación en
caso de emergencia, no solo interior, sino también exterior, y aplicable
únicamente a aquellas actividades que tienen riesgo de generarlas e
incluidas dentro del ámbito de la protección civil; y por otro lado, las Medidas
de Emergencias, interpretadas como Planes de Emergencias, que
recordemos, está supeditado al Plan de Prevención de Riesgos Laborales
que establece el art. 16.1 de la Ley 31/1995 (Mod. Ley 54/2003), y cuyo
aspecto principal está basado en su carácter interior.
De esta forma, las empresas que se encuadran dentro del ámbito de
aplicación de la LPRL, obligadas a elaborar unas medidas de emergencia
según el mencionado artículo 20, mediante la elaboración e implantación del
Plan de Autoprotección, también lo estarían mediante el capítulo 6 de la NBA
denominado “Plan de actuación ante emergencias”. Se aprecia por tanto un
matiz diferenciador, las empresas; como centro de trabajo y las actividades;
como lugar donde se presta una actividad comercial. De hecho la Ley de
Prevención de Riesgos Laborales se debe aplicar en los centros de trabajo y
a sus trabajadores, lo que nos lleva a pensar que no en todas las actividades
que se citan en la Norma Básica de Autoprotección se puede aplicar la
LPRL, puesto que existen actividades de riesgo afectadas por la asistencia
de público no sujeto a normativa de riesgos laborales, tales como eventos de
pública concurrencia; donde los cientos o miles de asistentes como público
deben ser tenidos en cuenta a la hora de valorar los múltiples riesgos que
conforman el propio evento, pero no en cuanto a aspectos laborales como la
ergonomía, equipos de protección individual, hábitos de trabajo, seguridad
en las máquinas, manipulación de productos, y un largo etc.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 96 de 301
6. Ley de Espectáculos Públicos de Canarias
Tras lo comentado hasta el momento sobre la legislación en materia de
Espectáculos Públicos, creemos necesario incluir ciertos aspectos que
merecen la pena ser descritos en nuestra Comunidad Autónoma de
Canarias por su relación directa con la obligación de que ciertas actividades
clasificadas cuenten con un Plan de Autoprotección, coincidiendo así con los
comentarios doctrinales de otros autores
50
previos a la aprobación de la
actual Ley 7/2011 de actividades clasificadas y espectáculos públicos, y que
nos servirá de referencia en nuestra búsqueda de paralelismos que incluyan
mejoras en el anteproyecto de Decreto de Autoprotección de Canarias.
De todos es conocido la presencia de una elevada concentración de público
en actividades y espectáculos de cualquier ámbito (público o privado),
haciendo necesaria la presencia de numeroso staff dedicado a la seguridad
y las emergencias, lo que ha permitido, mediante la firma de convenios o
ayudas por parte de las administraciones, contar con la presencia de
personal voluntario de Protección Civil o personal sanitario de alguna ONG o
asociación, para lo cual ni si quiera esta Ley de actividades clasificadas
establecía exigencias en cuanto al número o tipo de recursos sanitarios
mínimos, así como los medios técnicos imprescindibles para utilizar en estos
eventos en caso de necesidad
51
, tal y como lo hace el Reglamento General
de Circulación (Real Decreto 1428/2003, Anexo II), donde se establecen los
medios mínimos para la celebración de pruebas deportivas en vías o
terrenos objeto de la legislación sobre tráfico.

50
Santiago Sanz García, es funcionario del Cuerpo de Gestión de la Administración del
Estado, y ha publicado varios artículos doctrinales en la web de Noticias Jurídicas, de los
cuales rescatamos el publicado en 2005.
[http://noticias.juridicas.com/articulos/15-Derecho%20Administrativo/200509-
1956151710512121.html]
51
El caso del Madrid Arena (Halloween del 2012, Madrid), ha supuesto un punto de inflexión
en cuanto a la necesidad de contar con personal Médico, Enfermeros y equipos DEA en
número suficiente para actuar en un suceso similar, donde, recordemos, fallecieron cinco
jóvenes aplastadas por una avalancha humana.
Trabajo de Fin de Grado
Página 97 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Tras la reciente aprobación del DECRETO 86/2013, de 1 de agosto, por el
que se aprueba el Reglamento de Actividades Clasificadas y Espectáculos
Públicos de Canarias, ya podemos observar cómo se han incluido ciertas
medidas mínimas relacionadas con la asistencia sanitaria y la seguridad, de
las cuales solo haremos mención, sin entrar a valorar en profundidad por no
ser el objetivo principal de este trabajo.
Artículo 15.- Dispositivos de asistencia sanitaria.
1. A partir de 1.000 personas de aforo autorizado, los establecimientos que
sirven de soporte a la realización de actividades recreativas de carácter musical o
de espectáculo y las instalaciones, recintos o emplazamientos en los que se
desarrollen espectáculos públicos dispondrán de una enfermería o lugar de
primeros auxilios con las dotaciones exigidas por la normativa reguladora de los
requisitos mínimos en materia de seguridad y salud en los lugares de trabajo de
más de 50 trabajadores. La enfermería o lugar de primeros auxilios podrá
sustituirse por un botiquín portátil y la presencia de ambulancias
medicalizadas mientras el establecimiento esté abierto al público o el espectáculo
se esté llevando a cabo. La licencia o autorización puede establecer la necesidad
de dotaciones mínimas específicas para determinados establecimientos,
espectáculos o actividades.
2. El resto de establecimientos abiertos al público, previstos en el nomenclátor
aprobado por Decreto 52/2012, de 7 de junio, así como los espectáculos públicos
con aforo inferior al establecido en el apartado 1 de este artículo, dispondrán de
un botiquín portátil.[…]
Por otro lado también observamos la inclusión de aspectos en materia de
Seguridad, con la presencia obligatoria de Vigilantes de Seguridad Privada
según el aforo autorizado y la regulación del personal de Control de Acceso,
comúnmente llamados “porteros de discoteca”, los cuales están obligados a
superar pruebas de contenido psicotécnico y teórico-práctico para ejercer
dicha función:

Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 98 de 301
Artículo 11.- Servicio de seguridad privada.
1. Las actividades clasificadas catalogadas como actividades musicales y
espectáculos, así como los espectáculos públicos dispondrán, durante su horario de
funcionamiento, como mínimo, de:
- Una persona vigilante de seguridad privada a partir de 500 personas de aforo
autorizado.
- Una persona vigilante de seguridad privada más por cada 1.000 personas de
aforo autorizado.
Sección 3ª, Personal de control de acceso:
Artículo 28.- Concepto. (Personal de control de acceso)
Se entiende por personal de control de acceso aquel que tiene encomendadas las
funciones de control de acceso del público al interior de los establecimientos
que sirven de soporte al ejercicio de actividades musicales y que se encuentra bajo
la dependencia de la persona titular de los citados establecimientos y, en particular,
la persona responsable a que hace referencia el artículo 25.1 del presente
Reglamento. […]
Si bien a priori nos parece acertado los aspectos incluidos en materia de
seguridad, por buscarle una objeción, diríamos que se echa de menos la
obligatoriedad de contar con la instalación de desfibriladores
semiautomáticos (DEA/DESA)
52
en el propio recinto, o la presencia de
personal sanitario y de ambulancias en número suficiente
53
durante la
celebración del evento.
Recordemos que en materia de seguridad (safety), solo se plantean las
medidas de seguridad, las cuales se interpretan como medidas, no como

52
Genéricamente se suele hablar de DEA, aunque la gran mayoría de los desfibriladores
existentes en el mercado son semiautomáticos (DESA) siendo el operador quien aplique la
descarga a petición del propio equipo, única y exclusivamente cuando el paciente presente
una patología concreta.
53
Como ya veremos más adelante, tenemos la esperanza de que estas medidas se
incluyan en una futura normativa al igual que lo hiciera Cataluña con su DECRETO 82/2010,
de 29 de junio (Anexo III, 2-Medios Sanitarios).
Trabajo de Fin de Grado
Página 99 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
recursos, lo que deja todo este apartado en manos de otra administración,
como pudiera ser el Servicio Canario de Salud, por poner un ejemplo.
Otra de las cuestiones pasa por el control, por parte de las Administraciones
Competentes en Canarias, de las exigencias incluidas ahora por el
Reglamento de Espectáculos Públicos, las cuales, deberán exigir Memorias
de Seguridad, Planes de Seguridad o Planes de Autoprotección con
antelación a la celebración de grandes espectáculos públicos, incluyendo
pruebas deportivas:
Artículo 8.- Memoria de Seguridad.
1. Los establecimientos donde se realicen o celebren actividades recreativas de
carácter musical o de espectáculo y las instalaciones donde se desarrollen
espectáculos públicos a los que no les sea exigible, en ambos casos, el Plan de
autoprotección, deberán disponer de una memoria de seguridad con el
contenido previsto en este precepto.
Esta memoria deberá ser elaborada por un técnico competente y formará parte
de la documentación a presentar para obtener una licencia o autorización o, en su
caso, de la que ha de acompañar a la correspondiente comunicación previa o
declaración responsable.
En lo referente a Planes de Autoprotección, según el RD 393/2007, ya que
aún no se ha aprobado la Norma Básica de Autoprotección de Canarias,
encontramos:
Artículo 9.- Plan de Autoprotección.
1. En los supuestos y en las condiciones previstas en la normativa sobre protección
civil y autoprotección aplicable, las actividades clasificadas, los
establecimientos que les sirven de soporte, así como los espectáculos
públicos, deberán contar con el correspondiente Plan de Autoprotección.
2. Los citados planes deberán ser elaborados por personal técnico con
competencia para ello e inscrito en el registro administrativo correspondiente
de acuerdo con lo previsto en la normativa específica, […]
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 100 de 301
Como medida intermedia en caso de no alcanzar los umbrales de afluencia
de público establecido por la Normativa de Autoprotección, se establece el
Plan de Seguridad:
Artículo 10.- Plan de Seguridad.
1. Sin perjuicio de lo establecido en los artículos 8 y 9 anteriores, las personas
organizadoras o promotoras de espectáculos públicos deberán elaborar un plan
de seguridad del mismo cuando el aforo máximo autorizado del evento
exceda de 200 personas.
2. El plan de seguridad deberá redactarse por técnico competente y contener
[…]
Sin olvidar la necesidad de regulación que permita establecer cuál es la
adecuada formación de quienes se erigen profesionales de la seguridad,
cuestión ésta última, que tampoco se concreta en el recientemente aprobado
Reglamento de Espectáculos Públicos de Canarias, esperamos que estas
nuevas exigencias no se conviertan con el paso de los años en
incumplimientos del deber de inspección de las Administraciones
Competentes y su responsabilidad in vigilando, en un intento por llamar la
atención de las administraciones para que obliguen a que se apliquen o
instalen las medidas establecidas por las diferentes normativas, las cuales
hemos ido comentando; ya que casos similares como el Madrid Arena o la
Discoteca Kiss
54-55
, son muy posibles en nuestra Comunidad Autónoma, y
podrían, no solo, mermar gravemente la imagen de seguridad en el sector
turístico del cual depende tanto la economía canaria, sino a enfrentarnos a la
perdida de numerosas vidas humanas, que asisten ajenas a estos eventos,
sin el correspondiente control de las medidas de seguridad.

54
Incendio de una Discoteca en la ciudad de Santa María (Rio Grande, Brasil) el 27 de
enero de 2013, en el que murieron 239 personas y 124 quedaron heridas.
55
En canarias hemos tenido un suceso muy similar con la Discoteca Kopas ubicada en el
Centro Comercial Metro, de la ciudad turística de San Bartolomé de Tirajana (Las Palmas,
España) el 14 de junio de 2013, afortunadamente sin causar ningún herido al estar cerrada
(precintada) en el momento del incendio que calcinó por completo la instalación.
[http://maspalomasahora.com/not/25540/un_incendio_calcina_el_disco_bar_kopas/]
Trabajo de Fin de Grado
Página 101 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
7. Registro de Planes de Autoprotección
A tenor de lo descrito en el art. 5.1 del RD 393/2007; todos aquellos datos
incluidos en los planes de autoprotección que sean relevantes para la
protección civil, deberán ser inscritos en un registro administrativo. No
siendo necesario incluir todos y cada uno de los nueve capítulos y anexos
que lo componen, para lo cual será suficiente con reseñar aquellos referidos
en el Anexo IV de la Norma Básica de Autoprotección.
La cuestión siguiente planteaba conocer en qué administraciones públicas
se podía registrar estos documentos, obteniendo la respuesta en el mismo
art.5.2: “El órgano encargado del registro, así como los procedimientos de
control administrativo y registro de los Planes de Autoprotección de los
centros, establecimientos, espacios, instalaciones y dependencias donde se
desarrollan las actividades relacionadas en el Anexo I de la Norma Básica de
Autoprotección, será establecido por las comunidades autónomas
competentes o el órgano competente establecido en el caso de actividades
con reglamentación sectorial específica”. Siendo estas administraciones las
competentes para el otorgamiento de licencia, permiso de explotación o
inicio de actividad las que reciban esta documentación y puedan requerir
cuantos datos estimen oportunos, obligando a los titulares de las actividades
ubicadas en una misma edificación o recintos contiguos para que presenten
y/o implanten un plan conjunto de autoprotección, cuando la valoración de
las circunstancias concurrentes y la protección de bienes y personas así lo
recomiende.
En respuesta a ello, recientemente el Gobierno de Canarias, ante las
ausencia de registros concretos dentro de las administraciones locales e
insulares, ha entendido la necesidad de centralizar este proceso
administrativo aprobando el DECRETO 30/2013, de 8 de febrero, por el que
se crea el Registro Autonómico de Planes de Autoprotección de los centros,
establecimientos y dependencias dedicados a actividades que puedan dar
origen a situaciones de emergencia.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 102 de 301
Su principal objetivo es: “[…] regular el procedimiento de inscripción por el cual
todos aquellas personas titulares de centros, establecimientos y dependencias
dedicados a las actividades susceptibles de generar situaciones de emergencia que
se incluyen en el anexo I del RD 393/2007, dando respuesta a lo establecido en su
art. 5, estableciendo que los datos de los planes de autoprotección relevantes para
la protección civil deberán ser inscritos en un registro administrativo, que incluirá
como mínimo los datos referidos en el anexo IV de la Norma Básica de
Autoprotección y, que a tal fin, los titulares de las actividades remitirán al órgano
encargado de dicho registro los referidos datos y sus modificaciones. En dicho
precepto se establece, igualmente, que el órgano encargado del registro, así como
los procedimientos de control administrativo y registro de los Planes de
Autoprotección de los centros, establecimientos, espacios, instalaciones y
dependencias donde se desarrollan las actividades relacionadas en el anexo I de la
Norma Básica de Autoprotección, serán establecidos por las Comunidades
Autónomas competentes”.
Con la aprobación de este Decreto previo a la Normativa de Autoprotección
de Canarias, parece evidente que la administración autonómica ha dado
repuesta a una exigencias de la NBA, fomentando así su premura por sacar
adelante la NBA Canaria, cuya redacción parece contar ya con un borrador
básico. Este paso adelantado plantea la posibilidad de que, a día de hoy,
cualquier persona pueda registrar un Plan de Autoprotección sin haber sido
habilitados previamente como Técnicos Competentes, tal y como veremos
más adelante.
Esta circunstancia sobre el registro de los Planes, ha provocado que en
Canarias, y desde el punto de vista de la Jerarquía Normativa, se den ciertas
dudas en lo referente a la obligación en el Procedimiento Autorizatorio que
dispone el art. 38.1.c de la Ley 7/2011 de Espectáculos Públicos de
Canarias, estableciendo la necesidad de contar con un Plan de
Autoprotección (RD393/2007) para iniciar cualquier actividad de esta índole,
sin concretar los aspectos reflejados en la propia Normativa de
Autoprotección, cuyos parámetros podrían ser interpretados como exentos
de dicho trámite según los niveles de aforo alcanzados, siempre que
Trabajo de Fin de Grado
Página 103 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
entendamos que la Ley (Autonómica) está por encima de un Real Decreto
(Estatal).
8. Visado de Proyectos
En esta apartado hacemos un inciso en lo referente a las actuaciones que
venían haciendo los Colegios Profesionales hasta la entrada en vigor de la
Ley 25/2009 sobre modificación de diversas leyes para su adaptación al libre
acceso de las actividades de servicios y su ejercicio, también conocida como
la Ley Omnibus, que nace, a raíz de la Directiva 2006/123/CE, cuyo objeto
busca reformar en profundidad el sector servicios y eliminar las carencias
estructurales de la economía española.
Es necesario subrayar que si bien es cierto que el visado de proyectos a
través de los Colegios Profesionales siempre se ha considerado una
garantía de los proyectos redactados por los técnicos, así como la
habilitación de éstos; un informe sobre el libre ejercicio de las profesiones
publicado por el Tribunal de Defensa de la Competencia en junio de 1992,
echa por tierra esta creencia, y nos desvela una realidad que se ocultaba
hasta hoy; la mutación sufrida por el visado de proyectos hasta convertirse
en meros procesos burocráticos tras su correspondiente abono de tasas,
dándose la paradoja de que incluso el propio Colegio no tenía ninguna
Responsabilidad Civil con su aprobación
56
.


[…] El público piensa que el visado de proyectos por ingenieros y arquitectos es
una garantía de fiabilidad de los cálculos. Esto no es cierto. Hoy, y según
reconocen los propios Colegios, el visado que realizan los Colegios no tiene más
que un contenido puramente burocrático. El Colegio no se responsabiliza, por haber

56
Texto extraído del Informe sobre el libre ejercicio de las Profesiones del Tribunal de
Defensa de la Competencia (junio 1992). [http://www.cncompetencia.es]
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 104 de 301
visado los proyectos, de que el proyecto esté bien hecho, de que los cálculos sean
correctos y, por tanto, no se responsabiliza de que la obra sea segura […]
Esa modificación de la Ley 2/1974, de 13 de febrero, sobre Colegios
Profesionales, por la mencionada Ley Omnibus, añade el nuevo artículo 13,
donde se establece una regulación en materia de visados colegiales, que
elimina tanto su obligatoriedad, como su potestad discrecional. Es decir, ya
no se exige la obligación de visar ciertos proyectos, otorgándole esa
potestad al propio cliente según su voluntad, y cuyo único fin sería:
garantizar la identidad y habilitación profesional del autor del trabajo, la
corrección formal y el cumplimiento de la normativa aplicable; matizando que
es ahora cuando se reconoce por Ley la responsabilidad subsidiaria de los
Colegios respecto de los visados emitidos por sus colegiados, cosa que
antes no existía.
Meses después, se aprobó el Real Decreto 1000/2010, de 5 de agosto,
sobre visado colegial obligatorio, en el que se determinan los trabajos
profesionales que, por quedar acreditada su necesidad y proporcionalidad,
entre otras alternativas posibles, obligatoriamente deben obtener el visado
colegial, como excepción a la libertad de elección del cliente, al existir una
relación de causalidad directa entre el trabajo profesional y la afectación a la
integridad física y seguridad de las personas. En lo referente a la
obligatoriedad de colegiación, el art. 6.3 aclara que: “Únicamente podrá
denegarse el visado obligatorio por razón de no estar colegiado cuando, de
acuerdo con lo previsto en el artículo 3.2 de la Ley 2/1974, de 13 de febrero,
sobre Colegios Profesionales, la colegiación sea obligatoria para la
realización de ese trabajo profesional.”
En este sentido, hacemos un resumen de los aspectos importantes que
hemos encontrado tras la lectura del Real Decreto 1000/2010, así como de
Trabajo de Fin de Grado
Página 105 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
una nota informativa sobre lo dispuesto en este real decreto, publicada en la
página Web del Ministerio de Hacienda y Administraciones Pública
57
, donde
encontramos que:
 La obligación de visar un proyecto de ejecución de edificación sólo
alcanza al propio proyecto de ejecución y no al proyecto conjunto ni al
proyecto básico, dado que el artículo 2.a alude exclusivamente al
proyecto de ejecución de edificación y no se incluyéndose en él los
Planes de Autoprotección.
 El visado voluntario se otorgará únicamente cuando haya petición
expresa del cliente, nunca por decisión expresa del colegiado,
incluyéndose las Administraciones Públicas cuando actúen como
tales en sus procesos de contratación. Tal y como establece el
artículo 13.1 de la Ley 2/1974, sobre Colegios Profesionales.
Todo esto nos permite afirmar, como así lo corroboran el resto de normativas
autonómicas objeto de este estudio, que no exista obligación alguna de visar
los Planes de Autoprotección al no existir normativa alguna que lo
establezca por definición. Por consiguiente, tanto el visado como el estampe
de sellos de calidad emitidos por una entidad certificadora y su
correspondiente cobertura de responsabilidad civil, pueden tener cabida,
pero no exclusividad en el proceso de registro ante la administración,
dándole esa garantía de fiabilidad que se demanda en estos procesos
fiscalizadores.

57
Nota informativa sobre lo dispuesto en el real decreto 1000/2010, de 5 de agosto, sobre
visado colegial obligatorio (visitado el 15 de agosto de 2013).
[http://www.minhap.gob.es/Documentacion/Publico/SEEconomia/Pol%C3%ADtica%20Econ
%C3%B3mica/Nota%20informativa%20RD%20Visados.pdf]
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 106 de 301
CAPÍTULO III.- TITULACIONES DE
TÉCNICOS COMPETENTES
1. Figura del Técnico Competente
El objetivo de este capítulo busca esclarecer la definición real y objetiva del
Técnico Competente dentro del ámbito de la Autoprotección, ya que como se
ha comentado anteriormente, lo especificado en el Real Decreto y su Norma
Básica de Autoprotección (NBA), sobre la interpretación de lo que podemos
entender como un “Técnico Competente” debería encontrarse en el art 4.1.b
(RD393/2007) y en el apdo. 3.3.1 (NBA) donde tras su lectura, resulta
interesante destacar los criterios y obligaciones exigidos para la redacción
del Plan de Autoprotección, dada su imprecisión:
Art. 4.1.b) El Plan de Autoprotección deberá ser elaborado por un técnico
competente capacitado para dictaminar sobre aquellos aspectos relacionados con
la autoprotección frente a los riesgos a los que esté sujeta la actividad.
Apdo. 3.3.1) El Plan de Autoprotección habrá de estar redactado y firmado por
técnico competente capacitado para dictaminar sobre aquellos aspectos
relacionados con la autoprotección frente a los riesgos a los que esté sujeta la
actividad, y suscrito igualmente por el titular de la actividad, si es una persona
física, o por persona que le represente si es una persona jurídica.
A este respecto existe una definición que podría dar luz a este dilema, y que
viene recogido en la Ley Orgánica 5/2002, de 19 de junio, sobre las
cualificaciones y la formación profesional, que define en su Art. 7.3.b) la
competencia profesional: “El conjunto de conocimientos y capacidades que
permitan el ejercicio de la actividad profesional conforme a las exigencias de
la producción y el empleo”.
Trabajo de Fin de Grado
Página 107 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Esta definición sobre la competencia profesional guarda una estrecha
relación con las competencias que puede ejercer un Técnico, por cuanto
ambos comprenden un conjunto de capacidades de diferente naturaleza que
permiten conseguir un resultado, estando vinculado al desempeño
profesional, por tanto no es independiente del contexto, dado que expresan
los requerimientos formativos valorados conjuntamente en la relación
hombre-trabajo.
El Dictamen del Consejo de Estado (401/2007), ya apreciaba ésta y otras
situaciones, argumentando que la definición de “Técnico Competente”, no
debía esclarecerse, justificando así su ambigüedad, y trasladando este
esclarecimiento en las administraciones competentes, teniendo en cuenta la
obligatoriedad del reconocimiento de cualificaciones profesionales de todos
los países miembros de la Unión Europea:
401/2007.- en referencia al Artículo 4.1.b del RD 393/2007: “El segundo
párrafo permite que las normas de desarrollo del proyecto de Real
Decreto sometido a dictamen (por tanto, órdenes ministeriales o
disposiciones de autoridades no ministeriales) establezcan "las
titulaciones o exigencias formativas habilitantes para elaborar planes de
autoprotección", lo que se repite en el punto 3.3.1 de la norma básica.
Obviamente se ha de demostrar capacitación profesional suficiente
para elaborar un plan de autoprotección, por parte del técnico que
lo redacte. Esto se contempla en el párrafo primero, y no tiene ninguna
dificultad normativa. Corresponderá a la Administración competente
determinar si el redactor es o no un "técnico competente", a la vista
de su trayectoria profesional o formativa. Es claro que para auxiliar a la
autoridad o funcionario que deba emitir este juicio pueden editarse
manuales o redactarse notas informativas que expliquen el alcance de
cada titulación o el valor de cada experiencia profesional, sin virtualidad
innovadora del ordenamiento jurídico.
Sin embargo, si de lo que se trata es de dictar una orden ministerial u
otra disposición de autoridades no ministeriales para imponer ciertas
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 108 de 301
titulaciones o exigencias formativas concretas, con carácter general,
como habilitantes en la redacción de planes de autoprotección, la
cuestión se torna mucho más compleja. Ello equivale a modificar el
ordenamiento jurídico, introduciendo nuevas limitaciones o posibilidades
a diferentes titulaciones.
Por de pronto, es enormemente difícil discernir entre las múltiples
titulaciones o exigencias formativas con carácter apodíctico:
piénsese en supuestos tan distintos como un puerto comercial, un
edificio, una instalación frigorífica, un túnel ferroviario, un hospital o una
instalación desmontable de temporada con capacidad igual o superior a
2.500 personas. Además, se ha de tener en cuenta que el Derecho
comunitario europeo impone la obligatoriedad del reconocimiento
de cualificaciones profesionales de todos los países miembros
(Directiva 2005/36/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 7 de
septiembre de 2005, cuyo plazo de transposición termina el 20 de
octubre de 2007). En ningún caso, por tanto, las titulaciones
establecidas pueden limitarse a las nacionales españolas.
Sin embargo, la mayor dificultad radica en el ordenamiento jurídico.
Existe una reserva de ley constitucional para el ejercicio de las
profesiones tituladas (artículo 36), lo cual se explica porque
constituye una limitación al derecho al trabajo de todos los españoles.
Con habilitación en alguna norma de rango legal diversos reales
decretos regulan la materia. Ahora bien, sin tal fundamento legal no
cabe que una disposición reglamentaria imponga para una determinada
actividad profesional (como puede ser la redacción de planes de
autoprotección) la posesión de ciertas titulaciones o exigencias
formativas. Y mucho menos puede hacerse por orden ministerial,
cuando se afectan a competencias de distintos departamentos
ministeriales.
Trabajo de Fin de Grado
Página 109 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
En consecuencia, el segundo párrafo del artículo 4.1.b) del proyecto
se ha de eliminar, en cuanto al carácter "habilitante" de las
titulaciones.”
58

Otro de los aspectos importantes que menciona el Dictamen es lo cuidadoso
que era el propio RD 393/2007 en su fase de proyecto, al intentar imponer
y/o asegurar que dentro de la empresa o instalación debían existir niveles
jerárquicos, coordinados y eficaces en cuanto a la difusión de instrucciones.
De poco o nada servían dichos planes en lo referente a la situación de
emergencia exterior si no se aclaraban cuestiones decisivas que dotarán de
eficacia al plan interior por su cohesión con el exterior. De hecho, todas las
referencias a las múltiples autoridades competentes, generaban la impresión
de no existir coordinación ni unidad de mando externo. Otra cuestión
esencial para la eficacia del plan de autoprotección como es la comunicación
inmediata con las autoridades externas a través de un sistema simple,
quedaba también eludida en dicha redacción.
Todos estos principios ciertamente meritorios en toda legislación de
protección civil se modificaron, teniendo en cuenta que el riesgo no sólo se
previene y limita con los planes de autoprotección, por ello se incluyó la
obligación de que todo Plan de Autoprotección debía estar supeditado a los
planes de ámbito superior, pertenecientes a las corporaciones municipales
(los llamados PEMU: Plan de Emergencias Municipal).
En consecuencia, esta ambigua definición ofrecida por la propia Norma
Básica de Autoprotección, y que el propio Consejo Consultivo reconoce,
establece un vacío de contenido que sólo algunas Comunidades Autónomas
han sabido solventar, incluyendo diferentes aspectos dentro en su propia
normativa autonómica.

58
Este Autor no ha podido recopilar el borrador del RD donde se hacía mención a este
párrafo que finalmente fue suprimido del RD aprobado.

Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 110 de 301
Esta misma situación se produce también en el sector de la Prevención de
Riesgos Laborales, en el cual parece deducirse que cualquier técnico de
prevención de nivel superior podría elaborar y redactar un plan. Aunque tras
estudiar los requisitos técnicos que se demandan en un Plan de
Autoprotección, es indudable que los conocimientos que deba disponer un
Técnico Competente, estarán acorde con los contenidos que cada
profesional ha aprendido dentro de su carrera formativa.
Esto nos sirve de ejemplo para unir esos conocimientos técnicos con las
cualidades y capacitaciones técnicas que debe tener un profesional para ser
considerado Técnico Competente en la elaboración de estos Planes de
Autoprotección, según lo pudimos ver en el art. 4.1.b del mencionado
RD393/2007, y el apdo. 3.3.1. de la Norma Básica de Autoprotección:
2. Técnico Competente en otras CCAA
Entendiendo que incumbe a los órganos competentes de las
Administraciones Públicas que informen o reciban la documentación del Plan
de Autoprotección de las actividades, centros, establecimientos o
instalaciones señaladas en el Anexo I de la Norma Básica de
Autoprotección, parece razonable creer que les corresponderá a estos;
dictaminar si el redactor del Plan es o no un Técnico Competente, lo que nos
lleva nuevamente a la teoría inicial, por cuanto es evidente que la propia
Administración Pública competente, queda obligada a determinar el perfil o
la titulación del redactor del Plan de Autoprotección, que debería seguir el
reconocimiento legal precedido por una Titulación Universitaria relacionada
con la jurisdicción o campo de conocimiento del mismo
59
.

59
Un interesante estudio sobre las profesiones se puede encontrar en: Wilensky, Harold L.
The Professionalization of Everyone. American Journal of Sociology 70 (1964) 140 (nota 6),
pág. 142 y 146
Trabajo de Fin de Grado
Página 111 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Sin esta aclaración, el acto registral de un Plan de Autoprotección admite la
carencia de titulación por parte de su autor en algunas de las actividades del
Anexo I del RD, existiendo un detrimento en la calidad de los mismos, que
provocará, a medio-largo plazo, a la falta de análisis de riesgos previsibles,
así como sus consecuencias en lo relativo a la responsabilidad civil o penal
futura.
A este respecto, dicha cuestión aparentemente habría sido resuelta en otra
Comunidad Autónoma, pionera en el desarrollo de esta normativa, como es
el caso de la Comunidad Autónoma de Baleares, cuyo Decreto 8/2004, de
23 de enero, por el que se desarrollaban determinados aspectos de la Ley
de Ordenación de Emergencias en las Islas Baleares, ya aclaraba el
concepto de “Técnico Competente”, aunque dicho Decreto se aprobó con
anterioridad a la Norma Básica de Autoprotección aprobada en 2007.
Artículo 13 (Decreto 8/2004). Técnicos Competentes
A los efectos del presente Decreto, se consideran técnicos competentes para poder
redactar y firmar los planes de autoprotección los siguientes:
Ingenieros e Ingenieros Técnicos dentro del ámbito de sus respectivas
competencias y atribuciones profesionales, siempre que cuenten con la debida
especialización y formación en la materia objeto de los planes de autoprotección y
se hallen inscritos en el registro correspondiente que deberá existir en la Dirección
General de Emergencias.
Arquitectos y Arquitectos Técnicos dentro del ámbito de sus respectivas
competencias y atribuciones profesionales, siempre que cuenten con la debida
especialización y formación en la materia objeto de los planes de autoprotección y
se hallen inscritos en el registro correspondiente que deberá existir en la Dirección
General de Emergencias.
Técnicos de Prevención de riesgos laborales de nivel superior, especialidad
Seguridad en el Trabajo, según lo dispuesto en el Real Decreto 39/1997, de 17 de
enero, incardinados en los Servicios de Prevención debidamente acreditados por la
Autoridad laboral competente.
Directores de Seguridad de empresas acreditadas por el Ministerio de Interior, en el
ámbito de sus respectivas competencias y atribuciones profesionales.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 112 de 301
Llegados a este punto, podemos retomar la reciente aprobación del Decreto
30/2013 de Registro Autonómico de Planes de Autoprotección del Gobierno
de Canarias en cuanto a la posibilidad que brinda a profesionales como:
Técnicos de Protección Civil, Directores de Seguridad Privada, Técnicos en
Riesgos Laborales, Ingenieros, Arquitectos, Graduados en Seguridad y
Control de Riesgos, etc., para que procedan a registrar sus planes en base
al RD 393/2007 en ausencia de una NBA autonómica, y con ello adelantarse
a posibles requerimientos futuros que pudieran prever la posibilidad de
conseguir la habilitación, previa justificación de Planes de Autoprotección
registrados con anterioridad a la entrada en vigor de la normativa canaria.
Esta vía alternativa, presente en la normativa autonómica de Cataluña, se
aprecia en el DECRETO 82/2010, de 29 de junio, por el que se aprueba el
catálogo de actividades y centros obligados a adoptar medidas de
autoprotección y se fija el contenido de estas medidas.
Art. 17.1.a) Grupo 1: formado por personal con titulación universitaria que
pueda acreditar una experiencia suficiente en la elaboración de planes de
autoprotección de actividades y centros de interés para la protección civil
local.
Tiene esta consideración el personal que acredite, mediante certificados
emitidos por los correspondientes ayuntamientos o, si procede, colegios
profesionales, que ha elaborado por cuenta propia o ajena planes de
protección civil de ámbito local o planes de autoprotección de actividades y
centros de interés para la protección civil local.
Art. 17.3) En el caso del personal a que hacen referencia los grupos 1 y 3,
se entenderá como experiencia suficiente la elaboración, con anterioridad a
la entrada en vigor de este Decreto, de un mínimo de tres planes de
autoprotección de actividades y centros de interés para la protección civil
local y de un mínimo de tres planes de autoprotección de actividades y
centros de interés para la protección civil de Cataluña, respectivamente.
Trabajo de Fin de Grado
Página 113 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Otra posibilidad la encontramos en el País Vasco, en su Orden de 3 de
agosto de 2012, del consejero de interior, por la que se regula la acreditación
del personal técnico competente para la elaboración de planes de
autoprotección, en respuesta a lo establecido por el DECRETO 277/2010, de
2 de noviembre, por el que se regulan las obligaciones de autoprotección
exigibles a determinadas actividades, centros o establecimientos para hacer
frente a situaciones de emergencia.
Art. 2.2) Igualmente puede obtener la acreditación otras personas cuya
formación o experiencia profesional contrastada cualifique, a juicio de
comisión evaluadora referida en el artículo siguiente tras examinar la
documentación presentada, para la elaboración de planes de autoprotección.
Tampoco olvidemos el concepto de reciprocidad aplicable entre CCAA que
también se especifica en la Normativa de País Vasco.
Art.2.3) Asimismo se acreditará en condiciones de reciprocidad al personal
que ya haya sido acreditado para elaborar planes de autoprotección por otra
administración autonómica o estatal.
Por todo lo anterior, se da la paradoja de que en el momento actual, todo
aquel profesional con una titulación universitaria asimilable a la
Autoprotección puede solicitar su habilitación como Técnico Competente en
Comunidad autónoma del País Vasco, quedando a la espera de poder
homologarla en Canarias conforme al concepto de reciprocidad si ésta
finalmente se diera.
En este contexto, y habiendo observado los contenidos que se definen en la
NBA y su grado de complejidad, surge por tanto la necesidad de aplicar unos
criterios específicos dentro de la futura Normativa de Autoprotección de la
CA de Canarias, teniendo por tanto que establecerse unas cualidades
básicas en posesión del aspirante a Técnico Competente.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 114 de 301
En consecuencia, los parámetros de ingeniería y arquitectura que se exigen
en todo Plan de Autoprotección, en los que Ingenieros y Arquitectos son
competentes, simplemente pueden ser recopilados del propio proceso de
construcción y/o edificación de la actividad objeto del Plan, no siendo un
elemento primario en la redacción del propio Plan de Autoprotección.
Es lógico pensar que la evaluación de los riesgos se fundamentan desde un
punto de vista multidisciplinar, con un conocimiento profundo de normativas
en materia de protección civil y seguridad ciudadana, que abarquen los
aspectos psicosociales y humanísticos de actividades sociales; actuales y
futuras relacionados con los aspectos psicológicos de las víctimas, así como
su posible victimización, añadiendo los procesos de gestión, mando y
coordinación de situaciones de emergencia y/o catástrofes para dar
respuesta a cada tipo de incidente, respetando la normativa vigente y las
responsabilidades sujetadas a cada actuación.
Todas estas materias ya se recogen en el programa formativo del Graduado
en Seguridad y Control de Riesgos de la Universidad de Las Palmas de
G.C., estableciendo unas competencias curriculares que junto con
organizaciones profesionales, adaptadas a las actuales necesidades de una
sociedad moderna y desarrollada, pretende aportar unos conocimientos y
aptitudes específicas para esta materia, que tienen su origen en nuevas
Titulaciones Académicas que se especializan en la propia seguridad, las
situaciones de emergencia, y el control y gestión de los riesgos que nos
rodean, dicho programa formativo, avalado por universidades de prestigio
como la Universidad de Las Palmas de G.C., pone de manifiesto la
insuficiencia formativa respecto a contenidos relacionados con la seguridad y
las emergencias de las tradicionales titulaciones universitarias existentes en
España.
Para poder llegar a unas conclusiones sobre este controvertido asunto de la
competencia, comenzaremos por un repaso de lo acontecido en el resto de
Comunidades Autónomas españolas en materia de Protección civil, con el
Trabajo de Fin de Grado
Página 115 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
objeto de entender el nivel de implicación relacionado con la Autoprotección
y la manera en que se ha resuelto esta cuestión.
3. Aplicación RD 393/2007 en otras CCAA
Como ya se ha comentado, existen en España varias Comunidades
Autónomas que han aprobado en mayor o menor medida, diversas
normativas relacionadas con la Autoprotección, fomentado sobre todo por
las competencias en materia de Protección Civil asumidas por alguna de
ellas. Este proceso de adecuación, ha permitido aprobar mediante Órdenes
o Leyes autonómicas derivadas de las medidas de autoprotección estatales.
Al mismo tiempo se han determinado, las ya mencionadas, capacidades,
titulación o experiencia que debe tener el “Técnico Competente” al que hace
mención el art. 4.1.b (RD393/2007), bien por el establecimiento de una
determinada titulación universitaria o por la realización de pruebas de
conocimiento específico, que lo faculta a diversos profesionales en la
realización de este tipo de Planes de Autoprotección, destacando en
términos generales la obligatoriedad de estar en posesión, como mínimo, de
un título universitario relacionado con estas materias, para, o bien solicitar la
habilitación correspondiente o acceder al curso homologado que lo habilite
para ello.
60

3.1 Desarrollo normativo en Otras Comunidades Autónomas
Dado que no es el objeto de este trabajo concretar todas y cada una de las
normativas que afectan a la diversidad de actividades incluidas en el Anexo I
del RD dentro de cada comunidad autónoma, puesto que en muchos casos

60
Véase Anexo II de este documento, donde se hace referencia en exclusiva a las
normativas autonómicas relacionadas específicamente con la Autoprotección, así como las
exigencias mínimas establecidas en cada una de ellas para ejercer como Técnico
Competente en la elaboración e implantación de Planes de Autoprotección.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 116 de 301
existe una normativa nacional que las ampara, se ha considerado apropiado
describir solo una muestra de las normativas que han ido incluyendo
aspectos relacionados más directamente con la Autoprotección como es el
caso de Espectáculos Públicos
61
, así como las observaciones encontradas
en ese proceso.
Así pues, se establece una relación (en orden alfabético) de todas la
Comunidades Autónomas españolas, confirmando si cuentan o no con
normativas que fomenten los aspectos fundamentales de la Norma Básica
de Autoprotección, incluyendo las observaciones recopiladas en este
proceso de análisis en lo concerniente a la consideración de Técnico
Competente, utilizando como herramienta de búsqueda los Boletines
Oficiales de cada Comunidad Autónoma:
3.1.1 Asturias
Actualmente en el principado de Asturias no cuentan con una normativa
propia en materia de Autoprotección, solo la Ley del Principado de Asturias
8/2002, de 21 de octubre, de Espectáculos Públicos y Actividades
Recreativas, establece la obligación de elaborar un Plan de Emergencias
según las normas de autoprotección en vigor en cada momento. Disposición
Transitoria 4ª: “Hasta que se proceda a la aprobación de una norma de
autoprotección con carácter obligatorio, los planes de emergencia a que se
refiere el artículo 5.2 de esta Ley deberán ser elaborados por técnicos
competentes y conforme a los siguientes contenidos mínimos.”
3.1.2 Andalucía
En esta Comunidad Autónoma se ha aprobó la LEY 2/2002, de 11 de
noviembre, de Gestión de Emergencias en Andalucía, en el cual, además de

61
En el Anexo II de este documento se encontrará una Tabla Resumen.
Trabajo de Fin de Grado
Página 117 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
incluir un régimen sancionador (art. 51), establece en su art. 14, el carácter
obligatorio de los Planes de Autoprotección a todos aquellos titulares o
responsables de centros e instalaciones que desarrollen actividades
incluidas en su reglamento, el cual no ha sido aprobado a día de hoy.
En lo que respecta a Espectáculos Públicos, su Ley 13/1999, de 15 de
diciembre, de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas no hace
mención alguna a la Autoprotección. Tampoco el Decreto 78/2002, de 26 de
febrero, por el que se aprueban el Nomenclátor y el Catálogo de
Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y Establecimientos Públicos
de la Comunidad Autónoma de Andalucía, que simplemente hace de
Reglamento de la Ley 13/1999 en su función de Catálogo, algo lógico si
pensamos que fueron aprobadas con anterioridad a la Norma de
Autoprotección (2007).
Posteriormente, en el DECRETO 195/2007, de 26 de junio, por el que se
establecen las condiciones generales para la celebración de espectáculos
públicos y actividades recreativas de carácter ocasional y extraordinario, se
hace una única mención a los Planes de Autoprotección en su art. 9 sobre
los procedimientos de autorización, haciendo también referencias sobre
Técnico Competente en el art. 6.2 sobre los requisitos mínimos.
Por último, encontramos la Orden de 16/2008, sobre elaboración, aprobación
y registro del Plan de Autoprotección de todos los centros docentes públicos,
correspondiendo dicha elaboración y aprobación al equipo directivo de cada
centro, coordinado con su servicio educativo de Prevención de Riesgos
Laborales (art. 4). No haciéndose mención alguna al Técnico Competente.
3.1.3 Aragón
De esta Comunidad Autónoma podemos afirmar que se adelantó a la Norma
Básica de Autoprotección, ya que tras ser aprobado el Estatuto de
Autonomía de Aragón con la Ley Orgánica 8/1982, de 10 de agosto (Vigente
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 118 de 301
hasta el 23 de Abril de 2007), las competencias en exclusiva en materia de
espectáculos y actividades recreativas fueron asumidas mediante artículo
35.1.39 y posteriormente reformado por la Ley Orgánica 5/2007, de 20 de
abril, de reforma del Estatuto de Autonomía de Aragón, ejerciendo la
potestad legislativa, la potestad reglamentaria, la función ejecutiva y el
establecimiento de políticas propias, respetando lo dispuesto en los artículos
140 y 149.1 de la Constitución a través de su art. 71.54
a
.
Previamente a la aprobación que regula la celebración de espectáculos
públicos y amparándose en el Tribunal Constitucional con sus sentencias
123/1984, de 18 de diciembre, y 133/1990, de 19 de julio, donde la
protección civil es una competencia concurrente entre Estado y
Comunidades Autónomas. La Ley 30/2002, de 17 de diciembre, de
protección civil y atención de emergencias de Aragón, establece en su art. 9
la obligación de Autoprotección para empresas y entidades que realizan
actividades que pueden generar situaciones de emergencia, catástrofe o
calamidad, así como los titulares de centros, establecimientos e
instalaciones, públicos o privados.
Posteriormente con la Ley 11/2005, de 28 de diciembre, quedó finalmente
regulada la celebración de espectáculos públicos, actividades recreativas y
establecimientos públicos, estableciéndose la obligación de elaborar un Plan
de Autoprotección y Emergencias según las normas de autoprotección en
vigor en cada momento (art.6.2.h, art. 27.m y Disposición Transitoria 5ª),
dejando en manos de la Norma Básica de Autoprotección, la definición de
Técnico Competente.
3.1.4 Baleares
Al igual que en la Comunidad Autónoma de Aragón, Baleares se anticipó en
materia de Autoprotección, aprobando la Ley 2/1998, de 13 de marzo, de
ordenación de emergencias que establecía en su Art. 5: “Autoprotección e
Información” las bases en materia de Autoprotección, encaminándose hacia
Trabajo de Fin de Grado
Página 119 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
un Reglamento anterior al RD 393/2007. Su Decreto 8/2004, sobre
ordenación de emergencias, iba más allá de las recomendaciones
concretadas por la Orden del Ministerio del Interior de 29 de noviembre de
1984 (actualmente derogada), siendo a día de hoy, la única Comunidad
Autónoma donde taxativamente los Directores de Seguridad Privada pueden
realizar Planes de Autoprotección como Técnicos Competentes, según lo
establecido en su art.13, que define lo que para ellos es un técnico
competente dentro de su ámbito autonómico, incluyendo además el registro
de planes de autoprotección, así como las funciones de inspección que
corresponde a la Administración Pública:
 Arquitectos y Arquitectos Técnicos, Ingenieros e Ingenieros Técnicos dentro
del ámbito de sus respectivas competencias y atribuciones profesionales,
siempre que cuenten con la debida especialización y formación en la
materia objeto de los planes de autoprotección y se hallen inscritos en el
registro correspondiente que deberá existir en la Dirección General de
Emergencias.
 Técnicos de Prevención de riesgos laborales de nivel superior.
 Directores de Seguridad de empresas acreditadas por el Ministerio de
Interior.
En cuanto a la normativa de Espectáculos Públicos, esta comunidad
autónoma ha decidido reunir la legislación en materia de actividades
clasificadas, de espectáculos públicos y actividades recreativas, en una sola,
aprobando la LEY 16/2006, de 17 de octubre, de régimen jurídico de las
licencias integradas de actividad de las Illes Balears, con el objetivo de
adecuarla a la realidad actual y a las características de las Islas Baleares.
3.1.5 Canarias
En nuestra Comunidad Autónoma solo contamos con la Ley 7/2011, de
actividades clasificadas y espectáculos públicos, donde en su art. 38.c del
procedimiento autorizatorio, se pide un Plan de Autoprotección pero no
especifica quien lo redacta.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 120 de 301
Con la aprobación del DECRETO 86/2013, de 1 de agosto, por el que se
aprueba el Reglamento de actividades clasificadas y espectáculos públicos,
destacamos la exigencia de tres tipos de documentos para los casos de
celebración de espectáculos públicos; la Memoria de Seguridad (Art.8), el
Plan de autoprotección (Art. 9) y Plan de Seguridad (Ar.t 10), donde se
matiza que el Técnico Competente deberá estar inscrito en el registro
administrativo correspondiente de acuerdo con lo previsto en la normativa
específica, algo que suponemos vendrá definido por el futuro Decreto de
Autoprotección de Canarias, junto con el ya aprobado DECRETO 30/2013,
de 8 de febrero, por el que se crea el Registro Autonómico de Planes de
Autoprotección de los centros, establecimientos y dependencias dedicados a
actividades que puedan dar origen a situaciones de emergencia, que pone
de manifiesto el interés del Gobierno de Canarias en materia de
Autoprotección, estableciendo ya un primer borrador del futuro Decreto de
Autoprotección de Canarias, que esperamos sea aprobado antes de la
finalización de esta legislatura (2011-2015), con la convicción de conseguir
una de las mejores, si no, la mejor normativa de autoprotección de toda
España.
3.1.6 Cantabria
Solo ha aprobado el Decreto 51/2009, sobre Plan de Autoprotección, sin
mencionar al Técnico Competente, remitiendo este aspecto a lo
especificado en el RD 393/2007.
3.1.7 Castilla La Mancha
La única referencia a la autoprotección la encontramos en la Ley 7/2011, de
21 de marzo, de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y
Establecimientos Públicos de Castilla-La Mancha, donde en su art 20 se
establecen las condiciones y requisitos para su desarrollo. Se hace preciso
mencionar lo redactado en su art. 25.1.f.9º, dado que es la única Comunidad
Autónoma, que hemos encontrado, que obligue a ubicar una copia del Plan
Trabajo de Fin de Grado
Página 121 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
de Autoprotección dentro del cajetín específico rotulado como “USO
EXCLUSIVO EMERGENCIAS” o “USO EXCLUSIVO BOMBEROS”, aunque
no se mencione al Técnico Competente.
3.1.8 Castilla y León
En materia de Autoprotección, en el ámbito de esta Comunidad Autónoma,
encontramos la Ley 4/2007, de 28 de marzo, de Protección Ciudadana de
Castilla y León, donde en sus art. 9, 10 y 18, ya se establecen las
actividades susceptibles de causar riesgos y obligaciones que generan.
Por otro lado se ha encontrado la RESOLUCIÓN de 30 de enero de 2013, de
la Secretaría General de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, por la
que se abre un período de información pública, durante 20 días, sobre el
proyecto de Decreto por el que se crea y regula el Registro de Planes de
Autoprotección de Castilla y León. Que pone de manifiesto la elaboración de
un proyecto de Decreto por el que se crearía y regularía el Registro de
Planes de Autoprotección de Castilla y León, donde no define sobre el
Técnico Competente.
En cuanto a Espectáculos Públicos, esta Comunidad Autónoma cuenta con
la LEY 7/2006, de 2 de octubre, de espectáculos públicos y actividades
recreativas (Modificado por el Decreto 50/2010). Que ya en su Art. 7.2 sobre
condiciones técnicas y de seguridad, nos adelanta la obligación de reunir
una serie de condiciones, entre las cuales destaca un “…plan de
emergencias conforme a las normas de autoprotección vigentes.” También
en su Disposición Transitoria 3ª encontramos la ya habitual mención al
Técnico Competente: “Hasta tanto no sea aprobada una norma de
autoprotección con carácter obligatorio, el Plan de emergencias a que se
refiere el artículo 7 de esta Ley deberá ser elaborado por técnico
competente y por cuenta del titular del establecimiento público o instalación
permanente conforme a los siguientes contenidos mínimos…”
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 122 de 301
3.1.9 Cataluña
En línea con sus normativas autonómicas y sus competencias en materia de
Seguridad y Emergencias, Cataluña ha aprobado una de las dos mejores
normativas autonómica en materia de Autoprotección que hay en España.
Su Decreto 82/2010, de 29 de junio, por el que se aprueba el catálogo de
actividades y centros obligados a adoptar medidas de autoprotección, fija el
contenido de estas medidas, para a continuación publicar la Orden
IRP/516/2010, de 8 de noviembre, sobre el procedimiento de acreditación
del personal Técnico Competente para la elaboración de planes de
autoprotección en el ámbito de la protección civil. Permitiendo el registro
electrónico Planes de Autoprotección mediante la Orden INT/193/2011, de
28 de julio.
En Cataluña pueden obtener la acreditación para elaborar planes de
autoprotección como Técnico Competente:
 Personal con titulación universitaria con experiencia justificada. […]
 Personal con titulación universitaria que supere un curso de formación o
supere un examen. […]
 Personal que haya prestado servicios como técnico/a en la dirección
general (min 3 años). […]
 Los técnicos/as de protección civil de los municipios, de los consejos
comarcales o de otros entes supramunicipales. […]
Otro aspecto diferenciador y único en materia de Autoprotección lo
encontramos en la sectorización de las actividades obligadas a contar
con un Plan de Autoprotección que aparece en el Anexo I del Decreto
82/2010, que establece tres epígrafes para los cuales cada titulado con
las características antes mencionadas puede acreditarse en el epígrafe
correspondiente a tenor del art. 2.2 de la Orden IRP/516/2010:

Trabajo de Fin de Grado
Página 123 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Anexo I (Decreto 82/2010)
A. Catálogo de actividades y centros de interés para la protección civil de
Cataluña (con y sin reglamentación sectorial específica) […]
B. Criterios genéricos para declarar una actividad de interés para la
protección civil de Cataluña […]
C. Catálogo de actividades y centros de referencia para la protección civil
local […]
3.1.10 Extremadura
En esta Comunidad Autónoma, simplemente han aprobado el Registro
Autonómico de Planes de Autoprotección a través del Decreto 95/2009, de
30 de abril, por el que en su art. 4, se especifica la elaboración y contenido
mínimo de los planes, remitiendo al RD 393/2007 las cuestiones relativas al
Técnico Competente.
3.1.11 Galicia
Siguiendo la misma dinámica que otras Comunidades Autónomas, la Ley
5/2007, de 7 de mayo de Emergencias de Galicia, ya establece la
obligatoriedad de contar con Planes de Autoprotección (art. 39) con la
novedad de incluir una Disposición Adicional Segunda; que modifica la Ley
de tasas y precios de Galicia (Ley 6/2003) haciendo necesario abonar la
correspondiente tasa por la homologación y control de los Planes de
Autoprotección de carácter privado, así como sus modificaciones y/o
revisiones. También determina que actividades o tipos de centros a través
de un reglamento que se aprobó con el Decreto 171/2010, sobre Plan de
Autoprotección, donde en su art. 3.2 la definición del Técnico Competente
curiosamente no nos la remite a la normativa nacional (RD393/2007) sino a
“…la legislación vigente sobre competencias profesionales”.
En cuanto a la Normativa de Espectáculos Públicos (DECRETO 292/2004),
curiosamente no se hace mención alguna a la necesidad de contar con
Planes de Emergencia o Autoprotección, dejando estas cuestiones en
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 124 de 301
manos de las normativas nacionales (Ley orgánica 1/1992, de 21 de febrero,
de protección de la seguridad ciudadana y el Real Decreto 2816/1982, de 27
de agosto, por el que se aprueba el Reglamento general de policía de
espectáculos públicos y actividades recreativas). Por último, a través de la
Orden de 27 de febrero de 2012, simplemente se limita a crear el Registro
electrónico de planes de autoprotección, junto con el DECRETO 8/2010, de
21 de enero, por el que se regula la actividad de control de acceso a
espectáculos públicos y actividades recreativas, ambas sin mayor
transcendencia.
3.1.12 La Rioja
Esta Comunidad Autónoma mantiene la misma línea que otras CCAA. La
obligación de Planes de Autoprotección lo establece su Art. 7.3 de la Ley
1/2011, de 7 de febrero, de Protección Civil y Atención de Emergencias de
La Rioja, cuyo objetivo es ordenar las acciones de protección civil y atención
de emergencias. Aunque en el Art. 19 sobre Planes de Autoprotección, no se
encuentra mención alguna sobre quien es el responsable (Técnico
Competente) de la redacción del Plan de Autoprotección.
En cuanto a los Espectáculos Públicos, cuentan con la Ley 4/2000, de 25 de
octubre, de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la
Comunidad Autónoma de La Rioja, pero de igual forma nos remite al RD
393/2007 con su Art.5.4 y su Disposición Transitoria 7ª.
3.1.13 Madrid
Resulta anecdótico ver como la capital de España cuenta con una normativa
de espectáculos públicos del año 1997 (Ley 17/1997, de 4 de julio, de
Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas), donde ya, en su art.4.c,
hace mención a los planes de emergencia según las normas de
autoprotección en vigor como requisitos mínimos para la solicitud de
Trabajo de Fin de Grado
Página 125 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
licencias de funcionamiento, aunque su cumplimiento e inspección ha
demostrado ser inapropiados
62
.
Lo mismo ocurre con el Decreto 31/2003 Reglamento de prevención de
incendios de Madrid
63
, que especificaba la presentación en el plazo de un
año, de un Plan de Autoprotección en los casos indicados en su art.1. de su
Disposición Transitoria 2ª.
3.1.14 Murcia
En esta Comunidad Autónoma no se cuenta con ninguna normativa
orientada a la Norma Básica de Autoprotección. En lo que respecta a los
Espectáculos Públicos, han aprobado la Ley 2/2011, de 2 de marzo, de
admisión en espectáculos Públicos, actividades recreativas y
establecimientos públicos de la región de Murcia, pero no existe referencia
alguna a los Planes de Autoprotección o de Emergencias, ni a los Técnicos
Competentes.
3.1.15 Navarra
En esta Comunidad Foral al igual que otras CCAA, han aglutinado dentro de
su Ley de Protección Civil y Atención de Emergencias de Navarra los
aspectos que conforman la obligación de contar con un Plan de
Autoprotección, ya sea para actividades clasificadas como espectáculos
públicos e instalaciones educativas (Art. 15, Ley Foral 8/2005, de 1 de julio),
aunque no se encuentra ninguna referencia al Técnico Competente.

62
Esta normativa se encuentra actualmente en proceso de revisión, tras el trágico suceso
ocurrido en el Madrid Arena en noviembre de 2012.
63
Decreto Anulado parcialmente por la sentencia nº 930 del Tribunal Superior de Justicia de
Madrid (junio de 2006), por invadir las competencias del Estado en materia de
reglamentación técnica.
[http://www.coam.org/pls/portal/url/ITEM/22AE4FEDB877C707E040A8C0260569C3]
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 126 de 301
Su Ley Foral 2/1989, de 13 de marzo, reguladora de espectáculos públicos y
actividades recreativas, tampoco hace referencia alguna a los Planes de
Autoprotección o de Emergencias.
3.1.16 Valencia
Tampoco se menciona en esta Comunidad Autónoma al Técnico
Competente. Viendo la redacción aprobada por el Decreto 222/2009, de 11
de diciembre sobre requisitos mínimos a cumplir por los centros de trabajo
que presten servicios sanitarios, en su art. 10 vemos que la elaboración de
los planes de autoprotección e integración de medidas de emergencia, será
competencia de los responsables de dichos centros públicos o privados.
Junto con la Orden 27/2012, de 18 de junio, de centros educativos no
universitarios, que en su art. 7 establece que la elaboración será realizada
por un “Técnico Competente”, no definiéndolo en ninguna de las dos
normativas. Tampoco el Decreto 83/2008 sobre el Registro de Planes de
Autoprotección lo aclara, estableciendo que será el titular de la actividad
quien tramite su registro.
En lo que se refiere a la normativa de espectáculos públicos, actividades
recreativas y establecimientos públicos, Ley 14/2010, de 3 de diciembre,
establece al técnico competente para su elaboración, dejando en manos de
la Norma Básica de Autoprotección su definición.
Actualmente la Generalitat Valenciana se encuentra elaborando un catálogo
de actividades que deberán contar con un Plan de Autoprotección.
3.1.17 País Vasco
Es en esta Comunidad Autónoma donde al igual que Cataluña se han
aprobado diferentes normativas que marcaron un antes y un después en
materia de Autoprotección siendo los primeros en aprobar una Ley 4/1995,
de 10 de noviembre, de espectáculos públicos y actividades recreativas, que
Trabajo de Fin de Grado
Página 127 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
ya en su art. 14.1 y 15.2 comenzaba a hablar del Técnico Competente:
“…lo que deberá acreditarse en el expediente mediante certificación de
técnico competente”, estableciendo al mismo tiempo contenidos mínimos en
materia de Autoprotección: ”Hasta tanto no sea aprobada una norma de
autoprotección con carácter obligatorio…” dentro de su Disposición
transitoria tercera.
Años después con el Decreto 277/2010 de actividades, centros o
establecimientos, en su art 8., marcaron los criterios mínimos para la
elaboración del plan, diferente a todos los publicados, junto con la Orden de
3 de agosto de 2012, del Consejero de Interior, por la que se regulaba la
acreditación del personal Técnico Competente para la elaboración de
planes de autoprotección en su art 2. Similares a los requisitos de Cataluña,
pero añadiendo a aquellas personas con una titulación universitaria cuya
formación habilite a tal efecto, tales como grado en seguridad y
emergencias, master en gestión del riesgo y emergencias, u otros grados o
masters que les sean asimilables, así como otras titulaciones de seguridad o
prevención de riesgos reconocidas conforme a la normativa vigente que les
cualifiquen del mismo modo.
Mención especial es lo mencionado en sus Disposiciones Generales que
pone el acento en la responsabilidad en exclusiva de quienes redacten estos
Planes: “La veracidad de los contenidos expresados en el plan de
autoprotección es responsabilidad exclusiva de los firmantes del mismo y no
será objeto de comprobación administrativa para proceder a la
homologación”.
3.1.18 Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla
En la Ciudad Autónoma de Ceuta cuentan desde el 11 de junio de 2010 con
su Ordenanza reguladora del registro autonómico de planes de
autoprotección, donde en su Art. 4 sobre la elaboración y contenido mínimo
del plan, podemos leer:
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 128 de 301
[…] Tal como establece el Real Decreto 393/2007, de 23 de marzo, el Plan de
Autoprotección deberá ser elaborado y firmado por un técnico competente
capacitado para dictaminar sobre aquellos aspectos relacionados con la
autoprotección frente a los riesgos a los que está sujeta la actividad. Asimismo
deberá ser suscrito por el titular de la actividad.
El contenido mínimo del Plan será el establecido en el Anexo II del Real Decreto
393/2007 y el Técnico redactor del mismo deberá certificar que cumple en todos
sus términos con la reglamentación que le sea de aplicación.
En la ciudad de Melilla, solo se ha encontrado el Decreto del Consejo de
Gobierno de la Ciudad Autónoma de Melilla de fecha 13 de septiembre de
1996 (B.O.ME. nº 3490 de 26 de septiembre de 1996) que aprueba la
normativa de Coordinación de Protección Civil en el ámbito de la Ciudad
Autónoma de Melilla.
En materia de Espectáculos Públicos, cuentan con el Reglamento regulador
de los usos y condiciones de los locales de espectáculos y reunión de la
ciudad autónoma de melilla de 2005, aunque no se menciona a los
Técnicos Competentes ni a los Planes de Autoprotección.
3.2 Conclusiones
Así pues, podemos ver como diferentes Comunidades Autónomas han
establecido diferentes criterios de idoneidad. De ellas solo tres entrarían
dentro de nuestra categoría de Normativa de Autoprotección Autonómica,
puesto que acometen los aspectos más importantes que hemos venido
tratando en este trabajo. Esto nos hace pensar que la normativa del País
Vasco es la más acertada y completa, puesto que abarca no solo los
sectores profesionales, y las actividades específicas, sino que reduce
considerablemente los límites de aforo, algo que nos parece esencial para
su aplicación en el ámbito de los Espectáculos Públicos, donde en muchas
ocasiones de corren riesgos innecesarios.
Trabajo de Fin de Grado
Página 129 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
En cuanto a las profesiones recomendadas, destacamos las siguientes
variables profesionales obtenidas de las distintas normativas autonómicas:
1. Titulación Universitaria + experiencia de al menos tres años, en
cualquiera de las siguientes actividades: elaboración, gestión,
homologación, mantenimiento y supervisión de planes de
autoprotección de actividades, centros y establecimientos que
precisen del procedimiento de homologación.
2. Titulación Universitaria cuya formación habilite a tal efecto, tales
como grado en seguridad y emergencias, master en gestión del riesgo
y emergencias, u otros grados o masters que les sean asimilables, así
como otras titulaciones de seguridad o prevención de riesgos
reconocidas conforme a la normativa vigente que les cualifiquen del
mismo modo.
3. Titulación Universitaria + superar un curso de formación superior
para elaborar planes de autoprotección impartido por la Academia
Vasca de Policía y Emergencias, o por instituciones y entidades
reconocidas por aquélla, siguiendo las directrices de la dirección
competente en materia de protección civil y emergencias del Gobierno
Vasco.
4. Formación o experiencia profesional contrastada que cualifique, a
juicio de comisión evaluadora tras examinar la documentación
presentada, para la elaboración de planes de autoprotección.
5. En condiciones de reciprocidad, acreditación para elaborar planes de
autoprotección por otra administración autonómica o estatal.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 130 de 301
En este sentido y basándonos en las actuales especializaciones de Grados
impulsados por el modelo Bolonia
64
, apostamos por unas Titulaciones
Universitarias de Grado que habilitarían al efecto, como son, entre otras:
 Grado en Seguridad y Control de Riesgos o análogas.
 Master en Gestión del Riesgos y Emergencias, u otros grados o masters
que les sean asimilables.
 Titulaciones de seguridad o prevención de riesgos reconocidas conforme a
la normativa vigente que les cualifique al efecto.
En cualquier caso, cada solicitud sería objeto de valoración individualizada
por una comisión evaluadora formada por personal técnico de las
administraciones con competencias en materia de Emergencias y Seguridad.
Para finalizar este capítulo podemos ver como ante una misma actividad, por
ejemplo; la de espectáculos públicos, la normativa del País Vasco, también
reduce drásticamente los criterios de aforo en los términos que se
comentaban en el apartado anterior:
Tabla 5. Comparativa de Aforo
AFORO
Actividades/Instalaciones País Vasco RD 393/2007
E
s
p
e
c
t
á
c
u
l
o
s

P
ú
b
l
i
c
o
s

Espacios Abiertos =>10.000 =>20.000
Eventuales =>2.500 =>2.500
Espacios Cerrados >300 =>2.000
Uso Sanitario =>300 ò >2.500m
2
=>2.000 ó 200 Camas
Uso Docente
=>50 =>2.000

64
Proceso de convergencia que tiene como objetivo facilitar el intercambio de titulados y
adaptar el contenido de los estudios universitarios a las demandas sociales, mejorando su
calidad y competitividad a través de una mayor transparencia y un aprendizaje basado en el
estudiante cuantificado a través de los créditos ECTS.
Fuente: elaboración propia
Trabajo de Fin de Grado
Página 131 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
4. Análisis de Titulaciones Técnicas
Para finalizar este capítulo y siguiendo la trayectoria de las Normativas
Autonómicas mencionadas anteriormente, la justificación que ofrecemos de
diversas Titulaciones Universitarias para ser aceptadas como Técnicos
Competentes, estarían acorde a su carácter técnico, dado que es
indispensable que el responsable de la realización y aplicación de los planes
de autoprotección, tenga ciertos conocimientos técnicos relacionados con:
ingeniería, planimetría, arquitectura, protección civil, análisis de riesgos,
seguridad, prevención, previsión de procedimientos y gestión de recursos
entre otros. Sin olvidar aspectos psicosociales que le permitan realizar una
buena praxis, actuando eficazmente en situaciones de crisis, dado de alto
estrés que en ellas se padece
65
.
Para ello establecemos una diferenciación en lo referente a las atribuciones,
entendida como la capacidad legal que tiene un Técnico para firmar un
proyecto según cierta normativa, y las competencias, que se basan en los
conocimientos adquiridos por el Técnico para abordar la realización de un
proyecto.
La ausencia de una serie de conocimientos transversales, ha hecho que
existan, por un lado, profesionales con formación exclusiva no universitaria,
y por otro, titulados específicos, tales como; ingenieros o arquitectos, que
por su naturaleza académica, eran los perfiles más propicios para las
necesidades en materia de autoprotección, evidenciando con el paso de los
años las carencias en materia de seguridad y emergencias que actualmente

65
Si bien es cierto que el redactor de un Plan de Autoprotección no tiene obligación de
ocupar la figura del Director del Plan o Jefe de la Emergencia, quedando la redacción del
mismo simplemente como un acto contractual entre las partes. Es lógico pensar que su
aplicación debe estar basada en los conocimientos y actuaciones que conlleva una
emergencia, ya que en el supuesto de que sus indicaciones y protocolos no fuesen los
correctos, una vez finalizado el trabajo, se mantiene su responsabilidad civil y penal como
redactor.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 132 de 301
las universidades, conscientes de esta necesidad, han resuelto con la
creación de grados universitarios que especializan en esta materia.
Analizamos a continuación siete de las titulaciones más plausibles a la hora
de ser consideradas como Técnico Competente, bien por sus competencias
curriculares o por la normativa actual que le confiera atribuciones exclusivas
por sí misma.
 Arquitectos / Arquitecto
Técnicos
 Ingenieros / Ingeniero
Técnicos
 Directores de Seguridad
Privada
 Técnicos Superiores en
Prevención de Riesgos
Laborales
 Graduados en Seguridad y
Control de Riesgos
4.1 Arquitectos / Arquitectos Técnicos e Ingenieros / Ingenieros
Técnicos
Para entender mejor las atribuciones que se les confiere a estos titulados, en
primer lugar debemos esclarecer las diferencias entre especialidades dentro
del sector de la edificación, empezando por el Decreto 148/1969, de 13 de
febrero, donde encontramos que estos titulados tendrán la plenitud de
facultades y atribuciones en el ejercicio de su profesión dentro del ámbito de
su respectiva especialidad técnica, considerando como especialidad cada
una de las enumeradas en su texto.
En lo que respecta a las atribuciones que se les concede a estos
profesionales, debemos adentrarnos en la Ley 12/1986, de 1 de abril, sobre
regulación de las atribuciones profesionales de los arquitectos e ingenieros
técnicos (Ley 33/1992, de 9 de diciembre, de modificación de la Ley
12/1986, sobre regulación de las atribuciones profesionales de los
Trabajo de Fin de Grado
Página 133 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Arquitectos e Ingenieros técnicos). Éstas, son el fruto de las modificaciones y
correcciones sentenciadas por el Tribunal Supremo
66
, sentándose como
doctrina jurisprudencial el criterio de que las atribuciones profesionales de
los Arquitectos e Ingenieros Técnicos serán plenas en el ámbito de su
especialidad respectiva, sin otra imitación cualitativa que la que se derive de
la formación y los conocimientos de la técnica de su propia titulación y sin
que, por tanto, puedan válidamente imponérseles limitaciones cuantitativas o
establecerse situaciones de dependencia en su ejercicio profesional
respecto de otros técnicos universitarios. Corresponden por tanto a los
Ingenieros Técnicos, dentro de su respectiva especialidad, las siguientes
atribuciones profesionales:
Art. 2.1.A. La redacción y firma de proyectos que tengan por objeto la construcción,
reforma reparación, conservación, demolición, fabricación, instalación, montaje o
explotación de bienes muebles e inmuebles, en sus respectivos casos, tanto con
carácter principal como accesorio, siempre que queden comprendidos por su
naturaleza y características en la técnica propia de cada titulación.
Art. 2.1.B. La dirección de las actividades objeto de los proyectos a que se refiere
en el apartado anterior, incluso cuando los proyectos hubieren sido elaborados por
un tercero.
Art. 2.1.C. La realización de mediciones, cálculos, valoraciones, tasaciones,
peritaciones, estudios, informes, planos de labores y otros trabajos análogos.
Art. 2.1.D. El ejercicio de la docencia en sus diversos grados en los casos y
términos previstos en la normativa correspondiente y, en particular, conforme a lo
dispuesto en la Ley Orgánica 11/1983, de 25 de agosto, de reforma universitaria.
Art. 2.1.E. La dirección de toda clase e industrias o explotaciones y el ejercicio, en
general respecto de ellas, de las actividades a que se refieren los apartados
anteriores.

66
Tribunal Supremo (Sala de lo Contencioso-Administrativo, Sección 3ª). Sentencia de 28
febrero 2000 RJ 2000\801 y Sentencia de 20 enero 2000 RJ 2000\21. [www.westlaw.es]
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 134 de 301
En lo referente a los Arquitectos, se les asignan todas las atribuciones
profesionales descritas anteriormente, en relación a su especialidad dentro
de la ejecución de obras; siempre que estén sujetos a las prescripciones de
la legislación del sector de edificación. Facultando a los Ingenieros e
Ingenieros Técnicos para elaborar aquellos proyectos citados en el Art. 2.1.A
referidos a toda clase de obras y construcciones que, con arreglo a la
expresada legislación no precisen de proyecto arquitectónico.
Otra normativa que puede aportar más luz, es la Ley 38/1999 sobre la
Ordenación de la Edificación, también conocida como LOE, que desarrolla a
la Ley 12/86 sobre atribuciones de los ingenieros y arquitectos técnicos, y
establece las facultades y competencias de los técnicos en la redacción de
proyectos. En estas atribuciones se aprecia una subdivisión de titulaciones:
4.1.1 Atribuciones de los Arquitectos:
 La Proyección de edificios destinados a oficinas para ventas, atención
a clientes o similares, por ser una actividad independiente a la
industrial y no relacionada directamente con la producción. En caso
de modificarse su uso, deberá contar con el correspondiente proyecto
firmado por un Ingeniero o Ingeniero Técnico.
 Redacción de proyectos de obras de nueva construcción o
intervenciones en edificios ya existentes, incluyendo entre otros el uso
como almacén, comercial, funerario o deportivo, así como lo
comprendiendo dentro de su equipamiento y urbanización.
 Proyectos de obras de nueva construcción de escasa entidad sin
carácter, residencial y/o público, y desarrollados en una misma planta.
 Obras de ampliación, modificación, reforma o rehabilitación en
edificios existentes siempre y cuando se cumplan determinados
requisitos.
Trabajo de Fin de Grado
Página 135 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Redacción de proyectos parciales dentro de proyectos ya realizados
por otros profesionales, arquitectos o ingenieros, tales como cálculos
de estructuras, cálculos de instalaciones de agua, electricidad, aire
acondicionado, u otras, así como mediciones de unidades de obra y
su valoración.
4.1.2 Atribuciones de los Arquitectos Técnicos:
 Obras que tengan el carácter de intervención total en edificaciones
catalogadas o que dispongan de algún tipo de protección de carácter
ambiental o histórico-artístico, regulada a través de norma legal o
documento urbanístico y aquellas otras de carácter parcial que
afecten a los elementos o partes objeto de protección.
 Dirección de Obra y Ejecución, formando parte de la dirección
facultativa, dirigiendo el desarrollo de la obra en los aspectos
técnicos, estéticos, urbanísticos y medioambientales, de conformidad
con el proyecto que la define, la licencia de edificación y demás
autorizaciones preceptivas, así como las condiciones del contrato, con
el objeto de asegurar su adecuación al fin propuesto. En su faceta de
ejecución dirige la ejecución material de la obra y el control cualitativo
y cuantitativo de la construcción y la calidad de lo edificado.
 Coordinador de seguridad y salud: coordinando las medidas y el libro
de registros de seguridad y salud en obras de edificación, durante la
elaboración del proyecto y la ejecución de la obra.
4.1.3 Atribuciones de los Ingenieros:
En lo que respecta al título de Ingeniero en su modalidad Industrial, su
formación, entendiendo que esta especialidad es la más cercana a
cuestiones relacionadas con la Seguridad y las Emergencias, le confiere la
plena capacidad para proyectar, ejecutar y dirigir toda clase de instalaciones
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 136 de 301
y explotaciones comprendidas dentro del sector industrial, químico,
mecánico y eléctrico.
Asimismo el Ingeniero Industrial está capacitado para actuar, realizar y dirigir
toda clase de estudios, trabajos y organismos dentro del ámbito económico
industrial, estadístico, social y laboral.
Esta formación generalista del Ingeniero Industrial le permite cubrir áreas
muy variadas, como por ejemplo:
 Mecánica  Construcción
 Fabricación  Electricidad
 Electrónica  Transporte y Logística
 Materiales  Energía
 Acústica  Comunicaciones
 Homologación y Propiedad
Industrial
 Medio ambiente
 Organización de la producción  Gestión empresarial
4.1.4 Atribuciones de los Ingenieros Técnicos:
Surge aquí la controversia por cuanto esta titulación no sería equiparable a
la anterior en términos de contenidos curriculares, ya que los Ingenieros
(también llamados Superiores) tienen un plan de estudios de 5 ó 6 años,
mientras los Ingenieros Técnicos estaban considerados como Diplomaturas,
por sus 3 años de estudio.
En términos de conocimiento, esta situación parece haberse resuelto con la
entrada en escena de los Graduados en Ingeniería por cuanto podemos ver
como sus planes de estudio abarcan esas materias que en el formato
anterior no se daban.
Trabajo de Fin de Grado
Página 137 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Aun así, recordemos que los Ingenieros Técnicos desde el punto de vista
legal, tienen las facultades y atribuciones que les confiere la mencionada Ley
12/1986, de 1 de abril, sobre regulación de las atribuciones profesionales de
los Arquitectos e Ingenieros Técnicos, en el ejercicio de su profesión dentro
del ámbito de su respectiva especialidad técnica, además de contar con
ciertas competencias según la Orden CIN/351/2009, de 9 de febrero, por la
que se establecen los requisitos para la verificación de los títulos
universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de
Ingeniero Técnico Industrial.
4.1.5 Otras Ingenierías:
Dentro de la propia titulación de Ingeniería existen multitud de
especialidades, las cuales presentan una especialización concreta a
actividades o instalaciones previamente definidas, esto da como resultado
que cada uno de estos perfiles, por nombrar alguno; Ingeniero Agrónomo,
Ingeniero Aeronáutico o Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, solo
podrían realizar un Plan de Autoprotección en función de su ámbito
competencial, es decir; en instalaciones y/o fabricas agropecuarias y/o
ganaderas (Ing. Agrónomo), instalaciones aeroportuarias (Ing. Aeronáutico)
o instalaciones portuarias (Ing. Caminos, Canales y Puertos).
4.1.6 Conclusiones:
Con todo lo comentado, parece evidente que estas titulaciones fueron
reguladas acorde al sector de la edificación, como uno de los principales
sectores económicos con evidentes repercusiones en el conjunto de la
sociedad y en los valores culturales que entraña el patrimonio arquitectónico,
en línea con las demandas sociales que solicitaban cada vez más calidad en
la construcción de los edificios, y por tanto un aumento en la seguridad
estructural, la protección contra incendios y el bienestar social de sus
ocupantes en todo lo relacionado con la protección contra el ruido, el
aislamiento térmico o la accesibilidad para personas con movilidad reducida,
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 138 de 301
siguiendo así lo establecido en la Directiva 85/384/CEE de la Unión Europea,
cuando declara que: "la creación arquitectónica, la calidad de las
construcciones, su inserción armoniosa en el entorno, el respeto de los
paisajes naturales y urbanos, así como del patrimonio colectivo y privado,
revisten un interés público".
Si buscamos una normativa que especifique las atribuciones o competencias
del Ingeniero Industrial solo encontraremos el Decreto del 18 de septiembre
de 1935, publicado en la gaceta de Madrid, N.º 263 de 20 de septiembre de
1935. Siendo el único texto legal que sirve de base para la interpretación de
las atribuciones de estos profesionales. De hecho es tan evidente la
dificultad para fijar la frontera y límites exactos de las competencias de los
técnicos superiores que en muchos casos es necesario que sea el Poder
Judicial el encargado de dirimir los problemas planteados a través de la
jurisprudencia, marcando diversas pautas indicativas para resolver estos
problemas. Como ejemplo de ello, en lo referente a las cuestiones sobre
conflictos de competencia entre técnicos de grado superior, se ha podido
llegar a la conclusión jurídica de que: “no se pueden establecer
competencias con carácter exclusivo y excluyente”
67
, puesto que la
Administración tiene por costumbre utilizar la fórmula genérica de "Técnico
Titulado Competente", "Técnicos Competentes" o "Técnico Colegiado
Competente", siendo determinante para ello los conocimientos técnicos que
se posean, en función de las asignaturas cursadas en sus respectivas
Escuelas Técnicas Superiores (universidades) y que en bastantes casos son
comunes.
En definitiva, podemos afirmar que, en conjunto, estos titulados superiores
guardan una estrecha relación con los procesos de edificación y cálculo de

67
Sentencia de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo de 1 de julio de 1982
(Aranzadi nº 4591). En este sentido se pronuncian también las Sentencias de 24 de marzo,
4 de octubre y 13 de octubre de 1984 (Aranzadi nº 1489, 4730 y 4964).
Trabajo de Fin de Grado
Página 139 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
instalaciones y estructuras, así como con el análisis de riesgos, seguridad
contra incendios, electrocución o productos químicos.
Sin embargo, con los datos aportados, podemos afirmar que para estas
titulaciones (Arquitectos, Arquitectos Técnicos, Ingenieros e Ingenieros
Técnicos), la normativa que les proporciona competencias no establece
relación directa desde las competencias curriculares de su formación con las
Emergencias y la Seguridad, entendida como “Security”, más allá de sus
atribuciones legales. Como tampoco quedan resueltas las carencias en lo
concerniente a la gestión de recursos de emergencia y seguridad, riesgos
naturales (meteorológicos, volcánicos, etc.) y antrópicos (tecnológicos),
psicología personal y social, derecho civil y penal, criminología y gestión de
catástrofes, lo que plantea la mejora de estos contenidos por medio de un
plan formativo que complete sus conocimientos profesionales para acceder a
la habilitación de Técnico Competente en materia de Autoprotección.
A este respecto, los trabajos propios de la profesión de Arquitecto, publicada
por el propio Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España
68

tampoco abarca la redacción de ningún tipo de Planes relacionados con la
Autoprotección, las Emergencias o la Seguridad, en cualquiera de sus
niveles administrativos.
4.2 Directores de Seguridad Privada
Esta habilitación surge en base al Reglamento de Seguridad Privada,
teniendo en cuenta que no es hasta la publicación del Real Decreto 4/2008,
de 11 de enero, por el que se modifican determinados artículos de este
Reglamento de Seguridad Privada (RD 2364/1994), cuando el Director de
Seguridad es reconocido como una categoría independiente del personal de

68
Listado de Competencias del Arquitecto, Depto. Jurídico del Consejo Superior de
Colegios de Arquitectos de España, septiembre de 2010. Web: [http://www.cscae.com]
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 140 de 301
seguridad privada, puesto que, hasta entonces, sólo era una especialidad
del Jefe de Seguridad.
Sus funciones a desempeñar están condicionadas a la existencia de un
Departamento de Seguridad dentro de la propia empresa, pudiendo ser de
carácter obligatorio o voluntario, previa homologación ante el Ministerio del
Interior, no estando contemplado en la vigente normativa, ni explícita ni
implícitamente, la posibilidad de actuar como asesor profesional en materia
de seguridad puesto que esas funciones recaen en las empresas de
seguridad privada, encomendadas según el art. 5.1.g) de la Ley 23/1992, de
30 de julio, de Seguridad Privada. Por tanto su liberalización profesional
como asesor de seguridad en cualquier modalidad contractual de prestación
de servicios no parece posible
69
. Dichas funciones están contempladas en
los artículos 95.2, 97 y 98 del Reglamento de Seguridad Privada:
 El análisis de situaciones de riesgo y la planificación y programación de las
actuaciones precisas para la implantación y realización de los servicios de
seguridad.
 La organización, dirección e inspección del personal y servicios de
seguridad privada.
 La propuesta de los sistemas de seguridad que resulten pertinentes, así
como la supervisión de su utilización, funcionamiento y conservación.
 La coordinación de los distintos servicios de seguridad que de ellos
dependan, con actuaciones propias de protección civil, en situaciones de
emergencia, catástrofe o calamidad pública.
 Asegurar la colaboración de los servicios de seguridad con los de las
correspondientes dependencias de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
 En general, velar por la observancia de la regulación de seguridad aplicable.

69
Respuestas de la Secretaria General Técnica sobre diversas cuestiones relacionadas con
el régimen jurídico de los Directores de Seguridad Privada. Este autor no entiende como
dichas respuestas se encuentran publicadas en la web del Ministerio del Interior sin fechar
ni firmar por autoridad alguna. [http://www.interior.gob.es/respuestas-de-la-secretaria-
general-tecnica-47/seguridad-privada-885/otro-personal-de-seguridad-904]
Trabajo de Fin de Grado
Página 141 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Varios han sido los intentos por darle más contenido a esta habilitación del
Ministerio del Interior
70
, que nació como refugio para los miembros de las
Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que tras su labor policial
pasasen a una merecida segunda actividad. Las condiciones para obtener
esta habilitación fue y es tan abierta, que pronto se convirtió en una titulación
ofertada por multitud de universidades que la proponían bajo convenios con
otros centros formativos, sin apenas rigor formativo, perjudicando así a otras
universidades y centros con una trayectoria claramente definida y
respaldada por grandes profesionales que dignifican esta profesión, y que
han venido demostrado su formación en la planificación de la seguridad
como elemento integrador con otras disciplinas dentro de las empresas
españolas.
Esta habilitación como Director de Seguridad Privada puede realizarse ante
el Ministerio del Interior por alguna de estas dos vías:
 Estando en posesión de la titulación de seguridad reconocida, a estos
efectos, por el Ministerio del Interior.
 Acreditar el desempeño durante cinco años, como mínimo, de puestos de
dirección o gestión de seguridad pública o de seguridad privada y superar
las correspondientes pruebas a que se refiere el artículo 12 de la Orden
INT/318/2011, de 1 de febrero, sobre personal de seguridad privada.
La mencionada “titulación se seguridad reconocida” corresponde a títulos
de extensión universitaria o posgrados, programados e impartidos por
centros universitarios o centros de formación públicos o privados, adscritos a
éstos, y reconocidos oficialmente por el propio Ministerio del Interior, para lo

70
La Asociación Española de Directores de Seguridad Nexum, en escrito, dirigido al Ministro
de Fomento, propuso que las funciones que el Real Decreto 1566/1999, de 8 de octubre,
otorga a los consejeros de seguridad, sean asumidas por los directores de seguridad
contemplados en el Reglamento de Seguridad Privada, aprobado por Real Decreto
2364/1994, de 9 de diciembre, previa acreditación de haber recibido la formación regulada
en el anexo al Real Decreto 1566/1999, y de haber superado las pruebas correspondientes.
Dicha propuesta fue denegada. [http://www.interior.gob.es/file/52/52756/52756.pdf]
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 142 de 301
cual sus materias deberán alcanzar un mínimo de cuatrocientas horas (art.
6, Orden INT/318/2011). En el supuesto de que el curso de dirección de
seguridad forme parte de un programa de estudios de superior nivel
académico, su contenido didáctico y horas lectivas deberán estar claramente
diferenciados de éste y expedirse, en todo caso, un título específico con el
nombre del curso reconocido en la autorización. Este aumento en la carga
formativa con respecto a las exigencias anteriores, que en la práctica
tampoco profundiza en materias específicas, convenientemente cursadas y
ejercitadas por otras titulaciones ya señaladas, no alcanza la categoría de
titulación universitaria, como ocurre con las extintas Licenciaturas o
Diplomaturas, actualmente denominados Graduados.
Como ya se ha comentado, se considera acertada la ya mencionada relación
de titulaciones que se especifican, en la Normativa de la Comunidad
Autónoma Balear (Decreto 8/2004, ordenación de emergencias), si bien no
se puede secundar con rotundidad la inclusión de los Directores de
Seguridad Privada acreditados por el Ministerio de Interior, al fundamentarse
en la especificidad de sus contenidos formativos, los cuales están
claramente orientados a la Seguridad Privada; sus elementos técnicos,
riesgos y amenazas en materia de seguridad, actos antisociales y medidas
contra incendios, junto con la gestión de los vigilantes de seguridad en sus
funciones diarias, lo que le hace una figura indispensable en la ejecución del
propio Plan de Autoprotección e interlocutor con las Fuerzas y Cuerpos de
Seguridad y Emergencias, pero no como responsable de su elaboración.
Contenidos Obligatorios según la Orden INT/318/2011:
 Normativa de seguridad
privada
 Fenomenología
delincuencial
 Seguridad física
 Seguridad electrónica
 Protección de datos de carácter
personal
 Gestión y dirección de actividades
de seguridad privada
 Funcionamiento de los
departamentos de seguridad
Trabajo de Fin de Grado
Página 143 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Seguridad de personas
 Seguridad lógica
 Seguridad en entidades de
crédito
 Seguridad patrimonial
 Seguridad contra incendios
 Prevención de riesgos
laborales
 Protección Civil
 Planificación de la seguridad
 Análisis de riesgos
 Dirección de equipos humanos
 Gestión de recursos materiales
 Colaboración con la seguridad
pública
 Deontología profesional
Bien es cierto que el propio Reglamento de Seguridad Privada (RD 4/2008)
establece en su Art. 95.2 y 116 las funciones propias del Director de
Seguridad, siempre que esté al frente del propio Departamento de Seguridad
de la actividad objeto del Plan. Dentro de estas funciones se menciona la
siguiente:
Art. 95.1.e) La coordinación de los distintos servicios de seguridad que de ellos
dependan, con actuaciones propias de protección civil, en situaciones de
emergencia, catástrofe o calamidad pública.
Tras la lectura de este artículo, se puede interpretar que su actuación y
responsabilidad se limita a: las actuaciones en caso de producirse la
emergencia, permitiéndonos considerarlo como el profesional mejor
capacitado en la gestión y coordinación de los recursos intervinientes en
materia de Protección Civil dentro de su actividad, ya que ambas normativas
(Reglamento de Seguridad Privada y NBA) parten del Ministerio del Interior
(competente en materia de Protección Civil).
Cuestión aparte sería entender su capacitación como Técnico Competente,
por cuanto si hacemos una lectura expresa del art. 95, encontraremos que
en esa interpretación también tendrían cabida los Jefes de Seguridad
Privada, los cuales tienen las mismas funciones e incluso alguna más
relacionada con la formación de los Vigilantes de Seguridad y la dirección de
las prácticas de tiro. Lo que nos llevaría a admitir que si consideramos el
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 144 de 301
Director de Seguridad por ende deberíamos considerar también al Jefe de
Seguridad.
Por último, se hace imprescindible mencionar el Proyecto de Ley de
Seguridad Privada
71
presentado por el Ministro del Interior, Jorge Fernández
Díaz, y aprobado por el Consejo de Ministros celebrado el 14 de junio de
2013, donde se busca impulsar la coordinación y cooperación entre los
sectores de seguridad pública y privada, abriendo la posibilidad de prestar
nuevos servicios demandados por la sociedad y que no estaban recogidos
en la anterior normativa de 1992. Además, esta nueva Ley persigue combatir
el intrusismo que conllevará graves sanciones como el cierre de aquellas
empresas que infrinjan la nueva regulación.
Sin entrar a analizar dicho Proyecto de Ley, el cual no es objeto de este
trabajo, cabe destacar, en lo concerniente al tema que nos ocupa, que el
Director de Seguridad pudiera necesitar estar en posesión de un título
universitario de grado en el ámbito de la seguridad, al hilo de lo que se
entiende tras la lectura del art. 29.1.b salvo error u omisión en el propio texto
del Proyecto de Ley (nótese el subrayado):
Art. 29.1.b.- Para los jefes y directores de seguridad, en la obtención bien de un
título universitario oficial de grado en el ámbito de la seguridad que acredite la
adquisición de las competencias que se determinen, o bien o del título del curso de
dirección de seguridad, reconocido por el Ministerio del Interior.
Cambian también las funciones mencionadas anteriormente, donde llama la
atención la ausencia a cuestiones relacionadas con la Protección Civil, si
bien, profundiza en materia de análisis y evaluación de riesgos, sin

71
Boletín Oficial de las Cortes Generales: Congreso de los diputados X legislatura. Serie A:
Proyectos de Ley 21 de junio de 2013 Núm. 50-1. 121/000050 Proyecto de Ley de
seguridad privada.
Trabajo de Fin de Grado
Página 145 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
especificar si se trata en exclusividad del entorno de la Seguridad o también
se incluye el ámbito de las Emergencias y la Protección Civil.
Mención especial merece la redacción del art. 7 del mencionado Proyecto de
Ley de Seguridad Privada, la cual se hace demasiado enrevesada para este
autor, dejando en manos del lector la interpretación del mismo:
Artículo 7. Actividades excluidas
1. No están sujetas a esta ley las actuaciones de autoprotección, entendidas como
el conjunto de cautelas o diligencias que se puedan adoptar o que ejecuten por sí y
para sí mismos de forma directa los interesados, estrictamente dirigidas a la
protección de su entorno personal o patrimonial, y cuya práctica o aplicación no
conlleve contraprestación alguna ni suponga algún tipo de servicio de seguridad
privada prestado a terceros.
4.2.1 Conclusiones:
Tras este análisis podemos entender que esta figura profesional carece de
conocimientos a nivel universitario, sobre todo lo concerniente a: ingeniería y
arquitectura, riesgos naturales (meteorológicos, volcánicos, etc.) y antrópicos
(tecnológicos), psicología personal y social, derecho civil y penal,
criminología y gestión de catástrofes.
En referencia a las funciones del Director de Seguridad Privada, desde el
punto de vista de la Jerarquía Normativa, existen opiniones que ponen en
duda la inconstitucionalidad sobre un Decreto aprobado en el ámbito
autonómico que pudiera contradecir a un Real Decreto aprobado por el
Gobierno Central. Lo que nos lleva a afirmar que las funciones del Director
de Seguridad Privada establecidas en el RD 2364/1994 Reglamento de
Seguridad Privada (última modificación RD 4/2008) no estaría en
confrontación con lo dispuesto en el anteproyecto de Decreto de Plan de
Autoprotección de Canarias, dado que no están subordinadas la una a la
otra, siempre que entendamos que ambas mantienen el mismo nivel
jerárquico por sus competencias.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 146 de 301
Esta situación, unida a la circunstancia de no alcanzar la categoría de
titulación universitaria, a priori le imposibilitaría para adquirir estos
conocimientos por medio de un plan formativo que complete sus
conocimientos profesionales para acceder a la habilitación de Técnico
Competente en materia de Autoprotección.
Además, hay que tener en cuenta la imposibilidad del Director de Seguridad
Privada para ejercer profesionalmente fuera de la empresa a la que
representa, lo que en la práctica le imposibilita para realizar esta actividad de
forma autónoma a múltiples empresas y/o sectores.
Estas conclusiones pueden variar notablemente ante la aprobación de la
futura Ley de Seguridad Privada, por cuanto la supuesta exigencia de
titulación universitaria de Grado a los Directores de Seguridad, les supondría
subir al mismo nivel formativo que el resto de profesiones analizadas, por
tanto entenderíamos que pasarían a estar plenamente capacitados para
ejercer como Técnico Competente al igual que otras titulaciones de igual
materia.
4.3 Técnico Superior de Riesgos Laborales
Estos profesionales, autodenominados “Prevencionistas” dedican sus
esfuerzos a la prevención de los riesgos en el ámbito laboral, sin embargo
sus facultades previsoras no quedan del todo asumidas. Para aportar algo
de luz a estos dos conceptos debemos buscar sus definiciones en el
Diccionario de la Real Academia Española (RAE) que nos permite apreciar
ciertos matices, por cuanto el Prevención está definida como; “preparación y
disposición que se hace anticipadamente para evitar un riesgo o ejecutar
algo”, mientras que la definición de Previsión es; “la acción de disponer lo
conveniente para atender a contingencias o necesidades previsibles.”
Trabajo de Fin de Grado
Página 147 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Estas atribuciones prevencionistas quedan sujetas a tres niveles de titulación
a tenor del art. 34 del REAL DECRETO 39/1997, de 17 de enero, por el que
se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención:
 Técnico Básico
 Técnico Intermedio
 Técnico Superior
Habiendo descartado los dos primeros niveles en base a su carga lectiva
72
,
entendemos que solo sería necesario prestar más atención a la especialidad
de Técnico Superior. Siguiendo lo establecido por este Reglamento de los
Servicios de Prevención, nos encontramos con cuatro especialidades
posibles:
- Seguridad en el Trabajo
- Higiene Industrial
- Ergonomía y Psicosociología Aplicada
- Medicina del Trabajo (reservada a personal sanitario; Médico y ATS/DUE)

Sus funciones, tras haber sido modificado por el RD 604/2006, vienen
recogidas en el Art. 37 del Reglamento, siendo las siguientes:

a) Promover, con carácter general, la prevención en la empresa y su
integración en la misma.
b) Realizar evaluaciones de riesgos, salvo las específicamente reservadas al
nivel superior.

72
RD 39/1997, Art. 35.2.a) Funciones de nivel básico: 50 horas.
 Art. 36.2 Funciones de Nivel Intermedio: 300 horas.
 Art. 37.2 (Mod RD 337/2010) Funciones de Nivel Superior: “…será preciso contar
con una titulación universitaria oficial y poseer una formación mínima acreditada por
una universidad con el contenido especificado en el programa a que se refiere el
anexo VI, cuyo desarrollo tendrá una duración no inferior a seiscientas horas y una
distribución horaria adecuada a cada proyecto formativo, respetando la establecida
en el anexo citado.”
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 148 de 301
c) Proponer medidas para el control y reducción de los riesgos o plantear la
necesidad de recurrir al nivel superior, a la vista de los resultados de la
evaluación.
d) Realizar actividades de información y formación básica de trabajadores.
e) Vigilar el cumplimiento del programa de control y reducción de riesgos y
efectuar personalmente las actividades de control de las condiciones de
trabajo que tenga asignadas.
f) Participar en la planificación de la actividad preventiva y dirigir las
actuaciones a desarrollar en casos de emergencia y primeros auxilios.
g) Colaborar con los servicios de prevención, en su caso.
En cuanto a las materias contenidas en cada una de estas especialidades,
tras una revisión más rigurosa de su plan formativo que aparece en el propio
Reglamento, se observa que ninguna de las especialidades mencionadas
guarda relación con materias relacionadas con la seguridad y las
emergencias salvo la especialidad de Seguridad en el Trabajo, donde
encontraremos unos contenidos mínimos.
a) Concepto y definición de Seguridad: Técnicas de Seguridad.
b) Accidentes de Trabajo.
c) Investigación de Accidentes como técnica preventiva
d) Análisis y evaluación general del riesgo de accidente.
e) Norma y señalización en seguridad.
f) Protección colectiva e individual.
g) Análisis estadístico de accidentes.
h) Planes de emergencia y autoprotección.
i) Análisis, evaluación y control de riesgos específicos: máquinas; equipos,
instalaciones y herramientas; lugares y espacios de trabajo; manipulación,
almacenamiento y transporte; electricidad; incendios; productos químicos.
j) Residuos tóxicos y peligrosos.
k) Inspecciones de seguridad e investigación de accidentes.
l) Medidas preventivas de eliminación y reducción de riesgos.
Como se puede observar encontramos en el apéndice h) la obligación de
que los Técnicos de Nivel Superior conozcan los conceptos referidos a los
Trabajo de Fin de Grado
Página 149 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Planes de Emergencia y Autoprotección
73
. Esto nos lleva a confirmar si
efectivamente los contenidos en Emergencia y Autoprotección son los
adecuados, y con el nivel suficiente para acometer la redacción de un Plan
de Autoprotección conforme a la Norma Básica de Autoprotección.
Para ello tomamos como ejemplo los manuales de contenidos formativos
para la modalidad de Seguridad en el Trabajo del Máster Universitario en
Prevención de Riesgos Laborales (Plan 2010, No presencial)
74
, encontrando
solo dos Unidades Didácticas que acometen aspectos relacionados con la
Autoprotección:
Manual de Introducción a la Seguridad Laboral:
Unidad didáctica 1. Evaluación de Riesgos
Unidad didáctica 2. Inspecciones de seguridad e investigación de accidentes
Unidad didáctica 3. Equipos de Protección Individual
Unidad didáctica 4. Lugares de Trabajo Riesgos ligados a maquinaria
Unidad didáctica 5. Productos Químicos / Riesgos Eléctricos
Unidad didáctica 6. Riesgos de Incendios / Plan de Autoprotección
Manual de Seguridad frente a riesgos específicos:
Unidad de aprendizaje 1. Seguridad en las máquinas
Unidad de aprendizaje 2. Seguridad en los equipos a presión
Unidad de aprendizaje 3. Seguridad en el almacenamiento y Manipulación de
productos químicos peligrosos

73
Este autor quiere recordar que el Reglamento de Servicios de Prevención data del año
1997, por tanto su definición de Autoprotección hace pensar que se refería a la anterior
Orden del Ministerio del Interior de 29 de noviembre de 1984, que recordemos era una
simple guía general.
74
Master en modalidad no presencial de Riesgos Laborales de la Universidad de Las
Palmas de G.C. (Plan 2010):
 Manual: Introducción a la Seguridad Laboral Pág. 319 a 337. Autor: José Vega.
 Manual: Seguridad frente a riesgos específicos Pág. 268 a 273. Autor: Francisco
Caballero
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 150 de 301
Unidad de aprendizaje 4. Seguridad en los trabajos de instalaciones eléctricas
Unidad de aprendizaje 5. Seguridad contra incendios en los centros de trabajo
Unidad de aprendizaje 6. Seguridad en la construcción
Para comprender mejor la adecuación del Técnico Superior como técnico
competente, debemos entender que el origen de la propia Ley emana del
Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (actual Ministerio de Empleo y
Seguridad Social) y no del Ministerio del Interior, cuya divergencia se
comentará más adelante, tampoco se le atribuyen expresamente dentro de
las funciones insinuadas en la redacción de la propia Ley 31/1995, de 8 de
noviembre, de prevención de Riesgos Laborales, siendo éstas las siguientes:
 Con carácter general; promover la prevención de accidentes y daños a los
trabajadores de la empresa.
 Realizar evaluaciones de riesgos desde un punto de vista laboral y hacia la
protección de los trabajadores.
 Proponer medidas para el control y reducción de los riesgos de accidente y
daños personales.
 Realizar actividades formativas y de concienciación a los trabajadores en
materia de prevención de riesgos laborales.
 Vigilancia y control de la salud de los trabajadores.
 Planificar con carácter preventivo las actuaciones a seguir en caso de
evacuación, emergencias y primeros auxilios.
 Colaborar con los servicios de prevención, en su caso.
Más en profundidad, podemos decir que un Técnico Superior en prevención
de Riesgos Laborales debe elaborar las evaluaciones de riesgos
relacionados con cada puesto de trabajo dentro de una empresa, llevando a
cabo todas aquellas medidas correctoras que sean necesarias según su
criterio. Tiene que planificar la actividad preventiva, preparar y proporcionar
formación a los trabajadores e informarles de los riesgos intrínsecos que
conlleva su puesto de trabajo, así como de las medidas preventivas y
equipos de protección individual que deben usar, sirviendo en algunos
casos, de interlocutor entre el trabajador y la dirección de la empresa, la cual
Trabajo de Fin de Grado
Página 151 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
está obligada a proporcionar dichas medidas y equipos de protección
individual. También es el responsable de elaborar los planes de actuación en
caso de emergencias y los planes de evacuación (por ejemplo en caso de
incendio), estableciendo los protocolos a seguir para una correcta
evacuación de las instalaciones, pero sin entrar a valorar las medidas a
tomar o la forma de actuar sobre la propia gestión de la emergencia; es
decir, no establece como solventar la emergencia, sino como protegerse de
ella.
Tampoco debemos olvidar, su responsabilidad en todo lo concerniente al
cumplimiento de la legislación en materia de prevención: vigilancia de la
salud de los trabajadores, investigar los accidentes laborales y tomar
medidas apropiadas, adecuación de los equipos y/o máquinas de trabajo,
etc. Y sobre todo, dejar constancia escrita del cumplimiento o no de lo
mencionado anteriormente, ya sea por parte del propio trabajador como de
la propia dirección de la empresa.
En este sentido la responsabilidad en estas actuaciones es muy elevada, por
cuanto hablamos de la vida de los trabajadores, con una clara
responsabilidad penal y/o civil al respecto en sus diversas variables; in
vigilando e in eligendo (art.1101, art. 1902 del C. Civil) o in operando e in
omittendo por su propia negligencia (C. Penal). De ahí la importancia de ser
escrupuloso en las responsabilidades y funciones de dejar evidencia escrita
de todo lo que son obligaciones por parte del técnico y la empresa en esta
área.
4.3.1 Conclusiones:
Teniendo en cuenta que la titulación de Técnico Superior en cualquiera de
sus modalidades, se obtienen tras la realización de un Master Universitario
homologado, cuya exigencia parte de la posesión previa de cualquier título
universitario de nivel medio o superior, sería apresurado afirmar la existencia
de carencias formativas que pudiera tener dicho Técnico Superior, a raíz de
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 152 de 301
su experiencia y formación adquirida de forma independiente, por ello solo
podemos basarnos en los propios contenidos curriculares del Master, en
base al cual, sí podemos afirmar las carencias en todo lo concerniente a
riesgos externos, con un énfasis en: los naturales (meteorológicos,
volcánicos, etc.) y los antrópicos (tecnológicos), y aspectos más explorados
desde la perspectiva de la Protección Civil como son: la psicología personal
y social, derecho civil y penal, criminología y gestión de catástrofes.
Su capacitación para actuar en la prevención de riesgos a nivel laboral
dentro de una determinada empresa, ya sea como personal propio o por un
servicio de prevención externo a la misma, puede suponer que existan
titulaciones de origen muy diverso, donde además de los mencionados
Arquitectos e Ingenieros, podemos encontrar; Licenciados en Derecho,
Medicina, Geografía, Economía, Enfermería, etc. Todos ellos habilitados
como Técnicos Superiores en prevención de Riesgos Laborales, lo que
produciría una discrepancia en cuanto a su introducción dentro de un marco
común de conocimientos relacionado con las Emergencias y la Seguridad.
4.4 Graduados en Seguridad y Control de Riesgos
Otra de las titulaciones de reciente creación es el Título de Grado en
Seguridad y Control de Riesgos, adscrito a la Rama de Ciencias Sociales y
Jurídicas, y perteneciente a la Universidad de Las Palmas de G.C., cuyas
asignaturas se han desarrollado, adaptando el contenido de los estudios
universitarios a las demandas sociales actuales, con una mejora en su
calidad y competitividad a través de una mayor transparencia y un
aprendizaje, basado en el estudiante cuantificado a través de los llamados
créditos ECTS (European Credit Transfer and Accumulation System),
Trabajo de Fin de Grado
Página 153 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
cumpliendo así con la normativa establecida por la Estrategia de Lisboa,
llamada popularmente como Plan Bolonia
75
.
Estos créditos ECTS indican cuánto tiempo ha dedicado cada graduado a
una materia para poder aprenderla y ponerla en práctica, justificando así el
cambio metodológico convirtiendo al alumno en el epicentro del proceso de
enseñanza-aprendizaje y manteniendo la coherencia con los principios
constructivistas que defienden la educación como un aprendizaje más
autodidacta del alumno, en lugar de la enseñanza ofrecida por el profesor.
Esta titulación universitaria, consta de 240 créditos ECTS, distribuidos en 60
créditos ECTS por curso, desarrollados en 4 cursos académicos que
incluyen tanto formación teórica como práctica. Sus contenidos se han
estructurado en siete módulos, más un Practicum y una exposición del
Trabajo de Fin de Grado, siendo en su primera mitad, 72 créditos de
formación básica. De los cuales, 54 ECTS están vinculados a la Rama de
Conocimiento de Ciencias Sociales y Jurídicas
76
.
En este sentido se ofertan asignaturas obligatorias de 6 créditos ECTS, junto
con asignaturas optativas, incluidas en el tercer y cuarto curso de la
titulación, con una carga de 3 créditos ECTS con la finalidad de no superar el
máximo de 6 asignaturas por semestre.
Las prácticas externas tienen un valor de 22 créditos ECTS y se ofertan en
4º curso de la titulación, las cuales también pueden ser convalidadas en
base a la experiencia laboral de los alumnos, adquiridas con los años.
Estando diseñadas para ofrecer al estudiante una formación práctica para el
mundo laboral del sector de la Seguridad y el Control de Riesgos. Para ello,

75
Acuerdo que en 1999 firmaron los ministros de Educación de diversos países de Europa
(tanto de la Unión Europea como de otros países como Rusia o Turquía), en la ciudad
italiana de Bolonia.
76
Datos extraídos de la Memoria del Grado de Seguridad y Control de Riesgos aprobada
por la ANECA. Autor: Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, enero 2012.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 154 de 301
la ULPGC cuenta con los convenios establecidos con entidades públicas y
privadas del sector de la Seguridad y del Control de Riesgos comprometidos
en poner a disposición de los estudiantes del título de Seguridad y Control
de Riesgos sus recursos humanos e instalaciones para el desarrollo de su
formación. Por último, es necesaria la elaboración y defensa de un Trabajo
de Fin de Grado constituido por 14 créditos ECTS, estando su desarrollo y
evaluación sujeto a la normativa establecida para ello por la ULPGC, lo que
obliga a acreditar el nivel mínimo (B1) de algún idioma perteneciente a la
Unión Europea, distinta a la lengua materna.
Módulo Jurídico
Este módulo consta de una formación básica en materia jurídica, adscrita a
la materia: Derecho de la Rama de Conocimiento de Ciencias Sociales y
Jurídicas. Su estructura permite al graduado adquirir competencias
relacionadas con la deontológica y criminológica desde un punto de vista
jurídico. Su estructura permite conocer la organización administrativa del
Estado, los derechos y deberes de los ciudadanos y la organización de los
cuerpos y fuerzas de Seguridad (Estatales, Autonómicas y Municipales),
obteniendo una visión amplia de los delitos, su impacto y su relación con la
ciudadanía, así como elementos básicos de formación para la seguridad y
las emergencias.
Contenidos en Seguridad
El módulo de seguridad engloba asignaturas básicas, obligatorias y
optativas, buscando alcanzar los aspectos más relevantes de un campo muy
extenso y global. Partiendo de la visión generalista de la titulación de grado,
se han estructurado materias de carácter amplio, que van desde los medios
y modelos de protección de personas, instalaciones y bienes, hasta los
campos de la seguridad operacional, la seguridad del entorno y la gestión de
recursos humanos en materia de seguridad, aportando una visión global de
la seguridad en todos sus aspectos (Safety & Security), donde a través de
Trabajo de Fin de Grado
Página 155 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
las asignaturas optativas, el alumno puede configurar y ampliar sus campos
de conocimiento con materias más específicas dentro de la propia seguridad
pública o privada.
Contenidos en Control de Riesgos
La gestión de las situaciones de riesgo y las contingencias de diferentes
índoles, junto con su aplicación en el terreno, son los objetivos de este
módulo, siendo estas situaciones de emergencias, su análisis y su control de
riesgos, el denominador común que abarca el extenso conocimiento de la
Protección Civil; su normativa, sus responsabilidades, fórmulas de gestión y
análisis de los riesgos en materia de autoprotección, etc. Con este módulo el
graduado está ampliamente capacitado para aplicar estos conocimientos,
necesarios para el manejo de crisis en diferentes niveles; locales, insulares,
autonómicas, nacionales e internacionales.
Contenidos Psico-sociales
Dado el carácter humanocéntrico de la titulación, no se podía obviar la
formación psicológica y sociológica. Este módulo de carácter mixto, engloba
diferentes disciplinas y materias básicas, obligatorias y optativas, que
permiten al graduado estructurar sus conocimientos técnicos bajo el
paraguas de un campo filosófico y social que complementa esta formación
más técnica, potenciando el pensamiento y razonamiento; crítico y analítico,
imprescindibles para desarrollar su actividad laboral dada su proyección
humano-céntrica.
Contenidos Técnicos y Logísticos
La tecnología y la logística son dos áreas del conocimiento imprescindibles
para la seguridad y las emergencias. Al ser éstos campos de características
muy diversas, se ofertan asignaturas que permitan al estudiante disponer de
formación necesaria para hacer frente a los requerimientos técnicos y
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 156 de 301
logísticos que demandan las empresas y organismos del sector, cubriendo
las áreas tecnológicas y de organización; con conocimientos concretos en
materia de análisis de riesgos, planificación y gestión de emergencias.
Practicum
Con la aprobación de este módulo durante el séptimo u octavo semestre de
la titulación, el graduado ha conseguido aplicar los conocimientos
previamente adquiridos con el desarrollo de actividades profesionales
concretas, desarrollando las habilidades necesarias para sus actuaciones en
el campo laboral, a través de convenios de colaboración suscritos entre la
propia Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y empresas del sector
con amplios recursos materiales radicadas en nuestra Comunidad
Autónoma, sin olvidar a las administraciones públicas que han prestado y
continúan prestado su colaboración para la realización de estas prácticas en
diferentes organismos dedicados a la Seguridad y las Emergencia en
Canarias. En definitiva, este módulo se ha dotado de los créditos suficientes
para asegurar que los graduados obtengan la capacitación necesaria para el
desarrollo de una actividad profesional competente una vez egresados.
Trabajo final de Grado
Como colofón al estudio de este Grado en Seguridad y Control de Riesgos,
se hace imprescindible demostrar los conocimientos y aprendizajes
adquiridos, mediante la defensa y exposición oral de una obra a modo de
tesis, valorada en 14 créditos ECTS y orientado a la evaluación de
competencias asociadas al Grado en Seguridad y Control de Riesgos, con la
posibilidad de tratar cualquier tema relacionado con la materia que nos
ocupa, que no es otra que la seguridad, las emergencias, y el control y
análisis de los riesgos, como fórmula para evitar que estas situaciones
puedan poner en peligro la vida e integridad física y psíquica de las personas
y sus bienes. Para ello, es necesario cumplir fielmente las condiciones de
Trabajo de Fin de Grado
Página 157 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
elaboración y presentación del Trabajo Fin de Grado, reguladas por la
normativa vigente en la ULPGC para Trabajos Fin de Título.
4.4.1 Competencias Específicas
Como ya hemos comentado, esta titulación está compuesta por una
formación integral sobre las técnicas, procedimientos y normativas de
aplicación para la planificación y gestión de situaciones de emergencia,
seguridad y análisis de riesgos, cuyas actividades formativas están
perfectamente adaptadas a los requisitos de protección de una sociedad
adelantada como la nuestra.
Estas actividades formativas, junto con las metodologías de enseñanza y
aprendizaje, los sistemas de evaluación y los sistemas de calificación del
título conforman, de forma general, uno de los pilares aptitudinales, así como
los módulos de los que consta el plan de estudios del Grado de Seguridad y
Control de Riesgos, con sus respectivas competencias a desarrollar,
metodologías de enseñanza, actividades formativas y sistemas de
evaluación y calificación, que junto con la descripción General de actividades
formativas, metodologías docentes, sistemas de evaluación y sistemas de
calificación del título, contemplan las correspondientes competencias
específicas y transversales que conforman las ya comentadas competencias
curriculares o formativas.
Si observamos en profundidad estas actividades formativas, podemos ver
como su realización permite recibir, comprender y sintetizar conocimientos a
través de la elaboración de informes técnicos; documentados y basados en
casos prácticos reales y la toma de decisiones; mediante el planteamiento y
resolución de problemas con la ayuda de referencias bibliográficas y el
análisis de estado actual de una disciplina.
Con la realización de estas actividades formativas, el graduado habrá
conseguido asimilar diversas facetas:
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 158 de 301
 Capacidad de visión integral de la Seguridad, las Emergencias y la
Protección Civil, con perspectivas generalista sobre la protección social del
ciudadano como primer y último destinatario de la actuación de los poderes
públicos.
 Habilidad para reconocer y solucionar problemas vinculados a la Protección
Civil y la Seguridad Pública y Privada.
 Dominio de las habilidades de trabajo del profesional de la Protección Civil.
 Habilidad en la identificación de los factores que intervienen en las
situaciones de riesgo vinculadas a la Seguridad, las Emergencias y la
Protección Ciudadana.
 Evalúa los diferentes agentes de riesgo y organiza los planes de actuación
para neutralizarlos, así como las medidas de socorro e intervención
inmediata, tanto físicas como psicológicas, necesarias en cada caso.
 Conocedor de la legislación básica en materia de gestión de crisis y
emergencias. Así como las competencias y funcionamiento actual de la
Administración del Estado, según la Ley de Protección Civil y las órdenes
ministeriales en relación con los Planes de Autoprotección, Emergencias y
Seguridad.
 Proporciona conocimientos necesarios para una buena planificación que
garantice una respuesta inmediata ante situaciones de emergencias,
catástrofes naturales o antrópicas, así como las medidas correctoras en las
instalaciones sobre las que elaboren Planes de Autoprotección para que los
servicios de Emergencias puedan actuar de forma eficaz.
 Especializado en las pautas básicas y avanzadas para la elaboración de un
Plan de Autoprotección conforme al RD 393/2007.
 Capaz de identificar y evaluar los riesgos vinculados a la Protección Civil y a
los Planes de Autoprotección de una instalación industrial, comercial, de
servicios o edificios de gran altura.
 Planificar los equipos de confinamiento y/o evacuación en los desarrollo de
una situación de emergencia.
 Programar los simulacros dentro del Plan de Implementación de los Planes
de Autoprotección.
 Realizar la evaluación y dimensionamiento de los diferentes riesgos con una
metodología de evaluación cualitativa y/o cuantitativa.
Trabajo de Fin de Grado
Página 159 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
4.4.2 Competencias Transversales
 Analizar las variables que intervienen en la gestión del área de conocimiento
del programa.
 Desarrollar habilidades para la adopción de decisiones razonadas referidas.
 Reflexionar sobre las formas de comunicación necesarias para la gestión del
área de conocimiento.
 Reconocer y solventar los problemas vinculados a la gestión del área de
conocimiento del programa.
 Promover la cultura de la mediación y la resolución dialogada de conflictos
 Gestionar recursos bibliográficos y documentales
 Comunicarse eficazmente
 Desarrollar un proceso de aprendizaje fundamentado en la reflexión sobre
cada acción.
 Analizar y sintetizar documentos e interpretar protocolos. Encontrar las
fuentes de información, consultarlas y seleccionar la información necesaria
para temas concretos.
4.4.3 Conclusiones:
En ausencia de una normativa que proporcione, de forma explícita,
competencias profesionales a los Graduados en Seguridad y Control de
Riesgos, al igual que ocurre con los Técnicos Superiores en prevención de
Riesgos Laborales o los Arquitectos e Ingenieros, esta nueva titulación de
Seguridad y Control de Riesgos
77
solo puede basarse en sus competencias
curriculares generales, tomando como referencia las recogidas en el Real
Decreto 861/2010, de 2 de julio, por el que se establece la ordenación de las
enseñanzas universitarias oficiales (Anexo I, art. 3), dentro del Marco
Español de Cualificaciones para la Educación Superior (MECES) y aquellas

77
(BOE-A-2013-4335) de 24 de abril de 2013. Resolución de 2 de abril de 2013, de la
Secretaría General de Universidades por la que se publica el Acuerdo Consejo de Ministros
del viernes, 08 de marzo de 2013, mediante el cual se establece el carácter oficial de
determinados títulos de Grado y su inscripción en el Registro de Universidades, Centros y
Títulos.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 160 de 301
otras competencias curriculares de ámbito específico presentadas a
verificación por parte de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, y
cuya memoria de verificación del nuevo plan de estudios propuesto, fue
aprobado por la ANECA el 25 de enero de 2012
78
.
La diversidad de titulaciones, unido a la variedad de contenidos de cada una
de ellas, hace que ninguna sea, plena e indiscutiblemente, compatible con
los conocimientos requeridos en cada una de las actividades incluidas en la
Normativa de Autoprotección (Anexo I, del RD 393/2007), haciendo
necesario que se estudien diversas fórmulas para la conformidad y/o
autorización de personas con los conocimientos necesarios para cada tipo
de Plan de Autoprotección, algo que no ocurre con el Grado de Seguridad y
Control de Riesgos.
Por otro lado desde la propia normativa Catalana, se reconoce ya a los
Graduados en Prevención y Seguridad Integral (Universidad Autónoma de
Barcelona), como técnicos competentes en áreas de seguridad y prevención
tales como; la prevención de los riesgos laborales, riesgos tecnológicos-
industriales, seguridad privada, seguridad pública, técnicos en valoración de
riesgos naturales y protección civil, peritaciones de riesgos, informes
vinculantes, seguridad y protección de datos, entre muchos otros campos
relacionados con la seguridad y la prevención humana y social.
Queda por tanto contrastado el origen de este Graduado, creado acorde a
las necesidades del sector de las Emergencias y la Seguridad, como una de
las principales herramientas para aplicar políticas preventivas a largo plazo,
cuyos objetivos van desde la reducción de los Riesgos Naturales y/o
Antrópicos, hasta atenuar los daños provocados por estos en base a la
gestión de la propia emergencia.

78
Informe VERIFICA: Exp. Nº 4191/2010. [http://srv.aneca.es/ListadoTitulos]

Trabajo de Fin de Grado
Página 161 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Llegados a este último análisis sobre titulaciones universitarias, los
Graduados en Seguridad y Control de Riesgos, por su reciente aprobación,
necesitan de una trascendencia social, para lo cual ya cuentan con la
Asociación Canaria de Graduados en Seguridad y Control de Riesgos
(ASECRI), cuyos fines fueron establecidos en el art. 2 de sus Estatutos,
buscando respuesta a las diversas cuestiones de índole profesional y laboral
que afecten a los intereses de este colectivo de nueva creación, velando por
su reconocimiento en su ámbito de actuación ante la sociedad.
Así mismo, cabe recordar que todas las carencias detectadas en el resto de
profesiones quedan subsanadas con los conocimientos curriculares
contenidos dentro de la memoria formativa en lo concerniente a; la gestión
de recursos de emergencia y seguridad, las catástrofes naturales
(meteorológicos, volcánicos, etc.) y los antrópicas (tecnológicas), junto con la
psicología personal y social, el derecho civil y penal, la criminología y la
gestión de catástrofes, así como por el análisis de riesgos, la seguridad
contra incendios y los riesgos de electrocución o el almacenamiento de
productos químicos. Lo que a priori, entendemos y abogamos por su facultad
en el reconocimiento directo a la habilitación de Técnico Competente en
materia de Autoprotección.
En definitiva, podemos afirmar que este Graduado en Seguridad y Control de
Riesgos, guarda una estrecha relación con la protección de la ciudadanía en
su figura de Protección Civil y los procesos de planificación, gestión y
análisis de los riesgos en instalaciones y actividades concretadas en el
propio Anexo I del RD 393/2007, lo que establece una relación concreta con
los conceptos de Safety y Security, esenciales para las empresas privadas y
las Administraciones Públicas, ya sean Corporaciones Locales, Insulares o
Autonómicas.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 162 de 301
CAPÍTULO IV.- NORMA BÁSICA
AUTOPROTECCIÓN DE CANARIAS
1. Decreto de Autoprotección de Canarias
En los últimos diez años, la sociedad canaria han podido observar cómo se
ha incrementado el número de emergencias, sobre todo con respecto a los
Fenómenos Meteorológicos Adversos.
Este cambio climático no es un fenómeno nuevo, pero hasta ahora no se
habían sentido sus efectos: “estamos pagando las consecuencias de los
gases que ya hemos emitido a la atmósfera, por lo que a pesar de que
realicemos acciones para reducir las consecuencias del cambio climático no
se notarían las mejorías hasta el año 2050.”
79

Recordemos que ya en la década de los años 80 y 90, en Canarias, hemos
padecido tormentas con vientos huracanados y fuerte aparato eléctrico
80
,
con apagones prolongados y caídas de las líneas telefónicas básicas. Algo
que hoy en día nos altera y nos induce a llamar al Servicio de Emergencias y
Urgencias 1-1-2, por simple ausencia de información.
Científicos como Emilio Cuevas, auguran con sus estudios un cambio en la
tendencia de los incidentes o fenómenos meteorológicos en cuanto a su
temporalidad o magnitud, siendo necesario que la sociedad, los políticos y el
resto de los sectores públicos y privados se conciencien de los riesgos
venideros, reforzando la idea de que nuestra vulnerabilidad se verá

79
Emilio Cuevas; coordinador de la Agencia Estatal de Meteorología en Canarias (AEMET),
declaraciones a la Agencia Efe, 12-03-2008.
80
Resumen de extremos climatológicos en España. Agencia Española de Meteorología
(AEMET)
Trabajo de Fin de Grado
Página 163 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
incrementada por el propio desarrollo social y económico de nuestra
comunidad, cuya población, en los últimos trece años
81
, ha aumentado
significativamente junto con el número de turistas que nos visitan
anualmente, y que se viene manteniendo entorno a los 10 millones en los
últimos diez años
82
. Todo ello unido al nuevo modelo de comunicación social
“2.0” que demanda información en tiempo real, no solo de nuestro entorno
más cercano, sino del exterior, pasando de ser, un medio de comunicación
local a internacional.
Estas situaciones cada vez más comunes, nos obligan a mantener un
análisis casi constante de los riesgos, y un ejemplo lo tenemos en la
tormenta Tropical DELTA, a su paso por Canarias entre los días 26 y 28 de
noviembre de 2005, donde, el CECOES 1-1-2 de Canarias recibió alrededor
de 23.000 llamadas y se registraron 2.300 incidentes, mientras que entre el
28 y 29 de noviembre (momento de mayor impacto), el número se
incrementó hasta los 39.343, de las cuales 7.959 eran incidentes
catalogados como urgencias o emergencias, haciendo un total de 10.259
incidentes atendidos, un 16,5% de las llamadas recibidas, el 83,5% restante
eran simples avisos que demandaban información (Juan Carlos Pérez
Moreno, Director del CECOES 1-1-2)
83
.
“[…] Si bien hubo un bloqueo del 112, es totalmente asumible ya que la inmensa
mayoría de las llamadas de los ciudadanos que deseaban información
complementaria o atendimiento de cualquier acción en la que se vieron inmersos lo
hicieron por la vía más fácil, que era usando el 112 […]”

81
Fuente: ISTAC. Cifras oficiales de población. 1.672.689 hab. (1999) - 2.118.344 hab.
(2012)
82
Fuente: ISTAC/IET. Datos de movimientos en Fronteras. 9.454.984 (2007) - 10.143.132
(2012)
83
Extracto de las Conclusiones de la Comisión de Investigación (6L/AGIV-0002, VI
LEGISLATURA NÚM. 371, 20 de diciembre de 2006) - Tormenta Tropical DELTA.
(Parlamento de Canarias)
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 164 de 301
Otro de los aspectos es la sensación de Inseguridad, cuyo eterno debate de
cifras entre las diferentes Administraciones convierte a los ciudadanos en
rehenes del verdadero riesgo presente en nuestra Comunidad Autónoma. La
llegada del S. XXI nos introduce de lleno en una sociedad de riesgos donde
el concepto de Seguridad Humana plantea apartar el temor y la ausencia de
carencias, basándose en su característica principal:
“[…] la seguridad frente a amenazas crónicas tales como el hambre, la enfermedad
y la represión, al igual que la protección contra interrupciones súbitas y dañinas en
los patrones de la vida diaria, sean éstas en los hogares, en el trabajo o en las
comunidades” (PNUD, 1994).
Esta idea es el núcleo central y la razón de ser del concepto de
Autoprotección y nuestra sociedad canaria está demandando cada vez más
un incremento de su seguridad; no solo personal, sino económica, laboral y
social (Teoría de Maslow), lo que está suscitando un profundo cambio en la
manera de abordar el tratamiento de las emergencias y la seguridad en su
conjunto, aplicando nuevas fórmulas de gestión basadas en la planificación y
estandarización de protocolos y procesos encaminados a reducir el coste
que supone la intervención de multitud de recursos en cualquier situación de
emergencia.
Se incluyen ahora otros factores como la previsión, la prevención y la gestión
integral del riesgo, en un intento por ser más eficientes. Si esto no pudiera
materializarse, el siguiente paso será evitar la improvisación, aportando
todas aquellas acciones y medidas a adoptar con objeto de garantizar la
protección de los ciudadanos, sus bienes y el propio medio ambiente. Siendo
estas acciones, las que constituyen hoy por hoy los instrumentos básicos
que nos permitirán aplicar un cambio de mentalidad institucional que dará
respuesta a estas demandas en todo lo relacionado con la seguridad y las
emergencias dentro de nuestra Comunidad Autónoma de Canarias.
Trabajo de Fin de Grado
Página 165 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
“[…] Es aconsejable verificar la existencia de los planes y protocolos de
actuación, así como su revisión en situaciones de emergencia, de los centros
públicos y privados con gran afluencia de personas (hospitales, aeropuertos,
grandes superficies, etc.), con el fin de asegurar su coordinación con los planes
autonómicos, insulares y locales, de manera que quede garantizado un
adecuado nivel de respuesta y atención a los ciudadanos que se encuentren en
tales espacios en el momento de producirse una emergencia […]”
84

Estas recomendaciones nos sirven de argumento para reforzar las líneas de
actuación del Plan de Seguridad Canario y su Sistema de Seguridad
Pública
85
, sobre todo por la ausencia de muchos Planes de Emergencia
Municipal (PEMU) y Planes de Emergencias Insulares (PEIN) dentro de
nuestro archipiélago canario.
Ley 9/2007, de 13 de abril, del Sistema Canario de Seguridad y Emergencias y de
modificación de la Ley 6/1997, de 4 de julio, de Coordinación de las Policías
Locales de Canarias, establece en su artículo 27 que las Administraciones Públicas
Canarias, en el ámbito de sus respectivas competencias desarrollarán, como
finalidad básica de la prevención de riesgos, la autoprotección como medida
tendente a evitar o reducir la producción de daños ante situaciones de riesgos
potenciales.
1.1 La Asistencia Sanitaria y el Análisis de Riesgos
Bien es conocido que en España existe un derecho universal definido en el
Título I, capítulo III, artículo 43 de nuestra Constitución Española, que junto
con la Ley General de Sanidad de 1986 y la Ley General de Salud Pública
de 2011, se reconoce el derecho a la protección de la salud, cuya definición

84
Extracto de las Recomendaciones aportadas por la Comisión de Investigación (6L/AGIV-
0002, VI LEGISLATURA NÚM. 371, 20 de diciembre de 2006) - Tormenta Tropical DELTA
(Parlamento de Canarias)
85
Acuerdo adoptado por el Gobierno de Canarias, en sesión celebrada el día 30 de abril de
1997. Principios Básicos y Líneas de Actuación.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 166 de 301
la podemos encontrar en la Declaración Universal de los Derechos Humanos
de 1948:
“Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así
como a su familia, la salud y el bienestar”.
Esta competencia de los poderes públicos sobre su organización y tutela de
la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y
servicios necesarios, se define por diferentes leyes aprobadas, que
establecen los derechos y deberes de todos al respecto, fomentando la
educación sanitaria, la educación física y la adecuada utilización del ocio,
como elementos principales que vienen a formalizar la interacción de cuatro
variables determinantes de la Salud
86
.
Dentro de la historia natural de la enfermedad, también encontramos el
clásico esquema de Leavell y Clark
87-88
, que distingue tres períodos bien
definidos en la historia natural de una enfermedad: el pre-patogénico o de
susceptibilidad, el patogénico y el de resultados, correspondiendo a cada
período, un nivel de prevención, ya sea; primaria, secundaria o terciaria,
según el momento de su aplicación.
Será este esquema de Leavell y Clark el que nos marque el comienzo de la
gestión de riesgos, donde podremos utilizar estos mismos conceptos,
sustituyendo el término “enfermedad” por “accidente”, siendo éste último un

86
Lalonde M., en 1974 hace público, como ministro de sanidad canadiense, su modelo
explicativo de los determinantes de la salud, donde se reconoce cuatro variables: el estilo de
vida particular, el ambiente social, el marco de la biología humana y la organización de los
servicios de salud.
87
Leavell y Clark (1958). Historia Natural de la Enfermedad: Teoría que establece que la
Medicina Preventiva debe actuar en tres niveles esquematizados.
88
El concepto “Historia Natural de la Enfermedad”, fue introducido por Sir MacFarlane
Burnet en 1940, para enfermedades infecciosas. Posteriormente Leavell y Clark propusieron
el uso de este modelo para cualquier tipo de enfermedad, estructurando un sistema de
niveles de prevención. Aplicación del Modelo de Leavell y Clark. BuenasTareas.com.
Recuperado 03, 2013, de: [http://www.buenastareas.com/ensayos/Aplicaci%C3%B3n-
Del-Modelo-De-Leavell-y/1923277.html]
Trabajo de Fin de Grado
Página 167 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
fenómeno caracterizado por su eventualidad, evitando así recurrir a su
definición según el R.D. 1/1994
89
, puesto que en nuestro caso, un accidente
puede ocasionar no solo lesiones físicas y/o psíquicas, tanto a trabajadores
de una actividad concreta, sino también al público asistente o presente en
ese recinto, alterando con ello el orden regular de las cosas y las personas.
 Prevención Primaria: Este tipo de prevención tiene como objetivo
disminuir la probabilidad de concurrencia de los elementos y
acciones. Desde un punto de vista estadístico pretende reducir su
incidencia o materialización. Las medidas de prevención primaria
actúan en el período pre-suceso de la evolución natural de los
accidentes, es decir, antes de que exista la interacción de los
elementos dañinos, también llamados factores de riesgo, y las
víctimas potenciales presentes en el lugar.
Si bien Leavell y Clark en su esquema de 1958 distinguieron dos subniveles
o apartados, dentro de la prevención primaria: la inespecífica y la específica.
Nosotros aplicaremos los mismos aspectos, desde la propia eventualidad del
accidente, buscando una prevención inespecífica o primordial en aquellas
medidas que afectan a un colectivo, individuo o medio ambiente, con el fin
de evitar la materialización de la amenazas. La mayoría de estas medidas
son acciones de promoción de la seguridad y la autoprotección de la
población que permitirían aumentar la resiliencia de los afectados, evitando
un daño mayor a medio-largo plazo, sobre todo en lo concerniente con la
salud psíquica. Por otro lado la protección específica estaría dirigida sólo a
un tipo de amenaza concreta, para lo cual, la formación sería el elemento
clave tanto para la prevención de accidentes, como para su actuación una
vez presente el evento.

89
Art. 115: Se entiende por accidente de trabajo toda lesión corporal que el trabajador sufra
con ocasión o a consecuencia del trabajo que efectúa por cuenta ajena.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 168 de 301
 Prevención Secundaria: La necesidad de aplicar este tipo de
prevención viene dada por el fracaso o inexistencia de la anterior. Es
también conocida como un “diagnóstico precoz” que busca detectar
indicios en lugares donde inicialmente no existían y que amenazan la
continuidad de nuestra actividad.
Es este diagnóstico precoz lo que nos impulsa a establecer una Plan de
Autoprotección, donde se realiza un análisis de los riesgos, que nos permita
abordar los Black Swan (Cisnes Negros)
90
para convertirlos en White Swan
(Cisnes Blancos), puesto que entendemos que existen nuevas y olvidadas
amenazas; que impulsadas por la evolución social y tecnológica que vivimos,
pueden transformarse de imprevisibles a plausibles y a medio plazo incluso
previsibles, por tanto pueden y deben ser, al menos, tenidas en cuenta
dentro de nuestro análisis de riesgos.
 Prevención Terciaria: Viene a representar la actuación de los
diferentes recursos humanos y materiales que por su condición de
personal “no profesional” deben aplicar medidas que dificulten o
impidan una evolución del suceso hacia su vertiente más dañina,
antes de la llegada de los servicio de seguridad y emergencias
externos. Es aquí donde la puesta en práctica de ejercicios o
simulacros pone de manifiesto los conocimientos que cada individuo o
colectivo ha adquirido, en un intento por minimizar los daños.
Tratamos por tanto de intentar prevenir un daño aun mayor, una vez que la
amenaza se ha materializado. Como es lógico pensar, la falta de

90
Teoría del Cisne Negro de Nassim Nicholas Taleb, que sostiene que el mundo está
dominado por el impacto de eventos imposibles de calcular que cumplen ciertas
propiedades: raros, fortuitos, imprevistos, altamente improbables y con gran repercusión
para el desenvolvimiento de la humanidad, ridiculizando la idea de predecir el futuro
basándose en el argumento de la cantidad de cisnes negros que se pueden ver en relación
a la cantidad de cisnes blancos.
Trabajo de Fin de Grado
Página 169 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
planificación en este tipo de actuaciones permitiría la proliferación de
actuaciones descoordinadas y anárquicas.
En este sentido, un informe de la OMS de 2002, sobre la salud en Europa,
vaticina que para el año 2020
91
, los accidentes serán una de las diez
primeras causas de mortalidad, sobre todo en la población infantil y
adolescente. Según las cifras anuales de la OMS, los accidentes son
responsables, no solo de la mortalidad sino también de la morbilidad. Por
cada muerte infantil por accidente, 140 niños son hospitalizados y otros 20
son atendidos en urgencias y dados de alta.
1.2 Datos Socioeconómicos
Dentro del aspecto socioeconómico, las previsiones que el Gobierno del
Estado español anunció tras el Consejo de Ministros celebrado el pasado 26
de abril de 2013, auguran una continuidad de la actual crisis económica con
dos años más de caída del déficit, con una creación de empleo apreciable,
pronosticable para 2016. Por tanto la inversión en recursos relacionados con
la seguridad, las emergencias y la autoprotección continuaran frenadas, para
lo cual es necesario, ahora más que nunca, aplicar una normativa que
reduzca el aumento de situaciones de riesgo que esto provocará a medio
plazo y que han originado en 2012, en Canarias, 140.187 situaciones
consideradas como emergencias al estar en peligro inminente la vida y/o los
bienes. Del total de personas asistidas en 2012 (471.738), el 48,3% estaban
inmersos en incidentes de carácter sanitario mientras que el 51,7% lo hacían
dentro del ámbito de la seguridad ciudadana, extinción de incendios,
salvamento y rescate, salvamento marítimo y accidentes varios.

91
Organización Mundial de la Salud (OMS): Informe sobre la salud en el mundo 2002 -
Reducir los riesgos y promover una vida sana.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 170 de 301
Esto ha generado un aumento de las asistencias atendidas por el CECOES
1-1-2 en Canarias
92
, atendiendo una media cercana al millón de alertas
recibidas al año, lo que supone una media diaria de 2.341 llamadas
atendidas. De ellas 370.080, casi un 44%, han generado la movilización de
diferentes tipos de recursos.
Otro dato importante es el ofrecido por la EPA (Encuesta de Población
Activa)
93
que refleja que en el primer trimestre de 2012, en España ha
aumentado hasta en 237.400 personas sin empleo, situándose en un total de
6.202.700 españoles, equivalente a una tasa del 27,16%.
En canarias los datos son aún menos halagüeños, al aumentar un 2,70% la
tasa anual, dando como resultado un 34,27% de tasa anual de parados en
Canarias, que podrían verse reducidos al ampliar aún más en ámbito
competencial y atributivo de ciertas titulaciones universitarias de Canarias.
1.3 Justificación de la Norma de Autoprotección en Canarias
Recientemente, la ciudadanía española ha sido testigo de cómo un riesgo
muy conocido como es el de avalancha, se materializó gravemente en el
“Madrid Arena” (Madrid, 2012), demostrando que no todo es fiesta y
diversión. Esta ansia de socialización que tanto practica nuestra juventud, ha
sido y será uno de los reclamos más utilizados por los empresarios de
eventos y espectáculos, que han visto en estas actividades un lucrativo
negocio, y es que los cálculos así lo demuestran; ante un mismo coste en la
producción, los beneficios solo variaran en función del número de asistentes
al mismo, por tanto las discotecas y pub´s se quedan pequeños para tan
interesante negocio, la solución que han encontrado; producir espectáculos
multitudinarios. Y ejemplos hay muchos:

92
Fuente: Informe de actividad CECOES 1-1-2 (2012) - Consejería de Economía, Hacienda
y Seguridad, Gobierno de Canarias.
93
Fuente: INE (Instituto Nacional de Estadística), Informe de 25 de abril de 2013.
Trabajo de Fin de Grado
Página 171 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Woodstock 1969, Estados Unidos (400.000 personas): la falta de previsión
de la organización provocó que alrededor de 250.000 personas se quedaron
por el camino debido a los kilométricos atascos de tráfico en las ciudades y
carreteras colindantes.
 Jean Michel Jarre, Paris (1.000.000 personas): primer gran concierto de
Jean Michel Jarre formando parte de las celebraciones del día de la Bastilla,
día Nacional de Francia.
 The Rolling Stones, Rio de Janeiro (2.000.000 personas): celebraciones de
año nuevo en la playa de Copacabana 2006, cerca de 6000 militares
tuvieron que velar por la seguridad de la multitud.
 Love Parade, Berlin (2.500.000 personas): nació en 1989 y dejó de
celebrarse en 2010 tras la tragedia acontecida en Duisburgo, cuando 21
personas fallecieron durante una estampida humana y más de 500
resultaron heridas.
 Michel Jackson, Santa Cruz de Tenerife (40.000 personas): movilizó en
1993 a miles de canarios de todas las islas y a centenares de seguidores
que desde la Península y otras ciudades europeas llegaron en los días
previos a la Isla.
 Bruce Springsteen, Las Palmas de Gran Canaria (28.000 personas): la crisis
económica de 2012 impidió que se alcanzara la cifra esperada de 40.000
espectadores.
Esta necesidad de contar con grandes espacios físicos donde ubicar a un
público cada vez más multitudinario, ha dado como resultado, la proliferación
de innumerables eventos públicos y privados, para lo cual, que mejor sitio,
que los espacios públicos y los recintos deportivos.
Al margen de lo ocurrido en el Madrid Arena y su proceso judicial, la
aplicación de las actuales normativas convergentes en recintos cerrados o
abiertos, supone la convivencia, de dos Leyes principales de ámbito estatal;
la Ley 2/1985 sobre Protección Civil y la Ley Orgánica 1/1992 sobre
Protección de la Seguridad Ciudadana. De estas dos normativas surge; el
RD 393/2007 (Norma Básica de Autoprotección) que junto a la actual Ley
9/2007 de Seguridad y Emergencias y la Ley 7/2011 de actividades
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 172 de 301
clasificadas y espectáculos públicos, ambas aprobadas en Canarias, marcan
las líneas normativas por las que cualquier actividad se debe someter.
Esta situación, unida a que la titularidad de la gran mayoría de este tipo de
instalaciones en Canarias correspondiente a las Corporaciones Locales e
Insulares, impulsa a los Ayuntamientos y Cabildos a ofrecer sus
instalaciones mediante la firma de convenios o contratos de arrendamiento,
cuya cesión pudiera ser remunerada o gratuita según los casos. Esta
circunstancia, proporciona a los empresarios la oportunidad perfecta por
cuanto los riesgos intrínsecos de los grandes eventos públicos pasan a ser
compartidos o en algunos casos eximidos (por los promotores) hacia la
propia administración arrendadora, llegando incluso a realizar una
interpretación superficial contrario sensu mediante la inclusión de apartados
dedicados a la seguridad dentro del acto contractual que suelen realizar
ambas partes, donde solo se especifica la obligatoriedad de contar con un
seguro de responsabilidad civil por parte del promotor, por tanto se aplicaba
la ley del mínimo esfuerzo y por supuesto no se asumía el control de los
riesgos (no existía análisis objetivo de los riesgos), sino más bien la
externalización de los mismos hacia las compañías de seguros, algo que
solo debe cumplirse cuando el riesgo es in-asumible, ya que supedita el
desarrollo de medidas de seguridad exigibles en cualquier evento.
Otro de los aspectos a tener en cuenta es la obligación de contar con un
Plan de Autoprotección (PA) que sea específico para el evento que se tiene
previsto realizar, ya que la existencia de un Plan de Autoprotección previo de
la instalación no es válido, no solo porque está redactado conforme a un
aforo ubicado en unas gradas, sin ocupación masiva de la cancha o terreno
deportivo y sin contemplar el perfil de sus asistentes, ni la existencia o venta
masiva de sustancias toxicológicas (alcohol, drogas, etc.), sino por sentido
común.
La solución a todo esto la encontramos en la aprobación de una Normativa
de Autoprotección Autonómica y su exigencia por parte de las
Trabajo de Fin de Grado
Página 173 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
administraciones competentes, cuyos técnicos deberán estar
convenientemente formados para dictaminar si los requerimientos han sido
aportados por los empresarios o si las características del evento son
adaptables al propio recinto, y siempre con la obligación de reflejar todos y
cada uno de los aspectos que conforman el evento, lo que en términos
generales hemos llamado Plan de Autoprotección.
Resulta apropiado recordar lo comentado sobre la interpretación referida a
“Técnico Competente” del art 4.1.b (RD393/2007) y en el apdo. 3.3.1 (NBA),
donde tras su lectura, destacamos los criterios y obligaciones exigidos para
la redacción del Plan de Autoprotección, necesitando un precisión más
actualizada con la realidad.
Art. 4.1.b) El Plan de Autoprotección deberá ser elaborado por un técnico
competente capacitado para dictaminar sobre aquellos aspectos relacionados con
la autoprotección frente a los riesgos a los que esté sujeta la actividad.
Apdo. 3.3.1) El Plan de Autoprotección habrá de estar redactado y firmado por
técnico competente capacitado para dictaminar sobre aquellos aspectos
relacionados con la autoprotección frente a los riesgos a los que esté sujeta la
actividad, y suscrito igualmente por el titular de la actividad, si es una persona
física, o por persona que le represente si es una persona jurídica.
Con este Decreto se ampliaría la arquitectura normativa que se inició con la
aprobación del Plan de Seguridad Canario en 1997, que buscaba aplicar
estrategias de cambio para la seguridad pública de Canarias, quedando
recogidos los principios básicos y líneas de actuación que, de acuerdo al
desarrollo de las competencias que tiene el ejecutivo autónomo en materia
de seguridad pública, rigen la actual política del Gobierno de Canarias a fin
de facilitar la necesaria renovación del Sistema de Seguridad Pública en las
Islas (Plan de Seguridad Canario).
Este anteproyecto de Decreto suele iniciarse con la creación de una Mesa
Sectorial, donde diferentes representantes de asociaciones y colegios
profesionales debaten sobre el articulado y contenidos en base a un primer
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 174 de 301
borrador de trabajo, tras su consenso, su documento final se traslada al
Consejo Consultivo de Canarias, para ser valorado jurídicamente, antes de
pasar a Exposición Pública, donde cualquier ciudadano o partido político
podrá solicitar la inclusión de posibles enmiendas parciales y/o totales a la
misma, tras lo cual y si no es necesario su revisión por las diferentes
enmiendas solicitadas, se propondrá su aprobación en el Consejo de
Gobierno y su posterior publicación en el Boletín Oficial de Canarias para su
entrada en vigor al día siguiente o a los veinte días de su publicación
(vacatio legis).
1.4 Recomendaciones sobre Norma de Autoprotección en Canarias
Llegados a este punto, consideramos apropiado aportar ciertas
recomendaciones a incluir dentro del anteproyecto de Decreto, con la
intención de allanar el camino hacia otros objetivos que pudieran tener
relación con la propia autoprotección dado su carácter multidisciplinar y que
al mismo tiempo contribuya a un marco común de trabajo que permita
ampliar aún más la cultura de la seguridad sin tener que imponerla con
fórmulas restrictivas e impositivas, sino más bien como refuerzo a futuras
políticas autoproteccionistas amparadas en estos proyectos a largo plazo.
1.4.1 Recursos Sanitarios Mínimos
Al margen de las numerables modificaciones que ha sufrido la obligación de
prestar asistencia sanitaria en España, el Decreto 2766/1967, de 16 de
noviembre, que recoge las normas sobre prestaciones de asistencia
sanitaria y ordenación de los servicios médicos en el Régimen General de la
Seguridad Social, no determina de forma directa y taxativa los recursos
mínimos exigibles en aquellas instalaciones o eventos públicos donde la
afluencia de público se encuentra estimada entre ciertos márgenes,
recordando lo indicado en el Anexo II del Reglamento General de Circulación
(Real Decreto 1428/2003), donde se establecen los medios mínimos para la
celebración de pruebas deportivas en vías o terrenos objeto de la legislación
Trabajo de Fin de Grado
Página 175 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
sobre tráfico. Por otro lado la propia normativa de Riesgos Laborales (Real
Decreto 486/1997, de 14 de abril), establece unas disposiciones mínimas de
seguridad y salud en los lugares de trabajo, siendo su art. 10 el que hace
referencia al material y a los locales donde se prestarán los primeros
auxilios.
Art. 10: “Los lugares de trabajo dispondrán del material y, en su caso, de los
locales necesarios para la prestación de primeros auxilios a los trabajadores
accidentados, ajustándose a lo establecido en el anexo VI”.
Siguiendo lo establecido en este Anexo VI (Real Decreto 486/1997), nos
encontramos con que las únicas referencias físicas en cuanto a los recursos
materiales y/o humanos, se concentran en sus apartados.
A.6: “Los locales de primeros auxilios dispondrán, como mínimo, de un botiquín,
una camilla y una fuente de agua potable. Estarán próximos a los puestos de
trabajo y serán de fácil acceso para las camillas”.
A.3: “…todo lugar de trabajo deberá disponer, como mínimo, de un botiquín
portátil que contenga desinfectantes y antisépticos autorizados, gasas estériles,
algodón hidrófilo, venda, esparadrapo, apósitos adhesivos, tijeras, pinzas y guantes
desechables”
Como se puede observar, nos encontramos ante el clásico botiquín que las
propias compañías aseguradoras entregan a sus clientes, según lo
establecido por el art. 2 de la ORDEN TAS/2947/2007, de 8 de octubre, y por
la que se establece el suministro a las empresas de botiquines con material
de primeros auxilios en caso de accidente de trabajo, como parte de la
acción protectora del sistema de la Seguridad Social.
Si volvemos al caso del Madrid Arena, no podemos imaginar la destreza
necesaria para asistir a centenares de jóvenes atrapados en un pasillo, con
un botiquín de estas características, en un habitáculo compuesto por una
camilla y una fuente de agua potable, sin la obligación de que exista
personal facultativo (Médicos y Enfermeros) y medios físicos en cantidad
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 176 de 301
suficiente, para actuar de forma autónoma hasta la llegada de los recursos
externos. Por tanto estas medidas son, no solo, irrisorias, sino que ponen de
manifiesto la obligación de reforzarlas con nuevas actuaciones entorno a los
espectáculos públicos, por ser una actividad que concentra a una ciudadanía
multitudinaria; multicultural, heterogénea y con diversidad de criterios de
movilidad.
Incluir unas obligaciones mínimas en lo referente a la asistencia sanitaria;
recursos humanos y materiales mínimos para grandes eventos públicos,
además de la utilización del DEA como refuerzo ante una normativa
específica que el SCS (Servicio Canario de Salud) pudiera estar preparando,
son una posibilidad real para el anteproyecto normativo de Autoprotección
de Canarias, al igual que lo hiciera Cataluña con su DECRETO 82/2010, de
29 de junio, por el que se aprueba el catálogo de actividades y centros
obligados a adoptar medidas de autoprotección y que fija el contenido de
estas medidas:
Anexo III-2. Medios sanitarios.
Las instalaciones incluidas dentro del ámbito de aplicación del Decreto se deben
dotar, como mínimo, de los medios que constan en la tabla 1, a menos que se
garantice un tiempo de llegada máximo de cinco minutos para los servicios públicos
de emergencias médicas. Este tiempo de llegada debe ser certificado por los
servicios públicos.
A efectos de la tabla 1, se deben tener en cuenta las equivalencias siguientes:
SVB: apoyo vital básico (1 ambulancia convencional, 2 técnicos/as en transporte
sanitario).
SVI: apoyo vital intermedio (1 UCI móvil y 1 graduado/a en enfermería).
SVA: apoyo vital avanzado (1 UCI móvil completa y 1 médico/a y 1 enfermero/a y 1
técnico/a).
Sin embargo la reciente aprobación del Reglamento de Espectáculos
Públicos (DECRETO 86/2013, de 1 de agosto) parece haber anulado esta
posibilidad, al incluir, entre sus medidas sobre la protección de la seguridad
y salud, los dispositivos de Asistencia Sanitaria que deben existir según los
Trabajo de Fin de Grado
Página 177 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
aforos establecidos en cada espectáculo público a celebrar, tales como
conciertos, fiestas populares, acontecimientos deportivos de especial
relevancia, etc.
1.4.2 Unidad Formativa para habilitación de Técnico Competente
Seguimos haciendo hincapié en la reglamentación de los requisitos para ser
habilitado como Técnico Competente, para lo cual, beben definirse las
características de formación académica, especialización y experiencia
necesarias del “técnico competente capacitado” para la elaboración de los
Planes de Autoprotección exigido en el artículo 4, b) del RD 393/2007 y el
apdo. 3.3.1 de la Norma Básica de Autoprotección, evitando así repetir las
diferentes interpretaciones del mismo que puedan hacerse en distintos
ámbitos competenciales o territoriales dentro de Canarias.
Como propuesta se recomiendan unos contenidos formativos, especificados
en el Anexo VII de este documento, los cuales abarcan diferentes ámbitos
con la intención de dar cabida a los diferentes perfiles profesionales
anteriormente mencionados y con competencias curriculares más que
evidentes, en un claro intento por aumentar su eficacia profesional.
1.4.3 Módulo A. Introducción Básica
Comenzando por las nociones básicas de la Protección Civil Estatal y
Autonómicas, más concretamente las del ámbito geográfico de Canarias,
donde se conocerán sus fundamentos, objetivos y organización de los
recursos existentes en Canarias, junto con sus actuaciones, previsión,
prevención y planificación de riesgos graves que puedan producirse.
Dentro de los principios de la planificación de emergencias, se hace
imprescindible comenzar con un análisis y conocimiento de riesgos
manifiestos e inéditos, para su posterior clasificación según su gravedad. Así
como los diferentes Planes de Protección Civil de Canarias en sus diferentes
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 178 de 301
facetas: Planes Territoriales; PLATECA, PEIN, PEMU, PA, Planes
Especiales; Seísmos, Inundaciones, Forestales, Volcánicos, etc. y Planes
Específicos; PEFMA o PECMAR, junto con su implantación y gestión de las
posibles situaciones de emergencia.
Estos parámetros que condicionan la gestión de las emergencias, se verían
solventados con el conocimiento exhaustivo de los diferentes tipos de
Centros de Emergencias de Protección Civil, Centros Coordinadores de
Emergencias y Seguridad (CECOES 1-1-2), que al mismo tiempo permiten
divulgar información a la población sobre aspectos técnicos y uso correcto
del Teléfono Único de Urgencias y Emergencias 1-1-2, lo que nos levaría a
poder comprender las diferentes funciones y competencias de los diferentes
intervinientes; antes, durante y después de las emergencias.
 Consorcio de Emergencias
Insulares
 Bomberos Municipales
 Fuerzas y Cuerpos de Seguridad
del Estado (FCSE)
 Policías Locales
 Cuerpo General de la Policía
Canaria
 Técnicos en Protección Civil
(Gobierno Autónomo, Cabildos y
Ayuntamientos)
 Empresas de Seguridad Privada
 Agrupaciones de Voluntarios en
Protección Civil
 Servicio de Urgencias Canario
(SUC)
 Organizaciones No
Gubernamentales (ONG´s)
 Entidades privadas prestatarias
de servicios
 Otros Servicios Auxiliares.


1.4.4 Módulo B. Normativa Básica
(Relativa a las diferentes actividades del Decreto de Autoprotección)
Tomando como punto de partida el Estatuto de Canarias (Ley Orgánica
10/1982) como base normativa que fundamenta el Sistema Canario de
Trabajo de Fin de Grado
Página 179 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Seguridad y Emergencias (Ley 9/2007), el Técnico Competente debe estar al
día en los conocimientos que proporcionan numerosas normativas de
carácter técnico, por cuanto su aplicación marca las líneas de actuación y
buen hacer en materia de autoprotección. Siendo la Ley de Protección Civil
(Ley 2/1985) la que marcará los elementos primordiales que posteriormente
desarrolla el Real Decreto 393/2007 (Norma Básica de Autoprotección).
Llegados a este punto y una vez entrado en vigor el anteproyecto de Decreto
de Autoprotección de la Comunidad Autónoma de Canarias, se deberá
estudiar a fondo sus disposiciones, con el fin de poder redactar un Plan de
Autoprotección (PA) conforme a normativa, registrable a través de la actual
Plataforma de Registro Planes de Autoprotección del Gobierno de Canarias.
También se hace obligatorio conocer y manejar eficazmente todas aquellas
Normas Técnicas de Autoprotección, que van desde el propio código técnico
de la edificación (RD 314/2006), la normativa específica de seguridad contra
incendios (RD 2267/2004), la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (Ley
31/1995), la de espectáculos y actividades recreativas de Canarias (Ley
7/2011) y la de seguridad y protección contra incendios en establecimientos
turísticos de Canarias, hasta aquellas normas que estén relacionadas:
Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades
Recreativas (Real Decreto 2816/1982), Normativa de Seguridad Privada
(Ley 23/1992 y RD 2364/1994), Protección de la Seguridad Ciudadana (Ley
Orgánica 1/1992), Ordenación del Turismo de Canarias (Ley 7/1995), Ley de
Protección de Datos de Carácter Personal (LO 15/1999 y RD 1720/2007),
Reglamento de artículos pirotécnicos y cartuchería (RD 563/2010) y un largo
etc.
1.4.5 Módulo C. Estándares básicos: elaboración de Planes de
Autoprotección
Con este módulo se pretende que todo aquel profesional que acceda a la
certificación de Técnico Competente, esté en disposición de realizar los
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 180 de 301
aspectos básicos que requiere todo Plan de Autoprotección (PA), por ello se
plantea comenzar por una introducción básica de redacción de un Plan de
Autoprotección, ampliando posteriormente cada uno de sus contenidos
mínimos descritos dentro de sus capítulos y anexos.
A continuación nos adentraremos en la descripción de las actividades y
centros de interés para la Protección Civil local, para poder realizar el
correspondiente análisis de riesgos, junto con sus variables; riesgos
internos, externos y asociados, que pueden afectar de una manera u otra a
una instalación o actividad.
De entre los cuales, se detallan algunos como los incluidos en espectáculos,
actividades recreativas y centros comerciales; utilización de pirotecnia,
riesgos naturales y sociales, ambos con planes especiales asociados.
Utilizando para ello la correspondiente descripción de medios y medidas de
autoprotección, los medios materiales internos con los que se cuenta, los
dispositivos de detección, extinción de incendios y riesgo químico, sistemas
de señalización interna y medios materiales externos.
Todo ello en función de una política de prevención marcada por la
adecuación de los medios humanos disponibles, los dispositivos de
seguridad, sanitarios y de primeros auxilios, muy útiles para aplicar las
correspondientes medidas correctoras del riesgo y autoprotección si fuese
necesario.
Esta estructura organizativa de medios humanos, se debe implementar en
diferentes fases y criterios de activación. Planteando protocolos o
procedimientos de actuación que garanticen la correcta intervención de los
diferentes recursos presentes de forma individual o en su conjunto. Con ello
se conseguirá una integración eficaz con los planes de ámbito superior, ya
sean; municipales, insulares o autonómicos.
Trabajo de Fin de Grado
Página 181 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
En cuanto a su implantación, mantenimiento y actualización, se deben
establecer estrategias, que unidas a los programas de mantenimiento y una
continua actualización y evaluación, permitirán realizar ejercicios y
simulacros que nos verifiquen si es correcto o no nuestra estrategia elegida.
Con estos tres Módulos se pretende enmarcar los conocimientos mínimos
aplicables por cualquier Técnico Competente sin importar la profesión
ejercida, pero tomando como partida una titulación universitaria que los
equipare en cuanto a unos conocimientos formativos mínimos.
1.5 Modificación de Niveles de Exigencia
Teniendo en cuenta que la actual NBA tiene un carácter de norma mínima
(art. 3) y que se aplicará a todas las actividades comprendidas en el Anexo I
de la NBA, aplicándose con carácter supletorio en el caso de las Actividades
con Reglamentación Sectorial Específica, la responsabilidad de adecuar los
niveles de exigencia a las diferentes actividades recae en las
Administraciones Públicas Competentes, es decir en nuestro caso en el
Gobierno de Canarias y por ende en el resto de Administraciones Locales
(Cabildos y Ayuntamientos), quienes podrían aprobar sus correspondientes
normas autonómicas, insulares o municipales para adecuar la NBA a las
necesidades de cada territorio o ínsula.
Situándonos en un ejemplo práctico, y por ser una de las actividades que
más personas puede llegar a congregar; la celebración de un espectáculo
público en un recinto abierto (al aire libre) estaría obligado a contar con un
Plan de Autoprotección cuando su capacidad o aforo sea igual o superior a
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 182 de 301
20.000 personas, lo cual permitiría la posibilidad de evitar su aplicación legal
con solo limitar la entrada a 19.999 personas
94
.
1.6 Cumplimiento e Inspección
Dentro de la obligatoriedad explícita de la norma, en lo referente al
cumplimiento y responsabilidad de inspección. La propia Ley 9/2007, de 13
de abril, del Sistema Canario de Seguridad y Emergencias y de modificación
de la Ley 6/1997, de 4 de julio, de Coordinación de las Policías Locales de
Canarias establece que las Administraciones Públicas Canarias, en el
ámbito de sus respectivas competencias desarrollarán, como finalidad
básica de la prevención de riesgos, la autoprotección como medida tendente
a evitar o reducir la producción de daños ante situaciones de riesgos
potenciales:
Título II, Cap. I, Art. 27.b) - Sistema Canario de Emergencias, Concepto y
Principios Básicos: “La prevención de riesgos: entendiendo como aquellas medidas,
entre las que se incluye la autoprotección, tendentes a evitar o reducir la producción
de daños ante situaciones de riesgo potenciales.”
Dichas responsabilidades pueden servir de base para enmendar la
redacción del anteproyecto de Decreto Autonómico con el fin de potenciar
las actuales funciones de la Policía Autonómica de Canarias (SECCIÓN III.
FUNCIONES. Art. 19 de la Ley 2/2008, de 28 de mayo, del Cuerpo General
de la Policía Canaria), sin entrar a valorar posibles conflictos con el resto de
Fuerzas y Cuerpos del Estado, de acuerdo a la Ley Orgánica 1/1992, de 21
de febrero, sobre Protección de la Seguridad Ciudadana, sino simplemente

94
Este autor considera que el aforo de un recinto se debe calcular en función de las
superficies habilitadas por el diseñador del proyecto y no por la regulación en la venta de
entradas, lo que sirve de excusa por los promotores para eludir su responsabilidad y
cumplimiento de la Normativa de Autoprotección.
Trabajo de Fin de Grado
Página 183 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
aceptando las actuales competencias que este cuerpo policial está
asumiendo.
Artículo 19.Funciones.
1. El Cuerpo General de la Policía Canaria ejercerá las siguientes funciones con
carácter de propias:
Velar por el cumplimiento de las disposiciones y órdenes singulares dictadas por los
órganos de la Comunidad Autónoma de Canarias.
La vigilancia y protección de personas, órganos, edificios, establecimientos y
dependencias de la Comunidad Autónoma de Canarias y de sus entes
instrumentales, garantizando el normal funcionamiento de las instalaciones y la
seguridad de los usuarios de sus servicios.
La inspección de las actividades sometidas a la ordenación o disciplina de la
Comunidad Autónoma de Canarias, denunciando toda actividad ilícita.
El uso de la coacción en orden a la ejecución forzosa de los actos o disposiciones
de la Comunidad Autónoma de Canarias.
Las que de acuerdo con su naturaleza puedan corresponderle en virtud de las
competencias que se atribuyen a la Comunidad Autónoma de Canarias conforme a
la Ley Orgánica sobre Protección de la Seguridad Ciudadana.
Otro aspecto a tener en cuenta son las competencias asumidas por el
Gobierno de Canarias, las cuales tuvieron que ser respaldadas por el
Tribunal Constitucional ante las discrepancias existentes y que sirvieron de
Preámbulo en la Ley 9/2007, de 13 de abril, del Sistema Canario de
Seguridad y Emergencias y de modificación de la Ley 6/1997, de 4 de julio,
de Coordinación de las Policías Locales de Canarias.
Preámbulo: “[…]En el ámbito de las emergencias, la Comunidad Autónoma de
Canarias tiene competencias concurrentes, según sentencias del Tribunal
Constitucional 123/1984, de 18 de diciembre, y 133/1990, de 19 de julio, con la
Administración del Estado en materia de protección civil. Es por ello que, con esta
Ley, se busca garantizar, la existencia de un sistema eficaz y eficiente de
prevención y de atención a las emergencias, mediante la regulación de los ejes
fundamentales del sistema de protección civil en el ámbito de la Comunidad
Autónoma de Canarias.”
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 184 de 301
La competencia en exclusiva en materia de Espectáculos así como en
Deporte, Ocio y Esparcimiento, vienen recogidos en el art 30.20 del Estatuto
de Autonomía de Canarias (Ley Orgánica 10/1982, de 10 de agosto, de
Estatuto de Autonomía de Canarias), permitiendo que se aprobara la Ley
7/2011, de 5 de abril, de actividades clasificadas y espectáculos públicos y
otras medidas administrativas complementarias, reforzada posteriormente
con el Decreto Legislativo 1/2012, de 21 de abril, por el que se aprueba el
Texto Refundido de las Leyes de Ordenación de la Actividad Comercial de
Canarias y reguladora de la licencia comercial.
Dentro de estas normativas publicadas con posterioridad al RD 393/2007, se
puede observar cierta imperfección en lo relacionado con la autoprotección,
al mencionar su obligación solo en el procedimiento autorizatorio de
actividades de este tipo (art.38.1.c, Ley 7/2011) sin ampliar más sobre los
requisitos o en base a que normativa se debe cumplimentar dicho plan. Algo
que tampoco aparece el Decreto Legislativo 1/2012, que ni siquiera se
menciona en la redacción de su texto.
Artículo 38 Procedimiento autorizatorio
1. El procedimiento para la autorización de espectáculos públicos se iniciará a
instancia de la persona interesada mediante solicitud dirigida a la Administración
competente que habrá de cumplir los requisitos que se señalen reglamentariamente
y, en particular:
c) Determinación aproximada del número de espectadores que se prevé que
asistan y aforo máximo del local o recinto, medidas de seguridad, plan de
autoprotección, servicios higiénicos sanitarios, horario y cualquier otro que
reglamentariamente se determine.
En materia de Industria, el Gobierno de Canarias, al amparo de su artículo
31.2 del Estatuto de Autonomía y a requerimiento de la Ley 21/1992, de 16
de julio, de Industria, constituye el objeto del presente Decreto 154/2001, de
23 de julio, regulando el procedimiento para la puesta en funcionamiento de
industrias e instalaciones industriales dentro del territorio de la Comunidad
Autónoma de Canarias.
Trabajo de Fin de Grado
Página 185 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Artículo 31.2: La Comunidad Autónoma de Canarias, de acuerdo con las bases y
la ordenación de la actividad económica general y la política monetaria y crediticia
estatal y en los términos de lo dispuesto en los artículos 38, 131, 149.1.11.ª y 13.ª
de la Constitución, tiene competencia exclusiva sobre las siguientes materias:
Industria, sin perjuicio de lo que determinen las normas del Estado por razones de
seguridad, sanitarias y de interés militar, y las normas relacionadas con las
industrias que estén sujetas a la legislación de minas, hidrocarburos y energía
nuclear. Queda reservada a la competencia exclusiva del Estado la autorización
para la transferencia de tecnología extranjera.
En ejecución de tales competencias, se estableció un procedimiento para la
instalación, ampliación y traslado de industrias e instalaciones industriales
que combine la agilidad administrativa y la eliminación de plazos que
demoran innecesariamente la tramitación, para pedir aclaraciones sobre el
grado de calidad y seguridad de los proyectos, con la garantía más absoluta
del cumplimiento reglamentario en materia de seguridad industrial, sin
perjuicio de introducir nuevas tecnologías que impliquen un mayor control
que redunde en la seguridad de las instalaciones.
1.7 Conclusiones
En resumen, este apartado nos permite ver la necesidad de aprobar un
Decreto de Autoprotección en Canarias, que queda suficientemente
justificado por las propias competencias en materia de Protección Civil que
ha asumido el Gobierno de Canarias desde 2007 (Ley 9/2007, de 13 de
abril).
La existencia en Canarias de actividades incluidas en la Norma Básica de
Autoprotección, y la obligación de: elaborar, implantar y mantener operativos
los Planes de Autoprotección en aquellas actividades, centros,
establecimientos, espacios, instalaciones y dependencias que,
potencialmente, pueden generar o resultar afectadas por situaciones de
emergencia, hacen determinante enmendar el RD393/2007 con unos
contenidos mínimos que incorporen estos planes, incidiendo no sólo en las
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 186 de 301
actuaciones ante dichas situaciones, sino también y con carácter previo, en
el análisis y evaluación de los riesgos, en la adopción de medidas
preventivas y de control de los riesgos, así como en la integración de las
actuaciones en emergencia y en los correspondientes Planes de Emergencia
de Protección Civil de Canarias.
Siguiendo en el ámbito de las competencias, recordemos que Canarias ya
cuenta con una normativa de espectáculos públicos, además de su reciente
Reglamento (DECRETO 86/2013, de 1 de agosto), lo que permitirá su
desarrollo e implementación a través de este anteproyecto normativo de
autoprotección, haciendo obligatorio que no solo los grandes espectáculos
producidos en recintos públicos o privados cuenten con personal
especializado en su gestión, control, capacidad y conocimiento para ajustar
la inversión necesaria desde un punto de vista más objetivo y técnico, cuya
afluencia de público queda ahora más controlada y definida mediante
métodos técnicos (Orden ITC/3708/2006, de 22 de noviembre por la que se
regula el control metrológico del Estado de los sistemas para el conteo y
control de afluencia de personas en locales de pública concurrencia).
No olvidemos tampoco el Sector Industrial, cuyas competencias en exclusiva
asumidas por el Gobierno de Canarias, también permiten justificar esta
propuesta normativa, más aún cuando existen en Canarias instalaciones
longevas, situadas en plena urbe ciudadana
95
.
Otro de los aspectos a considerar es la vulnerabilidad de nuestro sistema
económico y social basado en el sector turístico y que gracias a nuestra
característica de Región Ultraperiférica (RUP) nos permite contar con

95
La refinería de Cepsa en Santa Cruz de Tenerife, es la más importante de Canarias y la
más antigua de España, su instalación a las afueras de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife
en 1910, no planteaba problemas a la población hasta que la propia expansión urbanística
de la ciudad ha hecho que existan edificios de viviendas a menos de 500 metros de los
depósitos de almacenamiento. Google Maps: [http://goo.gl/maps/kbxhK]
Trabajo de Fin de Grado
Página 187 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
recursos de la Unión Europea, sin olvidar el hándicap de estar situados lejos
del Continente Europeo.
2. Modelos de Normativa Autonómica
Siguiendo con los aspectos mejorables de la Normativa de Autoprotección,
mencionados anteriormente, hemos querido aportar algo de luz a la
diversidad de criterios en cuanto a la resolución de los conflictos antes
mencionados, dado que entendemos que se nos brinda una oportunidad
irrepetible ante la existencia del Borrador de Proyecto Decreto
96
por el que
se regula la Autoprotección exigible a determinadas actividades, centros o
establecimientos que pueden dar origen a situaciones de emergencia en la
Comunidad Autónoma de Canarias, que está llevando a cabo la Comisión
Autonómica de Protección Civil del Gobierno de Canarias.
Por tanto, en un ejercicio de responsabilidad y compromiso con el título
principal de este trabajo de final de grado, hemos diseñado tres propuestas
básicas para ser incluidas en el Borrador de Decreto, donde se introducen
parámetros acordes a las necesidades de seguridad integral que
actualmente se están demandando por parte de la ciudadanía, y donde
partimos de la imperiosa necesidad de especificar quién es Técnico
Competente en la elaboración e implantación de los Planes de
Autoprotección.
2.1 Propuesta de Normativa de Autoprotección
Teniendo en cuenta que el Consejo Consultivo de Canarias en su Dictamen
283/20013 ya mencionaba la ocasión desaprovechada para unificar en un

96
Nota de Prensa publicada por la Consejería de Economía, Hacienda y Seguridad del
Gobierno de Canarias el 27 de mayo de 2013.
[http://www.gobiernodecanarias.org/noticias/?module=1&page=nota.htm&id=153723]
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 188 de 301
solo texto reglamentario toda la normativa existente sobre la materia
regulada, en este caso la de Espectáculo Públicos, en alusión a lo
establecido por la Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible, que
un su art. 4 enumera una serie de principios de buena regulación aplicables
a las iniciativas normativas de las Administraciones Públicas; entre los que
se encuentra “el principio de simplicidad que exige que toda iniciativa
normativa atienda a la consecución de un marco normativo sencillo, claro y
poco disperso, que facilite el conocimiento y comprensión del mismo”.
Creemos que al Legislador se le presenta una oportunidad a la hora de
concretar una normativa de autoprotección que siga estos planteamientos de
la Ley de Economía Sostenible.
Para ello hemos considerado dos modelos a seguir; Catalán y Vasco, donde
tenemos la oportunidad de seleccionar aquellos aspectos que más se
adapten a las particularidades de Canarias, considerando más apropiado
inclinarnos por un nuevo modelo apoyado en la normativa del País Vasco,
en donde ya se define la figura del Técnico Competente, tantas veces
mencionado, y en el cual se incluyan las titulaciones que cuenten con los
elementos formativos y técnicos más acertados para la elaboración de un
Plan de Autoprotección en cualquiera de sus actividades.
Resulta por tanto necesario establecer unos estudios mínimos, por lo que se
plantea la posibilidad de que aquellos profesionales que aun contando con
Titulación Universitaria, no estén dentro de las titulaciones técnicas en
materia de Seguridad y Emergencias, puedan acreditarse mediante la
celebración de cursos o exámenes de contenidos específicos en materia de
elaboración de Planes de Autoprotección. Siendo estas pruebas promovidas;
tanto por la Administración competente en materia de Protección Civil, como
por Centros Formativos convenientemente acreditados.

Trabajo de Fin de Grado
Página 189 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
CONCLUSIONES FINALES
La realización de este trabajo ha exigido una recopilación documental muy
intensa, junto con la recomposición de todos los contenidos adquiridos en el
transcurso de estos años de formación universitaria, lo que ha supuesto una
satisfacción al descubrir en el Título de Grado en Seguridad y Control de
Riesgos de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, un vehículo para
acreditar académicamente la experiencia recopilada en los más de diez años
de profesión ejercida dentro del sector de la Seguridad y las Emergencias.
Las siguientes conclusiones son el resumen de aquellas reflexiones que se
han ido exponiendo a lo largo de los cuatro capítulos con que cuenta este
Trabajo Final de Grado, lo que permitirá al lector labrarse una opinión
personal de los asuntos y cuestiones aquí mencionadas.
I El contenido de la Norma Básica de Autoprotección establece unos
parámetros mínimos de obligado cumplimiento por el resto de
administraciones, que pueden y deben adaptar esas exigencias al
resto de actividades desde el punto de vista de la protección de los
ciudadanos, promoviendo una misma cultura de seguridad en
Canarias, por tanto es esencial que el Gobierno Autonómico, los
Cabildos Insulares y los Ayuntamientos aprueben su propia normativa
al respecto.
II La percepción que se tiene de algunos conceptos incluidos en la
literatura publicada sobre la Seguridad y las Emergencias, han
marcado un falso axioma sobre la Seguridad.
Con los años, su definición ha superado la traducción latina
adaptándose a la cultura anglosajona, quedando establecida una
diferenciación más clara de lo que entendemos hoy en día por
Seguridad, concibiendo la Norma Básica de Autoprotección como la
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 190 de 301
Security (Protección) y la Ley de Prevención de Riesgos Laborales
como Safety (Prevención), caracterizando así las futuras normativas,
que en nuestra opinión, deberían establecer ciertas líneas de
diferenciación que esclarezcan por sí mismas las competencias de
cada Técnico Competente en ambos términos, para conseguir con
ello una rigurosa diferencia en nuestra comprensión de la Seguridad
como ciudadanos de habla hispana.
III La Autoprotección en España debe por fin entenderse como la
capacidad de protección de uno mismo para sí mismo. Utilizando para
ello elementos de análisis que permitan equilibrar la inversión y las
necesidades reales.
Los fundamentos legales actuales han pasado de una mera
recomendación, a una obligación sujeta a condiciones, cuyos
umbrales han de ser coherentes con la realidad actual, teniendo la
esperanza de que futuras exigencias de calidad también afecten a la
seguridad y que fomenten medidas reales, en un claro intento por no
evolucionar la seguridad a golpe de normativa al igual que ha ocurrido
en otros sectores como el turístico.
IV La Normativa de Autoprotección española es una evolución más de
las medidas de seguridad implantadas tras los atentados del 11-S
(NY, 2001), donde la capacidad gubernamental se vio mermada por la
falta de instrumentos de protección personal cimentados en la cultura
de seguridad.
Es por tanto necesario que se establezcan medios y recursos
suficientes para equilibrar eficazmente los riesgos, las
vulnerabilidades y las amenazas que pueden afectarnos, siendo
capaces de auto-protegernos de los posibles peligros o agresiones
internas y/o externas, y en última instancia solicitar ayuda del exterior.
Trabajo de Fin de Grado
Página 191 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
V Motivado por su ambigüedad en el esclarecimiento de la profesión o
titulación que se considera Técnico Competente para la redacción de
los Planes de Autoprotección, la Norma Básica de Autoprotección
marca notables diferencias con respecto a la Ley de Riesgos
Laborales, por cuanto; la primera se basa en el concepto de Security
(Protección) y la segunda en el Safety (Prevención).
Con esta diferenciación, en España, aún hoy seguimos sin tener claro
que formación o conocimientos son necesarios para poder asesorar
en materia de Seguridad y Emergencias a diferencia de lo que se
hace a nivel internacional, lo que nos obliga a ceñirnos al ámbito
autonómico con la consiguiente falta de uniformidad en la regulación
aplicable en cada una de las Comunidades Autónomas.
VI La aprobación de la Ley de Espectáculos Públicos de Canarias en
2011, marcó el inicio de la obligatoriedad de establecer Planes de
Autoprotección en aquellas actividades clasificadas dentro de su
ámbito competencial, aunque su generalidad desembocara en una
ausencia, y en ocasiones inocuas interpretaciones, de lo que se
entendía como un Plan de Autoprotección, ocasionando que no se
exigiera por parte de las administraciones competentes.
Con la reciente entrada en vigor del DECRETO 86/2013, de 1 de
agosto, por el que se aprueba el Reglamento de Actividades
Clasificadas y Espectáculos Públicos de Canarias, se introducen
ciertas medidas de seguridad y emergencias que esclarecen las
generalidades de la mencionada Ley de Espectáculos Públicos.
VII La necesidad de registro del correspondiente Plan de Autoprotección,
no solo es un cumplimiento a los trámites exigidos para la puesta en
marcha de las actividades, sino que al igual que en otras
Comunidades Autónomas, donde ya cuentan con normativa de
autoprotección autonómica, sirven para que los organismos de
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 192 de 301
Emergencias y Seguridad tengan conocimiento directo de los
aspectos más importantes que conforman dichos planes,
permitiéndoles actuar con información real de la actividad a la que se
enfrentan.
En Canarias esta necesidad ha quedado resuelta con la aprobación
del DECRETO 30/2013, de 8 de febrero, por el que se crea el
Registro Autonómico de Planes de Autoprotección de los centros,
establecimientos y dependencias dedicados a actividades que puedan
dar origen a situaciones de emergencia.
VIII Otro de las discrepancias detectadas es la obligatoriedad o no de que
los Espectáculos Públicos en Canarias deban contar con un Plan de
Autoprotección según la lectura conjunta del RD393/2007 y la Ley de
Espectáculos Públicos aprobada en nuestra Comunidad Autónoma,
las cuales quedan solventadas a través de la correcta interpretación
de la competencia normativa de cada administración pública, siendo
competencia de las CCAA la regulación de los requisitos del técnico
competente.
En este sentido el recientemente aprobado Reglamento de
Espectáculos Públicos de Canarias (DECRETO 86/2013, de 1 de
agosto), decreta umbrales de aforo inferiores a los establecidos por la
norma estatal dentro de los márgenes establecidos por ésta, así como
la incorporación de dos nuevos formatos que se suman al conocido
Plan de Autoprotección, como son; la Memoria de Seguridad y el Plan
de Seguridad, lo que otorga mayor seguridad al sistema de
autoprotección vigente en Canarias para este tipo de actividades
clasificadas y espectáculos públicos.
IX La cuestión del Visado de los Planes de Autoprotección podemos
esclarecerla en base a que la normativa de dicha materia, tanto en su
modalidad Nacional como en las diversas modalidades autonómicas,
Trabajo de Fin de Grado
Página 193 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
no se concreta la obligación de que dichos planes deban estar
visados por Colegios Profesionales, sobre todo porque este proceso
de visado se ha venido malinterpretando con la creencia de que
garantizaban la fiabilidad de los aspectos técnicos que se incluyen en
los proyectos, cuando en realidad simplemente daban conformidad a
que el Técnico que lo redactaba tenía las atribuciones y competencias
exigidas y además estaba formalmente colegiado.
X Dentro del debate por definir al Técnico Competente en el ámbito de
la Normativa de Autoprotección, consideramos que si bien no hay una
única titulación que ostente este calificativo, sí entendemos que debe
contemplar una formación mínima reglada, de nivel universitario, y
que abarque todas las cuestiones que engloban la tan repetida
materia en Seguridad y Emergencias, puesto que a nuestro modo de
ver, existen profesionales con conocimientos sin titulación y
profesionales con titulación sin conocimientos.
XI Es aquí donde la evolución de la gestión en materia de Seguridad,
Emergencias y el control de Riesgos que las provocan, han hecho
que surjan nuevas titulaciones universitarias, no solo en España, sino
en el resto de países desarrollados, como primer paso para lograr
alcanzar el siguiente escalón en la escala de valores de cada
individuo.
Si bien en España no podemos establecer competencias con carácter
exclusivo y excluyente según diversas Sentencias de la Sala de lo
Contencioso del Tribunal Supremo, el ámbito de la seguridad es tan
amplio que consideramos posible que se establezcan ciertas
exigencias básicas conforme a una formación reglada y universitaria.
XII La aplicación de la Norma Básica de Autoprotección en Canarias
queda suficientemente justificada por las propias competencias en
materia de Protección Civil que ha asumido el Gobierno de Canarias
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 194 de 301
desde 2007. Cuya presencia de actividades incluidas en la Norma
Básica de Autoprotección, obligan a: elaborar, implantar y mantener
operativos los Planes de Autoprotección. Exigiendo por tanto un
seguimiento de la aplicación de dichas obligaciones. Sin olvidar el
correspondiente régimen sancionador, sin el cual, no se podría
garantizar el derecho a la vida y a la integridad física, como el más
importante de todos los derechos fundamentales, incluido en el
artículo 15 de la Constitución Española.
XIII La aplicación en otras CCAA de la Norma Básica de Autoprotección
nos sirve de guía para reunir y unificar los aspectos y deficiencias del
RD 393/2007, consiguiendo ese “principio de simplicidad” del
mandato legal establecido, entre otras disposiciones, por la Ley
2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible, unificando en un
solo texto reglamentario, toda la normativa existente sobre la materia
regulada.
XIV Del modelo Catalán, encontramos que su Decreto 82/2010, de 29 de
junio, marca el inicio de las medidas de autoprotección, para a
continuación fijar el contenido de estas medidas, junto con la Orden
IRP/516/2010, de 8 de noviembre, que marca el proceso, de
acreditación del personal técnico competente para la elaboración de
planes de autoprotección en el ámbito de la protección civil,
encontrando como el nivel de formación mínima queda establecido,
en el propio Decreto, en Titulación Universitaria de cualquier
especialidad, además de la realización de un Curso de Formación que
les habilite como redactores de Planes de Autoprotección en cada
uno de los tres tipos de actividades en que se han dividido las
actividades en Cataluña (Anexo I).
XV En la misma línea se sitúa el modelo Vasco, por cuanto también
establece una Titulación Universitaria como formación mínima para
acceder a los Curso Formativos que les habilite en la redacción de
Trabajo de Fin de Grado
Página 195 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Planes de Autoprotección, aunque en este caso no por tipos de
actividades, con la salvedad de que se incluyan titulaciones
universitarias cuya formación habilite a tal efecto, tales como; grado
en seguridad y emergencias, master en gestión del riesgo y
emergencias, u otros grados o masters que les sean asimilables, así
como otras titulaciones de seguridad o prevención de riesgos
reconocidas conforme a la normativa vigente que les cualifiquen del
mismo modo.
XVI En lo referente a los Arquitectos, Arquitectos Técnicos, Ingenieros e
Ingenieros Técnicos, la normativa que proporciona competencias no
establece, más allá de sus atribuciones legales, relación directa por
su formación curricular en materia de Emergencias y la Seguridad,
entendida como “Security”, como tampoco quedan resueltas las
carencias en lo concerniente a la gestión de recursos de emergencia
y seguridad, riesgos naturales (meteorológicos, volcánicos, etc.) y
antrópicos (tecnológicos), psicología personal y social, derecho civil y
penal, criminología y gestión de catástrofes, lo que plantea la mejora
de estos contenidos por medio de un plan formativo que complete sus
conocimientos profesionales para acceder a la habilitación de Técnico
Competente en materia de Autoprotección.
XVII La habilitación de Director de Seguridad no puede entenderse como
Técnico Competente para la redacción de Planes de Autoprotección
que establece el RD 393/2007, ya que dicha habilitación, ofrecida por
diferentes universidades en España y homologadas por el Ministerio
del Interior, no alcanza la categoría de titulación universitaria al
tratarse de meros cursos formativos que se imparten al amparo de
éstas, al menos hasta que se apruebe la nueva Ley de Seguridad
Privada y se equipare los conocimientos curriculares del Director de
Seguridad a una titulación Universitaria en forma de Graduado.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 196 de 301
XVIII La titulación de Técnico en Riesgos Laborales, debe ser entendida
desde la perspectiva de la Seguridad (Safety), por tanto esa facultad
prevencionista, no implica obligatoriamente una capacidad previsora
lo que nos permite afirmar que tampoco sería apropiado definirlos a
priori como Técnicos Competentes para la redacción de Planes de
Autoprotección que establece el RD 393/2007, sin solventar las
carencias en todo lo concerniente a riesgos externos, con un énfasis
en: los naturales (meteorológicos, volcánicos, etc.) y los antrópicos
(tecnológicos), así como aspectos más explorados desde la
perspectiva de la Protección Civil como son: la psicología personal y
social, derecho civil y penal, criminología y gestión de catástrofes.
XIX En la búsqueda de una formación encaminada a solucionar las
deficiencias formativas mencionadas en las profesiones anteriores,
unido a la adaptación a los nuevos tiempo actuales en materia de
gestión de emergencias y análisis de los riesgos, se han impulsado
nuevas fórmulas de conocimiento y formación que tienen su
respuesta en Graduados Oficiales especializados en la Seguridad y
las Emergencias, lo que sustenta nuestra creencia firme de que el
Graduado en Seguridad y Control de Riesgos puede adquirir
competencias, no solo en base a la Normativa de Autoprotección
Nacional, sino ante una futura Normativa de Autoprotección en
Canarias.
XX Atendiendo a los cambios no solo sociales e industriales, sino también
por la evolución climatológica que se ha venido observando en
Canarias, se considera imprescindible establecer unas condiciones de
seguridad en las actividades aquí instaladas, que reduzcan las
vulnerabilidades incrementadas por las circunstancias archipielágicas
de nuestra comunidad Autónoma.
Esto hace imprescindible la aprobación de una normativa en materia
de Autoprotección acorde a nuestras necesidades y circunstancias,
Trabajo de Fin de Grado
Página 197 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
adaptando los requerimientos mínimos que marca la Normativa de
Autoprotección Nacional con umbrales más restrictivos y definiciones
más esclarecedoras.
XXI En lo referente a las medidas consideradas básicas a incluir dentro
del mencionado Proyecto de Decreto de Autoprotección de Canarias,
la primera y más importante es la aclaración sobre el axioma de
Técnico Competente desde el punto de vista de la Autoprotección,
incluyendo qué exigencias formativas deben poseer aquellos
profesionales que quieran ejercer como tales.
XXII Por otro lado resultaría muy beneficioso disponer ciertas exigencias
conforme a las medidas o elementos de asistencia sanitaria que
deben existir en cualquiera de las actividades que se establecen en el
Anexo I del RD 393/2007, al margen de lo ya establecido por el
Reglamento de Espectáculos Públicos de Canarias recientemente
aprobado o de la propia Ley de Prevención de Riesgos Laborales.
XXIII Por último, y atendiendo a lo mencionado en este Trabajo de Fin de
Grado sobre la definición del Técnico Competente dentro la Norma
Básica de Autoprotección de Canarias, entendemos que el Graduado
en Seguridad y Control de Riesgos de la Universidad de Las Palmas
de Gran Canaria, cumple sobradamente con las exigencias y
determinaciones que un redactor de planes de autoprotección debe
poseer para poder dictaminar sobre aquellos aspectos relacionados
con la autoprotección frente a los riesgos a los que esté sujeta la
actividad.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 198 de 301
BIBLIOGRAFÍA
Ballbé, M. (2006). Seguridad humana: del estado anómico al estado
regulador, prólogo a la edición española. En Hood, C. y otros, El gobierno
del riesgo. Barcelona: Ed. Ariel.
Beck, U. (2008). La sociedad del riesgo mundial; en busca de la seguridad
pérdida. Editorial Paidós, Barcelona. ISBN: 978-84-493-2078-1
Bernoulli, Daniel (1738). Exposition of a New Theory on the Measurement of
Risk. Econométrica. Vol. 22, pp 23-36.
Bunge, M. (2002). Crisis y reconstrucción de la filosofía, Ed. Gedisa,
Barcelona, pp. 154 y ss.
Burke, E. (1790). Reflexiones sobre la Revolución Francesa. Versión
española (1989), realizada por Esteban Pujals. Ediciones Rialp, Madrid.
Comisión de la Seguridad Humana (2003). La seguridad humana ahora.
Nueva York: Multi-Language Services Inc.
Carl Von Clausewitz (1832). De la Guerra. Libro III Sobre la Estrategia en
General.
Charles G. Oakes, PhD, Blue Ember Technologies, LLC. Safety versus
Security in Fire Protection Planning. The American Institute of Architects:
Knowledge Communities, May 2009.
España, Tribunal de Defensa de la Competencia (1992). Informe sobre el
libre ejercicio de las profesiones.
Fernández Pereira, J. P. (2005). Tesis Doctoral: Seguridad Humana.
Programa de Doctorado en seguridad y prevención, Universidad Autónoma
de Barcelona (España).
Gough, Ian (2007). El enfoque de las capacidades de M. Nussbaum: un
análisis comparado con nuestra teoría de las necesidades humanas.
Papeles de Relaciones Ecosociales y Cambio Global, nº 100. CIP-
Ecosocial/Icaria.
Hodge, B. J. (2003). Teoría de la organización un enfoque estratégico.
Madrid: Prentice-Hall.
Trabajo de Fin de Grado
Página 199 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Lalonde, M. (1974). A New Perspective on the Health of Canadians. Otawa.
Office of the Canadian Minister of National Health and Welfare.
Leavell, H. R. y Clark, E. G. (1958). Preventive Medicine for the doctor in his
Community. 2ªed. Nueva York: Mc Graw Hill.
Levicki, C. (1998): The Leadership Gene: The Genetic Code of a Lifelong
Leadership Career. Pitman Publishing.
Malinowski, Bronislaw (1981). Una teoría científica de la cultura. Editorial
Edhasa, España.
Maslow, Abraham (1943). Motivation and Personality 3th Edition. Ediciones
Díaz de Santos, Madrid.
Marzol, M. V., Yanes A., Romero C., Brito de Azevedo E., S. Prada & A.
Martins. 2006. Los riesgos de las lluvias torrenciales en las islas de la
Macaronesia (Azores, Madeira, Canarias y Cabo Verde). Clima, Sociedad y
Medio Ambiente (Ed. Cuadrats et al), AEC, Zaragoza, págs. 443-452
Marcos Fernández, Francisco (2002). La lucha contra las restricciones a la
libre competencia en el mercado de servicios profesionales. Artículo
publicado en la Gaceta Jurídica de la UE y de la Competencia. nº19.
Nussbaum, Martha (2002). Las mujeres y el desarrollo humano. El enfoque
de las capacidades. Barcelona: Herder.
Nassim, Nicholas Taleb. El cisne negro: el impacto de lo altamente
improbable. Ediciones Paidós Ibérica, 2008. ISBN 978-84-493-2077-4.
Organización Mundial de la Salud (1977). Estrategia Mundial de Salud para
todos en el año 2000. 30ª Asamblea Mundial de la Salud. Ginebra.
Planas Cored, Guillermo (2007), La Nueva Norma Básica de Autoprotección;
condicionantes para su aplicación en el ámbito de la Ley 31/1995 de
Prevención de Riesgos Laborales. Ferrol: Ponencia presentada en las XI
Jornadas galegas sobre “Condicións de Traballo e Saúde”.
PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo) (2000). Informe
sobre desarrollo humano 2000. Madrid: Ediciones Mundi-Prensa.
Porter, Michael Eugene (1995). Estrategia Competitiva. Compañía Editorial
Continental, México.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 200 de 301
Porter, M. E. (1996). What is Strategy? Harvard Business Review, Nov/Dec
1996.
Porter, M. E. (2008) The Five Competitive Forces That Shape Strategy.
Harvard Business Review, Jan. 2008.
Pulliam Phillips, Patricia; Phillips, Jack J. (2006). Return on Investment
(ROI). American Society for Training and Development. pp. 187. ISBN 978-
15-6286-406-4.
Bautista, I., Suárez, B., Majem, L. (2009). La Salud Pública como elemento
de bienestar y Seguridad Humana. Primera edición 2009, n. 35. Colección:
Seguridad y Emergencias. Las palmas de gran canaria: servicio de
publicaciones y difusión científica de la ULPGC. ISBN: 978-84-92777-32-7
Schneier, Bruce. Beyond Fear: Thinking Sensibly about Security in an
Uncertain World, Copernicus Books, pages 26-27.
Sen, Amartya (2000). Why Human Security? Presentation at the International
Symposium on Human Security. Tokyo. pp. 1-11.
Sen, Amartya (1982) Poverty and Famines: An Essay on Entitlements and
Deprivation. Oxford. Clarendon Press.
Solana, Ricardo F. (1993) Administración de Organizaciones. Ediciones
Interoceánicas S.A. Buenos Aires. Pág. 208.
Stewart, Frances (2004). Development and Security. Conflict, Security &
Development. Volume 4, Issue 3.
Rhona K.M. Smith (2005). Textbook on International Human Rights, second
edition, Oxford University Press, p. 240. Smith, p. 245.
Wilensky, Harold L. (1964). The Professionalization Of Everyone. American
Journal Of Sociology, p. 70, 137-158.
Enlaces WEB:
Aplicación del Modelo de Leavell y Clark. BuenasTareas.com. Recuperado
03, 2013, de: [http://www.buenastareas.com/ensayos/Aplicaci%C3%B3n-
Del-Modelo-De-Leavell-y/1923277.html]
Acuerdo del Consejo de Ministros del viernes, 08 de marzo de 2013:
[http://www.lamoncloa.gob.es/ConsejodeMinistros/Referencias/_2013/refc20
130308.htm#Titulos]
Trabajo de Fin de Grado
Página 201 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Bronisław Malinowski (1884-1942). El funcionalismo y las necesidades
individuales. Wikipedia. Obtenido de la Red Mundial el 24 de octubre de
2012: [http://es.wikipedia.org/wiki/Bronis%C5%82aw_Malinowski]
Carmena Server, Luis (2012, mayo 1). Autoprotección. Protección del hogar.
Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio, Artículos Profesionales
de Belt Ibérica. Obtenido de la Red Mundial el 26 de septiembre de 2012:
[http://www.belt.es/expertos/HOME2_experto.asp?id=6283]
DECISIÓN DEL CONSEJO de 19 de diciembre de 1997 para la creación de
un programa de acción comunitaria en favor de la protección civil (98/22/CE).
Fuente: Diario Oficial L 8 de 14.1.1998, p. 20/23.
[http://europa.eu/legislation_summaries/other/l28047_es.htm]
Entrevista D. Miguel Ángel Ballesteros (2012). www.youtube.es. Publicado el
28/06/2012. Obtenido de la Red Mundial el 16 de enero de 2013:
[http://www.youtube.com/watch?v=z7g1cdUHlw0]
Emilio Cuevas, Coordinador de la Agencia Estatal de Meteorología en
Canarias (AEMET) entrevista con la Agencia Efe (12-03-2008):
[http://www.laprovincia.es/ciencia/2008/03/12/fenomenos-extremos-seran-
vez-frecuentes-canarias-cambio-climatico/136727.html]
European Network and Information Security Agency (ENISA). Return On
Security Investment (ROSI). [http://www.isaca.org]
Guía para el desarrollo, implantación e integración en la empresa de un plan
de emergencias. EMERGEMAP.
[http://www.conectapyme.com/gabinete/emergemap/guia.html]
Guía Técnica para la Elaboración de Planes de Autoprotección (2012).
Catálogo General de Publicaciones. Autor: Protección Civil de España.
Depósito Legal: M-26606-2012.
[http://www.proteccioncivil.org/documents/11803/22691/Guia+Tecnica+para+
la+elaboraci%C3%B3n+de+planes+de+autoproteccion]
García González, Guillermo (2012, septiembre 28). ¿Deben ser
responsables administrativamente los técnicos de Prevención de Riesgos
Laborales? Seguridad Colectiva y Defensa Nacional, Artículos Profesionales
de Belt Ibérica. Obtenido de la Red Mundial el 26 de septiembre de 2012:
[http://www.belt.es/expertos/experto_print.asp?id=6279]
Ley 2/2011, de 4 de marzo, de Economía Sostenible. Mencionada en el
DICTAMEN 283/2013, en relación con el Proyecto de Decreto por el que se
aprueba el Reglamento de Actividades Clasificadas y Espectáculos Públicos
(EXP. 271/2013 PD). La Laguna, a 29 de julio de 2013, Pág. 7/8:
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 202 de 301
[http://www.consultivodecanarias.org/dictamenes/ficha.jsp?code=283&anyo=
2013]
Incendio del Hotel Corona de Aragón. Wikipedia. Obtenido de la Red
Mundial el 7 de octubre de 2012:
[http://es.wikipedia.org/wiki/Incendio_del_Hotel_Corona_de_Arag%C3%B3n]
INE (Instituto Nacional de Estadística), Informe EPA de 25 de abril de 2013:
[http://www.ine.es/daco/daco42/daco4211/epa0113.pdf]
Informe sobre la salud en el mundo 2002 - Reducir los riesgos y promover
una vida sana. Autor: Organización Mundial de la Salud. Fecha: 2012.
[http://www.who.int/whr/2002/Overview%20spain.pdf]
Informe: El enfoque de las capacidades de M. Nussbaum: un análisis
comparado con nuestra teoría de las necesidades humanas. Autor: Ian
Gough. Publicado en: Papeles de Relaciones Ecosociales y Cambio Global,
nº 100, CIP-Ecosocial/Icaria, invierno 2007/08.
[http://www.otrodesarrollo.com/desarrollohumano/GoughEnfoqueCapacidade
sNusbaum.pdf]
The National Commission on Terrorist Attacks Upon the United States
(2004). The National Commission on Terrorist Attacks Upon the United
States. Cap. 12. P 361 y ss.
[http://www.9-11commission.gov/report/911Report.pdf]
Organización de Naciones Unidas. Declaración Universal de los Derechos
Humanos. [http://www.un.org/spanish/aboutun/hrights.htm]
Organización de Naciones Unidas. Las Naciones Unidas y las empresas.
ONU. [http://www.un.org/spanish/partners/business/]
Organización de Naciones Unidas. Declaración Universal de los Derechos
Humanos. [http://www.un.org/spanish/aboutun/hrights.htm]
Organización Internacional del Trabajo (OIT), Convenio sobre seguridad y
salud de los trabajadores. 1981 (nº 155).
[http://www.ilo.org/dyn/normlex/es/f?p=1000:12100:0::NO::P12100_ILO_CO
DE:C155]
Ormella Meyer, Carlos. ROSI; Retorno Sobre la Inversión en Seguridad.
Universidad del Museo Social Argentino. Argentina:
[http://www.criptored.upm.es/guiateoria/gt_m327b.htm]
Trabajo de Fin de Grado
Página 203 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Los quince conciertos más multitudinarios de la historia. Autor: Paranoid
Androids Fecha: nov 10, 2011:
[http://www.paranoidandroids.net/2011/11/10/los-15-conciertos-mas-
multitudinarios-de-la-historia/]
Resumen de extremos climatológicos en España. Agencia Española de
Meteorología (AEMET).
[http://www.aemet.es/es/idi/clima/registros_climaticos]
Registro de Universidades, Centros y Títulos (RUCT) Cód. 2502832:
[https://www.educacion.gob.es/ruct/consultaestudios?actual=estudios]
Según Informe VERIFICA: Exp Nº 4191/2010:
[http://srv.aneca.es/ListadoTitulos/sites/default/files/informes/verificacion/Infor
meFinal_4191-2010.pdf]
Teorema de Bayes (1763). La inferencia bayesiana. Thomas Bayes
(Londres). Obtenido de la Red Mundial el 12 de enero de 2013:
[http://es.wikipedia.org/wiki/Teorema_de_Bayes]
United Nations Development Programme (UNDP). 1994. Human
Development Report 1994 – New Dimensions of Human Security. New York:
Oxford University Press. Chapter 2, pp. 22-40.
[http://hdr.undp.org/en/reports/global/hdr1994/chapters/]
Vidal Delgado, Rafael (2012, diciembre 12). La Universidad y la Seguridad.
Seguridad Pública y Protección Civil, Artículos Profesionales de Belt Ibérica.
Extraído de la Red Mundial el 22 de septiembre de 2012:
[http://www.belt.es/expertos/HOME2_experto.asp?id=5917]
Vidal Delgado, Rafael (2011, abril 12). Cuatro años de Norma Básica de
Autoprotección (I) y (II). Seguridad Corporativa y Protección del Patrimonio.
Seguridad Pública y Protección Civil. Artículos Profesionales de Belt Ibérica.
Obtenido de la Red Mundial el 22 de septiembre de 2012:
[http://www.belt.es/expertos/HOME2_experto.asp?id=5578]
[http://www.belt.es/expertos/HOME2_experto.asp?id=5590]
Vidal Delgado, Rafael (2008, noviembre 2). La Autoprotección es Protección
Civil. Seguridad Pública y Protección Civil, Artículos Profesionales de Belt
Ibérica. Obtenido de la Red Mundial el 23 de septiembre de 2012:
[http://www.belt.es/expertos/HOME2_experto.asp?id=4330]
Vidal Delgado, Rafael (2007, junio 18). La Norma Básica de Autoprotección.
¿Prevención de Riesgos Laborales o Protección Civil? Seguridad Industrial y
Prevención de Riesgos Laborales. Seguridad Pública y Protección Civil,
Artículos Profesionales de Belt Ibérica. Obtenido de la Red Mundial el 26 de
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 204 de 301
septiembre de 2012:
[http://www.belt.es/expertos/HOME2_experto.asp?id=3685]
Web oficial Gobierno Vasco, Departamento de Interior, Justicia y
Administración Pública. La Autoprotección. Obtenido de la Red Mundial el 28
de septiembre de 2012: [http://www.interior.ejgv.euskadi.net/r42-
aecon01/es/contenidos/informacion/ae_laautoproteccion/es_autopro/pregunt
as_tecnico.html]
Web oficial de la Generalitat de Cataluña, Departamento de Interior.
Normativa de Autoprotección. Obtenido de la Red Mundial el 28 de
septiembre de 2012:
[http://www20.gencat.cat/portal/site/OVT/menuitem.7a6af294a091d47aaea8c
810b0c0e1a0/?vgnextoid=6aa7539106748310VgnVCM1000008d0c1e0aRC
RD&vgnextchannel=6aa7539106748310VgnVCM1000008d0c1e0aRCRD]
WHO (2008). Child and adolescent mental health. Disponible en:
[http://www.who.int/mental_health/prevention/childado/en/index.html]
WHO (2008). Child health. Disponible en:
[http://www.who.int/topics/child_health/en/]

Trabajo de Fin de Grado
Página 205 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
ANEXO I. DEFINICIONES
A continuación se hace referencia a los conceptos y términos fundamentales
utilizados en la Norma Básica de Autoprotección, los cuales deben
entenderse así definidos, incluyendo otras definiciones que usualmente son
utilizados en el sector de la Seguridad y las Emergencias: (orden alfabético)
 Actividad: Conjunto de operaciones o tareas que puedan dar origen a accidentes o
sucesos que generen situaciones de emergencia.
 Aforo íntegro: el aforo máximo del local o establecimiento calculado aplicando los
criterios establecidos en el Código Técnico de la Edificación al que se añadirá la
capacidad de ocupación de las terrazas, jardines y zonas similares en las que se
desarrolle la actividad o espectáculo.
 Alarma: Aviso o señal por la que se informa a las personas para que sigan instrucciones
específicas ante una situación de emergencia.
 Alerta: Situación declarada con el fin de tomar precauciones específicas debido a la
probable y cercana ocurrencia de un suceso o accidente.
 Altura de evacuación: La diferencia de cota entre el nivel de un origen de evacuación y
el del espacio exterior seguro.
 Atribuciones: Facultad legal que tiene un Técnico para ejercer la firma de Proyectos
según una normativa.
 Autoprotección: Sistema de acciones y medidas, adoptadas por los titulares de las
actividades, públicas o privadas, con sus propios medios y recursos, dentro de su ámbito
de competencias, encaminadas a prevenir y controlar los riesgos sobre las personas y
los bienes, a dar respuesta adecuada a las posibles situaciones de emergencia y a
garantizar la integración de estas actuaciones en el sistema público de protección civil.
 Carga de fuego: Suma de las energías caloríficas que se liberan en la combustión de
todos los materiales combustibles existentes en un espacio (contenidos del edificio y
elementos constructivos) (UNE-EN 1991-1-2:2004).
 Centro: Establecimiento, espacio, dependencia o instalación. La totalidad de la zona,
bajo control de un titular, donde se desarrolle una actividad.
 Confinamiento: Medida de protección de las personas, tras un accidente, que consiste
en permanecer dentro de un espacio interior protegido y aislado del exterior.
 Competencia: Pericia, aptitud, conocimiento para abordar o intervenir en un asunto.
 Efecto dominó: La concatenación de efectos causantes de riesgo que multiplican las
consecuencias, debido a que los fenómenos peligrosos pueden afectar, además de los
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 206 de 301
elementos vulnerables exteriores, otros recipientes, tuberías, equipos o instalaciones del
mismo establecimiento o de otros próximos, de tal manera que a su vez provoque
nuevos fenómenos peligrosos.
 Eficacia: Nivel de consecución de metas y objetivos. La eficacia hace referencia a
nuestra capacidad para lograr lo que nos proponemos sin tener en cuenta los costes o la
inversión.
 Eficiencia: Relación entre los recursos utilizados (coste o inversión) en un proyecto y los
logros (beneficios) conseguidos con el mismo. Se entiende que la eficiencia se da
cuando se utilizan menos inversión para lograr un mismo objetivo. O al contrario, cuando
se logran más objetivos con menor o igual número de recursos invertidos.
 Emergencia: Se pueden dividir en: Conato de Emergencia, Emergencia Parcial y
Emergencia General, donde esté en peligro la vida de las personas.
 Evacuación: Acción de traslado planificado de las personas, afectadas por una
emergencia, de un lugar peligroso a otro provisional seguro.
 Evento Público: Actividad social relacionada con los Espectáculos Públicos, que se
desarrolla en un momento puntual, con un inició y un final determinados,
independientemente de que pueda poseer una periodicidad establecida.
 Espectáculo Público: Todo acontecimiento organizado con el fin de congregar a
quienes acuden, para presenciar una actuación, representación, exhibición o proyección
de naturaleza artística, cultural o deportiva ofrecida por un empresario, por actores, por
artistas o cualesquiera otros ejecutantes.
 Intervención: Consiste en la respuesta a la emergencia, para proteger y socorrer a las
personas y los bienes.
 Inundación: Sumersión temporal de terrenos normalmente secos, como consecuencia
de la aportación inusual y más o menos repentina de una cantidad de agua superior a la
que es habitual en una zona determinada.
 Medios: Conjunto de personas, máquinas, equipos y sistemas que sirven para reducir o
eliminar riesgos y controlar las emergencias que se puedan generar.
 Mortalidad: Tasa de muertes producidas en una población durante un tiempo dado, en
general o por una causa determinada.
 Morbilidad: Proporción de personas que enferman en un sitio y tiempo determinado.
 Ocupación: Máximo número de personas que puede contener un edificio, espacio,
establecimiento, recinto, instalación o dependencia, en función de la actividad o uso que
en él se desarrolle. El cálculo de la ocupación se realiza atendiendo a las densidades de
ocupación indicadas en la normativa vigente. No obstante, de preverse una ocupación
real mayor a la resultante de dicho calculo, se tomara esta como valor de referencia. E
igualmente, si legalmente fuera exigible una ocupación menor a la resultante de aquel
calculo, se tomara esta como valor de referencia.
Trabajo de Fin de Grado
Página 207 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Órgano competente para el otorgamiento de licencia o permiso para la explotación
o inicio de actividad: El Órgano de la Administración Pública que, conforme a la
legislación aplicable a la materia a que se refiere la actividad, haya de conceder el título
para su realización.
 Peligro: situación o suceso inminente que puede crear daño a las personas y los bienes
teniendo en cuenta la naturaleza de sus causas. Será real; cuando se observe en un
momento dado, y potencial; cuando tenemos conocimiento de su existencia a medio o
largo plazo.
 Plan de Autoprotección: Marco orgánico y funcional previsto para una actividad, centro,
establecimiento, espacio, instalación o dependencia, con el objeto de prevenir y controlar
los riesgos sobre las personas y los bienes y dar respuesta adecuada a las posibles
situaciones de emergencias, en la zona bajo responsabilidad del titular, garantizando la
integración de éstas actuaciones en el sistema público de protección civil.
 Plan de actuación en emergencias: Documento perteneciente al plan de
autoprotección en el que se prevé la organización de la respuesta ante situaciones de
emergencias clasificadas, las medidas de protección e intervención a adoptar, y los
procedimientos y secuencia de actuación para dar respuesta a las posibles emergencias.
 Plan de Evacuación: Protocolo a seguir para la evacuación total o parcial de un recinto,
debido a la necesidad de salvaguardar la integridad física de sus ocupantes.
 Planificación: Es la preparación de las líneas de actuación para hacer frente a las
situaciones de emergencia.
 Prevención y control de riesgos: Es el estudio e implantación de las medidas
necesarias y convenientes para mantener bajo observación, evitar o reducir las
situaciones de riesgo potencial y daños que pudieran derivarse. Las acciones
preventivas deben establecerse antes de que se produzca la incidencia, emergencia,
accidente o como consecuencia de la experiencia adquirida tras el análisis de las
mismas.
 Prevención: Preparación y disposición que se hace anticipadamente para evitar un
riesgo o ejecutar algo
 Previsor: La acción de disponer lo conveniente para atender a contingencias o
necesidades previsibles.
 Puertos comerciales: Los que en razón a las características de su tráfico reúnen
condiciones técnicas, de seguridad y de control administrativo para que en ellos se
realicen actividades comerciales portuarias, entendiendo por tales las operaciones de
estiba, desestiba, carga, descarga, transbordo y almacenamiento de mercancías de
cualquier tipo, en volumen o forma de presentación que justifiquen la utilización de
medios mecánicos o instalaciones especializadas.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 208 de 301
 Recursos: Elementos naturales o técnicos cuya función habitual no está asociada a las
tareas de autoprotección y cuya disponibilidad hace posible o mejora las labores de
prevención y actuación ante emergencias.
 Rehabilitación: Es la vuelta a la normalidad y reanudación de la actividad.
 Riesgo: Grado de probabilidad en la pérdida o daño esperado sobre las personas y los
bienes y su consiguiente alteración de la actividad socioeconómica, debido a la
ocurrencia de un efecto dañino específico.
 Seguridad: Ausencia de peligros y riesgo o la confianza que se tiene en algo o en
alguien.
 Titular de la actividad: La persona física o jurídica que explote o posea el centro,
establecimiento, espacio, dependencia o instalación donde se desarrollen las
actividades.
 Técnico Competente (definición propia): persona con unos conocimientos académicos
demostrables, que le capaciten para dictaminar sobre aquellos aspectos objeto de su
titulación.
Trabajo de Fin de Grado
Página 209 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
ANEXO II. APLICACIÓN DE LA N.B.A.
EN LAS CCAA
Tabla 6. NBA en otras CCAA (Elaboración Propia)

Normativa sobre
Autoprotección
(Autonómica)
Artículos Observaciones
A
s
t
u
r
i
a
s

Ley del Principado de Asturias
8/2002, de 21 de octubre, de
Espectáculos Públicos y
Actividades Recreativas
Disposición Transitoria 4ª
 Los planes de emergencia deberán ser
elaborados por técnicos competentes y
conforme a unos contenidos mínimos.
A
n
d
a
l
u
c
í
a

LEY 2/2002, de 11 de
noviembre, de Gestión de
Emergencias en Andalucía
Art. 14. Carácter obligatorio de los
Planes de Autoprotección
La obligación es para todos aquellas
actividades incluidas en su reglamento,
no aprobado a fecha de hoy.

ORDEN de 16/2008,
elaboración, aprobación y
registro del Plan de
Autoprotección de todos los
centros docentes públicos
Artículo 4. Elaboración y aprobación
del Plan de Autoprotección
Corresponde al equipo directivo de cada
centro o servicio educativo coordinar la
elaboración del Plan de Autoprotección.
No menciona al Técnico Competente.
Ley 13/1999, de 15 de
diciembre, de Espectáculos
Públicos y Actividades
Recreativas
No se menciona la Autoprotección

-------------------------
DECRETO 195/2007, de 26 de
junio, condiciones de
celebración de espectáculos
públicos
Art. 9 sobre los procedimientos de
autorización
Se encuentra una referencia al Técnico
Competente en el art. 6.2
A
r
a
g
ó
n

Ley 30/2002, de 17 de
diciembre, de protección civil y
atención de emergencias de
Aragón
Art. 9
Obliga a tomar medidas de
Autoprotección a empresas y entidades
que realizan actividades que pueden
generar situaciones de emergencia,
catástrofe o calamidad, así como los
titulares de centros, establecimientos e
instalaciones, públicos o privados.
Ley 11/2005, de 28 de
diciembre, reguladora de los
espectáculos públicos,
actividades recreativas y
establecimientos públicos de la
Comunidad Autónoma de
Aragón.
 Art.6.2.h)
 Art. 27.m)
 Disposición Transitoria 5ª
 Obligación de elaborar un Plan de
Autoprotección y Emergencias según
las normas de autoprotección en vigor
en cada momento.
 Elaborado por técnico competente, de
acuerdo con la legislación de
protección civil estatal y autonómica.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 210 de 301

B
a
l
e
a
r
e
s

Ley 2/1998, de 13 de marzo,
de ordenación de
emergencias, en las Illes
Balears.
Art. 5. Autoprotección e Información
Establece las bases en materia de
Autoprotección.
Decreto 8/2004, ordenación
de emergencias
Artículo 13. Técnicos competentes:

Define lo que entiende por técnico
competente, sus responsabilidades, el
registro de planes de autoprotección y
las funciones de inspección que
corresponde a la Administración
Pública.
 Arquitectos y Arquitectos Técnicos,
Ingenieros e Ingenieros Técnicos dentro
del ámbito de sus respectivas
competencias y atribuciones
profesionales, siempre que cuenten con
la debida especialización y formación
en la materia objeto de los planes de
autoprotección y se hallen inscritos en
el registro correspondiente que deberá
existir en la Dirección General de
Emergencias.
 Técnicos de Prevención de riesgos
laborales de nivel superior.
 Directores de Seguridad de empresas
acreditadas por el Ministerio de Interior.
LEY 16/2006, de 17 de
octubre, de régimen jurídico
de las licencias integradas
de actividad de las Illes
Balears.
Art. 98.5 y 99.5 Plan de Emergencia.
Art. 72.3 Condiciones del permiso de
instalación.
Se unifican las normativas de
Espectáculos Públicos, Actividades
Clasificadas, Espectáculos Públicos y
Actividades Recreativas.

El registro de Planes se realizará en el
Registro General de Planes de
Autoprotección
C
a
n
a
r
i
a
s

LEY 7/2011, actividades
clasificadas y espectáculos
públicos
Art. 38.c. Procedimiento Autorizatorio.
Se pide Plan de Autoprotección pero no
especifica quien lo redacta.
La mención al Técnico Competente es
relativo a cuestiones relacionadas con el
proyecto técnico de construcción.
DECRETO 30/2013, de 8 de
febrero, por el que se crea el
Registro Autonómico de
Planes de Autoprotección de
los centros, establecimientos
y dependencias dedicados a
actividades que puedan dar
origen a situaciones de
emergencia.
Art. 2 El Registro será obligatorio para
los titulares de los centros,
establecimientos y dependencias
existentes en la Comunidad Autónoma
de Canarias, dedicados a alguna de
las actividades incluidas en el anexo I
de la Norma Básica de Autoprotección
aprobada por el Real Decreto
393/2007, de 23 de marzo.
No se define al Técnico Competente,
simplemente se indica que debe reflejar
sus datos como redactor del mismo.
DECRETO 86/2013, de 1 de
agosto, por el que se
aprueba el Reglamento de
actividades clasificadas y
espectáculos públicos
Art. 8, 9 y 10. Establecen tres tipos de
Planes según el aforo:
 Memoria de Seguridad
 Plan de Seguridad
 Plan de Autoprotección
Todos estos tipos de planes deben ser
redactados por un Técnico Competente
aunque dicha normativa no se define.
C
a
n
t
a
b
r
i
a

Decreto 51/2009, sobre Plan
de Autoprotección
Artículo 3. De los Planes de
Autoprotección.
No menciona al Técnico Competente,
solo remite a lo especificado en el RD
393/2007
Trabajo de Fin de Grado
Página 211 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez



C
a
s
t
i
l
l
a

y

L
e
ó
n

Ley 4/2007, de 28 de marzo,
de Protección Ciudadana de
Castilla y León
Art. 9.- Actividades susceptibles de
causar riesgos y obligaciones que
generan.

Art. 10.- Autoprotección

Art. 18.- Los planes de autoprotección
Se establecen las actividades
susceptibles de producir riesgo, así
como la clasificación de las infracciones.

No define sobre el Técnico Competente.
LEY 7/2006, de 2 de
octubre, de espectáculos
públicos y actividades
recreativas (Modificado por
el Decreto 50/2010).
Art. 7.2 sobre condiciones técnicas y
de seguridad.

Disposición Transitoria 3ª
Nos adelanta la obligación de reunir una
serie de condiciones, entre las cuales
destaca un “…plan de emergencias
conforme a las normas de
autoprotección vigentes.”

Encontramos la ya habitual mención al
Técnico Competente: “Hasta tanto no
sea aprobada una norma de
autoprotección con carácter obligatorio,
el Plan de emergencias a que se refiere
el artículo 7 de esta Ley deberá ser
elaborado por técnico competente”.

C
a
t
a
l
u
ñ
a
DECRETO 82/2010, de 29
de junio, por el que se
aprueba el catálogo de
actividades y centros
obligados a adoptar medidas
de autoprotección y se fija el
contenido de estas medidas.
ORDEN IRP/516/2010, de 8 de
noviembre, sobre el procedimiento de
acreditación del personal técnico
competente para la elaboración de
planes de autoprotección en el ámbito
de la protección civil.
Artículo 2:
 Personal con titulación universitaria con
experiencia justificada.
 Personal con titulación universitaria que
supere un curso de formación o supere
un examen
 Personal que haya prestado servicios
como técnico o técnica en la dirección
general (min 3 años).
Los técnicos o técnicas de protección
civil de los municipios, de los consejos
comarcales o de otros entes
supramunicipales.
Orden INT/193/2011, de 28 de julio,
por la que se crea el Registro
electrónico de planes de
autoprotección.
Artículo 5. Responsable técnico tiene
que ser un/a técnico/a acreditado/a de
conformidad con la Orden
IRP/516/2010.
E
x
t
r
e
m
a
d
u
r
a

DECRETO 95/2009, de 30
de abril, por el que se crea el
Registro Autonómico de Plan
de Autoprotección
Artículo 4. Elaboración y contenido
mínimo del plan.
Remite al RD 393/2007.
…deberá ser elaborado y firmado por un
técnico competente capacitado para
dictaminar sobre aquellos aspectos
relacionados con la autoprotección
frente a los riesgos a los que está sujeta
la actividad. Así mismo deberá ser
suscrito por el titular de la actividad.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 212 de 301
G
a
l
i
c
i
a

Decreto 171/2010, sobre
Plan de Autoprotección
Artículo 3.2
“…elaborado por el técnico
competente, según se establece en la
legislación vigente sobre competencias
profesionales.”
ORDEN de 27 de febrero
de 2012 por la que se crea
el Registro electrónico de
Plan de Autoprotección
Se limita a crear el Registro
electrónico de planes de
autoprotección.
L
a

R
i
o
j
a

Ley 1/2011, de 7 de
febrero, de Protección Civil
y Atención de
Emergencias
Ley 4/2000, de 25 de
octubre, de Espectáculos
Públicos y Actividades
Recreativas
Art. 7.3 Obligación de Planes
de Autoprotección




Art. 19 Planes de
Autoprotección
Actividades según el RD 393/2007

No especifica quien es el Técnico
Competente.
M
u
r
c
i
a

Ley 2/2011, de 2 de
marzo, de admisión en
espectáculos Públicos,
actividades recreativas y
establecimientos Públicos
---------------------
No cuenta con ninguna normativa
orientada a la Norma Básica de
Autoprotección, ni se hace referencia a
los Planes de Autoprotección o de
Emergencias en esta normativa de
Espectáculos Públicos.
N
a
v
a
r
r
a

Ley Foral 8/2005, de 1 de
julio, de Protección Civil y
Atención de Emergencias
de Navarra

Ley Foral 2/1989, de 13 de
marzo, reguladora de
espectáculos públicos y
actividades recreativas
Artículo 15. Planes de
Autoprotección




----------------------

No especifica quien es el Técnico
Competente.

No se hace referencia a los Planes de
Autoprotección o de Emergencias en
esta normativa de Espectáculos
Públicos.
V
a
l
e
n
c
i
a

Decreto 222/2009, de 11
de diciembre, del Consell,
Plan de Autoprotección
donde se prestan servicios
sanitarios.
Artículo 10. Elaboración de los
planes de autoprotección e
integración de medidas de
emergencia, será competencia
de los responsables de los
centros.

Ámbito. Las disposiciones de
este decreto se aplicarán a
todos los centros de trabajo,
públicos o privados, de la
Comunitat Valenciana donde se
prestan servicios sanitarios.
N
o
t
a
:

E
n

n
i
n
g
u
n
a

d
e

l
a
s

d
o
s

n
o
r
m
a
t
i
v
a
s

s
e

e
s
p
e
c
i
f
i
c
a

q
u
i
e
n

e
s

e
l

T
é
c
n
i
c
o

C
o
m
p
e
t
e
n
t
e
.

Orden 27/2012, de 18 de
junio, centros educativos
no universitarios
Artículo 7. Elaboración;
“técnico competente”
Ámbito. Deberán disponer de un
plan de autoprotección los
centros de Educación Especial y
las escuelas infantiles.

Trabajo de Fin de Grado
Página 213 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
P
a
í
s

V
a
s
c
o

Ley 4/1995, de 10 de
noviembre, de
espectáculos públicos y
actividades recreativas.
Art. 14.1 y 15.2 “…lo que deberá acreditarse en el
expediente mediante certificación de técnico
competente”.

Disposición transitoria tercera: contenidos mínimos
N
o
t
a
:

L
a

v
e
r
a
c
i
d
a
d

d
e

l
o
s

c
o
n
t
e
n
i
d
o
s

e
x
p
r
e
s
a
d
o
s

e
n

e
l

p
l
a
n

d
e

a
u
t
o
p
r
o
t
e
c
c
i
ó
n

e
s

r
e
s
p
o
n
s
a
b
i
l
i
d
a
d

e
x
c
l
u
s
i
v
a

d
e

l
o
s

f
i
r
m
a
n
t
e
s

d
e
l

m
i
s
m
o

y

n
o

s
e
r
á

o
b
j
e
t
o

d
e

c
o
m
p
r
o
b
a
c
i
ó
n

a
d
m
i
n
i
s
t
r
a
t
i
v
a

p
a
r
a

p
r
o
c
e
d
e
r

a

l
a

h
o
m
o
l
o
g
a
c
i
ó
n
.

.

DECRETO 277/2010
actividades, centros o
establecimientos
Artículo 8.- Criterios mínimos para la elaboración del
plan.
ORDEN de 3 de agosto de
2012, del Consejero de
Interior, por la que se
regula la acreditación del
personal técnico
competente para la
elaboración de planes de
autoprotección.
Artículo 2: Los mismos requisitos que la ORDEN
IRP/516/2010 de Cataluña, añadiendo:

Personas con una titulación universitaria cuya formación
habilite a tal efecto, tales como grado en seguridad y
emergencias, master en gestión del riesgo y
emergencias, u otros grados o masters que les sean
asimilables, así como otras titulaciones de seguridad o
prevención de riesgos reconocidas conforme a la
normativa vigente que les cualifiquen del mismo modo.
C
e
u
t
a

Ordenanza Reguladora del
Registro Autonómico de
Planes de Autoprotección,
de 11 de junio de 2010.
Artículo 4 Elaboración y Contenido Mínimo Del Plan

Tal como establece el Real Decreto 393/2007, de 23 de
marzo, el Plan de Autoprotección.

El contenido mínimo del Plan será el establecido en el
Anexo II del Real Decreto 393/2007 y el Técnico
redactor del mismo deberá certificar que cumple en
todos sus términos con la reglamentación que le sea de
aplicación.
--------------------
M
e
l
i
l
l
a

Decreto del Consejo de
Gobierno de la Ciudad
Autónoma de Melilla de
fecha 13 de septiembre de
1996.
(B.O.ME. nº 3490 de 26 de septiembre de 1996)
Aprueba la
normativa de
Coordinación de
Protección Civil
en el ámbito de
la Ciudad
Autónoma de
Melilla.
Reglamento regulador de los usos y condiciones de los locales de espectáculos y
reunión de la ciudad autónoma de melilla de 2005
no se menciona
a los Técnicos
Competentes ni
a los Planes de
Autoprotección.
Nota: Datos a fecha de la elaboración de este trabajo (junio de 2013).
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 214 de 301
ANEXO III. MARCO LEGAL DE LA
NORMATIVA DE AUTOPROTECCIÓN
1. Normativa de Protección Civil
 Ley 2/1985, de 21 de enero, sobre Protección Civil, que contiene referencias a la autoprotección,
publicada en el BOE nº 22/1985 de 21 de enero.
 Real Decreto 407/1992, de 24 de abril, por el que se aprueba la Norma Básica de Protección Civil,
publicado en el BOE nº 105/1992 de 21 de mayo.
2. Normativa de Autoprotección
 Real Decreto 393/2007, de 23 de marzo, por el que se aprueba la Norma Básica de Autoprotección
de los centros, establecimientos y dependencias dedicados a actividades que puedan dar origen a
situaciones de emergencia, publicado en el BOE nº 72/2007, de 24 de marzo.
 Real Decreto 1468/2008, de 5 de septiembre, por el que se modifica el Real Decreto 393/2007, de
23 de marzo, publicado en el BOE nº 239/2008, de 3 de octubre.
3. Normativa de Actividades Reguladas de Forma Específica
Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas
 Real Decreto 2816/1982, de 27 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento General de Policía
de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, publicado en el BOE nº 267/1982 de 6 de
noviembre (Derogada la Sección IV del Capítulo I, del título Primero).
 Real Decreto 769/1993, de 21 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento para la Prevención
de la Violencia en los Espectáculos Deportivos, publicado en el BOE nº 146/1993 de 19 de junio.
Establecimientos Sanitarios
 Orden de 24 de octubre de 1979, sobre Protección Anti-incendios en los Establecimientos
Sanitarios, publicado en el BOE nº 267/1979 de 7 de noviembre.
Centros Escolares
 Orden de 13 de noviembre de 1984, sobre Ejercicios Prácticos de Evacuación de Emergencia en
Centros Públicos de Educación, Bachillerato y Formación Profesional, publicado en el BOE nº
276/1984 de 17 de noviembre.
Trabajo de Fin de Grado
Página 215 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Establecimientos para Alojamiento Turístico
 Orden de 25 de septiembre de 1979, sobre Prevención de Incendios en Establecimientos
Turísticos, publicada en el BOE nº 252/1979 de 20 de octubre.
 Orden de 31 de marzo de 1980, por la que se modifica la de 25 de septiembre de 1979 sobre
Prevención de Incendios en Establecimientos Turísticos, publicada en el BOE nº 87/1980 de 10 de
abril.
Establecimientos afectados por Accidentes Graves
 Real Decreto 1254/1999, de 16 de julio, que aprueba las Medidas de Control de los Riesgos
Inherentes a los Accidentes Graves en las que Intervengan Sustancias Peligrosas, modificado por
el R.D. 119/2005, de 4 de febrero y el R.D. 948/2005, de 29 de julio, publicado en el BOE nº
181/2005 de 30 de julio (SEVESO II).
 Real Decreto 1196/2003, de 19 de septiembre, por el que se aprueba la Directriz básica de
protección civil para el control y planificación ante el riesgo de accidentes graves en los que
intervienen sustancias peligrosas, publicado en el BOE nº 242/2003 de 9 de octubre.
 Real Decreto 948 /2005, del 29 de Julio, que modifica el Real Decreto 1254/1999, del 16 de Julio,
por el que se aprueban medidas de control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los
que intervengan sustancias peligrosas, publicado en el BOE nº 181 de 30 de julio.
 Real Decreto 119/2005, del 4 de febrero, que modifica el Real Decreto de 1254/1999, del 16 de
julio, por el que se aprueban medidas de control de los riesgos inherentes a los accidentes graves
en los que intervienen sustancias peligrosas, publicado en el BOE nº 36 de 11 de febrero.
 Directiva 2012/18/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 4 de julio de 2012, relativa al
control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias
peligrosas y por la que se modifica y ulteriormente deroga la Directiva 96/82/CE Texto pertinente a
efectos del EEE (SEVESO III).
Actividades Nucleares
 Real Decreto 1836/1999, de 3 de diciembre por el que se aprueba el Reglamento sobre
Instalaciones Nucleares y Radiactivas, modificado por el Real Decreto 35/2008, de 18 de enero,
publicado en el BOE nº 313, de 31 de diciembre.
 Real Decreto 1546/2004, de 25 de junio, por el que se aprueba el Plan Básico de Emergencia
Nuclear, publicado en el BOE nº 169, de 14 de julio.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 216 de 301
 Real decreto 1428/2009, de 11 de septiembre, por el que se modifica el Plan Básico de
Emergencia Nuclear, aprobado por Real Decreto 1546/2004, de 25 de junio, publicado en el BOE
nº 221, de 12 de septiembre 2009.
 Orden INT/1695/2005, de 27 de mayo, por la que se aprueba el Plan de Emergencia Nuclear del
Nivel Central de Respuesta y Apoyo, publicado. en el BOE nº 137, de 9 de junio.
 Real Decreto 783/2001, de 6 de julio, por el que se aprueba el Reglamento sobre protección
sanitaria contra radiaciones ionizantes, publicado en el BOE nº 178, de 26 de julio.
 Real Decreto 1439/2010, de 5 de noviembre, por el que se modifica el Reglamento sobre
protección sanitaria contra radiaciones ionizantes, aprobado por Real Decreto 783/2001, de 6 de
julio, publicado. en el BOE nº 279, de 18 de noviembre.
Actividades de Almacenamiento de Productos Químicos
 Real Decreto 379/2001, de 6 de abril, por el que se aprueba el Reglamento de almacenamiento de
productos químicos y sus instrucciones técnicas complementarias MIE-APQ-1, MIE-APQ-2, MIE-
APQ-3, MIE-APQ-4, MIE-APQ-5, MIE-APQ-6 y MIE-APQ-7 publicado el BOE. nº 112, de 10 de
mayo. Corrección de errores: publicadas en el BOE nº 251 de 19 de octubre.
 Real Decreto 105/2010, de 5 de febrero, por el que se modifican determinados aspectos de la
regulación de los almacenamientos de productos químicos y se aprueba la instrucción técnica
complementaria MIE APQ-9 «almacenamiento de peróxidos orgánicos», publicado en el BOE. nº
67 de 18 de marzo.
 Real Decreto 2016/2004, de 11 de octubre, por el que se aprueba la instrucción técnica
complementaria MIE APQ-8 "almacenamiento de fertilizantes a base de nitrato amónico con alto
contenido en nitrógeno", publicado en el BOE nº. 256 de 23 de octubre.
 Real Decreto 888/2006, de 21 de julio, por el que se aprueba el Reglamento sobre
almacenamiento de fertilizantes a base de nitrato amónico con un contenido en nitrógeno igual o
inferior al 28 por ciento en masa, publicado en el BOE nº 208, de 31 de agosto.
Actividades de Almacenamiento de Productos Petrolíferos
 Real Decreto 2085/1994, de 20 de octubre, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones
Petrolíferas, publicado en el BOE. nº 23 de 27de enero. Corrección de errores publicado en el BOE
nº 94 de 20 de abril.
 Real Decreto 1523/1999, de 1 de octubre, por el que se modifica el Reglamento de instalaciones
petrolíferas, aprobado por Real Decreto 2085/1994, de 20 de octubre, y las instrucciones técnicas
complementarias MI-IP03, aprobada por el Real Decreto 1427/1997, de 15 de septiembre, y MI-
Trabajo de Fin de Grado
Página 217 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
IP04, aprobada por el Real Decreto 2201/1995, de 28 de diciembre, publicado en el BOE. nº 253
de 22 de octubre. Corrección de errores, publicado en el BOE nº 54 de 3 de abril de 2000.
 Real Decreto 1562/1998, de 17 de julio, por el que se modifica la Instrucción Técnica
Complementaria MIIPO2 "Parques de almacenamiento de líquidos petrolíferos" publicado en el
B.O.E. nº 189 de 8 de agosto. Corrección de errores, publicado en el BOE nº 278 de 20 de
noviembre.
Legislación sectorial sobre infraestructura hidráulica
 Reglamento sobre seguridad de presas y embalses, aprobado por Orden Ministerial de 12 de
marzo de 1996, publicado en el BOE nº 78 de 30 de marzo.
 Guía Técnica para la Elaboración de los Planes de Emergencia de Presas.
Legislación sectorial sobre infraestructura del transporte
 Ley 48/2003, de 26 de noviembre, de régimen económico y de prestación de servicios de los
puertos de interés general, publicada BOE nº 284 de 27 de noviembre.
 Ley 33/2010, de 5 de agosto, de modificación de la Ley 48/2003, de 26 de noviembre, de régimen
económico y de prestación de servicios de los puertos de interés general, publicada BOE nº 191 de
7 de agosto.
 Ley 21/2003, de 7 de julio, de Seguridad Aeroportuaria y por la normativa internacional Normas y
Recomendaciones de la Organización de la Aviación Civil Internacional (OACI) y nacional de la
Dirección General de Aviación Civil aplicable, publicada BOE nº 162 de 8 de julio.
 Real Decreto 862/2009, de 14 de mayo, por el que se aprueban las normas técnicas de diseño y
operación de aeródromos de uso público y se regula la certificación de los aeropuertos de
competencia del Estado, publicada BOE nº 132 de 1 de junio.
 Real Decreto 635/2006, de 26 de mayo, sobre requisitos mínimos de seguridad en los túneles de
carreteras del Estado, publicada BOE nº 126 de 27 de mayo.
 Real Decreto 145/1989, de 20 de enero, por el que se aprueba el Reglamento Nacional de
Admisión, Manipulación y Almacenamiento de Mercancías Peligrosas en los Puertos, publicada
BOE nº 37 de 13 de febrero.
4. Normativa de Prevención de Riesgos Laborales
 Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, cuyo objetivo es promover
la seguridad y salud de los trabajadores mediante la aplicación de medidas y el desarrollo de las
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 218 de 301
actividades necesarias para la prevención de riesgos derivados del trabajo. Artículo 20: Medidas
de emergencia, publicada en el BOE nº 269/1995 de 10 de noviembre.
 Real Decreto 39/1997, de 17 de enero por el que se aprueba el Reglamento de los servicios de
Prevención, publicado en el BOE nº 27/1997 de 31 de enero.
 Ley 54/2003, de 12 de diciembre, de reforma del marco normativo de la prevención de riesgos
laborales, publicada en el BOE nº 298/2003 de 13 de diciembre.
 Real Decreto 374/2001, de 6 de abril, sobre la protección de la salud y seguridad de los
trabajadores contra los riesgos relacionados con los agentes químicos durante el trabajo, publicada
en el BOE nº 104 de 1 de mayo.
5. Actividades Industriales
Gases
 Real Decreto 919/2006, de 28 de julio, por el que se aprueba el Reglamento técnico de distribución
y utilización de combustibles gaseosos y sus instrucciones técnicas complementarias ICG 01 a 11,
publicado en el B.O.E. nº 211 de 4 de septiembre.
 Real Decreto 1085/1992 de 11 de septiembre, por el que se aprueba la actividad de Gases
Licuados del Petróleo (GLP), publicado en el B.O.E. nº 243 de 9 octubre.
 Orden ministerial de 1 de diciembre de 1964 por el que se aprueba las normas de seguridad para
plantas de llenado y traslado de Gases Licuados del Petróleo (GLP), publicada en el Boletín-
gaceta nº 307 de 23 y 24 de diciembre de 1964.
Electricidad
 Real Decreto 3275/1982, de 12 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento sobre
condiciones técnicas y garantías de seguridad en centrales eléctricas, subestaciones y centros de
transformación, publicado en el BOE nº 288 de 1 diciembre. Corrección de errores, publicado en el
BOE nº 15 de 18 de enero.
 Real Decreto 223/2008, de 15 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento sobre condiciones
técnicas y garantías de seguridad en líneas eléctricas de alta tensión y sus instrucciones técnicas
complementarias ITC-LAT 01 a 09, publicado BOE nº 68/2008 de 19 de marzo.
 Real Decreto. 842/2002, de 2 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento Electrotécnico para
Baja Tensión e Instrucciones Técnicas Complementarias, publicado BOE nº 224/2002 de 18 de
septiembre.
Trabajo de Fin de Grado
Página 219 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Real Decreto. 681/2003, de 12 de junio, sobre la protección de la salud y la seguridad de los
trabajadores expuestos a los riesgos derivados de atmósferas explosivas en el lugar de trabajo,
publicado en el BOE nº 145/2003, de 18 de junio.
Climatización, instalaciones de frío y cámaras
 Real Decreto 1027/2007, por el que se aprueba el Reglamento de instalaciones de calefacción,
climatización y agua caliente sanitaria (R.I.T.E.), publicado BOE nº 207 de 29 de agosto.
 Real Decreto 138/2011, de 4 de febrero, por el que se aprueba el Reglamento de Seguridad para
Plantas e Instalaciones de frío y cámaras, publicado en el BOE. nº 37 de 8 de marzo.
Aparatos elevadores y grúas
 Real Decreto 1314/1997, de 1 de agosto, por el que se dictan las disposiciones de aplicación de la
Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo 95/16/ CE, sobre ascensores, publicado en el
BOE nº 234 de 8 de noviembre.
 Real Decreto 1314/1997, de 1 de agosto por el que se modifica el Reglamento de Aparatos de
Elevación y Manutención aprobado por Real Decreto 2291/1985, de 8 noviembre, publicado en el
BOE nº 234 de 30 de agosto.
 Real Decreto. 57/2005, de 21 de enero, por el que se establecen prescripciones para el incremento
de la seguridad del parque de ascensores existente, publicado BOE nº 30 de 4 de febrero.
 Orden de 12-9-1991 (BOE nº 17-9-1991) modifica la instrucción técnica complementaria MIE-AEM
1, referente a normas de seguridad para construcción e instalación de ascensores
electromecánicos, que pasa a denominarse instrucción técnica complementaria sobre ascensores
movidos eléctrica, hidráulica u oleoeléctricamente, corrección, publicada en el BOE nº 245 de 12
de octubre.
 Real Decreto 836/2003, de 27 de junio, por el que se aprueba una nueva instrucción técnica
complementaria MIE-AEM-2 del reglamento de aparatos de elevación y manutención, referente a
grúas torre para obras u otras aplicaciones, publicado en el BOE nº 170 de 17 julio.
 Real Decreto 837/2003, de 27 de junio, por el que se aprueba el nuevo texto modificado y
refundido de la Instrucción técnica complementaria MIE-AEM-4 del Reglamento de aparatos de
elevación y manutención, referente a grúas móviles autopropulsadas publicado en el BOE nº 170
de 17 julio.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 220 de 301
Equipos a Presión
 Real Decreto 769/1999, de 7 de mayo, por el que se dictan las disposiciones de aplicación de la
Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo, 97/23/CE, relativa a los equipos de presión y se
modifica el Real Decreto 1244/1979, de 4 de abril, que aprobó el Reglamento de aparatos a
presión, publicado en el BOE nº 129 de 31 de abril.
 Real Decreto 2060/2008, de 12 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de equipos a
presión y sus instrucciones técnicas complementarias publicado en el BOE. nº 31 de 5 de febrero.
 Real Decreto 2549/1994 de 29 de diciembre de 1994 por el que se modifica la I.T.C. MIE-AP3 que
complementa el Real Decreto 1244/1979, de 4 de abril. Reglamento de aparatos a presión,
publicado en el BOE nº. 20 de 24 de enero de 1995.
Maquinaria
 Real Decreto 1644/2008, de 10 octubre, por el que se establecen las normas para la
comercialización y puesta en servicio de las máquinas, publicado en el BOE. nº 246 de 11 de
octubre.
Minería y Explosivos
 Orden PRE/252/2006 de 6 de febrero, por la que se actualiza la Instrucción Técnica
Complementaria nº 10, sobre prevención de accidentes graves, del Reglamento de Explosivos,
publicado en el BOE nº 34, de 9 de febrero y BOE nº 34 de 9 de enero.
 Real Decreto 863/1985, de 2 de abril, por el que se aprueba el Reglamento General de Normas
Básicas de Seguridad Minera y por sus Instrucciones Técnicas Complementarias, publicado en el
BOE nº 140 de 12 junio.
 Real Decreto 975/2009, de 12 de junio, sobre gestión de los residuos de las industrias extractivas y
de protección y rehabilitación del espacio afectado por actividades mineras, publicado en el BOE.
nº 143 de 13 junio.
 Real Decreto 563/2010, de 7 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de artículos
pirotécnicos y cartuchería, publicado en el BOE. nº 113 de 8 mayo.
Biología
 Real Decreto 178/2004, de 30 de enero, por el que se aprueba el Reglamento General para el
desarrollo y ejecución de la Ley 9/2003, de 25 de abril, por la que se establece el régimen jurídico
de la utilización confinada, liberación voluntaria y comercialización de organismos modificados
genéticamente, publicado en el BOE. nº 27 de 31 enero.
Trabajo de Fin de Grado
Página 221 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Real Decreto 664/1997, de 12 de mayo, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos
relacionados con la exposición a los agentes biológicos durante el trabajo, publicado en el B.O.E.
nº 124 de 24 mayo.
Telecomunicaciones
 Real Decreto 401/2003, de 4 de abril, por el que se aprueba el Reglamento regulador de las
infraestructuras comunes de telecomunicaciones para el acceso a los servicios de
telecomunicaciones en el interior de los edificios y de la actividad de instalación de equipos y
sistemas de telecomunicaciones, publicado en el BOE nº 115/2003, de 14 de mayo.
Residuos
 Ley 10/1998, de 21 de abril, de residuos, publicado en el BOE nº 96, de 22 de abril.
 Ley 22/2010, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, publicado en el BOE nº 181, de 21
de julio.
Generalidades
 Real Decreto 560/2010, de 7 de mayo, por el que se modifican diversas normas reglamentarias en
materia de seguridad industrial para adecuarlas a la Ley 17/2009, de 23 de noviembre, sobre el
libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio, y a la Ley 25/2009, de 22 de diciembre, de
modificación de diversas leyes para su adaptación a la Ley sobre el libre acceso a las actividades
de servicios y su ejercicio, publicado en el B.O.E. nº 125 de 22 de mayo. Corrección de errores,
publicado en el BOE nº 149 de 19 de junio.
 Real Decreto 1544/2007, de 23 de noviembre, por el que se regulan las condiciones básicas de
accesibilidad y no discriminación para el acceso y utilización de los modos de transporte para
personas con discapacidad, publicado en el BOE nº 290, de 4 de diciembre.
6. Reglamentación sobre especificaciones en instalaciones de
seguridad y mitigación
 Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, Código Técnico de la Edificación, publicado BOE nº
74/2006 de 28 de marzo.
 Real Decreto 2267/2004, de 3 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de seguridad
contra incendios en los establecimientos industriales, publicado BOE nº 303 de 17 de diciembre.
 Real Decreto 1942/1993, de 5 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de
Instalaciones de protección contra incendios (R.I.P.C.I.), publicado BOE nº 101/1998 de 28 de
abril.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 222 de 301
 Real Decreto 173/2010, de 19 de febrero, por el que se modifica el Código Técnico de la
Edificación, aprobado por el Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, en materia de accesibilidad
y no discriminación de las personas con discapacidad, modificando en parte por el CTE DB SI,
febrero 2010, documento básico de seguridad en caso de incendio y DB SUA, Apartado 12.9
Accesibilidad, febrero 2010, documento básico de seguridad en accesibilidad, publicado en el
BOE nº 61/2010 de 11 de marzo.
 Corrección de errores y erratas de la Orden VIV/984/2009, de 15 de abril, por la que se modifican
determinados documentos básicos del Código Técnico de la Edificación que afecta a DB HR,
documento básico de protección contra el ruido, aprobados por el Real Decreto 314/2006, de 17
de marzo, y el Real Decreto 1371/2007, de 19 de octubre, publicado BOE nº 230/2009 de 23 de
septiembre.
 Orden VIV/984/2009, de 15 de abril, por la que se modifica el DB HS, documento básico de
salubridad del Código técnico de la Edificación, modificado el 3 diciembre 2009, publicado en el
BOE nº 99 de 23 abril.
 Real Decreto 312/2005, de 18 de marzo, por el que se aprueba la clasificación de los productos
de construcción y de los elementos constructivos en función de sus propiedades de reacción y de
resistencia frente al fuego, modificado y publicado en el BOE nº 79 de 2 abril.
 Real Decreto 1066/2001, de 28 de septiembre, por el que se aprueba el Reglamento que
establece las condiciones de protección del dominio público radioeléctrico, restricciones a las
emisiones radioeléctricas y medidas de protección sanitaria frente a emisiones radioeléctricas,
modificado y publicado en el BOE nº 234 de 29 septiembre.
Trabajo de Fin de Grado
Página 223 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
ANEXO IV. CONTENIDOS FORMATIVOS
TITULACIONES ANALIZADAS
A continuación se realiza una recopilación de los contenidos formativos de
las titulaciones mencionadas en el Capítulo III de este documento.
1. ARQUITECTOS
Asignaturas del Grado en Arquitectura (Plan2010) de la Universidad de Las
Palmas de G.C.
Primer curso
Física I Matemáticas
Sistemas de Representación en
Arquitectura
Dibujo Arquitectónico
Física II Topografía y Sig.
Cad y Tratamiento de la Imagen Digital
en Arquitectura
Análisis Gráfico de la Arquitectura
Segundo curso
Proyectos Experimentales I Proyectos Arquitectónicos I
Introducción a la Arquitectura Urbanística, Ordenación del Territorio y
Proyectos de Urbanismo I
Urbanística, Ordenación del Territorio y
Proyectos de Urbanismo II
Proyectos Arquitectónicos II
Teoría e Historia de la Arquitectura I Construcción I
Estructuras I Instalaciones I
Construcción II Estructuras II


Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 224 de 301
Tercer curso
Proyectos Experimentales II Proyectos Arquitectónicos III
Teoría e Historia de la Arquitectura II Arquitectura Doméstica
Urbanística, Ordenación del Territorio y
Proyectos de Urbanismo III
Urbanística, Ordenación del Territorio y
Proyectos de Urbanismo IV
Proyectos Arquitectónicos IV Construcción III
Estructuras III Instalaciones II
Construcción IV Estructuras IV
Cuarto curso
Proyectos Experimentales III Proyectos Arquitectónicos V
Estética y Composición Urbanística, Ordenación del Territorio y
Proyectos de Urbanismo V
Proyectos Arquitectónicos VI Crítica de la Arquitectura
Urbanística, Ordenación del Territorio y
Proyectos de Urbanismo VI
Construcción V
Estructuras V Instalaciones III
Construcción VI Arquitectura Legal
Quinto curso
English for Architects Français pour Architectes
Proyectos Arquitectónicos VII Urbanística, Ordenación del Territorio y
Proyectos de Urbanismo VII
Proyectos Arquitectónicos VIII Arquitectura del Paisaje
Hábitat y Desarrollo Patrimonio Arquitectónico y Urbano
Construcción VII Instalaciones IV
Construcción VIII Prácticas Externas
Proyecto Final de Grado
Trabajo de Fin de Grado
Página 225 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
2. INGENIEROS INDUSTRIALES
Asignaturas del Grado en Ingeniero Industrial (Plan2010) de la Universidad
de Las Palmas de G.C.
Primer curso
Mecánica Analítica Física de la Contaminación Radioactiva
Ingeniería de la Información Tecnología Química
Ensayos No Destructivos de Materiales
y Corrosión
Topografía, Geodesia y Astronomía
Simulación y Optimización Numérica Instrumentación y Medidas Eléctricas
Introducción a la Construcción Ampliación de Economía Industrial
Introducción a la Ingeniería del Agua Fisico-Química
Gestión de la Energía Eléctrica Inglés Técnico
Estructura Económica
Segundo curso
Métodos Estadísticos de la Ingeniería Álgebra
Cálculo I Cálculo II
Fundamentos Químicos de la Ingeniería Dibujo I
Dibujo II Física I
Física II Química Orgánica
Mecánica I Fundamentos de Ciencia de los
Materiales
Tercer curso
Electromagnetismo Termodinámica I
Mecánica de Fluidos I Fundamentos de Informática
Economía Industrial Resistencia de Materiales I
Mecánica II Control de la Calidad Industrial
Ampliación de Matemáticas I Ampliación de Matemáticas II
Termodinámica II Mecánica de Fluidos II

Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 226 de 301
Cuarto curso
Teoría de Circuitos Dinámica de Sistemas
Resistencia de Materiales II Teoría de Máquinas
Electrónica General Tecnologías de la Información
Máquinas Eléctricas Arquitectura y Urbanismo
Control Industrial
Quinto curso
Máquinas Térmicas y de Fluidos Transferencia de Calor
Teoría de Estructuras y Construcciones
Industriales
Organización Industrial y Administración
de Empresas
Electrónica Industrial Tecnología Eléctrica
Investigación Operativa Métodos Numéricos
Ingeniería del Transporte
Sexto curso
Ciencia y Tecnología del Medio
Ambiente
Regulación Automática
Tecnología de Fabricación Tecnología de Máquinas
Tecnología de Materiales Tecnología Energética
Proyectos
Libre configuración
Instrumentación Electrónica Gestión Calidad
Introducción al Análisis de Coyuntura y
Previsión Económica
Dirección Estratégica
Evaluación Económica de Proyectos Diseño Industrial
Diseño de Instalaciones y Máquinas
Hidráulicas
Instalaciones Térmicas y de Frío
Microprocesadores de Aplicación
Industrial
Seguridad Industrial y Prevención de
Riesgos Laborales
Diseño de Instalaciones y Máquinas
Hidráulicas
Diseño Industrial
Evaluación Económica de Proyectos Gestión Calidad
Trabajo de Fin de Grado
Página 227 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Dibujo en Construcción Proyectos de Instalaciones
Dirección Integrada de Construcciones y
Proyectos
Ordenación del Territorio y Urbanismo
Construcción y Arquitectura Industrial Mecánica de Sólidos Elásticos
Estructuras Metálicas y de Hormigón
Armado
Análisis Avanzado de Estructuras
Mantenimiento de Máquinas Gestión de la Innovación
Dirección de la Producción Dirección de Recursos Humanos
Dirección Financiera Dirección Comercial
Sistema de Información Para la Gestión Teoría y Estructura de Mercados
Control Adaptativo Programación de Robots
Diseño de Sistemas de Superv. y
Control de Procesos Industriales
Electrónica de Potencia
Ingeniería de Sistemas Análisis Termodinámico de Procesos
Industriales
Aprovechamiento de Energías
Renovables
Gestión y Tratamiento de Residuos
Sólidos
Evaluación de Impacto Ambiental Fundamentos de Energías Renovables
Ingeniería Ambiental Experimentación en Laboratorio y
Planta Piloto
Reactores Químicos Operaciones Básicas con Sólidos y
Fluidos
Ampliación de Química Orgánica Análisis Especiales e Instrumentales
Líneas y Redes Eléctrica Análisis de Sistemas Eléctricos de
Potencia
Accionamientos Eléctricos Centrales Eléctricas y Centros de
Operación y Control
Ampliación de Teoría de Circuitos Diseño de Máquinas
Transporte y Logística Industrial Ingeniería del Automóvil
Ampliación de Tecnología de
Fabricación
Turbomáquinas Térmicas
Seguridad Industrial y Prevención de
Riesgos Laborales

Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 228 de 301
3. DIRECTOR DE SEGURIDAD PRIVADA
Contenidos de cuatrocientas horas lectivas del Curso de Director de
Seguridad Integral. ISED (Instituto Superior de Estudios). Adaptación a la
Orden Ministerial INT/318/2011. Art. 6.3.
NORMATIVA DE SEGURIDAD PRIVADA
 Ley de Seguridad Ciudadana. Vinculación a la Seguridad Privada.
 Ley Orgánica de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Competencias en
materia de seguridad de los distintos cuerpos policiales.
 Ley, Reglamento de Seguridad Privada y Órdenes Ministeriales.
Modificaciones.
 Regulación de las actividades y servicios de Seguridad Privada.
 Control, supervisión y contratación de servicios y sistemas de seguridad.
 Sistemas de Seguridad física, electrónica y humana. Medidas
obligatorias.
FENOMENOLOGÍA DELINCUENCIAL
 El delito en España. Evolución histórica.
 Tendencias de la delincuencia común, organizada y terrorista.
 Delincuencia organizada. Modelos. Estructura.
 Nuevas formas de delincuencia. Ciberdelincuencia y delitos
tecnológicos.
 Transformaciones en la metodología delictiva.
 La internacionalización del delito. Criminalidad organizada trasnacional.
 Terrorismo. Organizaciones. Fines. Tácticas. Financiación.
 Aportaciones Criminológicas a la seguridad y la prevención.
 Metodología del estudio del delito.
 Técnicas criminológicas.
 Técnicas de investigación criminal. Evaluación de las nuevas formas de
la criminalidad.
 Crimen organizado.
Trabajo de Fin de Grado
Página 229 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Criminalidad de cuello blanco. Concepto de delincuencia económica y
delitos contra el patrimonio.
 Hipótesis. Prueba. Indicio y rastro del delito.
 Conducta delictiva. El delincuente desde el punto de vista de la
investigación criminal.
 Inspección ocular técnico policial. Formas según tipología delito.
 Indicios en el lugar del suceso.
 Investigación de delitos contra el patrimonio.
 Investigaciones patrimoniales.
SEGURIDAD FÍSICA
 Protección de Información y Valores. Cajas fuertes. Cámaras
Acorazadas.
 Protección contra agresión. Blindaje de vehículos, cristales y cabinas.
 Protección contra intrusión. Cerraduras. Puertas. Persianas. Rejas y
vallados.
SEGURIDAD ELECTRÓNICA
 Detección de intrusión.
 Protección y detección del hurto.
 Protección y detección de atraco y situaciones de coacción.
 Sistemas y tecnologías de control de accesos. Sistemas biométricos.
Control de presencia.
 Elementos de detección. Detectores de metales, explosivos, Equipos de
inspección y otros sistemas complementarios.
 Sistemas de Protección de la Información. Detección de micrófonos,
intervención de comunicaciones y otros elementos de contraespionaje.
 Circuito Cerrado de Televisión. Especial referencia a los sistemas de
análisis de contenidos, Grabación digital y transmisión.
 Centrales Receptoras de Alarmas. Servicios y supervisión.
 Integración de sistemas.
SEGURIDAD DE PERSONAS
 Estudio específico de riesgos y vulnerabilidades.
 Establecimiento de medios técnicos y complementarios.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 230 de 301
 Gestión de la contratación del servicio de escoltas.
 Selección de empresa y escoltas.
 Supervisión y control.
 Recursos complementarios.
SEGURIDAD LÓGICA
 Amenazas. Virus. Ataques. Destrucción o pérdida, manipulación o
sustracción de datos.
 Protección. Sistemas lógicos y físicos.
 Protección. Seguridad de redes.
SEGURIDAD EN ENTIDADES DE CRÉDITO
 Detección y prevención de amenazas antisociales.
 Cooperación interdepartamental y con FCS.
 Comportamiento ante atraco y toma de rehenes.
 Comportamiento ante otras emergencias.
 Detección de falsificaciones en documento y moneda.
 Normativa y actuación ante blanqueo de capitales.
 Seguridad bancaria. Principios rectores.
 Gestión de la protección patrimonial.
 Estructura y funciones del departamento.
 Protección de múltiples ubicaciones.
 Prevención y detección del fraude interno y externo.
SEGURIDAD PATRIMONIAL
 Protección de Establecimientos I. Plantas industriales.
 Protección de Establecimientos II. Infraestructuras públicas.
Aeropuertos. Puertos. Ferrocarril. Metro y estaciones de autobuses.
 Protección de Establecimientos III. Protección del turismo. Complejos
hoteleros. Parques de atracciones. Zoológicos.
 Protección de Establecimientos IV. Protección de acontecimientos.
Eventos deportivos. Conciertos. Mítines y fiestas y festivales y
espectáculos de masas.
 Protección de Establecimientos V. Protección de centros singulares.
Museos. Exposiciones. Edificios singulares.
Trabajo de Fin de Grado
Página 231 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Protección de Establecimientos VI. Hospitales. Residencias geriátricas.
Balnearios y otros centros de salud.
 Protección de Establecimientos VII. Centros comerciales.
SEGURIDAD CONTRA INCENDIOS
 Seguridad física contra incendios. Sectorización, ignifugación, materiales
intuminiscentes, contenedores ignífugos. Elementos EF y RF.
 Código Técnico de la Edificación DB SI.
 Seguridad electrónica contra incendios. Detección de incendios.
Sistemas de alarma. Sistemas de megafonía y evacuación.
PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES
 Normativa reguladora.
 Planificación, implantación y seguimiento de la actividad preventiva.
 Responsabilidades civiles y penales.
 Sistemas de gestión de PRL.
PROTECCIÓN CIVIL
 Normativa básica.
 Estructura de los servicios de ayuda de extinción, sanidad y seguridad.
 La UME.
 Planes de Emergencia Interior en la industria.
 Planificación y ejecución de simulacros.
 Planes de autoprotección. Estatales, autonómicos y locales. Norma
Básica de Autoprotección. Desarrollo, redacción implantación, revisión y
actualización de los planes de autoprotección.
PROTECCIÓN DE DATOS DE CARÁCTER PERSONAL
 Ley, Reglamento y normas de desarrollo de PDCP.
 Documento de seguridad. Redacción, implantación y auditoria.
GESTIÓN Y DIRECCIÓN DE ACTIVIDADES DE SEGURIDAD PRIVADA.
 Control de subcontratas de servicios y sistemas.
 Seguridad operativa. Desarrollo y coordinación de operativos.
 Medidas organizativas. Procedimientos operativos elaboración,
implantación, seguimiento y supervisión.

Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 232 de 301
FUNCIONAMIENTO DE LOS DEPARTAMENTOS DE SEGURIDAD
 Creación, implantación y alta ante organismos oficiales.
 Proceso de implantación en la estructura y sistema empresarial.
 Elaboración e implantación y puesta en marcha del Plan de Seguridad
Integral.
 Gestión preventiva. Planificación. Situaciones de emergencia.
 Gestión operativa. Planes de actuación, intervención y control. Plan de
crisis. Implantación. Simulacros. Actualización.
 Gestión post-incidencia. Planificación de crisis. Planes de contingencia y
recuperación.
 Responsabilidades Penales y Civiles en la gestión de la seguridad.
 Legislación sobre Seguridad Integral. En especial, normativas sobre
seguridad industrial, accidentes mayores, mercancías peligrosas,
Seguridad e Higiene en el Trabajo, Seguridad e Higiene Alimentaria.
Seguridad Medioambiental y Seguridad en el transporte.
PLANIFICACIÓN DE LA SEGURIDAD
 Fundamentos de la seguridad.
 Conceptos y definiciones.
 La seguridad como ciencia.
 Metodología.
 Interconexión con otras disciplinas.
 Teoría de los círculos concéntricos y teoría esférica.
 Elaboración e implantación y puesta en marcha del Plan de Seguridad
Integral.
 Gestión de la Seguridad Integral.
 Política de Seguridad Integral. Gestión de la Seguridad medio ambiental,
del transporte, del trabajo, industrial, informática y alimentaria.
 Sistemas de gestión y estandarización ISO 17799 Seguridad Informática,
ISO 9001 Calidad, ISO 14001 Medioambiente, OHSAS 18001 Seguridad
y Salud Laboral, ISO 22000 Seguridad Alimentaria.
ANÁLISIS DE RIESGOS
 Conceptos y definiciones.
Trabajo de Fin de Grado
Página 233 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Métodos cuantitativos y cualitativos.
 Modelos específicos.
 El concepto actual de gestión integral del riesgo.
 Gerencia de riesgos.
 Aseguramiento.
 Normativa y regulación del seguro.
DIRECCIÓN DE EQUIPOS HUMANOS
 Procesos internos y estructura empresarial.
 Negociación y habilidades directivas.
 RRHH. Selección. Gestión y formación.
GESTIÓN DE RECURSOS MATERIALES
 Procedimientos de adquisición.
 Sistemas de seguridad física y electrónica y dispositivos humanos de
seguridad. Parámetros de diseño.
 Seguridad física, electrónica y personal de seguridad. Criterios de
selección.
 Determinación de sistemas.
 Regulación específica. (Normativa Seguridad Privada).
 Normas y estandarización. (Normativa Española, Europea e
internacional).
 Presupuestos, proveedores y fuentes de información.
 Inventarios y control de inventario.
 Gestión empresarial.
 Gestión presupuestaria.
 Control de gestión.
 Auditorías internas y externas.
COLABORACIÓN CON LA SEGURIDAD PÚBLICA
 Estructura y competencias de las FCS.
 Programas de colaboración cooperación e intercambio de información.
 Modelos, formularios y directorio de comunicación.
 El programa Coopera de la Guardia Civil.

Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 234 de 301
DEONTOLOGÍA PROFESIONAL
 Concepto y origen de la deontología.
 Fuentes y modelos de la deontología.
 Principios básicos de deontología en el ordenamiento. Constitución, Ley
de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Ley y Reglamento de Seguridad
Privada y Órdenes Ministeriales.
 Exposiciones de motivos de las normas anteriores.
4. TÉCNICO SUPERIOR DE RIESGOS LABORALES
Asignaturas del Master Universitario en Prevención de Riesgos Laborales,
modalidad No presencial, de la Universidad de Las Palmas de G.C.
(Plan2010).
Primer curso
El Ámbito Jurídico de la Prevención Introducción a la Seguridad Laboral
Introducción a la Higiene Laboral Introducción a la Ergonomía Laboral
Introducción a la Psicosociología
Laboral
Seguridad Frente a Riesgos
Específicos
Ergonomía y Carga de Trabajo Ergonomía y Métodos de Evaluación
Psicosociología Aplicada Conocimientos de Armonización y
Fundamentos de Mejora de las
Condiciones de Trabajo
Segundo curso
Gestión De La Prevención De
Riesgos Laborales (Inglés B1)
Prácticas Externas
Trabajo Fin De Título

Trabajo de Fin de Grado
Página 235 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
5. GRADO EN SEGURIDAD Y CONTROL DE RIESGOS.
Anta lo extenso de las asignaturas que guardan relación con la Seguridad y
las Emergencias, los siguientes contenidos son una muestra extraída de la
Memoria Curricular elaborada por la ULPGC y aprobada por la ANECA
(Informe VERIFICA: Exp. Nº 4191/2010) de la titulación del Grado en
Seguridad y Control de Riesgos:
ASIGNATURA: FUNDAMENTOS, HISTORIA, Y EVOLUCIÓN DE LA
SEGURIDAD
MÓDULO 1. LA SEGURIDAD COMO CONCEPTO MULTIDIMENSIONAL
1. La seguridad: un concepto dinámico
2. La seguridad una necesidad del ser humano
3. Un concepto complejo y amplio
4. El ser humano vulnerable
5. Una definición de vulnerabilidad
6. La seguridad y la vulnerabilidad un mundo global e interdependiente
7. La sociedad de riesgo. ¿Fin de la seguridad?

ASIGNATURA: LA SOCIEDAD DEL RIESGO Y LA SEGURIDAD HUMANA
MÓDULO 1. DEFINICIÓN, HISTORIA Y REFLEXIONES ACERCA DE LA
SOCIEDAD DEL RIESGO
1. Una aproximación a la definición del riesgo
2. Seguridad humana, salud y riesgo
3. Características comunes de las situaciones de riesgo
4. Riesgo, seguridad y peligro
5. El riesgo: historia y evolución
6. La emergencia de nuevas situaciones de riesgo indeterminado
7. Seguridad y riesgo en la sociedad moderna
8. La ambivalencia del riesgo
9. La presencia del riesgo en las ciencias sociales
10. Las construcciones del riesgo: lo objetivo y lo subjetivo
MÓDULO 2. INTRODUCCIÓN AL GOBIERNO DEL RIESGO
1. Un contexto cambiante en el gobierno de la seguridad
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 236 de 301
2. El estado y las organizaciones de la sociedad red
3. Imaginar la seguridad del futuro
4. Rediseñar las categorías con la que pensamos el riesgo, la seguridad y la
prevención
5. Riesgos nuevos en las sociedades desarrolladas
6. Una definición de gobernabilidad
7. Modalidades de la gestión social de los riesgos
8. Principio de precaución
9. Los regímenes de regulación de riesgos
10. El estado regulador y los nuevos riesgos a la seguridad humana
11. La participación social en el gobierno del riesgo
MÓDULO 4. SEGURIDAD HUMANA, NUEVOS RIESGOS Y ACCIÓN
COMUNITARIA
1. La seguridad humana como derecho de prevención de riesgos y peligros para la
salud y la vida de las personas
2. Riesgos sociales a la comunidad

ASIGNATURA: GESTIÓN DE LAS EMERGENCIAS EXTRAORDINARIAS
MÓDULO 1. PREVENCIÓN, DIRECCIÓN Y COMUNICACIÓN DE FENÓMENOS
METEOROLÓGICOS ADVERSOS
1. Mapas del tiempo
1.1. Mapas del tiempo
1.2. Mapas del tiempo en superficie
1.3. Mapas del tiempo de altura
2. Consideraciones que se pueden extraer del valor y de la disposición de las
isobaras en los mapas de superficie
3. Reglas para realizar una previsión meteorológica a partir de un análisis
combinado de los mapas del tiempo de superficie y altura
MÓDULO 3. RIESGOS QUÍMICOS Y MERCANCÍAS PELIGROSAS
1. Accidentes graves en los que intervienen sustancias peligrosas
1.1. Análisis de Riesgos
1.1.1. Identificación y evaluación de los peligros de los objetos de riesgo de
una zona
1.1.2. Análisis de las Consecuencias
Trabajo de Fin de Grado
Página 237 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
MÓDULO 4. PREVENCIÓN, DIRECCIÓN Y COORDINACIÓN EN INCENDIOS
URBANOS, RESCATES Y SALVAMENTOS
1. Incendios en Edificios
1.1. Evolución del incendio en los edificios
1.2. Efectos del incendio sobre el Edificio. Estabilidad al fuego
1.3. Solicitaciones
1.4. Efecto del Agua
1.5. Efecto sobre los Elementos Estructurales
1.6. Hormigón Armado
1.7. Hormigón Pretensado
1.8. Estructura Metálica
1.9. Albañilería
1.10. Madera
1.11. Resistencia al Fuego. Sectores de Incendio
1.12. Reacción al fuego
2. Edificación. Tipología y Uso
2.1. Edificios de Viviendas. Riesgos Inherentes y Peligros
2.2. Edificios de Oficinas. Riesgos Inherentes y Peligros
2.3. Edificios de Uso Sanitario. Riesgos Inherentes y Peligros
2.4. Edificios de Pública Concurrencia. Riesgos Inherentes y Peligros
2.5. Edificios de Uso Docente. Riesgos Inherentes y Peligros
2.6. Incendios en Industrias
2.6.1. Peligros de los incendios en Industrias
2.6.2. Dificultades de Control y Extinción
ASIGNATURA: ORGANIZACIÓN Y GESTIÓN DE ENTIDADES DE
SEGURIDAD
MÓDULO 2. LA GESTIÓN DE ENTIDADES DE SEGURIDAD Y EMERGENCIAS
1. La dirección estratégica
1.1. Análisis estratégico
1.2. Análisis y planificación estratégica: la técnica DAFO
1.3. La planificación estratégica
1.4. Implantación y control estratégico
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 238 de 301
ASIGNATURA: PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES
MÓDULO 4. LOS FACTORES DE RIESGOS Y LAS TÉCNICAS PREVENTIVAS
1. Clasificación de los factores de riesgos
1.1. Factores derivados de las condiciones de seguridad
1.2. Factores derivados de los contaminantes medioambientales
1.3. Factores derivados de la organización del trabajo
1.4. La interactuación de los factores de riesgos
MÓDULO 5. PLANIFICACIÓN, GESTIÓN Y ORGANIZACIÓN DE LA
PREVENCIÓN DE RIESGOS LABORALES EN LA EMPRESA
1. La evaluación de Riesgos Laborales
1.1. Concepto
1.2. El procedimiento
1.3. Tipos de evaluaciones de riesgos
1.4. Modelo práctico de evaluación general de riesgos
1.5. Fases en la evaluación de riesgos
4. El plan de prevención
5.1. Diagnóstico de la situación
5.2. Definición de los objetivos
5.3. Asignación de los recursos necesarios
5.4. Asignación de tareas. Funciones y responsabilidades
5.5. Programa de actuaciones
5.6. Programa de seguimiento
ASIGNATURA: SEGURIDAD MARÍTIMA
MÓDULO 1. SEGURIDAD, SUPERVIVENCIA Y SALVAMENTO EN EL MAR
1. Riesgos, prevención y seguridad en el ambiente marítimo
1.2. Prevención de riesgos a bordo de los buques
1.3. Administración de riesgos
ASIGNATURA: TÉCNICAS DE PROTECCIÓN Y SEGURIDAD PÚBLICA-
PRIVADA
MÓDULO 4. CONTROL DE SITUACIONES DE RIESGO
1. Definición de riesgo
Trabajo de Fin de Grado
Página 239 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
1.2. Clasificación de los riesgos según su origen
2. Análisis de riesgos
2.1. Previsión operativa de problemas
4. Planes de emergencia y evacuación
4.1. Plan de emergencia y evacuación
4.2. Clasificación de las emergencias
4.3. Contenidos del Plan de actuación ante emergencias
4.3.1. Plan de alarma
4.3.2. Plan de extinción
4.3.3. Plan de evacuación
4.3.4. Organización y responsabilidades
4.3.5. Equipos de emergencias
MÓDULO 5. DISPOSITIVOS DE INTERVENCIÓN EN SEGURIDAD PÚBLICA
1. Plan integral de seguridad
1.1. Estudio estratégico
1.2. Factores condicionantes
2. Análisis de riesgo
2.1. Estudio de los factores
2.2. Catálogo de riesgos
2.3. Métodos de evaluación del riesgo
2.4. Toma de decisiones
2.5. Procesos básicos en la planificación de la seguridad
2.6. Principios fundamentales de la planificación
2.7. Objetivos de la planificación de la seguridad
3. Dispositivos de seguridad
3.1. Estructura de un dispositivo de intervención
ASIGNATURA: PROTECCIÓN CIVIL
MÓDULO 1. PREVENCIÓN DE RIESGOS
1. Prevención de riesgos
2. Tipos de riesgos
3. Análisis de riesgos naturales
4. Análisis de riesgos antrópicos
5. Análisis de riesgos tecnológicos

Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 240 de 301
MÓDULO 2. ELABORACIÓN DE INFORMES SOBRE RIESGOS
1. Elaboración de informes sobre riesgos
1.1. Trabajos de campo
1.1.1. Análisis de los riesgos
1.2. Redacción de informes
1.2.1. Análisis comparativo de riesgos
1.2.2. Método del árbol de fallos
ASIGNATURA: EMERGENCIAS TECNOLÓGICAS
3. Emergencias tecnológicas: Riesgos, Amenazas y Ataques
3.1. Amenazas y ataques a los sistemas de información
3.1.1. Efectos de un ataque.
3.1.2. Principales motivaciones de los atacantes
3.1.3. Perfiles clásicos del atacante informático. Subculturas
3.1.4. Vulnerabilidades y Exploits
3.1.5. Nuevas tecnologías, nuevas amenazas. Cibercrimen
3.2. Amenazas en entono doméstico y estaciones cliente
3.3. Software Malicioso (Malware)
3.4. Amenazas a la Seguridad en el correo electrónico
3.5. Amenazas a la Seguridad en la Web y Comercio electrónico
3.6. Nuevas amenazas. Web 2.0. Redes Sociales y Cloud computing
3.7. Ataques elaborados a los sistemas de información
4. Mecanismos de defensa
4.5. Protección desde la perspectiva gubernamental
4.5.1. Agencia Española de Protección de Datos (AEPD)
4.5.2. Centros Criptológico Nacional (CCN)
4.5.3. CCN-CERT
4.5.4. INTECO
4.5.5. Centros de Respuesta ante Incidentes (CERTs)

MODULO 5. INSTRUMENTOS PARA LA GESTIÓN DE LA SEGURIDAD
5.1. Análisis de Riesgos
5.1.3. Tipos de Riesgos
5.1.4. ¿Qué esperamos del análisis de riesgos?
5.1.5. Desarrollo
Trabajo de Fin de Grado
Página 241 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
5.1.6. Metodologías para la implementación
5.3. Plan Director de Seguridad
5.4. Plan de respuesta ante incidentes
ASIGNATURA: RIESGOS INDUSTRIALES
UD I: LOS RIESGOS INDUSTRIALES Y SU PREVENCIÓN
2. METODOLOGÍA PARA EL ESTUDIO DE LOS RIESGOS
2.1 Identificación de riesgos.
2.1.1 Métodos para la Identificación de riesgos.
2.2 Análisis y Determinación de los riesgos.
2.2.1 Análisis basados en la definición matemática del riesgo.
2.2.2 Análisis basados en la carga de fuego.
2.2.3 Análisis basados la peligrosidad de las sustancias.
3. PROTECCIÓN A LAS PERSONAS Y AL MEDIOAMBIENTE
3.1 La seguridad laboral
3.2 La seguridad de productos.
3.3 Control de los riesgos inherentes a los Accidentes Graves
UD III: RIESGO DE INCENDIO Y DE EXPLOSIÓN
1.4 Evaluación del riesgo de incendio.
1.4.1 Métodos para la evaluación del riesgo de incendios.
1.5 Reglamento de seguridad contra incendios en los establecimientos industriales
UD IV: RIESGO POR CONTAMINACIÓN
1. CARACTERIZACIÓN DE LAS SUSTANCIAS CONTAMINANTES EN FUNCIÓN
DE SU PELIGROSIDAD.
UD V: LA INDUSTRIA Y SUS RIESGOS ESPECÍFICOS
1.2 Centrales nucleares.
1.2.1 Riesgos específicos de las centrales nucleares.
1.2.2 Funcionamiento de una central nuclear.
1.2.3 Seguridad de las centrales nucleares.
1.2.4 Seguridad intrínseca de las centrales nucleares.
1.2.5 Seguridad incorporada de las centrales nucleares.
1.2.6 Control de la seguridad.
1.2.7 Agentes externos y seguridad de las centrales nucleares
2. INDUSTRIA PETROQUÍMICA.
2.3 Riesgos asociados a la industria petroquímica.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 242 de 301
3. OTRAS INDUSTRIAS RELEVANTES.
3.2 Industria de la fabricación de harinas.
3.2.1 Riesgos propios de la industria de la fabricación de la harina.
3.2.2 Medidas de prevención.
3.3 Industria farmacéutica.
3.3.1 Riesgos asociados a la industria farmacéutica
3.3.2 Medidas de prevención.
3.3.3 Características de las instalaciones.
3.4 Industria eléctrica
3.4.1 Riesgos asociados a la industria eléctrica.
3.4.2 Medidas de prevención.
3.5 Industria del cemento, vidrio y cerámica.
3.5.1 Riesgos derivados de las industrias del cemento, el vidrio y la cerámica.
UD VI: ACTUACIÓN ANTE SITUACIONES DE EMERGENCIAS.
2. PLANIFICACIÓN DE RESPUESTAS ANTE SINIESTROS INDUSTRIALES
2.1 Estudio preventivo de riesgos
2.2 Desarrollo del Plan de Respuesta ante Emergencias
5. EL CONTROL Y PLANIFICACIÓN ANTE EL RIESGO DE ACCIDENTES
GRAVES EN LOS QUE INTERVIENEN SUSTANCIAS PELIGROSAS
5.3 Análisis de la vulnerabilidad de personas y bienes
5.3.1 Variables peligrosas para personas y bienes
5.3.2 Análisis de Consecuencias
5.3.3 Zonas objeto de planificación
5.4 Análisis de la vulnerabilidad medioambiental
5.5 Autoprotección. Plan de Emergencia Interior (PEI)
5.6 Informe de seguridad. Análisis del Riesgo. Análisis Cuantitativo del Riesgo
5.7 Planes de comunidad autónoma. Planes de emergencia exterior (PEE)
5.7.1 Contenido mínimo del Plan de Emergencia Exterior
5.8 Planes de actuación municipal
5.9 Plan estatal de protección civil frente al riesgo de accidentes graves en
determinados establecimientos con sustancias peligrosas.
5.9.1 Contenido mínimo del Plan Estatal
5.9.2 Órganos integrados de coordinación entre el plan estatal y los planes de
comunidades autónomas.
Trabajo de Fin de Grado
Página 243 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
ANEXO V. REFERENCIAS DIARIO DE
SESIONES DEL CONGRESO
Relación de Preguntas y respuestas recogidas en el Diario de Sesiones del
Congreso de los Diputados de España, sobre los fundamentos de la
normativa de Autoprotección, en las cuales el Congresista Ignacio Gil
Lázaro, perteneciente al G.P. POPULAR (PP) ha realizado la práctica
totalidad de las preguntas dirigidas al Gobierno de España, dirigido por aquel
entonces por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y presidido por
José Luis Rodríguez Zapatero, tras las elecciones realizadas el 14 de marzo
de 2011, tres días después de los Atentados Terroristas en Madrid.
Listado de Boletines Oficiales de las Cortes Generales:
BOCG. VIII Legislatura. 29 DE DICIEMBRE DE 2004. SERIE D. NÚM. 131 - 184/014919
A los efectos del artículo 190 del Reglamento del Congreso de los Diputados, se traslada respuesta.
Del Gobierno respecto al asunto de referencia. (184) Pregunta escrita Congreso. AUTOR: Gil Lázaro,
Ignacio (PP)
Asunto: Iniciativas para promover la educación e información de los ciudadanos en materia de
autoprotección frente a riesgos y emergencias en el año 2005.
No obstante, la responsabilidad acerca del control de estas actividades, tal como establece el proyecto
de esta norma, recaerá en las autoridades de aquellas administraciones autonómicas y locales que
son competentes en la autorización de estos planes. Madrid, 7 de diciembre de 2004. El Secretario de
Estado de Relaciones con las Cortes.
http://www.congreso.es/public_oficiales/L8/CONG/BOCG/D/D_131.PDF

BOCG. 28 de marzo de 2005. Serie D. Núm. 177 - 184/014924
Asunto: Iniciativas para impulsar y priorizar las acciones de planificación, de previsión y de prevención
frente a riesgos y emergencias en el año 2005.
Respuesta: “Durante el año 2005, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del
Ministerio del Interior, tiene previsto el desarrollo de una serie de actividades encaminadas a la
prevención de los riesgos y posibles emergencias entre las que cabe destacar…” [sigue]
http://www.congreso.es/public_oficiales/L8/CONG/BOCG/D/D_177.PDF



Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 244 de 301
BOCG. 20 de julio de 2005. Serie D. Núm. 245 - 184/023753
Asunto: Estado en que se encuentra el proceso de la Norma Básica de autoprotección corporativa, de
acuerdo con el contenido de los artículos 5 y 6 de la Ley 2/1985, de 21 de enero, de Protección Civil.
Respuesta: “La Dirección General de Protección Civil y Emergencias en el mes de noviembre pasado
y durante el transcurso de la reunión de la Comisión Permanente de Protección Civil, entregó a todos
sus miembros un borrador de la Norma Básica interesada por Su Señoría para su conocimiento,
pasándose posteriormente al Grupo de Trabajo de desarrollo normativo para su estudio y toma en
consideración.
El Grupo de Trabajo ha realizado varias reuniones, en el transcurso de las cuales se ha ido estudiando
el contenido del documento enviado por la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, e
incorporando aquellas observaciones enviadas por las Comunidades Autónomas que se han
considerado de interés.”
http://www.congreso.es/public_oficiales/L8/CONG/BOCG/D/D_245.PDF

BOCG. 21 de julio de 2005. Serie D. Núm. 246 - 184/037064
A la Mesa del Congreso de los Diputados Don Ignacio Gil Lázaro, Diputado por Valencia,
perteneciente al Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, al amparo de lo dispuesto en el artículo
185 y siguientes del Reglamento de la Cámara, tiene el honor de formular la siguientes pregunta, de la
que desea obtener respuesta por escrito.
“¿Puede detallar el Ministerio del Interior si en el tiempo transcurrido desde Noviembre de 2004 hasta
la fecha la Dirección General de Protección Civil ha conseguido ya que el Grupo de Trabajo creado en
su momento para la redacción de la Norma Básica de Autoprotección corporativa esté en situación de
finalizar definitivamente la elaboración de dicho texto, conforme a lo previsto en los artículos 5 y 6 de
la Ley 2/85?”
http://www.congreso.es/public_oficiales/L8/CONG/BOCG/D/D_246.PDF

BOCG. 15 de septiembre de 2005. Serie D. Núm. 257 - 184/031249
Asunto: Fase en que se encuentra la norma básica de autoprotección corporativa que está
desarrollando la Dirección General de Protección Civil y Emergencias.
Respuesta: “En la XLVIII reunión de la Permanente de la Comisión Nacional de Protección Civil,
celebrada el pasado día 13 de junio, se ha presentado el documento realizado por este grupo de
trabajo de «Desarrollo Normativo» para posible emisión de observaciones, en un plazo de 15 días, por
parte de los miembros de dicha Comisión antes de proceder a su aprobación por el Pleno de la
Comisión Nacional de Protección Civil y aprobación como Real Decreto.”
http://www.congreso.es/public_oficiales/L8/CONG/BOCG/D/D_257.PDF

BOCG. 18 de octubre de 2005. Serie D. Núm. 276 - 184/037064
Asunto: Previsiones acerca de la finalización de la Norma Básica de Autoprotección Corporativa de la
Dirección General de Protección Civil.
Respuesta: “En relación con la información solicitada por Su Señoría, se significa que, desde la
constitución del Grupo de Trabajo, creado en noviembre de 2004 dentro del seno de la Comisión
Nacional de Protección Civil, para elaborar la Norma Básica de Autoprotección, se han desarrollado
las siguientes actividades…”
“…En la actualidad, se encuentran pendientes de recibir comentarios por los miembros de la
Permanente de la Comisión Nacional de Protección Civil, para su estudio y posible consideración, con
Trabajo de Fin de Grado
Página 245 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
carácter previo a la presentación del documento definitivo en un Pleno de la Comisión Nacional, para
su aprobación y posterior realización de los trámites necesarios para su publicación como Real
Decreto.”
http://www.congreso.es/public_oficiales/L8/CONG/BOCG/D/D_276.PDF

BOCG. 21 de diciembre de 2005 Núm. 309 - 184/053512
A la Mesa del Congreso de los Diputados Don Ignacio Gil Lázaro, Diputado por Valencia,
perteneciente al Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, al amparo de lo dispuesto en el artículo
185 y siguientes del Reglamento de la Cámara, tiene el honor de formular la siguiente pregunta de la
que desea obtener respuesta por escrito.
“¿Puede detallar el Ministerio del Interior qué previsiones concretas tiene para el año 2006 la Dirección
General de Protección Civil y Emergencias en orden a la conclusión y desarrollo de la Norma Básica
de Autoprotección Corporativa?”
Palacio del Congreso de los Diputados, 23 de noviembre de 2005. Ignacio Gil Lázaro, Diputado
http://www.congreso.es/public_oficiales/L8/CONG/BOCG/D/D_309.PDF

BOCG. 28 de marzo de 2006. Serie D. Núm. 359 - 184/053512
AUTOR: Gil Lázaro, Ignacio (PP). Pregunta sobre previsiones de la Dirección General de Protección
Civil y Emergencias acerca de la conclusión y desarrollo de la Norma Básica de Autoprotección
Corporativa en el año 2006 (núm. reg. 112620)
Respuesta: “En el Pleno de la Comisión Nacional de Protección Civil del pasado día 19 de enero de
2006, se presentó y aprobó por unanimidad el Proyecto de Real Decreto de la Norma Básica de
Autoprotección Corporativa que se encuentra en los consiguientes trámites previos a su remisión al
Consejo de Ministros.”
http://www.congreso.es/public_oficiales/L8/CONG/BOCG/D/D_359.PDF

BOCG. Sesión núm. 32 celebrada el miércoles, 17 de mayo de 2006
Extracto de la comparecencia del Nuevo Ministro del Interior Sr. Alfredo Pérez Rubalcaba en la
comisión de Interior a petición propia.
“…Por lo que se refiere, señora presidenta, señorías, a la tercera gran área de mi departamento, el
área de protección civil, quisiera manifestarles que entiendo que una de las misiones prioritarias del
Ministerio del Interior es la protección física de las personas y de los bienes, especialmente cuando se
hallen en situación de grave riesgo colectivo, calamidad pública o catástrofe extraordinaria.
Concibo, pues, la protección civil como un elemento fundamental de la política de seguridad pública de
un país avanzado y desarrollado como el nuestro y entiendo, asimismo, que debemos garantizar la
protección eficaz de los ciudadanos ante catástrofes y emergencias, así como una adecuada
prevención de los riesgos. He pedido a los responsables de esta área de la seguridad pública que
agilicen, en estrecha colaboración con las comunidades autónomas y las corporaciones locales, la
elaboración de los planes de prevención de emergencias y catástrofes en relación con los riesgos
tecnológicos y naturales que más afectan a la ciudadanía, a las instituciones, a nuestro sistema
productivo y a nuestro sistema de conexiones estratégicas. En particular, daré un impulso definitivo al
desarrollo e implantación del Plan básico de energía nuclear, a la modificación de la directriz básica de
planificación ante emergencias para incendios forestales y al plan estatal correspondiente; a la norma
básica de autoprotección corporativa y a la elaboración de planes estatales ante riesgos sísmicos y
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 246 de 301
volcánicos. Ya saben, por lo demás, que para potenciar la coordinación el Ministerio del Interior está
implantando el sistema de información mutua entre los centros de coordinación operativa de las
comunidades autónomas y la Dirección General de Protección Civil y Emergencias. Pretendemos con
ello asegurar la gestión común de recursos de emergencia en aquellos casos en los que un
determinado riesgo afecte a más de una comunidad autónoma. También conocen que para reforzar la
información a los ciudadanos existen dos iniciativas cuya implantación está prevista para antes de que
finalice el presente año. Me refiero al portal de información de riesgos naturales y a la red coordinada
de alerta en relación con estos riesgos.”
Repetición del discurso ante el SENADO del recién nombrado Ministro del Interior Sr. Alfredo Pérez
Rubalcaba, 5 DE JUNIO DE 2006 Diario de sesiones nº339.
http://www.congreso.es/public_oficiales/L8/CONG/DS/CO/CO_578.PDF
http://www.congreso.es/public_oficiales/L8/SEN/DS/CO/CS0339.PDF

BOCG. 26 DE SEPTIEMBRE DE 2007. SERIE D. NÚM. 607 - 184/122739 y 184/122741.
AUTOR: Moreno Bustos, Ramón (PP).
Respuesta: “Recientemente, el Gobierno ha aprobado el Real Decreto 393/2007, de 23 de marzo, por
el que se aprueba la Norma Básica de Autoprotección de los centros, establecimientos y
dependencias dedicados a actividades que puedan dar origen a situaciones de emergencia…”[sigue]
http://www.congreso.es/public_oficiales/L8/CONG/BOCG/D/D_607.PDF



Trabajo de Fin de Grado
Página 247 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
ANEXO VI. GUÍA DE CONTENIDOS
PARA LA REDACCIÓN DE UN PLAN DE
AUTOPROTECCIÓN
A continuación se ha realizado una adaptación de los contenidos que, a
nuestro modo de ver, deberían estar incluidos en cualquier redacción de
Planes de Autoprotección y que se basan en diversas guías técnicas y
normas estandarizadas, redactadas por diferentes administraciones y
organizaciones y que en su conjunto permiten ampliar las pretensiones que
persigue la implantación de un Plan de Autoprotección en cualquier tipo de
actividad. Fuentes de referencia:
 Guía Técnica para la Elaboración de Planes de Autoprotección. Catálogo
General de Publicaciones. Protección Civil de España 2012. Ref: M-26606-
2012.
 "Normas Técnicas de Prevención" recopilan procedimientos básicos sobre
diversos aspectos de la prevención de riesgos laborales en distintas
actividades. Autor: Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.
 “Manual para la redacción del Plan de Autoprotección según RD393/2007”.
Autor: José María Rodríguez-Solís Gómez-Ibarlucea (Arquitecto Técnico
Ayto. de Córdoba).
 “Guía para el desarrollo, implantación e integración en la empresa de un
plan de emergencias”. Autor: EMERGEMAP.
 “Cómo diseñar el plan de autoprotección de un centro sanitario y no morir en
el intento”. Autor: Carles Brugada i Subirós (Ingeniero en Organización
Industrial y Técnico en PRL).

Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 248 de 301
Capítulo 1. Identificación de Titular y Actividad
Este primer capítulo presenta un interés meramente administrativo. En él se
concreta la identificación de los titulares de la actividad y localiza geográficamente
el centro de trabajo mediante su dirección, incluyendo los datos siguientes:
 Dirección postal del emplazamiento de la actividad. Denominación de la
actividad, nombre y/o marca. Teléfono y fax.
 Identificación de los titulares de la actividad. Nombre y/o Razón Social.
Dirección postal, teléfono y fax de cada uno de ellos.
 Nombre del Director/a del Plan de Autoprotección y del Director/a del Plan
de Actuación en Emergencia, en caso de ser distintos. Dirección postal,
teléfono (móvil y fijo) y/o fax.
Capítulo 2. Actividad y Medio Físico
Descripción detallada de la actividad y del medio físico en el que se desarrolla,
incluyendo actividades anexas generadoras de nuevos riesgos. Para la
determinación de los Locales de Riesgo Especial se utilizará el Código Técnico de
la Edificación, Documento Básico Seguridad en caso de incendio (DBSI-1), Sección
SI-1; Propagación interior; apartado 2; Locales y zonas de riesgo especial. En el
supuesto de existir varios edificios dentro de la misma actividad (titular), se deberá
hacer el estudio del apartado “Datos de cada Edificio del Establecimiento” a cada
uno de los edificios del mismo, indicando previamente la superficie y el uso de cada
edificio y la situación de cada uno dentro del establecimiento, conexiones entre los
diferentes edificios, instalaciones comunes, etc.
Para comenzar con la redacción de esta apartado, se realizará primero una relación
de los mismos indicando el uso principal de cada uno de ellos, su superficie
construida y la ubicación de cada uno dentro del recinto del establecimiento:
 Actividades desarrolladas objeto del Plan; mediante una descripción de las
actividades del centro, junto con un breve análisis del proceso productivo o
de las actividades realizadas (formación, hospitalarias, espectáculos etc.)
Trabajo de Fin de Grado
Página 249 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Relación de dependencias e instalaciones del centro o establecimiento
donde se desarrollen las actividades objeto del plan. Comenzaremos el
análisis con un primer acercamiento a la ubicación física del centro
(localidad y provincia), si el centro se corresponde con un complejo con
distintos lugares de trabajo se señalizará la ubicación de los mismos
(adjuntándose una breve descripción de los mismos). Por otro lado, también
se realizará una descripción de las instalaciones y servicios, incluyendo los
metros cuadrados que ocupan las mismas y los elementos presentes donde
se incluirá:
o Características estructurales: a través de inspecciones visuales o por
la planimetría del proyecto de construcción, indicando; el material,
las dimensiones y espesores de los elementos portantes (verticales y
horizontales). Las cubiertas se tratarán como el forjado superior del
edificio, añadiendo la circunstancia de si es o no, transitable.
o Tipos de cerramiento: son la envoltura exterior de los edificios,
incluidas las correspondientes a los diferentes patios interiores.
o Distribución de huecos en fachadas: la distribución de los huecos
exteriores y su distancia al suelo, su accesibilidad por los Servicios
de Ayuda Exterior, etc.
o Distribución de Plantas: plano de cada una de las plantas del edificio,
tanto de las existentes por encima de rasante como por debajo de la
misma.
o Sectores de incendio: Son zonas de los establecimientos construidos
mediante elementos resistentes al fuego de forma que un fuego en el
interior del sector no se propague al exterior. El número de sectores
de cada edificio o de cada planta dependerá del proyecto original y
de las reformas que se hayan introducido en el establecimiento. Se
indicará cada uno de los sectores, la planta en que se encuentra y
los accesos de cada uno, principales y alternativos.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 250 de 301
o Superficies de cada planta o sector: cada uno de los recintos que
componen todos y cada uno de los sectores de incendio, indicando
además, los usos, la superficie total construida y la ocupación de
cada uno.
o Vías de comunicación: localización y estudio de todas las vías de
comunicación que existan entre los diferentes sectores de incendio.
o Vías de evacuación: tanto verticales (escaleras), como horizontales
(pasillos), existentes y habilitados para su uso en caso de
emergencia, incluyendo; dimensiones, resistencias al fuego y sentido
de huida o apertura, junto con las salidas al exterior que se
emplearán en función de la planta o zona que se tenga que evacuar.
No se pueden incluir como vías de evacuación ni a los ascensores o
montacargas, ni a las escaleras mecánicas.
o Resistencia al fuego de elementos estructurales y de elementos
separadores: fijada por el tiempo durante el cual dicho elemento era
capaz de mantener las condiciones de estabilidad mecánica,
aislamiento térmico, estanqueidad a las llamas y ausencia de
emisión de gases inflamables por la cara no expuesta al fuego.
 Clasificación y descripción de usuarios: relación de puestos de trabajo
presentes en el centro, con el número de trabajadores que componen cada
uno de ellos. Añadiremos también una descripción básica de las actividades
y características de cada puesto. Para las actividades con pública
concurrencia, se debe tener en cuenta este factor dentro de la descripción
de los usuarios presentes en sus instalaciones, considerados como
visitantes o usuarios, pero nunca como trabajadores.
 Descripción del entorno urbano, industrial o natural en el que figuren los
edificios, instalaciones y áreas donde se desarrolla la actividad.
o Datos del entorno: Concretando si se encuentra dentro del entorno
urbano, interurbano, industrial o natural para posteriormente
profundizar en aquellos aspectos que pudieran influir en la
Trabajo de Fin de Grado
Página 251 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
intervención de ayudas externas, en previsión de problemas
relacionados con la instalación al verse afectados por una
emergencia de la instalación.
o Altura y usos de edificios colindantes: en relación a las dificultades
que pudieran entrañar para las ayudas externas.
o Locales, instalaciones u otras actividades potencialmente peligrosas
del entorno.
 Descripción de los accesos. Condiciones de accesibilidad para la ayuda
externa.
o Accesos: Describiendo los recorridos y vías de todo el entorno con
su correspondiente nomenclatura, ya sean principales o secundarias.
o Características de las vías: Se indicará el ancho de la calzada y de
las aceras de cada una de las vías que rodean el establecimiento,
junto con sus sentidos de circulación y su adecuación y accesibilidad
paro vehículos pesados de extinción de incendios.
o Medios Externos: Indicando el emplazamiento de Parques de
Bomberos, Comisarías o Jefaturas de Policía más próximos.
Indicando en Kilómetros, su distancia con respecto al
establecimiento objeto del plan y el tiempo estimado para su llegada
en minutos. Todo ello representado en un plano de situación donde
se señalará el recorrido más lógico y rápido desde el cada punto
hasta nuestro establecimiento.
Recordemos que todos estos apartados no solo deben desarrollarse mediante
documentación escrita, siendo necesario la elaboración de al menos los siguientes
planos, en el tamaño y escala adecuados para su correcta visualización:
 Plano de situación; comprendiendo el entorno próximo urbano, industrial o
natural en el que figuren los accesos, comunicaciones, etc.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 252 de 301
 Planos descriptivos; de todas las plantas de los edificios, de las
instalaciones y de las áreas donde se realiza la actividad.
Capítulo 3. Inventario, Análisis y Evaluación de Riesgos
Es en este capítulo donde se determinan aspectos relacionados con los procesos
de producción, que puedan ocasionar daños a las personas o a las instalaciones,
estableciendo métodos de evaluación, identificación y cuantificación de las mismas,
ya sean trabajadores y/o visitantes. Dicha Evaluación consistirá en: “la realización
de una valoración que pondere las condiciones del estado actual de cada uno de
los riesgos considerados en cada área, así como su interrelación”. Para ello, se
deben realizar los siguientes pasos:
Paso 1
Descripción y localización de los elementos, instalaciones, procesos de producción
que puedan dar origen a una situación de emergencia o incidir de manera
desfavorable en el desarrollo de la misma. Se deben describir las características del
edificio, nave o local según el Código Técnico de la Edificación en especial por
medio del DBS y DBSI, así como si se tratase de edificios industriales según el RD
2267/2007 de 3 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de seguridad
contra incendios en los establecimientos comerciales: condiciones del entorno
(asociados a la situación, a los accesos al exterior y la situación de las acometidas
eléctricas, agua o gas), características constructivas (tipo de estructura portante,
cerramiento, altura sobre y bajo rasante y el tipo de cubierta), distribución interior e
instalaciones de servicio (como calderas, ascensores etc.), asegurando que todas
ellas cumplen con la legislación vigente:
 Las instalaciones eléctricas; según el Reglamento Electrotécnico de Baja
Tensión y normas complementarias que lo desarrollan (Potencia, ubicación,
etc.)
 Las instalaciones de gas: en cumplimiento de la normativa específica que
afecte al tipo de gas (fuente, tipo, uso, ubicación y capacidad del depósito,
etc.) y las normas de la Compañía suministradora.
 El aire acondicionado: teniendo como factor básico el fluido frigorígeno y las
propiedades de éste, referentes a su reaccionabilidad y toxicidad en base a
Trabajo de Fin de Grado
Página 253 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
los art. 19 y 20 del Reglamento de Seguridad para Plantas e Instalaciones
frigoríficas y también según el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión y
normas complementarias que lo desarrollan, incluyendo; su potencia (KW/h),
material de los conductos, ubicación, etc.
 La calefacción: debe cumplir su normativa específica y, si le fuera de
aplicación, el Reglamento de Aparatos a Presión, incluyendo; Nº de serie de
la caldera, combustible de encendido, presión de trabajo (Kg/cm
3
),
temperatura de trabajo (ºC), caudal (m
3
), etc.
 Las comunicaciones y alarma: sistemas de comunicaciones instalados ya
sean internos o externos; telefonía fija y móvil, radio-transmisores, megafonía,
sirenas, interfonos, internet, etc.
 Ascensores: numeración y ubicación de cada unidad, peso, carga, ocupación,
etc.
 Los procesos de producción: proceso productivo de la actividad, relación
entre los diferentes departamentos y actividades. Se recomienda su
inspección visual de los procesos.
 Zonas y procesos de almacenamiento donde se almacenen productos
peligrosos bien en recipientes fijos o móviles, poniendo especial atención en
el tipo de sustancias, compuestos, riesgos intrínsecos y su reactividad con el
entorno.

Paso 2
Inventario, análisis y evaluación de riesgos ya sean genéricos o específicos de la
actividad en cuestión, junto con los de las actividades anexas o cercanas al
entorno, teniendo en cuenta las vías de acceso y accidentes geográficos e
incluyendo aquellos riesgos establecidos o contemplados en los Planes de
Protección Civil y sus mapas de riesgos. En este proceso, resulta obligado
mencionar, que debemos tener presente el almacenamiento las sustancias
peligrosas, incluidas en los anexos de la conocida como normativa SEVESO (Real
Decreto 1254/1999, modificado por el Real Decreto 119/2005). Los datos recogidos
en los capítulos anteriores deberán ser ordenados sistemáticamente y se analizarán
si los medios de protección disponibles son suficientes para conseguir unos niveles
mínimos de seguridad.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 254 de 301
Desde un punto de vista concreto de las actividades e instalaciones que nos
afectan en el presente estudio, los riesgos pueden clasificarse en tres categorías:
 Riesgos genéricos: relacionados con el desarrollo de la actividad empresarial y
las instalaciones propias existentes en cualquier sector (electrocución, caídas,
incendio, explosión, etc.).
 Riesgos específicos: asociados a la utilización o manipulación de productos
que, por su naturaleza, pueden causar daños (productos tóxicos, radioactivos,
petrolíferos, etc.).
 Riesgos mayores: (escapes de gases, explosiones, etc.): relacionados con
accidentes y situaciones excepcionales.
Identificación
Es la primera etapa dentro de los estudios de Análisis de Riesgos, y consiste en la
identificación de los mismos. Los métodos existentes para lograr el objetivo difieren,
tanto en su carácter cualitativo o cuantitativo como en su grado de sistematización.
Por tanto la identificación de riesgos es, de hecho, el paso más importante del
análisis, puesto que cualquier riesgo cuya identificación se omita no puede ser
objeto de estudio de manera análoga, una vez identificado un riesgo importante, es
probable que se tomen las medidas para reducirlo, incluso si la evaluación
cuantitativa posterior es defectuosa.
Dentro de la identificación de los elementos de cualquier accidente o sucesos en
una instalación determinada, no es suficiente con apuntar la ocurrencia de una
explosión, o un escape tóxico, puesto que requiere de un estudio que esclarezca
los mecanismos o secuencias detonantes de ese accidente, con el fin de evitar su
réplica en el futuro. La evaluación de estos riesgos se efectuará de la manera más
objetiva posible por el redactor del plan, conjugando la posibilidad de que los
riesgos puedan producir daños y la magnitud de las consecuencias que esos
mismos daños pudieran producir. Para ello se proponen diversos Métodos de
Análisis.


Trabajo de Fin de Grado
Página 255 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Métodos de Identificación de Riesgos.
Tomando como referencia lo apuntado en las normas UNE-ISO 31000 sobre
Gestión del Riesgo sus Principios y Directrices, junto con su complemento UNE-EN
31010 sobre Técnicas de Apreciación del Riesgo. Podemos estar de acuerdo con
los siguientes Métodos de Análisis
97
, encuadrados en:
Métodos Comparativos.
Se basan en la experiencia previa acumulada en un determinado campo, bien como
registro de accidentes o compilada en forma de códigos o listas de comprobación.
Entre otras tenemos: listas de comprobación o “checklists” y análisis histórico de
accidentes.
Hay que tener en cuenta que los índices de riesgo no identifican peligros concretos,
ni mucho menos si éstos son reales o potenciales, pero sí señalan áreas de
concentración de los mismos, lo cual conduce a realizar un análisis más profundo.
Entre ellos cabe citar: Índice de Dow, Dow-Mond, IFAL, etc.
Métodos Generalizados.
Proporcionan esquemas de razonamiento aplicables en principio a cualquier
situación, lo que los convierte en herramientas de análisis, versátiles y de gran
utilidad. Entre los que cabe citar: Análisis de Riesgos y Operatividad (HAZOP),
Análisis de Modalidades de Fallo y sus Efectos (FMEA), Análisis de Árbol de Fallos
(FTA), Análisis de Árbol de Sucesos (ETA), Análisis “What if”, etc.
Es aconsejable, a la hora de seleccionar uno o varios métodos para llevar a cabo la
identificación de los riesgos presentes en un establecimiento, tener en cuenta la
actividad llevada a cabo, así como el grado de complejidad del mismo. En función
de estas premisas se optará por la selección de una metodología u otra.

97
Los siguientes métodos han sido extraídos de: Guía Técnica para la Elaboración de
Planes de Autoprotección. Catálogo General de Publicaciones. Autor: Protección Civil de
España. Depósito Legal: M-26606-2012. [www.proteccioncivil.org]
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 256 de 301
Para conseguir un resultado realista se deben estudiar todos aquellos riesgos
generados en el interior de la instalación, junto con los ocasionados por las
condiciones o formas de operación de las diferentes actividades llevadas a cabo,
sin olvidar la peligrosidad de los distintos productos manejados.
Riesgo de Incendio.
A la hora de analizar el riesgo de incendio en un establecimiento existen varios
métodos para su análisis y evaluación que nos proporcionan información sobre el
nivel del mismo. Existen varios métodos para evaluar el riesgo de incendio; Meseri,
Gustav Purt, Gretener, E.R.I.C, F.R.A.M.E, etc. Entre los métodos disponibles, se
deberá aceptar el más apropiado para el estudio a realizar en función del inmueble
para el cual se está elaborando el Plan de Autoprotección.
Riesgo de Humo.
La naturaleza del riesgo de humo de gran intensidad va a ir ligado a algún tipo de
incendio o explosión, pudiendo afectar a personas y/o bienes, es decir, puede
provocar daños personales por asfixia y/o paradas cardiorrespiratorias y por otro
lado, ocasionar daños materiales, provocando desperfectos o destrucción. Las
intensidades de la materializaciones de los riesgos en un daño, va en función de la
intensidad del origen del suceso y del tiempo que se prolongue el mismo.
Riesgo de Corte de Suministro Eléctrico Generalizado.
El riesgo de corte de suministro eléctrico puede estar a cualquier incidencia del
funcionamiento normal de las instalaciones o por corte de los centros
suministradores. La magnitud de los daños provocados por un corte eléctrico, serán
en función del tiempo de prolongación del mismo y del tipo de avería que lo haya
podido originar, ocasionado principalmente pérdidas económicas y afectando
directamente a la producción.
Riesgo de Explosión.
En los inmuebles, locales o establecimientos donde se encuentren instalaciones de
gas, depósitos o almacenamiento de mercancías peligrosas, se deberá tener un
Trabajo de Fin de Grado
Página 257 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
especial cuidado por escape de los mismos, llegando a ocasionar explosiones,
incendios o contaminación atmosférica, creando problemas graves de salud al
personal en contacto con el punto de fuga en cuestión o provocando daños
materiales. Este riesgo de explosión puede estar presente en muchas de las
actividades realizadas en el mundo laboral, pudiendo ser debido a tres motivos
fundamentales:
 Manipulación de materiales explosivos.
 Presencia de gases, vapores, nieblas o nubes de polvos en el aire que pueden
crear una atmósfera potencialmente explosiva.
 Existencia de recipientes, tuberías, etc., sometidos a presiones elevadas,
derivando en reventones de las mismas.
Entre otros, al menos se deberá tener en cuenta lo dispuesto en el R.D. 681/2003,
de 12 de junio, sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores
expuestos a los riesgos derivados de atmósferas explosivas en el lugar de trabajo.
Riesgo de Contaminación por Agentes Químicos.
Para una primera clasificación de estos riesgos se considera como más
conveniente seguir la legislación de la Unión Europea, aplicada en todos los
Estados del Espacio Económico Europeo aceptada y seguida mayoritariamente y
que además sirve actualmente de primera referencia para el resto de la legislación
medioambiental, industrial, laboral, etc. Se trata de la relativa a la clasificación,
envasado y etiquetado de sustancias peligrosas (67/548/CE), modificada por la
Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo 1999/33/CE y el REGLAMENTO
(CE) Nº 1272/2008 sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y
mezclas, por el que se modifican y derogan las Directivas 67/548/CEE y
1999/45/CE y se modifica el Reglamento (CE) nº 1907/2006. La naturaleza de los
principales riesgos a tener en cuenta son los siguientes:
 Según las propiedades físico-químicas de los elementos causales.
 La salud humana (toxicidad y otros efectos específicos)
 El medio ambiente.


Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 258 de 301
Paso 3
Identificación, cuantificación y tipología de las personas tanto afectas por la
actividad como ajenas a la misma que tengan acceso a los edificios, instalaciones y
áreas donde se desarrolla la actividad. Podríamos definirlo como un riesgo de
naturaleza externa que pueda afectar a la actividad, la posibilidad de que se
produzca un daño o catástrofe en el medio ambiente debido a un fenómeno natural
o a una acción humana. A continuación se pasa a analizar cada uno de los distintos
riesgos externos que pueden afectar a la actividad y que van a depender del agente
que lo provoque. En este apartado se realizará una primera diferenciación entre:
 Trabajadores del centro; de los cuales, todos o algunos, formarán parte del
Equipo de Emergencias.
 Usuarios o visitantes del centro; las cuales tendrán que ser evacuadas.
Hay que destacar que si el centro ya está en uso, se utilizará la ocupación real del
mismo para el diseño de la evacuación. Pero si el centro al que se confecciona el
Plan está en ejecución, se utilizarán las densidades de ocupación determinadas en
el CTE-DBSI3 del Código Técnico de la edificación.
Para el diseño de las vías de evacuación o para la comprobación del cumplimiento
de la normativa, siempre se utilizará la ocupación más desfavorable, la real o la de
cálculo. Además, se deberán tener en consideración las circunstancias reales de
las personas que utilizan el centro o que pudieran utilizarlo; ancianos, niños, bebes,
minusválidos, etc. (Ley 8/1995, de 6 de abril, de accesibilidad y supresión de
barreras físicas y de la comunicación de Canarias)
Riesgos Naturales.
Un riesgo natural se puede definir como la probabilidad de que, tanto el territorio
como la sociedad que habita en ella, pudieran verse afectados por episodios
naturales de rango extraordinario. Los más usuales son:
 Riesgos por Fenómenos Meteorológicos Adversos: aquellos fenómenos que
producen situaciones que modifican completamente el desarrollo de la vida
normal y afectan gravemente a la actividad humana, con importantes
Trabajo de Fin de Grado
Página 259 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
repercusiones sobre la economía, los bienes de las personas e incluso, su propia
integridad física
98
: Lluvias, Tormentas, Inundaciones, Fuertes Vientos, Nevadas,
Calimas, etc.
Tendremos por tanto que tener en cuenta de forma generalizada, la zona donde
se ubica el centro, establecimiento y dependencias, para evaluar la posibilidad
de estos riesgos meteorológicos. En función de la ubicación se valorará si la
actividad a desarrollar está en zonas inundables, así como si es una zona de
vientos fuertes, tormentas o una zona donde se producen nevadas o intensas
heladas. Y por último se establecerá cómo puede afectar la presencia de estos
fenómenos, al funcionamiento normal de la actividad a realizar. Para un mejor
análisis y evaluación de los riesgos de Inundaciones se tendrá en cuenta las
inundaciones históricas producidas en la zona donde se encuentra la actividad,
comercio, edificio o establecimiento y así poder prevenir el riesgo de futuros
episodios. Como referencia se pueden consultar los planes Especial de
Protección Civil ante el Riesgo de Inundaciones de las Comunidades
Autónomas.
 Riesgos Geológicos: Principalmente los movimientos sísmicos y las erupciones
volcánicas. Los riesgos producidos por los Movimientos Sísmicos están
originados por el choque de placas tectónicas. Según el mapa de peligrosidad
sísmica de España contemplado en la Norma de Construcción Sismorresistente
(NCSR-2002), se establece por municipios la relación de valores de la
aceleración símica básica. También y a modo de consulta queda reflejada la
peligrosidad sísmica en los Planes Especiales de Protección Civil.
En ambos casos, debemos tener presente el mapa de riesgos publicados por el
Centro Nacional de Información Sísmica, del Instituto Geográfico Nacional, así
como lo descrito por el PEVOLCA
99
.

98
Definición establecida por el PEFMA (Plan Específico de Protección Civil por Fenómenos
Meteorológicos adversos) del Gobierno de Canarias.
99
Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por riesgo volcánico
en la Comunidad Autónoma de Canarias.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 260 de 301
 Riesgos Tecnológicos: que recogen todas las actividades industriales peligrosas
y el transporte de mercancías peligrosas. En este apartado se tendrá que tener
en cuenta el tipo de fabricación y almacenamiento de actividades peligrosas que
se desarrollen en las proximidades de nuestro centro, establecimiento, o
dependencias objeto del estudio, para poder evaluar los riesgos que estas
actividades pueden transmitir; estudiando la proximidad del inmueble a
carretera/s o línea de ferrocarril por las cuales se puedan realizar algún tipo de
transporte de mercancías peligrosas que le afecten directa o indirectamente a la
actividad en cuestión, ante un accidente, incendio, explosión, etc.
 Riesgos Antrópicos: sobre todo los incendios, entendida como la presencia de
reacción exotérmica (fuego) no controlada, y que puede calcinar algo que no
está destinado a quemarse. Se tendrá que tener en cuenta la proximidad a otras
construcciones en general tales como edificios, naves, etc., para evaluar las
actividades que se desarrollen en las mismas, que puedan afectar directamente
a la actividad objeto de este estudio. Este tipo de sucesos son de vital
importancia por su elevado índice de daños, no solo a la propia instalación, sino
a las personas que se encuentren en sus inmediaciones, dado que puede
desembocar en exposiciones, provocando quemaduras graves, intoxicación por
inhalación de humo, pérdida de consciencia o la muerte.
En los lugares donde existan grandes concentraciones humanas, como por
ejemplo los espectáculos públicos, es muy importante tener en cuenta las zonas
donde se realizan; locales de reunión, estadios, discotecas, playas, a campo
abierto, etc. Según la Norma Básica de Autoprotección, se atenderá a alguno o a
varios de los siguientes criterios:
 Aforo y ocupación.
 Vulnerabilidad.
 Carga de fuego.
 Cantidad de sustancias peligrosas.
 Condiciones físicas de accesibilidad de los servicios de rescate y
salvamento.
 Tiempo de respuesta de los servicios de rescate y salvamento.
 Posibilidad de efecto dominó y daños al exterior.
Trabajo de Fin de Grado
Página 261 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Condiciones del entorno.
 Otras condiciones que pudieran contribuir al riesgo.
Además de todos estos riesgos comentados, deberán tenerse en cuenta, por lo que
pudiera afectar a la actividad, aquellos riesgos para los que la Dirección General de
Protección Civil y Emergencias del Gobierno autonómico o incluso municipal, haya
considerado dentro de la redacción de Planes de Protección Civil de la zona donde
se ubicara la actividad objeto del plan.
Por último no podemos obviar aquellos riesgos, que aunque son antrópicos, más
bien tienen su origen en actividades delictivas, como son; las amenazas de bomba,
los actos terroristas, las intrusiones, la violencia física, robos, etc. Todos ellos
deben ser analizados convenientemente, utilizando Métodos de Análisis como el
Mosler o cuantitativo mixto, muy útiles para valorar las posibles pérdidas materiales.
Capítulo 4. Inventario y Descripción
(Medidas y Medios de Autoprotección)
Para la elaboración de este capítulo debemos conocer cuáles son los medios
técnicos disponibles: Instalaciones de detección, alarmas, extinción de incendios,
así como los medios humanos con los que cuenta la actividad, su distribución por el
edificio y su disponibilidad horaria.
Será necesario realizar un inventario y descripción de las medidas y medios,
humanos y materiales de que dispone la entidad para controlar los riesgos
detectados, enfrentar las situaciones de emergencia y autoprotección, facilitando
con ello la intervención de los Servicios Externos de Emergencias. Sin olvidar las
medidas y los medios, humanos y materiales, disponibles en aplicación de
disposiciones específicas en materia de seguridad.
Toda la información mencionada anteriormente deberá estar acompañada de la
correspondiente documentación gráfica e incluida en el Anexo III del propio plan:
 Planos de ubicación de los medios de autoprotección conforme a normativa
UNE.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 262 de 301
 Planos de recorridos de evacuación y áreas de confinamiento, reflejando el
número de personas a evacuar o confinar por áreas según los criterios
fijados en la normativa vigente.
 Planos de compartimentación de áreas o sectores de riesgo.
Medios Materiales: Instalaciones de Protección
El objetivo de este apartado es identificar y localizar todos los tipos y medios de
protección disponibles en el edificio.
Las instalaciones con que deben dotarse los establecimientos se establecen en el
Código Técnico de la Edificación (CTE), en el Documento Básico Seguridad (DBS)
en caso de Incendios, Sección SI-4 Detección, control y extinción del incendio, y en
el RD 2267/2004, de 3 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de
Seguridad contra incendios en los establecimientos industriales, o si fuera el caso,
por aquellas normas que los sustituyan o complementen.
Por tanto, deben analizarse las infraestructuras presentes y proponerse la
instalación de otras nuevas si se considera necesario para la seguridad de la
misma, indicando las instalaciones exigibles de cada tipo (extintores, BIE´s etc.),
señalando siempre el texto legal en el que se basa la afirmación.
En particular se describirán las instalaciones de detección, alarma y los equipos y
medios de extinción de incendios (automático o manuales), además de los
alumbrados especiales (señalización, emergencia) y los medios de socorro y
rescate, indicando para cada uno de ellos sus características, ubicación,
adecuación, nivel de dotación, estado de mantenimiento, etc.
Esta relación de medios debe ser exacta, reflejando la realidad existente con
independencia de la que debiera disponerse según los criterios legales de
aplicación.
Inventario de Medios Humanos
En este apartado se indican las personas destinadas a la lucha contra las
emergencias, las cuales forman el Equipo de Emergencias. La dirección del
Trabajo de Fin de Grado
Página 263 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
establecimiento, como responsable de la redacción e implantación del Plan de
Autoprotección, puede asumir las funciones de Coordinador General de la
Emergencia o delegar en cualquier otra persona.
Tanto la dirección del establecimiento, como los coordinadores conocerán el Plan
de Autoprotección en profundidad, para poder realizar correcciones al mismo a la
vista de los resultados de los simulacros. Debiendo conocer perfectamente el
riesgo, los medios disponibles para la consecución de la implantación del plan a
través del seguimiento de todas sus fases.
El resto del personal, será convenientemente informado de los aspectos principales
del plan, para posteriormente entrar al detalle en el Plan de Actuación. Dichos
aspectos serán desarrollados en apartados posteriores.
Por otro lado, los usuarios del establecimiento necesitan conocer el desarrollo del
Plan de Actuación y participar, en la parte que les corresponda, así como en el
desarrollo y en la implantación del mismo. En la fase de implantación del Plan de
Autoprotección se seleccionarán a las personas que van a colaborar en la
emergencia, debiendo indicar en este documento:
 El nombre de la persona.
 El puesto de trabajo habitual.
 El puesto o responsabilidad asignada en la emergencia.
Para el inventariado de los medios humanos se toman en cuenta todas las
instalaciones, así como la disponibilidad del personal (con sus diferentes turnos,
días festivos, bajas, etc.)
La combinación de estos factores dará el número de personas disponibles en un
momento dado en cada lugar. En función del número de personas se podrá
determinar los equipos de intervención.
Es importante registrar el número de equipos de emergencia necesarios, con sus
componentes y cometidos; definiendo también las personas que van a participar en
el Equipo de Emergencias en cada turno.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 264 de 301
Los equipos deben cubrir todas las áreas del edificio, con un área de actuación
definida, que generalmente se corresponde con aquella donde están ubicados sus
puestos de trabajo.
El Equipo de Emergencias
Son el conjunto de personas especialmente formadas, entrenadas y organizadas
para la prevención y actuación en las emergencias acaecidas dentro del ámbito del
establecimiento. Su misión fundamental consiste en evitar la existencia de
condiciones que puedan originar el siniestro.
En materia de protección, se debe hacer uso de los equipos e instalaciones
previstas a fin de dominar el siniestro o en su defecto controlarlo hasta la llegada de
ayudas externas, procurando, en todo caso, que el coste en daños humanos sea
nulo o incluso el menor posible.
Como mínimo un Equipo de Emergencias siempre tendrá un responsable, el titular
de la actividad y el Equipo de Alarma y Evacuación. Las funciones de los miembros
del Equipo de Emergencias serán:
 Recibir información del riesgo general y particular que presentan los
diferentes procesos desarrollados en el establecimiento.
 Señalar las anomalías que se detecten y verificar que han sido subsanadas.
 Conocer la existencia y el manejo de los medios materiales disponibles.
 Hacerse cargo de mantenimiento de los citados medios.
 Suprimir sin demora las causas que puedan provocar cualquier anomalía
mediante:
o La acción indirecta (dando la alarma a las personas designadas en el
plan de emergencias) o la acción directa y rápida.
o La acción directa y rápida (cortar la corriente eléctrica, cerrar la llave
de paso del gas, aislar las materias inflamables, etc.).
 Combatir el fuego desde su descubrimiento, mediante:
o El accionamiento de la alarma.
o La aplicación de consignas del plan de emergencia.
o La utilización de los medios de primera intervención disponibles
mientras llegan los refuerzos.
Trabajo de Fin de Grado
Página 265 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Prestar los primeros auxilios a las personas accidentadas.
 Coordinarse con los miembros de otros equipos para anular los efectos de
los accidentes o reducirlos al mínimo.
Junto con los miembros del Equipo de Emergencias se realizará un cuadrante para
cada turno de trabajo que incluya:
o El puesto ocupado en los equipos de emergencias.
o Nombre de la persona.
o Puesto de trabajo en la empresa.
Comité de Emergencias
En caso de existir, estará compuesto por:
 La Dirección.
 El Jefe de Emergencias.
 El Jefe de Intervención.
 Los Coordinadores de Planta.
Sus funciones fundamentales son:
 Programar las actividades necesarias para crear una política de prevención
en el establecimiento.
 Evaluar y analizar la programación prevista, incluidos los simulacros.
Dirección
Son funciones propias y responsabilidades de la Dirección las que se muestran a
continuación:
 Redacción e implantación del Plan.
 Recepción de las alarmas.
 Declaración del tipo de emergencia.
 Avisar a los servicios de ayuda exterior.
 Revisión y actualización del plan.
 Supervisión de los ejercicios de evacuación y de las prácticas del Equipo.
 Recepción de los partes de incidencias.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 266 de 301
 Recepción e información a ayudas exteriores.
Jefe de Emergencias (J.E.).
En el plan de autoprotección tiene las siguientes funciones propias y delegadas:
 Programa de Mantenimiento de las instalaciones.
 Programa de Formación de los Equipos de Emergencias.
 Investigación de las emergencias.
 Funciones delegadas como:
o Implantación del Plan.
o Recepción de las Alarmas.
o Declaración del tipo de Emergencia.
o Revisión y actualización del plan.
o Supervisión de los ejercicios de evacuación y de las prácticas de
los Equipos de Emergencia.
o Recepción de los partes de incidencias.
o Recepción e información a Ayudas Exteriores.
En lo que respecta a aquellos intervinientes que solo actúan en caso de emergencia
y que están constituidos dentro de los Equipos de Emergencias, comentamos a
continuación sus funciones:
 J. E.  Jefe de Emergencias: Ostenta la máxima autoridad en el
establecimiento durante las emergencias. Actuará desde el centro de control
(lugar donde se centraliza las comunicaciones) a la vista de las
informaciones que reciba del Jefe de Intervención desde el punto de la
emergencia. La persona escogida deberá estar en posesión de amplios
conocimientos en materia de seguridad, de extinción contra incendios y de
la actividad que se desarrolla en el establecimiento, localizable durante las
24 horas del día, tendrá un conocimiento exacto del propio Plan de
Autoprotección debiendo ser una persona con dotes de mando, con
capacidad para tomar decisiones en situaciones de crisis y trabajar bajo
situaciones de gran estrés emocional, puesto que será él quien decida el
momento de la evacuación del establecimiento y asumirá la máxima
responsabilidad en la gestión de cualquier emergencia.
Trabajo de Fin de Grado
Página 267 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 J. I.  Jefe de Intervención: Valorará la emergencia y asumirá la dirección y
coordinación de los equipos de intervención. Representa la máxima
autoridad, e informará y ejecutará las órdenes que reciba del Jefe de
Emergencias (J.E.) a través de algún medio de comunicación fiable.
 C. C.  Centro de Control: Es el lugar donde se controla y dirigen las
emergencias, las intervenciones y los simulacros, se reciben las incidencias
de los coordinadores y se solicitan las ayudas de recursos exteriores.
 C. P.  Coordinadores de Planta, Zona o Sector: Son los responsables de
la evacuación de una determinada planta o zona.
 E. A. E.  Equipo de Alarma y Evacuación: Su misión es asegurar una
evacuación total y ordenada de su sector y garantizar que se ha dado la
alarma. También debe comprobar la evacuación de sus zonas y controlar
las ausencias en el punto de reunión exterior una vez realizada la
evacuación.
 E. P. A.  Equipo de Primeros Auxilios: Su misión consiste en prestar los
primeros auxilios a los lesionados durante una emergencia. Deben estar
formados y adiestrados en emergencias y urgencias médicas,
inmovilización, movilización y transporte de heridos.
 E. P. I.  Equipo de Primera Intervención: Conjunto de personas
encargadas de intentar controlar aquellos conatos de emergencia que se
produzcan y puedan ser reconducidos con su sola intervención.
 E. S. I.  Equipo de Segunda Intervención: Conjunto de personas que
actúan cuando dada la gravedad de la emergencia, ésta no pueda ser
controlada por los Equipos de Primera Intervención. Se encargan de enlazar
o colaborar con los servicios externos de apoyo a la emergencia.
Capítulo 5. Mantenimiento de Instalaciones
Con el objetivo de asegurar el correcto mantenimiento de las instalaciones
destinadas a su utilización en situaciones de emergencia, se hace imprescindible
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 268 de 301
establecer un plan de mantenimiento que garantice su operatividad, incluyendo
distintos manuales que determinen las acciones a realizar con cada una de las
instalaciones de riesgo y sus medios de protección, así como las inspecciones de
seguridad que se deben de realizar, según un programa de actividades destinadas
a: la revisión, inspección, reparación y/o sustitución de elementos y medios técnicos
destinados a la autoprotección. La documentación referida de este capítulo V
deberá estar acompañará por un cuadernillo de hojas numeradas donde queden
reflejadas las operaciones de mantenimiento y las inspecciones de seguridad
realizadas, conforme a lo dispuesto por la normativa y reglamentos de instalaciones
vigentes.
Instalaciones a Revisar y Mantener:
 La instalación eléctrica.
 Todas las instalaciones de gas, combustibles y/o comburentes, y su red de
transporte y almacenamiento, en caso de existir.
 La instalación de aire acondicionado, tanto de los conductos como de la
maquinaria y, si la tuviera, la compartimentación de la instalación y el
sistema de compuertas que pudiera tener, el sistema de extracción de
gases, etc.
 La instalación de calefacción incluyendo: la caldera, el combustible de la
misma, las conducciones, etc.
 El sistema de comunicaciones que se tenga implantado en el
establecimiento, megafonía, sirenas, alarmas, pulsadores, etc.
 Los equipos de elevación con todos sus componentes.
Mantenimiento preventivo de las instalaciones de protección
Se desarrollará según lo enunciado en el RD 1942/1993 y la Orden de 16/04/1998,
pudiendo estas ser realizadas, según las tablas I y II; trimestral o semestralmente
(por el propio personal usuario o titular de la instalación) o anual y quinquenalmente
(por una empresa mantenedora autorizada).
El alumbrado de emergencia y la señalización se consideran también como
instalaciones de protección y deberán revisarse en unos periodos prudentes, en
torno a los seis meses. Al alumbrado de emergencia se le realizará una prueba de
Trabajo de Fin de Grado
Página 269 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
funcionamiento. Con respecto a la señalización se comprobará que está visible y
que cumple con su función, ya que se han podido cambiar determinados aspectos
de la instalación durante los primeros meses, y no se ha modificado la señal.
Realización de las inspecciones de seguridad
Hay que tener en cuenta que según el tipo de actividad o establecimiento al que
nos enfrentemos, deberemos consultar toda la normativa que le sea de aplicación,
dejando constancia documental de todas las inspecciones realizadas y de los
elementos sustituidos o reparados. En la actualidad, la normativa vigente obliga a la
realización de inspecciones en todas aquellas actividades que trabajan con
sustancias peligrosas, existiendo otras actividades, que sin trabajar con estas
sustancias peligrosas, tienen establecidas una serie de inspecciones por parte de la
Administración Local o Autonómica.
Capítulo 6. Plan de Actuación en Emergencias
Para establecer las correctas actuaciones que deben realizarse en una situación de
Emergencias, se ha de redactar el llamado Plan de Actuación, cuyo origen se basa
en los resultados obtenidos en el anterior Capítulo III.
Este documento, llamado Plan de Actuación en Emergencias e incluido dentro del
propio Plan de Autoprotección, establece la organización y respuesta ante
situaciones de emergencias previamente clasificadas, las medidas de protección e
intervención a adoptar, y los procedimientos y secuencia de actuación para
conseguir mitigar o eliminar los potenciales daños provocados por dicha
emergencia, según los medios técnicos y humanos disponibles.
La operatividad del Plan se basa en dar respuesta a; qué hacer, cuándo hacerlo,
como hacerlo, quién lo hará y donde se hará. Todo ello explicado y redactado en un
lenguaje claro, concreto y conciso, huyendo de tecnicismos desconocidos por el
ciudadano medio. En un intento por dar a conocer que es un Plan de Actuación
ante emergencia, los tipos de Emergencias que se pueden presentar en función de
su gravedad, en esta actividad o instalación, los procedimientos de actuación y las
funciones y características de los Equipos de Emergencias.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 270 de 301
Identificación y clasificación de las emergencias:
 En función del tipo de riesgo.
 En función de la gravedad.
 En función de la ocupación y medios humanos.
Procedimientos de actuación ante emergencias.
 Detección y alerta.
 Mecanismos de alarma: Identificación de la persona que dará los avisos
y del centro de coordinación de atención de emergencias de Protección
Civil.
 Mecanismos de respuesta frente a la emergencia.
 Evacuación y/o confinamiento.
 Prestación de las primeras ayudas.
 Modos de recepción de las ayudas externas.
También será necesaria la Identificación y funciones de las personas y equipos que
llevarán a cabo los procedimientos de actuación en emergencias y del responsable
de la puesta en marcha del Plan de Actuación ante emergencias. Estas funciones
serán las expuestas en el anterior capítulo V.
Identificación y clasificación de emergencias
Como ya se ha comentado, para redactar correctamente los procesos de actuación
ante emergencias se debe tener en cuenta la gravedad de la emergencia
presentada, la disponibilidad de medios humanos en ese momento, su dificultad de
control y las posibles consecuencias. Esto nos lleva a establecer los siguientes
tipos de emergencia:
Conato: Suceso que puede ser controlado y solucionado de forma sencilla y rápida
por el propio personal o con medios de protección del local, dependencia o sector.
Por regla general, al actuar sobre él antes de los primeros 5 minutos de su inicio.
Ej.: Fuego dentro de una papelera, cortocircuito en un cuadro o aparato eléctrico
Trabajo de Fin de Grado
Página 271 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Emergencia parcial: Situación cuyo control, extinción o eliminación requiere de la
actuación de equipos especiales del sector. No es previsible que afecte a sectores
colindantes.
Ej.: Fuego dentro de un habitáculo (despacho, almacén, etc.), cortocircuito en un
cuadro o aparato eléctrico (ordenador, radiador, televisión, maquinaria Industrial,
etc.)
Emergencia general: Situación para cuyo control se precisa de todos los equipos y
medios de protección propios y la ayuda de medios de socorro y salvamento
externos. Generalmente comportará evacuaciones totales o parciales.
Ej.: Fuego incontrolado (incendio) dentro de un habitáculo (despacho, almacén,
etc.)
Dentro de cada actividad o instalación, el redactor del Plan deberá tener presente la
evolución de tipo de emergencia, determinando su gravedad para tomar la decisión
correcta en cada momento. Por tanto es condición indispensable que la persona
que ostente la condición de Jefe de la Emergencia (J.E.) esté convenientemente
formado y entrenado en la valoración y gravedad de los riesgos existentes.
En este sentido, la emergencia presentada también puede ser valorada en función
de los tipos de riesgos: Naturales (inundaciones, geológicos, sísmicos,
meteorológicos), Antrópicos (incendios, aviso y/o colocación de explosivos,
accidentes de productos químicos, etc.)
Tampoco debemos olvidar la ocupación de la instalación en ese momento, lo cual
no debe ser excusa para variar el tipo de emergencia, sino más bien para
determinar el momento para ordenar la evacuación de la instalación o por el
contrario el confinamiento en su interior. En otras ocasiones, y dependiendo del tipo
de usuarios (niños, ancianos, impedidos,...), se podrá anular o alterar alguno de los
tipos de emergencia.
En cuanto a los medios humanos presentes en ese momento, destinados a la
resolución de la misma no influirán en la tipología de la emergencia, pero sí en la
forma de resolverla o luchar contra ella. Como ya se ha comentado, dependiendo
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 272 de 301
del tipo de usuarios habrá establecimientos que necesiten potenciar el Equipo de
Alarma y Evacuación (E.A.E.), en detrimento de otros recursos o viceversa.
Procedimientos de actuación ante Emergencias
En este apartado se definen las actuaciones de todo el personal en una situación
de emergencia ante la detección de un posible incidente o su previsible
materialización en los siguientes minutos, horas o días y su alerta, entendida ésta
como:
Alerta: “situación declarada con el fin de tomar precauciones
específicas debido a la probable y cercana ocurrencia de un suceso o
accidente.”
Cuando se considere apropiado se evitará provocar el pánico de forma innecesaria
a los usuarios o visitantes de hospitales o lugares de grandes concentraciones de
personas, utilizando mensajes cifrados o códigos sonoros que sólo sean conocidos
por los Equipos de Emergencias o personal interno, para que estén preparados
para el siguiente nivel de emergencia. Esta situación permite a los Equipos de
Emergencias prepararse ante lo que se van a enfrentar, llegando en algunos casos
a poder repasar los protocolos de actuación antes de su activación y posterior
movilización una vez decretada la emergencia.
Por el contrario, el aviso o alarma; realizado por medios técnicos desde el Centro
de Control hacia los trabajadores y/o usuarios, será siempre supervisado por orden
del Jefe de Emergencias (J.E.). En caso de no existir medios técnicos, dicho aviso
se realizará de forma manual y directa por el propio Equipo de Alarma y Evacuación
siguiendo instrucciones del Jefe de Emergencias.
Alarma: “Aviso o señal por la que se informa a las personas para que
procedan a actuar según lo establecido en el Plan de Autoprotección,
siguiendo las instrucciones específicas ante cada situación de
emergencia.”
En esta fase del proceso, el propio Centro de Control también realizará el aviso
telefónico a las ayudas exteriores cuando así lo ordene el Jefe de Emergencias. De
esto se deduce que el Centro de Control se convierte en el centro de coordinación
Trabajo de Fin de Grado
Página 273 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
de atención de emergencias de Protección Civil interno; por tanto deberá
asegurarse el funcionamiento del mismo y los protocolos de llamada que son
conveniente utilizar en cada caso, así como su funcionamiento operativo autónomo
en caso de caída de fluido eléctrico o de comunicaciones.
Mecanismos de respuesta frente a la emergencia
Los procesos físicos o mecánicos de respuesta frente a la emergencia se basarán
en las siguientes pautas:
 Accionamiento automático de los medios de estas características a través
de los sistemas de detección, sin necesidad de intervención humana.
 Seguir las instrucciones correspondientes por parte de usuarios y los
trabajadores restantes transmitidas por el Equipo de Alarma y Evacuación.
 Movilizar al Equipo de Emergencias para que cada equipo realice su
función.
Evacuación y/o confinamiento.
Recordemos que dependiendo del tipo de Emergencia y de su gravedad, podremos
optar por una Evacuación y/o confinamiento de todas las personas que se
encuentren en su interior, para ello, Plan de Actuación definirá las circunstancias
por las que no se debe realizar una evacuación y hay que confinarse en zonas
determinadas al efecto, estableciendo para ello puntos de reunión para las
personas evacuadas, recorridos de evacuación al exterior del establecimiento, y los
medios y forma de transporte de heridos.
En una evacuación, real o simulada, los miembros del Equipo de Alarma y
Evacuación serán los encargados de comprobar la ausencia de personas en su
zona y deberán disponer de los listados de personal por turnos y ubicación. En
cualquier evacuación debemos tener en cuenta la posibilidad de existir personas
con impedimentos físicos, la necesidad de rescate de atrapados (ascensores,
pasillos, etc.), el transporte de heridos y la información y comunicación con
personas ajenas al establecimiento (sobre todo si son extranjeros).
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 274 de 301
Prestación de las primeras ayudas
Esta primera ayuda parte del Equipo de Emergencias y comienza tras la presencia
del Equipo de Alarma y Evacuación en los puntos habilitados para ello,
seguidamente se informará al centro de control de las incidencias surgidas durante
la misma. Llegados a esta punto hay que recordar que los primeros auxilios deben
aplicarse en las puntos de encuentro o en zonas seguras y nunca en el interior de la
zona de impacto.
Con la llegada de las ayudas externas, recibidas por el Jefe de Intervención (J.I.), y
ante el desequilibrio y caos reinante en este tipo de sucesos, se establecerá un
Puesto de Mando Avanzado (P.M.A.), donde se integrarán cada uno de los
responsables de los recursos externos presentes en el incidente. Será entonces
cuando los restantes equipos internos se pondrán a disposición de las autoridades
presentes en el lugar, siendo su retirada de forma paulatina con la llegada de más
recursos externos o a solicitud de éstos.
Por el contrario el Jefe de Emergencias no finalizará su misión hasta ser informado
de la finalización de la emergencia por la autoridad competente presente en el
lugar, ordenando el regreso al centro si fuera posible o necesario. Posteriormente
deberá realizar el correspondiente informe interno en un intento por esclarecer lo
sucedido y evitar su reincidencia.
Identificación y funciones de las personas y equipos que llevarán a cabo Los
procedimientos de actuación en emergencias
Los componentes del Equipo de Emergencias y sus funciones genéricas se han
especificado y nombrado en el capítulo dedicado al “Inventario y descripción de las
medidas y medios de autoprotección (Cap. IV)”. Por tanto en este apartado se
describen las funciones específicas de los principales intervinientes para hacer
frente a cada uno de los riesgos que se hayan considerado en la redacción del Plan
de Autoprotección. También se identificará a los componentes de los equipos en
cada uno de los turnos de trabajo y a los suplentes que haya que nombrar por bajas
o vacaciones. Los protocolos de actuación serán:
Trabajo de Fin de Grado
Página 275 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Cualquier persona que descubra un siniestro y comunique la emergencia al
centro de control mediante telefonía interior, deberá, ante todo, Mantener la
calma y No gritar.
 El Centro de Control; efectuará las llamadas de emergencia según el orden
establecido, dando los avisos de emergencia por el procedimiento
establecido, siguiendo las instrucciones del Jefe de Emergencias. En caso
necesario, ordenar la evacuación parcial y total, según lo indique el J. E.
 El Jefe de Emergencias; recibirá la Alarma desde el centro de control,
declarando el tipo de emergencia y acudiendo al centro de control para
dirigir las operaciones y recibir la información necesaria y tomar las
decisiones en función de la evolución de la emergencia.
 Jefe de Intervención; será quien acuda al lugar de la emergencia.
Coordinando los equipos que intervienen en la resolución de la misma y
ejerciendo de canal comunicación entre el lugar del suceso y el centro de
control, dirigido por el J.E., con la llegada de recursos exteriores, será el
responsable de su recepción, prestando su colaboración e informándoles de
las actuaciones realizadas hasta el momento.
Identificación del responsable de la puesta en marcha del plan de actuación
ante emergencias
Puesto que no todas las actividades o instalaciones cuentan con un mismo horario
de trabajo o apertura al público, es necesario identificar tanto a la persona
responsable como a la persona que sustituirá, siendo ésta la encargada de iniciar
las actuaciones ante cualquier emergencia que se presente, y que por regla general
recae en el Jefe de Emergencias (J.E.)
Plan de Gestión de Crisis
Es recomendable que cualquier empresa o administración tenga prevista una
política informativa perfectamente estructurada que responsa de forma ágil a la
opinión pública en aquellas situaciones de crisis que pudieran presentarse, puesto
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 276 de 301
que ha quedado demostrado que su ausencia, promueve la desinformación y
estimula divulgación de rumores, muy dañinos para la imagen de la empresa.
En este sentido los medios de comunicación habituales, así como los medios de
comunicación social, también llamados “2.0”, hacen imprescindible contar con un
equipo multidisciplinar con capacidad de respuesta no solo operativa, sino
informativa, por tanto la inclusión de un Portavoz Información Oficial Propio
(PIOP)
100
que gestione no solo la información a todos los medios de comunicación
oficial, sino incluso que maneje las herramientas de comunicación social más
habituales y básicas (Facebook y Twitter) son una herramienta necesaria para
incluir en los Planes de Autoprotección.
Esta figura de Portavoz Oficial
101
puede ser asumida por los Graduados en
Seguridad y Control de Riesgos, por cuanto su formación académica abarca
específicamente conocimientos básicos de periodismo, aportando la veracidad
extra que le proporciona su categoría de Técnico en materia de Gestión de
Emergencias y Seguridad.
Capítulo 7. Integración del plan en otros de ámbito superior
La Integración del cualquier plan de autoprotección en otros de ámbito superior:
estableciendo la propia jerarquía de intervención y los procesos de aumento y
disminución de nivel de la Emergencia en relación a los Planes de Emergencias
Municipales.
En caso de existir dentro del municipio o comunidad autónoma un plan de rango
superior, se establecerán los protocolos de coordinación necesarios para
interrelacionar ambos planes, que en caso de Canarias quedarían establecidos de
la forma que comentaremos en el Apartado 8 (Normativa Autoprotección vs
Prevención de Riesgos Laborales)

100
Término utilizado en las Jornadas de la Gestión de la Información en Emergencias 19 y
20 de abril de 2013. Autor: Luis Serrano
101
Estos aspectos están incluidos en las competencias curriculares y formativas del Grado
en Seguridad y Control de Riesgos.
Trabajo de Fin de Grado
Página 277 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Este proceso se desarrollará mediante tres puntos:
 Los protocolos de notificación de la emergencia con el siguiente itinerario;
alertante informa al Centro de Control, éste a los Equipos de Emergencias,
trabajadores y usuarios, y finalmente a los Servicios de Ayuda Exterior, si
fuese necesario.
 La coordinación entre la dirección del Plan de Autoprotección y la dirección
del Plan de Protección Civil donde se integre el Plan de Autoprotección.
 Las formas de colaboración de la organización de autoprotección con los
planes y las actuaciones del sistema público de Protección Civil.
Protocolos de notificación de la emergencia
Son los procedimientos elaborados por la empresa en donde se especifica cómo,
cuándo y a quién se debe comunicar la situación de emergencia al exterior. Esto se
realizará cuando los medios de la empresa no son suficientes para controlar la
emergencia, debiendo establecerse protocolos para contactar con los servicios
especializados externos, de ámbito superior: Servicios de Extinción Salvamento y
Rescate (SEIS), Fuerzas y Cuerpo de Seguridad (Estatales y/o Municipales),
Protección Civil, Servicios de Urgencias Sanitarias (Ambulancias, Hospitales), etc.
Todos ellos centralizados a través del Centro Coordinador de Emergencias y
Seguridad 1-1-2 del Gobierno de Canarias.
En estos protocolos se debe concretar la información básica e imprescindible que
transmitirse a los servicios de emergencias exteriores, respondiendo a los
siguientes aspectos:
1. Tipo de incidente; una urgencia o una emergencia, tipología del suceso, su
gravedad, número de heridos o afectados.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 278 de 301
2. Localización; ubicación de la empresa o lugar donde se produce ese
incidente (Nombre de la instalación, calle, nº, municipio
102
)
3. Información Anexa; toda aquella información relacionada con el incidente y
que pueden ser útiles para valorar de una forma más objetiva la gravedad
del incidente.
Estos tres aspectos son fundamentales para la correcta respuesta a cualquier
incidente, indistintamente de su gravedad. Por ello es crucial que el propio alertante
mantenga la calma y permita que el operador de emergencias realice las preguntas
pertinentes, las cuales deben ser respondidas en el orden en que se formulan, por
muy burdas que puedan parecer.
Recordemos que el factor tiempo es muy importante a la vez que subjetivo, sobre
todo en situaciones de alto estrés, por tanto la realización de estos consejos,
pueden ser la diferencia entre alertar en 30 segundos o tardar más de 1 minuto,
tiempo que en ocasiones, pueden hacer que se salven o pierdan vidas humanas.
La coordinación entre la dirección del plan de autoprotección y la dirección
del plan de protección civil donde se integre el plan de autoprotección
A falta de un Decreto específico de Autoprotección en Canarias, cualquier plan de
estas características debe integrarse dentro de los planes de Protección Civil
desarrollado en cada municipio de nuestra Comunidad Autónoma (PEMU) o en su
defecto en los de cada Cabildo Insular (PAIN). Entendiendo que será el Decreto
1/2005, de 18 de enero, por el que se actualiza el Plan Territorial de Emergencias
de Protección Civil de la Comunidad Autónoma de Canarias (PLATECA) al que
debe estar sujeto, en caso de no existir los anteriores, siendo este el marco
organizativo y funcional, que define los mecanismos que permitan la movilización
de recursos humanos y medios materiales para la protección de las personas, los
bienes y el medio ambiente en caso de grave riesgo, catástrofe o calamidad

102
Las nuevas tecnologías de localización haces más fácil ubicar a un alertante cada día,
aunque no por ello debemos depender únicamente en esta tecnología. Solo en Gran
Canaria existen 5 municipios con la calle León y Castillo (Las Palmas de G.C., Telde,
Arucas, Santa Lucia y Agüimes)
Trabajo de Fin de Grado
Página 279 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
pública, así como la coordinación necesaria entre las distintas Administraciones
públicas y privadas intervinientes en la emergencia (art. 1. Definición, Objetivos y
Marco Legal).
Por tanto será el PLATECA, junto con el resto de Planes Territoriales, Especiales y
Específicos los que conformen las herramientas a utilizar para el correcto análisis
de riesgos en lo concerniente a los riesgos externos a nuestra actividad. Como
pueden ser los Fenómenos Meteorológicos Adversos o los Incendios Forestales,
por nombrar algunos.
Las formas de colaboración de la Organización de Autoprotección con los
planes y las actuaciones del sistema público de Protección Civil
Cuando se habla de Protección Civil hay que referirse al Sistema Público de
Protección Civil que, como ya se indicó en el apartado anterior, cada Entidad Local
es autónoma para organizar sus Servicios de Emergencias como mejor le interese
en función de los recursos con los que cuenta. La colaboración entre la
organización de Autoprotección del establecimiento y el sistema público de
Protección Civil puede ser variada y se debe establecer en este apartado.
La colaboración entre nuestra actividad y estos recursos externos se entiende que
debe fundamentarse en una formula bidireccional, lo que permitiría compartir
conocimientos entre las partes a través de acciones de asesoramiento, formación
(teórica y práctica), colaboración en las inspecciones, conocimiento de equipos y
medidas instalados y como no, en la participación conjunta de los simulacros para
lograr una coordinación efectiva.
Capítulo 8. Implantación del Plan de Autoprotección
Durante la implantación del Plan de Autoprotección, se deben desarrollar las
secuencias de acciones a realizar, para asegurar la eficacia operativa del Plan de
Emergencias. Siendo imprescindible saber qué elementos son necesarios para la
implantación de un Plan de Autoprotección y a que nos referimos cuando hablamos
de un Programa de Implantación.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 280 de 301
Esta implantación no es más que un calendario de actuaciones basadas en las
prioridades establecidas en función de los riesgos detectados en el análisis previo
(recordemos; cap. III), para lo cual supone determinar una correcta implantación del
mismo.
Responsabilidades en el Plan de Autoprotección
Según el art. 4.1.a del RD393/2007, la persona responsable de poner en marcha el
Plan de Autoprotección es el propio titular de la actividad, o una persona delegada
por el mismo. Por tanto será este al cual deberemos dirigirnos para solicitar
aquellas medidas y recursos para la correcta realización del Plan de
Autoprotección, así como de su implantación.
Art.4.1. La elaboración de los planes de autoprotección previstos en la
Norma Básica de Autoprotección se sujetarán a las siguientes
condiciones:
a) Su elaboración, implantación, mantenimiento y revisión es
responsabilidad del titular de la actividad.
Teniendo en cuenta lo anterior, parece evidente que los datos solicitados en el
Capítulo 1 serán coincidentes con los de identificación del responsable de la
implantación del Plan. Aun así también puede darse el caso, ante la posibilidad de
subcontratar o externalizar este proyecto, de que no sean la misma persona, dado
que no existe normativa alguna que lo imposibilite. Por tanto sería en este apartado
donde quedaría reflejada la responsabilidad de este Plan al margen de la titularidad
de la actividad objeto.
Qué duda cabe al afirmar que sería condición sine qua non la contratación de un
seguro de responsabilidad civil en previsión de posibles responsabilidades civiles
y/o penales que pudieran derivarse por parte del redactor del plan en lo
concerniente a su labor profesional como técnico competente en esta materia.
Teniendo en cuenta la vigencia indeterminada de cada Plan de Autoprotección (art.
3.7 de la NBA), existiendo la posibilidad de revisarlo y actualizarlo al menos, con
una periodicidad no superior a tres años.
Trabajo de Fin de Grado
Página 281 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Programa de formación y capacitación para el personal con participación
activa en el plan de autoprotección
Los integrantes de los equipos de emergencias deben recibir formación; por tanto,
deben desarrollarse planes de formación adaptados a la peligrosidad de cada
establecimiento y a la respuesta que se quiere obtener de los trabajadores del
mismo.
En consecuencia, todos los miembros del equipo de emergencia recibirán una
formación inicial de carácter general, donde se incluirán apartados que irán desde
el funcionamiento del Plan de Autoprotección, hasta la señalización, pasando por
las propias normas de prevención de emergencias.
Posteriormente, y dependiendo de la función a realizar, por cada sujeto, dentro del
equipo de emergencia, éstos recibirán una formación específica.
Equipo de Alarma y Evacuación
 Las formas de transmitir la alarma.
 El control de personas (resto de los trabajadores y visitantes).
 El comportamiento humano en caso de emergencia.
Equipos de primeros auxilios
 Los primeros auxilios a los accidentados.
 Las técnicas básicas de reanimación cardio-pulmonar.
 El transporte de heridos
Equipos de primera y segunda intervención
 La teoría del fuego.
 Los agentes extintores: Agua, espumas, polvo químico seco y CO2.
 Los equipos de lucha contra incendios (detectores, extintores, BIE´s, etc.)
Dentro de todos estos contenidos formativos resulta muy conveniente realizar
prácticas con fuego real y maniobras de escape en instalaciones de entrenamiento,
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 282 de 301
o la utilización de Desfibriladores Semiautomáticos (DEA) en muñecos esenciales
de RCP (Reanimación Cardio-pulmonar).
Programa de formación y capacitación para todo el personal
Una vez desarrollado el plan y aprobado por la dirección no podemos caer en el
error de pensar que nuestro trabajo ha finalizado, ya que nos encontramos en la
fase más importante de todo el proyecto y sin la cual todo nuestro trabajo podría
fracasar sin la correspondiente divulgación a todos y cada uno de los beneficiados
por él, mediante reuniones informativas con todo el personal y a todos los niveles.
En estas reuniones informativas para todo el personal, se dará a conocer el Plan de
Autoprotección en su conjunto y explicando las funciones de cada miembro del
equipo de emergencias. Tras ello, se realizará, de entro los trabajadores de
plantilla, la asignación del personal al equipo de emergencias, cuya selección para
pertenecer a alguno de los Equipos de Emergencias se realizará en función de
factores como: su voluntariedad, el puesto de trabajo que ostenta, su ubicación
física, el turno de trabajo que realiza, y como no, por sus condiciones físicas y
psíquicas.
Programa de información general para los usuarios
Otra de las necesidades en la implementación de un PLAN DE
AUTOPROTECCIÓN es también su conocimiento por quienes hacen un uso
temporal de sus instalaciones, para los cuales es recomendable determinar
sesiones informativas específicas para ellos, donde se les explicarán los aspectos
básicos en cuanto a la evacuación de la propia instalación. En general tanto los
trabajadores como los usuarios del establecimiento deben conocer:
 El medio por el cual se debe avisar cuando se detecte una emergencia.
 La forma en que se transmitirá esa alarma y la orden de evacuación.
 Información sobre las conductas a seguir en caso de emergencia y las
prohibiciones.
 La forma en realiza la evacuación del establecimiento.
 Los puntos de reunión preestablecidos en el propio plan.
Trabajo de Fin de Grado
Página 283 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Señalización y normas para la actuación de visitantes
Tampoco podemos obviar las exigencias que establece el RD 485/1997, el R.D.
2267/2004 y el Código Técnico de la Edificación (CTE) sobre disposiciones
mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo, que nos
obliga a la instalación de carteles, dispositivos luminosos y señales acústicas
homologadas en todos los recorridos de evacuación, junto con la ubicación de los
medios de lucha contra incendios. Dichas señales, bien de uso habitual o de
emergencia, vienen definidas en las normas; UNE 23034:1988, UNE 23035-4:1999
y UNE 23033-1.
Capítulo 9. Mantenimiento, eficacia y actualización del plan
Mantenimiento de la eficacia y actualización del Plan de Autoprotección: calendario
formativo y de simulacros encaminados al ejercicio y refuerzo de los conocimientos
de la propia actividad y sus riesgos.
Como nueva aportación, el RD 393/2007 hace gran hincapié en el mantenimiento
del Plan de Autoprotección, que debe convertirse en un documento vivo que se
adapte a los nuevos condicionantes que vayan surgiendo en la instalación.
Todas estas actuaciones deben desarrollarse a partir de los programas siguientes:
Reciclaje de formación e información
Periódicamente se debe realizar un reciclaje de la formación e información inicial
facilitada a los trabajadores, mediante un programa donde se recojan los criterios
que justifiquen la elaboración del mismo.
Anualmente, es obligatorio realizar acciones formativas de reciclaje para los
componentes del equipo de emergencias, con especial atención a las prácticas
(reanimación cardio-pulmonar, extinción de incendios, evacuación etc.).
La renovación o incorporación de nuevo personal al equipo, supondrá reeditar la
formación inicial impartida al resto de componentes. También ocurrirá lo mismo con
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 284 de 301
el personal nuevo y los usuarios, que deberán tener un reciclaje de la formación e
información recibida.
Con la modificación de las instalaciones, los procedimientos de trabajo y la
incorporación de nuevas tecnologías, hay que realizar una revisión del Plan de
Autoprotección y posiblemente realizar un reciclaje de los componentes del equipo.
Programa de sustitución de medios y recursos.
El Plan de Autoprotección sirve para conocer las instalaciones, sus carencias y el
cumplimiento e incumplimiento de las normas vigentes. Tras el Plan de
Autoprotección las obras de mantenimiento deben redundar en mejorar las
condiciones del edificio. Se entiende que la prioridad de las obras estará
determinada por: la supresión de barreras arquitectónicas, la mejora de las
condiciones de evacuación y la mejora de los medios técnicos de protección.
Por ende, las deficiencias detectadas en el Plan deben servir para realizar un
programa de renovación y sustitución de los equipos, estableciendo prioridades y
plazos para su renovación y realización.
Programa de Ejercicios y simulacros.
En este apartado, se establecen las fechas para realizar los ejercicios y simulacros.
De su realización, surgirán criterios que justifiquen la ejecución de nuevos ejercicios
o simulacros, siendo estos, la prueba de validación de cara a la eficacia del sistema
de autoprotección diseñado. Con estos ejercicios tanto prácticos como teóricos,
seremos capaces de; detectar omisiones en las conductas previstas en el Plan,
entrenar las evacuaciones, medir sus tiempos de evacuación y la idoneidad de las
personas asignadas. También comprobaremos la correcta ubicación de los medios
de protección y su estado, la rapidez de respuesta de los equipos, y la correcta
señalización de la instalación.
Como paso previo a la preparación de un simulacro, se realizará una reunión
anterior con la Dirección, donde se determinaran; las bases o supuestos del
ejercicio, la Información a los usuarios y el día y hora del simulacro, intentando
mantener el factor sorpresa.
Trabajo de Fin de Grado
Página 285 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Así mismo y en el caso de no existir normativa alguna que lo determine, es muy
recomendable, por no decir obligatorio, que se avise, con una antelación de varios
días, a los Servicios de Seguridad y Emergencias de la Comunidad Autónoma
donde se celebren estos ejercicios, dada la alarma social y los avisos que pudieran
producirse sobre el ejercicio por parte de ciudadanos que desconocen la realización
del mismo y que en ocasiones interpretan erróneamente que es una situación real.
Así mismo y dependiendo de la envergadura del propio ejercicio, se aconseja la
celebración de reuniones previas y posteriores con dichos organismos, aunque no
participen en él.
Para el desarrollo del simulacro, se tendrá en cuenta la ubicación de los
controladores (personal evaluador) en los lugares determinados previamente, antes
de dar la señal de Alarma, y la posterior evacuación del establecimiento,
controlando los tiempos de evacuación de cada planta y el recuento en el punto o
puntos de reunión.
Una vez finalizado el ejercicio, se ordenará el regreso al establecimiento y se
procederá a realizar el correspondiente informe previo de evaluación. Para en
fechas posteriores al simulacro, realizarse una reunión conjunta de los
responsables de seguridad del establecimiento, los coordinadores y los
observadores, ya sean propios o ajenos, para entre todos evaluar y exponer sus
conclusiones sobre las incidencias habidas o no en el desarrollo del simulacro.
Revisión y actualización de toda la documentación que forma parte del Plan
de Autoprotección.
En este apartado, se fijan los criterios que originarán una revisión del Plan, entre los
que puede citarse:
 El cambio de las condiciones de las instalaciones.
 El cambio o modificación de los procedimientos de trabajo.
 La incorporación de nuevas tecnologías.
 El cambio o modificación del equipo directivo del establecimiento.
 Los resultados de las evaluaciones de los ejercicios y simulacros realizados.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 286 de 301
Recordemos que es necesario notificar y registrar cualquier cambio realizado en la
redacción del Plan de Autoprotección, para lo cual deberemos dirigirnos a la
Administración Competente, siendo en nuestra Comunidad Autónoma de Canarias,
la Dirección General de Seguridad y Emergencias, perteneciente al Gobierno de
Canarias, según lo dispuesto en el recientemente aprobado el Decreto de
DECRETO 30/2013, de 8 de febrero, por el que se crea el Registro Autonómico de
Planes de Autoprotección de los centros, establecimientos y dependencias
dedicados a actividades que puedan dar origen a situaciones de emergencia. Dicho
Decreto será analizado en un apartado posterior de este documento.
Auditorías e inspecciones.
Una auditoría consiste en asegurar que la organización, los procesos y
procedimientos establecidos son adecuados al sistema de gestión de seguridad.
Estas auditorías se realizarán siempre con independencia y objetividad y pueden
realizarse de forma interna o externa, bien por los propios miembros de la empresa
(interna) o por medio de la contratación de una Consultora Externa especializada.
Por otro lado las inspecciones son revisiones parciales de un equipo, de una
instalación o de un sistema de organización, estas también pueden ser realizadas
por personal propio, aunque en algunos casos y por la complejidad del equipo o
instalación en cuestión se deba contratar a una empresa externa.
Tanto las auditorías e inspecciones realizadas por personal propio o ajeno, debe
contar con su correspondiente informe o certificado, para lo cual se establecerá un
plan, donde quedará determinado las fechas en que se deben realizar (capítulo V
de la NBA).
Anexo I. Directorio de Comunicación
Directorio de comunicación: compuesto por un listado telefónico de los
responsables de cada área o departamento con responsabilidades (diurnas y/o
nocturnas) asignadas en materia de Autoprotección, así como todas las formas de
comunicación posibles, utilizadas por la empresa para notificar las emergencias
tanto a nivel interno como externo.
Teléfonos del personal de Emergencias
Trabajo de Fin de Grado
Página 287 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Uno de los grandes problemas con que se encuentra cualquier persona o trabajador
de una instalación es la forma de comunicar a los responsables de activar el Plan
de Autoprotección de lo que está sucediendo realmente, por lo tanto el teléfono (fijo
o móvil) resulta la herramienta más eficaz y extendida para lograrlo.
Pero de nada nos sirve tener un teléfono si no sabemos a quién llamar, para lo cual
resulta imprescindible contar con un listado de contactos, convenientemente
actualizado, en el que se incluyan los diferentes responsables de actuar en caso de
emergencia, ya sea en horario laboral o festivo, dicho directorio estará organizado
en base a un orden de llamadas jerarquizadas.
En determinados puestos de responsabilidad también es necesario informar de la
situación de emergencia sufrida aunque no estén en el trabajo en el momento de
los hechos. Si fuese en caso se podrán hacer notificaciones masivas a través de
envíos de SMS, e-mail o cualquier otro medio, con la intención de divulgar el
suceso al mayor número de personas. En este sentido hay que recordar que esta
forma de divulgar información carece del correspondiente acuse de recibo, por tanto
existe un desconocimiento total de quien o quienes han recibido nuestro mensaje.
En aquellos casos en que se determine aplicar un flujo de llamadas piramidal, cada
componente del equipo de emergencias deberá disponer del correspondiente
directorio actualizado, de las personas a las que debe llamar.
Teléfonos de ayuda exterior
Para la petición de ayuda al exterior, se deben especificar los teléfonos de contacto
de los diferentes servicios de emergencias implantados en nuestra comunidad
autónoma, ya sean a nivel municipal, insular o regional dependiendo de las
competencias de cada uno.
Dado que en situaciones de emergencia existe una alta probabilidad de que tengan
que actuar diferentes recursos externos, y la consecuente dificultad de tener que
realizar idénticas llamadas de alerta a cada uno de ellos, en España existe en todas
y cada una de las CCAA el Servicio de Urgencias y Emergencias 1-1-2, donde se
centraliza toda la información y se procede a la activación de diferentes niveles
administrativos y competenciales según cada tipología del suceso.
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 288 de 301
En cuanto al resto de Servicios de Emergencias o Seguridad podemos disponer de
los siguientes:
 Bomberos: 080.
 Policía Local: 092.
 Policía Nacional: 091.
 Emergencias Sanitarias: 061.
 Guardia Civil: 062.
 Centros Sanitarios: según su demarcación
 Servicio local de Protección Civil: según su demarcación
 Otros
o Servicio de Abastecimiento de Aguas.
o Servicio de Transporte Público.
o Servicio de Limpieza Viaria.
o Servicio de Alumbrado Público y Electricidad
o Servicio de Saneamiento.
o Servicio de Telefonía.
Teléfono Único de Urgencias y Emergencias 1-1-2
En el territorio español desde la década de los 90, y que han venido prestando un
extraordinario servicio a través del teléfono único de urgencias y emergencias 1-1-
2, cumpliendo así la Decisión de la Unión Europea 396/1991 por la que se
recomendaba a los Estados miembros la puesta en marcha de un único número de
teléfono, el 1-1-2, para acceder a todos los servicios de urgencia de cada uno de
los países comunitarios. Entendiendo cualquier tipo de emergencia, como todo
aquello que guarde relación con aspectos sanitarios, de extinción de incendios y
salvamento o seguridad ciudadana y que esté en peligro la vida de las personas, su
integridad física y/o sus bienes.
A diferencia del 1-1-2, el resto de números de emergencias que siguen en
funcionamiento, no cuentan con operadores multilingües, ni son accesibles desde
cualquier punto del archipiélago canario, tampoco realizan un registro automatizado
de las alertas, que incluya la grabación de todas las conversaciones realizadas,
siendo necesario afrontar un coste mínimo por el establecimiento de cada llamada.
Esta circunstancia quedó solventada con el Real Decreto 903/1997, del Ministerio
de Fomento, que estableció la obligatoriedad de que los operadores de redes
telefónicas públicas y de servicios de telefonía básica, redes digitales y de redes de
telefonía móvil automática, permitieran la implantación del número telefónico 1-1-2
Trabajo de Fin de Grado
Página 289 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
como número único de acceso a los servicios de atención de urgencias en todo el
territorio nacional de forma totalmente gratuita.
Atendiendo a estas necesidades aprobadas por el Consejo de la Unión Europea y
en consonancia a lo establecido por el Ministerio de Fomento, en Canarias se
aprobó el Decreto 62/1997 del Gobierno de Canarias, que vino a disponer la
creación y puesta en funcionamiento de lo que hoy conocemos como Centro
Coordinador de Emergencias y Seguridad (CECEOS 1-1-2), iniciando su andadura,
el 30 de mayo de 1998.
En nuestro caso, el CECOES 1-1-2, a diferencia de otros centros, funciona como un
centro de coordinación donde se ubican físicamente representantes de
prácticamente todos los recursos de emergencias que actúan en la Comunidad
Autónoma de Canarias, lo que posibilita centralizar la información y difundirla entre
los diferentes organismos con el objetivo de que no se vea alterarla o modificada en
su trasiego entre diferentes recursos intervinientes.
Por tanto, la forma de acceso a este servicio queda sujeta a la utilización de
teléfonos fijos; tanto públicos como privados y teléfonos móviles; con o sin saldo y
aun careciendo de cobertura de su propio
Siguiendo lo establecido en la figura 5, podemos ver como una llamada realizada al
1-1-2, es atendida por los Operadores de Demanda en diferentes idiomas (inglés,
francés, italiano y alemán). Una vez clasificado el tipo de incidente, este se deriva al
sector correspondiente; Seguridad, Sanidad, Extinción y Salvamento o
Coordinación Multisectorial (Jefe de Sala), si el mismo necesitara de la actuación de
recursos pertenecientes a los distintos sectores mencionados anteriormente,
pasándole a continuación la llamada Técnico correspondiente para ser atendida en
profundidad mientras los recursos se dirigen hacia el lugar del suceso.



Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 290 de 301







Otras formas de comunicación
Si hablamos de formas de comunicación dentro del entorno de las emergencias,
debemos tener en cuenta su principio básico, que no es otro que confirmar que
nuestro mensaje ha sido recibido y entendido por quien nosotros queremos. Por
ello, no todos los llamados medios de comunicación lo son por propia definición,
sino que muchos de ellos realizan una acción de divulgación de la información,
enviado a todo tipo de datos de forma indiscriminada, datos que son recogidos y
analizados por los multitud de oyentes, sin saber si el mensaje ha sido recibido y
por quién, y si este ha sido comprendido en su totalidad o no.
Sistemas como los SMS (Short Message Service) que nos permiten enviar texto
(160 caracteres) o su evolución MMS (Multimedia Message Service) que nos
permite enviar fotografías o videos de escasa calidad, han servido para informar de
incidentes o sucesos, pero con la necesidad de realizar una confirmación vocal de
nuestro mensaje ante la falta de fiabilidad tecnológica que nos certifique la
recepción del mismo, sobre todo en los envíos masivos.
Esta consecuencia se hace necesario tener presente diversas fórmulas de alarma,
alerta e información, ya sea a nuestros recursos internos, como al resto de usuarios
o trabajadores, en un intento por salvaguardar la vida de todos ellos,
confeccionando un plan de diseño informativo por medio de señales y carteles con
Figura 5. Proceso de la carta de llamada del 1-1-2 en Canarias
Trabajo de Fin de Grado
Página 291 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
sus correspondientes consignas o instrucciones en diferentes idiomas y tamaños
103
,
como fórmula para transmitirles información, tanto a ellos como a los usuarios y
visitantes que por alguna razón no están provistos de elementos de comunicación
accesibles o compatibles con nuestros sistemas de alerta o simplemente proceden
de otro país y no conocen nuestra idioma.
Anexo II. Formularios
Los formularios son modelos para la resolución de determinados trámites y la
gestión de emergencias: compuestos por registros de sucesos, manuales y
protocolos de actuación, solicitud de recursos externos y recogida de datos e
amenazas de bomba entre otros. Por el contrario, los protocolos son reglas
establecidas para realizar determinadas acciones para conseguir un fin concreto.
En este apartado se diseñarán los formularios, conforme a los protocolos
establecidos en el Plan de Autoprotección, para la resolución de las emergencias,
los riesgos a que se está expuesto en el establecimiento, el esquema operativo del
Plan, junto con la actuación de los usuarios, y los diferentes miembros del Equipo
de Emergencias. Para este fin, el diseño de los formularios dependerá del
organigrama establecido, señalado en los capítulos anteriores.
Anexo III. Planos
Dentro de esta apartado, es necesario que toda la documentación presentada en
soporte escrito, se entregue además en soporte magnético, garantizando así la
durabilidad de la información con el paso del tiempo (CD-ROM), siempre utilizado
documentos de texto compatibles con los sistemas de las Administraciones
Públicas. Los planos se archivarán unitariamente en formato compatible; Autocad
(DWG) o Microstatión (DGN), así como formando planos en ficheros PDF.

103
Norma de señalización conforme a la NTP (Nota Técnica de Prevención) 888 y 889.
http://www.insht.es/InshtWeb/Contenidos/Documentacion/FichasTecnicas/NTP/Ficheros/821
a921/888w.pdf
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 292 de 301
En cuanto al documento en formato físico, debemos insertar toda aquella
planimetría correspondiente al conjunto de la instalación, utilizando el formato A4 ó
A3
104
, incluyendo planimetría a escalas normalizadas de reducción que partirían
desde la generalidad de la escala 1:20.000 hasta el detalle de la 1:50
105
, con
simbología según UNE 23032:1983
106
. Los diferentes planos deben ser impresos en
las siguientes escalas según su función:
 Planos de Situación (Escala 1:20.000): Establecimiento o ubicación dentro
de la ciudad, junto con el Parque de Bomberos más próximo si fuera posible.
 Emplazamiento (Escala 1:1000): Entorno del establecimiento, accesos,
vías de circulación rodada y peatonal, sentidos de circulación, altura de
edificios colindantes, locales de riesgo especial de edificios colindantes,
hidrantes y tomas de agua.
 Descriptivos por Planta (1:100): Sectorización, superficies de cada zona y
ocupaciones.
 Zonas por Planta (1:100): Zonas de peligrosidad alta, zonas de
peligrosidad media, zonas de peligrosidad baja y vías de evacuación.
 Usos por Planta (1:100): Instalaciones y señalización existentes, y
previstas por el plan.
 Alzados y Secciones (1:100): Fachada, laterales y distribución de huecos.
Si seguimos escrupulosamente lo establecido por la Norma Básica de
Autoprotección se deben realizar, además de los mencionados anteriormente, los
siguientes planos en escalas 1:50:
 Planos de ubicación por plantas de todos los elementos y/o instalaciones de
riesgo, tanto los propios como los del entorno.

104
Fíjese que no se menciona este estándar como DIN-A4 ó DIN-A3, más conocidos por la
sociedad, ya que es en realidad la norma UNE-EN ISO 216:2008, que modifica a la anterior
UNE1-011-75, la que especifica los formatos de papel en cuanto a Dibujo Técnico se refiere;
donde cada uno de los tamaños tiene la mitad de la superficie que el anterior, así el A2 es la
mitad del A1, el A4 la mitad del A3 y así sucesivamente, siendo los más usados: A1, A2, A3,
A4, A5 y A6. http://www.aenor.es
105
Escalas normalizadas de reducción conforme a la norma UNE-EN ISO 5455:1996
(Dibujos Técnicos. Escalas). http://www.aenor.es
106
Norma UNE sobre Seguridad contra Incendios: Símbolos gráficos para su utilización en
los planos de construcción y planes de emergencia. http://www.aenor.es
Trabajo de Fin de Grado
Página 293 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
 Planos de ubicación de los medios de autoprotección, conforme a normativa
UNE.
 Planos de recorridos de evacuación y áreas de confinamiento, reflejando el
número de personas a evacuar o confinar por áreas según los criterios
fijados en la normativa vigente.
 Planos de compartimentación de áreas o sectores de riesgo.
 Planos de ubicación por plantas de todos los elementos y/o instalaciones de
riesgo, tanto los propios como los del entorno.
 Planos de ubicación de los medios de autoprotección: sistemas de detección
y extinción, conforme a normativa UNE.
 Planos de ubicación de señalización de autoprotección, conforme a
normativa UNE.
 Planos de recorridos de evacuación y áreas de confinamiento, reflejando el
número de personas a evacuar o confinar por áreas según los criterios
fijados en normativa vigente.
 Planos de compartimentación de áreas o sectores de riesgo.
 Planos de ubicación de lugar para información del personal “usted está
aquí”, de todas las plantas y zonas.
Otra de las cuestiones a mencionar es la utilización de Ortofotos, si bien estas
reflejan mucho más la realidad de nuestro emplazamiento, es recomendable que no
sustituyan a los planes mencionados anteriormente, siendo un complemento a los
mismos con la mínima información posible. En caso de usarse, deberán estar
impresas en color y ocupando el total del espacio disponible en cada hoja.
Finalmente se recomienda tener diferentes ejemplares a disposición de la propia
Dirección del establecimiento, los Servicios de Prevención, de Extinción de
Incendios y Salvamento o para el Departamento de Protección Civil
correspondiente. Para aportar más eficacia a la redacción del P.A. en caso de tener
que ponerlo en práctica ante un suceso real, es muy recomendable que existan
copias plastificadas y a color de todos los planos, ubicándolo a la entrada principal
de la instalación o edificio. Como sugerencia se propone el armario destinado para
"USO EXCLUSIVO DE BOMBEROS".

Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 294 de 301
Anexo IV. Plan Económico
Como ya habíamos adelantado, dentro de la Norma Básica de Autoprotección no se
hace referencia alguna a la redacción de una valoración económica, que establezca
la inversión necesaria para implementar todas las acciones que se plantean dentro
de la redacción del propio Plan de Autoprotección, algo lógico por cuanto una
normativa no puede establecer ningún tipo de límite referido a la inversión mínima o
máximo permitida para que sea aplicada dicha norma, siendo ésta, una labor propia
de cada empresario. Por eso es tan importante que el propio redactor del plan
incluya este anexo donde se ofrecerá una estimación lo más cercana y real posible,
entendiendo que esto no supondrá un coste, sino una inversión en materia de
seguridad y respuesta ante emergencias, que a medio-largo plazo se podrá
confirmar, aplicando previamente fórmulas de Retorno de Inversión (ROI).
Es evidente que los altos directivos y empresarios manejan un lenguaje diferente a
los tecnicismos utilizados en materia de seguridad y emergencias, por tanto como
profesionales, debemos adaptarnos a ellos mediante fórmulas que justifiquen
nuestro plan, siendo el ROI un ejemplo de gran utilidad para que un responsable de
seguridad pueda justificar su proyecto, así como para que el área de finanzas o
administración de una empresa pueda analizarlo con aquellas metodologías más
propias de la financiación.
Si bien el ROI mide la relación porcentual entre el retorno que produce una
inversión y dicha inversión; siendo el retorno, por su parte, la ganancia neta o
ganancia incremental, es decir, la diferencia entre el beneficio o ingreso bruto y la
inversión correspondiente. Por el contrario el ROSI es algo diferente, ya que frente
a las pérdidas que pueden producirse como consecuencia de incidentes de
seguridad, tales como; ataques, fallos o errores de procedimiento, En resumen,
mientras que el ROI evalúa cuánto dinero se ganará por realizar una inversión, el
ROSI identifica cuánto se ahorraría o dejaría de perder en una empresa, gracias a
un sistema o proyecto de seguridad que mitigue los efectos correspondientes a
tales incidentes. De esta manera, la reducción en las pérdidas, es considerada un
beneficio o ingreso indirecto, aunque no haya un ingreso efectivo.
ROSI = (ALE x RM - CIS) / CIS
Trabajo de Fin de Grado
Página 295 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
Ejemplo de Aplicación ROSI en Positivo:
Una empresa que ha tenido 7 robos (ARO) por intrusión en horas nocturnas el año
pasado, provocando unas pérdidas (SLE) de 42.000€ en concepto de pérdidas de
producto y daños en las instalaciones. Para evitarlo, se valora la posibilidad de
invertir en un sistema de alarma y cámaras CCTV, cuyo valor (CIS) es de 20.000€ y
con una eficacia del 70% (RM).
ALE (SLE x ARO) = 42.000€ x 7 = 294.000€ de pérdidas. ALE = 294.000€
RM (Riesgo Mitigado) = 70% (eficacia del sistema CCTV)
CIS (Coste Inversión en Seguridad) = 20.000€
ROSI = (294.000 x 70% - 20.000) / 20.000 = 9,29%
ALE = Annual Loss Expectancy (Expectativa de Pérdida Anual), también llamado
Riesgo de Exposición, es el resultado de SLE x ARO.
RM = Riesgo Mitigado (%)
CIS = Coste Inversión en Seguridad
SLE = Single Loss Expectancy (Expectativa de Pérdida Simple)
ARO = Annual Rate of Occurrence (Tasa de Ocurrencia Anual)
Este resultado nos muestra que la inversión en el sistema de Alarma y CCTV,
retorna la inversión en un año con un factor del 9,29%.
Ejemplo de Aplicación ROSI en Negativo:
Se está evaluando la instalación en toda la red de la empresa, de un antivirus con
un valor del producto (CIS) de 45.000€, cuya eficacia según el fabricante del 90%
(RM). El objetivo es asegurar la confidencialidad e integridad de los datos
almacenados en una empresa de contabilidad, puesto que el año pasado se
detectaron 2 sucesos (ARO) en los que se puso en evidencia la confidencialidad e
integridad de los datos de clientes. En cada uno de estos incidentes no existió
perdida de información de la organización, aunque se estima una expectativa de
pérdida simple (SLE) de 5.000€ por cada uno de estos eventos en concepto de
daño a la imagen corporativa.
ALE (SLE x ARO) = 5.000€ x 2 = 10.000€ de pérdidas. ALE = 10.000€
RM (Riesgo Mitigado) = 90% (eficacia del antivirus)
CIS (Coste Inversión en Seguridad) = 32.000€
ROSI = (10.000 x 90% - 32.000) / 32.000 = -0,718%
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 296 de 301
ALE = Annual Loss Expectancy (Expectativa de Pérdida Anual), también llamado
Riesgo de Exposición, es el resultado de SLE x ARO.
RM = Riesgo Mitigado
CIS = Coste Inversión en Seguridad
SLE = Single Loss Expectancy (Expectativa de Pérdida Simple)
ARO = Annual Rate of Occurrence (Tasa de Ocurrencia Anual)
Este otro resultado nos muestra un balance NEGATIVO del -0,718%, lo que
demuestra que la inversión no estaría justificada.
Además de los presupuestos de implantación, también resulta necesario a la
Dirección saber cuál será la inversión total por años, no solo su implantación inicial,
sino el mantenimiento del mismo, ya que ambos presupuestos deben incorporarse
a la planificación de la empresa como gastos de inversión y mantenerlo en el
capítulo de gastos fijos.
Será por tanto condición indispensable, indicar todas las mejoras, modificaciones y
propuestas que se hayan ido anotando en los capítulos y apartados anteriores y
que se resumieron en el apartado “Programa de Sustitución de Medios y Recursos”
para a continuación proponer un orden de prioridades de las citadas mejoras,
indicando las necesarias a corto, medio y largo plazo. Si se ha realizado esta orden
de prioridades, tendremos que incluir tres presupuestos en función de las
prioridades que se hayan marcado, en caso contrario, se valorarán todas las
unidades de obra, todas las instalaciones, equipos y señalización propuestas, y los
costes de la formación a impartir como último paso a realizar.
En lo referente al presupuesto de mantenimiento, se deberán incluir los costes
propios del mantenimiento de equipos, sustituciones de los mismos, formación, etc.
Es interesante resaltar que en los costes de formación, tanto de implantación como
de mantenimiento, han que incluirse, tanto los honorarios del profesorado, como el
coste horario que supondrá la falta de asistencia del trabajador por estar en proceso
de formación, porque, si bien es cierto que la formación es un derecho de los
trabajadores y un deber de la empresa, las horas de formación no están
produciendo beneficios a la empresa, luego es un coste.
Trabajo de Fin de Grado
Página 297 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
ANEXO VII. UD. TÉCNICO COMPETENTE
EN CANARIAS
Módulo A. Introducción Básica
1. Nociones básicas de la Protección Civil Estatal
2. Introducción básica a la Protección Civil de Canarias
2.1. La Protección Civil en Canarias: qué es, objetivos y organización
2.2. Actuaciones de la Protección Civil en Canarias
3. La prevención y planificación de riesgos graves en Canarias
3.1. Introducción al análisis y conocimiento del riesgo
3.2. Clasificación de los riesgos graves en Canarias
3.3. Principios de la planificación de emergencias
3.4. Planes de Protección Civil de Canarias
3.4.1. Planes Territoriales
3.4.2. Planes Especiales
3.4.3. Planes Específicos
3.5. La implantación de los planes de emergencia
4. La gestión de las emergencias
4.1. Parámetros que condicionan la gestión de las emergencias
4.2. Centros de emergencias de Protección Civil
4.2.1. Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad de Canarias
(CECOES 1-1-2)
4.2.2. Teléfono único de Emergencias 112
4.3. Información a la población
4.4. Funciones de los diferentes intervinientes; antes, durante y después de las
emergencias
4.4.1. Técnicos en Protección Civil (Gobierno Autónomo, Cabildos y
Ayuntamientos)
4.4.2. Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE)
4.4.3. Cuerpo General de la Policía Canaria
4.4.4. Policías Locales
4.4.5. Empresas de Seguridad Privada
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 298 de 301
4.4.6. Consorcio de Emergencias Insulares
4.4.7. Bomberos Municipales
4.4.8. Agrupaciones de Voluntarios en Protección Civil
4.4.9. Servicio de Urgencias Canario (SUC)
4.4.10. Organizaciones No Gubernamentales (ONG´s)
4.4.11. Entidades privadas prestatarias de servicios
5. Tecnologías de apoyo a la Protección Civil
5.1. Red de alarmas y avisos a la población
Módulo B. Normativa básica relativa a las diferentes actividades del
Decreto de autoprotección
1. Normas básicas de autoprotección
1.1.1. El Estatuto de Canarias (Ley Orgánica 10/1982)
1.1.2. El Sistema Canario de Seguridad y Emergencias (Ley 9/2007)
1.1.3. Ley de Protección Civil (Ley 2/1985)
1.1.4. El Real Decreto 393/2007 (Norma Básica de Autoprotección)
1.1.5. El Decreto de autoprotección de la Comunidad Autónoma de
Canarias
1.1.6. Plataforma de registro de los PLAN DE AUTOPROTECCIÓN y firma
electrónica
2. Normas Técnicas de Autoprotección
2.1.1. Código Técnico de la Edificación (RD 314/2006)
2.1.2. Normativa específica de seguridad contra incendios (RD 2267/2004)
2.1.3. Normativa de espectáculos y actividades recreativas de Canarias
(Ley 7/2011)
2.1.4. Reglamento de actividades clasificadas y espectáculos públicos
(DECRETO 86/2013)
2.1.5. Normativa de seguridad y protección contra incendios en
establecimientos turísticos de Canarias
(Decreto 132/1990, Decreto 131/1990, Decreto 305/1996 modif. Decreto
20/2003)
2.1.6. Ley de Prevención de Riesgos Laborales (Ley 31/1995)
3. Normas Relacionadas
3.1.1. Normativa de otras actividades: centros comerciales y otros (DL
1/2012)
Trabajo de Fin de Grado
Página 299 de 301 Enrique Tadeo Rodríguez
3.1.2. Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y
Actividades Recreativas. (Real Decreto 2816/1982)
3.1.3. Normativa de Seguridad Privada (Ley 23/1992 y RD 2364/1994)
3.1.4. Protección de la Seguridad Ciudadana (Ley Orgánica 1/1992)
3.1.5. Ordenación del Turismo de Canarias (Ley 7/1995)
3.1.6. Reglamento de explosivos (RD 230/1998)
3.1.7. Ley contra la violencia en el deporte (Ley 19/2007)
3.1.8. Reglamento de prevención de la violencia en el deporte (RD
203/2010)
3.1.9. Ley Canaria del Deporte (Ley 8/1997)
3.1.10. Ley de Protección de Datos de Carácter Personal
(LO 15/1999 y RD 1720/2007)
3.1.11. Reglamento de artículos pirotécnicos y cartuchería (RD 563/2010)
Módulo C. Estándares básicos para elaboración de un PLAN DE
AUTOPROTECCIÓN
1. Introducción básica a la redacción de un Plan de Autoprotección
1.1. Descripción de actividades y centros de interés para la Protección Civil local
1.2. Contenidos mínimos de un Plan de Autoprotección
2. Análisis del riesgo: tipo de riesgo asociado
2.1. Análisis de los riesgos internos y externos que pueden afectar a una
instalación
2.2. Espectáculos, actividades recreativas y centros comerciales
2.3. Riesgo en pirotecnia
2.4. Riesgos naturales con planes especiales asociados
2.5. Riesgos sociales con planes especiales asociados
3. Descripción de medios y medidas de autoprotección
3.1. Medios materiales internos
3.1.1. Dispositivos de detección y extinción de incendios
3.1.2. Dispositivos de detección de riesgo químico
3.1.3. Sistemas de señalización interna
3.2. Medios materiales externos
3.3. Prevención de incendios forestales
3.4. Medidas para conciertos y fiestas populares
3.4.1. Medios humanos disponibles
Trabajo de Fin de Grado
Enrique Tadeo Rodríguez Página 300 de 301
3.4.2. Dispositivos de vigilancia
3.4.3. Dispositivos sanitarios y primeros auxilios
3.4.4. Medidas correctoras del riesgo y autoprotección
3.4.5. Planos: tipos y elementos básicos a incorporar
4. Estructura organizativa de medios humanos
4.1.1. Fases y criterios de activación
4.1.2. Equipos de emergencia: organización y funciones
4.1.3. Acciones a realizar
4.1.3.1. Detección y alerta; avisos internos y externos
4.1.3.2. Sistemas de comunicación en emergencias
4.1.3.3. Evacuación y confinamiento
4.1.3.4. Intervención
4.1.3.5. Fichas de actuación
4.2. Actuaciones en centros sanitarios, docentes y geriátricos
4.3. Integración con planes de emergencias superiores
4.3.1. Local
4.3.2. Insular
4.3.3. Autonómico
5. Implantación, mantenimiento y actualización
5.1. Implantación
5.1.1. Estrategias de implantación
5.1.2. Simulacros
5.2. Programa de mantenimiento
5.3. Actualización y evaluación








Documento finalizado el 19 de agosto de 2013.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->