Está en la página 1de 20

Departamento Académico de Ciencias Religiosas

Asignatura de Vida espiritual

I. La espiritualidad
del ser humano
Dimensiones
de la vida espiritual
Las dimensiones esenciales de toda
espiritualidad son:

el camino hacia el interior,


el camino a lo trascendente
y el camino hacia los otros.

S.Gamarra. Teología espiritual: 33-36

I. La espiritualidad del ser humano 2


Distintas formas de entender la espiritualidad:

1. La espiritualidad como sinónimo de vivir bajo


la acción del Espíritu.

Vida espiritual y vida en el Espíritu se presentan como la


misma realidad. No cabe la duda que la presencia del
Espíritu es lo más radical en la espiritualidad. Pero se
necesitan, además, otros datos.

S.Gamarra. Teología espiritual: 36-38

I. La espiritualidad del ser humano 3


Distintas formas de entender la espiritualidad:

2. La espiritualidad como la forma envolvente y


unificadora de entender toda la vida: vida Dios, el
hombre, la muerte, el universo, la historia, el amor.

Hans Urs von Balthasar describe la espiritualidad como «la


actitud básica, práctico o existencial, propia del hombre y
que es consecuencia y expresiçon de una visión religiosa
-o, de un modo más general, ética- de la existencia». En
esta definición plantea la espiritualidad como expresión de
la persona integrada desde el valor religioso.
S.Gamarra. Teología espiritual: 36-38

I. La espiritualidad del ser humano 4


Características de la vida espiritual
Una espiritualidad integradora de la persona.
Una espiritualidad que sea experiencia personal de la fe.
Una espiritualidad vivida en el Espíritu.
Una espiritualidad que se desarrolla contando con la vida y con el mundo.
Una espiritualidad gratificante y gozosa.
Una espiritualidad de diálogo y, al mismo tiempo, una espiritualidad definida.
Una espiritualidad profundamente realista.
Una espiritualidad fraterna y apostólica.
Una espiritualidad eclesial.
Una espiritualidad profundamente afectiva.
Una espiritualidad que entraña la relación con Dios Trino.
Una espiritualidad pascual, que afronte la cruz.

S.Gamarra. Teología espiritual: 46-51


I. La espiritualidad del ser humano 5
¿Qué es la vida espiritual?
Un primer sentido de «vida espiritual» es el que se
refiere a la vida de los seres espirituales, del mismo
modo que la vida vegetal es la vida de las plantas, o la
vida animal la de los animales.

Pero no todos los seres espirituales son iguales.

Cuando se trata de la espiritualidad del ser humano es


preciso matizar, para diferenciarla de la espiritualidad de
Dios o de los ángeles.

I. La espiritualidad del ser humano 6


Es cierto que la vida espiritual es la vida más allá de lo sensible o
material; profundizando más, podríamos afirmar que la vida espiritual es
principalmente la vida de relación con Dios.

Pero si la vida espiritual es la vida de los seres espirituales, la vida espiritual


humana es toda la vida del ser humano, toda la vida humana y no sólo su
trato con otras personas o con Dios.

Por ser espíritu debemos subrayar que en el ser humano todo va más allá
de lo sensible y material. Acciones como la nutrición, el crecimiento, etc.,
cuando las realiza el hombre, participan de su dimensión espiritual, nunca
son simplemente acciones materiales o sensibles.

Toda la vida del hombre es espiritual, también las actividades marcadas


claramente por su corporalidad como el comer, vestirse o descansar.
Lógicamente algunas acciones tienen un mayor grado de espiritualidad,
pero todas participan de esa dimensión superior. Por ser espíritu encarnado
que necesita de lo corporal, no puede conocer ni amar independientemente
de lo material.

I. La espiritualidad del ser humano 7


La espiritualidad del ser humano

La humanidad tiene su historia, una historia que puede


describirse en su dimensión más profunda como «historia de
salvación». Ella nos habla de la vida y la relación existente entre
Adán, padre de los hombres, y Cristo, nuevo y definitivo Adán.

Esta relación implica que el modelo de hombre es Jesucristo; y


por tanto que el discípulo de Cristo -el cristiano- es el ser
humano más auténtico; que todo ser humano está llamado a
ser cristiano (por medio del don de la gracia); que la vida
cristiana es una especial plenitud de la vida humana.

I. La espiritualidad del ser humano 8


La espiritualidad del ser humano

Dos notas caracterizan la vida espiritual:

(1)La conjunción de vida espiritual, vida interior y


vida creyente, aunque esto no sea algo exclusivo de la
vida cristiana.

(2) La vida espiritual es fruto de la iniciativa divina y


por tanto don gratuito que eleva el ser humano al nivel
sobrenatural.

I. La espiritualidad del ser humano 9


a) Vida espiritual, vida interior y vida creyente
Vida espiritual se relaciona con la vida interior y con la
vida propia de un hombre y de una mujer creyente, aunque
no significa lo mismo.

Se advierte en la historia y en la persona individual que


espontáneamente:
la vida interior lleva a la vida espiritual de relación con los
demás,
la búsqueda del otro que lleva a la búsqueda del Otro, de
ese ser trascendente y divino que es Dios.

La vida interior, la vida espiritual y la vida religiosa se


integran de manera armónica.

I. La espiritualidad del ser humano 10


a) Vida espiritual, vida interior y vida creyente

«Desde este punto de vista el cristianismo aparece


como una forma de vida espiritual en la que la
relación más personal y más íntima se produce con
un Dios, una relación que está plenamente reconocida
y formalmente cultivada.
El cristiano, frente a otras formas espirituales como el
budismo o hinduismo, tiende a la expansión completa
de una vida plenamente humana, al mismo tiempo
que plenamente personal, en el descubrimiento de un
Dios que no sólo es también una persona, sino el ser
personal por excelencia» (L.Bouyer)

I. La espiritualidad del ser humano 11


b) Iniciativa de Dios

La vida espiritual nace del hecho de que Dios se


nos ha revelado como tal, nace de la iniciativa
divina. Dios se nos ha dado a conocer en Cristo
como alguien,
alguien por sus palabras y por sus
acciones.

Toda la vida espiritual de los cristianos se origina


y se funda en el hecho de que Dios nos ha
hablado a través de su Palabra viviente, que se
ha hecho carne entre nosotros.

I. La espiritualidad del ser humano 12


b) Iniciativa de Dios

La vida espiritual en el cristianismo no parte de


cierta concepción sobre Dios, ni siquiera de la
idea de un Dios personal, sino de la fe
propiamente cristiana. Es decir, de la vida del
Dios trino anunciada y comunicada en Cristo,
transmitida por el Espíritu Santo a través de la
Iglesia a cada hombre.

I. La espiritualidad del ser humano 13


b) Iniciativa de Dios

El asentimiento que damos a la palabra de Dios,


la fe, es un asentimiento fundado en nuestra
libertad de querer creer, pero sobre todo en el
don de Dios que nos da a conocer esta palabra,
que se nos entrega en Cristo Jesús.

I. La espiritualidad del ser humano 14


b) Iniciativa de Dios
La iniciativa de Dios no es sólo un mensaje, sino
una persona -Jesucristo- en la que se nos
comunica el mismo Dios trino.
La vida espiritual se presenta así como la vida en
Cristo. «No soy yo el que vive, sino que Cristo
vive en mí».
Esta vida por Cristo, con Cristo y en Cristo propia
del mensaje cristiano es la vida según el Espíritu
divino que Dios ha derramado en nuestros
corazones;

I. La espiritualidad del ser humano 15


Iniciativa de Dios

Muchos aspectos configuran la vida cristiana.

Junto a la perspectiva antropológica (la vida


cristiana es la vida espiritual del ser humano
elevado por la gracia) debemos tener en cuenta
la perspectiva trinitaria y cristológica.

Ambas están íntimamente ligadas porque Cristo,


Hombre perfecto, es el Verbo de Dios encarnado.
I. La espiritualidad del ser humano 16
Iniciativa de Dios

1. Antropológico: La vida de hijos de Dios que se relacionan con


su Padre Dios a lo largo de su vida terrena, a la espera de la
plenitud eterna. Así pues, la vida cristiana, que engloba todo lo
humano, tiene como modelo a Cristo y en Cristo es vida de
relación real con la Trinidad.

2. Si desde la perspectiva trinitaria se subraya la vida cristiana


como vida de hijos de Dios Padre en el Hijo por el Espíritu Santo,
la vida cristiana es la vida espiritual guiada bajo la acción del
Espíritu.

3. Desde la perspectiva cristológica se muestra la Humanidad


Santísima de Jesucristo como camino hacia el Padre que debe
seguir el hijo de Dios.
I. La espiritualidad del ser humano 17
Lo esencial es el fundamento antropológico
sobrenatural de la vida cristiana, pero éste sólo
se entiende desde el aspecto cristológico y
trinitario. La vida espiritual cristiana es la vida
del cristiano, en Cristo y con la Trinidad.

I. La espiritualidad del ser humano 18


Iniciativa de Dios

Dos verdades teológicas fundamentales:

La definición del ser humano: el hombre es


imagen de Dios, la imagen personal de Dios
en el mundo actual,

La consideración de que el cristiano es hijo


de Dios.

I. La espiritualidad del ser humano 19


Iniciativa de Dios

El ser humano es imagen unipersonal del Dios


tripersonal.
El conocimiento y amor humanos llegan a ser realmente
conocer y amar a Dios porque Dios mismo inhabita en el
alma y actúa en el mundo a través del hombre: el
Espíritu Santo derrama la caridad en el mundo a través
del corazón humano. El hombre conoce ama a Dios
como Padre, Hijo y Espíritu Santo, porque participa de su
vida íntima como verdadero hijo de Dios.

I. La espiritualidad del ser humano 20