P. 1
Elementos del mito

Elementos del mito

1.0

|Views: 32.443|Likes:
Publicado porsaorin

More info:

Published by: saorin on Oct 04, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as ODT, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/13/2015

pdf

text

original

Antonio Saorín Martínez. IES Cristóbal de Monroy.

Departamento de Filosofía

1

“El mito cuenta cómo, gracias a las hazañas de los seres sobrenaturales, una realidad ha venido a la existencia, sea esta la realidad total, el cosmos, o solamente un fragmento: una isla, una especie de vegetal, un comportamiento humano, una institución. Es pues, el relato de una “creación”, se narra cómo ha sido producido, ha comenzado a ser. […] Los personajes de los mitos son personajes sobrenaturales. Se les conoce sobre todo por lo que han hecho en el tiempo prestigioso de los “comienzos”. Los mitos revelan, pues, la actividad creadora y desvelan la sacralidad de sus obras. En suma, los mitos describen las diversas, y a veces dramáticas, irrupciones de lo sagrado (o de lo “sobrenatural”) en el mundo”. (MIRCEA ELIADE, Mito y realidad) 1. Anota las palabras del texto cuyo significado desconoces y búscalas en el diccionario 2. Pon un título al texto 3. Entresaca las ideas principales He aquí unos cuantos mitos. Identifica en ellos: 1. Los seres sobrenaturales que intervienen 2. Cómo están relacionados entre sí 3. La realidad creada por esos seres sobrenaturales. MITO GRIEGO DE PERSÉFONE Perséfone es hija de Zeus y Deméter. A su vez Deméter es hija de Cronos y Rea, hermana de Zeus, y diosa de la fertilidad y el trigo. Su tío Hades (hermano de Zeus y dios de los Infiernos), se enamoró de ella y un día la raptó. La joven se encontraba recogiendo flores en compañía de sus amigas las ninfas y hermanas de padre, Atenea y Artemisa, y en el momento en que va a tomar un lirio, (según otras versiones un narciso), la tierra se abre y por la grieta Hades la toma y se la lleva. De esta manera, Perséfone se convirtió en la diosa de los Infiernos. Aparentemente, el rapto se realizó con la cómplice ayuda de Zeus, pero en la ausencia de Deméter, por lo que ésta inició unos largos y tristes viajes en busca de su adorada hija, durante los cuales la tierra se volvió estéril. Al tiempo, Zeus se arrepintió y ordenó a Hades que devolviera a Perséfone, pero esto ya no era posible pues la muchacha había comido un grano de granada, mientras estuvo en el Infierno, no se sabe si por voluntad propia o tentada por Hades. El problema era que un bocado de cualquier producto del Tártaro implicaba quedar encadenado a él para siempre. Para suavizar la situación, Zeus dispuso que Perséfone pasara parte del año en los confines de la Tierra, junto a Hades, y la otra parte sobre la tierra con su madre, mientras Deméter prometiera cumplir su función germinadora y volviera al Olimpo. La leyenda cuenta que el origen de la Primavera radica precisamente en este rapto, pues cuando Perséfone es llevada a los Infiernos, las flores se entristecieron y murieron, pero cuando regresa, las flores renacen por la alegría que les causa el retorno de la joven. Como la presencia de Perséfone en la tierra se vuelve cíclica, así el nacimiento de las flores también lo hace. Por otra parte, durante el tiempo en que Perséfone se mantiene alejada de su madre, Deméter y confinada a el Tártaro, o mundo subterráneo, como la esposa de Hades, la tierra se vuelve estéril y sobreviene la triste estación del Invierno. Perséfone es conocida como Proserpina por los latinos. LEYENDA DEL SOL Y LA LUNA (Mito mesoamericano) Antes de que hubiera día en el mundo, se reunieron los dioses en Teotihuacan. -¿Quién alumbrará al mundo?- preguntaron.

Antonio Saorín Martínez. IES Cristóbal de Monroy. Departamento de Filosofía

2

Un dios arrogante que se llamaba Tecuciztécatl, dijo: -Yo me encargaré de alumbrar al mundo. Después los dioses preguntaron: -¿Y quién más? -Se miraron unos a otros, y ninguno se atrevía a ofrecerse para aquel oficio. -Sé tú el otro que alumbre -le dijeron a Nanahuatzin, que era un dios feo, humilde y callado. y él obedeció de buena voluntad. Luego los dos comenzaron a hacer penitencia para llegar puros al sacrificio. Después de cuatro días, los dioses se reunieron alrededor del fuego. Iban a presenciar el sacrificio de Tecuciztécatl y Nanahuatzin. entonces dijeron: -¡Ea pues, Tecuciztécatl! ¡Entra tú en el fuego! y Él hizo el intento de echarse, pero le dio miedo y no se atrevió. Cuatro veces probó, pero no pudo arrojarse Luego los dioses dijeron: -¡Ea pues Nanahuatzin! ¡Ahora prueba tú! -Y este dios, cerrando los ojos, se arrojó al fuego. Cuando Tecuciztécatl vio que Nanahuatzin se había echado al fuego, se avergonzó de su cobardía y también se aventó. Después los dioses miraron hacia el Este y dijeron: -Por ahí aparecerá Nanahuatzin Hecho Sol-. Y fue cierto. Nadie lo podía mirar porque lastimaba los ojos. Resplandecía y derramaba rayos por dondequiera. Después apareció Tecuciztécatl hecho Luna. En el mismo orden en que entraron en el fuego, los dioses aparecieron por el cielo hechos Sol y Luna. Desde entonces hay día y noche en el mundo. Desde ese día ha iluminado a los Mexicas, a los Mayas, a los Olmecas, a todas y cada una de las grandes culturas que existieron y existen en Mesoamérica". MITO GRIEGO DEL ORIGEN DEL SER HUMANO Era un tiempo en el que existían los dioses, pero no las especies mortales. Cuando a éstas les llegó, marcado por el destino, el tiempo de la génesis, los dioses las modelaron en las entrañas de la tierra, mezclando tierra, fuego y cuantas materias se combinan con fuego y tierra. Cuando se disponían a sacarlas a la luz, mandaron a Prometeo y Epimeteo, hijos del titán Jápeto, que las revistiesen de facultades distribuyéndolas convenientemente entre ellas. Epimeteo pidió a Prometeo que le permitiese a él hacer la distribución "Una vez que yo haya hecho la distribución, dijo, tú la supervisas ". Con este permiso comienza a distribuir. Al distribuir, a unos les proporcionaba fuerza, pero no rapidez, en tanto que revestía de rapidez a otros más débiles. Dotaba de armas a unas, en tanto que para aquellas, a las que daba una naturaleza inerme, ideaba otra facultad para su salvación. A las que daba un cuerpo pequeño, les dotaba de alas para huir o de escondrijos para guarnecerse, en tanto que a las que daba un cuerpo grande, precisamente mediante él, las salvaba. De este modo equitativo iba distribuyendo las restantes facultades. Y las ideaba tomando la precaución de que ninguna especie fuese aniquilada. Cuando les suministró los medios para evitar las destrucciones mutuas, ideó defensas contra el rigor de las estaciones enviadas por Zeus: las

Antonio Saorín Martínez. IES Cristóbal de Monroy. Departamento de Filosofía

3

cubrió con pelo espeso y piel gruesa, aptos para protegerse del frío invernal y del calor ardiente, y, además, para que cuando fueran a acostarse, les sirviera de abrigo natural y adecuado a cada cual. A algunas les puso en los pies cascos y a otras piel gruesa sin sangre. Después de esto, suministró alimentos distintos a cada una: a una hierbas de la tierra; a otras, frutos de los árboles; y a otras raíces. Y hubo especies a las que permitió alimentarse con la carne de otros animales. Concedió a aquellas descendencia, y a éstos, devorados por aquéllas, gran fecundidad; procurando, así, salvar la especie. Pero como Epimeteo no era del todo sabio, gastó, sin darse cuenta, todas las facultades en los brutos. Pero quedaba aún sin equipar la especie humana y no sabía qué hacer. Hallándose en ese trance, llega Prometeo para supervisar la distribución. Ve a todos los animales armoniosamente equipados y al hombre, en cambio, desnudo, sin calzado, sin abrigo e inerme. Y ya era inminente el día señalado por el destino en el que el hombre debía salir de la tierra a la luz. Ante la imposibilidad de encontrar un medio de salvación para el hombre Prometeo roba a la diosa Atenea la sabiduría de las artes y el fuego a Hefesto y se lo entrega a los hombres. Con ella recibió el hombre la sabiduría para conservar la vida. Al enterarse Zeus que los dioses habían creado a un ser humano semejante a ellos, reaccionó con ira y descargó rayos y truenos, dirigiendo toda su cólera hacia el dios Prometeo que fue encadenado en el Monte Cáucaso cerca del fin del universo. A ese lugar llegaba todos los amaneceres un águila que le roía el hígado, el que le volvía a crecer durante la noche, para ser nuevamente ingerido por el ave a la mañana siguiente. Prometeo sufrió esa condena durante treinta años, hasta que Hércules lo liberó de tan espantoso sufrimiento. Por orden de Zeus, Atenea y Hefesto, crearon a la primera mujer, Pandora, para castigar a los hombres por la falta cometida por Prometeo. Hefesto, dios del fuego, era herrero, y en su herrería modeló a la primera mujer a quien todos los dioses le concedieron una gracia. Así recibió belleza, gracia, inteligencia, habilidad y poder de persuasión, pero Hermes la hizo astuta y engañadora y Hera le dio la curiosidad que fue lo que le quitaría la tranquilidad y la paz. Zeus, por su parte, le envió a esa bella mujer, Pandora, a Epimeteo quien profundamente conmovido por su belleza decidió desposarla a pesar de las advertencias de su hermano Prometeo que esperaba que Zeus utilizase cualquier engaño para vengarse. Como regalo de bodas Pandora recibió de Zeus una preciosa caja de oro y piedras preciosas, con la advertencia que jamás la abrieran si querían ser felices. Durante mucho tiempo la pareja vivió feliz; la vida era paradisíaca, no existían los problemas ni los sufrimientos. Permanecían siempre jóvenes y la vejez no era una amenaza; ya que sólo cuando se sentían cansados de tanto vivir, se acostaban a dormir y dulcemente se transformaban en seres transparentes y livianos que volaban hacia un lugar tranquilo y mágico. Pero la curiosidad pudo más en Pandora y a pesar de la advertencia un día decidió abrir la enigmática caja. Ni bien estuvo abierta, emergieron de ella primero todas las desdichas de la tierra para los hombres y por último en forma de pájaro salió volando la esperanza como consuelo para la humanidad. Comenzaron como consecuencia las peleas entre los hombres, los abusos, los actos ilegales, las calamidades, las enfermedades, la violencia y las guerras; y sólo los héroes eran los que intentaban por todos los medios luchar contra el mal. Desde entonces, la vida de los seres humanos se tornó cada vez más difícil y el hombre tiene que luchar hasta hoy en día, para poder sobrevivir.

Antonio Saorín Martínez. IES Cristóbal de Monroy. Departamento de Filosofía

4

Para terminar el trabajo responde a estas preguntas: 1. ¿Qué son las leyendas urbanas? 2. Busca dos o tres y resúmelas 3. ¿Qué diferencias encuentras entre las leyendas urbanas y los mitos tal como los hemos definido?

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->