P. 1
Libro Enfermedades Infecciosas en Veterinaria

Libro Enfermedades Infecciosas en Veterinaria

4.0

|Views: 114.968|Likes:
Publicado pornoebauermarcos

More info:

Published by: noebauermarcos on Oct 04, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/24/2015

pdf

text

original

Se define como fuente de infección a todo animal, humano, objeto o sustancia de la
cual el agente infeccioso pasa al huésped.

ENFERMOS

La fuente de infección más común es el huésped afectado por una enfermedad, puesto
que de él se libera la mayor cantidad del agente al medio que lo rodea.

Un enfermo t{pico, relativamente, no ofrece problemas para el control de una
enfermedad. Aunque el enfermo típico (que desarrolla lesiones características) produce
mayor cantidad del agente capaz de infectar a otro huésped, éste es más fácilmente
detectado, permitiendo tomar acciones preventivas rápidas para evitar la propagación
del agente.

Desde el punto de vista epidemiológico es más preocupante el enfermo atípico, el cual
puede presentar lesiones menos severas, ofreciendo a menudo dificultades para el
diagnóstico y retrasando así la aplicación de medidas profilácticas.

Por último, entre los enfermos, debe mencionarse al enfermo prodrómico, es decir, a
aquél que aún no ha desarrollado las lesiones características de la enfermedad y
presenta un cuadro infeccioso general, inespecífico. Durante este período prodrómico,
la liberación del agente al medio es generalmente máxima. La rápida identificación de
un enfermo en estado prodrómico puede constituir una de las medidas decisivas para
evitar una epidemia.

Si bien se reconoce que el individuo enfermo es la fuente de infección más importante
para el desarrollo de una epidemia, existen otras fuentes que en determinadas
circunstancias alcanzan gran significado. Estas son los portadores sanos y los
reservorios.

PORTADORES

El portador sano es todo aquel huésped que mantiene en su organismo a un agente
infeccioso sin presentar signos de enfermedad.

17

Sin embargo, el portador no siempre sirve de fuente de infección. Para que esto ocurra,
el agente debe ser eliminado al medio en cantidad suficiente y que entre en contacto
con otro huésped susceptible. Existen tres mecanismos por los cuales un huésped
puede constituirse en portador sano: en primer lugar, existe aquel huésped infectado en
el cual el agente se encuentra en las primeras fases de multiplicación y aún no dio lugar
a ninguna reacción patológica. A este individuo se le conoce como portador en estado
de incubación. Luego del período de incubación, la infección puede desencadenar un
cuadro clínico y el animal luego de pasar por la enfermedad se recupera, pero el agente
puede mantenerse en el huésped durante un tiempo más o menos prolongado después
de la recuperación. Durante ese tiempo se dice que el huésped es un portador
convalesciente. Por último, si el animal no desarrolla lesiones clínicas en ningún
momento del proceso infeccioso (enfermo subclínico) se habla de portador sano
propiamente dicho o portador subclínico o inaparente.

RESERVORIOS

El reservorio de agentes infecciosos es cualquier ser humano, animal, artrópodo,
planta, suelo o materia inanimada donde normalmente vive y se multiplica un agente
infeccioso, reproduciéndose de manera que pueda ser transmitido a un huésped
susceptible.

En referencia a los reservorios animales, se ha puesto énfasis en los denominados
reservorios ecológicos que consiste en especies animales no susceptibles a la
enfermedad causada por un determinado agente, pero en los cuales dicho agente
puede multiplicarse y eliminarse en forma tal que permite su transmisión a cualquier
huésped susceptible que se ponga en contacto con él. En algunos casos, el agente aún
puede pasar a la descendencia (transmisión transovárica o transmisión vertical), como
ocurre con las Babesias. Los reservorios ecológicos más comunes son los vectores
invertebrados aunque existen algunos casos de enfermedades virales y bacterianas
cuyos agentes son mantenidos en especies mamíferas sin producir signos clínicos de
enfermedad.

Algunas de las enfermedades más comunes en las cuales los mamíferos desempeñan
un papel importante como reservorio ecológico son: El Tétano; cuyo agente causal vive
en el intestinp del equino, sin. causar enfermedad, la Coxiella burnetti en ratones y
gallinas, el virus de l_ Encefalomielitis equina en aves silvestres, etcétera. Los vampiros
hematófagos, Desmodus rotundus actúan como reservorios del virus rábico. En el caso
de la Leptospirosis, numerosas especies de roedores pueden mantener el agente
durante períodos prolongados, sin presentar signos de enfermedad.

El suelo y el agua constituyen reservoríos, principalmente para parásitos protozoarios y
helmintos (Anquilostomas, Amebas). muchos de los agentes micóticos, como el
Histoplasma sp y Coccidioidomyces sp viven y se multiplican en el suelo.

Algunos microorganismos adoptan formas esporuladas para resistir las condiciones

18

adversas del medio ambiente. Así, la espora del bacilo tetánico puede permanecer
viable en el suelo por muchos años. En este caso, . aún cuando el reservarío original es
un ser vivo, el suelo y otros sitios han constituido un vasto reservorío adicional, de difícil
control.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->