Está en la página 1de 19

INFORME DE LABORATORIO #5

PARCIAL DE ORINA

Trabajo escrito presentado por:


CRISTHIAN LORENZO GARCIA VALDES
MARY MARCELA MUÑOZ VIVEROS
LINA MARIA TAPIAS GUTIERREZ

Trabajo presentado a la docente:


GLORIA MILENA LEYTON MENESES

UNIDAD CENTRAL DEL VALLE DEL CAUCA - UCEVA


PROGRAMA DE MEDICINA
CUARTO SEMESTRE
MICROBIOLOGIA
GRUPO B
2009
PRÁCTICA Nº5 – UROANÁLISIS
INTRODUCCIÓN

Los términos “uroanálisis”, “análisis de la orina” “citoquímico de orina”, “parcial de orina” describen un
perfil o grupo de pruebas tamiz con capacidad para detectar enfermedad renal, del tracto urinario o
sistémica. Desde el punto de vista de los procedimientos médicos, la orina se ha descrito como una biopsia
líquida, obtenida de forma indolora, y para muchos, la mejor herramienta de diagnóstico no invasiva de las
que dispone el médico.
El cuadro hemático y el parcial de orina son dos de los exámenes de laboratorio más comunes que se
realizan para el enfoque diagnostico de algunas enfermedades, el análisis adecuado de estos, puede ayudar
a identificar muchas de las patologías que frecuentemente se presentan en las personas que asisten la
consulta médica.
Los principales parámetros de naturaleza físico-química medidos en el análisis de orina son: el aspecto, el
color, el pH y la densidad. El aspecto, por lo normal transparente, puede variar por la presencia de fosfatos o
sales del ácido úrico y del ácido oxálico; o bien por la presencia de pus y bacterias. El color normalmente
amarillo pardo con tonalidad más o menos intensa por la presencia de urobilinógeno (pigmento urinario)
puede cambiar en algunas condiciones patológicas, volviéndose, por ejemplo, más rosado (color “agua de
lavar carne”), como en los casos de hemoglobinuria o de hematuria (presencia de hemoglobina o sangre en
la orina, respectivamente), o más oscuro (color vino), como en los casos más graves de ictericia. El valor del
pH proporciona datos sobre la eficiencia de los sistemas tampón del organismo, dedicados al
mantenimiento de valores constantes en el pH de las soluciones intra y extracelulares; el pH de la orina por
lo común ligeramente ácido por la presencia de ácido úrico, puede resultar más alto en caso de insuficiencia
renal o, al contrario, tender hacia valores ácidos en caso de diabetes. La densidad indica la capacidad del
riñón para concentrar la orina. En condiciones fisiológicas, oscila entre valores de 1015 y 1025.
Mediante el análisis químico de la orina, además, se buscan compuestos que, ausentes en condiciones
fisiológicas, son indicativos de fenómenos patológicos en curso: resulta particularmente significativa la
presencia de glucosa (glucosuria); de proteínas como la albúmina (albuminuria); de hemoglobina
(hemoglobinuria); de glóbulos rojos (hematuria); de bilirrubina (bilirrubinuria); y de cuerpos cetónicos
(cetonuria).
A través del análisis directo al microscopio, se identifican elementos formados o insolubles en la orina, y que
pueden provenir de la sangre, el riñón, las vías urinarias más bajas y de la contaminación externa. Se realiza
con el sedimento urinario obtenido por centrifugación. Informa las células por campo, cilindros por
preparación, bacterias, levaduras, cristales y moco por cruces (+: leve, ++: moderado, +++: aumentado,
++++: muy aumentado). No solo evidencia una enfermedad renal, sino también indica la clase de lesión
presente.

OBJETIVO GENERAL
Reconocer e identificar los principales parámetros analizados en un parcial de orina,
determinar cuáles son valores normales y cuáles son anormales en el estudio, y correlacionar
dichos valores para edificar un diagnóstico de acuerdo a los signos y síntomas.
Realizar un parcial de orina, a partir de muestras patológicas.

Objetivos Específicos
- Conocer los parámetros de un parcial de orina, su utilidad.
- Realizar el examen físico, el citoquímico y el microscópico del sedimento.
- Aprender a interpretar un parcial de orina.
MARCO TEÓRICO

 PARCIAL DE ORINA
Análisis físico: Color, Aspecto, Olor.
Análisis Químico: Densidad, pH, glucosa, proteínas, sangre, cuerpos cetónicos, Urobilinogeno,
bilirrubina y nitritos.
Análisis microscópico: Cilindros, eritrocitos, leucocitos, células epiteliales, cristales, bacterias,
hongos y filamentos de moco.

ANÁLISIS FÍSICO
Dentro de los diferentes aspectos físicos de la orina, el laboratorio clínico debe evaluar el volumen (cuando
se analiza orina de 24 horas), el aspecto, el color y el olor (antiguamente se evaluaba también el sabor
probando la orina).

- Volumen
El volumen de la orina no hace parte del estudio rutinario, pero es indispensable en los estudios de orina de
12 y 24 horas (orina minutada). Normalmente en el adulto oscila entre 700 y 2.000 mL/día. Cuando el
volumen urinario es superior a 2.500 mL/día se habla de poliuria, cuando es inferior a 500 mL/día de oliguria
y cuando es inferior a 100 mL/día de anuria.

- Aspecto
El aspecto normal de la orina es transparente o límpido y cualquier variación a este criterio debe ser
analizado y comprobado por estudios complementarios, incluso en el microscopio.
Muchas causas pueden ser responsables de orinas turbias, ante este hallazgo debe investigarse la
posibilidad de que esté causado por el uso de medios de contraste utilizados en radiología, de lociones, de
talcos y de cremas o estar en presencia de células epiteliales, moco, espermatozoides, líquido prostático,
materia fecal o menstruación.
También se puede tornar turbia cuando la orina se guarda bajo refrigeración, por precipitación de uratos
amorfos, con una precipitación rosada o con una turbidez blanquecina por fosfatos. La formación de una
pequeña cantidad de espuma, al emitir la orina o sacudir la muestra en un recipiente, es normal, pero
cuando ésta es abundante y persistente se debe sospechar una proteinuria o la existencia de sales biliares
que modifican la tensión superficial. Si en la muestra existe bilirrubina, la espuma será amarillo verdosa o
parda, en tanto que en su ausencia será ligeramente amarilla. El aspecto turbio (turbidez de la orina)
también puede estar relacionado con piuria, en infecciones masivas bacterianas o por hongos (recuento
microbiano >107/mL), o con lipiduria (lípidos en la orina) en presencia de síndrome nefrótico o en caso de
proteinuria masiva.
El aspecto de una orina turbia es considerado como anormal, esto puede ser debido a presencia de
leucocitos, glóbulos rojos, bacterias, cristales, grasa (Por obstrucción de linfáticos).
La neumaturia, presencia de finas burbujas de gas, clínicamente es un síntoma poco frecuente que indica la
presencia de una fístula entre el tracto urinario y el intestino, usualmente con fecaluria (materia fecal en la
orina). El aspecto de la orina recién evacuada es transparente y/o limpia, la aparición de una ligera turbidez
suele ser normal en primera eyección de la mañana, debido a la alta concentración de sales que pueden
precipitar y formar cristales. La presencia de ligera turbidez homogénea o marcada indica algún proceso
patológico de base. Un aspecto turbio puede deberse a presencia aumentada de cristales por deshidratación
o fiebre, bacterias por infección, eliminación de medios de contraste radiográfico, leucocitos, etc.

- Color
La orina normal tiene un color ámbar (amarillo claro) característico. El color de la orina depende de los
urocrómos, que normalmente se encuentran allí presentes, como porfirinas, bilirrubina uroeritrina. Es
importante aclarar que un color diferente al normal no necesariamente indica enfermedad pues esta
situación puede presentarse por algunas drogas o alimentos.
En condiciones normales el color de la orina va de amarillo hasta ámbar. En un individuo sano la intensidad
varía de acuerdo al grado de concentración de la muestra. En las enfermedades infecciosas son de
importancia las coloraciones amarillo - naranja, presente en orina muy concentrada, indicativa de
deshidratación o fiebre; la coloración azul – verdosa es indicativa de infección por Pseudomonas. En la
hepatitis la coloración puede ser amarillo-naranja o amarillo- verdosa.
Incolora: se conoce como Hidrúrica característica de una diabetes insípida se presenta por baja en la
producción de Hormona antidiurética.
Rosado o Rojo: Se presenta por la presencia aumentada de Urobilinógeno, porfobilinógeno.
Azul: después de procesos quirúrgicos.
Amarillo intenso: pigmentos biliares.
Negro: melanomas productores de melanina.

- Olor
El olor normal de la orina es «sui generis», se describe como urinoide, este olor puede ser más fuerte en
muestras concentradas sin que esto implique infección. La orina recién emitida tiene un olor característico,
no desagradable, generado por metabolitos intermedios de carácter acido y volátil. El olor a amoniaco se
presenta en pacientes con infección urinaria debido a la degradación de urea a amonio.

ASPECTO CITOQUIMICO
En la actualidad, y gracias a los avances logrados con las tirillas para orina, el laboratorio clínico está en
capacidad de medir, con alto grado de sensibilidad y especificidad, dentro de un uroanálisis de «rutina» los
siguientes parámetros: gravedad específica, pH, proteínas, glucosa, cuerpos cetónicos, Urobilinogeno,
bilirrubina, nitritos, leucocitos y eritrocitos.

PARÁMETRO ORINA ALTERACIÓN EJEMPLOS DE ENTIDADES DONDE SE


NORMAL PRESENTA LA ALTERACIÓN
DENSIDAD 1015-1025 BAJA Diabetes insípida, alteración en la hormona antidiurética,
sobre hidratación, uso de diuréticos, aumento en la
eliminación urinaria.
ALTA Diabetes mellitus, Deshidratación por vomito o diarrea.
FIJA Fija baja <1010, daño renal grave.
pH 5-8 ACIDEZ Acidosis metabólica, diabetes mellitas y bacterias acidógenas.
ALCALINIDAD Alcalosis metabólica, medicamentos, infección bacteriana por
Proteus.
PROTEÍNAS No detectable PROTEINURIA Sind. Nefrótico y en forma ocasional en infecciones altas del
tracto urinario, fiebre, exposición al frío, stress emocional,
ejercicio intenso.
GLUCOSA No detectable GLUCOSURIA Diabetes mellitus y embarazo.
CUERPOS CE TÓNICOS No detectable CETONURIA Diabetes mellitus y ayuno prolongado
BILIRRUBINA No detectable BILIRRUBINA Hepatitis crónica y aguda, mononucleosis infecciosa y
septicemia. Obstrucción de vías biliares.
UROBILINO-GENO < ó = 0.2mg/dl INCREMENTO Anemias hemolíticas y hemorragias internas.
AUSENCIA Obstrucción del colédoco
HEMOGLOBINA No detectable HEMATURIA Glomerulonefritis aguda o crónica, cálculos renales e
infecciones del tracto urinario.
NITRITOS Negativo POSITIVO Infección urinaria por E. Coli, Klebsiella, Proteus,
Enterobacter, Citrobacter y Salmonella.

- PARAMETROS:
pH: Es el reflejo de la capacidad del riñón para mantener la concentración normal de hidrogeniones. El pH
normal va de 5.5 - 6.5. Influyendo el régimen dietético el cada paciente.
En una alcalosis metabólica y respiratoria se produce una orina alcalina mientras que en una acidosis se
produce una orina ácida.

Densidad: Esta varia en razón directa a la cantidad de sólidos, principalmente cloruros, urea, sulfatos, la
densidad normal va de 1.015 - 1.025.

Proteínas: Se pueden encontrar varias clases de proteínas pero la más importante es la albúmina. Hay
proteinurias llamadas fisiológicas asociadas a fiebres, exposición al frío, stress emocional, ejercicio intenso.

Hemoglobina: Es una proteína sanguínea que no se debe encontrar en orinas normales, su presencia puede
ser causada por procesos hemolíticos, agentes tóxicos, accidentes transfusionales, quemaduras, etc.
Fisiológicamente puede presentarse por ejercicio intenso. La presencia de hemoglobina y proteínas, ambas
altas, indican que hay un daño glomerular.

Glucosa: En condiciones normales se elimina por la orina cantidades no detectables por los métodos
usuales, cuando el nivel de glucosa sobrepasa el umbral o dintel renal (180 mg/dl) se detecta. En el
síndrome de Cushing Y Diabetes se presentan glucosurias.

Cetonas: Cuando el metabolismo hepático se acelera por carencia de glucósidos, exceso de grasas o en
diabetes, los cuerpos cetónicos aparecen en abundancia en la orina y sangre. La prueba se basa en la
reacción del ácido acetoacético con el nitraprusiato. La presencia aumentada de cetonas y glucosa se
presenta en una acidosis diabética.

Bilirrubina y Urobilinógeno: La bilirrubina es un producto resultante de la descomposición de hemoglobina.


Normalmente no se encuentra, su eliminación se presenta por ictericia obstructiva intra y extrahepática
aguda o crónica, cirrosis. En Colestasis se presenta aumento de bilirrubinas con un urobilinogeno normal, en
ictericias hepáticas se presenta aumento de bilirrubinas menor que en las colestasis con un urobilinogeno
aumentado o normal, en las ictericias producidas por anemias hemolíticas se presenta una bilirrubina
normal con un urobilinogeno aumentado.

Nitritos: Se deben analizar en orinas recién emitidas para que su valor tenga algún significado clínico.

ANÁLISIS MICROSCÓPICO
El análisis microscópico se realiza con el sedimento urinario obtenido por centrifugación. Informa las células
por campo, cilindros por preparación, bacterias, levaduras, cristales y moco por cruces (+: leve, ++:
moderado, +++: aumentado, ++++: muy aumentado). No solo evidencia una enfermedad renal, sino también
indica la clase de lesión presente.

1. Células
Eritrocitos: Valor normal: < 2-3 por campo en mujeres y ocasionales en hombres. Indican sangrado
a nivel de vías urinarias. Se debe mirar si los hematíes son intactos los que son hematurias bajas,
crenados que se observan en orinas hipertónicas, hematíes dimorfos que indican una hematuria
glomerular. El recuento aumentado de esta forma celular puede ser indicativo de Glomerulonefritis
aguda o crónica, cálculos renales (intermitente) e infecciones del tracto urinario.
Leucocitos: Valor normal: < 3 por campo en mujeres y < 2 por campo en hombres. Indican una
pielonefritis, también se encuentran en enfermedades autoinmunes, lesión en vía renal o
infecciones cerca al aparato urinario. Se debe tener en cuenta si la muestra está contaminada
principalmente en mujeres en este caso el informe de laboratorio se debe reportar como:
Contaminación vaginal, se siguiere recoger nueva muestra previo aseo y micción media. La
presencia aumentada de leucocitos en la orina es muy indicativo de infección urinaria.
Células epiteliales escamosas y de pelvis renal: Valor normal: < 3 por campo y ocasionales
respectivamente. Se pueden encontrar algunas células en la orina como consecuencia del
desprendimiento normal de las células envejecidas. Su presencia reviste gran importancia si se
observan en gran cantidad puede indicar inflamación del conducto del tracto urinario. Se
correlacionan con la presencia de bacterias. Los cuerpos ovales son células epiteliales redondas
llenas de grasa que se observan en nefrosis debido a perdida de proteínas.
Células epiteliales renales: Valor normal: Ocasionales. 1-2 células por campo indica un proceso de
daño activo a nivel de los túbulos renales.
Bacterias: Una muestra recolectada y conservada en forma óptima no debe presentar bacterias, si
las hay son indicativas de infección, y se deben estudiar por coloración de Gram y cultivo para
confirmación del microorganismo. Normalmente menos de 1000 bacterias/ml en un espécimen no
centrifugado están presentes en la orina. En preparaciones en húmedo de espécimen centrifugado
son solo detectables si su número es mayor de 10.000/ml.
Levaduras: Una muestra recolectada y conservada en forma óptima no debe presentar levaduras, si
se presentan sugieren contaminación vaginal o infección, por ejemplo, la presencia de Candida
albicans. Es común encontrarlas en infecciones urinarias en pacientes con diabetes, que consumen
anticonceptivos, o terapia intensiva de antibióticos o inmunosupresores.
Parásitos: La presencia de parásitos en la orina suele presentarse por contaminación fecal. Es
posible observar también, Trichomonas vaginalis por contaminación vaginal. En pacientes con
esquistosomiasis en muy pocas ocasiones es posible detectar los huevos característicos del
parasito.

2. Cilindros
Los cilindros son el resultado de la gelificación de una mucoproteina renal específica, inmunológicamente
identificada como proteína de Tamm-Horsfall.

Hialinos: Su presencia es ocasional en la orina normal. Son incoloros homogéneos y transparentes,


se observan en una deshidratación y enfermedad renal.Pueden aparecer después del ejercicio físico
intenso, y en grandes cantidades pueden indicar compromiso renal.
Epiteliales: Generalmente no deben ser detectables en la orina, sin embargo, su presencia es
indicativa de inflamación renal. También se observan en necrosis tubular.
Granulosos: Se pueden formar por degeneración de cilindros epiteliales o por incorporación de
elementos proteicos. Su presencia implica procesos patológicos crónicos. También se observan
después de ejercicio intenso.
Hemáticos: Generalmente no deben ser detectables en la orina, sin embargo, su presencia indica
glomerulonefritis o cálculos renales. Se ven menos glóbulos rojos, se encuentra la hemoglobina,
son cilindros que microscópicamente se observan de un color rojo.
Leucocitarios: Son indicativos de infección urinaria activa y procesos inflamatorios.
Eritrocitarios: Son cilindros en los que se ven glóbulos rojos, indican lesiones glomerulares.
Céreos: Son indicativos de proceso renales crónicos, hipertensión, nefropatía, inflamación y
degeneración tubular, éxtasis urinaria alta y diálisis.

3. Cristales
Los cristales se generan por precipitación de sales (efecto de la concentración de la orina) y su presentación
puede ser asintomático. Si están asociados a la formación de cálculos, la presentación clínica acompañara a
la obstrucción total o parcial del flujo urinario. Se forman cuando la orina después de recogida se deja por
mucho tiempo sin analizar, por eso son importantes cuando se observan en orinas recién emitidas. Su
formación se ha visto que tiene una correlación genética a formarlos.

Uratos: pH acido. En estados febriles e infecciones agudas.


Acido úrico: Se encuentran en gota, estados febriles y litiasis. En orinas recién emitidas, y en altas
cantidades tras cálculos urinarios. Microscópicamente se ven como un precipitado rosado.
Uratos amorfos: Se observan en estados de sudoración profunda, enfermedades febriles.
Fosfatos triples y amorfos: En altas cantidades en infecciones crónicas y procesos degenerativos. En
trastornos metabólicos, osteopatía.
Colesterol: Nefritis, infecciones graves del tracto urinario, hipercolesterolemia.
Tirosina: Enfermedad hepática grave, formas graves de fiebre tifoidea y leucemias.
Leucina: En enfermedades hepáticas graves.
Cistina: Se observan en cálculos renales, son solubles en ácido clorhídrico e insoluble en ácido
acético.
Uratos de amonio: Son anormales solo si se encuentran en orinas recién emitidas.

Otras estructuras:
Hongos: Se observan en infecciones del tracto urinario, sobre todo en pacientes diabéticos pero pueden
estar presentes por contaminación cutánea o vaginal en la orina.

Espermatozoides: Se informan cuando se trata de muestras de hombres su elevación indica alteración de


órganos reproductores.

Moco: Se encuentra aumentado en procesos inflamatorios o irritación del tracto urinario.

Parásitos: Se observan debido a contaminación fecal.

PROCEDIMIENTO
Se obtiene la orina del paciente de acuerdo a las instrucciones.

Se deposita la orina en un tubo de ensayo, se descarta el resto.

Se sumerge totalmente la tirilla hasta el último cuadro reactivo, de tal forma que todos
alcancen a reaccionar al contacto con la orina.
Un minuto después, se comparan los diferentes reactivos sometidos a la muestra con el ítem
estandarizado respectivo que aparece en el envase de las tirillas.

Luego se anotan y analizan los resultados.

Posteriormente rotulamos el tubo de ensayo y lo colocamos en la centrifugadora durante 10


minutos a 3000 revoluciones/minuto.

Pasados los 10 minutos, vaciamos la orina en el grifo, y el sedimento que queda en el fondo del
tubo, lo depositamos en una lamina, cubrimos con una laminilla y queda listo para el análisis
directo al microscopio.
RESULTADOS

1. Nuestra muestra proviene de una paciente de Sexo Femenino de 52 años, que hace un mes
consultó por dolor al orinar, refirió que la orina era de color rojizo y de aspecto turbio. Le
diagnosticaron infección urinaria de acuerdo a un parcial de orina y le prescribieron Nitrofurantoina
y Ciprofloxacina. Actualmente se ve aquejada por el síntoma de consulta inicial, sumado a una
molestia lumbar.

ANALISIS FISICO PROTEINAS: NEGATIVO


COLOR: AMARILLO UROBILINOGENO: NEGATIVO
ASPECTO: TURBIO NITRITOS: NEGATIVO
LEUCOCITOS: +
ANALISIS CITOQUIMICO
GLUCOSA: NEGATIVO ANALISIS MICROSCOPICO
BILIRRUBINA: NEGATIVO CELULAS: 4 - 6 POR CAMPO
CETONA: NEGATIVO LEUCOCITOS: 6 – 8 POR CAMPO
GRAVEDAD: 1.020 ERITROCITOS: 2 – 3 POR CAMPO
SANGRE: TRAZAS BACTERIAS: ++
pH: 6.0 MOCO: ++
COMENTARIO DEL ANALISIS MICROSCÓPICO.
Pudimos observar la presencia de bacterias alrededor de células epiteliales, alrededor de moco, alrededor
de Leucocitos y dispersas en el fluido. Mucho moco que presumiblemente se debe a un proceso inflamatorio
o irritación del tracto urinario, células epiteliales de características de epitelio pavimentoso o escamoso
típico de tracto urinario bajo. Leucocitos aumentados, eritrocitos de formas y tamaños variables, se
tornaban brillantes, algunos sin hemoglobina.

REFLEXIÓN:
Para empezar el análisis podemos decir que ante el aspecto turbio de la orina, debemos confirmar las
sospechas de la continuidad de la infección urinaria con respecto a los otros parámetros del parcial, los
cuales nos indican la presencia de trazas de sangre, que se confirma con la presencia de 2 a 3 eritrocitos por
campo, hecho que no nos indica nada objetivo debido a que la presencia de eritrocitos de 0 a 3 por campo
se considera normal, pero de todas formas la presencia de sangre es anormal ya que esta no debe
detectarse en el examen y posiblemente la asociamos a un proceso infeccioso. Tampoco nos indica nada la
no presencia de nitritos, pues podemos contemplar varias hipótesis como la de que la infección no se debe a
bacterias con la capacidad de transformar nitratos a nitritos o también puede deberse a un falso positivo ya
que la muestra se tomó en primeras horas del día y el análisis se llevo a cabo cerca del mediodía; en fin, la
única evidencia que nos queda es la presencia de leucocitos, bacterias y la presencia anormal de células
epiteliales. Los leucocitos tanto en el análisis citoquímico en el cual nos reporta (+), como en el directo que
reporta 6 a 8 células por campo, son indicador de infección de vías urinarias, también reporta bacterias ++, y
si lo asociamos a la presencia de 4 a 6 células epiteliales por campo, con mayor seguridad, nos evidencia que
un proceso infeccioso e invasivo cursa en las vías urinarias.
Debido a la reincidencia en los síntomas de la paciente, posiblemente estamos ante un caso de resistencia a
los antibióticos o en su defecto a un uso inadecuado de estos por parte del paciente, ya que como
tratamiento se empleó empíricamente Nitrofurantoina y Ciprofloxacina (tratamiento que finalizo hace 15
días), sin aislar ningún microorganismo específico, debido a que en primera instancia la conducta medica fue
instaurar los medicamentos de acuerdo al resultado de un parcial de orina y sin basarse al menos en una
tinción de Gram y mucho menos en un urocultivo.
Por lo tanto, a nuestro parecer, lo mejor sería solicitar un urocultivo para conocer tanto el microorganismo,
como la sensibilidad de éste a antibióticos, y de esta forma instaurar un tratamiento definitivo, que permita
la recuperación del paciente y evitar el avance de la infección. Por el momento solo le administraríamos
tratamiento para el dolor analgésicos o antiinflamatorios no esteroideos.

2. Muestra de: Natalie Briñas Olaya, Jorge Iván Cortés y Luis Fernando Gómez Moreno.

Físico. pH: 6.0


Aspecto: Turbio Proteínas: +++
Color: Pardo (Café) Urobilinogeno: Normal 0.2
Nitritos: Negativo (-)
Químico. Leucocitos: ++
Glucosa: Negativo (-)
Bilirrubina: +++ Microscópico.
Cetonas: Negativo (-) Eritrocitos incontables
Densidad: 1.030 Células Epiteliales Altas
Sangre: +++ Polimorfonucleares (PMN) de tipo Neutrófilo

REFLEXION:
De acuerdo a los resultados, tenemos una orina turbia y de color café que puede ser considerado como
anormal y puede deberse a presencia aumentada de cristales por deshidratación o fiebre, bacterias por
infección, presencia de leucocitos, glóbulos rojos, etc. El color café se correlaciona con presencia de
eritrocitos, hemoglobina, mioglobina o productos de su degradación y pigmentos biliares, lo que nos hace
sospechar inicialmente en una afección renal o hepática, ante lo cual debemos analizar otros parámetros.
La presencia elevada de bilirrubina (+++), un ligero aumento de la densidad, la presencia de sangre (+++) e
informe de eritrocitos incontables, leucocitos (++) y en el directo PMN de tipo Neutrófilo, proteinuria (+++),
además de la presencia de células epiteliales altas, es suficiente evidencia para pensar en una
Glomerulonefritis o una Pielonefritis.
La presencia de leucocitos es debida a la quimiotaxis o migración de macrófagos y monocitos al sitio de
inflamación, y de ahí a la orina; al ser de tipo Neutrófilo podemos pensar en una infección de origen
bacteriano, el desprendimiento de células epiteliales altas y eritrocitos incontables se debe a la existencia de
una lesión o inflamación con microsangrado, que a su vez disminuye la dimensión de los espacios
peritubulares, intersticiales y glomerulares, afectando la filtración y la reabsorción de moléculas y
lógicamente por efecto de este daño renal grave la excreción renal tanto de proteínas como de bilirrubina
aumenta; el aspecto turbio y color café así como el leve aumento de la densidad se deben a que este cuadro
inflamatorio cursa con fiebre, lisis de células sanguíneas, deshidratación y la presencia de bilirrubina.
Debemos constatar de acuerdo a otros métodos diagnósticos, si ocurre un daño hepático u obstrucción
biliar debido a la elevada cantidad de bilirrubina reportada, o si definitivamente esto se debe a un daño en la
función renal.

La conducta a seguir es aislar el microorganismo mediante urocultivo para establecer tratamiento definitivo,
el cual debe prolongarse por 14 días. El tratamiento empírico mientras conocemos el resultado del
antibiograma debe hacerse con antimicrobianos de amplio espectro ya que frecuentemente las bacterias
causantes presentan resistencia múltiple, por lo tanto prescribiríamos Trimetoprin Sulfa y Ciprofloxacina (Vía
oral) por su especificidad sobre tejidos. También suministrar Analgésicos-antitérmicos o fármacos para
controlar el dolor, la fiebre y el malestar, además líquidos intravenosos (sueros) en los primeros días de
tratamiento, para hidratar lo mejor posible e intentar que los medicamentos lleguen pronto a los riñones.
Mientras el paciente no presente bacteriemia, ni estado toxico, ni vomito, puede manejarse
ambulatoriamente, pero si esta grave se debe hospitalizar y el tratamiento de cualquier complicación debe
ser rápido y completo, con cuidados intensivos, medicación para mejorar el estado cardiovascular, u otros
tratamientos. Las causas fundamentales deben ser tratadas, manejar con drogas intravenosas, como
Cefalosporinas de tercera generación, quinolonas distintas a Norfloxacina y aminoglucósidos. Además se
deben realizar estudios imagenológicos (radiografía, ecografía, pielografía intravenosa y evaluación
urológica que incluye cistoscopia) para descartar problemas anatómicos y en el eventual caso de
complicación renal, el estudio de biopsia sería apropiado. El tratamiento suele conllevar cultivos de orina
para asegurar que la bacteria ha sido eliminada por completo.

A nuestro juicio el objetivo primordial es evitar complicaciones como: recurrencia, sepsis o infección
diseminada por todo el cuerpo, y la insuficiencia renal o incapacidad del riñón para fabricar orina.

3. Muestra de Natalia Bolaños, Kevin Lloreda, Diana Rodríguez:

Mujer de 55 años
FISICO
Color: amarillo Densidad: 1020 DIRECTO:
Aspecto: transparente sangre: huellas Células epiteliales: 8 a 10 por
pH: 5.0 campo
QUIMICO proteínas: (-) Leucocitos: trazas
Glucosa: negativo: (-) Urobilinógeno: normal Eritrocitos: 2 - 3
Bilirrubina: baja + Nitritos: + Bacterias: +++
Cetona: (-) Moco: +

REFLEXIÓN:
El examen físico no registra anormalidad, el análisis citoquímico nos da indicios de poca bilirrubina, huellas
de sangre, un pH acido y la presencia de nitritos; el análisis directo nos informa de la presencia de
abundantes células epiteliales, bacterias y eritrocitos (pocos pero detectados), en menor proporción
leucocitos, así como moco.

Basándonos en este resultado podemos concluir que hay presencia de bacterias acidógenas,
probablemente Gramnegativas en el tracto urinario, debido al pH, la presencia de nitritos y bacterias en
orina según el resultado, lo cual debe ser corroborado con urocultivo para descartar falsos positivos.
Además de esto tenemos trazas de sangre, leucocitos, células epiteliales y moco que presumiblemente se
deben a lesiones o irritación de las vías urinarias.

Por lo tanto, la conducta seria empezar tratamiento profiláctico con Nitrofurantoina, Norfloxacina mientras
conocemos el resultado del antibiograma y manejar el dolor con AINE´s, además de Omeoprazol para evitar
la gastritis.

4. RESULTADO DE CAROLINA QUINTERO, ANA MARIA CARDENAS Y DIANA ESCOBAR.


Mujer de 40 años.
FISICO. Sangre trazas MICROSCOPICO.
Color amarillo. pH 6 Eritrocitos 0-1 desbaratados
Aspecto trasparente. Proteínas negativas sin hb
QUIMICO. Urobilinogeno negativo Células epiteliales 0-1
Glucosa negativa Nitritos negativos Leucocitos 0-1
Bilirrubina bajo Leucocitos negativos Bacterias escasas
Cetona negativa Moco +
Densidad 1020
REFLEXIÓN:
El examen físico no muestra ninguna anormalidad, en el examen químico lo único que observamos por fuera
de los parámetros normales es la presencia de sangre; en el examen microscópico también nos muestra
normalidad a excepción de los eritrocitos encontrados (aclarando que estos se presentan en muy poca
cantidad).
En este orden de ideas y teniendo en cuenta que la muestra es de una paciente que se aqueja de dolor
recurrente entre el hipogastrio, y a que el resultado del parcial es normal descartamos infección urinaria.
Como diagnóstico diferencial pensamos que por la presencia de sangre en orina puede tratarse de cálculos
formados por la precipitación de sales y compuestos cuya concentración aumenta en orina o por alteración
de la solubilidad de ésta, como consecuencia de cambios en la dieta, cambios fisiológicos del pH, etc.
Ante lo cual la conducta seria suministrar algún antibiótico profiláctico (ampicilina), debido a que los cálculos
son un factor predisponente para la infección urinaria, debido a que laceran el epitelio de las vías urinarias
dando lugar a lesiones que sirven como puerta de entrada de microorganismos que normalmente habitan el
tracto urogenital.
Para el manejo del dolor se prescribe Ibuprofeno y cambios en la dieta de alimentos ricos en oxalato de
calcio como espinaca, ruibarbo, las partes verdes de la remolacha, nueces, chocolate, té, salvado,
almendras, cacahuates y fresas. Así como fármacos para disminuir la formación de cristales de oxalato de
calcio.

5. MUESTRA DE MERLYN ORTIZ – EDWIN TAMAYO –DIEGO GONZALEZ

EDAD: 42
SEXO: FEMENINO

ANALISIS FISICO BILIRRUBINA: (-)


COLOR: Amarillo UROBILINOGENO: (0.2)
ASPECTO: Transparente NITRITOS: (-)
DENSIDAD: (1.015)
ANALISIS QUIMICO
PH: 5.0 ANALISIS MICROSCÓPICO:
GLUCOSA: (-)
PROTEÍNAS: TRAZAS CELULAS EPITELIALES: 0 – 1xc
SANGRE: TRAZAS AP10 (NO LISADO) BACTERIAS: Escasas
CETONAS: (-) LEUCOCITOS: 0 – 1xc

RESULTADO: ORINA NORMAL. Debido al pH ácido (5.0), se encontró uratos amorfos. Espuma blanca, debido
a la ingesta de medicamentos.

REFLEXIÓN:
El resultado es prácticamente normal, tenemos un pH de 5,0, Trazas de proteínas, trazas de hematíes
intactos (no lisados), uratos amorfos, lo que nos orienta hacia un paciente con cálculos en vías urinarias
presumiblemente de ubicación baja, debido a hematuria, uratos amorfos que son elementos que se forman
debido a la precipitación de diferentes componentes urinarios como consecuencia de su aumento en la
orina, o por la alteración en la solubilidad de esta última; que se observan en estados de sudoración
profunda y enfermedades febriles; esto sumado a un pH acido, y la edad de la paciente, lo raro es la
ausencia de leucocitos.
La conducta es suministrar antibiótico profiláctico de vías urinarias debido a la predisposición de adquirir
una infección urinaria por la presencia de cristales que desgarran las paredes de las vías urinarias, además
de manejar el dolor, la posible fiebre y el malestar a que este cuadro conlleva.
También se debe indagar si el medicamento que está tomando y que formó espuma blanca al agitar la
muestra, tiene que ver con la precipitación de sales o compuestos en la orina o si altera la solubilidad de
ésta, y que posiblemente según este criterio conlleve a la formación de cristales; ante lo cual se debería
restringir siempre y cuando no afecte un tratamiento estipulado con anterioridad, ni la salud del paciente.

6. MUESTRA DE ORINA DE DIANA CAROLINA ECHEVERRY.

Datos del paciente:


Edad: 8 años.
Sexo: femenino.
Síntomas: hasta el momento asintomático.
Factor predisponente: ha sufrido de infección renal desde el nacimiento.
Antecedentes de infección urinaria: positivo.
Medicación actual o previa: Uropran (oxibutinina clorhidrato)
Tipo de muestra: chorro medio.

FISICO Proteínas = trazas.


Color: amarillo. Urobilinogeno = normal.
Aspecto: ligeramente turbio. Nitritos = positivo.
Leucocitos = positivo.
CITOQUIMICO
Glucosa = negativa. En examen microscópico se observo:
Bilirrubina = baja. Células epiteliales altas: 0-1 por campo.
Cetona = negativo. Leucocitos: 6-8 por campo.
Gravedad especifica = 1030 Acumulo de moco con leucocitos.
Sangre = negativo. Bacterias: +++
PH = 6

REFLEXIÓN:
Tenemos aquí un caso de infección urinaria crónica, predispuesto posiblemente por factores inmunológicos
asociados a la edad de la paciente que no permiten o no logran combatir eficazmente los agentes etiológicos
causantes de la enfermedad; este tipo de infección crónica presumiblemente puede adquirirse durante el
desarrollo embrionario por vía transplacentaria, durante el parto por infecciones de la cavidad vaginal o del
meato urinario o durante los primeros días de vida, por factores como higiene, ámbito hospitalario, etc.
Los resultados nos indican un análisis físico sin alteraciones, ya que ligeramente turbio es algo normal, en el
aspecto citoquímico tenemos una densidad levemente aumentada, trazas de proteínas, nitritos, leucocitos
aumentados; y en el examen microscópico células epiteliales altas, moco abundante con bacterias y
leucocitos.
Lógicamente estamos ante una infección urinaria de tracto alto crónica, que según los datos clínicos no
presenta síntomas actualmente, pero silente, ya que hay presencia de células altas provenientes del epitelio
tubular renal, hay leucocitos aumentados, moco y bacterias abundantes, trazas de proteínas debido al
posible compromiso de la función renal por lo cual se pueden estar filtrando moléculas proteicas, además de
nitritos, que presumiblemente se deben a microorganismos transformadores de nitrato como E. Coli,
Klebsiella, Proteus, Enterobacter, Citrobacter y Salmonella que normalmente causan infección urinaria
crónica debido a su multirresistencia.
El diagnostico es claro, una infección urinaria alta (de Pelvis Renal, espacio glomerular o Nefrona) por
bacterias Gramnegativas transformadoras de nitrato, que fácilmente presentan resistencia a tratamiento.
La conducta seria aislar el microorganismo y someterlo a pruebas de sensibilidad y de acuerdo al reporte del
cultivo, definir el mejor tratamiento de acuerdo a la edad del paciente, para erradicar el agente causal de la
infección, procurando evitar tanto resistencia como la complicación y compromiso renal, la diseminación
sistémica y por ende buscando la recuperación del paciente.
7. MUESTRA 1 GRUPO MARTES 7 AM.

Examen Físico: Urobilinógeno = 0.2


Apariencia: turbio Nitritos = (+)
Color: amarillo verdoso Leucocitos = ++
Gravedad o densidad: 1015
Examen Microscópico:
Examen Químico: Células epiteliales altas (núcleo grande y
pH = 6 citoplasma pequeño), de 8 a 10 por campo.
Proteínas = (-) Leucocitos de 4 a 6 por campo.
Glucosa = (-) Eritrocitos, de 20 a 30 por campo (indicios de la
Cetona = (-) parte alta del riñón).
Sangre = moderada Moco +
Bilirrubina = (-)

REFLEXION:
El análisis físico presenta una característica diferencial, un color amarillo verdoso, que nos guía hacia un
agente etiológico especifico, las Pseudomonas, en especial Pseudomona Aeruginosa, las cuales poseen
sideróforos que dan a algunos de sus productos metabólicos y a su estructura, aspectos coloridos debido a
pigmentos como pioverdina (fluorescein), un sideróforo fluorescente de color amarillo verdoso secretado
bajo condiciones limitadas de hierro. También encontramos un aspecto turbio debido a la presencia de
bacterias, moco, leucocitos, sangre, etc.
El análisis citoquímico nos muestra sangre, nitritos y leucocitos ++, que complementados con el análisis
microscópico que nos informa de 8 a 10 células epiteliales altas (de núcleo grande y citoplasma pequeño)
por campo, también nos afirma la presencia de leucocitos (4 a 6 por campo), también eritrocitos abundantes
(20 a 30 por campo) y moco.
De acuerdo con los resultados del examen podríamos estar hablando de una avanzada y compleja infección
urinaria de ubicación alta que podría involucrar la pelvis y el parénquima renal, es decir, probablemente una
glomerulonefritis o en su defecto pielonefritis, pues en el examen microscópico se evidenció la presencia de
células epiteliales altas, eritrocitos bastante abundantes y moco; si hay nitritos en orina podríamos estar
hablando de un microorganismo que está convirtiendo el nitrato y está causando la infección, como es el
caso de las sospechadas Pseudomonas que son microorganismos aerobios estrictos pero que en algunos
casos pueden utilizar el nitrato como aceptor de electrones, lo que genera la aparición de nitritos en la
orina debido a la reacción de desnitrificación que se produce; también hay presencia de leucocitos que
sugieren la presencia de infección, pues éste tipo de células actúan cuando hay un proceso infecto-invasivo
en especial causado por bacterias.
Como diagnostico tenemos una Glomerulonefritis y necesitamos convertir nuestra sospecha del agente
etiológico en realidad, por lo cual la conducta seria enviar la orina al laboratorio clínico para realizar un
urocultivo y con esto evitar generar resistencia a antibióticos por parte de este virulento microorganismo.
Como tratamiento empírico utilizaríamos Ciprofloxacina mientras sale el estudio de sensibilidad y
analgésicos-antitérmicos para manejar los síntomas como dolor, fiebre y malestar.

8. MUESTRA OSCAR JULIAN MORENO, MARCELA LOPEZ MOLINA Y HUGO DOMINGUEZ.

Paciente masculino de 40 años. Consulta por dolores en la espalda, Fiebre (38.9 ºC) de más de 2 días,
micción dolorosa, incremento en la frecuencia urinaria, nicturia, sangre en orina y olor de orina fétido.
Examen físico:
Apariencia: espeso, supremamente turbio.
Color: rojizo, crema.
Gravedad: 1025
Examen químico:
Proteínas = (+) Examen microscópico:
Glucosa = (-) Bacterias: ++++
Sangre = +++ Piocitos: +++
Cetonas: (-) Eritrocitos: +++ (30 – 60 por campo)
Nitritos = (+) Células epiteliales: de 6 a 8 altas por campo; no
Bilirrubina = (-) están en la vejiga, está en la parte alta, son
pH = 5,0 pequeñas y de núcleo grande.
Urobilinógeno = normal Moco: +++
Leucocitos = +

REFLEXIÓN:
De nuevo tenemos una muestra sorprendente con respecto a su aspecto físico, ya que presenta un aspecto
supremamente turbio y espeso, además de un color crema rojizo, lo que sin duda nos lleva a deducir que
esas características se deben a la presencia de piocitos, eritrocitos, bacterias, moco abundante, células
epiteliales, etc.
Tanto el análisis citoquímico como el microscópico reporta sangre y eritrocitos abundantes, proteínas,
bacterias, nitritos, pH ácido, leucocitos abundantes, células epiteliales altas aumentadas y moco abundante;
lo que nos indica que estamos ante una infección urinaria grave y avanzada, que compromete el
parénquima renal ya que no es normal encontrar en orina tanta sangre, eritrocitos, leucocitos y por su
puesto células epiteliales tubulares renales y moco; la presencia de proteínas se debe al posible compromiso
de la función renal por lo cual se pueden estar filtrando moléculas proteicas y muchos compuestos
metabólicos que no deberían atravesar la barrera glomerular que se deteriora debido al flujo retrogrado de
orina por la inflamación y obstrucción causada por la reacción inmunológica del huésped ante el agente
patológico se deteriora, el cual es o pueden ser bacterias transformadoras de nitrato, acidógenas, que
reducen moléculas de nitrato a nitrito y a amonio, por lo cual aumenta la concentración de hidrogeniones, lo
cual puede verse en el resultado del pH (5,0) y guía en el diagnóstico de una infección urinaria de carácter
bacteriano avanzada, compleja y de ubicación alta.
Ante lo cual el paciente debe ser hospitalizado y el tratamiento de cualquier complicación debe ser rápido y
completo, con medicación para mejorar el estado cardiovascular, u otros tratamientos para aliviar el dolor,
la fiebre, el malestar, etc. Las causas fundamentales deben ser tratadas, se debe extraer orina para
urocultivo y realizar estudios de sensibilidad, además antes de recibir el reporte del antibiograma se debe
manejar con drogas intravenosas, como Cefalosporinas de tercera generación, quinolonas distintas a
Norfloxacina y aminoglucósidos. Además se deben realizar estudios imagenológicos (radiografía, ecografía,
pielografía intravenosa y evaluación urológica que incluye cistoscopia) para descartar problemas
anatómicos.

9. PARCIAL DE ORINA DE NOGUERA, AVENDAÑO Y JONATHAN DUQUE.

Paciente diabético, mujer mayor de edad, normal, orina de aspecto normal.

Físico Densidad: 1.010 - 1.015


Aspecto: Transparente Sangre: Negativo (-)
Color: amarillo pH: 8
Proteínas: Negativo (-)
Químico Urobilinogeno: Normal 0.2
Glucosa: Negativo (-) Nitritos: Negativo (-)
Bilirrubina: Negativo (-) Leucocitos: Trazas ap. 15 (mg)
Cetonas: Negativo (-)
Microscópico:
Células epiteliales de 0-2 por campo anchas (tracto urinario bajo), una gran numero de vacuolas, leucocitos
escasos, bacterias escasas.

REFLEXIÓN:
En el examen físico se presentan resultados normales, la orina tiene un color normal y un aspecto normal.
En el examen químico tiene alterado el pH, que no es el adecuado, esta elevado, presenta alcalinidad y esto
podría deberse a una alcalosis metabólica por deficiencia grave de potasio, ingestión excesiva de
compuestos alcalinos, diuréticos y vómito o a alcalosis respiratoria por hiperventilación, a una infección por
Proteus o a la administración de medicamentos, factores típicos en los pacientes diabéticos, como esta
paciente.
En el reporte microscópico las células epiteliales están normales ya que solo informa de 0 a 2 por campo y
no son células epiteliales altas. Los leucocitos son escasos y bacterias también, por ello se puede descartar
una infección urinaria. Las vacuolas pueden presentarse por algún defecto en el montaje de la placa.
Podemos concluir que es una orina totalmente normal su pH puede presentarse un poco alto por la
administración de medicamentos, por ser una paciente diabética, se descarta infección urinaria y
lógicamente no necesita tratamiento antibiótico.

10. MUESTRA GRUPO DE LUISA MUÑOZ.

Examen físico:
Aspecto: Turbio Sanguinolento.
Color: Amarillo Pardo ó color ámbar.
Gravedad: 1015

Examen químico: Leucocitos = +


Glucosa = (-)
Bilirrubina = (-) Examen microscópico:
Sangre = +++ Eritrocitos incontables por campo.
pH = 7.5 Bacterias = ++, diplococos, tetracocos.
Proteínas = ++ Leucocitos = de 8 a 10 por campo.
Urobilinógeno = + Células epiteliales bajas = 2-3 X CAMPO
Cetonas = - Moco = ++
Nitritos = -

REFLEXIÓN:
En este resultado encontramos aspecto turbio sanguinolento y color ámbar, que posiblemente se debe a la
presencia de sangre, eritrocitos, acido úrico, bacterias, cálculos, carbonatos, contaminación con materia
fecal, espermatozoides, fosfaturia, leucocitos, levaduras, moco, pus, pigmentos biliares, hemoglobina y
mioglobina.
Los posibles factores que afectan el aspecto físico deben comprobarse analizando los demás parámetros;
según lo cual el análisis citoquímico y el directo nos evidencia la presencia de sangre, eritrocitos incontables,
proteínas, leucocitos abundantes, un pH alcalino (7,5), bacterias, entre ellos diplococos y tetracocos, células
epiteliales bajas y moco abundante.

En este caso tenemos muchos eritrocitos, tantos que se reportan como incontables por campo, lo que da a
pensar que provienen de la parte alta o baja del aparato urinario por descamación epitelial, acompañado
por células epiteliales bajas; hay gran cantidad también de moco, lo que da indicios de una posible infección
urinaria, al igual que la presencia de leucocitos.
El pH alcalino que está en 7.5, un valor relativamente alto en orina, puede ser consecuencia de una infección
por Proteus, ya que este microorganismo tiene la habilidad de producir grandes niveles de ureasa, una
enzima que hidroliza urea a amoníaco y eso hace a la orina más alcalina.
De acuerdo a esto podemos orientar el diagnóstico a una posible glomerulonefritis por la presencia
aumentada de eritrocitos, células epiteliales escamosas, moco, leucocitos y bacterias; o también como
diagnostico diferencial podemos estar ante cálculos renales sospechando de bacterias alcalógenas o
alcalófilas que aprovechan el pH alto para la formación de cristales de estruvita, carbonato de calcio, que a
su vez pueden conllevar a una infección urinaria, por las lesiones que produce sobre las paredes de las vías
urinarias.

La conducta apropiada seria aislar el microorganismo mediante urocultivo y someterlo a estudios de


sensibilidad a antimicrobianos, mientras tanto como tratamiento empírico se le administraría Trimetoprim
Sulfa y Ciprofloxacina hasta obtener los resultados del antibiograma, además de manejar el dolor con
analgésicos o antiinflamatorios preferiblemente no esteroideos.

11. UROANALISIS: Estefanía Londoño, Claudia Ximena Archila, Lina María Mercado

EXAMEN FÍSICO: Urobilinogeno: 0.2


Color: amarillo Sangre: trazas aparentes
Aspecto: ligeramente turbio Leucocitos: ++ aparentes

EXAMEN QUÍMICO: EXAMEN MICROSCÓPICO:


Densidad: 1010 Leucocitos--Piocitos: ++
Proteínas: trazas Células epiteliales altas: 2-3 por campo
Cetonas: negativos Células epiteliales bajas: negativas
Nitritos: positivos Bacterias:+
PH: 7.0 Moco:+
Glucosa: negativo Eritrocitos: 4-6 por campo
Bilirrubina:+

ANÁLISIS:
En el examen físico presenta un aspecto ligeramente turbio, por lo que se sospecha que el/la paciente
puede presentar una anormalidad causada por un cuerpo o reacción extraña en el tracto urinario o por
problemas renales, que se comprobara con los resultados químicos y microscópicos del examen.
En el examen químico se encuentra nitritos positivos, bilirrubina baja y leucocitos aparentes (dos cruces),
por tal motivo puede presentar un daño a nivel renal posiblemente glomerular ocasionado por una bacteria
acidógena que transforma en el nitrato en nitrito, por lo cual aparecen nitritos positivos. Además la
densidad levemente disminuida.
Al observar el sedimento en el microscopio se observan alteraciones tales como, leucocitos o piocitos con
presencia moderada, células epiteliales altas, aumentada, de dos a tres cruces por campo, bacterias, moco
y eritrocitos aumentados.
Por tanto al presentar células epiteliales altas indica un daño a nivel renal posible en los túbulos renales, la
cantidad de bacterias y de eritrocitos pueden ser debido a una infección bacteriana y que puede ser una
infección ascendente.
DIAGNOSTICO:
Estamos ante una infección de vía urinaria que ha causado una infección renal a nivel tubular o glomerular,
ya que tenemos nitritos por posible presencia de bacterias gramnegativas que usan nitrato como aceptor de
electrones y producen nitrito como producto metabólico resultante de dicha reacción, también la presencia
de eritrocitos asociados a células epiteliales altas que es preciso que provengan del epitelio tubular renal,
trazas de proteínas y bilirrubina debido al compromiso de la función renal y la presencia de estas en la orina
por la filtración a través de la barrera glomerular que puede estar afectada o colapsada en miles de nefronas
por causa de la infección. Además la presencia de piocitos corrobora la sospecha de infección renal, ya que
estos son leucocitos que se degeneran a medida que combaten la infección y van produciendo pus que es lo
que posiblemente da el aspecto turbio a la orina.
Inicialmente le prescribiríamos CIPROFLOXACINA, cada 8 horas por 14 días. Mientras se envía muestra para
urocultivo y se obtiene el resultado, para aislar el agente etiológico y obtener el o los medicamentos que
sirvan de tratamiento definitivo.
También se le formularía tratamiento para el dolor y los demás síntomas asociados a infecciones de tracto
alto, como fiebre, deshidratación, etc.

CONCLUSIONES

 El uroanálisis es una excelente herramienta en el diagnóstico y manejo de un sin número de


enfermedades pero su utilidad clínica está condicionada a la calidad de la prueba. El médico en el
uroanálisis, bien hecho, encuentra un excelente aliado.
 Si tenemos un pH elevado en orina podremos hablar de una fosfatemia o una alcalosis metabólica.
 Si tenemos un pH bajo en orina, podremos hablar de una acidosis metabólica.
 Si tenemos presencia de proteínas en una muestra de orina, éstas pueden estar ahí por ejercicio
excesivo, estrés, frío o calor.
 Si en un análisis de orina, encontramos presencia de glucosa, podríamos estar hablando de una
Diabetes Mellitus.
 Si en un análisis de orina encontramos la presencia de cuerpos cetónicos, podríamos estar frente a
una deshidratación, una diarrea o un proceso febril.
 Si encontramos sangre en un análisis de orina, es porque el paciente tiene una infección urinaria,
cálculos renales o una glomerulonefritis.
 Si encontramos bilirrubina en un examen químico de una muestra de orina, el paciente podría estar
presentando un daño hepático.
 En una muestra de orina se encuentra la bilirrubina directa, pues esta es soluble en agua.
 Los nitritos en orina evidencian la presencia de gérmenes patógenos que producen infección
urinaria.
 En una orina ácida existe la presencia de uratos, oxalato de calcio y ácido úrico.