Está en la página 1de 1
ESCRITURAS Miércoles, 16 agosto 2006 (Cutturas La Vanguarcia La locura de Lazaro ESPUELA DE PLATA 388 PAGINAS, 18EUROS Novela Solido e implacable homenaje a Camilo José Cela a la luz de la Espajia cainita de la Guerra Civil y el ambiente literario de la posguerra La mariposa erotica 4. A. MASOLIVER RODENAS Uno de los temas que domina de forma abrumadora en la narrativa actual es et de la Guerra Civil y la posguerra, con ‘sus escritores como protagonistas, en lun intento de replantear la esquemiitica AivisiGn entre malos y buenos, vencedo- res y vencidos, sin que ello represente luna condena a los principios democrat cos sobre los que se sustenté la II Rept biica, sino mas bien la fragilidad de di- chos principios. En algunos narradores los dos temas van estrechamente uni- dos. Ya vimos como en Mala gente que ‘carina, de Benjamin Prado, una escritu raficticia se apoyaba en elambiente lite- rrario de la posguerra espafola, con Car ‘men Laforet como presencia dominan- te, De forma mucho mas arriesgada y convincente, Juan Pedro Quifionero, cidoen 1949 en Totana (Murcia), pero r- sidente en Paris desde hace tiempo, re- cerea en La locura de Lazaro la vida de ‘Camilo José Cela. Lo que podria conver- tirse en una novela descabellada es un sélido edificio narrativo agitado por his torias y desplazamientos pero construi do con una rigurosa unidad. Las miiltiples licencias no le quitan fuerza y veracidad al relato. El aspecto ‘més arriesgado y original es, natural ‘mente, el hecho de que Cela se convierte aqui en Celia Jiruha Caron. Quifionero, a diferencia de todos los carrofieros que se han lanzado sobre el cadaver de Cela, ‘empezando por Francisco Umbral, ha sa bidohacer una lectura moderna yal mis: mo tiempo ela sus raices. La locura de Lézaro tiene mucho de Valle-Inelin por: que se identifica con la Jectura que Cela hha hecho de uno de los talentos mas ex: cepeionales con los que cuenta nuestra literatura en prosa. Lo que hace Quifio- nero es oftecer tna biografia que tiene ‘mucho de comedia barbara ambientada en el espacio rural en el que nacié Celia y asimismo recrear el ambiente litera- La apuesta de Juan Pedro Quifionero era arriesgada, pero ha levantado un riguroso edificio narrativo rio madrilefo de la posguerra con la sombra de a Guerra Civil. Al delirio ru ral de Valle-Ineln se une su no menos delirante mundo de la madrilefa corte de los milagros. Especialmente util para entender lo que de verdad y de verdadero tiene esta novela de Quifionero, el lector deberia acudirasu Retrato del artistaen el desti- ‘ro publicado en el 2004, donde se hacen Et escritor gallego Camilo José Cola ‘niltipls referencias a Valle-Inclan, al esperpento y a “La lémpara maravillo- ‘sa que deberia descubrirme, Hegado el momento, las palabras que abririan la sruta donde me aguardaba el tesoro de- bido y prometido”; al verso de Démaso ‘Alonso "Madrid es una ciudad de un mi- ll6n de cadaveres”, que en La locura de Lézaro seri un motivo recurrente; 0 la audaz denuncia a la actitud de Jorge Sempriin cuando estuvo en el campo de concentracién de Buchenwald. En lano- vela, los personajes més atractives lite rariamente, que no humanamente, son l ya mencionado Franeisco Umbral, ‘aqui Francisco Umbria “un joven barb lampitio, miope, felino de compahia trai cionera, eruel con los indefensos"), C6 sar Gonzalez Ruano (un viejo sitiro que ‘chochea como una vieja viciosa y cur si"), Picasso, Tadeo Stabowitz y sus dos hijas, ficilmente identificables con las hermanas Koplowitz, 0 Inigo del Pozo, “un Ioeutor de radio que habia colgado Jos micrfonos para consagrarse ala ex- plotacién comercial de una marca regis- frada” que no es otra que C.5.C., con quien ha contraido matrimonio. Hay, ‘ademas, obvios homenajes, a Delibes, a Ana Maria Matute, a las hermanas Brontéy sobre todo a Nabokov en lafigu: rade Dolores del Bosque, Lolita, yen el motivorecurrente de la mariposa. Y apa: rece también un Juan Pedro Quifionero junto a Mariano Antolin Rato y Eduar- do Haro Ibars, “que habian legado a res petar, con admiracién, muchos libros de Celia”, especialmente (traduzco sts titulos) La familia de Pascual Duarte, Viaje a ta Alcarria, La colmena, Mrs (Caldeoelt habla con su hijo, Enciclopedia delerotismno Oficio de tinieblas 5, San Ca- ‘milo 1936, Mazurea para dos muertos ¥ ‘Madera de bo}. Muchos de ellos inspira: dos en uno de los motivos centrales del libro, la Espaia cainita en la que Ce- 1ia/Cela ocupa un espacio central, figu- aque atrae y que repele por su desmedi- dda ambicion, en su decadencia fisica y fen sus patiticas debilidades. La locura de Lézaro es un inteligente homenaje a uno de nuestros mas discutidos e indis- ‘cutibles escritores y un retrato tan fie! que roza la crueldad. |