Está en la página 1de 1
LAVANGUARDIA 23 La verbena y la Inmaculada uestro editorial del miér- coles sobre politica exte- rior fue preciso y veraz, co- pio: “Espana no esta entre los que conducen el tren”. Y es que fuera hemos tejido una red de vague- dades, como aquel buenismo ideoldgi- co que llevo a Moratinos en la UE a andar tras Yasir Arafat, sin lograr na- da. Y ahora estaba en Etiopia mien- tras en Londres los lideres europeos debatian la situacion economica. Y dedicaban un tururut al agradabi- lisimo Zapatero, que ofrece ala gente espafiola, si gana las elecciones, unos euros gue estos alos pudo y no les dio. Pero fuera esa verbena de la Palo- ma no pinta, lo hacen bastos: la soli- dez de los hechos. Baldia politica que nos descuelga en el Magreb y Latinoamérica, cuan- do debieran constituir una prioridad operativa, no verbal. Si hasta nos han timado los Chavez y Morales. Aunque peor con Aznar, que envuelto en una nube cual una Inmaculada de Muri- llo, nos echo de cabeza en Iraq, donde solo se nos gestaron desgracias, la pe- nultima el gran atentado de Madrid. Habiendo tenido este lider buen Espana carece de politica exterior desde Carlos III, salvo en sus veleidades de 1936 a 1943 cuidado en apartar al Rey de dicha proyeccion. Tanto que el hermano de Bush, ese brutote ex gobernador de Florida, creyo a Aznar presidente de otra republica bananera. Los socialis- tas, en cambio, han paseado ala Coro- na por el mundo. Pero confundiendo la inmensa capacidad protocolaria del Rey y el Principe con una politica exte- rior, que no figura en sus deberes, Y que para el Gobierno reside en anunciar dentro de Espafia grandezas planetarias propias a bombo y platillo -en la pauta de aquel José Antonio con su Espafia “nacion de destino en lo universal”-, y en repetir que adelan- tamos a Francia e Italia, cuando nadie ni acaso él se lo cree. Siguiendo ahi a Aznar, que se pavoneaba de dinero an- te Alemania, como también recorda- ba el editorial, cuando este pais abona- ba mucha de la ayuda que recibiamos como figurantes en la lista de pobres de la UE. Y ahora oimos como Sarko- zy pisa fuerte, confiando en que relan- ce el proceso de interrelacion medite- rranea. Pues de Madrid solo cabe es- perar una retorica foto en Siria o Bogo- ta. Y que vete siempre a Catalunya en la Unesco. Con Barcelona activa sdlo en Salamanca. Y obvio esa “alianza de civilizacio- nes”, solo enjundiosa para el margina- lismo internacional de Madrid. Y que habra dado cierto fruto si ha estimula- do a la policia francesa para que de- nunciara a la espafnola a los fanaticos del Raval. Después de vigilarlos por ahi, como hace con los etarras. En fin, que Espafia carece de politi- ca exterior desde Carlos II, salvo en sus veleidades moscovitas y nazis del 36 al 43, para las que bailamos a tiros. En lugar de estar en Normandia, aun- que fueraen simbolo como De Gaulle. Si cuando la flota espanola caia en Cu- ba, en el Congreso madrilefiio Romero Robledo se mofaba de EE.UU, chillan- do que “la victoria se decreta”.e