Está en la página 1de 23

LUIS HERNANDO MUTIS IBARRA

Página Web: www.D10Z.com

República de Colombia
Departamento de Nariño
Municipio de pasto
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 2

ESTRUCTURAS DIDÁCTICAS
E INTERIORIZACIÓN DEL CONOCIMIENTO

CONTENIDO

1. Estructuras didácticas escolares


2. La interiorización del conocimiento.
2.1. La ruta
3. Los talleres de formación
3.1. El tiempo pedagógico.
3.2. Materiales de trabajo.
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 3

1. ESTRUCTURAS DIDÁCTICAS ESCOLARES

Construir competencias, implica la vinculación de conceptos, información y


conocimientos nuevos, por eso en las instituciones educativas es imprescindible
desarrollar técnicas de recorrido procesual, en las que deberá contar con la funcionalidad
del conocimiento, la conquista del interés por parte de los estudiantes, para que lo que
realice tenga sentido y significación para él; y, sobre todo hacer que el conocimiento
básico en la cultura contextual de los alumnos se pueda y se garantice su interiorización.

Construir o desarrollar procesos para contribuir al desarrollo del pensamiento reflexivo


implica:

1. Seleccionar unidades o campos que ayuden al estudiante a lograr una meta o


visión intelectual.
2. Que se enuncie la meta o visión del trabajo.
3. Describir la esencia de la unidad (como se provee el camino hacia esa meta).
4. Listar capacidades de razón que el estudiante debe poseer o que le debe ayudar a
desarrollar sin que tenga que recurrir a la memorización mecánica.
5. Ayuda qué debe dar el profesor cuando se encuentren dificultades con el material.
6. Escritos que se pedirán a los estudiantes y cómo se evaluará la comprensión final.
7. Indicar cómo llevarlos a dar un paso atrás, tener conciencia de los patrones de
pensamiento y razonamiento.

Para apoyar lo anterior se proponen varias técnicas o formas de procedimiento (con


momentos, fases, etapas, metas y/o pasos procesuales, interconectados y continuados)
las cuales tienen una esencia básica que inicia desde la cotidianidad de los estudiantes
en la cual se definen los interrogantes, problemas, situaciones o fenómenos a trabajar en
las clases; continúa con el recorrido académico,.para explorar y conocer desde la ventana
al universo el campo específico u objeto de estudio. Desde este momento se acerca a la
fase de experiencia del conocimiento, donde se da una ida y venida (teoría-práctica,
autor-actor, pensamiento-realidad, abstracto-concreto, texto-contexto, experiencia-teoría)
para crear la propia significación del conocimiento, para luego definir y usar lo aprendido.
Es necesario insistir que durante la ejecución y desarrollo del proceso se construye un
único texto (individual y/o colectivo) que de cuenta del mismo (recuérdese que lo que no
se registra no existe); dichos escritos son hechuras que implican muchos tiempos y
espacios en su consolidación hasta llegar a su culminación (en su contenido y forma).
Los siguientes esquemas muestran diversas ideas para elaborar técnicas apropiadas
donde el conocimiento tenga permanencia, continuidad y plena significación:

1. Inicia con la plena conciencia de la intencionalidad del trabajo, en el cual se ha


definido cual es el objeto de estudio. Continúa con tener presente la realidad en
donde se vive; es decir, poder contextualizar el campo temático, saber dónde y
cómo se vive. Por lo general se necesitan ampliar los conocimientos y la
información para lograr tener mejor claridad o comprender el ámbito temático que
se esta elaborando. Es posible que se hayan hecho reflexiones personales, o el
estudio se esté realizando desde la individualidad; ayudaría inmensamente
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 4

conocer el punto de vista de otro u otros, aprender de posturas opuestas, de


controversias e interrogantes. De ahí que abordar el estudio con otras personas,
con los cuales exista discusión y polémica, se logran enriquecer lo planteado. Se
provoca de esta manera, la atracción por explorar asuntos o territorios
conceptuales más profundos y más complejos, lo que se posibilitaría el nacimiento
de proyectos de más largo aliento. Con estas formas de comprender el objeto de
estudio, tenemos entonces la capacidad y la entereza de utilizar de manera versátil
lo que se ha aprendido en este proceso.

2. El punto de partida aquí, es la propia cotidianidad; pues tenemos al alcance


diferentes órdenes y posibilidades de abordar cualesquier asunto que deseemos,
el cual estará determinado por el tipo de conocimiento que se va a trabajar. Lo
primero es abordarlo o reconocerlo de manera genérica o global, poderlo rodear,
poderlo recorrer desde arriba y externamente antes de decidirnos a penetrar su
campo. La decisión está perneada por los propios intereses y/o necesidades de
quien o quienes vayan a internarse en sus dominios. Una vez definida el área de
exploración, se planteará un plan de acción para llegar a niveles de apropiación y
uso el conocimiento escogido.

3. Expresar lo que se siente y lo que se piensa sobre una situación, implica una toma
de notas para atrapar las ideas que surjan de dichas expresiones, las cuales serán
un buen pretexto para trabajar conceptos que se necesiten abordar con urgencia.
Definido el campo de estudio, se requieren inmediatamente hacer contactos (con:
libros, artículos, virtuales, autores, expertos, conocedores, videos, películas etc.)
es decir, que se necesita hacer una lista de los referentes (contextual, legal,
conceptual, histórico, teórico) que toquen o donde den cuenta de dicho concepto.
Luego, sigue la tarea de leer y releer dichos materiales, extrayendo
concientemente las ideas relevantes de estos tratados, conociendo con ellos otras
visiones del asunto. Con estas ideas, realizar los propios textos de los constructos.
Estos escritos hay que hacerlos circular para recibir a cambio las reacciones
intelectuales de quienes los han revisado. Esas reacciones (aportes, interrogantes,
críticas, cuestionamientos) obligarán a una nueva búsqueda de conocimiento e
información, con el propósito de ahondar, resolver, explicar y/o comprender mejor
lo que está n estudio; es una nueva confrontación, que hará rehacer el texto,
volviendo a iniciar el proceso pero con una mayor madurez.

4. Otra forma de hacer un proceso es a partir del planteamiento preciso de un


problema, una pregunta o una dificultad. Frente a ella o él, configurar una 5 o más
preguntas y hacer con esas posibles respuestas un texto donde se expongan las
ideas iniciales con respecto al problema planteado. Expresarlas por escrito es una
forma estratégica de tomar conciencia del mismo. Luego, hay que ponerlas en
contraste, en discusión, en duda, en cuestionamiento; observar los acuerdos y
desacuerdos; lo positivo, lo negativo y lo interesante de la pregunta inicial. Es
oportuno crear o generar conversatorios, debates, consultas, reflexiones, con el
objeto de comparar, confrontar y estimular el diálogo de saberes para poner en uso
de la significación hasta lo más banal, o lo aparentemente inverosímil. De todo
aquello es necesario tomar las respectivas notas y registros para darles el
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 5

respectivo orden y organización del conocimiento, la información y los datos. Estar


con la mente abierta para poder derivar en estado de alerta; y, el mejor acicate es
o son las controversias, los conflictos cognitivos, las contrapreguntas; estos
estados o situaciones inducen y llevan a la consecución de nuevas informaciones,
a vincular y articular conocimientos que antes no se habían previsto o no se tenían
en cuenta. La reelaboración conceptual entonces, surge como una necesidad y
una urgencia en la nueva mirada conceptual, con implicaciones operatorias y usos
del conocimiento apropiado a la búsqueda emprendida; o por lo menos, se llega a
una posible certeza, sea esta en beneficio, en contradicción o en suspenso ante el
objeto de estudio. En la utilización de los saberes aparece otra confrontación entre
el concepto (la abstracción, la generalización) y la práctica (lo concreto, lo
particular), apareciendo de nuevo la tensión teoría-práctica y reiniciándose de esta
manera un nuevo ciclo de búsquedas.

5. La auto y correflexión sobre un tema o situación específica, es también un buen


inicio, para luego hacer revisiones o búsquedas de información pertinentes. Una
vez obtenida, se procederá a abordar su estudio; pueden usarse las agendas de
lecturas al interior del grupo (servirá para un buen ahorro de lectura y apoyarse en
todos los integrantes del grupo para definir o decidir las lecturas que se abordarán)
y sus respectivas socializaciones. De ellas (las puestas en común) se pueden
realizar documentos o memos colectivos que reflejen el pensamiento del grupo.
Dichas prácticas son un buen ejercicio para ayudar en los procesos de apropiación
e interiorización de los nuevos conocimientos. De aquello pueden crearse
ambientes propicios para la ampliación del campo temático que se esté trabajando,
sobre todo, en lo que más se necesite saber. Poder utilizar lo que se está
aprendiendo da mucho sentido y significado a lo que se está estudiando, lo que
permite e impulsa una aplicación inmediata o proyectada de dichos aprendizajes.

6. La praxis o la reflexión en la acción, es una base primordial para descubrir o


provocar la necesidad vital del conocimiento, por lo que pueden igualmente
recuperarse las experiencias vividas (directas o indirectas), las anécdotas o
fenómenos del entorno. Desde aquellas, hacer un estudio de mayor intensidad y
detallado de los posibles contenidos que subyacen en su interior. Cuando el
estudio se realiza conjuntamente en grupo, saltan al espacio académico evidencias
y aspectos que no se habían considerado antes, o expresiones que pueden atraer
la atención de todos o de alguno, lo cual implicará un enfoque de mayor precisión y
que, además incita a otras búsquedas que ayuden a una mejor comprensión del
objeto de trabajo. De aquí queda un nuevo horizonte para ser aprovechado por
aquellos que se interesen por esas nuevas visiones.

7. Sin tener una situación definida o un tema decidido, el punto de partida puede
proponerse desde una pregunta, una inquietud o una dificultad (aunque esas
mismas, se convierten ya en un objeto de estudio). Con el interrogante, la
vinculación inmediata de ella es, la vida cotidiana, el entorno y la propia situación
donde se encuentre; lo que amerita la reflexión con todo el grupo de trabajo. Se
fijará entonces un plan de acción, distribuyendo en el grupo las respectivas
responsabilidades sobre el estudio del interrogante definido. Entre todos se
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 6

establecerán los criterios y las actividades de búsqueda, registro y organización del


conocimiento que posiblemente se encontrará. Así mismo habrá un cronograma de
encuentro para las socializaciones y las siguientes revisiones de los materiales
académicos. Relatores y líderes de los grupos coordinarán el trabajo de armar y
configurar los informes finales del trabajo de estudio, así como las formas de hacer
circular los hallazgos que se hayan logrado en el proceso de dichas actividades.

ITEMS DE LOS POSIBLES ESQUEMAS DE LAS


ESTRUCTURAS DE PROCEDIMIENTO DIDÁCTICO

1
A. Intención
B. Donde vivo
C. Busco mayores datos e información
D. Buscar claridad y comprensión
E. Pensar juntos
F. Profundizar lo estudiado
G. Qué puedo usar

A. Desde lo cotidiano
B. Una mirada a lo global
C. Qué puedo vincular a mis necesidades
D. Con qué me quedo (interiorizar)

3
A. Quiero expresarme
B. Produzco mi texto
C. Hago contactos
D. Confronto y contrasto lo que pienso
E. Conozco otras visiones
F. Hago circular el escrito
G. Evalúo las reacciones
H. Vuelvo a confrontar
I. Rehago el texto
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 7

4
A. Problema relevante.
B. Preguntas
C. Ideas previas (concepciones)
D. Expresiones (toma de conciencia)
E. Discusión (disensos, pactos y acuerdos)
F. Registro y archivos de los debates
G. Conflictos cognitivos (contraejemplos, Contra
preguntas
H. Nueva información
I. Interacción entre los nuevos conceptos e
información y los preexistentes
J. Aplicación a los nuevos problemas
K. Generalización de la nueva concepción
L. recapitulación y reflexión sobre el proceso
M. Evaluación
N. Nuevas preguntas, nuevos proyectos, otro
plan

5
A. Reflexión; (Anécdota, cuento, dibujo,
experiencia..)
B. B. Estudio: (contenidos)
C. Pensemos juntos: (significación)
D. Continuemos: (reconceptuar)
E. Síntesis: (revisar lo aprendido)

6
A. Auto y co-reflexión
B. Revisemos y estudiemos
C. Interiorizar
D. Ampliación
E. En que nos ayuda
F. Aplicación proyectiva

7
A. Que nos proponemos
B. Mi cotidianidad
C. Reflexionemos
D. Todos a estudiar
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 8

E. Pensemos juntos
F. Avancemos
G. Revisemos lo aprendido.

2. EL PROCESO DE INTERIORIZACION DEL CONOCIMIENTO

“Llamamos internalización a la reconstrucción interna de una operación interna”


LEV SEMIONOVITCH VYGOTSKI

Para iniciar la exposición de este planteamiento, es importante decir que el proceso


tiene una relación indesligable entre el tiempo, la concentración y la plena conciencia de
lo que se haga, hasta lograr la reacción espontánea, es decir, llegar a un tipo de acciones
que ya no necesitan conciencia y concentración plena para realizarla, pues se hará casi
de manera automática; es cuando se podría decir que se ha logrado interiorizar una
acción.
Un ejemplo de este proceso se puede encontrar en el desarrollo del acto de aprender
a comer despacio (como lo hacen los niños pequeños, los cuales no ingieren la segunda
cucharada del alimento, hasta que han logrado masticar muy bien y haber tragado la
primera). Al principio, el adulto necesita fijarse la intención, estar plenamente consciente
de ello, estar concentrado en todo momento, así durante toda la actividad de consumir el
alimento.
En toda la actividad, así como en todo el proceso de interiorización del acto (o sea
hasta que se haga espontáneo), la internalización consiste en una serie de
transformaciones, donde el tiempo es algo muy importante en este orden. Así por
ejemplo, se pueden encontrar estas formas de reacción al inicio y en medio del proceso
de la actividad:

 Se tiene la intención, e inicia con plena conciencia, pero luego las recupera cuando
ya ha terminado sin ni siquiera darse cuenta.
 Al volverlo a intentar, se logra avanzar cuando vuelve a su conciencia y
concentración a intervalos (en muchos lapsos de tiempo se olvida de lo que está
haciendo, volviendo sin voluntad intencional al automatismo acostumbrado). Es
importante enunciar que esta acción de estarse recordando así mismo es,
tremendamente agotador y fastidioso.
 Con el ejercicio continuo y persistente, se va logrando incorporar que la operación
que inicialmente era un acto externo, se reconstruya y comience a suceder
internamente, en el sentido de que se puede lograr cada vez más que nuestra
conciencia y concentración se mantengan por más tiempo, hasta conseguir que
dure durante toda la actividad de comer (según el ejemplo aquí planteado).
 Posteriormente continúa el ejercicio pero, en decreciendo, es decir, se puede ir
alejando la concentración y la conciencia en la medida que el proceso va
quedando transformado al interior del sujeto, es decir se va volviendo
intrapersonal.
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 9

 Así como fue difícil el proceso inicial, en esta etapa y a medida que la acción se va
internalizando, esta (la actividad) se va volviendo espontánea hasta lograr que
vuelva automática. Entonces ha sido una actividad intencional hecha e
interiorizada con un proceso de construcción y de conciencia plena de haber
incorporado y asimilado, hasta volver parte de sí (una información, unos datos,
unas instrucciones, unas orientaciones, una guía) y haberlo hecho conocimiento.

Como se observa, la transformación o la incorporación de acciones externas en


acciones internas, es el resultado de una prolongada y consciente serie de sucesos
evolutivos de trabajo personal. Pues, el proceso, aun habiendo sido transformado,
continuará existiendo y cambia como una forma externa de actividad durante cierto
tiempo ante de lograr internalizarse definitivamente.
De una forma análoga sobre la internalización de formas culturales de conductas, las
cuales implican la reconstrucción de actividades psicológicas en base a los diversos tipos
de operaciones que aquello implica, así mismo se puede decir con respecto al proceso
de apropiación, manejo y uso del conocimiento, sólo que este, necesita en lo posible una
potenciación permanente (ojalá toda la vida) del propio “cuento” que se tiene para
construir.
No se trata simplemente de decir: “el trabajo me lo preparan para la próxima semana
(o para el final del período)”, pues sería una determinación en el orden del conocimiento
de criterio domesticador y hasta esclavista. Por lo menos ahora estamos viviendo una
idea diferente del tiempo, ya los “estándares por competencias” están planteados para
trabajarlos por lo menos en términos de dos años (conjuntos de grados), porqué no
aprovechar esas oportunidades; más aún si se insiste además que deben estar
enlazados o relacionados de forma coherente para lograr procesos continuos y
permanentes desde el grado preescolar hasta el undécimo. La frase de Vigotsky de que
“El experimento está destinado a crear ciertas actuaciones bajo condiciones que
maximizan su interpretabilidad”1 se pone en vigencia hoy más que nunca. Es el momento
para construir competencias desde el desarrollo del pensamiento y la convivencia.

2.1. LA RUTA
En los procesos de apropiación, interiorización, manejo y uso del conocimiento, los
saberes, la información y los datos necesitan desarrollarse las siguientes características,
ilustradas en los cuadros de imágenes siguientes:
Tener claridad y decisión sobre el objeto que realmente se quiere trabajar. Si es un
trabajo en grupo, deberá ser consensuado y con el compromiso de todos. Que todos
quieran y deseen transitar la ruta intencionada.
En los trabajos investigativos por ejemplo, la primera actividad consiste en la
ubicación y formulación del problema. Esto, ofrece bastante dificultad, sobre todo para
aquellos que inician dichos aprendizajes, mayor aún cuando se trata de hacer
“investigación social” o cualitativa, pues se trata del comportamiento humano. Sin
embargo, los problemas susceptibles de investigarse abundan por doquier; la dificultad
inicial del aprendiz es que no sabe dónde localizarlo. Bien sabemos que en investigación

1
VYGOTSKY, Lev Semionovitch. “El desarrollo de los procesos psicológicos superiores”. Editorial Crítica, Grupo
editorial Grijalbo. Barcelona. 1979. Pág. 33
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 10

social, de acuerdo al enfoque y al interés investigativo subyacen intencionalidades como:


controlar, predecir y explicar en las ciencias empírico – analíticas; ubicar, orientar y
encontrar sentido a los fenómenos sociales en las ciencias histórico-hermenéuticas;
transformar, emancipar y liberar en las ciencias críticas.

1- DECIDIR
2- INTENCIONALIDAD
Creencias Validar
Experiencias Averiguar
Esquemas personales Confrontar
Temáticas, Teorías Probar
Situaciones Refutar
Problemas, preguntas Develar
Reflexiones Confirmar
Comprender
Cumplir
Aportar

Recrear
Conocer
Registrar
Implementar
Crear
Sistematizar

Ya lo dice Carl Sagan en “el mundo y sus demonios”: “hay preguntas ingenuas,
preguntas tediosas, preguntas mal formuladas, preguntas planteadas con una
inadecuada autocrítica. Pero toda pregunta es un clamor por entender el mundo. No hay
preguntas estúpidas. La ciencia es un asunto profundamente emocional para los que la
practican, como lo es también para los no científicos que de vez en cuando se sumergen
en ella con el fin de de saber qué se ha descubierto recientemente. Y, como en una
historia de detectives, es una gozada formular las preguntas claves, trabajar con
explicaciones alternativas y quizá incluso avanzar en el proceso de descubrimiento
científico”2
En muchas ocasiones, se ha dado la tendencia de resolver dichas cuestiones con
estudios unilaterales, obteniendo así resultados supuestamente infalibles; sin embargo,
las actuaciones y reacciones humanas son evidentemente muy complejas y la
investigación de los comportamientos del ser humano demasiado inexacta como para que
sea verdadero. En estas circunstancias, es de vital importancia que puedan repetirse los
estudios y que las supuestas nuevas relaciones se verifiquen en condiciones cambiantes.
Lo mejor y más recomendable es, conocer el estado del arte de lo que se va a investigar,
2
SAGAN, Carl. “El mundo y sus demonios”, la ciencia como una luz en la oscuridad. Editorial Planeta. Barcelona
(España).
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 11

o sea, toda la literatura posible del objeto de estudio. Esto permitirá enterarnos de
problemas diferentes al plantado frente al mismo objeto. Otra manera, es ayudarnos o
asesorarnos de las personas expertas en lo planteado; así mismo, puede ayudarnos la
historia, pues, el recorrido en el pasado puede darnos ideas coherentes para formular un
nuevo problema.
Antes de emprender el estudio activo, se necesita tener precisión y especificación del
problema; hay que delimitarlo, y eso culmina cuando se logra formular el problema. Para
lograrlo, es estratégico seguir los siguientes criterios: 1. El problema debe referirse a las
relaciones entre dos o más categorías. 2. Debe formularse de manera clara y en forma de
pregunta. 3. Deberá ser susceptible de observación y/o verificación.
Es importante valorar y abrirse a otras posibilidades que muchas veces pueden ser
contrarias a las propias, pero no por ello es una excusa para cerrarse a mirar o tener en
cuenta otros puntos de vista.

3- BUSQUEDA 4- CONFRONTAR
Consulta
Exponer
Lecturas
Debatir
Eventos
Dialogar
Encuestas
Discutir
Indagar
Escribir
Comparar
Chatear
Confirmar
Notas
Esquemas
Mapas
¡! Publicar

Criterios
Foros
Opiniones
Cuestionario
Apuntes

Antes de enfrentarse a lo que está ante a nosotros, no hay que olvidar que una
convicción es siempre algo más que una simple idea en la propia cabeza; esa es la guía
de la vida, es una clave de la organización del mundo y del propio hacer. Que una nueva
mirada, puede causarnos una reacción angustiosa, ya que puede desligarnos de una
situación en la que siempre hemos vivido; lo que, puede crear rechazo, dolor, inclusive,
presión y duelo por el abandono de dichas concepciones. Ese duelo sin embargo, es la
forma misma de nuestra evolución, de nuestra maduración; todas esas angustias son
alarmas porque están en peligro la propia identidad y son sin dudarlo el comienzo del una
nuevo nacimiento, de un destete, de un despegar.
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 12

Cuando sabemos qué buscar, podremos estar permanentemente alertas, puesto


en cualquier detalle de cualquier cosa o vento podremos encontrar o hallas lo que
buscamos. En esta etapa, lo bueno es recurrir siempre a la fuente; significando con ello
que el pensamiento no es delegable. Debemos por nosotros mismos hacernos a la
configuración de un discurso y argumentos que puedan demostrar lo que pensamos a
partir de nosotros mismos. La búsqueda necesita hacer escuela bibliográfica, pues
recordemos que el analfabeto del futuro será aquel que no sepa dónde ir a buscar
información que requiera en un momento dado para resolver una problemática concreta.
La persona formada no lo será a base de conocimientos inamovibles que posea en su
mente, sino en función de sus capacidades para conocer lo que precise en cada
momento. El conocimiento es una conquista personal y por lo tanto, el aprendizaje y su
enseñanza también tendrán que ser inevitablemente personalizados, cada uno debe
escalar su propia montaña intelectual y mientras más personalizada mejor. Las otras
personas, el trabajar en equipo, así como la teoría, lo que hacen es ayudarnos a caminar
más rápido, nos impulsan en el vuelo.
Lo anterior nos lleva al próximo paso, que es la revisión exhaustiva de los trabajos
importantes realizados sobre el problema. Hay que familiarizarse con el estado actual del
conocimiento, conocer los datos de la investigación en este sector y las teorías
importantes formuladas al respecto. Lo recomendable para estos momentos es la de
realizar resúmenes de ellas.
Una vez realizada esta labor, el investigador ya estará listo para proceder a
presentar unas formulaciones teóricas propias. Aunque el nivel de construcción variará
sustancialmente según el nivel en el cual se opera y el problema elegido.
Lo siguiente es, la deducción de hipótesis que se necesitan trabajar para su
verificación. Ellas formulan posibles resultados previsibles del estudio. De aquí se derivan
los objetivos del estudio y determinan con precisión lo que uno quiere saber. En esta
parte no hay que olvidar incluir las consecuencias relevantes que se desean considerar.
Ahora se puede avanzar hacia el planeamientote los procedimientos o los pasos
efectivos a dar en la realización del estudio, los cuales esbozan en detalle cómo debe
cumplirse cada objetivo. Hay que determinar los datos necesarios para lograrlo y la
metodología necesaria para producir aquellos datos. Plantear también, los medios por los
cuales se obtendrán y cómo procesarlos y analizarlos, igualmente, determinar quiénes
estarán incluidos en el estudio y cómo asegurar su inclusión.
A medida que se elaboran los procedimientos y métodos, el investigador debe
ocuparse de los medios por os cuales se reunirán los datos necesarios. Para cada
resultado pertinente hay que reunir datos apropiados. En lo posible, además de su
análisis cualitativo, los datos podrán ser cuantificados con métodos estadísticos.
Una vez obtenidos los datos, el procedimiento siguiente es determinar el modo de
analizarlos, de tal manera que las preguntas de interés dentro del estudio puedan
responderse de la manera más válida posible. También tiene que determinarse cómo hay
que procesarlos.
Después de completar las etapas de planeamiento, y de redactar un diseño formal
del estudio, el investigador estará en condiciones de proseguir a las fases más activas del
estudio. Una vez establecidas las etapas a seguir, se debe preparar una plantilla del
tiempo (cronograma), establecer el personal que se necesita y los instrumentos de
medida que se deben preparar, construir y/o adquirir, puede determinar los costos y
proceder en forma económica y eficiente.
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 13

Realmente el conocimiento, el pensamiento autónomo es esencialmente


perturbador y si no es así, es porque está siendo reprimido, vanalizado, amansado,
domesticado o impuesto, por lo que afecta en sentido negativo: se le toma aversión.
En el conocimiento, el crisol donde se madura, se cuece, se esculpe, se cincela y creo
que en la única forma en donde se parece que se pierde es cuando más se gana, con
ganancia neta, que puede ser dolorosa pero que de todas maneras es una ganancia es
cuando se confronta con la realidad y con los otros en: la exposición, el debate, el
diálogo, la discusión, la polémica, el ataque, la escritura, la comparación, la
experimentación, la publicación.

6- REFLEXION
Repensar
Redefinir
Reconceptuar
Plantear
Opinar
5- ORGANIZAR Ensayos
Sistematizar Informes
Clasificar Diarios
Categoría Memos
Ordenar Notas
Mapas Constructos
Estructura Exponer
Armar Socializar
Relación Relacionar
Argumentar
Fundamentar
¿?
“El ideal del pensar por sí mismo no requiere originalidad. Yo pienso por mí mismo
un teorema de la geometría cuando lo puedo demostrar; cuando sé que es cierto porque
lo dijo Euclides o porque creo que el maestro no está mintiendo, no lo pienso, lo creo,
puedo creer en una verdad. En ese caso todo se puede enseñar dogmáticamente, incluso
las matemáticas, no únicamente la religión. Se puede enseñar que mahoma subió al cielo
montado en una burra con cabeza de ángel o un ángel con cuerpo de burra, no lo sé.
Pero no sólo eso se enseña dogmáticamente, también se puede enseñar
dogmáticamente cualquier cosa. Las matemáticas muy frecuentemente se enseñan
dogmáticamente: se aprende que menos por menos da más, sabe que es así y le salen
los problemas que hace, pero no podría pensarlo. Cualquier materia se puede enseñar y
se suele aprender dogmáticamente”3.
3
ZULETA, Estanislao. “Obras completas”, Tomo 2, Arte y filosofía. Capítulo II: El proceso del conocimiento. Pág.
53. (fotocopiado, sin fecha).
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 14

El enriquecimiento académico (intelectual, emocional y de convivencia) viene de la


permanencia, la continuidad, la sistematicidad, el rigor y el mejoramiento de sentido y
significación del “propio cuento”, o mejor dicho, de nunca abandonar lo que queremos. De
ahí que constantemente estaremos reorganizándolo, socializándolo y reflexionando ante
cualquier detalle que le aporte a nuestro objeto de trabajo (estudio, investigación,
experiencia, ensayo…).
Nuestro mejor laboratorio es nuestra vida cotidiana donde se dan multitud de
fenómenos que no existen espontáneamente, o que no han sido vistos bien, pues, hay
que ver lo que no hemos visto nunca, como ver diferente lo que hemos visto todos los
días. También enriquecerla, aproximándonos a dichas realidades desde diferentes
formas, o estableciendo relaciones de diverso orden. No sobra recordar, que las
soluciones adaptativas del sujeto se encuentran en los propios recursos mentales e
intelectuales de cada persona, más que en estrategias generalizadas o en viejos
modelos, esquemas y valores externos al individuo y que hasta la presente por lo general
han sido las grandes guías y los grandes orientadores de la acción educativa y de la
conducta humana.
Hoy, las instituciones educativas deberán ser vistas como fuentes de información
que enseñan a utilizarla, gestionarla y actualizarla4, por eso se procurará el contacto entre
jubilados y jóvenes, el pasado, el presente y el futuro, la experiencia y la teoría, la razón y
el sentimiento. El hogar, gracias a las tecnologías informacionales se convierten en un
centro de educación permanente.
En la organización y la reflexión los ejes como unidad básica de dicho desarrollo se
constituyen la lectura y la escritura, puesto que no debemos olvidar que lo que no se
registra no existe y que ellas son el mejor alimento del pensamiento y del alma humana.
De ahí que en estas actividades caben todas las posibilidades de lecturas y registros,
coherentes con las lógicas individuales:

 Hacer archivos, sistematizar, clasificar, categorizar, ordenar y priorizar variables,


ordenar, mapear, hacer esquemas, cuadros sinópticos, armar estructuras, hacer
diseños, construir relaciones, listas de prioridades, hacer divisiones y jerarquías,
elaborar heurísticos, estadísticos, gráficas, imágenes.
 Repensar, no pensar, redefinir, reconceptualizar, plantear, opinar, elaborar
ensayos, informes, llevar diarios, hacer memos, tomar notas, explicitar constructos,
hacer exposiciones, conversatorios, socializaciones y puestas en común, construir
nuevas relaciones, preparar argumentos, hacer fundamentaciones, hacer ficheros,
hacer resúmenes, localizar referencias

La mejor manera de aprender algo es haciéndolo, y entre mayor tiempo trabajemos en


lo mismo, mayor será la propiedad y el dominio del cuento que llevemos. La madurez es
la claridad conquistada de una dedicación continua de propósitos.
El proceso de organización y ordenamiento de la información es un paso necesario e
interesante en todo proceso académico, pues nos obliga a ser sistemáticos, a elaborar
categorías y conceptos que contribuyen a la agrupación de información de manera
comprensiva y a la vez, buscar maneras de expresar con precisión lo que se ha
encontrado. Esto implica que en esta etapa se debe usar con mayor rigurosidad el

4
TOFFLER, Alvin. “La tercera ola”. Pág. 341 y 380. “El shock del futuro”. Pág. 285.
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 15

lenguaje, adecuado para cada tipo de disciplina e información que vayamos trabajando:
gráficos, fórmulas, vocabulario técnico y/o especializado, matrices.
Cada campo temático y disciplinar tiene sus formas de expresión, los cuales no
debemos ser prevenidos en su manejo. Muchas veces una nueva investigación así como
las tecnologías obligan a generar nuevas palabras y nuevas formulas de expresión.
Con este ordenamiento, aparece un nuevo, mejor y complejo reto: ¿qué significan?
¿Cuáles han sido los descubrimientos realizados al respeto? ¿Qué cosa nueva, que no se
supiera antes, puede decirse del tema? Durante el proceso académico o investigativo se
ha ido descomponiendo dichas complejidades que pueden ir siendo comprendidas una a
una.
Estas interpretaciones obviamente tendrán varios niveles de desarrollo: una sería
la aproximación a conceptos y teorías conocidas mediante la construcción original de un
pensamiento propio; con la confirmación de la validez de leyes y teorías aplicada a casos
específicos; o, con el descubrimiento de nuevos horizontes en la ciencia, la tecnología o
el arte, mediante procesos que abordan temas completamente nuevos en los cuales aún
se conoce poco.

Escrituras
Esquemas 8- DECIR
Diapositivas Foros
Comentar Publicaciones
Ensayar Congresos
Defender Libros
Ideas claves Revistas
Argumentos Conferencias
Contradecir Seminarios
Expertos
Confrontar
Socializar

???? ??
7- PREPARAR DISCURSO A más respuestas, Más preguntas

Estamos ahora en los últimos momentos de un nuevo principio del proceso


académico: la elaboración de informes (finales o parciales, transitorios). No se trata
solamente de documentos fríos; sino, donde se mezcle el arte, la sensibilidad, inclusive
hasta el humor, pero con el debido rigor vivido en el proceso.
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 16

Es un momento donde se preparan al unísono o alternativamente, el documento


narrativo, así como los materiales propicios para la comunicación; es una etapa que va
del impreso al decir. Como es natural, se involucran en ambos características como la
honestidad, en el sentido de mostrar que las afirmaciones o cosechas obtenidas son
solamente un nuevo aporte, pero no son la
última palabra del objeto estudiado; por otro
lado y en este sentido, cada elemento
conceptual explicado se sustentará con los
datos encontrados, de tal manera que se refleje
el esfuerzo por conocer sin que por ello se
haya querido manipular la información para
beneficio propio o para sustentar prejuicios o
posiciones particulares o ideológicas.
Este trabajo es igualmente un acto de
generosidad y gratitud con las personas que se
beneficiarán de estos compartires, pues todo lo
que hicimos, las dificultades vividas y las
preguntas que inquietaron los pensamientos,
así como lo que se consiguió, es para todos los
que puedan beneficiarse del trabajo concluido.
El acto comunicativo implica un gran trabajo para conseguir una buena
comprensión por parte del auditorio y los lectores, lo que obliga a manejar un lenguaje
apropiado, una forma de exponer las ideas y los datos que resulte inteligible y accesible,
pues no se trata de descrestar a nadie, sino de generar o crear interés, a la vez que
estimular en la continuidad de los temas explorados.
El proceso de interiorización siempre será una espiral infinita, pero siempre en un
sentido ascendente o en creciendo, tendrá finales y principios continuos inagotables. Lo
importante es no se trata de quitar y poner temas al azar como en las clases
tradicionales, de la vieja creencia que lo que se dio en la clase, por acto mágico quedará
aprendido. Hoy conocemos y sabemos que el saber y el conocimiento de trabajan con la
construcción de conceptos de manera procesual. El llenar contenidos de manera
mecánica y sin sentido ya no funciona ni han funcionado nunca. Estamos en el umbral de
una era del conocimiento para su búsqueda, apropiación, manejo y uso del mismo.

3. LOS TALLERES DE FORMACIÓN

Construir conceptos, implica un trabajo continuo, permanente y sólidamente


articulado. Sabido es, que ya no se trata de hacer una clase para mostrar e inyectar
información, ya no se trata de vaciar hasta llenar o atiborrar de datos a un estudiante. Se
trata sobre todo de ayudar al estudiante a lograr metas o visiones intelectuales
particulares; o ejercitar un proceso de pensamiento o razonamiento, ayudar a establecer
rumbos significativos. Para ese recorrido se proponen las siguientes fases:

Sensibilidad: Viene de sentidos, e implica la posibilidad de utilizar toda la riqueza de


nuestros sentidos; tiene que ver con la apertura, la receptividad, la capacidad de
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 17

sorprendernos, de ver y oír más allá de lo obvio, de “hacer extraño lo conocido”,


esforzándonos en cambiar nuestra vieja mirada de las cosas. Aquí se trata de describir la
esencia del trabajo y de cómo se provee el camino hacia la meta deseada; se pueden
listar capacidades y/o habilidades que el estudiante debe desarrollar, sin que tenga que
usar la memorización mecánica, sino la memoria lógica. En esta fase, es el momento
para motivar y estimular el deseo por ingresar al mundo académico.
El deseo de saber no puede responder a patrones avaros (por poseer datos y
conocimientos que valorizan de por sí al individuo que los posee) ni arribistas
utilizándolos como un medio de permanencia y de ascenso en la escala social. Cualquier
método que se proponga debe enfatizar en la importancia del conocimiento como
necesidad vital, como quehacer colectivo y como actividad productiva frente a la
generalidad individual.
Para hacer sensible a un auditorio y/o los estudiantes de un grupo, se necesita ser
seductores del saber, lo que implica manejo profesional e igualmente sensible del área
disciplinar, donde afecto e inteligencia se puedan entrelazar efectivamente, terminando
por insistir en la frase del neopiagetiano Juan Pascual Leone de que “el afecto traza la
ruta cognitiva”.

Praxis: Es una reflexión-acción que se inicia desde la cotidianidad para aproximarse a


su valoración; manifiesta la capacidad para cuestionarse las cosas, va ligada a la
independencia de pensamiento, que le permite ir construyendo y ganando o mereciendo
autonomía; donde pueda defender lo que piensa, sustentando y argumentando su
posición en escenarios intimados o en puestas en común. Se trata de un principio muy
simple: posibilitar el aprendizaje al ritmo adecuado y en función de las personalidades
individuales de los estudiantes. En este sentido, antes que una búsqueda atragantada de
explicaciones y teorías, es más una actividad que un resultado. Se orienta hacia una
actitud de carácter investigativo y no hacia el logro de un cuerpo neutral académico.

Conceptualización: Acercarse al espacio teórico, brinda una luz que ilumina y no


deslumbra nuestro pensar; por tanto, la teoría es el conjunto de conceptos relacionados
que dan cuenta conjunta de lo que hacemos de nuestra realidad; es el soñar con una
temática a la que se busca el acceso a la información. La teoría nos ayuda a caminar más
rápido y mejor.
Los conceptos van ganando significación en la medida que se trabaja con ellos, y lo
que posee significación no es el concepto aislado, sino los sistemas conceptuales
vinculados en las teorías y en sus aplicaciones. El trabajo conceptual tiende a superar lo
evidente, lo dado y la generalización fácil mediante la construcción de una forma
disciplinada de ver y de pensar. Por eso un paso vital es el enriquecimiento de las
experiencias del conocimiento.

Operatividad: Es el momento de las acciones llenas de teoría, puesto que operativo es


un término derivado de la tecnología que implica una moneda donde una cara es el saber
y el conocimiento, la otra, es la técnica y el hacer.
Las actividades que se realicen deberán dirigirse desde preguntas concretas que sean
asumidas por los estudiantes como propios. Esto producirá interés que conducen así a
experiencias enriquecedoras. Así entonces, cuando un ambiente de búsqueda se ha
creado y se ha generalizado, los estudiantes demuestran deseo de saber y se sienten
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 18

primero desequilibrados ante los resultados divergentes de las observaciones y, por otra
parte, se dan cuenta que esas búsquedas se emprenden con propósitos diversos de
acuerdo a los intereses de la pregunta, el problema o el ámbito temático.
En esas aproximaciones de encontrar respuestas, es clave permitir la libre discusión y
elaboración de predicciones, insistiendo que toda predicción deberá justificarse. La
discusión entre iguales permitirá el juicio sobre la coherencia de dichas aproximaciones.
Hay que insistir en la importancia de valorar el significado de las experiencias mentales
en las elaboraciones teóricas. En suma, también es relevante y bastante necesario que
antes de las experiencias se reflexione seriamente sobre qué observar sobre ellas.

Sistematización: Fase donde se irá construyendo el resultado desde la ordenación


lógica del proceso. Aquí se puede utilizar el orden de la escritura, para el registro
ordenado de lo vivido, o la construcción del texto del concepto en proceso de elaboración.
La idea es lograr construir conceptos desde nuestras acciones y actividades.
Desde nuestra experiencia. Es dar orden lógico a un proceso que va de una acción a un
conocimiento, que puede ser compartido por otros, haciéndolos participar en cierto modo
en la acción original. La sistematización es la ordenación y organización permanente de
la información extraída regularmente de las actividades y de las experiencias que se van
realizando. Esta es una herramienta para los estudiantes, donde permite teorizar sobre la
experiencia; o también puede operativizar la teoría. Con los estudiantes se intenta ir
generando la cultura de la escritura por medio de la construcción permanente del texto.
Es darle un orden lógico a los pensamientos, las actividades y la información en torno a
nuestro objeto de estudio.
Sirve y se utiliza para tener una mejor comprensión de las experiencias que
realizamos, y así poder mejorar la propia práctica. Permite pensar en lo que se hace,
obtener conclusiones para mejorar el trabajo y hacerlo más coherente en el futuro. Nos
ayuda en la interrelación de otras prácticas similares, ya que cualquier práctica que
implique transformación lleva consigo intenciones, apuestas, desarrollos y resultados que
definitivamente sirven de inspiración, iluminación o advertencia a otras prácticas
semejantes. Nos aporta a la reflexión teórica o a los conocimientos surgidos de las
prácticas concretas, que sirven de asiento a la universalización y la reconceptualización
de las concepciones teóricas vigentes, que son redefinidas desde la práctica; permite así
mismo incentivar un diálogo entre saberes, es decir se da una articulación creadora entre
el saber cotidiano y los conocimientos teóricos universalizados.
Para entender mejor el conocer, se parte de unos principios que dicen: El que
conoce es un sujeto, es la afirmación de un hacer hecho por alguien; el conocer no es
acción de un individuo aislado, el sujeto conocedor es siempre un individuo colectivo; y,
que el que conoce no solo lo hace para saber, lo hace para hacer. Por lo tanto, la
sistematización es una doble creación del sujeto colectivo.
En sistematización, lo que interesa es comprender cómo se llegó donde se está;
para lo cual se explicitan todos los conocimientos producidos en la práctica y se los
confronta con aquellos con que se contaba inicialmente, y con el conocimiento teórico
vigente. La intervención que se desea hacer, se desarrolla de manera permanente (todos
los días), así, la realidad va cambiando de igual forma; por lo tanto, el conocimiento se va
construyendo y reconstruyendo de manera cotidiana. Es necesario articular las
dimensiones objetivas y subjetivas del conocimiento; las sensaciones, sentimientos,
expectativas, intereses, valores que están involucrados en la práctica.
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 19

Es necesario entender que sistematizar no es narrar experiencias; debe ir mucho


más allá. No es describir procesos; sino pasar del nivel descriptivo a un nivel
interpretativo. No es clasificar experiencias por categorías comunes; es hacer una
revisión crítica de esas categorías de análisis. No es hacer una disertación ejemplificando
con algunas referencias prácticas; sino que, las prácticas deben ser argumentadas y
fundamentadas teóricamente. La sistematización se sitúa entonces, en un camino entre la
descripción y la teoría. Es reconstrucción ordenada de la experiencia, la cual se considera
también como un proceso productor de conocimientos; ya que, es una conceptualización
de la práctica, para darle coherencia y significación a toda su estructura y sus elementos.
A partir de su ordenamiento y reconstrucción, descubre o explícita la lógica del proceso
vivido, los factores que han intervenido, como se han relacionado y porque lo han hecho
de ese modo5.

Evaluación: Fase de valoración, para tomar las decisiones pertinentes, en el sentido


de estimular el desarrollo potencial y estudiar las debilidades y deficiencias para su
superación. El resultado de las anteriores fases tendrá seguimiento durante su desarrollo,
tanto a nivel institucional como en el aula escolar.
El concepto de evaluación ya no tiene connotaciones de descalificación como se venía
haciendo desde el mundo del examen (evaluación tradicional), hoy, por el contrario es
una actividad que potencializa las capacidades humanas, asume otra posición frente al
error como parte del proceso educativo, donde se hace énfasis en la solución inmediata
de las dificultades. Pretende observar el proceso educativo, para extraer información,
ubicar el estado de las situaciones y tomar decisiones rápidas frente a los problemas,
sean ellos de suficiencia o insuficiencia. Más aún, podría asegurar que hoy todos
tenemos conciencia de que se evalúa para mejorar y no para castigar.
El error, ya no es una deficiencia el cual debía sancionarse, castigarse y
descalificarse; ahora es un recurso potencial para mejorar lo que hacemos; ya no se
teme o se tiene miedo a cometerlo, por el contrario es natural y ayuda al crecimiento
personal. Tenemos que renunciar a nuestra autoridad, para aprender de lo que los
alumnos hacen, piensan y sienten. Generalmente, en sus escrituras, tachamos las
equivocaciones que han cometido y adjuntamos la solución correcta al lado. ¡Qué
frustrante para alguien que está descubriendo el poder de la palabra hablada y/o escrita!
Los estudiantes se saben condenados a cometer errores en un sentido de deficiencia,
torpeza y exclusión, antes de empezar sus trabajos. La reparación y revisión de un texto,
trabajo o actividad, no sólo es la superación de las faltas e imperfecciones, sino una
operación global de mejora, refinamiento y profundización de lo hecho. Es un proceso
recursivo, donde no siempre constituye el estadio final de la producción o su conclusión;
también actúa como un trampolín potente para saltar hasta nuevos horizontes
inexplorados, para añadir nuevas ideas y recomponer de pies a cabeza lo que se intenta
producir. Revisar o corregir puede transformarse en una actividad estimulante y creativa.
El estudiante deberá saber que el error, la equivocación y/o la dificultad es un
fenómeno natural y muy necesario para el aprendizaje. Construir una actitud mas abierta
y positiva con respecto a la corrección, la resolución de problemas y la superación de las
debilidades para que no se escondan los errores a los otros ni así mismo, es una etapa
crucial para construir autonomía y manejar exitosamente los conflictos de la vida.
5
"BARNECHEA. María Mercedes y otros. "La sistematización como producción de conocimientos", en la revista
PIRAGUA, No. 9, segundo semestre 1.994. Santiago de Chile (Pág. 123 -127).
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 20

Tengamos en cuenta que el profesor no es un pozo de ciencia absoluta, ni los alumnos


son sujetos pasivos e ignorantes. La enseñanza no es un traspaso de información de
profesor a alumno, sino un proceso colaborativo de desarrollo personal.
Es importante resaltar que es mejor y rentable realizar las correcciones y superar las
dificultades durante el proceso de un aprendizaje y no al final del mismo, porque esto
equipara la propia versión que realizaría el estudiante por su cuenta; todos sabemos que
rehacer algo terminado produce mucha pereza, tedio y desgano de repararse, pues ¿qué
sentido tiene, si el ejercicio ya está hecho, y si el profesor ya ha puesto otro? Pero, si se
corrigen los borradores, las experiencias y las pruebas, los problemas desaparecen. La
corrección es entonces: flexible, variable, adaptable y también imprescindible.
El problema del fracaso y la mediocridad educativa, no está en la evaluación de los
aprendizajes, sino en la dificultad de asumir nuevas posturas epistemológicas de las
áreas de conocimiento, la falta de implementación de metodologías procesuales para la
formación en competencias, la permisividad del trabajo, con la escasez de criterios para
poner límites y hacer riguroso el trabajo de la enseñanza sin caer en la viejos hábitos de
la misma (como por ejemplo, el autoritarismo, la repitencia, la no promoción de año, el
tiempo como guillotina, la parcelación de los saberes).

Socialización de experiencias: Es la parte del decir, donde los estudiantes van


poniendo en común sus encuentros o hallazgos. Se hace en los intermedios y al final del
proceso. Las elaboraciones serán socializadas, ya que se constituye en una buena forma
de estimular la apropiación del trabajo.

3.1. EL TIEMPO PEDAGÓGICO


El tiempo se constituye en trampolín y no en guillotina, con posibilidades flexibles
de acuerdo a las necesidades pedagógicas y de los intereses de los estudiantes. Aquí, el
que lo controla es el ritmo de aprendizaje, lo cual estimula al estudiante. El límite es su
propio límite, donde todo obedece a un plan y no a una programación rígida y reticular. Se
intenta no parcelar el conocimiento, sino, que obedezca a las lógicas de la búsqueda, en
una ruta permanente, continua y sistemática del aprendizaje.
Es importante entender que el conocimiento, como la autonomía, el interés y la
democracia no se condonan, tampoco se toman como en una carrera de relevos; sino,
que se logran, se ganan y se conquistan de manera individual; pero que pueden
conseguirse de manera más rápida y segura cuando es mancomunada y tejida en equipo.
Ese enriquecimiento interactivo con los diversos actores del proceso educativo,
fortalecerá también la autodirección y motivación de los emprendimientos.
Para estos efectos es necesario provocar la automotivación, generada por el
interés intrínseco que se encuentre en las actividades y por la recompensa psicológica
que logre en las mismas, y no por determinismos y recompensas externas; es decir, que
en los procesos de Cualificación cada uno debe hacer su propio recorrido, porque el
ascenso conceptual y práctico está regulado por el estado de motivación y control interno
que va posibilitando el tejido necesario para lograr mayor visión y comprensión de lo que
se realiza. Esto implica que los individuos se irán apropiando de la autodirección de su
proceso, por el interés y motivación encontrados en el interior de las propias experiencias
educativas.
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 21

El acto educativo como hecho social, está soportado por el estudio sistemático
coherente y permanente de la teoría en torno a la educación, o sea la pedagogía. Esta
fundamentación provee a los educadores de diversas visiones más amplias de la
enseñanza y el aprendizaje, permitiendo un manejo más abierto, flexible y lúdico de dicho
proceso para la construcción de nuevas realidades, y producción de conocimiento. Es la
herramienta vital que el docente debe manejar en el desarrollo de un conocimiento en el
proceso aprendizaje - enseñanza.
La pedagogía desarrolla la sensibilidad frente a nuestro que hacer, en el sentido
de reconocer y valorar nuestra materia prima que es la teoría, los conceptos, el
conocimiento. Concebirla, implica iniciar, abordar e interiorizar sus aportes, puesto que
son aspectos fundamentales para imprimirle calidad a la educación y a los educadores. El
maestro debe percibir qué tipo de aprendizaje recibe el estudiante mediante estrategias
adecuadas observar si verdaderamente le tomó afecto a dicho conocimiento. Entiéndase
que en la formación que se imparte debe contribuir al desarrollo de la personalidad del
estudiante, a la conformación de nuevas estructuras, a la identificación de valores y
conducirlo al desarrollo de sus propias potencialidades.
Se cree intensamente que enseñar y aprender son consecuentes, es muy
arraigada la idea de que cuando se enseña es obvio que el otro aprenda; que basta que
alguien enseñe para el aprendizaje se produzca en el estudiante. Ante un alumno que no
entiende lo que se le enseña, el profesor de manera espontánea responde "¡pero si eso
ya lo enseñé!", mira esto como una incoherencia. La realidad es que, son dos cosas
completamente diferentes, puesto que puede haber enseñanza sin aprendizaje o
aprendizaje sin enseñanza. Estos dos procesos implican sujetos diferentes; por
consecuencia, también tienen métodos distintos. Por ejemplo, los mecanismos y
estrategias que utiliza un profesor para desarrollar la clase de historia son diferentes de
los que utiliza el estudiante para aprender esa misma clase de historia. El estudiante
recurrirá a asociaciones con nombres o episodios conocidos o experimentados en su
propia vida, mientras que el profesor puede estar preocupado por ver los autores
consultados, o por buscar una hilación entre los acontecimientos, por encontrar ejemplos.
El problema es precisamente que los profesores enseñan pero los alumnos no
aprenden. Es una gran brecha y un gran desperdicio entre la abundante información que
se enseña en el sistema educativo y la información que es efectivamente registrada,
procesada y aprendida por los estudiantes. "Un margen razonable de desperdicio de
información es inevitable en todo proceso educativo. Distractores de todo tipo, falta de
motivación, interés, atención, concentración, comprensión, impiden no solo fijar el
conocimiento sino registrarlo. Por otra parte, operan mecanismos naturales de selección:
no todo nos interesa a todos ni de la misma manera, por lo que cada uno procede a
seleccionar y priorizar la información que recibe"6.
Tradicionalmente las conclusiones sobre el aprendizaje, se han sacado desde el
punto de vista de la enseñanza, dando por afirmado que los métodos de enseñanza
coinciden con los métodos de aprendizaje. Hoy, toda la atención se ha centrado en el
aprendizaje, de saber cómo el sujeto aprende, por lo cual marca pronunciadamente el
rumbo de la pedagogía. Lo que importa es que los estudiantes aprendan, no que los
maestros enseñen; que lo que los maestros enseñen, los alumnos lo aprendan
efectivamente.

6
TORRES, Rosa María. “Papeles del CEAAL”, Nº 2. Santiago de Chile, enero de 1992.
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 22

3.2. MATERIALES DE TRABAJO.

La construcción de materiales obedece a momentos diseñados para lograr un


proceso de gestión, compilación, estudio descriptivo, interpretación compartida, lógica
personal e interlocutiva, de constitución de sentido para el procesamiento y uso de los
núcleos temáticos para el trabajo y la cotidianidad del mundo de la vida.

El diseño y la didáctica de los materiales de trabajo, tendrán las siguientes características:

Campos conceptuales: corresponde al tratamiento de la información con


pertinencia y relevancia asignada a cada uno de los conceptos, de ella se hará un
tratamiento didáctico, con apoyo de algunos materiales documentales compilados de
autores reconocidos (internacionales, nacionales y/o regionales). Estos se presentan por
medio de exposiciones centrales con ayuda de Video Veen, proyecciones y/o carteleras,
y materiales bibliográfico documentales. Es muy necesario que se enseñen procesos de
gestión y búsqueda de documentos (Bibliotecas, amigos, expertos, Internet).

Proceso de desarrollo: Tiene que ver con el manejo didáctico de cada una de las
guías de estudio o de actividades modulares, talleres de clase, cuestionarios guiados en
clase, las cuales serán manejados de manera que conduzcan al estudiante desde su
estado inicial con respecto a sus concepciones y creencias. Seguidamente para poner en
común sus puntos de vista y confrontarlos con textos, documentos y otros pensamientos
ya elaborados en la misma línea. Será el momento entonces, de poner a prueba la propia
reflexión, en un estudio concienzudo, riguroso, sistemático y organizado para darle una
nueva lógica al propio pensamiento. La incentivación será en espacios interactivos
consigo mismos, con los textos y con los compañeros de grupo. Se expondrán a la criba
crítica las nuevas elaboraciones; iniciándose así de nuevo el ciclo pero ya en proceso de
interiorización.

Construir discurso: Se realiza en una circularidad de espiral progresiva; donde se


inicia con unas pistas para el diálogo de saberes e identificar el campo problemático.
Hacer luego una lectura de las explicaciones sometidas a prueba en estudios e
investigaciones previas donde se recojan las evidencias o insumos básicos que permiten
ver el fenómeno; igualmente ayudan a construir las diversas categorías que dan una
visión anticipada del mundo. Esto nos llevará a realizar una reconstrucción de los
conceptos, donde se retoman los argumentos, constituyéndose en una fuente de nuevas
constataciones y se nutren de las ya alcanzadas para someterlas a la respectiva
contrastación. Se produce así un nuevo salto para llegar a la definición de un argumento
de sentido, con el cual se pretende expresar una comprensión global (provisional) del
área del saber en estudio.

Los compromisos: En cada momento del proceso se generan compromisos de


trabajo de estudio con pertinencia a la cotidianidad del estudiante, lo cual implica
seguimiento y evaluación, estados que irán conquistando la autodinámica para la
autonomía y la autoevaluación.
Estructuras didácticas e Interiorización del Conocimiento Luis Hernando Mutis Ibarra 23

Acompañamiento: El proceso se constituye en parte fundamental para contribuir a la


utilización fructífera de los materiales y guías de trabajo, donde se trenzan: materiales,
clases magistrales, y socializaciones. Se pueden realizar, de manera simultánea ó
alternativa, pero siempre en una triada interdependiente.