JOSÉ LUIS TRUEBA LARA

Masones en México
Historia del poder oculto

Prólogo

A mediados de 1888, las librerías del centro de la Ciudad de México comenzaron a exhibir una obra que podía ponerles los pelos de punta a muchos católicos. El libro era más o menos grueso y tenía una colorida portada con una ilustración sobrecogedora: una virgen con una cruz en la mano levanta una cortina donde se lee: “Libertad, igualdad y fraternidad”, pero, en vez de hallar las promesas anunciadas por la Revolución Francesa, descubre criaturas infernales. Uno de estos seres —que sin duda pretende ser el más amenazante— tiene una de sus garras sobre tres símbolos masónicos: el compás, la escuadra y la G sagrada. El mensaje de la ilustración es claro: la humanidad fue engatusada por el lema que sólo encubría una actividad diabólica. Las referencias luciferinas de la portada se complementaban con un título que tampoco dejaba lugar a dudas: Satán y Cía. Asociación universal para la destrucción del orden social. Revelaciones completas y definitivas de todos los secretos de la Franc-Masonería. El volumen supuestamente había sido escrito por Pablo Rosen, “el muy ilustre soberano gran inspector general del 33 y último
13

esto es lo que pretende la Masonería. es muy probable que se detuviera a leer algunas afirmaciones casi sorprendentes: Pocos conocen a fondo los abominables misterios de la Francmasonería. que conociendo a fondo estas cosas no con14 . exaltar el odio contra las religiones. Si un lector de aquellos tiempos se hubiera asomado a sus páginas con una curiosidad no exenta de morbo. uno solo. ya con audacia. A la verdad ¿hay un hombre honrado. quien —según se deduce de la lectura— traicionó a sus hermanos para revelar al mundo uno de los más terribles conciliábulos de la historia: la masonería. a entregarlos a la reprobación y a la vindicta públicas. El hombre honrado que siquiera los hubiera sospechado se habría apresurado. practicar la libertad como los Touaregs y la familia como entre los mormones. la rebelión contra la autoridad. aun a costa de su reposo y su seguridad. alimentar las pasiones. favorecer. Su programa tiene por partidarios a todos los declamadores siniestros que predican hoy la emancipación de los pueblos. ya hipócritamente. Pero también ¡con qué celosa solicitud los iniciados se esfuerzan en condensar los velos que protegen estos secretos contra la indiscreción de los profanos! ¡Qué garantías no se exigen al que pretende tomar parte en este odioso banquete! […] Ofuscar las inteligencias.grado de la Franc-Masonería”.

de acuerdo con la publicidad de la librería Bouret. Las palabras de Pablo Rosen poco a poco se Grabado de la portada de Satán y Cía. Satán y Cía. Asociación universal para la destrucción del orden social. puedo ver a este personaje saliendo del local con el libro bajo el brazo pues.sidere el nombre de Francmasón como el ultraje más sangriento? Luego de leer estos párrafos. 15 . También puedo imaginar que lo leyó y lo comentó con sus familiares y sus amigos durante las sobremesas y los encuentros en el café. Revelaciones completas y definitivas de todos los secretos de la Franc-Masonería. es posible que el curioso lector llegara a una conclusión indubitable: “Ya lo imaginaba… los masones forman parte de una terrible conjura en contra de los valores católicos y la civilización occidental”. Incluso. era un verdadero best seller.

La imagen de las logias y los masones que a fuerza de palabras se ha creado desde hace casi tres siglos me obliga a intentar 16 . y el pasado de los masones ha terminado por transformarse en un espejo de obsidiana que sólo refleja su brillante negrura. Sabemos menos de lo que imaginamos. conocemos menos de lo que suponemos. a fuerza de repetirla. las palabras del supuesto “muy ilustre soberano gran inspector general del 33 y último grado de la Franc-Masonería” —al igual que las de algunos de sus compañeros de denuncias— resultan reveladoras: muestran la imagen que desde hace casi trescientos años define el imaginario social que pretende comprender a las logias y los masones. desde la publicación en 1726 de The Grand Mystery Laid Open —la obra que muy probablemente inaugura la literatura antimasónica—.filtraron por los intersticios de la sociedad y se sumaron a las escritas en una gran cantidad de libros que denunciaban las diablerías perpetradas por los integrantes de las sociedades secretas para crear una imagen que. se convirtió en una verdad a toda prueba: los masones son un grupo de endemoniados que sólo buscan pervertir el alma de los hombres. la aprobación de las condenas de la Iglesia y el oído atento a las acusaciones de los rivales políticos de los cofrades de las logias han convertido la historia de la masonería en un espacio donde la imaginación ha suplantado a la reflexión y la verdad. A pesar de su tufo luciferino. la suspicacia ante el secretismo. Efectivamente.

tal como puede leerse —por ejemplo— en La masonería en la historia y en las leyes de Méjico. Asimismo. quienes serían los únicos culpables de los males que azotan al país desde el siglo XIX. lo cual. de Félix Navarrete. es una exageración de cabo a rabo. Tal sería el caso —sólo por mencionar un 17 . sus afirmaciones me obligarían a aceptar la existencia de una conjura que se inició en un tiempo y un lugar ignotos. si optara por seguir a pie juntillas las obras que pretenden mostrar una historia de bronce y mármol —como ocurre en la Historia de la masonería en México desde 1806 hasta 1884. pues el panteón cívico también conserva los nombres de muchos próceres que nada tuvieron que ver con esta sociedad secreta.reconstruir su pasado desde una perspectiva distinta y distante de la que han asumido los bandos en pugna: estoy cierto de que es imposible comprender el papel político que las logias desempeñaron en la historia de México si sigo los pasos de los más furiosos enemigos de la masonería. tampoco podría llegar muy lejos y mis afanes terminarían con una afirmación insostenible: los miembros de las logias son los protagonistas de los más luminosos acontecimientos de la historia patria. o en los Apuntes sintéticos sobre la masonería en México durante los años de 1806 a 1921. de José María Mateos. y cuyos resultados son absolutamente indemostrables. evidentemente. pues cualquier acontecimiento que no satisfaciera mis expectativas o fuera contrario a lo que considero correcto sería obra de los masones. de Manuel Esteban Ramírez—.

abrieron la acción política a la mayoría de los miembros de la sociedad desde finales del cardenismo. en las siguientes páginas analizaré a las logias como instituciones políticas que vivieron un proceso digno de ser considerado: un tránsito que va de las sociedades de ideas a las organizaciones prepartidistas que marcaron la vida política de nuestro país desde el inicio del siglo XIX hasta la consolidación del porfiriato. Todo parece indicar que el surgimiento de las logias es resultado de la necesidad de participación de las minorías políticamente activas en una sociedad que aún no había desarrollado sus instituciones. independientemente de si esta participación ocurre como miembros de un partido político casi autoritario —como el PRI durante los tiempos del presidencialismo— o si se presenta en una sociedad abierta donde los propios votantes son quienes controlan los procesos electorales.ejemplo— de la mayoría de los primeros insurgentes. pues las sociedades abiertas no son un campo fértil para 18 . Ignacio Allende y otros líderes del movimiento revolucionario. En otras palabras: la acción política de las logias sólo es posible en las sociedades predemocráticas o en aquellas que tienen rasgos totalitarios. Por esta razón. pues no existe ninguna prueba confiable que demuestre la filiación masónica de Miguel Hidalgo. de manera lenta pero constante. las cuales perdieron su poder conforme fueron controladas por el gobierno y se gestaron nuevas instituciones que. y que su ocaso se debe muy probablemente a su incapacidad para competir con las organizaciones políticas modernas y participar en competencias electorales abiertas a la mayoría de los ciudadanos.

el florecimiento de las agrupaciones secretas creadas y sostenidas por minorías políticamente activas. Los siguientes tres capítulos —construidos a partir de lo que considero que son los grandes periodos de la historia masónica— analizan el pasado de las logias en México desde finales del siglo XVIII hasta la victoria de los grupos revolucionarios que se levantaron en armas en 1910. dicho de manera breve. El presente ensayo pretende recorrer la historia de la masonería a lo largo de cuatro capítulos: el primero de ellos ofrece una visión panorámica del origen y desarrollo de las sociedades secretas en el mundo. El ensayo concluye con un epílogo dedicado al estudio de las logias y los masones desde los años veinte del siglo pasado hasta la aparición de las principales características de una sociedad abierta 19 . e indagar las causas que condujeron al inicio del largo decaimiento de las sociedades secretas. es analizar el tránsito de las sociedades de ideas a las organizaciones prepartidistas. Su fin. y muestra algunas directrices que permitirán comprender su acción política en nuestro país a través de una mirada que renuncia a las perspectivas angelicales y demoniacas. En estas páginas pretendo mostrar el proceso que va desde el nacimiento y el éxito político de las cofradías masónicas en los prolegómenos de la guerra de Independencia hasta el inicio de su ocaso durante el régimen de Porfirio Díaz y en la crisis que sufrieron durante las primeras décadas del siglo XX.

20 . al contrario. Por esta razón evité las llamadas a pie de página y me permití incluir un breve apéndice donde presento una suerte de guía de lectura para quienes estén interesados en adentrarse en los “secretos” de los masones y sus logias. Es necesario aclarar que este ensayo no pretende. ser un trabajo para especialistas en el tema. es necesario dejar constancia del apoyo que recibí en la Biblioteca Nacional y la Hemeroteca Nacional. sin el acceso a sus fondos este texto nunca habría podido nacer. de ninguna manera.donde las logias ya no tienen un papel relevante en la vida política. con personas interesadas en la masonería. José Luis Trueba Lara. marzo de 2007. cuya invitación a escribirlo me obligó a poner en claro las ideas que ya llevaban mucho tiempo añejándose en mi cabeza. Ésta es una obra de divulgación que busca aclarar un tema oscuro y ofrecer una interpretación que se aleja de los extremos de lo angélico y lo demoniaco. sólo me resta agradecer a algunas personas e instituciones que me permitieron llegar a buen puerto: este ensayo no habría nacido sin el apoyo de Andrés Ramírez. asimismo. Ahora. a los que tiende la mayoría de los libros acerca de la masonería. su propósito es encontrarse con lectores no especializados.

Las miradas atrapadas por la antinomia angélicodemoniaco otorgan a la masonería un origen lejano y oscuro: algunos suponen que esta sociedad nació durante la construcción del templo de Salomón o en el antiguo Egipto mientras se edificaba la “gran pirámide” y —sin ninguna prueba seria— sostienen que su jerarquía guarda celosamente los secretos del saber esotérico. Las miradas que de manera común se lanzan sobre los masones casi nunca pueden acceder a la objetividad: las antípodas de lo angélico y lo demoniaco se apoderan de ellas para engendrar historias descabelladas que revelan los anhelos y los miedos de las sociedades mientras ocultan el rostro de los masones. aunque. otros imaginan que la masonería fue creada 21 . Desde hace casi tres siglos. sus enigmas la transformaron en un espacio angélico que supuestamente guarda saberes ancestrales y riquezas incalculables. en otros casos.Capítulo 1 Más allá de los ángeles y los demonios La masonería es un fenómeno oscuro. el misterio que cubre sus actividades ha suscitado la curiosidad y la imaginación de quienes miran demonios en el espejo de obsidiana tallado por una sociedad secreta e iniciática.

el cual sólo podrá ser comprendido y utilizado por los más altos iniciados de la logia. no es posible considerarlas ni conocimiento histórico ni un saber que posea las condiciones mínimas de objetividad 22 . A pesar de lo fascinantes que pueden resultar las ideas en torno a lo angélico. la película producida por Jerry Bruckheimer y Walt Disney.Grabado anónimo de finales del siglo XIX donde se pretende mostrar el origen egipcio de la indumentaria masónica. en la que Nicolas Cage descubrió el tesoro que los masones estadounidenses escondieron bajo Wall Street. de Fulcanelli. algunos más imaginan que la sociedad secreta surgió durante la edificación de las catedrales góticas. la obra que desde 1926 ha sido uno de los grandes best sellers del esoterismo— labraron los símbolos de un saber fundamental para el descubrimiento de los secretos de Dios y del cosmos. por los caballeros templarios que huyeron a Escocia durante la persecución de su orden llevando consigo saberes arcanos y una inmensa riqueza. justo como se narra en La leyenda del tesoro perdido. donde sus miembros —según los seguidores de El misterio de las catedrales. incluso.

donde se lee lo siguiente: FRANCMASONERÍA. La mirada angélica es resultado más bien de una imaginación desbocada que.. s. la mirada demoniaca enfrenta problemas similares: a pesar del éxito obtenido desde el siglo XVIII por las publicaciones que atribuyen “diablerías” a los masones. no existe ninguna prueba atendible de que 23 . Ciro. hasta enrolar a reclutas distinguidos entre los habitantes precreacionales del Caos y el Vacío Informe.]. y en las pirámides de Egipto [. el número de sus miembros se ha visto exitosamente incrementado por los muertos de siglos pasados. en la Gran Muralla China. Esta orden fue fundada en distintas épocas por Carlomagno. Quizá por esta razón fue ridiculizada en el Diccionario del Diablo. Salomón. Toth y Buda. Emblemas y símbolos de la masonería fueron descubiertos en las catacumbas de París y de Roma. ceremonias grotescas y disfraces fantásticos. en el mejor de los casos. de Ambrose Bierce. cuando abarca a todas las generaciones humanas de este lado de Adán. puede concretarse en una novela de verano o en el guión de una película de aventuras. [fue] fundada durante el reinado de Carlos II por los trabajadores artesanos de Londres..o verosimilitud. Julio César. Por su parte. Zoroastro. y avanzó en impertérrita regresión hasta hoy. Orden que se caracteriza por sus ritos secretos. en los templos de Carnac y de Palmira. los descubrimientos siempre han estado a cargo de un francmasón. Confucio.

La mirada demoniaca es resultado de una imaginación descarriada y tampoco puede considerarse seriamente. para comprender el significado de la masonería y desentrañar el papel político 24 . es claro que la masonería —en tanto concepción del mundo— no pretende derrocar a los gobiernos ni manipular a las sociedades para conducirlas a oscuros fines. las condenas y las persecuciones —poco importa en este momento si son promovidos por el papado. un dictador. a menos que se acepte una extraña concepción de la realidad: los hechos del mundo son idénticos a lo que ocurre en un episodio de Los expedientes secretos X. pretende dominar el mundo con un fin nunca explicado del todo. y por supuesto es falso también que dediquen sus reuniones a realizar actos sacrílegos —como limpiarse las suelas de los zapatos con una imagen de Cristo— o formen parte de una antiquísima conjura que. Las perspectivas antagónicas de lo angélico y lo demoniaco impiden comprender un fenómeno y descubrir el verdadero rostro de la masonería. de manera parecida a la supuesta conspiración judía que se denuncia en los Protocolos de los sabios de Sión.ellos realicen invocaciones satánicas o misas negras en sus logias. pues el miedo. Por esta razón. la fascinación. un gobierno totalitario o un freak de las conspiraciones— oscurecen aún más el espejo de obsidiana que las logias han tallado desde el siglo XVIII. Luego de tres siglos de vida.

francomasonería. un par de preguntas que a primera vista parecen sencillas: ¿qué significan las palabras masón y masonería? y. es necesario escapar de los extremos y adentrarse en un territorio donde los hechos comprobables y las hipótesis plausibles se entrelazan para ofrecernos una imagen que busca ser clara. masón […]. El primer paso para entrar en este territorio es tratar de responder.que los miembros de sus logias han desempañado en la historia de México. Que pertenece a la masonería. Creo que la tautología que caracteriza a estas definiciones —lo mismo que a la de la edición de 1972 del Pequeño Larousse ilustrado— no es resultado de la casualidad: la Real Academia de la Lengua Española. nítida. niveles. descubro una sorpresa que bien podría tener tintes políticos. Asociación secreta en que se usan varios símbolos tomados de la albañilería. ¿qué es la masonería? Aparentemente. por supuesto. Asociación secreta que usa símbolos tomados de la albañilería francomasónica. bastaría con revisar algún diccionario (como la decimonovena edición del Diccionario de la lengua española realizada por la Real Academia de la Lengua Española en 1970) y encontrar una definición aceptable. Sin embargo. etc. con la mayor claridad posible. masonería […]. 25 . como escuadras. En resumen: los masones son los integrantes de una sociedad secreta que utiliza los símbolos de la albañilería.

26 . no sólo entre los masones. el Diccionario de la lengua española ofrece una pequeña pista que deberemos considerar con gran cuidado en unas cuantas páginas: quien ejerce la masonería es. La oscuridad y la incesante vuelta al punto de partida que se muestran en el Diccionario de la lengua española podrían remediarse si revisara una obra que no girara en torno al aspecto demoniaco. significado. tradicionalmente abierta sólo a hombres. no tenía menor interés en enfrentarse o enemistarse con Francisco Franco a fin de aclarar una definición e iluminar un componente que podría dar lugar a lucubraciones insensatas —la idea de que se trata de una sociedad secreta donde se generan las más terribles conspiraciones—. pues el caudillo estaba convencido de que los masones y los comunistas fraguaban conjuras en contra de su gobierno. y a pesar del tufo falangista de aquellas definiciones. en el que puede leerse lo siguiente: Hacer una definición de la Orden es relativamente fácil: la francomasonería es una organización fraternal. Kirk MacNulty titulado Masonería. Las creencias de los dictadores siempre parecen indubitables. alguien que utiliza los símbolos de la albañilería. seglar. Sin embargo. simplemente. el libro de W. por ejemplo. Promulga los principios de la moral y fomenta la práctica del amor fraterno y caritativo entre todas las personas. razón por la cual convenía no entrar en detalles incómodos. Símbolos. secretos.como muchos otros peninsulares de aquellos tiempos.

Si bien es cierto que la definición de MacNulty ofrece mayor claridad que la de la Real Academia de la Lengua. sino una sociedad de hombres religiosos en el sentido que exige que todos sus miembros crean en la existencia de un “Ser Supremo”. pero no le interesan los detalles de esas religiones.No es una religión. también lo es que sus palabras no permiten comprender algunos hechos de gran importancia: ¿por qué razón una sociedad que “promulga los principios de la moral y fomenta el amor fraterno y caritativo entre todas las personas” ha sido ligada desde el siglo XVIII a algunos movimientos políticos —como el liberalismo. y en las reuniones masónicas se prohíbe el debate religioso sectario. la escritura en que se revela y la forma como se venera queda totalmente al albedrío de cada masón. ¿por qué han sido atacados en varias bulas papales y se convirtieron —por lo menos desde 27 . los masones juran lealtad sobre el “Volumen de la Ley Sagrada” y además cada masón jura lealtad sobre el volumen específico de escrituras que para él es sagrado. Al ingresar a la Orden. El nombre de ese Ser. La francmasonería anima a todos los hermanos a seguir las enseñanzas de su propia religión. la Revolución Francesa o la independencia estadounidense— y ha sido perseguida y proscrita por varios gobiernos que miran en ella las semillas del enfrentamiento y la disolución social? Si es verdad que los masones están obligados a creer “en la existencia de un Ser Supremo” y tienen prohibido “el debate religioso sectario”.

la perspectiva de la mirada demoniaca— en enemigos jurados del catolicismo. sobre todo. tal como lo hace Serge Hutin en el octavo volumen de una obra fundamental: Historia de las religiones. habrían puesto bridas a la desbocada imaginación que caracteriza a los discursos angélicos y demoniacos? MacNulty. la política y la historia se unen de manera indisoluble. dirigida por Henri-Charles Puech. a pesar de ofrecer cierta claridad. ¿no hubiera sido más sensato que se estructurara como una escuela. por último. si la masonería está dedicada a fomentar “la práctica del amor fraterno y caritativo entre todas las personas”. ¿por qué se organizó como una sociedad secreta?. las cuales les habrían evitado persecuciones. Una tercera posibilidad para comprender el significado de la masonería me obliga a definirla como una institución en la que la religión. encarcelamientos. juicios inquisitoriales y. tampoco permite llegar muy lejos: su definición sólo permite plantear algunas preguntas interesantes que responderé a lo largo de este ensayo. y considerarla una sociedad secreta e iniciática —en un sentido menos oscuro que la Real Academia de la Lengua—. Permítaseme presentar y analizar brevemente la definición de Hutin: [Una sociedad secreta e iniciática] es un grupo cuyas actividades regulares están estrictamente reservadas a sus miembros y —segunda característica— cuyas reuniones comportan un ritualismo 28 . una fundación que promoviera la ayuda mutua o una institución dedicada a la asistencia pública. promotores del protestantismo y herejes pertinaces? Y.

Sin duda alguna. como las logias —al igual que todas las instituciones— están vinculadas con fenómenos religiosos. En términos generales. puede afirmarse que la historia de las actividades masónicas ha seguido un trayecto que va de la herencia gremial de la Edad Media a la conformación de sociedades de ideas y organizaciones prepartidistas desde el siglo XVIII hasta la primera mitad del XX. ornamentos y objetos que llevan éstos puestos. han intentado 29 . en primera instancia. ambos —su fin y sus actividades— se han transformado con el tiempo. Este tipo de sociedad secreta es justamente calificada de “iniciática”. el sentido y el fin de sus actividades no ha permanecido estático. Hay una tercera característica: el hecho de que para entrar en dicha sociedad sea necesario pasar antes por una ceremonia (con pruebas simbólicas) que constituye la iniciación ritual. Igualmente. de una institución cuyas actividades están estrictamente reservadas a sus miembros. y de éstas ha transitado a la creación de algunas instituciones de asistencia pública y desarrollo personal que. la eventual admisión en otro grado de la orden se encuentra subordinada a una ceremonia simbólica que abre el acceso. el texto de Hutin permite comprender la masonería desde una perspectiva alejada de los extremos de lo angélico y lo demoniaco: se trata. actitudes y marchas). ya que su fin reside precisamente en esta actividad.tradicional (disposición y decoración de la sala en la que se reúnen los asistentes. en ciertas ocasiones y condiciones. políticos e históricos. sin embargo.

cuyas actividades están estrictamente reservadas a sus miembros y se transforman debido a fenómenos religiosos. el panal. un conjunto de ideas que explican la realidad y. pues. estos rituales se dividen en dos grandes conjuntos interrelacionados: las ceremonias que —a pesar de las diferencias que existen entre las distintas logias y grados— siguen órdenes preestablecidas y los objetos que otorgan sentido y comunión durante los rituales. las dos columnas y las esferas celeste y terrestre). un terreno fértil para las sociedades secretas. Las sociedades abiertas no son. a tal grado que los procesos de democratización y acceso a la información parecen ser sus mayores enemigos. al tiempo que permite a sus integrantes compartir determinada visión del mundo. los distintivos que portan sus miembros (medallas y objetos de uso casi cotidiano) y los símbolos que identifican a los masones (el compás.recuperar —con escasas posibilidades y éxitos— su peso político. la plomada. En términos generales. en algunos casos. sigue una serie de rituales que otorgan sentido a su existencia. En segundo lugar esta institución. evidentemente me refiero a las características y los ornamentos que distinguen sus edificios o sus salas de reunión (por ejemplo: el piso ajedrezado. pues las condiciones de la actividad pública se han transformado radicalmente desde el siglo XVIII hasta nuestros días. El ritual hace posible un acto de comunión y afirmación entre los masones. la piedra en bruto y la piedra cúbica. la escuadra. el mazo. los mecanismos que pretenden transformarla. las prendas (como los delantales). políticos e históricos. la Proposición 47 de Euclides y el ojo 30 .

de Dios. compañero y maestro masón) y. avanzar en los tres grados básicos del oficio (aprendiz. que permite mostrar su triple estructura con gran elegancia: la primera fase de los ritos de paso de la masonería se caracteriza por la separación del futuro iniciado de la logia a la que aspira a incorporarse. acceder a los “altos grados” de la institución (como ocurre. una expresión acuñada a principios del siglo XX por el antropólogo francés Arnold van Gennep. Las iniciaciones —que se han transformado a lo largo del tiempo y varían de logia a logia a pesar de la estandarización propuesta en 1772 por William Preston en su libro Ilustrations of Masonry— desempeñan un papel fundamental en la cofradía en tanto que permiten la pertenencia. comunión y cohesión de sus miembros. en algunos casos. por mencionar sólo algunos elementos de una larguísima lista). En tercer lugar. Para comprender estas ceremonias es conveniente tratar de verlas como “ritos de paso”. la masonería se caracteriza por una serie de ceremonias iniciáticas que permiten a una persona formar parte de ella. por ejemplo. cuando algunas organizaciones masónicas exigían a los candidatos que estaban a punto de ser aceptados que pasaran un tiempo solos en la Cámara de Reflexión. entre los escoceses y los yorkinos). Esto era lo que ocurría en el siglo XVIII. Durante la segunda fase —llamada liminar 31 . una habitación donde debían cuestionarse acerca de la importancia del trabajo que iban a emprender y donde también debían escribir un breve texto en el que explicaran las razones por las cuales deseaban convertirse en masones.

en muchos casos. es necesario completarla con un breve recorrido histórico que muestre las peculiaridades del sentido y el fin de las actividades masónicas durante un largo periodo que recorreré a grandes pasos para detectar aquellas características que permitieron la llegada. en esta fase el futuro masón experimenta una muerte ritual y se le coloca en una tumba simbólica que. El cumplimiento de este momento liminar permite que el masón inicie la tercera fase del ritual. sino como un proceso que es resultado de una serie de acontecimientos que. pues no puede pensarse en ella como un fenómeno aislado. Él —en la medida en que está “muerto”— no pertenece al mundo terrenal ni forma parte de la logia. autónomo. el florecimiento y el ocaso de la masonería en el territorio que hoy ocupa la República Mexicana. lo que MacNulty califica como “una representación simbólica de su ser ascendido desde su nivel psicológico previo a la conciencia”. es representada por la sábana que cubre al futuro masón que está acostado sobre la Tela del Suelo. se desarrollaron más allá de 32 . A pesar de que el análisis de las ideas de Serge Hutin permite obtener una imagen más nítida de la masonería y los masones. en ciertos casos. el futuro iniciado no forma parte del mundo terrenal ni es miembro de la masonería.por Van Gennep—. en la cual renacerá a una nueva vida y se integrará a la logia en un nuevo estado gracias a su condición de renacido.

Aunque la imaginación angélica supone que las actividades masónicas se iniciaron en el antiguo Egipto. un libro anónimo publicado en 1730. los textos editados en Estados Unidos durante el siglo XIX por Albert Pike o los instantseller que de manera más o menos constante se ofertan en las mesas de novedades—. Si bien los defensores de estas ideas han hecho correr ríos de tinta desde el siglo XVIII gracias a innumerables obras —como The Defense of Masonry. cuyo diseño básico —como el de la rueda o la cuchara— no ha tenido cambios significativos a lo largo del tiempo. algunos masones —como Henry Wilson Coil. Jerusalén. no existen pruebas convincentes de que estos acontecimientos sean verdaderos. Ante estos hechos cuya veracidad difícilmente puede ser puesta en duda.las fronteras y determinaron algunas de sus cualidades desde el siglo XVIII. quien fue autor de la Masonic Encyclopedia publicada por vez primera durante 1961 en Nueva York— han abandonado el angelismo para asumir una idea sensata y terminante: es absurdo 33 . durante la construcción del templo de Salomón o gracias a los templarios que escaparon de la persecución de su orden. por ejemplo: el hallazgo de herramientas de albañilería en las excavaciones realizadas en Luxor. sino la antiquísima invención de algunos utensilios. Atenas o Roma —por mencionar cuatro casos que podrían multiplicarse ad nauseam luego de una búsqueda más o menos sistemática— no demuestra la presencia de masones. en la Grecia clásica o la Roma imperial. las “pruebas” que se han presentado en estos casos no resisten el menor análisis.

La historia del primero de estos términos es bastante clara. según Guido Gómez Silva. al decir del académico. Esta hipótesis es diáfana y se adecua perfectamente a la historia inglesa y de la masonería. “canteros de sillería”. de Martín Alonso. de Guido Gómez Silva. la palabra masón se remonta al siglo XVIII y. su origen muestra algunas diferencias que conviene puntualizar. la cual fue traducida por los franceses como francmaçons. En cambio. del franco makjo “albañil”. se originó en Inglaterra por un enunciado: free and accepted masons (masones libres y aceptados). consideran que la palabra francmasonería “invoca la expresión freestone masons. Pese a que el uso popular ha convertido estas palabras en sinónimos. algunos estudiosos de la historia de las religiones. proviene del “francés maçon. Sin embargo. que designaba 34 . que devino en la palabra freemasons.¿Masones o francmasones? Desde el siglo XVIII los miembros de las logias y los autores que han escrito acerca de estas sociedades secretas e iniciáticas han utilizado de manera casi indistinta los términos masones y francmasones para designar a los integrantes de esta institución. “albañil” […] [el cual] viene del francés antiguo masson. el origen de la palabra francmasón es más oscuro y ha dado lugar a varias interpretaciones. Según la Enciclopedia del idioma. de makon “construir. y el Breve diccionario etimológico de la lengua española. como Serge Hutin. hacer” [y] del germánico makon “hacer””.

quien afirma: “La palabra masón es de origen francés y la introdujeron en Inglaterra los normandos. Acerca del significado primitivo de freemason (albañil libre) no se ha podido dar una explicación que satisfaga. Me parece que esta 35 . estas tres hipótesis —cuyo número podría aumentar luego de una búsqueda más acuciosa— nos colocan ante una certeza: el origen de la palabra francmasón es sumamente oscuro.en Inglaterra la piedra (de categoría superior) que trabajaban estos obreros”. y los masones eran albañiles ajenos a los saberes de la cofradía. nunca han aclarado las causas de su preferencia. cabe suponer que los gremios medievales de constructores sólo estaban integrados por francmasones. Consecuentemente. de donde se derivó la palabra francmasones. entre los estudiosos dedicados a la investigación de esta sociedad secreta e iniciática. aunque. Es decir. seudónimo del autor de La masonería en la historia y las leyes de Méjico. Arturo Piedra Solano o Jean-Pierre Bastian. eran constructores especializados que poseían conocimientos arquitectónicos y labraban artísticamente la piedra ornamental que sobresalía del muro (freestone)”. En la actualidad. mientras que un masón era un simple albañil. La opinión más generalizada es que los freemasons. En resumen. a caballo entre la de Gómez Silva y la de Hutin. hasta donde tengo noticia. es la de Félix Navarrete. pienso por ejemplo en Hans-Jürgen Prien. Una tercera hipótesis. parece existir la tendencia a privilegiar el uso de la voz francmasón. un francmasón era un artesano dedicado a producir las obras de mayor calidad.

puesto que —además de su uso casi generalizado— no conduce a problemas de origen y significado. sin embargo. No olvidemos que la palabra masonería —como bien se señala en el Diccionario de la lengua 36 . la masonería no es tan antigua como quisieran aquellos que propugnan por lo angélico y lo demoniaco.predilección es resultado de la necesidad de establecer una clara distancia entre los gremios medievales formados por masones y las sociedades secretas constituidas por los francmasones. Como resultado de esta oscuridad. afirmar la existencia de una prueba que demuestre la relación entre los antiguos misterios y la masonería. creo que lo más sensato es utilizar la palabra masón. gran maestro del rito nacional mexicano. este uso de la palabra francmasón no se ha generalizado ni siquiera entre los miembros de la institución. cuyo título no deja lugar a dudas: Apuntes sintéticos sobre la masonería en México durante los años de 1806 a 1921. Independientemente de si nuestra apreciación es correcta. Un ejemplo de esto puede encontrarse en el opúsculo escrito por Manuel Esteban Ramírez. momento en el que nacieron precisamente los gremios de constructores y surgieron los “masones operativos”. Definitivamente. sí es posible suponer de manera fundada que sus orígenes más remotos podrían rastrearse en la Edad Media. los trabajadores que participan directamente en las actividades de construcción y poseían el saber arquitectónico del aquel periodo. es decir.

secretas y ajenas a la sociedad. a tal grado que conocemos la mayor parte de los detalles de su organización. Madero. el país o el reino que otorgaban reconocimiento a las actividades de sus miembros. hoy Francisco I. Desde la Edad Media hasta la consolidación de la Revolución Industrial a mediados del siglo XIX. Es imposible negar la existencia de una “masonería” medieval. Así pues. como señala Jorge González Angulo Aguirre en su libro Artesanado y ciudad a finales del siglo XVIII. es posible sostener que […] el reconocimiento social para el artesano sólo existía en tanto era miembro de alguna corpora37 . al contrario. como la calle de Plateros. Los gremios no eran asociaciones autónomas. además de otorgarles cierto territorio para ejercer su oficio. pues la presencia y la acción de los gremios de constructores están perfectamente documentadas en casi toda Europa. los cabildos y la jerarquía eclesiástica autorizaban su constitución y normas. en la medida en que los nobles. funcionamiento y vida cotidiana. de edificación progresiva. en el centro histórico de la Ciudad de México. formaban parte de la estructura administrativa de la ciudad. los gremios fueron organizaciones de artesanos estrechamente ligadas a los poderes públicos y religiosos de los lugares donde realizaban sus labores. jerarquías.española— indica la idea de construcción. Por esta razón no es extraño que muchas calles de las viejas ciudades lleven por nombre el oficio de los artesanos que establecieron sus talleres en ellas.

pues estas instituciones garantizaban que el artesano formara parte de una jerarquía y completara los procedimientos de ascenso vinculados con el proceso de aprendizaje y dominio del oficio. que significan literalmente “sastre” y “albañil”. en alemán. la estructura gremial —además de proteger el oficio. por esta membresía el artesano adquiría los derechos y las obligaciones sociales de las que era titular el gremio.ción gremial. por ejemplo. ya que la corporación era el objeto social que tenía reconocimiento formal dentro de la sociedad. y regulaban el tránsito de los artesanos de las jerarquías inferiores (los aprendices) a las superiores (los oficiales y los maestros). pertenecer a un gremio era motivo de orgullo. algunos apellidos comunes. Efectivamente. garantizar el reconocimiento social y crear mecanismos de ascenso— permitió que la idea de construcción adquiriera un doble sentido que se manifestaba en los ámbitos físico y espiritual: el levantamiento de los edificios y la paulatina edificación de sus miembros a medida que accedían a los secretos del oficio. 38 . en aquellos tiempos era imposible ejercer y comerciar con una labor artesanal de manera abierta y lícita sin pertenecer a un determinado gremio. Desde esta óptica las corporaciones gremiales eran mucho más que una simple agrupación de artesanos: constituían una forma de vida que permitía acceder a la seguridad bajo la protección de la cofradía. Entre los “masones operativos”. como Schneider o Maurer. Por esta razón.