Está en la página 1de 1

Cerveza vieja

Rafael Peñaloza N.

Había sido un día extenuante. Estaba hambriento y necesitaba una cerveza, así que decidí detenerme en un pequeño puesto callejero que ofrecía tacos de suadero y una variedad de bebidas. Tras ordenar la comida – cuatro tacos, charoleados y con mucha salsa, – me dediqué a husmear en la lista de cervezas. El último elemento llamó mi atención: cerveza vieja. Su precio inferior a la mitad de cualquier otro. Me explicaron que se trataba de cerveza caduca, lo que los obligaba a rematarla a precio ridículo. Una vez que me aseguraron que aún era bebible, y principalmente por lo barata que era, decidí probar una. Sacaron una Sol, con corcholata abre-fácil (por medio de un sencillo giro) que destaparon frente a mí. Noté que el añejamiento había provocado que la bebida perdiera un poco de color, además de producir mucha menos espuma. El sabor también me resultó extraño, aunque no del todo discorde con el suadero empapado en chile. Comí y bebí con gusto, complementando mi orden inicial con otros tres tacos, con mucha salsa, y una cerveza vieja. Cuando hube terminado todo esto, estaba listo para irme a casa a lidiar con todos mis problemas. Pensando en el largo camino que me esperaba, decidí pedir una última cerveza vieja que me ayudaría a combatir el frío de la ciudad nocturna. Me dijeron que tenían que ir por más a la bodega, porque se habían terminado las que tenían ahí con ellos. Vi a uno de ellos meterse en un obscuro callejón cercano y esperé. No sé cuánto tiempo pasó, pero no tuve paciencia para quedarme más tiempo por una mísera cerveza de medio precio, por lo que me alejé en dirección a casa. Mientras caminaba, pasé frente al callejón que llevaba a la bodega. Como un reflejo, volteé a ver si encontraba al hombre que había ido por mi cerveza. Y ahí estaba. Con el pantalón abajo. Un embudo lo ayudaba a rellenar la botella sin desperdiciar su chorro amarillo.