Está en la página 1de 1

LA RAZÓN INSTRUMENTAL.

La razón instrumental tiene como función la de crear el orden social y reproducir los mecanismos
jerárquicos útiles para el buen funcionamiento del mundo. Reemplaza el movimiento impulsivo creativo
por una sumisión cultural, un orden civilizado.

Ser razonable es asentir y rendirse a los argumentos de la autoridad, de la mayoría, del jefe. Ser
razonable es usar la razón como los otros. Es un instrumento de integración social y de dominio de sí a
través de renunciar a los impulsos, los deseos.
La razón no sólo es un instrumento individual sino también social, permite la relación con uno mismo y
con los demás. Es una razón calculadora.

Hoy en occidente, la razón funciona libremente sin temer a la hoguera o la prisión pues la religión ha
perdido gran parte de su poder de coacción y nocividad. Pero se aprisiona frecuentemente bajo la
acusación de locura a los rebeldes de la razón mayoritaria y obediente; a los que prefieren resistir y
actuar bajo la razón crítica liberadora

El uso de la razón crítica es un verdadero desafío social, una lógica de guerra evidente. A los que
rechazan la razón instrumental no se les concede poder social. Se les encierra, se les aparta, se les interna
en asilos, hospitales, hospicios, prisiones.

Es por ello por lo que no siempre el uso de la razón garantiza la obtención de pensamientos sanos,
elevados, moralmente defendibles, pues la razón en cuanto instrumento sirve tanto a las más bellas tareas
como a las más bajas faenas. Desconfiad del uso de la razón si esconde una ideología perversa y
peligrosa. De esta forma, la razón no siempre se emplea para liberar a los pueblos. Utilizada por
retóricos, hábiles en palabras, dialécticos, tribunos hipnotizados y corruptos que se envuelven bajo la
forma de la racionalidad lógica.

Así pues, la razón instrumental no debe convertirse en ídolo y llevar a la guillotina a decapitar a todo
hombre que se conduce por la razón crítica liberadora.

Con la razón instrumental Lenin inventó los campos de deportación en Siberia. De este modo la razón a
veces se utiliza para fines catastróficos.

Los utopistas hicieron de la razón sociedades cerradas donde estaba todo decidido, desde las vestimentas,
tareas, estatutos de los niños, nada se deja al azar, todo está controlado por la razón. Al ocupar todo la
razón no dejó paso a la fantasía, la imaginación, la invención, la creación. Todas estas experiencias
utópicas han terminado en fracaso.

Allí donde la razón instrumental triunfa por completo, surge el malestar, la destrucción de las creencias, la
disipación de las ilusiones, la sangre humana y las ficciones falsas.

Los fascismos, tiranías, los regímenes totalitarios, colonialismos se han desarrollado bajo razonamientos
lógicos, argumentos, teoría y ciencia.

Hitler, Mussolini, Franco, Lenin, Stalin, Trosky, Mao han recurrido a la razón instrumental lógica para
fascinar a los pueblos y conducirlos a la pulsión del triunfo de la muerte. La lucha de los más fuertes, el
odio a los judíos, la guerra imperialista como salud de civilización, la dictadura del proletariado, la lucha
de clases, la revolución nacional; ideas que se han desarrollado a base de golpes de razonamientos lógicos
con ayuda de armas letales como las cámaras de gas, campos de exterminios, gulags, bomba atómica,
guerra química, la purificación étnica. De este modo la razón instrumental pare monstruos y así se usa la
razón para disfrazar los intereses.

Sevilla, enero de 2008


Antonio Alba