P. 1
Cinco Cuentos Cortos

Cinco Cuentos Cortos

5.0

|Views: 32.868|Likes:
Cinco cuentos cortos e interesantes de Mahatvati (Luis Rubén Paz Mollah).
Cinco cuentos cortos e interesantes de Mahatvati (Luis Rubén Paz Mollah).

More info:

Published by: Luis Ruben Paz Mollah on Sep 20, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/03/2014

pdf

text

original

Cinco cuentos cortos

Por Luis Rubén Paz Mollah © 2003

1

EL CEMENTERIO DE MARTIN

2

Martín era despreciado por todos. De cuarenta años, había desperdiciado la mitad de su vida dedicado a beber. Era uno de los alcohólicos de Bocas del Toro y como casi siempre estaba borracho la gente lo evitaba, igual que a sus compañeros de infortunio. Porque ya sea que se considere el alcoholismo

como vicio o como enfermedad, la verdad es que es un auténtico infortunio llegar a tal estado. Martín y sus colegas subsistían realizando ocasionales trabajos en sus momentos de lucidez, generalmente los trabajos más duros o que nadie gusta de hacer. Pintaban, recogían la basura, limpiaban los tanques sépticos,

chapeaban los lotes baldíos… luego se reunían y compartían el dinero para comprar botellas o pachas de alcohol puro, que mezclaban con agua y filtraban con pan viejo para de ese modo obtener más cantidad del líquido que era la principal razón de su existencia. A veces se acordaban de comprar algo de alimento para no desmayar y recuperar fuerzas. La misma historia que se repite a diario en todas partes del mundo, incluso donde el alcohol está prohibido por ley o no se puede comprar, un alcoholito que se precie se las ingenia para fabricarlo. En los tiempos en los que se desarrolla esta historia los borrachines gustaban de libar sus bebidas en el Parque Municipal que queda frente a la Gobernación, cuando ello no era posible o los echaban de allí se iban a un parquecito que quedaba por Calle Sexta, pero el mejor sitio era para chupar era y sigue siendo lo que se conoce como “La Cabaña” y sus áreas aledañas y que queda en la playa, con una preciosa vista del Mar Caribe. Esa es una playa 3

muy hermosa, pero igual de descuidada a pesar de las campañas que se hacen para incrementar el turismo. Beber ahí les daba una sensación de libertad que no tenían, pues estaban encadenados al guaro, además de que en la playa se podía cantar sin temor a molestar a nadie pues el estruendo de las olas se encargaba de acallar las inspiraciones operísticas de los improvisados bardos. Para llegar a “La cabaña”, que queda como a una milla del centro de la Ciudad, si se iba a pie uno podía acortar camino entrando por el actual Cementerio en uso, desde allí se pasaba por el Cementerio viejo, que está casi abandonado, y ya estaba uno en la entrada del área que es usada como recinto de la “Feria del Mar”, que se celebra todos los años en septiembre u octubre y es cuando mejor se aprecia el lugar pues las autoridades y el Patronato de la Feria mandan a limpiarlo y remozarlo quizás con la idea de que los visitantes piensen que siempre está así de bonito. Por lo general, pasada la Feria las cosas vuelven a su estado normal y nadie se acuerda de limpiar el hermoso paraje. Cuando el guaro era abundante, Martín y sus compinches se enfilaban a la playa y allí, al pie de los árboles de almendro o de las uvas de mar chupaban hasta jumarse; si podían regresaban a sus casas sosteniéndose los unos con los otros, sino simplemente dormían en el sitio, sin que importara el día ni la hora. Los alcohólicos retan las leyes de la física cuando pierden la noción de espacio y tiempo; nadie se explica como se guían o se sostienen, así como es difícil entender como subsisten.

4

Una noche Martín fue el primero en caer y, a pesar del “esfuerzo” de sus compañeros, no fue posible levantarlo por lo que allí lo dejaron, abandonado a su suerte como otras tantas veces. En la fría madrugada Martín, quizás

sintiendo las caricias de las muchas hormigas y cangrejos del lugar, se levantó y decidió regresar a casa pasando por el viejo cementerio ya que ese era el camino que le indicaba su entumecida mente. Ya en el cementerio, Martín

volvió a sucumbir al sueño y la bebida, por lo que cayó como una hoja sobre una de las tantas tumbas del tétrico lugar. Y allí durmió placidamente hasta el día siguiente cuando unos desalmados mozalbetes que pasaban por el lugar decidieron orinar sobre él, que despertó creyendo que era cerveza lo que le caía encima. Los pelados corrieron riendo de la infamia que acababan de hacer, sin considerar que quizás alguno de ellos pudiese correr igual suerte en el futuro, que no se veía muy halagador para semejantes malandrines. Martín se sentó sobre la tumba, llorando las desgracias de su miserable existencia, cuando de pronto reparó en la inscripción del morador de aquella sepultura. La lápida era muy vieja y no podía leerse bien ni el nombre ni las fechas, pero se distinguía la R y la ert de principio y final del mismo y el apellido May, que era lo único claro. Por alguna razón Martín sabía que el nombre correcto era Rupert May y recordó que ese era un ciudadano jamaiquino, nacido en mayo de 1846 y fallecido el 30 de octubre de 1914, por consiguiente no era posible que Martín le hubiese conocido, ni él o ninguno de sus amigos. anterior a ellos. 5 El difunto Rupert May era muy

Sin embargo, la vida de Rupert May pasó por la mente de Martín como si entre ellos existiera una antigua amistad. Vio con claridad cuando llegó a

Bocas del Toro procedente de su Kingston natal, a su esposa Mary que era una negra local, a sus hijos y amigos de la Logia Mecánica a la que perteneció e inclusive lo visualizó trabajando como ebanista, en lo que fue un gran maestro. Compartió sus comidas antillanas, que tanto disfrutaba el jovial Rupert, sus momentos alegres y los tristes, como la pérdida de su hijo mayor en un terrible accidente. Todos los detalles de la vida de Rupert estaban en su mente, su diente de oro mal hecho, la leontina que siempre utilizaba, su impecable forma de vestir y el pésimo español que utilizaba al hablar, pues por lo general lo hacía en inglés. Finalmente también pudo ver con claridad como murió, de un ataque cardiaco cuando cortaba la madera para hacer una mecedora, que era un regalo para su amada Mary. Llegó muerto al hospital, no sin antes decir que tenía que terminar su trabajo lo antes posible y que era mejor que lo llevasen a su casa. Luego vino el entierro, que fue todo un acontecimiento pues asistieron todos sus “Hermanos de la Logia” y se practicaron los complicados y coloridos ritos de los masones para esas ocasiones. Martín estaba asombrado hasta el punto de que su mente se despejó totalmente. Por primera vez en mucho tiempo fue a su casa adonde se bañó y se afeitó, limpió la sucia morada, lavó su ropa y se vistió de forma presentable. Fue entonces a buscar algo que hacer, hasta que consiguió un “camarón” limpiando el local de unos chinos, lo que le redituó unos cuantos Balboas con los que, ¡gran milagro!, comió opíparamente como no recordaba hacerlo. La 6

sorpresa de sus compinches fue mayúscula, y aún más por el hecho de que a pesar de tener algo de dinero no quisiese tomar una gota de alcohol. Durante dos días Martín procuró no salir de su casa, excepto para laborar en lo que se presentase. Aprovechó para ordenar sus cosas, limpiar el patio de la casa y con el poco dinero que ganaba, además de comer, compró algo de ropa nueva para lucir con mejor aspecto. regresar al cementerio… Al llegar allí buscó el sepulcro de Rupert May y lo arregló lo mejor que pudo, también resaltó y pintó las letras de la lápida, con todos los datos que claramente recordaba. Al finalizar se sentó sobre la tumba e inesperadamente vio frente a el la figura de una indígena. Ella se comunicó con él sin hablar, de forma inexplicable. Era obvio que se trataba de un espectro, aún así Martín no sintió temor alguno cuando ella le transmitió que había muerto el 12 de enero de 1923 de una hemorragia al complicarse el último parto. En vida se llamó Vicenta Baker y tuvo cinco hijos, el último de los cuales murió a la semana de haber nacido. Era una chola muy pobre y muy feliz, como ella misma se Sintió la necesidad de ordenar su vida y de

describió. Su marido, llamado Genaro, pescaba a diario y eran dichosos en su pobreza. Le gustaba cantar, coser la ropita de sus niños e ir a nadar a la playa cuando era posible. Su plato favorito era la tortuga, que comía con gran avidez acompañada de banano hervido y ocasionalmente bebía “chicha fuerte”, que ella misma fabricaba para su marido. Tenía muchos hermanos y parientes y hubiese descansado en paz sino fuera por el hecho de que su pequeño bebé fue enterrado lejos de ella, contrario a lo que deseaba. Desde el momento en 7

que el mismo nació y ella murió, su espíritu sabía que el niño también iba a morir, era muy frágil y nadie podría cuidarlo como ella misma. Esa era su

angustia, como la de Rupert May fue el hecho de morir sin acabar su mecedora. La fosa de Vicenta ni siquiera tenía una simple cruz; Martín sólo sabía que allí estaba, por eso decidió fabricarle una, a la que le puso el nombre y las fechas de nacimiento y muerte. También cortó la maleza sobre la misma y sus alrededores y colocó unas flores frescas que escogió para ella. Después de

esto no supo mas nada de ella o de Rupert, por lo que supuso que ahora descansaban en paz. Martín había cambiado su forma de vida, ahora tenía un trabajo estable como Conserje Municipal, que le proporcionaba los suficientes ingresos para vivir y vestir decorosamente. Reparó su casa y muy pronto se granjeó la

amistad de sus conciudadanos. De su antiguo vicio no quedaba vestigio alguno y sus amigotes de antaño lo miraban como si fuese un traidor. No hay peor enemigo para un beodo reformado que sus viejos camaradas, que en el fondo sienten envidia porque ellos no tienen la fuerza de voluntad para salir de ese abismo. Sus visitas al cementerio aumentaron y así su comunicación con los muertos. Nunca se presentaban en grupos sino uno a uno, le transmitían sus alegrías y pesares y después no se volvían a comunicar con él. Martín notó que todos tenían en común el hecho de que murieron deseando algo, o haciendo algo, o de forma violenta. La angustia en el último momento era el Martín jamás sintió miedo de 8

denominador común de aquellos aparecidos.

alguno de ellos, a pesar de que el aspecto de unos era temible, en especial los que murieron por suicidio o mano criminal. Le gustaba recordar a Luis, un hermoso niño de nueve años que murió de una pulmonía en mayo de 1946 y cuyo último deseo era recuperar sus fuerzas para terminar su tarea escolar, una bella manualidad sobre el mapa de Panamá. Luis fue un niño muy activo y querido por todos, de mente ágil y travieso en extremo, una de cuyas chiquilladas favoritas consistía en amarrar latas a los gatos, lo que dejó de hacer cuando un mal día las mismas se enredaron en las ruedas de una bicicleta y el pobre animalito murió atropellado por un carro que por allí acertó a pasar. Luis sentía un amor especial por su madre y por su maestra, su pena era no haber podido terminar el mapa, del que estaba muy orgulloso. Al describir su congoja a Martin, el niño pudo por fin liberarse de la misma. Como Luis, otros espectros infantiles narraron sus desventuras. Martín se impresionó con la ayuda de Carmencita, que falleció el día de su graduación de sexto grado, en 1951, cuando para ese fin se dirigía desde la Isla de San Cristóbal a la Isla de Colón, volcando el bote que conducía su padre. Ambos se ahogaron y la pequeña no pudo recibir su Diploma, para lo que tanto había estudiado. El padre de la misma, llamado Ramón, murió con el tormento de no poder hacer nada para salvar a su hija de las embravecidas aguas. A ambos les enterraron juntos. Un caso terrible era el de Juana Mendoza, quien sucumbió en noviembre de 1928, cuando el celoso marido la decapitó por celos infundados, ella había ido a comprarle un regalo y el infeliz pensó que andaba con un inexistente 9

amante. Cuando reconoció su error el hombre se suicidó. Martín únicamente se comunicó con ella, que no lograba entender por qué había sido asesinada pues aún después de muerta amaba a su victimario, el que se condenó para siempre. En el viejo cementerio estaban enterrados varios suicidas, Martín

percibió que estos jamás podrían reposar en paz y sólo en una ocasión se comunicó con uno de ellos, un chino llamado Ming Chen, que acabó con su vida al serle comunicado que padecía de una enfermedad incurable. Así pasaron dos años desde la última juma. El antiguo dipsómano ahora era un hombre de bien, que había logrado prosperar en el trabajo y logrado el respeto de sus paisanos. La gente se extrañaba de verlo arreglando el viejo cementerio, quitando los herbazales y limpiando las vetustas tumbas. Era

imposible que comprendiesen el significado de estos actos, Martín jamás comentó con nadie lo que sucedía, pues era conciente que entonces le tildarían de loco. Se buscó una compañera y a partir de ese momento nunca volvió a tener contacto con sus amigos fenecidos, pero seguía arreglando las tumbas con agrado. Un día, cuando ya estaba cercano a los sesenta años y era un hombre feliz, con tres hijos, el mayor de los cuales tenía quince años, se hallaba haciendo los preparativos para un paseo que se haría al día siguiente a la lejana Isla de Escudo de Veraguas. Ayudaba a su esposa a cocinar unos tamales y el mismo confeccionaba unos dulces que gustaban mucho a sus pequeños.

Repentinamente sintió el deseo de ir a visitar el viejo cementerio, adonde no iba hacía más de seis meses. Ahora el que sentía angustia era él mismo y no podía 10

explicárselo. Pensó que quizás sus amigos fantasmas, como cariñosamente les llamaba, estaban resentidos por los meses pasados sin visitar el lugar. Mayor fue la sorpresa cuando, por primera vez vio a un grupo de ellos, todos conocidos, que le miraban con infinita tristeza. En esta ocasión no se comunicaron con él, se limitaban a mirarle pero con tal aflicción que Martín experimento un temor que nunca antes sintió. Súbitamente le dio un dolor de cabeza muy agudo y perdió el conocimiento cayendo al suelo. Dos horas

después, su esposa, al no verlo llegar fue a buscarle y allí lo encontró inconsciente por lo que de inmediato solicitó ayuda y le trasladó al Hospital. Fue un derrame severo, del que milagrosamente según los médicos logró recuperarse con el tiempo. Mientras estuvo sin sentido Martín sintió una terrible congoja porque sabía que no iba a poder llevar a su familia al paseo que esperaban con tanta ilusión. Fue una angustia indescriptible, que le hizo

comprender que era algo similar a lo que describían sus amigos del más allá al explicar sus penas. Con la afortunada diferencia de que el estaba aún vivo. Cuando ya estaba totalmente recuperado y comentó esto con sus seres amados, su esposa le explicó que aquel paseo había terminado en una pavorosa desgracia pues el bote que trasladaba a los asistentes al mismo había zozobrado y la mitad de los ocupantes desapareció en la profundidad del mar, a causa de su enfermedad ellos no pudieron ir y de seguro habían salvado la vida. Martín comprendió que sus amigos del cementerio habían pagado con creces el favor que el les hizo al escucharles.

11

UNA NOCHE DE PESCA

12

Una noche de pesca Soplaba brisa, pero era la habitual en el mes de abril. Felipe prefería pescar de noche, hacía menos calor y si pescaba en los lugares adecuados, la captura era más abundante. Y esa noche necesitaba pescar algo pues en los últimos días la situación no era la mejor, todo estaba más caro y especialmente el precio de la gasolina, que estaba por las nubes. Debía comprar libros y cuadernos para sus hijos, que ya tenían un mes de haber empezado el nuevo año escolar. Eran las siete cuando abordó su viejo, pero fuerte bote, herencia de su padre y que tantas satisfacciones le había dado. Puso en marcha el motor y se dirigió al Cayo Bonito, allí se sentía seguro y, por lo general, de noche se pescaban abundantes pargos y otros ricos peces. Felipe era un hombre muy creyente, sus padres le habían enseñado a encomendarse a Dios en las situaciones difíciles, ellos practicaban la religión Metodista, pero en esa alejada Isla no había ninguna Iglesia y Felipe no recordaba la última vez en que había asistido a algún culto. Sin embargo, entre su esposa y él inculcaban a sus hijos el amor a Dios y a los semejantes, les enseñaban a orar y a no hacer el mal. Era lo básico, pero sentían que sus vidas eran simples y que hacían lo correcto. Después de una hora de tranquilo viaje el motor se paró. Felipe no se asustó, antes había pasado por lo mismo y sabía que lo más importante era no perder la calma y remar hacia un lugar seguro, el Cayo estaba a media hora de remo y allí podría intentar arreglar el motor o pescar hasta el día siguiente, cuando de seguro llegarían otros pescadores al área, o los turistas frecuentes a bucear, si el tiempo era bueno. La noche, en la que hasta entonces lucía un firmamento radiante de estrellas, de pronto se hizo oscura y brumosa, pero él estaba muy cerca de los cayos. Remó muy despacio durante veinte minutos y entonces decidió tirar el ancla y pescar hasta que se aclarase algo

13

aquella oscuridad, pues podía sentir las olas reventando en los cayos y no quería arriesgarse a estropear su preciado bote. Pasaron unas tres horas sin pescar nada, la oscuridad era total y la bruma espesa, Felipe se sintió muy solo, perdió la noción de tiempo y espacio y pensó que lo mejor era rezar, encomendarse a Dios, suplicar porque mejorase el tiempo… y en eso estaba cuando oyó una voz que provenía del agua: Psst, Felipe, escúchame y no temas. Si acercas tu mano al agua, a tu derecha, podrás sentirme aunque no me veas. Soy el mero que reina en estás aguas, el rey de los peces y de todo lo que se mueve en este mar. A pesar de que en varias ocasiones has pescado a mis parientes y vasallos no te guardo rencor y quiero ayudarte. Es necesario que pongas mucha atención a lo que te digo, no sientas miedo, pues estas cosas suelen pasar a pesar de que nadie las admite, pues lo tildarían de loco…. Felipe estaba aterrado y pensó que eran juegos de su imaginación, pero aún así extendió su mano derecha tal como se lo indicaban. De inmediato tocó la enorme cabeza de un pez, pudo sentir como esta se movía y también como abría la boca al hablar aquel animal que no podía ver. Por instinto retiró la mano, que ahora estaba húmeda y olía a pescado. Así supo que esto no era ningún sueño, sino algo muy real. De modo que preguntó: ¿Cómo es esto posible? ¿Qué clase de ángel o demonio eres? Los peces no pueden hablar…. A lo que el pez mero respondió: En efecto, los peces no hablan. Pero he sido facultado por el Dios a quien hace poco implorabas, para darte la ayuda que necesitas. Antes debes escucharme, pues en esta agua todos me respetan, ya que soy el amo absoluto y por muchos años he

14

cuidado de mi territorio, como tú haces con los tuyos y la finca que posees. Debes de creer, porque sólo así recibirás lo que pides. y continuó: Antes de ti he ayudado a algunos humanos, ninguno ha hablado sobre esto, pero todos han vuelto a estas aguas para agradecer la ayuda, sin embargo muy pocos han vuelto a verme o sentirme. Haz de saber que no siento mucha simpatía por

vosotros, muchos han intentado capturarme pero todos han fallado. Sin embargo han pescado a mis hermanos, amigos y congéneres. Esto lo comprendo porque es la Ley del que Todo lo Hizo, el Maestro del Universo a quienes ustedes llaman Dios. Ese que Todo lo Puede me dio la orden de ayudarte, en mi puedes ver Su Poder. Ahora mismo eres más insignificante que yo, pues yo estoy en mi medio y mantengo el equilibrio en este lugar. Tú ni siquiera mandas en la tierra a la que perteneces. Felipe no podía creer lo que escuchaba, pero lo hacía con admiración y hasta respeto. Comprendió que como estaban las cosas, no tenía más alternativa que escuchar y confiar en el pez. El mar, hasta entonces tranquilo comenzaba a agitarse, el viento parecía moverse en todas las direcciones posibles y en aquella oscuridad no había forma de orientarse. Dijo entonces el mero: Dentro de poco el tiempo va a empeorar y es muy peligroso que estés aquí, leva el ancla de la cuerda y deposítala en el bote, yo me encargaré de que unos delfines te conduzcan a la costa adonde vives y seguiré al lado del mismo pues es necesario que sigamos conversando. No temas y confía en mí. Felipe hizo lo que le indicase el pez y casi de inmediato sintió que su bote era remolcado, incluso con rapidez… él estaba maravillado de lo que podía oír y sentir, porque nada era lo 15

que podía ver en aquella oscuridad. El viento era más intenso y las olas más grandes y fuertes, sin embargo era obvio que su bote se iba abriendo camino entre ese oleaje de forma estable y segura, casi con suavidad. Era algo realmente asombroso. Y el pez dijo con voz firme y potente: Ya ves Felipe que no hay nada que temer. Cuando se es honrado y bueno como tú, que además crees profundamente en Dios y confías en Él, siempre hay un rayo de esperanza en la peor de las dificultades. Dentro de tu pobreza siempre has

procurado hacer lo mejor, crías y educas con denuedo a tus hijos y eres justo y amable con tus amigos. Dios vela por ti y por todos sus hijos, incluyéndonos a nosotros. Nos toca pues amarle y respetarle, y hacer lo mismo con toda su creación. Muchas serán para ti las enseñanzas de esta noche, que ha sido una prueba más para ti. Todos tenemos nuestra importancia en el Universo, por ello debes de mirar con Amor a todo lo que de Dios viene. Cuida al mar y a sus criaturas porque también somos obra de Dios, y de ello vives. Cuando vuelvas a pescar coge sólo lo

necesario para tu subsistencia, no dañes lo que te mantiene. Y lo más importante: haz que tus amigos tomen conciencia de lo que te digo pues nadie debe malgastar nuestras riquezas. naturaleza. Recordó entonces Felipe las veces que pescó más de la cuenta y los peces se habían estropeado, pues no tuvo la oportunidad ni de salarlos o ahumarlos. Sintió sincera Siempre ha de haber un equilibrio entre el hombre y la

vergüenza por ello. Peor fue rememorar que algunos de sus amigos preferían botar los peces que no podían vender, en vez de regalarlos a los más necesitados. Se consoló pensando que el jamás había hecho esto último, ni lo haría nunca… Todo esto cavilaba nuestro amigo cuando se dio cuenta de que llovía profusamente, el viento y el oleaje eran 16

intensos, pero ahora podía distinguir la proa de la popa, además de poder ver y sentir la lluvia. El bote seguía su camino como impulsado por magia y el tiempo pasaba

imperturbable como siempre. Felipe entonces se atrevió a preguntar. Dime, poderoso mero, ¿tienes acaso algún nombre con el que pueda dirigirme a ti? No sólo quiero agradecerte la ayuda que me prestas, sino que además es necesario que sepas que he comprendido tus palabras y lo que con ellas me has enseñado. Lo más importante es que sé que esto ha sido posible porque Dios así lo ha querido, vayan por tanto a Él mis palabras de agradecimiento y alabanza por haberme permitido sentir de esta forma Su Poder y Su Presencia. ¡Bendito sea Dios y todas sus criaturas!

En eso el bote se detuvo y una gran ola cayó sobre el mismo, depositando una buena cantidad de peces de diferentes especies. Casi de inmediato la tempestad empezó a amainar y Felipe pudo distinguir la costa y la tenue luz de su casita, tan familiares para él. Y el mero habló por última vez. Felipe, tu hogar está cerca y el tiempo ha mejorado. Desde aquí es muy poco lo que debes remar para llegar allí, por lo que hasta aquí te acompañaré. No tengo nombre, pero tu puedes llamarme Merik. Algún día, cuando sienta tu presencia en mis aguas, nos volveremos a comunicar. Y quizás podrás verme, así estarás seguro de que soy tan real como el mar adonde vivo. Me he permitido hacerte el obsequio de estos peces para que lleves algo a casa, pero este episodio ha de quedar entre tú y yo, con la anuencia de Dios que lo permitió. Ahora has visto Su Poder y Misericordia, no le ofendas jamás y difunde lo que has aprendido sobre respetar Su Obra. Algún día ni tu ni yo estaremos en este mundo, pero el Universo continuará 17

existiendo porque este es parte del mismo Dios, que es eterno.

Tienes la

oportunidad, mediante tu conducta y acciones en la Tierra, de llegar a formar parte de Su esencia y vivir también eternamente. Se justo y ama, pues, a los que te rodean, que el Amor te llevará a Él, te aseguro que para ello no necesitas de ninguna religión, aunque las religiones sean buenas pues constituyen una vía hacia el Amor de Dios, pero tu pareces haber comprendido esto. Eran quizás las tres o cuatro de la madrugada, no estaba seguro, pero ello importaba poco. Remó hasta la costa, su amada costa de hermosas arenas. Había sido la noche más intensa y especial de su existencia, que a partir de ahora no sería igual. Se arrodilló en la playa y rezó como sus padres le habían enseñado para dar Gracias a Dios. Aquel humilde pescador, que apenas sabía sumar y restar y a cuyos lares no llegaba religión alguna, se sentía muy feliz y en Paz con Dios, dirigió su mirada al mar y por un instante creyó ver entre las olas la enorme cabeza de su amigo Merik, el mero salvador…

18

ESPERANDO A LA PARCA

19

Las tres primeras décadas del siglo pasado, la Ciudad de Bocas del Toro fue una de las más prósperas y bonitas de la República de Panamá. El comercio era notable y en el amplio boulevard que era la actual Calle Tercera se establecieron negocios con mercancías procedentes de lejanos países, lo que le daba un toque exótico a la Ciudad. Allí había chinos, españoles, hindúes, turcos, hebreos, alemanes, franceses, ingleses… una gama increíble de nacionalidades e idiomas, mezclando sus costumbres y tradiciones con sus manjares. La verdad es que todos coexistían muy bien, en un ambiente de respeto y hermandad a decir de los afortunados que vivieron esos días. Después las cosas decayeron y Bocas del Toro vivió unos años de letargo y abandono hasta que el turismo la hizo renacer y hoy vemos que los días de gloria de tan peculiar capital están regresando a pasos agigantados, pero nunca con el encanto y la tranquilidad de antaño. De los personajes de aquellos maravillosos días apenas subsisten unos pocos, la mayoría hizo el viaje sin retorno y los que quedan aún añoran aquella época. Recuerdan las tardes de retreta en el Parque, con hermosos recitales de la más variada música, adonde los Ilustres de la Isla se sentaban en aquellas bancas con sus trajes blancos de hilo o lino, inmaculadamente lavados y planchados a mano. Allí charlaban o discutían acerca de las cosas más triviales, o escuchaban los bochinches locales con evidente apego. Don Víctor era uno de esos afortunados. Nació en 1904, así que vivió con plenitud los mejores días de ese hermoso período. Podía describir mejor que nadie las tertulias, las comidas locales y los escándalos que de alguna forma u otra impresionaron su mente y la plagaron de recuerdos. Todos los días se sentaba en el portal de su casa a ver pasar las personas y con ellas el tiempo. Su mente era ágil y sus remembranzas tan detalladas como un cuadro de Velásquez. A los que le conocieron les encantaba oír de su firme voz esas historias. La mayoría de los amigos que tuvo son parte de aquel pasado y muy pocos de los 20

que aún viven tenían la fuerza para visitarle, pues al igual que el mismo procuraban dar solo los pasos necesarios para no agotarse. A veces algún joven se aventuraba a saludarle, quizás temiendo que el viejo se saliese con una recomendación. No comprendo porque los jóvenes rehuyen el consejo de los longevos, estos casi siempre son acertados. Además, los jóvenes de ahora, como los de ayer, piensan que lo saben todo y que escuchar sugerencias es una pérdida de tiempo. Y sin embargo... ¡Cuántos males podríamos evitar prestando atención a las lecciones de la experiencia! La mayoría de las veces estaba de buen humor y cuando le preguntaban como estaba el respondía risueño: “Aquí, esperando la parca”. Muchos seguían su camino imperturbables, sin atreverse a preguntar quien era la famosa parca o suponiendo que el viejo se refería a alguna vendedora de billete clandestino, o quizás alguna mujer de baja estatura y poco hablar. Pocos sabían que ese es uno de los nombres con que se designa a la muerte. En realidad no es una parca, sino tres, Cloto, Láquesis y Átropos. De estas es la última la que se encarga de cortar el hilo de la vida, mientras que Cloto lo hila y Láquesis lo devana. Átropos es pues la temida pelona a la que Don Víctor esperaba. Pero la parca tenía muchos compromisos por todo el mundo y se negaba a visitar al amigo Víctor. Esto era algo bueno, pues Don Víctor no tenía ninguna prisa en acudir a la inevitable cita, así podría recordar con más detalle sus andanzas y disfrutar del buen sabor de la cerveza local y del vino foráneo, que tan formidable efecto hacía en su espíritu. Todos los días tomaba algo del uno u del otro y si bien esto no ayudaba a clarificar sus ideas, al menos las alegraba mucho. “A fin de cuentas ya están añejas”, pensaba el locuaz antañón. Y así, entre trago y lectura, pues nuestro héroe también era un ávido leyente, seguía esperando a la parca. Con noventa y tantos años suponía que la espera no debería 21

ser mucha, así que esto no era motivo de preocupación para él, sino de tiempo y procuraba estar de chunga para asimilarlo. Un día, uno de los niños que ocasionalmente le compraba los diarios o los caramelos con lo que por muchos años suplía sus ganas de fumar, se atrevió a preguntarle quien era la parca y para que la esperaba con tanto afán. Al principio Don Víctor pensó en explicarle con detalles de que se trataba ese asunto, pero temiendo asustar al inocente niño le dijo que la parca era una vieja amiga que vendría de muy lejos a visitarle. Volvió el niño a preguntar: Pero, ¿por qué le hace esperar tanto? Ya hace tiempo que le oímos decir que la espera. Don Víctor no se incomodó por la interrogación del niño. Con tantos bisnietos y tataranietos sabía muy bien que la curiosidad de los niños es arrolladora y que las preguntas que hacen salen de la candidez que poseen. Así que meditó un poco la respuesta. Verás, niño mío. La parca siempre anda muy ocupada, pero jamás nos olvida. Ella vendrá a visitarme cuando lo estime conveniente, pero es seguro que vendrá. Y el niño volvió a espetarle: - Pero Don Víctor, si la señora Parca, a la que usted hace tiempo que espera, siempre está tan ocupada entonces debe ser una mujer todavía joven y muy activa. ¿Cómo es que usted se refiere a ella como vieja amiga? Si fuera anciana como usted entonces no tendría fuerzas para andar tan ocupada. Esta vez Don Víctor se sorprendió un poco, pero pudo contestar. Es una mujer muy vieja, mucho más que yo. Pero es muy fuerte, astuta e

incansable. Por ello siempre tiene fuerzas para viajar por todo el mundo haciendo de las suyas. 22

-

¿Y qué tal si se muere antes que usted? ¿Qué tal si sufre un accidente?, dijo el chaval.

-

Eso no va a pasar, dijo algo serio Don Víctor. Esa señora es indestructible, nadie muere antes que ella, aunque a muchos les gustaría que eso pasara.

El niño quiso hablar, pero prefirió no hacerlo. Trató de imaginarse como sería aquella vieja, con tantos años y tan activa. De seguro no sería muy agradable de ver. Los viejos muy rancios nunca se ven muy bien, pensó el humilde niño.

Como la mayoría de las habitantes de este planeta, Don Víctor no había hecho nada particularmente notable en sus años de vida. Era un hombre común, que tuvo una niñez feliz, estudió solo el Bachillerato e hizo algunos cursos técnicos de los de su época activa y trabajo casi toda su vida como contador y en oficinas públicas. Llegó a ser Secretario del Juzgado en la Ciudad de Bocas del Toro, y era un hombre muy respetado por su fluidez al hablar, producto directo de su amor por la lectura y múltiples conocimientos. Se conocía al dedillo la historia Patria e incluso fue parte de la misma por su participación en la guerra del Coto con la República de Costa Rica. Tuvo muchas mujeres, pues se casó varias veces y así fue padre de innumerables hijos. Ahora vivía sólo, sus hijos y nietos le visitaban ocasionalmente. Con su pensión de jubilado pagaba sus alimentos y necesidades básicas. Siempre quedaba algo para vino y cerveza, que era el único vestigio de sus días de gran bebedor. En definitiva, una vida como cualquier otra. Pero, ¿acaso no se puede escribir de una vida así? Si bien nada en su existencia era impactante, la misma estaba llena de recuerdos dulces y amargos que componían un universo único como el resto de los seres vivos. Y en ese contexto siempre se encuentran anécdotas dignas de reseñar. Y en efecto, solo el oírle hablar valía la pena, 23

pues contaba sus hazañas o las de los demás con verídica pasión, a veces salpicada con productos de los ensueños de sus muchos años. Era un viejo encantador. Como buen bocatoreño Don Víctor dominaba el inglés local y también el francés, que en un tiempo pasado se habló en Bocas del Toro en forma de patois. Actualmente el guariguari aún se habla, aunque menos que antes. Don Víctor no sólo conocía el guari-guari, sino que hablaba un inglés bastante bueno, pero con un horrible acento gringo. Le gustaba recordar a su madre y los años de infancia. También recordaba la adustez de su padre, de origen español. Pero lo que más le agradaba eran sus remembranzas de alcoba ya que tuvo muchos lances de este tipo. Las damas le consideraban apuesto en sus años de juventud e interesante en los primeros años de madurez y el supo aprovechar las circunstancias. Por muchos años fue un entusiasta admirador de Baco, hasta que el hígado no aguantó más y tuvo que refrenar ese deleite. Ahora se contentaba con bebidas menos fuertes. En cuatro ocasiones tuvo encuentros cercanos con la pelona. La primera vez en una operación de estómago, de la que por milagro salió bien librado. La segunda fue en un accidente de automóvil, durante cuatro días de coma la parca rondó su cama de hospital sin decidirse a llevárselo. La tercera y cuarta vez fueron por causa del alcohol, pero tan grave estuvo en la última ocasión que pasó dos semanas en coma y sus parientes inclusive prepararon la caja. Todos los médicos opinaron que con ochenta y tres años era imposible que pudiese ganarle la batalla a la muerte, pero asombrosamente el viejo Víctor demostró lo contrario, aunque el susto fue mayúsculo y a partir de ese momento trató con más cuidado a las bebidas destiladas. Con más cuidado, pero no del todo. En estas cuatro veces Don Víctor vio muy bien a la parca, tanto que hasta le perdió el miedo. Y por eso la esperaba, sin entusiasmo pero conciente de que algún día regresaría. 24

Y una tarde, viendo las noticias, llegó nuevamente la huesuda a buscarle. Entró de repente a su cuarto, lo miró y extendió la mano hacia él. Don Víctor ni se inmutó y le dijo: - Hace mucho te espero, veo que cada vez tienes un rostro más desagradable. Tu presencia al menos debería de ser menos escalofriante. La parca no lo podía creer, aquel mortal hasta se burlaba de ella. Yo hubiese querido llevarte hace mucho, viejo impertinente, pero veo que te has acostumbrado a mi. ¿Estás ahora preparado para el gran viaje? A lo que contestó Don Víctor: - ¿Preparado? Hace tiempo que lo estoy, aunque últimamente me he sentido muy bien. No pensé que me tocaría eso en este momento, pero ya que insistes enséñame el camino, yo te seguiré sin titubeos pero por favor no poses tus manos en mí pues tu aspecto realmente es repulsivo y penoso. Esto molestó más a la pelona, quien toma su trabajo muy en serio. Furiosa le dijo: No te das cuenta de lo grave que es este momento. Estás a punto de finalizar tu vida terrenal y aún tienes coraje para burlarte de eso. ¿No tienes miedo a lo que te espera en el más allá? Francamente no, replicó Don Víctor. Ya tengo muchos años, he visto muchas cosas buenas, pero también muchas malas. Creo que mi futuro no puede ser peor, además en mi vida procuré hacer el menor daño posible. Dejaré este mundo con sosiego y tranquilidad, ni siquiera tú me espantas con ese aspecto tan repelente, deberías presentarte ante uno con un rostro más humano aunque comprendo que tú precisamente no eres mortal. Entonces sucedió algo extraño, la parca sintió deseos de vengarse y tomó una decisión insólita, lo señaló y le dijo: 25

-

Pues como castigo a tu desfachatez e insolencia ahora he decidido no llevarte por quinta ocasión. Con otro período en el mundo, siendo un viejo tan decrépito e indefenso, quizás te convenzas de que después de todo no vale la pena estar aquí tanto tiempo. Así aprenderás a respetar y desearás haberte ido conmigo antes.

Don Víctor no pudo contestar cuando la parca desapareció. Se frotó los ojos pensando que había tenido un mal sueño, las noticias estaban por finalizar. El viejo estaba atónito y boquiabierto, por última vez más había burlado a la muerte. Al día siguiente se atavió con sus mejores galas, limpio sus zapatos y fue a sentarse nuevamente al portal de su casa. Seguiría esperando a la no tan infalible parca.

26

CAMBIOS RADICALES

27

Eran las diez de la noche y muy pronto llegaría el Sr. Juez al Juzgado Nocturno. Mauricio Ferrero conocía bien aquellas instalaciones que, como casi siempre, estaban vacías. La tasa de delitos de la Ciudad de Panamá era una de las más bajas de América Latina y a ese Juzgado solo llegaban casos esporádicos de riñas, algunos beodos y muy poco más. Pero Mauricio estaba por “intento de engaño, faltas al pudor de una dama y venta de hierbas medicinales sin licencia”. Estos constituían delitos muy serios en el año 2024 y el acusado, que ya tenía antecedentes por lo mismo, estaba muy preocupado.

A sus 52 años ir a la cárcel era lo peor que podía pasarle porque el sistema penitenciario mundial era muy riguroso y en una sentencia de más de cinco años, las posibilidades de salir indemne eran mínimas. Las condiciones

carcelarias para los reincidentes eran muy duras, no porque la cárcel en si fuera mala, sino porque los tiempos habían cambiado muchísimo y al estar preso te veías obligado a trabajar muy duro para poder subsistir decentemente.

Ante el aumento global de la delincuencia y el terrorismo, las Naciones Unidas decidieron actuar de forma efectiva. Hacían falta reformas drásticas en los sistemas penales mundiales y una unidad efectiva para combatir estos flagelos. En todo el mundo las cosas empezaron a cambiar en los sistemas

28

carcelarios a partir del año 2008, y en el 2015 se estableció un Sistema Carcelario Mundial unificado en el que todos los países adoptaban las mismas normas, los mismos Códigos Penales con sus severas penas y se construyeron colonias penales regionales para cumplir penas de prisión perpetua por delitos como terrorismo, asesinato y homicidios en primer grado, peculados, traiciones a la Patria y otros delitos considerados mayores. No importaba tu nacionalidad o el lugar adonde fuese cometido el delito, si este era lo suficientemente grave ibas a parar a un Penal Regional. Cierto era que la pena de muerte había desaparecido en todo el mundo, pero los Penales Regionales tenían unas exigencias tan extremas que nadie salía vivo de los mismos y escapar era del todo imposible. Los penales regionales estaban administrados por una comisión especial de las Naciones Unidas y localizados en puntos estratégicos de la geografía mundial. En el año 2024 ya había ocho de aquellos penales, el último, recién inaugurado, estaba ubicado en la Antártica y allí iba a parar la crema y nata de los criminales mundiales... sin posibilidad de retorno, pues a estos penales sólo iban delincuentes condenados a prisión de por vida. Mauricio tenía el consuelo de que no iría a parar a ninguno de esos lugares tan selectos, a él le tocaría ir al Penal Nacional. De estos había sólo uno por país, lo que indicaba lo mucho que había bajado la delincuencia en el ámbito mundial, que era en realidad casi inexistente. De los Penales

29

Nacionales tampoco se podía pensar en escapar, pero al menos quedaba el consuelo de poder ser visitado por tus parientes, aunque muy ocasionalmente.

En eso pensaba Mauricio cuando entró a la Sala el imponente Sr. Juez Arnoldo Carmona, hombre impresionante. De dos metros de estatura, parecía aún más alto con su peso de 150 kilos de hueso y músculos. Era conocido como “El Enano” y lucía más bien como luchador de peso completo. Parecía mucho más joven de los 40 que tenía. Blanco, pelicorto y con unos enormes ojos negros que despedían fuego, cejas muy pobladas y pestañas muy largas; una mirada suya bastaba para sentirte condenado.

El Policía y el Secretario de Turno se levantaron de inmediato y saludaron con voz muy queda. – Buenas Noches, rugió Carmona con potente pero agradable voz - ¿Qué es lo que ha hecho este infeliz?

El Secretario, Ramiro Martínez, con muchos años de experiencia en los Juzgados sacudió la testa como quitándose el sueño y leyó: “Mauricio Ferrero, de 54 años, número de identidad PAN-343-9625, cuya acusación aparece en el expediente TMG 450-93-2024”

30

El Juez Carmona introdujo estos datos en el panel de su escritorio y al instante se ilumino una pantalla con la foto y todos los datos conocidos de Mauricio. No había nada de la vida de Mauricio que no estuviese consignado en ese expediente. Su fecha de nacimiento, 14 de Julio de 1972, su código de ADN, fotos de su infancia, adolescencia, juventud y actuales. Fotos de sus padres, estudios realizados, delitos cometidos, infracciones de tránsito, hábitos, mujeres en su vida, datos de sus hijos, enfermedades, absolutamente todo. Y una minuciosa descripción de casi todo lo realizado día por día en los últimos dos años. La tecnología al servicio del Poder Judicial.

En 1995 se concibió un sensor digital que podía ser implantado en los seres vivos para registro de datos, originalmente la idea era para monitoreo y estudio de animales en peligro de extinción, pero a raíz de lo acontecido el 11 de septiembre del año 2001, se pensó en su uso futuro para los humanos y se utilizó el término biochip. El biochip fue perfeccionado en el año 2004. Su uso se institucionalizó a partir del 2010, al principio sólo en criminales, traficantes y terroristas potenciales, pero pronto se hizo obvio que el mismo podía ser utilizado en vez del pasaporte y las tarjetas de crédito, sin posibilidad de fraude o alteración. Este era un chip digital que interactuaba con la sangre del individuo, colocado al momento del nacer en el lado derecho

31

del cuello y totalmente inadvertido para el ojo humano pero que era inmediatamente detectado por sensores especiales que en el año 2015 estaban localizados en todas partes: ventanas, puertas, muebles, oficinas,

electrodomésticos... Bastaba que una persona se acercase al detector para que este registrase todos los datos de la misma. Nadie podía entrar o salir de una Oficina, Residencia, Negocio, o cualquier lugar sin que su presencia no fuese detectada y registrada minuciosamente. Inclusive existían vestidos con

sensores incorporados que podían registrar tu presencia. Nadie podía cometer un delito sin ser detectado Era posible que un sensor fallase, pero no que todos lo hicieran. Por consiguiente, la delincuencia era casi inexistente. El biochip tenía tu número genético o de ADN codificado, más tu Número de Identidad Nacional (NIN) y todos los datos que se iban introduciendo a lo largo de tu vida. El nombre de tus padres, abuelos y bisabuelos, tus datos escolares y universitarios con tus notas, hoja de vida, trabajos realizados, aptitudes, pruebas de inteligencia, evaluación psíquica, pasatiempos, código de las huellas dactilares, del patrón del iris y de las orejas, enfermedades padecidas y sus tratamientos, fobias, alergias, todo estaba allí. No podías entrar o salir de ningún lugar sin ser dejar una señal porque los sensores lo detectaban todo. Incluyendo la presencia de tus mascotas, que también estaban registradas por biochips animales.

32

Los biochips también servían para manejar las Cuentas de Bancos y se utilizaban conjuntamente con las tarjetas bancarias, ello había eliminado la posibilidad de hacer fraude con las tarjetas de crédito. En los cajeros

automáticos, al entrar a los mismos ya se tenía la identidad del usuario, solo bastaba con introducir la tarjeta del banco y hacer las operaciones correspondientes. Los autos sólo permitían el uso al propietario registrado o a quienes este programase, era imposible accionarlos de otro modo. La llave de entrada y encendido eran inexistentes en los modelos construidos después del año 2016. Todo funcionaba en base a los biochips. Nadie podía entrar o salir a de un país sin su respectivo biochip, de igual forma eran obligatorios para conseguir trabajo, estudiar, recibir asistencia médica, en fin, para todo. Las únicas personas que no lo utilizaban eran los habitantes de áreas remotas en las escasas reservas que había para ello y aún estos eran automáticamente registrados al visitar las ciudades. La falsa

identidad era impensable y cualquiera que cometiese un delito era inmediatamente capturado. El paraíso moderno.

En los penales existían diversos niveles de comodidad, inclusive con restaurantes de muy buena calidad. Se podía acceder a los mismos pagando por estos servicios, para lo cual el trabajo era la única solución. Los que se

33

negaban a trabajar tenían que conformarse con vivir en condiciones muy duras y alimentarse de los compuestos especiales, que eran producidos con desechos comestibles de todo tipo mezclados con insectos, grasas animales y vitaminas sintéticas. El sabor siempre era el mismo y hasta la “leche” era producida de esa forma, que sin embargo garantizaba los requerimientos nutritivos esenciales para la vida. Las cárceles tenían sus propios sistemas de seguridad social que incluían beneficios como seguro de enfermedad, jubilaciones a los setenta años, seguro contra accidentes y de defunción. Los detenidos que laboraban podían acceder a cuentas bancarias y ganar intereses. En general los trabajos disponibles estaban bien remunerados, pero el costo de vida en los penales era muy alto por lo que ahorrar no era muy fácil. Era imposible escaparse, incluso de los centros de detención de régimen abierto, de los que también había uno por país. Allí llegaban personas que cometían delitos menores o que estuviesen penalizados con menos de dos años de cárcel, como embriagarse y reñir entre otros. Estos tenían programas muy efectivos de rehabilitación y se permitía el trabajo fuera del centro. En los penales, mediante el control de los biochips, los reclusos eran confinados a diferentes áreas y no se podía pasar de una a la otra sin autorización. El intento de hacerlo hacía que todas las puertas y ventanas del lugar donde se encontrase el infractor se cerrasen herméticamente. Y la persona era

34

localizada de inmediato perdiendo todos los beneficios adquiridos, si es hubiese alguno, los ahorros y el tiempo transcurrido en el penal quedaban en cero y el recluso debería volver a empezar a cumplir su sentencia. Muy pocos se aventuraban a delinquir.

De todo esto cavilaba Mauricio cuando la voz del Juez Carmona se hizo escuchar nuevamente: - “Así que eres reincidente y te gusta estar engañando a los demás… ¿Qué tienes que decir a tu favor? ¿Cómo te declaras? ¿Prefieres ir a juicio en Corte Mayor o recibir una sentencia menor aquí mismo?” Mauricio recordó que podía elegir ir a un Juicio con Abogados en una Corte Superior y recibir, si era encontrado culpable como de seguro ocurriría en su caso, una sentencia mayor o declararse culpable allí mismo y recibir una sentencia mucho más benigna. Optó por esto último. - “Me declaro culpable Señor Juez. Sólo ruego que tenga Ud.

benevolencia conmigo, me arrepiento sinceramente de mis delitos.” El Juez lo miró. Aquella noche estaba de muy buen humor porque en dos días se iría de vacaciones con su esposa e hijos. Decidió seguirle la corriente al infeliz de Mauricio. Y le preguntó:

35

- “Intenta pues convencerme de que te de una sentencia menor de la que sin duda mereces.” Mauricio comprendió al instante que su sentencia iba a depender de lo que le dijese al Juez. Su vida era muy irregular, muy joven perdió a sus padres en un accidente y este hecho lo marcó profundamente. Dejó los estudios

universitarios de Ingeniería Aeronáutica y se dedicó a viajar por el mundo y trabajar para ganar lo indispensable a fin de vivir y seguir viajando. Así conoció muchos países y se hizo de una excelente cultura. Al regresar a Panamá se dedicó a practicar las artes adivinatorias y el curanderismo, pues a pesar de que los tiempos habían cambiado muchísimo y todo el modernismo del Siglo XXI, los panameños seguían creyendo en videntes, hechiceros, parasicólogos y embaucadores afines. Sólo debía uno mirar los diarios y ver los anuncios al respecto. Otra cosa era la medicina natural, que era muy respetada, pero para la que se exigía licencia a fin de poder ejercerla. Esto había acabado con la mayoría de los brujos nacionales, pero aún existían algunos que se atrevían a ejercer estas artes sin permiso alguno y que aún así eran consultados y muy respetados por los incautos. De ese modo Mauricio, que compiló los

conocimientos adquiridos a través del mundo y de los años, vivía cómodamente de las ganancias de su “profesión” aún cuando ya había tenido

36

pequeñas diferencias con la justicia. Como él, todavía existían en el mundo muchos iguales y seguirían existiendo porque los cambios radicales que se vivían no podrían erradicar el deseo de las personas de creer en algo más. El ser humano jamás se conformaría con lo que se le ofrecía, siempre estaría en la búsqueda de algo más. A veces por el camino equivocado.

Esta vez el asunto era más complicado. Mauricio, atendiendo a una bella y joven mujer, la convenció de que se desnudase para aplicarle unos ungüentos especiales “traídos de las Selvas del Amazonas” o lo que quedaba de ellas. Lo malo fue que en el proceso de aplicarlas Mauricio se entusiasmó demasiado y posó sus manos en los lugares más íntimos de la dama, lo que provocó una violenta reacción de parte de esta, que lo golpeó con todo lo que tenía a su alcance y armó tal alboroto que los vecinos llamaron a la Policía. La mujer, que era casada, no tuvo más remedio que denunciar a Mauricio. Y ahora este no sabía cómo explicar los hechos ante el Juez. - “Bien Sr. Juez, dijo al fin Mauricio. Realmente no tengo ninguna excusa para justificar mi conducta. Debo ser sincero con usted. Yo no tuve ninguna intención de ofender a la señora que me acusa. Tampoco quise engañarla, porque ella llegó a mi casa por su propia voluntad, aquejada de dolores por todo su cuerpo. En principio lo único que

37

pretendí fue darle un masaje, pero al ver semejante cuerpo desnudo mi mente se obnubiló y afloraron a ella deseos normalmente reprimidos. Tenga en cuenta que mi esposa e hijos me abandonaron hace algunos años y vivo soltero. El ungüento que le apliqué en realidad sirve para quitar algunos dolores, en especial los musculares, pero por alguna razón que me cuesta comprender, no pude resistir la tentación de tocar esas partes. Fue algo irresistible, quizás porque he estado mucho

tiempo sin mujer alguna.” El Juez no se inmutó y preguntó entonces: - “¿Y cómo explicas el ejercer la medicina natural sin licencia alguna? ¿Y la fabricación de remedios caseros con el objeto de venderlos?” - “Cierto es, respondió Mauricio, pero no considero que dar un masaje sea ejercer la medicina natural. A veces también doy consejos sanos, pero nunca he causado daño a nadie y tampoco había incurrido en actos como este. En cuanto a la fabricación de remedios caseros es un arte que aprendí después de mucha observación y estudio, sólo me gusta compartir mis conocimientos aunque sé que no me está permitido vender estas pócimas. Prometo no volver a hacerlo más.”

38

El Juez Carmona y Mauricio Ferrero eran concientes de que todo lo que hablaban estaba siendo registrado por la computadora del Juzgado, por ello cuidaban mucho el lenguaje utilizado al expresarse. - “¿Tiene Ud. algo más que decir?”, dijo el Juez. - “Una cosa más Su Señoría, replicó Mauricio con voz resignada. Lamento de veras lo que hice. Los últimos años de mí vida han sido muy agitados, quizás no término de acostumbrarme a estos tiempos modernos. Todo ha cambiado muchísimo desde aquel 11 de septiembre del año 2001, pero por alguna razón que desconozco yo no termino de cambiar y adaptarme. Comprendo que tantos cambios han sido para el progreso de la humanidad, pues ello es evidente. Realmente no quise ofender ni engañar a la señora que me acusa, pero de alguna forma lo hice, sólo pido que Dios, ella y Usted me sepan perdonar.” Su voz sonó muy genuina y compungida. El Juez le creyó. Quizás esa noche se sentía vulnerable a la miseria humana porque su estado de ánimo era compasivo. Entonces sentenció: - “Mauricio Ferrero, le condeno a cumplir un año en el Penal Nacional y dos años adicionales en el Centro Nacional de Detención y Rehabilitación. Tiene Ud. suerte de que he sido en extremo

magnánimo, porque merece Ud. pasar al menos cinco años en el Penal

39

Nacional. ¿Esta Ud. conforme con esta sentencia o desea apelar a la misma? - “Estoy muy conforme Señor Juez, Gracias por haber sido Ud. tan indulgente con mi persona. Que Dios le Bendiga”, fue la respuesta de Mauricio, quien se consideró muy afortunado con esa sentencia. El Juez Carmona tenía fama de ser muy estricto e implacable. Muy temprano fue trasladado al día siguiente a su nuevo hogar en el que pasaría un año. Mauricio miró el paisaje de la moderna Ciudad de Panamá, mientras el autobús del Gobierno lo trasladaba a muchos kilómetros de allí. La Ciudad comenzaba a despertar de una noche más y los panameños se aprestaban a dirigirse a sus trabajos. Trató de fijar esas imágenes de la ciudad soñolienta, de respirar los aromas que iba a extrañar por un tiempo y el resto del camino lo utilizó para acondicionar su mente a lo que le esperaba. Los cambios del mundo eran muy grandes, no era lógico sustraerse a los mismos. Por primera vez Mauricio comprendió que él también tendría que cambiar.

40

LOS VIEJOS NAZIS

41

Wolfgang Schuller y Dieter Heindrich eran vecinos, vivían en un área apartada de Volcán, en la provincia de Chiriquí. Ambos pasaban de los ochenta años de edad, pero la bondad del lugar y sus habitantes les hacían aparentar muchos menos, pues además estaban fuertes como los pinos de su Alemania natal. Wolfgang nació en la bellísima Baviera, en la ciudad de Augsburgo, cerca de Munich, y Dieter en Hildesheim, cerca de Hannover, en la Baja Sajonia. Eran inseparables, todos los días recorrían pausadamente la Finca que ambos poseían en Volcán, diez hectáreas sembradas con hortalizas, vegetales y una pequeña granja con auténticas ovejas y cerdos traídos de Alemania, que utilizaban exclusivamente para su consumo. Con la leche de las ovejas elaboraban ricos quesos, y hacían embutidos y jamones que no compartían con nadie, excepto con sus familiares. Dieter tenía cuatro hijos y Wolfgang cinco, todos mayores y de ellos dos parejas se habían casado entre si, Laura y Hans, hijos de Dieter, con Heinrich y Eva, hijos de Wolfgang, pero todos residían lejos de Volcán, algunos en el extranjero. El único que acompañaba a su padre era Werner, el más joven de los hijos de Wolfgang. Por las tardes acostumbraban a tomar café acompañado de dulces alemanes que ellos mismos preparaban. Aún cuando eran muy corteses, no les gustaba relacionarse con los demás moradores de Volcán y la gente llegó a habituarse a verles juntos, a veces acompañados de sus respectivas esposas, pero a no tratar mucho con ellos. Ambas esposas, Cecilia y Martina, oriundas de Bocas del Toro, eran al menos veinte años más jóvenes que sus respectivos maridos y también se conservaban espléndidamente. Parecían ser aún más circunspectas que sus alemanes, ya que hablaban muy poco con los lugareños y cuando hablaban entre ellas a veces lo hacían en alemán, idioma que las dos dominaban. Los residentes de Volcán les miraban con mucho respeto porque a pesar de esa forma de ser tan discreta, jamás dejaban de brindar ayuda cuando les era requerida. Asistían a la Iglesia todos juntos y le 42

daban buenas donaciones al Párroco del lugar, que incluían vegetales, vino y embutidos de los que producían. Por ello inspiraban pocos recelos y más bien eran mirados con cierta simpatía. A fin de cuentas no molestaban a nadie. Muchas personas recordaban, que algunos años antes, en una disputa por la posesión de unas tierras, Dieter y Wolfgang prefirieron ceder las tierras en litigio para no verse enredados en problemas legales, a pesar de que todos sabían que los alemanes tenían la razón. A los germanos les gustaba hablar entre ellos de sus respectivas infancias. Dieter recordaba con cariño a su madre y a su abuela, quien le dio las primeras lecciones de alemán cuando apenas era un infante. La vieja era estricta en extremo y lo obligó a expresarse en un alemán académico y puro y a leer a los clásicos alemanes cuando otros niños a duras penas leían las historias de Hansell und Grethel. Por ello Dieter hablaba un alemán refinado y aún podía escribir el gotikdeutsch o alemán gótico. Wolfgang en cambio, como buen bávaro, era de carácter más festivo, bajo de estatura y rechoncho. Le gustaba cantar viejas canciones militares y prefería comer platos alemanes, excepto los tamales con puerco que le preparaba su mujer, Cecilia. El alemán que utilizaba al hablar estaba siempre salpicado de maldiciones y expresiones soeces, que por fortuna sólo eran comprendidas por sus allegados. También consumía grandes cantidades de vino y cerveza, la última

elaborada por ellos mismos y de una increíble calidad. Los vinos por lo general eran adquiridos en la Ciudad de David, adonde invariablemente iban una vez al mes con ese propósito. Ellos preparaban un vino con uvas cosechadas en su Finca, este no era de mala calidad, pero preferían utilizarlo para cocinar y otros usos más corrientes. En definitiva, los alemanes vivían bastante bien de lo que les producían sus tierras y de las rentas que obtenían de algunos edificios de apartamentos que poseían en la Ciudad de Panamá, y que eran administrados por sus hijos. 43

Nunca hablaban con nadie sobre su pasado. Ellos habían llegado a Panamá en julio de 1945 con seis compatriotas más, a bordo de un submarino de la clase U que luego siguió rumbo a Sudamérica. Los ocho desembarcaron en las costas de Chiriquí Grande, en la Provincia de Bocas del Toro, adonde esperaban encontrarse con otros paisanos residentes del lugar y de apellido Lange. El problema fue que estos últimos estaban en un centro de detención construido para ese fin en Chiriquí. Tuvieron la buena fortuna de no ser

detectados por nadie al arribar al suelo patrio, enterraron sus pertenencias y se fueron rumbo a las montañas cercanas adonde convivieron por algunos años con los indios ngobes de los que aprendieron muchas cosas y a los que a su vez enseñaron otras. Cuando finalmente lograron localizar a los Lange, mucho después de la salida de los mismos del campo donde fueron recluidos, se diseminaron discretamente por el resto de la geografía nacional. Wolfgang y Dieter se quedaron viviendo algunos años en las costas de Chiriquí Grande, adonde comerciaban con los indios y demás habitantes del lugar. Muy

ocasionalmente iban a la Ciudad de Bocas del Toro, adonde vivían muchos compatriotas que eran dueños de lucrativos negocios, eran los años cincuenta y en esta parte del país a nadie le importaba con los alemanes, salvo para obtener beneficios de los mismos. En Bocas del Toro conocieron a las que serían sus esposas y allí se casaron, Cecilia con Dieter y Martina con Wolfgang, pues aprovechando los últimos años del Dr. Arnulfo Arias en el poder habían conseguido cédula y hasta pasaporte como panameños nacionalizados. Fueron años de mucha bonanza para ellos, lograron hacer mucho dinero trabajando duro, aún cuando se rumoraba que parte de su fortuna había venido en lingotes de oro de su Alemania natal, pero eso era algo que sólo ellos sabían con certeza. Y nadie se atrevía a preguntarles semejante cosa. Fue con ese dinero que decidieron comprar terrenos en la ciudad capital, para posteriormente hacer lujosos edificios en El Cangrejo, Obarrio y San 44

Francisco, que claro está, estaban a nombre de sus hijos, panameños de ascendencia alemana. Estos últimos recibieron una esmerada educación en los mejores colegios

nacionales y en universidades de Alemania y los Estados Unidos, entre los mismos había dos médicos, un abogado, dos ingenieros y un arquitecto. Administración de Empresas. Los demás estudiaron

La verdad es que Wolfgang había sido Mayor de las SS, inclusive estuvo unos meses como asistente en el campo de concentración de Dachau, muy cerca de donde había nacido. En el ejército recibió varias distinciones y estaba considerado un excelente Oficial. Tuvo la oportunidad de conocer al mismo Heinrich Himmler en persona, para el que laboró durante un año en el Cuartel General de las SS. Era seguro de que, de no haber sido por la derrota de los nazis, Wolfgang hubiera llegado muy lejos en ese engranaje ya que era ambicioso y gozaba de la estima de Himmler. Dieter Heindrich era en realidad un alias de Dieter Dietrich, el elegante y sofisticado Jefe de la GESTAPO en Hannover, a pesar de lo temible de su empleo no era un mal hombre, pero eso sí, cumplía sus funciones muy eficientemente. No hacerlo así hubiese despertado las sospechas de sus colegas y, en ese ambiente de intriga y conspiración que se vivía entre los mandos de la GESTAPO en los terribles años de la II Guerra Mundial, sin duda hubiera puesto fin a su carrera y quizás a su vida. Dieter era amigo y confidente de uno de los máximos jerarcas de ese organismo policial nazi y como tal fue instado por el mismo para que se trasladase a Sudamérica poco antes del fin de la Guerra, en marzo de 1945, cuando ya era previsible. La misión era trasladar una maleta con oro y diamantes acumulados por su superior, que pensaba reunirse con él al finalizar la guerra. Dieter se enteró en el submarino que su antiguo jefe había sido capturado y ejecutado por los rusos, 45

por lo que decidió quedarse con los bienes, no sin antes compartirlos con algunos de sus camaradas en la nave, quizás por el temor de perderlo todo sino lo hacía. Estos secretos eran conocidos únicamente por ellos y sus hijos primogénitos, ni siquiera sus esposas tenían noción cierta de la identidad de sus maridos, aunque bien conocían el hecho de las simpatías nazis de los mismos, porque varias veces escucharon conversaciones en las que se mencionaban nombres como Himmler, Hitler, Goebels, Bormann y otros igual de conocidos, aparte de que Wolfgang cantaba, en especial cuando se excedía en la bebida, canciones sólo conocidas por los nazis. Cecilia y Martina entendían pero no preguntaban. De los ocho alemanes que desembarcaron en las costas panameñas sólo cuatro residían aún en el país. Los demás habían fallecido, dos de ellos en Chile. Los otros dos residentes en Panamá vivían en el Valle de Antón y uno de los mismos, Karl, estaba muy delicado de salud. Postrado en su cama, solo recibía la ocasional visita de su paisano Hans, también residente del Valle. Ambos habían pertenecido a las SS y habían logrado abordar el submarino más por el poder de sus padres que por el de ellos mismos, de hecho eran los más jóvenes del grupo.

El acontecimiento más importante en la vida de aquellos sujetos era la celebración anual que realizaban el 20 de abril, aniversario del cumpleaños de Führer. Todos los años se reunían en Volcán, adonde llegaban los nazis residentes en Panamá y a veces alguno de Costa Rica, Venezuela y otros lugares de Sudamérica. Para ellos era una fiesta muy importante, que planificaban con elaborado esmero. Unas semanas antes, anuentes del número de visitantes que recibirían, compraban vinos y cervezas alemanes y hacían un inventario detallado de las viandas de ese país que planeaban ofrecer a sus huéspedes. Nunca faltaba el hafermastgans o ganso bien cebado, el lieverwhurst o embutido de pasta 46

de hígado, el sauerkraut o col agria, el Westfalianham o jamón de Westfalia y otras muchas exquisiteces alemanas. Por supuesto ello incluía las muchas variedades de embutidos preparadas por Wolfgang, que era un auténtico maestro elaborándolos. La fiesta se

prolongaba durante varios días y después se volvía a la rutina diaria. En Navidades y Año Nuevo festejaban, pero sólo entre familiares.

La última vez que se reunieron las cosas habían empezado mal. Hans había informado que Karl había fallecido un mes antes en el Valle y él se encontraba muy deprimido, pero a pesar de eso asistiría. Esta noticia entristeció a Wolfgang y Dieter, ellos apreciaban a Karl que era un hombre muy divertido. En las fiestas tocaba el acordeón con gran dedicación, interpretando canciones del sur de Alemania. Siempre estaba de buen humor, además de que era el más joven de ellos. Bebía cerveza a raudales y a pesar de ello permanecía delgado, algo que nadie se explicaba. Lo iban a extrañar. Los hijos de Wolfgang llegaron unos días antes de la fiesta, pues así podrían ayudar a sus padres a organizarlos todo. Jungen, el mayor de los hijos de Wolfgang, se notaba triste pero su padre pensó que se debía a la muerte de Karl. No era así, en la víspera del aniversario del Führer le comentó a su padre que se iba a divorciar, se había enamorado de otra mujer y deseaba casarse con ella. Su esposa, que había conocido en Alemania lo había tomado muy mal y por ello no estaba en la fiesta, regresó a Alemania en cuanto se enteró de los amoríos del marido. Jungen sabía que su padre sentía mucha estima por esta mujer, ya que ella era auténtica alemana igual que él mismo, se llamaba Adele y era de Stuttgart. El asunto enfureció a Wolfgang, que hizo un esfuerzo para disimularlo, pero todos en la casa notaron que algo le ocurría. También pensaron de forma errónea que se debía a lo de

47

Karl y padre e hijo acordaron no hacer comentarios sobre la verdadera razón de su contrariedad. En esta ocasión los invitados foráneos eran dos alemanes que habían venido desde España adonde residían. Y además estaba Hans y otros tres alemanes residentes en la vecina Costa Rica. La fiesta no tuvo el colorido de años anteriores, cuando se prolongaba por varios días. Se bebió y se cantó sin mucho entusiasmo, además se brindó por los camaradas caídos como era lo usual. Ya no quedaban muchos nazis en el mundo, no al menos de los genuinos, los que vivieron la guerra y los gloriosos días del Führer. Los presentes estaban anuentes también de que en ese momento, en otras partes del mundo también había otros brindando, pero que poco a poco irían desapareciendo. Algún día sólo quedaría uno, que de seguro no tendría la mínima idea de ser el último de los nazis. Y finalmente ese también moriría, cerrándose para siempre un capítulo de la historia que no debió haber ocurrido jamás, pero que estaba escrito para ser recordado como una firme advertencia para las futuras generaciones. Los alemanes procedentes de España viajaron a Costa Rica para conocer aquel país por invitación de sus paisanos. Hans regresó al Valle de Antón más triste que nunca, pues ahora iba a estar solo. Los hijos de Wolfgang y Dieter regresaron a sus domicilios, menos Jungen, que intentaba ser convencido por su padre de pensar bien el paso que pretendía dar. Definitivamente era algo que Wolfgang ni esperaba ni aprobaba, Martina en cambio respetaba las decisiones y sentimientos de sus hijos. Esa tarde, antes de hablar con su hijo, Wolfgang decidió llamar a Adele hasta Alemania. Todos habían partido y Jungen y su madre estaban en casa de Dieter, contigua a la de ellos. Cuando marcó el número telefónico tuvo en cuenta que Adele podría estar dormida, pero tal era la urgencia de hablar que no le importó. La misma Adele contestó el 48

teléfono y le indicó que no se preocupara, pues ella apenas se disponía a dormir. De hecho estaba feliz de escuchar a Wolfgang, sentía gran afecto por el mismo. Wolfgang le dijo que sabía lo que estaba por pasar entre ella y su hijo, y deseaba saber lo que ella pensaba al respecto. Adele le respondió entre lágrimas: Querido Wolfgang, ha sido mucho lo que he amado a tu hijo. Todavía lo quiero, pero es imposible que yo pueda hacer algo al respecto. Es obvio que Jungen se ha enamorado de esa mujer, que aún a sabiendas de que estaba casado le ha aceptado. Ella también es divorciada, pero no tiene hijos como los que tenemos nosotros. Así que no le importa destruir mi matrimonio y todo esto ha causado gran conmoción en su propia familia, pues has de saber que para colmo es judía. Cuando Wolfgang escuchó esto último, colgó el teléfono sin despedirse, gritó un par de maldiciones e intentó llamar a Martina y a su hijo Jungen, pero no lo logró hacer porque sintió un dolor muy grande en el pecho que le obligó a sentarse en el primer sillón que alcanzó. Y allí le encontraron desfallecido su esposa e hijo, que sin tardanza le trasladaron a un Hospital en David. Falleció esa misma noche y el único que sabía la verdadera causa de esto era Jungen, pero no diría nada, a fin de cuentas no tardaría en saberse. Sólo quedaba Dieter en Volcán. El pequeño mundo que ellos habían creado en esa hermosa tierra chiricana comenzaba a desmoronarse. Intuyó que el era el último nazi.

49

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->