P. 1
Boletin Salesiano Don Bosco en Centroamerica - Septiembre 2009

Boletin Salesiano Don Bosco en Centroamerica - Septiembre 2009

|Views: 1.129|Likes:
Publicado pordracula6
Este es el boletin salesiano de Don Bosco en Centroamerica, para el mes de septiembre del año 2009
Este es el boletin salesiano de Don Bosco en Centroamerica, para el mes de septiembre del año 2009

More info:

Published by: dracula6 on Sep 19, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/16/2013

pdf

text

original

BS Don Bosco en Centroamérica

PRESENTACIÓN
E
n este número del Boletín Salesiano presentamos
a los Salesianos que trabajan en Guatemala. Se-
guimos así con el proyecto iniciado en el número
anterior de pasar revista a los Hijos de Don Bosco que se
encuentran activos en cada país de Centro América.
De esta forma queremos establecer un vínculo entre
aquel pequeño grupo de jóvenes que allá en Turín, Italia,
hace 150 años aceptó la invitación de Don Bosco de
constituirse en una congregación religiosa, y la expansión
de de esa misma congregación, que echó raíces fuertes
en nuestra región centroamericana.
Guatemala tiene el privilegio de contar con dos dimen-
siones de la actividad salesiana altamente desarrolladas:
las misiones y la formación de nuevas generaciones de
salesianos.
Desde los tiempos de Don Bosco los salesianos asumieron
el proyecto misionero como parte esencial de su carisma
apostólico. Don Bosco envió a la Patagonia, en Argenti-
na, a algunos de sus mejores salesianos para iniciar allá
un experimento misionero entre los indios. Actualmente
la congregación salesiana atiende campos de misión en
América, Africa, Asia, Oceanía y Europa.
La misión salesiana en Alta Verapaz, Guatemala, ha sido
y continúa siendo una de las más bellas realizaciones
misioneras de la congregación salesiana.
En Guatemala se encuentran también todas las fases
de la formación de nuevas generaciones de salesianos:
prenoviciado, noviciado, posnoviciado, teologado y el
centro de formación de salesianos coadjutores. Es el
ciclo completo del arco formativo que un aspirante a
salesiano debe recorrer.
Como coincidencia feliz con los 150 años de la fundación
de la congregación salesiana, el número de vocaciones a
la vida salesiana está creciendo signifcativamente.
Guatemala cuenta también con otras obras clásicas
del empeño salesiano: colegios, parroquias, grupos de
familia salesiana, grupos juveniles y una universidad
foreciente. Y en cada obra hay un bullir de actividades
y personas.
Además, en Guatemala se encuentra el centro neurálgico
de gobierno y animación de la congregación presente
en Centro América. Un pequeño grupo de salesianos,
encabezados por el Inspector o Provincial tienen su punto
de referencia allí y visitan constantemente a los hermanos
salesianos esparcidos en el istmo centroamericano.
Heriberto Herrera
Los salesianos
en Guatemala
BS Don Bosco en Centroamérica
1
No existe otra expresión
que exprese más breve y
profundamente la vida y
obra de san Juan Bosco
que su conocida invita-
ción: ¨Estén alegres, hagan
el bien y dejen que los
pájaros canten¨.
En ella se dan la mano
la confanza en Dios y el
compromiso alegre. En
ella aparece claramente
por qué Don Bosco es un
santo tan actual: porque
él se consagró al anuncio
de Jesucristo con medios
sencillos y sin grandes
palabras, porque su pe-
dagogía era la pedagogía
de Jesús: hacer crecer
en los otros los talentos
escondidos, sus capaci-
dades y disponibilidades,
en vez de quejarse de sus
defciencias o ver solo los
errores.
Don Bosco nos mues-
tra también hoy cómo la
educación de los jóvenes
pueda ser exitosa.
¿Qué era lo que atraía
a los jóvenes hacia Don
Bosco hasta confar en él
y en su estilo educativo?
La alegría, su jovialidad y
la confanza, que creaba
ágiles lazos de calidad.
Un guía confable en el camino
hacia el futuro de nuestra iglesia
Mons. Roberto Zollitsch
Tomado del Boletín Salesiano
alemán
Fue su confanza en los jóvenes, su
energía vital y su refrescante fe que
le permitieron transformar incansa-
blemente todas las adversidades en
confanza. Y todo esto gracias a una
sólida amistad con Jesucristo.
La clave para una compren-
sión profunda de su vida y
obra descansa en el hecho
de que el evangelio, la buena
noticia, lo hizo feliz.
BS Don Bosco en Centroamérica
å
¿Cuándo comenzó Don Bosco
a pensar en serio en fundar una
congregación religiosa? ¿O en tener
bajo su dirección un grupo de sale-
sianos, sacerdotes y laicos externos,
al servicio de la juventud pobre de
Turín y de otros lugares?
Fue un largo proceso que se remon-
ta a los primeros años del oratorio.
Mucho más tarde, él contará sobre
los varios “sueños” que fue tenien-
do. Soñó que los futuros pastores
saldrían de la grey de muchachos
que apacentaba. Fue un camino
penoso, con aciertos y rectifica-
ciones.
Eran tiempos poco aptos para fun-
dar una congregación religiosa y se
requería de ingenio para hacer la
propuesta vocacional a los mucha-
chos. No era inteligente decirle a un
joven: ¿Quieres hacerte sacerdote o
fraile? Don Bosco, astuto, como so-
lía serlo, decía a los muchachos que
le parecían aptos, frases apa-
rentemente inocuas: ¿Le tienes
aprecio a Don Bosco?, ¿te gusta-
ría quedarte permanentemente
con él?, ¿te parecería ayudarlo
trabajando a favor de los jóve-
nes?, mira que si tuviera cien
curas y cien seminaristas, tendría
trabajo para todos ellos.
La primera vez que intentó
comenzar a formar un equipo
salesiano de colaboradores a
tiempo completo fue en 1849
con cuatro muchachos. No
falló en la elección de los can-
didatos. De hecho, dos ellos
llegaron a ser sacerdotes, pero
diocesanos. En otras palabras,
estuvieron con él, lo admiraron,
pero terminaron sirviendo a la
arquidiócesis.
En el segundo intento le fue
mejor. Sucedió el 26 de enero
de 1854, en su propio cuarto. Lo
Los primeros salesianos
o discípulos de Juan Bosco
a tiempo completo
¿a qué muchachos invito a ser salesianos?
AlejAndro Hernández
Los 150 años de la fundación
de la congregación salesiana
nos invitan a recordar agrade-
cidos a este santo de Turín tan
empeñado. Sobre todo, nos
anima a medirnos con este
pastor y amigo de los hombres,
cuyo modo de vivir y anunciar
el evangelio sigue interesando
y comprometiendo a la gente
de hoy.
En Don Bosco tenemos un guía
confable en el camino hacia el
futuro de nuestra iglesia.
En la medida en que la gente,
sobre todo los niños y jóvenes
de los ambientes salesianos,
entran en contacto con el
anuncio del evangelio y experi-
mentan que la fe en Jesucristo
les proporciona una orientación
fable, en esa misma medida
disminuye nuestra preocupa-
ción por el futuro.
Salesianos, los exhorto a man-
tener una fe vigilante y un
espíritu abierto. Y en los mo-
mentos difíciles que siempre
encontramos en la vida no
pierdan la confanza en Dios,
sobre todo su alegría contagio-
sa. Pues alegría y jovialidad, que
se fundan en la fe en Jesucristo,
hacen más llevadera la vida y
el horizonte más amplio. Así
vivo yo: con la confanza en la
cercanía y el amor de Dios, y la
mirada lanzada hacia delante.
Aún cuando experimento lími-
tes, fracasos o confusiones, sé,
como Don Bosco, que existe
la bondad, por la cual vale la
pena vivir y trabajar, creer y orar.
Quien sabe que Dios está a su
lado, puede estar contento de
verdad. Hacer el bien y dejar
que canten los pájaros.
BS Don Bosco en Centroamérica
ê
Tema de mes Tema de mes
cuenta el chismosito de Miguel
Rúa. Fue entonces cuando hizo
una propuesta a cuatro jóvenes
capaces y de su entera confan-
za. En concreto les propuso
hacer un ejercicio práctico de
caridad al prójimo con la ayuda
del Señor y de San Francisco de
Sales. Se llamarían salesianos.
Luego se vería la posibilidad de
hacer una promesa, y quizá,
más tarde, un voto al Señor.
No los escogió al azar. Hacía
dos años, o más, que los venía
observando y capacitando.
Veinte años más tarde dirá
que ya en 1852 había podido
formar un grupo de mucha-
chos muy dispuestos a hacer
obras de caridad y que eran bien
vistos por todo tipo de gente. Evitó
usar la palabra “noviciado. Es pro-
bable que no les resultara extraño
llamarse “salesianos”, puesto que
sabían que Don Bosco eran un gran
admirador del santo.
El siguiente paso fue cuando, a solas
con Don Bosco, Miguel Rúa, de 18
años, el 25 de marzo de 1855, hizo
la profesión por un año. Poco meses
después, también hizo lo mismo un
sacerdote amigo, Víctor Alasonatti.
Al año siguiente, fue Juan Francesia,
de 18 años. Y así poco a poco se
multiplicarán.
Uno de los pasos decisivos fue
cuando se dio el destape, o cuan-
do dejó de usar “parábolas”. Eso
sucedió el 9 de diciembre de 1859.
Entonces habló claramente al grupo
íntimo (que recibía conferencias con
regularidad) de su ya viejo proyecto
de fundar una congregación con
regla y votos. Y pedía a cada uno
que pensara seriamente si quería
ingresar a ella, a la cual ya perte-
necían de espíritu. Les dijo que los
había elegido para participar en di-
chas conferencias porque los había
juzgado aptos para convertirse en
miembros efectivos de la misma.
Que a la próxima conferencia asis-
tieran sólo los querían dar el paso.
Esta revelación los impresionó fuer-
temente. Al fnal de la reunión no
se pusieron de pie y aplaudieron,
como pasa en las películas gringas,
sino que hubo un silencio profundo
e incómodo. Luego, las lenguas em-
pezaron a trabajar. Entre ellos bara-
jaban los pro y los contra de aceptar
una propuesta de esa magnitud.
Había sentimientos encontrados.
No era fácil. Fue el caso, para citar
uno, del futuro misionero, obispo,
delegado apostólico y cardenal
Juan Cagliero. Fue una semana de
agonía. Pero la semilla sembrada por
Juan Bosco había ganado profundi-
dad. El día 18 sólo dos faltaron. El
grupo que aceptó el reto era hete-
rogéneo: un joven de 16 años, 15
seminaristas que oscilaban entre los
15 y 25 años, un viejo sacerdote de
47. A la incipiente congregación le
faltaba mucho todavía para consti-
tuirse debidamente ante los ojos de
la Iglesia y de la sociedad.
Podría uno preguntarse cuál fue
el secreto del éxito de Don Bosco.
En realidad son varios secretos. Ya
se ha aludido a la buena selección
del material humano, a la capaci-
tación que les fue dando a
lo largo de los años en los
encuentros periódicos, a la
gradualidad de un ejercicio
para luego pasar a una pro-
mesa y después a un voto.
Pero un factor fundamental
fue la misma persona de Don
Bosco. Pesó el gran afecto
de ellos hacia ese padre que
era de verdad papá. Por eso
Cagliero, uno de sus hijos
estrella, dirá que “fraile o no,
él se quedaba con Don Bos-
co”. A esta realidad debemos
agregar los sentimientos de
admiración y veneración hacia
un amigo que sabían que era
un hombre de Dios, capaz de
hacer milagros, de ver el futuro por
medio de sueños y leer las concien-
cias mismas. La suma de todos estos
factores explica, en buena parte, el
secreto de su éxito.
Todavía falta decir una palabra sobre
los primeros salesianos coadjutores.
Dejando de lado varias precisacio-
nes, el proceso fue el mismo. Ya
desde 1854 encontramos jóvenes
que ayudaban, coadjutores, en la
casa. Crecieron las necesidades y
aumentaba su número. Pero fue
en 1860 cuando se fue perflando
mejor su vocación. Algunos laicos
manifestaron su disponibilidad para
permanecer con Don Bosco. El 2 de
febrero fue admitido a la práctica
de las reglas José Rossi, de 24 años.
Sin embargo, los primeros en hacer
votos, en 1862, fueron José Gaia,
un joven humilde que fue cocinero
del oratorio, y el caballero Federico
Oreglia, un aristócrata convertido
de Don Bosco, quien tuvo respon-
sabilidades de manager. En la casa
de Don Bosco había puesto para
todos, y se sacaba provecho de los
talentos que Dios le había dado a
cada uno.
BS Don Bosco en Centroamérica
1
Familia Familia
F
ue fundado en 1932 con
el nombre de Colegio Santa
Cecilia, por estar situado en
el punto más alto de la capital, lla-
mado Santa Cecilia. Desde 1956 se
llama Colegio Don Bosco.
Este colegio goza de un prestigio
extraordinario. Exalumnos de esta
obra salesiana han ocupado cargos
prominentes en el país: presiden-
tes, empresarios, deportistas de
renombre.
Su planta física lleva el sello del
genial arquitecto salvadoreño Ben-
jamín Cañas. Destacan el enorme
gimnasio de línea audaz y la basílica
del Sagrado Corazón, joya religiosa
del país.
El Colegio Don Bosco tiene el mérito
de haber desarrollado iniciativas
pedagógicas que han trascendido al
mundo salesiano centroamericano:
el concepto de comunidad educa-
tiva, movimiento juventud (desde
1968) y el vía crucis viviente (desde
1971). La celebración anual de los
dos últimos eventos rebasa el ám-
bito escolar alcanzando cuotas de
participación en el rango de millares
de participantes.
Actualmente el Colegio Don Bosco
se ha situado en primera línea en
la modernización de sus servicios
educativos. Cuenta con excelentes
laboratorios de informática y len-
guas (inglés e italiano). El proyecto
de aprendizaje del inglés busca que
los alumnos lleguen a hablarlo con
soltura en corto tiempo.
Desde el 2007 ha emprendido
la renovación de su currículo de
estudios enfocándolo hacia el
constructivismo y las competen-
cias. Las mediciones ofciales están
demostrando el alto nivel de logro
en ese campo.
Marimba, banda musical y futbol
son joyas de prestigio de esta
institución salesiana.
La parroquia, pequeña en territo-
rio, atrae a millares de personas,
sobre todo indígenas que viven en
la capital o en pueblos cercanos.
Ocho mil comuniones semanales
puede ser un indicador de la acti-
vidad pastoral de esta parroquia-
santuario. Ochocientos jóvenes
están integrados en la pastoral
juvenil organizada. Treinta y cinco
ministros de la eucaristía colabo-
ran en las celebraciones religiosas.
Varios movimientos laicales tienen
su sede en ella. El consejo parro-
quial está formado por treinta y
ocho representantes de grupos y
asociaciones activas.
Parte importante de esta presencia
salesiana es el clásico oratorio festivo.
Allí se dan cita el fn de semana 200
niños muy pobres. Allí encuentran
ofertas de alta calidad: natación,
asociacionismo, computación, de-
porte. Y, por supuesto, la formación
cristiana. Treinta animadores, la mayor
parte alumnos del colegio, dedican su
tiempo libre a organizar esta atractiva
obra para niños que jamás soñarían
poder disfrutar de tan excelentes
oportunidades.
Grupos de la Familia Salesiana tienen
en el Colegio Don Bosco su punto
de referencia: Salesianos Coope-
radores, Asociación de Devotas de
María Auxiliadora, Damas Salesianas,
Exalumnos.

Con 75 años de historia, el Colegio
Don Bosco enfrenta el futuro con
confianza. Con un consejo de di-
rección formado por laicos con alto
sentido de pertenencia y fuertemente
comprometidos, la actividad educativa
pastoral incide hondo en la numerosa
población escolar, que se enorgullece
de ser salesiana.
Colegio Don Bosco
Ciudad de Guatemala. Desde 1932
Califcado en el octavo puesto en el ranking de colegios del país, según
evaluación del Ministerio de Educación 2008, el Colegio Don Bosco
cuenta con 1600 alumnos desde primaria a bachillerato.
Comunidad salesiana Colegio Don Bosco.
BS Don Bosco en Centroamérica
&
Tema de mes
B
S
C
A
M
Tema de mes
L
a historia de esos casi setenta
y cinco años de acción pasto-
ral salesiana ha tenido varias
etapas de crecimiento y profun-
dización en un campo pastoral
desconocido para los salesianos
de Centro América.
Hasta el Concilio Vaticano II la
presencia salesiana fue muy
reducida y la actividad pastoral
de corte sacramentalista. La
renovación conciliar provocó
un repensamiento radical de la
actividad misionera. Además de
un incremento de misioneros
salesianos, comenzó a ensayarse
otro modo de hacer misión.
Se optó por ensayar una pastoral
desde los indígenas. Había que
aprender el idioma local, era
preciso invitar a los indígenas a
asociarse a los sacerdotes en la
tarea pastoral, la Palabra de Dios
traducida en su propia lengua se
ponía en manos de las comunida-
des rurales, los ofcios religiosos
serían en adelante celebrados
en la lengua autóctona. Toda
una revolución pastoral que
prendió rápidamente como por
contagio.
Los nueve sacerdotes salesianos
que actualmente están empeña-
dos en guiar el proceso de ma-
duración de una iglesia indígena
ya consolidada echan una mirada
en retrospectiva y comprueban
el acierto de las líneas de fuerza
pastorales que se han ido solidi-
fcando con extraordinario vigor.
Hoy la comunidad eclesial indígena de
Carchá y Raxruhá (municipios atendi-
dos actualmente por los Salesianos)
ha madurado visiblemente. La iglesia
local cuenta con miles de catequistas
que asumen múltiples servicios comu-
nitarios. El pueblo qeqchí ha crecido
en dignidad humana, con indicadores
sorprendentes: protagonismo religioso
y social con líderes sólidos, educación
masiva y califcada, autogestión de
las propias comunidades con criterios
de comunión y participación, con-
ciencia de la propia dignidad y de sus
derechos.
El proceso de humanización que
provoca una evangelización acertada
se puede puntualizar en signos con-
cretos de crecimiento social: en las
centenares de comunidades rurales se
multiplicaron las iglesias bien construi-
das, la mejoría y diversifcación de los
cultivos rentables, la educación masiva
mediante escuelas locales o centros de
educación profesional.
El recurso de la radio como vehículo
de contacto y comunicación con las
comunidades dispersas ha sido y
sigue siendo providencial.
El sello salesiano de este ingente
trabajo pastoral se traduce en la
respuesta de los jóvenes. Los jóvenes
han respondido con una apertura
admirable en la asimilación de la
propuesta misionera. Entre ellos sur-
gen numerosísimos líderes religiosos
y sociales. Los centenares de grupos
artísticos están en sus manos. De
hecho, la música es el renglón mejor
cultivado. Muchachos y muchachas
son hoy la oleada fresca, vigorosa y
prometedora de un proceso pastoral
que, en lugar de envejecer, sigue ex-
pandiéndose como riqueza propia,
de la cual están orgullosos.
Nuevos desafíos se abren constan-
temente en la misión salesiana de
Alta Verapaz. La mayoría de ellos
son signos de crecimiento.
Misión Salesiana en Alta Verapaz
San Pedro Carchá, Cobán. Desde 1935
Fue en 1935 que los Salesianos recibieron el encargo de atender
pastoralmente una enorme parroquia indígena al norte de Guate-
mala. La parroquia coincidía con el municipio de Carchá, habitado
mayoritariamente por indígenas qeqchí.
Comunidad salesiana en San Pedro Carchá.
BS Don Bosco en Centroamérica
9
Familia Familia
F
undado en 1944, desde hace
cuatro años el Liceo estrena
instalaciones bellas y amplias.
En efecto, la antigua edificación
ya no se ajustaba a las necesidades
pedagógicas de hoy. Ahora se en-
cuentra en un espacioso terreno en
las afueras de la ciudad.
Instalaciones envidiables y cam-
pos deportivos generosos son el
marco de otra realidad renovada:
su educación académica y técnica
está clasifcada como la mejor de
la ciudad.
Con modernos y amplios talleres de
carpintería, electricidad, electrónica
y soldadura, los alumnos reciben
una educación poco libresca.
En el campo deportivo, han recon-
quistado el prestigio del futbol, que
lo había distinguido por muchos
años en las competencias escolares
regionales.
Las olimpiadas científcas organiza-
das por el Ministerio de Educación le
han permitido conquistar en el 2008
veinte y ocho medallas departa-
mentales y una mención honorífca
nacional. Este mismo Ministerio lo
ha certifcado como Centro de alto
rendimiento académico No. 1 en el
occidente del país.
Sus 505 alumnos no lo dicen todo.
Desde hace dos años el colegio se
ha lanzado a una iniciativa audaz.
Ha abierto sus talleres y demás ins-
talaciones a los institutos ofciales de
los municipios indígenas cercanos.
Tres instituciones educativas guber-
namentales envían diariamente al
Liceo Guatemala
a 120 al umnos
para que realicen
sus prácticas de
taller en nuestras
instalaciones. La
gran mayoría de
estos estudiantes
son indígenas muy
pobres.
Otra novedad son los Talleres
Don Bosco, un proyecto patroci-
nado por la Agencia Española de
Cooperación Internacional.
Gracias a este proyecto, las tar-
des de viernes y sábado 95 mu-
chachos y muchachas indígenas
de los poblados cercanos acuden
a los talleres salesianos para reci-
bir entrenamiento en las cuatro
áreas técnicas mencionadas.
El colegio ha reinaugurado el
oratorio salesiano los sábados. El
inicio es prometedor: 31 equipos
de futbol integrado por niños
de 9 a 15 años, 15 animadores,
Colegio Salesiano Liceo Guatemala
Quetzaltenango. Desde 1944
Situado en la segunda ciudad del país, a 2000 metros de
altura, el frío casi perenne que aquí impera no entumece las
iniciativas pedagógicas de este colegio salesiano conocido
popularmente como Liceo Guatemala.
la mayoría exalumnos,
talleres de karate y pin-
tura bajo la iniciativa de
los padres de familia del
Liceo Guatemala.
Esta obra salesiana tiene
también a su cargo la pa-
rroquia San Nicolás, con
una bella iglesia de estilo
neogótico situada en la parte alta de la
ciudad. En su territorio se cuentan 23
colegios y tres universidades. La escuela
parroquial San Juan Bosco atiende
a 250 niños. Veinte hermandades,
coros, grupos juveniles, asociaciones
católicas son índicadores de su vitalidad
cristiana.
En la ciudad funciona también una
sede de la Universidad Mesoamericana,
salesiana. Referencias de la misma se
pueden leer en el artículo dedicado en
este número a dicha universidad.
Quetzaltenango sobrecoge por su clima
frío. Esta obra salesiana es una llama
cálida para la abundante población
juvenil que la habita.
Comunidad salesiana en Quetzaltenango.
Quezaltenango
San Pedro
Carchá
BS Don Bosco en Centroamérica
]0
Tema de mes Tema de mes
L
os números que la defnen son
elocuentes: 40,000 feligreses
organizados en 11 sectores;
una escuela bíblica semanal de 3
años de duración con 650 inscritos;
14 escuelas públicas atendidas por
50 catequistas; un comedor popu-
lar que provee desayunos diarios
a 150 niños muy pobres; escuela
parroquial con 400 alumnos; talle-
res mixtos con 700 inscritos; clínica
parroquial con 2,000 consultas
al mes; 7 misas celebradas cada
domingo con la iglesia rebosante
de feles en cada una.
Los retiros espirituales para niños,
jóvenes y adultos se suceden conti-
nuamente. Varios movimientos lai-
cales, salesianos o no, encuentran
aquí su sede: cursillos de cristian-
dad, catecúmenos, carismáticos,
asociación de devotos de María
Auxiliadora ADMA, salesianos
cooperadores.
La clave de esta densa y compleja
vida parroquial es la evangeliza-
ción. Cada sector de la parroquia
está asignado a un movimiento
laical para una evangelización casa
por casa. Algunos de estos sectores
cambiaron radicalmente debido
a este proceso de evangelización
capilar: de zonas de alto riesgo se
transformaron pronto en ambien-
tes de vida cristiana.
Las misas dominicales son otro
fenómeno extraordinario. En cada
una de ellas la iglesia queda des-
bordada por los feles, y muchos
deben conformarse con asistir a
la misa desde fuera del recinto
sagrado. El servicio de confesiones
es permanente.
La caridad pastoral alcanza notas
elevadas en este mundo parroquial
impregnado de evangelio: escue-
la parroquial, clínicas médicas,
talleres para jóvenes y mujeres,
comedor infantil, programa de ali-
mentos por trabajo. Y la inagotable
ayuda menuda a los necesitados
que acuden a diario a este centro
parroquial donde la caridad no es
teoría.
La presencia permanente de una
comunidad religiosa femenina, las
Hijas del Divino Salvador, es factor
importante en la vida eclesial. A su
cargo está la dirección del centro
escolar parroquial Liceo Salesiano y
de los talleres para mujeres y hom-
bres, a quienes ayudan a adquirir
habilidades en una amplia gama de
ofcios con que ganarse la vida.
Los exalumnos salesianos, con el
soporte económico de la congrega-
ción salesiana, dirigen el centro de
formación profesional para jóvenes
de escasos recursos económicos.
Los cursos diarios que allí se impar-
ten capacitan a los inscritos para
una inserción laboral básica.
Parroquia La Divina Providencia
El oratorio salesiano dominical
atrae a niños y jóvenes de las áreas
cercanas ofreciendo un espacio de
entretenimiento organizado y una
oportunidad de madurar en la fe.
Una pequeña comunidad de seis
salesianos es el corazón de este
universo palpitante de vida cristiana
que rebalsa sobradamente el redu-
cido espacio territorial.
Figura descollante en la intensa
evangelización que aquí se genera
es el P. Hugo Estrada. Las dos misas
dominicales que celebra son tras-
mitidas por radio. Una de ellas se
difunde en directo por televisión.
Dirige la escuela bíblica. Graba
programas semanales para varias
radios. Edita videos y publica libros
que alcanzan una distribución ma-
siva casi milagrosa.
Se podría pensar que en este pe-
queño mundo salesiano se realiza
constantemente el milagro de la
multiplicación de los panes. Pan
para el alma y para el cuerpo. Y
como resultado, una comunidad de
feles sólidamente alimentada.
Ciudad de Guatemala. Desde 1946.
Esta parroquia salesiana se ubica en una zona densamente
poblada de la ciudad capital de Guatemala.
Comunidad salesiana en la Parroquia Divina Providencia.
BS Don Bosco en Centroamérica
]]
Familia Familia
E
l lugar es envidiable. Extensos
espacios verdes, hileras de ár-
boles frondosos, verde vegetal
inagotable y refrescante. Flota aquí
un clima de paz densa ligeramente
perturbada por el rumor apagado
del tráfco incansable en la cercana
autopista. Es el ambiente ideal para
una casa de estudios superiores de
religión. De vez en cuando algún es-
tudiante recorre los largos corredores
con paso sigiloso y apresurado.
Este centro de estudios funcionó
primero en El Salvador. En 1955 se
trasladó a Guatemala: dos años en
Antigua para afncarse defnitivamen-
te en la capital.
Aquí viven y estudian nueve salesianos
jóvenes que se aprestan para ser or-
denados sacerdotes. Es la Comunidad
San Juan Bosco. Otros estudiantes
acuden desde sus propias residencias:
carmelitas, agustinos, mercedarios,
benedictinos, algunos diocesanos y
laicos.
También llegan nuestros estudiantes
de flosofía desde su casa de forma-
ción distante pocos kilómetros.
Los estudiantes de teología se consa-
gran durante cuatro años al estudio de
las ciencias sagradas: biblia, teología,
derecho canónico, teología moral,
historia de la iglesia y otras ciencias
colaterales. Estos candidatos al sacer-
docio deben adquirir una compren-
sión sólida y orgánica de la fe cristiana
para su próxima responsabilidad como
pastores de la comunidad cristiana.
En total, los estudiantes son 64, si se
incluyen los 37 que reciben cursos de
flosofía.
Al concluir sus estudios, los alum-
nos obtienen una licenciatura en
teología y un profesorado en flo-
sofía, títulos avalados por la cer-
cana Universidad Mesoamericana,
salesiana, y por la Universidad
Pontifcia Salesiana, de Roma.
Muy temprano y al atardecer,
los residentes en este ambiente
de serena intensidad se reúnen
en una acogedora capilla para la
oración comunitaria. Una oración
serena, pausada, cuidadosamente
preparada. Es el plato fuerte de
cada día.
El fn de semana es otro cantar.
Cuatro mil quinientos niños y
jóvenes futbolistas organizados
en ciento setenta equipos en
diez categorías inundan los siete
campos de grama exquisitamente
cuidada. Otros doscientos optan
por el básquetbol. Es el oratorio
festivo salesiano. Es también el
campo de experimentación pasto-
ral de los seminaristas salesianos.
Además de la actividad deportiva,
se da una formación cristiana bien
preparada.
Centro Salesiano
de Estudios Superiores
Ciudad de Guatemala. Desde 1955
La tarde de los sábados funciona la
Academia arquidiocesana de cate-
quesis, a la que asisten regularmente
doscientos estudiantes, religiosas
y laicos.
Además de ser un importante
centro de estudios religiosos, hay
una parroquia con una intensa vida
espiritual. Pequeña en territorio,
registra una afuencia extraordinaria
de feles, que acuden hasta desde
lugares lejanos. Como rasgo típico
es notable la presencia juvenil.
Una fuerte demanda de servicios
sacramentales es preparada por un
centenar de catequistas. Diversos
movimientos laicales encuentran
aquí su lugar de reunión. Salesia-
nos cooperadores y ADMA tienen
sus centros en ella. Se ha formado
un grupo dinámico de voluntarios
misioneros formado por adultos y
jóvenes. Ministros de la comunión,
coros, acólitos y animadores de la
pastoral social constituyen grupos
de fuerte incidencia en la vida de
esta iglesia local.
La iglesia parroquial es otra creación
más del genial arquitecto Benjamín
Cañas.
BS Don Bosco en Centroamérica
]I
Tema de mes
B
S
C
A
M
Tema de mes
E
ste impresionante nombre se
transforma en un popular Filo-
sofado Salesiano para quienes
están familiarizados con nuestro
seminario salesiano.
Es un apacible y espacioso centro
de formación de salesianos jóvenes
que alberga las tres primeras fases
que un candidato a la vida salesiana
debe experimentar: prenoviciado,
noviciado y posnoviciado.
Los jóvenes que se sienten llamados
a la vida salesiana consagrada son
enviados al Prenoviciado. Llegan de
cualquier país de Centro América.
Han vivido en contacto estrecho
con la vida real salesiana en cole-
gios, grupos juveniles, parroquias.
Han saboreado el trabajo pastoral
con jóvenes. Intuyeron que Dios
los llamaba a consagrar su vida de
forma expresa y defnitiva a la mi-
sión salesiana. Se dejaron asesorar
por salesianos experimentados. Y
fnalmente se lanzaron con alegría
a probar en qué consiste realmente
ser salesiano. Este año hay trece
jóvenes integrados en esta fase.
Instituto Filosófco
Manuel Enrique Piñol
Ciudad de Guatemala. Desde 1964.
F
a
b
r
i
c
i
o

V
a
r
g
a
s
BS Don Bosco en Centroamérica
]1
Familia Familia
Comunidad salesiana
en el Filosofado.
¿Qué hace un joven durante ese
primer año en que se asoma a la vida
salesiana? Lo primero, experimentar
qué es realmente esa vida, probar
cómo viven los salesianos. En este
proceso de iniciación es asesorado
constantemente por un salesiano
formador. La primera sorpresa que
se lleva el recién llegado es que la
vida salesiana es alegre. Un clima
constante de broma y seriedad,
de oración y estudio, de trabajo
y deporte favorece la convivencia
expansiva.
También tiene que estudiar. Un pro-
grama variado de asignaturas no le
dejan espacio al aburrimiento: latín,
lenguaje, salesianidad, catequética,
cultura religiosa, expresión oral,
psicología de grupo, comunicación
componen una oferta estimulante
de estudio.
Finalizado el año experimental el
candidato puede optar por solicitar
su admisión a una fase de mayor
compromiso, el noviciado.
El Noviciado dura también un año.
Pero la inmersión del candidato es
más profunda. Se estudia a fondo la
vida religiosa, el proyecto salesiano,
la persona de Don Bosco. Estudio
que es eminentemente vivencial: el
novicio prueba su capacidad de vivir
en obediencia, pobreza y castidad,
votos que lo defnirán ofcialmente
como religioso en la iglesia. Mide
también su capacidad de ajustar
su vida a la pastoral juvenil según
Don Bosco. Al fnalizar el año, será
aceptado como miembro a todo de-
recho de la congregación salesiana.
En ceremonia solemne y emotiva el
novicio profesa los tres votos que lo
consagran como hijo de Don Bosco
en la comunidad eclesial. Actual-
mente hay ocho jóvenes viviendo
esta fase.
Quien profesa la vida salesiana
pasa a la tercera fase de formación,
el Posnoviciado. Por tres años
recibirá una formación sólida
de carácter humanístico, en la
que dominarán las asignatu-
ras flosófcas y pedagógicas.
Dieciocho jóvenes salesianos
están solidifcando su vocación
en esta etapa. La solvencia en
estos estudios queda ratifcada
con el título de Profesor en
flosofía y pedagogía por parte
de la Universidad Salesiana
Mesoamericana. Este título lo
respalda para trabajar como
docente en alguno de los cole-
gios salesianos de Centro Amé-
rica los siguientes dos años.
Prenovicios, novicios y pos-
novicios comparten muchos
momentos comunes: trabajo
apostólico con jóvenes los fnes
de semana, deporte todos los
días, trabajo de mantenimien-
to de la casa común, festas
comunitarias donde abunda
el teatro, la música y el buen
humor.
En defnitiva, esta obra viene
a ser el grande y prometedor
vivero de las vocaciones salesia-
nas. Que es lo que literalmente
signifca la palabra seminario.
BS Don Bosco en Centroamérica
]1
Tema de mes Tema de mes
E
n 1999 nació ofcialmente la
Universidad Mesoamericana
como una nueva obra sale-
siana. Actualmente cuenta con
dos sedes: Guatemala capital y
Quetzaltenango, esta a 200 kms
Universidad Mesoamericana
Ciudad de Guatemala. Desde 1999.
Casa Inspectorial
zAidA nAvArrete
La Congregación Salesiana en Centro América cuenta con
cuatro fguras importantes que animan su vida y acción. Este
equipo clave reside en Las Charcas, Guatemala.
U
n hermoso j ardí n rodea
la Casa Inspectorial de los
Salesianos situada en Las
Charcas, Guatemala.
La animación y gobierno de los 179
Salesianos de Centro América tiene
su punto neurálgico en esta bella
casa colonial, sede del Inspector,
que es el Superior Regional, y
que está auxiliado por el Vicario,
el Ecónomo y el Delegado para la
pastoral juvenil.
Al Inspector y su equipo les co-
rresponde orientar y dirigir las 23
comunidades salesianas de Centro
América. Bajo su responsabilidad
está también la formación de los
salesianos jóvenes y mayores, el
trabajo apostólico, sobre todo en
su dimensión juvenil y la adminis-
tración religiosa de los recursos
económicos.
Según la tradición salesiana, co-
rresponde al Inspector la animación
salesiana de los numerosos grupos
de la Familia Salesiana presentes en
el istmo centroamericano.
Los integrantes de este equipo
salesiano de animación inspectorial
se encuentran ordinariamente en al-
guno de los seis países centroameri-
canos, de visita en las comunidades
salesianas.
Comunidad
salesiana en
la casa inspectorial.
La animación
de la familia
salesiana
corresponde
al Inspector,
quien es
el Superior
Regional,
y que es auxilia-
do por el Vicario,
el Ecónomo y el
delegado para la
pastoral juvenil.
Además de los cuatro salesianos
con responsabilidades centroame-
ricanas, otros cuatro atienden una
pequeña pero viva comunidad
parroquial y una escuela para niños
muy pobres.
de la primera. Cuenta con 3700
estudiantes (1000 en Guatemala y
2700 en Quetzaltenango).
La UMES está organizada en siete
facultades: medicina, ingeniería,
arquitectura, derecho, economía,
ciencias de la comunicación, ciencias
humanísticas y sociales. Ofrece 30
carreras y 7 maestrías.
Su Escuela Superior de Alta Geren-
cia se desarrolla en colaboración
con la Asociación de Gerentes de
Guatemala y obtiene resultados de
prestigio. Sus egresados ocupan
BS Don Bosco en Centroamérica

Familia Familia
C
onocido familiarmente como
CRESCO, este centro de
formación para coadjutores
tiene una historia joven. Nació en
Soyapango, El Salvador, en 1994
como realización de una iniciativa
cultivada por buena parte de los
superiores provinciales salesianos de
América Latina. Se buscaba crear un
centro que ofreciera una formación
apropiada a la condición laical de los
salesianos coadjutores.
A partir del 2008 CRESCO se tras-
lada a Guatemala y ocupa un área
del edifcio del Teologado Salesiano.
La nueva característica es que este
centro ha sido asumido formalmen-
te por todas las provincias salesianas
de América Latina como el lugar
de la formación específca de los
coadjutores.
Desde su fundación CRESCO ha
recibido cada año pequeños grupos
de hermanos coadjutores venidos
de varios países de América Latina.
Actualmente hay un coadjutor de
Antillas, cinco de Brasil, uno de Boli-
via, dos de Argentina, dos de Centro
América, uno de México y dos de
Perú. El equipo formador consta de
un sacerdote peruano, otro argen-
tino, un coadjutor de Antillas y otro
de Centro América.
Los salesianos coadjutores son laicos
consagrados, miembros de la con-
gregación salesiana a la par de los
salesianos presbíteros. Desarrollan
su vocación salesiana en un amplí-
simo abanico de campos de trabajo.
De hecho, pueden desarrollar su ac-
tividad salesiana en cualquier campo
que cultivan los laicos. Lo original es
el sello salesiano que impregna su
existencia y acción.
Así podemos encontrar salesianos
coadjutores en talleres, escuelas,
centros de formación, universi-
dades. Hay coadjutores obreros,
psicólogos, pedagogos, adminis-
tradores, profesores de universidad,
músicos. La administración de toda
Centro Regional del Salesiano Coadjutor
puestos de alta gerencia en
Centro América.
La facultad de medicina fun-
ciona en Quetzaltenango.
Este año se gradúa su primera
promoción de 12 médicos.
Esta facultad pretende llenar
una carencia acusada en toda
el área noroccidental del país:
la escasez de médicos en una
zona densamente poblada.
Igual servicio se propone el proyecto
de formar profesionales en informática
en esta región. Los egresados están
siendo absorbidos fácilmente en el
mercado laboral de la zona.
La facultad de ciencias de la comu-
nicación, que cuenta con tecnología
de punta, se precia de haber forma-
do a numerosos profesionales que
actualmente se desempeñan como
periodistas o productores en radio y
televisión.
La Universidad Mesoamericana, hacien-
do honor a su nombre, se interesa por
el estudio de la realidad mesoamerica-
na mediante investigaciones y publica-
ciones científcas.
La UMES, junto con la Universidad Don
Bosco, de El Salvador, están integradas
en la red de 30 universidades salesianas
alrededor del mundo. Gracias a esta
red, las universidades salesianas se for-
talecen institucionalmente y comparten
las orientaciones salesianas.
la congregación salesiana está ac-
tualmente en manos de un salesiano
coadjutor.
De esta inmensa gama de posibili-
dades de realización de la vocación
del coadjutor deriva la difcultad de
su formación específca. Además
de cultivar su campo profesional, el
coadjutor debe contar con una base
sólida que robustezca su identidad
salesiana.
Es notable que CRESCO haya sido
la primera experiencia de este tipo
nacida en la geografía mundial sa-
lesiana. Otras regiones comienzan a
imitar este ensayo nuestro.
Comunidad salesiana en el CRESCO.
B
S
C
A
M
BS Don Bosco en Centroamérica

Tema de mes Tema de mes
Casa Inspectorial
P. Sergio Checchi
P. Luis Corral
P. Luis De León
P. Antonio Gariglio
P. Alejandro Hernández
P. Luis A. Jinesta
P. Horacio Macal
P. José Manuel Solano
Instituto Teológico Salesiano
Hno. Raymond Martínez
P. Pedro H. Medrano
P. Juan Carlos Mesén
P. Enrique Morales
P. Francisco Pacheco
P. Félix Serrano
Hno. Francisco Javier Rodríguez
Hno. Ricardo J. Rodríguez
Hno. Juan Gabriel Romero
Hno. Modesto Vásquez
Hno. Mauricio A. Dada
Hno. Edward De la O
Hno. Arnoldo Cubías
Hno. José Manuel España
Hno. Marvin Giovanni Mena
CRESCO
P. Santiago Negrotti
Hno. Rafael Payano
Hno. Félix A. Vallejos
P. José E. Zegarra
Hno. Melvin Cuello
Hno. Winer Cheqquera
Hno. Fabio Julio De Souza
Hno. Juan Manuel Estrada
Hno. Moisés Ferreira de F.
Hno. Lucas Mario Mautino
Hno. Freddy R. Quenallata
Hno. Juan Antonio Ramírez
Hno. Osvaldo Fernando Saade
Hno. Francisco D. Saraiva
Hno. Manoel Messias Silva
Hno. Luis Daniel Velásquez
Instituto Filosófco Salesiano
P. Miguel Alfaro
Hno. Leonel Castañeda
P. Rolando Echeverría
P. René Guzmán
P. Héctor Hernández
Hno. Melvin Pérez
Hno. Eliseo Mansilla
P. Gabelo Murillo
Hno. Luis F. Acevedo
Hno. Humberto Hernández
Hno. Alejandro Lacayo
Hno. Noel Téllez
Hno. Williams Viana
Hno. Carlos S. Bolaños
Hno. Medardo Cazún
Hno. Daniel García
Hno. Jans Kenny López
Hno. Kenneth R. Obando
Hno. Harold E. Rodríguez
Hno. Luis Fabricio Vargas
Hno. José Ramiro Aguirre
Hno. Marcos René Castillo
Hno. Carlos Francisco Hernández
Hno. César Augusto Lacayo
Hno. Josué Saborío
Hno. Jhony Alexis Zavala
Hno. Richard Andrés Brenes
Hno. Raúl Ernesto Cisneros
Hno. Efrén Orlando Mejía
Hno. Marcelo Benjamín Navarrete
Hno. Fredy Rolando Ortiz
Hno. Pedro Antonio Osorio
Hno. Neri Alejandro Paniagua
Parroquia La Divina
Providencia
P. Bartolomé Ambrosio
P. Norman Bercián
P. Hugo Estrada
P. Jesús Menjivar
P. José Luis Ruíz
Hno. Hubert A. Zúñiga
Colegio Salesiano Don Bosco
P. Rónald Córdoba
P. J. Fco. Rómulo Gallegos
P. Ernaldo Morales
P. David Panezo
P. Javier A. Rivas
Liceo Guatemala
P. Mario Aldana
P. Rodolfo Guzmán
Hno. Joseph Keckeissen
P. René R. Torres
San Pedro Carchá
P. Elías G. Calvo
P. Antonio De Groot
P. Mario Fajardo
P. Alfonso Friso M.
P. Gerardo Hernández
P. Rafael Melgar
P. Jorge Puthenpura
P. José María Seas
P. Ovidio Tubac
Destinatarios
Salesianos 96
Parroquias 8 364,500
Iglesias públicas 4 1200
Capellanías 5 2,400
Centros misioneros 3 n.d.
Colegios 4 4440
Escuela parroquial 1 210
Universidades 1 3,500
Oratorios 7 4,600
Oratorio cotidiano 1 60
Centros Juveniles 2 n.d.
Pastoral Juvenil Rural 1 80,000
Centros de Formación
Profesional
2 700
Obras sociales Clínicas 1 1,600
Obras sociales comedores 1 2,400
Talleres Vocacionales 1 n.d.
Salesianos en Guatemala en cifras
Sitios en Internet:
www.salesianoscam.org
www.umes.edu.gt
www.donbosco.edu.gt
www.fundaciontalitakumi.org
www.donboscoexsal.com
Años de fundación de las obras.
1859
Fundación de la
Congregación
Salesiana
En gris, las casas de formación salesiana
1932
Colegio Salesiano
Don Bosco
n.d.: dato no disponible o número indefnido de destinatarios.
BS Don Bosco en Centroamérica
]1
Familia Familia
1999
Universidad
Mesoamericana
1935
Misiones
en San Pedro
Carchá
1944 Liceo Guatemala
1946
Parroquia
La Divina
Providencia
1994
Casa Inspectorial
1955
Instituto
Teológico
Salesiano

1964
Instituto
Filosófco
Salesiano
2008
CRESCO
H
O
N
D
U
R
A
S
M
É
X
I
C
O
Damas Salesianas
Asociación de María Auxiliadora
Asociación de Exalumnos Salesianos
Cada punto representa presencia salesiana en cada ciudad.
E
L
S
A
L
V
A
D
O
R
Salesianos de Don Bosco
Hijas de María Auxiliadora
Hijas del Divino Salvador
Salesianos Cooperadores
Voluntarias de Don Bosco
Voluntarios con Don Bosco
Hermanas de la Resurrección
Misioneros de Cristo Buen Pastor
Quetzaltenango
Coatepeque
Chisec
Campur
Raxruhá
Ciudad de
Guatemala
San José Pinula Mixco
Petén Itza
Villanueva
F
a
b
r
i
c
i
o

V
a
r
g
a
s
San Pedro Carchá
BS Don Bosco en Centroamérica 18 BS Don Bosco en Centroamérica
18
MEDITACIÓN
Hugo Estrada
Pablo estaba totalmente convencido
de que el mismo Jesús resucitado
se le había aparecido y lo había co-
misionado para llevar el Evangelio,
de manera especial, a los paganos.
Pablo recordaba muy bien que Jesús
resucitado le había dicho: “Para eso
me he aparecido a ti para ponerte
por ministro y testigo de las cosas
que has visto y de aquellas en que
me apareceré a ti” (Hch 26,16). Por
eso Pablo afrma sin dudarlo: “¡Ay
de mí si no anuncio el evangelio!”
(1Cor 9,16).
Toda la vida de Pablo se centró
en anunciar el Evangelio de Jesús.
También Jesús mismo le reveló el
Evangelio. Dice Pablo: “El Evangelio
anunciado por mí no lo recibí ni
aprendí de hombre alguno, sino
por revelación de Jesucristo” (Gal 1,
11,12). Pablo fue evangelizado por
el mismo Jesús resucitado.
Después de haber comprobado
las grandes conversiones que se
obraran con la predicación del Evan-
gelio, Pablo pudo afrmar con plena
convicción: “El Evangelio es poder
de Dios para salvación del que cree:
del judío, primeramente, y también
del griego. Porque en el Evangelio se
revela la justicia de Dios, de fe en fe,
como dice la Escritura: el justo vive
por la fe” ( Rom 1, 16-17).
Cuando Pablo habla de Evange-
lio, ¿a qué se refere? ¿Qué es un
evangelio? Evangelio es una pala-
bra que se deriva del griego, y que
quiere decir: “Buena noticia”. En
la antigüedad, el heraldo del em-
perador llegaba a los pueblos y les
anunciaba que tenía un evangelio
para ellos. Les contaba que
había nacido un hijo del em-
perador, o que el emperador
había ganado alguna batalla
importante. Así se manejaba
la palabra evangelio antes del
cristianismo. Los cristianos to-
maron, específcamente, esta
palabra para referirse a las
buenas noticias con respecto
a Jesús. San Marcos comienza
diciendo que va a dar inicio al
“Evangelio de Jesús el Mesías,
Hijo de Dios” (Mar 1,1).
Cómo predicó Pablo el Evangelio
Cuando Jesús se le apareció a Pablo, le
especifcó que lo enviaba a los paganos
para que los pasara de las tinieblas a la
luz; y para que los arrancara de las manos
de Satanás y los pasara a las manos de
Dios (Hch 26, 18). Ante una misión tan
desafante, Pablo afrma que se sintió muy
poca cosa. Aunque Pablo era un teólogo
de escuela y un especialista en la Escritura,
les confesó a los corintios: “Cuando fui a
ustedes para anunciarles el testimonio de
Dios, no fui con excelencia de palabras o
San Pablo y el evangelio
BS Don Bosco en Centroamérica 19 BS Don Bosco en Centroamérica
19
MEDITACIÓN
de sabiduría. Y estuve entre ustedes
con debilidad, y mucho temor y tem-
blor” (1Cor 2,1,3). Para evangelizar
a los corintios, Pablo no echó mano
de su vasta cultura, sino que pensó,
en primer lugar, en la asistencia del
Espíritu Santo. De allí que Pablo
continúa diciéndoles a los corintios:
“Ni mi palabra ni mi predicación fue
con palabras persuasivas de humana
sabiduría, sino con demostración
del Espíritu y de poder, para que la
fe de ustedes esté fundada, no en
la sabiduría de hombres, sino en el
poder de Dios (1Cor, 2, 4-5). Pablo
no pensó en su de-
bilidad humana para
lograr la conversión
de los corintios, sino
en el poder de Dios,
por medio del Evange-
lio, que Jesús le había
entregado.
Pablo comprobó
el poder del Evangelio
Pablo tenía experien-
cia en su propia per-
sona del poder del
Evangelio para la sal-
vación del que cree.
Al recibir su bautismo
en el Espíritu Santo,
Pablo se sintió “nueva
criatura”. Supo por
experiencia lo que era
el poder del Evangelio.
Por eso escribió: “El
evangelio es poder de Dios para
salvación del que cree”(Rom 1,16).
La palabra, en griego, que Pablo
emplea para hablar del poder de
Dios es “dynamis”. De allí viene el
nombre de dinamita, que nos habla
de una potentísima explosión. Pablo
en sus muchas predicaciones por el
mundo mediterráneo, había com-
probado cómo la dinamita espiritual
del Evangelio explotaba en los cora-
zones de tantísimas personas, que
pasaban de las tinieblas a la luz, de
Satanás a Dios.
Lo mismo que Pablo había experi-
mentado ante el Evangelio que Jesús
le había presentado, comprobó que
se realizaba también ante su carce-
lero en la ciudad Filipos. El carcelero
sintió que Pablo se interesaba por
él: en lugar de escaparse, cuando
se habían abierto las puertas de la
cárcel por un terremoto, Pablo lo
había salvado del suicidio. Aquel
carcelero cayó de rodillas diciendo:
“¿Qué debo hacer para salvarme?”
(Hch 16,30). Pablo y su compañero
le contestaron: “Cree en el Señor Je-
sucristo y te salvarás tú y tu familia”
(Hch 16, 31). En el caso del carcelero
se puede apreciar meridianamente
que “El Evangelio es poder de Dios
para salvación del que cree”. El car-
celero, ante el temblor que abre las
puertas de la cárcel, y de Pablo que
le impide que se suicide, se siente
perdido, necesitado de salvación.
Le pregunta a Pabló cómo puede
salvarse. El ejemplo de nobleza y
piedad que ha recibido de Pablo, le
sirve para prepararlo a esta pregun-
ta. Pablo, como experto evangeli-
zador, aprovecha para evangelizar
rápidamente al carcelero. Lo ayuda
para que acepte a Jesús como su
Salvador. La fe le llega al carcelero,
al oír a Pablo, que le expone le
mensaje de Jesús. Pablo lo invita
a hundirse en Jesús por medio del
bautismo. Aquel hombre confía
en el Jesús que Pablo le presenta.
Comienza a sentirse nueva criatura.
Siente la urgencia de dar testimonio
de su cambio interior.
No termina aquí el dichoso aconte-
cimiento. El carcelero in-
vita a Pablo y a su amigo
Silas, a su casa. Les ofrece
de cenar. Aquel hosco
carcelero de antes, que
metió a Pablo en lo más
oscuro del calabozo y que
le puso cadenas, ahora le
está lavando las heridas a
Pablo con mucho amor.
En su carta a los corintios,
Pablo escribió: “El que
está en Cristo es nueva
criatura, lo viejo ya pasó,
ahora, todo es nuevo”
(2Cor 5,17). El carcelero
bautizado es nueva cria-
tura. Irreconocible. Es el
Evangelio, poder de Dios
para salvación, que ha
actuado en el carcelero y
su familia.
Lo que Pablo escribe
acerca del Evangelio no es una
teoría abstracta, es algo concreto,
que Pablo ha podido experimentar
en su propia vida y en la vida de
millares de personas, que ha visto
pasar de las tinieblas a la luz, de
las manos de Satanás a las manos
de Jesús. Por eso Pablo no dudaba
en repetir: “No me avergüenzo del
Evangelio porque es poder de Dios
para el que cree”(Rom 1, 16).
B
S
C
A
M
BS Don Bosco en Centroamérica
20
EDUCAR COMO DON BOSCO
Bruno Ferrero
“No quiero ser
inteligente ni bien
educado. Quiero ser
como mi papá”, proclama
orgulloso un hombrecito
de cinco años, a su
admirada mamá. Para él,
“ser como papá” es todo,
a pesar de estar viviendo
una época en la que, ha-
bitualmente, el padre es
el “eternamente
ausente”.
El lugar del padre
Hablando de su niñez, la humorista
Erma Bombeck, ironizaba: “Mi papá
era como la lucecita de la heladera.
Todos sabíamos que estaba ahí; pero
en ambos casos, ignorábamos qué
hacían cuando se cerraba la puer-
ta”. Los sociólogos, psicólogos y
antropólogos continúan afrmando
que la fgura paterna es fundamen-
tal para el equilibrio de los hijos.
Don Bosco aconsejaba: “Que los
muchachos tengan siempre, sobre
ellos, los ojos atentos del Director o
de los asistentes. Que estos, como
padres amorosos, les hablen, les
sirvan de guía en cualquier momen-
to, les den consejos, y los corrijan
amorosamente”. Nadie tiene dotes
innatas para ser un buen padre: para
conseguirlo se requiere paciencia,
empeño y amor. Y también, un
cierto grado de información.
Para ser un buen padre
Los cristianos tenemos, además,
el padre modelo más increíble de
todos: el Padre Dios. En la Biblia, él
se defne como “padre” y enseña
cómo hacerlo. Cuando llama a
Moisés, le dice: “He visto la miseria
de mi pueblo y he escuchado sus
gritos... Conozco todos sus sufri-
mientos. He venido para liberarlos”
(Ex 3, 7-8). En estos cuatro verbos se
condensan las etapas de una mag-
nífca pedagogía paterna: observar,
escuchar, conocer, actuar.
Este conjunto puede traducirse en
algunas sencillas consideraciones
para llevar a buen puerto el difícil
arte de ser padre.
* Ser uno mismo, y no ponerse la
careta de “gran papá”. Ser padre no
es ponerse un disfraz y representar
un papel. Los papás perfectos,
habitualmente, provocan temor. La
gente que “sabe de todo” puede
ser peligrosa. Un papá no tiene que
compararse con los hijos ni conver-
tirse en un símbolo inalcanzable.
“¿Cómo tiene que ser un buen
padre? No tiene que ser autoritario,
no tiene que ser permisivo, no tiene
que estar ausente ni demasiado
presente”, escribe Marcelo Bernardi.
“¿Cómo tiene que ser? Sencilla-
mente tiene que ser él mismo. Un
hombre que respeta a los demás y
que es respetable; un hombre que
sabe amar sin exigir nada a cambio,
un hombre que trata de mantener,
sobre su cabeza, la corona de la ra-
zón. Querría recordar que, así como
la fgura materna es el estandarte
bajo el que el niño conquista el
mundo y la propia independencia, la
fgura del padre es la bandera bajo
la cual descubre la familia. Primero
tenía solamente una mamá -a la que
vivía adherido como el musgo a la
piedra-; ahora tiene dos padres, es
decir, una familia”.
* Estar presente e interesarse por
los hijos. Es decir: estar disponible
para jugar, para hablar con ellos,
Un papá como Dios
Estar presente e interesarse por los hijos.
B
S
C
A
M
BS Don Bosco en Centroamérica
21
EDUCAR COMO DON BOSCO
para escucharlos. Algunas doloro-
sas estadísticas constatan que, en
promedio, un papá dedica menos
de cinco minutos al día para estar
educativamente con sus hijos. Otras
remarcan que, habitualmente, cuan-
do hay niños con bajo rendimiento
escolar, bajo cociente de inteligen-
cia, y comportamientos agresivos o
delictivos, el padre está ausente. La
pedagogía divina sugiere observar,
escuchar, conocer. Observar signifca
aprender a estar atento a las peque-
ñas y grandes señales que los niños
envían continuamente.
* Dar ejemplo de autocontrol. Un
sabio consejo para los padres sería:
“Recuerda: si tus hijos se ponen
caprichosos, tú no los
imites”. El control del
propio temperamento
en la relación con hijos
y extraños es el primer
gran ejemplo que hay
que dar a los propios
hijos. Cuando aparecen
las tensiones, lo mejor
es mostrar paciencia y
comprensión.
* Dar seguridad en las
pequeñas y grandes co-
sas, para enseñar a los
hijos a ver lo esencial en
los hechos positivos y
negativos. Los hijos de-
ben tener la posibilidad
de contar siempre con su
padre. Tiene que ser la
primera persona a quien
poder recurrir en caso de
necesidad.
* Enseñar el arte de
resolver problemas. De
esa forma, se convertirá
en un papá que siempre,
al fnal, sabe encontrar la
solución a las difculta-
des que van surgiendo.
* Conquistarse la con-
fanza de los hijos. Una
tercera parte de los niños
norteamericanos, entre cuatro y
cinco años, consultados sobre si
preferían renunciar a estar con su
padre o a la televisión, prefrieron
quedarse con la televisión. Los
padres no tiene que alejarse de sus
hijos, sino intentar estar en sintonía
con ellos. Un buen padre escucha
“con el corazón”, sabe decir “estoy
orgulloso de ti”. Puede ocurrir que
no se sienta tan orgulloso de él, pero
si no es así, pronto lo conseguirá,
porque la frase es muy compro-
metedora.
* Mostrar armonía, estima y con-
cordancia pedagógica con la madre.
Delante de los hijos, un buen papá
se saber poner siempre del lado de
su esposa.
* Ser la brújula. La fgura paterna
es piedra fundamental para la
construcción de la conciencia de
los hijos. Los preadolescentes, prin-
cipalmente, necesitan indicaciones
claras y personalidades fuertes en
las que apoyarse en el tiempo frágil
y tempestuoso de la autoformación.
“Hablen, sirvan de guía en todo mo-
mento”, aconsejaba Don Bosco.
* Ser el puerto reparador para los
“náufragos del día”, incluida la
propia esposa. Hacer de algún mo-
mento particular -por ejemplo, la
cena- un punto de encuentro para
toda la familia, donde
pueda conversarse en
un clima de paz y se-
renidad. El buen papá
sabe crear la magia de
los recuerdos, a través
de pequeños rituales de
afecto. Si, por ejemplo,
los papás y las mamás
rezaran con sus hijos las
oraciones de la noche,
dejarían en ellos una
marca indeleble.
* Sentirse agradecido
por los hijos. El ofcio
de papá es útil a los
hombres y a los niños.
Nadie puede compren-
der el significado de
la vida y del mundo
hasta que no tenga un
hijo para amar. En ese
instante, el universo
entero se transforma, y
nada le parece igual a lo
anterior.
* Si un papá quiere un
termómetro casi seguro
para medir su “efcacia”
como padre, pregunte
a la madre de sus hijos:
“¿En qué se parecen
nuestros niños a mí?”
Ser el puerto reparador para los náufragos del día.
B
S
C
A
M
BS Don Bosco en Centroamérica 22 BS Don Bosco en Centroamérica
22
TEMA SOCIAL
Cardenal OsCar rOdríguez Maradiaga
H
oy no son los ejércitos los que avanzan
contra los pueblos sino los bancos, es
decir, ese cuerpo armado que compone
los esquemas fnancieros y que, sin otra arma
que las mortales tasas de interés, anda por
todos los países saqueando, endeudando,
hipotecando, expropiando y empobreciendo a
otros. Nunca como antes había tanta despro-
porción entre ricos y pobres.
Tiene poco de moral despojar a otros, no hay
duda de ello, pero mucho más inmoral es
montar un sistema, respaldarlo y fortalecerlo
con el aval de los gobiernos más poderosos,
para expropiar y despojar países enteros. Nó-
tese de qué forma inmoral España e Inglaterra
saquearon las colonias –y siguen haciéndolo– y
nótese con qué desafuero fue montado el siste-
ma industrial, la conocida revolución industrial,
que hizo más ricos a los ricos y más pobres al
resto de las personas.
Cuando Adam Smith hablaba en el Siglo XVIIII
y XIX de la mano invisible que regulaba los
mercados, se refería al poder de Inglaterra de
hacer del mercado mundial un ejercicio siempre
a su favor, con el objetivo esencial de soportar la
banca y el sistema fnanciero de las industrias,
y nunca en favor de los productores y asalaria-
dos, porque pagar buenos salarios signifcaba
disminuir la renta. ¿No es eso abiertamente
inmoral?
El mundo aprendió rápidamente que el trabajo
estaba al servicio del capital – y no al revés
– y que sólo en la medida en que éste último
creciera y se preservara podría haber trabajo
para todos. Así, con ese argumento, Inglaterra
se adueñó del planeta, y detrás de ella Nor-
teamérica, y con ese principio funcionaron las
cosas durante dos siglos, por lo menos hasta
que vino Marx. Este subversivo logró al menos
que se hablara del fn social del capital y del
trabajo y que se hicieran evidentes las contradicciones
del sistema occidental. Eso, por lo menos, tiene algo
más de moralidad en cuanto abre los ojos para que la
humanidad entienda las cosas de otra manera, y desde
allí busque otros paradigmas para la compensación justa
del trabajo y la distribución de la renta, lo cual recupera
el principio social de la economía.
Los textos constitucionales de los países señalan que
la propiedad tienen una función social. Ya desde san
Agustín la Iglesia trató la cuestión del uso de los bienes
en cuanto ayuden a solucionar la necesidad, y que todo
exceso por sobre la necesidad es inmoral, como sucede
con la gula y el pecado de la riqueza; las cosas nece-
sarias para vivir humanamente son pocas. Y lo que va
más allá de la necesidad es superfuo y pertenece a los
pobres. Posees lo ajeno cuando posees lo superfuo…
La dimensión
moral
B
S
C
A
M
BS Don Bosco en Centroamérica 23 BS Don Bosco en Centroamérica
23
TEMA SOCIAL
y lo superfuo hay que comunicarlo. “Comunicarlo”
en nuestros días es poner en acción la globalización
de la solidaridad y que todas las personas tengan
como mínimo los bienes materiales, culturales y
medioambientales que en su igualdad en dignidad
se merecen, en armonía y no en contraposición a los
bienes del espíritu.
La economía en cuanto tiene un fn social, raya perma-
nentemente en los planos de la ética y lo moral, que
son bien distintos. Sus efectos sociales son valorados
en el terreno del bienestar de las personas, mientras
que sus defectos, en cuanto pueden conducir a la
pobreza y privan a las personas de la posibilidad de
llevar una vida digna, se deben valorar en el terreno
de lo ético y lo moral.
¿Es aceptable que un modelo económico atente
abierta y agresivamente contra las personas y les
condene a vivir en la pobreza? Nadie puede transigir
con ello, como tampoco es aceptable que los go-
biernos, entendedores de este problema, no hagan
nada para torcer la tendencia y corregir los modelos
para favorecer el bienestar para las personas. ¿No
quieren, o no pueden? Los gobiernos, en cuanto
actúan a conveniencia de los sistemas fnancieros e
industriales, protegiendo sus intereses y favorecien-
do su desempeño, actúan de manera inmoral, y lo
hacen así en cuanto se preocupan por mantener
saludables los indicadores fnancieros, aún a costa
del bienestar y el esfuerzo de las personas.
Los bancos, en la medida en que reportan utilidades
billonarias, actúan de manera inmoral, porque es
de suponer que este resultado se consigue con
el sacrifcio de quienes acuden a sus servicios y la
connivencia de las políticas públicas. Las industrias,
por su parte, en cuanto reducen personal y pagan
malos salarios, o acuden a modalidades de contrato
a destajo que son más ventajosas para sus intere-
ses, actúan de manera abiertamente inmoral. Los
gobiernos, en cuanto conviven con este sistema
esclavizante y desnaturalizado y no hacen nada,
son inmorales. Las empresas y los gobiernos tienen
que afrontar la responsabilidad social y pagar la
correspondiente deuda. Es signo de degradación
el que a estas alturas del siglo XXI existan enclaves
coloniales y esclavistas en el mundo.
La propiedad tiene
una función social.
B
S
C
A
M
24 BS Don Bosco en Centroamérica
24
SANTIDAD
E
steban Sandor nació en Szolnok, Hungría, el 26 de no-
viembre de 1914, hijo de Esteban y María Fekete, primero
de tres hermanos. Su padre trabajaba para los Ferrocarriles
del Estado y su madre en la casa. Ambos le dieron a sus hijos
un profundo espíritu religioso. Esteban obtuvo un diploma en
metalúrgica. Cuando joven era admirado por sus amigos, y
era alegre, serio y amable. Le gustaba andar con sus amigos y
era un líder entre ellos, al igual que lo fue Juan Bosco entre los
jóvenes de Chieri. Ayudó a sus hermanos menores a estudiar y
rezar, dándoles ejemplo. Fue ferviente devoto al momento de su
Confrmación y prometió imitar a San Pedro, cuyo nombre tomó
para la Confrmación.
Todos los días ayudaba a misa y comulgaba en la iglesia de los
Franciscanos. Leyendo el Boletín Salesiano llegó a conocer a
Esteban Sandor
Don Bosco. Inmediatamente se sintió atraí-
do por el carisma salesiano. Habló con sus
padres sobre ello. No le dieron permiso y
buscaron disuadirlo. Pero Esteban terminó
convenciéndolos y en 1936 fue aceptado
en el Clarisseum, donde hizo el aspirantado
de dos años. Hizo un curso en la Imprenta
“Don Bosco”. Inició su noviciado, que fue
interrumpido por el servicio militar.
En 1940 hizo su profesión religiosa como
salesiano. Enviado al Clarisseum, inmediata-
mente empezó a dar cursos técnicos. Tam-
bién era ayudante en el Oratorio, algo que
hizo con competencia y entusiasmo. Apadri-
nó a los Jóvenes Trabajadores Católicos. Su
grupo fue reconocido como el mejor en el
Movimiento. Siguiendo el ejemplo de Don
Bosco, se convirtió en un maestro ejemplar.
En 1942 fue llamado nuevamente al frente,
y ganó una medalla de plata por su valentía
militar. Hizo de las trincheras un oratorio
festivo, animando a sus amigos jóvenes al
estilo salesiano
Al finalizar la Segunda Guerra Mundial
se involucró en la reconstrucción moral y
material de la sociedad, especialmente con
la gente joven pobre, de la que se rodeó
para enseñarles algún ofcio. El 24 de julio
de 1946 hizo su profesión perpetua como
Hermano Salesiano. En 1948 obtuvo el
título de Maestro de Imprenta. Cuando sus
alumnos completaban sus estudios, eran
empleados por las mejores imprentas del
país y de la ciudad
Se inició un período de persecución a los co-
legios católicos, así que tuvieron que cerrar.
Esteban tuvo que escapar y refugiarse en
casas salesianas, trabajando bajo un nombre
falso en imprentas públicas.
En julio de 1952 fue arrestado mientras tra-
bajaba, sufrió algunos meses de detención y
un proceso-farsa. Fue ahorcado el 8 de junio
de 1953. Tenía 39 años.
En el 2006 se abrió su causa de beatifcación
y canonización. Esteban Sándor, joven sale-
siano coadjutor, tenía tres grandes amores:
el libro (gran tipógrafo), la casa del Señor
(encargado del servicio litúrgico y de los
monaguillos), y el oratorio salesiano (gran
animador de los muchachos).
31 BS Don Bosco en Centroamérica
31
CONOCIENDO A DON BOSCO
Roma – Trofeo a la excelencia para
el CNOS-FAP
El 20 de mayo la GIPA Italia (Or-
ganización Internacional del sec-
tor Automotriz) otorgó al CNOS-
FAP, institución salesiana italiana
para la Formación Profesional,
el Trofeo a la excelencia “Por la
difusión del conocimiento”.
El reconocimiento fue entregado
durante la Feria Internacional del
Auto “Autopromotec” llevada a
cabo del 20 al 24 de mayo en
Bolonia.
Con los trofeos a la excelencia,
instituidos en 1997, la GIPA bus-
ca premiar a aquellas sociedades
que operan en el sector auto-
motriz que se han distinguido
en diversos campos, como es el
de la estrategia, el desarrollo, la
comunicación, la asistencia a los
automovilistas y la innovación
tecnológica, entre otras.
El prestigioso premio fue con-
cedi do al CNOS-FAP por el
compromiso y las innovaciones
aportados al sector, a favor de
los jóvenes que se preparan a
entrar en el mundo del trabajo.
En el comunicado enviado por el
GIPA al CNOS-FAP se lee: “Esta-
mos contentos de comunicarle
que el CNOS-FAP ha sido elegido
por los profesionistas del área de
reparaciones como la iniciativa
que merece ser premiada en la
categoría “Difusión del cono-
cimiento” por su opción, difícil
pero valiente, para invertir en el
futuro de muchos jóvenes con su
proyecto interdisciplinar”.
ANS
En 1871 ingresó en la sección de
estudiantes Pablo Perrona. Tenía
once años. Era corto de ánimo, y,
como no conocía a ninguno, estaba
siempre solito e intentaba consolar-
se contemplando cómo jugaban los
demás durante el recreo.
Una mañana, después de la santa
misa, desayunaba a solas, recos-
tado, como acostumbraba, contra
una columna del pórtico. Vio salir
de la iglesia a un sacerdote al que
rodearon enseguida muchos chicos,
que corrían hacia él de todas partes.
Los saludaba sonriente y les hacía
mil preguntas. Tenía una palabra
para todos.
- ¿Quién será?, pensó Perrona para
sus adentros. Se acercó y le oyó
cómo explicaba a otro recién llegado
el a + b –c.
- Si quieres ser amigo de Don Bos-
co, procura ser a, más b, menos c.
¿Sabes qué signifca? Yo te lo diré:
todos deben ser a, es decir alegres;
más b, o sea, más buenos; menos
c, esto es, menos malos (en italiano
c = cattivi). Esta es la receta para ser
amigos de Don Bosco.
Perrona pensó: - ¿Será éste Don
Bosco?.
Pero no le dio tiempo a decir nada,
porque Don Bosco se volvió a él con
afecto y le preguntó: - ¿Quién eres,
amigo? ¿Cómo te llamas? ¿Cuándo
has llegado?
-Yo me llamo Perrona, soy de Val-
perga y he llegado aquí hace tres
días.
- ¿Quieres ser amigo de Don Bosco
tú también?
- Claro que sí, pero no sé quién es
Don Bosco.
Ante su ingenua respuesta, todos
los compañeros soltaron la risa y le
repetían por lo bajo, pinchándole,
que Don Bosco era el sacerdote
que le hablaba. Entonces se quitó
la gorra, y abriéndosele el corazón
a la confanza, diríase que casi a la
alegría, dijo que deseaba mucho
llegar a ser amigo de Don Bosco y
que, desde que salió de su pueblo,
no deseaba otra cosa; es más, que
se lo había recomendado el párroco
con el encargo de saludarlo de su
parte.
- Muy bien, replicó Don Bosco; -me
alegra lo que me dices; ahora sabes
ya quién es Don Bosco?
- Don Bosco es usted.
- Sabes lo que desea Don Bosco a
sus hijos?
- Que seamos todos a, más b,
menos c...
- Muy bien, concluyó Don Bosco. Si
así lo haces, seremos buenos amigos
los dos.
Memorias Biográfcas,
X pag. 930-931
A más B menos C

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->