Está en la página 1de 3

"El Pinino" Poema de Fontanarrosa.

No yegaba a levantar, ms que una palma del suelo. Lindo porte, geria voz, elegante y pico fino. Por ser un gayito enano, sin tener un nombre a mano, le yamamos: "el Pinino". De poyito, en los corrales. Endijpu tom confianza (tambin con la gente pasa) y se aquerenci en el rancho, se fu ganando en las casas. Prolijo y habelidoso pa los quehaceres domsticos. Que ya picaba un salame, que envenenaba unos cueros o apisonaba la tierra con sus patas de tres dedos. Eso s, pa vigilar, no he visto guardin mpas fiero! Casi, casi, un asesino. Ni isoca, ni cascarudo, babosa, ni piojo overo, se atrevan bajo el alero si vigilaba el "Pinino". Esa tarde...Ju pucha, cuando me acuerdo! Yo estaba echu en el catre, como chumbandolo al sueo... y ay ajuera, la patrona, prieparaba un beberaje pa calentar el garguero

De ripente, siento un grito, un alarido: ROSENDO! Vol pa juera del rancho, dispuesto a jugarme el cuero! Ese grito no era humano! Ahi en el patio, mi china, taba clavada en el suelo, y frente a eya, a medio metro echo un tigre: el gayo enano! La cresta, una yamarada. En los ojos; dos braseros. Ya no era un ave el Pinino!Ms que un gayo era...un plumero! "Est loco el animal!" "Est drogau, Rosendo!" Le pegue el grito: "Pinino!" Y el gayo con los puyones, hacia cruces en el suelo... De pronto, se vino encima, como buscandome el cueyo!Eche pa atrs, quite el cuerpo...y fu a cair dentro e la oya ande el agua: era un infierno! "Por qu se habr puesto as?Comi ortiga esta maana?" decia mi china, yorosa, y an sostenia en las manos la cascarita pecosa de un gevo e' gayina enana. Cmo pa no disgraciarse! Eya no se daba

cuenta de esa burla del destino. No haba que acharle el cargo. Meta hacer licor de gevo mientras tanto, sin quererlo, con la familia 'el Pinino, taba haciendo un... trago largo... "Perdon hermano!"-le dije. "Perdon, no quise hacerlo!" Yor hincu frente a la oya ande giraba, ya muerto. "Yo se lo que es un gur, Puedo saber que es un gevo!". Esa noche, casi sin hambre, lo comimos en puchero. Y a m hasta me pareca que, desde el plato, con un ala me hacia un gesto, como diciendo bajito: "Yo lo perdono, Rosendo" Por eso desde ese da; eche las vacas al campo, abr la puerta 'el chiquero, dej dir a los cabayos, y 'ande tenia el gayinero, hice un livin-comedor ande, a veces, paso el tiempo. No quiero ms animales, Pa qu? si cuando los veo, me ricuerdo del "Pinino", de esa tarde y de ese gesto, como diciendo bajito:

..."Yo...yo lo perdono Rosendo"


Sacado del libro "Inodoro Pereyra, el renegau 8".