Está en la página 1de 35

OSIFICACIÓN

Embriología
Prof. Héctor A. Hurtazo
El mesodermo paraxial forma una serie segmentada de
bloques de tejido a cada lado del tubo neural, denominados
somitómeras en la región cefálica.
y somitas a partir de la región occipital.
Los somitas se diferencian en una porción ventromedial, el
esclerotoma.
y en una parte dorsal, el dermomiotoma.
Al finalizar la cuarta semana,
las células del esclerotoma se
tornan polimórfas y
constituyen un tejido laxo
que es el mesénquima o
tejido conectivo
embrionario.
Las células mesenquimatosas se caracterizan porque
emigran y se diferencian de muchas maneras; pueden
convertirse en:
fibroblastos
controblastos
osteoblastos
La capacidad de formar hueso que tiene el mesénquima no
está limitada a las células del esclerotoma.
También tiene lugar en la hoja somática del mesodermo de
la pared del cuerpo, que aporta células mesodérmicas para
constituir las cinturas escapular y pelviana y los huesos
largos de las extremidades.
Se ha demostrado también que las células de la cresta neural
de la región cefálica se diferencian en mesénquima y
participan en la formación de los huesos de la cara y el
cráneo.
Los somitas y somitómeras occipitales contribuyen también
a la formación de la bóveda craneana y de la base del cráneo.
Osificación Membranosa
En algunos huesos, como los
planos del cráneo, el
mesénquima de la dermis se
diferencia directamente en
hueso, proceso que recibe el
nombre de osificación
intramembranosa.
La osificación
intramembranosa se origina en
una membrana mesenquimática
muy vascularizada.
Las células mesenquimáticas se
diferencian en células
progenitoras óseas y estas a su
vez en osteoblastos.
Los osteoblastos comienzan a
elaborar matriz ósea para
formar las trabéculas.
A medida que se forman más
trabéculas, estas van quedando
interconectadas, formando el
hueso esponjoso, que
posteriormente se remodela
para formar hueso compacto.
Las superficies de las
trabéculas están pobladas por
osteoblastos.
Tambien se observan osteoclastos, que son grandes células
multinucleadas derivadas de los monocitos y que se
encuentran en depresiones poco profuntas en la superficie
de las trabéculas (lagunas de Howship) y cuya función es
absorber el hueso.
El hueso se remodela a través de las interacciones entre los
osteoblastos y los osteoclastos.
La región de la membrana mesenquimática que no participa
en el proceso de osificación permanece como tejido blando
del hueso (periostio y endostio).
El hueso recién formado se llama hueso primario o
entretejido, dado que la disposición de las fibras de colágeno
carece de la orientación precisa que se encuentra en el hueso
más viejo.
Asimismo la interacción
integrada entre los
osteoblastos y los osteoclastos
actúa para reemplazar el
hueso entretejido por hueso
secundario o maduro.
Osificación Endocondral
No obstante, en la mayoría de
los huesos, las células
mesenquimatosas dan origen
primero a moldes de cartílago
hialino, los cuales a su vez, se
o s i f i c a n p o r e l p r o ce s o d e
osificación endocondral.
La osificación endocondral es responsable de la formación
de los huesos largos y cortos.
Depende de la presencia de un modelo de cartílago hialino
utilizado como molde, en el cual se forma el hueso sobre y
dentro de él.
No obstante el cartílago no se transforma en hueso.
Por osificación intamembranosa,
se forma un collarete ósea
subperióstico alrededor del
diafragma del molde cartilaginoso.
Este collarete aumenta en espesor
y longitud.
los condrocitos del centro del
molde sufren hipertrofia y
reabsorben parte de su matriz, por
lo que aumenta el tamaño de la
laguna que los rodea hasta que
algunas lagunas confluyen.
Después de contribuir a la calcificación del cartílago, los
condrocitos hipertrofiados degeneran y mueren.
Los espacios recién formados son invadidos por el brote
perióstico (compuesto por vasos sanguíneos, células
mesenquimáticas y células progenitoras óseas).
Las células progenitoras óseas se diferencian en osteoblastos
y estas células elaboran una matriz ósea sobre el cartílago
calcificado.
A medida que el collarete óseo subperióstico aumenta de
espesor y de longitud, los osteoclastos resorben el complejo
de cartílago y hueso calcificado, y dejan un hueco de mayor
tamaño que será la futura cavidad medular (que será ocupada
por células medulares).
Todo el proceso de osificación se difunde a partir de este
centro de osificación primario, hasta que la mayor parte del
molde cartilaginoso es reemplazado por hueso y forma la
diáfisis de in hueso largo.
La formación de la epífisis ósea (centro de osificación
secundario) se produce en una forma diferente, dado que la
cubierta cartilaginosa puede permanecer en la superficie
articular.
el crecimiento longitudinal de un hueso largo se debe a la
presencia de láminas epifisarias de cartílago ubicadas entre
la epífisis y la diáfisis.
Cráneo

El cráneo se divide en dos partes:


1.El neurocráneo, que forma una cubierta protectora
para el encéfalo.
2.El viscerocráneo, que constituye el esqueleto de la cara.
1 Neurocráneo

El neurocráneo se divide en dos:


I.La porción membranosa formada por los huesos
planos, que rodean al cerebro como una bóveda.
II.La porción cartilaginosa o condrocráneo,
compuesta por los huesos de la base del cráneo.
Neurocráneo Membranoso
La porción membranosa del
craneo deriva de las células de la
cresta neural y del mesodermo
paraxial.
el mesénquima de estos dos
orígenes reviste al cerebro y pasa
por el proceso de osificación
membranosa.
Como consecuencia se forman
diversos huesos membranosos
planos que se caracterizan por la
presencia de espículas óseas
semejantes a agujas.
Estas espículas se irradian
progresivamente desde los
centros de osificación primaria
hacia la periferia.
Durante el crecimiento en la vida fetal y el período
postnatal los huesos membranosos aumentan de volumen
por aposición de nuevas capas sobre la superficie externa y
por resorción osteoclástica simultánea desde el interior.
Cráneo del recién nacido

En el momento del nacimiento, los huesos planos del cráneo


están separados entre sí por finos surcos de tejido conectivo,
las suturas, las cuales también tienen dos orígenes:
• La cresta neural (sutura sagital)
• El mesodermo paraxial (sutura coronal).
En los sitios donde se encuentran
más de dos huesos las suturas son
anchas y se denominan fontanelas.
Las suturas y las fontanelas
permiten que los huesos del
cráneo se superpongan entre sí
durante el parto (proceso
denominado modelado).
Neurocráneo Cartilaginosos o
Condrocráneo
Esta formado en un comienzo por varios cartílagos separados.
Los que se encuentran por delante del límete dorsal de la
notocorda, que termina a nivel de la glándula hipófisis en el
centro de la silla turca, derivan de las células de la cresta
neural y forman el condrocráneo precordal.
Los que están por detrás de este límite provienen de los
esclerotomas occipitales en el mesodermo paraxial y forman el
condrocráneo cordal.
Cuando estos cartílagos se
fusionan y se osifican
mediante el proceso de
osificación endocondral,
se forma la base del
cráneo.
Viscerocráneo

Esta formado por los huesos de la cara y se originan de los


cartílagos de los dos primeros arcos faríngeos.
El primer arco da origen a una porción dorsal, la apófisis
maxilar, que se extiende hacia adelante por debajo de la
región ocular y forma el maxilar, el hueso cigomático y parte
del hueso temporal.
El segundo arco que es la porción ventral se denomina
proceso mandibular y contiene el cartílago de Meckel.
El mesénquima que rodea al cartílago se condensa y se
osifica por el proceso de osificación membranosa para dar
orígen al maxilar inferior.
Al comienzo la cara es pequeña en comparación con el
neurocráneo, debido a:
a)La ausencia de senos aéreos paranasales.
b)El pequeño tamaño de los huesos maxilares.
Con la aparición de los dientes y el desarrollo de los senos
aéreos paranasales, la cara pierde sus características
infantiles.