Está en la página 1de 15

• NO HABÍA EN LA COMARCA

• UNA NIÑA MÀS HERMOSA


• Y GRACIOSA QUE
CAPERUCITA ROJA:
• VIVÍA CON SU MAMÁ EN UNA
PEQUEÑA CASA JUNTO A
UN FRONDOSO BOSQUE.
• LA NIÑA SIEMPRE ESTABA
MUY ALEGRE Y SE LA
ESCUCHABA CANTAR EN
LOS ALREDEDORES DE SU
CASA.
• LA LLAMABAN CAPERUCITA
ROJA POR EL COLOR DE LA
CAPUCHA CON QUE
PROTEGÍA SU CABEZA, QUE
ERA PRECISAMENTE ROJA.
-MIRA, CAPERUCITA, LA ABUELITA
ESTÁ ENFERMA Y NO PUEDE
LEVANTARSE, ASÍ QUE TOMA ESTA
CESTA DE COMIDA Y LLÉVASELA. –
DIJO SU MADRE.
-¿PUEDO QUEDARME UN RATITO CON
ELLA? – ROGÓ LA NIÑA.
- ESTÁ BIEN PERO NO TE
ENTRETENGAS DEMASIADO.
CRUZA EL BOSQUE LO MÁS RÁPIDO QUE
PUEDAS. SI TROPIEZAS CON EL LOBO, AVISA
A LOS LEÑADORES, ELLOS SABRÁN
AYUDARTE.

• -¿ES QUE HACE ALGO MALO? – SE EXTRAÑÓ


CAPERUCITA.

• -SI, HIJA. SE COME A LOS NIÑOS PEQUEÑOS


CUANDO TIENE HAMBRE.
• CAPERUCITA, NO CREYÒ ESE CUENTO. EN
FIN.
• TOMÓ LA CESTA, SE PUSO LA CAPA SOBRE
LOS HOMBROS Y SALIÓ LISTA PARA CRUZAR
EL BOSQUE.
¿A DÓNDE VAS, CAPERUCITA? –
SALUDABAN LOS LEÑADORES

-¡A CASA DE MI ABUELITA!


-¡TEN CUIDADO CON EL LOBO!

-¡GRACIAS! LO TENDRÉ – DECÍA


ELLA, PARA TRANQUILIZARLOS.
CAPERUCITA EMPEZÓ A JUNTAR UN
RAMITO DE FLORES PARA SU
ABUELITA.

DE PRONTO, EL LOBO, SE PARÓ


FRENTE A ELLA

Y LE PREGUNTÓ A DONDE IBA.


- A CASA DE MI ABUELITA QUE ESTÁ
ENFERMA.- RESPONDIÓ
CAPERUCITA.
APENAS SE VIO SOLO, EL LOBO, SALIÓ
CON LA IDEA DE LLEGAR ANTES QUE CORRIENDO A CASA DE LA ABUELITA
CAPERUCITA, EL LOBO LE PENSANDO EN EL ATRACON QUE SE IBA A
ACONSEJÓ QUE TOMARA UN DAR
ATAJO PARA QUE LLEGARA MAS
RÀPIDO.
CAPERUCITA OBEDECIÒ. PENSANDO
QUE EL CAMINO SERÍA MAS
CORTO.
EL LOBO LLEGÓ ENSEGUIDA A CASA
DE LA ABUELITA, LLAMÓ A LA
PUERTA VARIAS VECES.

-¿QUIÉN ES? – PREGUNTÓ LA ABUELA


- SOY YO, CAPERUCITA- FINGIÓ EL
LOBO.TE TRAIGO UN CESTA DE
COMIDA.

LA ABUELA EXTRAÑADA DE AQUELLA


VOZ TAN RONCA, SE LEVANTÓ Y
FUE A MIRAR POR LA VENTANA.
MIENTRAS TANTO EL LOBO
DECIDIÒ HACERSE PASAR
POR LA ABUELITA, PARA ELLO
SE PUSO EL CAMISÒN Y SUS
ANTEOJOS Y SE METIÓ EN LA
CAMA, TAPANDOSE CON LA
SABANA.

LA ABUELA, SE HABÍA OLVIDADO


DE PONER LLAVE A LA PUERTA,
Y POR EL MIEDO CORRIÒ A
ESCONDERSE EN LA CAJA DE
SU RELOJ
AL RATO, GOLPEARON LA PUERTA:
-¿QUIÉN ANDA AHÍ?-PREGUNTÓ EL LOBO,
IMITANDO LA VOZ DE LA ABUELA.
-¿PUEDO ENTRAR ABUELITA? ¡ SOY
CAPERUCITA!
¡PASA, HIJA, PASA! – INVITÓ EL LOBO
ES EL CATARRO QUE ME ATACA EXPLICÓ EL
LOBO TOSIENDO.
-¿CÓMO TE SIENTES ABUELITA? DIJO -ABUELITA ¡QUE OJOS TAN GRANDES
CAPERUCITA. TIENES!
-¡AY, MUY MAL, MUY MAL! SON PARA VERTE MEJOR..
-Y, ¡QUE OREJAS TAN GRANDES TIENES!
- SON PARA ESCUCHARTE MEJOR .
-¡QUE VOZ TAN RARA TIENES ABUELITA!
-¡Y QUE BOCA TAN GRANDE TIENES,
ABUELITA! LA CESTA Y ECHÓ A CORRER HACIA
- ES PARA COMERTE MEJOR RUGIÒ EL LA PUERTA DE LA CABAÑA,
LOBO. APENAS TUVO TIEMPO DE
CAPERUCITA ASUSTADA DIÓ UN SALTO Y ABRIRLA, PORQUE YA EL LOBO LA
SOLTÓ ALCANZABA
-¡SOCORRO, AUXILIOO! GRITÓ
-¡AUG..! ¡AY! ¡UY!... –
CAPERUCITA. SE QUEJÓ EL
UN LEÑADOR QUE PASABA POR AHÍ, LOBO MOLIDO YA
ESCUCHÓ LOS GRITOS . A GOLPES
-¡AYÚDAME, POR FAVOR! ¡EL LOBO
QUIERE COMERME!
-TOMO, TOMA Y TOMA. DESDE HOY NO
TE VAN A QUEDAR GANAS DE
MOLESTAR A NIÑAS INDEFENSAS –
GRITÓ EL LEÑADOR, MIENTRAS LE
PEGABA.
CAPERUCITA SE ACORDÓ DE SU
ABUELITA Y VOLVIÓ A ENTRAR A CAPERUCITA CORRIÒ HACIA ELLA CON
LA CABAÑA. LOS BRAZOS ABIERTOS, Y LAS DOS
-¡ABUELITA, ABUELITA ! ¿DÓNDE SE ABRAZARON TIERNAMENTE
ESTAS?
-¡AQUÍ HIJITA! RESPONDIÓ SALIENDO
DE LA CAJA DEL RELOJ
YA SE HACÍA DE NOCHE Y ALGUNOS DICEN QUE SE HIZO
CAPERUCITA TENÌA QUE VOLVER VEGETARIANO. PERO ESO ES OTRA
A SU CASA. HISTORIA.
AL LLEGAR LE CONTÓ A SU MAMÁ LO
OCURRIDO Y LE PROMETIÓ QUE
NUNCA MÁS HABLARÍA CON
NINGÚN DESCONOCIDO.
EN CUANTO AL LOBO, DESPUÉS DE
LA PALIZA, JAMÀS NADIE VOLVIÓ A
VERLO.