P. 1
Enfermedad Del Sistema Nervioso - Epilepsia

Enfermedad Del Sistema Nervioso - Epilepsia

|Views: 1.522|Likes:
Publicado porsuper-woman
Trabajo sobre el sistema nervioso (Epilepsia), 3º de la ESO. (Biología)
Trabajo sobre el sistema nervioso (Epilepsia), 3º de la ESO. (Biología)

More info:

Published by: super-woman on Sep 15, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/05/2012

pdf

text

original

Trabaj o: Enf ermed ad del sis tem a nervi oso /Ep ileps ia Año : 2009

1. Prin ci pa les ap ar tad os • ¿Qué es la ‘Epilepsia’? • Preguntas frecuentes Causas/Síntomas Clasificación Tratamiento • Repercusiones 2. Apa rt ado s secund ar io s • Información general • Galería de imágenes • Biografía • •

Epile psia /P ág in a 1

La epileps ia es una afección (ni enfermedad ni síndrome) cerebral crónica de causas diversas, caracterizada por crisis recurrentes debidas a unas descargas excesivas hipersincrónicas de impulsos nerviosos por las neuronas cerebrales, asociadas eventualmente con diversas manifestaciones clínicas y paraclínicas.1 Las crisis pueden ser convulsivas o no convulsivas. No todas las personas que padecen una crisis epiléptica se diagnostican de epilepsia. Se consideran epilépticos cuando padecen por lo menos dos ataques, los cuales no siempre son asociadas a los temblores motores de una convulsión. Una crisis epiléptica ocurre cuando una actividad anormal eléctrica en el cerebro causa un cambio involuntario de movimiento o función del cuerpo, de sensación, en la capacidad de estar alerta o de comportamiento. La crisis puede durar desde unos segundos hasta varios minutos. Hay más de 20 tipos diferentes de crisis epilépticas. Los síntomas que experimenta una persona durante una crisis epiléptica dependen del lugar en el cerebro en el cual ocurre la alteración de la actividad eléctrica. Una persona que tiene una crisis tonicoclónica (también llamada de gran mal) puede gritar, perder el sentido y desplomarse, ponerse rígido y con espasmos musculares. Otro tipo de crisis epiléptica es la denominada crisis parcial compleja, en la que el paciente puede parecer confundido o aturdido y no podrá responder a preguntas ni instrucciones. Otras personas tienen ataques muy leves que ni siquiera son notados por otros. Algunas veces, la única manifestación de la crisis epiléptica es un parpadeo rápido o algunos segundos de mirada perdida con desconexión del medio; a este tipo de crisis epiléptica se lo denomina ausencia y es relativamente frecuente en la infancia. La epilepsia puede tener muchas causas; en unos casos es debida a lesiones cerebrales de cualquier tipo (traumatismos craneales, secuelas de meningitis, tumores, etc.) pero en muchos casos no hay ninguna lesión, sino únicamente una predisposición de origen genético a padecer las crisis. Con tratamiento médico es posible el control de las crisis en un elevado porcentaje de pacientes.

Epile psia /P ág in a 2

-¿ Qué es y po r qu é s e pro du ce l a epil eps ia? -La epileps ia es una condición física que ocurre cuando hay un breve pero repentino cambio en el cerebro. Cuando las células cerebrales no están funcionando bien, la conciencia, movimientos, o acciones de una persona pueden alterarse por un breve periodo de tiempo. Estos cambios físicos se conocen como un ataque epiléptico. Es una condición médica originada en el cerebro que se caracteriza por producir crisis reiteradas en el tiempo, causadas por una alteración intrínseca de la función neuronal. -¿ Qué so n la s c ri sis y cómo s e ma nifies ta n? -Las crisis son el resultado de una alteración cerebral transitoria debido a una descarga eléctrica anormal. Pueden manifestarse o no con pérdida del conocimiento, convulsiones, caída y sacudida de los músculos (crisis tónico clónica) o con alteración de la conciencia, movimientos involuntarios y amnesia posterior. En algunos casos pueden comenzar con la sensación de que se ve, se oye o se huele algo especial(aura). El diagnóstico es clínico, pero se apoya en el electroencefalograma y otros indicadores biológicos. -¿ Deb e t rata rs e l a p rime ra cr isi s? -Hay una controversia. Algunos creen que un episodio aislado no debe tratarse nunca. Otros creen que sí, dado que el riesgo de recurrencia es del 36% en el primer año y del 48% en los tres años siguientes. -¿ Cómo a ct uar an te u na c ri sis ? -Mantenerse calmo y calmar a los demás; poner algo blando debajo de la cabeza de la persona y evitar que se golpee con objetos cercanos; aflojar su corbata, camisa y otro elemento alrededor del cuello; buscar identificación médica; darlo vuelta suavemente de costado para que la saliva fluya; no poner nada en su boca ni tomar su lengua porque no hay peligro de que se la trague; explicar al resto que es epilepsia, ni drogas ni alcohol; ofrecerle ayuda cuando vuelva en sí. -¿ Qué no pu ede n h ace r lo s epil épti cos ? -Ser pilotos de avión, choferes de taxi, micros, autos, subtes, trenes, ambulancias; trabajar con armas de fuego (por ejemplo, en la policía); realizar tareas en alturas o nadar sin la presencia de una compañía.

Epile psia /P ág in a 3

La aparición de las crisis convulsivas típicas de la epilepsia suelen relacionarse con las posibles causas. Suele comenzar en cambios hormonales (embarazo, menstruación) o por el gatillamiento de estímulos físicos como pueden ser estímulos de luz, ruidos, y tacto, pero en otros casos no se encuentra un origen preciso. El estímulo para producir una crisis convulsiva es muy concreto en cada persona afectada de epilepsia, y a esta dosis o cantidad de estímulo se le llama "umbral de la convulsión". Parece ser que si el estímulo fuera altísimo todas las personas pudieran hacer una crisis convulsiva y en los epilépticos el problema es que su umbral es muy bajo. El estímulo es transmitido por las células nerviosas que se comunican entre sí mediante mediadores químicos, y a través de ellas mismas se transmite por estímulos eléctricos, es decir que el proceso es químico y eléctrico. Estos estímulos se pueden detectar mediante un aparato de electroencefalografía que con unos electrodos especiales aplicados en diferentes zonas de la cabeza, y un transductor pueden verse reflejados en un gráfico de papel. Estos gráficos están alterados en las crisis convulsivas y en pacientes con epilepsia. Las causas más frecuentes de las convulsiones son:

• • •

• • • • •

Idiopát ica (sin causa identificable), suele comenzar antes de los 20 años, no se suelen encontrar otros problemas cerebrales, es frecuente la herencia familiar. Sec un da ria s a problemas de desarrollo o genéticas producidas en el nacimiento, en cuyo caso las convulsiones generalmente comienzan en la infancia. Al te racion es me tabóli ca s que pueden aparecer a cualquier edad. o Diabetes mellitus o Alteraciones del equilibrio electrolítico o Insuficiencia renal, elevación de urea. o Deficiencias nutricionales o Fenilcetonuria (puede causar convulsiones en bebés) o Otras enfermedades metabólicas o Administración o intoxicación con alcohol o drogas o Síndrome de abstinencia de alcohol ó drogas Les ión cer eb ral . Pueden aparecer las crisis a cualquier edad, principalmente en adultos jóvenes que han sufrido una lesión cerebral y tras un periodo de latencia de 1 a 3 años comienza a convulsionar. Tumo re s y otr as lesio ne s ce re br ale s que ocupan espacio en el cráneo, es más frecuente en adultos mayores de 30 años. Suele aparecer como convulsiones parciales o focales para posteriormente aparecer en convulsiones tónico-clónicas generalizadas Enf ermed ades de los vasos sang uí neo s (accidente cerebrovascular, isquemia cerebral, etc...) que es la causa más común de las convulsiones después de los 60 años de edad. Enf ermed ades deg en er ativ as (demencia senil de tipo Alzheimer u otros síndromes cerebrales similares), en este caso afecta a personas muy mayores. Inf ec cion es (meningitis, encefalitis, absceso cerebral, complicaciones del SIDA, etc...), afecta a cualquier edad, suelen ser crisis reversibles.

Epile psia /P ág in a 4
Los síntomas de la epilepsia pueden ser: -- Momentos de ausencia o periodos de confusión en cuanto a la memoria; -- Episodios de mirada fija o falta de atención, como si estuviera sonando despierto; -- Movimientos incontrolables de los brazos y piernas; -- Desmayo con incontinencia o seguido por fatiga excesiva; o -- Sonidos raros, percepción distorsionada, o inexplicables sentimientos de temor.

La epileps ia tiene diferentes manifestaciones que se determinan a través del tipo de crisis epiléptica, así como a través de la etiología, del curso de la enfermedad, de su pronóstico (desenlace probable de la enfermedad) y por último a través de un diágnostico EEG, ("curva de corriente en el cerebro"). El estudio del electroencefalograma no siempre informa que haya indicios de epilepsia porque muchas veces algunos cambios eléctricos se producen en zonas tan profundas dentro del cerebro que el electroencefalograma no los puede detectar. Todos estos factores pueden ser muy diversos, según cada una de las diferentes formas de la epilepsia. Lo mismo que en las crisis epilépticas, se diferencia también en las epilepsias entre formas generalizadas y focales, dependiendo de si están acompañadas de crisis generalizadas o focales. Según la Comisión Internacional de la Liga Internacional contra la Epilepsia las crisis epilépticas se clasifican en: 1. Crisis parciales

1. 2.

Crisis parciales simples: Son crisis cuyas manifestaciones clínicas (síntomas o signos motores, sensitivos, autonómicos o psíquicos) y electroencefalgráficos reflejan una descarga de un sistema de neuronas localizadas en una parte del hemisferio cerebral sin alteración de la conciencia.

2.

3.

Crisis parciales complejas (con compromiso del nivel de conciencia). Son precedidos por un aura que señala el probable sitio de la descarga (olfatorio→temporal; visual→occipital) asociados a alucinaciones visuales o auditivas, temor, ira, etc. Son frecuentes ciertos gestos automatizados como movimientos de la lengua, taquicardia, palidez, etc. Generalmente no dura más que unos minutos. 1. Parciales simples seguidas de parcial compleja. 2. Crisis parciales complejas desde el inicio. 3. Crisis parciales complejas que evolucionan a secundariamente generalizadas. Crisis generalizadas 1. No-convulsivas: 1. Ausencias. 2. Crisis atónicas. 2. Convulsivas: 1. Crisis generalizadas tónico-clónicas. 2. Crisis tónicas. 3. Crisis mioclónicas. Crisis sin clasificar

Las causas de las diferentes epilepsias pueden ser muy diversas. La mayor parte de las epilepsias - de acuerdo a su motivación - son epilepsias residuales, esto es epilepsias como "residuo", como "resto" (Residuum) de un trastorno cerebral anterior, concluido. Estas epilepsias residuales o de defecto pueden ser consecuencia de una enfermedad infecciosa durante el embarazo (por ej. la rubeola), por falta de oxígeno durante el nacimiento, por una encefalitis o meningitis padecida durante la niñez o por una contusión cerebral sufrida a causa de un accidente. Por un proceso de epilepsia se entiende por el contrario una enfermedad-epilepsia, consecuencia de una enfermedad neurológica progresiva (proceso en continuación, no concluido). El ejemplo más importante y común en un proceso de epilepsia es el tumor cerebral; aunque también pueden conducir a una epilepsia los trastornos vasculares o enfermedades metabólicas. Epilepsias, que son manifestación (signo, "síntoma") de un trastorno cerebral residual o procesual, se denominan epilepsias sintomáticas. Epilepsias, en las que se presume un origen orgánico, pero que no puede ser probado, se denominan epilepsias criptógenas (criptógena = probablemente sintomática). Las epilepsias no son hereditarias, por lo que no pueden transmitirse a otras generaciones.

Epile psia /P ág in a 5

A pesar de todo pueden aparecer en varios miembros de una familia. Esto se basa en que, como en muchas otras enfermedades (por ej. diabetes, reumatismo) - no la enfermedad misma, sino la predisposición a ésta se transmite a la descendencia. Otros trastornos adicionales (por ej. complicaciones durante el embarazo, parto, una enfermedad grave, una lesión en la cabeza) puede ser el desencadenante de esta enfermedad. (Sin embargo no siempre se puede identificar al factor desencadenante).

La epilepsia así como las crisis epilépticas pueden en la actualidad recibir un buen tratamiento. En principio la epilepsia tiene cura. Al comienzo del tratamiento se debe examinar, si se puede eliminar la causa de la epilepsia; en este caso se habla de una terapia causal (por ej. la operación de un tumor cerebral, supresión o mitigación de un trastorno metabólico). En la mayor parte de los casos esto no es posible - ya sea porque no se ha encontrado ninguna causa o porque ésta no pueda ser eliminada (por ej. cicatrices, malformación en el cerebro, predisposición). Se habla de terapia sintomática en el tratamiento de estas epilepsias. terapia medicamentosa. terapia operativa. La terapia sintomática que se lleva a cabo en la actualidad es la terapia "clásica" que se realiza en más del 90% de todos los enfermos epilépticos a través de medicamentos inhibitorios de crisis (antiepilépticos). En su mayoría esta terapia medicamentosa se realiza a lo largo de muchos años. Gracias a ello muchos de los pacientes tratados (aproximadamente un 60%) no padecen crisis y en un más del 20% de los casos se consigue una mejora en las crisis. La tolerancia de los antiepilépticos es buena en general; sin embargo, en casos excepcionales, estos medicamentos pueden tener graves efectos secundarios y ser perjudiciales para los pacientes. Por ello es absolutamente necesaria una vigilancia facultativa regular de la terapia. De cada diez pacientes tratados con medicamentos... ... 6 no padecerán más crisis. ... 2 presentarán una mejoría notable. ... 2 no experimentarán ninguna mejoría. En algunos casos un tratamiento quirúrgico puede ser más ventajoso que el farmacológico; esto sucede normalmente sólo en el caso de epilepsias focales y de momento afecta a menos de un 5% de todos los enfermos epilépticos. Se debe individualizar el tratamiento teniendo en cuenta el síndrome epiléptico, la co-morbilidad, las interacciones así como la forma de vida, preferencias del individuo y/o familia. No es aconsejable el cambio entre genéricos porque puede variar la biodisponibilidad así como los perfiles farmacocinéticos con lo que se puede modificar el efecto deseado o aumentar los efectos secundarios. La monoterapia cuando sea posible debe ser la elección, y si esta fracasa una vez se ha asegurado que se han alcanzado niveles terapéuticos se debe cambiar a otra droga con precaución. La combinación de 2 fármacos solo debe ser considerada cuando hayan fracasado varios intentos de control de las crisis en monoterapia. Si a pesar de ello no se controlan, se deberá valorar con qué terapia estaba mejor controlado el paciente, teniendo en cuenta la frecuencia de aparición de crisis así como los efectos secundarios.

Epile psia /P ág in a 6

Por eso no es cierta la opinión, por desgracia muy extendida, de que las crisis epilépticas conducen inevitablemente a una reducción de determinadas funciones cerebrales (por ej. la inteligencia). Una excepción a esta regla la tiene el "status epiléptico": este se entiende como una crisis convulsiva de una duración mayor de cinco minutos (cualquier tipo de crisis) o de la incapacidad de recuperar la conciencia entre crisis (crisis generalizadas y crisis parcial compleja). El Status epiléptico es una emergencia médica por las complicaciones sistémicas (hipertermia, hipoglucemia, hiperkalemia, etc.) y neuronales (muerte celular mediada por glutamato). Y por lo tanto debe de ser manejada lo más pronto posible (preferentemente menos de 60 minutos). Caso de que existan comportamientos psíquicos extraños en enfermos que padecen crisis (por ej. retraso en el desarrollo intelectual, trastornos en el comportamiento y/o en el habla), estos no son por lo general provocados por la epilepsia, sino que su origen se encuentra en el trastorno cerebral, que a la vez es la causa de las crisis epilépticas. No es extraño que existan trastornos reactivos en personas con epilepsia. La necesidad de superar la enfermedad, rechazos en la escuela, en el trabajo y en diversos grupos sociales, desventajas en el día a día (por ej. deporte, carné de conducir, solicitudes), además de los prejuicios de sus semejantes (por ej. desconocimiento de la epilepsia, equivocadamente entendida como una enfermedad mental-hereditaria) hacen que los pacientes tengan que sufrir a menudo cargas emocionales, que suelen ser en muchos casos peor que la propia enfermedad. Hay que tener muy en cuenta esta problemática en el seguimiento y tratamiento de los enfermos de epilepsia.

Epile psia /P ág in a 7

[Otro ejemplo de las modificaciones de la actividad eléctrica cerebral] Biografía: Esta información es sacada de Internet, de la wikipedia y más páginas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->