P. 1
La Falacia del Argumento ad Hominem

La Falacia del Argumento ad Hominem

|Views: 7.160|Likes:
Publicado pornihelmasell

More info:

Published by: nihelmasell on Sep 13, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/12/2013

pdf

text

original

El Argumento Ad Hominem

Introducción al Derecho

Índice
1. Conceptos Preliminares 2. Introducción 3. Concepto del Argumento Ad Hominem y Aclaración 4. Clasificación de los Argumentos Ad Hominem 5. Estructura Informal de la Falacia Ad Hominem 6. Ejemplos de Argumentos Ad Hominem empleados en el Derecho 7. Consideraciones Finales 8. Conclusión 9. Bibliografía Empleada 10. Agradecimientos

Página

2

El Argumento Ad Hominem

Introducción al Derecho

1. Conceptos Preliminares
Para aproximarse al tema de la monografía será necesario tener presentes varios conceptos: 1) La lógica, es entendida como el pensamiento vuelto sobre si. Como un conjunto de formas a priori, que no requieren experiencia alguna y por lo tanto congénitas en el hombre, anteriores y determinantes de lo que es, dentro de las cuales se halla presente la posibilidad de autoconocimiento de la existencia del mismo. 2) La lógica como ciencia que determina cuales de estas formas serán más útiles en el correcto razonar, inducidas del estudio del pensamiento humano. 3) Las falacias, llamadas también sofismas, entendidos como razonamientos inválidos, es decir, fuera de las formas determinadas por esta ciencia. Dentro de estos razonamientos tendrán el aspecto superficial de validos y se adecuaran a las formas predeterminadas por estas ciencias, pero no lo serán. 4) Las falacias no formales, caracterizadas ellas por su persuasión psicológica -en la parte emocional del sujeto-, más que por su invalidez lógica -parte racional-. 5) El argumento ad hominem, entendido como la mas utilizada de estas falacias, consistente en afirmar validez o invalidez de un argumento, basándose en el ataque a la persona que lo sostiene (ad personam), en vez de enfocarse en el argumento mismo que la persona sostiene (ad rem). En estos principios se basa este estudio.

2. Introducción
En este opúsculo tratare el problema del argumento ad hominem, su descripción, clasificación y aplicación actual en la dialéctica. Tratare de echar un hilo de luz sobre tantas formas de razonamiento inválidas, prejuiciosas, que en nuestro mundo abundan y conllevan a actitudes de intolerancia y prepotencia. Pensar es ser, decía Hegel, y si pensamos mejor, seremos también mejores nosotros. Espero que aporte algo al conocimiento de una falacia que tantas veces usamos sin darnos cuenta y que descubrí de casualidad hojeando un libro de lógica de Irving Copi. Como ellas existen muchas y son tantas y tan comunes que su estudio excedería el límite de este trabajo. Pero lo que busco realmente es hacer notar que la forma de nuestros razonamientos puede ser entendida por nuestra propia razón, no solo por los silogismos y las falacias aristotélicas, sino también a través falacias complejas y sutiles al mismo tiempo, que en cualquier lugar de nuestra sociedad suenan y resuenan. Que el hombre vuelva sobre su propio ser, que descubra sus propios errores, mejorándose cada día, ese debe ser el propósito final de todo estudio lógico. La mente del hombre transforma al mundo y allí la importancia de su estructura lógica y de su estudio. Este es mi humilde aporte.

3. Concepto del Argumento Ad Hominem y Aclaración
Según, la lógica tradicional, la verdad o falsedad de un argumento es totalmente independiente de la persona que lo dice. Luego, cuando se ataca a la persona que elabora la argumentación, dejando el argumento de lado, se comete la falacia del argumentum ad hominem. Pero el problema surge en la distinción entre sujeto (persona) y objeto (re), entre argumento y argumentante. Presuponiendo que el objeto (verdad argumental) es independiente de la persona y sus circunstancias, debería aceptarse esta falacia. Por lo tanto, si la verdad no esta determinada por la persona y existe fuera de ella, como algo aparte, la aceptación de esta falacia es posible. De lo contrario asumiendo que la persona y su argumentación constituyen un todo, y cada persona es entendida como un mundo con sus propias verdades, este argumento carecería de

Página

3

El Argumento Ad Hominem

Introducción al Derecho

sentido. Pero el tema de la relatividad de la verdad esta fuera del ámbito de estudio de este breve ensayo y por lo tanto solo tomare como dogma la Verdad Absoluta, Dios, no dependiente de sujeto o sujetos pensantes para su existencia.

4. Clasificación de los Argumentos Ad Hominem
Existen diversas y variadas clasificaciones de este tipo de argumento. Tratare la mas aceptada por la comunidad científica actualmente, dividida en tres tipos: argumentum ad hominem ofensivo, argumentum ad hominem circunstancial y argumentum ad hominem tu quoque. En el caso del argumentum ad hominem ofensivo se ataca directamente a la persona de la que se quiere rebatir el argumento. Es un ataque directo, insultante, agresivo a veces. Variedades de este argumento son: • Alusión a efectos éticos que el argumentante posee o se le atribuyen como suponer que la teoría moral de Rousseau es falsa porque abandonó a sus hijos en un orfelinato. Errar es humano, cualquiera puede cometer errores y la acción no presupone congruencia con el pensamiento en todos los casos. Alusión a enfermedad mental: incluso el personaje mas oscuro de una manicomio puede decir verdades, no debe de tomarse todo lo que el dice como falso, esto seria solo un prejuicio. Incluso podría estar allí por error de diagnostico medico, y nuestro prejuicio de que lo que dice es falso o irracional, carecería de sentido. Imputación de variaciones de opinión: considerar que es falsa la postura que sostuvo un diputado diez años atrás porque es contraria a la actual, carece de validez. El hombre puede equivocarse y contradecirse, el tiempo cambia a todo y a todos, y el peso de la supuesta relatividad ética no debe convertirse en prejuicio de falsedad o veracidad de los enunciados que este sostenga. Claro ejemplo de como el argumento ataca a la parte emocional de la audiencia, mas que a su raciocinio. Alusión a la edad: sostener verdad o falsedad de lo que se dice porque alguien es demasiado viejo, o demasiado joven. Esto es claramente un error, ha habido niños prodigio y personas que a muy alta edad conservaron su lucidez intacta. Otro prejuicio más al que nos lleva este sofisma.

El argumento ad hominem circunstancial versa sobre lo que rodea a la persona, mas que a la persona misma, las circunstancias en que ella se halla. Socialmente, política, militar, económica o religiosa. Ejemplo de este argumento son: • Alusión a relaciones sospechosas: el sujeto XX es intimo amigo del YY y por lo tanto como este ultimo no es una buena influencia, el será perjudicial para nuestro nuevo emprendimiento. Será un sujeto poco confiable como lo es su amigo. Alusión a ideología política, creencias religiosas o morales de una persona. Se ataca una proposición sin más razones que afirmar que una persona dice determinada cosa solo por ser socialista, liberal, católico o musulmán. Si bien las ideologías o dogmas religiosos llevan implícitas ciertas creencias irrenunciables, esto no alcanza para concluir que se vean absolutamente influenciados en todos y cada uno de sus pensamientos por estas doctrinas, ni que las doctrinas que sostienen falsedad por ser diferentes a las de uno. Referencia a la profesión u ocupación de una persona. Tampoco la formación profesional o el aprendizaje de un oficio presuponen validez para fundamentar el argumento a atacar. Un abogado, un plomero, un agricultor, pueden coincidir en muchas concepciones sobre la vida y el mundo y estas no están totalmente influenciadas por el lugar que la sociedad les dispuso ocupar.

Página

4

El Argumento Ad Hominem

Introducción al Derecho

El argumento ad hominem tu quoque, que considera al acusador, de la misma manera, teniendo los mismos defectos, de la persona a la que este ataca es una variante menos usada de este sofisma. En otras palabras tratando de desaprobar la referencia al carácter o a las circunstancias de la persona que este ataca, se desaprueba el carácter o las circunstancias del mismo adversario de debate. Un ejemplo claro en conversaciones de todos los días “Mi postura puede ser mala, pero la tuya es peor”. Si el tema de debate consiste en una acción puede adquirir la siguiente forma “Si yo admito que obro mal, admite tu que también la haces”. De esta manera volviendo la critica hacia el acusador, se configura esta falacia, cuyo error consiste en que aunque el acusador sea culpable de algo igual o peor que lo que el acusado, esto es irrelevante para la veracidad de la acusación original. Sin embargo es muy usada como una táctica de distracción en el debate, poniendo al acusador a la defensiva y olvidando la acusación inicial. También cabe mencionar como un argumento previo al ad hominem, que además siembra el campo para que este crezca: el vulgarmente llamado “poisoning the well” en ingles, “embarrar la cancha”, en castellano. Es un ataque preventivo, contra un oponente en el debate. Prepara el espacio para futuras falacias prejuiciosas, tentando a la audiencia a cometerlas. Ejemplos de este argumento, que puede ser igual que el ad hominem, ofensivo o circunstancial: • “Solo un ignorante estaría en desacuerdo con esta postura” (Ofensivo) • “Mi oponente posee determinada profesión y por lo tanto va a estar en desacuerdo con esta postura pues perjudica su negocio” (Circunstancial) Estas conjeturas futuras contra el adversario hacen que el mismo sea visto con malos ojos por la audiencia, leyendo con un pensamiento prejuicioso sus consideraciones posteriores.

5. Estructura Informal de la Falacia Ad Hominem
1) Los primeros dos tipos de ad hominem (ofensivo y circunstancial) mencionados anteriormente pueden ser sintetizados en el siguiente esquema NN sostiene el argumento X El carácter o las circunstancias de NN no son satisfactorios ------------------------------------------------------------------------------El argumento X es falso 2) Y el tu quoque de esta manera: NN sostiene argumento X contra OO OO posee el mismo carácter o circunstancias de NN El carácter o las circunstancias de NN no son satisfactorios --------------------------------------------------------------------------------------------------El argumento X es falso 3) El argumento previo al ad hominem, que prepara el campo, -poisoning the well-, puede ser sintetizado de la siguiente manera NN presupone argumento X contra Futuros oradores El carácter o las circunstancias de Futuros oradores no son satisfactorios --------------------------------------------------------------------------------------------------El argumento X es falso
Aclaración: El argumento X es un ad hominem, es falaz y por lo tanto las conclusiones derivadas de este serán necesariamente falaces.

6. Ejemplos de Argumentos Ad Hominem empleados en el Derecho

Página

5

El Argumento Ad Hominem

Introducción al Derecho

• •

Un fiscal le pide a un juez desestimar el testimonio de un asaltante, por que los testimonios de estos no serian confiables (Comete Falacia Ad hominem Circunstancial) La filosofía de Francis Bacon no puede ser admitida como sustento filosófico de una defensa, por haber sido el ingles removido de la cancillería por deshonestidad. (Comete Falacia Ad hominem Ofensiva) El juez NN le comenta al Juez ZZ, “eres demasiado flexible en tus fallos” y el juez ZZ le responde “Tu no me puedes decir eso a mi, escuche que la semana pasada había cientos de personas en la audiencia quejándose de la falta de dureza en tu veredicto” (Cometo Falacia de Argumentum Ad Hominem Tu Quoque) De un legislador a otro: “No puedo entender que tengamos que escuchar la propuesta del Gobernador NN de subir los impuestos, difícilmente sea una propuesta confiable, paso 20 años en el gobierno y nunca los subió” (Comete Falacia Poisoning The Well)

7. Consideraciones Finales
Cuando se examinan fuentes literarias o filosóficas, no esta mal averiguar el carácter o las circunstancias personales del autor en cuestión, para comprender mejor sus ideas. Algunas veces las consideraciones ad hominem puede ayudarnos a encontrar motivos o explicaciones para tales. Sin embargo estas consideraciones no pueden demostrar la falsedad o veracidad de sus ideas.

8. Conclusión
Bastaría escuchar cualquier conversación desde el más bajo nivel vulgar hasta el académico, para escuchar estas modalidades de falacias ad hominem una y otra vez. Es que realmente la gente no razona, no piensa correctamente, y por lo tanto su única manera de sostener la conversación es atacar al adversario con esta y otras falacias. La mera ignorancia no excusa, pues como se ha sostenido antes los principios lógicos están presentes en todos los seres humanos, y son anteriores a la experiencia, se nace con ellos, el hombre esta preconfigurado para pensar así ab initio. Es entonces la experiencia adquirida y la conveniencia utilitaria para manejarse en la sociedad la que deteriora estos principios. Este desconocimiento debe ser subsanado con el estudio de la lógica y el reconocimiento de los sofismas. Esto servirá para poco a poco construir una sociedad más inteligente, que piense mejor, que conozca sus derechos y obligaciones y que cumpla con sus deberes de ciudadanía.

Página

6

El Argumento Ad Hominem

Introducción al Derecho

9. Bibliografía Empleada
• • • • • • • • Copi, Irving M. , “Introducción a la Lógica”, Buenos Aires, Eudeba, 1994 Tale, Camilo, “Sofismas: clasificación y análisis de las falacias que suelen cometerse en las ciencias, en la política y en el discurso ordinario”, Córdoba: Ediciones del copista, 1996. Perelman, Chaime, “Tratado de la argumentación : la nueva retórica”, Madrid : Gredos, 1989 Mans Puigarnau, Jaime M. , “Lógica para Juristas”, Bosch, Casa Editorial – Urgel, Barcelona, 1969 Weston, Anthony, “Las claves de la argumentación”, Editorial Ariel, Barcelona “Logical Fallacies: The Fallacy Files”, http://www.fallacyfiles.org/ “Informal Logic”, http://plato.stanford.edu/entries/logic-informal/ Hegel’s Science of Logic, Translated: by A. V. Miller; Published: by George Allen & Unwin, 1969; Transcribed: by Andy Blunden, 1997.

10. Agradecimientos
Quiero agradecer especialmente a las personas que trabajan en el servicio de referencia bibliografica de la Biblioteca de la Universidad Católica Argentina, sin cuya colaboración este trabajo hubiera sido imposible de realizar.

Página

7

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->