Está en la página 1de 16
conceptual basica os cuadros del siglo XV: conceptos usados por el mejor critico ‘0 Landino, en su descripcién de , Andrea del Castagno y Fra Angelico. E {ine un equipamien del siglo XV para exar y ol de fa historia del arte constituyen un continuum, de modo que cada una de estas 1as ofrece elementos necesarios para una comprensién adecuada de la otra. BRXANDAUL MIGA@L., PiNtTU PAY Yio, CNDIANA EN PENECENTO, SOSTAVO GILT, RARCEONA, 2000 |. Condiciones del comercio 1, Introduccion Un cuadro del siglo XV es el depdsite de una relacion }@ un tado estaba un pintor que realizaba un cuadro, lo menos supervisaba su realizacién, Del otro lado habia habia pedido que lo hi lo y, una vez funei clales— que eran diferentes de las nuestvas @ in en las formas de fo que estas partes hhacian ju El hombre que pedia el cuadro. pagaba por él y fencontraba un uso para él podria set llamado el patrén, st no fuera porque éste es un término que trae ecos de otras y muy diferentes situaciones. Este socio es un agente activa, determinante y no neceseriamente benevolente en una tren saccién cuyo resultado es el cuadro: podemos llamarlo corrects: mente un cliente.’ La mejor pintura del sobre la base de un encargo, en la que el cl manufactura hecha de acuérdo con sus especificaciones, Los cuadros hechos sin pedide previo se limitaben 2 cosas tales igares Madonnas y arcas de casemi jas menos buscados en los periodos fi 6 interesan fueron hechos a ite y el artista llegaban comdnmente a un acuerdo legal en el que el segundo se comprometia entregar Jo que e! primero habia especificado con mayor o menor detalle. El cliente pagaba por el trabajo, entonces come ahora, ero entregaba sus fondos a la manera del siglo XV y esto odfa afectar a la naturaleza de los cuadros. Con relacién ala cuadro en depésito era entre otras cosas una relacién ial, y algunas de las practicas economicas de la época estén corporizadas muy concretamante en los cuadros. El dinero es muy importante en la historia del arte. Acta en pintura no séio en cuanto @ un cliente que desea gastar di bra, sino en cuanto a los detalles de cémo lo ent de pringipio pagar sus pintures por pie cuadrado —por los frescos en el Palazzo Schifanoia la tarifa de Borso era de lire bolofesas por pede cuadrado— conseguir, goneralmente una clase distinta de pintura que la de un hambre comercialmente més refinado como el comerciante florentino Giovanni de Bardi, que paga ai pintor por sus materiales y su tiempo, Las formas XV para la estimacién de costos, les de! siglo XV para los maestros y profundamente invelucrades gor igual en el estilo de los ‘cuadros tal como ahora fos vernos: fos cuadros son, entre otras cosas, fésiles de ia vida econémica ademés, los cuadros estaben previstos para el uso del cliente, Resuita bastante initil especular sobre los motivos de cada cliente el encargar cuadros: los motivos de cada hombre ‘estén mezclados y esa mezcla es un poco distinta en cada caso. Un activo empleador de pintores, el comerciante florentino Giovanni Ruceliay, hizo notar que tenia en su casa obras de Domenico Veneziano, Filippo Lippi, Verrocchio, Pollaiuolo, Andrea dol Castagno y Paolo Uccella —junto con una cantidad de orfebres y de escultores— «los mejores maestros que han exis durante mucho tiempo na s6lo en Florencia, sino en Italian. Es obvia su satisfaccion en poscer parsonalmente fo que ‘5 bueno, En otro lado, hablando ahora més sobre sus muchos gastos en construir y decorar iglesias y casas, Rucellai sugiere tres otros motivos: estas cosas le dan «la mayor satisfaccidn y el mayor placer porque sirven a la gloria de Dios, al honor de la ciudad y a la conmemoracién de mi mismo. En diversos grados, éstos deben haber sido poderasos motivos en muchos fencargos de pintura: un altar en una iglesia o un grupo de 16 Puce una plecer mayor que Este es un comei 1a para el placer y la virtud de gastar bien el dinero, un reconocidamente grande de hacer dinero. tasioso de lo que parece. perticularmente pera alguien que habia hecho dinero por medio de présta- io de la usura. en verdad), gastar dinero en cosas les como iglesias y obras de arte, era una nece- aria virtud y un placer, una retribucién prevista a la sociedad, algo que se situaba entre une donacién caritativa y el pago de impuestos o de contribuciones 2 la iglesia. Comparada con otras alternativas, cabe decirlo, yn cuadro tenia la ventaja de ser conspicuo y berato: las campanas, el pavimeiito de mar 3s colgantes de brocados y otras absequios para una eran mas caros. Finalmente, hay un sexto motivo que —an hombre cuyas descripciones de cosas y cuya histo ria como constructor no son las de una persona visualmente insensible-- no menciona. pero que se le puede atribuir: un factor de goce al mirar buenos cuadros; en otro contexte podria no haber sido timido para hablar de ello. El placer de la posesién, una piedad activa, una conciencia civica de una u otra clase, la autoconmemoracién y quizas fa autopublicidad, ta virtud y e! placer, necesarios para un hombre rico, de la reparacién, un gusto por los cuadros: de hecho, el cliente no necesitaba analizar mucho sus mativos porque generalmente trabalabe a través de formas instltucionales —el altar, !a capilla familiar rodeada de frescos, la Madonna en la alcoba, la culta decoracién de paredes en e! estudio— que implicitemente tacionalizaban sus motivos, habitualmente en formas helagadoras, y que asimismo se adelantaban 2 informar al pintor sobre lo que se necesitaba. Y de cual wario de un cuadro es mirarlo: era planeado para ser visto por el cliente y por gente que é estimaba, con vistas ® recibir estimulos agradables, memorables y hasta baneficiosos. Estos son puntos a los que este libro habré de volver. Por el momento, el punto general en el que debe i gue en el sigto a era todavia demasiado importante pintores, El comercio de cuadros istinto alo que es nuestra postura postromantica. ‘en la que Jos pintores pintan lo que creen mejor y después salen a buscar un comprador. Ahora compramos cuadros ya hechos: esto no se debe 2 que tengamos mas respeto por el talento individual del pintor del que podian tener personas camo Giovanni Ri sino a que vivimos en otra clase de sociedad comercial. Los esquemas dominantes en el negocio de cuadras tienden a parecerse a los que dominan en el do mercaderias mas sstancl postromantico es también post- ¥ casi todos nosotros compramos también muebles ya hechos, Sin embargo, ol siglo XV era una éooca de encargos y este libro trata de !a participacién del cliente en ese relaoién, 2. Los contratos y el control del cliente En 1457 Filippo Lippi pinto un triptico para Giovanni di Cosimo de Medici: se trataba de un obsequia pare Alfonso V de Népoles, una maniobra menor dentro de la dipto- macia de los Médici Filippo Lippi trabajaba en Florencia, Giovanni estaba & veces fuera de la cludad, y Filippo traté de mentenerse en contacto por medto de une carte: cxaadro, y me he He echo | esta eserupulosam tan cerca de su final que, como su armadura debers ‘como sus otros atuendos, he Ido a ver 2 Bar ria. con Francesco Cantansant ‘que usted quiere, y que yo deberia hacer Usted desea. ¥ mo rezong6, diciendo que yo le habia fe ‘Anora bien, Giovanni, yo soy aqui su sirvisnte, y lo seré cctoree florines, y le he est ‘que mis gastos llegarén a treinta y llegan a eso porque fl cuadro es rico en adornos. Le pido que arregle con Martelli para resentante en esta obra, y quo si yo necesito algo trabajo, yo puada arreglarlo can él ‘S| usted esté de acuerdo... en darme sesenta fiorines para incluir materiales, oro, dorado y pintura, con Bartolomeo actuando coma lo sugiero, yo, por mi parte, para causar a usted ‘menos Inconvenientes, ten hacia agosto 20, con Barto! ‘usted Informado, envio un dibujo sobre cémo Y para mantener iptico se hace de 18 madera, con su altura y su ancho. Por amistad con usted no qufero cobrar mas de los 100 florines de costo por esto: no pido més. Le pido {que me conteste, porque estoy ocioso aqut y quiera irme de Florencia cuando termine. Si he sido demasiado presumido en ascribirte, erdineme. Haré siempre lo que usted quiera en cualquier asunto, grande © pequeio, : Valete, 20 de Fra Filippo el pintor, de 1457 iorencia ____ Debajo de le carta Filippo Lippi agregaba un dibujo dei triptico tal como habia sido planeado (figura 1}. De izquierde # derecha, dibujé un San Bernardo, una Adoracién del Nifo y un San Miguel; el marco dat altar. punto sobre el que estaba solicitando expres eprobacidn, esté dibujado en forma més completa ta distincién entre lo «publica» y lo «privado» no se aplica muy bien a las funciones de la pintura del siglo XV. Los encargos de personas privadas tenien a menudo funciones publica, por lo general en sitios piblicos: un altar 0 un conjunto de frescos en Is capilla lateral de una iglesia no es algo privedo,