Está en la página 1de 2
tn Villa de Santa Maria de Caiete 0 u versario Fundac Los eattetanos somos tranguitos por naturaleca. Tanes asi que una y otra vez se nos tilda de indolentes, apAtices, conformistas, Y tal vez tengan racén. Es que nuestra tierra ‘nos da tanto quse como mitios mimades creemos que elta sota se defenderh, munca se 4 agetnrh, siempre nos preservark y proveerk. Por ese, nuestro caricter - para bien y para mal -, nos vuelve reacios al enfrentamiento cuerpo a cuerpo. No sabemos del golpe artero ni ta madragadorn patada. Porese, quiero gue sepas, munca quisimes este enfrentamiento. crin ahora, a cada paso, aun ganando, ‘aos tienta tirar La tontla y regresmr a ta pasividad de nuestra esquinn. u ’. www.canetehoy.blogspot.com 4532 An No me matentiendas. No quiere decir eso que no sepninos defendernos. Ainigo, nos enfrentarmos no por lo que somos. Porque al fin y al cabo ni nos conocinmes 4 nia teniamos porqué hacerlo, porque nada compartininas: ni historia, ni cultura, ni tradicion. se nos puso juntas a dos provincias antipedas porque a algiin "visionario” [funcionarioo politica se Le ocurrié que quienes radedbamos a Lima Metropolitana podinmas marchar juntas. Sin saber que para crear una identidnd regional no basta nA norina sing cimentar La imisina de manera natural, por sus propins gentes que comparten, intercambian, rifien pero siempre viendose cara A carn, conviviendo. Iinaginn ti cuhnto nos duele estar enfrentados también con nuestra hermann Chincha por tales razones. En fin, como verns nien tal dispute, ni con ta gue nos confronte, dimos In primera afrenta. Con ellos, porque el limite que nos separa siempre estuvo bien definido y asi de repente a sus politicos se Les ocurrié que no ern asi. 4 con ustedes, porque siendo Ln segunda provincia con mayor poblacién, al momento de crearse La provincia, 4 no teniendo por lo tanto ef derecho a ser sede regional Lo nceptainos sin reqniindientes. Pero dqué encendid el fuego? Como con Chincha, fue cutpa de tas © ww.canetehoy.blogspot.com® autoridades de turno. Dime ti éPuede un padre con? hijos, preferir a los 7 con quien convive y abandonar a Los otros dos m qusienes casi ni ve? EMientras aquellos commen en la mesn central a quienes pedines nwestra parte se nos niegnl JEra justo eso? Nos prometieron descentraticacién y dijimes yn. Une sub regién y dijimos si. EPere cudnde eto se cosmnplis? Fuimos presas del desastre hace dos afios Jy acaso entonces el progenitor acuio a nosotros recolectande un poco de cada vistage para darte ml cnido? No. De Lo que nos correspondin se nos oblige amal curar tas heridas. Bueno, parn ser sinceros, también tuvimes ta culpa: nuestras voces, agueltas que elegimos para representarnos, no entonaban como debian. Calabar, musrimurnban obmubilades pensande ser algiin din-el padre dispensador. Pero no tanto parn favorecer a Los de por ach sino mas bien por apetito personal. Vanes acabande. Auienes piensan ~ 4 hay hasta entre os nuestros — que esta Lucha se hizo para tener al padre +4 todas su corte cerca se equiveca. Fue una lucha de reivindicacién. De demostracién que siempre nos ampard In fuerza de La ley 4 La razin. Fue también una pelen de reafirmacion para demostrar gue no tenemos — con Yauyos — menos derecho que bos otros Thijos. Una advertencia para aguettos queen et _futuro miren con desdén a Caitete y a los catietanss. finalmente, avin cuando no fi caleutade, para conocer et verdadero rostro de Aisienes primero dijeron estar con nosotros y al final se-vendieron ante el primer plato de lentejas. Ani entender si quieren ustedes atta quedarse con su proge nitor, hign ale. Para males representantes tenemos bastante con Los nuestros. Podrin cambinrse de aqui en adelante las regtas de juego, y mantenerse el statu quo de mala manern, pero nadie nos va quitar este sentimiente que nos permitis nuevaimente m los caitetanes sentirnos con vida sabiende que rectamamos to justo. Suyo. ° un catietane.