Está en la página 1de 1

GANÁNDOLE A LA PIRAÑA

En este video se puede ver y aprender ocho principios para tener una empresa
exitosa, que sea efectiva, con visión y estrategia. Se deben tener en cuenta
varios factores: la innovación, tecnología y lo más importante el factor humano
para que sea una empresa efectiva.

Veremos ochos principios del éxito de una empresa:

1. Nuestros valores deben guiar nuestras acciones.


Nuestros valores deben ser mas importante que el oro y el dinero, nuestros
valores es lo mas importante como personas y la empresa esta interesada
en los valores que rigen nuestro comportamiento.
2. Querer es poder.
Se cuenta la historia de Tony, un hombre incapacitado de sus dos piernas y
así es un deportista que le da ejemplo a todas las personas, la incapacidad
es mental, nunca debemos de aceptar la derrota.
3.El valor de las personas es intrínseco.
Nosotros como seres humanos nunca perdemos nuestro valor, así como un
billete por mas sucio y pisoteado nunca va perder su valor.
4.Lo que quiera en la vida pídalo.
Hay que ser atrevidos y esforzados para ejecutar lo que se quiere, que no
queden en sueños.
5.El ejemplo propio es el factor que más influye a otras personas.
Mirarnos hacia adentro nos permite conocernos, el ejemplo de nosotros
hace que las personas nos sigan e imiten.
6.Las personas exitosas están dispuestas hacer cosas que las
personas no exitosas no están dispuesta hacer.
Nosotros como jóvenes visionarios debemos todos los días levantarnos con
animo de alcanzar y ejecutar ideas. Debemos ser personas que marquemos
la diferencia.
7.Trabajo en equipo.
El trabajo en equipo es como el cuerpo humano si algo nos duele se afecta
todo el cuerpo, la empresa somos todos no debe haber individualismo, las
personas que no trabajan en equipo son las personas con problemas
mentales por eso dice el dicho cada loco con su tema.
8. El factor x.
Que competentes somos como empresa, cuando no se puede ganar quedar
con la satisfacción de que dimos lo mejor de nosotros. El factor x afecta lo
bueno y lo malo pero nunca debemos darnos por vencidos.
No solo hay que ser soñadores sino plasmar y ejecutar nuestras ideas y
proyectos sin olvidar que lo más importante es el talento humano y los
valores para constituir la empresa.