Está en la página 1de 7

 nacioMesskirch, 26 de septiembre de

1889 y murió en Friburgo de Brisgovia 26


de mayo de 1976; fue un filósofo alemán.
Estudió teología católica y luego filosofía
en la Universidad de Friburgo de
Brisgovia, donde fue discípulo de Husserl,
el fundador de la fenomenología.
Comenzó su actividad docente en Friburgo
en 1915, para luego enseñar durante un
período (1923–1928) en Marburgo.
 Es una de la figuras protagónicas de la filosofía
contemporánea: influyó en toda la filosofía del
existencialismo del siglo XX, fue uno de los
primeros pensadores en apuntar hacia la
«destrucción de la metafísica» (movimiento que
sigue siendo repetido), en «quebrar las
estructuras del pensamiento erigidas por la
Metafísica (que domina al hombre occidental)»,
que planteó que «el problema de la filosofía no
es la verdad sino el lenguaje», con lo que hizo
un aporte decisivo al denominado giro
lingüístico, problema que ha revolucionado la
filosofía.
 Heidegger se plantea la pregunta por el ser
como algo constitutivo y fundamental de
todo quehacer filosófico, al mismo tiempo
que denuncia el olvido de esta cuestión por
parte de los mismos filósofos griegos que
iniciaron una investigación rigurosa sobre el
ser.
 Heidegger intenta establecer una ontología
distinta, una superación de la metafísica
tradicional "olvidadiza" de la cuestión del ser,
mediante una analítica existencial: es el
hombre el que se pregunta por el sentido del ser
(Dasein, ser-ahí) y, por lo tanto, todo estudio de
esta cuestión requiere un examen previo de lo
que es el hombre, entendido no de manera
genérica, sino como aquello que abre la visión
del ser y a través del cual se deja oír su voz.
 Ser y tiempo (1927).
 La esencia de la verdad
 Estudios sobre mística medieval
 Introducción a la fenomenología de la religión
 La proposición del fundamento
 Correspondencia 1926-1969 y otros documentos
de los legados
 Camino de campo
 De camino al habla
 Parménides
 pese a ser una obra que quedó incompleta,
Heidegger plantea ideas centrales de todo su
pensamiento. En ella, el autor parte del
supuesto de que la tarea de la filosofía consiste
en determinar plena y completamente el
sentido del ser, no de los entes, entendiendo
por «ser», en general, aquello que instala y
mantiene a los entes concretos en su entidad.
El hombre es el ente abierto al
ser, pues sólo a él «le va» su propio ser, es
decir, mantiene una explícita relación de co-
pertenencia con él ( En la comprensión
heideggeriana).