Está en la página 1de 92

LOS NIÑ0S

Consejo Editorial

Presidente del Consejo de Ciencia y Tecnología de Nuevo León Ingeniero Juan Antonio González Aréchiga N. L. Gob. Licenciado Omar Cervantes Rodríguez Director del Programa Ciudad Internacional del Conocimiento Ingeniero Jaime Parada Ávila CAINTRA Ingeniero Xavier Lozano Martínez ITESM M. C. Silvia Patricia Mora Castro UANL Doctor Mario César Salinas Carmona

Doctora Diana Reséndez Pérez Doctor Alan Castillo Rodríguez Ingeniero Jorge Mercado Salas

Directorio

Director General Doctor Luis Eugenio Todd Subdirector Licenciado Juan Roberto Zavala Director Editorial Félix Ramos Gamiño Educación Profesor Ismael Vidales Delgado Ciencias Básicas y del Ambiente Doctor Juan Lauro Aguirre Desarrollo Urbano y Social Ingeniero Gabriel Todd Ciencias Médicas Doctor David Gómez Almaguer Ciencias Políticas y / o de Administración Pública Contador Público José Cárdenas Cavazos Ciencias de la Comunicación Doctora Patricia Liliana Cerda Pérez

Editorial

3

EN ESPERA DE:

nuevos vientos de apoyo a la ciencia nacional

Los Niños

4

En nuestros hijos alcanzamos la inmortalidad Ingeniera Claudia Ordaz

6

Cómo crear un Mozart Maestro Rodrigo Soto

9

Diferencias de la fisiología del niño Doctor Jorge Valenzuela Rendón

11

Crecimiento y desarrollo: visión pediátrica Doctora Josephine Ruiz-Healy

15

Variaciones neurológicas del niño nacido prematuro Doctora Adriana Cantú

18

Una mirada a la nefrología pediátrica Doctor Rodolfo Gordillo de Anda

20

La importancia de la lactancia materna en el desarrollo del niño Doctor Pedro Cantú Gámez

24

Cómo se desarrolla la memoria en los niños Doctor Ernesto O. López Ramírez

27

El desarrollo del lenguaje Doctora Alba Fernández Arciniega

31

La diabetes infantil Doctora Natalia Eloísa de la Garza

35

La obesidad infantil, problema mundial de salud pública Doctor Arturo Magallanes Araujo

38

Anorexia nervosa infantil Doctor Miguel Valdés

40

Valoración genética en el niño con retraso del desarrollo o retardo mental Doctora Beatriz de la Fuente

45

El cuidado del niño con síndrome de Down, una actitud especial para esa vida Doctora Teresa de Jesús Aguilasocho Montoya de Guerra

vida Doctora Teresa de Jesús Aguilasocho Montoya de Guerra CONTENIDO A través de los genes que

CONTENIDO

Teresa de Jesús Aguilasocho Montoya de Guerra CONTENIDO A través de los genes que se transmiten

A través de los genes que se

transmiten de generación en generación, el ser humano

alcanza la inmortalidad, dice la ingeniera Claudia Ordaz, página 4; el maestro Rodrigo Soto sostiene que todos los seres humanos tenemos capacidades similares, y teóricamente todos podríamos ser genios en los diferentes campos de la actividad, página 6;

el doctor Jorge Valenzuela

Rendón describe la forma en que evoluciona el sistema fisiológico, hasta alcanzar su madurez en la edad adulta, página 9.

hasta alcanzar su madurez en la edad adulta, página 9 . La doctora Josephine Ruiz- Healy

La doctora Josephine Ruiz-

Healy nos ofrece una visión pediátrica del crecimiento y desarrollo, página 11; en tanto que la doctora Adriana Cantú describe las

variaciones neurológicas que

se registran en el niño nacido

de manera prematura, página 15, y el doctor Rodolfo Gordillo de Anda arroja una mirada crítica sobre la

nefrología pediátrica, página

18.

LOS NIÑOS

Directorio

La Ciencia es Cultura Licenciado Jorge Pedraza Ingeniera Claudia Ordaz Educación Física y Deporte Doctor Óscar Salas Fraire Las Universidades y la Ciencia Doctor Mario César Salinas Carmona Redacción Licenciada Alma Trejo Licenciado Carlos Joloy Diseño Víctor Eduardo Armendáriz Lindsay Jiménez Espinosa Arte Gráfico Arquitecto Rafael Adame Doria Circulación y Administración Profesor Oliverio Anaya Rodríguez

La revista CIENCIA CONOCIMIENTO TECNOLOGÍA es una publicación del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos de Nuevo León (CECYTENL), con la colaboración de la Coordinación de Ciencia y Tecnología del Estado de Nuevo León (COCYTENL).

Teléfonos en la redacción: 8346 7351 y 8346 7499

info@conocimientoenlinea.com

Registro solicitado previamente con el nombre de CONOCIMIENTO

Las opiniones expresadas en los artículos son responsabilidad exclusiva de sus autores.

Los Niños

48

La farmacología en el niño Doctor Alfredo Piñeyro

50

Períodos del desarrollo psicológico del niño Maestra Patricia Ileana Elizondo Puente

52

El trabajo del niño es el juego, y juega para autodesarrollarse Licenciada María Eugenia Doria

57

Orfandad y resiliencia: Síndrome de aceptación Maestra Bertha Rosa Maycotte Salinas

59

Secuelas en el desarrollo por la violencia ejercida contra niños y niñas Licenciada Alicia Leal Puerta

62

El significado de ser padres Licenciada Silvia Laura Camarillo

64

La formación de los niños, responsabilidad familiar y social Doctora Patricia Liliana Cerda Pérez

66

Responsabilidad jurídica de los padres en la formación de los hijos Licenciada Alicia Ibarra Tamez

69

Impulsa el DIF el fortalecimiento de valores en niños y adolescentes Licenciada Verónica Soto González

72

¿Qué onda con la educación de los niños? Profesor Ismael Vidales Delgado

74

Participan 300 alumnos del CECYTENL en el Festival de la Cultura y las Artes

75

La manera

Keith Raniere

80

Cierra actividades el programa Ciencia en Familia

82

Celebra 40 años de servicio el Centro de Especialidades Médicas

84

Brinda la Sinfónica Juvenil un Mexicanísimo Concierto

85

Rinden Homenaje en el Aula Magna a Lucila Sabella

86

Cultura y Ciencia

88

Reconocimiento

Portada

86 Cultura y Ciencia 88 Reconocimiento Portada CONTENIDO La lactancia materna reviste trascendental
86 Cultura y Ciencia 88 Reconocimiento Portada CONTENIDO La lactancia materna reviste trascendental

CONTENIDO

Cultura y Ciencia 88 Reconocimiento Portada CONTENIDO La lactancia materna reviste trascendental importancia en el

La lactancia materna reviste trascendental importancia en el desarrollo de los niños, y sus efectos se reflejan incluso hasta la edad adulta, sostiene el doctor Pedro Cantú Gámez, página 20; a su vez, el doctor Ernesto O. López Ramírez analiza la forma en que se desarrolla la memoria en los niños, página 24, y la doctora Alba Fernández Arciniega considera por su parte el desarrollo del lenguaje, página 27.

por su parte el desarrollo del lenguaje, página 27 . Diversas enfermedades pueden afectar a los

Diversas enfermedades pueden afectar a los niños desde los primeros años, como son los casos de la diabetes infantil, tema que aborda la doctora Natalia Eloísa de la Garza, página 31; el doctor Arturo Magallanes Araujo estima que la obesidad infantil reviste caracteres de problema mundial de salud pública, página 35, y el doctor Miguel Valdés expone, por su parte, las características y consecuencias de la diabetes nervosa infantil, página 38.

LOS NIÑOS

EDITORIAL

Difícil definición:

?

Qué es un niño?

D efinir la palabra niño no es fácil, porque el producto de nuestra inmortalidad genética trascendente que el niño representa, se com-

porta en forma distinta al nacer; en los primeros dos años de vida; varía mucho a los seis años de edad, y es totalmente complejo durante la adolescencia, tanto en su fisiología, como en su psicología social y en su desarrollo educativo integral. El niño nace desnudo y libre, y la sociedad lo viste, reprime su libertad perma- nentemente y lo lanza a un choque cultural, como sa- biamente lo señaló Rousseau. Con toda esa parafernalia, el niño se desarrolla a pesar de todo y de todos, y en su esencia primaria lu- cha siempre inconscientemente por convertirse en un adulto libre. Así se topa con las reglas sociales, con una imposición educativa masificada, una religión frecuen- temente represiva, y no sólo amorosa como debe ser, y leyes y normas que permanentemente le dicen qué es lo que no debe hacer, ofreciéndole siempre un castigo como amenaza permanente que se cierne sobre su ca- beza en forma de un diablo metafísico, o de un infierno carcelario que el derecho penal preconiza. Contra todo eso lucha el niño, y sobrevive, heredan- do lo malo y lo bueno de sus padres, y frecuentemente más lo primero que lo segundo. Sin embargo, desde el punto de vista fisiológico, el recién nacido es un ente bio- lógico con una gran composición hídrica, que lo hace susceptible a la deshidratación, y con anticuerpos here- dados de su madre, más éstos si existe lactancia mater- na; también sus respuestas inmunes y farmacológicas son diferentes y su peor enemigo son las infecciones y las enfermedades hereditarias. En los primeros dos años de vida, el niño aprende visual y auditivamente, y con los órganos de la sensi- bilidad corpórea aprende a admirar el color, formas, objetos, sonidos, que ocuparán el 80 por ciento de su aprendizaje futuro; de ahí la importancia de la edu- cación de la primera edad; posteriormente, empieza a adquirir adaptación reflexológica y de movimiento con desarrollo de la masa muscular, y condicionamientos al estrés que representa el mundo exterior; su capacidad de aprendizaje empieza a individualizarse, a pesar de que el sistema educativo tiende a masificarlo como un

ente de un universo homogéneo, cuando la verdad es que cada niño es totalmente diferente y único. En su ya arduo peregrinar, se aparece la compleja musa de la adolescencia, en la que el niño adolece de muchas cosas y aparte siente una enorme confusión biológica por la explosiva liberación hormonal que va condicionando y definiendo su sexo, no sólo desde el punto de vista de capacidad erótica de atracción, sino en su evolución cerebral y en su forma corpórea. Al fi- nal de toda esta evolución, se hace adulto, y todos sus problemas se los hereda a la siguiente generación. Las opiniones críticas aquí descritas pueden asus- tar, pero la verdad es que todo se compensa con el ico- no amoroso que el niño representa, pues el amor más perfecto es el que los padres les tenemos a los hijos, ya que, siendo sus genes los de nosotros, al amarlos, nos amamos a nosotros mismos. También ser niño representa una oportunidad per- manente de ser feliz, pues su mirada cristalina y traslú- cida rompe con todos los problemas de la comunicación interhumana. Por eso no hay que olvidar lo que el gran maestro dijo en la montaña: “Dejad que los niños se acerquen a mí”, lo que yo interpreto como: “sólo el que piense y actúe como niño, podrá algún día ver a Dios”. De todo esto y otras cosas trata esta edición.

Pienso, luego existo

DESCARTES

Pienso, luego existo DESCARTES 1596 a 1650 Un niño es una sonrisa en el mar de

1596 a 1650

Un niño es una sonrisa en el mar de contradicciones que le legaron sus padres.

4 LOS NIÑOS
4
LOS NIÑOS

Ingeniera Claudia Ordaz Catedrática del Departamento de Comunicación / ITESM cordaz@itesm. com.mx

Por la herencia genética

En nuestros hijos alcanzamos la inmortalidad

Claudia Ordaz

S omos talleres de vidas; somos libros con historias;

somos pasado y presente, memoria para siempre,

eternidad. Y es que somos seres humanos, a quienes

nos fue dado el regalo de la fertilidad y, con ello, los hi- jos. Con nuestros hijos completamos capítulos, somos presente, somos perennidad. Con nuestros hijos, nuestra vida no será nunca la misma, ni seremos los mismos; con ellos, nuestra vida cobra sentido, se magnifica nuestra exis- tencia.

CONOCIMIENTO

Con los hijos trascendemos: serán, sin pretenderlo, una repetición de nosotros mismos, con breves o ligeras modificaciones. Pueden heredar de nosotros el color de

los ojos, la estatura, la forma de la nariz, y hasta nuestro modo de mirar o sonreír. Quizás hereden nuestro carácter

o socialicen de manera muy parecida a la nuestra.

Al tener hijos, les heredamos mucho más que simples fisonomías: rasgos emocionales. Es decir; si tendemos a

la tristeza, es muy probable que alguno de nuestros hijos tienda a ponerse triste con mayor frecuencia. Nuestros hijos son nuestro espejo, no tanto porque se parezcan

a nosotros físicamente o repitan nuestras emociones in-

conscientemente, sino que imitan nuestras actitudes que aprenden en casa, que es, de hecho, su primer microcos- mos; el primer medio en que se desenvuelven y crecen.

NUESTRO ESPEJO GENÉTICO Nuestros hijos constituyen nuestro espejo genético. Con los genes transmitimos la información de nosotros y de nuestros antepasados. Un gen es la unidad física, funcio- nal y fundamental de la herencia. Los genes están conteni- dos en cromosomas que son cadenas superenrolladas de ADN (ácido desoxirribonucleico) y proteínas.

El ADN es la molécula que posee el código de la in- formación genética. Es una molécula con una doble hebra que se mantiene unida por ensambles lábiles entre pares de bases de nucleótidos. Los nucleótidos contienen las bases adenina, guanina, citosina y timina. El ADN, además, porta la información necesaria para los caracteres, mien- tras que las proteínas (histonas y protaminas) proporcio- nan la energía para el correcto funcionamiento del cro- mosoma.

que las proteínas ( histonas y protaminas) proporcio- nan la energía para el correcto funcionamiento del

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

5

CONOCIMIENTO LOS NIÑOS 5 La transmisión de los genes se lleva a cabo por la meiosis,

La transmisión de los genes se lleva a cabo por la meiosis, que es una doble división celular. Los genes pueden aparecer en versiones diferentes, con variaciones pequeñas en su secuencia, denominadas alelos. Los alelos pueden ser dominantes o recesivos.

Cuando una sola copia del alelo hace que se manifieste

el rasgo fenotípico, el alelo es dominante. Cuando son pre-

cisas dos copias del alelo -una en cada cromosoma del par-

el

alelo es recesivo. La secuencia determina el fenotipo o

la

apariencia física de nuestros hijos. (1)

ESTUDIO DE MEDICAL CARE Los genes que heredamos de nuestros progenitores no sólo determinan nuestros caracteres físicos, sino también otros elementos tan sutiles de nuestra identidad como nuestra forma de sentir, nuestro carácter y nuestra per- cepción acerca de nuestro estado de salud, según un estu- dio del que informa la revista Medical Care.

El estudio fue realizado por la Saint Louis University

School of Public Health de Estados Unidos, a un total de dos mil 928 gemelos y mellizos varones de mediana edad

y de clase media. Se les preguntó acerca de su caracte-

rísticas y limitaciones físicas, sus dolores, su estado general de salud y su vitalidad, pero también acerca de sus habilidades sociales, sus limitaciones emocionales y su salud mental.

COMPLEJA CONSTITUCIÓN Los resultados de sus investigaciones indicaron que hay una compleja constitución genética, y por lo tanto heredi- taria, que condiciona la manera en que vivimos nuestros estados de salud, tanto mental como física.

Los datos señalaron que los genes influyen entre un 17

y un 33 por ciento en el desarrollo y permanencia de las

características personales sobre las que se cuestionó a los participantes. Por el contrario, los factores medioambien- tales afectan sólo entre un cero y un 12 por ciento. Para realizar un segundo estudio, se recopilaron los datos de ocho mil 387 gemelos de Holanda, que habían sido regu- larmente encuestados desde 1991.

Herencia Biológica

La herencia biológica es el fenómeno que nos permite explicar la transmisión de la mayoría de las características de los seres vivos (orgánicas y fisiológicas). En el reino animal el comportamiento constituye una manifestación de la dotación genética de cada individuo; las diferencias entre unas especies y otras en el campo de la “dotación genética-comportamiento” son abismales.

La conducta esta muy unida al sistema nervioso central de tal manera que hay una relación muy estrecha entre la complejidad de uno y otro; las especies superiores cuentan con sistemas nerviosos mas complejos que las especies inferiores, pero aun siendo el sistema nervioso un ente orgánico heredado determinado en sus características por la herencia biológica, una mayor complejidad cerebral no supone mas cantidad de comportamientos heredados. Hay dos ejemplos de comportamientos complejos: la abeja y la hormiga. Las conductas de los individuos en estos casos dan lugar incluso a organizaciones sociales muy estructuradas. Se le llama “inteligencia” animal pues se comportan así desde el primer instante de su nacimiento.

Mucho mas complejo y diferente es el hombre ya que cuando nace su torpeza es infinita, sabe hacer muy pocas cosas y cuenta con tan escasos comportamientos heredados que durante mucho tiempo necesita ayuda y protección incluso para sobrevivir. Sin embargo su sistema nervioso central es mucho mas complejo que el de la hormiga o la abeja, lo que significa que el ser humano cuenta con un cerebro muy desarrollado que a lo largo de los años va adquiriendo comportamientos. Son los aprendizajes, los que hacen distintas a las especies (e incluso a los individuos).

Los resultados del estudio apuntaron a que las actitudes sociales también resultan hereditarias. Se ha demostrado que un entorno apropiado propicia que las personas desarrollen un estado anímico feliz, pero también que el impacto de la herencia es fuerte. (2)

Herencia biológica o anímica, somos atemporales, porque trascendemos en nuestros hijos, ya sea que dejemos una huella indeleble en sus vidas, o cuando al mirar su reflejo en el espejo vean nuestros ojos, o nuestra sonrisa. Nuestros hijos, una bellísima prolon- gación nuestra; con ellos extendemos nuestra vida más allá de nuestra mera existencia. Y esta aspiración de trascendencia se concreta no sólo como derecho, sino como obligación para una vida más plena e in- finita.

REFERENCIAS

(1) http://es.wikipedia.org/

(2) http://www.tendencias21.net/

6 LOS NIÑOS
6
LOS NIÑOS
6 LOS NIÑOS Maestro Rodrigo Soto Consultor / Economía de las Ideas rsotomoreno@ yahoo.com Rienda suelta

Maestro Rodrigo Soto Consultor / Economía de las Ideas rsotomoreno@ yahoo.com

Rienda suelta a la inteligencia

?

Cómo crear un Mozart?

Rodrigo Soto

J essica abrió los ojos y empezó a examinar todo lo que tenía a su alrededor. Realmente no recordaba mucho; simplemente, que estaba dormida, tranquila y rela-

jada; no sentía prisa alguna ni desesperación; todo parecía estar suspendido en el tiempo y en el espacio. Pero ahora vivía un universo de sensaciones. Todo era nuevo para ella, y sentía una necesidad incontrolable por saber qué era todo lo que veía y percibía. Estaba experi- mentando su primer contacto con la vida fuera del útero materno. Desde el día en que aspiramos nuestra primera boca- nada de oxígeno y vamos reconociendo todo a nuestro al-

rededor, se nos da uno de los activos más valiosos que tenemos como especie: la capacidad de experimentar. Esa misma que está íntimamente ligada al aprendizaje humano y que debe ser usada en la crianza de cualquier persona. La experimentación es la misma capacidad que, de forma extrasomática, dejamos plasmada para que nuevas

CONOCIMIENTO

generaciones aprendan del pasado y puedan mejorar su

futuro en el planeta. Somos un producto de la naturaleza

y de miles de millones del continuo paso de la evolución,

creados con características similares.

STUART MILL Es por ello que estoy convencido de que en circunstan-

cias habituales, teniendo en consideración cerebros sanos

y condiciones normales de salud, un alto porcentaje de

individuos son capaces de ser criados para convertirse en un Stuart Mill, que a los tres años de edad ya dominaba el

griego, y leía las fábulas de Esopo en su idioma original; que a los ocho años aprendió latín, el cual enseñó a sus hermanos, y también aprendió la geometría euclidiana y

el álgebra.

Durante el crecimiento del ser humano, el cerebro va desarrollando sus circunvoluciones, y termina de ha- cerlo al llegar aproximadamente a los 20 años. Como nos lo explica el premio Nobel Gerald Edelman, durante la in- fancia, las neuronas van proliferando y formando conexio- nes entre axones y dendritas, y el cerebro se va quedando con aquellas conexiones que le son de utilidad, en tanto que desecha o simplemente no usa aquéllas que no le son

útiles, todo ello en sincronía con el medio ambiente.

“DARWINISMO NEURONAL” En todo este desarrollo, se sigue un proceso de selección natural, al que Edelman llama “Darwinismo Neuronal”, dentro del cual, Edelman trabaja con una teoría llamada “Selección Grupal Neuronal”, que se sustenta en tres ejes:

a)Durante el desarrollo de la expresión genética, toda la conectividad anatómica en el cerebro ocurre de manera selectiva, de acuerdo a cada conexión química. b)Realizada anatómicamente la diversidad estruc- tural, se inicia un segundo proceso selectivo en la etapa posnatal, en relación a la fuerza con que las conexiones sinápticas se enlazan en los diferentes grupos neuro- nales. c)La consistencia “espacio – temporal” entre los gru- pos neuronales está directamente relacionada con la continuidad de nuestras experiencias con el medio en que nos desenvolvemos.

PLASTICIDAD CEREBRAL En conclusión, lo que quie- re decir Edelman es que en nuestro cerebro ocurre la plasticidad cerebral; que, conforme vamos creciendo, las conexiones neuronales más fuertes y más útiles son las que se que van que- dando, y se eliminan las que no nos proporcionan una ventaja comparativa como individuo, aunado a las experiencias que tenemos con el contacto del medio ambiente. Claro que no sólo el medio ambiente influye en el des- arrollo de la inteligencia de la persona; diversos estudios del doctor Terrier Moffitt y su colega Avshalom Caspi,

des- arrollo de la inteligencia de la persona; diversos estudios del doctor Terrier Moffitt y su

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

7

CONOCIMIENTO LOS NIÑOS 7 del King´s College, en Londres, han demostrado que los niños alimentados con

del King´s College, en Londres, han demostrado que los niños alimentados con leche materna son más inteligen- tes, en un promedio de 6 puntos en el IQ, sobre aquellos niños que no fueron alimentados con leche materna. Esto se desprende del artículo “The nature of nurture”, donde se liga esta situación al gen FADS2, que regula los ácidos grasos no saturados, importantes para el creci- miento de las células nerviosas, y que están presentes en la leche materna humana.

DIFERENCIAS CEREBRALES Todavía en relación con la influencia del medio ambiente,

y en la consideración de que no todo está escrito dentro de

la herencia genética, es correcto señalar que existen ciertas diferencias en los cerebros de las mujeres y los hombres; incluso, la conclusión tradicional es que los hombres son mejores para los números y las mujeres para la lectura. Sin embargo Luigi Guiso y sus colegas, del Instituto en Florencia de la Universidad Europea, muestran que la cultura y el medio ambiente de cada individuo tienen un rol preponderante en estas diferencias. Por ejemplo, en su artículo publicado en The Econo- mist titulado “Education and Sex”, se muestra que la dife-

rencia antes citada se desvanece entre niños y niñas cria- dos en países donde el nivel cultural permite la igualdad

sexual; es decir, en lugares donde la mujer recibe crianza

y oportunidades similares a las de los hombres, se esfuma

la cualidad del hombre de sobrepasar a la mujer en los números o las matemáticas.

Pero esto no termina ahí. En países donde la mujer y el hombre son criados como iguales, la diferencia de me- jor capacidad para la lectura, que las mujeres tienen so- bre el hombre, no sólo se mantuvo, sino que aumentó. Algo que debemos remarcar es lo que concluye este artículo del Economist, pues dice que las niñas han gana- do superioridad en relación con los niños, al tratarlos de igual forma y en sociedades con iguales oportunidades. Sin embargo, esto es algo que no se ha tomado en consi- deración.

EL ESFUERZO, COMO FUNDAMENTO En apoyo a esto, Carol S. Dweck, en su artículo de Scien- tific American, de noviembre de 2007, titulado “The Secret to Raising Smart Kids”, comenta que las investigaciones sostienen que al criar un niño o una niña, el enfocarse en el esfuerzo da mejores resultados que centrarse simple- mente en su inteligencia o sus habilidades. Ciertamente, todos somos únicos e irrepetibles, pero es precisamente la plasticidad cerebral y el Darwinismo Neuronal de Edelman lo que modela nuestra capacidad de absorber información e interpretarla de manera creativa para re- solver un problema. Para Dweck son dos las formas en que niños y niñas adoptan el aprendizaje: están aquéllos que piensan que su inteligencia es limitada, y que cuando en- cuentran un problema que no pueden resolver, es porque no pueden dar más; por otro lado, hay niños y niñas que piensan que la inteligencia es moldeable; es decir, que e- llos pueden incrementar sus capacidades y habilidades.

MÁQUINA DE APRENDIZAJE Carol S. Dweck menciona que tanto padres como maestros deben enseñar a sus hijos y alumnos, respectivamente, que el cerebro es una máquina de aprendizaje. La crianza de los hijos por los padres y su educación por los maestros deben centrarse en crear las opciones sociales y de apren- dizaje necesarias para sacar lo mejor de cada individuo.

deben centrarse en crear las opciones sociales y de apren- dizaje necesarias para sacar lo mejor

8

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

8 L O S N I Ñ O S CONOCIMIENTO REFERENCIAS Education and Sex, Vital Statistics

REFERENCIAS

Education and Sex, Vital Statistics, The Economist, 31 de mayo de 2008. Human Reproduction, Sugar and Spice, The Economist, 28 de abril de 2008. Intelligence and Genetics, The Nature of Nurture, The Economist, 8 de noviembre de 2007. The Secret of Raising Smart Kids, Scientific American, noviembre de 2007. Darwinismo Neuronal, http://en.wikipedia.org/wiki/Neural_Darwinism

Por ejemplo, un examen es solamente una fotografía en el tiempo y en el espacio, pero no debe encasillar al alumno a que si en ese momento no obtuvo el resultado marcado por la “sociedad”, deba repetir el año o ser visto con menor inteligencia que sus compañeros. Cada uno de nosotros es el resultado de un código genético que nuestros padres implantaron, sumado con cada una de las experiencias que vamos absorbiendo de la vida. Desde que nacemos, cada contacto con la vida, con el mundo, con nuestros semejantes y con todos los seres vivos se va registrando en nuestro cerebro, y son las experiencias más útiles las que guardamos para aumentar nuestra supervivencia.

RETO AL CONOCIMIENTO En nuestra educación y crianza de un Mozart, es trascen- dental que logremos que el individuo se cuestione el conocimiento, pues es una de las bases del aprendizaje, así como que se rete a ese conocimiento a probar su ver- dad. Retar el conocimiento y probarlo es la única forma de abrazarlo y hacerlo nuestro. La psicóloga de la Universidad de Harvard, Elizabeth Spelke, en su artículo de “Big Answers from Little People” nos habla de su teoría: “inteligencia central”. Esto significa que todos los seres humanos nacemos con los mismos activos y habilidades básicas cognitivas, y con éstas to- mamos conciencia y absorbemos información del mundo alrededor.

Cuando comenzamos la educación y/o crianza de un ser humano, lo más maravilloso es que ese individuo pue- de ser el siguiente Einstein, Bacon, Newton, Bohr, Darwin, Kepler, Freud, Faraday, Maxwell, entre otros. Todo de- pende de la salud mental y el correcto desarrollo de sus conexiones neuronales, pero, sobre todo, de la influencia que los padres y maestros ejerzan sobre la persona y el libre albedrío que se le delegue para que ese sujeto en cuestión elija su camino.

Creo que muchas veces vivimos nuestra educación y crianza de manera similar a lo que le dice John Milton a Kevin Lomax, en la película El Abogado del Diablo… “mira, pero no toques; toca, pero no pruebes; prueba, pero no te atragantes”. Ciertamente, muchas veces tenemos que mirar, tocar, probar y hasta atragantarnos en el proceso de completar nuestra educación y crianza.

Una sociedad del futuro será aquélla en que los pa- dres implanten su código genético en los hijos, con lo mejor de ellos, dejándoles la libertad necesaria para no reprimirlos, ni pasarles sus miedos; alentándolos al éxito y dándoles todo el amor posible; en que los maes- tros aplauden el esfuerzo y no castiguen la falla; en que los exámenes sean sólo una representación de tiempo y espacio del aprendizaje, pero no un marcador confiable para catalogar la inteligencia; y en que a la vez se detecte la mejor habilidad y capacidad del niño o niña y se le cul- tive, así como que se ofrezcan las mismas oportunidades a hombres y mujeres en beneficio de la misma sociedad.

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

9

CONOCIMIENTO LOS NIÑOS 9 Diferencias de la fisiología del niño Jorge Valenzuela-Rendón E l ser humano

Diferencias de la fisiología del niño

Jorge Valenzuela-Rendón

E l ser humano nace con sistemas fisiológicos relati- vamente débiles, que van evolucionando durante la vida, hasta alcanzar su mayor fortaleza en el estado

adulto. Esto puede ser cuantificado usando la ganancia de un sistema de retroalimentación. A mayor ganancia, mayor poder de un sistema para estabilizar la variable fi- siológica en cuestión. ¿Faltó tiempo dentro del útero? ¿Por qué nacer cuan- do los mecanismos fisiológicos son todavía relativa- mente débiles? ¿Por qué no nacer posteriormente, cuan- do los sistemas sean más poderosos? Suena tentador especular que sería conveniente que los seres humanos nacieran después de los nueve meses de gestación, si, al retrasar el nacimiento, esto condujera a que los sistemas fisiológicos fueran más poderosos. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que el humano seguiría aumentando de tamaño, incluido el diámetro de su cabeza, y esto podría constituir un obstáculo mayor al nacimiento, ya que tal vez no podría pasar por el canal del parto materno.

DEPENDENCIA De esta manera, el humano nace con una relativa inma- durez (especialmente si se le compara con otros mamífe- ros), lo cual lo hará dependiente de sus padres durante una porción significativa de su vida. La vida fisiológica del infante se caracteriza por la madu- ración de múltiples procesos, lo cual hace que aumente la ganancia de los sistemas fisiológicos. En este artículo revisaremos brevemente algunos procesos fisiológicos, como: succionar, masticar, deglutir, respirar y hablar. To-

dos ellos tienen en común el ser procesos motores. Desde el punto de vista freudiano, las funciones motoras cor- responden a funciones del Yo , y a medida que el niño va teniendo mayor control motor, también tiene mayor control de su medio ambiente.

SUCCIONAR La succión es esencial para la sobrevivencia del neonato, ya que su alimentación depende básicamente de poder succionar leche. Asimismo, esta función coadyuva para establecer un vínculo afectivo especial con la madre. La succión está interrelacionada con otros procesos motores, como la deglución y la respiración. La coordi- nación entre estos procesos es necesaria para evitar que el líquido deglutido llegue al sistema respiratorio, lo cual sería dañino. En infantes se han registrado los movimien- tos respiratorios, el flujo aéreo, la succión, la deglución (mediante presión intraoral e intraesofágica). En estos estudios, la succión no interrumpió la respi- ración o disminuyó la ventilación minuto durante la suc- ción no nutritiva. La ventilación minuto durante la alimen- tación con biberón fue inversamente proporcional a la frecuencia de deglución. Esto indica que la disminución de la ventilación durante la alimentación con biberones se debe principalmente al cierre de las vías aéreas, mientras que la disminución de los esfuerzos ventilatorios se debe a la inhibición respiratoria durante la deglución.

se debe a la inhibición respiratoria durante la deglución. MASTICAR Un profundo cambio motor ocurre en

MASTICAR Un profundo cambio motor ocurre en la transición de la succión a la masticación, el cual típicamente ocurre entre los cinco y los ocho meses de edad. Esta nueva función pu- ede ser usada por el infante para expresar hostilidad más claramente. La masticación está conformada por factores del desarrollo, tales como el crecimiento músculo-esquelé- tico, la maduración neuronal, ingreso en el sistema nervio- so central de información periférica aferente, y aprendiza- je motor. La organización coordinadora de la masticación está bien establecida para los 12 meses de edad, pero con- tinúa refinándose posteriormente, mediante la dismi- nución de la variabilidad y aumento de la eficiencia mo- tora. La masticación incluye elevar y bajar la mandíbula. Para poder realizar estos dos movimientos, se requiere de procesos motores. Los músculos usados para elevar la mandíbula incluyen el masetero, el temporal, el ptrigoideo medio; mientras que, para bajar la mandíbula, se emplean los músculos digástrico, pterigoideo lateral y los suprahi- oideos. Para una masticación apropiada, es indispensable una precisa coordinación motora entre estos músculos. A medida que el infante evoluciona, hay mayor aco- plamiento de la fuerza entre los músculos sinergistas de la masticación, disminución de la co-contracción en- tre músculos antagonistas de la masticación, de manera

en- tre músculos antagonistas de la masticación, de manera Doctor Jorge Valenzuela-Rendón Médico, Fisiólogo y

Doctor Jorge

Valenzuela-Rendón

Médico, Fisiólogo

y Psicoterapeuta

jorgevalenzuelarendon

@yahoo.com

10

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

que puede usarse más fuerza sobre el bolo alimenticio, empleando menos tiempo con menos gasto de energía; es decir, hay mayor eficiencia del proceso motor.

DEGLUTIR Deglutir representa una función fisiológica fundamental, que permite la ingestión de fluidos primero, y, después, de alimentos sólidos. Se ha demostrado que la deglución ocurre desde la vida intrauterina. En estas condiciones, la deglución está relacionada principalmente con la madura- ción cortical del sistema nervioso central y la estimulación de la sed. Ya en la vida extra-uterina, el acto físico de deglutir re- quiere de una extensa coordinación motora de los músculos de la laringe, del esófago y del diafragma. Adicionalmente, se requiere de la participación del tallo cerebral y de neu- ronas de interconexión para programar fisiológicamente la deglución. Recientemente ha quedado claro que participan otros sitios corticales: Por ejemplo, se ha demostrado que la de- glución voluntaria de saliva involucra la actividad de la ín- sula cerebral en el hemisferio derecho, lo cual sugiere una dominancia hemisférica derecha en la deglución.

PROTECCIÓN DEL SISTEMA RESPIRATORIO Tanto en el neonato, como en el adulto, hay mecanismos reflejos, que incluyen la participación de receptores larín- geos (tanto quimiorreceptores como mecanorreceptores), que sirven para impedir que el material (liquido o sólido) pase a las vías aéreas, protegiendo de esta manera el siste- ma respiratorio. Se ha investigado la deglución espontánea no relaciona- da con la alimentación durante la vigilia y el sueño, median- te patrones de presión faríngea, electromiograma submen- toniano y flujo respiratorio. Mediante estos estudios se demostró que la deglución interrumpió la inspiración o la espiración con cierre de las vías aéreas durante aproximadamente un segundo. Este cierre fue independiente de la frecuencia respiratoria. La prolongación del ciclo respiratorio generalmente ocurrió cuando la deglución interrumpió volúmenes pulmonares mayores (inspiración tardía o espiración temprana).

RESPIRAR La respiración es posible gracias a la actividad muscular. La inspiración es un proceso activo; es decir, es indispensable la contracción muscular, y en condiciones normales ocurre mediante la contracción del diafragma y de los músculos intercostales externos. De manera accesoria, pueden contri- buir los músculos escálenos y esternocleidomastoideos. Por otra parte, la espiración es un proceso pasivo; dicho de otra manera, no requiere necesariamente de contracción muscular; aunque en algunas condiciones (por ejemplo el ejercicio) puede ser activo y en este caso participan los mús- culos de la pared abdominal y los músculos intercostales internos. Debe señalarse que, en los infantes, la respiración tiene una fuerte influencia de los músculos abdominales. La coordinación de los diversos músculos es indispensable para una apropiada respiración, y depende fundamental-

mente de la función del tallo cerebral. La incoordinación muscular se ha asociado al Síndrome Infantil de Muerte Súbita.

HABLAR Para que un niño pueda hablar, es necesario un lenguaje, y también cambios en la anatomía del músculo esqueléti- co y nervioso, desarrollo fonético, coordinación motora, capacidad de percepción, patrones cíclicos o rítmicos de movimiento, interacción de desarrollo fonético con adqui- sición de habilidades motoras para el lenguaje. Se ha propuesto que el hemisferio izquierdo tiene una resolución temporal más fina que el hemisferio derecho, y que la fisiología normal a través de los procesos fisiológicos relacionados con el len- guaje, como los sistemas de movimiento, usa preferentemente esta ventaja del he- misferio izquierdo. El infante tiene acceso al lenguaje, ya que genera, mantiene y transforma patrones de orden. El lenguaje le permite al niño ingresar a un mundo de símbolos.

le permite al niño ingresar a un mundo de símbolos. CONCLUSIONES El ser humano nace con

CONCLUSIONES El ser humano nace con sistemas fisiológicos relativamente débiles, que van evolucionando durante la vida hasta alcanzar su mayor for- taleza en el estado adulto. La vida fisiológi- ca del infante se caracteriza por la madura- ción de múltiples procesos, lo cual hace que la ganancia de los sistemas fisiológicos aumente. El control de procesos motores es fundamental en el desarrollo del infante.

REFERENCIAS

Don, G. W., K. A. Waters. Influence of sleep state on frequency of swallowing, apnea, and arousal in human infants. Journal of Applied Physiology. 94(6): 2456- 2464, 2003. Fowden, A. L., Dino A. Giussani, Alison J. Forhead. Intrauterine programming of physiological systems: causes and consequences. Physiology 21 (1):29-37, 2006. Green, J. R., Christopher a. Moore, Jacki L. Ruark, Paula r. Rodda, Wendy T. Morvée, Marcus J. Vanwitzenburg. Development of chewing in chidren 12 to 48 months: longitudinal study of EMG patterns. Journal of Neurophysiology. 77:

2704-2716, 1997. Koening, J. S., A. M. Davies, B. T. Thach. Coordination of breathing, sucking, and swallowing during bottle feeding in human infants. Journal of Applied Physiology, 69 (5): 1623-1629, 1990. Matsuo, K., K. M. Hiiemae, M. Gonzalez-Fernandez, J. B. Palmer. Respiration during feeding on solid food: alterations in breathing during mastication, pharyngeal bolus aggregation, and swallowing. Journal of Applied Physiology. 104(3): 674-681, 2008. Pandit, P. B., K. H. Pyon, S. E. Courtney, S. E. England, R. H. Habib. Lung resistance and elastance in spontaneously breathing preterm infants: effects of breathing pattern and demographics. Journal of Applied Physiology. 88(3): 997 – 1005, 2000. Ross, M. G., Mark J. M. Nijland. Development of ingestive behavior. American Journal of Physiology, Integrative, Comprehensive and Comparative Physiology. 274:R879-R893, 1998. Sherman, D. J., M. G. Ross, L. Day, M. G. Ervin. Fetal swallowing: correlation of electromyography and esophageal fluid flow. American Journal of Physiology, Integrative, Comprehensive and Comparative Physiology. 258:R1386-R1394, 1990. Thach, B. T. Can we breathe and swallow at the same time? Journal of Applied Physiology. 99(5): 1633-1633, 2005. Valenzuela-Rendón, J. Fisiología Humana. Tercera edición. Universidad de Monterrey, México, 2007.

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

11

CONOCIMIENTO LOS NIÑOS 1 1 Crecimiento y desarrollo Visión pediátrica Josephine Ruiz-Healy E n el siglo

Crecimiento y desarrollo

Visión pediátrica

Josephine Ruiz-Healy

E n el siglo en que vivimos, más del 90 por ciento de

los bebés nacen en países en “vías de desarrollo”,

término políticamente correcto, lo que se traduce en

niños que nacen con carencias en varios niveles. La salud de estos infantes depende del momento económico, del clima político, del medio ambiente y de la posición social de sus familias.

Es difícil creer que, estando en el siglo XXI, aún mue- ran cerca de 40 mil niños diariamente, en todo el mundo, la vasta mayoría de ellos de enfermedades relativamente insignificantes en el “primer mundo”, y para las cuales hay medidas de prevención.

La UNICEF reportó el año pasado que “el número de defunciones infantiles (niños que mueren antes de cumplir los cinco años) a escala mundial bajó de casi 13 millones en 1990, a la cifra récord de 9.7 millones en 2007. La disminución se debe a campañas de intervención en un nivel básico, como son el fomento del uso exclusivo de la leche materna, las campañas de vacunación, los su- plementos con vitamina A en la dieta infantil, para forta- lecer el sistema inmune, y cosas tan simples para nosotros

lecer el sistema inmune, y cosas tan simples para nosotros Doctora Josephine Ruiz-Healy Profesor adjunto de
lecer el sistema inmune, y cosas tan simples para nosotros Doctora Josephine Ruiz-Healy Profesor adjunto de

Doctora Josephine Ruiz-Healy Profesor adjunto de Pediatría University of Texas / Health Science Center San Antonio, Texas Diplomate, American Board of Pediatrics

jrhealy99@

yahoo.com

12

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

como el uso de mosquiteros, campañas de higiene, edu- cación en cuanto al tratamiento de enfermedades diarrei- cas y respiratorias.

VISIÓN DEL PEDIATRA La visión y la meta de un pediatra no es diferente a la

de cualquier padre o madre: ver crecer a nuestros hijos

y esperar a que se conviertan en adultos sanos y seres de

provecho. La diferencia es que, como pediatras, estamos al tanto no sólo del desarrollo físico del bebé, sino que somos un puente entre el bienestar del niño, su medio am- biente y su familia.

el bienestar del niño, su medio am- biente y su familia. Tanto para los padres como

Tanto para los padres como para el médico, es importante

establecer periodicidad

y prioridades para las

visitas “rutinarias” de los bebés.

¿Cuándo debe ha-

cerse la primera cita?

En lo personal, me gusta

establecer, si es po- sible, una relación con los padres antes de que nazca el bebé. Muchos médicos ofrecemos ci- tas prenatales, si los padres lo desean, las cua-les son una magní- fica oportunidad para que los futuros papás se familiaricen con la estructura del consultorio o clínica y, para que en un am- biente no tan estresante como el de un hospital, puedan hacer todas las preguntas que quieran.

Al pediatra le da la oportunidad de investigar el histo-

rial clínico de los padres, y ofrecerles consejos, opciones

y material didáctico. Para éstos es, además, una excelente

oportunidad para visitar y conocer a diferentes médicos

y así poder elegir a su futuro pediatra. Hay que tener y

encontrar una confianza mutua entre el pediatra y los pa- dres, y, ante todo, los padres deben sentirse tranquilos.

ETAPA PRENATAL La etapa prenatal es un periodo de mútiples experiencias para el bebé. Quien piense que el útero es un lugar abu- rrido y aislado para un feto, ¡está equivocado! Cuando los bebés están creciendo y desarrollándose, viven muchas de sus primeras experiencias. El útero se convierte en un medio ambiente lleno de estímulos, sonidos y sabores. Todos los sentidos comienzan a fun- cionar. Las primeras vivencias táctiles de un bebé ya están presentes antes de que termine el primer trimestre de su gestación.

También, antes de la semana 14, el bebé está en

movimiento, lo que alterna con periodos de descanso,

y usa sus brazos y piernas para explorar su medio am-

biente.

Para su segundo trimestre, y gracias a su recién for- mada nariz, el feto puede percibir los olores y sabores de una multitud de substancias que logran atravesar la barrera placentaria. El sonido, pese a múltiples ba- rreras, como lo son el abdomen de la madre, el útero, el saco amniótico y el líquido amniótico en sí, llega al bebé; la voz de mamá alcanza al bebé sin mucha dis- torsión.

ACOSTUMBRADOS AL RUIDO Considerando lo rui- doso que es estar dentro del útero -ruidos digestivos,

vasos sanguíneos, trans-misión de voces y música-, re- sulta innecesario hablar en susurros cuando nace un bebé que ya está acostumbrado al ruido.

La visión se desarrolla paulatinamente durante el embarazo. Cuando nace un bebé pue-de enfocar per- fectamente a una distancia de 20 a 30 centímetros, ¡la distancia que existe entre la cara de la madre y el bebé que amamanta!

El periodo neonatal, sobre todo las primeras 24 a 48 horas después del parto, es de fantásticos cambios para un bebé. La transición entre la vida intrauterina y nuestro medio ambiente requieren cambios fisiológi- cos no aparentes a simple vista.

SISTEMA CIRCULATORIO El sistema circulatorio de un bebé antes de nacer es

totalmente diferente al nuestro. La oxigenación se lleva

a cabo gracias a la placenta y el cordón umbilical. No se utilizan los pulmones para esta labor, lo que significa que la anatomía cardiaca tiene variantes en lo que se denomina circulación fetal.

para esta labor, lo que significa que la anatomía cardiaca tiene variantes en lo que se

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

13

CONOCIMIENTO LOS NIÑOS 1 3 El bebé, que “respiraba” líquido amniótico antes de nacer, debe, con

El bebé, que “respiraba” líquido amniótico antes de nacer, debe, con su primer contacto con el “mundo”, des- encadenar una serie de eventos que transformarán su sistema circulatorio fetal: se cerrarán conductos, cambia- rán presiones, se obliterará la comunicación que existía entre las aurículas. El sistema circulatorio se transfor- mará para depender de los pulmones y una anatomía cardiaca adaptada al mundo “exterior”. Estos cambios comienzan al momento de nacer, y la mayor parte e- llos ocurren durante las primeras 48 horas después del nacimiento.

El hígado también es inmaduro y tiene dificultad para procesarlabilirrubina; hay una pérdidaen el equilibrio entre la producción y la eliminación de dicha bilirrubina. Cuan- do ésta se eleva en un recién nacido, le causa ictericia.

La denominada “ictericia fisiológica” se presenta has- ta en el 70 por ciento de los recién nacidos a término, y en más del 90 por ciento de los prematuros. Se manifiesta entre el tercer y quinto día postnatal. Nunca es ictericia fisiológica, si se presenta dentro de las primeras 24 horas de vida.

En la actualidad, es rutinario obtener una medición de la bilirrubina sérica a las 24 horas de vida. El resultado se compara con un nomograma hora especifico.

LA PRIMERA VISITA AL PEDIATRA Estas sólo son unas de las razones por las cuales hay que tener extrema precaución si el bebé y la madre son da- dos de alta del hospital antes de las primeras 48 horas después del parto. En estos casos, es recomendable que la primera visita al pediatra se efectúe dos o tres días después de salir del hospital, ya que representa una mag- nífica oportunidad para evaluar la alimentación del bebé, hacerle un examen físico completo y contestar todas las preguntas y dudas de la familia.

En la primera semana de vida, un recién nacido pue- de perder hasta el diez por ciento de su peso corpo- ral, y hay que cerciorarse de que lo recupere. Después de esa primera semana, es importante repetir el examen

metabólico neonatal. Hay que reiterar a los papás que el menor riesgo de muerte súbita ocurre cuando los bebés duermen sobre su espalda.

En el primer mes de vida, el bebé puede aumentar hasta 30 gramos dia- rios, y crecer varios centímetros; amamanta sin tener un horario fijo y tiene gran predilección por observar el rostro humano; socialmente co- mienza a sonreír y sus movimientos son desordenados. ¡Nadie duer- me en casa! Para los papás y su bebé, es un periodo de transición y de incer- tidumbre.

INFORMACIÓN PARA LOS PADRES Médicamente, el diálogo con los padres, además de tocar en lo antes mencio- nado, se adentra en proporcionar información sobre esquemas de vacunación y proporcionar toda la información necesaria sobre las vacunas en sí, para que puedan tomar decisiones con base en información y no en base en pánico. En un esquema de visitas típico, un bebé es visto por un pediatra un promedio de ocho veces durante su primer año de vida.

Al cabo de los cuatro primeros meses de vida, el bebé no sólo sonríe, sino que ríe y balbucea, interactúa con nosotros, trata de alcanzar objetos con sus manos y trata de llevárselos a la boca; comienza a voltearse, y, al sentarlo, su ca- beza muestra buen control. Ha duplicado su peso y puede estar listo para la intro- ducción a las papillas. Un buen número de infantes de esta edad son capaces de

Ictericia fisiológica

Es una alteración muy frecuente en los recién nacidos que les provoca una coloración amarillenta, especialmente cuando nacen antes de la fecha prevista de parto. Cuanto más prematuro sea el bebé, más factible es que presente ictericia, aunque también algunos bebés que nacen a término pueden también padecerla.

Síntomas:

Se caracteriza por teñir la piel del bebé de un color amarillento, junto con las membranas mucosas y los ojos.

Causas que la provocan:

Todos los bebés nacen con un exceso de glóbulos rojos en su sangre que ya no son necesarios después del nacimiento. Estos glóbulos rojos se van destruyendo y liberan un pigmento derivado de la hemoglobina llamado bilirrubina. El hígado es el encargado de eliminar el exceso de éste pigmento a través de la bilis. Si el hígado no completó su maduración, no es capaz de eliminar eficazmente este pigmento. Por esta razón la bilirrubina se deposita en la piel del bebé y tiñe su cuerpito de color amarillo. En pocos días el hígado completa su maduración y la piel vuelve a tomar su coloración normal. Existen otras causas de ictericia más serias provocadas por incompatibilidad sanguínea, infecciones propias del bebé, enfermedades hepáticas o hipotiroidismo, pero son poco frecuentes.

Tratamiento:

En general no necesita tratamiento y desaparece espontáneamente a la semana de vida. Solamente requerirá tratamiento si los niveles de bilirrubina son muy altos o si se prolonga más de lo deseado. El tratamiento habitual en estos casos es la fototerapia. Consiste en la la exposición del bebé a luz ultravioleta varias horas al día. Esto hace que el pigmento se “evapore” de la piel rápidamente.

14

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

1 4 L O S N I Ñ O S CONOCIMIENTO dormir “toda” la noche, para

dormir “toda” la noche, para beneplácito de sus agotados padres.

A los seis meses de edad, un bebé comienza a sentar- se solo, su balbuceo ahora incorpora consonantes, no le agrada la presencia de gente extraña, y no duda en demos- trar su descontento. Su dieta es más variada y tolera ma- yor consistencia en sus alimentos. Le brotan los primeros dientes.

Y SIGUEN LOS CAMBIOS De los nueve a los 12 meses, los cambios siguen siendo extraordinarios. Ha descubierto que puede movilizarse de un lado a otro por sí solo, y con este descubrimien- to comienzan los esbozos de su autonomía y voluntad. El lenguaje es tanto verbal como físico; puede decir varias palabras, señalar lo que desea y conoce el significado de la palabra “no”. Ha crecido 25 centímetros, y ha triplicado su peso. Se puede alimentar por sí solo, y las papillas son secundarias a la comida casera. Al cabo del año puede caminar solo y usa su índice y pulgar para recoger objetos. Al fin de los primeros 15 meses de vida, un bebé puede imitar una línea con un crayón, imita nuestras activida- des, imita cómo usar un teléfono y puede decir de 4 a 50 palabras. Ya no usa biberón y puede tomar de una taza.

De los 18 a los 24 meses, un niño puede juntar dos palabras al hablar, creando sus primeras oraciones; si se ve reflejado en un espejo, él sabe que la reflexión es él. Usa

correctamente el “yo” y el “tú” en una oración. Corre, sube y baja escaleras. Su palabra favorita es “no”.

El resumen anterior nos muestra de manera general lo que es el desarrollo ideal de un niño.

AUTISMO Sin embargo, no podemos ignorar las alarmantes estadís- ticas en torno del autismo. Según éstas, uno de cada 150 niños sufre alguna variante del espectro autista. ¿Cual es la causa? Hay mil teorías y posibilidades y pocas respues- tas concretas.

La verdad innegable es que, tanto padres como mé- dicos, tenemos la responsabilidad de saber qué consti- tuye un desarrollo normal. Es imperativo que todos los niños reciban evaluación en cada visita al médico, y que los padres conozcan qué tipo de evaluaciones existen para determinar crecimiento y desarrollo. Actualmente, la Academia Americana de Pediatría requiere que todos los niños a los 18 meses tengan una evaluación especial como parte de su visita rutinaria. En ésta participan los papás y se evalúan diferentes aspectos, tanto físicos como cognitivos, del niño.

Todos debemos cuestionar lo que sucede a nuestro alrededor que pueda afectar a nuestros hijos, ya sea la alimentación, el medio ambiente, factores genéticos y fár- macos.

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

15

Variaciones neurológicas del niño nacido prematuro

Adriana Cantú

A unque es importante monitorear el desarrollo de

los niños en edades tanto preescolar como esco-

lar, resulta fundamental estudiar previamente su

desarrollo cerebral posnatal, pero muy particularmente en los casos de los conocidos como productos pretérmino o bebés nacidos prematuros. Y es que, pese a los grandes avances de la tecnología médica, aplicados en la terapia intensiva pediátrica, muchos de estos bebés reciben, durante su periodo adap- tativo al entorno ambiental, lesiones en diferentes órga- nos y sistemas. Los daños en el sistema nervioso son los que tendrán mayor impacto en su desarrollo ulterior y su integración al medio ambiente. La importancia de prestar atención creciente a este sector de la población queda patente con las estadísticas mundiales de bebés prematuros, que se ubican ya en alre- dedor del 13 por ciento. Asimismo, los índices de super- vivencia y recuperación de los prematuros han mejorado durante las últimas décadas, no obstante lo cual, aún se registra una morbi-mortalidad significativa. De hecho, después de las malformaciones congénitas, la prema- turez es la segunda causa de mortalidad infantil.

TRASTORNOS DEL NEURODESARROLLO Los infantes nacidos prematuramente tienen un alto por- centaje de trastornos del neurodesarrollo, problemas de crecimiento, así como problemas médicos complejos, los cuales demandan atención altamente especializada. Para la evaluación de los prematuros, su crecimiento somatométrico y su desarrollo psicomotor, lo primero que el clínico debe tomar en cuenta es la edad corregida (contando la edad en meses en relación a la fecha en que idealmente el niño nacería como producto de término). El término prematuro se aplica a los productos con una edad gestacional de menos de 37 semanas. El dos por ciento de los productos prematuros nacen con me- nos de 32 semanas de gestación, aunque la asociación con morbilidad en los pretérmino varía en relación con su peso. La correlación biológica compleja del nacimiento prematuro todavía no es bien conocida, por lo que los es- fuerzos para mejorar se encuentran en constante transfor- mación e innovación Los niños pretérmino, con las variables de peso nor- males, se enfrentan a lesiones neurológicas más sutiles que los que presentan bajo peso al nacer, por lo que siem- pre tendrán que ser objeto de estudio como potenciales víctimas de trastornos en su desarrollo neurológico. Son múltiples los factores que se relacionan con la in- madurez, y que se median por las lesiones cerebrales y sus secuelas neurológicas, incluido el desarrollo de hemo-

sus secuelas neurológicas, incluido el desarrollo de hemo- rragia intraventricular y la leucomalasia periventricular;

rragia intraventricular y la leucomalasia periventricular; la insuficiencia hipoxia respiratoria, la hiperbilirrubinemia y la infección neonatal.

LESIONES CEREBRALES EN LOS NIÑOS PRETÉRMINO Entre las anteriormente citadas, la hemorragia intraven- tricular y la leucomalasia periventricular son algunas de las mayores patologías neurológicas asociadas con el po- bre neurodesarrollo. El riesgo relativo de la hemorragia intraventricular y de la leucomalasia periventricular disminuye con el incre- mento de la edad gestacional; sin embargo, la mayoría de las lesiones de este tipo son sutiles, y se expresarán clínicamente como dificultad para el aprendizaje en sus diferentes variables, como hipoxia o franca lesión del tejido cortical.

como hipoxia o franca lesión del tejido cortical. Doctora Adriana Cantú Profesora de neurología clínica

Doctora Adriana Cantú Profesora de neurología clínica Coordinadora de Neurología Pediátrica Hospital Universitario / UANL Jefa de Neurología Pediátrica en la Clínica del Grupo VITRO

16

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

HEMORRAGIA INTRAVENTRICULAR La incidencia de Hemorragia Intraventricular (HIV) es in- versamente proporcional a la edad gestacional. Con el de- sarrollo del S. N. C. hacia la madurez, el riesgo de hemo- rragia disminuye exponencialmente.

Típicamente, la H. I. V. en los pacientes pretérmino se ori- gina desde las células endoteliales, dentro de la matriz germinal subependimaria. Esto es importante, si recordamos que la matriz germinal es también el sitio de origen del precur- sor celular, y, por lo tanto, el sitio de origen de las células precursoras neu- rológicas. Por lo tanto, las lesiones de esos tejidos pueden contribuir al de- sarrollo anormal y altera- do del tejido neuronal. La matriz germinal presenta involución conforme transcurre la gestación. Ésta involuciona completamente

a las 36 semanas de gestación. Los tejidos circundantes

desarrollan un entramaje neuronal más estable, hasta al- canzar su punto máximo a las 34 semanas de gestación. De hecho, en ausencia de síntomas clínicos, muchos neo- natólogos, no realizan de rutina la ecosonografía en los pretérmino mayores de 34 semanas de gestación. Algunos especulan que el pretérmino que desarrolló H.I.V. presentaría en este grupo de pacientes una expre- sión clínica de la lesión de forma más severa que la lesión misma.

de la lesión de forma más severa que la lesión misma. LEUCOMALACIA PERIVENTRICULAR La leucomalacia

LEUCOMALACIA PERIVENTRICULAR La leucomalacia periventricular (LPV) afecta aproximada- mente a entre el tres y el cuatro por ciento de los niños prematuros con peso menor de mil 500 gramos. La leu- comalasia es conocida como un predictor de la evolución

neurológica adversa, e incluye la parálisis cerebral infantil

y los retrasos cognitivos.

Los niños pretérmino también presentan más elevado riesgo de lesiones de la sustancia blanca, a través de múltiples mecanis- mos potenciales, que incluyen:

aumento de la vulnerabilidad de los oligodendrocitos, lesiones relacionadas con desbalance de los posniveles de glutamato, le- siones inducidas por citocinas y por radicales libres, además del desarrollo de una falta de las enzimas antioxidantes, que es el mecanismo de defensa cerebral ante el estrés relacio- nado con la prematurez. Las circunstancias detonantes del nacimiento prema- turo tienen un impacto directo sobre el riesgo potencial relacionado con la lesión cerebral. La secuela neuropa- tológica mayor de la LPV es la alteración de las vías cogni- tivas superiores, su cognición y procesamiento.

cogni- tivas superiores, su cognición y procesamiento. INFECCIONES La infección neonatal y la corioamnionitis han

INFECCIONES La infección neonatal y la corioamnionitis han sido suten- tablemente asociadas con lesiones de la materia blanca y sus alteraciones en el neurodesarrollo, sobre todo en los infantes pretérmino. Las lesiones de la materia blanca pue- den alterar el desarrollo asociado por las fibras blancas a otros tejidos remotos, en relacion al área de lesión original del Sistema Nervioso Central. Estos tejidos son vulnerables a las lesiones durante este periodo crítico del desarrollo. La lesión puede resul- tar en forma directa del desarrollo de los tejidos o de la disrupción de las vías críticas necesarias para el desa- rrollo glial y neuronal.

KERNICTERUS Y LAS ALTERACIONES DEL NEURODESARROLLO En años recientes ha sido evidente el desarrollo de guías de manejo de la hiperbilirrubinemia en los infantes pretér- mino, el cual se ha extrapolado a la población pediátrica. Los prematuros presentan un riesgo desproporcionado de desarrollar una hiperbilirrubinemia significativa y con peligro incrementado de las secuelas a largo plazo, com- parados con los infantes de término. Esto se asocia de manera secundaria a la combinación de factores, incluida la inmadurez de la conjugación y las vías enzimáticas, con patrones de alimentación inmadu- ros y con susceptibilidad dependiente de la edad de desa- rrollar las lesiones de las neuronas y los astrositos. Con el manejo y cuidados de la ictericia, la mayoría de los clínicos consideran que el kernicterus es una pa- tología revenible hoy en día, y esto contribuye al riesgo de alteraciones adversas a largo plazo en los infantes pretérmino. Las lesiones afectan característicamente a los ganglios basales, particularmente al globus pallidus y nucleus sub- talámico, además de los núcleos oculomotores y oculoves- tibulares.

SECUELAS CLINICAS ASOCIADAS A KERNICTERUS Ganglios basales Movimientos anormales Distonias Atetosis Espasticidad Núcleos Auditivos Sordera Disminución de la agudeza auditiva Núcleos del tallo cerebral Estrabismo Parálisis de la mirada vertical Parálisis de la mirada horizontal Apnea Alteraciones en la regulacin de la respiración Hipoplasia del esmalte de los dientes deciduales

APOYO FAMILIAR La transición de un recién nacido prematuro de la unidad de terapia intensiva donde ha vivido desde que nació, a su

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

17

casa, provoca la ansiedad del binomio médicos–familia. Ante ello, en un con- senso se han sugerido los seis compo- nentes críticos:

1) Educación familiar. 2) Implementación de la terapia de de- sarrollo. 3) Reevaluación de los problemas médicos que quedaron pendientes o es- tán en proceso de desarrollo. 4) Desarrollo de planes para estimu- lación del neurodesarrollo del niño. 5) Familiarización con las probables complicaciones neuro cardiológicas que el niño pudiese presentar en su casa. 6) Determinación del plan de segui- miento del paciente.

El compromiso inmediato y activo de la familia es el parámetro principal; dos familiares del niño son los que están más comprometidos con loa manejos neurológicos de urgencia del paciente

NEURODESARROLLO ESCOLAR DE PACIENTES PREMATUROS Observando lo ya comentado de la sobrevida e integración de muchos de los productos pretérmino, los médicos debemos estar a la vanguardia en la observación de su evolución neurológica, reevaluando la morbilidad a corto o mediano plazo. En general, en grandes series de estudio se ha demostrado que los prematuros presentan cierto retraso psicomotor en los primeros tres años de vida. Estos pacientes, detectados y diagnosticados, se refe- rirán al neurólogo, para una nueva reevaluación de sus necesidades especiales preescolares, mediante pruebas es- pecíficas, como la Escala de inteligencia de Weschler para preescolares y escolares, revisada y conocida por sus ini- ciales W.I.P.P.S.I. –R, y el Test del desarrollo visual –motor de Beery_ Buktenica en su cuarta edición, conocido como V.M.I.-4; después de los seis años se realiza de manera fide- digna el I.Q., para evaluar los daños sutiles de las lesiones perinatales en los pacientes prétermino. Otra área de evaluación de alteraciones es la dismi- nución de la agudeza auditiva. Por ello, antes del inicio del periodo escolar se deberán revisar los potenciales auditi- vos, para determinar si la hiperbilirrubinemia impregnó el nervio. Las alteraciones podrán ser retardo en la transmi- sión de la sustancia blanca de los nervios y núcleos ence- fálicos de relevos. Entre las alteraciones auditivas, Chisin y colaborado- res describieron, a inicios de la década de los 90, el sín- drome de deisincronia auditiva y neuropatía auditiva (AN/AD) caracterizado éste por ausencia o anormalidad de la respuesta de los potenciales, con respuesta anor- mal otoacústica, con respuesta coclear anormal y grados variables de pérdida auditiva. Esto deriva en alteraciones de la adquisición de len- guaje, en la pérdida de la audición, y casi siempre está aso- ciado con retrasos en el lenguaje, alteraciones de la con-

ciado con retrasos en el lenguaje, alteraciones de la con- ducta, y alteraciones del aprendizaje. Aproximadamente

ducta, y alteraciones del aprendizaje. Aproximadamente el 50 por ciento de los pacientes diagnosticados con AN/ AD tienen historia de prematurez o hi- perbiirrubinemia. Ellos también son propensos a alteraciones de lecto es- critura, por lo cual es de capital impor- tancia la sensibilización del área fami- liar-escolar-médica, para la detección oportuna del mal y el manejo y desa- rrollo de estos pacientes.

CONCLUSIÓN En los últimos años se han logrado sig- nificativos avances en el conocimiento del cerebro humano, y de manera par- ticular se conoce la vulnerabilidad del cerebro de los pacientes pretérmino. Una proporción significativa del desarrollo de la corteza de la sustancia gris cortical, de la sustancia blanca y del cerebelo ocurre durante las últimas seis semanas de gestación. Esto es críticamente importante para definir las causas de las le- siones cerebrales, y constituye una guía para el desarrollo de las estrategias de neuroprotección de los infantes pre- término. Datos recientemente presentados por McCormick

y colegas indican que los infantes pretérmino de muy

bajo peso que recibieron intervención temprana y una estimulación sostenida para beneficio de su desarrollo educacional y en la juventud, contrastan con los de peso muy bajo al nacer. Esto sugiere que el infante pretérmino en etapas tardías, con lesión neurológica, puede obtener un gran beneficio por medio de las intervenciones tera- péuticas. Tenemos así una idea sobre la importancia de los ries-

gos inherentes a un subgrupo de pacientes y sobre la nece- sidad de intervenciones apropiadas para su tratamiento

y manejo. El rápido incremento en el número de infantes

nacidos entre 34 y 37 semanas de gestación da cuenta de

la magnitud del impacto económico en los recursos de la

comunidad y del sistema educativo, si estos niños son en- contrados para evaluar el riesgo de lesión cerebral y su neurodesarrollo adverso.

Ante este aumento de la población de pacientes con antecedente de prematurez, todos los integrantes del equipo médico deberemos ser más cuidadosos en la evaluación del porcentaje de riesgo de patologías a cor- to y largo plazo, incluido el neurodesarrollo en proceso.

En lo general, en la gran serie de estudios de neurode- sarrollo, se pueden detectar alteraciones en el proceso de aprendizaje, en los primeros tres años de vida, con tests sencillos, como la carta de portaje, WIPPSI y el test de Beery – Buktenica. Esto tiene un impacto no sólo en el diag- nóstico y rehabilitación de los niños, sino que tal detec- ción se relaciona con el impacto económico, que podemos aligerar dando la opción de servicios adicionales educati- vos para esta población en aumento constante.

18

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

1 8 L O S N I Ñ O S CONOCIMIENTO Doctor Rodolfo Gordillo de Anda

Doctor Rodolfo Gordillo de Anda Presidente de la Sociedad Mexicana de Nefrología Pediátrica, A. C. Es hijo de uno de los Padres de la Nefrología en México, el doctor Gustavo Gordillo Paniagua, pionero de la atención especial al riñón del niño. Además es humanista y maestro excepcional.

rodolfogordillo2000

@yahoo.com

y maestro excepcional. rodolfogordillo2000 @yahoo.com Una mirada a la nefrología pediátrica Rodolfo Gordillo de

Una mirada a la nefrología pediátrica

Rodolfo Gordillo de Anda

L os riñones son dos órganos localizados en las fosas lumbares, que en el adulto miden de 12 a 14 centí- metros de longitud, y pesan de 300 a 400 gramos

cada uno. Cada riñón está dotado aproximadamente de un millón de unidades funcionales conocidas como gloméru- los o neuronas. Se trata de un órgano altamente vascula- rizado, ya que recibe la cuarta parte del gasto cardiaco, de mil 250 a mil 500 milílitros de sangre por minuto.

Es el único órgano en que la cantidad de sangre que recibe por cada gramo de tejido es mayor que la que re- cibe el cerebro; su función principal es la de mantener la homeostasis o equilibrio del medio interno, concepto ex- ternado inicialmente por Claude Bernard, en el que este gran fisiólogo describe a nuestro medio interno como nuestro “mar interno”, refiriéndose a nuestra procedencia ontogénica de animales inicialmente marinos. Aún en la actualidad se discute el por qué tenemos dos riñones, ya que sabemos que con uno es suficiente para vivir de manera normal.

DESARROLLO EMBRIONARIO El desarrollo embrionario de los riñones es muy intere- sante: a partir de la cuarta semana posfecundación, el cuer- po del embrión se ha plegado y se ha cerrado, formando una cavidad celómica embrionaria; en la región dorsal del embrión, a ambos lados se localiza el cordón nefrogénico, que contiene tres sistemas diferentes: El pronefros en la región cervical, el mesonefros en la región dorsal y lum- bar y el metanefros en la región sacra. Cada una de estas regiones originará la aparición de un riñón (pronefros), que a su vez inducirá la formación del que sigue (mesane- fros), y ése a su vez inducirá la involución del previo y la formación del definitivo (metanefros) que sólo inducirá la regresión del anterior.

(metanefros) que sólo inducirá la regresión del anterior. LÍQUIDO AMNIÓTICO El pronefros es afuncional; se

LÍQUIDO AMNIÓTICO

El pronefros es afuncional; se desarrolla en la tercera se- mana de gestación y desaparece en la quinta semana, en que induce la aparición del mesonefros, riñón ya funcional

y que inicia la producción de orina a partir de la novena

semana y hasta la décima segunda, en que inicia su invo- lución. Esta orina forma el líquido amniótico; el metane- fros inicia su formación en la quinta semana también, y después de la interacción de la yema uretral con el blaste- ma metanéfrico, se induce el desarrollo del riñón metané- frico y de las vías urinarias.

La formación de nefronas o nefrogénesis concluye en

la vida embrionaria en la semana 36; luego, los niños pre-

maturos de menos de esta edad gestacional nacen con un número menor de nefronas, situación que les pone en desventaja y los predispone para desarrollar diver- sas enfermedades en la vida adulta, como hipertensión arterial y daño renal. La complejidad de la formación de este órgano resalta todas las posibilidades de fallas en este complicado sistema de inducción-regresión, que se traduciría en diversas malformaciones congénitas.

El famoso fisiólogo Homer Smith señaló que todas es- tas etapas para el desarrollo del riñón durante el periodo gestacional de nueve meses emulan el desarrollo ontogé- nico que llevó millones de años. Las manifestaciones de las enfermedades renales en los niños son variadas, y una pa- tología renal determinada genéticamente puede manifes- tarse inmediatamente o décadas después.

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

19

SÍNTOMAS DE ENFERMEDAD RENAL Existen varios signos y síntomas cuya presencia en niños debe alertar sobre la posibilidad de una enfermedad renal. Tal es el caso de las alteraciones en el volumen urinario. Desde que el bebé está en gestación, pueden aparecer sig- nos que señalen algunas malformaciones, ya que la orina del bebé forma el líquido amniótico, el cual deglute el bebé, y una parte la vuelve a orinar.

La presencia de poca cantidad de líquido amniótico (oli- gohidramnios) señala la posibilidad de una patología renal severa, ya que no se está formando orina. En contraste, la presencia de una gran cantidad de líquido amniótico (poli- hidramnios) sugiere una malformación en el tubo digesti- vo, que impide que el bebé degluta dicho líquido, mientras que continúa formando orina.

SÍNTOMAS De recién nacido y en los primeros años de vida, la falta de ganancia de peso y talla puede señalar una enfermedad renal en la que se pierde en la orina un elemento valioso, el bicarbonato, como manifestación de una acidosis tu- bular renal. Si el bebé orina mucho, de modo que sea de llamar la atención, esto puede ocasionar que se muestre inquieto, llorón, y prefiera tomar agua todo el día a to- mar su fórmula láctea o alimentos sólidos, lo cual genera desnutrición. Pero si no tomara esa cantidad de agua, le ocasionaría deshidratación, incluso con crisis convulsivas y daño neurológico.

incluso con crisis convulsivas y daño neurológico. Claude Bernard “No es un fisiólogo, es la fisiología
Claude Bernard “No es un fisiólogo, es la fisiología misma», así quedó retratado el gran

Claude Bernard

“No es un fisiólogo, es la fisiología misma», así quedó

retratado el gran Claude Bernard, una de las más ilustres

figuras de la ciencia médica de todos los tiempos.

Nació el 12 de julio de 1813 en Saint-Julien. Fue mancebo

de farmacia y aspirante a escritor, pero quedó orientado

hacia la investigación fisiológica por influencia del célebre François Magendie,

su maestro. Enseñó en la Sorbona y después en el College de France, donde

sucedería a aquél en 1855. A su lado trabajarían P. Bert, J.A. d’ArsonvaL W.

Kühne, L. Malassez, N. Gréhant, A.J. Dastre, A.E. Chauveau, E.J. Marey y E.

Brown-Séquard, sucesor en dicho centro.

La variedad y la importancia de los descubrimientos y los conceptos

fisiológicos que a él se deben, y sobre todo su obra “Introducción al estudio

de la Medicina Experimental” (1865) constituye ala vez un canon metódico e

intelectual del experimento fisiológico y una fecundísima pauta para convertir

el saber científico en saber médico. Bernard fue merecedor de muchos

homenajes, y en 1869 fue nombrado presidente de la Academia de Ciencias de

París. Falleció en la capital gala el 10 de febrero de 1878.

Este cuadro puede ser ocasionado por la incapaci- dad del riñón para concentrar la orina, debido a una deficiencia en la producción de una hormona (anti- diurética) en el cerebro o bien a una falta de respuesta renal a dicha hormona. Estas enfermedades se conocen como diabetes insípida central en el primer caso, y dia- betes insípida nefrogénica, en el segundo.

La presencia de infecciones de las vías urina- rias de repetición es anormal, y señala claramente la posibilidad de una malformación en dichas vías. En niños pequeños, las manifestaciones de infección de las vías urinarias no son referidas, como en edades posteriores, a los síntomas asociados al acto de orinar, como es la presencia de ardor, dolor, deseo de seguir orinando sin poder o el aumento en el número de las veces que va a orinar, sino que, entre más pequeño sea el niño, los síntomas son más referidos al aparato di- gestivo en forma de náuseas, vómitos y diarrea, y de- penderá de la habilidad del pediatra de sospecharlo para poder establecer el diagnóstico, ya que muchas veces simplemente se concluye que se trata de una dia- rrea infecciosa.

En estos casos, al darles antibiótico, pueden ac- cidentalmente curar la infección urinaria sin siquiera haberla sospechado. Ése también puede ser el caso de los niños que padecen de fiebres ocasionales sin causa aparente, y muy frecuentemente por insistencia de los padres, los médicos les prescriben antibióticos sin haber establecido un diagnóstico adecuado.

La falta de crecimiento en talla y la presencia de malformaciones de los huesos sugiere otra posible en- fermedad renal, que es el raquitismo renal.

Doctor Gustavo Gordillo Paniagua Nació en Chiapas, en 1923. Estudió en la Escuela Médico-Militar de

Doctor Gustavo

Gordillo Paniagua

Nació en Chiapas, en 1923. Estudió en la Escuela Médico-Militar de Ciudad México, donde se graduó a los 23 años. Una beca para realizar estudios especiales en el Children Hospital de Boston, adscrito a Harvard University, lo hizo afirmar su pasta de investigador. Fue Jefe del Departamento de Nefrología del Hospital Infantil de México, pionero del estudio de las enfermedades renales del niño.

20 LOS NIÑOS
20 LOS NIÑOS

La importancia de la lactancia materna en el desarrollo del niño

de la lactancia materna en el desarrollo del niño Doctor Pedro Cantú Gámez pcantugamez@ hsj.com.mx Pedro

Doctor Pedro

Cantú Gámez

pcantugamez@

hsj.com.mx

Pedro Cantú Gámez

N uestro máximo deseo como padres es que nues-

tros hijos tengan un crecimiento y desarrollo, tan-

to físico como emocional de lo mejor. Para lograr

esto, debemos:

1.- Darles el mejor alimento, 2.- Evitarles lo más posi- ble enfermedades infecciosas, ya que esto podría retrasar su crecimiento y desarrollo y 3.- Retrasar lo más posible la introducción de sustancias extrañas. La leche materna es el único alimento que hace posible que se llenen estos requisitos.

CONOCIMIENTO

LA LECHE MATERNA VA MÁS ALLÁ DE LA NUTRICIÓN

Las defensas (anticuerpos) de la madre son transmitidas

al bebito principalmente por dos vías: antes de nacer, a

través de la placenta, y al nacer y por varios meses, me- diante la leche materna. Al nacer, el bebito no tiene suficientes defensas pro- pias para protegerse de un medio altamente contaminado, por lo que, si no recibe leche de su mamá, se le está de- jando que él “solo” responda a los ataques, agresiones o invasiones de microbios, y hay que recordar que estos ataques se presentan todos los días. Las cifras estadísticas refieren que un 10 por ciento de los recién nacidos son infectados durante el parto o en los primeros meses de vida. Por lo mismo, es conveniente comentarles a los fu- turos padres que la leche materna es un alimento “vivo”. Ponemos entre comillas la palabra vivo, porque significa que este alimento tiene vida. Esto se debe a que la leche materna tiene miles de corpúsculos (macrófagos, linfoci- tos, neutrófilos y células epiteliales), con vida, pues se han encontrado un total de cuatro mil células por cada milí- metro cúbico.

MACRÓFAGOS

A unas de estas células se les

llama macrófagos, pues una de sus características es que tienen movimientos propios, para ir en busca de los invaso- res. Al encontrarlos, los rodean, los inmovilizan, los ingieren y, ya dentro de las células, los destruyen. Éste es el mecanismo natural para matar bacterias. Otras defensas son llamadas inmunoglobulinas, y en la leche materna las encontramos de todos los tipos, aunque las principales de éstos son la IgA, la IgG y la IgM, cuya concentración es mayor en los primeros días;

esto es, en el calostro. Ésta es la razón del porqué el bebi-

to debe prenderse desde el primer día y “no” recibir nada

(leche, suero o agua) después del pecho, si se trata de un recién nacido sin problemas. Aquí es conveniente hacer una aclaración muy impor- tante: esta protección depende de que el bebito reciba solamente leche materna; por tanto, la acción protecto- ra de la leche es eficaz únicamente cuando no se le da leche artificial. Es como si la naturaleza nos pusiera una condición o nos dijera. “¿Quieren que proteja a su hijo? Entonces no se metan conmigo; o sea que, cuando dan leche artificial, me declaro en huelga y no pongo a andar todo el sistema de defensa”. La inmunoglobulina más importante es la IgA, que pro- vee de una protección local a la membrana (mucosa) que recubre el aparato digestivo. Además, es un factor que fa-

vorece la maduración del intestino y condiciona una barre-

ra para la penetración de sustancias (antígenos) extrañas.

Ésta es una de las razones de la baja frecuencia de infecci- ones del aparato digestivo y del respiratorio en bebitos ali

Ésta es una de las razones de la baja frecuencia de infecci- ones del aparato digestivo

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

21

mentados sólo con leche materna. Han sido identificadas, además, defensas (anticuerpos) contra muchas bacterias (estafilococos, estreptococos, E. Coli, etcétera) y contra al- gunos virus (uno de ellos es contra el de la polio). Según explica la doctora Pitt en una entrevista que le hizo el Medical World News: “Algo que mantiene excita- dos a varios investigadores es la naturaleza ‘activa’ de la protección que dan las inmunoglobulinas”. Activa, porque una madre que amamanta y está en constante contacto con su bebé, puede fabricar defensas (anticuerpos) sobre pedido para los agentes (patógenos) extraños que están desafiando al bebito en ese momento, y pasarlos a través de su leche.

PROPIEDADES PROTECTO- RAS ANTIALÉRGICAS Se han discutido las propie- dades antialérgicas de la leche. La inmunoglobulina IgA que ya mencionamos previene la absorción de ciertas moléculas, cuando el sistema (inmunológico) de defensas del bebito es inmaduro. La proteína de la leche materna es de la misma especie, por lo que no es alérgica para el bebito. No se ha demostrado que ocurra alguna respuesta de producción de anticuerpos con la leche materna para sus bebitos. En cambio, se ha demostrado la repuesta a la pro- teína de la leche de vaca, ya que a los 18 días de estarla tomando, los bebitos empiezan a producir anticuerpos. La variedad de manifestaciones alérgicas que se han asociado con la leche de vaca incluyen problemas del aparato digestivo, alteraciones en la piel, catarros persistentes, enfermedades pulmonares crónicas, falta de crecimiento y muerte súbita. En estos casos, el diag- nóstico puede hacerse con dietas de eliminación. Las prue- bas cutáneas son de poca ayuda en los primeros meses de edad.

cutáneas son de poca ayuda en los primeros meses de edad. COMENTARIOS SOBRE NUTRICIÓN Un comentario

COMENTARIOS SOBRE NUTRICIÓN Un comentario que me parece increíble es sobre el posible efecto que tiene la leche materna en las cifras de colesterol a futuro. El doctor Raymond Reiser, de la Universidad de Texas, señaló que: “las altas concentraciones de colesterol en el suero en los bebitos alimentados con leche materna, de algún modo estimulan la producción de enzimas que les permiten resistir el reto del colesterol en su vida fu- tura”. Estas observaciones del doctor Reiser tuvieron un res- paldo con observaciones clínicas en un estudio realizado en la Universidad de Harvard por el doctor Harold C. Stuart hace 49 años, y continuados por la doctora Valadiam. Ellos han observado a varios cientos de adultos que ahora cuen- tan con 40 años de edad y han encontrado que hombres y mujeres que fueron alimentados “exclusivamente” con leche materna, tienen niveles de colesterol más bajos como adultos, aunque su ingestión de grasa sea alta; aparentemente están mejor preparados para manejar la

ingestión de grasa en su alimentación. Un aspecto que se

ha estudiado es la influencia de la alimentación infantil en

la obesidad del adulto a largo plazo. La doctora Brasel se-

ñala: “Los niños alimentados con biberón ganan más peso que los niños alimentados con leche materna”. El doctor Fomon, de la Universidad de Iowa, señala: “Si usted ama- manta a un bebé, no podrá saber si a los ocho años va a

ser un niño gordo, pero si usted lo alimenta con biberón,

lo manifestará durante su infancia”.

EL VÍNCULO MADRE-HIJO Se le da este nombre al acercamiento o apego que se des-

arrolla entre la madre y el hijo y entre el padre y el hijo, el cual es de mayor impacto a futuro, en tanto se instituye o

se inicia más cercano al posparto inmediato.

Este fenómeno ha motivado múltiples y extensos estu- dios por más de 20 años, por lo que sólo mencionaremos una mínima parte de ellos. Para el recién nacido, la primera “proveedora de nu- trientes” es la madre, ya que es la que da el alimento, protección, calor, estimulo y afecto. Algunos estudios sugieren que los primeros minutos o las primeras horas después del alumbramiento, pueden ser el periodo critico

o el momento óptimo para que se establezca un mejor

vínculo. A este breve período algunos autores lo llaman “periodo sensible materno”.

Por varias décadas se ha dicho que la alimentación con biberón puede brindar la misma experiencia emocional que la lactancia materna, pero no es verdad, porque no

se transmite la misma cantidad de calor. El seno que lacta

irradia más calor que el que no lacta. Esto ha sido demos- trado por películas infrarrojas.

lacta. Esto ha sido demos- trado por películas infrarrojas. PRÁCTICA DEL ALOJAMIENTO CONJUNTO El doctor Kennell

PRÁCTICA DEL ALOJAMIENTO CONJUNTO

El doctor Kennell afirma lo siguiente: “Cuando se permite

a las madres estar en contacto con los recién nacidos, se

crean entre ellos lazos que tienen efectos perdurables en

la conducta de la madre y consecuencias también perdu-

rables en el desarrollo y bienestar del niño. El hecho de

facilitar el contacto con la madre puede influir en el

22

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

comportamiento social, en su desarrollo psicológico, en la capacidad de aprendizaje, en un mejor lenguaje. En general, acelera la transmisión de la cultura”. Los doctores Kennell y Klaus observaron a dos gru- pos de madres y bebés. Las madres de un grupo tuvieron

16 horas de contacto extra con sus bebés durante los pri- meros tres días después de su nacimiento, y encontraron diferencias importantes entre los dos grupos.

A los dos años, las madres del grupo que tuvieron

más contacto con sus bebés utilizaban un lenguaje más rico en construcción y un vocabulario más extenso, hacían más preguntas a sus hijos y daban menos órdenes. En re- sumen, presentaban un mejor “modelo de aprendizaje”. A

los cinco años, el lenguaje de los niños era un reflejo del de sus madres. “Esto necesita continuarse, aunque coincide con otras observaciones en el sentido de que las madres que tienen un pronto contacto con sus bebés, se interesan más por sus hijos y parecen tener un im- pacto mayor sobre ellos, lo cual genera buenos resultados”.

El doctor Kennell revela con

tristeza: “Existen diversas prue-

bas de que un gran número de niños americanos sufren pro- blemas de adaptación. No es tan ingenuo pensar que prác- ticas tales como la separación forzada de madres y bebés en los hospitales y el casi abando- no de la lactancia materna sean algunas causas del desorden social de la época”.

gestión del bebito; en cambio, las proteínas de la leche de vaca están diseñadas para la digestión del becerrito.

d) La leche de vaca es muy rica en caseína, la cual forma

grandes coágulos duros y provoca estreñimiento. En cam-

bio, la leche materna es rica en lactoalbúmina que ayuda a digerirla con una facilidad increíble.

g) La grasa es también distinta. Está diseñada con caracte-

rísticas especiales para cada especie.

f) A diferencia de las dificultades en el metabolismo y ab- sorción de la grasa que se presentan al ingerir la leche artificial, la grasa de la leche humana es metabolizada y absorbida con mucha facilidad, debido a que en la leche materna está presente la enzima lipasa, que es la que di- giere la grasa. Otra maravilla de la naturaleza.

g) Algunas proteínas específicas de la leche materna son

capaces de destruir bacterias nocivas, lo que protege al bebito de algunas infecciones. Esto no pasa con la leche artificial

h) En la leche materna existen otras dos proteínas muy espe- cializadas: la lactoferrina y la tranferrina, las cuales se dedi- can a captar y recoger el hierro que existe en el aparato intesti- nal y lo fijan. Al desaparecer el hierro, las bacterias, incluyendo las malas como la E. Coli, pro- ductoras de diarreas severas en los bebés, no tienen de dónde captar hierro, muy necesario para su metabolismo, por lo que el crecimiento y la multi- plicación de estas bacterias se detiene. 4.- Todas las características bioquímicas ayudan a que el bebé sea menos estreñido, tenga menos ataques de diarre- a, menos cólicos y menos regur-

gitaciones. 5.- La posibilidad de alergias en el bebé se reduce con la leche materna. Las proteínas específicas de la leche de vaca son la mayor parte de ellas extrañas para el bebito, lo cual puede interferir con su sistema inmunológico y au- mentar la posibilidad de alergias. 6.- Es menos probable también que el bebé contraiga in- fecciones si consume leche materna. El doctor Herbert Ratner resumió en una frase las cualidades antiinfecciosas de la leche materna: “Es la vacuna de la naturaleza para el recién nacido”. 7.- Otra ventaja de la leche materna es que está a la tem- peratura adecuada y es siempre fresca 8.- Se presentan menos infecciones del oído. 9.- La piel del bebé estará siempre sana. 10.-Habrá menos obesidad. 11.- Favorece el desarrollo de las encías Ventajas para la mamá 1.-La lactancia es la manera más fácil y natural de ali- mentar al bebito.

es la manera más fácil y natural de ali- mentar al bebito. VENTAJAS DE LA LACTANCIA

VENTAJAS DE LA LACTANCIA MATERNA Podríamos decir que la ventajas de la lactancia materna son in- numerables, por lo que tratare- mos de mencionar las principales:

Ventajas para el bebito:

1.- La leche materna es el alimento perfecto para el bebi- to. Esto se ha comprobado, ya que contiene más cantidad y mejor calidad de hidratos de carbono (azúcares), proteína, riboflavina y vitamina D que la leche de vaca. 2.-La leche de vaca tiene más fósforo, sodio y calorías, que podrían precipitar algunos problemas en el organismo del bebito. 3.- La leche materna es de más fácil digestión, debido a varios factores:

a) Acidez gástrica. La leche materna da un pH de 3.5 al

contenido gástrico, lo cual contribuye al mejor vaciamien- to gástrico

b) Las proteínas son sustancias con características muy

especiales y peculiares para cada especie

c) Algunas proteínas forman parte y actúan como enzi-

mas, las cuales ayudan a mejorar el correcto proceso de digestión; o sea, las proteínas están diseñadas para la di-

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

23

CONOCIMIENTO LOS NIÑOS 2 3 2.- Beneficios físicos. Con la succión del bebito se liberan en

2.- Beneficios físicos. Con la succión del bebito se liberan en la madre dos hormonas que, además de estimular la producción de leche, contraen el útero, lo que le ayuda

a recuperar su tamaño normal y volver a su sitio original

lo más pronto posible. Esto condiciona una menor hemo- rragia posparto; por ende, menos anemia, mejor estado general y más fortaleza física para la mamá, aparte de que disminuye la congestión pélvica, y se reducen las posibili- dades de varices en las piernas y de hemorroides. 3.- Reducción de peso. Durante el embarazo, se van acu- mulando gradualmente gran cantidad de nutrientes, y, una vez iniciada la lactancia, se irán eliminando poco a

poco. Aunque no está bien demostrado, al no amamantar, estos nutrientes se quedan en el organismo de la madre, lo cual puede provocar aumento de peso y algunos otros trastornos, ya que al parecer su única vía de eliminación es la leche materna. 4.- Recuperación de la figura. Lo mencionado anterior- mente de disminución de la congestión pélvica y la elimi- nación de nutrientes, ayuda a mejorar la figura. 5.- El aspecto de los senos. Diversas observaciones indi- can que el tamaño y la forma del seno se ve afectado por la herencia, la edad y los embarazos, y que la lactancia lo hace solamente en forma mímica. El embarazo, así como

la lactancia, aumentan el tamaño del seno, pero éste es un

efecto temporal. 6.- Unión matrimonial. El amamantamiento fortalece los lazos matrimoniales; Master y Johnson han observado que la madre que amamanta tiene un alto nivel de interés sexual; además, experimenta un fuerte deseo de reanudar relaciones sexuales.

Ventajas para el padre 1.- Algunos padres no quieren que sus esposas amaman- ten a sus bebitos, porque creen que los van a excluir. Si un padre lee y se documenta acerca de la lactancia, se per- catará de que es lo mejor para su hijo y para su esposa. Definitivamente ese padre no sólo la apoyará, sino que le va a insistir para que alimente a su hijo de esa forma. 2.- El padre indudablemente resulta beneficiado, porque con la lactancia materna no tiene que preparar biberones en la madrugada y, si salen de viaje, no tiene que cargar toda la cocina en la cajuela de su auto. 3.- La lactancia materna no afecta a su presupuesto. 4.- ¡Qué orgullo para un padre ver que su hijo está sien- do amamantado por su esposa! ¡Qué confirmación más bella de la maternidad y qué oportunidad para ella de sen- tirse mujer y madre!

BENEFICIOS HASTA LA EDAD ADULTA Aunque hay mucho que hablar de la lactancia materna,

con los datos descritos nos podemos dar cuenta de que

la leche materna ayuda al futuro de nuestros hijos, ya que

tendrán un mejor crecimiento físico, neurológico, intelec- tual, en el lenguaje, así como de que los beneficios per- sisten hasta la edad adulta, dándoles una mejor calidad de

vida, ya que si evitamos la obesidad en el niño, y mantene- mos unas cifras de colesterol normales por muchos años,

y disminuimos la posibilidad de diabetes, todo esto trae

como consecuencia el disminuir (o retrasar) en el adulto

la hipertensión arterial, la aterosclerosis, el infarto al mio-

cardio, así como todas las complicaciones de la diabetes. ¿No creen ustedes que es increíble la leche materna?.

24

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

2 4 L O S N I Ñ O S CONOCIMIENTO Doctor Ernesto O. López Ramírez
2 4 L O S N I Ñ O S CONOCIMIENTO Doctor Ernesto O. López Ramírez

Doctor Ernesto O. López Ramírez Maestro Investigador Facultad de Psicología / UANL psicologoso@ hotmail.com

Capacidad desde la más tierna infancia

?

Cómo se desarrolla la memoria en los niños?

Ernesto O. López Ramírez

D esde que nace, el ser humano posee el potencial necesario para desarrollar, en gran medida, todas sus capacidades intelectuales. En particular, y

como argumentaré a continuación, el desarrollo de la me- moria va de la mano con el desarrollo de la conciencia y de la competencia lingüística, que los niños desarrollan a edades tempranas. Desde la más tierna edad, el humano es capaz de usar su conocimiento y potencialidad para el desempeño de ac- tividades complejas. Por ejemplo, desde las seis semanas de nacido, un bebé es capaz de realizar tareas de recono- cimiento facial, como las ilustradas en la figura 1. Habilidades como la mostrada en la figura son muestra clara de que el bebé tiene una constitución facial corporal gracias a la cual puede imitar eventos faciales significa- tivos. Esto le permite significar el mundo que le rodea y guardar estos significados en su memoria a largo plazo, para que dichos recuerdos le ayuden, en un futuro, a ser un ente social funcional.

CAPACIDAD DE ALMACENAR INFORMACIÓN Es claro que sin capacidad de almacenar dicha información significativa, una persona no sabría quién es, cómo com- portarse, cómo vestirse o cómo caminar, ni adquirir la ca-

portarse, cómo vestirse o cómo caminar, ni adquirir la ca- Figura 1. Se ilustra un estudio

Figura 1. Se ilustra un estudio clásico de imitación facial. Papá saca la lengua, el bebé saca la lengua; papá abre boca, el niño abre la boca; papá hace besito, el niño hace besito (Meltzoff, & Moore, 1977).

pacidad de ser un individuo socialmente adaptado. Esto es evidente sobre todo cuando se observan personas que presentan disfunción en sus capacidades de almacenar in- formación.

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

25

En este sentido, desde edades muy tempranas, los humanos somos capaces de crear representaciones conceptuales que almacenamos en nuestras memorias y que forman la base de nuestros procesos mentales posteriores. Así por ejemplo, como se ilustra en la Figura 2, y de acuerdo con Lindsay y Norman (1977), la activi- dad motora de un niño que mueve una sonaja, crea en el infante una representación mental (esquema) que asocia estados internos del individuo (sonido placentero) con conceptualizaciones de eventos del mundo externo. Estas representaciones mentales permiten la organización de la información de acuerdo a las propiedades del objeto re- presentado (Rumelhart & Ortony, 1977). Nótese en la figura 2 que representaciones conceptua- les con líneas más anchas son ejemplos de representación de conocimiento procedimental; esto es, conocimiento de cómo hacer algo, mientras que las asociaciones con fle- cha delgada muestran un ejemplo de una representación

declarativa; esto es, ¿que es algo?, ¿qué es azul?, ¿qué pro-

duce sonido, etcétera?

(La sonaja).

REPRESENTACIONES MENTALES Estos esquemas de conocimiento son los que posterior- mente nos permiten clasificar, reconocer, y obtener signifi- cados de nuestro medio ambiente. Sin embargo, conforme nos vamos desarrollando a través de nuestras vidas, el proceso de la formación de estas representaciones men- tales está con frecuencia sujeto a errores. Éste es el caso de un niño que observa un perro por primera vez. Aquí, de acuerdo a la teoría cognitiva de la mente hu- mana, el niño, al ver un perro, crea una representación conceptual que incluye información como: se llama pe- rro, se mueve, tiene cuatro patas, tiene color, etcétera. Sin embargo, al igual que el perro, también el gato, la ardilla, e incluso objetos como un carrito poseen características semejantes, y el niño tenderá a sobregeneralizar (ver fi- gura 3). El caso opuesto a la sobregeneralización es cuando se comete el error de no generalizar apropiadamente un esquema de conocimiento; esto es, la sobrediscriminación. Esto se ilustra en la figura 4. Como se puede ver, la formación apropiada de es- quemas de conocimiento es de vital importancia para la obtención de significados correctos. Así, de esta forma y mientras crecemos, es a través de una intensa actividad de acomodación y asimilación del conocimiento nuevo con el previo, como logramos el desarrollo intelectual. Las funciones primordiales de nuestro intelecto están estre- chamente relacionadas con dicha evolución, la cual nos habilita como seres pensantes y sociales.

DESARROLLO DE LA MEMORIA ANTES DEL LENGUAJE Diversos estudios académicos han mostrado que hay ni- ños que desde la primera semana de nacidos hasta los 24 meses pueden retener información que les interesa hasta por 12 meses (Siegler, 1986). Aquí lo importante es seña- lar que un infante sólo recordará aquellas cosas que le son de interés o le inspiran un estado emocional fuera de

lo común (miedo, enojo, risa, etcétera). Tareas como la imitación facial o el desplazamiento de objetos y la obtención de juguetes son de relevancia, sobre todo si implican el re- cordar una solución o una estrategia que evitan la frus- tración. Para el desarrollo de la memoria visual es preferible el uso de fotografías de interés para el infante. Es necesario entender que el favorecer mu- cha conducta motora es de relevancia, ya que las represen- taciones mentales motoras son posteriormente usadas para el desarrollo intelectual. Tener al infante quieto o envuelto en mantas lo priva de desplegar

al infante quieto o envuelto en mantas lo priva de desplegar Figura 2. Representación motora del

Figura 2. Representación motora del movimiento de una sonaja (basado en López, 2002).

del movimiento de una sonaja (basado en López, 2002). Figura 3. Ejemplo de sobregeneralización de conocimiento

Figura 3. Ejemplo de sobregeneralización de conocimiento (basado en López, 2002).

de conocimiento (basado en López, 2002). Figura 4. Ejemplo de sobrediscriminación de un objeto

Figura 4. Ejemplo de sobrediscriminación de un objeto (López, 2002).

26

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

DESARROLLO DE MEMORIA Y LENGUAJE Entre los dos y los cinco años existe un creciente desarrollo en las habilidades lingüísticas de los niños, y las memorias de eventos se consolidan sobre todo por el constante re- cordar. Niños de esta edad aprenderán diálogos comple- tos de su caricatura favorita, dado que la ven ocho, diez, veinte o más veces. En muchas ocasiones, un niño de este periodo escucha las conversaciones de un adulto aun y cuando pareciera que no lo hace. Un padre se quedará sor- prendido al descubrir que su hijo repite una conversación que sostuvo con un amigo o con su pareja, aun y cuando el niño parecía estar atendiendo a otra tarea. Tareas importantes que considerar en este perio- do para el desarrollo de la memoria pueden incluir los siguientes aspectos:

Reconstrucción de eventos del día. Pregunte a su hijo sobre qué se trató su caricatura favorita de ayer. Permita que el niño reconstruya eventos que le suceden en la escuela. Observe si sobregeneraliza o sobrediscrimina los eventos recordados a otros escenarios, y co- rrija según sea el caso. Esto permite la formación de significados apropiados. Promueva la creación de rimas y melodías de información nueva que adquiere. Permítale a su hijo la formación de categorías, favoreciendo que guarde sus juguetes, libros o ropa de acuerdo a una clasificación y luego fuerce otra forma innovadora de clasificación.

MEMORIA A CORTO PLAZO De relevancia en el desarrollo de la memoria es el periodo intelectual que se da entre los seis y los ocho años, ya que en este periodo la memoria a corto plazo de un individuo parece pasar de un solo almacén a un conjunto de siste- mas de procesamiento especializado de información. En términos más simples, antes de los seis años los niños

REFERENCIAS

Lindsay, P. H., & Norman, D. A. (1977). Human Information Processing:

An introduction to Psychology. New York: Academic Press

López, R.E.O. (2002). El enfoque cognitivo de la memoria humana: Técnicas de investigación. México, D.F.: Trillas

Meltzoff, A. N., & Moore, M. K. (1977). Imitation of facial and manual gestures by human neonates. Science, 198, 75-78

Rumelhart, D. E., & Ortony, A. (1977). The representation of knowledge in memory. In: R. C. Anderson, R. J., Shapiro, adn W. E. Montague (Eds).

Schooling and the acquisition of knowledge. Hillsdale, N. J.: Lawrence Erlbaum Associates.

Siegler, R.S. (1986). Children`s Thinking. Third edition. New Jersey: Prentice Hall.

Thinking . Third edition. New Jersey: Prentice Hall. conservan la información en un solo almacén temporal,

conservan la información en un solo almacén temporal, denominado memoria a corto plazo, y sólo es pasado a largo plazo si la información temporal es de relevancia. Este almacén a corto plazo guarda información, mien- tras ésta es de algún uso para el niño, hasta por 11 segun- dos o más, si es que esta información es constantemente mantenida de manera intencional. Entre los seis y los ocho años, la memoria a corto plazo parece dividirse en tres subsistemas: uno, relacionado con el procesamiento de imágenes; otro, relacionado con habilidades lingüísticas de lectura y escritura, y otro, relacionado con habilidades motoras (Siegler, 1986). En este periodo, el contexto social o la cultura en la que se sumerge un individuo permite que una modalidad de la memoria a corto plazo sea de uso preferente sobre las otras. Por ejemplo, en una cultura en donde se favorece el uso de imágenes o la comunicación visual, se fomentará el uso preferente de una modalidad de memoria, crean- do así la base para el desarrollo de un estilo cognitivo o de un estilo de aprendizaje.

MEMORIA MULTIMODAL En ocasiones, este uso preferente inhibe el uso de los otros subsistemas de almacenamiento, y se crea así un rechazo por el consumo de un tipo o formato de información. Es recomendable que, sobre todo en este periodo, los niños almacenen y procesen información que demande el ejer- cicio visual, auditivo, cinemático y verbal/escrito. Esto permitirá el desarrollo de una memoria multimodal, de posterior utilidad en el desarrollo cognitivo intelectual de sus hijos. Alrededor de los 12 años, un niño usará ya estrategias que los adultos utilizan para almacenar y recuperar infor- mación. Claro está que, para este punto, los padres y el contexto escolar del niño habrán hecho una gran tarea de promover el uso de la memoria. La recompensa es el recuerdo de experiencia y conocimiento, que será de utilidad a su hijo por mucho tiempo. En general, un padre puede leer más sobre cómo nuestro cerebro codifica y recupera información en teorías cognitivas de la memoria humana. Dichas teorías cuentan ya con obras de amplia difusión en Internet o en casas comerciales.

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

27

El desarrollo del lenguaje

Alba Fernández Arciniega

L a plástica y la música nos transmiten historia, sen- timientos y deseos. Así lo constatamos en la ne- cesidad de comunicarse y trascender que tenía el

hombre desde hace miles de años, como lo vemos en la Piedra Roseta, que data de 196 a. C. En ella se usaron tres diversas lenguas gráficas para transmitir un decreto que ha ocupado a egiptólogos, lingüistas, etcétera, por mucho tiempo, para dar luz al conocimiento de los pueblos y su evolución. Eso es lenguaje. En nuestro ejercicio profesional, nos encontramos con que la gran mayoría de las personas que las familias nos refieren para su estudio, llegan con la “etiqueta” de “pro- blema de lenguaje”, cuando las reales condiciones para estudiar son las de procesos de desarrollo fonológico, que muchas veces no son patológicas. En otros casos, en- contramos que hay alteraciones en la velocidad o sólo la voz se encuentra alterada. También es frecuente ver una lesión anatómica y o funcional con condiciones comuni- cativas dudosas, sin cuantificar el aspecto lingüístico. Por todo ello, esta invitación para departir con público no in- merso en patologías, nos agrada mucho.

TRABAJO CON PATOLOGÍAS Es necesario comentar que muchos de nues-

tros maestros y gran- des investigadores en temas del ser humano

y su comunicación tu-

vieron sus inicios en

el trabajo con patologías o vivieron experiencias con las

mismas, aunque no siempre las calificaron así, pues eran estudios con individuos a los que se llamaba en esa época “deficientes”, “sordos”, “ lentos…”, etcétera. En este res- pecto, se puede leer fácilmente a Vigotzki (1), Piaget (2), Chomsky (3), M. P. Berruecos, (4) P. Berruecos. T. (5), P Berruecos V. (6), J. Heres Pulido (7), A. Ramírez (8), T. Livas, A. Aronson (9), R. Avila (10). Bien podemos observar la cantidad de centros educa- tivos Montessori en todo el mundo, en donde se aplican técnicas cuyo origen mucha gente no conoce. Nuestras raíces de estudio y trabajo en la patología lingüística fueron en casos de alteraciones anátomo-fun- cionales o anatómicas, como pueden ser en cara y/o ca- vidad oral, laringe, cerebro, oído, y psicológicas. Hasta la

época actual, en el diario vivir nos encontramos con la fascinante labor metalingüística de estudiar y evaluar el lenguaje, el habla y la voz, con sus procesos de desa- rrollo en las diferentes formas de comunicación: hablada,

rrollo en las diferentes formas de comunicación: hablada, La piedra de Rosetta contiene un texto en
rrollo en las diferentes formas de comunicación: hablada, La piedra de Rosetta contiene un texto en

La piedra de Rosetta contiene un texto en tres tipos de escritura y su gran importancia radica en haber sido la pieza clave para comenzar a descifrar los jeroglíficos egipcios antiguos.

escrita, señalizada, plástica, musical, signada y corporal, así como en la habilitación o rehabilitación.

RAÍCES DEL PROCESO COMUNICATIVO Esto ha requerido el estudio de raíces del proceso comuni- cativo, desde enfoques lingüísticos y evolutivos, aunados

a los del pensamiento, la sociedad y sus afectos, las diver- sas etnias, culturas, religiones, idiomas, etcétera. Hoy día, ante el creciente deterioro acelerado en todas las esferas de estudio, hemos expandido horizontes en el estudio filosófico-socio-psico-lingüístico, pues hay gran cantidad de fallas en la omisión de palabras, estructu- ras sintácticas o cambios por vocablos sin significado:

v.gr., “pásame la desa del dese …”, “ es que… tipo te dije

, así como el

que …”, “o sea,

cambio de la forma plural por la singular al dirigirse a un público. Estas condiciones demandan investigación y ayuda, y nos deben encaminar a estudiar la redacción en los me- dios de difusión, pues hay alteraciones similares, pero nos llevan a reflexiones aún más peligrosas y a preguntas como: “en los libros, ¿qué irá a ocurrir?”.

¿no?”, “te dije de que

CREACIÓN DE LENGUAJE “NUEVO” Muchos amantes de la tecnología hemos aprendido a abre- viar palabras y a usar un “lenguaje nuevo”, que nos per-

viar palabras y a usar un “lenguaje nuevo”, que nos per- Doctora Alba Fernández Arciniega Foniatra

Doctora Alba Fernández Arciniega Foniatra HU / UANL foniatria@ hotmail.com

28

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

mite comunicarnos más rápidamente y que, si lo usamos bien, no debe implicar cambio de significados. Viendo la problemática desde el punto de vista econó-

mico, los centros laborales reportan la fuerte inversión en docentes incapacitados para laborar, pues hay muchos que se quedan sin voz, por fallas en el uso apropiado de

la voz en el manejo áulico, aunada a las tensiones en las

relaciones intrafamiliares, económicas y laborales, con de- ficiente equilibrio alimenticio, medio contaminado, etcé- tera (11). También las alteraciones de voz en los niños ocurren por alteraciones pragmáticas aunadas a la imitación de personajes de las caricaturas (12). El descuido en la salud, conjuntamente con el estrés, dan secuelas neurológicas que afectan al cerebro y lo lesionan, en lo que llamamos accidentes vasculares cerebrales ( stroke o la no siempre bien llamada embolia), los cuales causan daños que llevan

a la mala función en áreas diversas de la comunicación

(13).

El uso inadecuado de medicamentos, la rubéola du- rante el embarazo, la falta de atención médica en altera- ciones óticas, y la carencia de estudios y consejo genético, así como la existencia de personal no bien capacitado en la atención y educación del sordo, aumentan la cantidad de personas con alteraciones auditivas, y los resultados a largo plazo en aspectos comunicativos se ven reflejados en la productividad del sujeto y la sociedad. (14) Quienes no han estudiado las patologías comunicati- vas y sus componentes, pasan frecuentemente por una im- presión ilusoria de “naturalidad”, y consideran el lenguaje como la facultad de caminar.

y consideran el lenguaje como la facultad de caminar. EXPERIENCIAS DE APRENDIZAJE Existe un creciente interés

EXPERIENCIAS DE APRENDIZAJE Existe un creciente interés en conocer más los procesos “normales”, y no es posible dejar de reconocer lo que hemos logrado en México, como las experiencias de apren- dizaje con “los grandes”, como Premack, Hurtado, B. Mais- soni, Tarneaud, Carrasco Zanini, Cristal, Sinclair, etcétera, durante el Simposium sobre Desarrollo de Lenguaje, que

durante el Simposium sobre Desarrollo de Lenguaje, que organizamos en la Ciudad de México hace varios

organizamos en la Ciudad de México hace varios años, en el cual contamos con las enseñanzas de la mejor calidad mundial. En el ámbito del desarrollo de habilidades lingüísticas, se contó con la contribución-homenaje de madame Borell Maisonie, en su 50 aniversario de profesionista, quien nos volvió a compartir resultados de su trabajo en el desarro- llo del habla del menor con fisuras palatinas. Escuchamos también a D. Premack, quien nos comunicó sus investi- gaciones lingüísticas en la famosa “Mona Sara”, y sabe- mos que ha seguido trabajando en proyectos similares; pero nuestra mayor alegría ha sido el ver que sus esfuer- zos con primates han dado pie a las nuevas investigacio- nes que nos muestran los medios electrónicos masivos en video para la obtención de alimento, manejada con la mente de un simio. H. Sinclair compartió sus investigaciones de lenguaje y pensamiento y lenguaje en conversación con dementes (término no usado en la actualidad). En 1999, tuvimos el placer de atender a una tele-con- ferencia del doctor Cristal, quien insistió en la importan- cia del estímulo de lenguaje en el niño durante su primer año de vida.

INVESTIGACIÓN ACÚSTICA Largas fueron las comunica- ciones personales y grandes las investigaciones y libros de Daniel Ling (10). Admiramos que en su carrera de ingenie- ro en electrónica, en el Reino Unido; en la naval, en acústica marítima, instructor de co- municación oral para y con el deficiente auditivo, trabajó también en la investigación de acústica en auxiliares audi- tivos, táctiles, hasta los implantes cocleares. En sus ratos libres construía violines. Entre sus más importantes contribuciones al desa- rrollo lingüístico figura la del primer año del niño, su análisis acústico y sus respuestas. Fundamentó cómo los suprasegmentos dan lugar a una mejor sintaxis y com- prensión, con la captación de sus cinco famosos sonidos que permiten analizar captaciones de todas las frecuen- cias audibles. Consideramos que la vida no le dio tiempo de escribir sobre la calidad de la voz de quienes rodean al bebé, y su relación con las diversas lenguas y su signifi- cado, que ahora manejamos en el trabajo cotidiano. Pocos autores han revisado la vertiente del pensamien- to perceptual y sistemas autoorganizados, como lo hace Bono; pero en sus trabajos debemos observar cuidadosa- mente que, para los diferentes tipos de pensamiento, es menester el análisis con un nivel de lenguaje alto, que per- mite la creatividad en todas las áreas como resultado.

per- mite la creatividad en todas las áreas como resultado. FORMA Y SENTIDO DEL LENGUAJE Continuaremos

FORMA Y SENTIDO DEL LENGUAJE Continuaremos con algunas reflexiones que nos permiten profundizar en la riqueza del hombre, recordando que Noam Chomsky, afamado lingüista, hizo énfasis en que el

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

29

lenguaje tiene una forma y un sentido, y se acerca a lo que muchos llaman “esencia humana”. Su fascinante estudio no deja de provocar frustraciones. Dijo que una vez que hemos dominado el lenguaje, somos capaces de com- prender un número indefinido de expresiones que ni hemos oído jamás ni son análogas a nuestras experien- cias lingüísticas; y que somos capaces, con más o menos facilidad, de producir nuevas expresiones apropiadas, a pesar de su novedad, independientes de sus configuracio- nes, aunado a que aquéllos que comparten esta capacidad misteriosa también nos pueden comprender. Su observación en el sentido de estímulos ambientales

ha sido amplia, pero no suficientemente estudiada, ya que

puntualiza que si algunos individuos estuviesen limitados a un amplio pero definido conjunto de patrones habitua- les, serían considerados como defectuosos. Tales investigaciones hoy día serían sancionadas por Derechos Humanos, si fuese legalizado el que un sujeto

se

“lesionara lingüísticamente en forma intencional”; pero

hay estudios efectuados con poblaciones privadas de

estímulo, aparentemente lingüístico solamente, aunque

consideramos que al no tomarse en cuenta el ambiental,

su validez es relativa…

no tomarse en cuenta el ambiental, su validez es relativa… ESTUDIO DEL LENGUAJE DEL NIÑO Es

ESTUDIO DEL

LENGUAJE

DEL NIÑO

Es menester

ser ecuánimes

y justos. Sin

embargo, nos encontramos con que el es- tudio del len- guaje del niño consiste en interpretar un pequeño pun- to de la tinta plasmada en

cualquiera de los diseños del Roscharch, donde proyectamos nuestras propias teorías subyacentes en la percepción de la forma entintada. Diremos que puede ser no tan difícil el explorar el len- guaje, con un sinfín de elementos, pero el estudio del mis-

mo nos encamina a profundizar las investigaciones en el complejo desarrollo en el niño, sus afectos, costumbres, etcétera; en el ambiente lingüístico (hablado, señalizado, signado, corporal o mixto) y su interrelación psico-socio- cognitivo-étnico-neurológica-económico-afectivo y geográ- fico en que se relaciona el sujeto. Al estudiar el lenguaje, hay que revisar estudios del desarrollo del pensamiento y estar conscientes de que, al evaluar, cada autor aplica marcos teóricos diferentes; sin embargo, no siempre se aplica el mismo al evaluar fallas, y tampoco el mismo al analizar las muestras tomadas para irregularidades. Como cuarto factor encontramos diferen- cias en el que escucha y los efectos del evento en la eje-

El test de Rorschach es una técnica y método proyectivo de psicodiagnóstico creado por Hermann Rorschach (1884- 1922). Se publicó por vez primera en 1921 y alcanzó una amplia difusión no sólo entre la comunidad psicoanalítica sino en la comunidad en general.

cución del lenguaje. Para iniciar cualquier estudio, hay que puntualizar y recordar que éste sea validado de acuerdo a la época del marco, ya que en los años 30 se pensaba: “¿Tiene el niño un problema del habla o del lenguaje?” Más tarde se usó el: “¿Qué causa el desorden de lenguaje?”; cerca de los años

70, con teorías psicolingüísticas, se usó el: “¿A qué se asemeja

el lenguaje del niño?”, y en los 80: “¿Cómo es el éxito del chico

en la comunicación en diferentes situaciones?”, obviamente dentro del estudio de la pragmática.

ESTUDIO DEL SER HUMANO Esta oportunidad de reflexionar sobre el len-

guaje, el habla, la comunicación, el pensamiento

y su desarrollo debe dejar la necesidad de pro-

fundizar más en el estudio del ser humano y sus afectos, aunados a la crianza y el constante cam- bio en el entorno, que cada día aporta más in- formación que consideramos vertiginosa; pero… ¿será estable, para permitirnos interactuar ar- moniosamente en todas las posibles expresio- nes? ¿Se están evaluando actos de violencia rela- cionados con el lenguaje? Uno de nuestros sueños es poder trabajar a tiempo, y bien, con programas preventivos; la única solución para lograr equidad en nosotros y para nosotros, es estableciendo una planeación estratégi- ca equitativa, usando lenguaje comprensible y multiplicable, dirigido a cada población de posible riesgo. Para tal fin, consideramos que una de las poblaciones más vulnerables la constituyen los niños, ya que cantidad de “soluciones” se dirigen a atender con “apoyo” diversos “problemas de lenguaje” y frecuentemente se atribuyen al niño más patologías de las que realmente padece, pues algu- nos cambios en el habla se confunden con problemas de len- guaje, y más aún con procesos evolutivos dentro de la norma internacional. A veces se llega al extremo de negarles el in- greso a diversos niveles de la educación formal. Esto ocurre también con niños cuyo estímulo en la lengua escrita ha sido nulo, pobre o incoherente. Necesitamos saber, estudiar y di- fundir el conocimiento que hay sobre el desarrollo normal del habla, lenguaje, voz y lengua escrita. Al comprender que las personas nos comunicamos por medio de al menos una lengua hablada, y tal es un código diferente que aplica diver- sos patrones que convergen en un significado, no dejamos de ver lo complejo que resulta. Aunque aprendemos la lengua materna sin mayor esfuerzo ni conciencia, llegamos a la edad adulta con el uso del habla y la comprensión automáticas.

adulta con el uso del habla y la comprensión automáticas. MECANISMOS DEL LENGUAJE En la producción

MECANISMOS DEL LENGUAJE En la producción de los mecanismos usamos por lo me- nos cinco diferentes pasos, que son la selección de pa- labras conservadas en la memoria, y las organizamos de tal forma que se presten a buena comprensión de quien nos escucha y comparte nuestro código lingüístico, así como sus reglas implícitas de estructura gramatical, que am- bos hemos derivado de la experiencia; activamos los mús- culos y estructuras óseas que pondrán en movimiento la producción; creamos varios sonidos que forman nuestras palabras y oraciones; nos auto-escuchamos al hablar, cer-

30

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

ciorándonos de que el mensaje se produjo con la propiedad que deseamos; planeamos al mismo tiempo oraciones futuras y nos apoyamos en el efec- to que tengan en la persona a la que hablamos, cuyo comportamiento ob- servamos. La percepción del habla no es menos compleja que la producción, ya que tenemos que escoger el sonido que proviene de un sonido o ruido ambien- tal determinado; debemos identificar los sonidos y palabras dentro de una continuidad de sonidos formados en hilera; tenemos que detectar la forma de emitir los sonidos y el estado de ánimo de quien nos habla (suprasegmen- tos); reconocer la gramática; deducir la razón por la cual nos está hablando, y deducir el significado dentro del contexto de sonidos, ambiente y forma de expresión del hablante. Esta complejidad de procesos se llega a dominar durante el primer año de vida, mediante el uso de todos los sentidos y el cerebro para interpretar.

HABLA Y LENGUAJE

Es importante que comprendamos que el habla y el lenguaje no son uno; lo mismo ocurre con los mensajes de la lengua escrita, pero no todas las len- guas se basan en sonidos, lo que hace más complejo el sistema. A continuación aparece una guía que nos permite condiciones que obser- var en el menor de un año, que son respuestas a funciones superiores en el menor, mal llamado “pre-lingüístico”. (19) Guía Audición- Comunicación (Alba Fernández Arciniega, 2007) Nacimiento–3 meses

- Hace sonidos de placer como gorjeos y arrullos.

- Produce sonrisas al ver la cara de los que le rodean.

- Produce sonidos diferentes para cada necesidad. 4-6 meses

- Emite sonidos, ya sea que esté solo o acompañado.

- Aprecia enojo o alegría mediante emisiones sonoras.

- Sus sonidos se parecen al habla e incluye m. b. p.

7- 12 meses

- Imita sonidos del habla

- Usa una o dos palabras, a pesar de no ser muy claras, como “mamá”,

“papá”, “agua”.

- Usa sonidos del habla de los padres para buscar ayuda o atención, sin

queja o llanto.

- Usa sonidos o grupos de sonidos cortos y a veces largos o combinados, como “daaa, da” “ga, gaaa” etcétera.

alumnos. ¡Vaya trabajo psico-socio-lingüístico que tienen que hacer¡

Asimismo, se tiene que trabajar con los programas como “Hearing Health for 2010” (Salud Auditiva para 2010), a un costo económico muy alto, pero invirtiendo para el futuro económico y social de sus habitantes. Hay otras experiencias interesantes de evaluar en la Comunidad Europea y en países de habla hispana, pero con recursos económicos limitados.

EQUIDAD SOCIAL El panorama mundial del Siglo XXI nos muestra clara- mente la necesidad urgente de actuar en educación, como podemos leer en la Revista Ciencia CONOCIMIENTO Tec- nología, con el tema Financiamiento del Conocimiento, donde se constatan condiciones históricas y posibilidades de mejoría en equidad social, incluidas realidades y posi- bilidades de financiamiento para superación académica. Vemos que el vehículo de todos estos pensamientos parte del lenguaje y su interacción.

Conscientes de la necesidad de paz y salud mediante

la educación, organizaciones civiles como Rotary Interna-

tional trabajan desde hace cien años en equidad, justicia

y paz, por lo que ofrecen apoyo para mejorar aspectos

internacionales y nacionales, mediante capacitación para

la paz mundial y la resolución de conflictos mediante pro-

gramas diseñados para tales efectos, y el otorgamiento de becas estudiantiles para otros países, cuyo objeto es lograr la hermandad entre los pueblos. Los beneficiados se capacitan en áreas de su interés académico, para más tarde aportar a la comunidad de origen. Sí, todo esto requiere del “vehículo del pensamiento” (5)… el lenguaje. Educación es la respuesta, y la solución debemos ser todos, pues tenemos medios de comuni- cación maravillosos, con los cuales podemos obtener pau- tas sobre las experiencias que han tenido en lo personal y grupal; el aprendizaje de otras lenguas en el proceso in- tercultural, producto de la multiculturalización mundial.

- Responde a cuchicheos a más de un metro de dis-

tancia.

- Comprende juegos con el uso de lenguaje hablado,

como son el imitar, por ejemplo, a una persona enoja-

da; o preguntas de: ¿cómo hace el ….? ¿dónde está etcétera.

- Al escuchar palabras altisonantes, se inquieta y

muestra incomodidad.

?

- Disfruta de la música, haciendo movimientos cor- porales muchas veces rítmicos.

Urge observar condiciones para modificar la cog- nición social, que nos invita a reflexionar sobre accio- nes realizadas en otros países, con estrategias socio- económicas y políticas diferentes, como la legislación en Estados Unidos, alusiva a un conflicto educativo y legal con el nombre: “Que Ningún Niño Se Quede Atrás” (NCLB), que tiene como meta el año 2013, y que pre- tende “normalizar” niveles académicos de todos los

REFERENCIAS

1. Vigotsky L.S

2. Piaget J

psicolingüística Ed. Proteo 1969 p. 43

3. Chomsky.N. El lenguaje y el entendimiento. Ed. Seix Barral. 1980

4. Berruecos M.P. Acta Audiológica y Foniátrica

5 Berruecos Téllez P. Acta Audiológica y Foniátrica ED-. IMAL ¡959-1972

6. Berruecos V. M.P. Comunicaciones personales

7. Pulido J.H. Apuntes personales y artículos

8. Ramírez,A. Tesis Profesional de Psicología

9. Aronson A. Singular Publishing Group. Aronson’s Neurosciences Pocket Lectures. 2000.

10. Ling D. Foundations for Spoken language of the Hearing Impaired Child. AGBell. Library of

Congress

11. Stemple J. Voice Therapy. Clinical Studies. Mosby Year Book. 1998

12. Andrews M.L. Voice therapy for children. Singular Publications Voice in Children

13. Held J. P. The natural history of stroke. Stroke and its habilitation. Baltimore 1995.

14. Premack D. Preparations for discussing behaviorism with chimpanzee. Cambridge MIT Press,

1966.Genesis for language research.

15. Braunstein N. El lenguaje y el inconsciente freudiano.

16. Chapey R. Cognitive intervention in Adult Aphasia. Singular Press 2004.

17. Wheat, Patte and Lieber, Leonard. Hope for the Children. Minneapolis, Winston Press 1979

18. Wildermann, Understanding and Managing Child Behavior. Future Ed. Inc. 1993

19. Simmons-Martin A. Parents and Teachers: Partners in Language Development. Library of

Congress. 2007.

El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Ed. Grijalbo 1979

Ajuriaguerra J, Bresson F. Fraisse P., Inhelder, B Olerón P Introducción a la

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

31

Fatalismo genético

La diabetes infantil

Natalia Eloísa de la Garza

L a diabetes es un problema de salud que no respeta edades, sexo, raza o posición económica. La tasa de presentación es dos veces mayor en los latinos que

en los no latinos, y esto tiene mucho que ver con nuestra carga genética, así como con los cambios en nuestros pa- trones alimenticios y de actividad física.

¿Qué es la diabetes? La diabetes es un padecimiento crónico, sin opción a la cura en la actualidad, en el que la insulina no es producida o utilizada en forma adecuada. La insulina es una hormona producida en las células beta de los islotes pancreáticos (llamados también islotes de Langerhans), que tiene como función permitir que la glu- cosa entre en las células del músculo y sea transformada en energía. También actúa en las células del hígado y de la grasa donde la glucosa se almacena. CLASIFICACIÓN En el pasado reciente se reconocía a la diabetes de presen- tación en la infancia y en la adolescencia como diabetes juvenil; en 1997, con la presentación de la nueva clasifi- cación de diabetes, esto quedó como diabetes tipo 1.

En la diabetes tipo 1, las células beta del páncreas son destruidas por el sistema inmunológico, y se deja de pro-

ducir insulina; el inicio de esto suele ser abrupto (semanas

o meses) y rápidamente se presentan síntomas como sed

intensa, orinar frecuentemente, orinar en la noche, pér- dida de peso, apetito voraz, deshidratación, entre otros.

Actualmente en esta población (la infancia y la adoles- cencia) se ha presentado una epidemia de diabetes tipo 2

(antes conocida como la diabetes del adulto). En este caso

sí hay producción de insulina, pero esta insulina no traba-

ja en forma adecuada, y existe un periodo de resistencia a

la insulina. Por lo general, estas personas son obesas (obe-

sidad de predominio abdominal), pueden tener acantosis nigricans (dato clínico consistente en engrosamiento e hi- perpigmentación de la piel del cuello, las axilas el pliegue de los codos y/o la entrepierna); presencia de verrugas.

AUMENTO DEL APETITO Las jovencitas pueden tener irregularidades menstruales, acné y la presencia de vello facial, torácico y/o abdomi- nal, los cuales son datos de ovario poliquístico, pero por lo general no presentan los síntomas característicos de la diabetes (sed, y poliuria), aunque sí presentan incremento en el apetito.

Existen otros tipos de diabetes de presentación en este rango de edad, conocidos como diabetes tipo MODY (Ma- turity Onset Diabetes of the Young), en la cual hay defectos genéticos en seis genes, y se presenta principalmente en caucásicos. Estos individuos tienen un patrón autosómico

caucásicos. Estos individuos tienen un patrón autosómico dominante, y por lo general son asintomáticos y hay

dominante, y por lo general son asintomáticos y hay que buscarlos intencionadamente en familias con alta preva- lencia de diabetes en edades tempranas.

El diagnóstico de diabetes se hace cuando dos gluco- sas en ayunas están iguales o arriba de 126 mg/dl. Tam- bién puede hacerse diagnóstico haciendo una curva de tolerancia a la glucosa, buscando niveles de glucosa a las dos horas post ingesta de 75 gramos de glucosa vía oral, mayores o iguales a 200 mg/dl.

Cuando se presenta diabetes en la infancia o en la ado- lescencia, lo más importante después de establecer el diag- nóstico consiste en brindar una clasificación adecuada (tipo 1 o tipo 2). Existen casos de presentación clásica en los cuales no hay duda en la clasificación; sin embargo, algunos casos tendrán dificultad para ser clasificados.

En estos casos, el utilizar exámenes como la búsqueda de anticuerpos que circulan en la sangre del paciente o el medir niveles de insulina y péptido C pueden ayudar a la clasificación adecuada del caso.

C pueden ayudar a la clasificación adecuada del caso. Doctora Natalia Eloísa de la Garza Medicina

Doctora Natalia Eloísa de la Garza Medicina Interna – Endocrinología natalia_eloisa @hotmail.com

32

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

3 2 L O S N I Ñ O S CONOCIMIENTO Una vez establecido lo anterior,

Una vez establecido lo anterior, se debe iniciar un tratamiento adecuado, teniendo en cuenta varios objetivos:

1.- Llevar los valores de glucosa a niveles adecuados prees- tablecidos para los rangos de edad. 2.- Brindar asesoría nutricional y de ejercicio adecuada indi- vidualizada a cada paciente. 3.- Evitar las complicaciones agudas de la diabetes. 4.- Establecer un patrón de vigilancia y/o tratamiento opor- tuno de las complicaciones crónicas. 5.- Involucrar activamente al paciente y a la familia en el tratamiento. 6.- Educar sobre el cuidado de la diabetes.

TRATAMIENTO El tratamiento de cualquier tipo de diabetes tiende a ser com- plejo, ya que, a diferencia de otro tipo de enfermedades, no sólo involucra el tomar algún medicamento, sino que implica un cambio en el estilo de vida.

Tratamiento nutricional: Las personas con diabetes deben llevar una dieta balanceada, con la ingesta calórico nutricional adecuada para el rango de edad y actividad física, evitando consumir azúcar refinada y sus derivados. Por lo general se recomienda establecer un régimen alimenticio, educando al paciente y a la familia en las listas de intercambios, lo cual requiere de educación para aprender la clasificación de lo que comemos en los grupos alimenticios que existen (cereales y tubérculos, grasas, verduras (grupo A y B), proteínas animales, leguminosas, frutas y leche) así como la cantidad de alimento que co-rresponde a un intercambio.

Pero una vez aprendido esto, se brinda la posibilidad de que el paciente tenga libertad de elegir lo que quiere comer,

respetando cantidades de alimento. Esto permite aplicar regímenes nutricios a largo plazo, individualizados a las necesidades del tratamiento de cada persona. En los ca- sos de pacientes con diabetes tipo 2 o MODY, se aplican regímenes de reducción de peso, y en el caso de diabetes tipo 1, les permite conocer la cantidad de carbohidratos que ingieren en cada alimento, y esto sirve de guía para la aplicación de la insulina en dosis individualizadas a las necesidades de cada paciente.

Ejercicio: Se debe promover la actividad física en las personas con diabetes. En pacientes que toman algún medicamento que pudiera ocasionar hipoglucemia, o en el caso de los usuarios de insulina se debe educar sobre cómo prevenirlas y cómo tratarlas en caso de que se pre- senten.

En el caso de la diabetes tipo 2, el ejercicio es muy im- portante para promover la pérdida de peso, y ayudar así a disminuir la resistencia a la insulina.

DIABETES TIPO 1 El tratamiento de la diabetes tipo 1 se lleva a cabo con insulina. Existen varios tipos de insulina, clasificados de acuerdo a su inicio de acción y tiempo de duración en actividad hipoglucemiante (insulinas de acción ultrarrá- pida, rápida, intermedia y lenta).

Existen presentaciones de insulina premezcladas, y existen en la actualidad varias formas de aplicación de la insulina: con jeringa, plumas con cartucho, plumas desechables precargadas y bombas de infusión continua de insulina. Los esquemas para el tratamiento del pa- ciente deben individualizarse con base en las necesidades de cada paciente.

DIABETES TIPO 2 El único medicamento aprobado por la American Diabetes Association para el tratamiento de la diabetes tipo 2 en la infancia, es la metformina. Sin embargo, otros medica- mentos utilizados en los adultos están siendo probados en este grupo de pacientes, porque en teoría deberían ac- tuar igual que en los adultos.

COMPLICACIONES AGUDAS La complicación aguda que se presenta con mayor fre- cuencia es la hipoglucemia, la cual consiste en la presen- cia de niveles de glucosa en la sangre por debajo de 60 mg/dl, acompañada por lo general de síntomas como pal- pitaciones, sudoración fría, sensación de hambre, mareo, temblor, alteración en el estado de la conciencia y en casos extremos pudieran llegar a presentarse crisis convulsivas y pérdida de la conciencia.

Las personas con diabetes deben conocer estos sín- tomas y saber que, en caso de presentarse, deben in- gerir algo que contenga glucosa (tabletas o geles de glucosa, azúcar, miel, jugo etcétera), y las personas

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

33

que los acompañan en forma cotidiana (familia, ami- gos, profesores etcétera) deben saber cómo auxiliar en caso de que el paciente no pueda tratarse solo ante la presencia de dichos síntomas.

Es conveniente que la persona con diabetes lleve una advertencia en forma de esclava, que indique que tiene diabetes, y en sus pertenencias (cartera, mochila) estas indicaciones por escrito, para el caso en que esté sola y alguien la encuentre inconsciente.

COMPLICACIONES CRÓNICAS

Es un hecho irrefutable que las complicaciones crónicas asociadas a la diabetes existen, tanto microvasculares (daño a la visión, daño renal) como macrovasculares (infarto, accidente cerebrovascular), pero también es cierto que dichas complicaciones, si llegan a presentarse, será después de muchos años de padecer diabetes, y si ésta no ha sido bien manejada.

Es importante evitar las historias de terror para pacientes

y familiares, y dar un enfoque positivo ante este temor,

así como manejar una vigilancia anual ante dichas

complicaciones. A partir del quinto año de que la diabetes fue diagnosticada, es posible detectarlas y tratarlas oportunamente antes de que dichas complicaciones desemboquen en situaciones que puedan poner en peligro

la vida o la calidad de la vida a largo plazo.

La vigilancia de las complicaciones crónicas se hace de la siguiente manera:

Hemoglobina glucosilada cada 3 meses. Este estudio permite saber qué tan bien controlada está la diabetes

en los últimos tres meses: Esto se lleva a cabo desde el diagnóstico. Microalbuminuria una vez al año. Esto nos permite saber

si el riñón ha empezado a filtrar proteínas. (Esto a partir

del quinto año). Perfil de lípidos anual, desde el diagnóstico. Perfil tiroideo y anticuerpos antiperoxidasa. Este estudio debe hacerse en pacientes con diabetes tipo 1 desde el diagnóstico, porque la enfermedad tiroidea puede asociarse a diabetes. Anticuerpos antigliadina. Esto sirve para detectar la enfermedad celiaca en diabetes tipo 1, la cual se asocia en un 10 por ciento de los casos. Vigilancia oftalmológica una vez por año, de preferencia con un especialista en la retina a partir del quinto año. Revisar los pies en cada visita con el doctor. Vigilancia odontológica una vez por año.

Otro aspecto importante que considerar es el apoyo psicológico ante el diagnóstico de diabetes. Un cambio de vida tan drástico en estas etapas de la vida puede acompañarse de depresión o rebeldía, y afrontar esto junto con el apoyo de un especialista puede llevar a un desenlace más saludable a largo plazo.

Otras complicaciones agudas que se deben tener presentes son las elevacio- nes de glucosa, que, en caso de diabetes tipo 1, pudieran llegar a ser graves y complicarse con cetoacidosis diabética, y la presencia de infecciones.

MONITOREO DE LA GLUCOSA CAPILAR Las personas con diabetes deben conocer sus cifras de glucosa día a día. Actual- mente se cuenta con aparatos medidores de glucosa capilar caseros, que son muy útiles para llevar a cabo esto en forma cómoda y rápida.

El monitoreo de la glucosa permite al paciente y al médico conocer si el tratamiento está siendo el adecuado, si se administra la dosis correcta; permite confirmar si los síntomas que presentan son secundarios a bajas o altas de la glucosa, y en los casos de diabetes tipo 1, algunos esquemas permiten modificar la dosis de insulina en base al resultado de la glucosa y la cantidad de carbohi- dratos que se van a ingerir.

modificar la dosis de insulina en base al resultado de la glucosa y la cantidad de

34

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

3 4 L O S N I Ñ O S CONOCIMIENTO Recientemente, ha sido aprobado por

Recientemente, ha sido aprobado por la FDA un sen- sor que monitorea la glucosa en forma continua, y da resultados cada cinco minutos, lo que permite un abor- daje de la diabetes momento a momento. Es un sistema invasivo, ya que requiere la aplicación de un transductor subcutáneo cada 3–7 días, pero la información que provee es muy útil para el control intensivo de la diabetes tipo 1.

METAS DE CONTROL GLUCÉMICO Las metas de control glucémico varían de acuerdo con la edad del paciente, pero en general se aceptan como rangos adecuados el tener una glucosa, antes de los alimentos, entre 80 y 110 mg/dl; glucosa, dos horas después de haber comido, arriba de 100 y debajo de 140 a 180 mg/dl, y an- tes de dormir, entre 100 y 150 mg/dl, así como glucosa a las 3:00 am, de alrededor de 100–150 mg/dl.

EDUCACIÓN El buen control de la diabetes involucra tanto al pacien- te como al equipo de salud. La única forma de alcanzar las metas de control es que el paciente y su familia se in- volucren activamente en el tratamiento, y esto requiere de educación.

El paciente debe aprender ciertas habilidades, como utilizar adecuadamente su glucómetro y anotar sus resul- tados de monitoreo; tomar decisiones para cambiar su es- quema de tratamiento con base en sus resultados; apren- der a elegir adecuadamente sus alimentos y, en los casos de control intensivo, aprender a contar carbohidratos y calcular su dosis de insulina con base en sus resultados de glucosa y su ingesta de alimento, así como su actividad física. El paciente y su familia deben aprender a detectar síntomas de hipoglucemia y a tratar la misma, y deben

aprender cuándo deben contactar al médico en días de enfermedad o cuando la glucosa elevada no baja.

Deben aprender a cuidar sus pies, y a realizar la lim- pieza dental. Se debe educar sobre evitar el tabaquismo, y cómo manejar la ingesta de alcohol en el caso de los adolescentes.

En fin, que vivir con diabetes en el día a día, requiere de una serie de conocimientos y habilidades que se desa- rrollan con el tiempo, con base en una buena comunicación de la familia, el paciente y el equipo de trabajo.

PREVENCIÓN DE DIABETES Hasta el momento, la diabetes tipo 1 no puede ser preveni- da. Se han hecho varios estudios en hermanos de personas con diabetes tipo 1, en busca de anticuerpos anti insulina en ellos, y en busca de prevenir el mal, sin resultados sa- tisfactorios.

Por otro lado, la diabetes tipo 2 sí se puede prevenir en la infancia y la adolescencia, buscando evitar el se- dentarismo y la obesidad en esta población. Para esto se requiere una conciencia social, y hacer uso del sentido común; evitar los alimentos chatarra, nutrir a los niños en forma saludable e involucrarlos en actividades físi- cas en forma cotidiana. Hay que educarlos en esto en la escuela y en el hogar.

En resumen, la diabetes es un problema de salud que hasta el momento no tiene cura, pero con el equipo ade- cuado de trabajo y haciendo uso de los recursos con los que contamos en la actualidad, el tener diabetes no debe privar al paciente ni a su familia de una adecuada calidad de vida.

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

35

CONOCIMIENTO LOS NIÑOS 3 5 La obesidad infantil, problema mundial de salud pública Arturo Magallanes Araujo

La obesidad infantil, problema mundial de salud pública

Arturo Magallanes Araujo

L a obesidad y el sobrepeso se han convertido en un grave problema mundial de salud pública, al grado de que se les considera la primera epidemia no

transmisible. Si se tratara solamente de un problema es- tético, su alta incidencia no tendría gran relevancia. Sin embargo, ya no es un secreto que la obesidad es la ante-

sala de numerosas enfermedades, las cuales tendrán un claro efecto negativo en la calidad y en la esperanza de vida de una persona, incluida la pobre autoimagen que aqueja a quien la padece.

Al valorar el estado nutricio de una persona, es básico considerar su peso y estatura, y establecer un indicador que los relacione, lo que da como resultado el Índice de Masa Corporal (IMC) (peso en kilogramos / talla en metros al cuadrado). De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el resultado normal es de entre 18.5 y 24.9; menos de 18.5 es peso bajo; de 25 a 29.9, sobrepeso, y obe- sidad cuando es mayor de 30. En México, se considera la obesidad en más de 27, y en el caso de personas de talla baja (menos de 1.60 metros en hombres y 1.50 metros en mujeres) a partir de 25. Es importante considerar que en este indicador no se toma en cuenta el porcentaje de grasa corporal.

VALORES DE REFERENCIA Sin embargo, en el niño y adolescente, la valoración de la obesidad es más difícil, debido a los cambios que se pro- ducen durante el crecimiento en la acumulación de grasa y en las relaciones de los diferentes parámetros antropomé- tricos. Por esta razón, dichos parámetros deben relacionar- se con los valores de referencia para edad, peso y talla. Dado lo anterior, el IMC relacionado con la edad y el sexo es un indicador aceptado para la estimación de la obe- sidad en personas de 2 a 18 años de edad, considerando que quienes se encuentran en el percentil 95, de acuerdo a las tablas de peso para la edad, tienen obesidad; entre 85 y 95, sobrepeso, y entre 5 y 85, peso normal. En términos generales, se considera que la obesidad es el resultado del desbalance entre la ingesta de energía y el gasto de la misma, donde la ingesta excede el gasto exceso de comida y sedentarismo) y trae consigo un incremento del tejido adiposo.

En tiempos modernos, este exceso de tejido adiposo es considerado enfermedad; sin embargo, la capacidad del organismo para almacenar energía (tejido adiposo) en los tiempos en que los alimentos no eran fáciles de conseguir, resultaba ventajoso, ya que le permitía sobrevivir en las épocas de sequía o de escasez. En cuanto a la obesidad infantil, se ha considerado que existen periodos críti- cos en la vida de las personas que pudieran determinar un incremento de peso posterior. Un ejemplo son las influencias intrauterinas, ya que se ha demostrado una relación positiva directa entre el peso al nacer (poco o mucho peso) y el IMC en la vida adulta.

El análisis de las curvas del IMC de acuerdo a la edad, nos permite describir la evolución a lo largo de la infan-

cia, e identificar una pendiente de crecimiento durante el primer año de vida, el cual decrece a partir de esa edad

y llega a sus valores mínimos entre los cuatro y los ocho

años, momento en que se produce un nuevo aumento, hasta la vida adulta.

“REBOTE ADIPOSO”

A este incremento se le ha llamado “rebote adiposo”, y se

ha observado que cuando se produce precozmente, antes de los cinco años de edad, conduce a una elevación más rá- pida del IMC, y se asocia significativamente con un mayor riesgo de obesidad en la edad adulta. Un dato importante es el hecho de que la alimentación del seno materno pu-

es el hecho de que la alimentación del seno materno pu- Doctor Arturo Magallanes Araujo MSP

Doctor Arturo Magallanes Araujo MSP Presidente del Colegio Médico de Nutrición Clínica y Obesidad del Noreste, A. C.

luizza80@

hotmail.com

36

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

3 6 L O S N I Ñ O S CONOCIMIENTO diera tener en el adulto

diera tener en el adulto un efecto protector contra la obe- sidad y otras enfermedades.

La adolescencia (periodo que inicia con la pubertad) es marcada por cambios fisiológicos y psicológicos; algu- nos, como los de la composición corporal, han sido bien caracterizados y varían según el género: en los varones, la masa magra (músculo) tiende a incrementarse, y el porcentaje de masa grasa disminuye; en cambio, en las mujeres aumenta el porcentaje de grasa. Los patrones de distribución de grasa también cam- bian de acuerdo al género. En los varones existe una ten- dencia franca a la centralización de la grasa con incremen- to en la grasa subcutánea y visceral abdominal; en cambio, en las niñas, la grasa tiende a depositarse en cadera, pier- nas y glúteos. Un factor importante en el sobrepeso y la obesidad es el sedentarismo, que en la infancia tiene una importancia capital. Existen estudios que evidencian la relación directa entre el número de horas frente al televisor y la computa- dora, y la disminución de actividad física, en parte por la falta de espacios para realizarla; la inseguridad que limita la libertad para salir a caminar por las calles, y la falta de una educación física y recreativa en la escuela, en la que se destinan dos horas a la semana para tal fin.

EFECTO BENÉFICO DEL SUEÑO Además de la actividad física, considerada como factor protector, se ha reconocido el efecto benéfico del sueño, pues diversos reportes demuestran que se da mayor ín- dice de obesidad entre los jóvenes con periodos más cor- tos de sueño. Si bien es cierto que existen factores genéticos en la gé- nesis del sobrepeso y la obesidad, la expresión dependerá

de que las condiciones ambientales favorezcan su apa- rición o su detonación, tal como la ingesta inadecuada en los infantes, tanto en su calidad como en su cantidad. De todos es conocido cómo influye en la alimen- tación la cantidad de publicidad de alimentos con alto contenido energético, entre ellos los refrescos con alto contenido de azúcar, así como el incremento en el tamaño de las porciones y las promociones como “buffet”. Es importante recalcar que la alimentación es un ele- mento importante en el desarrollo del sobrepeso y la obe- sidad, pues se ha demostrado mayor prevalencia del mal en niños con dietas ricas en grasa, mayor al 40 por ciento, además de aquellos niños con bajo consumo de frutas y verduras, así como de quienes consumen un desayuno in- completo o no lo consumen.

FRECUENCIA DE LOS ALIMENTOS La frecuencia de los alimentos es también importante, ya que se presenta mayor índice de obesidad entre aquellos niños que tienden a alimentarse dos o tres veces al día, comparados con aquéllos que lo hacen cinco veces. La época actual se caracteriza por un cambio en el

estilo de vida de todas las personas, incluidos los niños; cambios en la alimentación en cuanto a calidad, cantidad

y proporción de nutrientes, así como sedentarismo por in-

cremento en el tiempo de ver televisión y uso o abuso de la computadora. No es raro ver en niños enfermedades que antaño eran consideradas de la edad adulta, como la hiperten- sión, diabetes mellitus tipo 2, hiperlipidemia, problemas en el desarrollo y crecimiento óseo, alteraciones derma- tológicas, enfermedades cardiovasculares, hiperandroge- nismo o síndrome de ovario poliquístico, problemas res- piratorios, enfermedades hepáticas y gastrointestinales, alteraciones neurológicas e incremento en el desarrollo de algunos cánceres. En relación con lo anterior, existe un grupo de pa- tologías que se han incrementado, y lo forman las cuatro primeras mencionadas en el párrafo anterior, llamado sín- drome metabólico, y que lo forman, la obesidad como ele- mento central, acompañado por hiperinsulinemia o diabe- tes mellitus tipo 2, hipertensión arterial e hiperlipidemia (incremento de triglicéridos y colesterol en la sangre).

SÍNDROME METABÓLICO Se considera que un incremento de media unidad en el IMC se asocia a un incremento de aproximadamente 50

por ciento de riesgo de síndrome metabólico entre niños

y adolescentes con obesidad. Se considera que la causa

primaria del síndrome metabólico puede ser la obesidad, que lleva un exceso en la producción de insulina, lo que está asociado con un incremento en la presión arterial y dislipidemia. El enfoque y estudio de la obesidad está en constante cambio, dados los avances en el conocimiento de la mis- ma, sin poder concluir que ya sabemos todo. Hoy sabemos que en la obesidad, cuya característica es el incremento en el porcentaje de grasa corporal, ésta no está alma- cenada sola, sino en las células llamadas adipocitos,

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

37

en cuyo citoplasma se encuentra una gran cantidad de triglicéridos. También sabemos que este tejido funciona como tejido endocrino, que produce y libera hormonas y citocinas que actúan a distancia en diversos órganos y por lo tanto afectan la mayor parte de nuestro cuerpo, lo que le da la característica de enfermedad sistémica. Hoy sabemos que el tejido adiposo secreta sustancias pro inflamatorias; que en el adulto, la relación obesidad- inflamación es bien conocida, pero en el niño se empieza a investigar, sobre todo en la implicación del incremento de los radicales libres, lo que lo llevaría a un daño vascular. Existe preocupación de que solamente el sobrepeso y la obesidad, sin otros factores de riesgo, pudieran contri- buir al desarrollo de aterosclerosis. De hecho, existen re- portes de pacientes jóvenes (15 a 24 años) entre los cuales un alto IMC se asocia a más placas grasas en las arterias coronarias.

OBESIDAD Y DEPRESIÓN La relación entre los factores psicosociales y la obesidad infantil parece ser compleja, y el factor influyente más es- tudiado es la depresión. Existen estudios que sugieren que se presenta una mayor incidencia de obesidad en la vida adulta en aquellas personas que sufrieron depresión du- rante su juventud o niñez. Cuando hablamos de tratamiento, es imprescindible reflexionar que lo mejor es evitar que el problema apa- rezca; esto es, la prevención primaria del sobrepeso y la obesidad debe ser fundamental en la población infantil, y debe ser parte de una política nacional de salud pública, con el objeto de mejorar la alimentación de la comunidad, reducir el riesgo de enfermedades crónicas y mejorar el estado de salud y calidad de vida de la población en ge- neral. Nunca estará de más la promoción y fomento a la salud de la población. La prevención secundaria se debe centrar particular- mente en niños con riesgo elevado de obesidad. Estas medidas deberán incluir el núcleo familiar y ser funda- mentalmente educativas y centradas en el estilo de vida respecto a la alimentación y actividad física. Los lugares de intervención han de ser escuelas, hogares, vecindarios y centros de salud.

EDUCACIÓN ALIMENTARIA En relación con la ingesta de alimentos, será fundamental la educación enfocada a reducir la densidad energética de los mismos; y a lograr una buena nutrición, mediante la elección individual de alimentos saludables. Las intervenciones en el ámbito escolar son fundamen- tales, como promocionar la actividad física, disminuir el comportamiento sedentario, y modificar la dieta, sobre todo retomando los hábitos de preparar el alimento que consumen los hijos en el horario de descanso en las es- cuelas, y evitando el consumo de alimentos chatarra. En el núcleo familiar es importante concienciar a los padres sobre la importancia que representan como agen- tes de cambio de sus hijos, modificando ellos mismos sus propios estilos de vida, a fin de hacerlos saludables. Aquí cabe la reflexión de que aun y cuando la obesidad no se

transmite por algún microorganismo, si se transmite por los hábitos que enseñan los padres a sus hijos.

Si bien es cierto que en los niños no está indicado el uso de fármacos, hay muchas cosas que sí se pueden ha- cer, de acuerdo con la edad de los menores.

Por ejemplo:

De cero a dos años: alentar la lactancia materna, res- petando el apetito y sin forzar la alimentación. Se reco- mienda no ver televisión. De 0 a 6 años: alentar los alimentos naturales; esti- mular a los padres para que sirvan de modelo de alimen- tación saludable; recomendar la alimentación con tres comidas principales y dos intermedias; que sean equili- bradas, suficientes, variadas y que contengan proteínas, grasas y carbohidratos de la mejor calidad. De 7 a 12 años: siendo los padres un modelo de ali- mentación saludable, estimular una dieta que incluya frutas y vegetales. Transmitir la importancia de adquirir hábitos saludables que persistan a lo largo de la vida, alen- tar reducción en actividades sedentarias incrementando el tiempo de juego activo y actividad física. De 13 a 18 años: asesorar en la limitación de la in- gesta de grasa, sobre todo de la saturada, y de las gra- sas trans, privilegiando las grasas monoinsaturadas tipo omega 3; estimular la dieta equilibrada y variada, evitando consumir alimento chatarra y el exceso de bebidas alco- hólicas.

3; estimular la dieta equilibrada y variada, evitando consumir alimento chatarra y el exceso de bebidas

38

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

3 8 L O S N I Ñ O S CONOCIMIENTO Doctor Miguel Valdés Médico Psiquiatra
3 8 L O S N I Ñ O S CONOCIMIENTO Doctor Miguel Valdés Médico Psiquiatra

Doctor Miguel Valdés Médico Psiquiatra Catedrático, Facultad de Medicina / UANL Escuela de Medicina del Tec ISEFInstituto de Psicoterapia drvaldes@ interia.pl

Sus características y tratamiento

Anorexia nervosa infantil

Miguel Valdés

L a Anorexia Nervosa es un trastorno que se diagnos- tica predominantemente durante la adolescencia. Los dos sistemas de clasificación de enfermedades

mentales -DSM-IV y CIE-10- coinciden en cuanto a los crite- rios que deben cumplirse para aplicar este diagnóstico:

A) Peso corporal por debajo del nivel normal mínimo

para su edad y su talla (en las niños puede haber falta de aumento de peso). La CIE- establece el criterio de un ín- dice de masa corporal menor a 17.5 (calculado dividiendo el peso en kilogramos entre el cuadrado de la altura).

B) Miedo intenso a ganar peso o convertirse en obesos.

C) Alteración de la percepción del peso y de la silueta

corporal.

D) Amenorrea en niñas que han tenido la primera regla,

y en las niñas pre-puberales hay un retraso de la apa- rición de la menarquia (3) (4).

CRITERIOS FENOMENOLÓGICOS Estos criterios descriptivos pueden ser difíciles de evaluar - principalmente B, C y D en la población infantil. Tienen su aplicación durante la pubertad, adolescencia y edad adulta. Por este motivo, algunos investigadores han toma- do la decisión de utilizar -en la evaluación de infantes con problemas de la conducta alimentaria- más bien criterios fenomenológicos, tales como la lucha por el control y la autonomía, los cuales se encuentran como sustrato de la anorexia nervosa en todas las edades. En 1983, Chatoor y Egan (1) describieron a un gru- po de niños que manifestaban rechazo a los alimentos y un fracaso en el crecimiento. En un principio, conceptua- lizaron este fenómeno como un trastorno de separación. Posteriormente le llamaron anorexia nervosa infantil, debido a que consideraron que en estos niños se libraba una batalla ente la aspiración a la propia autonomía y el control de parte de la madre.

CARACTERÍSTICAS

Los autores establecieron cuatro criterios para este tipo de anorexia nervosa:

1. Rechazo persistente al alimento, de parte del infante,

durante más de un mes, siempre y cuando se presentara

entre los seis meses y los tres años de edad, que es cuando se hace la transición hacia la cuchara y la auto-alimen- tación

2. Desnutrición aguda o crónica.

3. Preocupación parental por el poco consumo de ali-

mentos del infante.

4. Conflicto entre el infante y la madre, además de con-

ductas del infante, tales como hablar y distraerse durante

la alimentación (2).

TRASTORNO SEVERO

Estos autores diseñaron una escala diagnóstica con la cual se evalúan las interacciones entre el infante y su madre durante la alimentación. Consideran, además, que la ano- rexia nervosa infantil es un trastorno severo que se de- sarrolla durante la transición del infante a la cuchara y

a la auto-alimentación, y que puede conducir a una des-

nutrición -aguda o crónica- la cual puede comprometer el crecimiento y desarrollo del infante. Otro de los autores que se ha ocupado del tema es Ade- laide S. Robb (5) quien realizó una revisión de las mani- festaciones y del tratamiento de la anorexia nervosa a

través de las etapas del desarrollo, desde la infancia hasta

la edad escolar.

Según esta autora, durante la infancia ciertos trastor- nos de la madre pueden provocar dificultades en la ali- mentación en el niño. Entre los trastornos de la madre, menciona el retraso mental y el trastorno de lectura, los cuales dificultarían la comprensión de las instrucciones, tanto verbales como escritas, sobre la preparación de la fórmula o de los horarios de la alimentación. El trastorno depresivo en la madre puede conducir a la falta de disponibilidad para la alimentación del niño, así como de energía insuficiente para preparar los alimentos. Las madres con anorexia o bulimia nervosa podrían ver

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

39

el contorno redondeado, normal, de sus hijos, como obe-

sidad, y ponerlos a dieta para que bajen de peso. Las mamás con trastornos sicóticos, tales como la es-

quizofrenia, podrían no estar disponibles para alimentar

a sus hijos, y las madres con abuso de sustancias podrían

estar a tal grado intoxicadas, que no se preocuparían por el apetito y necesidades alimentarías de sus niños.

a que establezcan reglas razonables para las comidas y minimizar sus ansiedades e inseguridades.

ETAPA ESCOLAR En la etapa escolar, los niños desean tener logros y em- piezan a compararse con los demás. Pueden hablar de que

desean ponerse a dieta, de estar delgados y bonitos como algunos de sus compañeros. Por

lo general, los niños escolares

con problemas en la conducta alimentaría ya han intentado dietas, eliminando algunos ali- mentos, tales como los postres. Los padres pueden haber nota- do la pérdida de peso. Algunos niños pueden haber iniciado un programa de ejercicio intenso. La evaluación consiste en el cálculo de las calorías ingeridas diariamente, gráficas del peso y la altura comparadas con años

anteriores, análisis del ejercicio

y de los patrones de pensa-

miento. El tratamiento en esta etapa es predominantemente ambulatorio, y los objetivos son: incrementar la cantidad y variedad de los alimentos, es- tabilizar la pérdida de peso o empezar su restauración a un ritmo de 0.23 a 0.45 kilogramos por semana, normalizar los pa- trones del ejercicio, mejorar la estructura familiar, y cambiar los patrones distorsionados de pensamiento que caracterizan este trastorno. La terapia familiar es un elemento esencial del trata- miento de la anorexia nervosa en esta etapa. Si con el tra- tamiento ambulatorio no se presenta una restauración del peso, el paciente se vuelve médicamente inestable o pre- senta otro trastorno mental, entonces la hospitalización puede ser necesaria.

REFERENCIAS

1. Chatoor I, Egan J. Nonorganic failure to thrive and dwarfism due to

food refusal: a separación disorder. J Am Acad Child Psychiatry, 1983 May; 22(3): 294-301

2. Chatoor I, Hirsch R, Ganiban J, Persinger M, Hamburguer E.

Diagnosing Infantile Anorexia: The Observation of Mother - Infant

Interactions, J. American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 37 (9): 959-967 (September 1998)

3. CIE-10 Clasificación Internacional de las Enfermedades. Organización

Mundial de la Salud (1992). Ginebra, Suiza.

4. American Psychiatric Association (1994). Diagnostic and Statistical

Manual of Mental Disorders (4 ed.). Washington, DC.

5. Robb A S. Eating Disorders in Children, en The Psychiatric Clinics of

North America, Vol 24, Number 2, June 2001

TRATAMIENTO AMBULATORIO El tratamiento en esta etapa es conducido de manera ambulato-

ria, principalmente por el pedia- tra. El peso del infante es moni- toreado, y si no hay aumento o su salud se deteriora, entonces se considera la hospitalización en una unidad pediátrica. Si acaso el infante aumenta de peso en el hospital pero no en

la casa, entonces se evalúa el es-

tado mental de la madre. Siguiendo a esta autora, du-

rante la edad pre-escolar es cuan- do se puede presentar la ano- rexia nervosa infantil descrita por Chatoor y Egan. Una vez que se haya establecido el diag- nóstico, el tratamiento con- sistirá en remover el conflicto

y la lucha relacionada con la

alimentación. A los padres se les instruye sobre la forma de establecer una rutina de alimen- tación, con una hora y lugar es- pecifico. El pre-escolar se sienta en su silla en el comedor, con alimentos adecuados a su edad, con un plato y cubiertos. No se permiten estímulos adicionales, como la televisión. Con esto, el niño tiene ac- ceso a los alimentos, y el plato es retirado después de 30 minutos.

AMBIENTE RELAJADO Entre las comidas, al niño se le permite beber agua, pero no se le dan jugos o tentempiés. Esto le permite al niño experimentar hambre y saciedad, y evita que los padres anden detrás del niño rogándole que coma. Cuando los alimentos se vuelven estandarizados, y la lucha por el con- trol sobre el consumo de alimentos está calmada, enton- ces el pre-scolar anoréxico tomará conciencia de las se- ñales biológicas y empezará a comer. Debido a que en esta edad los niños son muy curiosos de su entorno, durante las comidas el ambiente debe estar tranquilo. En esta etapa, el pre-escolar deberá ser evaluado por un equipo multidisciplinario, en el cual debe haber un psiquiatra infantil, experto en trastornos de la alimen- tación, un nutriólogo, y un pediatra gastroenterólogo. El papel del psiquiatra infantil es enseñar a los padres

tación, un nutriólogo, y un pediatra gastroenterólogo. El papel del psiquiatra infantil es enseñar a los

40

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

4 0 L O S N I Ñ O S CONOCIMIENTO La importancia de la valoración

La importancia de la valoración genética en el niño con retraso del desarrollo o retardo mental

en el niño con retraso del desarrollo o retardo mental Doctora Beatriz de la Fuente Cortez

Doctora Beatriz de la Fuente Cortez Especialista en genética médica Departamento de Genética Facultad de Medicina / UANL beatriz_delafuentecortez @hotmail.com

Beatriz de la Fuente Cortez

L os cuidados pediátricos primarios juegan un papel importante para vigilar si el desarrollo infantil va siendo normal, o para identificar tempranamente a

los niños con retraso del desarrollo (RD) o retardo mental (RM), con el fin de ofrecer tratamiento, manejo o referirlo apropiadamente con otro especialista que pueda ofrecerle una mejor opción. Aunque no existe una evaluación diagnóstica óptima para niños con RD/RM, con ésta se pretende evaluar el desarrollo neurológico, audiológico, oftalmológico, de len- guaje, entre otros, así como tratar de establecer la etio- logía de la discapacidad, incluida cualquier causa médica genética. El término retraso del desarrollo está usualmente reservado para niños pequeños, particularmente meno- res de cinco años, y el término retraso mental es usado ampliamente en niños más grandes, en quienes la prueba para medir el cociente intelectual (CI) es válida y confia- ble. Niños con retraso del desarrollo son aquéllos que presentan retraso en el logro de los hitos del desarrollo

para la edad esperada. Implica déficit en el aprendizaje y

adaptación, el cual puede ser significativo y predecir más tarde discapacidad intelectual o cognitiva. Sin embargo,

el retraso en el desarrollo, especialmente en aquéllos que

son intermedios, puede ser transitorio y carece de fiabili- dad para calificar el retardo mental u otras discapacidades

del desarrollo.

DIFÍCIL EL DIAGNÓSTICO TEMPRANO

Retardo mental (también llamado discapacidad intelectual

y discapacidad cognitiva) es una discapacidad por largo

tiempo en la vida, que se presenta en la infancia o en los primeros años de la niñez, pero no puede ser diagnosti- cada sino hasta que el niño tiene cinco años o más, cuan- do se utilizan pruebas estandarizadas apropiadas a la

edad para medir la inteligencia, confiables y válidas. Estas pruebas miden tres dominios: inteligencia (CI), conducta adaptativa y sistemas de soporte. De esta manera, uno no puede confiar solamente en la medida del CI para definir

el retardo mental.

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

41

Se calcula que la prevalencia del retraso del desarrollo está entre el uno y el tres por ciento de los pacientes con retardo mental. Sin embargo, se ha observado que la dis- capacidad del desarrollo, junto con el retraso del desarro- llo, afectan del cinco al diez por ciento de todos los ni- ños, y en estos casos se conoce una gran variedad de eti- ologías. El conocer la etiología nos permite un diagnóstico específico, que puede traducirse en información clínica usual para la familia, incluida información acerca del diag- nóstico, pronóstico, riesgo de recurrencia, plan de cuida- dos de salud, educación y modos preferidos de terapia disponible. En esto consiste una parte de la asesoría gené- tica ofrecida por el genetista clínico consultor.

HISTORIA CLÍNICA Para ello, la principal herramienta con que cuenta el ge- netista clínico y cualquier médico es la historia clínica completa, la exploración física hecha a detalle, la histo- ria familiar, que no es otra cosa que el árbol genealógico donde se deberá buscar antecedentes por lo menos en tres generaciones, y la habilidad y experiencia del genetista consultor. La primera vez que se consulta con genética puede ser muy prolongada y será necesario que se presenten copias de los estudios que se hayan realizado en el niño a eva- luar, de RMN o TAC u otros estudios de imagen, fotografías del niño en diferentes edades y de otros miembros de la familia; durante la consulta se deberá aclarar el propósito

de la visita a genética, revisar la historia clínica del niño

y su estado de neurodesarrollo, completar la exploración

física y neurológica y discutir las impresiones iniciales del genetista. Después de la consulta, de hecho puede ser en otra sesión, en muchos casos se toman fotografías clínicas actualizadas; se solicitan y revisan los resultados de los diferentes exámenes de laboratorio clínico o especializa- do en análisis genéticos, así como los resultados de otros estudios de imagen o la opinión de otros especialistas con- sultados, como neurólogo, oftalmólogo, pediatra desarro- llista, etcétera, y se establece un plan de seguimiento del paciente. La asesoría puede ofrecerse desde este momento

y tal vez necesite diferentes momentos para completarla.

El conocimiento del diagnóstico etiológico en niños pequeños tiene implicaciones inmediatas con respecto al

riesgo de recurrencia y terapia imperativa que posea el po- tencial para modificar el manejo y resultados esperados,

y que el pronóstico actual para la discapacidad del niño

pueda ser minuciosamente dirigido. Muchas veces, la fa- milia de un niño con RD/RM experimenta el sentimiento de pérdida de control y un diagnóstico puede contribuir

a que la familia sienta el control una vez más, sobre todo

si, como médicos genetistas, tenemos la experiencia con otros niños con el mismo padecimiento, y que tuvieron ac- ceso a programas de manejo, conocimiento del pronóstico, conciencia de la investigación en el entendimiento de la enfermedad y otros elementos que, cuando se comparten con los padres, les dará el sentimiento de que el control es posible.

les dará el sentimiento de que el control es posible. COMPONENTES DE LA EVALUACION GENÉTICA Historia

COMPONENTES DE LA EVALUACION GENÉTICA

Historia familiar Una evaluación genética óptima comienza con una his- toria comprensiva y examen físico, incluida una historia familiar de tres generaciones, con particular atención a los miembros familiares con retardo mental, retraso del desarrollo, diagnóstico psiquiátrico, malformaciones con- génitas, abortos, mortinatos y muertes tempranas de la niñez. La historia médica y familiar permite para el gene- tista, sospechar una etiología y ayuda en guiar la evalua- ción diagnóstica; y es importante sólo en el contexto del examen clínico. La historia familiar puede ayudar a sugerir un diag- nóstico, particularmente cuando otros miembros de la familiar están afectados de manera similar. Esto es im- portante especialmente en el caso de pacientes masculinos que tienen parientes masculinos con RD/RM emparentados a través de mujeres que no están mentalmente retrasadas. Dicho árbol genealógico sugiere una causa genética ligada al cromosoma X y requiere especial atención.

Examen dismorfológico Se espera que una evaluación genética óptima incluya una minuciosa exploración de anomalías menores que pue- dan sugerir una etiología o contribuir al reconocimiento de un patrón diagnóstico particular. Estudios realiza- dos en valorar el examen dismorfológico por un gene- tista clínico experimentado, mencionan cual es la mo- dalidad crítica diagnóstica, ya que el 42 por ciento de niños con RD/RM tienen tres o más anomalías meno- res o apariencia inusual, en comparación con ninguna anomalía en los controles sanos. Se piensa que hubo un desarrollo anormal del sistema nervioso central (SNC) que anuncia la presencia de anomalías menores en el examen superficial. La presencia de un defecto mayor

42

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

no parece incrementar la tasa de diagnósticos. Con este tipo de revisión, se han podido establecer aproximada- mente hasta el 54 por ciento de los diagnósticos. Apa- rentemente un tercio de los diagnósticos se pueden hacer con la historia clínica; otro tercio con la historia clínica y el examen físico y en el tercio remanente se pudo hacer el diagnóstico con apoyo de estudios adicionales de imagen y laboratorio. En un estudio realizado para validar la importancia de la consulta genética, se encontró que, con base en la his- toria clínica sola, un diagnóstico puede ser establecido en uno de 20 pacientes; con base en el examen físico, sola- mente se puede establecer un diagnóstico cada 30 pacien- tes; pero tomando en cuenta la historia y examen juntos, el diagnóstico fue hecho en uno de tres pacientes. Además, la historia clíni- ca y el examen proporciona- ron una guía esencial con respecto a la clínica donde deben realizarse investigacio- nes adicionales (laboratorio y consulta) las cuales permiten el diagnóstico en otro tercio de los pacientes. Entonces, el examen dismorfológico rea- lizado por el genetista clínico experimentado es una parte importante de la evaluación diagnóstica.

El análisis de los cromosomas es una importante herra- mienta de apoyo diagnóstico en la evaluación de niños con RM/RD de etiología desconocida. La frecuencia re- portada de anomalías cromosómicas detectadas por cario- tipo de alta resolución (=>650 bandas) en pacientes eva- luados por RD/RM varía entre nueve y 36 por ciento a dos a 50 por ciento, según otros reportes. Por ello, todos los pacientes con causa no conocida para RD/RM deben tener análisis cromosómico realizado, aun en ausencia de carac- terísticas dismórficas o sugestivas de algún síndrome. Un punto importante es que el estudio citogenético sea revisado por el genetista clínico, ya que, a veces, el genetis- ta clínico puede requerir un segundo análisis cromosómi- co por un número de razones, ya sea la fuerte sospecha clínica de cierto diagnóstico cromosómico, o desear tener el estudio cromosómico de suficientes bandas (700) con el fin de buscar rearreglos pequeños, y se debe solicitar después de hacer la historia clínica y examen físico. Existen algunas pruebas citogenéticas especiales, principalmente aquéllas que nos permiten detectar los rearreglos subteloméricos submicroscópicos, donde generalmente se pierden (de- leción) los extremos termina- les de los cromosomas y que puede ser la causa de RD/RM. Muchas deleciones de los telómeros son visibles por técnicas estándar de bandas GTG y los síndromes causa- dos por dichas deleciones son reconocidos clínicamente (p.e. síndrome de cri du chat, el cual es causado por la de- leción del telómero del brazo corto del cromosoma 5). Sin embargo, las deleciones de otras regiones subteloméri- cas conducen a un fenotipo que no es reconocido fácilmente, además que no se de- tectan por el cariotipo de rutina (se les llama anormali- dades “crípticas”). Recientemente, las técnicas de hibridación in situ con fluorescencia (FISH) han sido aplicadas a examinar las re- giones subteloméricas de cada cromosoma, desde que el juego completo de sondas de FISH está disponible clíni- camente. Su utilidad ha sido demostrada por numerosos reportes de pacientes con retardo mental, quienes previa- mente tuvieron un cariotipo de rutina normal, sugiriendo que las anormalidades subteloméricas (deleciones o dupli- caciones de regiones cromosómicas) ocupan el segundo lugar en frecuencia, sólo después del síndrome de Down, el cual es la causa más común de retardo mental. En el

el cual es la causa más común de retardo mental. En el Examen neurológico Parecido al

Examen neurológico Parecido al examen dismor- fológico, el examen neurológi- co (definido como el examen físico enfocado a detectar anormalidades neurológicas) es considerado esencial en la evaluación de cada niño con RD/RM. En una revisión, se reportó que el total de los diagnósticos etiológicos en pacientes con RD/RM fue de 42.9 por ciento, ya que tenían anormalidades que incluían parálisis cerebral, debilidad muscular, espasticidad, pare- sia y microcefalia. Los hallazgos de dichas anormalidades en el examen neurológico asistieron para determinar la necesidad de estudios adicionales, tales como el electroencefalograma (EEG), neuroimagen, pruebas moleculares genéticas, o referirlo a otros especialistas.

ESTUDIOS CITOGENÉTICOS Las anormalidades cromosómicas están presentes en to- das las categorías de retardo mental (medio o profundo) y en ambos géneros. Hay relación entre el número de anor- malidades menores (por ejemplo seis defectos menores) y la probabilidad (alta) de una anormalidad cromosómica.

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

43

CONOCIMIENTO LOS NIÑOS 4 3 7.4 por ciento de niños con cariotipo anormal (deleción Parece que

7.4 por ciento de niños con cariotipo anormal (deleción

Parece que este método aumentará la habilidad del

o

duplicación o ambas), la técnica de FISH ha explicado

clínico para determinar la causa de RD/RM, particular-

el

origen del retardo mental moderado o severo y el 0.5

por ciento de retardo mental moderado de etiología pre- viamente desconocida. Entonces se deberá reconocer y se- leccionar a los pacientes para dichas pruebas, y aconsejará familias con respecto a la historia natural del difícil diag- nóstico de sus niños.

DELECIONES SUBTELOMÉRICAS Hay que mencionar que existen deleciones subteloméricas aparentes detectadas por FISH que han sido demostradas ser “variaciones” familiares benignas y no la causa del RM/RD del niño. Dichas “falsas positivas” son raras, pero complican la evaluación de pacientes y sus familias, por requerir muestras parentales para confirmación. Así, aun cuando el cariotipo estándar es normal, un estudio de FISH para rearreglos subteloméricos es un importante compo- nente diagnóstico en la evaluación del niño con RD/RM. El uso de microarreglos en la hibridación genómica comparativa en la evaluación de niños con RM/RD pu- diera ser considerado la mejor “tecnología emergente”. Esta metodología promete detectar copias numéricas a- normales de secuencias de ADN –deleciones y duplicacio- nes muy pequeñas de cromosomas enteros. Algunos gene- tistas clínicos han comenzado a aprovechar las ventajas de esta prueba diagnóstica en pacientes con RD/RM no diagnosticados, debido a que es un método eficiente para pruebas subteloméricas y puede ser usado para confirmar sospecha clínica en ciertos diagnósticos (p.e. síndrome de Williams).

mente en casos con anomalías menores. No hay suficien- tes reportes publicados con el uso de esta metodología en la evaluación del niño con RM/RD además de que unos pocos laboratorios ofrecen este tipo de prueba.

PRUEBAS GENÉTICAS MOLECULARES DIAGNÓSTICAS Y SÍNDROME DE X FRÁGIL Las pruebas genéticas moleculares son usadas para estable- cer la etiología genética del RD/RM cuando el diagnóstico se ha realizado clínicamente (p.e. niñas que cumplen los criterios diagnóstico clínicos establecidos para síndrome de Rett o se tiene la sospecha clínica (niño pequeño con re- tardo mental no específico sospechoso de tener síndrome de X frágil). El síndrome de X frágil es la causa más común de RD/ RM, aunque algunas revisiones sugieren que sólo en el dos por ciento de los pacientes con retardo mental (ambos géneros) se encontrará que tienen una mutación en este gen (con una prevalencia que va de 0 a 28.6 por ciento).

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS Esta frecuencia varía de acuerdo con la selección de los pacientes aproximadamente un 7.6 por ciento sin perder ningún paciente, cuando se toma en cuenta: historia fami- liar positiva de retardo mental, mandíbula grande o frontal prominente, orejas grandes y/o prominentes, ar- ticulaciones hiperextensibles, piel de las palmas suave y aterciopelada con redundancia en el dorso de las manos, agrandamiento testicular y conducta con timidez inicial y

44

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

pérdida de contacto ocular, seguida por amistad y verbo- rrea, comparada con pacientes con inteligencia limítrofe donde los resultados positivos para X frágil son del uno por ciento. La prueba genética molecular para X frágil es alta- mente sensible y específica, y es considerada el están- dar diagnóstico para síndrome de X frágil, y debe ser considerada tanto en hombres como en mujeres con re- tardo mental inexplicable, especialmente con una historia familiar positiva, un fenotipo físico y conductual consis- tente y ausencia de defectos mayores. Otras pruebas moleculares disponibles ayudan a con- firmar el diagnóstico, incluso a describir el mecanismo genético y mejorar la precisión de la asesoría genética; por ejemplo, en el síndrome de Angelman, el cual puede ser atribuido a uno de algunos mecanismos genéticos (de- leción intersticial de la región crítica del cromosoma 15q, disomía uniparental, mutación por impronta o mutación en el gen UBE3A).

PRUEBAS GENÉTICAS MOLECULARES En otras situaciones, el genetista clínico puede considerar pruebas genéticas moleculares para el paciente que pre- senta “características atípicas” de un síndrome conocido, como el caso de aquellos sospechosos de tener una mu- tación en el gen MECP2, el cual causa el síndrome de Rett en pacientes que no reúnen los criterios clínicos. Hay aho- ra casos reportados de niñas con presentaciones consis- tentes con RD/RM que tienen mutaciones en el gen MECP2, así como hombres con síndrome de retardo mental ligado al X, donde se puede presentar autismo. No hay aún suficientes datos para sugerir que éste sea parte de la óptima evaluación genética, pero sirve como un ejemplo de tendencia en genética clínica. Es deseable que pruebas moleculares las soliciten o recomienden los genetistas clínicos en los pacientes con RD/RM no diag- nosticado, particularmente si hay hallazgos en la historia clínica o exploración física sugestiva de un padecimiento particular.

RMN TAC Los estudios de neuroimagen, como la Tomografía Axial Computarizada (TAC) o la Resonancia Magnética Nuclear (RMN) sirven de apoyo diagnóstico en el niño con RD/RM quien presenta un defecto estructural que puede explicar la causa específica de su retraso. Sin embargo, las anor- malidades por imagen en el cerebro generalmente no son suficientes para determinar la causa del RM/RD; la causa de la anomalía en el cerebro, por lo regular es desconocida.

REFERENCIAS

Clinical genetic evaluation of the child with mental retardation or developmental delays Moeschler JB, Shevell M pediatrics vol 117, num 6, jun 2006, pp 2303-2315

Entonces, aunque una anomalía en el SNC (frecuentemente llamada disgenesia de SNC) sea un hallazgo común, no es frecuentemente un diagnóstico etiológico o sindrómico. Estudios comparativos entre TAC y RMN en la evalua- ción de pacientes con retardo mental idiomático, indi- caron que la RMM es más sensible que la TAC. La tasa de anormalidades detectada por RMN va del 9 al 80 por ciento de los pacientes estudiados. Si la neuroimagen es realizada solamente en casos selectos con una circun- ferencia cefálica anormal o hallazgos neurológicos anor- males, la tasa de anormalidades detectada se eleva a 41.2 por ciento. Se recomiendan ambos estudios como parte de la evaluación diagnóstica, particularmente cuando de- bería haber hallazgos anormales en el examen físico (p.e. microcefalia, hallazgos motores focales). Sin embargo, si los estudios de neuroimagen por TAC o RMN en el pacien-

te “normocefálico” sin signos neurológicos focales, no de- berían ser considerados práctica estándar o mandataria

y tiene valor diagnóstico cuando existe indicación con la

posibilidad de diagnosticar hasta un 3.9% de los pacientes con RD/RM.

ESTUDIOS METABÓLICOS Los errores innatos del metabolismo son una rara causa de RM/RD (aproximadamente uno por ciento), particular- mente cuando no hay otros signos o síntomas sugesti- vos de un desorden metabólico. Aunque raro, el efecto de un apropiado diagnóstico y tratamiento de un desorden metabólico en el pronóstico del paciente puede ser sus- tancial. El tamiz metabólico en orina de rutina de pacientes con RD/RM tiene un diagnóstico dado o menos del uno por ciento, y estas pruebas también deben solicitarse de

manera selectiva en base a la historia clínica y exploración del paciente. Aquí cuenta mucho si el paciente es origina- rio de una población donde una determinada enfermedad metabólica es común, con lo que el diagnóstico con esta prueba se eleva hasta el 8.4 por ciento. Para identificar a los pacientes con defectos metabólicos, es mejor usar las guías de evaluación metabólica en los pacientes con RD/ RM o si el genetista clínico juzga que es necesario. El tamiz metabólico con espectrometría de masas en tándem puede identificar muchas condiciones metabóli- cas con bajo costo en una pequeña muestra de sangre,

y debería ser una prueba obligada en menores de un año,

aun asintomáticos. Sin embargo, hay insuficiente litera- tura en aplicación clínica en este momento para juzgar su conveniencia en la evaluación de niños con RD/RM. Es importante notar que muchos pacientes podrán no tener un diagnóstico etiológico como resultado de una consulta diagnóstica completa. Estos pacientes y familias que se quedan sin diagnóstico, requieren re-evaluaciones ocasionales por el genetista clínico, así como nuevas prue- bas diagnósticas que estén disponibles. Las evaluaciones etiológicas varían ampliamente (10-81 por ciento) y esta variación refleja la multifactoriedad del niño con RD/RM,

así como sus causas, tales como la exposición a teratóge- nos o infección, y de 17.4 a 47.1 por ciento tienen causas genéticas.

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

45

CONOCIMIENTO LOS NIÑOS 4 5 El cuidado del niño con síndrome de Down, una especial actitud

El cuidado del niño con síndrome de Down, una especial actitud para esa vida

Teresa de Jesús Aguilasocho Montoya de Guerra

E l nacimiento de un

niño con síndrome de

de Guerra E l nacimiento de un niño con síndrome de Cecilia y Mariana las gemelas.

Cecilia y Mariana las gemelas.

Down causa descon-

trol e incertidumbre en la mayoría de quienes lo reci- ben, desde los padres hasta los profesionales y el perso- nal paramédico que son sor- prendidos por algo inespera- do. Por lo tanto, se ha tenido que desarrollar toda una me- todología acerca de la forma correcta de dar una noticia como ésta a los padres, e in- clusive, en ocasiones, a algu-

nos familiares cercanos. Quien dé la noticia a los padres deberá cuidar que am- bos estén presentes, y presentar al niño como una perso-

na, no como un síndrome. Deberán, los padres, saber que el niño requerirá de cuidados, atención y amor como cualquier otro recién nacido. Se debe hacer hincapié en las técnicas de alimentación para la lactancia, baño y aten- ción diaria. Una vez hechas las recomendaciones, se les comentará a los padres que existen datos clínicos para sospechar que su hijo tiene síndrome de Down y que es necesario realizar un estudio llamado cariotipo para corroborar o descartar el diagnóstico.

PROCESO DE ACEPTACIÓN La atención real de este recién nacido con síndrome de Down se inicia en el momento de dar la noticia. Si ésta se da en un ambiente acogedor, con las palabras y actitudes correctas, y sin emplear un tono de duelo, la reacción de los padres tendrá un impacto más favorecedor para este nuevo ser, que de entrada no es el hijo esperado ni desea

nuevo ser, que de entrada no es el hijo esperado ni desea Doctora Teresa de Jesús

Doctora Teresa de Jesús Aguilasocho Montoya de Guerra Ginecología y Obstetricia Asesora en Síndrome de Down. Presidenta de la Fundación Síndrome de Down de Nuevo León, A. C. aguerrage@ prodigy.net.mx

46

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

4 6 L O S N I Ñ O S CONOCIMIENTO MEJOR CALIDAD DE VIDA Las

MEJOR CALIDAD DE VIDA Las personas con síndrome de Down, según datos esta- dísticos mundiales, conforman el 25 por ciento de los diagnósticos de discapacidad intelectual. En los últimos 30 años, a través de la concienciación de los padres, la revolución educativa silenciosa, las pautas de salud y el cambio de los paradigmas de la sociedad en general, se ha logrado que las personas con síndrome de Down tengan una mayor y mejor calidad de vida. La autonomía social de cualquier persona se inicia en la infancia. Los límites y hábitos de atención e higiene personal, preestablecidos de acuerdo al estilo de vida fa- miliar, con un patrón que sea aceptado en cualquier am-

biente social, lograrán a corto y largo plazo la presencia de una conducta adecuada, que conlleva la aceptación, tanto intrafamiliar como en sociedad. A lo largo de la niñez y la adolescencia crecerá la au- tonomía personal, se facilitarán medios y circunstancias para asumir una independencia que le dará una mayor seguridad para integrarse en los diferentes círculos so- ciales y, sobre todo, para encontrar en ellos las relaciones

y las actividades que repercuten en una mayor y más ple-

na satisfacción personal. La acción médica y educativa iniciada desde el naci- miento deberá tener un proceso, seguimiento y evaluación

a lo largo de la vida, ya que las alteraciones visuales, audi- tivas y metabólicas no detectadas a tiempo agregarían un segundo tipo de discapacidad de tipo adquirido.

un segundo tipo de discapacidad de tipo adquirido. do; por lo tanto, esta inesperada e impactante

do; por lo tanto, esta inesperada e impactante realidad ten- drá que provocar un proceso de aceptación, el cual puede ser crucial para la atención del hijo, ya que los padres, por lo regular, tardan en resolver su duelo personal y de pa- reja, lo que retrasa la intervención oportuna y óptima. Es importante iniciar un plan preventivo desde el pun- to de vista médico, ya que es necesario el diagnóstico y tratamiento precoz de las alteraciones orgánicas en los primeros días del recién nacido, de tal manera que, una vez dado de alta de la maternidad, se hayan realizado es- tudios en los que se incluye un ecocardiograma, tamizaje auditivo y exploración ocular para descartar catarata con- génita.

ESTIMULACIÓN TEMPRANA Estas tres entidades (corazón, audición y visión) son de suma importancia, ya que el siguiente plan de intervención será la estimulación temprana, la cual dará inicio, en con- diciones ideales, a los 45 días del nacimiento. Para esto, es también primordial saber que se cuenta con un buen esta- do de salud, de manera que puedan llevarse a cabo todas las estrategias de intervención multisensorial en los dos primeros años de vida, ya que éste es el tiempo de mayor plasticidad cerebral, que a su vez es directamente respon- sable del desarrollo de las habilidades que conformarán toda la estructura física y mental de la persona con sín- drome de Down. Por todo lo anterior, hay que tener como prioridad que este programa se lleve a cabo día a día.

La prevención y atención médica, en conjunto con el apo- yo familiar, la atención temprana y, en un futuro no muy lejano, la integración escolar y laboral, llevarán a la per- sona con síndrome de Down a un tal grado de desarrollo, que alcanzará su mayor potencial y capacidad productiva y de autonomía dentro de la comunidad, como cualquier otro miembro de la misma, en la expresión de su dignidad, que hasta hace muy poco le era negada.

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

47

EXISTENCIA EN PLENITUD El mundo en el que se mueve la persona con síndrome de Down no es ajeno a la transformación que ha venido su- friendo la evolución de la humanidad; apreciamos un po- deroso avance que tiene como objetivo último arrancar de la biología sus más insondables secretos, para ponerlos al servicio de una existencia vivida y disfrutada en plenitud. Parece como si los mundos de la psicología, la peda- gogía, la neurobiología y las ciencias sociales hicieran un frente común y una competitividad compartida para al- canzar antes, y con más intensidad, las respuestas al futu- ro de las personas con síndrome de Down. Ciertamente, en pocos años ha cambiado en forma ra- dical la perspectiva y las expectativas sobre estas perso- nas, que nos han demostrado con creces que están aquí y quieren seguir estando; que pertenecen a un mundo social en el que estamos todos incluidos, en el que la di- versidad es lo que le da valor real al ser humano, en donde la persona con discapacidad tiene un espacio y un lugar como cualquier otro. El cambio de actitud hacia la persona con síndrome de Down ha evolucionado, y ésta ha pasado de la persona

de la que había que cuidar, a ser la persona con la que hay que contar, con la que se puede dialogar, porque tiene mucho que decir, tiene mucho que compartir.

PAPEL DE LA FAMILIA Y LA SOCIEDAD Este cambio ha implicado una serie de variadas circuns- tancias, proyectos y esfuerzos de miles de seres humanos, convencidos de que las personas con síndrome de Down, en mayor o menor medida, son competentes y tienen la capacidad de “aprender a aprender”, siempre y cuan- do la familia y la sociedad tengan la disponibilidad de “enseñar a aprender” o de “aprender a enseñar”. La fa- milia y los profesionales son elementos esenciales para que las piezas del rompecabezas ensamblen, una a una, y formen una estructura que sustente la maduración cogni- tiva y conductual del niño con síndrome de Down. En conclusión: los recursos humanos y económicos puestos al servicio de los niños, adolescentes y adul- tos con síndrome de Down, serán los peldaños que los ayudarán a escalar y ascender a lo largo de toda su vida, una vida a la que tienen derecho desde el momento de su concepción.

Consulta sugerida:

www.down21.org

www.downcantabria.com

www.congresodownmty.com

desde el momento de su concepción. Consulta sugerida: www.down21.org www.downcantabria.com www.congresodownmty.com

48

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

La farmacología en el niño

Alfredo Piñeyro López

“Solamente la dosis hace al veneno; no hay medicamentos

ni venenos; sólo la dosis hace que una cosa sea venenosa o no”. Así se expresaba Paracelso (Philippus Aureolus Bom- bastus von Hohenheim) en el siglo XVI, en Alemania. Este célebre aforismo conserva, en el tiempo actual, su comple- ta validez, y se interpreta en el sentido de que solamente “la dosis hace la respuesta”, ya que en farmacología, excepto las reaccio- nes alérgicas, todas las respuestas a

medicamentos son dependientes de la dosis. Por lo tanto, resulta de gran importancia definir con claridad lo

que se entiende por dosis. Al margen de su sentido eti- mológico de dar (gr.  debemos entender por dosis, la integral de la concentración por el tiempo frente a la cé- lula efectora (área bajo la curva), por el número de células participantes (Cmax.). Es, pues, necesario que el medicamento, sea el que sea, se ponga en contacto, en determinada concen- tración, con dicha célula. Por ello, es necesario enunciar una serie de aseveraciones para la mejor comprensión del tema:

Dosis sola

facit venenum

Paracelso, siglo XVI

del tema: Dosis sola facit venenum Paracelso, siglo XVI Doctor en Medicina Alfredo Piñeyro López Ex

Doctor en Medicina Alfredo Piñeyro López Ex Rector / Universidad Autónoma de Nuevo León pineyro@ ipharma.com.mx

PARA COMPRENDER MEJOR 1.-La mayor parte de los medicamentos son ácidos o bases débiles; por lo tanto, al pH de los organismos vivos se en- cuentran como una fracción ionizada en equilibrio con una fracción no ionizada. La magnitud de dichas fraccio- nes depende del pH del medio y del pka del ácido o base. 2.-Todas las células tienen una membrana semipermea- ble que las aísla parcialmente del medio extracelular. 3.-Sólo la fracción no ionizada de un ácido o base débil atraviesa dichas membranas, de tal manera que los ácidos se absorben a pH ácido (estómago o duodeno) y las bases a pH menos ácido, neutro o ligeramente alcalino. 4.-Los organismos pluricelulares, además de la membra- na celular, nos encontramos aislados del medio externo por estructuras celulares llamadas epitelios, y son para nosotros el epitelio del aparato digestivo, el epitelio del aparato respiratorio, y la piel y anexos. 5.-Sólo la fracción no ionizada de un ácido o base débil atraviesa dichos epitelios (fenómeno de absorción). Cuan- do la fracción no ionizada atraviesa las membranas celula- res o los epitelios, el equilibrio se rompe y se restablece a partir de la fracción ionizada remanente y vuelve a haber fracción no ionizada disponible para continuar absorbién- dose. 6.-Al absorberse un ácido o base débil, se distribuye en el organismo, y alcanza una concentración frente a la célula efectora de acuerdo al volumen de distribución. 7.-Al absorberse y distribuirse un ácido o base débil, su-

7.-Al absorberse y distribuirse un ácido o base débil, su- fre degradaciones en el organismo, se

fre degradaciones en el organismo, se metaboliza frente a enzimas específicas o no específicas a dicha sustancia en

lo particular.

8.-Se nace con plena capacidad enzimática específica y con capacidad para aprender a producir enzimas no específi- cas de acuerdo a la demanda (inducción enzimática). 9.-Al absorberse, distribuirse y metabolizarse un ácido o base débil y/o sus productos del metabolismo, empiezan

a eliminarse del organismo (eliminación). Los sitios de eliminación son los mismos por donde se incorporaron, además de órganos especializados, como son el riñón o

el hígado.

10.-Todos estos fenómenos: absorción, distribución, me- tabolismo y eliminación pueden medirse y expresarse como integrales de concentración por tiempo. La disci- plina que se ocupa de su estudio se conoce como Farma- cocinética, que, junto con Farmacodinamia, que trata de los efectos y mecanismos de acción de los medicamentos, integra la Farmacología. Para la Farmacocinética pueden hacerse simulaciones

con bastante exactitud, y por lo tanto predicciones en cuan-

to a la magnitud de la respuesta.

¿QUÉ ES UN NIÑO? Ahora bien, ante la pregunta: “¿y los niños qué?”, nos en- contramos de inmediato con otra pregunta: “¿qué es un niño?”, lo que, según diversas fuentes, es aquél que está en la niñez, y por niñez se entiende el período de la vida humana desde el nacimiento hasta la pubertad. Aunque intuitivamente percibimos que con esa defini- ción tan niño es un recién nacido como un escolar, hay diferencias notorias entre esos extremos de la vida huma- na, que requieren mayor definición. Por ello, podemos fraccionar la niñez en: neonatos prematuros, neonatos a término, lactantes, preescolares, escolares y adolescentes, bajo el supuesto, parcialmente demostrado, de que se es continuamente distinto, sin fron

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

49

teras definidas, en la fisiología, la psi- cología, la inmunología y, en general, en todo, particularmente de manera cuantitativa, pero también cualitativa. Es, pues, necesario con- trastar en rojo la información disponible con las diez aseveraciones previamente enuncia- das.

1.-La mayor parte de los medicamentos son ácidos o bases débiles; por lo tanto, al pH de los organismos vivos se encuentran como una fracción ionizada en equilibrio con una fracción no ionizada. La magnitud de dichas fracciones depende del pH del medio y del pka del ácido o base. La acidez gástrica es marcadamente menor al nacimiento, y tien- de a ser como la de un adulto a partir del año de edad. Adicionalmente, la motilidad gastrointestinal también es más lenta, así como la función biliar. (2, 3, 4,) 2.-Todas las células tienen una membra- na semipermeable que las aísla parcialmen- te del medio extracelular. La semipermeabi- lidad de la membrana del recién nacido a término y más en el prematuro está parcial- mente establecida y deja pasar macromolé- culas y algo de medicamento de la fracción ionizada; esto tiende a corregirse al año de

edad. (2, 3, 4,)

3.-Sólo la fracción no ionizada de un áci- do o base débil atraviesa dichas membranas, de tal manera que los ácidos se absorben a pH ácido (estómago o duodeno) y las bases a pH menos ácido, neutro o ligeramente al- calino. Por la razón contemplada en el pun- to uno la administración de medicamentos por vía oral da concentraciones plasmáti- cas distintas en los recién nacidos a las de los lactantes, los que tienden a comportarse igual a los preescolares y escolares. (2, 3, 4,) 4.-Los organismos pluricelulares además de la membrana celular, nos encontramos aislados del medio externo por estructuras celulares llamadas epitelios, y son para no- sotros el epitelio del aparato digestivo, el epitelio del aparato respiratorio, y la piel y anexos. La semipermeabilidad de los epite- lios del recién nacido a término y más en el prematuro, está parcialmente establecida y deja pasar macromoléculas y algo de medi- camento de la fracción ionizada; esto tiende a corregirse al año de edad. (2, 3, 4,) 5.-Sólo la fracción no ionizada de un áci- do o base débil atraviesa dichos epitelios (fe- nómeno de absorción). Cuando la fracción no ionizada atraviesa las membranas celula- res o los epitelios, el equilibrio se rompe y se restablece a partir de la fracción ionizada remanente y vuelve a haber fracción no io- nizada disponible para continuar absorbién-

dose. Esta aseveración se cumple sólo par- cialmente en el neonato, y aun menos en el prematuro. (2, 3, 4,) 6.-Al absorberse un ácido o base débil, se distribuye en el organismo, y alcanza una concentración de acuerdo al volumen de distribución. De los factores que intervie- nen en el establecimiento de esta variable,

como es el agua total, el agua intra y extra- celular, presenta variaciones muy grandes con el adulto, de tal manera que el neonato

a término tiene el 75 por ciento del peso

corporal como agua total, y aun más en el prematuro. Igualmente, el equilibrio de agua intra y extracelular presenta variacio- nes importantes frente al adulto, las cuales no desaparecen hasta la pubertad. Otro fac- tor participante es la grasa corporal, que es mayor en el lactante, preescolar y escolar. Asimismo, la Albúmina, 1 - Glucoproteína

ácida y Lipoproteínas se encuentran en me- nor cantidad que en el adulto. Las proteínas plasmáticas tienden a igualarse con el adul-

Las proteínas plasmáticas tienden a igualarse con el adul- to hasta después del año de edad,
Las proteínas plasmáticas tienden a igualarse con el adul- to hasta después del año de edad,

to hasta después del año de edad, pero su variación por la dieta o por la enfermedad son más marcadas. (2, 3, 4,) 7.-Al absorberse y distribuirse un ácido

o base débil, sufre degradaciones en el orga- nismo, se metaboliza frente a enzimas espe- cíficas o no específicas a dicha sustancia en lo particular. Algunas enzimas específicas como las esteárasas están disminuidas en

el recién nacido a término y aún más en el

prematuro. (2, 3, 4,) 8.-Se nace con plena capacidad enzimáti-

ca específica y con capacidad para aprender a producir enzimas no específicas de acuer- do a la demanda (inducción enzimatica). Las enzimas inducibles, como la glucoronil- transferasa, principal enzima orientada a la conjugación e indispensable para eliminar algunas sustancias, como el cloranfenicol, están en el recién nacido y, como es de es- perarse, en el prematuro, en franca inferio- ridad si se comparan con el adulto.

Las enzimas no específicas están no- toriamente en menor presencia que en el adulto, como es el caso de la xantinooxida- sa, pero de manera inconsistente, de forma tal hasta los escolares. En muchos de ellos, el café, el chocolate, el té y medicamentos emparentados con las xantinas tienen un pobre metabolismo y un efecto muy pro-

longado. (2, 3, 4,) 9.-Al absorberse, distribuirse y metaboli- zarse un ácido o base débil y/o sus produc- tos del metabolismo empiezan a eliminarse del organismo (eliminación). Los sitios de eli- minación son los mismos por donde se incor- poraron, además de órganos especializados, como son el riñón, el hígado. La cantidad del fármaco eliminado depende de la capacidad funcional de glomérulo, del flujo sanguíneo renal y de la unión a proteínas. El flujo san- guíneo renal al nacimiento es mucho mayor que el del adulto (12 mL en el neonato y ma- yor aun en el prematuro, acercándose al del adulto hasta el año de edad. Sólo la fracción no unida a proteínas se filtra y está sujeta a eliminarse. (2, 3, 4,) 10.-Todos estos fenómenos: Absorción, Distribución, Metabolismo y Eliminación pueden medirse y expresarse como integra- les de concentración por tiempo. Para la Far- macocinética del niño, las simulaciones tie- nen menor exactitud, ya que las variables fisiológicas son mayores y por lo tanto las predicciones en cuanto a la magnitud de la respuesta tienen menor consistencia y se requiere con los medicamentos de mayor riesgo, de un monitoreo real continuo para determinar las concentraciones plasmáti-

cas. (2, 3, 4,)

REFERENCIAS

1.-Klaassen C.D., Casarett and Doul´s TOXICOLOGY The Basic Science of Poisons, 6th Ed. (2001) MacGraw-Hill, New York. 2.-Scheler W., Grundlagen der Allgemeinen Pharmakologie, 3 Auflage (1989) Gustav Fischer Verlag, Jena.

3.-Lares Asseff I., Farmacología clínica en Pediatría (2005) Editorial Prado S.A. de C.V. , México D.

F.

4.-Kliegman R., Behrman R., Jonson H., and Stanton B., Nelson TEXTBOOK of PEDIATRICS 18th Ed. (2007) Saunders Elselvier, Philadelphia.

50

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

5 0 L O S N I Ñ O S CONOCIMIENTO Maestra Patricia Ileana Elizondo Puente

Maestra Patricia Ileana Elizondo Puente Psicóloga Infantil patriciaileanaelizondo@ yahoo.com

Períodos del desarrollo psicológico del niño

Patricia Ileana Elizondo Puente

E l niño es un ser en continuo desarrollo; es un ser ac-

tivo, investigador espontáneo; cuestiona todo lo que

está a su alrededor, interactúa constantemente con

su medio ambiente y aprende lo necesario para resolver situaciones que la vida le presenta en cada momento o período del desarrollo; es decir, construye conocimiento, el cual le permite adaptarse a su entorno. Pero éste no es un proceso totalitario que se lleve a cabo de golpe; al contrario, es una intrincada y gradual es- piral que el niño va construyendo paso a paso, al interac- tuar con su realidad circundante, y que surge de aspectos muy elementales, que poco a poco se van haciendo más complejos. Por lo tanto, consideramos el desarrollo como un pro- ceso de construcción continua de todas las funciones psicológicas superiores; es decir, el niño no hace una co- pia pasiva de la realidad, sino que la va construyendo. Así, con estas ideas fundamentales, basadas en la Teoría Psicogénica de Jean Piaget (1896-1980), quien fuera uno de los máximos exponentes de la psicología infantil, es como partimos en este artículo en el cual se pretende dar un breve recorrido por el desarrollo psicológico del niño.

PERÍODO SENSORIO MOTRIZ Iniciamos con el bebé. Al nacer, prácticamente conoce muy poco de lo que está en su entorno; las herramientas con las que cuenta inicialmente para interactuar con su medio ambiente son los sentidos. Así, observamos que el bebé todo se lo lleva a la boca, responde a cualquier sonido, todo lo que ve a su alrededor le llama la atención; todo lo intenta tomar con sus manos, aunque sus coordinaciones motoras no se lo permitan fácilmente. En fin, trata de ex- plorar su medio ambiente con sus sentidos, y a través de esta exploración construye conocimiento que le servirá de base para construcciones posteriores. Jean Piaget afirma que el niño de esta etapa vive una especie de revolución copernicana; es decir, en esta etapa del desarrollo, va de la ausencia de lenguaje verbal convencional al lenguaje semi estructurado; de la mínima coordinación motora, a unas coordinaciones necesarias para adaptarse a su entorno; de una serie de imágenes mentales aisladas, a una estructura mental coor- dinada con representaciones mentales interiorizadas que le permiten verbalizar cosas ausentes, coordinar acciones mentales para resolver problemas prácticos. En pocas pa- labras, se va constituyendo en un sujeto psicológico; es decir, en un ser humano con estructuras mentales tanto cognitivas como afectivas.

con estructuras mentales tanto cognitivas como afectivas. Desde lo afectivo, el bebé va de una indiferenciación

Desde lo afectivo, el bebé va de una indiferenciación total entre él y la madre, a lograr poco a poco diferenciarse de ella. Durante un buen tiempo depende afectivamente de ella; es decir, si tiene hambre, sueño, sed; si necesita protección, si necesita jugar, etcétera, todo se lo demanda a ella. En la medida en que su vida afectiva se va estructuran- do, empieza a satisfacer necesidades afectivas en espacios fuera del vínculo materno.

PERÍODO PREOPERATORIO Con estos recursos construidos por el niño hasta este mo- mento, nos encontramos frente a un pequeño de entre 2 ó 3 años, hasta los 5 ó 6 años aproximadamente. Un niño de esta etapa posee una infinidad de recur- sos físicos (come solo, camina, corre, juega, empieza a ir al baño); intelectuales (intenta resolver los problemas que se le presentan); afectivos (expresa física y verbalmente sentimientos y emociones variadas). En este momento, el niño posee una gran variedad de recursos para enfrentar el mundo y apropiarse de la realidad. Sin embargo, ésta es tan amplia y con tantas derivacio- nes y coordinaciones, que le es imposible apropiarse de toda la realidad y manejarla con fluidez; por lo tanto, el niño resuelve esta situación de manera sorprendente, lo que puede interiorizar de la realidad externa de manera convencional, lo hará; lo que no, lo manejará de manera prelógica y simbólica. Un ejemplo de esto: si lo llevan con el doctor y no logra comprender todo lo que el doctor le dice y hace, cuando llega a casa juega a que él es el doctor y sus muñecos o mascota son el paciente y “simbólicamente” modifica la situación vivida con el doctor a su manera para tratar de interiorizarla en sí. Afectivamente este juego simbólico es de gran valor, pues a través de éste expresa afectos, sentimientos, emociones, y verbaliza todo lo que en la

CONOCIMIENTO

LOS NIÑOS

51

situación real no pudo hacer. Esto le permite manejar an- gustias, tensiones, miedos y todo aquello que le impida desarrollarse.

PERÍODO OPERATORIO CONCRETO Cuando el niño llega a la escuela primaria, cuenta con una gran cantidad de recursos intelectuales y afectivos. Su pensamiento ahora tiene movilidad y flexibilidad, si se le presenta un problema, para resolverlo lo aborda desde diferentes ángulos, además de poder hacer reco- rridos mentalmente hacia adelante y regresarse al punto de partida para comprobar que es la mejor manera de so- lucionarlo. Todo esto le permite manejar la lógica y la conven- cionalidad de las situaciones vividas. En este momento, el niño está en condiciones ideales para apropiarse del pro- ceso de la lecto-escritura y el manejo de las operaciones matemáticas; de poder seguir normas sociales, respetar las reglas de los juegos de manera totalmente interiorizada; es decir, no necesita que se le esté diciendo verbalmente que cumpla las reglas; idealmente él ya lo puede hacer por si mismo. Por lo tanto, el niño de este perío- do puede hacer una mejor lectura de lo que está viviendo, y el adulto tiene frente a él a un niño que, tanto intelec- tual como afectivamente, está en posi- bilidad de comprender la realidad cir- cundante, de platicar con él y tratar de negociar utilizando la lógica y la con- vencionalidad de las reglas sociales. Este momento del desarrollo im- plica el mayor grado de socialización, pues afectivamente es un niño que, muestra empatía; es decir, es capaz de ponerse en el lugar del otro; por lo tanto, es capaz de ser sensible ante si- tuaciones vividas por otros y sentir el deseo de ayudar. Sus miedos, angus- tias, temores están más ubicados en la realidad y tiene mayores recursos para controlarlos. Por ejemplo, el niño de 2 ó 3 años les puede tener miedo a personajes como Mickey Mouse, y aunque se le explica que es una persona que se pone la vestimenta y representa al personaje, el pequeño lo entiende pero no deja de sentir miedo. En cambio, los miedos del niño de edad escolar son más reales, en el sentido de estar más ubicados en su contexto. Por ejemplo, le puede tener mie- do al maestro o a algún compañero que siente que es más fuerte que él.

PERÍODO OPERATORIO FORMAL Este momento del desarrollo marca la pauta para presen- tarles el cuarto y último período del desarrollo, que se ubica en el inicio de la adolescencia, y permanece para el resto de la vida. Es decir, las construcciones tanto intelec- tuales como afectivas que haga el adolescente hasta este momento, se mantendrán hasta la vida adulta y son los recursos con los que contará durante toda la vida.

El pensamiento del adolescente tiene la posibilidad de desprenderse de lo real y manejarse en lo abstracto; es de-

cir, es capaz de resolver problemas no sólo en lo concreto, sino de manera abstracta. Por ejemplo, si le planteamos una situación hipotética cualquiera (como subir un piano

a la azotea de un edificio de cinco pisos) el adolescen-

te es capaz de hacer operaciones mentales y de efec- tuar ecuaciones matemáticas apropiadas para resolver el problema sin la necesidad de llevar a cabo ninguna acción física. Esto le permite al joven tener una libertad intelectual y afectiva sin fin. Desde esta perspectiva, observamos a un adolescente que hace teorizaciones de la realidad e inclusive se apasio- na pretendiendo hacer grandes cambios a la sociedad; es capaz de mostrar y comprometerse con ideales y valores en su máxima potencia. Para el adolescente, la honestidad, compromiso, lealtad, amor, son mucho más que simples palabras, ya que éstas representan de manera abstracta un cúmulo de acciones y de significados que no se pueden ligar a un objeto concreto. En este sentido, la vida afectiva del adolescente es más sofisticada. Por un lado, la vida social amplía de manera significativa

su círculo de acción, tiene más libertad para moverse y elegir amistades fuera del circulo familiar y, por otro lado, el amor toma primacía en relación a otros sentimientos; empieza a tener sus pri- meras relaciones amorosas y éstas de- penderán de alguna manera de cómo haya establecido los vínculos objetivos de las primeras etapas de su vida.

los vínculos objetivos de las primeras etapas de su vida. CONCLUSIONES Así, de manera muy rápida,

CONCLUSIONES Así, de manera muy rápida, hemos realizado un breve recorrido por los diferentes momentos del desarrollo psicológico del niño, resaltando al- gunos de los aspectos intelectuales y

afectivos más sobresalientes de cada etapa. Esto nos da

la posibilidad de interrelacionar información para obtener

conclusiones que puedan aplicarse en el ámbito educativo

o en el campo clínico.

REFERENCIAS

Delval, J. Aprender en la vida y en la escuela, Ed. Morata, España, 2005. Flavell, J. La Psicología Evolutiva de Jean Piaget. Ed. Paidós, 1995. Inhelder B. y Piaget, J. De la lógica de niño a la lógica del adolescente, Ed. Paidós, 1996. Kamii, C. y DeVries R. La Teoría de Piaget y la Educación Preescolar. Ed. Visor Distribuciones, 1991. Perrés J y Delahanty, G. Comp. Piaget y el Psicoanálisis. Universidad Autónoma Metropolitana- Xochimilco, México, 1994. Piaget J. La Formación del Símbolo en el Niño. Ed. Fondo de Cultura Económica, 1986 Rodríguez, C. y Moro, Ch. El Mágico Número Tres. Ed. Paidós, 1999. Scholonick, E. K., K. Nelson, S. Gelman, P. H. Miller (eds.) Conceptual Development Piaget’s Legacy. Lawrence Erlbaum Associates Publishers. New Jersey, 1999.

52

LOS NIÑOS

CONOCIMIENTO

5 2 L O S N I Ñ O S CONOCIMIENTO El trabajo del niño es

El trabajo del niño es el juego, y juega para auto-desarrollarse

María Eugenia Doria

juego, y juega para auto-desarrollarse María Eugenia Doria Licenciada María Eugenia Doria Alternativas Pacíficas,

Licenciada María Eugenia Doria Alternativas Pacíficas, A. C. Consultora Educativa Independiente

coneja04@

prodigy.net.mx

“Silencio. Genios trabajando”, fue la señal que brincó ante mis ojos al llegar a aquel parque de diversiones. Curiosa por des- cubrir la razón de esta señal, empecé a observar lo que ahí sucedía: miré a los niños y las niñas que jugaban; escuché sus risas y cambiantes tonos de voz,

sus enojos y discusiones. Miré sus movimientos y expresiones de alegría al lograr el dominio de una habilidad y gritar: “mira, mami, ya pude solo”. En ese m