P. 1
A Cada Santo Una Vela

A Cada Santo Una Vela

|Views: 3|Likes:
Publicado pormumusalazar

More info:

Published by: mumusalazar on Jan 05, 2014
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/20/2015

pdf

text

original

A CADA SANTO UNA VELA Hay rituales religiosos, muy populares en todo el mundo, que indican que para

hacer un pedido a un santo se le debe encender una vela de un color determinado. El saber popular dice que “hay una vela para cada santo”. Por eso los devotos les dedican una vela en sus oraciones, de acuerdo a la petición que quieren hacerle a su patrono favorito. Por ejemplo, a Stella Maris (Virgen de los marinos y del mar), le corresponde una vela de color celeste y blanca y a San Cayetano (Santo del trabajo y la abundancia en el hogar), una vela amarilla y blanca. Para San Antonio de Padua se enciende una vela marrón para las peticiones especiales, una vela verde para la ayuda financiera o una vela anaranjada de encontrar un amor. A San Marcos de León (auspicia en casos legales, estudios o amores), se le enciende una vela blanca y roja; a San Onofre (protector de los viudos, ayuda en el trabajo y otras gracias urgentes), una vela amarilla y marrón; y a San Cipriano (protector contra las negatividades y trabajos de brujería), una vela con la parte inferior negra y superior blanca. A San Pantaleón (Santo de la medicina), le corresponde una vela de color verde y blanca y a San Jorge (protector contra la magia negra, las injusticias o envidias) se le enciende una vela de color rojo, blanco y verde. Para María Rosa Mística (Auxilia en problemas físicos y psíquicos) se le enciende una vela blanca, amarilla y roja, mientras que a San Bartolomé le corresponde una vela roja para pedirle protección contra la violencia o para salir bien de una operación quirúrgica. A San Alfonso le corresponde una vela púrpura para pedir ayuda por dolores musculares y la artritis. Para San Alosio se enciende una vela azul para solucionar conflictos domésticos y también para curar gripe, fiebres y enfermedades contagiosas. A Santa Liberata (protectora en casos de peligros, obsesiones, negatividades) se le enciende una vela decolor rosa; a San Miguel (protector espiritual, contra la soberbia, envidias y egoísmos), una vela de color violetafucsia y roja; y a Santa Catalina (para casos imposibles, luchadora y defensora de la verdad), una vela roja, blanca y azul. Para San Benedicto, se quema una vela blanca para pedir la protección contra tentaciones malvadas, enfermedades contagiosas o seguridad durante tormentas. Las ayudas de San Benedicto también curan animales y aumentan prosperidad. A San Blas se le enciende una vela azul para aumentar la comunicación y las energías positivas. Este santo también ayuda con las enfermedades de la garganta. Para San Florián hay que encender una vela roja o anaranjada para proteger el hogar, mientras que a San Cristóbal le corresponde una vela roja para la protección contra accidentes, muerte repentina y contra tormentas. Cosme y Damián, los santos gemelos, se identifican con las velas verdes, por lo que hay que encender dos de ese color para la ayuda con los doctores y la salud, para conseguir un diagnóstico correcto y para la protección física en general. ASIS, PORRES Y SAN ROQUE A San Francisco de Asís se le enciende una vela marrón para pedir por paz o resolución de un conflicto y para la sabiduría espiritual. En cambio a San Ignacio le corresponde una vela blanca para proteger la casa contra robos y malos augurios. Para San Martín de Porres se debe quemar una vela púrpura y blanca para traer armonía a la casa, o para pedirle buena salud y prosperidad. Por su parte, a San Patricio se le enciende una

vela blanca para la prosperidad, la sabiduría y la suerte. A San Roque se le enciende una vela amarilla para restaurar la salud y protegerse contra enfermedades contagiosas, mientras que a San Sebastián le corresponde una vela roja para solicitar por justicia, quitar obstáculos en el camino, éxito y buena fortuna. Por último, a Santo Tomás de Aquino se le debe encender una vela blanca para mejorar la concentración y la memoria y para ayudar a aprobar exámenes. INVOCACION Y ORACIONES Los santos que están muy arraigados a nuestra cultura son numerosos. Entre los más populares, a los que se invoca para ayudar en el tratamiento de una enfermedad, para prevenir un peligro y hasta para conseguir novio o marido, podremos encontrar los siguientes: A Santa Lucía se la invoca para enfermedades de los ojos; a San Juan para los dolores de cabeza; a Santa Rita contra dolencias incurables; a San Vicente y San Roque para las pestes y la lepra. También suele invocarse a San Luis para males de la nariz; a San Jerónimo para dolores del estómago y para alejar las tormentas; a Jesús, María y José para curar la culebrilla y a José y María para la mordedura de perros rabiosos. Santa Apolonia de Alejandría, “la dueña del gato”, se la considera protectora de las vías respiratorias y dolores de dientes y muelas. Para calmar el dolor de muelas hay que decir tres veces, trazando la señal de la cruz sobre la parte afectada: “Ea, Santa Apolonia, ea, Santa Apolonia, líbrame por favor de este tormento!”. Santa Liberata es la patrona de los prófugos; A San Pilato se lo invoca para obtener el reintegro de objetos y animales extraviados y a San Antonio le ruegan las jóvenes solteras para que les mande un novio. También se le implora para hallar lo perdido y se le ruega para que haga llover y alivie las dolencias del corazón. Esta entrada se publicó ,

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->