Está en la página 1de 2

SÍNTOMAS DEL CONDUCTOR FATIGADO

Cualquier combinación de los siguientes síntomas significa que el conductor se está fatigando.
• Bostezos, ojos pesados y doloridos
• Vista que comienza a nublarse
• Soñar despierto y falta de concentración
• Mostrar impaciencia
• Sensación de hambre o sed
• Reacciones lentas
• Sensación de tensión muscular o calambre
• Subidas y bajadas en la velocidad de conducción
• Deficiencias en los cambios de marcha
• Conducción errática, pisando la línea central o el de la carretera

Cuando experimente algunos de estos indicios, es aconsejable tomar un


descanso. Recuerde: ¡LA FATIGA MATA!

LA JORNADA DE TRABAJO

Quienes trabajan a bordo de vehículos dedicados al transporte interurbano de carga y


pasajeros, deben registrar su jornada laboral en una libreta de registro diario de asistencia y de
determinación de sus remuneraciones, que el empleador debe entregar en forma gratuita y
debidamente registrada ante la Inspección del Trabajo. También existe la opción de un sistema
computacional de control de asistencia y de las horas de trabajo.

La implementación y el correcto uso de los sistemas de registros son de exclusiva


responsabilidad de los empleadores.

Estos sistemas especiales de control de asistencia, pueden ser fiscalizados por Carabineros de Chile,
fiscalizadores del Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones y por la Dirección del Trabajo. Esta
última es la encargada de sancionar cualquier infracción detectada, tanto en sus labores de
fiscalización, como las constancias dejadas en las libretas por Carabineros y por los fiscalizadores del
Ministerio de Transporte.

La jornada ordinaria de trabajo no podrá superar las 192 horas en el mes -180 horas a partir del
1° de enero de 2005- y debe tener un descanso mínimo ininterrumpido de 8 horas diarias.

LOS TIEMPOS DE ESPERA

Los "tiempos de espera”, deben entenderse como aquellos tiempos que implican para el chofer de
vehículos de carga terrestre interurbana, mantenerse a disposición del empleador, sea en el lugar del
establecimiento o fuera de él, en general sin realizar labor, pero que requieren necesariamente de su
presencia a objeto de iniciar, reanudar o terminar sus labores.
Dichas horas deben ser registradas por el conductor, las que serán consideradas para todos
los efectos legales como parte de la jornada ordinaria de trabajo. Con este se busca resguardar
la seguridad de los trabajadores a la hora de ejercer la conducción de los vehículos,
considerando para tales efectos el estado de alerta en que el conductor comienza su labor.