Está en la página 1de 1

OXIDACIÓN DE ALDEHIDOS Y CETONAS

Los aldehídos oxidan fácilmente y se convierten en el ácido carboxílico respectivo, en contraste


con las cetonas que son difíciles de oxidar, en presencia de los agentes oxidantes habituales de
gran poder como el permanganato de potasio, dicromato de potasio y otros.

La reacción global de oxidación de un aldehído es la siguiente:

Al añadirle la mezcla oxidante a una cetona se comprueba que no hay oxidación por no cambiar
el color. Esta propiedad permite diferenciar un aldehído de una cetona, mediante la utilización de
oxidantes relativamente débiles, como soluciones alcalinas de compuestos cúpricos o argentosos
que reciben el nombre de reactivos de Fehling, Benedict y Tollens.

Las cetonas resisten la oxidación suave, pero con oxidantes enérgicos a altas temperaturas,

sufren la fragmentación de los enlaces C—C a ambos lados del grupo carbonilo para dar una
mezcla de Ácidos carboxílicos.

En los diferentes compuestos orgánicos el carbono posee un estado de oxidación


diferente. Por tanto, puede pensarse que unas funciones orgánicas pueden obtenerse de
otras por oxidación o reducción.