Está en la página 1de 1

A la noche le canto, le canto a la bella noche que alumbra cada paso malo que uno planea al lado de un arbol

frondoso y bello no es ella, soy yo y mis perversos pensamientos que logran un fino camino hacia el objetivo y es, adorar la noche acompaado de mi bella complice baada de grados espesos de alcohol y un tenue color oro. Salud