Está en la página 1de 4

PROCESOS Y PROCEDIMIENTOS ADMINISTRATIVOS EN BOLIVIA

No existe en Bolivia un Código de Procedimientos Administrativos. Esta y


otras carencias revelan lo rudimentaria que es todavía la legislación
administrativa en nuestro país (1).
REGLAMENTO COMÚN DE PROCEDIMIENTOS ADMINISTRATIVOS Y DE
COMUNICACIÓN DE LOS MINISTERIOS.
Mediante D.S. N°23934, de 23 de diciembre de 1994, se aprobó este
instrumento, que es un procedimiento interno "para el tratamiento uniforme
de los asuntos, para la comunicación y la coordinación" entre ministerios,
con el órgano legislativo y otros. (Art. 1).
El Título II contiene "normas para la atención de los asuntos", cuyos
principios generales, aspectos operativos, plazos de atención, firmas
autorizadas y responsabilidad regula el Cap. II de este Título. El Cap. V
contiene normas generales para la coordinación, delegación, reuniones y
pautas procedimentales. El Título III trata del "relacionamiento externo; el
Cap. II a relaciones con el Poder Legislativo; y el Cap. III a otras relaciones
(con ONGs, y con organismos de cooperación internacional, con
representaciones diplomáticas y consulares, con asociaciones profesionales
y gremiales y con medios de comunicación).
PROCESO CONTENCIOSO.
(Art. 775 al 777 Pr. Civil). Según el Art. 118, inc. 7° de la Constitución,
corresponde a la justicia ordinaria el conocimiento de los litigios entre
particulares y el Estado, cuando éste actúa como persona de derecho
privado. Estos litigios se refieren a la interpretación, aplicación o efectos de
los contratos, negociaciones o concesiones que suscribe la administración
pública, con referencia a sus bienes disponibles o de dominio patrimonial
La demanda se presentará ante la Corte Suprema de Justicia conforme al
Art. 327 del Pr. Civil, y el Poder Ejecutivo .será representado, como
demandante o demandado, por el ministro de Estado cuyo despacho haya
intervenido en el asunto, y por el Fiscal General de la República.
El trámite y resolución de la causa se sujetarán a lo dispuesto para los
procesos ordinarios de hecho o de puro derecho, según sea el caso (ver el
Título II del Libro II del Pr. Civil).
PROCESO CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVO.
(Arts. 778 al 781 Pr. Civil). Este proceso consiste en "la reclamación que se
interpone después de apurar la vía gubernativa contra una resolución
dictada por la administración pública en virtud de sus facultades regladas, y
con la cual se vulnera un derecho de carácter administrativo establecido
anteriormente en favor del reclamante por una ley, un reglamento u otro
precepto administrativo".
El contencioso-administrativo es un proceso esencialmente jurisdiccional,
cuyo conocimiento correspondo siempre a un tribunal, sea tribunal
contencioso-administrativo propiamente dicho o un tribunal judicial
competente en la materia, como ocurre en Bolivia con la Corte Suprema de
Justicia (ver Art. 118, inc. 7 de la Const.).
El D.S. de 26 de junio de 1858 expresa:
"Art. 71- Por regla general, son negocios contencioso-administrativos todos
aquellos en los cuales hay oposición legítima entre el interés público y el
privado, cuando la reclamación particular se interpone con ocasión de un
acto administrativo, fundándose en un derecho perfecto y absoluto".
"Art. 2°.- Son asuntos del mismo género, aquellos en que con igual ocasión
se suscitan cuestiones entre dos particulares o establecimientos públicos,
cuando el interés de unos y otros se roía de tal manera con el interés
general que no es posible separarlos".
La demanda se presenta ante la Corte Suprema de Justicia, contra el Fiscal
General de la República, según el Art. 327 del Pr. Civil, indicando el decreto
o resolución suprema que se impugna. El plazo para incoarla es de noventa
días fatales computables desde la notificación legal con la resolución
definitiva que deniega las reclamaciones hechas ante el Poder Ejecutivo. El
procedimiento es el mismo que se sigue en un juicio ordinario de puro
derecho, según el Art. 354 del Pr. Civil.
a) Actos del gobierno como persona de derecho privado.- Cuando el
Estado actúa como persona de derecho privado las controversias que
susciten sus actos y hechos están sometidas a los tribunales ordinarios,
según el Art. 118, inc. 7 de la Constitución.
La rescisión ilegal de un contrato de obra pública puede ser impugnada por
la vía contencioso-administrativa; pero si se trata de un contrato civil de
arrendamiento de un inmueble del Estado a un particular, el tribunal
competente será uno ordinario o judicial.
PROCESO CONTENCIOSO-TRIBUTARIO.
Esta materia se halla regida por el Código Tributario, aprobado por Ley
N°1340 de 28 de mayo de 1992, así como por los principios generales del
Derecho Tributario y de otras ramas del Derecho, como se verá.
a) Competencia.- El Código Tributario se aplicará a todos los tributos de
carácter nacional, departamental o municipal y a las relaciones jurídicas
emergentes de ellos.
También son aplicables a las obligaciones legales tributarias establecidas a
favor de personas de derechos públicos, descentralizados y no estatales,
siempre que no existan disposiciones especiales, en cuyo caso tendrán
carácter supletorio (Art. 1°).
b) Fuentes del Derecho Tributario.- Son fuentes de este Derecho las
normas constitucionales, las convenciones internacionales, las leyes y
"disposiciones con fuerza de ley" (2), los decretos supremos, las
reglamentaciones, las resoluciones y demás normas de carácter general
aprobadas por el órgano Ejecutivo y, en su defecto, según los de otras
ramas jurídicas. (Art. 7°).
c) Infracciones y sanciones.- A falta de norma tributaria expresa se
aplicará supletoriamente en esta materia (dice el Art. 67) los principios
generales del Derecho Penal. Son delitos tributarios la defraudación, el
contrabando y la instigación pública a no pagar tributos. Son
contravenciones tributarias la evasión, la mora, el incumplimiento de los
deberes por los funcionarios de la administración tributaria (Arts. 69 y 70).
El Art. 98 del Código Tributario define la defraudación corno la simulación,
ocultación, maniobras o cualquier otra forma de engaño que induce a error
al Fisco, "del que resulte para sí o un tercero un pago de menos del tributo
a expensas del derecho fiscal o su percepción.
Es agravante especial la circunstancia de que la defraudación se cometa
con la complicidad del funcionario que por razón de su cargo, intervenga o
debe intervenir en los hechos constitutivos de este delito".
El Art. 99 detalla los diversos casos de defraudación.
Las sanciones aplicables en esta materia son: 1) Presidio. 2) Multa. 3)
Comiso de los efectos materiales objeto del delito o de la contravención o
utilizados para cometerlos. 4) Clausura temporal del establecimiento. 5)
Suspensión y destitución de cargos públicos. 6) Inhabilitación definitiva
para el ejercicio de cargos públicos, oficios y profesiones. 7) Pérdida de
concesiones, privilegios y prerrogativas. 8) Cancelación de inscripción en
registros públicos (Art. 88).
La pena de prisión sólo la aplicarán los jueces y tribunales competentes' (en
materia penal) en base a la resolución o sentencia firme de los órganos
administrativos o del juez competente.
d) Normas procedimentales.- Los órganos competentes para percibir y
fiscalizar tributos (las Direcciones Generales de la Renta y de Aduanas, las
Municipalidades) podrán dictar normas administrativas reglamentarias para
la aplicación de las leyes tributarias en su materia respectiva (Art. 127). Las
normas a que se refiere el artículo precedente podrán ser impugnadas por
asociaciones o entidades respectivas o también por personas naturales o
jurídicas que carezcan de una entidad representativa dentro de los veinte
días de publicadas. Dicha impugnación deberá presentarse debidamente
fundada ante la superioridad jerárquica administrativa, la que deberá
expedirse dentro de los treinta días de su presentación. Si dentro de ese
lapso no hubiere resolución, la norma impugnada quedará firme. Hasta ese
momento la impugnación deducida tendrá efectos suspensivos (Art. 128)
La tramitación de causa ante la jurisdicción contencioso-tributaria es similar
a la que se sigue ante la justicia ordinaria (ver Arts. 214 y 156 y ss. C.T.).
Esta jurisdicción es improrrogable e indelegable; su ejercicio por
autoridades administrativas u otras será nulo de pleno derecho (Art. 184).
Se ejerce por los jueces de partido en materia administrativa, coactiva,
fiscal y tributaria (Art. 157 L.O.J.), por la Sala en materia-administrativa de
las Cortes Superiores de Justicia (Art 109 L.OJ.) y por la Sala Social, de
Minería y Administrativa de la Corte Suprema (Art. 60 L.O.J.).
Tienen capacidad procesal en esta materia, además de los capaces según
la ley procesal común (ver Art. 4 C.C.B. y 52 Pr. Civil), los mayores de 18
años y los menores de 21 (Art. 216 C.T.) Esta disposición concuerda con el
Art. 5 punto IV del C.C.B., que prescribe que el menor puede administrar y
disponer libremente el producto de su trabajo, y con el Art. 13 del C. Com.,
según el cual los menores emancipados o habilitados, que tengan por lo
menos 18 años, pueden ejercer el comercio (3).
En el juicio contencioso tributario se admite toda clase de pruebas, menos
el juramento de posiciones y la confesión de las autoridades. La prueba
testifical servirá sólo de indicio. Podrá pedirse certificaciones e informes a
los órganos competentes y el tribunal podrá ordenar cualesquiera
diligencias relacionadas con la causa, así como pedir la exhibición de
documentos y formular las preguntas que estimare convenientes a las
partes, a sus representantes y/o testigos (Arts. 266 y 267).
BIBLIOGRAFIA.
(1) Se sabe que hay un proyecto de Lev de Pr. A. en el Ministerio de
Justicia (febrero 1997).
(2) Esta terminología es incorrectamente usada, pues en nuestro régimen
constitucional no existen los "decretos con fuerza de lev", o reglamentos
delegados como también se les llama, debido al principio de separación de
poderes establecido por los Arts. 2, 29, 30 y 69 de la Constitución. Ver, a
este propósito DERMIZAKY, Pablo, Derecho Constitucional, 5a. Ed., Caps.
XyXI, Segunda parte.
(3) De la emancipación se ocupan los Arts. 360 y ss. del Código de
Familia.