Está en la página 1de 11

En el principio exista la Palabra y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios.

En la palabra estaba la vida y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibi.

Y la palabra se hizo carne y acamp entre nosotros, Y hemos contemplado su gloria, gloria propia del Hijo nico del Padre lleno de gracia y de verdad.
( Jn 1, 1-5.14)

EL SILENCIO Y LA PALABRA

Un silencio eterno lo envolva todo y, al mediar la medianoche su carrera, tu Palabra todopoderosa, Seor, vino desde el trono real de los cielos
(Sab. 18, 14-15)

Primero se nos habla de la Sabidura.


Y despus se deja hablar a la misma Sabidura.

El texto nos revela el misterio de la Navidad del Seor. Durante siglos, los profetas hablaron de l. Ahora ha llegado el momento de dejarle hablar a l.

LA PALABRA Y LA LUZ

Esa Palabra eterna de Dios, esa sabidura creada antes de los siglos, se identifica con Jess de Nazaret.

Entre sus grandes atributos sobresalen al menos tres:

En la PALABRA haba vida

La vida de Dios nos ha sido revelada por Jess que es palabra viviente y vivificadora. Pero tambin la esencia y la misin de la vida humana nos ha sido desvelada por esa Palabra dirigida a nosotros.

La PALABRA era la LUZ verdadera que alumbra a todo hombre

Slo esa palabra que viene de Dios puede aclararnos el horizonte y los caminos, la dignidad humana y los valores ticos que la sustentan.

La PALABRA se hizo carne y acamp entre nosotros

Somos peregrinos por el desierto como el antiguo Israel. Jess se ha hecho peregrino y comparte nuestro itinerario.

Dios todopoderoso y eterno, luz de los que en ti creen, que la tierra se llene de tu gloria y que te reconozcan los pueblos por el esplendor de tu luz. Por Jesucristo nuestro Seor. Amn.

Jos Romn Flecha Andrs


Palabra del Seor, Salamanca , Editorial. Secretariado Trinitario,2007
Presentacin:

Antonia Castro Panero