P. 1
Ecologia General TEXTO

Ecologia General TEXTO

|Views: 9.008|Likes:
Publicado porlothme

More info:

Published by: lothme on Sep 05, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/21/2014

pdf

text

original

La industrialización del petróleo genera muchos re-
siduos de muy difícil o costosa eliminación. Se trata en
general de sustancias que contienen mezclas de hidro-
carburos con elementos como el cloro o con metales pe-
sados. Son muy estables en el medio ambiente y para su
tratamiento se requieren grandes inversiones de dine-
ro, espacio y tiempo. Las técnicas van desde la incinera-
ción a altas temperaturas, hasta la biodegradación ae-
róbica en piletas convenientemente aisladas del suelo o,
incluso, mezclando directamente los residuos con el sue-
lo, arrojándolos en terrenos que después dejarán de ser

120

Ecología General

aptos para producir alimentos. Práctica esta última co-
nocida como de “land- farming”, denominación para una
técnica con la se suele enmascarar algo que es un verda-
dero delito ambiental cuando es usada para dispersar
esos residuos industriales.
Los derramamientos de petróleo durante su extrac-
ción y tráfico son frecuentes y en gran escala, y afectan
tanto a los ecosistemas terrestres como a los acuáticos,
especialmente el mar y ríos navegables. Generalmente,
el petróleo, una vez derramado en el mar, forma una
emulsión denominada «mousse» que con el tiempo tien-
de a desaparecer porque, por un lado el petróleo se hun-
de y por otro sus componentes aromáticos se solubilizan.
Los compuestos aromáticos como el benceno o el tolue-
no, que se disuelven en el agua, provocan graves trastor-
nos. Los primeros afectados son los organismos planctó-
nicos.

Un párrafo especial merecen los bifenilos policlora-
dos
, los PCB, que son hidrocarburos clorados produci-
dos industrialmente desde la década de 1930 para su uso
como aislantes en los transformadores eléctricos de alta
tensión; en aditivos de pinturas; en el papel carbónico.
Son muy estables y poco biodegradables, se acumulan en
los tejidos grasos. Son los compuestos más cancerígenos
que se conocen, originan cáncer de piel, escroto y pul-
món (Koch y otros, 1993). Su uso está prohibido en los
países desarrollados pero no en muchos otros. Se estima
que de los dos millones de toneladas que se habían pro-
ducido hasta hace una década, más de la mitad se conti-
nuaron usando (Pointing, C., 1992). Para su eliminación
son necesarios incineradores que alcancen los 1200°C,
pero aun así pueden dejar residuos tóxicos en el aire.
Los principales contaminantes del aire de las ciuda-
des que provienen de los hidrocarburos son el monóxi-

121

Ecología General

do de carbono, generado principalmente por la com-
bustión de los automóviles y algunas industrias (también
por la oxidación atmosférica del metano por descompo-
sición de residuos orgánicos). El efecto tóxico se debe a
su alta tendencia a asociarse a la hemoglobina, compi-
tiendo con el oxígeno y, por lo tanto, reduciendo la capa-
cidad de la sangre para transportar ese elemento; los
óxidos de azufre y de nitrógeno, que son liberados a
la atmósfera por la combustión de naftas, de carbón y de
fuel-oil. En la atmósfera los óxidos de azufre son trans-
formados principalmente en ácido sulfúrico, que se di-
suelve en el agua de las precipitaciones produciendo la
lluvia ácida. Esta lluvia afecta a los microorganismos del
suelo y a los organismos de ecosistemas acuáticos por
disminuir los valores del pH; también es nociva para las
estatuas y edificios debido a que afecta el mármol (en
varias ciudades europeas se debió cubrir monumentos o
trasladar a museos estatuas que estaban en plazas). Por
otra parte, los óxidos de azufre afectan a los organismos
de respiración pulmonar produciendo taponamientos al-
veolares y alterando el epitelio respiratorio. La lluvia
ácida también contiene ácido nítrico. Los aerosoles, que
forman el “smog” —gotitas líquidas en suspensión con
partículas de hollín— son tóxicos en las vías respirato-
rias. Cuando las pequeñas partículas de hollín entran
en los alvéolos pueden permanecer varios años allí; esto
puede causar trastornos en el intercambio gaseoso, y en
la eliminación de sustancias dañinas debido a que dichas
partículas pueden alterar el movimiento de los cilios que
tapizan el tracto respiratorio. Algunas enfermedades res-
piratorias y alérgicas en las ciudades se deben al «smog»
(Aramendía, P., et. al. 1995). El hollín, que es un hidro-
carburo aromático policíclico, el benzopireno, es cance-
rígeno; lavanderas que lavaban la ropa sucia de los

122

Ecología General

obreros del polo petroquímico de La Plata enfermaban
de cáncer (Catoggio, J., comunicación personal).

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->