Está en la página 1de 5

GUIÓN PROGRAMA RADIAL.

“De la Violencia y los Hombres”

PRESENTACIÓN:

Vivimos en un mundo violento, en países en constantes guerras, violencia estructural


y estructurante, y muchas más. Y esto afecta a los hombres.

En la construcción de ser hombre, la mayor parte es violenta. Tanto es así que la


violencia llega a configurar la masculinidad en el transcurso de la mayor parte de la
vida de un hombre.

Encontramos diferentes tipos de violencias


(Tomado de www.abcmujeres.com/2007/09/29/diferentes-tipos-de-violencia)

- La violencia física, considerando esta como cualquier acción no accidental que


provoque o pueda provocarte daño físico, enfermedad o riesgo de padecerla,

- La violencia psíquica, considerando como tal los actos, conductas o exposición a


situaciones que agredan o puedan agredir, alteren o puedan alterar el contexto
afectivo necesario para tu desarrollo psicológico normal, tales como rechazos,
insultos, amenazas, humillaciones, aislamiento.

- La violencia sexual, como toda actividad dirigida a la ejecución de actos sexuales en


contra de tu voluntad, dolorosos o humillantes o abusando del poder, autoridad, con
engaño o por desconocimiento en el caso de los menores.

- La violencia económica, como la desigualdad en el acceso a los recursos económicos


que deben ser compartidos, al derecho de propiedad, a la educación y a un puesto de
trabajo, derechos reconocidos en la Constitución.

- La corrupción, como conductas desviadas, antisociales o desadaptadas que impiden


tu integración social (inducción a la delincuencia, explotación sexual…)

- La explotación laboral y mendicidad, son situaciones en las que mediante abuso de


poder o por fuerza y con violencia un miembro de la familia te obliga a la práctica
continuada de trabajos o actividades que o bien interfieren en tu normal desarrollo o
exceden de los límites de lo considerado normal en función de la edad, sexo,
formación, o que se consideran humillantes o antisociales.

EXPERIENCIA DE VIDA

En la niñez: se compartirá experiencia de un hombre concreto de como el ejercicio de


la violencia física visto, vivido en la niñez afecta la vida misma.

“Recuerdo que a mis 5 años, mi mamá era trabajaba de vender productos lácteos de
manera ambulante y en una ocasión me mandó ir a dejar un queso fresco a una
cliente… en el camino me tropecé y el queso se me cayó. Al regresar a casa, sabía la
que me esperaba. Mi papá al enterarse se dispuso a castigarme para no volver a
cometer un error parecido.
Me hizo que me pusiera de rodillas y buscó un hule con el que hacen sillas. Para que
no llorara, primero él se golpeó en la espalda, le quedó marcado y se quedó frío y
serio. Luego hizo que me pusiera de pie y me dio con el hule en las piernas. Fue algo
muy doloroso, pero la actitud de él fue la que me marcó”.

“Un día fui a traer un tercio de leña con mi abuelita… cuando regresábamos se me
cayó, mi abuelita me golpeó con un palo diciéndome: Arriba, que los hombres se
hacen a golpes!!”.

En la juventud. Experiencia de vida y canción.

“Cuando inicié a estudiar el bachillerato en un instituto nacional, un ritual de


iniciación era que los que estaban en su último año nos cortaban un mechón de pelo y
nos lanzaban agua diciéndonos chontes y no te tenías que defender. Muchos
compañeros, cuando estaban en su último año repitieron lo mismo, pues era
tradición. También había mucha presión para pelear con otros que estudiaban en
otras instituciones, para apedrearlos, o quitarles insignias de su institución como
trofeo, eso hacía que los demás, sobre todo compañeros varones te respetaran y
estimarán. Otra forma de estimarte y de presionarte para ser valorado como varón
era que tenías que formar parte de fútbol o en la selección de fútbol de la institución”.

MOMENTO MUSICAL

CANCIÓN: Cierta Historia de Amor - Interprete Silvio Rodríguez

Poniendo mucha atención en la letra para poder abrir las líneas de teléfono de la radio
para hacer comentarios, reacciones de parte de los radioescuchas. ¿Qué tipo de
violencias encontramos en la experiencia de vida y en la canción?

Yo era un muchacho tranquilo Y ella iba a mi trabajo,


Hasta que di con mi sueño más dorado para sorprenderme en algo ilegal
Que era una mujer algo mayor que yo (Y era normal)
Ella tenía 35 y yo 18 para mi favor
(Favor dudoso) Mis amigos comentaban
Que yo sí eran un bárbaro del diablo
Empezó por regalarme Y la fama de conquistador nació
Dos camisas y un vestido Las pepillas me buscaban,
Para que yo se los diera a mi mamá yo me pellizcaba el brazo para ver
A eso le siguió una lluvia de pequeños (Si era soñando)
regalitos para mí
(Para mí entierro)
Me di cuenta que las cosas
Hasta me froté las manos Ya no estaban es su sitio
Cuando supe que vivía sola Cuando me empezó a coser la ropa encima,
Desde que por fin se divorció al salir
Y en su casa hice meriendas, Después vino la algazara,
comidas y desayunos hasta engordar las denuncias y los llantos al dormir
(Casi reviento, como verán) (Y pasó el tiempo)

Lo tenía todo, y me puse ocioso Decidí dejarla cuando una noche


Me pasaba el día de la lectura al amor Desperté y la vi que se lanzaba sobre mí
¿Qué quiere mi dueño? Con unas tijeras de podar sus matas
¿Qué quiere mi encanto? Mientras me juraba que no iba a ver a otra mujer jamás
Me decía con voz azucarada si me iba a mover
Me puse la ropa y salí corriendo
Aprendí, de un buen amigo Entre amenazas que no puedo repetir
A pegarle a mi mujer Me puse la ropa y salí corriendo
A llevar los pantalones, como es la tradición Sin sueños dorados, pero a salvo el honor
COMENTARIO DE LA CANCIÓN: Cierta Historia de amor

La mayoría de hombres en algún momento de nuestra vida hemos experimentado lo


siguiente:

Ante un mandato de una voz referente (papá, mamá, hermano mayor, profesor,
amigo…) y en respuesta negativa o indiferente hubo amenaza, gritos, castigo,
represión.

“Tenés que ser el rey del patio, el rey en algo que te distinga de los demás”.

El éxito en las acciones (lo laboral) que excluye. Marcar territorio. Especializarte en
algo para desplazar a otros.
Experiencias como esas han marcado la vida de los hombres. Algo que todo hombre
debe tener claro que la experiencia de la violencia no es innata en los hombres. Ha
sido algo aprendido, construido y en la mayoría de veces impuesto. Por lo tanto, es
algo que podemos desaprender, deconstruir. Ahí está el reto de todo hombre que
quiere iniciar un proceso de sensibilización y de transformación (reconstrucción) de su
masculinidad.

FINAL. A MANERA DE CIERRE

Diferentes tipos de violencia encontrados en las experiencias de procesos de


sensibilización con hombres los cuales deben ser considerados para emprender la
acción (Tomado de la Declaración de Río de Janeiro en el evento Men Engage, abril de
2009):

- Violencia contra las mujeres. Por demasiado tiempo, todas las formas de violencia
incluyendo humillación y violencia emocional contra mujeres y niñas han sido vistas
primariamente como un “problema de las mujeres” y han sido invisibilizadas,
consideradas como una materia privada y una preocupación exclusiva de los
movimientos de mujeres y feministas. Las estructuras patriarcales mantienen esta
impunidad y apoyan el silencia masculino en esta materia. La toma de responsabilidad
e involucramiento de los hombres y niños en esta transformación social es esencial
para lograr vidas libres de violencia para mujeres y niñas.

- Violencia hacia la infancia. Niñas y niños sufren abusos y violencia, incluyendo


castigos corporales, humillantes y degradantes, en casa, en la escuela e instituciones
que deberían protegerlos. Las normas de género están implicadas en estas violencias
al sustentar y justificar diferentes formas de violencia hacia niñas y niños. Lo
expuesto llama a un enfoque de ciclo vital, involucrando a los niños para entender las
consecuencias de las conductas violentas y tomar acciones positivas para prevenir la
violencia.

- Violencia contra hombres. Es preciso analizar las diferentes formas de violencia


entre hombres y niños que incluyen conflictos armados, violencia de maras o pandillas
y crímenes homofóbicos. La inequidad está también en el centro de estas
manifestaciones de violencia, toma de riesgos y la búsqueda del dominio sobre otros
hombres. Las experiencias de los hombres con situaciones de violencia tienen efectos
devastadores en todos nosotros y crean ciclos de violencia.
- Violencia en conflictos armados. En las guerras, conflictos entre comunidades,
étnicos y otras formas de conflicto armado hombres jóvenes son tratados como
desechables y enviados a la muerte en gran número. Ejércitos y otros grupos armados
que violan las leyes internacionales sobre el trato a civiles durante un conflicto
explícitamente consienten e incluso alientan el uso de la violencia sexual como un
método de guerra, propiciando modelos privilegiados de masculinidad y asegurando
que aquellos hombres quienes se rehúsen a la violencia sean denigrados y
estigmatizados, incluyendo violencia homofóbica. Niñas y niños son arrastrados de
manera creciente a conflictos armados, tanto como víctimas como agresores.
Llamamos a los gobiernos nacionales a respetar las Resoluciones del Consejo de
Seguridad incluyendo las Resoluciones 1308, 1325, 1612 y 1820 y a contribuir
proactivamente a la eliminación de todas las formas de violencia de género, incluso en
tiempos de conflicto armado.

- Hombres, Trabajo y Política Económica Global: Los roles masculinos están


fuertemente influidos por la política económica global. Valores como la competencia,
el consumo, la acumulación agresiva y la afirmación de poder –militar, económico,
financiero, social o cultural- refuerzan las prácticas de dominación y el uso de
violencia interpersonal y comunitaria en todas las etapas de la vida. Los modelos
económicos dominantes han llevado a un aumento de la vulnerabilidad económica,
migración forzada e incapacidad e subsistencia de la población. Es necesario desafiar
las políticas económicas y sociales, y a las instituciones que mantienen las
inequidades.

- Paternidad: Una paternidad responsable, comprometida e involucrada es un


componente esencial de cualquier intento de transformar las familias y sociedades
hacia nuevas normas que reflejen mejor la equidad de género, los derechos de niños
y niñas y las responsabilidades y goces compartidos de la crianza. Es en los hogares
que las inequidades de género son más fuertes y a veces donde están más
escondidas. Una paternidad positiva entonces juega una parte importante en el
desafío de la transmisión intergeneracional de estereotipos y relaciones de poder
dañinos. Se requiere mayor compromiso para reforzar la paternidad y apoyar a los
hombres para aprovechar al máximo su potencial para educar y cuidar a sus hijos e
hijas y, sanarse de los roles de género dañinos, negativos y restrictivos.

EL LLAMADO A LA ACCIÓN

(Tomado de la Declaración de Río de Janeiro en el evento Men Engage, abril de


2009):

1. Todas las personas deben actuar en sus familias y comunidades y ser agentes
de cambio promoviendo la equidad de género.

2. Las organizaciones de base comunitaria deben continuar su trabajo innovador


para desafiar las normas tradicionales de género y otras inequidades, sirviendo
como modelos sociales para el cambio.

3. Las organizaciones no gubernamentales deben desarrollar y construir


programas, intervenciones y servicios basados en las necesidades, derechos y
aspiraciones de sus comunidades, que sean responsables y reflejen los
principios de este documento. Deben desarrollar sinergias con otros
movimientos sociales relevantes, y establecer mecanismos para monitorear y
los compromisos adquiridos por los gobiernos.

4. Los gobiernos deben derogar todas sus leyes discriminatorias y actuar conforme
sus obligaciones y compromisos internacionales y con la ONU, priorizar y
asignar recursos para intervenciones transformadoras de género, y desarrollar
políticas, marcos de trabajo y planes de implementación concretos para avanzar
en esta agenda, incluyendo el trabajo con otros gobiernos y la adhesión a los
principios de París.

5. El sector privado debe promover ambientes de trabajos equitativos de género y


libres de violencia y explotación, y dirigir su responsabilidad social empresarial
hacia el cambio social inclusivo.

6. Los medios de comunicación y las industrias del entretenimiento deben actuar


para poner fin al mantenimiento y reforzamiento de normas de género
tradicionales e inequitativas, promoviendo en cambio modelos de masculinidad
saludables y la equidad de género.

7. Las instituciones financiadoras deben redirigir sus recursos hacia la promoción


de programas inclusivos para la equidad de género y la justicia social,
incluyendo cambios en leyes y políticas y el desarrollo de sinergias entre
financiadoras.

8. Las organizaciones de Naciones Unidas deben mostrar liderazgo en estas áreas,


apoyando a los estados miembros de forma innovadora y proactiva para
promover la equidad de género, leyes transformadoras, políticas y prácticas,
incluyendo la coordinación entre sus agencias como está articulado en el
abordaje de la ONU.

9. Debemos invertir en el involucramiento de hombres y niños en el cambio de sus


comportamientos hacia la equidad de género, con el apoyo de las comunidades,
los sistemas y políticas nacionales.