ARMAMENTO REGLAMENTARIO Y AUXILIAR DEL EJERCITO ESPAÑOL LIBRO N.° 1 MODELOS PORTATILES DE AVANCARGA 1717/1843 POR JUAN L.

CALVÓ EDITADO POR EL AUTOR BARCELONA 1975 DEPÓSITO LEGAL B-4515-1975 I.S.B.N. 84-400-8233-9 © JUAN LUIS CALVÓ PASCUAL GRÁFICAS J. CANUT RIBAS, 29 BARCELONA, 13 PRESENTACIÓN AL PRESENTAR ESTE TRABAJO DEBO EN JUSTICIA HACER CONSTAR QUE LA PUBLICA CIÓN DEL MISMO SE HA VISTO POSIBILITADA MERCED A LA AYUDA PRESTADA POR D. JORGE PARÉS ABADAL, ASÍ COMO GRACIAS A LA COLABORACIÓN OFRECIDA POR EL DIRECTOR DEL MUSEO MILITAR DEL CASTILLO DE MONTJUICH, TENIENTE CORONEL D. JOSÉ MARÍA DE LA FRAGUA Y SORRONDEGUI, POR EL CORONEL D. JUAN SOPENA GARRETA Y POR D. ANTONIO ALDECOA LACANDA, A QUIENES DESEO HACER PÚBLICO TESTIMONIO DE MI AGRADECIMIENTO. IGUALMENTE SE ME HA FACILITADO EL EXAMEN DE LAS PIEZAS QUE FIGURAN EN LA COLECCIÓN DEL MUSEO DEL EJÉRCITO, Y CREO HABER ABUSADO EN OCASIONES DE LA AMABILIDAD DEL PERSONAL DE LOS DOS MUSEOS CITADOS ASÍ COMO DE LA DE MIS CONSOCIOS EN LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE COLECCIONISTAS DE ARMAS ANTIGUAS Y RECUERDOS HISTÓRICOS EL CID, QUE EN TODO MOMENTO ME HAN OFRECIDO UNA AYUDA ENTUSIASTA. SERIA MI DESEO QUE EN ESTA OBRA ENCONTRARAN TODOS CUANTOS EN ELLA HAN PARTICIPADO, COMPENSACIÓN A LAS MOLESTIAS CAUSADAS, POR LO QUE LAMENTO TENER QUE CONFESAR QUE NO ES EL TRABAJO COMPLETO Y EXHAUSTIVO SOBRE EL ARMAMENTO REGLAMENTARIO ESPAÑOL QUE TODOS ESPERAMOS TENER ALGÚN DÍA EN NUESTRA BIBLIOTECA. SU PARECIDO FÍSICO CON LOS DOCUMENTADOS CUADERNOS DE MR. JEAN BOUDRIOT SOBRE EL ARMAMENTO REGLAMENTARIO FRANCÉS DEBE CONSIDERARSE COMO UN TESTIMONIO DE MI ADMIRACIÓN HACIA AQUELLA OBRA, PER() BASTARÁ OJEAR LA PRESENTE PARA COMPROBAR QUE TODA COMPARACIÓN ES INNECESARIA. LA INEXISTENCIA DE UN TRABAJO DETALLADO SOBRE LOS ANTIGUOS MODELOS ESPAÑOLES HA SIDO LA CAUSA QUE ME HA IMPULSADO A OFRECER EL PRESENTE RESUMEN DE LOS DATOS Y CONOCIMIENTOS QUE HASTA EL MOMENTO HE PODIDO REUNIR SOBRE EL TEMA, CON LA ESPERANZA DE QUE EL MISMO SEA DE UTILIDAD PARA QUIEN CON MAYOR CAPACIDAD, EMPRENDA LA TAREA DE OFRECERNOS LA RELACIÓN COMPLETA DEL ARMAMENTO MILITAR ESPAÑOL. JUAN LUIS CALVÓ PASCUAL

PREÁMBULO ARMAMENTO MILITAR MODELOS REGLAMENTARIOS Se identifica como armamento militar reglamentario aquel que producido por cuenta de la nación se fabrica ajustándose a un modelo oficialmente aprobado por el organismo director correspondiente con destino a determinados cuerpos del ejército. El proceso comúnmente seguido para la creación de un modelo reglamentario se iniciaba con la propuesta del mismo, que corría normalmente a cargo de la dirección de las fábricas previamente solicitada para ello. Examinado el proyecto presentado se estudiaban las posibles mejoras a introducírsele y determinadas éstas se ejecutaban las «muestras». que tras recibir aprobación pasaban a ejercer de patrón en la producción subsiguiente. Cuando el proyecto suponía una variación notable del armamento utilizado hasta el momento, no ofreciendo la suficiente garantía de que en la práctica resultara adecuado, se procedía tras su estudio inicial a la producción de un número determinado de unidades con las que experimentarlo exhaustivamente, tras lo que se determinaba su adopción o rechazo. Caben pues tres clasificaciones en el armamento militar; el «proyecto» del que se fabricaban normalmente un ejemplar de varias variantes, el «modelo experimental» que conocía una producción limitada y pasaba a ser dotación de algunas unidades con carácter transitorio, y el «modelo reglamentario», oficialmente aprobado y producido en serie. ORGANIZACIÓN DE LA FABRICACIÓN DE ARMAMENTO MILITAR EN ESPAÑA Con anterioridad al siglo XIX la fabricación de armamento portátil destinado al ejército se llevaba a cabo en las denominadas «reales fábricas», que a partir del siglo XVI fueron las de Vizcaya, con centro en Placencia, a las que se unieron a principios del siglo XVII las de Cataluña, con centro en Barcelona. La producción de dichas fábricas la realizaban artesanos agrupados en cinco gremios que reunían a los «cañoneros», «llaveros», «cajeros», «bayoneteros» y «aparejeros» o «fundidores de latón». Para contratar la fabricación de un número determinado de armas era necesario hacerlo con los cinco gremios, que repartían el trabajo entre sus artesanos en proporción a su capacidad. Los contratos eran suscritos por los «asentistas», intermediarios entre los gremios y el rey; el asentista contrataba con el rey determinada producción y acto seguido lo hacía con los gremios. Puesto que la producción podía cobrarse hasta no estar concluida, examinada y aceptada, el asentista debía adelantar a los gremios un dinero que a su vez conseguía con créditos a cuenta de la producción; los pleitos que originaban esta financiación eran constantes. En su pacto con el rey, el asentista se comprometía a facilitar las armas en un plazo de tiempo fijo, pero tenía potestad sobre los gremios para que éstos se comprometieran a obligar a los artesanos a no construir otras piezas hasta terminar las adjudicadas para la cumplimentación del contrato con el asentista. La comprobación de que las armas producidas fueran del todo conformes con la calidad y el modelo contratado era responsabilidad del «veedor», auxiliado en su cometido por los «maestros examinadores». La producción una vez aceptada por el veedor pasaba a los arsenales para su posterior entrega a los cuerpos, pero era normal que para la formación de nuevas compañías no se encontrara en los arsenales el armamento necesario v se hubiera de «comisionar» a un oficial para tratar directamente con los gremios la producción del armamento necesario. Las armas destinadas a satisfacer los pedidos cursados por los «oficiales comisionados» debían pasar igualmente por el examen del veedor, que tenía instrucciones estrictas de no aceptar aquellas que supusieran variante del modelo aprobado oficialmente por el rey en su contrata con el asentista. Este tradicional proceso se interrumpe con la fundación de la Fábrica de Oviedo; en Cataluña y Vascongadas los talleres eran propiedad de los artesanos, avecindados en su mayoría en localidades próximas a los centros armeros, siendo solo de propiedad real los útiles y efectos necesarios para la recepción y comprobación del armamento. En Oviedo los talleres son de propiedad real pero los artesanos contratados conservan su estructura gremial de forma que

para la ejecución de cada modelo se fijaba un precio a cobrar por los artesanos; ocurría en ocasiones que para determinado modelo el precio era considerado bajo por los gremios de Oviedo que no aceptaban su ejecución, como ocurrió con el modelo de fusil de Infantería del año 1854 contratado en gran número por el industrial Ybarzabal que aceptaba mejores condiciones. En 1858 al considerarse concluidas las nuevas instalaciones de la fábrica de Oviedo en el antiguo convento de La Vega, los gremios fueron disueltos, pero la necesidad de una producción superior a la que Oviedo podía ofrecer en los cortos espacios de tiempo requeridos siguieron haciendo necesaria la contratación de armeros vascongados así como en ocasiones la de fabricantes extranjeros.

LOS CENTROS PRODUCTORES VIZCAYA Las Vascongadas fueron las más antiguas proveedoras de armas blancas y de fuego de los ejércitos españoles, su producción, canalizada a través del centro de recepción y examen organizado en Plasencia por Hernando de Aguirre en 1568. fue hasta iniciarse el siglo XIX exclusivamente militar. Durante los siglos XVI y XVII las armas de fuego portátiles de la tropa fueron los mosquetes y arcabuces a mecha, dotados con llave de serpentín o carentes de llave; en estos últimos era el propio arcabucero o mosquetero el que debía acercar con su mano el cabo encendido de la mecha al fogón del arma. La introducción de la llave de chispa en el armamento militar y la consiguiente aparición del fusil no se produjo en España hasta finales del siglo XVII con la creación de las Compañías de Granaderos instituidas por Real Decreto de 26 de abril de 1685. Las Reales Ordenanzas de 10 de abril de 1702 fijan la sustitución general de los «mosquetes de Vizcaya y otros con mecha» por fusiles, y ello supuso para Vizcaya la necesidad de incrementar el número de artesanos llaveros, con la dificultad que supondría el hecho de que en estas nuevas armas deseara el Rey que la llave a utilizar fuera el modelo francés en lugar de la española que se habría empleado hasta la fecha en los fusiles de los Granaderos. Para asesorar a los artesanos vascos en la fabricación de las nuevas llaves se trasladaron a Placencia en 1712 los maestros flamencos Lamberto Wiñan y Pedro Francisco Henul, y no se consiguió hasta 1734 que la producción de llaves estuviera en consonancia con la de las restantes partes del arma, por lo que hubo de recurrirse hasta aquel año a importar llaves de Flandes y Holanda. (1) [(1) Mr. J. Clayburn La Force en un artículo sobre la fabricación de fusiles en Guipúzcoa y Oviedo antes de la Guerra de la Independencia, cita este dato, referenciándolo al A.G.S. Secretaría de Hacienda, leg. 799. (N. del A.)] En la segunda mitad del siglo XVIII la producción vascongada sufrió un notable impulso debido a la excelente organización que introdujo en Placencia la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas, nombrada asentista exclusivo de aquellas fábricas en 1753. Al cesar en 1785 la mencionada compañía v pasar sus obligaciones y capitales a la Real Compañía de Filipinas, quedó esta como asentista hasta la invasión francesa de 1794. Esta invasión puso de manifiesto lo expuesto que resultaba el que los centros productores de armamento se encontraran tan cercanos a la frontera con Francia; la ocupación de Placencia originó el urgente traslado de los bienes reales a La Cabada y posteriormente a Oviedo, donde se fundó la nueva fábrica de armas. Dado que los primeros artesanos de la fábrica de armas de Oviedo fueron los guipuzcoanos que escaparon de Placencia al ser ocupada, la producción vascongada hubo de resentirse forzosamente con la fundación de dicha fábrica, y una nueva dispersión de artesanos se produjo con la Guerra de Independencia, al desplazarse gran cantidad de ellos para la puesta en marcha de las embrionarias fábricas que se intentaba fundar por toda España y que en su inmensa mayoría no llegaron a funcionar al ser ocupadas por los franceses. Al terminar la Guerra de la Independencia los artesanos vascos iniciaron prácticamente la producción de armas destinadas al comercio particular, alternando esta producción con los contratos de modelos militares que no eran absorbidos por Oviedo; estos contratos disminuyeron paulatinamente y los artesanos independientes dejaron paso a las sociedades industriales que aun hoy mantienen en aquellas provincias una notable producción armera. CATALUÑA En Cataluña fue Ripoll la ciudad que reunió en los siglos XVI XVII y XVII mayor número de artesanos dedicados a la fabricación de armas portátiles de fuego. Eudald Graells en su obra «Les Armes de Foc de Ripoll» ofrece un amplio estudio sobre esta tradicional industria catalana cuya producción, lejos de ser como la vascongada exclusivamente dedicada al armamento militar, ofreció una extensa variedad de armas cuyas características particulares las hacen destinadas a una clientela que aprecia algo más en el arma que su simple funcionalidad. La producción de estas armas cuyo original estilo regional ha dado fama mundial a la industria armera catalana se complementaría con una producción puramente militar similar a la vascongada. pero ésta. lejos de estar exclusivamente destinada a los ejércitos del Rey, se dedicaría a proveer a los tercios organizados en el Principado tanto en las guerras contra Francia como en las rebeliones contra el poder central.

Finalizada la secular autonomía del Principado tras la Guerra de Sucesión, las medidas adoptadas contra los que en el país osaran poseer algún arma -pena de la vida. quema de la casa y confiscación de bienes- podían haber supuesto un duro golpe para la industria armera, pero no fue así debido a que Felipe V deseó utilizar esta industria en provecho del equipo de su Ejército. Las Reales Atarazanas de Barcelona pasaron a encargarse de la recepción v examen del armamento contratado por asentistas y oficiales comisionados a los gremios, y el maestro ripollés Joan Peresteva fue trasladado a Barcelona como Maestro Examinador de la nueva producción. La habilidad adquirida por los artesanos catalanes en su tradicional producción destinada al comercio privado resultaría muy útil en la confección de los modelos militares que a partir de aquellas fechas habían sustituido a los tradicionalmente usados por la tropa, y no hay noticia de que como en Placencia hubiera de recurrírse a maestros foráneos para instrucción de los naturales, que estarían en condiciones de producir cualquier tipo de llave del que se les facilitase modelo. Trabajar para el Ejército Real supuso una considerable ayuda para la industria armera catalana que en la segunda mitad del siglo XVII consiguió el mayor auge de su historia pero pronto se inició la decadencia; en la guerra contra la República Francesa, Ripoll sufrió el saqueo del ejército enemigo v posteriormente durante la Guerra de la Independencia la ciudad fue ocupada en tres ocasiones, motivando la última, acaecida en el año 1813, el traslado provisional de los artesanos a la ciudad de Berga. Durante la Guerra Carlista, Ripoll fue arrasada en 1839 y este último desastre marca el fin de la industria armera catalana, sin embargo esta industria estaba ya en esta fecha en plena decadencia, achacándose este estado a la fundación de la fábrica en Oviedo, que había puesto fin a las contratas de armamento para el Ejército. Cabe apuntar otra causa que minaría de más antiguo la industria armera catalana, el hierro del país no era comparable al que ofrecían las Vascongadas; ya por Real Orden de 14 de junio de 1757 se fija que «para mayor brevedad se funda a un tiempo el cañón en las fábricas de Placencia, v en Cataluña, pero cuidándose muy particularmente por el Oficial Comisionado en Cataluña de que no se use de hierro del País». Es ésta una razón que puede audaz a la comprensión de los diferentes destinos de la industria arenera en Vascongadas y Cataluña.

SILILLOS Considerando que la producción de Cataluña y Vascongadas había (le ser insuficiente para el total equipamento del Ejército. Felipe V encargó a Juan de Moros. Maestro Armero de la Corte, la instalación de una fábrica cercana a Madrid, considerándose en 1719 que el sitio más idóneo para la instalación de esta nueva fábrica era el lugar de Silillos, cercano a la Villa de Valdetorres junto al río Jarama, donde ya habían existido unos molinos de grano y papel que podían adaptarse al nuevo destino sin un gasto excesivo. El mismo año se iniciaron las obras bajo la dirección del arquitecto José de Churriguera, nombrándose asentista a Antonio Puché y en 1729 llegaron los primeros artesanos cascos y catalanes, pero las obras de la fábrica empezaron a retrasarse y tras una serie de pleitos y dificultades se decidió su liquidación. en 1725. renunciando Antonio Puché a su cargo de asentista al tiempo que reclamaba la suma de 3.231.000 Reales Vellón que indicaba haber adelantado en la desafortunada experiencia. En 1757 la existencia de la fábrica de Silillos como tal es muy dudosa, pero en las instrucciones a seguir por los veedores aprobadas aquel año sigue mencionándose la marca que distinguirá la producción de aquella fábrica, que hacia 1770 se intentó poner en marcha nuevamente trasladándose allí a algunos artesanos vascos que debían iniciar la fabricación de una nueva llave propuesta por el relojero de Madrid, Juan Leclerge, pero el intento fracasó nuevamente dada la insalubridad del lugar, y Silillos se abandonó definitivamente. OVIEDO Por Real Orden de 24 de abril de 1794 dispuso Carlos IV la instalación de una fábrica de fusiles en el Principado de Asturias, y el 6 de agosto de 1794 el Consejo de Estado ordenó al teniente coronel Ignacio Muñoz establecer la nueva fábrica en Oviedo, considerándose apto para su instalación un colegio cercano a la ciudad que había pertenecido a los Jesuítas donde se trasladó el personal y enseres que procedentes de Placencia se encontraban refugiados en La Cavada. La inicial organización de la fábrica de Oviedo se debió a su primer director, el brigadier Francisco Vallejo que estuvo secundado en su empeño por el armero Francisco Aramburu, encargado de contratar a los artesanos vascos necesarios. Las forjas y tornos de barrenado de cañones se montaron en las villas de Grado y Mieres junto al río Nalón, los bayoneteros fueron instalados en Trubia y los llaveros en Barco de Soto. Puerto y Caldas; el colegio de los Jesuítas de Oviedo se destinó a los cajeros y fundidores de latón encargados en terminar las armas. En el verano de 1795 la nueva fábrica había iniciado su producción, pero al comienzo de la Guerra de la Independencia el hierro utilizado, que procedía de los hornos de Orbaiceta quedó bloqueado por los franceses y la fabricación de armas se vio interrumpida antes de ser ocupada la fábrica. Cuando ocurrió esto último se intentó el traslado de los artesanos a la Vega de Ribadeo donde se pretendía montar una nueva fábrica cuya producción no llegó a apreciarse. En junio de 1811 los franceses abandonaron Asturias y se ordenó la reapertura de la fábrica de Oviedo, pero los artesanos estaban diseminados por toda España y la producción no puede decirse que alcanzara normalidad hasta 1815, manteniéndose así hasta 1823, año en que la intervención francesa provocó un nuevo traslado de los artesanos a Galicia, de donde no regresaron hasta el año 1825. La Guerra Carlista supuso una nueva crisis y si bien en. esta ocasión la fábrica no hubo de abandonarse si conoció momentos de crítica penuria. A partir de 1845 se inició en Oviedo la instalación (le la nueva maquinaria necesaria para la producción de armamento de percusión, decidiéndose entonces que las chimeneas de las nuevas armas se fabricasen en Sevilla as¡ como las cápsulas fulminantes, de lo que se encargó la fábrica de pirotecnia de aquella ciudad; la fabricación de armas de chispa se interrumpió en 1849 y en 1851 se incrementó notablemente la de armas rayadas. cediendo en 1855 el Ayuntamiento de Oviedo al Cuerpo de Artillería el antiguo convento de Benedictinas de La vega para la instalación de una nueva fábrica en la que pudieran reunirse todos los talleres, trasladándose los existentes en Trubia. La nueva fábrica del Convento de La Vega quedó concluida en 1858, pero no fue hasta su ampliación en los años 1860 v 1861 que puedo pensarse en el traslado de los talleres de Trubia, quedando establecida la fábrica definitivamente en Oviedo.

TOLEDO La fábrica de armas blancas de Toledo fue fundada por Carlos III que comisionó para ello a Luis de Urbina en 1761; su finalidad era la de metodizar la construcción de armas blancas por cuenta del estado con el fin de surtir al Ejército, no entrando por tanto en su cometido la fabricación de armas de fuego, pero sí la de machetes y sables bayoneta. La producción de bayonetas estaba localizada en las tradicionales fábricas de armas de fuego a cargo del gremio de bayoneteros, pero cuando la clásica bayoneta de cubo dejó paso a las nuevas versiones de sables, machetes y cuchillos, fueron los espaderos de Toledo los encargados de su ejecución. LIBRO N.° 1 MODELOS PORTÁTILES DE AVANCARCA 1717/1843 En las aristas de avancarga el elemento más característico es la llave y así es la evolución de esta parte del arma la que más comúnmente se utiliza para fijar los distintos modelos cuando se carece de una documentación fidedigna sobre los mismos, situación en la que se encuentra el armamento español reglamentario de chispa; por este motivo, al ir definiendo las distintas armas la fecha de aparición de su modelo de llave será utilizado aquí en la mayoría de los casos para su identificación. Tomando como base la evolución de la llave de chispa, en los modelos reglamentarios españoles se distinguen tres Períodos diferentes; el primero, de 1717 a 1789 se caracteriza por un claro dominio de la llave de modelo francés sobre la española o de patilla que los primeros borbones parecen no considerar apta para las armas de guerra. El segundo período se inicia en 1789 cerrándose en 1812, y es sin duda el más atractivo dada la personalidad que confiere a las armas en él incluidas los distintos modelos de llaves españolas adoptados. El tercer período, de 1812 a 1843 muestra nuevamente unos modelos notablemente influenciados por los de nuestro país vecino, y la llave francesa se impone definitivamente a la española con excepción de los modelos creados para los Guardias de la Persona del Rey, en los que la llave española contribuye al lujo que deben ostentar.

MODELOS PORTÁTILES DE AVANCARGA ARMAMENTO DE CHISPA PRIMERA EPOCA 1717-1789 En Vizcaya la fabricación de fusiles se iniciaría tímidamente a partir de 1685 con los destinados a Granaderos, siendo la primera contrata importante de unidades destinadas a Infantería la de 1712, mencionada por José de Gaino en un informe fechado en 1715 (1) donde se indica que estas armas distaban de tener la uniformidad deseada por el Rey, al tiempo que las llaves montadas eran a la española en contra de lo ordenado. A esta situación se pretendió poner fin con la aprobación de unos modelos de muestra a los que deberían ajustarse los artesanos en su producción, as¡ como con la publicación de un reglamento a seguir por los veedores en el examen de las armas, haciendo su aparición los modelos reglamentarios. El primer fusil reglamentario fue aprobado por el Rey en el año 1717 (2), pero no ha sido posible determinar por el momento cuando lo fueron los primeros modelos de pistolas y carabinas para la Caballería que en aquella fecha no tenían aún modelo aceptado, por lo que el Rey ordenaba mantener interrumpida su fabricación hasta que no se contara con la muestra correspondiente por él aprobada; no obstante en 1725 hay ya noticias de haberse reanudado la producción de pistolas y carabinas (3), por lo que es obligado pensar que en la fecha se contara ya con el modelo de muestra requerido. El reglamento para los veedores apareció en 1721 (4) y en él, tras detallar las operaciones a realizar por aquel personal para constatar la calidad y exactitud de las armas presentadas, se fijaban las marcas que deberían señalar las armas que resultaran aceptadas, que serían respectivamente fueran producidas en Cataluña, Vizcaya o Silillos, una C., una B. o una S. bajo la corona real. No ha sido posible localizar documentación en la que aparezcan diseños o descripción detallada de estos primitivos modelos reglamentarios as¡ como tampoco algún ejemplar conservado hasta nuestros días, pero probablemente estos modelos no diferirían en mucho de los que en aquellas fechas se producían en otros países europeos. En la seguridad de que el modelo de llave e aceptado fue el francés, puede existir duda acerca de la particular versión utilizada, ya que en 1717 la llave de fusil era de un modelo que a partir de 1722 se sustituía por otro «con brida de doble pie» (5); cabe la posibilidad de que el modelo aprobado en 1717 dispusiera de brida sencilla, regresándose a ella posteriormente, o que se tratara de una versión carente de brida. En 1734 (6) se firma en Placencia una nueva contrata para la fabricación de tres modelos de fusiles destinados respectivamente a Infantería, Dragones y Guardias Españoles, dos modelos de carabinas para Caballería y Guardias de Corps y cuatro modelos de pistolas para Caballería, Dragones, Marina y Guardias de Corps, y en 1717 (7) se inicia una nueva contrata en la que se precisa que los modelos a producir deben ajustarse a los de la contrata de 1731. Tras un bache en la producción se inicia una nueva contrata en 1753 (8). Se desconocen las características de los modelos contratados en 1731 que vemos no sufren aparente modificación con los contratados en 1747, v si bien en la contrata de 1753 no se indica como en la anterior que las muestras hayan de tomarse de aquéllas, tampoco se mencionan nuevas muestras y sólo se especifica la posibilidad de fabricación de un nuevo fusil para disparar balas de 19 en libra que estaba en estudio. Las mencionadas contratas no ofrecen descripción de los modelos que permitan su identificación v se limitan a fijar particularidades cuya ejecución resulta algo confusa, como la «cazoleta de reserva» que debía figurar en los fusiles para Guardias Españolas v en las carabinas para Guardias de Corps, de la que no dan más dato que el de encarecer el coste total del arma en 5 Reales Vellón. aproximadamente un 6 % de su valor total. El nuevo fusil de 19 balas en libra cuya fabricación se preveía en 1753 y que había sido proyectado por Francisco Pignatelli. degeneró en sucesivas modificaciones en un calibre de a 21 balas en libra; en 1757 (9) se consultó la opinión de los altos jefes del Ejército sobre su posible adopción, pero el resultado fue adverso, optándose por mantener el calibre de a 16 balas en libra si bien se fijaba de forma definitiva la adopción de la baqueta de hierro en sustitución de la de roble o fresno, as¡ como la de la «nueva llave de cazoleta convexa». También en 1757 (10) se revisan las instrucciones para los veedores, modificándose la marca B de las armas producidas en Vizcaya por una P. manteniéndose la C y la S para Cataluña y Silillos. Con la salvedad que la escasez de datos obliga y a juzgar por el desarrollo sufrido en otros países europeos, puede apuntarse que la evolución de los modelos reglamentarios había de

ser aquí más notable entre los años 1717 a 1757 que entre este último a 1789; en el primer período las líneas generales de las armas evolucionarían a la par que en aquellos países, pero esta evolución se interrumpiría a partir de 1757 en lo que al fusil respecta, mientras que los modelos de pistola y carabina quizá vieran detenido su desarrollo en fecha anterior. Tomás de Morla, al ofrecer en su Tratado de Artillería diseño de los modelos de fusil de Infantería, carabina y pistola de Caballería reglamentarios en la década de 1780, muestra armas cuya línea corresponde a modelos que normalmente situaríamos en la década de 1750. Parece evidente que durante esta primera época del armamento de chispa, y pese a los deseos del Rey, la llave española no se vio erradicada del armamento militar; resulta fácil verla en modelos generalmente de pistolas especialmente adornadas y producidas sin duda para oficiales de rango superior, pero forzosamente el encargo (le tales armas corría por cuenta de dichos oficiales v no se ejecutarían ajustándose a modelo oficial. (1) Archivo General de Simancas - Secretaría de Guerra - Leg. 5777, fol. 5. (2) Archivo General de Simancas - Guerra Moderna Leg. - 467, fol. 76. (3) Archivo General de Simancas - Secretaría de Guerra - Leg. 472, fol. 76. Archivo General de Simancas - Secretaría de Guerra - Leg. 473, fol. 7. (4) Archivo General de Simancas - Secretaría de Guerra - Leg. 469, fol. 1. (5) Archivo General de Simancas - Secretaría de Guerra - Leg. 470, Exp. 34. (6) Archivo General de Simancas - Secretaría de Guerra - Leg. 5777, fol. 29. (7) Archivo General de Simancas - Secretaría de Guerra - Leg. 5777, fol. 29. (8) Archivo General de Simancas - Secretaría y Superintendencia de Hacienda - Leg. 799, fol. 5. (9) Archivo General de Simancas - Secretaría de Guerra - Leg. 5777, fol. 18. (10) Archivo General de Simancas - Secretaría de Guerra - Leg. 5777, fol. 11. FUSIL PARA INFANTERÍA, 1700... LÁMINA 1 longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones: 1522 mm. 1.155 mm. 18 mm. De superficie feceteada en la recámara y punto para la bayoneta en su mitad superior; va fijo a la caña por pasadores. Española, marcada con punzón del maestro ECOZA. Lisa y sin adornos. Todos en hierro. De roble o fresno. De cubo sin anilla, no conservada con el ejemplar. Las características generales de este fusil, conservado en el Museo del Ejército (n.° 4558) son muy similares a las del Modelo 1717 francés, del que ofrece completo detalle Mr. Jean Boudriot en su «cahier n.° 10». Puede considerarse la posibilidad de que sea uno de los modelos producidos en Placencia por la contrata de 19 de Enero de 1712 con el asentista Juan Francisco Goyeneche, mencionada por José de Gaino en 1715 (A.G.S. - Secretaría de Guerra, leg. 5777, fol. 5). BAYONETA DE CUBO, 1700... LÁMINA 1 Longitud total: Longitud de hoja: diámetro del cubo: Observaciones: 663 mm. 556 mm. 22 mm. Pieza perteneciente a la Colección del Museo Militar del Castillo de Montjuich. La hoja es de sección circular en toda su longitud, lo que la hace muy pesada e inmanejable; en el cubo hay muestra de algún tipo especial de fijación para el cañón del arma que bien pudiera ser el apuntado en la lámina. Presenta punzón ilegible del maestro bayonetero constructor. PISTOLA PARA DRAGONES, 1700... LÁMINA 2

Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones:

465 mm. 28 7 mm. 17 mm. De superficie faceteada en su primera mitad, unido a la caña por pasadores; presenta marca de Cataluña y punzón del maestro CAMS. Española, de línea típicamente catalana; presenta punzón del maestro DULACH. Con ligera decoración circundando la platina, rabera del cañón, portavis y baquetero. Todos en hierro, el escudo carece de inscripción. El portavis con su gancho es clásico de pistolas para Dragones, careciendo de gancho en esta época las destinadas a Caballería. De roble o de fresno. El presente ejemplar, localizado en colección particular, recuerda por el faceteado de su cañón el del fusil para Infantería anteriormente descrito, pudiendo situarse la fecha de su fabricación cercana a la de aquél; al propio tiempo su parecido con la pistola para Caballería que aparece en el Tratado de Artillería de Tomás de Morla como de uso en 1780, da idea de la escasa evolución de los modelos de pistola españoles durante el siglo XVIII.

Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: APAREJOS: CAJA: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones:

FUSIL PARA INFANTERÍA, MODELO 1717 5 pies. 3 pies 8 pulgadas. de 14 balas en libra para balas de 16 en libra. De ánima lisa. Francesa, que a partir de 1722 se modifica con brida de doble pie. Cabe la posibilidad de que en su modelo inicial careciera de brida o con tara con brida sencilla. Probablemente lisa y sin adornos. Probablemente todos en hierro y muy similares a los del fusil n.° 4558 de la Colección del Museo del Ejército. (Lámina l.) De roble o fresno. De cubo, sin anilla y probablemente muy similar a la francesa Modelo 1717. En comunicado de 11 de julio de 1717 dirigido a Antonio Hidalgo de Cisneros en Placencia, se le ordena la fabricación de las cuatro muestras de este modelo de fusil que deberá marcar «MODELO REAL 1717». (Archivo General de Simancas, Guerra Moderna, Leg. 467, fol. 76.) PISTOLA PARA DRAGONES MODELO 1725 1 pie 8 líneas de París. 1 pie 7 pulgadas 5 líneas de París. 18 adarmes. De ánima lisa. No se especifica, probablemente de modelo francés. De hierro. De roble o fresno. Datos que aparecen en una contrata para la fabricación de 800 pares de pistolas, firmada en Placencia el 20 de Abril de 1725. (Archivo General de Simancas, Secretaría de Guerra, leg. 473, fol. 7.) CARABINA PARA CABALLERÍA MODELO 1725 De ánima lisa. De modelo francés. En latón. Datos que aparecen en una relación de armas deficientes que procedentes de Placencia se encuentran en Zaragoza, fechada el 11 de Noviembre de 1725. (Archivo General de Simancas, Secretaría de Guerra, leg. 473, fol. 3.)

Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones:

CAÑÓN: LLAVE: APAREJOS: Observaciones:

FUSIL PARA INFANTERÍA MODELO 1753 La contrata de 1753 fija para este fusil con su bayoneta un precio de 65 Reales Vellón, importe que se incrementará en 2,5 Reales de construirse con baqueta de hierro en lugar de la de roble o fresno; las dimensiones del arma son: Longitud del cañón: 4 pies 3 pulgadas 8 líneas. Calibre: 16 balas en libra. FUSIL PARA INFANTERÍA, MODELO EXPERIMENTAL DE 1753 La contrata de 1753 prevee su fabricación con carácter experimental, con calibre de a 19 balas en libra y baqueta de hierro, cuyo precio total con bayoneta fija en 89 Reales Vellón; las dimensiones del arma son: Longitud del cañón: 1 pies 3 pulgadas 4 líneas. Calibre: de 19 balas en libra para munición de 21 balas en libra. FUSIL PARA DRAGONES MODELO 1753 En la contrata de 1753 se fija para este modelo un precio de 74 Reales Vellón y 9 Maravedís, importe que incluye el de su bayoneta. PISTOLA PARA DRAGONES MODELO 1753 En la contrata de 1753 se fija para este modelo un precio de 36,5 Reales Vellón. Pese a no especificarse en la contrata este modelo diferiría del de Caballería por el gancho de su portavis.

PISTOLA PARA CABALLERÍA MODELO 1753 LÁMINA 6 En la contrata de 1753 se fija para este modelo un precio de 73 Reales Vellón por cada pareja de estas armas que pueden identificarse con el modelo ofrecido por Tomás de Morla en su Tratado de Artillería, cuyas características son: Longitud total: 484 mm. Longitud del cañón: 298 mm. Calibre: 18mm. CAÑÓN: Ochavado en su primer tercio v unido a la caña por pasadores. LLAVE: De modelo francés, con la particularidad de que en el pie de gato la quijada superior tiene las características (le la llave española, con una excéntrica con tope perpendicular a su base que se introduce en el orificio que presenta la quijada inferior en sustitución del galluelo de la versión francesa. Otra característica de esta llave es la carencia de estribo en la cazoleta. CAJA: Con ligeros adornos circundando la rabera del cañón, platina, portavis y baquetero. APAREJOS: Todos en latón. BAQUETA: De roble o fresno. CARABINA PARA CABALLERÍA MODELO 1753 LÁMINA 5 En la contrata de 1753 se fija para este modelo un precio de 58 Reales Vellón, pudiendo identificarse con el ofrecido por Tomás de Morla en su Tratado de Artillería. Sus características son: longitud total: 1.214 mm. Longitud del cañón: 898 mm. Calibre: 18 mm. CAÑÓN: Ochavado en su primer tercio y unido a la caña por pasadores. LLAVE: Versión idéntica a la de la Pistola para Caballería Modelo 1753. CAJA: Con ligeros adornos circundando la rabera del cañón. platina y baquetero. APAREJOS: En latón, dispone de un gancho de hierro con anilla para colgar del arzón. BAQUETA: De roble o fresno. Fija la contrata que, de ordenarse hacer de hierro, el coste total del arma aumentaría en 2,5 Reales Vellón. FUSIL PARA GUARDIAS ESPAÑOLAS MODELO 1753 En la contrata de 1753 se fija un precio para este modelo de 72 peales Vellón; en dicho importe se incluye la bayoneta v la cazoleta reservada que de eliminarse supondrá un descuento de 5 Reales Vellón. CARABINA PARA GUARDIAS DE CORPS MODELO 1757 En la contrata de 1753 se fija un precio para este modelo de 76 Reales Vellón; en dicho importe se incluye la cazoleta reservada y el grabado a buril en el cañón con (das reales armas y el letrero que se acostumbran. De suprimirse la cazoleta de reserva el precio deberá rebajarse en 5 Reales Vellón. PISTOLA PARA GUARDIAS DE CORPS MODELO 1753 LÁMINA 7 En la contrata de 1753 se fija un precio para este modelo de 52 Reales Vellón, que incluye el grabado a buril en el cañón de las reales armas y el letrero. Un ejemplar localizado en colección particular, puede identificarse con este modelo; sus características son: Longitud total: 315 mm. Longitud del cañón: 210 mm. Calibre: 18 mm. APAREJOS: En latón, particularidad característica es la ausencia de muelles de fijación en la primera y segunda abrazaderas, así como la anilla para la correa portafusil de esta última. BAQUETA: De hierro, con atacador de forma cónica con base plana.

BAYONETA:

De cubo sin anilla, hoja de sección triangular en la que la cara más ancha es plana, ofreciendo las otras dos pronunciado vaceo. Sus dimensiones son:

MODELOS PORTÁTILES DE AVANCARGA ARMAMENTO DE CHISPA SEGUNDA EPOCA 1789-1812 En el período que va de 1789 a 1812 la evolución que sufre el armamento reglamentario español contrasta con el inmovilismo constatado de 1757 a 1789. Característica general de esta evolución es su carácter idiosincrásico, no puede negarse la influencia que en ella ejercen los modelos de otras naciones, principalmente Francia, pero como si tina resistencia suprema les impidiera limitarse a copiar, los armeros idean variantes y exageran la línea en un esfuerzo cuya finalidad se antoja más original que efectiva. Es imprescindible tener presente que si para tratar del anterior período la escasez de modelos existentes en la actualidad se veía compensada con una documentación en lo que cuando menos éstos se veían mencionados, para tratar de esta segunda época ocurre lo contrario; han llegado hasta nuestros días muchas armas de este período. pero la documentación que permitiera una clasificación correcta no ha sido asequible. Fundar la exposición de esta segunda época del armamento español de chispa casi exclusivamente en los ejemplares hoy conservados resulta aventurado, ya que las guerras comprendidas en este período provocaron una imperiosa necesidad de armamento y consecuentemente los modelos no se ajustarían en ocasiones a las muestras, mientras que el aprovechamiento de piezas procedentes de armas deterioradas en la fabricación de nuevas armas provocaría la aparición de modelos híbridos que pueden conducir a error. Este segundo período del armamento español de chispa se inicia con la sustitución oficial de la llave francesa utilizada hasta el momento por la llave española; la llave española en uso a partir de entonces en los modelos reglamentarios conoce tres versiones distintas cuya razón de ser no parece explicable, dado que al menos dos de ellas se utilizan indistintamente en fusiles, carabinas y pistolas, y en un mismo período. Las diferencias entre estas tres llaves son notables; la que denominaremos «versión primitiva» y que es la menos usual, sigue la línea tradicional; la cazoleta es solidaria a la platina y dispone de brida, el muelle del rastrillo rodea el ángulo del muelle real y su contacto con el rastrillo queda cubierto por la brida de la cazoleta. La que denominaremos «primera versión» tiene su principal característica en la colocación del muelle del rastrillo, que abre su vértice en dirección contraria a la que lo hace el muelle real y queda totalmente cubierto por la brida de la cazoleta. La que denominaremos asegunda versión» resulta modelo más sencillo y propio de armamento militar. carece de brida en la cazoleta - normalmente de latón - y el muelle del rastrillo queda al descubierto colocado a la inversa que en la «primera versión». Paralelamente a estas llaves hace su aparición una versión militar de la llave denominada «a la moda», sin embargo su utilización parece limitarse a armamento auxiliar. Hacia 1801 la llave española es sustituida por la denominada «mixta», versión híbrida de la llave española y la francesa, y a este modelo sucede la de «doble nuez», aprobada por Godoy en 1807; con este modelo se regresaba prácticamente a la llave francesa ya que el sistema de doble nuez no suponía mejora notable y solo contribuía a aumentar el coste, como demuestra el hecho de que en cuanto las necesidades de la guerra obligaron a hacer tabla rasa de lo superfluo, el Modelo 1807 pasó a fabricarse sin la doble nuez, apareciendo el denominado «modelo Guerra de la Independencia» que tal vez no recibió nunca aprobación oficial. Por lo que respecta a la línea de las armas y sus aparejos, la adopción de la llave española no supuso inicialmente cambio alguno, pero antes de la adopción de la llave mixta se inician las variaciones que alteran notablemente la tradicional línea seguida hasta el momento por los modelos. Con la Guerra de la Independencia llega a España armamento inglés, fusiles, carabinas rayadas, tercerolas y pistolas que constituyen dotación del Ejército Español durante toda la primera mitad del siglo XIX; el considerable número de armas inglesas que figuran en los inventarios españoles de este período permite suponer que la importación no finalizaría con el Tratado de Valençay. Pese a que en las Ordenanzas de Infantería aprobadas el 28 de septiembre de 1701 se indica que en cada compañía deben figurar dos «fusileros o caravineros» que «han de traer el fusil rayado», no he encontrado referencia a la fabricación de este tipo de armas entre los modelos producidos en España con destino al Ejército con anterioridad a 1847, por lo que cabe apuntar que los rifles ingleses fueran las primeras armas rayadas de que dispuso la tropa.

FUSIL PARA INFANTERÍA MODELO 1789 LÁMINA 1. - PRIMERA VERSIÓN. LÁMINA 3. - SEGUNDA VERSIÓN Longitud total: 1.505 mm. Longitud del cañón: 1.110 mm. Calibre: 18 mm. CAÑÓN: Idéntico al del fusil para Infantería Modelo 1757. LLAVE: Española, que puede ser en sus dos modelos distintos de 1789, primera y segunda versión, no teniendo noticia de ningún ejemplar con llave en versión primitiva. La llave para fusil de Infantería Modelo 1789 en su segunda versión, dispone de «guardavientos», una plan chuela que girando alrededor del tornillo del trastrillo pretende proteger la cazoleta. CAJA: Idéntica a la del fusil para Infantería Modelo 1757. APAREJOS: Idénticos a los del fusil para Infantería Modelo 1757 a excepción del portavis, que en su nueva forma es idéntico en la primera y segunda versión de llave. BAQUETA: Idéntica a la del fusil para Infantería Modelo 1757. BAYONETA: La única variación sobre la del fusil para In fantería Modelo 1757 estriba en un pequeño vaceo que se abre en el extremo puntiagudo de la cara plana de la hoja. Observaciones: La llave española sustituyó a la francesa por Real Orden de 17 de diciembre de 1789 (A.G.S. Secretaría y Superintendencia de Hacienda, leg. 799, fol. 115). El fusil Modelo 1789 con llave en primera versión que figura en la Lámina n.° 1 ha sido localizado en colección particular; un fusil Modelo 1789 con llave en segunda versión figura en la Colección de la Armería de la Torre de Londres (SR 636). CARABINA PARA GUARDIAS DE CORPS MODELO 1789 LÁMINA 1 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: 1.308 mm. 925 mm. 18 mm. Ochavado en su primer tercio, con punto de mira y grabado el escudo real y la inscripción «Rey de Ca.». Española, Modelo 1789. en su primera versión. Lisa, con ligeros adornos circundando la rabera del cañón. En latón, destaca el escudo en el que en lugar de figurar simplemente la R, como en la carabina para Caballería de 1853, aparecen las armas de España entre dos leones. Otra característica de este modelo son las anillas para la correa situadas en el lado izquierdo del arma. De hierro, con atacador de forma cónica con base plana. Los dos únicos modelos localizados figuran en colecciones particulares y presentan punzones correspondientes a cañonistas y llaveros guipuzcoanos. Sin una prueba fidedigna que me confirme que este modelo corresponde a los Guardias de Corps, me uno al aceptarlo así a Sidney B. Brinckerhoff y Pierce A. Chamberlain, que en su obra «Spanish Military Weapons in Colonial America 17001821» dan a este modelo el indicado destino, algo discutible al no aparecer expresado en el letrero del cañón en la forma tradicional. CARABINA PARA CABALLERÍA MODELO 1789 LÁMINA 2 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: 1.255 mm. 922 mm. 18 mm. Ochavado en su primer tercio y con punto de mira, unido a la caña por abrazaderas. Española, Modelo 1789 en su versión primi tiva (en el único modelo

BAQUETA: Observaciones:

CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones:

localizado). Lisa, con ligeros adornos circundando la rabera del cañón. En latón, destacan las abrazaderas que care cen de muelle de fijación. De hierro, con atacador de forma cónica con base plana. El único ejemplar localizado figura en la Colección del Museo del Ejército, n.° 1976.

TERCEROLA PARA CABALLERÍA MODELO 1789 LÁMINA 2 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 1.020 mm. 655 mm. 18 mm. Ochavado en su primer tercio, careciendo de punto de mira. Española, Modelo 1789 en su primera versión. Lisa, sin adornos. En latón, el escudo es idéntico al de la cara bina atribuida a los Guardias de Corps. Dis pone de gancho en el portavis. De hierro, con atacador de forma cónica con base plana. El único ejemplar localizado figura en colección particular y presenta punzones de maestros guipuzcoanos. Dicho ejemplar no dispone de abrazaderas pero forzosamente debió contar con ellas ya que el cañón carece de pasadores para su fijación a la caña.

CARABINA PARA REGIMIENTOS MONTADOS DE ARTILLERÍA MODELO 1789 LÁMINA 3 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: 1.190 mm. 830 mm. 18 mm. Ochavado en su primer tercio, con punto para la bayoneta en su mitad superior. Española, Modelo 1789 en su segunda versión. Lisa, con ligero adorno circundando la rabera del cañón. En latón; la primera y segunda abrazadera carecen de muelles de fijación. De hierro, con atacador de forma cónica con base plana. BAYONETA: De cubo con hoja plana; el cubo forrado de latón y sin anilla, la hoja con filo y lomo, sus dimensiones son: Longitud total: 610 mm. Longitud de la hoja: 480 mm. Ancho máximo de la hoja: 53 mm. Diámetro del cubo: 22 mm. El único ejemplar localizado figura en la Colección del Museo del Ejército, n.° 1973; el arco del guardamonte y la cantonera son de idéntico modelo al utilizado por la tercerola para Caballería Modelo 1801. FUSIL PARA CAZADORES MODELO 1790 LÁMINA 3 Longitud total: 1.528 mm. Longitud del cañón: 1.110 mm. Calibre: 18 mm. CAÑÓN: Ochavado en su primer tercio con punto de la bayoneta en su mitad superior. LLAVE: Española, en versión «a la moda». CAJA: Similar a la del fusil para Infantería Modelo 1789. APAREJOS: Similares a los del fusil para Infantería Modelo 1789, pero con anilla para correa porta fusil situada en el pie del arco del guarda monte, y una tercera anilla en el extremo de la plancha. BAQUETA: De hierro, con atacador de forma cónica con base plana. BAYONETA: De cubo, con anilla de fijación y hoja plana, con filo y lomo hasta su último tercio que presenta doble filo. Sus dimensiones son: Longitud total: 598 mm. Longitud de la hoja: 490 mm. Ancho máximo de la hoja: 30 mm. Diámetro del cubo: 22 mm. Observaciones: Un ejemplar figura en la Colección del Museo del Ejército (n.° 1969). En el catálogo de dicho Museo, ediciones de 1856 y 1911, se indica que este modelo fue mandado construir por el Duque de Osuna en la

Observaciones:

década del 17 90 para armar a los batallones de Cazadores que a su costa levantó en ayuda de Carlos IV para la guerra contra la República Francesa. Concluye la nota indicando que finalizada la guerra y disueltos los mencionados batallones, estos fusiles pasaron a armar en parte a la Guardia Real, destinándose el resto a los Miñones de Cataluña.

PISTOLA PARA GUARDIAS DE CORPS MODELO 1789 LÁMINA 4 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 445 mm. 270 mm. 18 mm. Ochavado en su primer tercio y fijo a la caña por pasadores, ostenta grabadas las armas de España y el letrero «Guara. del Cuerpo del Rey». Española, Modelo 1789 en su primera versión. Lisa, con ligeros adornos circundando la rabera. De latón, similares a los de la pistola para Caballería Modelo 1753, pero el escudo pre senta grabadas las armas de España entre dos leones. De roble o fresno con atacador metálico. Los ejemplares localizados, todos en colecciones particulares, presentan punzones correspondientes a maestros guipuzcoanos. Es de hacer notar el hecho de que este modelo no se ve influenciado por el que con el mismo destino era reglamentario en 1753, y sí por la pistola para Caballería reglamentaria de aquel mismo año.

PISTOLA PARA CABALLERÍA DE LINEA MODELO 1789 LÁMINA Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: 493 mm. 321 mm. 18 mm. Ochavado en su primer tercio y fijo a la caña mediante abrazadera. Presenta normalmente grabadas las armas de España y el nombre del regimiento de Caballería de destino. Española, Modelo 1789, indistintamente en su primera y segunda versión. Lisa, con ligeros adornos circundando la rabera del cañón. En latón, similares a los de la pistola para Caballería Modelo 1753 pero con escudo idén tico al de la pistola para Guardias de Corps Modelo 1789. Dispone de gancho en el porta vis como en las anteriores versiones para Dragones. De roble o fresno, con atacador metálico. Todos los modelos localizados presentan punzones de maestros guipuzcoanos.

BAQUETA: Observaciones:

PISTOLA PARA CABALLERÍA DE LINEA MODELO 1789, VERSIÓN EVOLUCIONADA LÁMINA 6 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 374 mm. 220 mm. 18 mm. Ochavado en su primer tercio, careciendo de letrero de destino en los dos ejemplares loca lizados. Española, Modelo 1789 en su primera versión. Lisa, de marcada influencia francesa. En latón, similares a los de la pistola para Caballería Modelo 1789 en su versión inicial, a excepción del casquillo de la culata con su anilla. De hierro, con atacador de forma cónica con base plana. Los dos ejemplares localizados, ambos en colección particular, presentan punzones de maestros catalanes. Por sus características cabe la posibilidad de que no se trate de modelos aprobados oficialmente, fabricados durante la Guerra de la Independencia o recién finalizada ésta, aprovechando llaves y cañones del anterior modelo.

PISTOLA PARA CABALLERÍA LIGERA MODELO 1789

LÁMINA 6 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones:

365 mm. 214 mm. 18 mm. Ochavado en su primera mitad, grabado en su superficie el Regimiento de destino. Española, Modelo 1789 en su primera versión. Lisa sin adornos, de línea similar a la de la pis tola para Caballería de Línea Modelo 1789. En hierro, similares a los de la pistola para Caballería de Línea Modelo 1789 a excepción del portavis. De roble o fresno, con atacador metálico. El único ejemplar localizado figura en la Colección del Museo Militar del Castillo de Nlontjtiich, con letrero en el cañón del Regimiento de Caballería de Husares Españoles y punzones de maestros catalanes.

PISTOLA PARA CABALLERÍA LIGERA MODELO 1789, SEGUNDA VERSIÓN LÁMINA 7 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 392 mm. 234 mm. 18 mm. Ochavado en su primer tercio, careciendo de letrero de destino. Española, Modelo 1789 en su segunda versión. Lisa, sin adornos. En hierro, similares a los de la pistola para Caballería Ligera Modelo 1789 en su versión inicial a excepción del portavis, que se ajusta al modelo usual. De roble o fresno, con atacador metálico. Se trata sin duda de una versión evolucionada del modelo inicial; el único ejemplar localizado figura en colección particular, careciendo de punzones de maestro armero. PISTOLA PARA MARINA MODELO 1789 LÁMINA 7 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 355 mm. 201 mm. 19 mm. Ochavado en su primera mitad, unido a la caña mediante abrazadera. Española, Modelo 1789 en su segunda versión. Media caja, lisa y sin adornos; la culata de línea francesa notablemente exagerada. En latón, de nuevo modelo a excepción de arco del guardamonte, que conserva el de la pistola para Marina ':Modelo 1753. De hierro, con atacador de forma cónica con base plana. Localizados dos ejemplares de este modelo en colección particular, su identificación como correspondientes a Marina se funda en sus dimensiones así como en la similitud de alguna de sus piezas con las de la anterior pistola atribuida a igual destino. FUSIL PARA INFANTERÍA MODELO 1801 LÁMINA 10 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: 1.508 mm. 1.108 mm. 18 mm. Idéntico al del fusil para Infantería Modelo 1789. Mixta, Modelo 1801 en su versión para fusil, con cazoletaguardavientos. Algo evolucionada sobre la línea de la del fusil para Infantería de 1789, pero de características generales idénticas. Es lisa con ligero adorno circundando la rabera del cañón. De latón, se ajustan a nuevo modelo que muestra mayor sencillez que el anterior, las principales novedades están localizadas en las anillas para correa portafusil, situadas en el pie del arco del guardamonte y en la segunda abrazadera, esta Última de diseño más actualizado. De hierro, con atacador de forma cónica con base plana. Idéntica a la del fusil para Infantería Modelo 1789. Pese a sus novedades se mantiene en este modelo una característica anacrónica, como es la ausencia de muelles de fijación para la primera y segunda abrazaderas. TERCEROLA PARA CABALLERÍA MODELO 1801 LÁMINA 10 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: 1.030 mm. 675 mm. 18 mm.

BAQUETA: BAYONETA: Observaciones:

CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones:

Ochavado en su primer tercio, con punto de mira y un reborde en el extremo para evitar se desprenda accidentalmente la baqueta. Mixta. Modelo 1801, sin cazoleta-guardavien tos. Lisa, con ligero adorno circundando la rabera del cañón. En latón, gancho con anilla en el portavis y dos abrazaderas, la segunda fija mediante muelle a la caja. De hierro, con atacador de forma cónica con base plana. Un único modelo localizado en colección particular, presenta punzón del Maestro BETOLAZA en el cañón.

PISTOLA PARA CABALLERÍA MODELO 1801 LÁMINA 12 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 364 mm. 232 mm. 18 mm. Ochavado en su primera mitad, fijo por pasa dor a la caña. Mixta, Modelo 1801, sin cazoleta-guardavientos. De línea notablemente influenciada por la pis tola para Marina Modelo 1789. Idénticos a los de la pistola para Marina Modelo 1789 a excepción de la abrazadera, sustituida por un casquillo que protege la puerta de la caja. De hierro, con atacador de forma cónica con base plana. Por la elevada cantidad de unidades conservadas cabe suponer que este modelo conocería una importante producción. FUSIL PARA INFANTERÍA MODELO 1807 LÁMINA 13 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones: 1.508 mm. 1.108 mm. 18 mm. Idéntico al del fusil para Infantería Modelo 1801. De doble nuez, Modelo 1807, que puede utilizar guardavientos idéntico al de la llave Modelo 1789 en su segunda versión para el fusil de Infantería. Idéntica a la del fusil para Infantería Modelo 1801. Idénticos a los del fusil para Infantería Modelo 1801. Idéntica a la del fusil para Infantería Modelo 1801. Idéntica a la del fusil para Infantería Modelo 1801. La única variación de este modelo sobre el anterior estriba en su llave; un ejemplar se encuentra en la Colección de la Armería de la Torre de Londres (SR 638). PISTOLA PARA CABALLERÍA MODELO 1807 LÁMINA 12 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 364 mm. 232 mm. 18 mm. Idéntico al de la pistola para Caballería Modelo 1801. De doble nuez, Modelo 1807. Idéntica a la de la pistola para Caballería Modelo 1801. Idénticos a los de la pistola para Caballería Modelo 1801. De hierro, atacador de forma cónica con base plana. La única variación de este modelo sobre el anterior estriba en su llave; el único ejemplar localizado figura en colección particular.

FUSIL PARA INFANTERÍA MODELO «GUERRA DE LA INDEPENDENCIA» LÁMINA 13 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones: 1.508 mm. 1.108 mm. 18 mm. Idéntico al del fusil para Infantería Modelo 1801. Modificación del Modelo 1807 con supresión de la doble nuez. CAJA: Idéntica a la del fusil para Infantería Modelo 1801. Idénticos a los del fusil para Infantería Modelo 1801. De hierro, con atacador de forma cónica con base plana. Idéntica a la del fusil para Infantería Modelo 1801. No ha sido posible localizar un ejemplar de este modelo, pero sí varias llaves, una figura en la Colección del Museo del Ejército. Cabe

la posibilidad de que estos fusiles conocieran muchas variantes, dado lo accidentado de su producción, pero la versión más aceptable había de diferir del Modelo 1807 para Infantería únicamente por la llave.

FUSIL PARA INFANTERÍA MODELO INGLES LÁMINA 14 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: 1.375 mm. 990 mm. 19 mm. Cilíndrico a lo largo de toda su superficie, con ligero adorno en su extremo inicial, unido a la caña mediante pasadores, con una presilla para fijación de la anilla portafusil. Dispone de pun to de fijación de la bayoneta en su mitad su perior. Francesa, en versión inglesa modelo «India Pattern». Entera, de modelo inglés. Todos en latón. De hierro, con atacador tipo gota de sebo. De cubo sin anilla, hoja de sección triangular plana en su cara más ancha y con vaceo en las otras dos; sus dimensiones son: Longitud total: 557 mm. Longitud de hoja: 456 mm. Diámetro del cubo: 23 mm. La versión «India Pattern» fue sin duda la que llegó en mayor cantidad a España, pero los «Brown Bess» se importaron también en otras versiones más antiguas que pueden localizarse en muchos museos y colecciones privadas españolas. CARABINA RAYADA MODELO INGLES 1.165 mm. 765 mm. 17 mm. De ánima rayada con siete estrías helicoidales, superficie cilíndrica en su totalidad con ligero adorno en su extremo inicial, punto de mira y excéntrica para fijación de la bayoneta. Va fijo a la caña por pasadores desplazables. LLAVE: Francesa, en versión inglesa. CAJA: Entera, de modelo inglés con resalte en la cu lata y estuche de respetos. APAREJOS: De latón, con guardamonte de apoyo. BAQUETA: De hierro, con rosca en un extremo y atacador taladrado. BAYONETA: Daga bayoneta con empuñadura y cruz de latón; hoja de sección triangular plana en su cara más ancha y con un vaceo en cada una de las otras dos. Sus dimensiones son: Longitud total: 490 mm. Longitud de la hoja: 377 mm. Ancho máximo de la hoja: 25 mm. Observaciones: La importación de carabinas rayadas no se limitó a un solo modelo, dejo por tanto constancia de su existencia con el presente ejemplar. TERCEROLA PARA CABALLERÍA MODELO INGLES LÁMINA 14 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: 825 mm. 403 mm. 17 mm. Superficie cilíndrica en su totalidad con ligero adorno en su extremo inicial, alza fija en la rabera y punto -de mira; presilla para fijación a la caña mediante pasador desplazable y otra presilla para la fijación de la cureña de articu lación de la baqueta. Francesa, en versión inglesa con pasador de se guridad colocado detás del pie de gato movible a corredera. Entera, de modelo inglés. En latón, carece de portavis, el gancho con anillas característico de las tercerolas tiene en sus extremos dos rosetas que sustituyen aquella pieza. LÁMINA 14 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN:

LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA:

Observaciones:

LLAVE: CAJA: APAREJOS:

BAQUETA: Observaciones:

De hierro, con atacador plano y tope en el extremo opuesto para evitar se desprenda de la cureña que la articula al cañón. Según indica el Catálogo del Museo del Ejército en su edición de 1911 este modelo de tercerola fue utilizado por la Caballería Ligera española de 1808 a 1820; el hecho de que sea fácil localizar unidades transformadas a pistón permite apuntar la posibilidad de que su período de utilización fuera más dilatado. PISTOLA PARA CABALLERÍA MODELO INGLES

LÁMINA 15 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones:

390 mm. 233 mm. 17 mm. De superficie cilíndrica en su totalidad con ligero adorno en su extremo inicial, fijo a la caña mediante pasador. Francesa, en versión inglesa. Entera, de modelo inglés con ligeros adornos circundando la platina y el portavis. En latón. De hierro, con atacador tipo gota de sebo. Los modelos de pistolas inglesas utilizadas en España son numerosísimos, el presente ejemplar figura en la Colección del Museo Militar del Castillo de Montjuich. PISTOLA PARA CABALLERÍA MODELO INGLES

LÁMINA 15 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones:

388 mm. 233 mm. 17 mm. Idéntico al del modelo anteriormente descrito, pero con presilla para la fijación de la cureña de articulación de la baqueta. Francesa, en versión inglesa. Entera, de modelo inglés, con ligeros adornos circundando la platina y el portavis. En latón. De hierro, con atacador plano y tope en el extremo opuesto para evitar pueda desprenderse de la cureña que la articula al cañón. Nueva versión de pistola inglesa utilizada en España, ésta con baqueta articulada. Pertenece a la Colección del Museo Militar del Castillo de Montjuich.

MODELOS PORTÁTILES DE AVANCARGA ARMAMENTO DE CHISPA TERCERA EPOCA 1812-1843 En 1812 las tropas francesas se ven obligadas a abandonar Oviedo y se puede reanudar allí la fabricación de armas para el Ejército, haciendo su aparición la llave Modelo 1812 que marcará el inicio de la tercera época del armamento de chispa español. Al finalizar la Guerra de la Independencia el armamento del Ejército está constituido por antiguos modelos españoles, armas facilitadas por los aliados ingleses y armas tomadas al enemigo francés. Al reanudarse la fabricación de armas no se siguió ninguno de los modelos españoles reglamentarios con anterioridad a la guerra y en la nueva producción se aprecia que la pretendida originalidad del anterior período ha desaparecido y que a pesar de constituir el armamento inglés importante capítulo en el equipo del ejército, el patrón que se fija para el nuevo armamento español lo constituyen los modelos franceses. Las primeras armas montadas con la llave Modelo 1812 - claramente inspirada en la francesa de 1777 - sin ajustarse a modelo reglamentario se limitan a tomar como muestra los diferentes modelos franceses, terminando esta situación en 1815 al declararse modelos reglamentarios de fusiles para Infantería y Dragones así como de pistola y tercerola para Caballería. Posteriormente, y a lo largo de la década de 1820, la llave Modelo 1812 sufrió una serie de modificaciones localizadas principalmente en el rastrillo, que cambió su forma original y abandonó su primitivo estriado, lo que de hecho la convirtió en una versión española del modelo francés «Año 9». La documentación consultada no ofrece noticia de que esta evolución de la llave de 1812 contara con una denominación oficial y así utilizaré la del Modelo 1812-20 para un mejor entendimiento. El siguiente modelo de llave aparece con el fusil para Infantería Modelo 1828, y puede considerarse como el último modelo adoptado, manteniéndose con escasas variantes en los modelos de armas que van sucediéndose hasta 1843. La llave Modelo 1828 puede definirse como una versión híbrida de la llave reglamentaria francesa de 1816 y la versión inglesa «India Pattern», y resulta la más inconfundible de las españolas de este período. Además de los modelos destinados al ejército regular, se adoptaron en esta época otros destinados a cuerpos especiales; así el de Guardias de la Persona del Rey, sustituto de los Guardias de Corps a partir de 1814, que fue armado con lujosas pistolas y carabinas con llave española. Los Carabineros Reales y los Cazadores de la Guardia Real también contaron con modelos particulares, pero en éstos las llaves fueron ya del mismo modelo que para el Ejército. Además de estos modelos de producción limitada existen otros que figuran en la Colección del Museo del Ejército reseñados como reglamentarios y que probablemente no llegarían a ponerse en fabricación o conocerían una producción mínima sin suponer interrupción en la de los anteriores modelos que pretendían sustituir. Igualmente debe consignarse que en la fabricación de armas de este período la necesidad había en ocasiones de imponerse a la pureza de los modelos, y no ha de resultar sorprendente encontrar armas de un mismo modelo que presenten variantes; generalmente las originan piezas procedentes de armas francesas que se aprovecharon en su fabricación.

FUSIL PARA INFANTERÍA MODELO 1812 LÁMINA 1 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: 1.380 mm. 233 mm. 18 mm. Ochavado en su recámara con punto de la ba yoneta en su mitad inferior. Francesa, en su versión española, Modelo 1812. Dispone de vaceo en el lado izquierdo de la culata. En latón el portavis, el arco del guardamonte y las tres abrazaderas, sólo la última cuenta con muelle de fijación a la caña. De hierro, con atacador tipo gota de sebo. De cubo con anilla y hoja de sección triangular, similar a la francesa modelo «Año 9». Sus dimensiones son: Longitud total: 470 mm. Longitud de hoja: 400 mm. Diámetro del cubo: 21 mm. Claramente inspirado en el fusil francés para Infantería Modelo «Año 9» este ejemplar, localizado en colección particular, mantiene un anacrónico detalle que lo emparenta con los antiguos modelos españoles la carencia de muelles de fijación para las abrazaderas primera y segunda. La bayoneta es francesa, del modelo «Año 9», pero al encajar sin el menor defecto en el arma se hace obligado pensar que se fabricarían idénticas a las francesas o simplemente se utilizarían bayonetas de aquella nacionalidad. FUSIL PARA INFANTERÍA MODELO 1815 LÁMINA 1 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: 1.432 mm. 1.052 mm. 18 mm. Ochavada en su recámara con punto de la ba yoneta en su mitad inferior. Francesa, en su versión española, Modelo 1812. Con vaceo en el lado izquierdo de la culata. En latón el arco del guardamonte, el portavis y las abrazaderas. La abrazadera de trompetilla no es de línea francesa, siguiendo un patrón evolucionado del antiguo modelo español. Cada abrazadera dispone de su correspondiente muelle de fijación, pero contrariamente a la posición ocupada en los modelos franceses, en idéntico sentido que el de la tercera abrazadera, y como aquélla precisan de taladro para su fijación. De hierro, con atacador tipo gota de sebo y pasos de rosca en el extremo opuesto para la fijación de sacatrapos o útiles de limpieza. De cubo con anilla y hoja de sección triangular. Su particularidad más característica son los topes que en la superficie del cubo evitan con holgura que pueda variar accidentalmente la situación correcta de la anilla. Sus dimensiones son: Longitud total: 488 mm. Longitud de hoja: 405 mm. Diámetro del cubo: 21 mm. En la Colección del Museo del Ejército figura el modelo de muestra, (N.° 1.980) marcado en el cañón, bayoneta y llave con el letrero «Arovdo por S.M. en 1815». En la platina de la llave aparece también la inscripción «Mejorada 17 Oct. de 1812». TERCEROLA PARA CABALLERÍA MODELO 1815 LÁMINA 2 Longitud total: Longitud del cañón: 984 mm. 628 mm.

Observaciones:

BAQUETA: BAYONETA:

Observaciones:

Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS:

BAQUETA:

Observaciones:

18 mm. Ochavado en su recámara, con presilla para pasador desplazable y otra para la fijación de la cureña de articulación de la baqueta. Francesa, en su versión española, Modelo 1812. No dispone de vaceo en la culata. En latón la cantonera, el arco del guardamonte, el portavis, la abrazadera, la boquilla del baquetero y el casquillo de la puerta de la caja. Dispone de gancho con anillas, fijo en un extremo a uno de los tornillos pasadores de la llave y en el otro a la abrazadera, que es abierta. Articulada al cañón mediante cureña, de la que puede desprenderse desenroscando el atacador; de esta forma se consigue una varilla con un extremo roscado útil para la fijación de sacatrapos o aparejos de limpieza. Dentro del armamento reglamentario español de esta época el modelo de tercerola quizás sea el más original, sin podérsele atribuir patrones franceses o ingleses. FUSIL PARA DRAGONES MODELO 1815

LÁMINA 3 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA:

Observaciones:

1.305 mm. 927 mm. 18 mm. De similares características al del fusil para Infantería Modelo 1815, pero más ligero. Francesa, en sus versiones españolas, Modelo 1812 o 1812-20. De similares características a la del fusil para Infantería Modelo 1815, pero más ligera. Similares a los del fusil para Infantería Modelo 1815, pero de más reducido tamaño. La única diferencia notable estriba en que la cantonera es de latón en este modelo. Similar a la del fusil para Infantería Modelo 1815. De cubo con anilla en versión para fusil de Dragones; sus dimensiones son: Longitud total: 484 mm. Longitud de la hoja: 420 mm. Diámetro del cubo: 21 mm. Un ejemplar, localizado en colección particular, utiliza la llave Modelo 1812-20. PISTOLA PARA CABALLERÍA MODELO 1815

LÁMINA 5 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones:

382 mm. 232 mm. 18 mm. Ochavado en su primera mitad. Francesa, en su versión española Modelo 1812. Media caja, de línea claramente inspirada en el modelo francés «Año 13». En latón la poma, el arco del guardamonte, el portavis, la abrazadera y su apéndice. Ca rece de gancho en el portavis y cuenta con una anilla de hierro en la culata. De hierro, con atacador tipo gota de sebo. El detalle más característico de este modelo es la anilla de su culata, no copiada del modelo francés y que solo encontramos con anterioridad en la pistola para Caballería de Línea Modelo 1789, versión evolucionada. FUSIL PARA INFANTERÍA MODELO 1822

LÁMINA 3

Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones:

1.446 mm. 1.056 mm. 18 mm. De características similares al del fusil para Infantería Modelo 1815. Francesa, en su versión española Modelo 1812. Idéntica a la del fusil para Infantería Modelo 1815. Similares a los del fusil para Infantería Modelo 1815, cambiando la forma de la abraza dera de trompetilla a un diseño más evolucionado y con cantonera de latón. Idéntica a la del fusil para Infantería Modelo 1815. Similar a la del fusil para Infantería Modelo 1815. El único ejemplar localizado figura en la Colección del Museo del Ejército (N.° 1.983). Como se desprende de su descripción las únicas diferencias notables con el Modelo para Infantería de 1815 están en la forma de la abrazadera de trompetilla así como en la constitución de la cantonera. El nuevo modelo de abrazadera de trompetilla se mantiene en los modelos que seguirán, pero no la cantonera, que sigue siendo en hierro en los modelos posteriores para Infantería.

PROYECTO DE FUSIL PARA INFANTERÍA DEL AÑO 1823 LÁMINA Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: 1.410 mm. 1.036 mm. 18 mm. De características similares al del fusil para Infantería Modelo 1815. Francesa, en versión española Modelo 1823. De características similares a la del fusil para Infantería Modelo 1815. Todos en hierro, similares a los del fusil para Infantería del año 1815, variando únicamente la cartonera, a la que se da forma más cómoda, y la abrazadera de trompetilla, que sigue las líneas del modelo francés. BAQUETA: Similar a la del fusil para Infantería Mode lo 1815. BAYONETA: Similar a la del fusil para Infantería Mode lo 1815. Este ejemplar figura en la Colección del Museo del Ejército (N.° 1.985) y es obra del Maestro Mayor Francisco Gutiérrez, al igual que la tercerola Modelo 1823. CARABINA PARA ZAPADORES MODELO 1822 LÁMINA 4 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: 1.113 mm. 725 mm. 18 mm. Ochavado en su recámara, fijo a la caña por pasadores y con punto para la bayoneta en su mitad superior que hace las veces de punto de mira; dispone de mira acanalada en la rabera del cañón. Francesa, en su versión española Modelo 1812-20. Lisa, carece de vaceo en la culata. En latón el arco del guardamonte, el portavis, las boquillas del baquetero y el casquillo de la puerta de la caja. Similar a la del fusil para Infantería Mode lo 1815. Bayoneta sable con empuñadura de latón que sitúa el cubo con su anilla en el guardamano. La hoja recta con filo, lomo y vaceo; sus di mensiones son: Longitud total: 761 mm. Longitud de la hoja: 621 mm. Diámetro del cubo: 21 mm. El único modelo localizado figura en la Colección del Museo del Ejército, (N.° 1.984), donde aparece reseñado como modelo destinado a Zapadores. Sin otra información que corrabore tal destino cabe reseñar la escasa utilidad que como herramienta ofrecía su bayoneta, en disparidad a lo usual. PISTOLA PARA CABALLERÍA MODELO 1822 LÁMINA 5 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 382 mm. 232 mm. 18 mm. De idénticas características al de la pistola para Caballería Modelo 1815, pero con presilla para la fijación de la cureña de articulación de la baqueta. Francesa, en versión española Modelo 1812. De características idénticas a la de la pistola para Caballería Modelo 1815. Los de la pistola para Caballería Modelo 1815, pero la abrazadera forma un casquillo que completa la protección de la puerta de la caja, con boquilla para la introducción de la baqueta. Articulada al cañón mediante cureña, es de características idénticas a la de la tercerola para Caballería Modelo 1815. El único ejemplar localizado figura en la Colección del Museo del Ejército, n.° 2.088.

Observaciones:

Observaciones:

TERCEROLA PARA CABALLERÍA MODELO 1823 LÁMINA 4 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: 854 mm. 508 mm. 18 mm. Con recámara ochavada. Francesa, en versión española Modelo 1823. Media caja con resalto en el lado izquierdo de la culata y dos compartimentos para la ba queta, uno situado en la culata y otro en la media caña. En latón la cantonera, la puerta del estuche para la baqueta situado en la culata, el arco del guardamonte y la abrazadera. El gancho con su anilla se sitúa en forma similar que en la tercerola para Caballería Modelo 1815. Con atacador tipo gota de sebo y pasos de rosca en el extremo opuesto. El único ejemplar localizado figura en la Colección del Museo del Ejército, (N.° 5.031), indicándose en la edición de 1911 de su Catálogo que fue declarado reglamentario para Caballería en 1823. Obra también del Maestro Mayor Francisco Gutiérrez, es con el proyecto de fusil para Infantería de 1823 las dos únicas armas que montan la llave Modelo 1823.

BAQUETA: Observaciones:

PISTOLA PARA CABALLERÍA MODELO 1815, VERSIÓN 1832 LÁMINA 5 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: 366 mm. 232 mm. 18 mm. De idénticas características al de la pistola para Caballería Modelo 1815. LLAVE: Francesa, en su versión española Modelo 1812-20. CAJA: De características idénticas a la de la pistola para Caballería Modelo 1815, variando ligera mente la curva de su línea. APAREJOS: Los de la pistola para Caballería Modelo 1815. BAQUETA: De idénticas características a la de la pistola para Caballería Modelo 1815. Observaciones: El ejemplar descrito figura en la Colección del Museo Militar del Castillo de Montjuich, va marcado en el cañón EIBAR-1832 y es muestra evidente de que la pistola para Caballería Modelo 1822 no supuso interrupción en la fabricación del Modelo de 1815. TERCEROLA PARA CABALLERÍA MODELO 1815 VERSIÓN 1832 LÁMINA 2 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 1.305 mm. 927 mm. 18 mm. De idénticas características al de la tercerola para Caballería Modelo 1815. Francesa, en versión española Modelo 1812-20. De idénticas características a la de la tercerola para Caballería Modelo 1815. Similares a los de la tercerola para Caballería Modelo 1815, difiriendo en la plancha del guardamonte, que carece de resaltos, y en la forma del pie del arco del guardamonte. De idénticas características a la de la tercerola para Caballería Modelo 1815. El ejemplar descrito, localizado en colección particular y marcado en el cañón EIBAR-1832 es muestra evidente de que la producción de la tercerola Modelo 1823, de realizarse, no supuso interrupción en la del Modelo 1815.

MACHETES BAYONETA, PRIMERA Y SEGUNDA VERSIÓN LÁMINA 7 Observaciones: No ha podido ser determinado el modelo de arma a que irían destinadas estas bayonetas de cubo con hoja plana localizados en varias colecciones particulares. Sus características los hacen corresponder al período 1820-40, su destino más probable sería el de Artillería o Zapadores. Sus dimensiones son: 1.a versión 2.a versión Longitud total: 342 mm. 356 mm. Longitud de la hoja: 280 mm. 296 mm. Ancho máximo de la hoja: 27 mm. 27 mm. Diámetro del cubo: 22 mm. 22 mm. FUSIL PARA INFANTERÍA MODELO 1828 LÁMINA 6 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: 1.440 mm. 1.053 mm. 18 mm. De idénticas características al del fusil para Infantería Modelo 1815. Francesa, en su versión española Modelo 1828. Similar a la del fusil para Infantería Modelo 1815, pero sin vaceo en la

APAREJOS:

BAQUETA: BAYONETA:

Observaciones:

culata. En latón el arco del guardamonte, el portavis y las tres abrazaderas. Estas últimas tienen ya los muelles de fijación situados como en los modelos franceses; la plancha del guardamon te carece de resaltos y la brazadera de trom petilla es del modelo iniciado con el fusil de Infantería Modelo 1822. De idénticas características a la del fusil para Infantería Modelo 1815. De similares características a la del fusil para Infantería Modelo 1815, sus dimensiones son: Longitud total: 509 mm. Longitud de la hoja: 429 mm. Diámetro del cubo: 21 mm. Este modelo presenta la última variación importante en el armamento español de chispa y marca el inicio del epílogo de este armamento. TERCEROLA PARA CABALLERÍA MODELO 1831

LÁMINA 6 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones:

998 mm. 630 mm. 17 mm. Similar al de la tercerola para Caballería Mo delo 1815. Francesa, en su versión española Modelo 1828. Similar a la de la tercerola para Caballería Modelo 1815. Idénticos a los de la tercerola para Caba llería Modelo 1815. Idéntica a la de la tercerola para Caballería Modelo 1815, pero con atacador cuadrado. El único ejemplar localizado figura en la Colección del Museo del Ejército (N.° 2.054) indicándose en el Catálogo de la edición de 1856 que fue aprobado el 13 de julio de 1831, mientras que en la edición de 1911 se indica que es una reforma de la tercerola reglamentaria Modelo 1831 en uso en 1836. FUSIL PARA INFANTERÍA MODELO 1836

LÁMINA 6 Longitud total del arma: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: BAQUETA: BAYONETA:

Observaciones:

1.384 mm. 994 mm. 19 mm. De similares características al del fusil para Infantería Modelo 1815, pero con alza fija en la rabera. Francesa, en su versión española Modelo 1828. CAJA: De idénticas características a la del fusil para Infantería Modelo 1828. APAREJOS: Idénticos a los del fusil para Infantería Modelo 1828. Idéntica a la del fusil para Infantería Mode lo 1828. De similares características a la del fusil para Infantería Modelo 1828, sus dimensiones son: Longitud total: 568 mm. Longitud de la hoja: 491 mm. Diámetro del cubo: 23 mm. Las únicas diferencias notables entre este modelo y su antecesor de 1828 estriban en el alza fija y en el nuevo calibre; con esta última modificación los fusiles españoles pasan a utilizar desde este momento idéntica munición que los modelos ingleses.

MOSQUETÓN PARA ARTILLERÍA MODELO 1836 LÁMINA 7 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: 1.060 mm. 690 mm. 18 mm. Ochavado en su recámara, carece de alza fija y de punto para fijación de bayoneta.

LLAVE: CAJA: APAREJOS:

BAQUETA: Observaciones:

Francesa, en su versión española Modelo 1828. De características similares a la del fusil para Infantería Modelo 1828. Similares a los del fusil para Infantería Modelo 1828, pero sólo cuenta con dos abrazaderas, la primera con anilla y la de trompetilla En el guardamonte no existe cepote y el pie del arco va fijo por tornillo a la plancha, con anilla en su extremo opuesto. De características similares a la del fusil para Infantería Modelo 1828. El ejemplar descrito figura en la colección del:Museo del Ejército, (n.° 2.056). Existen referencias de un modelo anterior de mosquetón para Artillería con calibre de 18 mm. aprobado en 1828 que no ha sido posible localizar.

TERCEROLA PARA CABALLERÍA MODELO 1839 LÁMINA 7 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 998 mm. 630 mm. 19 mm. Idéntico al de la tercerola para Caballería Modelo 1815. Francesa, en su versión española Modelo 1828. De características idénticas a la de la tercerola para Caballería Modelo 1815. Similares a los de la tercerola para Caballería Modelo 1815, con cantonera de hierro y abrazadera cerrada. Idéntica a la de la tercerola para Caballería Modelo 1831. La única diferencia notable entre este modelo y el anterior de 1831 estriba en el cambio de calibre. PISTOLA PARA CABALLERÍA MODELO 1839 LÁMINA 8 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 347 mm. 194 mm. 19 mm. De características similares al de la pistola para Caballería Modelo 1815, pero con un resalto en su mitad inferior para evitar el desprendimiento accidental de la baqueta. Francesa, en su versión española Modelo 1828. De características idénticas a la de la pistola para Caballería ¡Modelo 1815. Los de la pistola para caballería Modelo 1815 a excepción de la anilla; el portavis es de hierro y dispone de gancho. Idéntica a la de la pistola para Caballería Modelo 1815. La pistola para Caballería Modelo 1839 es una clara evolución del Modelo 1815 en absoluto influenciada por el Modelo 1822. MOSQUETÓN PARA ARTILLERÍA MODELO 1843 LÁMINA 7 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 1.017 mm. 642 mm. 17 mm. De características idénticas al del mosquetón para Artillería Modelo 1836. Francesa, en su versión española Modelo 1828. De características idénticas a la del mosquetón para Artillería Modelo 1836. Idénticos a los del mosquetón para Artillería Modelo 1836. Idéntica a la del mosquetón para Artillería Modelo 1836. Las únicas diferencias entre el Mosquetón para Artillería Modelo 1843 y el que se aprobé) en 1836 se encuentran en sus menores dimensiones v calibre. PISTOLA PARA CABALLERÍA MODELO 1843 LÁMINA 8 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: 341 mm. 196 mm. 18 mm. De similares características al de la pistola para Caballería Modelo 1839. Francesa, en su versión española Modelo 1828. De características idénticas a la de la pistola para Caballería Modelo 1839. Idénticos a los de la pistola para Caballería Modelo 1839.

BAQUETA: Observaciones:

Idéntica a la de la pistola para Caballería Modelo 1839. Las únicas diferencias entre la pistola para Caballería Modelo 1843 y la que se aprobó en 1839 se encuentran en sus menores dimensiones v calibre.

PISTOLA PARA OFICIALES DEL CUERPO DE GUARDIAS DE LA PERSONA DEL REY LÁMINA 11 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 340 mm. 178 mm. 18 mm. Ochavado en su primera mitad, presenta gra badas las armas de España y el letrero RI. Cuerpo de Guards, de la Persona del Rey. Española, lujosamente acabada. Completa y tallada, con puño cuadrillado. En latón la poma, con una flor de lis tallada, el arco del guardamonte, el portavis y la abrazadera de trompetilla que dispone de la presilla de fijación de la cureña para articulación de la baqueta. De similares características a la de la pistola para Caballería Modelo 1822. Un ejemplar de este modelo figura en la Colección del Museo del Ejército (n.° 4.246), habiendo podido localizarse otros en varias colecciones particulares; en todos ellos aparece repetida en cañón, platina y guardamonte la firma del Maestro RAMÓN ZULOAGA que parece se ocupó personalmente de la ejecución del modelo Las fechas de prueba de los cañones corresponden a la primera mitad de la década de 1820.

PISTOLA PARA TROPA DEL CUERPO DE GUARDIAS DE LA PERSONA DEL REY LÁMINA 11 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 350 mm. 200 mm. 18 mm. De similares características al del Modelo para Oficiales del mismo Cuerpo, grabado con el mismo escudo y letrero. Española, similar a la del Modelo para Oficia les, pero en acabado más sencillo. De características similares a la del Modelo para Oficiales, pero lisa y sin adornos. Similares a los del Modelo para Oficiales, pero de mayor sencillez. Idéntica a la del Modelo para Oficiales. Varias unidades de este modelo han sido localizadas en colecciones particulares, presentando marcas de armeros guipuzcoanos y pruebas de cañones que cubren la primera mitad de la década de 1820.

PISTOLA PARA TROPA DEL CUERPO DE GUARDIAS DE LA PERSONA DEL REY, NUEVA VERSIÓN LÁMINA 12 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: 355 mm. 226 mm. 19 mm. Ochavado en su recámara, con presilla para pasador desplazable de fijación a la caña y otra para la fijación de la cureña de articulación de la baqueta; presenta grabado el letrero RI. Cuerpo de Guards. de la Persona del Rey. Española, de características similares a la del Modelo para Oficiales del mismo Cuerpo, pero en acabado más sencillo. De línea y características que recuerdan notablemente a las pistolas para Caballería de Modelo Inglés. Todos en latón.

LLAVE: CAJA: APAREJOS:

BAQUETA: Observaciones:

De características similares a la de la pistola para Caballería Modelo 1822. El único ejemplar localizado figura en colección particular; es sorprendente la influencia que en este modelo ejerce el de 1753 para Guardias de Corps.

CARABINA PARA CUERPO DE GUARDIAS DE LA PERSONA DEL REY LÁMINA 13 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: 1.100 mm. 710 mm. 17 mm. Ochavado en su primera mitad, con dos presillas para los pasadores de fijación a la caña y punto para la bayoneta en su mitad superior. Española, de características idénticas a las utilizadas por las pistolas para tropa de aquel Cuerpo. Lisa, sin adornos. Todos en latón; un detalle remarcable es el reborde de que dispone el casquillo de la puerta de la caja destinado a sujetar la baqueta. Próximo al atacador tiene un abultamiento circundado por una hendidura; al introducirse en el baquetero, el reborde del casquillo encaja en esta hendidura y completa la fijación. De cubo sin anilla, sus características son similares a las del fusil para Infantería de Modelo Inglés. Las dimensiones son: Longitud total: 360 mm. Longitud de la hoja: 286 mm. Diámetro del cubo: 22 mm. El único ejemplar localizado figura en la Colección del Museo del Ejército (n.° 2.046), calificándose de tercerola en el catálogo. Dadas las características del arma resulta más adecuada una clasificación como carabina.

Observaciones:

TERCEROLA PARA CAZADORES DE LA GUARDIA REAL LÁMINA 13 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: 17 mm. CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 892 mm. 504 mm. Ochavado en su recámara, con punto de mira. Copia del modelo reglamentario francés de 1816. Media caja, vaceo en el lado izquierdo de la culata. No dispone de baquetero. En latón. Va suelta, en su extremo opuesto al atacador dispone de un taladro para su sujeción mediante correa. El único ejemplar localizado figura en la Colección del Musco del Ejército (n.° 2.051); el cañón presenta el punzón del armero YBARZABAL y el letrero Guardia Real. En el Catálogo - edición 1911 - se le identifica como reglamentario para los Cazadores de la Guardia Real de Caballería en 1824; no deja de ser sorprendente el hecho de que al tiempo que se adoptaba para el Cuerpo de Guardias de la Persona un armamento completamente original, los Cazadores de la Guardia eran dotados con estas tercerolas calcadas del modelo francés de 1816.

PISTOLA PARA CARABINEROS REALES LÁMINA 12 Longitud total: 373 mm. Longitud del cañón: 202 mm. Calibre: 18 mm. CAÑÓN: Ochavado en su primera mitad, dispone de presilla para la fijación de la cureña de articulación de la baqueta. LLAVE: Francesa, en su versión española Modelo 1812. CAJA: Lisa y sin adornos, su línea muestra una curiosa versión híbrida de los modelos franceses e ingleses. BAQUETA: En latón la poma, el arco del guardamonte y la abrazadera con su apéndice; el portavis y su gancho de hierro, así como la plancha del guardamonte y la anilla de la culata. BAYONETA: De características similares a la utilizada por la pistola para Caballería Modelo 1822. Observaciones: Varios modelos localizados en colecciones particulares, algunos muestran en su cañón el punzón del armero YBARZABAL, grabadas las armas de España y el letrero más o menos abreviado correspondiente a su destino.

ARMAMENTO REGLAMENTARIO Y AUXILIAR DEL EJERCITO ESPAÑOL LIBRO N.° 2 MODELOS PORTÁTILES DE AVANCARGA 1839/1873 POR JUAN L. CALVÓ EDITADO POR EL AUTOR BARCELONA 1976 DEPÓSITO LEGAL B-15358-1976 I.S.B.N. 84-400-8232-0 © ,JUAN LUIS CALVÓ PASCUAL GRÁFICAS J. CANUT RIBAS, 29 BARCELONA, 13

PRESENTACIÓN EL SEGUNDO TOMO DE ESTA EXCELENTE SERIE DE TRES CUADERNOS, ILUSTRADOS, PLANEADOS Y EJECUTADOS POR D. JUAN L. CALVO, ES A MI JUICIO UNA DE LAS OBRAS DE REFERENCIA MÁS IMPORTANTES EN LA HISTORIA DE LAS ARMAS DE FUEGO ESPAÑOLAS. ESTA OBRA APARECE EN UNA HORA MUY PROPICIA VISTA DEL FLORECIMIENTO DEL INTERÉS EN EL ARMA DE FUEGO COMO UNA DE LAS MÁS IMPORTANTES MANIFESTACIONES DE LAS ARTES DECORATIVAS E INDUSTRIALES. AUNQUE EL ARMA MILITAR, ANTERIOR A LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL, REFLEJA TECNOLOGÍA Y DISEÑOS ORIGINADOS EN ARMAS DEDICADAS A LA CAZA Y A LO CIVIL, SU ESTUDIO, EN MUCHOS ASPECTOS, DEBIERA CONSTITUIR UNA DISCIPLINA APARTE. EL COLECCIONISTA, O ESPECIALISTA EN ASUNTOS MILITARES, ESTUDIA EL ARMA EN EL CONTEXTO DE SU USO HISTÓRICO. EL HISTORIADOR MILITAR NO SE PREOCUPA DE LA MINUCIA DEL DESARROLLO ARTÍSTICO. POR EL CONTRARIO, SE VE OBLIGADO A ESCUDRIÑAR UNA MIRÍADA DE REGLAMENTOS, CONTRATOS Y ESPECIFICACIONES PARA LUEGO INTENTAR CORRELACIONAR ÉSTOS CON LAS A VECES ESCASAS ARMAS EXISTENTES PARA DAR AL TODO ORDEN Y COHERENCIA. ESTO ES PRECISAMENTE LO QUE HA LOGRADO HACER EL AUTOR DE ESTE LIBRO. ADEMÁS, ESTÁN LAS MARCAS: REALES, DE FÁBRICA, DE PRUEBA Y DE INSPECCIÓN, TODAS LAS CUALES, DENTRO DEL ALCANCE DE SU LIBRO, HAN SIDO TRATADAS POR EL SR. CALVO EN FORMA ADMIRABLE. LOS DIBUJOS DEL AUTOR SON CLAROS Y PRECISOS INCLUYENDO LOS DETALLES DE LAS MARCAS EN LOS EJEMPLOS ILUSTRADOS. FELICITO AL AUTOR POR HABER HECHO ESTA IMPORTANTE CONTRIBUCIÓN A LA HISTORIA DE LAS ARMAS DE FUEGO ESPAÑOLAS. JAMES D. LAVIN PREÁMBULO LAS MARCAS EN EL ARMAMENTO REGLAMENTARIO ESPAÑOL Característica del armamento reglamentario es ofrecer en sus componentes variedad de marcas muy superior a la que puede observarse en el destinado al comercio particular; es inherente en el arma reglamentaria la presencia de un indicativo de origen así como la de punzones que acreditan el examen a que ha sido sometido cada elemento, posibilitando la identificación del responsable en su aceptación. Independientemente a su peculiar significado estas marcas ofrecían indicativo de la «propiedad Real» ejercida sobre el efecto que señalaban, recibiendo por ello la denominación común de «marcas Reales». No ya con carácter exclusivo del armamento reglamentario, aparece en ocasiones sobre el mismo marcas que ofrecen noticia de sus usuarios; estas marcas que denominaré «de destino» así como las que identifican a los artesanos constructores completan con las «administrativas» (fecha de fabricación y número de orden), la relación de las que ofrece el armamento que nos ocupa. MARCAS REALES El origen de la «marca Real» se funda en la necesidad de acreditar la propiedad del Rey sobre los efectos adquiridos por su Hacienda para el Real Servicio; inicialmente esta marca está constituida por la inscripción REI (1) que al indicativo de propiedad debe considerarse une el del examen que indudablemente realizó sobre el efecto el encargado de estampar la marca. En la Instrucción aprobada por Felipe V el año 1721 se fijan las primeras «marcas Reales» que ofrecen indicativo de origen, y estas son las formadas por la letra B. con una corona para la Fábrica de Vizcaya, la formada por la letra C. con una corona para la Fábrica de Cataluña y la formada por la letra S. con una corona para la Fábrica. de Silillos; igualmente se determinaba fuera el cañón la parte del arma donde tal marca debía aparecer. Comprobar la exactitud con que la Instrucción de 1721 fue aplicada se ve dificultado por el escaso número de armas reglamentarias que de aquella época se conservan, pero algún espécimen examinado permite constatar en el cañón la presencia de la marca indicativa de la Fábrica de Cataluña (2) y la ausencia, en los restantes elementos del arma, de otras marcas que las de los artífices. La instrucción de 1721 sólo menciona como «marcas del Rey» a las tres indicativas de origen, pero pese al indudable significado de propiedad Real que las mismas constituían no puede decirse que la primitiva marca REI fuera sustituida por ellas, sino que tendría como

inmediata sucesora a la formada por la letra R. bajo una corona que seguiría ofreciendo indicativo de la propiedad Real sobre efectos militares. En las Adiciones dictadas en 1757 para modificar la Instrucción de 1721, la letra R. viene ya mencionada como «marca Real» que deberá señalar los cañones de las armas junto con las iniciales correspondientes a las fábricas que siguen siendo la C. y la S. para Cataluña y Silillos, pero que tras aquellas Adiciones pasaba a ser la P. (de Placencia) para Vizcaya. Otras disposiciones fijadas eran la de estampar sobre cada arma la fecha de fabricación así como en los fusiles y bayonetas un número de orden que sería idéntico para ambos y cuya finalidad primordial era la de hacer inconfundible la bayoneta destinada a cada fusil. No son mencionadas en las Adiciones de 1757 las marcas destinadas a permitir la identificación del examinador responsable en la aceptación del arma, pero si en documentación fechada en 1761 se precisa que aparecerá marca del examinador en la platina de la llave, en la caja y en el cañón, en este último después de las letras !EX. Esta marca estaba compuesta normalmente por la letra inicial del apellido del examinador pero en ocasiones viene formada por grupos de dos o tres letras (3 a 11); hasta el momento no ha sido asequible documentación que permita identificar hoy las marcas utilizadas por los distintos examinadores de que se tiene noticia. Las letras EX que en los cañones preceden a la marca del examinador, tienen su razón de ser en los dos tiempos que requería su aceptación, e indicaban que el cañón había superado su examen inicial al que seguiría la prueba del disparo de rigor tras la que el examinador estamparía su marca. Raramente aparecen las letras EX sobre la llave, caja o aparejos en los que el examen y la hipotética prueba se harían a un mismo tiempo; en las bayonetas ya es más usual pues al examen debía seguir una prueba de forzado para constatar temple y calidad. El hecho de que la marca del examinador sea normalmente la misma en cada arma para cañón, llave y caja, descarta la posibilidad de que dicha marca identificara a cada examinador de los respectivos gremios ya que señala como propietario a un único sujeto al que se responsabilizaría del examen y aceptación del arma completa; igualmente y dado que parte tan primordial del arma como es la llave carezca hasta ya iniciado el siglo XIX de otras marcas que las del artífice y el examinador, da a esta última marca un indiscutible carácter de «marca Real». Tras la fundación de las fábricas asturianas y siguiendo la norma establecida, las letras O. y T. pasaron a señalar, diferenciándolos, los distintos efectos producidos en Oviedo y Trubia, pero durante la Guerra de la Independencia lo accidentado de la producción relajaría las disposiciones y se omitiría en muchos casos marcar las armas o se señalarían con marcas irregulares como la localizada correspondiente a la Fábrica de Valencia (12) o la de la Fábrica de El Ferrol (13), si bien esta última pudiera corresponder a conflicto más moderno, tal vez a la intervención francesa de 1823. Igualmente lo precario de la existencia de la Fábrica de Placencia en el período comprendido entre 1794 y 1844 hizo posible en ocasiones una relativa independencia de Eibar del centro placentino, y explica la aparición de la marca EIBAR sin referencia a la Fábrica de Placencia en armamento fechado en la década de 1880. Con las indicadas excepciones, las disposiciones relativas a marcas tal como quedaban expuestas en las Adiciones de 1757, no sufrieron modificación hasta la tercera década del siglo XIX la letra R. (14) aparece sobre, las cajas a la altura de la garganta y en los cañones, y en estos últimos aparece también la letra indicativa de origen, la fecha y el número de orden que figura también en las bayonetas; en las llaves Modelo 1753 y 1757 suele figurar también el año, pero este dato desaparece con la adopción de la llave española en 1789 y no se inicia su regreso hasta la década de 1830. En la década de 1840 se generaliza la estampación en la platina de las llaves del indicativo de origen, la fecha de fabricación y el número de orden; de estas marcas las dos primeras sólo aparecían en la década anterior en las llaves producidas en Oviedo, y la tercera era exclusiva de los cañones en la totalidad de la producción nacional. La letra R. desaparece como «marca Real» y el número de orden pasa a figurar también en la caja y en algunas piezas del aparejo, principalmente en la plancha del guardamonte y en la cantonera; la fecha de fabricación figura únicamente en el cañón, llave y caja. En la producción asturiana la letra T. bajo una corona (15) mantiene su indicativo de la Fábrica de Trubia y aparece en los cañones y bayonetas que constituían producción de aquellos talleres, Oviedo mantiene como indicativo la letra O. bajo la corona (16) que señala la platina de las llaves, y un sello con corona y fecha en las cajas (17). Placencia, que como centro de la Fábrica Vasca es reorganizada en 1844, pasa a marcar las llaves con la Cifra de Isabel II y las letras F.E.P. (18), esta marca se mantiene para la producción vascongada hasta el inicio de la década de 1850, en la que para evitar desplazamientos a los eibarreses se instaló un centro de recepción y prueba en Eibar,

adoptándose entonces una nueva marca en dos versiones, que a la Cifra de Isabel II unían el letrero ARTILLERÍA referenciando al Cuerpo Director de la Fábrica y los letreros EIBAR (19) o PLACENCIA (20) para identificar respectivamente el armamento recepcionado en cada centro. Dichas marcas aparecen sobre las platinas de las llaves de los fusiles, carabinas y tercerolas, pero en las correspondientes a pistolás que por ser de más reducido tamaño no la admitirían, la Fábrica de Placencia utiliza únicamente la corona (21) e independientemente otra marca indicativa de prueba formada por la letra V con una corona (22); sorprendentemente no se hace referencia en ellas al centro de recepción. La producción de la Fábrica de Placencia había sido suministrada hasta el año 1856 por los gremios, pero en estafecha el industrial José Ybarra inicia las entregas de fusiles del Modelo 1854 para los que ha obtenido contrata independiente, y los centros receptores de Eibar y Placencia decidieron diferenciar esta producción señalándola únicamente con la marca de prueba (22) y el nombre EIBAR o PLACENCIA según correspondiera la entrega. No satisfecha la Dirección de Artillería con esta variación introducida, reestructuró las normas relativas a marcas en Circular de 27/5/1858, fijando la corona y el anagrama formado por las letras A.R. (indicativo de Artillería) como comunes a todas las fábricas; en Trubia (28) y en Oviedo (24) el sistema gremial había dejado paso al salarial y desaparece toda referencia al artesano, y en Placencia se adopta nuevamente la letra P. como indicativo de origen (25) adoptando la letra E. Eibar (26); junto a éstos debe aparecer también el apellido del suministrador si es contratante precedido de la letra C. o precedido de la letra L. si es rematarte de lote subastado a gremio. Esta reglamentación se mantiene en Eibar y Placencia hasta el año 1861, a partir del cual desaparece toda marca que referencie la Fábrica vascongada; en Trubia el traslado de los talleres a Oviedo en 1864 supone también la desaparición de su marca y en Oviedo persiste, señalando también los cañones a partir de 1864, para sufrir una ligera variación en la producción de los modelos Remington (27). Las marcas de examinadores se mantienen, pero en este periodo sufren una notable disminución de tamaño siguiendo constituidas por una o dos letras bajo una corona o dentro de un circulo (28-29). MARCAS DE DESTINO En ocasiones figuran sobre el armamento reglamentario español marcas que hacen referencia a los regimientos a que fue destinado; estas marcas aparecen grabadas a buril preferentemente y ocupando diversas partes del arara, como cañón, bayoneta, caja o piezas del aparejo; la carencia de una normativa general hace suponer que en su mayoría fueron ejecutadas en los cuarteles de los regimientos. Un ejemplo de estas marcas nos lo ofrece el Catálogo del Museo de Artillería (ed. 1911) en la descripción del fusil número 1969, marcado en el portavis «Gs.Es.6.°.Bn.5.a.Ca.N.° 66» y que correspondía al soldado número 66 de la 5' Compañía en el 6.° Batallón del Regimiento de Guardias Españolas. MARCAS DE ARTESANO: En el armamento reglamentario las marcas de artesano no tienen el interés que suponen en el armamento civil o deportivo, ya que en su producción para la Real Fábrica. el artesano debe ajustarse a un modelo y carece de iniciativa para introducir las variaciones que su maestría le dicte, siendo la Fábrica según el rigor con que establezca el examen la que fijará la calidad de la producción. Según documentación fechada en 1761, la marca del artesano debe buscarse en la ochava del cañón sobre el fogón, en el rabillo de la platina de la llave y en el encaro de la parte de afuera de la caja, quedando así establecida la localización de las marcas del cañonista, llavero y cajero o encepados. Ofrecer una relación de artesanos con sus marcas escapa a las posibilidades de este trabajo y presupondría un estudio de la organización gremial que apartaría del tema de la obra, por lo que me limitaré a ofrecer relación de aquellos cuya categoría industrial lo justifique. Asimismo me referiré aquí a las marcas utilizadas por la Fábrica de Toledo en su producción de bayonetas, por considerarlo más adecuado para su exposición. FABRICA DE TOLEDO: La Fábrica de Toledo se inicia en la producción de bayonetas con los modelos de machete para Artillería de 1858 y 1861 así como con el sable bayoneta Modelo 1858 para Infantería de Marina, que son marcados FABRICA DE TOLEDO seguido del año de fabricación. La producción de bayonetas en Toledo durante el período de reglamentariedad del armamento Remington es muy escasa y se limita a versiones experimentales que en la década

de 1880 pasan a marcarse ARTILLERÍA - FABRICA DE TOLEDO con el año de fabricación, no apareciendo referencia al cuerpo de Artillería en los escasos modelos examinados con fechas anteriores a la indicada. La marca ARTILLERÍA - FABRICA DE TOLEDO con el año de fabricación se mantiene en la producción inicial del cuchillo bayoneta Modelo 1893 (30-31) hasta ser sustituida por la aprobada por R.O. de 24/11/1906 (32) en la que desaparece la fecha de fabricación. Una nueva marca, ésta (33) aprobada por R.O. de 7/4/1920, sustituye a la anterior y pasa a señalar en su mayoría la producción de machetes bayoneta Modelo 1913. YBARZABAL: Las noticias más antiguas sobre esta fábrica eibarresa aparecen en documentación- fechada en 1784, su fundador, Ignacio María de Ybarzábal era en 1798 «Apoderado general de los cuatro Gremios de Eibar» y suministraba armas de fuego, bayonetas, espadas y cartucheras. En 1815, el entonces propietario de la fábrica, Gabriel Benito de Ybarzábal, contrato por diez años el suministro de empuñaduras y vainas de sable que debían entregarse en la Fábrica de Toledo, y su sello (34) aparece también sobre cañones del modelo de pistola para Carabineros Reales. En la década de 1830 la Fábrica de Toledo comenzó a autoabastecerse de empuñaduras y vainas de sable, y en fechas posteriores la marca de Ybarzábal aparece únicamente en los cañones de la pistola para Guardias del Real Patrimonio (35) y en la carabina para Peones Camineros del tercer modelo '(36), en cuyo cañón aparece también la marca de pruebas del Banco de Eibar en el periodo 1865/ 1873 (37). La fábrica Ybarzábal desapareció al fallecer el último descendiente de la familia, Ignacio de Ybarzábal, en 1891. YBARRA. - El industrial José Ybarra, vecino de Placencía, contrató en 1856 la entrega en el plazo de cuatro años, de 20.000 a 24.000 fusiles del Modelo 1854 que ofreció construir al precio de 154 Rs. Vn. cuando los gremios no aceptaban fabricarlos por menos de 176 Rs. 17 Mrs. Probablemente Ybarra contrataría otros talleres además de contar con el suyo propio instalado en Placencia, para poder conseguir la producción fijada, ya que esta producción no fue recepcionada únicamente en Placencia sino también en Eibar; su marca la constituía en las entregas iniciales el letrero CONTR.YBAR. pero tras la Circular de 27/5/1858 la marca. pasó a ser C.YBARA. Con fechas posteriores a la contrata de fusiles Modelo 1854, aparecen con marcas de Ybarra carabinas de Peones Camineros (38) y carabinas rayadas Modelo 1857 para Cazadores (39). ALDASORO: Nada se sabe acerca de la fábrica que poseería Juan Aldasoro para permitirle contratar la fabricación de carabinas rayadas Modelo 1858 para Infantería de Marina en los años 1860 y 1861. Estas armas son las únicas reglamentarias que presentan su marca, constituida por el letrero ALDASORO, sin referencia a la localidad en que estuviera enclavada la fábrica ni el centro que se encargó la recepción de este armamento, que si aparece contraseñado con un punzón en forma de ancla (40) que supondrá el indicativo de aceptación por parte de la Armada. Z.Y.i Comp.a: la marca de esta compañía (41) figura sobre carabinas rayadas Modelo 1857/59, fusiles Modelo 1859 y bayonetas de cubo Modelo 1857 que aparecen fechados en el trienio 1863/1865. No habiendo localizado documentación alguna que ofrezca noticia de esta compañía sólo cabe apuntar fuera formada por varios armeros de la zona vascongada que se asociarían para atender contratas de armamento para el Ejército. EUSCALDUNA: La denominada «Gran fábrica Euscalduna» dedicada a la producción de armas de guerra portátiles de fuego se fundó en Placencia el año 1860 iniciándose su producción en 1862 que se mantendría ininterrumpida hasta el año 1873 que fue ocupada por el General carlista Lizarraga. Según Memoria de la fábrica en el período 1862/ 1873 se produjeron 30.000 fusiles Chassepot para el Imperio Francés y 70.000 fusiles para el Ejército Español, que pese a no aparecer especificados por modelos deberían corresponder a los reglamentarios del periodo 1857/1861; el hecho de que con marca de Euscalduna no haya localizado nunca un modelo reglamentario de avancarga conduce a la sospecha de que la producción inicial de esta fábrica no se marcara con el nombre de la misma, sino tal vez con el

del responsable de la contrata con el Ejército que podría ser «Z.Y.i Comp.a» (41). Si presentan la marca EUSCALDUNA-PLACENCIA las versiones del fusil experimental Núñez de Castro y diversas versiones no reglamentarias de fusiles y carabinas sistema Remington; en 1872 la Euscalduna inició la producción de una contrata de 30.000 fusiles Remington para el Ejército Español pero la ocupación carlista de 1873 impidió que tal contrata llegara a cumplimentarse y finalizada la Guerra Carlista y sin conseguirse nuevos pedidos de armamento para nuestro Ejército la fábrica fue adquirida por capital extranjero. MARCAS EN EL ARMAMENTO DE IMPORTACIÓN Los países que suministraron armamento portátil de avancarga al Ejército Español fueron Inglaterra y Bélgica, a los que me refieriré individualmente ajustándome a las marcas de los modelos recepcionados. INGLATERRA. - De origen inglés llegaron a España modelos de chispa y modelos de pistón; los primeros presentan normalmente en la platina de la llave la inscripción TOWER, la corona con la Cifra de Jorge III (42), la marca de aceptación (43) y la marca del examinador (44). Los cañones presentan la marca de prueba (45) la marca de aceptación (46) y la qué identifica al examinador (44); sobre las cajas suele aparecer también la marca de aceptación (47) con las letras B.O. (Board of Ordenance); mientras que las bayonetas presentan marca del fabricante y de examinador. En el armamento de pistón, versiones del modelo Enfield, se diferencian las armas que se ajustan a modelos reglamentarios ingleses y las que lo hacen a modelos reglamentarios españoles, presentando ambos en común los cañones marcados en el Banco de Pruebas de Birmingham (48-49-50). Las armas que se ajustan a modelos españoles presentan la marca GLUKMAN (51), firma a la que fueron contratadas, y punzones correspondientes a los examinadores españoles que certificaron su aceptación. Las armas de modelos ingleses presentan en la platina la inscripción TOWER con fechas correspondientes a la década de 1860 y una corona (52) sin Cifra Real. Ninguna de éstas presenta marcas de aceptación del Gobierno Inglés así como tampoco las bayonetas, que corresponden a modelos ingleses apareciendo en algunas la marca del fabricante KIRSCHBAUM (58) de Solingen. Otra característica de las armas que se ajustan a modelo inglés es la de no presentar marca de los examinadores españoles y sí únicamente un sello en la caja con la inscripción REPUBLICA ESPAÑOLA (54). BELGICA. - El armamento de origen belga recepcionado fue únicamente de pistón, pero en él se distinguen también modelos que se ajustan a los reglamentarios españoles y otros que no, presentando todos marcas del Banco de Prueba de Lieja en los cañones (55-56). Las armas que no se ajustan a modelos españoles presentan generalmente la marca «P.J. MALHERVE & CIE», pero hay otros sin marcas o con punzones inidentificados. (57-58-59) Las armas que se ajustan a modelos españoles presentan la marca FALISSE & TRAPMANN, firma a la que fueron contratadas, y punzones correspondientes a los examinadores españoles que certificaron su aceptación. Existen también pistolas Modelo 1859 para Caballería con pruebas del Banco de Lieja que no presentan marca de fabricante y sí únicamente las letras F.T. dentro de un circulo ovalado (60) sobre el cañón; cabe la posibilidad de que esta marca corresponda también a Falisse & Trapmann. LIBRO N.° 2 MODELOS PORTÁTILES DE AVANCARGA 1839/1873 El armamento a pistón reglamentario español lo componen una serie de modelos en los que es fácil distinguir dos épocas características, la primera, que incluye los aparecidos hasta 1856, ofrece armas con piezas de latón en el aparejo y llaves con guardacebos; la segunda, que se inicia en 1857, presenta armas en los que las piezas de latón se eliminan, los aparejos tienden a estandarizarse y se adoptan llaves sin guardacebos. Durante todo el período de predominio del armamento de pistón, conviven con los modelos reglamentarios otros que sin serlo formaran también parte del armamento del Ejército o de cuerpos auxiliares, y que reunidos aquí en un apéndice completan la exposición de las armas a pistón de avancarga utilizadas.

MODELOS PORTÁTILES DE AVANCARGA ARMAMENTO DE PISTÓN PRIMERA ÉPOCA 1839/1856 La primera experiencia importante en vías de dotar al Ejército con armamento de pistón se realizó con la tercerola Modelo 1839 para Caballería, de la que en buen número de unidades no se terminaron según el modelo original, variándose su proceso de fabricación y haciéndose a pistón. En 1846 se adoptaron los primeros modelos reglamentarios a pistón y puede observarse que inicialmente la adopción del nuevo armamento no supuso para los modelos más que los cambios imprescindibles derivados de él: el cañón con bombeta y chimenea y la nueva llave de percusión Modelo 1846, con idéntica mecánica que las anteriores de chispa, eran las únicas diferencias que los distinguían de sus inmediatos antecesores. La evolución de los modelos en los años posteriores es pausada en lo que a su aspecto exterior respecta hasta que en 1854 se inician los cambios notables con la adopción de la llave de percusión Modelo 1854, dotada de cadeneta, y la gradual supresión de los llamativos aparejos de latón por otros menos vistosos de hierro. En su carácter efectivo la evolución se inicia en 1849 al adoptarse la carabina rayada con recámara de macho o vástago sistema Thouvenin, a la que siguen la carabina rayada Modelo 1851 y el mosquetón rayado Modelo 1852, para bala forzada sistema Minié, generalizándose el uso de la bala expansiva con la adopción de la carabina rayada Modelo 1855. Convive con el armamento de nueva fabricación el que se denomina «transformado» obtenido de convertir a pistón los anteriores modelos de chispa. Dado que la producción de armas difícilmente cubría las necesidades reales, la existencia en almacenes era prácticamente nula y las transformaciones únicamente podían realizarse en aquellas unidades que por su edad o estado deteriorado fueran destinadas a las fábricas para su recomposición; este proceso ocasionó que la recomposición y la transformación se realizaran conjuntamente en el período que va de 1847 a 1862, y que los fusiles de modelo inglés fueran transformados en mayor proporción que los españoles ya que en estos últimos la unificación del calibre de a 15 sólo hacía aprovechable el Modelo 1836. Las transformaciones originaron la aparición de tres modelos de llaves, el Modelo 1847, con guardacebos lateral aprovechando el muelle del rastrillo, el Modelo 1849 en el que el guardacebos y su muelle dependían de un cajetín soldado a la platina y el Modelo 1858, que no contaba con guardacebos. El hecho de conservar las armas transformadas con este último modelo sus aparejos de latón me hace incluirlo como excepción dentro de los correspondientes a esta primera época pese a su fecha de adopción. Lógicamente las transformaciones alcanzaron en proporción muy superior a los fusiles de Infantería que a las demás armas, y los modelos ingleses fueron mayormente transformados con llaves del Modelo 1847 y 1849. A las transformaciones reglamentarias se puso fin en enero de 1862, al ordenarse la venta previo desguace de todo el armamento de chispa que se conservara.

FUSIL TRANSFORMADO MODELO 1847 «INGLES» PARA INFANTERÍA LÁMINA 1 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAYONETA: Observaciones: 1.875 mm. 990 mm. 19 mm. El del fusil modelo «inglés» para Infantería, con bombeta soldada y chimenea. La del fusil modelo «inglés» para Infantería, transformada según Modelo 1847. Idéntica a la del fusil modelo «inglés» para Infantería. Los del fusil modelo «inglés» para Infantería. La del fusil modelo «inglés» para Infantería. Escasas unidades se han conservado de este primer modelo transformado, que sería de los reglamentarios a pistón también el primero en conocer el retiro.

FUSIL TRANSFORMADO MODELO 1849 «INGLES» PARA INFANTERÍA LÁMINA 1 Longitud total: CAÑÓN: 1.380 mm. Longitud del cañón: 990 mm. Calibre: 19 mm. El del fusil modelo «inglés» para Infantería, con bombeta soldada y chimenea. LLAVE: La del fusil modelo «inglés» para Infantería, transformada según Modelo 1849. CAJA: Siguiendo la línea del modelo «inglés» o adoptando la forma del modelo español. Los del fusil modelo «inglés» para Infantería. La del fusil modelo «inglés» para Infantería. La del fusil modelo «inglés» para Infantería. Existen dos versiones de este modelo con variante en el tipo de caja utilizado; a partir de 1850 los fusiles para Infantería recompuestos del modelo «inglés» pasaron a montarse en cajas con «culata llena» de modelo español; inicialmente eran montados con cajas según el original modelo inglés.

APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones:

FUSIL TRANSFORMADO MODELO 1858, PARA INFANTERÍA LÁMINA 1 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones: 1.884 mm. 994 mm. 19 mm. El del fusil español Modelo 1886 para Infante ría con bombeta soldada y chimenea. Del Modelo 1828, transformada según Modelo 1858. Idéntica a la del fusil español Modelo 1836 para Infantería. Los del fusil español Modelo 1836 para Infantería. La del fusil español Modelo 1836 para Infantería. La del fusil español Modelo 1836 para Infantería. A juzgar por las unidades conservadas, la transformación según los Modelos 1847 y 1849 alcanzó a mayor número de modelos ingleses que españoles, pero la de 1858 alcanzaría por igual a unos y a otros.

TERCEROLA MODELO EXPERIMENTAL DE 1839 PARA CABALLERÍA LÁMINA 3 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 985 mm. 630 mm. 19 mm. De similares características al del modelo original de 1839, dispone de bombeta forjada al mismo tiempo que el cañón en su mitad superior, y chimenea. Modelo 1828 que no ha sido terminada como tal, dotándosela con martillo percutor; carece de guardacebos. Idéntica a la de la tercerola Modelo 1889 para Caballería. Idénticos a los de la tercerola Modelo 1839 para Caballería. Idéntica a la de la tercerola Modelo 1839 para Caballería. El modelo que aparece diseñado, localizado en colección particular, presenta una abertura irregular entre la bombeta y la platina provocada por el contorno de esta última, adaptado a la ubicación de la cazoleta. En los modelos que figuran en la Colección del Museo del Ejército el contorno de la platina ha sido modificado para evitar esta irregularidad.

FUSIL MODELO 1846 PARA INFANTERÍA LÁMINA 3 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: 1.384 mm. 994 mm. 19 mm. De similares características al del fusil Modelo 1836 para Infantería, dispone de bombeta lateral forjada y chimenea. Modelo 1846. Idéntica a la del fusil Modelo 1836 para Infantería. Idénticos a los del fusil Modelo 1836 para Infantería. Idéntica a la del fusil Modelo 1836 para Infantería. De cubo, con anilla de bisagra y hoja de sección triangular con tres vaceos; sus dimensiones son: Longitud total: 564 mm. Longitud de hoja: 485 mm. Diámetro del cubo: 23 mm. Fuera de las variaciones obligadas por el diferente sistema, la única característica original del fusil Modelo 1846 para Infantería parece constituirla la anilla de bisagra de la bayoneta; este tipo de anilla es una particularidad que sólo encontramos referida en la bayoneta destinada a este modelo de fusil.

Observaciones:

TERCEROLA MODELO 1846 PARA CABALLERÍA LÁMINA 3 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 993 mm. 630 mm. 18 mm. De similares características al de la tercerola Modelo 1839 para Caballería, dispone de bombeta lateral forjada y chimenea. Modelo 1846. Idéntica a la de la tercerola Modelo 1839 para Caballería. Idénticos a los de la tercerola Modelo 1839 para Caballería. Idénticos a los de la tercerola Modelo 1839 Caballería. El calibre de la tercerola Modelo 1846 para Caballería, vuelve a ser el de la tercerola Modelo 1836; ésta es la única característica variante del Modelo 1846 sobre el de 1839 fuera de las variaciones obligadas por el diferente sistema.

CARABINA MODELO 1847 PARA MARINA LÁMINA 4 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: 1.169 mm. 780 mm. 18 mm. Idéntica a la de la tercerola Modelo 1839 para lo 1846 para Infantería. Modelo 1846. De similares características a la del mosquetón Modelo 1836 para Artillería. Idénticos a los del mosquetón Modelo 1836 para Artillería. Idéntica a la del mosquetón Modelo 1836 para Artillería. De cubo con anilla, hoja de sección triangular con tres voceos, sus dimensiones son: Longitud total: 510 mm. Longitud de hoja: 430 mm. Diámetro del cubo: 22 mm. La única referencia a este modelo la he encontrado en el Catálogo del Museo del Ejército, donde se apunta este destino a la carabina número 4566 de la Colección, sin indicar fecha de adopción.

Observaciones:

MOSQUETÓN RAYADO MODELO EXPERIMENTAL DE 1848 PARA ARTILLEROS MONTADOS LÁMINA 6 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: 945 mm. 572 mm. 18 mm. De ánima rayada con tres estrías helicoidales y vástago en la recámara sistema Thouvenin; alza de corredera y punto para la bayoneta situado en la mitad inferior. Modelo 1846. De similares características a la del mosquetón Modelo 1836 para Artillería. Difieren de los del mosquetón Modelo 1836 para Artillería, únicamente por no contar la planchuela del guardamonte con anilla porta mosquetón, ésta se sitúa en una planchuela de latón fija por dos tornillos a la caja. Atacador de forma cilíndrica con base cóncava y pasos de rosca en su extremo opuesto. De cubo con anilla, hoja de sección triangular con tres vaceos; sus dimensiones son: Longitud total: 450 mm. Longitud de la hoja: 380 mm. Diámetro del cubo: 22 mm. Un ejemplar localizado en la Colección del Museo Militar del Castillo de Montjuich, otra figura en la Colección del Museo del Ejército (n.° 2069).

BAQUETA: BAYONETA:

Observaciones:

CARABINA RAYADA MODELO 1849 PARA ARTILLERÍA LÁMINA 4 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: 1.234 mm. 840 mm. 17,41 mm. De ánima rayada con cuatro estrías helicoidales y vástago en la recámara sistema Thouvenin. Exteriormente no difiere del cañón del fusil Modelo 1846 para Infantería. Modelo 1846. De similares características a la del fusil Modelo 1846 para Infantería. Carece de cepote que tiene sustituido por un tornillo, y la plancha guardamonte no cuenta con anilla portacarabina, ésta se sitúa en una planchuela de latón fija a la caja con dos torni llos. En sus demás características los apare jos de la carabina rayada Modelo 1849 son idénticos a los del fusil modelo para Infantería Modelo 1846. Atacador de forma cilíndrica. con base cónca va y pasos de rosca en el extremo opuesto. De cubo con anilla, hoja de sección triangular con tres vaceos; sus dimensiones son: Longitud total: 580 mm. Longitud de la hoja: 500 mm. Diámetro del cubo: 22 mm. El único ejemplar localizado figura en la Colección del Museo del Ejército (n .o 2028).

BAQUETA: BAYONETA:

Observaciones:

CARABINA RAYADA MODELO 1851 PARA ARTILLERÍA Y CAZADORES LÁMINA 5 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: 1.232 mm. 840 mm. 14,8 mm. De ánima rayada con cuatro estrías helicoidales, ochavado en su recámara, con alza de corredera graduada de 100 a 1.000 varas y punto para bayoneta situado en su mitad superior, sobre el que aparece el punto de mira. Modelo 1846. De similares características a la de la carabina rayada Modelo 1849. La abrazadera de trompetilla no dispone de punto de mira, por lo demás los aparejos de la carabina rayada Modelo 1851 son idénticos a los de la carabina rayada Modelo 1849. Atacador de forma cilíndrica con base cóncava y pasos de rosca en el extremo opuesto. De cubo con anilla, hoja de sección triangular con tres vaceos, sus dimensiones son: Longitud total: 544 mm. Longitud de la hoja: 464 mm. Diámetro del cubo: 20 mm. La carabina rayada Modelo 1851 fue adoptada inicialmente para Artillería y su se identifica fácilmente debido a que el taladro de su nariz está cortado en cuña para permitir el paso del punto de mira. La bala utilizada era de las denominadas «forzadas», con forma cilíndrico ojival y hueco cónico en la base donde se encastaba el casquillo de hierro que provocaba el forzamiento en el momento del disparo.

LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA:

Observaciones:

FUSIL MODELO 1851 PARA INFANTERÍA LÁMINA 5 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAYONETA: 1.384 mm. 994 mm. 19 mm. Difiere del correspondiente al fusil Modelo 1846 únicamente por contar con el punto para la bayoneta en su mitad superior, de forma que hace a la vez de punto de mira. Modelo 1846. Idéntica a la del fusil Modelo 1846 para Infantería. La abrazadera de trompetilla carece de punto de mira, las demás piezas son idénticas a las del fusil Modelo 1846 para Infantería. BAQUETA: Idéntica a la del fusil Modelo 1846 para Infantería: Similar a la del fusil Modelo 1846 para Infantería, la anilla no es de bisagra y el canal del cubo va situado en el lado opuesto a aquel modeló. Sus dimensiones son: Longitud total: 564 mm. Longitud de la hoja: 485 mm. Diámetro del cubo: 23 mm. La única diferencia que ofrece el fusil Modelo 1851 para Infantería, sobre el Modelo 1846 se encuentra en la nueva localización del punto de mira; en la bayoneta sólo la no utilización de anilla de bisagra constituye novedad, ya que la diferente situación del canal está obligada por la nueva localización del punto en el cañón. CARABINA MODELO 1851 PARA CORNETAS LÁMINA 5 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: 1.073 mm. 706 mm. 19 mm. De similares características al del fusil Modelo 1846 para Infantería. Modelo 1846. De similares características a la de la carabina Modelo 1847 para Marina. Idénticos a los de la carabina Modelo 1847 para Marina. Idéntica a la de la carabina Modelo 1847 para Marina. De cubo con anilla, hoja de sección triangular con tres vaceos; sus dimensiones son: Longitud total: 370 mm. Longitud de la hoja: 306 mm. Diámetro del cubo: 23 mm. La plaza de cornetas era cubierta por soldados muy jóvenes a los que acarrear un fusil resultaría en ocasiones imposible, por lo que se les dotó de esta versión corta del fusil para Infantería que es la carabina para Cornetas. Con anterioridad a 1845 existía la costumbre de que los jefes de los regimientos ordenaban acortar a su albedrío los fusiles destinados a los sargentos, gastadores y cornetas, pero a partir de este año se prohibe esta costumbre y se ordena que sólo los cornetas cuenten con carabinas. Con anterioridad a 1851 existieron sin duda otros modelos de carabinas destinados a la plaza de cornetas, que serían versiones reducidas del fusil para Infantería, pero el modelo 1851 es el que más aparece reseñado en la documentación consultada; fue la última carabina reglamentaria con este destino.

Observaciones:

Observaciones:

MOSQUETÓN RAYADO MODELO 1852 PARA ARTILLERÍA 942 mm. 574 mm. 14,8 mm. De ánima rayada con cuatro estrías helicoida les, ochavado en su recámara, con alza de co rredera graduada hasta 700 varas y punto de mira. LLAVE: Modelo 1846. CAJA: De características similares a la de la carabina Modelo 1851 para Cornetas. APAREJOS: Difieren de. los de la carabina rayada Modelo 1851 únicamente por contar con sólo dos abrazaderas, la primera con anilla portamosquetón y la segunda de trompetilla. BAQUETA: De características idénticas a la de la carabina rayada Modelo 1851. Observaciones: Los únicos ejemplares localizados figuran en la Colección del Museo del Ejército (n.° 2073), indicándose en la edición de 1856 de su Catálogo General que fueron destinados a Artillería Montada y de Montaña. Utilizaba idéntica munición que la carabina rayada Modelo 1851 pero con menor carga. TERCEROLA MODELO EXPERIMENTAL DE 1854 PARA CABALLERÍA LÁMINA 6 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: 940 mm. 573 mm. 15 mm. De ánima lisa, ochavado en recámara y con alza de corredera idéntica a la del mosquetón rayado Modelo 1852, careciendo de punto de mi ra y siendo por lo demás similar al cañón de la tercerola Modelo 1846 para Caballería. Modelo 1846. Idénticos a los de la tercerola Modelo 1846 para Caballería. De similares características a la de la tercerola Modelo 1846 para Caballería. De similares características a la de la tercerola Modelo 1846 para Caballería. La existencia de este modelo, localizado en colección particular, es sorprendente, ya que dotar con la misma alza que el mosquetón rayado una tercerola con cañón de ánima lisa no parece lógico. No ha sido asequible documentación alguna referente a este modelo. LÁMINA 6 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN:

LLAVE: APAREJOS: CAJA: BAQUETA: Observaciones:

PISTOLA MODELO 1852 PARA CABALLERÍA LÁMINA 7 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 345 mm. 194 mm. 18,32 mm. Ochavado en su recámara, con presilla de fijación para la cureña de articulación de la baqueta. Modelo 1846. Entera, de línea que recuerda no obstante a la de la pistola Modelo 1843 para Caballería, con la puerta protegida por un casquillo. Similares a los de la pistola Modeló 1843 para Caballería, añadiéndose el casquillo de latón que protege la puerta de la caja. Con articulación de cureña, similar a la de las tercerolas para Caballería. Con la pistola modelo 1852 para Caballería se inicia ya una evolución en la línea del arma; no se puede decir como en los modelos expuestos con anterioridad que éste sea el de 1843 con diferente sistema, la simple prolongación de la caña y el casquillo de latón de la puerta le da un aspecto completamente nuevo. PISTOLA MODELO 1852 PARA MARINA LÁMINA 7 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: 805 mm. 151 mm. 18,32 mm. Ochavado en su recámara, con dos presillas para fijación a la caja y de la cureña de articu lación de la baqueta. Modelo 1846. Toma como patrón la de las pistolas inglesas de la Marina. En latón la cantonera, el guardamonte, la boquilla del baquetero, la planchuela de protección de la puerta de la caja y el portavis. Carece de gancho en el portavis y cuenta con una anilla de hierro en la cantonera. De características idénticas a la de la pistola Modelo 1852 para Caballería. El Modelo de pistola de 1852 para Marina es el primero de este cuerpo cuya identificación no ofrece dudas, sin que ello suponga más que una curiosidad vemos se repetirá en él la constante que en los anteriores, las características de la pistola Modelo 1753 para Marina aparecen en la pistola Modelo 1789 para Caballería; las de la pistola Modelo 1789 para Marina en las de Caballería de 1801 y 1807; las características de este Modelo 1852 aparecerán en la pistola rayada Modelo 1859 para Caballería.

BAQUETA: Observaciones:

MACHETE BAYONETA PROYECTO LORIGA DE 1852 LÁMINA 4 Longitud total: 610 mm. Longitud de la hoja: 490 mm. Ancho máximo de la hoja: 40 mm. Diámetro del ojo: 20 mm. Hoja recta sin vaceos con lomo y filo excepto en la punta, que es de dos filos, la guarnición en hierro y la empuñadura va forrada de cuero con torzal de alambre. La vaina en cuero con brocal y contera de latón. El único modelo localizado figura en la Colección del Museo del Ejército (n.° 1719) indicándose en Catálogo que fue modelo propuesto por Santiago Loriga en 1852.

Observaciones:

FUSIL MODELO 1854 PARA INFANTERÍA 1.369 mm. 995 mm. 19 mm. Idéntico al del fusil Modelo 1851 para Infantería. Modelo 1854. De características similares a la del fusil Modelo 1846 para Infantería, carece de muelles para fijación de las abrazaderas y cuenta con casquillo protector en la puerta. APAREJOS: En latón el arco del guardamonte y el casquillo de la puerta de la caja; las abrazaderas en hierro abiertas por su mitad y cerradas mediante tornillo a presión sobre la caja, lo que permite la supresión de los muelles de fijación. En la segunda abrazadera se encuentra la anilla portafusil, la otra anilla está en el pie del arco del guardamonte, fijo a la plancha mediante tornillo. Carece de portavis, la llave se fija mediante un tornillo pasador con roseta y un pasador en cuña fijo a la caja. BAQUETA: La varilla tiene próximo al atacador, un abultamiento que ejerciendo presión sobre las pa redes del baquetero pretendía la supresión de su muelle, pero visto que no daba el resultado apetecido se incluyó también el muelle indicado. BAYONETA: De cubo con anilla similar a la del fusil Modelo 1851 para Infantería, pero con la base del cubo cortada en diagonal; sus dimensiones son: Longitud total: 567 mm. Longitud de la hoja: 488 mm. Diámetro del cubo: 23 mm. Observaciones: El fusil Modelo 1854 para Infantería presenta gran cantidad de novedades, algunas se mantienen en modelos posteriores, otras nacen y mueren con él; el hecho de que el cañón fuera en definitiva el del fusil Modelo 1846 pone en evidencia que su efectividad en fuego no podía ser superior a la de aquel, y lo muestra pese a todo como un arma anticuada ya en el momento de ser adoptada. LÁMINA 8 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA:

CARABINA RAYADA MODELO 1855 PARA EL EJERCITO LÁMINA 8 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: 1.282 mm. 995 mm. 14,8 mm. De ánima rayada con cuatro estrías helicoidales, ochavado en su recámara y con alza de planchuelas que en los modelos iniciales se graduó para 300, 600 y 900 varas y posteriormente a 250, 500 y 750 metros. Punto de mira situado sobre el de la bayoneta. Modelo 1854. Se inicia con este modelo la evolución de la línea de la caja en las armas largas, cuya va riación más sensible se localiza en la culata, más elegante por efecto de la nueva cantonera. En latón el arco del guardamonte y el casquillo de la puerta de la caja, en hierro las restantes piezas. Dos abrazaderas similares a las del fusil Modelo 1854 para Infantería, anillas portacarabina en la primera abrazadera y en la plancha del guardamonte respectivamente; la linea de la cantonera de patrón inglés. Similar a la de la carabina rayada Modelo 1851, pero con un taladro que atraviesa el atacador y facilita la acción del sacabalas con la introducción de una varilla. De características similares a la de la carabina rayada Modelo 1851; sus dimensiones son: Longitud total: 547 mm. Longitud de la hoja: 467 mm. Diámetro del cubo: 20 mm. En líneas generales la carabina rayada Modelo 1855 puede parecer el resultado de poner en práctica en un arma de este tipo las novedades aparecidas con el fusil Modelo 1854 para Infantería; cabe hacer notar que a esto se suma una vaga influencia inglesa que se hará más notable en modelos posteriores. Con esta carabina se generaliza ya para las armas rayadas la bala «expansiva» que sucede a la «forzada» tras una corta experiencia con la denominada «bala de vastago».

LLAVE: CAJA: APAREJOS:

BAQUETA: BAYONETA:

Observaciones:

TERCEROLA RAYADA MODELO 1855 PARA CABALLERÍA LÁMINA 9 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: 985 mm. 575 mm. 14,8 mm. De ánima rayada con cuatro estrías helicoida les, recámara ochavada y alza de planchuelas graduable a 200, 400 y 600 varas; carece de punto de mira y dispone de presillas para pa sador desplazable de fijación a la caña así como para la cureña de articulación de la baqueta. Modelo 1854. De similares características a la de la tercerola Modelo 1846 para Caballería. Similares a los de la tercerola Modelo 1846 para Caballería, careciendo de portavis; el gan cho se inicia en la roseta del tornillo pasador y finaliza en la abrazadera. Con atacador cilíndrico con base cóncava, tope en el extremo opuesto de la varilla y articulación de cureña al cañón. El único ejemplar localizado figura en la Colección del Museo del Ejército (n.° 4571).

LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones:

TERCEROLA RAYADA MODELO 1856 PARA CABALLERÍA LÁMINA 9 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: 941 mm. 575 mm. 14,8 mm. De ánima rayada con cuatro estrías helicoida les, recámara ochavada y alza de planchuelas graduable a 200, 300 y 400 metros, punto de mira y presilla de fijación de la doble cadeneta de articulación de la baqueta. Modelo 1854. Media caja, careciendo de casquillo protector en la puerta. Ninguno de sus componentes es ya en latón, la única abrazadera es de diseño similar a las aparecidas con el fusil Modelo 1854 y la cantonera de línea inglesa como la de la carabina rayada Modelo 1855. El gancho para las anillas es curvo, con sus extremos solidarios a la roseta del tornillo pasador de fijación de la llave y al casquillo de fijación de la cuña respectiva mente. Articulada al cañón con sistema de doble cadeneta, atacador cilíndrico con base cóncava, carente de taladro, y tope a rosca en el extremo opuesto. La característica más inconfundible de este modelo es su media caja, que aparece con él en este tipo de arma y se abandona ya en el siguiente, adoptado en 1857. Las otras novedades presentadas, como son el modelo de alza, el gancho curvo y la articulación de doble cadeneta para la baqueta, son características que se mantienen sin variación en los restantes modelos de tercerolas de avancarga.

LLAVE: CAJA: APAREJOS:

BAQUETA: Observaciones:

MOSQUETÓN RAYADO MODELO 1856 PARA ARTILLERÍA LÁMINA 9 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: 941 mm. 575 mm. 14,8 mm. De similares características al de la tercerola Modelo 1856 para Caballería, del que difiere únicamente al carecer de la presilla para fija ción de la articulación de la baqueta. LLAVE: Modelo 1854. CAJA: Idéntica a la de la tercerola Modelo 1856 para Caballería. APAREJOS: Se diferencian de los de la tercerola Modelo 1856 para Caballería, únicamente por carecer de gancho y contar con anillas portamosquetón, localizadas en la abrazadera y en la plancha del guardamonte respectivamente. BAQUETA: Con atacador cilíndrico de base cóncava, sin taladro, y pasos de rosca en el extremo opuesto. Observaciones: Con los modelos de 1856, los mosquetones y tercerolas pasan a ser una misma arma, sus diferentes destinos es la única causa de las variaciones que se presentan entre ambas. Esta estrecha relación se mantendrá ya en los restantes modelos de avancarga adoptados.

MODELOS PORTÁTILES DE AVANCARGA ARMAMENTO DE PISTÓN SEGUNDA ÉPOCA 1857/ 1861 Si en la primera época del armamento de pistón reglamentario puede apreciarse una originalidad en el aspecto de los modelos con respecto a los adoptados por otros países europeos, en esta segunda época el patrón sobre el que están concebidos es definitivamente inglés. Con la adopción de la carabina rayada Modelo 1857 para Cazadores, junto con el mosquetón y la tercerola de este mismo año, se inicia esta segunda época que puede caracterizarse, por su brevedad; tras el abandono de la llave de chispa la evolución de las armas de fuego se acelera en verdadera carrera y en pocos años los modelos de avancarga se hacen anacrónicos. Los nuevos modelos del año 1857 abandonan la llave con guardacebos para adoptar el modelo inglés de 1853, que sufre aquí una modificación en 1859 al introducírsele la reforma proyectada por Antonio Ankerman. El estriado de los cañones es ya obligado en toda arma militar y cuentan con él el fusil Modelo 1859 para Infantería y la pistola de aquel mismo año para Caballería; un año antes y con ocasión de la Guerra de África se había procedido al rayado de gran cantidad de fusiles Modelo 1854 y posteriormente sufrieron igual operación algunas unidades de los Modelos de 1846 y 1851. A partir de 1857 las armas con cañón liso habían quedado anticuadas y únicamente los modelos de carabinas rayadas de 1851 y 1855 podían constituir armamento adecuado por lo que se proyectó su modernización con la supresión del guardacebos, que obligaba el cambio de la caja; a la carabina Modelo 1851 se le cambiaron también los aparejos de latón por otros de hierro, pero conservó como el Modelo 1855 su alza original, si bien en distinta posición y fija al cañón mediante abrazadera. Esta operación afectó parcialmente las unidades en existencia y a partir de 1861 buen número de las restantes se destinaron a los cuerpos de Artillería e Ingenieros dotándoselas con el machete bayoneta de aquel año. Al igual que en otros países europeos, en el armamento español de este periodo los machetes y sables bayoneta figuran en las versiones destinadas a Artillería, Ingenieros e Infantería de Marina, y es de hacer notar que si en el sable bayoneta no se mostró originalidad, los machetes bayoneta y sobre todo el modelo 1858 son genuinamente españoles. La necesidad de renovar el armamento en corto espacio de tiempo y la imposibilidad de que la industria nacional consiguiera la producción necesaria para ello obligó a recurrir a fabricantes extranjeros, contratándose la ejecución de la carabina Modelo 1857 así como fusiles y pistolas Modelo 1859 a las firmas GLUKMAN de Birmingham y FALISSE & TRAPMANN de Lieja, que pese a producir estos modelos con el patrón español introdujeron algunas variantes centradas principalmente en el empleo de elementos de latón en el aparejo; única excepción la constituye la pistola Modelo 1859 para Caballería fabricada, probablemente por FALISSE & TRAPMANN siguiendo rigurosamente el modelo aprobado en España. Cabe, pues, distinguir en los modelos reglamentarios de este período dos variantes que las constituyen el armamento de fabricación nacional que se ajusta al patrón español, y el de origen inglés o belga, que se caracteriza por los elementos de latón del aparejo así como por fijar el alza del cañón mediante soldadura, a diferencia de la producción de Oviedo que lo hace con abrazadera.

CARABINA RAYADA MODELO 1857 PARA CAZADORES 1.281 mm. 841 mm. 14,8 mm. De ánima rayada con cuatro estrías helicoidales, recámara ochavada y punto de bayoneta en su mitad superior, sobre el que aparece el punto de mira. Alza de corredera y puente escalonado ascendente sujeta mediante abrazadera y graduada de 200 a 900 metros. LLAVE: Modelo 1857. APAREJOS: Ninguna de sus piezas es de latón, pero su diseño es similar a todos los que componen el aparejo de la carabina rayada Modelo 1855. Al ir la llave fija mediante dos tornillos pasadores son dos las rosetas con que cuenta el modelo. BAQUETA: Con atacador cilíndrico cubierto en sus dos tercios por una faja de latón cuya finalidad es evitar puedan dañarse los filetes de las rayas y las paredes del ánima; el taladro del atacador queda en la parte no cubierta por la faja de latón. La varilla cuenta en el otro extremo con pasos de rosca. BAYONETA: Modelo 1857, de cubo con anilla y hoja de sección triangular con tres vaceos; sus dimensiones son: Longitud total: 540 mm. Longitud de hoja: 465 mm. Diámetro del cubo: 20 mm. Observaciones: La carabina rayada Modelo 1857 para Cazadores sufrió en los años 1858 y 1859 una serie de modificaciones que variaron el calibre y cambiaron el alza y los aparejos sin que oficialmente cambiara su denominación; para facilitar la comprensión de tales variaciones he denominado Modelo 1857/59 aquel que las reúne todas, debo no obstante dejar constancia de que tales modificaciones se introdujeron en la fabricación del arma paulatinamente y existen unidades que reuniendo elementos de las dos versiones indicadas constituyen en sí nuevas variaciones del mismo modelo. TERCEROLA RAYADA MODELO 1857 PARA CABALLERÍA 963 mm. 574 mm. 14,8 mm. Similar al de la tercerola rayada Modelo 1856, del que difiere por no tener el alza fija, sino sujeta mediante abrazadera. En sus demás características el alza es idéntica a la de la ter cerola rayada Modelo 1856. LLAVE:: Modelo 1857. CAJA: Entera, con casquillo protector en la puerta. APAREJOS: Idénticos a los de la tercerola rayada Modelo 1856, con adición del casquillo de la puerta de la caja, idéntico al de la carabina rayada Modelo 1857. BAQUETA: De idénticas características a la de la tercerola rayada Modelo 1856, pero las paredes del atacador están cubiertas por una faja de latón. Observaciones: Pese a que con las abrazaderas cerradas a presión con tornillo se pretendía la supresión de muelles fijadores en la caja, la tercerola rayada Modelo 1857 así como su, segunda versión Modelo 1857/59 dispusieron de este muelle de fijación, pudiendo considerarse única excepción en los modelos de esta segunda época del armamento de pistón. MOSQUETÓN RAYADO MODELO 1857 PARA ARTILLERÍA LÁMINA 1 Longitud total: 963 mm. LÁMINA 1 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LÁMINA 1 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN:

Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN:

LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones:

574 mm. 14,8 mm. Similar al del mosquetón rayado Modelo 1856 del que difiere por no tener el alza fija, sino sujeta mediante abrazadera. En sus demás características el alza es idéntica a la del mosquetón rayado Modelo 1856. Modelo 1857. Idéntica a la de la tercerola rayada Modelo 1857. Idénticos a los del mosquetón rayado Modelo 1856, con adición del casquillo de la puerta de la caja, idéntico al de la carabina rayada Modelo 1857. De idénticas características a la del mosquetón rayado Modelo 1856, pero las paredes del atacador están cubiertas por una faja de latón. Las modificaciones introducidas en la carabina rayada Modelo 1857 lo fueron también en la tercerola y el mosquetón del mismo año, si bien en éstos no varió el alza original. Como con la mencionada carabina se denominará aquí como Modelo 1857/59 aquellas unidades de tercerola y mosquetón que presenten la totalidad de las modificaciones introducidas.

CARABINA RAYADA MODELO 1858 PARA INFANTERÍA DE MARINA LÁMINA 2 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: 1.231 mm. 841 mm. 14,8 mm. De similares características al de la carabina rayada Modelo 1857 para Cazadores, del que difiere por contar con excéntrica y tope en su extremo para el engarce del sable bayoneta. Modelo 1857. De similares características a la de la cara bina rayada Modelo 1857 para Cazadores; la caña algo más corta por requerirlo así el engarce del sable bayoneta. Los de la carabina rayada Modelo 1857 para Cazadores con excepción del arco y plancha del guardamonte, que corresponde ya al modelo que se estandarizará para todas las armas largas a partir de 1859. Idéntica a la de la carabina rayada Modelo 1857 para Cazadores. Sable bayoneta Modelo 1858 para Infantería de Marina; empuñadura de latón con canal resorte y muelle, cruz de hierro con ojo y hoja de doble curvatura con filo, lomo y vaceos; sus dimensiones son: Longitud total: 680 mm. Longitud de la hoja: 565 mm. Ancho máximo de la hoja: 30 mm. Diámetro del ojo: 20 mm. En la carabina rayada Modelo 1858 para Infantería de Marina vemos repetidas las características generales de la destinada a Cazadores, pero se ha iniciado la inclusión de las modificaciones que en aquélla provocaban la aparición del que denominaremos Modelo 1857/59.

BAQUETA: BAYONETA:

Observaciones:

CARABINA RAYADA MODELO 1857/59 PARA CAZADORES LÁMINA 2 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones: 1.231 mm. 841 mm. 14,4 mm. Cambia la forma de la bombeta así como 'el alza, adoptándose un nuevo modelo de corredera y escalones descendentes en versión para carabina, graduable de 200 a 900 metros. Modelo 1857/59. De similares características a la de la carabina rayada Modelo 1857 para Cazadores. La cantonera y el arco y plancha del guarda monte de nuevo diseño inspirado en patrón inglés. Las restantes piezas no ofrecen variación con las del Modelo 1857. Idéntica a la de la carabina rayada Modelo 1857 para Cazadores. De cubo con anilla, Modelo 1857. Como ya se ha indicado la denominación Modelo 1857/59 no es oficial, la modificación del alza, el calibre, la bombeta del cañón y parte de los aparejos se introdujeron en la carabina rayada Modelo 1857 sin cambio de su denominación; aquí se ha optado por la nueva denominación para facilitar la comprensión.

CARABINA RAYADA MODELO 1858 PARA ARTILLERÍA LÁMINA 2 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: 1.231 mm. 841 mm. 14,4 mm. Idéntico al de la carabina rayada Modelo 1857/59 para Cazadores. Modelo 1857/59. De similares características a la de la carabina rayada Modelo 1858 para Infantería de Marina, pero la caña más corta aún, por requerirlo

APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA:

Observaciones:

así el engarce del machete bayoneta. Del modelo estandarizado en 1859, con dos abrazaderas. Idéntica a la de la carabina rayada Modelo 1857 para Cazadores. Machete bayoneta Modelo 1858 para Artillería, con empuñadura de latón, cruz de hierro con cubo y anilla y hoja alfanjada con filo, lomo y vaceos; sus dimensiones son: Longitud total: 578 mm. Longitud de la hoja: 435 mm. Ancho máximo de la hoja: 42 mm. Diámetro del cubo: 20 mm. Pese a que lógicamente el modelo inicial de la carabina rayada para Artillería del año 1858 debería tener las características de la destinada a Infantería de Marina del mismo año, con las salvedades obligadas por la distinta bayoneta, nunca he podido localizar un modelo así; cabe la posibilidad de que su puesta en fabricación sufriese un retraso y cuando se realizó se le introdujeron las modificaciones adoptadas en 1859.

FUSIL RAYADO MODELO 1859 PARA INFANTERÍA LÁMINA 3 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: 1.379 mm. 1.000 mm. 14,4 mm.' De similares características al de la carabina rayada Modelo 1857/59 para Cazadores, con alza de corredera y escalones descendentes en versión para fusil, graduada de 200 a 1.000 metros y fija al cañón mediante abrazadera. Modelo 1857/59. De similares características a la de la carabina rayada Modelo 1857/59 para Cazadores. Del modelo estandarizado en 1859 para las armas largas, contando con tres abrazaderas. De similares características a la de la carabina rayada Modelo 1857 para Cazadores. De cubo con anilla, Modelo 1857. La única diferencia entre el fusil rayado para Infantería y la carabina rayada Modelo 1857/59 para Cazadores estriba en la mayor longitud del primero; la única pieza de modelo particular es el alza.

LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones:

TERCEROLA RAYADA MODELO 1857/59 PARA CABALLERÍA LÁMINA 3 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 968 mm. 574 mm. 14,4 mm. Difiere del Modelo de 1857 únicamente por el diseño de la bombeta y el calibre, que adop ta los mismos que la carabina rayada Modelo 1857/59 para Cazadores. Modelo 1857/59. De similares características a la de la terce ola rayada Modelo 1857. Del modelo estandarizado en 1859, con una abrazadera. Idéntica a la de la tercerola rayada Modelo 1857. Sigue manteniéndose en la versión 1857/59 el muelle de fijación para la única abrazadera.

MOSQUETÓN RAYADO MODELO 1857/59 PARA ARTILLERÍA LÁMINA 3 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 963 mm. 574 mm. 14,4 mm. Difiere del Modelo de 1857 únicamente por el diseño de la bombeta y el calibre, que adopta los mismos que la carabina rayada Modelo 1857/59 para Cazadores. Modelo 1857/59. De similares características a la del mosquetón rayado Modelo 1857. Del modelo estandarizado en 1859, con una abrazadera. Idéntica a la del mosquetón rayado Modelo 1857. A partir del Modelo 1852 los mosquetones para Artillería dejan de contar con bayoneta, sin embargo los modelos de 1857 y 1857/59 podían engarzar la bayoneta de la carabina rayada Modelo 1857 para Cazadores así como el machete bayoneta Modelo 1858 para Artillería; en el Museo del Ejército algunas unidades de estos mosquetones son presentados con las mencionadas bayonetas.

PISTOLA RAYADA MODELO 1859 PARA CABALLERÍA LÁMINA 4 Longitud total: Longitud del cañón: 845 mm. 169 mm.

Calibre: CAÑÓN:

LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones:

14,4 mm. Con bombeta en el tornillo de recámara, ánima rayada con cuatro estrías helicoidales, punto de mira y dos presillas para pasador desplazable y fijación de la doble cadeneta de articulación de la baqueta. Modelo 1857. De diseño similar a la de la pistola Modelo 1852 para Marina. En líneas generales los de la pistola Modelo 1852 para Marina, pero todos en hierro; cuenta con gancho en el portavís. De similares características a la de la tercerola rayada Modelo 4857. La pistola rayada Modelo 1859 para Caballería es la única arma que conserva la llave Modelo 1857; la modificación Ankermann no se introdujo en la llave destinada a la pistola.

CARABINA RAYADA MODELO 1861 PARA ARTILLERÍA E INGENIEROS LÁMINA 5 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: 1.231 mm. 841 mm. 14,4 mm. De similares características al de la carabina rayada Modelo 1857/59 para Cazadores, del que difiere por contar con excéntrica y tope para engarce del machete bayoneta. Modelo 1857/59. De similares características a la de la carabina rayada Modelo 1858 para Infantería de Marina. Del modelo estandarizado en 1859, con dos abrazaderas. Idéntica a la de la carabina rayada Modelo 1857 para Cazadores. Machete bayoneta Modelo 1861 para Artillería e Ingenieros; empuñadura de latón con canal, resorte y muelle, cruz de hierro con ojo y hoja alfanjada de idénticas características a la del machete bayoneta Modelo 1858 para Artillería. Sus dimensiones son: Longitud total: 577 mm. Longitud de la hoja: 487 mm. Ancho máximo de la hoja: 48 mm. Diámetro del ojo: 20 mm. La carabina rayada Modelo 1861 para Artillería e Ingenieros, admitía el engarce del sable bayoneta Modelo 1858 para Infantería de Marina, quedando así convertida en la que podríamos denominar carabina rayada Modelo 1858/59 para Infantería de Marina.

Observaciones:

CARABINA RAYADA MODELO 1851/57 PARA CAZADORES LÁMINA 6 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones: 1.234 mm. 841 mm. 14,8 mm. El de la carabina rayada Modelo 1851, modificado sin las orejetas de fijación del alza; esta es la de corredera original del modelo pero fija al cañón mediante abrazadera. Modelo 1846/57. De nueva factura y características similares a la de la carabina rayada Modelo 1857 para Cazadores. En proporción indeterminada correspondientes al modelo original y al de la carabina rayada Modelo 1857. Las abrazaderas corresponden siempre a este último y son dos. Conserva la original del Modelo 1851. Puede utilizar la original del Modelo 1851 o la correspondiente a la carabina rayada para Cazadores Modelo 1857. Al tratarse de un arma cuya razón de seres la de aprovechar en lo posible elementos procedentes de un modelo anticuado, cabe hacer notar la serie de pequeñas variantes que puede presentar el aparejo.

CARABINA RAYADA MODELO 1855/57 PARA CAZADORES LÁMINA 6 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: 1.215 mm. 838 mm. 14,8 mm. El de la carabina rayada Modelo 1855 modificado, sin la meseta para el alza; esta es la original del Modelo 1855 pero fija al cañón mediante abrazadera. Modelo 1854/57. De nueva factura, conservando las características del modelo original. En proporción indeterminada correspondientes al modelo original y al de la carabina raya da Modelo 1855. Conserva la original del Modelo 1855.

BAYONETA: Observaciones:

Puede utilizar la original del Modelo 1855 o la correspondiente a la carabina rayada Modelo 1857 para Cazadores. Cabe apuntar idéntico comentario que para la carabina rayada Modelo 1851/57.

CARABINA RAYADA MODELO 1851 /61 PARA ARTILLERÍA E INGENIEROS LÁMINA 6 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones: 1.234 mm. 841 mm. 14,8 mm. De idénticas características al de la carabina rayada Modelo 1851 /57, pero contando con excéntrica y tope para engarce del machete bayoneta. Modelo 1846/57. De nueva factura, similar a la de la carabina rayada Modelo 1861 para Artillería e Ingenieros. De idénticas características a los de la cara bina rayada Modelo 1851/57. Conserva la original del Modelo 1851. Machete bayoneta Modelo 1861 para Artillería e Ingenieros. Cabe apuntar idéntico comentario que para la carabina rayada Modelo 1851/57.

CARABINA RAYADA MODELO 1855/61 PARA ARTILLERÍA E INGENIEROS LÁMINA 6 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones: 1.215 mm. 888 mm. 14,8 mm. De idénticas características al de la carabina rayada Modelo 1855/57, pero contando con excéntrica y tope para engarce del machete bayoneta. Modelo 1854/57. De nueva factura, similar a la de la carabina rayada Modelo 1861 para Artillería e Ingenieros. De idénticas características a los de la carabina rayada Modelo 1855/57 para Cazadores. Conserva la original del Modelo 1855. Machete bayoneta Modelo 1861 para Artillería e Ingenieros. Cabe apuntar idéntico comentario que para la carabina rayada Modelo 1851/57.

MACHETE BAYONETA, PROYECTO PRECEDENTE AL MODELO REGLAMENTARIO 1861 LÁMINA 6 Observaciones: El presente ejemplar, que figura en la Colección del Museo del Ejército, nos muestra uno de los proyectos en estudio previo a la adopción del machete bayoneta Modelo 1861 para Artillería e Ingenieros. Su empuñadura es en latón, con resorte y muelle; cruz de hierro con ojo y hoja de características similares a la del machete Modelo 1858 para Artillería.

MACHETE BAYONETA, MODELO EVOLUCIONADO DEL REGLAMENTARIO 1861 LÁMINA 6 Observaciones: El presente ejemplar, que figura en la Colección del Museo del Ejército (n° 4.881) no aparece calificado en el Catálogo como modelo reglamentario, no habiendo tampoco localizado documentación que justifique la existencia de este modelo del que cabe suponer una producción notable dado el número de serie que aparece marcado en la empuñadura (4.243). La empuñadura es de hierro, con cachas de nogal cuadrillado, resorte y muelle; los gavilanes de la cruz son rectos y la hoja alfanjada similar a la del machete bayoneta Modelo 1861 para Artillería. Dicho ejemplar se encuentra en el Museo engarzado en una carabina rayada Modelo 1861 para Artillería e Ingenieros.

SABLE BAYONETA MODELO 1858 PARA INFANTERÍA DE MARINA, SEGUNDA VERSIÓN LÁMINA 6 Observaciones: Esta segunda versión del sable bayoneta Modelo 1858 para Infantería de Marina, localizado en colección particular, acusa un parecido más notable con el sable bayoneta reglamentario francés del año 1842 que la versión inicial española de 1858. Sus dimensiones son idénticas en las dos versiones.

EFECTOS PARA MANTENIMIENTO; DESMONTAJE Y MONTAJE DE LAS ARMAS Dado que con la operación de desmontar y montar el arma ésta se resentía y adquiría vicios y holguras que determinaban una más corta duración, no estaba permitido al soldado efectuar este trabajo más que cuando era absolutamente necesario, y aun entonces solo estaba autorizado a separar por sí mismo el cañón y la llave de la caja. La separación del cañón era imprescindible para proceder al -lavado del mismo; tras hacer fuego era necesario efectuar este lavado del cañón para eliminar los residuos que dificultarían o imposibilitarían una utilización posterior. La separación de la llave era solo permisible cuando fuera necesario aceitarla. El soldado debía lavar el cañón introduciéndolo en un barreño con agua de forma que la rabera quedara apoyada en el fondo, acto seguido y tras haber roscado el «lavador» en el extremo de la baqueta, se introducía éste en el ánima accionándose repetidamente y cambiando el agua del barreño mientras ésta fuera ensuciándose, constituyendo demostración de que el cañón estaba limpio el que el agua entrara y saliera de él sin suciedad. Para esta operación el soldado no debía quitar la chimenea ni el tornillo de recámara; tampoco le estaba permitido desarmar la llave. Nominalmente, sólo los Maestros Armeros estaban autorizados para desmontar las armas en su totalidad, para lo que contaban con un equipo diverso cuyos elementos no conocieron modelo reglamentado aunque sí una ligera uniformidad tras haber propuesto el Coronel Don Pedro Iruegas un estuche que reunía una serie de piezas imprescindibles. Una relación de los útiles más usuales aparece reseñada en el «ENSAYO TEÓRICO PRÁCTICO SOBRE LAS ARMAS PORTÁTILES» (1) y están formados por las piezas siguientes. [(1) Ensayo teórico de las armas portátiles - Miguel Correa y Fernando Martínez de Viergol - Madrid, 1858.] Aspa: Pieza de hierro templado formada por tres brazos separados y fijos en un centro sólido del que parten además dos pequeños ejes roscados de idéntico diámetro y paso que el extremo de la baqueta. El primer brazo termina en el «destornillador», destinado a apretar o aflojar los tornillos del arma; el segundo brazo terminaba en un cilindro ahuecado convenientemente para permitir el ajuste del cuadrado de la chimenea, y recibía el nombre de «llave de la chimenea». El tercer brazo recibía el nombre de «botador» y terminaba en un punzón destinado a provocar el desplazamiento de los pasadores. Cuando con la adopción del fusil para Infantería Modelo 1854 se preveía la desaparición de pasadores en las armas, se propuso la sustitución del «botador» en el «aspa» por la

denominada «llave de roseta», imprescindible para desenroscar la roseta de fijación de la cuña de engarce de la llave Modelo 1854. En los ejes roscados del «aspa» se fijaban el «lavador» y el «sacatrapos» cuando no se hacía uso de los mismos, quedando de esta forma cinco accesorios en una sola pieza. Sacatrapos: Formado por un cilindro que en una de sus bases tiene abierto un taladro roscado para su fijación al extremo de la baqueta, mientras que en la otra base aparece una barrena rodeada por dos gruesos alambres en espiral terminados en punta. Se utilizaba para descargar las armas de fuego lisas, el taladro en barrena prendía la bala a tornillo y la espiral de alambre mordía y sacaba el taco. Lavador: Formado por un cilindro en una de sus bases cuenta con la correspondiente tuerca de fijación a la baqueta, presentando lateralmente un taladro circular transversal para la introducción de una tira de lienzo. Su destino era facilitar el lavado del cañón. Escobillón: Destinado a la limpieza de las paredes interiores del cañón en las armas rayadas, estaba formado por una «cabeza» cilíndrica de acero, con tuerca abierta en una base y taladro transversal para facilitar su fijación a la baqueta mediante la introducción de un clavo que facilitara el roscado. De la base opuesta partía el «árbol» formado por dos alambres enlazados en espiral que aseguraban las cerdas que constituían el cepillo. Dicho cepillo entraba ajustado al cañón para limpiar bien las estrías. Sacabalas: En las armas rayadas, al entrar más ajustada la bala en el cañón, no era suficiente la acción del «sacatrapos» para su descarga, y para ello se ideó el «sacabalas», constituido por un cilindro de acero con tuerca en una de sus bases y taladro transversal para facilitar mediante un clavo el roscado a la baqueta. De este cilindro partía una espiga con punta-roscada, rodeada en su inicio por la «guía» que era de latón y tenía como finalidad impedir que la espiga roscada se descentrara y pudiera dañar las paredes del cañón. Bajamuelles: Se denominaba así el mecanismo destinado a comprimir los brazos del muelle real en la llave, facilitando su total armado o desarmado. Estaba constituido por dos brazos articulados, que se abrían o cerraban mediante un tornillo llave. Vandeador: Recibe este nombre la pieza utilizada para quitar y poner el tornillo de recámara, formada por dos brazos que en su centro disponen de un orificio en el que se introduce el talón del indicado tornillo, que se hacía girar manteniendo fijo el cañón. Aspa para armamento 1857/59: Con la estandarización de piezas iniciada en 1857 el juego de destornilladores más usual estaba formado por una versión modernizada del «aspa» anteriormente descrita, que mantenía sin variación el destornillador y la «llave de chimeneas», sustituyendo el «botador» por la denominada «llave de tuercas de abrazaderas», de utilización obvia. Lavador moderno: También hacia 1857 se mejoró el diseño del «lavador», dotándolo con una espiga solidaria al primitivo cilindro, a la que se arrollaba el bramante, tira de lienzo o estopa a utilizar, hasta formar una especie de émbolo que entraba ajustado al cañón facilitando su limpieza.

MODELOS PORTÁTILES DE AVANCARGA ARMAMENTO DE PISTÓN APÉNDICE 1839/1873 Durante el período de utilización del armamento de pistón, la necesidad de contar con armas modernas superó en ocasiones las posibilidades de producción nacionales y hubo de recurrirse a la importación inmediata sin tener en cuenta características de modelo en particular. Esta importación tuvo, .en líneas generales, dos fuentes en dos períodos distintos; en la década de 1870 y a juzgar por el sello de la República Española que ostentan las cajas durante el tiempo que duró aquélla, se importaron modelos ingleses correspondientes a versiones Enfield similares a los modelos españoles, y en la década de 1850 se habían importado armas belgas que ajustándose a modelos continentales diferían notablemente de los modelos españoles. Ofrecen también merecido interés los modelos de carabinas reglamentarias para la Guardia Civil, ya que el Instituto no pasó a utilizar idéntico armamento que el Ejército hasta el año 1864; las carabinas para Peones Camineros, las pistolas para Guardias del Real Patrimonio y otros modelos que constituyeron dotación de cuerpos armados, pero aspirar a mencionarlos todos escapa a las posibilidades de este trabajo ya que en su mayoría pertenecían a la clase de recomposición o conocieron una producción limitadísima, como la carabina para Guardias del Ferrocarril de Langreo de la que se fabricaron únicamente dieciséis ejemplares. Constituyen armamento de la clase de recomposición aquellos modelos fabricados mediante la utilización de piezas procedentes del desguace de armas nuevas deterioradas o anticuadas, que pasaban a ser dotación de la Milicia Nacional, Policía, Guardias Rurales, Miqueletes, etc. Este aprovechamiento de piezas pertenecientes a distintos modelos reglamentarios es causa de que el armamento resultante ofrezca gran dificultad en la delimitación de modelos y se vea denominado como «de la clase de recomposición» como calificativo general. La utilización de llaves y aparejos procedentes de modelos reglamentarios merecen comentario aparte en lo que respecta a la fabricación de trabucos, ya que debe descartarse la posibilidad de que tales armas llegaran a ser reglamentarias pese al uso que de las mismas pudieran hacer las partidas encuadradas en el Ejército Carlista al mando del tradicional eclesiástico. Cabe, por último, hacer referencia a la fuente de confusión que constituyen las modificaciones introducidas en modelos reglamentarios que se limitan a reducir sus originales dimensiones con el traslado a sus nuevas posiciones de las piezas del aparejo que quedaron en la parte desechada, dada lo cuidadosamente ejecutadas que están en ocasiones estas modificaciones irregulares.

FUSIL MODELO BELGA LÁMINA 1 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones: 1.382 mm. 1.000 mm. 18 mm. Ochavado en su recámara, con punto de mira y alza fija en la rabera; el punto de la bayo neta situado en su mitad inferior. Modelo francés del año 1847. De similares características a la del fusil francés Modelo 1847. En latón el arco del guardamonte y las tres abrazaderas. La plancha del guardamonte dis pone de resaltos y las anillas portafusil están situadas en el cepote y la segunda abrazadera respectivamente. Atacador de base plana y pasos de rosca en su extremo opuesto. De cubo con anilla, características similares a la reglamentaria francesa de 1847. Los modelos localizados presentan la marca MALHERVE ET CIE y pruebas del Banco de Lieja. CARABINA RAYADA MODELO BELGA LÁMINA 1 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones: 1.228 mm. 831 mm. 15 mm. De ánima rayada con cuatro estrías helicoidales, recámara ochavada, punto de la bayo neta en su mitad superior sobre el que aparece el punto de mira; el alza va fija al cañón me diante abrazadera. Modelo francés del año 1847. De características generales similares a la del fusil modelo belga. Similares a los del fusil modelo belga, sus ca racterísticas diferentes son la abrazadera de trompetilla de diseño simplificado y la caren cia de resaltes en la plancha del guardamonte. De atacador cilíndrico con base cónica, pasos de rosca en su extremo opuesto. Similar a la del fusil modelo belga, pero con ranura situada en el lado contrario del cubo que en aquélla. Pese a que las carabinas rayadas modelo belga, destinadas inicialmente a la Milicia Nacional y retiradas luego para ser entregadas al Ejército, se ven repetidamente mencionadas en documentación de la época, solo ha sido posible localizar un ejemplar en la Colección del Museo Militar del Castillo de Montjuich, y éste ha perdido el alza, por lo que no es posible ofrecer detalle de la misma. TERCEROLA MODELO BELGA LÁMINA 1 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN : LLAVE: CAJA: APAREJOS: 885 mm. 505 mm. 18 mm. Recámara ochavada sin alza, con punto de mira y presilla para la fijación de la cureña de articu lación de la baqueta. Modelo francés del año 1840. Media caja. En latón la cantonera, el arco del guardamonte y la abrazadera. El gancho va de la roseta del tornillo pasador de fijación de la llave hasta la abrazadera, que cuenta con orejetas donde se fija mediante un tornillo. Con articulación de cureña, atacador de base ligeramente ahuecada y tope con rosca en el extremo opuesto. El único modelo examinado, localizado en colección particular, presenta pruebas del Banco de Lieja, careciendo de marcas de fábrica identificables.

BAQUETA: Observaciones:

PISTOLA MODELO BELGA LÁMINA 2 Longitud total: 354 mm. Longitud del cañón : 200 mm. Calibre: 18 mm. CAÑÓN : Recámara ochavada, carece de punto de mira. LLAVE: Modelo francés 1.822 T. bis. CAJA: Media caja. APAREJOS: En latón la poma, el portavís, el arco del guardamonte y la abrazadera y su apéndice, carece de gancho y cuenta con anilla en la coz. BAQUETA: Atacador de base ligeramente ahuecada y pasos de rosca en su extremo opuesto. Observaciones: El modelo examinado, localizado en colección particular, está contraseñado en todas sus piezas con las iniciales J.A.P. y el cañón presenta pruebas del Banco de Lieja. PISTOLA MODELO INGLÉS LÁMINA 2 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: 297 mm. 152 mm. 17 mm. Cilíndrico a lo largo de toda su extensión, cuen ta con dos presillas para pasador de fijación a la caja y fijación de la cureña de articulación de la baqueta respectivamente. Modelo inglés del año 1851. De idénticas características a las de la pistola española Modelo 1852 para la Marina. De similares características a los de la pistola española Modelo 1852 para Marina de la que se diferencia por contar con gancho fijo a la roseta del tornillo pasador de fijación de la llave, que por sus características carece de portavís. Con articulación de cureña; es de hacer notar que el atacador no lo constituye su extremo tradicional, sino el opuesto, que cuenta con tope de base ahuecada. La presencia de un número regular de unidades de este modelo en colecciones españolas obliga a pensar en una importación oficial de esta arma que sin duda se tomó como patrón para la fabricación del modelo español para Marina de 1852. FUSIL RAYADO MODELO INGLES LÁMINA 3 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN : 1.242 mm. 887 mm. 14,8 mm. De ánima rayada con tres estrías helicoidales, reducida meseta sobre la recámara y alza de escalones ascendentes y corredera, modelo inglés de 1858 soldada; punto de la bayoneta en su mitad superior sobre el que aparece el punto de mira. Modelo inglés del año 1853. Similar a la del fusil rayado para Infantería Modelo 1859, pero de línea más estilizada. Similares a los del fusil rayado Modelo 1859; son de latón la cantonera, el arco del guarda monte y la plancha, el casquillo de la puerta de la caja y las rosetas de los tornillos pasado res de fijación de la llave. Atacador cilíndrico con taladro rectangular transversal y superficie estriada, con pasos de rosca en el extremo opuesto. De cubo con anilla, modelo inglés del año 1858. Sus dimensiones son: Longitud total: 524 mm.

BAQUETA: Observaciones:

LLAVE: CAJA: APAREJOS:

BAQUETA: BAYONETA:

Observaciones:

Longitud de la hoja: 448 mm. Diámetro del cubo: 20 mm. Los modelos examinados tienen en la platina la marca TOWER, fechados en años de la década de 1860 y cañones con pruebas del Banco de Birmingham. En el lado derecho de la culata presentan un sello con la inscripción REPÚBLICA ESPAÑOLA circundando un gorro frigio.

CARABINA RAYADA MODELO INGLÉS LÁMINA 3 Longitud total: Longitud del cañón : Calibre: CAÑÓN : LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: 1.242 mm. 837 mm. 14,8 mm. De ánima rayada con tres estrías helicoidales, similar al del fusil rayado de modelo inglés y con idéntica alza. Cuenta con un tope para el engarce del sable bayoneta. Modelo inglés del año 1858. De similares características a la del fusil rayado de modelo inglés. Los del fusil rayado modelo inglés, contando sólo con dos abrazaderas. De similares características a la del fusil rayado modelo inglés. Sable bayoneta de modelo inglés del año 1856 para Artillería; sus dimensiones son: Longitud total: 709 mm. Longitud de la hoja: 575 mm. Ancho máximo de la hoja: 32 mm. Diámetro del ojo: 20 mm. Cabe decir en este apartado lo mismo que en el del fusil rayado de modelo inglés, pudiéndose añadir que a juzgar por el número de unidades localizadas la importación de este modelo fue inferior a la de aquél. CARABINA MODELO INGLES LÁMINA 3 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN : LLAVE: CAJA: APAREJOS: 1.056 mm. 670 mm. 15 mm. De ánima lisa y carente de alza, siendo por lo demás de características similares al del fusil rayado modelo inglés. Modelo inglés del año 1853. De características similares a la del fusil rayado modelo inglés. Los del fusil rayado de modelo inglés con dos abrazaderas; las anillas portacarabina situadas respectivamente en la primera abrazadera y directamente en la caja, pese a que el arco del guardamonte dispone del correspondiente orificio para ella. El atacador con base ligeramente ahuecada y pasos de rosca en el extremo opuesto. De cubo con anilla, modelo inglés del año 1853. Idéntico comentario al apuntado en el fusil rayado modelo inglés. CARABINA MODELO 1846 PARA GUARDIA CIVIL LÁMINA 4 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN : 1.117 mm. 721 mm. 18 mm. De ánima lisa con bombeta forjada en su mitad superior, idéntica a la de la tercerola experimental Modelo 1839. Dispone de punto para la bayoneta en su mitad superior y dos presillas para pasadores de fijación a la caja. De percusión, sin cadeneta ni guardacebos, similar a la de la tercerola experimental Modelo 1839. De características similares a la de la carabina para Real Cuerpo de Guardias de la Persona del Rey. En latón el portavis, el arco del guardamonte, las tres boquillas del baquetero y el casquillo de la puerta de la caja, este último de características idénticas al de la carabina para Real Cuerpo de Guardias de la Persona del Rey. Idéntica a la de la carabina para Real Cuerpo de Guardias de la

Observaciones:

BAQUETA: BAYONETA: Observaciones:

LLAVE: CAJA: APAREJOS:

BAQUETA:

BAYONETA:

Observaciones:

Persona del Rey. De cubo con anilla, hoja de sección triangular con tres vaceos, sus dimensiones son: Longitud total: 440 mm. Longitud de la hoja: 374 mm. Diámetro del cubo: 22 mm. Es de hacer notar la curiosa similitud de este modelo con el del Real Cuerpo de Guardias de la Persona del Rey así como con la tercerola experimental Modelo 1839, para Caballería modelos ambos cuyas características originales no encuentran eco más que en el presente modelo reglamentario para Guardia Civil. Un detalle original de este modelo es la forma de la anilla de su bayoneta, con el paso para punto del cañón situado junto al cierre.

CARABINA MODELO 1953 PARA GUARDIA CIVIL LÁMINA 4 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN : LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones: 1.098 mm. 716 mm. 18 mm. De ánima lisa, con bombeta lateral y alza fija en la rabera; el punto de la bayoneta, situado en su mitad superior, hace las veces de punto de mira. Modelo 1846. Idéntica a la de la carabina Modelo 1846 para Guardia Civil. Idénticos a los de la carabina . Modelo 1846 para Guardia Civil, pero algunos ejemplares cuentan sólo con dos boquillas en el baquetero. Idéntica a la de la carabina Modelo 1846 para Guardia Civil. Idéntica a la de la carabina Modelo 1846 para Guardia Civil. El presente modelo no es más que el resultado de dotar el de 1846 con cañón y llave idénticos a los utilizados en los modelos militares.

CARABINA DE RECOMPOSICIÓN MODELO 1958 PARA GUARDIA CIVIL LÁMINA 4 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN : LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones: 1.087 mm. 687 mm. 19 mm. De ánima lisa, con bombeta lateral y presillas para pasadores, cuenta con punto de mira careciendo por lo común de alza. Del Modelo 1828, transformada según Modelo 1858. De características similares a la de la carabina Modelo 1846 para Guardia Civil. Similares a los de la carabina Modelo 1846 para Guardia Civil, normalmente con dos boquillas en el baquetero y casquillo sin retención para la baqueta. Atacador de base plana y pasos de rosca en el extremo opuesto. Normalmente este modelo de carabina no dispone de bayoneta. Como la mayoría de los correspondientes a la clase de recomposición, este modelo conoce multitud de pequeñas variantes, pero sus características generales corresponden siempre a las de las carabinas para Guardia Civil.

PISTOLA PARA GUARDIAS DEL REAL PATRIMONIO LÁMINA 6 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN : 310 mm. 169 mm. 16 mm. De ánima lisa, con bombeta en el tornillo de recámara y presilla para pasador de fijación a la caña así como para cureña de articulación de la baqueta. Presenta grabado el letrero REAL PATRIMONIO-1850. De percusión con cadeneta y muelle real hacia atrás, sin guardacebos. De línea similar a la de las pistolas de chispa modelo inglés. En latón la poma, el arco del guardámonte, el portavis, la boquilla del baquetero y el casquillo de la puerta de la caja. Dispone de gancho de hierro. Articulada al cañón mediante cureña, dispone de atacador plano y tope en el extremo opuesto. El único ejemplar examinado, perteneciente a colección particular, presenta en el cañón el punzón del armero YBARZABAL.

LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones:

CARABINA PARA PEONES CAMINEROS, PRIMER MODELO LÁMINA 5

Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA:

Observaciones:

1.030 mm. 648 mm. 16 mm. De ánima lisa, con alza fija en la rabera, punto de mira, presilla para el pasador desplazable de fijación a la caja y excéntrica y tope para engarce del machete bayoneta. De percusión con cadeneta y muelle real hacia atrás, sin guardacebos. De características similares a la de la carabina Modelo 1846 para Guardia Civil. En latón el arco del guardamonte, la roseta, las planchuelas de protección de la caja en el pasador desplazable, las dos boquillas del baquetero y el casquillo de la puerta de la caja. De atacador de base plana con pasos de rosca en el extremo opuesto. Machete bayoneta para Peones Camineros; empuñadura de latón con canal, resorte y muelle, cruz de hierro con ojo y hoja sin vaceos con lomo y filo. Sus dimensiones son: Longitud total: 408 mm. Longitud de la hoja: 295 mm. Ancho máximo de la hoja: 39 mm. Diámetro del ojo: 20 mm. La documentación consultada no ofrece información sobre la fecha de adopción de los diferentes modelos para Peones Camineros, las versiones examinadas de este «primer modelo» presentan la fecha de 1859.

CARABINA PARA PEONES CAMINEROS, SEGUNDO MODELO LÁMINA 5 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: 1.080 mm. 648 mm. 16 mm. Idéntico al de la carabina para Peones Camineros «primer modelo» a excepción de la bom beta, que sigue la línea iniciada con la cara bina rayada Modelo 1857. Modelo 1857. Idéntica a la de la carabina para Peones Camineros «primer modelo». Idénticos a los de la carabina para Peones Camineros «primer modelo». Atacador de base plana con pasos de rosca en el extremo opuesto. De características similares al machete bayo neta utilizado por la carabina para Peones Camineros «primer modelo», sus dimensiones son: Longitud total: 402 mm. Longitud de la hoja: 292 mm. Ancho máximo de la hoja: 36 mm. Diámetro del ojo: 20 mm. Los machetes bayoneta para carabinas de Peón Caminero cuentan con gran número de variantes, su fabricación debió efectuarse en talleres de Eibar y Placencia ya que no presentan marcas de la Fábrica de Toledo, y se realizarían siguiendo un modelo general sin excesivo rigor. Las hojas sin vaceos hacen estas armas muy pesadas e inadecuadas para cualquier modelo que no sean las cortas carabinas para Peón Caminero.

Observaciones:

CARABINA PARA PEONES CAMINEROS. TERCER MODELO LÁMINA 5 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: 1.030 mm. 648 mm. 16 mm. De ánima lisa, recámara ochavada, sin alza fija y por lo demás idéntico al de la carabina para Penes Camineros «segundo modelo». Modelo 1857. De similares características a la del mosquetón rayado Modelo 1857/59. Idénticos a los del mosquetón rayado Modelo 1857/59, contando con muelle en la caña para fijación de la abrazadera. Con atacador de base plana y pasos de rosca en el extremo opuesto. Machete bayoneta de características similares a los de los anteriores modelos para Peón Caminero; sus dimensiones son: Longitud total: 389 mm. Longitud de la hoja: 287 mm. Ancho máximo de la hoja: 33 mm. Diámetro del ojo: 20 mm. Los modelos examinados presentan en el cañón las pruebas del Banco de Eibar, lo que permite fijar la fecha de su fabricación en el período que va de 1865 a 1873. CARABINA DE LA CLASE DE RECOMPOSICIÓN LÁMINA 9 Longitul total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN : LLAVE: CAJA: 1.100 mm. 687 mm. 19 mm. De ánima lisa, sin alza y con punto para la bayoneta en su mitad inferior. Modelo 1846. De características similares a la del fusil Modelo 1816 para Infantería.

Observaciones:

APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones:

Los del fusil Modelo 1846 para Infantería. Con atacador de base plana y pasos de rosca en su extremo opuesto. Puede utilizar la del fusil Modelo 1846 para Infantería. El presente ejemplar de la clase de recomposición, localizado en colección particular, presenta las características comunes a todos los de su clase; con unas dimensiones similares a las de la carabina Modelo 1847 para Marina o la de Modelo 1851 para Cornetas, el arma utiliza en su totalidad los aparejos del fusil Modelo 1846 para Infantería sin razón que lo justifique, y la linea general de la caja resulta particular, pese a que sus características generales correspondan a la del fusil Modelo 1846 para Infantería. El cañón, al carecer de alza fija, no parece proceder de los modelos militares reglamentarios; resumiendo, las armas de la clase de recomposición están llenas de contradicciones, baste la presente para comprobarlo. TRABUCO

LÁMINA 9 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre en la boca: CAÑÓN : LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones:

960 mm. 580 mm. 36 mm. Tornillo de recámara con bombeta, recámara ochavada, reborde en el extremo y presillas para pasador desplazable y fijación de la cureña de articulación de la baqueta. Del Modelo 1828, transformada según Modelo 1858. Entera, toscamente reforzada con chapa de hierro en el extremo de la caña. Correspondientes a modelos reglamentarios de la que denominamos «tercera época» del armamento de chispa español; únicamente es excepción el portavis de hierro. Con atacador de base plana, articulada al cañón mediante cureña. El presente ejemplar, localizado en colección particular, tiene características que lo hacen asemejarse al armamento militar; debe descartarse la posibilidad de que trate, pese a ello, de un arma destinada al Ejército Regular. FUSIL ACORTADO

LÁMINA 9 Observaciones:

La operación de recortar las armas para hacerlas más manejables y susceptibles de ocultamiento, fue usual en España según se desprende del elevado número de unidades así mutiladas que se han conservado hasta nuestros días; normalmente es fácil identificar el modelo original si se tiene conocimiento del mismo, pero en ocasiones se ofrecen dificultades debido a que la operación se realizó cuidadosamente, con el traslado de las piezas que quedaron en la parte desechada a las nuevas posiciones del arma resultante. El ejemplar diseñado, localizado en colección particular, es muestra de lo indicado, se trata de un fusil rayado Modelo 1859 para Infantería, de los contratados a GLUKMAN, convertido en mosquetón. Pese a que no se ha omitido la colocación del casquillo de la puerta de la caja la operación es fácilmente detectable en esta ocasión, dado que existen muestras del alza y se ha omitido la colocación de punto de mira.

ARMAMENTO REGLAMENTARIO Y AUXILIAR DEL EJERCITO ESPAÑOL LIBRO N.° 3 MODELOS PORTATILES DE RETROCARGA 1855-1922 POR JUAN L. CALVÓ EDITADO POR EL AUTOR BARCELONA 1977 DEPÓSITO LEGAL B-8874-1977 I.S.B.N. 84-400-2467-3 © ,JUAN LUIS CALVÓ PASCUAL GRÁFICAS J. CANUT RIBAS, 29 BARCELONA, 13 A LA MEMORIA DEL GRAN COLECCIONISTA QUE FUE DON ANTONIO DE ALDECOA LECANDA A SUS CONOCIMIENTOS SE DEBE EN GRAN PARTE LA EXISTENCIA DE ESTE TRABAJO.

PRESENTACION C'EST TRÈS VOLONTIERS QUE J'ACQUIESCE A VOTRE DEMANDE DE PRÉCÉDER DE QUELQUES LIGNES CE TROISIÈME VOLUME DE «ARMAMENTO REGLAMENTARIO Y AUXILIAR DEL EJÉRCITO ESPAÑOL». JE PUIS VOUS ASSURER QUE J'EN SUIS PARTICULIÈREMENT HONORÉ. LORSQUE J'AVAIS ENTREPRIS L'ÉTUDE DES «ARMES A FEU FRANÇAISES MODÈLES RÉGLEMENTAIRES», C'ÉTAIT EN FORMULANT LE VOEU QU'UN TRAVAIL ANALOGUE SOIT EFFECTUÉ POUR D'AUTRES NATIONS. AUSSI, QUEL PLAISIR DE RECEVOIR VOTRE PREMIER VOLUME: C'ÉTAIT POUR MOI LA PREUVE QUE LA ROUTE CHOISIE ÉTAIT LA BONNE ET QUE NOUS LA FAISIONS ENSEMBLE. LES COLLECTIONNEURS ET AMATEURS D'ARMEMENT ESPAGNOL DOIVENT ÊTRE GENS HEUREUX PUISQUE VOUS METTEZ A LEUR DISPOSITION UNE SUITE D'OUVRAGES QUI NE LAISSENT RIEN A DÉSIRER, SI CE N'EST POSSÉDER LES ARMES DÉCRITES. PLUS QUE BIEN D'AUTRES OBJETS, LES ARMES RÉCLAMENT UNE ÉTUDE MÉTHODIQUE ET RIGOUREUSE, CAR ELLES SONT LITTÉRALEMENT INTÉGRÉES A L'HISTOIRE ET JE NE CROIS PAS QU'IL PUISSE EXISTER D'HOMME SINCÈREMENT INDIFFÉRENT DEVANT UNE ARME; OBJET RECELANT LA FORCE ET LA MORT. CERTES LES ARMES DE COLLECTION SONT EN QUELQUE SORTE «APPRIVOISÉES» ET NOUS APPRÉCIONS SURTOUT LEUR ASPECT, LA QUALITÉ DE LEURS MATÉRIAUX, LEUR RARETÉ, LES EFFETS DÉCORATIFS QUE L'ON PEUT EN TIRER. ENCORE QUE LA SÉVÉRITÉ ET L'AUSTÉRITÉ SOIENT LA MEILLEURE MANIÈRE DE PRÉSENTER UNE ARME DE GUERRE. J'APPRÉCIE LA QUALITÉ DE VOTRE TRAVAIL. IL SE DÉGAGE DE CES TROIS VOLUMES UNE IMPRESSION DE' «NETTETÉ». TOUT EST EN ORDRE ET EN ACCORD AVEC LE SUJET: CELUI-CI EST MILITAIREMENT TRAITÉ. UN TEX TE CONCIS ET DES DESSINS PRÉCIS, CELA CONFÈRE A L'OUVRAGE UN CARACTÈRE DE SINCÉRITÉ. VOUS ALLEZ PEUT-ÊTRE PROTESTER EN DISANT QUE JE VOUS FAIS DES COMPLIMENTS, ALORS QUE JE N'EXPRIME QUE LA VÉRITÉ; ET JE L'APPRÉCIE D'AUTANT MIEUX QUE JE DÉPLORE LA PUBLICATION DE NOMBREUX OUVRAGES SUR L'ARMEMENT QUI NE SONT, C'EST LE CAS DE LE DIRE, QUE «POUDRE AUX YEUX», LIVRES D'EMPRUNTS, FAITS D'UNE DOCUMENTATION DE HASARD, COMMANDES D'ÉDITEURS A DES AUTEURS OPPORTUNISTES. NOUS CONNAISSONS TOUS CES SORTES D'OUVRAGES QUI SE MULTIPLIENT GÉNÉRALEMENT A L'APPROCHE DES FÊTES DE FIN D'ANNÉE. GÉNÉRALEMENT, L'AUTEUR D'UNE PRÉFACE REPREND EN UNE SORTE DE PETIT RÉSUMÉ L'OUVRAGE QU'IL PRÉCÈDE. POUR MOI CELA N'A PAS ÉTÉ LE CAS; EN EFFET, VOTRE TRAVAIL SE PRÉSENTE FORT BIEN SANS QU'IL SOIT BESOIN D'INTERVENIR. J'AI PRÉFÉRÉ M'EXPRIMER COMME JE L'AURAIS FAIT EN VOUS ÉCRIVANT UNE SIMPLE LETTRE. DANS MA BIBLIOTHÈQUE VOS OUVRAGES SONT ALIGNÉS A CÔTE DES MIENS, HABILLÉS D'UNE RELIURE ANALOGUE. AINSI SE TROUVENT RÉUNIS L'ARMEMENT DE DEUX NATIONS QUI DOIVENT, GRÂCE À LEUR «LATINITÉ COMMUNE» , RETROUVER LEUR VRAIE PLACE DANS L'EUROPE DE DEMAIN. ET, DANS UN TRÈS MODESTE DOMAINE, QUE NOS TRAVAUX SOIENT LA PREUVE QUE VOULOIR C'EST POUVOIR. JEAN BOUDRIOT

PREAMBULO CARTUCHERÍA La cartuchería utilizada en los diversos modelos comprendidos en el período 1717/1921 que figuran en la relación de reglamentarios del Ejército Español, obliga para su exposición a una delimitación de tipos que iniciaré distinguiendo dos grupos generales que engloben separadamente aquellos que utilizan cebado independiente y los que incorporan cebo en el propio cartucho. Todos los correspondientes a armas de chispa son de cebado independiente al igual que los destinados al armamento de pistón, y los cartuchos no sufren variación en la transición de ser destinados de armas de chispa a armas de pistón hasta que se generaliza el uso de balas cilíndrico-ojivales. Tenemos pues dos tipos diferentes de cartuchos de cebado independiente, los de bala esférica utilizados por lo general en armas con cañón de ánima lisa y los de bala cilíndrico-ojival utilizados en armas con cañón de ánima rayada. La subdivisión a hacer en los cartuchos de cebo incorporado no es tan simple ya que este tipo de cartuchos se generaliza en los modelos de retrocarga y su evolución puede considerarse paralela en importancia con aquellos. Cabe pues iniciar su especificación distinguiendo primeramente entre los que utilizan una vaina combustible que se destruye y elimina en el momento del disparo y los que emplean vaina incombustible que hace necesaria su extracción de la recámara una vez hecho fuego. El retraso con que nuestro Ejército adoptó un modelo de retrocarga es consecuencia de que los cartuchos combustibles con cebo incorporado no sean utilizados por ninguno de nuestros modelos reglamentarios, ya que éstos corresponden a un período en el que los cartuchos de vaina incombustible se encontraban ya generalizados. La diversidad de cartuchos de este último tipo obliga a utilizar comúnmente para su exposición la clasificación de tres grupos constituidos por los «cartuchos de espiga», los «cartuchos de ignición periférica» y los «cartuchos de ignición central», haciéndose con ello referencia a la posición que ocupa en la vaina el cebo fulminante.

CARTUCHOS COMBUSTIBLES DE CEBADO DEPENDIENTE PARA ARMAS DE AVANCARGA

CARTUCHOS PARA ARMAS DE AVANCARGA CON ÁNIMA LISA: Componiéndose los cartuchos de tres partes principales que son vaina, proyectil y carga, los de las armas lisas de avancarga tienen las siguientes características: VAINA: Formada por un papel cortado en forma de trapecio y arrollado, constituyendo una figura cilíndrica que contiene carga y proyectil y que da cerrada en sus extremos mediantes pliegues. PROYECTIL: Bala esférica de plomo fundido con utilización de turquesa. La denominación que común mente se utiliza para designar su calibre es la antigua, que no hace referencia al diámetro del proyectil ni al del ánima del cañón, sino al número de unidades que completaban el peso de una libra; esto provoca que el número que referencia el calibre sea siempre mayor cuanto menor sea el diámetro del proyectil. Los calibres más usuales utilizados en España fueron: Calibre de a 15 : correspondiente a ánima con diámetro de 19 mm; el diámetro del proyectil es de aproximadamente de 17 mm y su peso 0,0305 Kg. (1/15 de libra). Calibre de a 17: correspondiente a ánima con diámetro de 18 mm el diámetro del proyectil es de aproximadamente 16 mm y su peso de 0,0250 Kg. (1/17 de libra). CARGA: La pólvora de guerra utilizada en España es taba compuesta por 75 % de salitre, 12,5 % de azufre y 12,5 % de carbón; la carga de los cartuchos variaba según el arma y la calidad de la pólvora utilizada. En el período 1850/1860 las cargas que se enuncian para los modelos de chispa en uso son 0,0107 Kg. para los fusiles, 0,0085 Kg. para carabinas y tercerolas y 0,0071 Kg. para mosquetones y pistolas. En el armamento de pistón se apuntan 0,0085 Kg. para los fusiles y carabinas de cornetas, 0,0080 Kg. para tercerolas y carabinas de Guardia Civil y 0,0060 Kg. para las pistolas.

CARTUCHOS PARA ARMAS DE AVANCARGA CON ÁNIMA RAYADA: Las armas rayadas inglesas utilizadas por el Ejército Español durante la primera mitad del siglo XIX empleaban balas esféricas de plomo y cartuchos similares a los de las armas lisas, las cargas eran no obstante sensiblemente inferiores. También la versión rayada del fusil Modelo 1854 utilizaba bala esférica y carga de 0,0060 Kg. en lugar de la de 0,0085 Kg. de la versión original lisa. Con la introducción de las balas cilíndrico-ojivales los cartuchos de las armas rayadas se diferencian ya notablemente de los de las armas lisas, quedando así constituidos: VAINA: Compuesta por tres elementos, dos de papel y uno de cartulina, cortados en figura de trape cio y arrollados de forma que la cartulina, de nominada «primera cubierta» da consistencia al cartucho, y los otros dos, denominados «se gunda cubierta» pasan respectivamente a con tener la carga de pólvora y el proyectil, que no se encuentra de esta forma en contacto di recto con aquella. La parte del cartucho que aloja el proyectil se impregnaba con una mezcla de sebo, aceite y cera. PROYECTIL: En los modelos de carabina rayada de 1849 y mosquetón experimental sistema Thouvenin, el proyectil lo constituye una bala maciza de plomo con forma ojival. Con la carabina raya da Modelo 1851 se adopta la «bala forzada» cilíndrico-ojival sistema Minié, y tras corta experiencia con la denominada «bala de vástago» pasa a utilizarse la «bala expansiva» en su Modelo 1855, que es sustituida por el Modelo 1863 incluyendo ligerísimas diferencias sobre el modelo anterior. CARGA: La carabina rayada Modelo 1849 se cargaba con 0,0051 Kg. de pólvora y el mosquetón rayado experimental de igual sistema con 0,0044 Kg.; las carabinas rayadas Modelo 1851, 1855, 1857, 1857/59 y 1858 así como el fusil Modelo 1859 se cargaban con 0,0045 Kg., los mosquetones rayados Modelo 1852, 1856 y 1857/59 así como las tercerolas de iguales modelos se cargaban con 0,0035 Kg. y la pistola Modelo 1859 se cargaba con 0,0025 Kg.

CARTUCHOS PARA LOS REVÓLVERES DE PISTÓN COLT, ADAMS Y KERR : Pese a que nada impedía que los revólveres de pistón utilizasen cartuchos combustibles que contuvieran la carga y el proyectil, no parece que en España se generalizase su uso, y estas armas se cargaban directamente con la pólvora que suministraba el frasco con que se facilitaban, introduciéndose a continuación en las recámaras el taco y el proyectil. PROYECTIL: El estuche con que facilitaban estos revólveres contenía una turquesa doble que permitía la fundición de balas cilíndrico-ojivales y esféricas, disponiendo las destinadas a los Adams y Kerr de una espiga para facilitar la fijación del taco de cartón o fieltro que se obtenía con un sacabocados especial también incluido en el estuche. Los proyectiles para Adams y Kerr tenían un diámetro de 11 mm; el revólver Colt era del calibre 31 (7.874 mm). CARGA: La carga anotada para el revólver Adams era de 0,0013 Kg. de pólvora, referenciándose en ocasiones una carga de 0,0009 Kg. de pólvora de caza. La carga del Kerr sería idéntica a la del Adams, la del Colt era de 0,0005 Kg. de pólvora de caza. Estas cargas eran indistintas para los dos modelos de proyectil, facilitando su dosificación una medida incorporada en el frasco que a este efecto se incluía en cada estuche.

CARTUCHOS COMBUSTIBLES CON CEBO INCORPORADO PARA ARMAS DE RETROCARGA: En España no llegó a contarse con armas reglamentarias que utilizasen este tipo de cartucho, y entre las experimentales sólo puede considerarse como tal el cartucho utilizado por la carabina Soriano. El cartucho Soriano era de los llamados «bala-cartucho» por contener la carga en una cavidad practicada en el culote de la bala; dicha munición pesaba 25 gr., tenía 19 mm de longitud y 15 mm de diámetro, siendo de forma tronco-cónica. Un taco adherido en la base impedía el derrame de la carga, y la aguja percutora del arma atravesaba dicho taco y la carga provocando la ignición del fulminante situado en el fondo de la cavidad. CARTUCHOS INCOMBUSTIBLES DE ESPIGA PARA ARMAS DE RETROCARGA Las armas reglamentarias que utilizaron este tipo de cartucho fueron los revólveres Lefaucheux Modelo 1858 y 1863, y entre las experimentales los fusiles y mosquetones La Rosa.

CARTUCHO DE ESPIGA CALIBRE 12 MM -MODELO 1858 PARA REVÓLVER La Real Orden de 30 de abril de 1858 que fija la adopción del revólver Modelo 1858 indica un cartucho cargado con 0,0005 Kg. de pólvora de caza y un proyectil de 11,5 mm de diámetro y 0,0115 Kg. de peso. Puede considerarse que con excepción de las mínimas diferencias que estas cantidades suponen para las que se apuntan al cartucho Modelo 1863, ambos modelos resultarían prácticamente idénticos.

CARTUCHO DE ESPIGA CALIBRE 12 MM MODELO 1863 PARA REVÓLVER Adoptado con el revólver Lefaucheux de igual modelo, su uso se generalizó para el anterior revólver de 1858; sus características son: VAINA: De cobre o latón con diámetro de 11,7 mm y longitud de 15,85 mm; la espiga también en latón, sobresale al exterior unos 5 mm y la cápsula fulminante va alojada en la base interior, asentada en un taco de cartón. PROYECTIL: Bala expansiva cilíndrico-ojival de plomo, con una altura de 15,4 mm y un diámetro de 11,4 mm; su peso es de 0,0110 Kg. CARGA: Pólvora de graneado fino con peso de 0,0010 Kg.

CARTUCHO DE ESPIGA CALIBRE 15 MM PARA ARMAMENTO LA ROSA No se ha localizado documentación acerca de las características de este cartucho utilizado por los modelos experimentales sistema La Rosa, la hipótesis más probable es que se tratara de un cartucho con vaina de cartón arrollado cubriendo parte del proyectil, con culote de latón en la base y espiga del mismo metal, siendo el proyectil una bala cilíndrico-ojival del tipo expansivo que estaría separada de la carga por una dosis de lubricante.

CARTUCHOS INCOMBUSTIBLES DE IGNICIÓN PERIFÉRICA PARA ARMAS DE RETROCARGA: En España no llegó a contarse con modelos reglamentarios que utilizasen este tipo de cartucho; entre los adoptados con carácter auxiliar cabe mencionar únicamente los fusiles y tercerolas sistema Peabody de nuestro Ejército de Ultramar, que utilizaban cartuchos calibre .56/50. CARTUCHOS INCOMBUSTIBLES DE IGNICIÓN CENTRAL PARA ARMAS DE RETROCARGA: Los primeros modelos reglamentarios que pasaron a utilizar este tipo de cartucho fueron el revólver Kerr en su transformación Modelo 1864 y los fusiles y carabinas transformados con cierre Berdan Modelo 1867 ; tras éstos el cartucho incombustible de ignición central se generaliza, contando ya con este tipo de munición todos los modelos que a continuación se adoptaron.

CARTUCHO CALIBRE 11 MM. PARA REVÓLVER KERR TRANSFORMADO No se ha localizado documentación acerca de los cartuchos utilizados por los revólveres Kerr transformados de la Marina de Guerra, resultando obligado suponer un cartucho calibre 44 con carga reducida o bien del calibre 45 corto de similar versión al utilizado por los revólveres «Bull-Dog», que puede comprobarse admiten su introducción sin dificultad en las recámaras del tambor.

CARTUCHO CALIBRE 15 MM. MODELO 1867 PARA ARMAMENTO CON CIERRE BERDAN Este cartucho fue adoptado indistintamente para las versiones transformadas de fusil y carabina, sus características son: VAINA: De latón, con refuerzo interior en la base, re borde de extracción en el culote y alojamiento para cápsula fulminante; su peso es de 0,0098 Kg. PROYECTIL: Bala cilíndrico-ojival expansiva de plomo, de 15 mm de diámetro y 0,0345 Kg. de peso. La totalidad de su contorno cilíndrico queda alo jada en la vaina, separada su base de la carga por una dosis de lubricante. CARGA: Pólvora de graneado grueso con peso de 0,0050 Kg.

CARTUCHO CALIBRE 11 MM PARA FUSIL NÚÑEZ DE CASTRO Proyectado para su utilización en el fusil experimenta de este sistema, sus características son: VAINA: De figura ligeramente cónica, formada por una chapa trapezoidal de latón arrollada, protegida interiormente con papel embreado. En la base un casquillo de latón ofrece el reborde de ex tracción, el alojamiento de la cápsula fulmi nante y su yunque. PROYECTIL: Bala de plomo cilíndrico-ojival con base ligeramente ahuecada, peso de 0,0249 Kg., diámetro de 11,5 mm y altura de 25,2 mm. CARGA: Un peso de 0,0050 Kg. de pólvora, que quedaba separada del proyectil por una dosis de lubricante.

CARTUCHO CALIBRE 11 MM. MODELO 1871 PARA FUSIL REMINGTON La utilización de este cartucho fue común para los modelos de fabricación española y norteamericana, sus características son: VAINA: De latón, golleteada, con reborde de extrac ción y alojamiento de la cápsula fulminante; reforzada interiormente en su base. Su peso es de 0,0101 Kg. PROYECTIL: Bala de plomo cilíndrico-ojival, ligeramente ahuecada en su base, con peso de 0,0251 Kg., diámetro máximo de 11,2 mm y altura de 28 mm. CARGA: Un peso de 0,0050 Kg. de pólvora. En el cartucho la carga queda separada del proyectil por una dosis de lubricante.

CARTUCHO CALIBRE 11 MM. MODELO 1871 PARA TERCEROLA REMINGTON La única diferencia con el cartucho Modelo 1871 para fusil estriba en contar con un gramo menos de pólvora en la carga. Este cartucho se utilizó indistintamente en la tercerola Modelo 1871 y el mosquetón Modelo 1874, y para diferenciarlo de los cartuchos para fusil se teñía la ojiva del proyectil con tintura roja.

CARTUCHO CALIBRE 11 MM. MODELO 1889 PARA FUSIL Y CARABINA Este cartucho fue utilizado indistintamente por el fusil Remington Modelo 1871/89 y por la carabina para Dragones Modelo 1889 ; sus características son: VAINA: En latón, de forma tronco-cónica con reborde de extracción y alojamiento de la cápsula fulminante, refuerzo interior en la base y peso de 0,0101 Kg. PROYECTIL: Bala blindada con núcleo de plomo y envoltura exterior de latón cobreado; la punta chata y la base ligeramente ahuecada, diámetro máximo de 11 mm y peso de 0,026 Kg. CARGA: Un peso de 0,00475 Kg. de pólvora negra «Un (Westfaliana). Un disco de cartón separaba en el cartucho la carga del proyectil.

CARTUCHO CALIBRE 44 «RUSO» PARA REVÓLVER Los revólveres Smith & Wesson N.° 3 importados de los Estados Unidos así como las copias que de los mismos produjo la firma eibarresa Orbea Hermanos, utilizaron el cartucho internacionalmente conocido como «44 Russian», que también fue fabricado en España.

CARTUCHO CALIBRE 9 MM. PARA REVÓLVER PIÑAL El cartucho utilizado en las versiones experimentales del revólver Piñal tenía el proyectil de plomo con diámetro de 9,1 mm y la carga oscilaba entre 0,0010 y 0,0011 Kg. de pólvora. Sus características exactas no llegaron a fijarse definitivamente al abandonarse el proyecto de adopción en 1884.

CARTUCHO CALIBRE 11 MM. MODELO 1884 PARA REVÓLVER Por Real Orden de 6 de octubre de 18$4 se declaró reglamentario este cartucho, especificándose que quedaban autorizados para su uso en el servicio todos los revólveres, cualquiera fuera su sistema, modelo o nacionalidad, que fueran aptos para su utilización, siempre que se encontraran dentro de unos límites fijados de peso y longitud total. Las características del cartucho Modelo 1884 son las siguientes: VAINA: De latón, cilíndrica, con reborde de extracción y alojamiento de la cápsula fulminante. PROYECTIL: Bala de plomo, cilíndrico-ojival, ligeramente ahuecada en su base, con peso de 0,0165 Kg. y diámetro máximo de 11 mm. CARGA: Un peso de 0,0010 Kg. de pólvora negra graneado fino. En el cartucho la carga de pólvora quedaba separada del proyectil por un disco de cartón.

CARTUCHO CALIBRE 10,6 MM. PARA TERCEROLA WINCHESTER La versión de carabina Winchester producida en Oviedo y denominada Modelo 1873 por Real Orden de 2 de diciembre de 1893 utilizaba este cartucho fabricado en España y cuyas características son prácticamente idénticas a los internacionalmente conocidos como de calibre 44/40.

CARTUCHO CALIBRE 9 MM. LARGO, PARA PISTOLA AUTOMÁTICA Adoptado con la pistola Bergmann Modelo 1903 en el año 1905 se conoce inicialmente como cartucho calibre 9 mm. «Bergmann», fabricándose con mínimas variantes para las pistolas Campo Giro como cartucho calibre 9 mm «CampoGiro», para adoptar seguidamente la denominación de cartucho calibre 9 mm Largo. Sus características son: VAINA: De latón, entallada y con ranura de extracción, dispone de alojamiento para cápsula fulmi nante. PROYECTIL: Bala cilíndrico ojival roma, blindada, con núcleo de plomo endurecido con antimonio y en voltura de cuproníquel; su diámetro máximo es de 9,1 mm, su altura 16 mm, y su peso 0,0082 Kg. CARGA: Pólvora progresiva sin humo en un peso aproximado de 0,0001 Kg. CARTUCHO CALIBRE 7,65 PARA ARMAMENTO MÁUSER Este cartucho era el utilizado por el fusil Máuser Modelo Turco de 1890 ensayado en España con vistas a la adopción del sistema, así como por el fusil y la carabina Máuser del Modelo Argentino de 1891 utilizados en la Campaña de Melilla y posteriormente en Cuba. Sus características son: VAINA: De latón golleteada, con ranura de extracción y alojamiento de la cápsula fulminante. PROYECTIL: Cilíndrico-ojival romo, con ranura de engarce, núcleo de plomo y envoltura de acero niquela do; su longitud es de 30.8 mm. su diámetro máximo de 7,9 mm y su peso de 0,0140 Kg. CARGA: Pólvora Rottweil BL.P 88/91 en peso de 0,00265 Kg.

CARTUCHO CALIBRE 7 MM. MODELO 1893 PARA ARMAMENTO MÁUSER Este cartucho fue adoptado por R.O. de 17 de abril de 1893 con destino al fusil y la carabina Máuser modelos españoles de 1892, siendo utilizado indistintamente por el fusil Máuser Español Modelo 1893 y la carabina Máuser Modelo 1895 ; sus características son: VAINA: De latón, golleteada, con ranura de extracción y alojamiento de la cápsula fulminante. PROYECTIL: Cilíndrico-ojival romo (bala R.), núcleo de plo mo endurecido con antimonio y envoltura de acero recubierta con una capa de metal blan co. Su longitud es de 31 mm y su diámetro má ximo de 7,25 mm con peso de 0,0112 Kg. CARGA: Pólvora de nitrocelulosa pura sin humo en peso de 0,00245 Kg.

CARTUCHO CALIBRE 7 MM. MODELO 1913 PARA ARMAMENTO MÁUSER Aprobado por Real Orden de 21 de mayo de 1913 su entrada en servicio se demoró hasta 1916; sus características son: VAINA: Idéntica a la del cartucho Modelo 1893. PROYECTIL: Cilíndrico-ojival de punta aguda (bala P.), núcleo de plomo endurecido con antimonio y en voltura de hierro cupro-niquelado. Su longitud es de 30,8 mm, su diámetro máximo de 7,25 mm y su peso de 0,010 Kg: CARGA: Pólvora progresiva sin humo, de Granada, en peso de 0,00325 Kg.

CARTUCHO CALIBRE 7 MM. MODELO 1916 PARA ARMAMENTO MÁUSER (BALA RL) Declarado reglamentario por Real Orden de 17 de octubre de 1916 ínterin subsistiera la imposibilidad de importar la materia prima necesaria para fabricar cartuchos del Modelo 1893 originada por la Guerra Europea, sus características son: VAINA: Idéntica a la del cartucho Modelo 1893. PROYECTIL: De forma idéntica al del cartucho Modelo 1893 pero con envoltura de latón, compensándose su menor dureza con un mayor espesor. CARGA: Idéntica a la del cartucho Modelo 1893.

CARTUCHO CALIBRE 7 MM. MODELO 1916 PARA ARMAMENTO MÁUSER (BALA PL) Declarado reglamentario por igual Real Orden y por idénticos motivos que el Modelo 1916 «bala RL» como sustituto del cartucho Modelo 1913; sus características son: VAINA: Idéntica a la del cartucho Modelo 1893. PROYECTIL: De forma idéntica al del cartucho Modelo 1913 pero con envoltura de latón, compensándose su menor dureza con un mayor espesor. CARGA: Pólvora de nitrocelulosa pura, sin humo, idéntica a la utilizada en el cartucho Modelo 1893 pero en peso de 0,00255 Kg.

CARTUCHOS DE SALVAS PARA ARMAMENTO MÁUSER Inicialmente se adoptó el denominado Modelo 1893, con vaina idéntica a la del cartucho de guerra y carga de 1,1 gr. de pólvora especial sin humo para salvas, con taco de fieltro y bala hueca de madera ligera pintada de rojo. La imposibilidad de utilizar este martucho con la ametralladora Hotchkiss por faltarle la energía para conseguir el tiro continuo, origino la adopción del denominado Modelo 1910, en el que la vaina se prolonga tomando la forma del proyectil; este cartucho es exteriormente idéntico al de guerra diferenciándose por presentarse pavonado. Debido a que el baño nítrico que debía preceder al pavonado constituía un serio inconveniente para la estabilidad de la carga de pólvora del cartucho, el Modelo 1910 fue sustituido por el denominado Modelo 1912, que se diferenciaba del anterior por presentarse niquelado en vez de pavonado. La economía impuesta por la Guerra Europea originó el aprovechamiento de las vainas usadas en los cartuchos de guerra para la fabricación de cartuchos de salva, y así hace su aparición el denominado Modelo 1915 constituido por vaina de recuperación y sin bala simulada. Cuatro cortes longitudinales hechos en el gollete y convenientemente rebatidos, cierran la boca del cartucho evitando el vertido de la carga. CARTUCHO DE EJERCICIO PARA ARMAMENTO MÁUSER Inicialmente se adoptó el denominado Modelo 1893 constituido por una vaina idéntica a las del cartucho de guerra con cápsula sin cebo y la envoltura hueca del proyectil soldada al gollete de la vaina. Para distinguirlos de los de guerra estaba niquelado exteriormente y la vaina tenía en su parte media, grabados, tres líneas anulares de puntos. Para evitar posibles confusiones con el cartucho para salvas Modelo 1912 el cartucho de ejercicio Modelo 1893 fue sustituido por el Modelo 1912, de igual fabricación que el cartucho para salvas Modelo 1910 pero naturalmente sin cebo ni carga alguna. Este cartucho se distinguía por estar pavonado exteriormente presentando la vaina tres anillos espoleados formando grecas.

LIBRO NUM. 3 MODELOS PORTÁTILES DE RETROCARGA 1855-1921 Al iniciar la exposición del armamento de retrocarga he considerado más adecuado distinguir entre los modelos de carga simple y los de repetición; la evolución de los primeros no tarda en verse interrumpida por la generalización de los segundos y he optado por tratar separadamente en éstos las armas cortas y las armas largas. En orden a su evolución el armamento reglamentario de retrocarga español tiene una primera época que finaliza con la adopción del cartucho calibre 7 mm (7 x 57) para las armas largas, y la del cartucho calibre 9 mm «Bergimann» para las armas cortas, iniciándose una tercera época con la adopción del cartucho calibre 7,62 mm (7,62 x 51) en las armas largas y el 9 mm. «Parabellum» en las cortas. No me he ajustado a esta evolución ideal por considerar la primera época insuficiente en cantidad de modelos para justificar una edición independiente y así finaliza este III Tomo en fecha inmediatamente anterior a la de la adopción del primer fusil ametrallador reglamentario de nuestro Ejército.

MODELOS PORTÁTILES DE RETROCARGA ARMAMENTO DE REPETICIÓN ARMAS CORTAS 1855/1922 Juan L. Calvó Barcelona 1977 MODELOS PORTÁTILES DE RETROCARGA ARMAMENTO DE REPETICIÓN ARMAS CORTAS 1855 -1921 La Orden que en mayo de 1855 emitía la Capitanía General de la Isla de Cuba disponiendo fueran armados con revólver Colt los oficiales de los batallones de Cazadores así como los de las demás compañías de preferencia destinadas en la Isla hizo del Ejército de Ultramar el primero español dotado de un arma corta de repetición. Esta disposición no tardó en hacerse extensiva para todos los oficiales con mando en Cuba, que se vieron así armados con el revólver Colt al tiempo que en la Península los oficiales de Cazadores eran también dotados con revólver según Real Orden de octubre del mismo año en la que se fijaba tal disposición sin determinar a lo largo de su texto el modelo adoptado, referenciándose únicamente un revólver de cinco tiros del que deberían adquirirse cuarenta unidades en «las fábricas más acreditadas del extranjero», para proveer con ellas a la oficialidad del Batallón de Cazadores de Madrid, indicándose que en lo sucesivo estas armas deberían construirse en España para ir dotando con ellas a los oficiales de los restantes cuerpos. El proveedor de los cuarenta primeros revólveres fue la firma belga A. Francotte y el modelo suministrado correspondía al Beaumont-Adams que producía dicha firma con licencia de la compañía inglesa Deane, Adams & Deane. E1 indicado modelo fue conocido en España como revólver «Adams Deans» pasando a fabricarse en Trubia como reglamentario inicialmente de los oficiales de Cazadores, tras los que siguieron los oficiales de Estado Mayor en 1856, los de la Guardia Civil en 1858 y los de Caballería y Carabineros en 1859; el uso del revólver se generalizaba y por Real Orden de 7 de mayo de 1857 se autorizaba su venta en Trubia y Oviedo «a oficiales del Ejército y personas de distinción». El revólver Adams Deans se mantuvo como reglamentario escaso tiempo ya que en abril de 1858 se ordenó su sustitución por el revólver Lefaucheux, que superaba al anterior «en ventaja y economía». El nuevo revólver, copia del que produjera su inventor en Francia, se fabricó también en Trubia según dimensiones oficiales dadas por Circular de 20 de diciembre de 1858, complementándose esta producción con la ofrecida por industriales guipuzcoanos como la firma Orbea Hermanos, que suministró una versión del Modelo 1858 prácticamente idéntica a la de Trubia. La introducción del revólver en el armamento de la tropa sustituyendo las pistolas de avancarga se inició con un nuevo modelo Lefaucheux adoptado en septiembre de 1863, que sin ser copia fiel de modelo extranjero como los precedentes, se fabricó exclusivamente en Oviedo, donde se habían trasladado los talleres de revólveres de Trubia. Por lo que respecta a la Marina de Guerra el primer revólver adoptado fue el Kerr en junio de 1862, este revólver fue suministrado en parte por la firma inglesa London Armoury Ltd. fabricándose también en España hasta ser sustituido en 1861 por la versión modificada del mismo, que permitía la utilización de cartuchos de ignición central, complementándose la dotación necesaria en los buques con revólveres Lefaucheux Modelo 1863 al tiempo que según el brigadier C. Barrios se mantenía en proyecto la sustitución de ambos por un modelo Remington (1). [(1) El brigadier C. Barrios en su «Tratado Elemental de Armas Portátiles» (Madrid, 1881) indica al referirse al armamento de las secciones de marinería «está en uso el sistema Lefaucheux y los del Kerr transformados; pero se ha propuesto y acordado cambiarlos por los del sistema Remington, muy superiores a los actuales». Hasta el momento no he localizado otra referencia al uso de armas cortas Remington en la Marina o el Ejército españoles.]

En el Ejército se inició la sustitución parcial de los revólveres Lefaucheux con la autorización dada en 1873 por el Poder Ejecutivo de la República que permitía a la oficialidad el uso del revólver Smith & Wesson N.° 3 con o sin culatín adaptable, modelo que compitió en España con las copias que del mismo producía en Eibar la firma Orbea Hermanos, mientras que para la sustitución definitiva del Lefaucheux se aprobó inicialmente el revólver Piñal, que era una modificación del anterior Smith & Wesson que incluía el sistema de extracción gaseosa de las vainas vacías ideada por el teniente Ibarra. La experimentación con el revólver Piñal se vio interrumpida por Real Orden de 6 de octubre de 1884, declarándose reglamentario el cartucho Modelo 1884 al tiempo que se consideraban aptos para el servicio todos aquellos revólveres capaces de utilizarlo cuya longitud total oscilara entre los 240 y 260 mm, con peso no inferior a los 850 grs. ni superior a los 900 grs. En su segundo párrafo la mencionada Real Orden suspendía la fabricación de revólveres en Oviedo y recomendaba a la oficialidad la adquisición del modelo que con el número 7 ofrecía en su catálogo la firma Orbea Hermanos denominándolo del sistema «Ona»; una recomendación similar consiguió en 1888 la firma también eibarresa Anitua y Charola para una de las versiones por ellos producidas del revólver Merwin & Hulbert. La sustitución de los revólveres por un modelo de pistola automática se llevó a cabo oficialmente en la primera década de nuestro siglo, si bien en la práctica la sustitución tardó en efectuarse debido al escaso resultado ofrecido por la pistola Bergmann adoptada inicialmente así como por las dificultades de realización de la Campo Giro adoptada a continuación. La pistola Bergmann se adoptó reglamentariamente en septiembre de 1905 tras una experimentación que incluyó a todos los modelos conocidos en la época; seleccionados los sistemas Máuser y Bergmann la elección definitiva recayó en el Modelo 1903 de este último, si bien la versión importada en mayor cantidad fue la conocida como Modelo 1908, producida por la compañía belga Anciens Etablissements Pieper, que en 1907 habían adquirido la licencia de fabricación de la pistola Bergmann. El deficiente resultado de la pistola Bergmann motivó que en diciembre de 1912 fuera declarada reglamentaria la pistola automática patentada por el teniente coronel de Estado Nlayor D. Venancio López de Ceballos y Aguirre, Conde de Campo Giro, que en versión mejorada del prototipo Modelo 1904 fue producida como Pistola Automática Campo Giro Modelo 1913 por la firma Esperanza y Unceta en los años 1914 y 1915, para iniciar en 1916 la producción del Modelo 1913/16, mantenida hasta el año 1919. En 1921 Esperanza y Unceta presentaron su pistola Astra 400, declarada reglamentaria para el Ejército en octubre del mismo año como Pistola Automática Modelo 1921; este modelo se mantuvo como tal por más de veinte años siendo adoptado también por la Marina de Guerra y el Cuerpo de Carabineros. Por su parte la firma eibarresa Bonifacio Echevarría presentaba en 1920 su pistola Star modelo de aquel año en calibre 9 mm. Bergmann con el que se inició su dotación a la Guardia Civil y que mejorado en los denominados Modelo 1921 y 1922 pasó a ser reglamentario del Instituto en octubre de 1922.

REVÓLVER COLT PARA OFICIALIDAD

LÁMINA 1 (A.C. 1855/1921) Longitud total: 280 mm. Longitud del cañón: 156 mm. Calibre: 8,75 mm. Capacidad de carga: cinco cartuchos. CAÑÓN : De superficie octogonal y ánima estriada, con punto de mira. TAMBOR: De superficie cilíndrica con hendiduras de fijación y cinco recámaras con sus correspondientes chimeneas. CARACTERÍSTICAS: Su sistema es de «acción simple», la acción de montar el martillo percutor provoca el giro del tambor, que se detiene y fija al quedar la recámara correspondiente encarada con el ánima del cañón. MUNICIÓN: No hay noticia de que fuese usual la utilización de algún tipo de cartucho, por lo que las recámaras se cargarían introduciendo en ellas la dosis de pólvora que facilitara el medidor del frasco, introduciéndose a continuación un taco de cartón o fieltro y el proyectil. Observaciones: Adoptado por Orden de la Capitanía General de la Isla de Cuba de fecha 11 de mayo de 1855, estos revólveres fueron adquiridos a la firma Colt Mfg. Arms Co. que los producía como Modelo 1849 de bolsillo, entregándose a la oficialidad del Ejército destinada en Cuba en una caja que contenía además recipiente para pólvora con medidor, turquesa doble para fundición de balas esféricas y ojivales, destornillador para chimeneas y tornillos, pólvora, balas y pistones.

REVÓLVER ADAMS DEANS PARA OFICIALIDAD

LÁMINA 1 (A.C. 1855/1921) Longitud total: 310 mm. Longitud del cañón: 153 mm. Calibre: 10,5 mm. Capacidad de carga: Cinco cartuchos. CAÑÓN : De superficie octogonal, con punto de mira y ánima rayada con cinco estrías helicoidales. TAMBOR: De superficie cilíndrica, dispone de cinco recámaras con sus correspondientes chimeneas. CARACTERÍSTICAS: Su sistema es de (doble acción»; accionando el disparador el tambor gira al tiempo que el martillo percutor retrocede. Cuando la recámara correspondiente queda encarada con el ánima del cañón, el tambor se fija, momento en que el martillo percutor se libera de la acción del disparador e impulsado por el muelle cae sobre la chimenea provocando el disparo. MUNICIÓN : No hay noticia de que utilizase algún tipo de cartucho, por lo que la carga se haría de forma idéntica a la descrita para el revólver Colt. Observaciones: Adoptados por Real Orden de 22 de octubre de 1855 los primeros cuarenta ejemplares se adquirieron a la firma belga A. Francotte; uno de ellos figura en la Colección del Museo de la Escuela de Armería de Éibar y presenta un punzón con la Cifra de Isabel II en el lado derecho del armazón. En España la producción de este modelo se realizó en la Fábrica de Trubia y los ejemplares se marcaron simplemente «Trubia» con el

año de fabricación y número de serie. Cada revólver se entregó con una dotación de accesorios compuesta por un destornillador para chimeneas y tornillos, turquesa doble para fundición de balas esféricas y cilíndrico-ojivales con espiga, sacabocados para la confección de tacos y recipiente para pólvora.

REVÓLVER ADAMS DEANS, VERSIÓN MODIFICADA

LÁMINA 2 (1855/1921) Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: Capacidad de carga: CAÑÓN : TAMBOR: CARACTERÍSTICAS:

MUNICIÓN : Observaciones:

310 mm. 152 mm. 10,5 mm. cinco cartuchos. De características idénticas a la versión inicial. De características idénticas a la versión inicial. La única diferencia entre ambas versiones está en el seguro; el sistema de muelle lateral que engancha y retiene el martillo percutor ha sido sustituido en. esta segunda versión con un cierre de pestillo que en posición de seguro imposibilita todo contacto del percutor con las chimeneas. Este nuevo seguro ofrece mayor garantía que el primitivo, pero tiene el inconveniente sobre aquél que su retirada debe hacerse manualmente, mientras que en el otro era automática al accionarse el disparador e iniciarse el retroceso del martillo percutor. Idéntica a la de la primera versión. El único ejemplar localizado, perteneciente a colección particular, presenta como marca la inscripción (Fábrica de Trubia» sin fecha de fabricación ni número de serie. Los numerosos accidentes que provocó el uso del revólver Adams-Deans serán la razón que hará explicable la existencia de esta segunda versión del modelo, que no llegaría a conocer producción importante al ser sustituida el arma por el revólver sistema Lefaucheux.

REVÓLVER LEFAUCHEUX MODELO 1858, VERSIÓN FABRICA DE TRUBIA

LÁMINA 3 (A.C. 1855/1921) Longitud total: 288 mm. Longitud del cañón: 154 mm. Calibre: 11 mm. Capacidad de carga: seis cartuchos. CAÑÓN: De superficie achaflanada en su iniciación, cilíndrico el resto, con punto de mira y ánima rayada con cuatro estrías helicoidales. TAMBOR: De superficie cilíndrica con taladros para las espigas y resaltos de fijación; seis re cámaras. CARACTERÍSTICAS: Sistema de acción simple idéntico al des crito para el revólver Colt. MUNICIÓN : Cartucho de espiga calibre 12 mm. Modelo 1858. Observaciones: Adoptado por Real Orden de 30 de abril de 1858 este revólver era copia del fabricado en Francia por su inventor, y se produjo en España en dos versiones ligeramente diferenciadas; la de la Fábrica de Trubia y la realizada por varios industriales guipuzcoanos. REVÓLVER LEFAUCHEUX MODELO 1858, VERSIÓN ORBEA HERMANOS

LÁMINA 3 (A.C. 1855/1921) Longitud total: 293 mm. Longitud del cañón: 160 mm. Calibre: 11 mm. Capacidad de carga: seis cartuchos. CAÑÓN : Difiere ligeramente en su iniciación de la versión fabricada en Trubia, siendo el punto de mira de mayor tamaño. TAMBOR: La única diferencia estriba en la forma de los topes de fijación. CARACTERÍSTICAS: Mecánicamente ambas versiones son idénticas. MUNICIÓN : Cartucho de espiga calibre 12 mm. Modelo 1858. Observaciones: La diferencia más acusada entre las dos versiones se observa en la línea del martillo percutor; otro detalle consiste en el arco del guardamonte que en la versión de Trubia constituye pieza independiente atornillada a la platina inferior mientras que en la segunda versión forman arco y platina una pieza única. Se unen a estas otras diferencias fácilmente detectables en la comparación de los diseños de la Lámina 3, debiendo hacerse notar que si bien en los detalles particulares la segunda versión no varía según el fabricante, si lo hace la línea general del arma. Orbea

Hermanos fueron tal vez los que produjeron este modelo en mayor cantidad ofreciéndolo también en versiones de lujo cuidadosamente adornadas.

REVÓLVER KERR MODELO 1862 PARA LA MARINA

LÁMINA 2 (A.C. 1855/1921) Longitud total: 272 mm. Longitud del cañón: 145 mm. Calibre: 11 mm. Capacidad de carga: cinco cartuchos. CAÑÓN : De superficie octogonal, dispone de pun to de mira y ánima rayada con cinco es trías helicoidales. TAMBOR: De superficie cilíndrica, dispone de cinco recámaras con sus correspondientes chi meneas. CARACTERÍSTICAS: Sistema de acción simple, idéntico al descrito para el revólver Colt. MUNICIÓN : No hay noticia de que utilizase algún tipo de cartucho, por lo que su carga se realizaría como en el revólver Colt. Observaciones: Adoptado por Real Orden de 22 de junio de 1862 se conocen un mínimo de tres versiones españolas; una producida por Orbea Hermanos, otra que no presenta más marca que un punzón con la letra O. bajo una corona y una tercera en la que la marca la constituye

un anagrama formado por las letras A. y O. separadas por un ancla y dentro de un círculo ovalado, apareciendo también en ocasiones la marca (Fábrica de Durango» en el lado izquierdo del armazón. Todas estas versiones son de acción simple presentando únicamente diferencias de detalle.

REVÓLVER LEFAUCHEUX MODELO 1863

LÁMINA 4 (A.C. 1855/1921) Longitud total: 277 mm. Longitud del cañón: 154 mm. Calibre: 11 mm. Capacidad de carga: seis cartuchos. CAÑÓN: De superficie cilíndrica, cuenta con reducida meseta en su iniciación, punto de mira y ánima rayada con cuatro estrías helicoidales. TAMBOR: De superficie cilíndrica con taladros para las espigas y resaltos de fijación; seis re cámaras. CARACTERÍSTICAS: Sistema de acción simple idéntico al descrito para el revólver Colt. MUNICIÓN : Cartucho de espiga calibre 12 mm. Modelo 1863. Observaciones: Adoptado por Real Orden de 16 de septiembre de 1863, los talleres de revólveres se habían trasladado de Trubia a Oviedo aquel mismo año, y así el Modelo 1863 fue producido en la Fábrica de Oviedo y marcado «Oviedo» seguido del año de fabricación y con número de serie. Pese a que el modelo sólo fue producido en la Fábrica de Oviedo, algún ejemplar examinado no presenta marca ni fecha, y sí únicamente número de serie.

REVÓLVER KERR TRANSFORMADO MODELO 1861 PARA LA MARINA

LÁMINA 4 (A.C. 1855/1921) Longitud total: 268 mm. Longitud del cañón: 145 mm. Calibre: 11 mm. Capacidad de carga: cinco cartuchos. CAÑÓN : El original del arma, que ha sido desprovista de la palanca del atacador y dotada de varilla extractora similar a la de los revólveres Lefaucheux. TAMBOR: Convenientemente modificado para admitir la utilización de cartuchos de ignición central. Esta modificación consiste en cortarlo suprimiendo la parte ocupa da por las chimeneas de forma que las re cámaras quedan taladradas de lado a lado, practicándose un reborde para el ajusta do de la pestaña de la vaina del cartucho, v ranuras para la fijación del tambor. CARACTERÍSTICAS: La modificación consiste en colocar en el espacio que ocupaba la parte del tambor suprimida, tina pieza solidaria a la armadura que

incorpora aguja percutora dotada de muelle espiral gracias al cual su extremo punzante se mantiene apartado del cebo del cartucho de no mediar la acción del martillo percutor, cuya nariz ha sido recortada. Mecánicamente el arma no sufre variación manteniéndose como de acción simple. MUNICIÓN : Cartuchos metálicos de ignición central calibre 12 mm. Observaciones: Adoptado por Real Orden de 30 de junio de 1864, todos los ejemplares localizados corresponden a la versión marcada en la Fábrica de Durango. Acerca de esta fábrica no ha sido posible localizar documentación, apareciendo su marca únicamente en revólveres Kerr y en algunas versiones civiles de bolsillo para cartuchos de espiga.

REVÓLVER SMITH & WESSON N.° 3 «MODELO RUSO»

LÁMINA 5 (A.C. 1855/1921) Longitud total: 313 mm. Longitud del cañón: 178 mm. Calibre: 11 m. Capacidad de carga: seis cartuchos. CAÑÓN: De superficie cilíndrica con pronunciado resalto en su mitad superior, punto de mira y ánima rayada con cinco estrías he licoidales. TAMBOR: De superficie vaceada con ranuras de fijación; seis recámaras. CARACTERÍSTICAS: Sistema de acción simple idéntico al des crito para el revólver Colt; la novedad más notable se encuentra en el sistema automático de extracción de las vainas; situado el martillo percutor en posición de seguro puede hacerse girar el cañón y tambor alrededor de un eje, en este pro ceso una estrella extractora se desplaza desalojando las vainas de las recámaras del tambor. MUNICIÓN : Cartuchos de ignición central calibre 44 «Ruso». Observaciones: Al autorizar el Poder Ejecutivo de la República el uso del revólver Smith & Wesson N .o 3 no determinaba una versión particular de las varias producidas por sus fabricantes de aquel modelo, con lo que todas ellas se veían admitidas.

REVÓLVER SMITH & WESSON N.° 3, VERSIÓN ORBEA HERMANOS

LÁMINA 5 (A.C. 1855/1921) Longitud del arma con culatín: 600 mm. Longitud del arma sin culatín: 315 mm. Longitud del cañón: 178 mm. Calibre: 11 mm. Capacidad de carga: seis cartuchos. CAÑÓN : De similares características al del modelo norteamericano. TAMBOR: De similares características al del modelo norteamericano. CARACTERÍSTICAS: Idénticas a las del modelo norteamericano. MUNICIÓN : Cartuchos de ignición central calibre 44 «Ruso». Observaciones: La firma Orbea Hermanos se limitó a copiar el modelo norteamericano en varias de sus versiones; las diferencias que se aprecian entre el revólver que aparece diseñado y reseñado en lámina N.° 5 con el norteamericano de la misma lámina se deben a que la copia española no lo es del particular modelo norteamericano, sino de otra versión posterior del mismo. Las copias producidas por Orbea Hermanos van marcadas en ocasiones «Fábrica de Orbea Hermanos - Éibar (España)» y en otras «Orbea Hermanos (Éibar) con privilegio en España».

REVÓLVER PIÑAL

LÁMINA 6 (A.C. 1855/1921) Longitud total: 185 mm. Longitud del cañón: 141 mm. Calibre: 9 mm. Capacidad de carga: seis cartuchos. CAÑÓN : De superficie cilíndrica con punto de mira y ánima rayada con cuatro estrías helicoidales. TAMBOR: De superficie vaceada, con ranuras de fijación y siete recámaras. CARACTERÍSTICAS: Sistema de acción simple idéntico al descrito para el revólver Colt; el arma es una modificación del revólver Smith & Wesson N.° 3 en el que la principal novedad reside en el sistema automático de extracción de las vainas vacías mediante la orientación de los gases que escapan entre el tambor y el cañón del arma en el momento de producirse el disparo, con venientemente dirigidos para provocar la impulsión y extracción de la vaina del cartucho utilizado en el disparo anterior. Este sistema proyectado por el teniente Ibarra, modificaba el tradicional sentido de giro del tambor haciéndolo inverso, y obligaba a que la carga máxima fuera de seis de las siete recámaras, ya que debía mantenerse vacía la que quedaba situada frente a la cámara de gases. MUNICIÓN: No llegó a determinarse un modelo de cartucho definitivo, los experimentados lo fueron con cartuchos de ignición central calibre 9 mm. Observaciones: La Real Orden de 6 de octubre de 1884 que ponía fin a las experiencias con el revólver Piñal, dejaba en libertad a sus inventores para desarrollarlo con fines comerciales, lo que no hay noticia de que llegaran a hacer. Los únicos ejemplares localizados pertenecen a la Colección del Museo del Ejército.

REVÓLVER ORBEA HERMANOS N.° 7 SISTEMA ONA

LÁMINA 7 (A.C. 1855/1921) Longitud total: 250 mm. Longitud del cañón: 125 mm. Calibre: 11 mm. Capacidad de carga: seis cartuchos. CAÑÓN: De características similares al del revólver Smith & Wesson N.° 3. TAMBOR: De características similares al del revólver Smith & Wesson N.° 3. CARACTERÍSTICAS: Su mecanismo reunía las dos diferentes acciones descritas en los revólveres Colt y Adams-Deans; el sistema de extracción era idéntico al del revólver Smith & Wesson N.° 3. MUNICIÓN: Cartucho calibre 11 mm. Modelo 1884. Observaciones: La firma Orbea Hermanos se fundó en 1859, ministrando revólveres del Modelo 1858 e interviniendo en la transformación de armamento con cierre Berdan, posteriormente produjo versiones de carabinas sistema Remington y copias del revólver Smith & Wesson N.° 3, presentando más tarde los revólveres que denominó del sistema Ona - vocablo vascuence que significa «bueno» - y que pueden definirse como la versión española de los revólveres N.° 3 N New Model de Smith & Wesson.

REVÓLVER MERWIN & HULBERT VERSIÓN ANITUA Y CHAROLA

LÁMINA 8 (A.C. 1855/1921) Longitud total: 280 mm. Longitud del cañón: 120 mm. Calibre: 11 mm. Capacidad de carga: seis cartuchos. CAÑÓN: De superficie cilíndrica, con punto de mira y ánima rayada con cuatro estrías helicoidales. TAMBOR: De superficie vaceada con ranuras de fijación y seis recámaras. CARACTERÍSTICAS: Su sistema es de acción simple, idéntico al descrito para el revólver Colt; su novedad principal está en el sistema de extracción de las vainas de los cartuchos mediante el desplazamiento y giro manual hacia adelante de tambor y cañón. MUNICIÓN: Cartucho calibre 11 mm. Modelo 1884. Observaciones: Con talleres en Libar al igual que Orbe Hermanos, la firma Anitua y Charola produjo una amplia gama de revólveres copia de los que fabricaba la firma norteamericana Merwin Hulbert & Co., marcándolos como «sistema Merwin & Hulbert» con indicación de la patente norteamericana. El modelo descrito fue el fabricado con destino al Ejército Español, consiguiendo en 1888 una recomendación similar a la que obtuvo Orbea Hermanos para su revólver N.° 7 en 1884; pese a ello el sistema Merwin & Hulbert no gozó de gran aceptación entre la oficialidad de nuestro Ejército.

PISTOLA AUTOMÁTICA BERGMANN MODELO 1908

LÁMINA 9 (A.C. 1855/1921) Longitud total: 250 mm. Longitud del cañón: 102 mm. Calibre: 9 mm. Capacidad del cargador: seis cartuchos. CARACTERÍSTICAS: Pistola automática de cañón móvil, admite la introducción del cargador por la parte inferior del depósito o el repuesto de municiones por la parte superior del mismo; el cañón tiene el ánima rayada con seis estrías helicoidales y constituye seguro la palanca situada junto al percutor en el costado derecho del arma. MUNICIÓN: Cartucho calibre 9 mm. «Bergmann». Observaciones: Por Real Orden de 5 de septiembre de 1905 se declaró reglamentaria en España la pistola Bergmann Modelo 1903, que con el nombre de «Mars» era fabricada en Alemania; no obstante las unidades distribuidas correspondieron al Modelo 1908, fabricado en Bélgica por la firma «Anciens Etablissements Pieper», que en 1907 habían adquirido la licencia de fabricación del arma.

PISTOLA AUTOMÁTICA CAMPO GIRO MODELO 1913

LÁMINA 9 (A.C. 1855/1921) Longitud total: 23 7 mm. Longitud del cañón: 16,5 mm. Calibre: 9 mm. Capacidad del cargador: ocho cartuchos. CARACTERÍSTICAS: Pistola automática de cañón fijo y ánima rayada con seis estrías helicoidales; cargador situado en el interior de la empuñadura introduciéndose por su parte inferior. Diente de seguro en el percutor y sobre-seguro constituido por un pestillo lateral izquierdo que bloquea el cerrojo y percutor sea cual fuere la posición de este último. MUNICIÓN: Cartucho calibre 9 mm. Campo Giro. Observaciones: Tras ser adoptada por Real Orden de 24 de diciembre de 1912 la pistola automática Campo Giro, la firma Esperanza y Unceta de Guernica se encargó de su fabricación presentando el denominado Modelo 1913, versión mejorada por su inventor del anterior Modelo 1904, que no había conocido más producción que la de los prototipos fabricados en Oviedo. La pistola automática Campo Giro Modelo 1913 fue producida en número de 960 unidades durante el año 1914, interrumpiéndose su fabricación en 1915.

PISTOLA AUTOMÁTICA CAMPO GIRO MODELO 1913/16

LÁMINA 10 (A.C. 1855/1921) Longitud total: 237 mm. Longitud del cañón: 165 mm. Calibre: 9 mm. Capacidad del cargador: ocho cartuchos. CARACTERÍSTICAS: Este modelo era una modificación del anterior de 1913 ; exteriormente la diferencia principal entre los dos modelos se lo caliza en la distinta posición de la palanca de sujeción del cargador, que en el Modelo 1913 se sitúa tras el arco del guardamonte mientras que en el Modelo 1913/1916 pasa a la parte inferior de la empuñadura. MUNICIÓN: Cartucho 9 mm. Campo Giro. Observaciones: El modelo 1913/16 fue fabricado por Esperanza y Unceta desde el año 1916 hasta el de 1919 en un total de 13.178 unidades. El prematuro fallecimiento del Conde de Campo Giro puso fin a sus trabajos de desarrollo y mejora del arma, que efectuados por Esperanza y Unceta dieron como resultado la pistola Astra 400.

PISTOLA AUTOMÁTICA ASTRA MODELO 1921

LÁMINA 10 (A.C. 1855/1921) Longitud total: 225 mm. Longitud del cañón: 150 mm. Calibre: 9 mm. Capacidad del cargador: ocho cartuchos. CARACTERÍSTICAS: Pistola automática de cañón fijo y mecánica similar al modelo 191316, sus novedades más importantes son la de tener interno el martillo percutor y contar con tres seguros: de aleta, de cargador y de empuñadura. MUNICIÓN: Cartucho calibre 9 mm. Largo. Observaciones: Esperanza y Unceta presentaron en 1921 la que denominaron pistola Astra 400, declarada reglamentaria para el Ejército por Real Orden de 6 de Octubre de aquel mismo año. Además de la versión original producida en Guernica, el Modelo 1921 tiene una versión fabricada en Valencia y marcada R.E. (República Española) y otra fabricada en Cataluña con la marca «F. Ascaso».

PISTOLA AUTOMÁTICA STAR MODELO 1920

LÁMINA 12 (A.C. 1855/1921) Longitud total: 204 mm. Longitud del cañón: 127 mm. Calibre: 9 mm. Capacidad del cargador: ocho cartuchos. CARACTERÍSTICAS: Pistola automática de cañón móvil, con cargador situado en el interior de la empuñadura, introduciéndose por su parte inferior; cañón de ánima rayada con seis estrías helicoidales y martillo percutor exterior. Constituye seguro una pieza semicilíndrica que alojado un punzón lo hace coincidir con la aguja percutora transmitiendo el impacto del martillo en la acción de fuego, o bien variando su situación en la posición de seguro. MUNICIÓN: Cartucho calibre 9 mm. Largo. Observaciones: Fabricada por Bonifacio Echevarría, la pistola automática Star Modelo 1920 muestra cierta similitud con la pistola automática Colt Modelo 1911; con todo y pese a diferir específicamente de las versiones Star de cañón fijo presentadas con anterioridad por esta firma, no se puede negar al Modelo 1920 un cierto aire familiar con aquellos.

PISTOLA AUTOMÁTICA STAR MODELO 1921

LÁMINA 12 (A.C. 1855/1921) Longitud total: 20,1 mm. Longitud. del cañón: 127 mm. Calibre: 9 mm. Capacidad del cargador: ocho cartuchos. CARACTERÍSTICAS: Pistola automática de cañón móvil de características similares al anterior Modelo 1920, del que se diferencia por la sustitución del seguro primitivo por otro lateral de aleta que bloquea el martillo percutor y el cerrojo, y la adición de un sobre-seguro de empuñadura. MUNICIÓN: Cartucho calibre 9 mm. Largo. Observaciones: La sustitución del seguro utilizado en el Modelo 1920 por otro de aleta, hace que el Modelo 1921 aumente su parecido con la pistola automática Colt Modelo 1911, abandonando toda circunstancial similitud con los anteriores modelos Star de cañón fijo. A solicitud de la Guardia Civil, principal usuaria del modelo, éste se modificó con la supresión del seguro de empuñadura, apareciendo el Modelo 1922 adoptado reglamentariamente por el benemérito Instituto según Real Orden de 5 de octubre de 1922.

MODELOS PORTÁTILES DE RETROCARGA ARMAMENTO DE CARGA SIMPLE 1855 -1889 La primera experiencia importante con un arma de retrocarga la realizó el Ejército Español en 1855 con la carabina Soriano, y diez años más tarde se experimentaba en gran escala con el fusil García Sáez, de cuya producción se encargó la Fábrica de Oviedo incorporando bloques de recámara facilitados por la industria belga, ya que en la fecha Oviedo carecía de la maquinaria necesaria para realizarlos con la precisión requerida. El fracaso del fusil García Sáez puso en evidencia que la adopción de un sistema de retrocarga revestía riesgos muy superiores a los previstos y que era necesario no limitarse a la inventiva nacional como hasta el momento se había hecho; consecuentemente se enviaron comisiones en busca de información sobre los sistemas extranjeros al tiempo que la junta Superior Facultativa del Cuerpo de Artillería creaba una Subcomisión especialmente encargada de experimentar los que se fueran presentando. En el plazo de un mes la citada Subcomisión experimentó con más de 120 sistemas diferentes que comprendían desde los que admitían aprovechamiento del antiguo armamento mediante su transformación hasta los entonces revolucionarios sistemas de repetición utilizados en la Guerra de Secesión norteamericana, pero el elevado coste que suponía la renovación total del armamento y el hecho de disponer de considerable cantidad de armas que no habían llegado ni a la mitad de su período oficial de servicio fueron causa de que inicialmente se considerara más aconsejable adoptar un sistema de transformación y así la Subcomisión centró en éstos su interés mostrando preferencia por el presentado por el coronel norteamericano Hiram Berdan como cierre «N.° 2», denominado cierre N.° 1 por la Subcomisión. Tras la experiencia con este cierre se propusieron varias modificaciones según las cuales Berdan presentó su cierre «N.° 3», N.° 2 para la Subcomisión que no tardó en mejorarlo en el que para el inventor sería «N.° 4» y para la Subcomisión N.° 3. Este cierre fue el definitivamente adoptado no sin incluir alguna nueva modificación que de hecho lo convertía en el que para el inventor sería «N.° 5». La transformación reglamentaria con cierre Berdan se efectuó únicamente en fusiles del Modelo 1859 y carabinas de los Modelos 1857, 1858 y 1857/59; el presupuesto se calculó para la transformación de 10.000 armas y como ejecutores de este trabajo aparecen reseñadas las fábricas de Ybarzábal y Orbea Hermanos de Eibar y la Euscalduna de Placencia, poniendo de relieve la problemática que suponía la adopción del nuevo armamento el hecho de que una de las modificaciones con que fue alterado el cierre Berdan previa su adopción fuera un suplemento obturador y un punzón taladrado en toda su longitud con los que debería ir provista cada arma para permitirle el uso de la antigua cartuchería de cebado independiente caso de carecerse de la reglamentaria. Lógicamente la transformación no podía considerarse una solución a largo plazo y así a principios de 1868 se formó una junta que debía determinar cuál de los sistemas de nuevo armamento resultaría más adecuado para ser declarado reglamentario, centrándose inicialmente las preferencias en los Remington y Peabody de los que se adquirieron importantes partidas para nuestro Ejército de Ultramar, iniciando la Fábrica de Oviedo la producción de una carabina sistema Remington con destino al Cuerpo de Carabineros. Tras una exhaustiva experimentación realizada en los años 1869 y 1870 con armamento de los sistemas Remington, Martini-Henry, Wilson, Berdan y Núñez de Castro, la junta decidió aconsejar por último la adopción del sistema Remington, pero para la decisión final se requirió la formación de una junta de Generales que reuniendo a los Directores de los Cuerpos del Ejército debía decidir entre el sistema Remington y el Núñez de Castro. Resulta evidente que la cuestión a debatir era la adopción de un sistema nacional o uno extranjero, y la elección recayó acertadamente sobre el Remington, del que en febrero de 1871 se declaraba reglamentario un modelo de fusil para Infantería y otro de tercerola para Caballería. Junto con los modelos Remington de fabricación española, el Ejército contó también con fusiles de fabricación norteamericana adquiridos a la firma Remington & Sons e importados en dos contratas de 10.000 y 50.000 fusiles respectivamente; la Guerra Carlista se había iniciado el mismo año en que se adoptara el Remington y la producción de Oviedo era insuficiente para atender las necesidades del momento, por lo que en la zona guipuzcoana se fabricaron también armas del sistema Remington sin ajustarse a los modelos reglamentarios y probablemente también en este período se utilizaron fósiles y carabinas sistema La Rosa y Snider reformado «La Azpeitiana», ya que los ejemplares que de éstos se han conservado presuponen una fabricación sin duda superior a la necesaria para una experimentación de la que se localiza rara reseña.

Finalizada la Guerra Carlista el armamento del Ejército pasó a ser el fusil Remington Modelo 1871, producido en Oviedo en número de aproximadamente 350.000 unidades durante el período 1870/1893 y la tercerola Modelo 1871, fabricada en Oviedo hasta el año 1885 y cuya producción se calcula en un total de 25.800 unidades; a estos modelos se unió uno de mosquetón en septiembre de 1874, que destinado a Artillería de Plaza e Ingenieros se fabricó en Oviedo en número no superior a las 15.500 unidades. El 22 de agosto de 1877 el armamento transformado con cierre Berdan fue dado de baja y pasó a los almacenes, su resultado no había sido muy satisfactorio pero los Remington sí se mostraron excelentes y nuestro Ejército dispuso con ellos de un arma equiparable a la mejor del momento; no obstante esta situación no se prolongó por más de una década y entrados en la de 1880 se experimentaba ya con armamento de repetición, fabricándose en Oviedo alguno de los prototipos. A1 propio tiempo y en previsión de que la distribución del modelo de repetición a adoptar fuera lenta, con el consiguiente mantenimiento en servicio del fusil Remington, se decidió mejorar las propiedades balísticas del arma, y tras adoptarse el cartucho Modelo 1889 se inició la modificación del fusil Modelo 1871 para permitirle la utilización de la mencionada munición, apareciendo el fusil Modelo 1871 / 89 y la carabina Modelo 1889 para Dragones, adoptada esta última con carácter provisional y fabricada en Oviedo en número no superior a las 1.650 unidades. El fusil Modelo 187189 y la carabina Modelo 1889 para Dragones fueron los últimos modelos de carga simple reglamentarios de nuestro Ejército, y su extinción se vio ordenada el 7 de noviembre de 1899. declarándose el armamento Remington caducado y para su enajenación por Real Orden de 26 de marzo de 1909.

CARABINA SORIANO

LÁMINA 1 (A.R. 1855/1889) Longitud total: 1.050 mm. Longitud del cañón: 7 00 mm. Longitud del ánima: 500 mm. Calibre: 15 mm. CAÑÓN: De superficie cilíndrica, ánima rayada con siete estrías helicoidales y alza fija; punto de mira y presillas para la fijación a la caña mediante pasadores. OBTURADOR: De cerrojo, similar al Dreyse, del que difiere en su acción de retroceso para abrir la recámara, arrastrando el porta-aguja cuya cabeza posterior tronco-cónica presenta la nuez que es retenida por el muelle del disparador dejando el arma montada. CAJA: Entera, de línea tradicional. APAREJOS: Carece de guardamonte ya que el disparador lo constituye un botón situado en el lado derecho ele la garganta, contando con cantonera, casquillo en la puerta de la caja y anillas para la correa porta-carabina. BAQUETA: No está prevista. BAYONETA. No está prevista. MUNICIÓN: Bala-cartucho «Soriano», calibre 15 mm. Observaciones: El único ejemplar localizado pertenece a la Colección del Museo del Ejército (N.° 3.700), presentado en el cañón la inscripción «Privilegio ele Invención» y «Soriano lo inventó - Madrid» y un punzón con la inscripción «Soriano y Cían En el Catálogo del Museo. Edición 1911, se indica que en 1855 se entregaron un centenar de estas armas al Regimiento de Caballería de Talavera, que tras experimentarlas se rechazaron por no considerarse prácticas. FUSIL GARCÍA SÁEZ LÁMINA 2 (A.R. 1855/1889) Longitud total: Longitud del cañón: Longitud del ánima: Calibre: CAÑÓN: 1.218 mm. 780 mm. 830 mm. 14,4 mm. Atornillado a las quijadas en que bascula el bloque de recámara; con superficie achaflana da en sus inicios y cilíndrica el resto, ánima rayada con cuatro estrías helicoidales, y alza de corredera y- puente escalonado idéntica al Modelo 1859 para carabina. Punto de mira sobre el de la bayoneta. Bloque de recámara de rotación retrógrada que bascula entre dos quijadas y cuya posición se fija mediante una manezuela que regula la presión de las quijadas sobre el mismo. La quijada superior presenta el orificio para carga, la bombeta y la chimenea, partiendo de ella el oído que coincidirá con el del bloque de recámara cuando la boca de ésta encare exactamente con el ánima del cañón. De percusión con cadeneta y muelle hacia atrás, en modelo exclusivo para este fusil.

OBTURADOR:

LLAVE:

CAJA: APAREJOS:

BAQUETA: BAYONETA: MUNICIÓN: Observaciones:

Entera, de línea tradicional. Ninguno en latón; la cantonera, el arco y plancha del guardamonte y el casquillo protector de la puerta de la caja se ajustan al modelo estandarizado en 1859, no así las abrazaderas que son de modelo cerrado, fijas en sus posiciones por muelles encastados en la caña. Las anillas para correa portafusil están en el arco del guardamonte y la primera abrazadera respectivamente. No está prevista. De cubo con anilla, Modelo 1857. Cartucho combustible de cebado independiente, de idénticas características a los utilizados por las armas rayadas de avancarga. El ejemplar descrito corresponde a uno localizado en colección particular; hay que hacer notar que existen de este mismo modelo otras Versiones con pequeñas variantes centradas principalmente en la forma de la caja, diseño del tornillo de desplazamiento del bloque de recámara y aparejos, que algunas incluyen elementos de latón.

CARABINA TRANSFORMADA CON CIERRE AMIEL LÁMINA 3 (A.R. 1855/1889) Longitud total: Longitud del cañón: Longitud de ánima: Calibre: CAÑÓN: OBTURADOR: LLAVE: 1.205 mm. 820 mm. 743 mm. 14,4 mm. El original del modelo transformado, con recámara convenientemente modificada para adaptar el cierre y mecanismo automático de extracción sistema Amiel. Sistema Amiel, formado por cierre de tabaquera en latón con mecanismo de apertura automática. La original del modelo transformado, con martillo percutor modificado para permitirle la adecuada acción sobre la aguja percutora del obturador, e incluyendo además parte del mecanismo de apertura automática del cierre. La original del modelo transformado. Los originales del modelo transformado. La original del modelo transformado, acortada en el extremo opuesto al atacador para reducirla a las dimensiones del ánima. La original del modelo transformado. Cartucho de ignición central calibre 15 mm. El motivo de la inclusión de este arma en el presente trabajo obedece a ilustrar sobre la rareza y variedad de sistemas ideados como consecuencia del momento de transición entre el armamento de avancarga y el de retrocarga. El arma transformada pertenece a colección particular y presenta la marca Glukman, no ajustándose con exactitud al modelo de carabina 1857/59 para Cazadores; la inscripción SMA. AMIEL que figura sobre el cierre, acredita la paternidad del sistema. No he localizado documentación acerca del sistema Amiel y probablemente este ejemplar será un prototipo. Lo justicado de su fracaso se hace evidente al comprobar que el automatismo de apertura del cierre y extracción de la vaina se ha conseguido, pero al provocarse su acción mediante la colocación del martillo percutor en posición de disparo, solo era posible mantener el arma cargada con el percutor montado en esta posición, ya que haciéndolo en la posición de seguro, al pasarse a la de disparo funcionaba el automatismo y el arma quedaba descargada.

CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: MUNICIÓN: Observaciones:

FUSIL TRANSFORMADO CON CIERRE BERDAN MODELO 1867 LÁMINA 4 (A.R. 1855/1889) Longitud total: Longitud del cañón: Longitud del ánima: Calibre: CAÑÓN: 1.379 mm. 1.000 mm. 925 mm. 14,4 mm. El original del modelo transformado, que es el fusil Modelo 1859 para Infantería, con la re cámara convenientemente modificada para adaptar el cierre reglamentario Modelo 1867. OBTURADOR: Cierre Berdan reglamentario Modelo 1867, que es a charnela de simple rotación manual. La original del modelo transformado, con el martillo percutor convenientemente modificado para posibilitar su adecuada acción sobre la aguja percutora del cierre. La original del modelo transformado sin más variación que la constituida por el encaste en el extremo del baquetero de un muelle de retenida de la baqueta. Los originales del modelo transformado con adición del muelle de retenida para la baqueta. La original del modelo transformado, pero con un ensanchamiento de forma tronco-cónica pró ximo al atacador, que es donde actúa el mue lle de retenida. BAYONETA: La original del modelo

LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA:

Observaciones:

transformado. MUNICIÓN: Cartucho calibre 15 mm. Modelo 1867 para ar mas transformadas con cierre Berdan. Adoptado el cierre Berdan N.° 3 por Real Orden de 14 de diciembre de 1867, en algunos aparece la marca de Orbea Hermanos y en otros la de Ibarzábal; la de Euscalduna no he podido localizarla en ninguno, y muchos o carecen de marca o no presentan otra que la que constituye aceptación por parte del Cuerpo de Artillería.

CARABINA TRANSFORMADA CON CIERRE BERDAN MODELO 1867, VERSIÓN 1857/67 LÁMINA 4 (A.R. 1855/1889) Longitud total: Longitud del cañón: Longitud del ánima: Calibre: CAÑÓN: OBTURADOR: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones: 1.231 mm. 841 mm. 764 mm. 14,8 mm. El original del modelo transformado, que es la carabina para Cazadores en su versión 1857, con idéntica modificación que la sufrida por el fusil transformado con igual cierre. Cierre Berdan reglamentario Modelo 1867, idéntico al del fusil transformado. La original de la carabina transformada, con idénticas modificaciones a las sufridas por la llave del fusil transformado. La original de la carabina transformada, sin más modificación que la constituida por el en caste en el extremo del baquetero de un muelle de retenida para la baqueta. Los originales de la carabina transformada, con supresión del muelle del baquetero y adición de muelle de retenida de la baqueta idéntico al incluido en el fusil transformado. La original de la carabina transformada con ensanchamiento tronco-cónico idéntico a la del fusil transformado. La original de la carabina transformada. MUNICIÓN: Cartucho calibre 15 mm. Modelo 1867 para armas transformadas con cierre Berdan. Constituye la que denomino versión 1857/67 el modelo de carabina del año 1857 transformado con cierre Berdan Modelo 1867, transformación que difiere de la sufrida por la carabina Modelo 1857/59 debido a que el ajustado del cierre en el Modelo 1857 obligaba a adelantar la posición del alza unos 30 mm. y en esta nueva posición el tornillo del cierre de fijación de la abrazadera del alza quedaba situado en el espacio originalmente ocupado por el muelle del baquetero, por lo que se optó por eliminar este último. El cambio de posición del alza y la carga del nuevo cartucho, que variaba las condiciones balísticas del cañón, hacía ineficaz la original graduación del alza, y las nuevas medidas se vieron reseñadas en circular de 1 de octubre de 1869. La aparición del muelle de retenida de la baqueta en el armamento reformado Berdan se hacía necesario al resultar insuficiente el primitivo muelle del baquetero, así pues el fusil v la versión de carabina 1857 /59 transformados, disponen también de muelle de retenida pese a que en estos modelos la posición del alza no varió y mantuvieron el muelle del baquetero.

CARABINA TRANSFORMADA CON CIERRE BERDAN MODELO 1867, VERSIÓN 1857/59/67 LÁMINAS 4 y 5 (A.R. 1855/1889) Longitud total: 1.231 mm. Longitud del cañón: 841 mm. Longitud del ánima: 761 mm. Calibre: 11,1 mm. CAÑÓN: El original del modelo transformado, que es la carabina para

OBTURADOR: LLAVE: CAJA:

APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: MUNICIÓN: Observaciones:

Cazadores en su versión 1857/ 1859, con idéntica modificación que la sufrida por el fusil transformado con igual cierre. Cierre Berdan reglamentario Modelo 1867, idéntico al del fusil transformado. La original de la carabina transformada, con idénticas modificaciones a las sufridas por la llave del fusil transformado. La original de la carabina transformada, sin más modificaciones que la constituida por el encaste en el extremo del baquetero de un muelle de retenida de la baqueta, idéntico al incluido en el fusil transformado. Los originales de la carabina transformada, con adición del muelle de retenida de la baqueta, idéntico al del fusil transformado. La original de la carabina transformada con ensanchamiento tronco-cónico idéntico a la del fusil transformado. La original de la carabina transformada. Cartucho calibre 15 mm. Modelo 1867 para ar mas transformadas con cierre Berdan. Las carabinas Modelo 1857 y 1857/59 para Cazadores, así como el fusil Modelo 1859 para Infantería, fueron los transformados con cierre Berdan en mayor proporción; no he localizado transformadas las carabinas Modelo 1858 y 1861 para Artillería e Ingenieros así como tampoco la carabina Modelo 1858 para Infantería de Marina.

FUSIL LA ROSA LÁMINA 6 (A.R. 1855/1889) Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: 1.320 mm. 935 mm. 15 mm. Achaflanado en su recámara, de superficie cilíndrica el resto y ánima rayada con cuatro es trías helicoidales. Ranura para la espiga del cartucho, alza fija sobre la recámara y punto de mira sobre el de la bayoneta. El sistema La Rosa no ofrece gran originalidad al desarrollar el antiguo recurso de la caja partida unidas ambas mitades mediante rosca; al girar queda al descubierto el orificio de la recámara. De percusión con cadeneta y muelle trasero, en modelo exclusivo para este sistema. Partida, accionando un pestillo situado a continuación de la platina, el cañón queda en libertad para girar solidariamente con la caña hacia la izquierda, permitiendo la introducción del cartucho en la recámara. Ninguno en latón y todos de modelo particular que no se ajusta a los estandarizados para armamento reglamentario; cuenta con dos abrazaderas abiertas y fijas a sus posiciones por muelles encastados en la caña y casquillo en la la puerta. Las anillas para correa porta-fusil se sitúan en la primera abrazadera y en una planchuela atornillada en la culata. En su mayoría los ejemplares examinados no tienen prevista baqueta, pero esto no es general ya que algunas unidades sí disponen de ella. No habiendo sido localizada hasta el momento, resulta obligado suponer se trataría de un modelo de cubo con anilla y hoja de sección triangular. Cartuchos de espiga calibre 15 mm. José Ramón La Rosa, que suele firmar su producción no militar «Larrosa», fue el maestro armero más capacitado de la zona asturiana en el período 1840/1860; la primera referencia a este artífice la he localizado en la mención a cierta modificación con la que propone mejorar la llave de chispa en 1815, y al año siguiente es el único obrero de la Fábrica de Oviedo elegido para formar parte de la comisión presidida por el teniente coronel D. Juan Senovilla, que fue la que más contribuyó a organizar en España la fabricación del nuevo armamento de pistón. Posteriormente se le localiza en la Fábrica de Trubia, y a él corresponden las iniciales J.R.L. que aparecen en los revólveres Adams Deans y Lefaucheux Modelo 1858 producidos en aquella fábrica, lo que permite atribuirle la categoría de examinador responsable en la producción de estos modelos. El desarrollo de su sistema de retrocarga mediante la utilización de cartuchos de espiga se inicia en 1860 y los prototipos que del mismo figuran en el Museo del Ejército aparecen marcados igualmente en la Fábrica de Trubia con fechas correspondientes a los primeros años de la década de 1860, lo que demuestra que las experiencias con este sistema se realizarían con anterioridad a las del fusil García Sáez, pese a la evidente inferioridad de este último frente al de La Rosa. El hecho de que los modelos localizados del sistema La Rosa no presenten marcas de fábrica y ofrezcan un acabado muy inferior a los del García Sáez da pie a suponer que su producción no se realizaría en la Fábrica de Oviedo o la de Trubia, sino en otra privada y con medios inferiores a los que contaban aquellas, por lo que cabe la posibilidad de que, rechazado por el Ejército se intentara una comercialización de este sistema.

OBTURADOR: LLAVE: CAJA:

APAREJOS:

BAQUETA: BAYONETA: MUNICIÓN: Observaciones:

MOSQUETÓN LA ROSA

LÁMINA 6 (A.R. 1855-1889) Longitud total: 995 mm. Longitud del cañón: 604 mm. Calibre: 15 mm. CAÑÓN: De características idénticas al del fusil La Rosa, del que se diferencia por su menor longitud y por carecer de punto de fijación de la bayone ta; el punto de mira suele estar constituido por una espiga de latón. LLAVE: Idéntica a la del fusil de igual sistema. CAJA: Cuenta con media caña, siendo por lo demás de características idénticas a la del fusil de igual sistema. APAREJOS: Los del fusil de igual sistema, si bien dispone de únicamente una abrazadera que carece de muelle de fijación, no contando tampoco con casquillo en la puerta. BAQUETA: No está prevista. BAYONETA: No está prevista. MUNICIÓN: Cartuchos de espiga calibre 15 mm. Observaciones: Es probable que estos mosquetones sean consecuencia de la transformación de fusiles, según esta hipótesis el fracaso del fusil originaría su transformación en este arma más manejable con vistas a facilitar su comercialización.

FUSIL SNIDER REFORMADO «LA AZPEITIANA», VERSIÓN CAZADORES LÁMINA 7 (A.R. 1855/1889) Longitud total: Longitud del cañón: Longitud del ánima: Calibre CAÑÓN: 1.280 mm. 900 mm. 800 mm. 11 mm. Achaflanado en su recámara, cilíndrico el resto; ánima rayada con cuatro estrías helicoidales, alza de corredera y puente idéntica a la utilizada por el fusil Modelo 1859, graduable de 200 a 1.000 metros; punto de mira sobre el de la bayoneta. De percusión con cadeneta y muelle trasero, en versión exclusiva de este modelo. Cierre de tabaquera sistema Snider modifica do; su novedad más notable se localiza en el desplazamiento de la uña extractora, que no se ejecuta manualmente sino de forma automática al efectuarse la apertura del cierre. Entera, de línea tradicional. Todos en hierro, ajustándose al modelo estandarizado en 1859. De atacador plano con retenida. De cubo con anilla, admitiendo el engarce de la utilizada por el fusil Remington Modelo 1871. Cartuchos de ignición central calibre 11 mm. De este sistema se localizan varias versiones que difieren principalmente en la longitud del cañón; en todas aparece la marca «LA AZPEITIANA» sobre el cañón a la altura de la recámara. Hasta el momento no me ha sido posible localizar información alguna acerca del origen de dicha marca.

LLAVE: OBTURADOR:

CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: MUNICIÓN: Observaciones:

FUSIL SNIDER REFORMADO «LA AZPEITIANA», VERSIÓN ZUAVOS LÁMINA 7 (A.R. 1855/1889) Longitud total: Longitud del cañón: Longitud de ánima: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: OBTURADOR: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: 1.280 mm. 900 mm. 800 mm. 11 mm. De idénticas característica: a la de la versión para Cazadores, del que se diferencia por contar con excéntrica y tope para acoplamiento o engarce del sable bayoneta. De idénticas características al de la versión para Cazadores. De idénticas característica: a la de la versión para Cazadores. De idénticas características a la de la versión para Cazadores, pero de menor longitud la caña para permitir el engarce del sable bayoneta. Idénticos a los de la versión para Cazadores. Idéntica a la de la versión para Cazadores. Sable bayoneta con empuñadura de latón, botón muelle y cruz con ojo de un gavilán recto en hierro. Hoja con lomo, dos vaceos y filo de doble curvatura, sus dimensiones son: Longitud total: 622 mm. Longitud de la hoja: 508 mm. Ancho máximo de la hoja: 26,5 mm. Diámetro del ojo: 17,5 mm. Cartuchos de ignición central calibre 11 mm. El elemento más característico de este modelo lo constituye el sable bayoneta, arma cuyo acabado dista de asemejarse al de la producción toledana y carece por completo de marcas de fábrica.

MUNICIÓN: Observaciones:

FUSIL PEABODY LÁMINA 8 (A.R. 1855/1889) Longitud total: 1.373 mm. Longitud del cañón: 912 mm.

Calibre: CAÑÓN: OBTURADOR: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: MUNICIÓN: Observaciones:

13 mm. De superficie cilíndrica, ánima rayada con tres estrías helicoidales, alza de planchuela con ojo y punto de mira sobre el de la bayoneta. Sistema Peabody, (le tipo basculante accionado manualmente a través de la palanca guardamonte. De percusión con cadeneta y muelle trasero. Partida, con caña entera. Todos en hierro, tres abrazaderas cerradas fijas en sus posiciones mediante muelle; casquillo en la puerta y cantonera. Las anillas para correa porta-fusil en la segunda abrazadera y en el cajón. De atacador estriado con taladro rectangular. De cubo con anilla y hoja (le sección triangular, de características similares a las de los fusiles Remington de fabricación norteamericana. Cartuchos (le ignición periférica calibre 56/50. Los fusiles sistema Peabody los fabricó la compañía Providence Tool Co. siendo utilizados por nuestro Ejército (le Ultramar que no contó con un único modelo. El aquí descrito fue uno (le los Varios importados, localizado en colección particular. TERCEROLA PEABODY

LÁMINA 8 (A.R. 1855/1889) Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CA-EÓN: OBTURADOR: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: MUNICIÓN: Observaciones:

970 mm. 508 mm. 13 mm. De superficie cilíndrica y ánima rayada con tres estrías helicoidales. alza de planchuela con ojo y punto de mira. Sistema Peabody, de tipo basculante accionado manualmente a través de la palanca guardamonte. De percusión, con cadeneta y muelle trasero. Partida, con media caña. Todos en hierro, dispone de una sola abrazadera y carece de casquillo en la puerta así como de anillas para correa, contando con cantonera y una anilla para fijación al arzón. No está prevista. No está prevista. Cartuchos (le ignición periférica calibre 56/50. Cabe apuntar idéntico comentario que para el fusil de igual sistema.

FUSIL NÚÑEZ DE CASTRO LÁMINA 9 (A.R. 1855/1889) Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: 1.219 mm. 820 mm. 11 mm. De superficie cilíndrica. ánima rayada con cinco estrías helicoidales, y alza de corredera con recodo y puente escalonado descendente, graduada de 400 a 1.300 metros; punto de mira sobre el de la bayoneta. Sistema Núñez de Castro, de rotación retrógrada y apertura automática al montar el martillo percutor; su cierre se obtiene mediante el accionamiento manual de la palanca guardamonte. Para conseguir gran rapidez de fuego, un tornillo situado en la platina izquierda puede bloquear el disparador, y en este caso el martillo percutor cae automáticamente al cerrarse el obturador. Partida, con caria entera. Todos en hierro, dos abrazaderas cerradas fijas en sus posiciones mediante muelles y casquillo en la puerta y cantonera; las anillas para correa portafusil situadas en la segunda abrazadera y en el cajón, respectivamente. No está prevista. De cubo con anilla y hoja de sección triangular, de características idénticas a la reglamentaria del fusil Remington Modelo 1871. Cartuchos de ignición central calibre 11 mm. Los modelos construidos para su experimentación fueron producidos por la Fábrica Euscalduna, presentando la marca «Euscalduna» y la fecha 1870. E1 arma fue desechada tras informe de la junta Superior Facultativa del Cuerpo de Artillería, fechado el 24 de agosto de 1870.

OBTURADOR:

CAJA: APAREJOS:

BAQUETA: BAYONETA: MUNICIÓN: Observaciones:

FUSIL REMINGTON NORTEAMERICANO LÁMINA 9 (A.R. 1855/1889) Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: 1.278 mm. 892 mm. 11 mm. De superficie cilíndrica y ánima rayada con cinco estrías helicoidales, alza de corredera y puente de escalones descendentes, graduable de 100 a 1.000 metros. Punto de mira sobre el de la bayoneta. De rotación retrógrada manual, sistema Remington. La aguja percutora dispone de un en grane que la hace retroceder en el momento de abrir el obturador para proceder a la introducción del cartucho en la recámara. Partida, con caña completa. Todos de hierro, dispone de cantonera, tres abrazaderas cerradas y fijas en sus posiciones mediante muelles y casquillo en la puerta. Las anillas para correa porta-fusil en la segunda abrazadera y en una planchuela atornillada en la culata. Atacador ranurado con taladro rectangular. Utilizo indistintamente dos modelos de bayoneta de cubo con anilla y hoja de sección triangular, diferiendo ambos modelos en la longitud de la hoja. Por Real Orden de 24 de mayo de 1879 se dispuso la sustitución de los modelos cortos con el fin de conseguir una uniformidad. Las dimensiones de estas bayonetas son: Mod. Largo Mod. Corto Longitud total: 615 mm. 525 mm. Longitud de la hoja: 550 mm. 460 mm. Diámetro del ojo: 18,5 mm. 18,5 mm. Cartucho calibre 11 mm. Modelo 1871 para fusil. Se informa en documentación de la época que algunos fusiles

OBTURADOR:

CAJA: APAREJOS:

BAQUETA: BAYONETA:

MUNICIÓN: Observaciones:

Remington de fabricación norteamericana disponían de bayoneta de cubo con anilla y hoja de cuatro filos, pero hasta el momento no ha sido posible localizar ejemplar alguno de este modelo de bayoneta. También se indica que en el momento de su recepción, los fusiles Remington de fabricación norteamericana carecían de numeración, por la que según Circular de 7 de abril de 1874 se ordenó procediera a grabársela.

FUSIL REMINGTON MODELO 1871 LÁMINA 11 (A.R. 1855/1889) Longitud total: 1.315 mm. Longitud del cañón: 940 mm. Calibre: 11 mm. CAÑÓN: Difiere del modelo norteamericano en que su ánima presenta seis estrías helicoidales, siendo las paredes de menor espesor. El alza es de corredera escalones y puente de modelo español, y graduable de 200 a 1.000 metros. OBTURADOR: De rotación retrógrada manual sistema Remington, en versión española; su diferencia con el modelo norteamericano estriba principalmente en la distinta organización de la aguja percutora, regulada por una palanca que asoma por una ventana rectangular situada en la parte superior del obturador. CAJA: Partida, con caña completa. APAREJOS: Todos en hierro, dispone de cantonera, tres abrazaderas abiertas, fijas en sus posiciones mediante muelles, y casquillo en la puerta. Piezas del modelo español que no figuran en el americano son el tornillo pasador con rosetas que completa la fijación de la caña al cañón y el muelle de retenida de la baqueta. BAQUETA: Atacador ranurado con taladro rectangular, próximo a él un ensanchamiento tronco-cónico de la varilla, donde actúa el muelle de retenida. BAYONETA: Utilizó indistintamente dos modelos de bayoneta de cubo con anilla y hoja de sección triangular, ambos con idénticas dimensiones. Uno era fabricado en Oviedo y tenía la hoja ligeramente curva y sin pavonar, el otro era fabricado en Trubia y tenía la hoja recta, siendo pavonada en su totalidad. Las dimensiones de la bayoneta para fusil Remington Modelo 1871 son: Longitud total: 621 mm. Longitud de la hoja: 545 mm. Diámetro del ojo: 17 mm. MUNICIÓN: Cartucho calibre 11 mm. Modelo 1871 para fusil. Observaciones: Adoptado por Real Orden de 24 de febrero de 1871, durante los años que se mantuvo su fabricación el fusil Remington Modelo 1871 sufrió algunas modificaciones; la corredera del alza vio variado su grosor por Real Orden de 17 de junio de 1875, los aparejos pasaron a fabricarse en acero por Real Orden de 30 de abril de 1883, y por Real Orden de 8 de noviembre de este mismo año se varió ligeramente la forma de las abrazaderas, ordenándose en 1889 la sustitución de sus muelles por pasadores de alambre. TERCEROLA REMINGTON MODELO 1871 LÁMINA 11 (A.R. 1855/1889) Longitud total: 963 mm. Longitud del cañón: 586 mm. Calibre: 11 mm. CAÑÓN: De características similares al del fusil Modelo 1871, del que difiere por su menor longitud y por contar con alza de planchuela graduable para 200, 400 y 600 metros. OBTURADOR: Idéntico al del fusil Modelo 1871. CAJA: Partida, con media caña. APAREJOS: Cuenta únicamente con una abrazadera abierta y fija en su posición mediante muelle, dispone de cantonera y carece de casquillo en la puerta disponiendo de gancho con anillas en la platina izquierda y anillas para correa en la primera abrazadera y en una planchuela atornillada en la culata. BAQUETA: No está prevista. BAYONETA: No está prevista. MUNICIÓN: Cartucho calibre 11 mm. Modelo 1871 para tercerola. Observaciones: La tercerola Remington Modelo 1871 fue la primera arma de este

tipo que dispuso de anillas para correa además del clásico gancho con anillas; la fabricación del modelo se inició como consecuencia a su adopción par Real Orden de 24 de febrero de 1871, interrumpiéndose por Real Orden de 12 de agosto de 1855. MOSQUETÓN REMINGTON MODELO 1874 LÁMINA 11 (A.R. 1855/1889) Longitud total: 963 mm. Longitud del cañón: 586 mm. Calibre: 11 mm. CAÑÓN: De características idénticas al de la tercerola Modelo 1871. OBTURADOR: De características idénticas al del fusil Modelo 1871. CAJA: Partida, con caña completa. APAREJOS: Los del fusil Modelo 1871, contando con sólo dos abrazaderas. BAQUETA: De características idénticas a la del fusil Modelo 1871, con la obligada reducción de longitud. BAYONETA: El modelo no tenía prevista bayoneta reglamentariamente, pero se apunta que algunas unidades contaron con ella en modelo de cubo con anilla y hoja de sección triangular, similar a la del fusil Modelo 1871 pero con hoja de menor longitud. Sus dimensiones son: Longitud total: 476 mm. Longitud de la hoja: 400 mm. Diámetro del ojo: 18,5 mm. MUNICIÓN: Cartucho calibre 11 mm. para tercerola. Observaciones: El mosquetón Remington Modelo 1874 constituyó armamento de Ingenieros y Artillería de Plaza. Como puede observarse este modelo no presenta ningún detalle original limitándose a combinar las diversas características de los modelos de fusil y tercerola de 1871.

CARABINA REMINGTON, MODELO PARA CARABINEROS LÁMINA 12 (A.R. 1855/1889) Longitud total: 1.070 mm. Longitud del cañón: 690 mm. Calibre: 11 mm. CAÑÓN: De similares características al del fusil Remington Modelo 1871. OBTURADOR: De similares características al del fusil Remington de fabricación norteamericana. CAJA: Partida, con caña entera. APAREJOS: Al igual que el modelo norteamericano carece de tornillo pasador de fijación de la caña al cañón, así como de retenida en el baquetero, contando con abrazaderas abiertas de modelo español. BAQUETA: Similar a la del fusil Remington de fabricación norteamericana. BAYONETA: De cubo con anilla; al no presentarla el único ejemplar localizado no es posible facilitar descripción, siendo probable su similitud con la del fusil Modelo 1871. MUNICIÓN: Cartucho de ignición central calibre 11 mm. Observaciones: En las Actas de la junta de Generales que precedió a la adopción reglamentaria del fusil Remington, el general Córdoba menciona el hecho de que en aquellas fechas Oviedo había producido ya más de 6.000 carabinas Remington con destino al Cuerpo de Carabineros. El único ejemplar localizado de este modelo figura en la Colección del Museo Militar del Castillo de Montjuich, presentando la marca de la Fábrica de Oviedo y la fecha 1870. CARABINA REMINGTON, MODELO DE FABRICACIÓN VASCONGADA LÁMINA 12 (A.R. 1855/1889) Longitud total: 1.188 mm. Longitud del cañón: 820 mm. Calibre: 11 mm. CAÑÓN: De superficie cilíndrica y ánima lisa, alza soldada de idéntico modelo a la del fusil Modelo 1859 y punto de mira sobre el de la bayoneta. OBTURADOR: De idénticas características al del fusil Modelo 1871. CAJA: Partida, con caña completa. APAREJOS: Cantonera y dos abrazaderas abiertas y fijas mediante muelles en sus posiciones; carece de muelle de retenida en el baquetero y las rosetas del tornillo pasador de la caña difieren del modelo reglamentario. BAQUETA: Atacador ranurado con taladro rectangular. BAYONETA: De cubo con anilla, no siendo posible facilitar datos por carecer de ella el único modelo examinado. MUNICIÓN: Cartucho de ignición central calibre 11 mm. Observaciones: En Real Orden de 11 de noviembre de 1876 se hace referencia a los modelos irregulares producidos en la zona vascongada durante la Guerra Carlista, indicándose que todos los confiscados durante el conflicto podían comercializarse o destinarse al uso de otros Ministerios diferentes al de Guerra. El ejemplar descrito ha sido localizado en colección particular y no presenta marcas visibles, algún otro ejemplar examinado presenta la marca de la fábrica eibarresa de Orbea Hermanos. FUSIL REMINGTON PARA GUARDIAS DEL REY AMADEO LÁMINA 12 (A.R. 1855/1889) Longitud total: 1.315 mm. Longitud del cañón: 940 mm. Calibre: 11 mm. CAÑÓN: Únicamente difiere del correspondiente al fusil Modelo 1871 por contar con tope lateral para la fijación de la espada bayoneta. OBTURADOR: De idénticas características al del fusil Modelo 1871.

CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA:

MUNICIÓN: Observaciones:

De idénticas características a del fusil Modelo 1871. Idénticos a los del fusil Modelo 1871. De idénticas características a la del fusil Modelo 1871. Espada bayoneta con empuñadura de latón ranurada, con botón y muelle; cruz con ojo y un gavilán de hierro y hoja de doble filo en cuatro mesas. sus dimensiones son: Longitud total: 837 mm. Longitud de hoja: 700 mm. Ancho máximo de la hoja: 26 mm. Diámetro del ojo: 18 mm. Cartucho calibre 11 mm. Modelo 1871 para fusil. Como puede observarse la única diferencia entre este modelo y el de 1871 estriba en la bayoneta, accesorio éste que por tener un peso superior a 1 Kg. había de suponer la consiguiente dificultad en el manejo. El único ejemplar localizado figura en la Colección del Museo del Ejército (N.° 4.759), en el fusil aparece la marca de la Fábrica de Oviedo con la fecha 1870 mientras que en la bayoneta aparece la de la Fábrica de Toledo con fecha de 1871.

FUSIL REMINGTON, VERSIÓN EUSCALDUNA LÁMINA 13 (A.R. 1855/1889) Longitud total: 1.314 mm. Longitud del cañón: 938 mm. Calibre: 11 mm. CAÑÓN: De características idénticas al del fusil Modelo 1871. OBTURADOR: Difiere del modelo español y del americano por su aguja percutora, cuya posición retrasada se obtiene mediante un muelle espiral. CAJA: De idénticas características a la del fusil Modelo 1871. APAREJOS: Idénticos a los del fusil Modelo 1871. BAQUETA: De idénticas características a la del fusil Modelo 1871. BAYONETA: De idénticas características a la del fusil Modelo 1871. MUNICIÓN: Cartucho calibre 11 mm. Modelo 1871 para fusil. Observaciones: El presente ejemplar, localizado en colección particular, presenta la marca «Euscalduna-Placencia», sin referencia a la fecha de fabricación. CARABINA REMINGTON, VERSIÓN EUSCALDUNA LÁMINA 13 (A.R. 1855/1889) Longitud total: 1.080 mm. Longitud del cañón: 708 mm. Calibre: 11 mm. CAÑÓN: De similares características al del fusil Modelo 1871. OBTURADOR: De idénticas características al del fusil Modelo 1871. CAJA: De similares características a la del fusil Modelo 1871. APAREJOS: Los del fusil Modelo 1871, contando únicamente con dos abrazaderas. BAQUETA: De similares características a la del fusil Modelo 1871. BAYONETA. De idénticas características a la del fusil Modelo 1871 para fusil. MUNICIÓN: Cartucho calibre 11 mm. Modelo 1871 para fusil. Observaciones: El presente ejemplar ha sido localizado en colección particular, presentando la marca «Euscalduna-Placencia» sin referencia a la fecha de fabricación. CARABINA REMINGTON DE LA CLASE DE RECOMPOSICIÓN LÁMINA 13 (A.R. 1855/1889) Longitud total: 1.100 mm. Longitud del cañón: 712 mm. Calibre: 11 mm. CAÑÓN: El original del arma recompuesta, en este caso un fusil de fabricación norteamericana; su longitud ha sido reducida trasladando el punto de mira. El alza es de modelo norteamericano pero con corredera reformada según modelo español. OBTURADOR: El original del arma recompuesta. APAREJOS: Los originales del arma recompuesta con únicamente dos abrazaderas. BAQUETA: La original del arma recompuesta, convenientemente acortada. BAYONETA: El diámetro de las paredes del cañón en su boca hace imposible engarzar la bayoneta original del arma recompuesta, por lo que el modelo carecería de bayoneta o dispondría de un modelo reformado o de nueva factura no localizado hasta el momento. MUNICIÓN: Cartucho calibre 11 mm. Modelo 1871 para fusil. Observaciones: El ejemplar descrito, localizado en colección particular, presenta todas sus piezas pulidas y pavonadas, habiendo sido cuidadosamente borradas las marcas de origen. Es de hacer notar que de la documentación examinada sobre los modelos Remington utilizados en España se desprende claramente que las armas de fabricación norteamericana se consideraban de inferior calidad a las producidas en la fábrica de Oviedo.

FUSIL REMINGTON MODELO 1871/89 LÁMINA 14 (A.R. 1855/1889) Longitud total: 1.315 mm. Longitud del cañón: 940 mm. Calibre: 11 mm. CAÑÓN: Presenta variación sobre el del Modelo 1871 en el mecanizado de la recámara, adaptada al nuevo cartucho Modelo 1889; también en la modificación que sufre el alza principalmente en la corredera, con la adaptación de la mira lateral a utilizar en distancias de 1.100 a 1.200 metros. La graduación del alza resultaba pues de 200 a 1.200 metros, con escalonado de 100 en 100 metros. OBTURADOR: De idénticas características al del fusil Modelo 1871. CAJA: De idénticas características a la del fusil Modelo 1871. APAREJOS: Idénticos a los del fusil Modelo 1871, la única variación estriba en el punto de mira que presenta la tercera abrazadera en su mitad izquierda, cuya utilidad justifica la mira lateral del alza. BAQUETA: De idénticas características a la del fusil Modelo 1871. BAYONETA: De idénticas características a la del fusil Modelo 1871. MUNICIÓN: Cartucho calibre 11 mm. Modelo 1889. Observaciones: El fusil Modelo 1871 /89 fue adoptado por Real Orden de 22 de mayo de 1889 junto con la carabina Modelo 1889 para Dragones; era la transformación del antiguo fusil Modelo 1871 para permitirle el uso del cartucho proyectado por los artilleros Freyre y Brull. CARABINA REMINGTON MODELO 1889 PARA DRAGONES LÁMINA 14 (A.R. 1855/1889) Longitud total: 1.173 mm. Longitud del cañón: 800 mm. Calibre: 11 mm. CAÑÓN: Se diferencia del correspondiente al Modelo 1871 /89 en su menor longitud y por contar con alza Modelo 1889, graduable de 200 a 1.200 metros, sin mira lateral. OBTURADOR: De idénticas características al del fusil Modelo 1871. CAJA: Partida, con caña completa. APAREJOS: Carece de muelle de retenida de la baqueta, que se fija en el baquetero mediante rosca; la tercera abrazadera es de nuevo modelo, tipo casquillo-abrazadera. Esto elimina el tradicional casquillo; en sus demás características los aparejos son similares a los del fusil Modelo 1871. BAQUETA: Al carecer de ensanchamiento tronco-cónico para retenida, resulta más similar a la del fusil de fabricación norteamericana que a la del Modelo 1871. BAYONETA: No está prevista. MUNICIÓN: Cartucho calibre 11 mm. Modelo 1889. Observaciones: Este fue el primer modelo de carabina sistema Remington adoptado reglamentariamente por el Ejército, si bien se dio a esta adopción un carácter provisional. Los únicos ejemplares localizados figuran en la colección del Museo del Ejército, presentando marca de la Fábrica de Oviedo y fecha de 1889.

MODELOS PORTÁTILES DE RETROCARGA ARMAMENTO DE REPETICIÓN ARMAS LARGAS 1880 -1916 En la década de 1880 se tenía ya la certeza de que en plazo breve había de hacerse necesaria la renovación total del armamento portátil con la adopción de un sistema de repetición, y así en Oviedo la fabricación de armamento Remington sufrió un notable descenso y se incrementaron las experiencias con los sistemas de repetición de que se fue teniendo noticia. Al igual que ocurriera años antes al presentarse la necesidad de sustituir el armamento de avancarga por el de retrocarga, la experimentación con los nuevos sistemas se realizó paralelamente con la de proyectos que introduciendo modificaciones sobre el antiguo armamento Remington pretendían su transformación. Ninguno de los denominados «cargadores rápidos» que se presentaron fue sin embargo aceptado y la modificación del Remington se limitó a mejorar las propiedades balísticas del arma con la adopción del cartucho Modelo 1889, sin tomarse medidas para aumentar la rapidez de fuego. En el nuevo armamento las primeras experiencias en gran escala se realizaron por Real Orden de 26 de febrero de 1885 con fusiles de los sistemas Kropatschek y Lee, mereciendo posteriormente especial atención el. sistema Winchester del que la Fábrica de Oviedo llegó a producir una versión de tercerola que con la denominación de Modelo 1973 constituyó dotación de la Escolta Real y del 14.° Tercio de la Guardia Civil. . Iniciada la última década del pasado siglo las preferencias sobre el sistema a adoptar estaban ya definidas hacia el Máuser, y tras una exhaustiva experimentación con fusiles del Modelo Turco 1890 fueron adoptadas las versiones de fusil y carabina españolas Modelo 1892, para cuyo suministro se cursaron pedidos 'a la firma Ludwing Loewe de Berlín por un total de 30.000 fusiles y 10.000 carabinas. Esta compra de armamento suponía la cesión por parte del inventor de la licencia para fabricar estas armas en Oviedo, iniciándose los preparativos para ello. La proposición de modificar el Modelo 1892 con la incorporación de un nuevo depósito que reuniendo la carga en dos filas de cartuchos no sobresalía de la caja del arma, dio al traste con la producción del Máuser Español inicial, la fabricación del fusil Modelo 1892 fue mínima al ser sustituido por el Modelo 1893 y sólo de la carabina Modelo 1892 se recepcionaron unidades fabricadas en Alemania hasta la adopción de la carabina Modelo 1895. Tras la adopción del Modelo 1893 la firma Ludwing Loewe inició la fabricación de fusiles de este modelo, pero la necesidad de proceder en el plazo más corto a una modernización del armamento de nuestras tropas en África originó la importación de 10.000 fusiles y 5.000 carabinas Máuser del Modelo Argentino 1891 que el Gobierno de aquella nación aceptó cedernos, con lo que también estos modelos pasaron a formar parte del armamento de nuestro Ejército primeramente en África y posteriormente en Cuba, a donde fueron remitidos. En 1895 la fábrica de Oviedo inició la producción de fusiles Modelo 1893 y la Fábrica de Toledo se encargó entonces del suministro de los cuchillos bayoneta, arma ésta que tradicionalmente había constituido parte integrante del arma que la montaba pero que a partir de marzo de 1898 pasó a considerarse como arma independiente. Iniciado ya nuestro siglo se propusieron una serie de modificaciones para mejorar nuestros modelos Máuser, el cartucho Modelo 1913 con bala «P.» y el, machete bayoneta Modelo 1913 fueron resultado de alguno de estos proyectos entre los que figuraba también la modificación de la carabina Modelo 1895 para permitirle el uso de la bayoneta, origen de la versión experimental de 1913 que cristalizó al adoptarse reglamentariamente el mosquetón Modelo 1916. Las mejoras introducidas en los modelos una vez iniciada su fabricación, permiten distinguir detalles que evidentemente diferencian en ocasiones armas de un mismo modelo, ello origina la consideración de dos versiones del mosquetón Modelo 1916 basadas en el cambio del modelo de alza original y la supresión del sistema automático de apertura del depósito. En el fusil Modelo 1893 también aparece en ocasiones el orificio de escape de gases presentado con el mosquetón Modelo 1916, pero en este fusil así como en la carabina Modelo 1895 las variaciones introducidas no son tan fácilmente detectables como en el mosquetón y normalmente no se diferencian versiones con excepción ocasional del denominado Modelo 1933, que era consecuencia de la modificación aprobada por Real Orden de 25 de octubre de aquel año y que como resultado de las pruebas realizadas por el comandante de Artillería D. Antonio Ramírez de Arellano y el maestro de taller D. José García Menéndez, modificaba diversos aspectos del cerrojo y cajón de mecanismos en el fusil Modelo 1893 y en el mosquetón Modelo 1916. Exteriormente los modelos modificados, denominables fusil Modelo 1893/33 y mosquetón

Modelo 1916/33, no ofrecían diferencias apreciables con los originales a excepción del mosquetón, para el que se proponía el cambio de las anillas para correa porta-mosquetón por otras situadas de frente, ocupando por tanto en el arma su posición tradicional.

CARGADORES RÁPIDOS LÁMINA 1 (A.L. 1880/1916) La transformación de modelos de carga simple en armas de repetición intentó realizarse con los denominados cargadores rápidos, depósitos de munición fijos en el arma que situando de esta forma determinado número de cartuchos más a mano del soldado le permitían, llegado el momento, aumentar considerablemente la rapidez de fuego. Los modelos de cargadores rápidos que consiguieron mayor éxito fueron el Loewe, diseñado para el fusil Máuser y cuya aplicación en un arma que no fuera con obturador de cerrojo no se ve muy factible, y el Krncka, que limitándose a fijar una cartuchera cercana al cajón del arma era fácilmente aplicable a nuestros modelos Remington. La inventiva española también entró en concurso con los cargadores rápidos, el coronel D. Eugenio La Sala presentó uno constituido por un manguito de cuero que se extendía desde el cajón del arma hasta la primera abrazadera y que acoplaba una cartuchera también en cuero con alojamiento para nueve cartuchos, que quedaba situada en el costado derecho del arma. Este cargador rápido aparece en el fusil Remington modificado por La Sala que figura en el Museo del Ejército (N.° 6.129). El capitán D. Onofre Mata presentó también diversos proyectos para reforma del armamento Remington, uno de ellos lo constituye el fusil N.° 6135 de la colección del Museo del Ejército que presenta cargador rápido en su costado izquierdo del cajón, de acero y con capacidad para cinco cartuchos, dispone de muelle elevador y tapa con pestillo y orejeta. Una vez abierta la recámara y desalojada la vaina del anterior cartucho, oprimiendo el pestillo del cargador salía un cartucho colocado delante de la recámara al que únicamente había que empujar con la mano para introducirlo en ella. , También los artilleros D. Luis Freyre y D. José Brull presentaron en sus estudios conjuntos para modificación del armamento Remington, un cargador rápido constituido por un hueco practicado en la culata, con abertura superior e inferior, la superior provista de tapa corredera y la inferior con doble chapa de presión; la capacidad de este cargador era de seis cartuchos que pasaban de uno en uno a la mano del soldado cuando con ella oprimía las chapas de presión de la abertura inferior. Variante de este sistema se puede considerar el que contaba con seis taladros practicados en la culata, que constituían alojamiento individual para cada cartucho y que se cubría mediante tapa corredera; no ha sido posible identificar hasta el momento al autor de este último proyecto, que como los anteriores no pasó de tal. TERCEROLA WINCHESTER MODELO 1873 972 mm. 507 mm. 10 mm. diez cartuchos. Ánima rayada con cinco estrías helicoidales, superficie cilíndrica y alza de corredera, fija al cañón mediante dos tornillos y graduable de 200 a 800 metros. SISTEMA: Winchester Modelo 1873. CAJA: Partida con caña entera, ajustándose por sus características a la carabina Winchester Mode lo 1876. APAREJOS: En la platina izquierda del cajón se encuentra el gancho y anilla característicos de toda tercerola. La abrazadera es cerrada y fija en su posición mediante muelle. BAQUETA: No está prevista. BAYONETA: No está prevista. MUNICIÓN: Cartucho calibre 10,6 mm. de cabeza sólida, para tercerola Winchester. Observaciones: En 1891 la Fábrica de Oviedo recibió encargo de iniciar la producción de 2.500 unidades de este modelo de tercerola que estaba destinado a la Escolta Real y al 14.° Tercio de la Guardia Civil. La totalidad del pedido se cumplimentó en el año 1892 y cada ejemplar fue marcado «Artillería - Oviedo 1892». Por Real Orden de 2 de diciembre de 1893 se dispuso que la denominación oficial de esta arma sería la de «tercerola Winchester Modelo 1873». LÁMINA 2 (A.L. 1880/1921) Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: Capacidad de carga: CAÑÓN:

FUSIL MÁUSER TURCO MODELO 1890 LÁMINA 3 (A.L. 1880/1916) Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: Capacidad del cargador: CAÑÓN: SISTEMA: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: 1.237 mm. 740 mm. 7,65 mm. cinco cartuchos. Ánima rayada con cinco estrías helicoidales, punto de mira y alza de corredera graduable hasta 2.050 metros situada sobre un manguito. Máuser, en su modelo 1890 adoptado por el Ejército Turco. Entera, con reducido guardamano. Dos abrazaderas, abierta la primera y con ani lla para correa porta-fusil, y del tipo casquillo abrazadera la segunda, que dispone del tetón para la fijación del cuchillo bayoneta. En su extremo más próxima al atacador dispo ne de taladro; el atacador es de base plana y cuenta con envoltura de latón. Cuchillo bayoneta fabricado por la firma Weysberg Kirschbaum & Co. de Solingen, empuña dura con canal, botón y muelle, cachas de no gal, cruz con ojo y sin gavilán con lomo, va ceos y filo. Sus dimensiones son: Longitud total: 387 mm. Longitud de la hoja: 255 mm. Ancho de la hoja: 26 mm. Cartucho calibre 7;65 mm. para fusil Máuser. El arma descrita figura en la Colección del Museo del Ejército (N.° 6298) indicándose en el Catálogo (edición 1911) que fue del modelo que se adquirieron por Decreto de 2 de diciembre de 1891, 1.200 ejemplares en Alemania, experimentando con ellos el Regimiento de Saboya N.° 2 y el Batallón de Cazadores de Puerto Rico N.° 19.

MUNICIÓN: Observaciones:

FUSIL MÁUSER ESPAÑOL MODELO 1892 LÁMINA 3 (A.L. 1880/1916) Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: Capacidad del cargador: CAÑÓN: SISTEMA: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: 1.234 mm. 738 mm. 7 mm. cinco cartuchos. Ánima rayada con cuatro estrías helicoidales, punto de mira y alza de corredera graduable de 400 a 2.000 metros. Máuser, en su Modelo Español 1892. Entera, con guardamano que ocupa el espacio situado entre el cajón y la primera abrazadera. Dos abrazaderas, abierta la primera con anilla para correa portafusil y del tipo casquillo-abra zadera la segunda, con tetón para la fijación del cuchillo bayoneta. Tiene un extremo exteriormente roscado me diante el cual se fija al baquetero, el otro extre mo presenta un taladro rectangular transversal y otro roscado en su base. Debían empalmar se dos baquetas para tener una de las dimen siones necesarias para la limpieza del ánima. Cuchillo bayoneta que denominaremos Modelo 1892/93, de características similares al del fusil Máuser Turco Modelo 1890, fabricado por la firma Simson & Co. de Shul. Sus dimensiones son: Longitud total: 376 mm. Longitud de la hoja: 250 mm. Ancho de la hoja: 26 mm. Cartucho calibre 7 mm. Modelo 1893 para armamento Máuser. Declarado reglamentario en 30 de noviembre de 1892, el 21 de julio se autorizó la adquisición de 20.000 unidades, cantidad que se vio ampliada en 10.000 unidades más en 27 de agosto del

BAYONETA:

MUNICIÓN: Observaciones:

mismo año; las entregas habían de iniciarse a los ocho meses de efectuado el contrato. El 7 de diciembre de 1893, al adoptarse el nuevo modelo Máuser, la fabricación del Modelo 1892, que no estaría muy avanzada, debió interrumpirse, y únicamente hay localizado de este modelo un ejemplar que figura en la Colección del Museo del Ejército (N.° 6228).

CARABINA MÁUSER ESPAÑOL MODELO 1892 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: Capacidad del cargador: CAÑÓN: 943 mm. 445 mm. 7 mm. cinco cartuchos. Ánima rayada con cuatro estrías helicoidales, punto de mira y alza de corredera graduable para distancias de 250 a 1.200 metros. SISTEMA: Máuser, en su Modelo Español 1892. CAJA: Entera, con guardamano situado entre el alza y la primera abrazadera. APAREJOS: Dos abrazaderas, la primera abierta con anilla para correa porta-carabina en su costado iz quierdo, la segunda del tipo casquillo-abraza dera, dotada con dos orejetas que resguardan el punto de mira. BAQUETA: No está prevista. BAYONETA: No está prevista. MUNICIÓN:: Cartucho calibre 7 mm. Modelo 1893 para armamento Máuser. Observaciones: Adoptada junto con el fusil Modelo 1892 el 30 de noviembre de 1892, el 21 de julio de 1893 se autorizó la adquisición de 5,.000 unidades, ampliadas en 5.000 unidades más el 27 de agosto de 1893. La entrega de estas armas debería iniciarse a los ocho meses de firmado el contrato, con un plazo de doce meses para cumplimentar la totalidad del pedido. El Modelo 1892 de carabina no se vio sustituido hasta el año 1896 con la adopción del denominado Modelo 1895, esto unido al notable número de ejemplares localizado permite apuntar la posibilidad de que se realizara un importante suministro de este modelo. FUSIL MÁUSER ESPAÑOL MODELO 1893 LÁMINA 5 (A.L. 1880/1916) Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: Capacidad del cargador: CAÑÓN: 1.235 mm. 738 mm. 7 mm. cinco cartuchos. Ánima rayada con cuatro estrías helicoidales, punto de mira y alza de corredera graduable de 400 a 2.000 metros. Por Real Orden de 11 de mayo de 1906 se varió la forma original del fiador y corredera, quedando el botón situado en el lado izquierdo. SISTEMA: Máuser, en su Modelo Español 1893. CAJA: Entera, de similares características a la del fusil Modelo 1892. APAREJOS: Idénticos a los del fusil Modelo 1892. BAQUETA: Idéntica a la del fusil Modelo 1892. BAYONETA: Pueden considerarse tres modelos de cuchillo bayoneta; los fusiles de fabricación alemana se importaron con el cuchillo bayoneta 1892/ 1893 fabricado por Simson & Co. de Shul, los fusiles fabricados en Oviedo dispusieron de dos modelos de cuchillo bayoneta, uno idéntico al modelo 1892/93 pero que aparece marcado en la Fábrica de Toledo y otro que es el que propiamente debemos considerar Modelo 1893. Sus dimensiones son: Mod.1892/93 Mod. 1893 (Fca. Toledo) Longitud total: 372 mm. 387 mm. Longitud de la hoja: 252 mm. 255 mm. Ancho de la hoja: 26 mm. 26 mm. Cabe apuntar un cuarto modelo de bayoneta, ya que por Real Orden de 20 de febrero de 1895 se autorizó a la Maestranza de Artillería de Manila la adquisición por gestión directa a la firma Ludwig Loewe de 600 fusiles Máuser Español Modelo 1893 dotados con sable bayoneta, haciéndose mención al aumento de precio que suponía la sustitución del cuchillo bayoneta por el indicado sable; no he localizado otra información acerca de este sable bayoneta que supongo sería similar al Modelo

MUNICIÓN: Observaciones:

Argentino de 1891. Igualmente debe indicarse que con la adopción del machete bayoneta Modelo 1913 se preveía la sustitución de los cuchillos bayoneta por éste machete en plazo más o menos breve. Cartucho calibre 7 mm. Modelo 1893 para armamento Máuser. Adoptado por Real Orden de 7 de diciembre de 1893, la principal diferencia entre el fusil Modelo 1892 y el Modelo 1893 se localiza en el depósito de munición, que sin sobresalir de la caja en este último, reúne los cartuchos en dos filas, tres a la derecha y dos a la izquierda. La fabricación del fusil Modelo 1893 se inició en Alemania, suministrándolos la firma Ludwig Loewe & Cía. de Berlín; la Fábrica de Oviedo no estuvo en condiciones de iniciar la producción hasta el año 1896, y el primer ejemplar terminado figura con una indicación al respecto en la Colección del Museo del Ejército (N.° 6241).

FUSIL MÁUSER ARGENTINO MODELO 1891 LÁMINA 4 (A.L. 1880/1916) Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: Capacidad del cargador: CAÑÓN: SISTEMA: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: 1.235 mm. 740 mm. 7,65 mm. cinco cartuchos. Ánima rayada con cuatro estrías helicoidales, punto de mira y alza de corredera graduable de 250 a 2.000 metros. Máuser, en su Modelo Argentino de 1891. Entera, con corto guardamano situado entre el alza y la primera abrazadera. Similares a los del fusil Máuser Turco Modelo 1890. De características similares a la del fusil Máuser Turco Modelo 1890. Sable bayoneta en dos versiones que difieren únicamente por el material de que están constituidas las cachas de la empuñadura, aluminio en una versión y madera en la otra. En sus demás características ambos modelos son idénticos y particularidad más peculiar es el gavilán vuelto de que disponen. Sus dimensiones son: Longitud total: 518 mm. Longitud de la hoja: 400 mm. Ancho máximo de la hoja: 25 mm. Cartuchos calibre 7,65 mm. para armamento Máuser. Con el fin de que pudiera iniciarse la renovación de armamento en nuestro Ejército, el Gobierno de la República Argentina accedió a que la firma Ludwig Loewe & Cía. suministrara a España 10.000 fusiles y 5.000 carabinas del Modelo 1891 Argentino, fabricados para el Ejército de aquella nación, y que tras constituir dotación de nuestras tropas en África fueron remitidos a Cuba. Los sables bayonetas del Modelo Argentino presentan la marca de la firma Weysberg Kirschbaum & Co. de Solingen, y los de la versión con cachas de aluminio cuentan también con la hoja marcada con las Armas de la República Argentina, detalle que no aparece en los que presentan cachas de madera.

MUNICIÓN: Observaciones:

CARABINA MÁUSER ESPAÑOL MODELO 1895 LÁMINA 6 (A.L. 1880/1916) Longitud total: 946 mm. Longitud del cañón: 446 mm. Calibre: 7 mm. Capacidad del cargador: cinco cartuchos. CAÑÓN: Ánima rayada con cuatro estrías helicoidales, punto de mira y alza de corredera graduable de 300 a 1.400 metros. SISTEMA: Máuser, en su Modelo Español 1893. CAJA: De características similares a la de la carabina Modelo 1892, la diferencia principal está en el guardamanos, que se inicia en el cajón. APAREJOS: Similares a los de la carabina Modelo 1892. BAQUETA: No está prevista. BAYONETA: No está prevista. MUNICIÓN: Cartucho calibre 7 mm. Modelo 1893 para armamento Máuser. Observaciones: Adoptada por Real Orden de 7 de mayo de 1896, la carabina reglamentaria Modelo 1895 se produjo en la Fábrica de Oviedo pasando a sustituir al Modelo 1892 de fabricación alemana. CUCHILLO BAYONETA MODELO 1898 PARA COMPAÑÍA DE AEROSTACIÓN LÁMINA 7 (A.L. 1880/1916) Longitud total: 429 mm. Longitud dé la hoja: 297 mm.

Ancho máximo de la hoja: CARACTERÍSTICAS:

36 mm. empuñadura y cruz idénticos al cuchillo bayoneta Modelo 1893, dispone de hoja alfanjada con lomo, vaceos y filo. Observaciones: El cuchillo bayoneta Modelo 1898 fue la primera bayoneta nacida como arma independiente con denominación propia, según Real Orden de marzo de 1898. Dicho cuchillo fue adoptado por Real Orden de 14 de mayo de 1898 y su producción se realizó en la Fábrica de Toledo en número de 40 unidades con destino a los fusiles Modelo 1893 de la Compañía de Aerostación. El único ejemplar localizado pertenece a la Colección del Museo del Ejército (tablero n.° 3232), encontrándose actualmente constituyendo decoración en la Escuela Politécnica del Ejército. MACHETE BAYONETA MODELO 1913 LÁMINA 7 (A.L. 1880/1916) Longitud total: Longitud de hoja: Ancho máximo de la hoja: CARACTERÍSTICAS: 524 mm. 400 MM. 24 mm. La empuñadura es de similares características a la del cuchillo bayoneta Modelo 1893, pero las cachas son cuadrilladas; la cruz idéntica al Modelo 1893 y la hoja de mayor longitud, disponiendo de lomo, vaceos y filo. Adoptado por Real Orden de 11 de marzo de 1913 este machete bayoneta se fabricó en Toledo destinado inicialmenté a sustituir el cuchillo bayoneta del fusil Modelo 1893, se declaró posteriormente reglamentario para el mosquetón Modelo 1916 y llegó a utilizarse con el mosquetón Modelo 1943.

Observaciones:

CUCHILLO BAYONETA, MODELO INIDENTIFICADO LÁMINA 7 (A.L. 1880/1916) Longitud total: Longitud de hoja: Ancho de la hoja: CARACTERÍSTICAS: 375 mm. 253 mm. 26 mm. En este cuchillo bayoneta la empuñadura es idéntica a la del machete bayoneta Modelo 1913 al tiempo que la hoja corresponde al cuchillo bayoneta Modelo 1893; únicamente la cruz presenta novedad al disponer de corto gavilán similar al de los modelos alemanes de 1898, careciendo por su contorno de contacto con el cañón del arma a que estaría destinada. Observaciones: No ha sido asequible documentación alguna acerca de este modelo del que sí hay localizados varios ejemplares, uno en el Museo Militar del Castillo de Montjuich y otros en colecciones particulares. Por las características de la cruz resulta imposible utilizar esta bayoneta en el armamento reglamentario español Máuser, apreciándose en la empuñadura que la ranura de engarce es más prolongada que en los restantes modelos de cuchillo y machete bayoneta, compensándose así la ausencia de ojo en la cruz. El ejemplar descrito corresponde a colección particular y presenta la marca de la Fábrica de Toledo con fecha 1905 y número de serie 253. MOSQUETÓN MÁUSER MODELO 1913 (1) LÁMINA 6 (A.L. 1880/1916) (1) Reúno en esta denominación general, que no alcanzo categoría de reglamentaria, la serie de distintas versiones cortas del fusil Modelo 1893 fabricadas en Oviedo con carácter experimental. CAÑÓN: De características similares al del fusil Modelo 1893 pero con longitud y alza idénticos al del correspondiente a la carabina Modelo 1895. SISTEMA: Máuser, en su Modelo Español 1893.

CAJA: BAQUETA: BAYONETA: MUNICIÓN: Observaciones:

De similares características a la del fusil Modelo 1893. APAREJOS: Idénticos a los del fusil Modelo 1893. De similares características a la del fusil Modelo 1893. Admite el engarce del cuchillo bayoneta Modelo 1893 así como del machete bayoneta Modelo 1913. Cartucho calibre 7 mm. Modelo 1893 para armamento Máuser. Existe noticia de que hasta el año 1907 se habían producido en Oviedo 100 mosquetones, presentándose en 1914 el denominado «Modelo 1913» que reunía las mejoras que hasta la fecha se habían proyectado para modificar el fusil Modelo 1893. El «Modelo 1913» no fue aprobado y si bien se desconoce el número de unidades que se terminaron, el hecho de que por Real Orden de 2 de abril de 1918 'se asigne a los trompetas del Arma de Caballería hace suponer que rebasarían los límites de prototipo. Debe tenerse en cuenta que estas armas destinadas a los Trompetas de Caballería no lo fueron como Modelo 1913 sino que introduciéndoseles algunos detalles presentados con el Mosquetón Modelo 1916 aparecen designadas como Mosquetón Modelo 1913/16 del que no hay localizado ejemplar alguno.

MOSQUETÓN MÁUSER MODELO 1916 LÁMINA 8 (A.L. 1880/1916) Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: Capacidad del cargador: CAÑÓN: SISTEMA: 1.046 mm. 551 mm. 7 mm. cinco cartuchos. De características similares al del fusil Modelo 1893, del que se diferencia principalmente por contar con alza curva graduable de 400 a 2.400 metros y punto de mira protegido por orejetas. Máuser Español Modelo 1893/16; sus principales novedades sobre el Modelo 1893 estriban en el orificio de escape de gases, en el resorte de apertura automática del depósito de munición y en la escotadura de la platina izquierda del cajón. De similares características a la del fusil Modelo 1893. De similares características a los del fusil Modelo 1893, la mayor novedad la presentan las anillas para correa porta-mosquetón, situadas en el lado izquierdo del arma. De similares características a los del fusil Modelo 1893, su principal diferencia estriba en que no se fija en el baquetero mediante rosca, manteniéndola en su posición un resorte solidario al muelle de la primera abrazadera. Machete bayoneta Modelo 1913. Cartucho calibre 7 mm. Modelo 1913. El mosquetón Modelo 1916 conoció varias reformas, siendo la más característica la que origina a la que denominó segunda versión de este modelo.

CAJA: APAREJOS: BAQUETA:

BAYONETA: MUNICIÓN: Observaciones:

MOSQUETÓN MÁUSER MODELO 1916, SEGUNDA VERSIÓN LÁMINA 9 (A.L. 1880/1916) Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: Capacidad del cargador: CAÑÓN: 1.046 mm. 551 mm. 7 mm. cinco cartuchos. Su variación con el de la primera versión estriba en el cambio del alza por otra de corredera y puente curvo graduable de 300 a 2.000 metros. SISTEMA: Máuser Español Modelo 1893 / 16 modificado con la supresión del resorte de apertura auto mática del depósito. CAJA: Idéntica a la de la primera versión. APAREJOS: Idénticos a los de la primera versión. BAQUETA: Idéntica a la de la primera versión. BAYONETA'. Machete bayoneta Modelo 1913. MUNICIÓN: Cartucho calibre 7 mm. Modelo 1913. Observaciones: Esta versión fue producida en la Fábrica de Oviedo y también por las Industrias de Guerra de Cataluña en Tarrasa.

ARMAMENTO REGLAMENTARIO Y AUXILIAR DEL EJERCITO ESPAÑOL LIBRO N.° 4 MODELOS PORTÁTILES DE REPETICIÓN AUTOMÁTICOS Y AMETRALLADORES 1922-1974 Y AMPLIACION 1717-1922 .POR JUAN L. CALVÓ

EDITADO POR EL AUTOR BARCELONA 1981

DEPÓSITO LEGAL B-28741-1981 I.S.B.N. 84-300-4842-1 © JUAN LUIS CALVÓ PASCUAL IMPRESIÓN Y FOTOCOMPOSICIÓN: CANUT®. SERRAHIMA I URPÍ PRAT DE LA MANTA, 32 L'HOSPITALET DE LLOBREGAT INTRODUCCIÓN JUAN LUIS CALVÓ HA CUMPLIDO, AL REALIZAR Y EDITAR ESTA OBRA, 0 MEJOR DICHO ESTE CUARTO VOLUMEN DE SU MAGNÍFICA OBRA "ARMAMENTO REGLAMENTARIO Y AUXILIAR DEL EJÉRCITO ESPAÑOL", HA CUMPLIDO, DIGO, CON UNA PROMESA QUE NOS HABÍA HECHO HACE CERCA DE SEIS AÑOS. OTRA OBRA SUYA, INTERESANTÍSIMA, SOBRE CONDECORACIONES MILITARES ESPAÑOLAS, AMÉN DE UN DOLOROSO ACONTECIMIENTO FAMILIAR, PIENSO HAYAN SIDO LAS CAUSAS DE ESTE RETRASO EN EL CUMPLIMIENTO DE SU PROMESA. DE TODAS MANERAS, ¡AQUÍ LO TENEMOS! Y NO SE HA LIMITADO A CUMPLIR SU PROMESA, SINO QUE NOS PRESENTA UNA AMPLIACIÓN, A SUS TRES PRIMEROS VOLÚMENES, NO MENOS INTERESANTE. EN ELLA PUEDE VER EL LECTOR Y AFICIONADO (POR LECTOR DE LA OBRA LE SUPONGO AFICIONADO) NO SÓLO MUY INTERESANTES ACLARACIONES, SINO LA HUMILDAD FRANCISCANA DE CALVÓ, AL RECTIFICAR ALGÚN ERROR 0 NOTICIA EQUIVOCADA, Y AL PROCLAMAR SUS FUENTES DE INFORMACIÓN. EL LECTOR, LÓGICAMENTE ASIDUO EN LA CONSULTA DE ESTA OBRA, VERÁ ACLARADAS NO POCAS DUDAS RESPECTO A LAS ARMAS QUE TANTO CREEMOS CONOCER, PERO DE LAS QUE NO SABÍAMOS, ENTRE OTROS DETALLES: EL NÚMERO DE LAS QUE HABÍAN SIDO FABRICADAS; EL NOMBRE DE LOS QUE LAS PROYECTARON; EL PORQUÉ DE SU ADOPCIÓN, LA CAUSA DE SU FUGACIDAD EN EL EMPLEO POR EL EJÉRCITO ESPAÑOL, ETC., ETC. LA RECOPILACIÓN E INVESTIGACIÓN DE TODOS ESTOS DATOS, Y ESOS DIBUJOS, TAN LIMPIOS, SENCILLOS Y DESCRIPTIVOS A QUE YA NOS TIENE ACOSTUMBRADOS EL AUTOR, SON FRUTO DEL ENTUSIASMO, ENORME DEDICACIÓN Y TENACIDAD DE ESTE BUEN AMIGO. A LOS QUE NOS CONSIDERAMOS SUS AMIGOS, MUCHO NOS ENORGULLECE VERLA FRECUENCIA CONQUE YA SE LE MENCIONA EN CUANTAS PUBLICACIONES ESPAÑOLAS Y EXTRANJERAS TRATAN EL TEMA DEL ARMAMENTO DE NUESTRA PATRIA. HEMOS DE ESPERAR, TRAS DE LA APARICIÓN DE ESTE CUARTO VOLUMEN, QUE

ESA "LLUITA CONSTANT" LA SIGA CALVÓ, DÁNDONOS A CONOCER TODA SU "SAPIENCIA" EN CUANTO A OTROS TEMAS DEL COLECCIONISMO SE REFIERE: CASCOS, INSIGNIAS MILITARES, DISTINTIVOS, BAYONETAS, ETC., SIN OLVIDARLA CONTINUACIÓN DE LAS CONDECORACIONES MILITARES ESPAÑOLAS DE LA PRIMERA MITAD DEL SIGLO XIX, QUE NOS PROMETÍA EN SU OBRA SOBRE EL PERÍODO 1849-1975. ¡LÁSTIMA GRANDE! QUE NO SE HAYA DECIDIDO A DARNOS NOTICIA MÁS EXTENSA DE LA DIVERSIDAD DE ARMAS AUTOMÁTICAS QUE NUESTROS EJÉRCITOS USARON DE 1936 A 1939, DE LOS CUALES SABEMOS TIENE ABUNDANTES DATOS. HEMOS DE TENER PACIENCIA, PUES SEGUROS ESTAMOS DE QUE TAMBIÉN A ELLO SE DECIDIRÁ. LOS QUE DISFR UTAMOS DE ESTA OBRA, SÓLO DESEAMOS, PUES, A JUAN LUIS CALVÓ LARGA VIDA, PARA QUE CONTINÚE ILUSTRÁNDONOS A TODOS LOS AFICIONADOS, DE ESPAÑA Y DEL MUNDO, SOBRE TEMA TAN APASIONANTE COMO EL ARMAMENTO. NO SÉ COMO ACABAR ESTA INTRODUCCIÓN, QUE HE ACEPTADO ESCRIBIR EN RAZÓN DE BUENA AMISTAD, PUES CAREZCO DE MÉRITOS PARA PRESENTAR A TAN TENAZ INVESTIGADOR. CREO QUE LO MÁS LÓGICO SERÁ RECORDAR, CON PALABRAS DE AGRADECIMIENTO, LA COLABORACIÓN CONSTANTE QUE POR PARTE DE CALVÓ HE TENIDO EN LOS AÑOS QUE HE PASADO EN EL MUSEO MILITAR DEL CASTILLO DE MONTJUICH, DONDE SIEMPRE HAY ALGUNA MUESTRA DE SU GENEROSIDAD. BURGOS, 24 DE JUNIO DE 1981 JOSÉ MARÍA DE LA FRAGUA Y SORRÓNDEGUI ARTILLERO

AMPLIACIÓN 1717-1922 LA AMPLIACIÓN QUE ESTE CUADERNO SUPONE SOBRE LOS ANTERIORES VOLÚMENES DEDICADOS AL ARMAMENTO REGLAMENTARIO Y AUXILIAR DEL EJÉRCITO ESPAÑOL EN EL PERÍODO COMPRENDIDO ENTRE LOS AÑOS 1717 Y 1922, HA PODIDO REALIZARSE MERCED A LA INFORMACIÓN FACILITADA POR LOS SEÑORES DANIEL ABARCA, GILBERT AMIGUES, ERNST ARMIN ALFREDO BARTOCCI, JOAQUÍN BERNAUS, ROBERT E. BROOKER JR., PIERRE JARLIER, J. JAVIER LABARGA, JAMES D. LA VIN, RICARDO MARTÍ, JORGE PARÉS, JOSEPH G. ROSA, JACQUES ROSSIGNOL, CHARLES S. SMALL, A.W.F. TAYLERSON Y GEORGES WEISS, A QUIENES DESEO TESTIMONIAR MI AGRADECIMIENTO. JUAN LUIS CALVÓ PASCUAL AMPLIACIÓN La exposición que del armamento reglamentario se hacía en el libro n.° 1, y principalmente en los cuadernos que cubrían el siglo XVIII, se realizó en base a dos fuentes principales que fueron la información obtenida en el Archivo General de Simancas y el examen de las armas de aquel período conservadas en distintas colecciones. Ciertamente no era abundante el número de armas militares españolas del siglo XVIII de cuya existencia se tenía entonces noticia, y esto limitó la exposición a la descripción de una corta serie de modelos que hoy, con la valiosa colaboración de varios coleccionistas, se ha visto superada. Esto me permite abordar nuevamente el tema ofreciendo una relación más completa, que al tiempo que aspira a corregir algunos errores entonces expresados, pretende ofrecer una visión más amplia del armamento español de la época. LA LLAVE DE CHISPA FRANCESA Como es sabido, Felipe V impuso la llave de chispa francesa en el armamento militar español, llave que se produjo inicialmente en una versión sencilla con el fusil para infantería Modelo 1717 y que en 1722 se ordenó sustituir por la llave con "brida de doble pie" según modelo proporcionado por la muestra que de la misma había fabricado el maestro Barcina. Acerca de la llave con "brida de doble pie" hay encontradas opiniones, ya que mientras que unos identifican los pies de la brida con las prolongaciones que en un mismo plano sufre la superficie de ésta, otros los identificamos con los puntos de contacto de la brida con la platina. En Lámina n.° 4 (1717-1789) aparece representada la llave francesa en su versión sencilla y carente de brida, así como la versión intuida como la de "brida de doble pie", que presenta un error en la presencia de un tornillo pasador que reafirma la situación de la brida entre el tornillo eje del fiador y el habitual de la fijación, situado tradicionalmente en la parte superior. En la posición que en el diseño se sitúa el indicado tornillo inexistente, lo que realmente figura en varias llaves de fusil últimamente examinadas es una prolongación de la brida en plano vertical que toma contacto con la platina y reafirma la posición de la brida, pero no mediante tornillo pasador, sino mediante un saliente cilíndrico que se introduce en un orificio practicado al efecto en la superficie de la platina. Esta es en mi opinión la llave francesa de "brida de doble pie", opinión que D. José Javier Labarga, en un detallado artículo publicado en el Boletín de Noticias de EL CID, rebate sobre la base de la existencia de una versión de llave francesa que es exponente de la más simple versión de brida sencilla, ya que esta brida se limita a constituir apoyo y fijación de la nuez. Considerando esta llave como aquella con que fue dotado el fusil Modelo 1717, es posible afirmar que en el modelo siguiente, el doble pie de la brida estaba constituido por la simple prolongación de la brida que le permitía abarcar la posición del tornillo pasador del fiador. Personalmente considero que la llave ,francesa con brida concerniente únicamente a la nuez es una versión simplificada de la versión de brida sencilla, aplicada en ejemplares de pequeñas dimensiones, como parece demostrar el hecho de que sólo se localice en tamaños propios de pistola o como máximo de carabina.

Otro punto a reseñar es la diferencia constatada entre las versiones de llave francesa destinadas a fusil y a carabinas y pistolas, tomadas en base a los diseños ofrecidos en el Tratado de Artillería de Tomás de Morla, según los cuales la llave del fusil para infantería de 1757 se ajustaba en sus características al modelo francés de 1728, mientras que para carabinas y pistolas se reseñaba una llave francesa en la que la disposición de las quijadas del pie de gato eran propias de la llave española. Cabe precisar que esta influencia de la llave española sobre las versiones francesas destinadas a pistolas y carabinas debió producirse ya avanzado el siglo XVIII, ya que es posible constatar en este siglo y para este tipo de armamento, la presencia de llaves que se ajustan con exactitud a la versión francesa.

LA LLAVE DE CHISPA ESPAÑOLA La imposición de la llave de chispa francesa en el armamento militar español no fue tarea fácil. En la contrata de 1712 los fusiles se montaron con llave española en contra de lo ordenado, y en Placencia los esfuerzos de los maestros flamencos Wiñan y Henul no dieron fruto hasta el año 1734, fecha en que pudo ponerse fin a la importación de llaves desde Países Bajos. Cabe afirmar que la resistencia a la adopción de la llave francesa fue tal, que únicamente en el armamento militar, condicionado a las Contratas Reales, llegó a imponerse, ya que en la misma nobleza afrancesada predominó el gusto por la llave "a la moda", versión mixta de la francesa y la española. Por otra parte es dudoso que los reglamentos consiguieran la uniformidad que en el armamento pretendían. La producción de armamento militar se vio entorpecida siempre por problemas económicos y difícilmente resulta factible que en tales circunstancias pudiera suponer el abastecimiento de otras tropas que las de línea, dejando en precaria situación a todas las demás, que llegado el caso habrían de recurrir a la más ventajosa opción posible, abandonando todo reglamento. En el caso de las Compañías de Cazadores Artilleros de Infantería, creados a expensas del Duque de Osuna para la guerra con Francia en 1793 (Lámina n.° 3, 1789/1812) tenemos ya un modelo de fusil que en absoluto se ajusta a modelo reglamentario, y es probable que casos similares ocurrieran no sólo con las tropas costeadas privadamente, sino también con las milicias, tropas ligeras y fuerzas organizadas en Ultramar. La llave española que presentaba la pistola para dragones en los inicios del siglo XVIII (Lámina n.° 2, 1717/1789) y que se caracteriza por la situación del muelle del rastrillo al circundar el ángulo formado por el muelle real, evoluciona en la que denominé versión primitiva del Modelo 1789 (Lámina n.° 8, 1789/1812), que manteniendo esta característica presenta un rastrillo de forma y decoración notablemente influenciados por la llave francesa. Este tipo de llave aparece montado en fusiles, carabinas y pistolas de características similares a los reglamentarios de la década de 1750, presentando en ocasiones fechas anteriores a la de 1789, que como se indicó marca el inicio de la sustitución de la llave francesa por la española en el armamento reglamentario. Resulta pues indiscutible una convivencia de la llave española con la francesa en el armamento militar anterior a 1789, una convivencia que se patentiza en la tradicional denominación de "llave de miquelete" con que se hace referencia en muchas ocasiones a la llave española. Hemos de reconocer que esta denominación implica una diferencia entre la llave utilizada en el armamento de los Miqueletes o Migueletes (unas tropas ligeras) y la llave utilizada en el armamento de las tropas de línea, que reglamentariamente debía ser la francesa. La particular organización de cuerpos francos, miñones, fusileros de montaña y demás tropas ligeras, harían posible la presencia en su armamento de la lleva española, una llave con gran arraigo popular que los tradicionales productores fabricarían no sólo para el consumo interior sino también para su exportación a Ultramar, donde igualmente las utilizarían las fuerzas allí organizadas. EL ARMAMENTO DE LA GUARDIA REAL En líneas generales, y tras la reorganización efectuada por Felipe V, la Guardia Real en España estaba formada por una. Guardia Interior, compuesta por los Reales Guardias de Corps y la Compañía de Alabarderos de la Guardia, y una Guardia Exterior formada por los Regimientos de Reales Guardias de Infantería Española y Walona y la Brigada de Carabineros, as¡ como el Regimiento Real de Artillería. Todas estas eran consideradas fuerzas de élite y el armamento con que se dotaron difería del reglamentario del ejército por su mayor calidad y mejor acabado, y así en las contratas el armamento destinado a la Guardia era especificado aparte precisándose pecualiaridades como la "cazoleta reservada" de la carabina para Guardias de Corps de 1757 y el grabado a buril en el cañón de "las reales armas y el letrero que se acostumbra". La lógica resultante de que las armas más lujosas son las que a lo largo del tiempo han merecido un mayor respeto y consecuentemente se han conservado mejor, parece no cumplirse en los modelos de la Guardia correspondientes a los dos primeros tercios del siglo

XVIII, y sólo es posible añadir al ejemplar ya reseñado (Lámina n.° 7, 1717/1789) otro modelo de pistola para Reales Guardias de Corps, sin duda anterior a aquél. Las diferencias que estos modelos suponen sobre sus contemporáneos reglamentarios del ejército parecen disminuir durante el reinado de Carlos IV; las pistolas de Guardias de Corps de este Monarca (Lámina n.° 4, 1789/1812) no se diferencian notablemente de otros ejemplares sin el característico letrero o con letreros correspondientes a regimientos de línea. Probablemente con el resto del armamento de la Guardia de Carlos IV ocurriría igual, excepción hecha del fusil de cazadores artilleros de infantería (Lámina n.° 3; 1789/1812) ya que dichas compañías estaban incorporadas a la Guardia Real y una vez disueltas parte de su armamento pasó a la Guardia de Infantería. Igualmente podría decirse de los modelos de carabina y mosquetón para artilleros del Modelo 1789, ya que en la época la Artillería estaba incluida en la Guardia Real. Fernando VII reorganizó la Guardia Real, los Guardias de Corps pasaron a denominarse Guardia de la Persona del Rey y ésta es la designación que figura grabada en el armamento de este cuerpo, del que se reseñaron un modelo de carabina (Lámina n.° 13, 1812/1843) y tres de pistola (Láminas 11 y 12, 1812/1843). Esta variedad de modelos de pistola resultaba aún incompleta ya que debe aumentarse con una modificación del modelo inicial para tropa en el que se elimina la abrazadera original por otra de dimensiones reducidas, pasando la fijación de la cureña de articulación de la baqueta al cañón, y un último modelo de pistola con llave de chispa de cadeneta y brida de doble pie que constituyó dotación de la Brigada de Tiradores creada en 1831. Mucho menos completa que para los Guardias de la Persona del Rey, resulta la relación de los modelos utilizados por las restantes unidades de la Guardia Real de Fernando VII, de los que hay localizados ejemplares del modelo de tercerola utilizados por los Regimientos de Cazadores (Lámina n.° 13, 1812/1843) y del modelo de pistola utilizado por las unidades de caballería (Lámina n.° 12, 1812/1843). Tras la muerte de Fernando VII la Guardia Real sufrió una drástica reducción; en el reinado de Isabel II no hay noticia de que los Guardias de la Reina contaran con armas de fuego de modelo particular, como sí lo hizo la Guardia de S.M. el Rey Amadeo I al disponer de fusil Remington con espada bayoneta (Lámina n.° 12, 1855/1889). En el reinado de Alfonso XII tampoco hay noticia de modelos particulares en las armas de fuego de la Escolta Real, que dispondría en dotación de modelos reglamentarios en el ejército salvo en el período en que, durante la Regencia de Doña María Cristina fueron dotados con carabinas Winchester Modelo 1873 (Lámina n.° 2, 1880/1916).

LAS PISTOLAS DE CABALLERÍA, DRAGONES Y MARINA Ciertamente puedo insistir en la afirmación de que las pistolas que constituyeron armamento militar español durante el siglo XVIII se ajustaron a un modelo inicial francés que no evolucionó a la par que aquel, manteniéndose sus características generales hasta la finalización del siglo. El ángulo notablemente obtuso que forma la caja y el ensanchamiento de la empuñadura en su extremo, reforzado por un casquillo metálico formando estrecho brazo a cada lado, son características invariables de los modelos reglamentarios españoles durante todo el siglo XVIII. Las guarniciones, que se especifican como inicialmente de hierro en los modelos para dragones, son de latón en los de caballería y marina, y siempre cuentan con boquillas en el baquetero; consecuentemente el cañón completa su fijación a la caja mediante pasador, y la sustitución de éste por abrazadera no se produce hasta bien entrada la segunda mitad del siglo. Al modelo de pistola para dragones de inicios del siglo XVIII (Lámina n.° 2, 1717/1789), del que se han localizado varios ejemplares, debe añadirse una versión más arcáica, con cañón de mayor longitud y caja totalmente lisa. El festoneado de las cajas aparecería no obstante con los primeros modelos reglamentarios, formando la decoración que circunda el baquetero, la llave y su portabis y la rabera del cañón. Esta decoración de las cajas comienza a desaparecer gradualmente en los modelos correspondientes al último tercio del siglo, y el festoneado que circunda la rabera del cañón es el último en desaparecer. De las pistolas para marina ha podido recabarse información de un ejemplar sin duda anterior al reseñado como Modelo 1753 (Lámina n.° 7, 1717/1789). La decoración de esta pistola es similar a la de caballería del Modelo 1753, y presenta marcas que hacen indiscutible su destino como arma de la marina. Otras pistolas localizadas ofrecen las características generales del modelo para caballería de 1753 (Lámina n.° 6, 1717/1789), pero montan la llave española en la versión que denominé primitiva del Modelo 1789 (Lámina 8, 1789/1812). Estas pistolas constituirían armamento auxiliar destinado a fuerzas ligeras, ya que es evidente su contemporaneidad con los modelos reglamentarios españoles anteriores a 1789. Tras la implantación de la llave española en 1789, la evolución de la pistola se precipita. Como se indicó fueron dos los modelos de llave española que convivieron en esta época, denominados respectivamente primera y segunda versión, y que se diferenciaban principalmente por la posición del muelle del rastrillo y la presencia o ausencia de brida en la cazoleta. Habían localizados entonces ejemplares del denominado Modelo 1789 para caballería de línea, que montaban la llave Modelo 1789 en su primera versión (Lámina n.° 5, 1789/1812), y hoy tenemos localizados ejemplares de este mismo modelo de pistola que montan la llave de 1789 en su segunda versión, llave que vemos montada también en pistolas que se ajustan al modelo de 1753. Conclusiones evidentes son que ambas versiones de llave se presentaron efectivamente al unísono y que la evolución del modelo de pistola para caballería no coincidió exactamente con la imposición de dichas llaves (1). [(1) - Esto invalida el sistema utilizado en el Libro n.° 1, Segunda Epoca (17891812) de hacer coincidir la fecha de imposición del modelo de llave con la evolución del modelo de arma; no obstante y a falta de datos concretos sobre las fechas en que tales evoluciones se determinaron, considero más práctico mantener las denominaciones allí expresadas.] Asimismo diferencié dentro del Modelo 1789 de pistola, una versión para caballería de línea (Lámina n.° 5, 1789/1812) y una versión para caballería ligera (Láminas n.° 6 y 7, 1789/1812). 812). Dos versiones que evidentemente difieren notablemente entre si y cuya identificación se formuló en base a una llave común y a los letreros que figuraban en unos (Borbón, Santiago, Rey, Príncipe), todos ellos correspondientes a regimientos de línea, y al único letrero localizado ocasionalmente en los otros, "Husares Españoles", correspondiente a caballería ligera. Hoy tengo motivos para sospechar que tal apreciación pudo ser errónea y que en realidad no se trataba de un modelo en dos versiones sino de dos modelos, ya que el Regimiento de

Voluntarios de España, que aparece marcado en la versión considerada para caballería de línea formaba parte de la caballería ligera. Existe pues base para considerar que la pistola denominada Modelo 1789 para caballería ligera constituyó en sí un modelo general para toda la caballería, cuya aparición deberá fijarse entre los años 1789 y 1801. El cambio radical en la línea de la pistola para caballería coincide con el inicio del siglo XIX, no obstante el modelo que denominamos 1801 (Lámina n.° 12, 1789/1812) y que monta llave mixta, conoce también la versión con llave Modelo 1789, lo que evidencia que las variaciones en el modelo de llave no suponían forzosamente variación en el modelo de arma. La Guerra de la Independencia supuso una clara interrupción en la evolución que seguía el armamento español, y durante su transcurso se produjeron una gran variedad de armas que sin ajustarse a modelo oficial alguno presentaron las lógicas características inusuales. La versión evolucionada del Modelo 1789 (Lámina n.° 6, 1789/1812) es una clara demostración de ello. Tras la Guerra de la Independencia el armamento reglamentario español se somete nuevamente a las directrices francesas y la pistola para caballería Modelo 1815 (Lámina n.° 5, 1812/1843) es un claro exponente de ello. No obstante se mantiene la convivencia de estos modelos reglamentarios con otros, y así hace aparición una nueva versión de llave española que reúne características del Modelo 1789 en sus versiones primitiva y segunda, y que se presenta montada en pistolas que con fechas de 1817 y 1818 se ajustan a las características del Modelo 1789 para caballería de línea. El hecho de que todos los ejemplares localizados de este modelo evolucionado del de 1789 se hayan localizado en América, permite aventurar la hipótesis de que constituyeran armamento de las fuerzas de Ultramar. Cabe reseñar por último las transformaciones reglamentarias sufridas por las pistolas para caballería de los modelos 1815, 1815/32, 1839 y 1843, según modelos de 1849 y 1858, y que debieron constituir una producción mínima si consideramos su rareza actual con la abundancia de ejemplares transformados irregularmente durante la Guerra Carlista.

ARMAS LARGAS DE AVANCARGA Sin duda debido a sus características físicas, las armas largas se han conservado en proporción muy inferior a las cortas, y de aquí que sean escasas las noticias de ellas recibidas. Se ha localizado un fusil sin duda correspondiente a la primera mitad del siglo XVIII que presenta la que considero llave francesa con brida de doble pie, y que probablemente corresponderá al Modelo 1722, si bien su estado de conservación no permite considerar sus dimensiones como las originales del modelo. Otro fusil localizado presenta la llave que denominé de 1789 en su versión primitiva. La sencillez de sus guarniciones de hierro lo hacen claro exponente de armamento auxiliar destinado a tropas ligeras. Dentro de este armamento auxiliar para tropas ligeras debo también referirme al ejemplar de la Colección del Museo del Ejército (n.° 1971) definido como modelo para miñones y tropas ligeras en el año 1792. Inicialmente me resistí a incluir este modelo por sus características, evidentemente alejadas del armamento reglamentario de la época., pero bien pudiera corresponder este fusil al modelo que recibieran en dotación las milicias costeadas por los Veciana, puestas al servicio de la Corona durante la guerra con Francia en 1793. La carabina definida como de Guardias de Corps, en Modelo 1789 (Lámina n.° 1, 1789/1812) no corresponde a la Guardia Real al menos en el ejemplar descrito, ya que la inscripción "Rey de Ca." corresponderá al Regimiento de Caballería del Rey, Primero de los Regimientos de Caballería de Línea. La correcta identificación de este modelo será pues la de carabina para caballería Modelo 1789, un modelo del que hay localizados ejemplares en una segunda versión, con tres abrazaderas. Es probable, no obstante, que la carabina Modelo 1789 para Guardias de Corps no difiriera más que en el letrero del cañón de este modelo para caballería; y es evidente que la carabina que se identificó como Modelo 1789 para caballería (Lámina n.° 2, 1789/1812), corresponde a armamento auxiliar. Otros modelos localizados han sido el mosquetón para artilleros correspondiente al año 1789, la transformación en carabina para cornetas de un fusil Modelo Guerra de la Independencia y un ejemplar de mosquetón transformado Modelo 1849 para artillería. ARMAS DE RETROCARGA Y REPETICIÓN: Al referirme a los modelos sistema Peabody que constituyeron armamento -auxiliar de las Fuerzas Españolas de Ultramar, no omití indicar que fueron varios los modelos que según los datos reunidos, habían sido adquiridos para nuestras tropas, y así el modelo de fusil representado (Lámina n.° 8, 1855/1889) corresponde a uno de estos modelos. Hoy dispongo de información que permite incluir entre el armamento auxiliar del Ejército de Ultramar un modelo de fusil Peabody producido por la Providence Tool. Co. como "Modelo Español", calibrado para cartuchos reglamentarios del Modelo 1871 y del que fueron adquiridos por España unas 10.000 unidades. Otros modelos con el calificativo de "español", producidos por una firma norteamericana, fueron las versiones que de su Modelo 1873 produjo la Winchester Repeating Arms Co. por encargo de Gobierno Español, y con fines experimentales. La Compañía Winchester ofreció a España un modelo de fusil de infantería, otro de carabina para caballería y otro de mosquetón para artillería, ingenieros y otros institutos. Su pretendida utilización como armamento militar fue no obstante cuestionada por la Comisión de Experiencias que, admitiendo que el sistema Winchester era el más perfecto del momento, lo consideraba delicado y excesivamente complejo para hacer práctica su utilización militar. Esta opinión prevaleció y los modelos españoles de Winchester no pasaron de la categoría de experimentales, constituyendo no obstante la base para que en 1893, la Guardia Civil sustituyera la tercerola Remington Modelo 1871 por la carabina Winchester Modelo 1873 (Lámina n.° 2, 1880/1916) producida al efecto en la Fábrica de Armas de Oviedo. Debo también reseñar que el modelo de revólver Colt que figura en el Libro n.° 3 (Lámina n.° 1, 1855/1922) corresponde efectivamente al modelo de bolsillo del año 1849, pero ofrece las

características de la producción inicial de este modelo, reflejadas en el ángulo recto que se forma en el arco del guardamonte, y que habiendo sido adquiridas en 18 5 5 las unidades que constituyeron dotación de la Oficialidad del Ejército de Ultramar, éstas correspondieron a la producción de los años 1855 y 1856, que modificaba la versión inicial del Modelo 1849 con la adopción de arco de guardamonte de línea convencional. PISTOLA PARA GUARDIAS DE CORPS (HACIA 1740) LÁMINA 2 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 460 mm. 280 mm. 16.4 mm. Ochavado en su primera mitad, unido, a la caña por pasador, presentando el letrero "GUARDIA DEL CUERPO DEL REY". De modelo francés en versión primitiva, con brida simplificada. De línea convencional con adornos tallados circun dando el baquetero, la rabera del cañón y el pie del arco del guardamonte. Todos de hierro, con adornos cincelados. De roble, reforzada en el atacador troncocónico. Los dos únicos modelos localizados presentan marcas correspondientes a artesanos catalanes en el cañón y la llave. Es de hacer notar la diferencia de este modelo con el identificado como correspondiente al año 1753 (Lámina n.° 7, 1717/1789), de línea notablemente evolucionada, pero curiosamente con un letrero en el cañón de redactado más arcáico.

PISTOLA PARA TROPA DEL CUERPO DE GUARDIAS DE LA PERSONA DEL REY, VERSIÓN MODIFICADA LÁMINA 2 Observaciones: Se trata de la pistola identificada como modelo de tropa del Cuerpo de Guardias de la Persona del Rey (Lámina n.° 11, 1812/1843), modificada en lo concerniente a la articulación de la baqueta. La abrazadera primitiva ha sido sustituida por otra de dimensiones más reducidas, y la fijación de la articulación de la baqueta ha pasado al cañón. Sólo se ha localizado un ejemplar de esta versión modificada. Ciertamente no se trata de una modificación caprichosa ya que hacer depender la articulación de la baqueta de la abrazadera de latón, no puede considerarse muy conveniente para la buena conservación del arma.

PISTOLA PARA CUERPO DE GUARDIAS DE LA PERSONA DEL REY, ÚLTIMO MODELO LÁMINA 2 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: 335 mm. 175 mm. 18 mm. Ochavado en la recámara y fijo a la caña mediante pasador desplazable. Presenta escudo con las Armas de España y la inscripción "Rl. Cuerpo de Guards. de la Persona del Rey", así como marca de destino. De tipo francés, esmerada versión de cadeneta y brida de doble pie. Mantiene la línea convencional de los modelos del Cuerpo. De latón, resultando peculiar la ausencia de re fuerzo alguno en la puerta de la caja, lo que confiere al arma un aspecto inacabado. Con articulación de cureña; es de resaltar el atacador con figura troncocónica que fija la posición de la baqueta en el baquetero merced a un resalto que al efecto figura en el tope de fijación de la articulación, en el cañón. Hay noticia de la existencia de varios ejemplares de este modelo; el que aparece representado, localizado en colección particular, está fechado en el año 1832, y la marca de destino hace referencia a la

LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA:

Observaciones:

Brigada de Tiradores, último incremento de efectivos agregado a la Guardia de la Persona. PISTOLA PARA DRAGONES (HACIA 1700) LÁMINA 3 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 510 mm. 328 mm. 16,4 mm. No difiere del descrito para la pistola de dragones de principios del siglo XVIII (Lámina n.° 2, 1717/1789), salvo en su mayor longitud y menor calibre. Española, de características idénticas a la del modelo antes mencionado. De línea convencional y sin decoración alguna. Todos de hierro y de características idénticas al modelo antes mencionado. De roble. Es notable la similitud de esta pistola con el modelo definido como correspondiente a dragones en los inicios del siglo XVIII, no obstante su mayor longitud y menor calibre permiten apuntarle una mayor antigüedad.

PISTOLA MODELO 1753 VERSIÓN INICIAL PARA MARINA LÁMINA 3 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 380 mm. 211 mm. 19 mm. Ochavado en su primera mitad y fijo a la caña mediante pasador, presentando marca de destino consistente en un ancla bajo Corona Real. De modelo francés en versión no influenciada. De línea convencional, con festoneados en la rabera del cañón y la llave y su portabis. Todos en latón. De roble. Considero que el ejemplar reseñado Modelo 1753 para Marina (Lámina n.° 7, 1717/1789) es en realidad una versión evolucionada del ejemplar aquí descrito, que corresponderá a la versión inicial de dicho modelo. PISTOLA MODELO 1780 PARA TROPAS LIGERAS LÁMINA 3 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: Observaciones: 468 mm. 282 mm. 18 mm. Ochavado en su primera mitad y fijo a la caña mediante pasador. Española, correspondiente al Modelo 1789 en su versión primitiva. De línea convencional, con la decoración usual salvo en el baquetero, donde el festoneado se limita a su inicio. Similares a los de la pistola Modelo 1753 para caballería, salvo en el portabis, que es de hierro y cuenta con gancho solidario. De roble. No se ha localizado documentación que justifique la existencia de este modelo para tropas ligeras, y ha sido la presencia de fechas correspondientes a la década de 1780 anteriores a 1789 en algunos de los ejemplares examinados, lo que ha justificado su denominación como Modelo 1780. PISTOLA MODELO 1753/1789 PARA CABALLERÍA LÁMINA 3 Observaciones: Se trata de una pistola que monta llave española Modelo 1789 en su segunda versión, pero que en sus demás características se ajusta a la pistola Modelo 1753 para caballería, hasta el extremo de que el portabis, que corresponde al modelo de llave, no cuenta con el gancho que caracteriza los modelos para caballería de 1789. Este fenómeno pone en evidencia la aparición simultánea de las versiones primera y segunda de llave española Modelo 1789, as¡ como el hecho de que el cambio de modelo de llave no había de suponer forzosamente otras variaciones en el modelo de arma.

PISTOLA MODELO 1780, VERSIÓN EVOLUCIONADA, PARA TROPAS LIGERAS LÁMINA 4 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: 486 mm. 302 mm. 18 mm. Ochavado en su primera mitad, manteniendo su posición en la caña mediante abrazadera. Española, correspondiente al Modelo 1789 en su versión primitiva. De características idénticas a la de la pistola Modelo 1780 para tropas ligeras. Idénticos a los de la pistola Modelo 1780 para tropas ligeras salvo en

BAQUETA: Observaciones:

lo que respecta a la segunda boquilla de baquetero, que se elimina, y la presencia de abrazadera de latón, que asegura su posición mediante muelle encastado en la caña. De roble. Como puede observarse esta pistola es prácticamente idéntica al Modelo 1780 para tropas ligeras, salvo en lo que respecta a la sustitución del pasador como fijación del cañón, por una abrazadera, detalle que marca la evolución del modelo.

PISTOLA MODELO 1789 SEGUNDO TIPO PARA CABALLERÍA, DE LINEA 424 mm. 252 mm. 18 mm. Se trata de la pistola Modelo 1789 para Caballería de línea, que monta la llave española Modelo 1789 en su segunda versión. Son de destacar las tolerancias que en sus dimensiones serían admitidas para las pistolas de caballería, ya que el ejemplar representado (localizado en colección particular) se ajusta en todos sus detalles al Modelo 1789, pero su longitud es muy inferior a la del ejemplar definible como "tipo primero" -que monta la llave española Modelo 1789 en su primera versión representado en Lámina n.° 5, 1789/1812). PISTOLA MODELO 1780 VERSIÓN 1817 PARA TROPAS LIGERAS LÁMINA 4 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: 460 mm. 298 mm. 18 mm. De similares características al de la pistola Modelo 1780, versión evolucionada para tropas ligeras. Española, reuniendo detalles del Modelo 1789 en segunda versión (cazoleta de latón sin brida), y de la denominada versión primitiva del mismo modelo (forma del muelle del rastrillo). De similares características a la de la pistola Mo delo 1780 para tropas ligeras, pero completamente lisa. Carece de escudo y el portabis con su gancho tiene las características de los de las pistolas Modelo 1789 para caballería de línea. Las restantes guarniciones se asemejan más a las de la pistola Modelo 1780 versión evolucionada para tropas ligeras. De hierro. Han sido localizados dos ejemplares de este modelo en Méjico, fechados respectivamente en 1817 y 1818, lo que permite aventurar se trate de un modelo utilizado por las Fuerzas de ultramar. El tono rojizo de los aparejos de estas armas delata una fundición con alto porcentaje de cobre. PISTOLA MODELO 1801/1789 PARA CABALLERÍA LÁMINA 4 Observaciones: Se trata de una pistola que monta llave española Modelo 1789 en su segunda versión, pero que en sus demás características se ajusta a la pistola Modelo 1801 para caballería. Es pues un fenómeno idéntico al reseñado en la pistola que denominé Modelo 1753/1789, que permite reafirmar el hecho de que la evolución de la línea del arma no coincidía en sus variaciones con el cambio de los distintos modelos de llave. PISTOLA TRANSFORMADA MODELO 1849 PARA CABALLERÍA LÁMINA 5 Observaciones: La transformación de chispa a pistón según Modelo 1849 alcanzó también a pistolas para caballería de los modelos 1815, 1815/32, 1839 y 1843. Esta transformación no suponía otra variación en el arma que la adición de bombeta y chimenea en el cañón y la conversión de la llave al Modelo 1849 transformado. El ejemplar representado corresponde a la transformación de una pistola Modelo 1839 para caballería. LÁMINA 4 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: Observaciones:

BAQUETA: Observaciones:

PISTOLA TRANSFORMADA MODELO 1858 PARA CABALLERÍA

LÁMINA 5 Observaciones:

La transformación de chispa a pistón según Modelo 1858 alcanzó también a pistolas para caballería de los modelos 1815, 1815/32, 1839 y 1843. Esta transformación no suponía otra variación en el arma que la adición de bombeta y chimenea en el cañón y la conversión de la llave al Modelo 1858 transformado. El ejemplar representado corresponde a la transformación de una pistola Modelo 18 15/3 2 para caballería.

PISTOLA MODELO 1843 PARA CABALLERÍA, EN TRANSFORMACIÓN IRREGULAR LÁMINA 5 Observaciones: Las transformaciones irregulares alcanzaron en España a un gran número de armas, tanto españolas como francesas e inglesas. Por lo general estas transformaciones están ejecutadas sin esmero alguno, mostrando las platinas de las llaves los orificios de fijación de las piezas eliminadas e incorporando toscos martillos percutores. FUSIL MODELO 1722 PARA INFANTERÍA LÁMINA 6 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones: 1.510 mm. (aproximado). 1.110 m. (aproximado). 18 mm. Ochavado en su primer tercio, con punto de fijación de la bayoneta en su mitad superior. De modelo francés, versión con brida de doble pie. De línea convencional, lisa y sin adornos. Todos de hierro. De roble. De cubo sin anilla, probablemente muy similar a la del Modelo 1757. El único ejemplar localizado ha sido restaurado en lo que a la longitud del cañón respecta y es por ello que los datos que en este sentido se ofrecen pueden no corresponder a la versión original. Las características de esta arma, localizada en colección particular, la hacen sin duda anterior al Modelo 1757 para infantería, y su llave con brida de doble pie admite su identificación con la modificación que sobre el Modelo 1717 se realizó a partir de 1722, con la sustitución de la llave francesa inicial por el nuevo modelo con brida de doble pie. FUSIL MODELO 1780 PARA TROPAS LIGERAS LÁMINA 6 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: 1.520 mm. (aproximado). 1.110 mm. 18 mm. De características similares al del fusil Modelo 1757 para Infantería. Española, correspondiente al Modelo 1789 en su versión primitiva. De línea convencional, con ligeros adornos en la rabera del cañón. Debe apuntarse que en el único mo delo localizado la culata en su extremo presenta la evidencia de haber visto reducidas sus dimensiones originales, y esto imposibilita de dar con exactitud la longitud total del arma. Todos de hierro en tosca ejecución, destacando la ausencia de cantonera en la culata, perdida en el acortamiento de ésta. De hierro. De cubo sin anilla, idéntico. modelo al del fusil Mo delo 1757 para infantería. El ejemplar descrito presenta la marca del artesano catalán PIGRAU en la llave, su sobria ejecución lo hace clásico exponente del armamento de tropas ligeras, y ante la ausencia de datos sobre este armamento auxiliar he optado por englobarlo con las pistolas de este mismo destino como Modelo 1780.

APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones:

FUSIL MODELO 1792 PARA MIÑONES Y TROPAS LIGERAS LÁMINA 6 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: 1.529 mm. 1.110 mm. 18 mm. De idénticas características al del fusil Modelo 1780 para tropas ligeras.

LLAVE: CAJA: APAREJOS:

BAQUETA: BAYONETA: Observaciones:

Española, de características similares al Modelo 1789 en su primera versión, si bien la línea de la platina y la forma del rastrillo la hagan corresponder más a una versión civil que a un modelo militar. La culata es de tipo catalán; la caña tiene las características de los fusiles de infantería. De latón, las abrazaderas no difieren de las utiliza das en los fusiles de infantería de la época, con tres abrazaderas, la segunda con anilla portafusil y la tercera de trompetilla, que es la única en ver fija su situación en la caña mediante resorte encastado en ésta. La cantonera y el arco del guardamonte son propios de armamento civil. De hierro. De cubo sin anilla, idéntico modelo al del fusil Modelo 1757 para infantería. El único ejemplar localizado figura en la Colección del Museo del Ejército (N.° 1971), reseñándose en Catálogo con la denominación del encabezamiento y la indicación de que el "miñón" como el miquelete, es un soldado de policía local. Ciertamente los miñones eran en Cataluña los componentes de las escuadras comandadas por la influyente familia Veciana para el mantenimiento del orden en el Principado, y lógicamente deberemos considerar este modelo como correspondiente a estas fuerzas, pudiendo tratarse también de un modelo especial nacido en idénticas circunstancias que el fusil Modelo 1790 para los cazadores artilleros costeados por el Duque de Osuna, ya que también los Veciana aportaron tropas para ayudar al Rey en 1793.

CARABINA MODELO 1789, SEGUNDA VERSIÓN PARA CABALLERÍA LÁMINA 7 Observaciones: Se trata de la carabina identificada como Modelo 1789 para Guardias de Corps (Lámina n.° 1, 1789/1812), que conoce ésta segunda versión dotada con tres abrazaderas en lugar de dos, y con anillas para portacarabina situados en la posición convencional en lugar de las situadas en la versión original, en el lado izquierdo. Debo destacar que sin duda existe error en el destino dado a la carabina identificada como Modelo 1789 para Guardias de Corps, cuya correcta denominación será la de carabina Modelo 1789 en versión inicial, para caballería. La carabina identificada como Modelo 1789 para caballería (Lámina n.° 2, 1789/1812) corresponderá mejor a la denominación de carabina Modelo 1780 para tropas ligeras. El ejemplar representado como Modelo 1789 en segunda versión, ha sido localizado en colección particular; la variación que presenta sobre el modelo inicial, en la puerta de la caja, no debe ser considerado como variante de detalle ya que probablemente será accidental. MOSQUETÓN MODELO 1789 PARA ARTILLEROS LÁMINA 7 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: LLAVE: CAJA: APAREJOS: BAQUETA: BAYONETA: Observaciones: 1.035 mm. 660 mm. 18 mm. Ochavado en la recámara y con punto de fijación de la bayoneta en su mitad inferior. Española, Modelo 1789 en su segunda versión. De forma convencional, lisa y desprovista de adornos. Todos en latón salvo el portabis, que es de hierro. De hierro. Probablemente utilizaría idéntico machete bayoneta que el mosquetón Modelo 1789 para regimientos montados de artillería. Es de destacar que el machete bayoneta que en el Catálogo del Museo del Ejército se identifica como correspondiente al mosquetón para regimientos montados de artillería (N.° 1973), dispone de canal de engarce recto, situado en el lado del cubo contrario al filo de la hoja. Dado que la posición del tope de la bayoneta en el indicado mosquetón, está situado en la mitad superior del cañón, tenemos que la posición que adopta dicho machete bayoneta al engarzarse en el cañón, es totalmente inusual. En la versión de mosquetón aquí representada, al situarse el tope de la bayoneta en la mitad inferior del cañón, la posición que adoptaría este machete bayoneta una vez engarzado sería la más lógica.

CARABINA PARA CORNETAS, MODELO GUERRA DE LA INDEPENDENCIA LÁMINA 7 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: Observaciones: 1.320 mm. 849 mm. 18 mm. El ejemplar representado, localizado en colección particular, es un típico exponente de fusil de infantería que ha visto acortada la longitud de su cañón, suprimiéndose la primera abrazadera y pasando a ocupar la segunda su puesto, ocupando la de trompetilla con su muelle la nueva posición en la puerta de la caja. La práctica de recortar en los regimientos los fusiles destinados a los cornetas, se extendía también a los fusiles destinados a sargentos y gastadores, hasta que por Real Orden de 9 de Junio de 1845 se determinó que únicamente los cornetas utilizasen fusiles acortados, prohibiéndose introducir modificaciones en los ejemplares destinados

a otras plazas.

MOSQUETÓN TRANSFORMADO MODELO 1849 PARA ARTILLERÍA LÁMINA 7 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: Observaciones: 945 mm. 575 mm. 18 mm. Se trata de un mosquetón para artillería, producido en la década de 1830 y transformado reglamentariamente según Modelo 1849. Este ejemplar, localizado en colección particular, se ajusta en sus detalles al Mosquetón Modelo 1836 salvo en disponer de un cañón 115 mm. más corto, lo que nos remite a considerarlo un modelo distinto, anterior o posterior a aquel pero producido en la misma década, o bien una versión para cadetes. El principal interés del ejemplar estriba no obstante en hacer patente la transformación reglamentaria que sufrirían los mosquetones para artillería de los modelos de 1836 y 1843, unos modelos de los que sólo parecen haber llegado a nuestros días muy contados ejemplares. FUSIL PEABODY "MODELO ESPAÑOL" LÁMINA 9 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: CAÑÓN: OBTURADOR: LLAVE: CAJA: APAREJOS: 1.320 mm. 849 mm. 11 mm. (433 Español). De superficie cilíndrica, ánima rayada con tres es trías helicoidales, alza de corredera con puente y punto de mira sobre el de la bayoneta. Sistema Peabody, de tipo basculante accionado manualmente a través de la palanca del guardamonte. De percusión, con cadeneta y muelle trasero. Partida, con caña entera. Todos de hierro, dos abrazaderas cerradas, fijas en sus posiciones mediante muelle, casquillo en la puerta de la caja y cantonera. Las anillas para por tafusil respectivamente en la primera abrazadera y en la culata. De atacador estriado, con taladro rectangular. De cubo con anilla, similar a la de los fusiles Re mington de fabricación norteamericana. MUNICIÓN: Cartucho calibre 11 mm. Modelo 1871 para fusil. El fusil Peabody "Modelo Español" fue producido por la Providence Tool Co. para atender los pedidos de España destinados a las Fuerzas de Ultramar. La producción del modelo no se limitó sin embargo a las demandas españolas, adquiriéndolo también en cantidad Francia y México.

BAQUETA: BAYONETA: Observaciones:

LOS WINCHESTER MOD. 1873 "MODELO ESPAÑOL" LÁMINA 9 Longitud total: Longitud del cañón: Calibre: Observaciones: VERSIÓN FUSIL VERSIÓN MOSQUETÓN 1.260 mm. 1.060 mm. 760 mm. 560 mm. 5.511 mm. 5.511 mm. En 1878 se consideró en España que la adopción del sistema Winchester en su Modelo 1873 podría resultar conveniente como arma de repetición reglamentaria del Ejército, y a tal efecto se mantuvieron contactos con la Winchester Repeating Arms Co. que en el período 1878-1879 proyectó y produjo algunas versiones experimentales que bajo el calificativo común de "Modelo Español", aspiraban a ajustarse al ideal previsto por las autoridades españolas. La oferta inicial de Winchester contemplaba un modelo de tercerola con capacidad para 15 cartuchos y un modelo de fusil con capacidad de 16 cartuchos, la munición originalmente propuesta correspondía al 44 WCF, y dado que estas armas no conocieron más producción que

la experimental, incluyeron una notable serie de variantes. Las principales variaciones que sobre el Modelo 1873 se estudiaron en el Modelo Español fueron la inclusión de baqueta entera, emplazada en un baquetero practicado en el lado izquierdo de la caña, la utilización de bayoneta de cubo, la supresión de la tapeta del obturador, la fijación del alza mediante soldadura de estaño, la supresión del cierre de fijación de la palanca guardamonte y la utilización de munición experimental. Las pruebas realizadas dieron como resultado el considerar que el sistema Winchester era apto como armamento de fuerzas de seguridad, pero como armamento de guerra no resultaba apropiado, y así en 1882 se abandonó el proyecto. REVOLVER COLT PARA OFICIALIDAD DEL EJERCITO DE LA ISLA DE CUBA LÁMINA 5 Longitud total: 272 mm. Longitud del cañón: Calibre: Observaciones:

150 mm. 8,75 mm. Tal como se indicó en el Libro n.° 3 (A.C. 1855/1922), el modelo de revólver Colt adoptado para la oficialidad en la Isla de Cuba era el producido por Colt's Patent F.A. Mfg. Co. como Modelo 1849 en versión de bolsillo, no obstante el ejemplar que figura en Lámina n.° 1 (A.C. 1855/1922) correspondía a la versión inicial de este modelo, y los ejemplares adquiridos por España correspondieron a la presentar arco del guardamonte de contorno redondeado. Así es efectivamente el arma descrita en el Memorial de Artillería, Tomo XIV (1858), si bien en esta descripción se apunta hacia una longitud de cañón de 156 mm. que no será la correcta, ya que en los ejemplares examinados dicha longitud es de 150 mm.

MODELOS PORTÁTILES DE REPETICIÓN AUTOMÁTICOS Y AMETRALLADORES 1922-1974 FUSILES AMETRALLADORES Desde principios de siglo el Ejército y la Marina habían experimentado distintos tipos de fusiles ametralladores obteniendo buenos resultados; las : pruebas realizadas en 1904 con el Madsen, del que llegaron a adquirirse algunas unidades, hicieron presumible su adopción reglamentaria en un plazo breve, pero lo cierto es que la decisión final fue aplazándose y hasta el año 1922 no contó el Ejército con un modelo reglamentario. El fusil ametrallador declarado reglamentario para la infantería por R.O. de 17 de Junio de 1922 fue el Modelo 1909 de la firma Hotchkiss, que utilizaba idéntica munición y bandas de carga que la ametralladora de la misma marca, ya reglamentaria de nuestro Ejército. Este fusil ametrallador, que recibió la denominación oficial de Modelo 1922, fue distribuido principalmente en dos versiones entre las fuerzas que operaban en Africa; con apoyo de patines como fusil ametrallador de infantería y dotado de trípode y sillín como ametralladora ligera de caballería. Sin que parece mediara adopción oficial, en 1924 se distribuyó en el Ejército un nuevo fusil ametrallador, también producido por Hotchkiss como Modelo 1922, que utilizaba idéntica munición y sistema de carga que el anterior. Este modelo fue conocido simplemente como "ligero", pasando a darse entonces el calificativo de "pesado" al anterior Modelo 1922. La cadencia de fuego del fusil ametrallador "ligero" era no obstante muy inferior a la del Modelo 1922, pero superado este inconveniente por la firma productora gracias a la nueva organización del mecanismo moderador y de disparo, a partir del año 1925 se inició la distribución de esta versión mejorada que por su similitud física. con el modelo "ligero" recibió para diferenciarlo la denonnnación de "Tipo II", considerándose al anterior "Tipo I." Tras su adopción reglamentaria, los fusiles ametralladores habían demostrado ser un arma imprescindible en el Ejército del momento, y de aquí surgió la necesidad de contar con un modelo de fabricación nacional que eliminara el riesgo de depender de la importación para el suministro. A este efecto se convocó en 1927 un concurso para decidir la adopción reglamentaria de un modelo entre los que fueran presentados por fabricantes españoles. En 1929 el fusil ametrallador Astra-Unión, ofrecido por un Consorcio formado por las firmas Unceta y Cía., Gárate Anitua y Cía. y Aguirre y Aranzabal, consiguió la nominación de modelo reglamentario del Ejército, y en 1930 de la Marina; fue ésta tal vez una decisión precipitada que originó una singular situación. Efectivamente, tras la adopción del Astra-Unión pero antes de que los pedidos que debían seguir a ésta permitieran una fabricación seriada del arma, el Consorcio de Industrias Militares presentó el fusil ametrallador Trapote, proyectado por el Comandante de Artillería D. Andrés Trapote y producido en la Fábrica de Armas de Oviedo. La presentación de esta nueva arma originó una serie de pruebas comparativas con el Astra-Unión, y si bien estas pruebas no supusieron variación alguna en cuanto a la reglamentariedad de este último, lo cierto es que cuando a partir de 19 3 2 empezaron a producirse los pedidos, estos fueron para el fusil ametrallador Trapote, que oficialmente no había obtenido nominación de reglamentariedad alguna. Naturalmente esta situación originó la protesta del Consorcio productor del Astra-Unión que demandó judicialmente a la Administración por el incumplimiento que suponía no cursarle sus en cargos una vez ganado el concurso, pero la situación no varió y tras la Guerra Civil, superado ampliamente el Astra-Unión por otros sistemas, el Consorcio abandonó sus reclamaciones.Al iniciarse la Guerra Civil el Ejército contaba con los modelos Hotchkiss y Trapote, a los que se sumaron otros muchos que pasaron a constituir armamento de los dos bandos en lucha. De origen alemán fue utilizado el Bergmann así como los MG13 y MG-15 y los Maxim MG 08-15; de origen checo los ZB-VZ 26 y 30 así como el Madsen, que se conoció como "Alfa". De

origen polaco eran los Browning VZ-28 y Hotchkiss. Todos estos eran calibre 7,92 mm. En calibre 7,62 mm. estaban los rusos Maxim-Koleshnikov y Degtyarev DP 1928; de 6,5 mm. estaban los Breda italianos y de 7 mm. era el Mendoza, mejicano, y el Vickers-Berthier británico. Otros modelos utilizados fueron el Chauchat francés de 8 mm. y el norteamericano Lewis de 7,7 mm. Por su parte los Nacionales, tras reorganizar la Fábrica de Oviedo e instalar una nueva fábrica en La Coruña, iniciaron la producción del denominado fusil ametrallador O.C. Modelo 1938, definible como una reforma del Hotchkiss ligero Tipo II. En el Ejército Español de la postguerra se mantuvieron en servicio principalmente los modelos heredados del conflicto que utilizaban la munición calibre 7,92 mm., adoptada reglamentariamente en sustitución de la antigua de 7 mm., y a partir de 1951 la Fábrica de Armas de Oviedo inició la fabricación del que sería el último modelo reglamentario español de fusil ametrallador, el F.A.O., versión española de los modelos checoslovacos ZB-VZ26 y 30 cuya producción se mantuvo hasta el año 1958.

FUSIL AMETRALLADOR PESADO "HOTCHKISS" MODELO 1922 LÁMINA 1 Calibre: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Velocidad de fuego: Historial: 7 mm. 600 mm. 12,2 Kgr. Bandas de 30 cartuchos. 150 a 420 disparos por minuto. Se trata del fusil ametrallador francés Hotchkiss Modelo 1909 en versión calibrada para el cartucho español de 7 mm., que al ser adoptado reglamentariamente en España por R.O. de 17-622, pasó a tener en nuestro Ejército la denominación oficial de Modelo 1922. Fue el primer fusil ametrallador reglamentario del Ejército Español y se distribuyó en dos versiones, con patines de apoyo como fusil ametrallador de infantería y con trípode y sillín como ametralladora ligera para caballería.

FUSIL AMETRALLADOR "HOTCHKISS" LIGERO, TIPO I Calibre: 7 mm. Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Velocidad de fuego: Historial: 1.650 mm. 500 mm. 8,5 Kgr. Bandas de 15 cartuchos. 60 a 230 disparos por minuto. Sin que parece mediara adopción oficial, este fusil ametrallador fue distribuido en el Ejército a partir de 1924. Producido por la firma francesa Hotchkiss como Modelo 1922, su figura más tradicional y su peso, inferior al del anterior modelo adoptado, originaron que fuera denominado como "ligero".

FUSIL AMETRALLADOR "HOTCHKISS" LIGERO, TIPO II LÁMINA 1 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Alimentación: Velocidad de fuego: Historial: 7 mm. 1.650 mm. 500 mm. Peso: 8,8 Kgr. Bandas de 15 cartuchos. 80 a 300 disparos por minuto. Este nuevo modelo comenzó a ser distribuido a partir del año 1925 en virtud a la superior cadencia de fuego que tenía sobre el anterior. Físicamente ambos modelos eran prácticamente idénticos, apuntándose que la característica más visible para diferenciarlos eran los orificios que presentaba el apagallamas de este modelo, orificios que no aparecían en el apagallamas del anterior. Esta similitud de ambos modelos originó que recibieran las denominaciones de "Tipo I" y "Tipo II", manteniendo el calificativo de "ligeros". FUSIL AMETRALLADOR ASTRA-UNION LÁMINA 2 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Velocidad de fuego: Historial: 7 mm. 1.160 mm. 636 mm. 11, 5 Kgr. Bandas de 15 cartuchos. 150 disparos por minuto. Tras la convocatoria de concurso publicada el 13 de Agosto de 1927 en la Gaceta de Madrid, una Real Orden de 15 de Marzo de 1929 declaraba reglamentario para el Ejército el fusil ametrallador Astra-Unión, y otra de 25 de Marzo de 1931 lo hacía también reglamentario de la Marina de Guerra.

El fusil ametrallador Astra-Unión había sido diseñado por D. Pedro Careaga y Garanzaga, técnico de la firma "Unceta y Cía." de Guernica, y proyectaba fabricarse por un consorcio formado por la indicada "Unceta y Cía." y las firmas eibarresas "Gánate, Anitua y Cía." y "Aguirre y Aranzabal". Se fabricaron únicamente una veintena de ejemplares con los que se realizaron las pruebas que precedieron a su adopción oficial, pero la preferencia hacia el fusil ametrallador Trapote privó al Consorcio fabricante del Astra-Unión de posteriores encargos. Los ejemplares que de la corta producción inicial quedaron en poder de los fabricantes fueron requisadas al iniciarse la Guerra Civil y desaparecerían durante la contienda, ya que sólo ha podido localizarse referencia de dos ejemplares en el Catálogo de la Exposición de Material de Guerra tomado al Enemigo, realizada en San Sebastián en agosto de 1938, y hoy en paradero desconocido. FUSIL AMETRALLADOR TRAPOTE LÁMINA 2 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Velocidad de fuego: Historial: 7 mm. 1.180 mm. 600 mm. 9,200 Kgr. Cargadores de 15 y 20 cartuchos. 60 a 650 disparos por minuto. Proyectado por el Comandante de Artillería D. Luis Trapote Legaren y producido por el Consorcio de Industrias Militares de la Fábrica de Oviedo, su fabricación se inició en el año 1932, editándose en 1933 el folleto descriptivo con instrucciones de manejo en el que se ofrecía el arma para su comercialización en versiones calibre 7 mm., 7,65 mm., 7,7 mm. y 7,92 mm. si bien no hay evidencia de que llegase a fabricarse en otro calibre que el 7 mm. reglamentario de nuestro Ejército. Se calcula que la fabricación del fusil ametrallador Trapote no superó las 400 unidades, por lo que de ser ciertos los datos aparecidos en la prensa acerca de que en Octubre de 1934 los revolucionarios que tomaron la Fábrica de Oviedo se hicieron con 281 unidades del modelo, debemos creer que la producción de los años siguientes a 1934 sería muy inferior a la lograda inicialmente. Al iniciarse la Guerra Civil el número de fusiles ametralladores Trapote que se encontraba en la Fábrica de Oviedo era de aproximadamente 200, de los que se hizo cargo el Regimiento Milan utilizándolos en el asedio de Oviedo. FUSIL AMETRALLADOR O.C. MODELO 1938 LÁMINA 7 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Velocidad de fuego: Historial: 7 mm. 1.232 mm. 580 mm. 9,625 Kgr. Cargadores de 25 cartuchos. 300 disparos por minuto. El fusil ametrallador O.C. (Oviedo-Coruña) es una reforma del Hotchkiss tipo II que suprime de aquél 30 piezas y modifica 64. El nacimiento del proyecto de esta arma precedería al inicio de la Guerra Civil, pero su fabricación no se inició hasta el año 1937, produciéndose conjuntamente en las fábricas de Oviedo y La Coruña hasta el año 1942, que tan solo se mantuvo la producción de piezas de respuesto hasta entrada la década de 1950. FUSIL AMETRALLADOR F.A.O.

LÁMINA 7 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Velocidad de fuego: Historial:

7,92 mm. 1.168 mm. 548 mm. 8,930 Kgr. Cargadores de 20 cartuchos. De 260 a 600 disparos por minuto. El fusil ametrallador F.A.O. (Fábrica de Armas de Oviedo) es la versión española de los modelos checoslovacos ZB VZ 26 y 30, fue producido por la Empresa Nacional de Industrias Militares S.A., en la Fábrica de Armas de Oviedo a partir del año 1951 y hasta el año 1958, con un total de 10.508 unidades terminadas que con la excepción de 700 exportadas a Egipto, constituyeron dotación del Ejército Español.

PISTOLAS AMETRALLADORAS Tal vez la introducción de pistolas ametralladoras en la dotación de las Fuerzas Armadas españolas fuera accidental, provocada por el decreto de incautación de las fábricas de armas de fuego que siguió a la proclamación de la II República, decreto que inmovilizó inicialmente las existencias de las fábricas y que posteriormente fue modificado y limitado a la producción y existencias de armas de guerra, cuyo único destinatario había de ser el Ejército Español. Este decreto originó que el Ministerio de la Guerra hubiera de adquirir una serie de existencias de armas de guerra no reglamentarias del Ejército Español, destinadas a la exportación, y que forzosamente debieron pasar a constituir armamento de nuestras Fuerzas Armadas. Todas las pistolas ametralladoras fabricadas en España en esta época eran del tipo Mauser y producidas por empresas guipuzcoanas, Eulogio Arostegui de Eibar y Unceta y Cía., de Guernica. La empresa Arostegui ofrecía la "Super Azul Model MM31 ", una producción sorprendenté si se tienen en cuenta la escasez de medios de sus talleres, y la empresa Unceta y Cía. ofrecía su "serie 900" cuyo éxito en China le había permitido constituir una filial en Shanghai, la "Astra China Company". Unceta y Cía. había iniciado su producción de pistolas ametralladoras con el modelo denominado Astra 901, en el año 1928; este modelo era calibrado para cartuchos Mauser 7,63 mm. y disponía de petaca fija con capacidad para 10 cartuchos. El Modelo Astra 902 difería del anterior únicamente en la capacidad de su cargador, doble del anterior. Con el Modelo Astra 903, Unceta y Cía. ofrecía ya una versión calibre 9 mm. "largo" alimentada por cargadores de 10 ó 20 cartuchos. Consecuencia de las normas que sobre las armas de guerra decretara la República, fue que el Ministerio de la Guerra adquiriera 600 unidades del modelo Astra 901 y 750 del modelo Astra 902 que pasaron a constituir dotación de los Guardias de Asalto, mientras que para la existencia restante, y previa autorización de una comisión militar formada al efecto, fue autorizada su exportación a China. Comentario aparte merece la pistola Astra Modelo "F", adoptado por la Guardia Civil. Este Instituto había demostrado su interés por el Astra 903 en calibre 9 mm. "largo", pero el hecho de que esta arma haciendo fuego con dispositivo ametrallador y sin culatín resultará incontrolable, suponía un impedimento para su adopción. As¡ pues, Unceta y Cía. desarrolló el modelo Astra "F", con dispositivo retardador de tiro, del que la Guardia Civil adquirió en 1935 un millar de ejemplares. PISTOLA AMETRALLADORA ASTRA MODELO 901 LÁMINA 3 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Alimentación: Velocidad de fuego: Historial: 7,63 mm. 290 mm. (con culatín acoplado 604 mm.). 140 mm. Peines de 10 cartuchos. 800 disparos por minuto. Iniciada su producción en 1928 difería del anterior modelo Astra 900 en su selector de tiro, que le permitía hacer fuego por ráfagas o tiro a tiro. Comercializada su producción hacia la exportación, principalmente el mercado chino, tras la proclamación de la II República, en Noviembre de 1931 el Ministerio de la Guerra adquirió 600 unidades de este modelo, que expedidas al parque de Artillería de Madrid, pasaron a constituir armamento de los Guardias de Asalto. PISTOLA AMETRALLADORA ASTRA MODELO 902 LÁMINA 3

Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso: Alimentación: Historial:

7,63 mm. 330 mm. (con culatín adaptado 730 mm.). 180 mm. 1.530 Kgr. Peines, depósito con capacidad para 20 cartuchos. Velocidad de fuego: 800 disparos por minuto. El Modelo Astra 902 difería del Astra 901 al disponer de depósito de carga de doble capacidad. Tras la proclamación de la II República el Ministerio de la Guerra adquirió 750 unidades que pasaron a constituir equipo de los Guardias de Asalto.

PISTOLA AMETRALLADORA ASTRA MODELO "F" 9 mm. largo. (1) [(1) Como cartucho 9 mm. largo, se conoce en España el cartucho internacionalmente conocido como 9 mm. Bergmann.] Longitud total: 315 mm. (sin culatín acoplado). Longitud del cañón: 160 mm. Peso del arma: 1,352 Kgr. Alimentación: Cargadores de 10 y 20 cartuchos. Velocidad de fuego: 260 disparos por minuto. Historial: Desarrollada a instancias del Instituto de la Guardia Civil, la pistola ametralladora Astra Modelo F. disponía como principal característica un mecanismo moderador que reducía la cadencia de tiro, posibilitando el control del arma en fuego ametrallador en casos de imposibilidad de acople del culatín. En 1935 la Guardia Civil adquirió un total de 1000 unidades, que fueron suministradas aquel mismo año con una dotación de cinco cargadores de 20 cartuchos y uno de 10. CARABINAS DE REPETICIÓN Destinadas a las Fuerzas de Orden Público, Somatenes, Guardias Jurados, etc., la industria armera española produjo una serie de carabinas de las que las "Montserrat", "Tigre" y "Destroyer" son el más clásico exponente. Tal vez la menos conocida de ellas sea la carabina "Montserrat", patentada por el Coronel Genova y distribuida por la firma barcelonesa "Hijo de B. Castells", teniendo como principal destinatario las fuerzas del Somatén, ya que su producción se vio interrumpida accidentalmente y no llegó a reanudarse. Mejor suerte corrieron la carabina "Tigre", de la firma eibarresa Gárate, Anitua y Cía. y la carabina "Destroyer", de Ayra Durex C.°, que no sólo surtieron el mercado nacional sino que compitieron con éxito en el de exportación. CARABINA DE REPETICIÓN "MONTSERRAT" LÁMINA 4 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Alimentación: Bayoneta: Historial: 9 mm. largo. 1.020 mm. 560 mm. Peso del arma: 2,5 Kgr. Peines, depósito con capacidad de 6 cartuchos. Estaba previsto el engarce de la bayoneta reglamentaria Modelo. 1893. La carabina "Montserrat" fue proyectada en la Fábrica de Armas de Oviedo por el Coronel D. Juan Genova e Iturbe y patentada por el mismo, cediendo los derechos de comercialización a la firma de Barcelona "Hijo de B. Castells". En la fabricación del arma intervenía la Fábrica. de Oviedo, facilitando los elementos principales a la firma eibarresa "D.I. Gaztañaga", encargada del ensamblaje y acabado del arma. Un incendio que arrasó la fábrica eibarresa puso fin a la producción de esta carabina, destinada por sus distribuidores al mercado que suponían las fuerzas del Somatén, cuya Patrona, la Virgen de Montserrat, daba nombre al arma. CARABINA DE REPETICIÓN "DESTROYER" LÁMINA 4 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: 9 mm. largo. 1.000 mm. 544 mm. 2.790 Kgr. Cargadores de 6 y 12 cartuchos. LÁMINA 3 Calibre:

Bayoneta: Historial.

No está prevista. Presentada en el año 1921, la carabina "Destroyer" la produce la firma Ayra Durex Co. de Eibar, siendo comercializada por Garcilán, S.A. de Madrid, como armamento de fuerzas de orden público y guardias jurados. De esta arma se ha producido también una versión para cartuchos 9 mm. Parabellum destinado a la exportación, principalmente en el mercado de Sudamérica, donde goza de buena aceptación.

CARABINA DE REPETICIÓN "TIGRE" LÁMINA 4 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Capacidad de carga: Bayoneta: Historial: 44-40 WCF. 950 mm. 510 mm. 2,5 Kgr. 12 cartuchos. No está prevista. Presentada en 1923 por la firma eibarresa Gárate, Anitúa y Cía., la carabina "Tigre" es una copia de la norteamericana Winchester Modelo 1892, producida con diversas variantes. Como la carabina “Destroyer", la "Tigre" conoció una gran difusión en España como armamento de fuerzas de orden y guardias jurados, exportándose también con éxito a países de Sudamérica. PISTOLAS AUTOMÁTICAS Por Real Orden de 6 de Octubre de 1921, la pistola Astra Modelo 400 había sido adoptada reglamentariamente para el Ejército como "Modelo 1921 " (1) [(1) Ver descripción del Modelo 1921 en el tomo 111, Armas Cortas 1855/ 1922.], mientras que la Star Modelo 1921, de Bonifacio Echevarria, era adquirida por la Guardia Civil pese al disgusto que para éste Instituto suponía el seguro de empuñadura del arma, no considerado práctico. Bonifacio Echevarría tuvo en consideración los deseos de la Guardia Civil y en su pistola automática Star Modelo 1922 eliminó el seguro de empuñadura, consiguiendo con ello que el modelo fuera declarado reglamentario para el benemérito Instituto según Real Orden de 5 de octubre de 1922. El éxito de la Star fue no obstante inicialmente limitado en comparación con el que conseguía la Astra de Esperanza y Unceta, que en 1922 era declarada reglamentaria para el Instuto de Carabineros y para el Cuerpo de Prisiones, en 1923 lo era para la Marina de Guerra, en 1930 lo era para el Cuerpo de Vigilancia y Seguridad de la Zona del Protectorado de Marruecos, en 1931 lo era para la Aviación Militar, y en 1934 lo era para el Cuerpo Auxiliar de Seguridad y Vigilancia de Puertos y para el Cuerpo de Vigilancia de la Pesca. En estos años de éxito de la Astra 400 la compañía Esperanza y Unceta sufrió transformaciones en su constitución, ya que dejando de formar parte de la empresa el Sr. Esperanza, ésta pasó a denominarse Unceta y Cía., siguiendo con la fabricación de pistolas Astra. El Sr. Esperanza por su parte formó la compañía Esperanza y Cía. que inicialmente intentó entrar en el campo del arma corta desarrollando la pistola automática Ecia, proyecto abandonado en beneficio de la producción de morteros de campaña. Unceta y Cía. presentaron en 1923 su pistola automática Astra 300, versión en calibre 7,65 mm. y 9 mm. corto del anterior modelo Astra 400, que lógicamente ofrecía un menor tamaño y peso manteniendo las ventajas mecánicas del arma. Esto unido a la ambigüedad en que las reglamentaciones eran redactadas, que se limitaban por lo general a fijar como reglamentaria la pistola Ástra sin precisar modelo, hizo que muchos de los pertenecientes a los Institutos en que la Astra era adoptada optasen por el modelo Astra 300. Este anecdótico fenómeno ha sido causa de que la pistola Astra 300 sea hoy considerada por algunos autores como reglamentaria de algún Instituto perteneciente a las Fuerzas Armadas españolas, hecho incierto ya que en todos los casos la pistola Astra que se declaraba reglamentaria era el Modelo 400. Tras la proclamación de la II República la adquisición que el Ministerio de la Guerra hubo de hacer de las armas consideradas como de guerra que encontrándose en existencia en distintas fábricas habían sido incautadas, provocó que muchos modelos sin previa declaración de reglamentariedad pasaran a constituir dotación principalmente de Cuerpos de Seguridad, Guardia Civil, Guardias de Asalto, etc.

En Julio de 1936 la fábrica de Unceta y Cía. fue incautada por el Gobierno de Euzkadi, pasando a ser militarizada por los Nacionales tras su ocupación en 1937; el Gobierno de la República no renunció sin embargo a mantener la producción de la pistola Modelo 1921 y así se mantuvo su fabricación mientras fue posible en Cataluña y Valencia. La versión catalana fue producida por Industrias de Guerra de Cataluña, en Tarrasa, y recibió la denominación de "F. Ascaso" en recuerdo del famoso militante anarquista, mientras que la versión valenciana era marcada con las iniciales R. E. (República Española). En 1938 la fábrica de Unceta y Cía. fue desmovilizada reanudando su producción comercial que no tardó en verse favorecida por la demanda que suponía la Guerra Europea; a partir de 1941 Alemania adquirió 12.000 unidades del modelo Astra 400 y más de 85.000 del modelo Astra 300. Asimismo y a requerimiento del Ejército Alemán se produjo en Guernica la versión en calibre 9 mm. Parabellum, denominado por Unceta y Cía. como Astra 600 y por los alemanes Pistola Astra 600/43. La producción de este modelo se inició en 1944 pero su entrega a los alemanes quedó interrumpida tras su evacuación de Francia, y ante la imposibilidad de hacerlas llegar a Alemania, las aproximadamente 50.000 unidades que restaban en poder de los fabricantes fueron entregadas al Gobierno Español que a su vez las entregó al de la República Federal Alemana una vez terminada la guerra, si bien algunos ejemplares fueron distribuidos entre las Fuerzas. Armadas españolas. Unceta y Cía. puso fin a la fabricación de la Astra 400 en 1945, y es entonces que Bonifacio Echevarría pasa a convertirse en el mayor suministrador de armas cortas de las Fuerzas Armadas españolas. A la Guardia Civil, que mantenía como reglamentaria la pistola Star Modelo 1922, se añadió tras su constitución el Ejército del Aire, y en 1946 el Ejército y la Armada adoptaban también la pistola automática Star en su modelo "Super-A" hasta que la sustitución del tradicional cartucho 9 mm. largo por el 9 mm. Parabellum en el armamento de nuestras Fuerzas Armadas, supuso la sustitución de la "Super-A" por la "Super-B", idéntica a la anterior salvo en lo que al calibre respecta.

PISTOLA AUTOMÁTICA "STAR" MODELO 1922 LÁMINA 5 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Historial: 9 mm. largo. 204 mm. 127 mm. 1.000 grs. Cargadores de ocho cartuchos. Producida a instancias de la Guardia Civil, que interesada en el modelo Star de 1921, veía con desagrado en aquél el seguro de empuñadura de que estaba dotado. Eliminado el seguro de empuñadura en el Modelo 1922, paso éste a ser declarado reglamentario del benemérito Instituto por Real Orden de 5 de Octubre de 1922. En 1935 la Guardia Civil había adquirido ya de este modelo un número que se acercaba a las 32.000 unidades; tras la Guerra Civil la Star Md. 1922 se mantuvo como reglamentaria de la Guardia Civil, al tiempo que era adoptada también para la tropa del Ministerio del Aire. PISTOLA AUTOMÁTICA ASTRA MODELO 300 LÁMINA 5 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Historial: 9 mm. corto ó 7,65 mm. 165 mm. 90 mm. 610 grs. Cargadores de seis cartuchos. Producida por la firma Unceta y Cía. de 1923 a 1947, la pistola Astra Modelo 300 no fue oficialmente reglamentaria de ninguno de los institutos que componen las Fuerzas Armadas españolas, no obstante, la ambiguedad de algunas órdenes o reglamentos que refiriéndose al Modelo 1921 se limitaban a mencionarlo simplemente como "pistola Astra", hizo que algún organismo optara por el Modelo 300 en virtud a sus menores dimensiones y peso. PISTOLA AUTOMÁTICA ASTRA MODELO 600 LÁMINA 5 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Historial: 9 mm. Parabellum. 205 mm. 134 mm. 990 grs. Cargadores de 8 cartuchos. Producida por Unceta y Cía. a requerimiento del Ejército Alemán, fue fabricada entre 1944 y 1945 alcanzándose un total de 59.546 unidades de las que únicamente 10.450 llegaron a ser entregadas, haciéndose cargo de las restantes el Gobierno Español, que en parte las distribuyó en unidades del Ejército entregando el resto, una vez finalizada la guerra, al Gobierno de la República Federal Alemana. PISTOLA AUTOMÁTICA "STAR" MODELO SUPER-A LÁMINA 9 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Historial: 9 mm. largo. 222 mm. 130 mm. 1.000 grs. Cargadores de ocho cartuchos. Presentada por Bonifacio Echevarría, S.A. en 1946, en 24 de Julio del mismo año era adoptada por el Ejército de Tierra, haciendo lo propio la Marina en 25 de Octubre. PISTOLA AUTOMÁTICA "STAR" MODELO SUPER-B

Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Historial:

9 mm. Parabellum. 204 mm. 127 mm. 1.000 grs. Cargadores de ocho cartuchos. Físicamente idéntica a la Star Super-A, la Star Super-B ha sustituido a aquella tras la adopción del calibre 9 mm. Parabellum en el armamento reglamentario de las Fuerzas Armadas españolas.

PISTOLA AUTOMÁTICA ECIA MODELO 1930 LÁMINA 4 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Alimentación: Historial: 9 mm. largo. 255 mm. 155 mm. Cargadores de 10 cartuchos. En 1926 la firma Esperanza y Unceta se transformó en Unceta y Cía. por separación de su socio Esperanza, manteniendo la producción de pistolas Astra. Por su parte, Esperanza formó la compañía Esperanza y Cía. dedicada a la producción de morteros de campaña, pero que en 1930 intentó entrar en el campo de las armas cortas con la pistola automática Ecia, cuya producción no paso de experimental. SUBFUSILES La fabricación de subfusiles se inició en España en años de la Segunda República, siendo probablemente el primer tipo fabricado la versión española del modelo alemán Schmeisser MP 28-II, a la que se sumaría la denominada Serie 35 de Star Bonifacio Echavarría y el Gollat de la fábrica de Viuda de A.F. La versión española de subfusil Schmeisser, calibrada para el cartucho reglamentario 9 mm. largo, no presenta en su superficie marca de fábrica alguna y a ciencia cierta se ignora quién lo produjo, apuntando algunos la posibilidad de que se construyera en la Fábrica de Oviedo, con destino a constituir dotación de los suboficiales de la Guardia Civil y Guardias de Asalto. El subfusil Gollat figura referenciado en varias publicaciones técnicas extranjeras con la denominación MX-1935, indicándose presenta la marca "Fca. de la Viuda de A.F. -Eibar- Marca Gollat", probablemente sería producido en escasa cantidad ya que es un arma prácticamente desconocida. Los subfusiles Star en su Serie 35 parten del modelo I.S.-34, que no pasó de sus versiones experimentales y se desarrolló con los modelos Star S.I.-35 y Star R.U.-35, que no llegaron a ser adoptados oficialmente por las Fuerzas Armadas españolas pero fueron utilizados durante la Guerra Civil por ambos contendientes. La guerra supuso también la llegada a España de subfusiles en calibre 9 mm. Parabellum en su mayoría alemanes como el Erma-Volimer, el MP 34/ 1 y la versión original del Schmeisser MP 2811. Otros modelos utilizados en España fueron el Suomi Modelo 1931, finlandés, y el Tallinn 1923, originario de Estonia. También las Industrias de Guerra de Cataluña pusieron en fabricación un modelo de subfusil, el Labora Fontbernat, que resultó ser un arma de sorprendente calidad y acabado si se tiene en cuenta que se produjo en 1938 y en circunstancias forzosamente difíciles. En los años de la postguerra, entre 1941 y 1944, la Fábrica de La Coruña produjo la versión española del subfusil Erma-Vollmer en calibre 9 mm. largo que como subfusil Modelo Coruña pasó a formar parte del armamento reglamentario del Ejército y la Guardia Civil con el sobrenombre de "naranjero", que le hacía emparentar con los trabucos utilizados en el pasado siglo. Por su parte, también en estos años la firma Bonifacio Echavarría intentó reanudar el desarrollo de su Star Serie 35, pero el escaso éxito obtenido en el mercado internacional determinó su abandono en beneficio de un nuevo proyecto de subfusil realizado con la colaboración de técnicos alemanes y que dio como resultado el denominado Star Z-45, afortunada mejora del modelo alemán MP-40, que en su versión de culatín plegable fue adoptado sucesivamente y a partir de 1944, por la Guardia Civil, el Ejército del Aire y el Ejército de Tierra. En la década de 1950 la dotación de subfusiles en nuestras Fuerzas Armadas estaba compuesta por modelos Coruña y Z-45, integrando también el Ejército del Aire una corta serie de ejemplares del modelo A.D.A.S.A. 1953, diseñado por el técnico alemán Ludwig Vorgrimmler, y cuya más notable particularidad era la de poder utilizar indistintamente munición de 9 mm. largo y Parabellum.

También en esta década Bonifacio Echevarría presentó el subfusil Star Z-55, modificación del Z-45 con carcasa de aluminio y culatín telescópico, pero este nuevo modelo no mereció el interés de las Fuerzas Armadas y fue abandonado. En 1962 Bonifacio Echevarría presenta el nuevo subfusil ametrallador marca Star, Z-62, que admite la utilización de munición calibre 9 mm. largo o bien la de 9 mm. Parabellum, con el simple intercambio de cañón y cargadores. El Star Z-62 pasó a constituir dotación de las Fuerzas Armadas en sustitución del Z-45, y tras la adopción reglamentaria del cartu cho 9 mm. Parabellum fue la versión Star Z-70, ya producida exclusivamente para esta munición, la que pasó a distruibuirse. En 1974, Star Bonifacio Echevarría, S.A. presentó un nuevo subfusil ametrallador Star Z-70 B., mejora de los anteriores Z-62 y Z-70, y que es actualmente utilizado como reglamentario por el Ejército.

SUBFUSIL SCHMEISSER LÁMINA 6 Calibre: 9 mm. largo. Longitud total: 606 mm. Longitud del cañón: 200 mm. Peso del arma: 4,205 Kgr. Alimentación: Cargadores de 36 y 32 cartuchos. Velocidad de fuego: 600 disparos por minuto. Bayoneta: La fábrica de Toledo produjo con destino a este subfusil un modelo de bayoneta que unía la hoja del cuchillo Md. 1893 y la empuñadura del machete Md. 1913, siendo el único elemento original la cruz sin ojo de gavilán curvo. Debe destacarse no obstante que no todos los subfusiles fabricados lo fueron con la guía que permitía la fijación de esta bayoneta (1). [(1) Esta bayoneta es la que en el Libro n.° 3 Armas largas 1880/ 1916, figuraba reseñada como "Modelo Inidentificado".] Historial: No ha podido averiguarse con certeza que fábrica española produjo esta versión del subfusil Schmeisser, carente por completo de marcas de origen; su producción debió iniciarse antes del comienzo de la Guerra Civil y no con destino a su comercialización sino para constituir dotación de la Guardia Civil y Guardias de Asalto. El acabado de las bayonetas destinadas a estos subfusiles es muy correcto y delata la factura de la Fábrica de Toledo, cuya marca figura en las hojas si bien con fecha que las identifica como originalmente producidas para la bayoneta Modelo 1893. Algunos cargadores presentan la marca de las Industrias de Guerra de Cataluña. SUBFUSIL "GOLLAT" MX-35 LÁMINA 6 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Velocidad de fuego: Historial: 9 mm. largo. 970 mm. 300 mm. 4,150 Kgr. Cargadores de 32 cartuchos. 800 disparos por minuto. Bayoneta: No está prevista. En los escasos ejemplares de que se tiene noticia, este subfusil presenta la marca "Fca. de la Viuda de A.F. -Eibar- Marca Gollat", y si como de tal marca se desprende estas armas fueron fabricadas en Eibar en 1935, es lógico suponer su utilización durante la Guerra Civil, pese a que no se. localicen noticias fidedignas de ello. Si se apunta la utilización de estas armas por parte del Maquis francés durante la ocupación alemana, lo que se explica admitiendo que tras la ocupación de Euskadi pasaran a algunas de ellas a Francia, donde permanecerían ocultas hasta que la situación las requirió. SUBFUSILES STAR, SERIE 35 LÁMINA 6 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Velocidad de fuego: Bayoneta: Historial: 9 mm. largo. 900 mm. 270 mm. 3,800 Kgr. Cargadores de 10, 30 y 40 cartuchos. De 260 a 300 disparos por minuto. Algunas unidades disponían de guía para la fijación del cuchillo bayoneta Modelo 1893. Los diseñadores de estos subfusiles fueron los técnicos de la firma Bonifacio Echevarría, S.A., D. Valentín Suinaga y D. Isaac Irusta, que bautizaron con las letras iniciales de sus apellidos el primer modelo de la serie, I.S.-34, cuya producción no paso de experimental.

Al I.S.-34 siguieron los modelos S.I.-35 y R.U.-35, de apariencia física muy similar pero que diferían al disponer el primero de tres cadencias de fuego a voluntad (tiro automático retardado, tiro automático rápido y tiro semi automático) y únicamente dos el segundo (tiro semiautomático y automático retardado). Iniciada su fabricación, la Escuela Central de Tiro probó el arma y dio informe favorable de la misma, recomendando su adopción como útil en el armamento de pelotones de infantería y de morteros ligeros. La Guerra Civil impidió que el arma llegase a adoptarse reglamentariamente, pese a que naturalmente las unidades fabricadas fueron utilizadas abundantemente durante el conflicto. Finalizada la guerra se intentó reanudar el desarrollo de la Serie con la presentación del modelo T.N.-35, pero visto el escaso éxito obtenido en el mercado internacional, se optó por abandonarla en beneficio del nuevo modelo Z-45.

SUBFUSIL LABORA FONTBERNAT MODELO OLOT LÁMINA 6 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso: Alimentación: Velocidad de fuego: Bayoneta: Historial: 9 mm. largo. 794 mm. 260 mm. 4,380 Kgr. Cargadores de 36 cartuchos. 750 disparos por minuto. No está prevista. El subfusil Labora Fontbernat fue producido por las Industrias de Guerra de Cataluña en el año 1938; arma de tiro selectivo, a ráfagas o tiro a tiro, presenta un excelente acabado en los escasos ejemplares producidos, ofreciendo una calidad que acredita una riqueza de medios sorprendente si se tiene en cuenta la situación del momento. El desmantelamiento de las Industrias de Guerra de Cataluña supuso el fin de la fabricación del arma, sin que hasta el momento haya sido posible reunir datos acerca de la paternidad de su diseño y circunstancias que hicieron posible lo excelente de su producción. Algunos ejemplares presentan la inscripción "Modelo Olot". SUBFUSIL MODELO CORUÑA LÁMINA 9 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Bayoneta: Historial: 9 mm. largo. 840 mm. 175 mm. 4,8 Kgr. Cargadores de 10 y 32 cartuchos. Velocidad de fuego: 500 disparos por minuto. No está prevista. Versión española del subfusil Erma-Vollmer, el subfusil Coruña fue producido en la Fábrica de Armas de La Coruña entre 1941 y 1944, pasando a constituir equipo de la Guardia Civil y el Ejército donde recibió la denominación popular de "naranjero", manteniéndose en dotación hasta ser gradualmente desplazado por el subfusil Z-45. SUBFUSIL STAR Z-45 LÁMINA 9 Calibre: Longitud: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Velocidad de fuego: Bayoneta: Historial: 9 mm. largo. 580 mm. (con culatín desplegado 840 mm.). 200 mm. 3,850 Kgr. Cargadores de 10 y 30 cartuchos. De 132 a 450 disparos por minuto. No está prevista. Tras abandonar en 1942 el desarrollo de su Serie 35, y con la colaboración de técnicos alemanes, la firma Bonifacio Echevarría, S.A. presentó en 1944 el subfusil denominado Star Z-45, que fue adoptado sucesivamente por la Guardia Civil en 1944, la Policía Armada y el Ejército del Aire en 1947 y el Ejército de Tierra en 1948, manteniéndose en servicio hasta ser desplazado gradualmente por los subfusiles Star Z-62 y Z-70. SUBFUSIL A.D.A.S.A. MODELO 1953 LÁMINA 10 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: 9 mm. largo y 9 mm. Parabellum. 810 mm. (con culatín extendido). 250 mm. 3,178 Kgr.

Alimentación: Velocidad de fuego: Bayoneta: Historial:

Cargadores de 30 cartuchos. 600 disparos por minuto. No está prevista. El diseño de este subfusil se debe al ingeniero alemán Ludwig Vorgrimmler y una de sus principales ventajas era la posibilidad de utilizar indistintamente munición de los calibres 9 mm. largo y 9 mm. Parabellum; del mismo fueron fabricadas únicamente 300 unidades por la firma Armamento de Aviación, S.A. (ADASA) de las que se hizo cargo el Ejército del Aire.

SUBFUSIL STAR Z-62 LÁMINA 10 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Velocidad de fuego: Historial: 9 mm. largo ó 9 mm. Parabellum. 700 mm. con culatín extendido, 480 mm. con culatín plegado. 200 mm. 2,650 Kgr. Cargadores de 20, 30 y 40 cartuchos. 550 disparos por minuto. Bayoneta: No está prevista. Producido por la firma Star, Bonifacio Echevarría, S.A., el Z-62 parte del diseño del anterior modelo Z-45, si bien constituye una total transformación del arma, apta para utilizar munición 9 mm. largo ó 9 mm. Parabellum con el simple intercambio de cañón y cargadores. SUBFUSIL STAR Z-70 Historial: De aspecto físico y características idénticas al Z-62, el Z70 ha sido producido ya para utilizar la munición reglamentaria de 9 mm. Parabellum y en la actualidad se encuentra en dotación de nuestras Fuerzas Armadas. SUBFUSIL STAR Z-70 B LÁMINA 10 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Velocidad de fuego: Bayoneta: Historial: 9 mm. Parabellum. 700 mm. con culatín extendido, 480 mm. con culatín plegado. 200 mm. 2,650 Kgr. Cargadores de 20 y 30 cartuchos. 550 disparos por minuto. No está prevista. Presentado en 1974, el subfusil ametrallador Z-70/B pese a su similitud física con el Z-62 presenta importantes variantes sobre aquél, la principal su selector de tiro, emplazado en el lado izquierdo del arma. En este modelo la selección de tiro ya no se obtiene según la posición en que se accione el disparador como en los Z-45, Z-62 y Z-70, sino que se define con el selector. MOSQUETONES Con el Modelo 1916 (1) [(1) Ver descripción del Modelo 1916 en el tomo III, Armamento de Repetición 1880/1916.] el mosquetón había dejado de constituir armamento exclusivo de la Artillería pasando a la Infantería en sustitución del fusil, y así en las dos décadas que precedieron a la Guerra Civil las que podemos definir como armas largas portátiles del Ejército, eran por excelencia el fusil Modelo 1893 y el mosquetón Modelo 1916, ambos en calibre 7 mm. español. Estos dos modelos reglamentarios convivieron durante la Guerra Civil con una amplísima variedad de congéneres, verdadera colección que cubría desde modelos ya considerables como anticuados durante la Primera Guerra Mundial hasta los que durante la Segunda Guerra Mundial utilizaron reglamentariamente mucho de los ejércitos beligerantes. Modelos franceses, rusos, alemanes, mejicanos, austríacos, italianos, polacos, checos, nortamericanos y japoneses, que en sus calibres cubrían la gama de los 11 mm. a los 6,5 mm. Tras la Guerra Civil se decide la adopción del calibre 7,92 mm. en lugar del 7 mm. y se inicia la fabricación del denominado mosquetón Mauser Modelo Standard, de características similares al modelo alemán Kar 98 K. que con alguna variación de detalle resultaría en el mosquetón Mauser Modelo 1943, adoptado reglamentariamente por el Ejército de Tierra, la Marina y la Guardia Civil. El Ejército del Aire adoptó el mosquetón Mauser Modelo 1944, que se diferenciaba de los anteriores al asimilar algunos detalles del mosquetón polaco WZ-29. Los mosquetones Mauser modelos Standard, 1943 y 1944 constituyen la producción española de calibre 7,92 mm. a la que debe unirse una versión transformada a este calibre del

mosquetón Modelo 1916, no obstante los modelos que alcanzaron una mayor producción fueron los de 1943 y 1944, fabricados en Oviedo y La Coruña. Con los nuevos mosquetones se adopto un nuevo tipo de cuchillo bayoneta, el también denominado Standard, producido por la Fábrica de Toledo y de características similares al modelo polaco VZ-24, que se utilizó no obstante con una serie de versiones de recuperación, de origen alemán y polaco, en el mosquetón Modelo 1944 del Ejército del Aire, ya que el mosquetón Modelo 1943 fue modificado para utilizar el machete bayoneta Modelo 1941. El machete bayoneta Modelo 1941, descendiente directo del machete para tropa de artillería, Modelo 1907, fue el utilizado reglamentariamente por el Ejército de Tierra, la Marina y la Guardia Civil, con el mosquetón Modelo 1943, que también utilizó el machete bayoneta Modelo 1913 al igual que el mosquetón Modelo 1916. Tras la adopción del fusil de asalto CETME y el nuevo cartucho de 7,62 mm. NATO los mosquetones calibre 7,92 mm. fueron retirados, apareciendo la transformación de los modelos 1916 y 1943 en calibre 7,62 mm. que acoplaban el cerrojo Mauser a el cañón CETME-1964. Estos modelos recibieron la denominación, respectivamente, de Mosquetón Mauser FR-7 y FR-8, que utilizando idéntico machete bayoneta que el fusil de asalto CETME Modelo C. forman parte del actual armamento reglamentario del Ejército Español.

MOSQUETÓN MAUSER MODELO STANDARD LÁMINA 8 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Bayoneta: 7,92 mm. 1.110 mm. 600 mm. 3,880 Kgr. Peines de 5 cartuchos. Cuchillo bayoneta Standard que en su versión nacional, marcada en Toledo, se asemeja al modelo polaco VZ-24, contando con ojo en la guarda. Esta versión fue utilizada con otras, procedentes de recuperación y carentes de marcas, donde dominaban los modelos de origen alemán que diferían entre si principalmente por contar o no con placa guardafuegos en la empuñadura. Dimensiones: Mod. Mod. Mod. español alemán C/G. alemán S /G. Longitud total: 383 mm. 389 mm. 385 mm. Longitud de la hoja: 250 mm. 256 mm. 252 mm. Ancho de la hoja: 25 mm. 23 mm. 24 mm. El mosquetón Mauser Modelo Standard fue producido en España en los años inmediatos a la finalización de la Guerra Civil. Es un arma que guarda gran similitud con el modelo alemán Kar 98 K., en cuya fabricación fueron introduciéndose las variaciones que pronto dieron como resultado el modelo denominado 1943. MOSQUETÓN MAUSER MODELO 1943 LÁMINA 8 Calibre: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Bayoneta: 7,92 mm. Longitud total: 1.1 10 mm. 600 mm. 3,980 Kgr. Peines de 5 cartuchos. Machete bayoneta Modelo 194 I , producido en la Fábrica de Toledo y que conoce dos versiones, una inicial que cuenta con cachas cuadrilladas de madera y otra posterior en la que dichas cachas pasan a ser de material plástico. También fue utilizado en ocasiones el machete bayoneta Modelo 1913 (Guardia del Palacio de Oriente) y pudo utilizar asimismo el cuchillo bayoneta Modelo 1893 y, privado del casquillo que modificaba la guía de fijación, la serie de bayonetas Standard, de lo que no hay constancia ocurriera. Dimensiones: Modelo 1941 Modelo 1913 Longitud total: 375 mm. 524 mm. Longitud de hoja: 250 mm. 400 mm. Ancho de hoja: 32 mm. 24 mm. Se diferencia del Modelo Standard al contar con guardamanos alargado en lugar del corto que aquel contaba; en disponer de mango de cerrojo recto y en contar con una doble guía de fijación de bayoneta, encasquillada sobre la original, para permitir el engarce de las bayonetas Modelo 1941 y 1913. Este modelo fue adoptada reglamentariamente por el Ejército de Tierra, la Marina y la Guardia Civil, manteniéndose en dotación hasta su sustitución por el fusil de asalto y los mosquetones calibre 7,62 mm. MOSQUETÓN MAUSER MODELO 1944 LÁMINA 8 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: 7,92 mm. 1.110 mm. 600 mm. 4 Kgr.

Historial:

Historial:

Peine de 5 cartuchos. Utilizó los modelos Standard ya descritos con el mosquetón Mauser Modelo Standard. Historial: El Mosquetón Mauser Modelo 1944 fue adoptado reglamentariamente por el Ejército del Aire, manteniéndose en servicio hasta ser sustituido por el fusil de asalto CETME. Sus principales diferencias sobre el mosquetón Modelo 1943 son la protección de orejetas del punto de mira y el único juego de anillas para la correa portamosquetón, situada en el lado izquierdo del arma.

Alimentación: Bayoneta:

MOSQUETÓN MAUSER MODELO FR-7 LÁMINA 11 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Bayoneta: Historial: 7,62 mm. NATO. 0,980 m. 450 mm. 4,400 Kgr. Peines de 5 cartuchos. Machete bayoneta CETME Modelo C. Transformación del mosquetón Mauser Modelo 1916 con la adición de cañón y alza CETME Mod. 1964. MOSQUETÓN MAUSER MODELO FR-8 LÁMINA 11 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Bayoneta: Historial: 7,62 NATO. 0,990 m. 0,450 m. 3,620 Kgr. Peines de 5 cartuchos. Machete bayoneta CETME Modelo C. Transformación del Mosquetón Mauser Modelo 1943 con la incorporación de cañón CETME Modelo 1964, actualmente en dotación por nuestras Fuerzas Armadas. FUSILES DE ASALTO El fusil de asalto, arma ligera individual capaz de hacer fuego tiro a tiro o por ráfagas con un alcance efectivo superior a los 800 metros, pasa a formar parte del armamento reglamentario de nuestro Ejército en 1958, en sustitución de los mosquetones de repetición. Con anterioridad la experiencia de nuestras Fuerzas Armadas con fusiles semi-automáticos había sido muy escasa y sólo se señala la utilización durante la Guerra Civil de un corto número de fusiles rusos Simonov AVS 1936 y las experiencias realizadas con modelo español M.R. 32. El fusil semi-automático M.R. 32 había sido proyectado por los comandantes Mariñas y Ramírez de Arellano, a cuyas letras iniciales del apellido debe su denominación, seguida del año en que fue producido en la Fábrica de Armas de Oviedo, en corto número de ejemplares que sometidos a prueba merecieron la calificación de aptos y adecuados en la dotación de un reducido número de tiradores selector por unidad. Pese a ello el arma no llegó a ser declarada reglamentaria. En 1950 el Estado Mayor Central encargó al Centro de Estudios Técnicos de Materiales Especiales "C.E.T.M.E." el desarrollo de un fusil de asalto, y estos partiendo del mecanismo del prototipo alemán StG 45M produjeron los fusiles de asalto CETME en sus modelos A y B, declarado este último reglamentario de nuestras Fuerzas armadas en 1958. El Modelo 1958, dotado de bípode de apoyo como un fusil ametrallador y carente de bayoneta fue sustituido en 1964 por el CETME Modelo C que es el fusil de asalto actualmente reglamentario de nuestras Fuerzas Armadas. FUSIL SEMI-AUTOMATICO M.R. 32 LÁMINA 4 Calibre: Longitud total: Peso del arma: Alimentación: Velocidad de fuego: Bayoneta: Historial: 7 mm. 1.155 mm. 4,300 Kgr. Cargadores de 5 y 10 cartuchos. De 25 a 50 disparos por minuto. No estaba prevista. Arma proyectada por los Comandantes Mariñas y Ramírez de Arellano, fue producida con carácter experimental en la Fábrica de Armas de Oviedo pero no llegó a superar esta fase pese a considerarse apto y adecuado en la dotación de un corto número de

tiradores selectos en cada unidad. FUSIL DE ASALTO MODELO B. 1958 LÁMINA 10 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Velocidad de fuego: Historial: 7,62 mm. NATO. 1.000 mm. 450 mm. 4,850 Kgr. Cargadores de 20 y 25 cartuchos. 550 a 600 disparos por minuto. Fusil de asalto producido por el Centro de Estudios Técnicos de Materiales Especiales de Madrid y adoptado reglamentariamente por las Fuerzas Armadas Españolas en el año 1958. FUSIL DE ASALTO MODELO C. 1964 LÁMINA 11 Calibre: Longitud total: Longitud del cañón: Peso del arma: Alimentación: Velocidad de fuego: Bayoneta: 7,62 mm. NATO. 1,015 m. 305 mm. 4,500 Kgr. Cargadores de 5 y 20 cartuchos. 550 a 650 disparos por minuto. Machete bayoneta Modelo 1964. Sus dimensiones son: Longitud total: 339 mm. Longitud de hoja: 223 mm. Ancho de hoja: 27 mm. Versión modernizada del anterior Modelo 1958 en la que se aprecia la ausencia del bípode de apoyo y asa de transporte y que incorpora guardamanos de madera y machete bayoneta. Fue adoptado por nuestras Fuerzas Armadas en el año 1964, siendo el fusil de asalto actualmente reglamentario.

Historial: