P. 1
Competencias Ciudadanas Resumen Curso. (1)

Competencias Ciudadanas Resumen Curso. (1)

|Views: 310|Likes:
Publicado poralexandracv26

More info:

Published by: alexandracv26 on Dec 21, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/17/2014

pdf

text

original

Act 7 : Reconocimiento Unidad 2 EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA I

La Educación para la Ciudadanía requiere pluralidad de actores en diversidad de contextos, ya que trasciende los distintos sistemas sociales e incumbe a todas las instituciones públicas y privadas. Nadie sobra en este empeño. 1.1. Como política general El siglo XXI se ha inaugurado con dos grandes evidencias: el poder decisivo de la educación y el papel fundamental de la ciudadanía. Estamos convencidos de que la calidad de vida y el desarrollo personal dependen en gran medida de la calidad de la educación hasta el extremo que la exclusión del sistema educativo marca el nivel de marginalidad que padecen los países del llamado tercer mundo y determina el itinerario vital del excluido; la tasa de escolaridad y el fracaso escolar son indicadores del desarrollo humano. Por su parte, el ejercicio de la ciudadanía activa marca la altura de la democracia, la estabilidad política, el bienestar económico y las oportunidades sociales.

La formación para el ejercicio de los derechos y responsabilidades cívicas, así como la educación para el desarrollo personal y social exigen un esfuerzo colectivo, tanto más apremiante cuanto mayor es su deterioro. El fomento de la convivencia, como cualidad de las relaciones humanas en el espacio público, ha sido intensamente demandado por la sociedad, dado su descuido. En consecuencia, debe ser un objetivo de política general y de política cultural que desborda el ámbito educativo formal y compromete a los medios de comunicación, a los contenidos éticos de los programas de televisión, a la inteligencia colectiva, a las relaciones de confianza entre los ciudadanos, a la decencia de las instituciones. Ninguna entidad pública o social encontrará motivos para no secundar el esfuerzo, e incluso para demandarlo como objetivo prioritario de la acción de gobierno.

Le sobran razones a la Conferencia Episcopal Española para colaborar, impulsar y profundizar en esta tarea colectiva, una vez advertido el tamaño del deterioro ético de la convivencia en “Orientaciones morales ante la situación actual de España”.

Act 7 : Reconocimiento Unidad 2

EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA II
Responsabilidad pública e iniciativas sociales de manera cooperativa y crítica están urgidas a acometer tal empeño. Cada uno de los actores actúa en diversidad de instrumentos y estructuras organizativas. Las bibliotecas y las parroquias, los museos y los parques temáticos, las casas de la juventud y los centros de cultura popular, las acampadas de verano y el voluntariado constituyen la geografía social de la Educación para la ciudadanía. Tan persistente es el empeño que diluye los tiempos formales de la educación, ya que la EpC no afecta sólo a la adolescencia y a la juventud, sino a todas las etapas de la vida que necesitarán socializar aspectos nuevos de la realidad, adquirir destrezas para la convivencia y el diálogo entre generaciones y procurar por el desarrollo personal y colectivo. Se prolonga como educación vitalicia y proceso inacabable: cuanto más ciudadano más educación seguirá necesitando a lo largo de su vida, y cuanto más educado más ciudadano. Entre ambos existe la suma positiva, aunque algunos se empeñen en situarlos bajo la suma negativa.

EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA III
1.2. Ámbito de lo cotidiano

El ejercicio de ciudadanía se aprende cotidianamente en cada uno de los marcos de la vida, como ambiente colectivo que se respira y se recrea a diario en las familias, en la calle, en las instituciones, en los mundos vitales, en las parroquias, en las asociaciones. No se trata de un privilegio, sino primariamente de una responsabilidad a la que están invitados todos los agentes sociales; requiere intervenciones y responsabilidades compartidas que implican tanto a las familias como a las instituciones sociales, tanto a los gobiernos como a las empresas, a los medios de comunicación como a las comunidades de sentido. Los esfuerzos de las instituciones educativas significan una mínima parte aunque decisiva.

Son conocimientos y actitudes que se cultivan en la convivencia familiar, en la amistad entre iguales, en la conversación informal, en las comunidades parroquiales, en los círculos culturales… En la actualidad, se han añadido con especial dominio los medios de comunicación, tanto para la formación cívica como para su deterioro incívico.

Interpela en primer lugar a la familia, como espacio primario de socialización

de los valores, mientras ésta no se reduzca sólo a dormir bajo el mismo techo. La conversación con el padre o la madre, la sugerencia cordial del abuelo, la actitud receptiva del hermano son la puerta de entrada a la experiencia de los valores cívicos. Con los amigos experimentará la capacidad de iniciativa, y pondrá a prueba la forma conjunta de abordar los retos cotidianos. Con las comunidades religiosas de sentido recibirá propuesta sobre la vida buena y feliz.

EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA IV
Con las tramas asociativas, desde los sindicatos a los partidos políticos, desde el deporte hasta la música, se irán vivenciando unos valores, contrastando otros y cribándolos todos. Los movimientos sociales o asociaciones ciudadanas se han agregado para aunar voluntades solidarias en orden a la defensa del medio ambiente, la promoción de la salud, la cooperación internacional, la lucha contra la marginación o la defensa de los excluidos. Cuanto más complejas se hacen las tareas y formas de la vida laboral, familiar y social, más necesario se torna acudir a procesos nstitucionalizados para procesar todos los mensajes de la vida cotidiana y las actitudes de forma reflexiva y crítica.

Es legítima y loable la preocupación de las Administraciones Educativas en orden a enmarcar, ordenar y desarrollar la formación para la ciudadanía sin menoscabo de la necesaria participación familiar y social. Fomentar la educación para la ciudadanía es una tarea esencial de la responsabilidad pública, tan importante o más que lograr la educación para el empleo, o la educación para la salud. No se podrán escamotear recursos públicos para el desarrollo de la vida social y cultural, priorizando a quienes más apoyo necesiten para su incorporación ciudadana.

Tal vez la necesidad imperiosa de que se convierta en una asignatura del sistema educativo muestra el fracaso de toda una sociedad: padres que no se responsabilizan de la educación sentimental de sus hijos, medios de comunicación que no fomentan el civismo, sometidos como están a la ley del beneficio económico, prácticas políticas que han sustituido la argumentación por el ultraje, complicidades colectivas ante la violencia y la corrupción.
   

campus03 ► 404085 ► Lecciones ► Act 7 : Reconocimiento Unidad 2

Act 7 : Reconocimiento Unidad 2
La realización de estrategias para el desarrollo de una ciudadanía activa se encuentran ligadas con procesos de educación; de una educación con calidad depende el desarrollo de una sociedad porque:

Su respuesta : Los ciudadanos tendrán más oportunidades para la participación democrática y podrán comprender y respetar la diversidad de individuos y de formas de vida por la que está compuesta la sociedad. Respuesta correcta. La educacion nos permite no sólo formarnos en valores sino en competencias para el hacer. Act 7 : Reconocimiento Unidad 2
La frase que encontramos en el texto: ¨cuanto más ciudadano más educación seguirá necesitando a lo largo de su vida, y cuanto más educado más ciudadano¨ nos da a entender que:

Su respuesta : La educación debe ser un proceso de formación continua siempre y cuando se desee una adecuada convivencia ciudadana. Respuesta correcta. Cuando cese la educación, se deteriora la convivencia. Act 7 : Reconocimiento Unidad 2
Una educación para la ciudadanía debe abordar todos los espacios de la vida cotidiana, porque vivimos en el día a día con otras personas en las que se afianzan los valores ciudadanos, por este motivo es importante:

Su respuesta : Que los procesos para la formación ciudadana no esten institucionalizados, ya que deben abordar los diferentes espacios de

la vida cotidiana. Respuesta correcta. La educación ciudadana debe estar fuera de las instituciones, y dentro de ellas también.
Principio del formulario

748

1854

Continuar
Final del formulario

   

campus03 ► 404085 ► Lecciones ► Act 7 : Reconocimiento Unidad 2

Act 7 : Reconocimiento Unidad 2
La razón por la cual se propone en el texto la necesidad de crear una asignatura para el fomento de la ciudadanía es:

Su respuesta : La falta de responsabilidad ciudadana, de una educación para la ciudadanía en la familia y en los medios de comunicación. Respuesta correcta. En realidad la educación ciudadana debería empezar desde la familia y los medios de comunicación.
Principio del formulario

748

1855

Continuar
Final del formulario

Act 7 : Reconocimiento Unidad 2
Para promover una educación ciudadana el plan a seguir debe ser:

Su respuesta : Una formación en valores ciudadanos que empiece desde el núcleo familiar y en los contextos cotidianos en los que nos desenvolvemos. Respuesta correcta. La carencia que más se evidencia en el texto

es la educación desde la base familiar y social.
Principio del formulario

748

1856

Continuar
Final del formulario

Usted se ha autentificado como Nydia Yanid Hernandez (Salir) 404085

Act 7 : Reconocimiento Unidad 2
En la concepción ilustrada la civilización europea propicia la oposición entre naturaleza y cultura, pueblos cultos e “incultos”, por lo tanto el viejo continente era la cuna de la cultura y de la civilización, considerando algunos pueblos más desarrollados que otros, en tanto que los otros pueblos con catalogados y etiquetas como atrasados e inclusive como bárbaros o salvajes. La tradición romántica, inspirada en Rousseau supone por el contrario una comprensión exhaustiva de los procesos históricos de cada cultura y civilización y cuestionando la idea de progreso como máxima bandera para el desarrollo de los pueblos, “mostrando cómo cada cultura es autónoma y no puede ser juzgada con los parámetros con los cuales se juzgan otras culturas. De acuerdo con el texto anterior:

Su respuesta : La concepción ilustrada propició la oposición entre pueblos cultos e “incultos”. Es correcto
Principio del formulario

748

1858

Continuar
Final del formulario

Act 7 : Reconocimiento Unidad 2
La cultura es el conjunto de hábitos, prácticas y costumbres que aprendidos mediante el proceso de socialización del individuo con el entorno, definen el ethos un pueblo, una nación o un grupo social. De igual manera ese conjunto de hábitos y costumbres influyen sobre la cosmovisión de los sujetos y están presentes, en grado y medida, en todas las actividades materiales e intelectuales de los diversos ámbitos en los que explayan su existencia: política, economía, arquitectura, etc. Esta definición señala la importancia primaria de las actividades que los individuos convierten en

hábitos a través del aprendizaje, que en tanto precisa de la interacción con otros individuos y con el entorno, inventa un proceso social y, además, confiere mayor trascendencia y aprecio a ciertos estados de configuración social a través de la experiencia histórica, hasta el punto de otorgarles una valoración evaluativa y generar a su alrededor una serie de prácticas, hábitos, costumbres y creencias específicas. De acuerdo con el texto anterior:

Su respuesta : La cultura es el conjunto de hábitos, prácticas y costumbres que definen el ethos un pueblo, una nación o un grupo social. Es correcto
Principio del formulario

748

1859

Continuar
Final del formulario

   

campus03 ► 404085 ► Lecciones ► Act 7 : Reconocimiento Unidad 2

Act 7 : Reconocimiento Unidad 2
La educación de la ciudadanía tiene que integrar la diversidad cultural y el reconocimiento de las ciudadanías múltiples, en una formulación compleja. En este sentido, una educación intercultural puede ser entendida y practicada como una educación para la ciudadanía, que posibilite la convivencia en un marco común. Así, en el espacio público común de la escuela, una ciudadanía “integrada” corre el grave riesgo de ser homogeneizadora o asimiladora, pero una ciudadanía “diferenciada” según cada identidad cultural no nos llevaría lejos, dado que el derecho a la diferencia debe seguir siendo reequilibrado con el imperativo de la igualdad. En este sentido, una concepción republicana de ciudadanía puede constituir una buena base para conciliar la diversidad cultural y la educación pública. De acuerdo con el texto anterior:

Su respuesta :

La educación intercultural puede ser comprendida como educación para la ciudadanía, porque hace posible la convivencia en un marco común. Es correcto Act 7 : Reconocimiento Unidad 2
Actualmente, las teorías constructivistas han impulsado la construcción de un sujeto alumno activo, que a través de la relación con el docente y con sus pares, construye conocimiento. El alumno es valorado como un ser portador de un saber propio, con un bagaje de conocimientos y habilidades anteriores al encuentro con el docente en el aula, que ha construido a lo largo de su historia personal, no sólo en su paso por el sistema educativo, sino también en sus relaciones cotidianas con pares y adultos. En este sentido, desde esta nueva forma de construir al sujeto alumno, éste adquiere un rol distinto en su paso por la escuela. No sólo encuentra allí un espacio en donde adquiere conocimientos, sino también un espacio en el que pone en juego y socializa sus conocimientos previos, un lugar en el que puede reflexionar, construir pensamientos, opiniones propias independientes de las que el docente tenga, un lugar en el que esas construcciones son tenidas en cuenta como válidas, como importantes, como formadoras de subjetividad. De acuerdo con el párrafo anterior:

Su respuesta : En la escuela el alumno socializa sus conocimientos previos, reflexiona y construye pensamientos y opiniones propias. Es correcto
Principio del formulario

748

1861

Continuar
Final del formulario

Act 7 : Reconocimiento Unidad 2
Es preciso desarrollar en la educación comunitaria una pedagogía conversacional, construida y recontextualizada permanentemente, a través de la presentación de dilemas y encrucijadas, polémicas e inspiradora de la acción interpretativa de los sujetos. Podemos decir que este proyecto de reflexión significa buscar una “conectividad” entre los enfoques

pedagógicos hermenéuticos y los enfoques críticos que permita sacar a la pedagogía de “la cárcel de la enseñanza y devolverla al aprendizaje y a los contextos de acción, es decir reconstituirla como teoría de las relaciones sociales del saber y del conocimiento y eje de la cultura, en un contexto global”. De acuerdo con el texto anterior:

Su respuesta : La pedagogía debe recuperar el aprendizaje y los contextos de acción. Es correcto
Principio del formulario

748

-9

Continuar
Final del formulario

DEA, IMAGEN Y SIMBOLO DE LA CIUDAD
La esencia de las ciudades no radica sólo en factores funcionales, productivos o tecnocráticos. Éstas están hechas de muy diversos materiales, entre ellos la representación, los símbolos, la memoria, los deseos y los sueños. Es la superposición continua de muy diversos estratos lo que estructura toda ciudad, reino de la diversidad y la pluralidad, fenómeno que no se puede interpretar de manera unívoca. Ciertos textos se han convertido a lo largo de estas últimas décadas en valiosas guías para orientarse en la búsqueda y delimitación de los materiales que conforman las ciudades. Tristes trópicos de Claude Lévi-Strauss (1955), partiendo de la admiración de los estructuralistas por los inicios, por la esencia primitiva de toda experiencia humana refleja aspectos esenciales del espacio urbano en el viejo y el nuevo mundo: "Para las ciudades europeas, el paso de los siglos constituye una promoción; para las americanas, el paso de los años es una decadencia" ("Tristes Trópicos"). Lévi-Strauss señala los misteriosos factores que nutren la materia de las ciudades: "El espacio posee sus valores propios, así como los sonidos y los perfumes tienen un color y los sentimientos un peso". Por muy rebelde que haya llegado a ser nuestra mente euclidiana a una concepción cualitativa del espacio, no depende de nosotros que ésta exista. La imagen de la ciudad de Kevin Lynch (1960) constituyó una referencia esencial respecto a la percepción psicológica que los ciudadanos poseen de su propio entorno urbano. Partiendo de los patrones gestálticos, Lynch estableció los cinco modelos formales de legibilidad que los habitantes utilizan para interiorizar las ciudades en las que viven:

sendas, bordes o límites, barrios, nodos o nudos y mojones o hitos. Muerte y vida de las grandes ciudades (americanas) de Jane Jacobs (1961) constituyó una de las primeras críticas abiertas a la urbanística moderna, demostrando que es en los tejidos de la ciudad tradicional donde existe más vida social, más relación entre la gente e, incluso, más seguridad. La arquitectura de la ciudad de Aldo Rossi (1966) se ha convertido en el fundamento teórico de las interpretaciones contemporáneas de la ciudad entendida como lugar de la complejidad, de la memoria urbana, de tantos elementos irreductibles e irracionales. Las ciudades invisibles de Italo Calvino (1972) aparece como fabulación contra las concepciones tecnocráticas. Todas las ciudades de Calvino tienen el nombre de una mujer y siempre se desarrollan en el terreno evanescente de la fantasía, el deseo, los signos y la memoria. En Las ciudades invisibles reside la nostalgia a causa de la paulatina desaparición de la memoria urbana en aras del progreso. La idea de ciudad de Joseph Rykwert (1976) también surge como crítica a la pobreza del discurso urbanístico moderno, desvelando los valores fundacionales, inquietantes y oscuros que están en las raíces de las ciudades; el subconsciente de las ciudades, en definitiva. Al olvido del sentido de los elementos urbanos en la ciudad contemporánea, Rykwert contrapone el sentido y la unidad que la ciudad del mundo clásico poseía como reflejo del orden del universo. Y por último, el libro Las ciudades del deseo, de André Antolini e Yves-Henry Bonello (1994) constituye una de las últimas defensas del sentido de lo urbano ante la crisis de las ciudades generada por la nueva civilización de los medios de comunicación de masas. El discurso del deseo, la ciudad como el lugar de las prácticas rituales, de la tensión y del muticulturalismo, lo urbano como recinto de la ley y la transgresión son presentados como alternativa para que la ciudad siga vigente. Según los autores no es casual que dos monumentos tan trascendentales como el Partenón y el Panteón, surgieran precisamente en el contexto de la Atenas de Pericles y de la Roma de los Césares. De la misma manera que las tres historias clásicas –Grecia, Israel y Roma- se funden con las ciudades que fueron su escenario: Atenas, Jerusalén y Roma. Algunos de estos textos permiten detectar las diferencias entre las ciudades del viejo y el nuevo mundo en la medida que son los factores fundacionales los que determinan las diferencias entre muchas ciudades mediterráneas, -creadas a partir de la intersección y confluencia de los ejes del cardo y del decumanus y cohesionadas a partir de los núcleos fundamentales de la ciudad medieval-, y muchas ciudades americanas –creadas sobre el vacío urbano de la cuadrícula y extendidas a partir de líneas dinámicas y abiertas, primero las del ferrocarril y luego las de las autopistas. Por ello la forma de unas es concentrada y articulada y la de las otras es extensa, libre y dispersa, a base de objetos autónomos y verticales sobre una trama abstracta. Pero al mismo tiempo, la mayoría de las ciudades latinoamericanas son distintas de las norteamericanas y europeas en la medida que la fuerza de la naturaleza –ya definitivamente domesticada en Europa- es la protagonista de ciudades

como Caracas, Río de Janeiro o Bogotá. (Véase La arquitectura descentrada, Marina Waisman). Josep María Montaner Su respuesta :

Constituyó una referencia esencial respecto a la percepción psicológica que los ciudadanos poseen de su propio entorno urbano. = La imagen de la ciudad Constituyó una de las primeras críticas abiertas a la urbanística moderna, demostrando que es en los tejidos de la ciudad tradicional donde existe más vida social, más relación entre la gente e, incluso, más seguridad. = Muerte y vida de las grandes ciudades Surge como crítica a la pobreza del discurso urbanístico moderno, desvelando los valores fundacionales, inquietantes y oscuros que están en las raíces de las ciudades; el subconsciente de las ciudades, en definitiva. = La idea de ciudad Todas las ciudades tienen el nombre de una mujer y siempre se desarrollan en el terreno evanescente de la fantasía, el deseo, los signos y la memoria. = Las ciudades invisibles respuestas correctas

VIEJOS TEMAS EN NUEVOS CONTEXTOS
No es casual que un alto número de estudios de antropología urbana se consagre a los migrantes y a los llamados sectores marginales. Al tratar de conocer estas transformaciones de los destinatarios habituales de la investigación antropológica, se advirtieron los nuevos desafíos que las ciudades contemporáneas colocaban a los conceptos y técnicas elaborados por esta disciplina al estudiar comunidades pequeñas, indígenas o campesinas. Debe reconocerse al estilo etnográfico el haber ofrecido aportes cualitativos originales sobre relaciones interétnicas e interculturales, que otras disciplinas subordinan a las visiones macrosociales. Sin embargo, las estrategias de aproximación de los antropólogos inhibieron durante mucho tiempo la construcción de una antropología urbana, o sea una visión de conjunto sobre el significado de la vida en ciudad. Se ha practicado menos "una antropología de la ciudad que una antropología en la ciudad"..."La ciudad es, por lo tanto, más el lugar de investigación que su objeto" (Durham, 1986: 13). De todas maneras, esta es una cuestión difícil de resolver tanto para la antropología como para otras disciplinas. ¿Acaso es posible abarcar con un sólo concepto -el de cultura urbana- la diversidad de manifestaciones que la ciudad engendra? ¿Existe realmente un fenómeno unificado y distintivo del espacio urbano, incluso en aglomeraciones tan complejas y heterogéneas como Nueva York, Beijing y la ciudad de México, o sería preferible hablar de varios tipos de cultura dentro de la ciudad? En tal caso ¿las delimitaciones deben hacerse siguiendo criterios de clase social, de organización del espacio u otros? Al mismo tiempo, así como las cuestiones urbanas fueron reconformando el

proyecto de la antropología, ésta viene mostrando la fecundidad de sus instrumentos conceptuales y metodológicos para encarar aspectos clave de las ciudades contemporáneas que interesan al conjunto de las ciencias sociales. Voy a referirme a tres: la heterogeneidad multicultural, la segregación intercultural y social, y la desurbanización. La heterogeneidad o diversidad sociocultural, desde siempre tema clave de la antropología, aparece hoy como uno de los asuntos más "desestructuradores" de la modelización clásica propuesta en las teorías urbanas. La dificultad para definir qué se entiende por ciudad deriva, en parte, de la variedad histórica de ciudades (industriales y administrativas, capitales políticas y ciudades de servicios, ciudades puertos y turísticas), pero esa complejidad se agudiza en grandes urbes que ni siquiera pueden reducirse a esas caracterizaciones monofuncionales. Varios autores sostienen que justamente la copresencia de muchas funciones y actividades es algo distintivo de la estructura urbana actual (Castells, 1995; Signorelli, 1996). Más aún: esta flexibilidad en el desempeño de varias funciones se radicaliza en la medida en que la deslocalización de la producción diluye la correspondencia histórica entre ciertas ciudades y ciertos tipos de producción. Lancashire no es ya sinónimo mundial de la industria textil, ni Sheffield y Pittsburgh de siderurgia. Las manufacturas y los equipos electrónicos más avanzados pueden producirse tanto en las ciudades globales del primer mundo como en las de Brasil, México y el sudeste asiático (Castells 1974, Hall 1996, Sassen 1991). La diversidad contenida en una ciudad suele ser resultado de distintas etapas de su desarrollo. Milán, México y París hacen coexistir por lo menos testimonios de los siguientes períodos: a) monumentos que les dan carácter de ciudades históricas con interés artístico y turístico; b) un desarrollo industrial que reorganizó -de distinto modo en cada caso- su uso del territorio; y c) una reciente arquitectura transnacional, posindustrial (de empresas financieras e informáticas) que ha reordenado la apropiación del espacio, los desplazamientos y hábitos urbanos, así como la inserción de dichas ciudades en redes supranacionales. La convivencia de estos diversos períodos en la actualidad genera una heterogeneidad multitemporal en la que ocurren procesos de hibridación, conflictos y transacciones interculturales muy densas (García Canclini, 1995 a, b). Esa heterogeneidad e hibridación provocadas por la contigüidad de construcciones y modos de organizar el espacio iniciados en distintas etapas históricas, se multiplica con la coexistencia de migrantes de zonas diversas del mismo país y de otras sociedades. Estos migrantes incorporan a las grandes ciudades lenguas, comportamientos y estructuras espaciales surgidos en culturas diferentes. Se observa este proceso con rasgos semejantes en las metrópolis y en los países periféricos, anulando hasta cierto punto las diferencias que el evolucionismo marcaba en otro tiempo entre ciudades de regiones desarrolladas y subdesarrolladas.

La vecindad de los nativos con muchos otros hace explotar las idiosincracias urbanas tradicionales tanto en Lima como en Nueva York, en Buenos Aires como en Berlín. El acercamiento súbito, y a veces violento, entre lo moderno y lo arcaico, entre científicos sociales y pueblos exóticos, nos permite decir que la antropología urbana está siendo decisiva para completar la liberación de los antropólogos de la sensación de pertenecer a un universo distinto de sus objetos de estudio; también les permite a algunos investigadores atenuar la culpa por interferir en culturas extrañas y desalienta los subterfugios evolucionistas con que se trataba de restaurar esa distancia mediante una mirada "sabia". Los antropólogos urbanos, aun teniendo diferencias étnicas, de clase o nacionales con nuestros observados, estamos expuestos a las mismas o parecidas influencias socioespaciales, publicitarias y televisivas. Si bien la planificación macrosocial, la estandarización inmobiliaria y vial, y en general el desarrollo unificado del mercado capitalista tienden a hacer de las ciudades dispositivos de homogenización, esos tres factores no impiden que la fuerza de la diversidad emerja o se expanda. Pero la "explosión" diferencialista no sólo es un proceso real; también se presenta como ideología urbanística. Desde los años setenta, las corrientes posmodernas que impactaron a la antropología y el urbanismo propician la diferencia, la multiplicidad y la descentralización como condiciones de una urbanidad democrática. Sin embargo, esta tendencia debe valorarse de maneras distintas en las metrópolis y en los países periféricos. Ante todo, debemos hacer esta distinción por razones político-económicas. No es lo mismo el crecimiento de la autogestión y la pluralidad luego de un período de planificación, durante el cual se reguló la expansión urbana y la satisfacción de necesidades básicas (como en casi todas las ciudades europeas) que el crecimiento caótico de intentos de supervivencia basados en la escasez, la expansión errática, el uso depredador del suelo, el agua y el aire (habituales en Asia, África y América Latina). Una segunda distinción tiene que ver con la escala. En países que entraron al siglo XX con tasas bajas de natalidad, con ciudades planificadas y gobiernos democráticos, las digresiones, la desviación y la pérdida de poder de los órdenes totalizadores pueden ser parte de una lógica descentralizadora. En cambio, en ciudades como Caracas, Lima o Sao Paulo la diseminación -generada por el estallido demográfico, la invasión popular o especulativa del suelo, con formas poco democráticas de representación y administración del espacio urbanoaparece como la multiplicación de un desorden siempre a punto de explotar. En el primer tipo de casos el debilitamiento de las estructuras planificadas puede ser un avance liberalizador. En tanto, en la mayoría de las ciudades de países periféricos la ideología descentralizadora logra, a menudo, sólo reproducir aglomeraciones ingobernables, que por eso a veces "fomentan" la perpetuación de un gobierno autoritario y centralizado, reticente a que los ciudadanos elijan y decidan. Los estudios sobre movimientos sociales suelen considerar esta desestructuración de las ciudades como estímulo para la organización de grupos

populares, juveniles, ecologistas, etc. a fin de construir alternativas al (des)orden hegemónico. Otros sectores ven la descentralización como agravamiento del caos, expansión de las bandas, terror urbano, acoso sexual, o como simple ocasión para que los poderes empresariales y aun las asociaciones de vecinos se apropien de espacios públicos y excluyan o descriminen a los demás. "El ejercicio local de la democracia puede, por lo tanto, producir resultados antidemocráticos" (Holston y Appadurai, 1996: 252). En muchas ciudades africanas, asiáticas y latinoamericanas es evidente que la debilidad reguladora no aumenta la libertad sino la inseguridad y la injusticia. La condición posmoderna suele significar en estos países la exasperación de las contradicciones de la modernidad: la desaparición de lo poco que se había logrado de urbano, el agotamiento de la vida pública y la búsqueda privada de alternativas no a un tipo de ciudad sino a la vida urbana entendida como tumulto "estresante". El abandono de políticas públicas unificadas, junto al agravamiento del desempleo y la violencia generan -como demuestran los estudios de Mike Davis sobre Los Ángeles y de Teresa P.R.Caldeira sobre Sao Paulo- segregación espacial: quienes pueden se encierran en "enclaves fortificados". En vez de trabajar con los conflictos que suscita la interculturalidad, se propicia la separación entre los grupos mediante muros, rejas y dispositivos electrónicos de seguridad. Estudios antropológicos recientes muestran el peso que tienen en la construcción de las segregaciones urbanas, junto a las barreras físicas, los cambios en hábitos y rituales, las obsesivas conversaciones sobre la inseguridad que tienden a polarizar lo bueno y lo malo, a establecer distancias y muros simbólicos que refuerzan los de carácter físico (Caldeira 1996). En investigaciones sobre los cambios en las prácticas de consumo cultural de la ciudad de México registramos un proceso de desurbanización, en el sentido en que en los últimos años disminuye el uso recreativo de los espacios públicos. Esto se debe en parte a la inseguridad, y también a la tendencia impulsada por los medios electrónicos de comunicación a preferir la cultura a domicilio llevada hasta los hogares por la radio, la televisión y el video en vez de la asistencia a cines, teatros y espectáculos deportivos que requieren atravesar largas distancias y lugares peligrosos de la urbe. Recluirse en la casa o salir los fines de semana de la ciudad son algo más que modos de librarse un poco de la violencia, el cansancio y la contaminación: son formas de declarar que la ciudad es incorregible (García Canclini, 1995). A nivel político, la democratización del gobierno y la participación de los ciudadanos es quizá lo único que puede revertir parcialmente esta tendencia al enclaustramiento en lo privado de la mayoría, y controlar la voracidad de los intereses privados inmobiliarios, industriales y turísticos que afectan el desarrollo equilibrado de las urbes. Pero ¿de qué modo la democratización de las decisiones públicas y la expansión de una ciudadanía responsable (Perulli, 1995) permitirían rehabilitar el mundo público, o sea hacer viable una intervención mejor repartida de las fuerzas sociales que rehaga el mapa de la ciudad, el sentido global de la

sociabilidad urbana? De no ocurrir esto, el riesgo es la ingobernabilidad: que el potenciamiento explosivo de las tendencias desintegradoras y destructivas suscite mayor autoritarismo y represión. Varios estudios de los años noventa ven estos desafíos de las ciudades grandes y medianas como una oportunidad para revitalizar la participación y la organización ciudadanas. Cuando los Estados-nación pierden capacidad de movilizar al pueblo, las ciudades resurgen como escenarios estratégicos para el avance de nuevas formas de ciudadanía con referentes más "concretos" y manejables que los de las abstracciones nacionales. Además, los centros urbanos, especialmente las megalópolis, se constituyen como soportes de la participación en los flujos transnacionales de bienes, ideas, imágenes y personas. Lo que se escapa del ejercicio ciudadano en las decisiones supranacionales pareciera recuperarse, en cierta medida, en las arenas locales vinculadas a los lugares de residencia, trabajo y consumo (Dagnino 1994, Ortiz 1994). Quienes ahora se sienten, más que ciudadanos de una nación, "espectadores que votan", reencuentran modos de reubicar la imaginación (Holston y Appadurai 1996 192-195). Néstor García Canclini Cuál de los siguientes temas NO es trabajado en el texto de Néstor García Canclini Su respuesta : La inseguridad y la justicia racial Respuesta correcta

ct 9: Lección evaluativa No. 2
Las estrategias de aproximación de los antropólogos inhibieron, durante mucho tiempo, la construcción de una antropología urbana con visión de conjunto sobre el significado de la vida en la ciudad. Su respuesta : Verdadero Respuesta correcta

Act 9: Lección evaluativa No. 2
PREGUNTAS DE ANÁLISIS DE POSTULADOS Las preguntas que encontrará a continuación constan de una afirmación VERDADERA

(tesis) y dos postulados también VERDADEROS, identificados con POSTULADO I y POSTULADO II. Usted debe analizar si los postulados se deducen lógicamente de la afirmación. Marque A si de la tesis se deducen los postulados I y II. Marque B si de la tesis se deduce el postulado I. Marque C si de la tesis sólo se deduce l postulado II. Marque D si ninguno de los postulados se deduce de la tesis. Tesis: Se ha practicado menos una antropología de la ciudad que una antropología en la ciudad. POR CONSIGUIENTE I. La ciudad es más el lugar de la investigación que su objeto. II. Hay un alto número de estudios de antropología urbana que se consagra a migrantes y a los llamados sectores marginales. Su respuesta : B Respuesta correcta

Act 9: Lección evaluativa No. 2
Para García Canclini la convivencia de diversos períodos (históricos, industriales, transnacionales) en la actualidad genera una heterogeneidad multitemporal en la que ocurren procesos de hibridación, conflictos y transacciones interculturales muy densas.

Su respuesta : Verdadero Respuesta correcta

Act 9: Lección evaluativa No. 2
La condición posmoderna suele significar en muchas ciudades africanas, asiáticas y latinoamericanas la exasperación de las contradicciones de la modernidad por la desaparición de lo poco que se habia logrado de urbano y el agotamiento de la vida pública.

Su respuesta : Verdadero Respuesta correct

Act 9: Lección evaluativa No. 2 LA REDEFINICION DE LAS CIUDADES
En verdad, la antropología no está sola ante la reformulación necesaria de su proyecto disciplinario por estos cambios de la multiculturalidad y la segregación, de lo local y lo global, que se manifiestan con particular fuerza en las grandes urbes. Las incertidumbres acerca de qué es una ciudad y cómo estudiarla, compartidas por otras ciencias sociales, exigen reorientar el conjunto de los estudios urbanos. Estos estudios son, por eso mismo, una ocasión propicia para examinar las condiciones actuales del trabajo inter o transdisciplinario, las condiciones teóricas y metodológicas en las que los saberes parciales pueden articularse. Una lectura de la historia de las teorías urbanas, en este siglo, que tomara en cuenta los cambios ocurridos en las ciudades nos haría verlas como intentos fallidos o insatisfactorios. Más que soluciones o respuestas estabilizadas, hallamos una sucesión de aproximaciones que dejan muchos problemas irresueltos y tienen serias dificultades para prever las transformaciones y adaptarse a ellas. Recordemos, por ejemplo, las investigaciones que han tratado de definir qué son las ciudades oponiéndolas a lo rural, o sea concibiéndolas como lo que no es el campo. Este enfoque, muy usado en la primera mitad del siglo, llevó a enfrentar en forma demasiado tajante el campo como lugar de las relaciones comunitarias, primarias, a la ciudad, que sería el lugar de las relaciones asociadas de tipo secundario, donde habría mayor segmentación de los roles y una multiplicidad de pertenencias. En varios países en proceso de industrialización esta tendencia fue utilizada hasta los años sesenta y setenta. Teóricos destacados, como Gino Germani, desarrollaron este enfoque en estudios sobre América Latina, especialmente sobre Argentina. Este autor hablaba de la ciudad como núcleo de la modernidad, el lugar donde sería posible desprenderse de las relaciones de pertenencia obligadas, primarias, de los contactos intensos de tipo personal, familiar y barrial propios de los pequeños pueblos, y pasar al anonimato de las relaciones electivas, donde se segmentan los roles, que él consideraba desde su particular herencia funcionalista.
Principio del formulario

1322

continue

4091

Ukq0qV8QJU

P r i n c i p i o d e l f o r m u l a r i o

1322 continue 4091 Ukq0qV8QJU -1

F i n a l d e l f o r m u l a r i o Final del formulario

Continuacion la redificion de las ciudades
Entre las muchas críticas que se han hecho a esta oposición tajante entre lo rural y lo urbano, me gustaría recordar que esa distinción se queda en aspectos exteriores. Es una diferenciación descriptiva, que no explica las diferencias estructurales ni tampoco las

coincidencias frecuentes entre lo que ocurre en el campo, o en pequeñas poblaciones, y lo que ocurre en las ciudades. Por ejemplo, cómo lo rural está dividido por conflictos internos a causa de la penetración de las ciudades. O, a la inversa, en las ciudades africanas, asiáticas y latinoamericanas, muchas veces se dice que son ciudades "invadidas" por el campo. Se ve a grupos familiares circulando aún en carros con caballos, usos de calles que parecen propios de campesinos, como si nunca fuera a pasar un coche, es decir, intersecciones entre lo rural y lo urbano que no pueden comprenderse en términos de simple oposición. Un segundo tipo de definición que tiene una larga trayectoria, desde la Escuela de Chicago, se basa en los criterios geográfico-espaciales. Wirth definía la ciudad como la localización permanente relativamente extensa y densa de individuos socialmente heterogéneos. Una de las principales críticas a esta caracterización geográfico-espacial es que no da cuenta de los procesos históricos y sociales que engendraron las estructuras urbanas, la dimensión, la densidad y la heterogeneidad (Castells 1974). En tercer lugar ha habido criterios específicamente económicos para definir qué es una ciudad, como resultado del desarrollo industrial y de la concentración capitalista. En efecto, la ciudad ha propiciado una mayor racionalización de la vida social y ha organizado del modo más eficaz, hasta cierta época, la reproducción de la fuerza de trabajo al concentrar la producción y el consumo masivos. Pero este enfoque económico suele desarrollarse dejando fuera los aspectos culturales, la experiencia cotidiana del habitar y las representaciones que los habitantes nos hacemos de las ciudades. Algunos autores que conceptualizaron las experiencias y representaciones urbanas, como Antonio Mela, quien lo hace a partir de la teoría de Jürgen Habermas, señalan dos características que definirían a la ciudad. Una es la densidad de interacción y la otra es la aceleración del intercambio de mensajes. Mela aclara que no son sólo fenómenos cuantitativos, pues ambos influyen, a veces contradictoriamente, sobre la calidad de la vida en la ciudad. El aumento de códigos comunicativos exige adquirir nuevas competencias, específicamente urbanas, como lo percibe cualquier migrante que llega a la ciudad y se siente desubicado, tiene dificultades para situarse en la densidad de interacciones y la aceleración de intercambio de mensajes. Cuando se comienza a ver esta problemática en los estudios urbanos, con las migraciones de mediados de siglo, se coloca el problema de quiénes pueden usar la ciudad. Esta línea de análisis, que trata de poner (Mela, 1989) la problemática urbana como una tensión entre racionalización espacial y expresividad, ha llevado a pensar a las sociedades urbanas en términos lingüísticos. Han sido, sobre todo, los estudios semióticos los que destacaron estas dimensiones, pero también la antropología considera ahora a las ciudades no sólo como un fenómeno físico, un modo de ocupar el espacio, sino también como lugares donde ocurren fenómenos expresivos que entran en tensión con la racionalización, o con las pretensiones de racionalizar la vida social. La industrialización de la cultura a través de comunicaciones electrónicas ha vuelto más evidente esta dimensión semántica y comunicacional del habitar.

Si pretendiéramos arribar a una teoría de validez universal sobre lo urbano, debiéramos decir que, en cierto modo, todas estas teorías son fallidas. No dan una respuesta satisfactoria, ofrecen múltiples aproximaciones de las cuales no podemos prescindir, que hoy coexisten como partes de lo verosímil, de lo que nos parece que puede proporcionar cierto sentido a la vida urbana. Pero la suma de todas estas definiciones no se articula fácilmente, no permite acceder a una definición unitaria, satisfactoria, más o menos operacional, para seguir investigando las ciudades. Esta incertidumbre acerca de la definición de lo urbano se vuelve aún más vertiginosa cuando llegamos a las megaciudades. Néstor García Canclini

Act 9: Lección evaluativa No. 2
Según la lectura para el autor la oposición tajante entre lo rural y lo urbano, es una diferenciación descriptiva que no explica las diferencias estructurales ni tampoco las coincidencias frecuente entre lo que ocurre en el campo o en pequeñas poblaciones, y lo que ocurre en las ciudades Su respuesta : Verdadero Respuesta correcta

ct 9: Lección evaluativa No. 2
Antonio Mela quien parte de la teoría de Jurgen Habermas plantea 2 características que definirían a la ciudad: la densidad de mensajes y la aceleración del intercambio de interacciones Su respuesta : Falso respuesta correcta

Act 9: Lección evaluativa No. 2
Tiene 1 intento(s) pendiente(s)

El problema de quienes pueden pensar la ciudad, se plantea cuando a través de estudios urbanos de migraciones de mediados de siglo, se ve cómo el migrante que llega a la ciudad tiene dificultades para situarse en la densidad de interacciones y en la aceleración

de intercambio de mensajes Su respuesta : Verdadero Respuesta incorrecta, El problema que se plantea con la llegada del migrante a la ciudad, no es el de quienes pueden pensar la ciudad sino quienes pueden usar la ciudad.

ct 9: Lección evaluativa No. 2
El problema de quienes pueden pensar la ciudad, se plantea cuando a través de estudios urbanos de migraciones de mediados de siglo, se ve cómo el migrante que llega a la ciudad tiene dificultades para situarse en la densidad de interacciones y en la aceleración de intercambio de mensajes Su respuesta : Falso respuesta correcta

CIUDADES LOCALES EN PERSPECTIVAS GLOBALES
¿Qué es lo que une a ciudades como Buenos Aires, Santiago, Lima y Río de Janeiro? En definitiva, ¿Qué es lo que permite reconocerlas, o llamarlas, a todas el las como ciudades latinoamericanas? Lo cierto es que hay algunos elementos compartidos por las sociedades latinoamericanas, como son una historia de colonización y un proceso de urbanización acelerada de mediados del Siglo pasado. Lo que en gran parte ha permitido un cierto sentido de unidad han sido la pervivencia de estas estructuras culturales coloniales y fallidos intentos de modernización. Actualmente el surgimiento de nuevos proyectos políticos en el continente, expresados por la renovación de las burocracias estatales, como en los casos de Venezuela, Bolivia o Brasil, así como la consolidación de un cultura neoliberal en Chile tienden a reemplazar, deformar y/o transformar las comunes estructuras coloniales de orden regional. Aún más, en el espacio de cada una de sus ciudades, las formas de ser habitadas y experimentadas tienden cada vez más a una divergencia hacia formas múltiples y diversas. Los problemas actuales de las ciudades latinoamericanas ¿Responden a un principio de unidad? En cierta manera sí. Los efectos de una rápida urbanización y sus problemas de suministro de espacios habitables de calidad, así como sus consecuentes efectos en la marginalización de grandes porcentajes de la población son comunes a las grandes metrópolis latinoamericanas. Pero también lo son de otras muchas, como es el caso de

Lagos, la capital de Nigeria, o el desbocado crecimiento inmobiliario de la costa china . ¿Qué es lo particular de las ciudades llamadas latinoamericanas? Responder esta pregunta cada vez se hace más compleja, tanto porque nuestros pa rámetros de comparación se han ampliado a una escala planetaria así como parece que cada ciudad, ya entendidas como un universo en sí mismas dispuestas en los flujos globales, se desarrollan a partir del acomodo de sus historias específicamente locales para enfrentar sus propios dile mas.

En esta parte de la conferencia expondré algunos elementos para avanzar en lo que entendemos como fragmentación del espacio urbano y sus alcances para la investigación antropológica urbana. Tomado de: http://www.monografias.com/trabajos30/modernizaciòn

Act 9: Lección evaluativa No. 2
Cuál de los siguientes planteamientos NO es un problema de las ciudades latinoaméricanas: Su respuesta : La lengua Respuesta correcta

COMPETENCIAS CIUDADANAS
TRABAJO COLABORATIVO N 2

DERECHOS

SOCIALES,

ECONÓMICOS

Y

CULTURALES

Los Derechos Económicos, Sociales y Culturales hablan de cuestiones tan básicas para la dignidad humana como la alimentación, la salud, la vivienda, el trabajo, la educación y el agua. Todos los derechos humanos son indivisibles e interdependientes. Las violaciones de los DESC (por ejemplo, no proteger los derechos sobre las tierras de los pueblos indígenas, negar los derechos de educación a las minorías y prestar servicios de atención médica de manera no equitativa) a menudo están relacionadas con violaciones de los derechos civiles y políticos en forma de negaciones reiteradas. Del mismo modo que para el pleno disfrute del derecho a la libertad de expresión es necesario concertar esfuerzos en favor del derecho a la educación, para el disfrute del derecho a la vida es preciso tomar medidas encaminadas a la reducción de la mortalidad infantil, las epidemias y la malnutrición. La jurisprudencia interna de muchos países y la tendencia a incluir estos derechos en las reformas constitucionales demuestran que estos derechos se pueden hacer cumplir mediante recursos legales. Sin embargo, queda mucho por hacer para que estos derechos se equiparen a los civiles y políticos en lo que se refiere a su exigencia jurídica internacional. La situación de Colombia en el contexto internacional demuestra un importante avance al establecer un amplio catálogo de derechos en la Constitución aunque en la práctica la eficacia de estos derechos deja mucho por hacer, ya que se han denunciado violaciones graves de los derechos humanos. SANTANDER: BUCARAMANGA BARRIO LA AURORA

1. ¿Cómo se viven en esa comunidad los DESC ? Es el barrio de la „diosa de la mañana‟, aquella que se encarga de abrir al sol las puertas del oriente de la capital santandereana. De ahí su nombre: Aurora. Está situado justo al comienzo del cerro oriental de la meseta y durante sus 53 años de existencia se ha caracterizado por ser un sitio apacible, lleno de grandes árboles y jardines primaverales. Se elaboro una observación del barrio La aurora ubicado en la comuna 13 de Bucaramanga, capital del departamento de Santander. Este barrio se encuentra ubicado entre la avenida Quebrada Seca y la Calle 32 y desde la Carrera 27 hasta la Carrera 33. Este barrio limita con diversos barrios San Alonso, Mejoras Públicas, Quinta Dania y Galán. Este barrio tiene alrededor de 2.042 personas, según el último censo. Pertenece al estrato 4.Tiene un número de 400 viviendas aproximadamente .El índice de desempleo es del 13.1%. La fecha de fundación fue en el año 1956. Los residentes acostumbran a mercar en la Plaza Guarín, Megamall, San Agustín y Mercadefam, entre otros.

Los puestos asistenciales más cercanos son el Hospital Universitario de Santander, la Clínica Los Comuneros y el Centro de Salud El Rosario. El barrio está bajo la cobertura del CAI del Parque de los Niños, en inmediaciones de la Carrera 27. Los fieles católicos acuden a la Iglesia de Nuestra Señora de Fátima y a la Capilla del Hospital. El barrio tiene los servicios de Televisión, Gas, Agua, Luz, Teléfono, Internet. Dentro de los centros educativos se encuentran :Escuela Normal Superior de Bucaramanga, la Facultad de Salud de la UIS, la Escuela Superior de Administración Pública, la Universidad „Manuela Beltrán‟ y el Colegio Integrado Santa Teresita.

DERECHOS

CARACTERÍSTICAS Se encuentran colegios públicos y universidades tales como :Escuela Normal Superior de Bucaramanga, la Facultad de Salud de la UIS, la Escuela Superior de Administración Pública, la Universidad „Manuela Beltrán‟ y el Colegio Integrado Santa Teresita.

EDUCACIÓN

VIVIENDA La mayoría de las viviendas, son casas con buena fachada, edificios de cinco pisos.

SALUD

Los puestos asistenciales más cercanos son el Hospital Universitario de Santander, la Clínica Los Comuneros y el Centro de Salud El Rosario.

LIBERTAD

La mayoría de sus habitantes han sido víctima de los robos generada por la zona rosa que tiene el barrio bares y discotecas. Es por eso que los habitantes del barrio son temerosos en horas de la noche porque por lo general en la zona se venden drogas y hay prostitución. Todo esto ha llevado a la creación de pandillas que actúan en este barrio

2. ¿Es posible observar en dicha comunidad la aplicación de los desc? Si, ya que se cumple con el objetivo de los DESC ,es decir ,los requisitos esenciales para vivir, todo esto ayuda que cada persona tenga una vida cómoda, además este barrio cuenta con diferentes recursos para cada persona que habita en este tales como colegios, supermercados, iglesias, sitios de recreación ,hospitales ,etc.

3. ¿Cuáles elementos cambiaría en dicha comunidad para mejorar la aplicación de los derechos humanos? Seria bueno que la comunidad realizara campañas y acciones definitivas con la policía, un trabajo de las dos partes para que no se sigan llevando a cabo los robos por parte de las pandillas, consumo de drogas y la prostitución ya que en horas como las 9:00pm se puede ver claramente esta problemática. Otro problema que tiene esta comunidad es el alumbrado público es deficiente, las redes eléctricas generan cortos circuitos por lo que se han realizado reuniones para solucionar este problema

4. ¿Podemos hablar de la presencia de justicia social en la comunidad? En ciertos aspectos se cumple con esta justicia social ya que de día el barrio es tranquilo y las personas salen con tranquilidad pero en horas de la noche el barrio es solitario ya que muchos temen salir ya que su vida y la de su familia pueden correr peligro. Esto ha llevado que los líderes del barrio tomen cartas en el asunto ya que se ha convocado a varias reuniones de los habitantes con la policía para que se vea la problemática y ellos como parte de la fuerza pública realice acciones.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->