Está en la página 1de 1

Dentro del corpus de la poesa china antigua existen dos antologas de poemas amoro sos.

La primera, que se remonta a los siglos IX, VIII y VII a.J, llamada el Libr o de los cantos, fue recopilada, segn se cree, por el propio Confucio, una circun stancia desafortunada: como se supona que ese venerable sabio jams hubiera prestad o atencin a algo tan frvolo y superficial como las emociones amorosas, los erudito s chinos llegaron a la conclusin de que, analizando los textos en profundidad hal laran, ocultas en ellos, sustanciosas enseanzas morales o polticas. As, los fragment os considerados indecorosos quedaron velados tras la segura cortina de humo de l a interpretacin alegrica, forzando a los poemas a caer en un molde didctico. La segunda antologa, Nuevos cantos desde una terraza de jade, corri distinta suerte. Compilada en el siglo VI d.J. por Hsu Ling, un poeta cortesano, abarca poemas que datan de los siglos I y II a.J. hasta el siglo VI, pero se concentra particularmente en la produccin del siglo V y principios del VI, perodo en el que floreci, bajo el patrocinio de las dinastas del Sur, la "poesa de palacio", abierta mente dedicada a la celebracin del cortejo amoroso, el matrimonio, el divorcio, e l desencanto y el entusiasmo, el nuevo y el viejo amor, el amor muerto. Por ser producto de una poca decadentista, aristocratizante y de gran refinamiento cultur al, (esta antologa no se caracteriza, a diferencia del Libro de los cantos, por n inguna intencin didctica, e insiste ms bien en la intencin de proporcionar placer y no instruccin. En su prefacio, Hsu Ling deliberadamente imagina lectoras que disf rutan intensamente de estos poemas en la clida y lujosa intimidad de sus alcobas o tocadores palaciegos: La dama de palacio no se deleita en el ocio: dedica su tiempo a los ltimos versos