Está en la página 1de 5
Para padres de alumnos de 62 de Primaria y 1° de ESO Fin © Primaria, a geneaizase proceso incipiente de desarrllo, con: viene que el padre tenga algunas conversa ciones con su hijo (no se trata de agotarse en una sesién) que le ayude a comprender- se,a suberse comprendido, y a descubrir Ia relacién de la nueva etapa que comienza con los planes amarasos de Dias y con la tarea de educarse, LA SITUACION A diferencia de las nifias, cuyos cambios al llegar Ia pubertad—obligan a las madres atenciones y explicaciones, en el caso de los varones no es frecuente que 4 prestar su padre se adelante a realizar 1a misma Unos piensan que a los 10-11 afios es innecesario y que su hijo carece de cual- {uier interés 0 preocupacién por ese tema Que el problema afecta a hijos de otras familias que no tienen casi nada que ver con lo de Ia suya, Ademds, -piensan muchos padres~ las clases de Conocimiento del Medio y de Religién proporcionan conocimientos cien- tificos y morales suficientes para esa edad. Y olvidan que una cosa es 1o que los nitios estudian en los libros y otra lo que experi- ‘mentan en si mismos o en el ambiente que les rodea. ‘Todos tienen una gran curiosidad, que es ya indicio del profundo influjo que la condicién sexuada del_ ser human ~varéin (9 mujer ejercers en Ia formacién de su personalidad. Estin muy atentos alas con: versaciones de Tos padres que tratan, aun {que sea incidentalmente, estas cuestiones; ‘busean palabras en los diccionarios; y, por despracia, siguen He- indoles interpreta ‘ciones antropalégica mente reduccionistas y moralmente degra antes. Por thtimo, tienden a adoptar con- uctas imitativas y a cexperimentar con jue- {208 yFicciones, que re- velan la profundia fas nacién que empieran a sentir, Por deseracis algunos alquieren pric- responsabilidad moral Timitada, pero que ls- tran la formacion de una personalidad inte- rad. CAMBIOS CORPO- RALES ‘Acestas edales comiezan a experimentar ‘el recimiento y a ereccién del pene. No es frecuente que un padre explique que se debe ‘fa acumlacién de sangre en esos teidos como un globo hinchado de agua que deja de estar lécido-, para permitir un dia que cl esposo deposite la semilla de la vida en el interior del cuerpo de Ia esposa. Tienden 4 relacionarlo con algo “guarro”. Hay que hhacerles ver que, muchas veces, se produce c’espontineamente como parte de su proceso de crecimiento y maduracién, Les ayuda ‘mucho escuchar a su padre que esos cam- bios comporales. —y otros— deben ir acom- paiiados también por una maduracién de su carfcter. Dios les prepara largamente para {que leguen un dia a ser eapaces de un amor tan grande que puedan colaborar con Dios ‘en cl aparecer de una ‘nueva persona huma- na Hamada a ser hijo {de Dios. Por eso de- ben aprender de quie- res es aman y les pueden ayudar: Jes yy sus padres; y tam- bigm el sacerdote y el preceptor. Cuando ‘uno no se educa bien, después es muy dif cil que pueda amar bien. Y si se fracasa ‘en amor, se sure y se hace suftir mucho. No hay que tener ningu- a vergllenza de pre- ‘guntar nada sobre la sexualidad, porque lo que Dios ha hecho ‘bueno no es vergon. También conviene cexplicarles que esos :movimientos corpor les pueden causarles una peque'ia income: didad, y que no es inmoral colocar bien los Srganos corporales, ni practicar la necesaria limpieea higiénica, Tambign es posible al- {guna veces que se despierten deseos impu- fos al pensar en otra persona real o imaginada. En esos casos hay que aprender ‘ano pasar del ver inevitable al mirar volun- tario, © apartar una imaginacién obscena ‘centrando la atencidn en lo que hacen o en algo que les gusta y es bueno: carla, can- feel tar, leer, recordar un gran partido o pelieul pensar planes atractivos, etc. Siempre es tuna buena oeasién para pedir la proteccién de Ia Virgen Maria Madre del Amor Her- rmoso, que les ayudaré a triunfar en su edu- ccacién para el amor. Hay que dejarles muy claro que sélo puede ser pecado grave lo {que se advierte y consiente plenamente (y nolas ocurrencias que no se admiten, los suefios, las. polucio nes nocturnas que aparecerin mis ae- Ta acompatiadas de sue- fos, etc). Cuando han he- cho algo que les ine duieta, lp mejor que pueden hacer es con sultar al sacerdote aque les ensefard adis- tinguir lo que esta bien y ests mal, oque esas o menos grave. Y si han becho algo, solos © con otros, sobre todos son del mismo sexo- que les dda mucha vergienza, ‘con mis razén hay que consultarlo por- que se quedarén muy tranquilos y contentos Cuando han adquirido alguna costumbre iciosa, aunque no se exagere su responss: bilidad moral -ya les ayudaré el confesor- ympoco conviene quitarle importancia (como si no fuera mis que un erupto), ayudindoles a rechazar con energia, y con la ayuda de Dios, las acasiones asociadas cess pricticas. Asi aprenderin a integrar su sexualidad en su libertad y se hari capaces un dia de la entrega amsorosa de sf mismos. Enero 2006. Conviene hacerles ver que como el hombre es capaz de utilizar de modo anti- natural sus facultades (Ia inteligencia para hacer dato, a lengua para insultar también puede usar mal los érganas sexuales. La masturbacién es una condueta antinatura, {que ni siquiera practican los animales, sal vo las eonductas imitativas de los monos: pueden responder quienes les invitan a 0s “experiments ‘que esoes ponerse por Adebajo de ellos. Se puede y sedebe hablar bien de lo que Dios ha hecho bueno: del sexo, de la belleza de las chicas, pero ni ellos son cerdos ni las chicas son vacas, y tienen que saber cor- tarconversaciones de ftros que tienen una vision exclusivamen- te z00lgica de estas realidades. También conviene ayudarles a comprender la dife versacién impura y un tacoo un chiste pican- te. Aunque suenen mal en la boca de un ‘muchacho bien edueado, no todo tiene Ia misma relevancia moral. No todo es “gua- ro” o “impuro” en Ia misma medida. Gra- vemente impuro es In expresién —o la incitacién~ del deseo de realizar un acto acer el amor" con una chica (con chicos no suelen decitlo), porque ese acto es verdadero y bueno cuando es la expre- sid corporal del amor entre esposos. Cuan- do utiliza simplemente a una persona como dbjeto de placer, ofende a la dignidad del

También podría gustarte