P. 1
Eliskases - Mejora tu juego posicional (Chessy,2007).pdf

Eliskases - Mejora tu juego posicional (Chessy,2007).pdf

|Views: 31|Likes:
Publicado porryoanji_

More info:

Published by: ryoanji_ on Dec 09, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/23/2014

pdf

text

original

LM LHÏLM LLÏ>KP>L>

«WËJÜHP1UJUËÖÜ PÜbÏLÏÜMPL~
GM ERICH ELISKASES
Todos los derechos reserados
ISBN-13: 978-84-934834-4-9
Depósito Legai:AS-1.181-07
Impresión: GRAFICAS SUMMA
Impreso en España
EDITORIAL CH ESSY
http:/ /www.editorialchessy.com
mc
Próloo de Raúl Grosso
Próloo del Autor
Biografla
1.- El valor de las piezas
2.- El desarollo
3.- Las debilidades de peones
El peón aislado
El peón rtrasado
Los peones colgantes
Los peones doblados
Consideraciones generales
4.- Las piezas menores
Alfl bueno contr alfl malo
Caballo contr alfl estático
Caballo contr alfl dinámico
Cabalo contr alfl bueno
Los alfles de diferente color
El par de alfles
5.- La tore
La columna abiera
La séptima fla
6.- El peón pasado
La fuera del peón pasado
El peón pasado distante
Peón pasado defendido
Peón pasado en los fnales de tor
Diez fnales de tor en uno solo
IN DICE
Diez fnales de tor y peón contr tor
7.- La mayorla de pones
8.- Casillas débiles
9.- El centro
10.- Tensión de peones y cadena de pones
11.- Paridas históricas de Erlch Ellskases
5
6
7
1 5
22
27
42
5
63
80
85
95
1 06
1 1 3
3
5
PROLOGO DE RUL GROSSO
ELISKSES, UNA GLORIA DEL AJEDREZ
Circunspecto y dotado de profundas ideas y
un fno humor, tuvo una crera muy fruclfera
en el orden internacional a parir de los 1 6
años, cuando se consagró campeón de
Austra, su pals de nacimiento.
En 1 939 viajó a la Argentina como primer
tablero del equipo alemán que ganó el Toreo
de las Naciones. Debió quedare en nuestro
país como consecuenci a de la segunda
guerra mundial desatda ese año.
Dpués de un tiemp e Bueno Ar y Brasil,
e 1952 s rdic defniamnte en la cudad
d Cb (Arentna), dode fo s hoar
y brindó sus amplios cnoimientos cn una
grn cot de sbidurla y humildad. Poliglot y
cn abundantes conocimientos flosóficos y
matemátcs este tipic prnaje proente
d la zona del Tirol es una de las pralidades
que no deb praner e el anonimto.
Eliskases, que nació el 1 5 de febrero de 1 91 3,
habl aba 5 i di omas: Al emán, i tal i ano,
prugués, inglés y cstellano.
•A principios de 1 951 habla ganado -
compariendo laureles con Julio Bolbochán­
el toreo de Mar del Plata, y los dirgentes
corobeses me inviarn, cn todos los gastos
pagados, a disputar un toreo en el Centr de
Ajedrz, que teriné ganando. D ah/ surió
la posibilidad de di ctar clases en la
Univeridad. Conocl a mi esposa y ya no me
fui más», rememora Eliskases.
Hijo de un sastre que se ganaba la vida en
lnnsbrck, la pequeña gran ure del crazón
de los Alpes fundada hace más de 700 años,
Erich aprendió el movimiento de las piezas
del milenario jueo alentado pro su herano
mayor -»a qui en ensegui da empecé a
suprar en nuestros encuentros»- y nunc tuvo
un maestro o profesor de ajedrez que l o
orientara en l os laberintos del escaqueado
tablero.
Fue un autodi dacta que aprendi ó
reproduci endo parti das, «primero las
publicadas en los peróicos y luego con librs
que llegaban a mi poder».
Durante muchas horas comparl con esa
inmaculada glora del tablero; dotado de una
clara percepción de la teorla ajereclstic y
un fno sentido del humor; cmpeón nacional
a los 1 6 años, tri unfador i ndi scuti do en
Budapst 1 93, Linz 1935, Zurch, Trebitch y
Scheveningen en 1 938, y Nordwijk en 1 938, y
que atesoraba victorias sobre Capablanca,
Euwe, Keres, Ragozln, Petrov, pr nombrar a
los más famosos.
Qui en fue el primer tablero del equipo de
Alemania, campeón mundial de 1939, nos
dejó pr último su visión de Gar Kasparov,
l os j óvenes que reci én se i ni ci an y l as
computadoras.
Sin apresuramientos, cmo cuando analizaba
al gún fi nal de parti da muy equi l i brado,
Eliskases fue muy concreto en sus respuestas:
. .
«Al actual campeón del mundo (Kasparv) se
le puede comparr con Alekhine pr su jueo
posicional, y sin duda es el mejor en 9$tO$
momentos; en tanto que a los jóvenes les
aconsejo reproducir paridas lentamente,
estudiaras en forma profunda, tratando de
descubrr todos los secrtos de la psición, y
a medida que crzcan como jugadors tienen
que ir buscando adversarios de su misma
fuera. En s/n tesis, teorla y prctica».
.
«En cuanto a las computadors, fnalizó, me
doler/a mucho si por esas máquinas se piere
el valor del hombre. Si no es necesario el
talento humano, par mi, el ajedrz piere too
su valor, sentenció Eliskases.
PROLOGO DEL AUTOR
Con la aparición de este libro, tradución de
una obra i nédi ta de mi autorl a,
«Stellungspieh •. atiendo al pedido que me
hicieron numerosos amigos -primeramente
para su publ icación en Brasil-, un tratado
completo sobre el juego psicional, cuya falta
se hacia sentir en la literatura del ajedrez en
Sudamérica.
Durante mi estancia en la Argentina ya habla
iniciado los preparativos para una edición en
lengua española de este mismo trabajo, pero
infelizmente no se concretó. No fueron en vano
esos preparativos en castel l ano ya que
cnstituyeron l a bas de la versión pruguesa
que después edité.
Con la publ i caci ón de este l i bro deseo
agradecer sobremanera a l os desinteresdos
col aboradores, Srs Geral do Acerete, de
Mendoza ( Argenti na), que me i ncentivó a
traducir mi obra al cstellano y me fue de gran
ayuda en la preparación de los primeros
cpítuls, y a Milciades A.Lachaga de Buenos
Aires ( Argentina), quien tuvo a su cargo la
tarea de revisar y corregi r el manuscrito
original.
Son igualmente receptores de mis mayores
agradcimientos los Srs. Rudolf Belting por
su labor de preparación de esta edición,
Dr.Joa de Souza Méndez y Anízio de Abreu
Caval canti , cuyos denodados esfuerzos
ayudaron al éxito de este trabajo.
Antes d crar este prólogo, quiero agregar
que en la seleció de paridas tuve en cuenta
especialmente su aspecto mas dldatico en
relación a l os temas presentados, si n
preocuparme demasi ado por parti das
brllantes o luchas entre grandes maestros,
solamente.
Finalmente, mi mayor dese es que esta obra
sea un sencillo y sincero homenaje a todos
los amigos ajedrecistas brasileños que tan
amabl emente me han tratado desde mi
radicción en ests teras.
Er Ellks
Ri d J, 2 d Ob 19
7
ERICH GOTLIEB ELISKSES:
L GUERRAACABO CON SU CARRERA
Nacido en lnnsbruck, Austria, el 15 de
febrero de 1913. Fallece el 2 Febrero de
1997, en Cordoba, Argentina.
Vencedor en match cntra Rudolf Spielmann,
por 5,5 a 4,5, en Linz 1932. En 1936 y 1937
le vuelve a derrotar en dos nuevos
enfrentamientos. Derrota en un match a Efm
Bogoljubov (1939). Un interesante y menos
conocido aspecto de su carrera ajedreclstica
fue su dedi cación a l as partidas por
correspondencia desde 1928.
Sus mejores éxitos interacionales on:
Ganó dos veces el Campeonato Nacional
de Alemania, en 1938 y 1939. Campeón
Mundial con Alemania en 1939, en Buenos
Aires (1erTablero). 1° en Budapest 193 (Cto
de Hungría); 1° en Linz 1934; 1° en Zurich
1935; 1° en Trebitsch Memorial 1935 (con
Lajos Steiner); 1° en Scheveningen, en 193;
1° en Milan 1937: 1° Nordwijk en 1938 (su
mayor éxito, por delante de Euwe y Keres;
a parir de aquí juega 8 toreos consecutivos
sin una sola derrota): 1° en Viena 1939: Sao
Paulo 1941; 1 o en Mar del Plata 198, pr
delante de Stahlberg; 1° en el Zonal
Sudamericano, Mar del Plata 1951.
«Junto a Alelhine y
su gato»
Jugó 9 Olimpiadas: con Austria, Alemania
y Argentina. Siendo por esa fecha el único
jugador del mundo que representó a tres
paises distintos en l as Olimpíadas de
ajedrez. Obtiene l a edalla de Oro en l a
Olimpíada de 1935, jugando por Austria, en
el 3er tablero (+12=6-1).
la FIDE le otorga los tltulos de Maestro
Interaconal y Gran Maestro en 1950 y 1952.
A partir de 1952 fja su residencia en Argentna.
Víctonas sobre Capablanca, Euwe, Físcher,
Keres, Larsen, Portisch ... Tablas con
Botvinnik, Lasker, Alekhine, Petrosian,
Taimanov, Bronstein, Korchnoi, Smyslov,
Reshevsky, Séller. Ghgoric.
El GM holandés Hans Ree menciona que
Eliskases es uno de los 4 jugadores en
vencer tanto a Capablanca como Fischer.
(Keres, Reshevsky, y Euwe son los otros
tres). Es uno de los pos ajedrec1stas que
derrota a 3 campeones mundiales
(Capablanca, Euwe y Fischer). Además tenia
score posi ivo cntra Euwe (3-2), igualado
contra Capablanc (2-2) y Fischer (1-1) Y
Keres fue derrotado por Eliskases en varios
torneos interacionales.
8 BIOGRFIA
L
a biografla de este gran jugador, considerado
uno de los grandes talentos naturales del
ajedrez, merece ser rescatada del olvido y
debe relacionarse estrechamente a los
acontecimientos políticos del siglo XX, donde
quedan algunos interrogantes por esclarecer.
Aprendió a jugar a los 12 años. En su familia,
nadie estaba familiarizado con el juego; y su
padre era sastre de profesión. Por pura
casualidad a los 12 años entró en contacto
con el 'rey de los juegos'. Un año después
intentó inscribirse como soci o del club
'lnnsbrucker Schachgesellschaft', pero se le
negó por su edad. Sin embargo, un amigo de
su padre y profesor de ajedrez, Car P. Wagner,
reconoció su extraordinario talento. A la edad
de 14, en su primer toreo (en el Schlechter
Chess Club) loró empatar en el primer puesto.
Un año después se impuso en el Campeonato
de Tirol y logró una convincente victoria (¡con
7 puntos de 8 paridas!). Logró así el derecho
a participar en el Campeonato Nacional de
Austria de 1929, en lnnsbruck. El resultado
final cusó sensación: Eliskases comparió la
prmera plaza con el maestro austríaco Esra
Glass ( +5 =3 -1) y de esta forma se convirió
en el más joven jugador en ganar el título de
campeón de Austria. Esta victoria le
proporcionó el título de Maestro Nacional de
su pals.
A parir de 1931 se traslada a Viena. donde
estudia Económicas. En este periodo trabaja
para la revista de ajedrez ((Wiener
Schachzeitung», una de las publicaciones de
ajedrez más importantes del mundo en
aquellos tiempos, de l a cual se conviere en
redactor jefe en 1936. Este trabajo,
conjuntamente con su práctica de ajedrez
postal (en los torneos que organizaba esta
misma revista), resultó ser una excelente
escuela para su propia comprensión del juego.
La perormance de Eliskases entre 1928 y
1938 incluía 83 paridas, donde obtuvo mas
del 75% de puntos. Por ejemplo. finalizó
tercero en el Toreo Memorial Dr.Dyckhof de
1932, una especie de Campeonato del Mundo
no oficial para el ajedrez postal.
Jugó en 9 olimpiadas para 3 paises diferentes:
las tres primeras para Austria ( 1930, 1933 y
BIOGRFIA 9
1935), dos para Alemania (en 1937 y 1939:
Austria habla sido anexionada por Hitler) y
cuatro por Argentina, su país de adopción
(1952, 1958, 1960 y 196). Realizó un óptimo
score medio del 6,9 %. Obtiene la medalla
de oro en la Olimpíada de 1935, jugando por
Austra, en el tercer tablero (+12=6-1). En su
primera Olimpiada (Hamburgo, 1930) tuvo una
actuación destacada: con una puntuación de
73.3% (+8 =6 -1 ), contrbuyendo a la excelente
clasificación del equipo austríaco (fnalizaron
cuaros).
En 1932. se organizó un match a 10 paridas
entre el mejor jugador austriaco de ese
periodo, el GM Rudolf Spielmann, y el joven
jugador tirolés. Erich Eliskases venció en un
difícil encuentro, por un apretado +3 =5 -2
Llegarían otros dos encuentros entre ambos.
con el titulo ofcial de mejor jugador austriaco
en juego: en 1936 Eliskases ganó por el score
de +2 =7 -1. y en el match-revancha de 1937
(+2 =8 -0).
En 1937 Semmering, derrotó al cmpeón, el
joven de 21 años Paul Keres, y de forma
excepcional al excampeón del mundo Jase
Raul Capablanca.
Emanuel Lasker enfatizó la calidad y
profundidad de los análisis de Eliskases. En
1937 Alekhine lo elige cmo su analista en su
segundo match contra Euwe, el match­
revancha, en Rusia. Alekhine, satisfecho por
la recuperación del título mundial, regaló a su
joven analista una pitillera de oro.
Después siguieron los dos años más gloriosos
en la carrera de Eliskases, coincidiendo con
la anexión de Austria a la Alemania nazi: 1936
y 1939. De hecho compitió por este pals en
las Olimpíadas de 1937 y 1939 y ganó dos
veces el Campeonato Nacional de Alemania,
en Bad Oeynhausen .en 1936 y 1939.
En ellos intentó, con éxito, ser más agresivo:
logró la victoria en Noordwijk en 1938 ( +6 =3
-0). El fnal que entabló con Paul Keres dio la
vuelta al mundo. Y a este triunfo le siguieron
muchos éxitos: Eliskases ganó seis fueres
torneos, por un margen claro: Campeonato
Alemania en Bad Oeynhausen en 1938,
Krefeld 1938, Bad Oeynhausen 1939 (Camp.
Alemania), Bad Elster 1939, Bad Harzburg
1939 y el Vienna 'Werungsturnier' de 1939.
En 1939 gana claramente un match contra el
fuere jugador rso Efm Bogóljubov. por +6
=11 -3.
En ese momento es considerado como un
posible futuro campeón mundial, y asl lo
menciona Alekhine en un arículo antisemita
'Judíos y Ajedrez Ario' (1941), donde
argumenta en contra de un nuevo match contra
Capablanca, debido a la baja fora de éste.
Alekhine proponía allí un match entre los
j óvenes jugadores Keres y Eliskases,
alabando el estilo universal de Eliskases. en
cntraposición con el más atractivo de Keres.
Es posible que Alekhine intentara complacer
al régimen nazi, para que pudiera llevarse a
JO BIOGRFIA
cabo el match entre ambos. Los jugadores
judlos Botinnik, Fine, Reshevsky y quizá Flohr
pudi eron igualmente ser aclamados
candidatos con toda la razón.
Según el historiador Michael Ehn, Eliskases
era, en ese momento, apoyado por el GSB.
Para los alemanes Erich podía representar 'e/
estilo alemán de ajedrez de lucha'. A pesar de
su rápido ascenso entre la elite mundial.
siempre se le describió como una persona
educada, caballerosa y agradable, sin el
mínimo trazo de pedantería.
Entonces la historia interino y quemó las
ambiciones de Eliskases: durante la Olimpiada
de 1939 en Buenos Aires, dos austríacos
formaban pare del equip alemán - Eliskases
(en el primer tablero) y el capitán Alber Becker
- cuando estalló la Segunda Guerra Mundial.
Alemania ganó el toreo a pesar de solventar
numerosos obstáculos; algunos países
rechazaron jugar contra la 'Gran Alemania', y
esos encuentros debieron resolverse con
resultados de 2-2 sin disputarse. Muchos
jugadores, Eliskases y Becker entre ellos, no
pudieron o no volverlan a sus países, y eso
cortó de raíz la prometedora carrera de
nuestro protagonista, ya que los siguientes
años prevaleció en él la necesi dad de
sobrevivir en un nuevo escenario.
Los 5 jugadores de la selección alemana
permanecieron en Argentina. No pr estar en
desacuerdo con la polític de Hitler. El cpitán
austríaco del •Gran Equip Alemán•. Alber
Becker, había mostrado claramente su actitud
pro-nazi en 1938. A.D. de Grot. miembro del
equipo holandés en 1939, aseuraba que el
jugador alemán Micel era el únic miembro
de este equip no pro-nazi y pr ello mismo
era repudiado pr sus cmpañeros de equip.
Desde Argentina. Becker envi una cra en
la cual se excusb de la dsrc del euipo,
explicando que el regreso a Europa era
demasiado peligroso para los alemanes
mientras los ingleses cntlaran los mares.
Quizá eso era ciero. O quizá el pttismo de
los ajedrecistas no se corespndía con el
deseo de contribuir prsnalmnte al esfuerzo
de esa guerra. Eliskases tenia entonces 26
años en ese momento. una b ea para
ser carne de cñón.
Erich consiguió slir de et situa gracias
a exhibiciones de simulnas y a l disputa
de torneos. Unas pruebas documentales
demostrarían más adelante que el régimen
nazi habla preparado un mtc e 191 con
el Campeón del Mundo. pro debido a las
BIOGRAFIA 11
circunstancias, se abandonó la idea. Alekhine
no podla saber en 1941 que el periodo en el
cual Eliskases jugó contra los mejores del
mundo habla llegado a su fin. No era fácil ser
un ajedrecista profesional en Argentina
durante la guerra. Otros muchos fuertes
jugadores se quedaron alll tras la Olimpiada y
la vida ajedrecística internacional tuvo un
parón evidente. En 1941 , después del toreo
de Sao Paulo, «Eii)) se quedó en Brasil,
trabajando como profesor de bridge.
Amenazado de expulsión (dado que Brasil
había roto todos los contactos ofciales con
Alemania), consiguió escapar de ese destino
gracias a la ayuda de algunos afcionados de
ajedrez, que le contrataron como profesor de
forma regular. En 1951 fue invitado por un
grupo de ajedrecistas de la ciudad de Córdoba
para ejercer de entrenador allí. así que regresó
a Argentina y se estableció en esa ciudad,
donde conoció a una 'bonita chica', en sus
palabras, casándose a la postre con Maria
Esther Almeda el 17 de Mayo de 1954. Con
ella tuvo un hijo, Carlos Enrice. Se le concedió
el título de Gran Maestro en 1952, al igual que
Bogoljubow, cuyas actividades políticas para
el régimen nazi habían sido investigadas
durante algün tiempo.
Pero en su caso, ¿cuál fue la razón de la FIDE
«Toreo Mar del Plata 1947».
para su defenestración? Nunc se le acusó,
¿de forma que quizá habla sido olvidado?
Después de la guerra, la carera de Eliskases,
ya convertido en ciudadano argentino,
prosiguió, pero ya sólo seria considerado un
gran maestro 'noral'.
Jugó muchos torneos Sudamericanos, con
algunos éxitos, incluyendo su victoria en el
Zonal Sudamericano (Mar del Plata, 1951) y
concluyendo 10° en el Torneo lnterzonal de
Saltsjóbaden (Suecia), en 1952 (y de esta
forma pudo volver a Austria pr vez primera
desde la guerra). Pero el mejor éxito de este
periodo fue su victoria en Mar del Plata, en
1948 (+9 =B -0), por delante de jugadores de
clase mundial como Gedeon Stahlberg,
Miguel Najdor (otros dos jugadores europeos
que se quedaron en Buenos Aires en 1939) y
Laszlo Szabo. Por ejemplo, derrotó al gran
Najdor en sólo 24 jugadas.
En 1964 Eliskases todavía era lo
suficientemente fuere para jugar en el primer
tablero del equipo argentino, en la olimpiada
en Tel Aviv. Jugo bien: cinco ganadas y solo
dos derrotas en diecinueve paridas, contra
una fuere oposición. Pero ya habían pasado
sus años como jugador de la elite mundial. La
guerra quebró su carrera.
12 BIOGRAFIA
En 1976, reresó a su nativa Tirol cn su mujer
e hijo, intentando establecerse allí, pro después
de meio año la pareja debió volver a Cordoba;
los viejos vínculos habían quedado atrás, y
además su mujer sufría el rudo clima de los
Alpes. Sus últimos años -en los que debió
enfrentarse a una sera enferead y depresión­
los pas en Cordoba. Su herencia ajereístic.
consistente en extensos comentaros de sus
paridas, en cuya publicción se volcó en los
últimos años, fueron heredados pr un amigo
ajedrecista vienés.
¿Fue Eliskases una 'Víctima de la Segunda
SU ESTLO D J:
Era considera un e e e fnal. De
hecho, e � 197. d y ganó
a Capatan e l f t d l pa. a
pesar de l Ca � d cbno
en esta fas.
El consab l <i i en las
situaciones ms dict. dtndo su
tenaci y s j p. s frs.
Estilo uni. c e Ae, pero
no cierm e t •.
Guerra Mundial'? La varnt El e l D Francesa
BIORAFIA
fue introducida cntra Keres en 1 938. 1 . e eS 57:�c1 lh&t
2.d4 d5 3.ld2 c 4.exd5 1xd5 5.igf3 cxd4
6 . .c4 1d8 7.0-lc.
Keres-Eiiskases, NoordwiJk 1938
L L
i
13
Tablas. El rey blanco no puede escpar.
Una de sus partidas más famosas es l a
siguiente, en la que se salvó con tablas, al
borde del precipicio. Un famoso fi nal que
encontró un hueco en muchos libros.
La última jugada de las blancas fue 51 .d4.
Entonces siguió:
51 ... �xd41
Esto debió ser calculado cn mucha exactitud.
No hubiera sido bueno para el negro 51 . . . Aa5
52.d5 Axb5 53.d6 Ad5 y ahora no 5.a7 :as
55. d7 :xa7 56. d81 Axf7 57 . 1e8+ �f3
58.1xf+ �g2, sino 54.lxf2! Axd6 55.la2
ld8 56.a7 :as 57.la4 y las blancs ganan.
52.lx . 53.a7
Las blancas pudieron haber empezado su
crrera pr la promoión con el otro peón. En
el libro de torneo de Hans Kmoch se da la
siguiente variante: 53. b6 �c3 54.�d1 �d3
55.�e1 �e3!! (doble signo de exclamación)
56.b7 lh2 57.�1 �3 58.�g1 Ah8! ! 59.a7
Ag8+ 60.�1 lh8 61 .�e1 �e3 62.�d1 �d3
63. �c1 �c3 64. �b1 lh 1 + 65. �a2 lh2+
66.�a3 Ah1 67.�a4 �c4 68.�a5 �c5 y se
llega al empate. Una fantástica variante.
53 ..•:a2 5.b6 �c3 55.�b1 :a&l 56.b7 Ab&+
15
1.- EL VALOR DE LAS PIEZAS
La unidad mínima con que combatimos es el
peón. Tener un peón de más conduce por regla
general a la victoria. Excluidos, claro está,
aquellos casos en que se sacrifican para
conseguir cualquier tipo de compensación,
como por ejemplo: ventaja posicional, posición
de ataque o de presión. De esto resulta que
no debemos abandonar nunca un peón
livianamente, como acostumbra a hacer el
principiante; al contrario, debemos defenderlo
por todos los medios disponibles si no
queremos llegar a ua posición perdida.
Con una pieza de menos (distinguiéndose
ente peón y pieza y también ente pieza menor
-a y caballo- y pieza mayor -torre y dama-)
sin compensación suficiente, proseguir la
lucha -en la mayoría de los casos- es
completamente desesperado. Por eso las
partidas entre maestros, con toda razón, si
bien para desagrado y asombro del
principiante, suelen ser abandonadas.
El sacrficio de una pieza sólo está justificado
cuando se recupera luego una pieza del
enemigo o tres peones, manteniendo buena
posición. A veces sacrificar u pieza por dos
peones es sufi ciente, pero en este caso debe
conseguirse un ataque tan fuerte que
conduzca, por lo menos, a la ganancia de u
tercer peón. Es obvio que el sacrificio es
correcto si permite dar jaque mate al
adversario.
Un a vale lo mismo que u caballo, y cada
una de estas piezas tiene la fuerz de tres
peones. Las piezas mayores valen más: de 4
a 4,5 peones la torre y de 8 a 9 la dama. La
diferencia de valor entre una torre y una pieza
menor equivale, por lo tanto, a un peón o un
poco más. Quien cambia u torre por un a
o un caballo efectúa un sacrificio de valor, que
se denomina «sacrifcio de calidad». La dama,
que vale tanto como dos torres, representa el
máximo poder en el tablero de ajedrez. Hasta
los niños saben que con su pérdida todo está
terminado. SI continuamos la lucha en esas
condiciones solamente podemos esperar que
el adversario... ¡nos haga el mismo favor de
perderla!
Es interesante destacar el hecho de que un
aficionado admire profundamente un sacrifcio
de dama, aunque no aprecie en su justa
medida los demás sacrificios. No toma en
cuenta que cualquier sacrificio que no sea
correcto va a tener el mismo irremediable
efecto de perder la partida.
¿Cómo debe proceder el principiante para
ganar con una pieza de más? Tiene que
adquirir, primero, una rápida visión de las
casil las accesi bles y de los pel igros
inmediatos, para no colocar sus piezas donde
pueden ser capturadas. Esto se consigue con
la práctica del juego y, sobre todo, estudiando
partidas de maestros. S i el estudioso sigue
atentamente los comentarios que encontrará
en este libro su visión se tomará cada vez
más rápida y segura, y con el tiempo
desaparecerán las dificultades.
Tener ya esta visión le permitirá ver las
amenazas directas y pensar cómo evitarlas.
Entonces ya estará en condiciones de seguir
el consejo: cambiar las piezas. El cambio es
el medio más simple y mejor para hacer valer
u ventaja material. Por cambio se entiende
la reducción igual de fuerzas por ambas
partes. Tratará, pues, de capturar un a o un
caballo si no le costase más que una de estas
piezas. Para este f tendrá que colocar sus
piezas en lugares donde puedan amenazar
la piezas enemigas. También* debe estar
dispuesto a cambiar una torre por u de igual
valor del rival y, sobretodo, debe aspirar a
cambiar las damas, porque teniendo ventaja
material puede perfectamente pasar sin esa
pieza, ya que con la simplificación se aproxima
a la victoria sin tener que forzra por medio
16 1.- EL VALOR D L P
de un ataque.
Muchos jugadores afran que es pco gentil
pri var a su adversari o de sus fuerzas,
cambiando piezas. Hagamos oldos sordos.
¿Por qué quedamos siempre amenazados por
piezas rival� bien colocadas si podemos
cambiarlas?
Las si gui entes parti das son para
familiarzamos con el tema.
Anderaen, A· Paulsn, L
Lelpzlg, 1877
[AOO]
1 .a3 d5 2.e3 c5 3 • .b5+ .d7 4 . .xd7+ lxd7
5.lf3 � 6.c e6 7.cxd5 exd5 B.o .d6
9.lc3 o 10.�e2 :ca 11 .�•1 .ba 12.f4
�b1 3.b3 d14.-c2 le8 1 5.lf3 h6 16.ld3
c4 17. bxc4 lxc4 18.h3 dxe3 19.dxe3lg4
20.ltl 21 .�x �+ 22.�1
Con respecto al desarollo de la parida hasta
la posición del di agrama. podrla habl ar
mucho, pero no es oporuno perdernos en
esos detalles. Sólo diremos que l as negras
estn bastante mejor: toas sus piezas están
colocadas efi cazmente, ti enen mej or
estrctura de peones y, fnalmente, su rey no
está amenazado. Sus peones son mejores
porque no están debi l itados como los del
adversario, que tiene el peón «a» débil y el
«e» retrasado. Todas estas ventajas serán
anula p e � gve error . . .
2 ...• xh
No deja de s u c p el afcionado
el hecho de qu l m 2 o c, a veces,
en errores tn gr a é.
23.lh3 1xh3
No hay nada mejor. De ah en adelante
Paul sen l uchará contra una enorme
suprordad materal y, p e, l suere de
l a parti da está echada. Ahora l a mejor
colocción de las piezas ners n signifc
nada porque nunca podrá compensar una
pérdida tan grande.
24.gxh3 b 25.la2 .d6 26.� .c 27.lc21
El cballo nero se muestra muy amenazante
en c y pr es deb ser desalojado de alll.
Las negras no pueden impedir esto porque
tomando el peón rey sólo aumentarlan la
ventja mateal de las blancs.
27. •xc4?? seria un grave eror ya que se
reestablecerla la i gual dad materi al tras:
27 . . . be3+ 28.be3 :c, teniendo en cuent
que all y cballo vale lo mismo que torre y
dos peones (caballo = 3 peones; alfil = 3
pnes; torre = 4 a 4,5 penes).
27 ... l6
Si 27. . .�xe3 28. lxc5; O bi en 27 . . . .xe3+
28 . .xe3 :e3 29 .• xe3lxe3 3.c+ �h7
31 .�xe3.
28.lg31
Este cabal l o quita a su antonista l as
imporntes csills d ..e y 1.
28 .•• le7 29.ed3
Con este � . -- amenazan
30.:c : 31 ...e : ds piezas
menore p a .  ... lbién da un
rsl f 57 B ..n puede tomar
el alfl d c1 p ¡ • I  de e 7 está
16 1.- EL VALOR D L P
de un ataque.
Muchos jugadores afran que es pco gentil
pri var a su adversari o de sus fuerzas,
cambiando piezas. Hagamos oldos sordos.
¿Por qué quedamos siempre amenazados por
piezas rival� bien colocadas si podemos
cambiarlas?
Las si gui entes parti das son para
familiarzamos con el tema.
Anderaen, A· Paulsn, L
Lelpzlg, 1877
[AOO]
1 .a3 d5 2.e3 c5 3 • .b5+ .d7 4 . .xd7+ lxd7
5.lf3 � 6.c e6 7.cxd5 exd5 B.o .d6
9.lc3 o 10.�e2 :ca 11 .�•1 .ba 12.f4
�b1 3.b3 d14.-c2 le8 1 5.lf3 h6 16.ld3
c4 17. bxc4 lxc4 18.h3 dxe3 19.dxe3lg4
20.ltl 21 .�x �+ 22.�1
Con respecto al desarollo de la parida hasta
la posición del di agrama. podrla habl ar
mucho, pero no es oporuno perdernos en
esos detalles. Sólo diremos que l as negras
estn bastante mejor: toas sus piezas están
colocadas efi cazmente, ti enen mej or
estrctura de peones y, fnalmente, su rey no
está amenazado. Sus peones son mejores
porque no están debi l itados como los del
adversario, que tiene el peón «a» débil y el
«e» retrasado. Todas estas ventajas serán
anula p e � gve error . . .
2 ...• xh
No deja de s u c p el afcionado
el hecho de qu l m 2 o c, a veces,
en errores tn gr a é.
23.lh3 1xh3
No hay nada mejor. De ah en adelante
Paul sen l uchará contra una enorme
suprordad materal y, p e, l suere de
l a parti da está echada. Ahora l a mejor
colocción de las piezas ners n signifc
nada porque nunca podrá compensar una
pérdida tan grande.
24.gxh3 b 25.la2 .d6 26.� .c 27.lc21
El cballo nero se muestra muy amenazante
en c y pr es deb ser desalojado de alll.
Las negras no pueden impedir esto porque
tomando el peón rey sólo aumentarlan la
ventja mateal de las blancs.
27. •xc4?? seria un grave eror ya que se
reestablecerla la i gual dad materi al tras:
27 . . . be3+ 28.be3 :c, teniendo en cuent
que all y cballo vale lo mismo que torre y
dos peones (caballo = 3 peones; alfil = 3
pnes; torre = 4 a 4,5 penes).
27 ... l6
Si 27. . .�xe3 28. lxc5; O bi en 27 . . . .xe3+
28 . .xe3 :e3 29 .• xe3lxe3 3.c+ �h7
31 .�xe3.
28.lg31
Este cabal l o quita a su antonista l as
imporntes csills d ..e y 1.
28 .•• le7 29.ed3
Con este � . -- amenazan
30.:c : 31 ...e : ds piezas
menore p a .  ... lbién da un
rsl f 57 B ..n puede tomar
el alfl d c1 p ¡ • I  de e 7 está
1.- EL VALOR DE LS PIES 17
amenazada. Tambi én el bl anco puede
entregar l a dama con 30. Wxd6 ya que
después de 30 . . .
.
d6 31 .lxc+ �h7 32.�f5
se producirla una gran si mpl ificación que
redundarla en benefcio del blanco.
29 .•• :ec7
30.�
Levantando l a cl avada del peón «e» y
crando de ralz la amenaza 30 . . . .xe3+.
30 ... b5 31.�f51 ll
Desgraciadamente las negras tienen que
seguir cmbiando piezas, ya que el caballo
de f5 oupa una psición muy fuere.
Si 31 . . . � 32. lg2+-.
32. •x a5 33 . .b2 b 3.ab ab 35.-c
Lo más simple. En cso de 35.lg2 f1 (35 . . . -f
36. ef+-) 36. "x .f8. El blanco sigue con
ventaja deisiva, pro el negro detuvo el mate.
35 ... g6
35 . . . .xd4 36. •xc8+! El cambio de la dama
pr las dos tores no slo es admisible sino
que en muchos casos es conveni ente.
36 . . . :xca 37.lxc+ �h7 38.exd+-.
Natural mente Anderssen prefiere ganar
37Jbc5.
Las blancs hacen esta jugada con la sana
curiosidad de saber qué responderán l as
negras. Tal vez deseasen continuar el fnal
después de 37 . . . lb8, aunque la ventaja es
tan grande que también puede pritire esto.
36 ... b3
Si 36 . . . .xd4 37. :xc7 :xc7 38. "d8+ �h7
39. "xc7+-.
37."xb3
Las negras abandonan. No queda más que
segui r cambi ando piezas, por l o cual l a
supra blan es cda vez más nltda. Si
la prda ctnuas las blancs debrlan tener
en cnsier l siguintes objetvos:
1) Captura de las últimas piezas enemigas.
2) Preparación de un ataque de mate,
ayudándos cn l pnes y hast el p
rey.
3) Marca de uno de l pnes hst la ova
fla para cronar dama.
Las negras no pueden oponerse a l a
realización de estos objetivos.
El negro esperaba la jugada 37. lxc5 para
tratar de continuar el fnal con . . . 37 .. . :xc
38 . .xc5 b2 39.�7 lxc 40.Wxb2, aunque la
supriordad material sigue siendo decisiva.
[1 :O]
Andereen, A- Von Der Lasa, H
Bresleau, 18
[C37]
1 .8 e5 2.f4
material y no perdero con . . . 36."xc5 :xc5 El sacrifcio de un peón al comienzo mismo
18 1.- EL VALOR DE LS PIES
del juego tiene pr objetivo obtener un rápido
desarrollo o la formación de un centro de
pones (e- d4).
2 ... exf4 3.�f3 g5
Las negras apyan el pón de ventaja. Pero
este avance debilit la psición de su rey. Por
eso, el blanco csi siempre lora un ataque
peligroso en esta variante.
4 • .c4 g4
Este nuevo avance conduce a grandes
complicaciones.
5.0
El sacrfcio de pieza no es forado, ya que se
puee jugar tmbién 5.�5 �4+ 6.�1 cn
psibilidades de atque. Esta línea de juego
s denomina Gambito Muzio.
5 ... gx3 6 •• x .f1 7.85
Sacrificio de peón para abri r la col umna
central .
7 .... xe5 8.d3 .h& 9 . .d2 le7 1 0.lc3 e&
1 1 .lae1 'c5+ 1 2. �h1 d5 1 3.1h5 •d&
14 . .xd5
No es nuestro objetivo analizar est aprura
para ver si es jugable. Lo que nos interesa es
que las blancs tienen una pieza de menos.
De acuerdo a l o anteriormente expl icado
debrlan prder si no obtienen compnsación
sufi ci ente. La úni ca ventaja del bl anco
consiste en que adelantan a su opnente en
el desrollo de las piezas. Si prdiesen es
ventaja sus perspectivas no serán buenas.
Andersen lo sb y pr eso prefere entregar
ota pieza, antes que la retrada pasiva 14 . .b3,
con l o cual perderla un tiempo. Vemos
entonces que el segundo sacrifcio es una
consecuencia del prmero.
14 ... cxd5
15.tld5?
Muy natural, pro erado.
En una parida en consulta se encontró el
cmino creo pr el blanc: 1 5.lb5! 1
16 . .b lbc 1 7 .l6+ �d7 1 8 . .a3! ! .g7
19 . • g4+ �c7 20 .• xf4 .es 21 .:e5 �xe5
22 .• xe5 �6 23.eg3 (ms simple y, por lo·
tanto mejor es 23.�5+) 23 . . .• c 24. lc4+
�d8 25.1g5+ �7 2.�5 .e 27.:7+ �b8
28.lf6 exe5 29. •xe5+ lxeS 30 . .d6#
Sami sch, Lotgge y Warnecke - Gunther,
Schutr Wahnsafe y Dr St Hannover
1926. Un mate de all qu rar ves se ve.
15 ... lb6 16.e7+7
Este es el error pri nci pal . Las bl ancas
sacrfcn en demasía. En l próxima fase de
la parida l as negras ti enen por objetivo
cnverir la ventja mtel, l cl realizan
de manera ejempar.
16 . .c3! hubra mnte l piblidades
de ataque.
16 ... txe7 17 .e1 0
¡Quien es ric no db mtr avaro! El
cntascc e, d h, mus vecs
el mejor mo de repr un ataqu.
Si 1 7 . . . .e? 18.lxe! exe 19.&7+ �d7
20. lxe fe 21 .exh6+-.
18.tl e7+ �h8 19.l5 egl
1.- EL VALOR DE LS PIES 19
Con toa razón las negras propnen el cmbio
de damas. Las blancs, con tore de menos,
no pueen acptar el cnvie y debn retirare,
disminuyendo notablemente la fera de su
ataque.
20.�4 .e& 21 . .c3+ .g7
Las negras cmpletaron la movilización de sus
feras y ni siquiera las mejores jugadas del
blanc pueden torcer el destino de la lucha.
Otras varantes son:
A) 22 .g4-+
8) 22 . .xg7+ 1bg7 23.lf :ga! Para lorar
un decisivo cntrataque. Esto es esencial, ya
que de cara al fnal , poco impora que la
ventja sea de una tore o de un alfl. En los
dos csos es más que sufcente para ganar.
22 ... :ac8
Con la amenaza 23 . . . :xc3 y 24 . . . 1hf6
ganando.
23.lxh7 •xh7 24 • .xg7+ �xg7 25 .• xf4 •ts
28 .• g3+ .. g4 27 .• 85 f1
El negr scrfc su alfl para acbar cn las
últimas esperanzas del blanc.
2a .• xe •xe 29.lxe6 :cea 30. :Xea :ea
31.h3 :e2 liquidando, sin contemplaciones,
los peones del ala dama.
28 .. . :xc2
Abandonando cn toa raón, ya que el atque
es deci si vo. En caso de 29. lg1 :ea es
deisivo. Por ejemplo: 30. h3 •g5! 31 .a3 .d5!
32 .• d7+ �h6 33 .• xea .xg2+ 3.�h2 •f4++.
[0: 1]
Andersen, A - Mayet K
Berln, 1851
[C52]
1 .8 eS 2.lf3 lc8 3 . .c .es 4.b
De nuevo un sacrifcio de peón en la aprura.
Como en la parti da anteri or, se qui ere
conseguir ventaja en desarrollo y un fuere
centro de peones. Tal es aperturas se
denominan «gambitos•. designación tomada
del idioma italiano y que hace referencia a
una entrega a cmbio de algo. En esta parida
se plantea el Gambito Evans, asl denominado
porque fue jugado, alrededor de 1 80, pr un
marno inglés de ese nombre. En los tiemps
en que sól o se pensaba en dar mate
rápidamente al rey contraro, estos gambitos
eran de uso corri ente. Hoy en dla su
popul ari dad no es grande porque. en su
mayorla, son cnsiderados incorectos.
4 ... .xb 5.c3 .a5 6.d exd4 7 .o d3
Constituye una pérdida de �empo. Veamos
otras posibilidades:
A) 7 . . . dxc3 a .• b3 et 9.e5 con poderoso
ataque.
8) 7 . . . d6! es l o mejor, aunque el bl anco
foraba un buen cntro de pnes.
8.lg5 lh6 9.e5 lxe5?
20 1.- EL VALOR DE LS PIES
Se pierde un caballo.
10.:e11e7 11 .f4.b+ 12.�h1 lhg4 13)h3
d6 14 • .xd3 0 15.fe5
Generalmente cnviene dilatar la cptura de
la pieza clavada, pero en este cso las negras
amenaaban liberare con 1 5 . . . lxd3 16 . .xe7
ldf2+ recuprando la dama gracias al jaque
doble de cballo.
15 ... lxe5
Andessen tiene un cballo por tres pones.
En el cambio de una pieza pr pones se debe
tener en consi deraci ón que l os peones
alcanzan su verdadero valor en posiciones
si mpl ificadas; en el medi o j uego, donde
existen muchas piezas, su imporancia es
relativa. En esto se funda la estrategia de
ambos combatientes. El blanco se esfuera
por cnseguir la ventaja en el medio juego -
conserando piezas- y el negro busc pasar
a un fnal, protegiendo prmero su rey.
16.lf4 e& 17.ld2 g5?
Mayet hace todo l o opuesto. Este avance
reduce considerablemente las posibilidades
defensivas.
18.'h5 f5?
Otro debilitamiento en este cso irreparable.
Era mejor 18 . . . f.
1 9 • .c4+
Aceptar el ofrecimiento era exponerse a un
ataque aniquilador tras 19 ... d5 20.lxd5 cxd5
21 .-xdS+ �h8 22.lf3 .c7 23 . .xg5 1g7
(23 ... 1d6 24.:e5; 23 . . . 'd7 24. lle5 1xd5
25.lg6+; 23 ... 1e8 24.1xe8 :e8 25 . .f6)
24 . .h6.
Por otro lado, si 19 . . . �h8? 20.lg6++-.
20.lf3 h6
La corrección del sacrfcio puede verse en la
si guiente variante: 20 . . . gxf4 21 . .xf4 ic7
22. lxe5 dxe5 23 . .xe5! 1f6 (23 .. . .xe5
24. 1h6+ �h8 25 . .xe5+ 'xe5 26. 1xf8)
24 . .ae1 +-.
21 .lxe5 1f
La situación es i nsosteni bl e. En caso de
21 . . . gxf4 22. 1g6+ �h8 23. 1xh6+ 1h7
24.lg6.
22.lg41 fg4 23 • .e7+
El blanco da mate en tres jugadas si el negro
toma la torre, como en la variante indicda en
la jugada 21 .
[1 :0]
Morhy, P - Seguin
Para, 1858
[C41]
1 .8 e5 2.lf3 d6 3.d exd 4.lxdlf 5.lc3
.e7 6.id3 0 7.f4 c5 8.lf3 lc& 9.0 .g
10 . .e3 a6 11 .a4 h6 12.h3 .1 3.'x3 lb
14.:ad1 'c7 15.b3 lxd3 16.cxd3 .feB 17 .d
'c6 18.dxc5 dxc5 19.e5 1x3 20.l lh7
21 . .d7 .abB 22. ld5 .fB 23 • .f2 .bdB
24.tb6 :d7 25.lxd7 :c 2&.:c
Gracias a su profunda estrategia el maestro
cnsiguió ganar un pn, lo cual es sufciente
1.- EL VALOR DE LS PIEZS
s s cntinúa corectamente la parida.
26 . . . 1c7 27 . lxta lxta 2a. :xc5 :xc5
2 . .xc5 le6 30 . .e3 g6 31 .g4 lda 32.�
�� 33.�e2 b5 3.axb5 axb5 35.�d3 �a
3..c �.a 37 .�8 �d7 3. �dslda 39.tsl
Naturalmente las blancas están más fueres
e el fanc en donde psen ventaja material.
Por esa razón debn organizar el ataque en
ese sector del tablero. La marcha de los
pnes de ese fanc hará retroeder al rey
eemigo y tomará psible el avance del rey
propio. Poco a poco las negras quedarán
araladas e incpaces de defenderse.
39 . . . gxf5 40.gxf5 h5 41 . .b6 lb7 42.e6+
fe6+ 4.fe6+ �e7 4.�c&lda+
[4 . . . l6 45 . .c+-]
45. -xda+l �xda 4.�d6 �ea 47.e7
El nero debe aparar su rey de la csilla de
cronación: 47 . . . h4 48.b �. a lo que sigue
49 �d7 y el peón s transformará en dama.
[1 :0]
21
22
2.- EL DESARROLLO
Conocido el valor de las diferentes piezas
surge la cuestión de cómo emplearlas con
mejor provecho. Sobre esto, la teorla del
desarollo esclarece algunos puntos que son
de mucho valor para el prncipiante.
Por desarrollo se entiende, en un sentido
amplio, las evoluciones que se proucn en
el transcurs de una parida.
En un sentido estrcto, la movilización de las
pi ezas desde su posi ci ón i ni ci al . Este
desarrollo debe ser realizado cn métoo, de
moo que cda jugada pnga en juego una
pieza. No procediendo de esta manera se da
al adveraro tiemps valiosos, que le priten
adelantarse en el desarrol l o, poniendo en
j uego un mayor número de pi ezas. Esto
constituye una ventja cnsiderable, cuando
no decisiva.
A respecto del desarrollo, el prncipiante debe
obserar las siguientes reglas elementles:
1 .- I nicie la parda con el avanc de cualquiera
de los dos peones centrales dos pasos (e4 -
d4), abrendo así cmino para la dama y uno
de los dos alfles.
2.- Enseguida avance el segundo pón central,
con el fn de dejar libre slida al otro alfl.
3.- Ante la duda entre el desarrollo de un
cballo y un alfl, juegue prmero el cballo,
prque los alfles, al cntraro que los cballos,
ya actúan desde su psición prmitiva, una vez
avanzados los citados peones.
4.- Por medio del enroque el rey debe ser
puesto en seguridad lo más pronto psible.
5.- Desaróllese la torre, clondola en una
clumna abier o semiabiera.
6.- La dama no debe ser jugada en busc de
aventuras en el cmienzo de la parida, prque
en virud de su alto valor, quedará fácilmente
expuesta a ataques enemigos.
7.- Los peones laterales siren para proteer
el rey o para usarl os posteri ormente;
constituyen, en ciero moo. tropas de resera
que al prncipio deben ser reseradas.
Conviene obserar que estas reglas valen
para posiciones abieras. Se entiende por
"posición abiera" cuando existen columnas
abieras, esto es, columnas sin peones; y
"psición semiabier• cuando hay clumnas
semiabieras, esto es, clumnas cn peón o
peones de cualquiera de los jugadores.
Columnas
En el diagrama, las clumnas «b» y «e» son
semiabieras. Las «C» y «d» abieras y las
demás cerradas.
En «psiciones crradas• pemos movilizar
las piezas con mucha más lentitud, a psar de
dar asl tiempo al adversaro para adelantar el
desarrollo. Y es por eso condición esencial
que la posición se mantenga cerrada mien­
tras no terinemos el desarollo. porque una
vez abiero el juego tendrá ventaja el jugador
con mayor número de piezas movilizadas.
2.- EL DESARROLLO
23
Completado el desarollo de ambas pares, la
primera fase de la parida de ajedrez , •1a apr­
tura•, esté concluida; cmienza entonces el
movimiento de las piezas de acuerdo con las
paricularidades de la posición, sea para el
ataque, sea para la defensa. Esta nueva fase
se denomina •medio juego•. Reucido el nú­
mero de piezas de ambas pares, hasta el
punto donde coronar un peón es fundamen­
tal, se inicia la tercera tace de la parida: •el
fnal•.
Generalmente legamos al final después de
que han sido cmbiadas las damas o més de
tres piezas.
Especialmente en el meio juego y en el fnal
seguimos planes determinados, que se ba­
san en la existencia de puntos débiles en la
psición enemiga o en la propia. Tratndose
de debilidades enemigas, pasamos al ataque;
en caso contrario, nos debemos defender.
Las paridas siguientes nos mostrarén cómo
se aprovecha un descuido en el desarrollo
del adverario, cuando la psición es abiera.
Morhy, P - D Rlere, J
Para, 1863
[C51]
1.8 e5 2 . .fl 3 •.c .es 4.b .xb 5.c3
.c5 6.0 d6 7.d4 exd4 8.cxd4 .b6 9 . .c3
. f?
Esta jugada viola la regla elemental de no
pner la dama en juego prematuramente.
10 . .d5 1g6 11 . .f4 . f
La dama no tenia otra jugada, cmo podemos
ver en las varantes siguientes:
A) 1 1 . . . 'g4 1 2 . .e6! .xe6 1 3.h3+-
B) 1 1 . . . 1h6 1 2 . .e6 . g6 (12 . . . 1f 13 . .g5;
12 . .. 1h5 13.lxg7+) 1 3 . .h4 •xe4 1 4 . .e1
1xh4 15 . .g5+- En toos l os csos el blanco
ganó la dama.
12.e5 dxe5 1 3.dxe5 •fs 14.e6 f
Después de esta jugada el peón de e6 es una
verdadera «pi edra» en el zapato· de las
negras. Pero si hubiesen tomado el peón
estarlan expuestas a un violento atque.
( 1 4 . . .fxe6 1 5 . .xe6 .xe6 1 6 . .xe6 •xe6
1 7 . .e1 +-J
También otras casillas para la dama tienen
sus incnvenientes:
A) 1 5 . . .• g5 16 . .fg6+-.
B) 1 5 . . .• a5 1 6 . .d2.
C) 1 5 . . .• e5 16 . .b1 Con idea de .b5.
16 . .e3

Morhy entrega el alfl de c para desviar la
dama y dar jaque en h5.
Si 16 . . . • xc4 1 7 . . h5+. La corrección del
sacrfcio queda demorada en las siguientes
variantes:
A) 1 7 . . . g6 1 8 . .hxg6 hxg6 19.1xg6+, y ahora:
A1 ) 1 9 . . .�d8 20 . .ad 1 + .d4 21 .1g7 eS
(21 . . . .xe6 22 . .xd4 .xd4 23 . .xd4+ •xd4
14 2.- EL DESARROLLO
24.lxe6++-) 22 . .xd4 cxd4 23. 'f8+ �c7
24.lc1 +-.
A2) 19 . . . �e7 20.'g7+ �d6 21 .lfd1 + �e5
(21 ... ld4 22 . .xd4 .xd4 23.lac1+-) 22.'xh8
.xe3:
A1 ) 22 . . . le7 23.'h5+ �e (23 ... f5 24. 'hB+
�e4 25 . .xb6 axb6 26.le1+ �xf4 27.'h4)
24 . .xb6 axb6 25.le1 + �d4 26.lad1 + �c3
27. lc1 ++-.
A2) 22 . . . .xe6 23.lg6+ �e 24 ... h4+ �5
25.'h5+ �e 26.'f3; 23.fe3 lge7 24 . .ac1 !
'a4 (24 . . . •b5 25. 'h5+ f5 26. •hB+ �e4
27.ld4+ �xe3 28.le1++- •e2 29.lxe2)
25. 'h5+ �e4 26.'f3+ �f5 27.lc5+ leS
28. lh5++-.
B) 1 7 . . . �d8 1 8. lad 1 + ld4 1 9 . ..f7 le7
20 . .xd4 .xd4 21 . lf5 lxf5 22. e7+ lxe7
23.'xc4+-.
Las variantes anterormente indicdas tal vez
quiten al lector las ganas de cntinuar con el
estudio del ajedrez. ¿Es necesario hacer
clculos tan exensos para llear a ser un buen
jugador? De hecho, no es asl . Ni siquiera un
maestro calcula toas las cmplicaciones que
pueden resultar de una jugada. Le basta cn
ver las jugadas principales, y para el resto
confla en su intuición y experencia.
No obstante, presentamos un anál isis tan
cmpleto, por las siguientes razones:
1) Un estudiante, cn una visión toavla poo
desarollada, es incpaz de formar un juicio
claro sobre las posibilidades de ataque y
defensa.
2) Encntrará en estos análisis un rc cmp
para desarrollar su fuera cmbinatoria.
1 7.lf3 'aS 1 8 . .xb6 'xb6 1 9.ldS 'aS
20.�d21
Morhy desea desviar la dama enemiga del
punto c7, y con ese fn lleva el otro cballo al
ala de dama.
20 ... ld4 21 .lb3 lxb3 22.axb3 'cS
Geza Marozi, al cmentr esta parida en su
libro sobre el héroe amercno Paul Morphy,
dic cn todo aciero:
«D 22 jugadas, 10 con la dama. ¡En verdad
esta partida es una adverencia para las
generciones futurs!•.
23.fS+ �d8 24.lad1
[1 :0]
Lnga, M - Lampr, H
Berln, 1 93
[C5]
1 .8 eS 2.lf3 lc& 3 . .c4 .es 4.c3 lf S.d4
exd 6.cxd .b+ 7 .lc3 lxe4 8.0
8 .•• lxc3
La principal continuación en esta aperura es:
8 . . . .xc3! 9. d5! (9. bxc3 d5! y las blancas
quedan sin compensación suficiente por el
peón sacrifcdo) 9 . . . .f 10.le1 le7 11 .lxe4
d6 12 . .g5 .lxgS 1 3.lxg5 0-0?! (13 . . . h6!?
parece rechazar el ataque) 1 4. lxh7 �xh7
1 5.�5+ �g8 16.lh4 f5 17 . .e2 le8 1 8.le1
�fB 19 . .b5 c6 20.le6 cxb5 21 .lf6+ gxf6
22.�6+ � 23 ... h7+ �8 24.�6+ cn jaque
pertuo (Atque Mollar, en la aprura Giuo
Piano).
2.- EL DESARROLLO
25
9.bxc3 ie7?
El valor estratégico de una retirada es siempre
dudoso. Examinemos si aqul era forzada:
A) 9 ... ixc3? seria fatal, a cusa de 1 0.ia3!, y
ahora:
A1 ) 1 0 . . . d6 1 1 .lc1 .a5 1 2.1a4 a6 1 3 . .d5
ib6 1 4. lxc6 id7 1 5.le1+ �f8 1 6.lxd6! !
ixa4 (16 . . . cxd6 1 7 . .xd6+ �gB 18.i.x+ �x
19. le5++-) 1 7. lxd8#.
A2) 1 0 . . . d5 1 1 . ib5 ixa1 1 2. le1 + ie6
1 3 .• a4+-.
B) 9 . . . d5! Esta jugada desarolla y al mismo
tiempo es un contraataque. 1 O. cxb4 dxc4
11 .le1+ le7 1 2.We2 .e 13 . .g5 1d51. Esto
demuestra que 9 . . . .e7 no solamente no es
forada, sino que es una mala jugada.
10.d5 la5 11.d6 ixd&
Contar los tiemps es imporante para evaluar
una psición, dado que nos indic el estado
de desarrollo de un jugador en relación a su
adverario. Contamos cmo tiempo toas las
piezas desarrolladas, los peones centrales
jugados y el enroque, sin tener en cuenta
cuantas jugadas ha realizado cada pieza.
Calculemos ahora el grado de desarollo en
la posi ci ón presente: l as bl ancas ti enen
jugados l os dos peones centrales; el alfl de
rey y el cballo de rey, y el enroue, lo que da
un total de 5 tiemps. No contamos el Caballo
dama, porque la pieza que ya no está no se
cuenta. Las negras sólo desarollaron el pn
central y el cballo dama: en total dos tiempos.
El alfl rey no puede considerarse desarollado
porque tiene que ser jugado de nuevo, dado
que en d6 impide el avance del peón central.
Resulta pues que las blancas llevan tres
tiemps de ventaja, lo que muchas veces es
suficiente para tener un ataque ganador.
Decimos que 11 . . . cxd6 hubiera sido mejor,
resultado al que también lleamo contando
los tiempos, ya que en este cso las blancs
tendrlan dos tiempos de ventja en lugar de
tres.
Si 1 1 . . . cxd6 ( 1 1 . . . lxc4? 1 2. dxe7 �xe7
1 3 . . e2++-) l as bl ancas hubiesen podi do
bl oquear la posici ón de l as negras con
1 2. id5.
12.le1+ ie7
Con 1 2 . . . �f8 perderlan la posi bi l idad del
enroque. Este es de suma imprancia, ya que
no solamente protege la posición del rey,
como ya sabmos, sino que también pone la
tore en jueo. Por est raón el enroue nunc
debe faltar en un desarrollo natural . Si un
jugador lo pierde, la mayorla de los casos
corre el riesgo de perder la parti da. La
presente picón e un ejemplo: 1 3 . .x �x
14.Wd5+ � (14 . . . �g6 15. i.g5Wg8 16.lh4+
�h5 1 7 .• f g6 18. g4) 1 5 . .g5.
1 3.ig5 f 14 . .x1
Este bonito sacrfcio y el siguiente defnen la
parida.
14 ... gx1S.leS
Las negras no pueden tomar el cballo porque
recibirlan mate con 16.1h5+.
15 .. . h5 1 6. Wd3 lh&
En caso de 16 . . . �f8 1 7.lf seria decisivo:
1 7 . . . 1e8 1 8.lxh8+-.
17.1d5
El movi mi ento de la dama en forma
26 2.· EL DESARROLLO
escalonada (d1 -d3-d5) tuvo por fi nal idad
anular la defensa del punto f pr meio de
:t.
17 ..• :h7 18 .. g8+ .f 1¶.lg6+ :a7 20 • .f1
[1 :0]
Rhoe, A - Pot, E
Cor. Schlldberg - Kotbua
[C31]
1.8 eS 2.f4 d5 3.lf dxe 4.lxe5 .d& 5.lc3
lf & . .c4 0 7 .• e2 lbd7 8.lxe4 .xe5
9.fxe5 lxe5 10 . .b3 .g4 11 .lxf6+ •xf&
12 .. f
Evidentemente las blancs jugaron muy mal
la aperura. Si contamos los tiempos por el
método expuesto en la partida anterior,
verifcmos que sólo tiene 3, cntra 6 de las
neras. Como la ventaja de la salida tmbién
debe contarse como un tiempo, perdieron
entoncs 4 tiempos.
12 ..• lf3+
Qui en tiene una ventaja considerable de
desarollo csi siempre puede echar mano de
sacrfcios o combinaciones elegantes, que en
poco ti empo destrozan l a posi ci ón del
adversario. La presente y l a anteror parida
nos enseña esto.
1 3.gx3
Aceptar el sacrificio permite un magnifico
ataque de mate, pero rehusarlo tampoco
salvaba la prida. Veamos:
A) 1 3.�d1 lxh2+ 14.�e1 :ae8+-+.
B) 1 3.�e2 :fe8+ 14.�d3 :ad8+-+.
C) 1 3.�1 :ae8 14.gx3 .h3+-+.
1 3 ... .ae8+ 14.�1
Cuando el rey empieza a peregri nar,
generalmente la situación es desesperada. Es
éste su destino cuando se encuentra prvado
de su enroue y de la proteción de una crina
de pones.
14 ... .h3+ 15.�g1 . g6+ 16 .. g3 h&+
16 . . . :e1 + también ganaba, pro el nero ya
tiene en mente el jaque mate.
17 .d4 •xd+ 18 . .e3
Para que pr lo menos entre en acción una de
sus tores.
[ 18.-f2 :e1#]
18 •. . .xe3 19 .. f
Uni ca manera de postergar el mate. Si
1 9.-xhJ :e2+ 20.�1 -f.
19 ... :fe8 20.:11 :e1 1 21 . .c4
(21 .-xd4 :.f1#]
21 .. . l1+ 22 . .x1 :e1 23.-xc .1
Magnifc remate.
[1
:0]
27
3.- LAS DEBILIDADES DE PEONES
Las debi l i dades son puntos o piezas que
permanente o transitoriamente necesitan
protección.
Se habla de «debilidades transitoras• cuando
nos referimos a la mala disposición de piezas,
y «debi l i dades permanentes• cuando l o
hacemos en base a l a mala ubicación de
peones.
Las pri meras deben ser atacadas
inmediatamente, prque si dejamos tiemp a
al adversario éste tendrá oporunidad de llevar
sus piezas a casillas mejores. Con los peones
esto no es tan fácil , prque cuesta bastante
modifcr su posición. Por eso, las debilidades
permanentes pueden ser asedi adas.
escoiéndose el momento más favorable para
un ataque directo.
Las debilidades transitorias son el blanco de
ataque del j ugador de combi naci ón; l as
peranentes, del jugador posicional .
PEON AISLDO
Decimos que un peón es aislado cuando en
l as col umnas vecinas no hay peones del
mismo bando.
Andersen, A - Paulsen, L
VIena, 1873
[C62]
1 .8 eS 2.lf d6 3.d exd 4. •xdl 5 . .b5
.d7 6 . .xc6 .bc6 7 . .g5lf 8.lc3 .e7 9.0
0 0 10Jihe1 :ea 11 .�b1
Las blancas adelantan en el desarollo (dos
tiempos) al adversaro, mas no pueden sacr
ventaja de eso porque la psición está cerrada
y el rey negro bien defendido. Por esta razón
hacn una jugada de espra, pniendo el rey
en un lugar protegido de los jaques. Tales
jugadas de espera son muy imporantes y
cracterizan al jugador psicional.
11 ... .d7?
Como consecuencia de este eror las negras
quedarán cn un peón aislado, que será la
cus de su ulteror derota.
12 . .xf .xf 13.e51 .e7
Ahora se toma evidente el valor de la jugada
11 del blanco, ya que se privó al negro del
jaque en g5.
14.ld5 .f8 15.exd6 cxd6
Un peón aislado es desventajoso por las
siguientes razones:
1) En virud de la ausencia de los peones en
l as col umnas veci nas no pueden ser
defendidos pr éstos y l as piezas que deben
cumplir esta función pierden en efccia .
2) Al faltar peones que deberlan defender las
casillas situadas delante de él, éstas serirán
para la instalación de piezas enemigas. La
csilla de mayor valor será aquella situada
inmediatamente delante del peón aislado.
28 3.- LS DEBILIDADES DE PEONES
¿Cómo se debe combatir contra un peón
aislado? Primero, dejándolo en paz, ya que
pr regla general puede ser defendido tantas
veces como sea atacdo. Se tratrá de ocupar
el punto situado delante de él,
é
n preferencia
con una pieza menor, pri nci pal mente el
cballo. En la presente posición el caballo
banc en d5 ocupa ese punto dominante.
Si 1 5 . . . .xd6 16.lxc7! :e1 1 7.lxe1 ganando
un peón.
16.le8 i.xeB 17.ld2 i.e6 18.le4 f5
1 8 . . . i. xd5 1 9.'f xd5 'f c7 ofrecerla una mejor
defensa, ya que el peón de d6 no puede ser
tomado pr la clavada en la clumna.
Probabl emente las negras no querl an
simplifcr, porque como enseña la práctic,
la debilidad de un peón aislado puede ser
aprovechada mejor en los fnales. Pero tolerar
un caballo en d5, desde donde ejerce una
gran ación, es el mayor de los males.
19.te3 •d7 20.a3
Esta es otra jugada de espera. Si rve
igualmente para defender el rey. Este es el
momento crecto, ya que la oupación de d5
está cncluida.
20 .... f21 .h3
Parece otra jugada de espera, aunque no es
asl, sino una señal prparatoria para un ataque
a la «bayoneta», que se realiza adelantando
to l pes del al de rey - en este cs.
21 ••• a6 22.g4 :ea 23.f4 :e& 24.g51
Previniendo la amenaza g6 seguido de
.
g 7.
por la entrada del cballo en f.
2 .. . . bS 25.h . %e8 28.1d3 %b8 27.h51 aS
28.b1 a 29.axb
En este momento la posición de las negras
presenta un segundo peón aislado (b5), pero
éste no es tn débil como el prmero (d6) pr
la circunstancia de que un peón blanco se
encuentra en b4, lo que torna i mposi bl e
ocupar esa casilla con una pieza.
29 .... xh5 30.'x5 'f 31.'f d3 i.d7 32.t4
•rs 33.lh1 :ea
Esta jugada es un error que permite a las
blancas defi ni r el juego con una serie de
brllantes sacrifcios. Pero está claro que no
debemos censurar al negro, porque su
psición ya no poría habre mantenido cn
otras jugadas.
3.tf+ gx 35.�+ � 36.lh7+ i.g7
37.lxg7+ �xg7 38.lxe8+ �fB 39.'xf5+
. 4.fd6
La magnifc cmbinación de las blancs llevó
a la cnquista de 3 peones y, cn esto, a una
posi ci ón ganada. La si gui ente fase no
presenta difcultades.
4 ... i.d7 41 .l4 �g7 42.lg3 � 43.f5 �e7
4.�e1 �d6 45.g6 .eB 4.�d2 �d5 47.�d3
�es 4.�e3 �d5 49.�4 �c4 s.t �xb
51 .ld& .e6 52.f �e3 53.llb5+
Ci ertamente habrá causado pl acer a
Andersn tomar el segundo peón aislado y
último pón que le restba al adveraro.
53 ... hb5 5.f
Andersen condujo esta parida de manera
ejemplar.
[1 :O]
Capablanca - ZnoskoBorovsky
Parls, 1938
[0
34]
1.d4 d5 2.c e 3.lc3 eS 4.exd5 exd5 5.lf
le& 6.g3 lf 7.i.g2 i.e7 B.O O 9.dxe5
i.xe5
3.- LS DEBILIDADES DE PEONES 29
.
Estamos en una posición da peón aislado.
Este peón está una csilla más adelante que
en la parida anterior, lo cual favorece al
defensor, ya que cn cda avanc de pón se
produce una ganancia de espacio. El peón
aislado de d5 merec un comentario espcial,
ya que se prouce muy habitualmente y en
algunas aprurs es la caracterlstic propia
de la posición.
Tenemos que calcular primero el grado de
desarrol l o de los dos bandos. Tanto l as
bl ancas como l as negras efectuaron el
enroue y desarrollaron los dos cballos y un
alfil: 4 tiempos para cada uno. Las negras
jugaron sus dos pnes centrales (2 tiemps)
y las blancs sólo uno (un tiempo). De esta
cmparación cncluimos que las neras tienen
un tiempo de más, pero las blancas ya no
necesitn jugar el seundo pón central para
dar juego al alfl rey, fnalidad que ya loraron
mediante g3. Vemos, pues, que en algunos
csos una jugada de pón lateral tiene valor
de desarollo. Las negras no tienen la ventaja
de la salida, ya que juegan las blancs y su
peón aislado en esta posición es más una
desventja. El pón aislado en d o d5 también
presenta ventajas: sire de punto de apoyo
para las piezas en e4 y c (eS y c cuando al
pón aislado lo tienen las blancs) y da origen
a la aperura de columnas. En la presente
psición la columna «C» está abiera y la «e•
semi abierta. A menudo las ventajas son
mayores que sus desventjas. El peón aislado
es cnsiderado fuere cuando es acmpaiado
de una ventaja de desarollo (aunque sea de
sólo un tiempo), disponiéndose del tiempo
necesaro para oupar las csillas apyadas
por el peón aislado, aunque sea una de éstas.
Examinemos esta posición con base a los
nuevos conocimientos adquiridos.
10.� Je7 11 .Je3
Para oupar la csilla fuere cn un cballo y,
en caso de ser cpturado, retomar con alfl.
Puede obstrirse el peón de e2 sin reclo ya
que en esta psición no es preiso jugaro.
11 ... l12.l �5 1 3.lc1
Para impdir que el enemigo oup una csilla
apyada por el pón aislado.
1 3 ..... 85
(1 3 . . . lc4? 14. lxc4 dxc4 1 5 .
.
be4]
14.Jf41 l6
Seguramente l as negras no retiraron su
cballo de l a imprnte csilla central e5 de
buen grado, pro esto era necesro prque
14 . . . f debilitarla la psición del rey: 1 5.f3
�h6 16."l+-.
En caso de 14 . . . Jd6 se perderla un peón:
1 5.Jxe5 Jxe5 1 6.Jxe Jxd4 1 7.Jxh7+.
1 5.Jc7 Wa6
1 6.a3
Las bl ancas defi enden el peón torre,
avanzándolo para poer jugar el cballo de
30 3.- LS DEBILIDADES DE PEONES
a4. Por lo tanto, ésta no es una jugada de 17.d �hB 18.g3 AadB 19.f4 exd 20.cxd4
espera cmo puede parecer a prmera vista. cxd 21 .'xd4
16 •.• ..d7 17.lc3 lxc3 18.c3 .. e& 19.b1
Una jugada de ataque. Las blancs amenaan
b5, ganando la dama.
19 ••. b
Si 19 . . . b5 20.'d3 ganando un pón.
20.841 dx8 21 . ..xe :aeB 22.lxe& fe&
¿Qué resultdos obtuvo Capablanc cn sus
últimas jugadas? Cambió piezas, abrió las
col umnas centrales, aisló un peón en eS
(donde es más débil que en d5) y, fnalmente,
cnsiguió la pareja de alfles.
23 •..c& .. f 24.b5 1c8 25.lc2 :e7 26 •.. d&
ldB 27.f41 �hB 28.lf1 :f 29.f2 :gB
Evita la amenaza de 30 . ..e8.
30. f5 1d8 31 . .. 81 lf
Un eror gravísimo, pero ya no había buena
defensa.
[31 . . . ld7 32 . ..xg6 h6 33.1d1 +-]
32.'xf
En esta parida Capablanc demostró que el
pón aislado en d5 puede ser débil.
[1 :0]
Yates - Atlns
Statrd, 1925
[C90]
1 .8 eS 2.lflc6 3 . .. b5 a& 4 . ..a4lf 5.0
.. e7 6.le1 b5 7 . ..b3 d& B.c3 l5 9 • .. c2 c5
10.d3 0 11 .l2 l6 12.lf1 •c7 1 3 . .. g5
l8 14 • ..xe7 lxe7 15.l3 lf16.lh .. e
Est vez el pn aislado no es una debilidad
verdadera, y mucho menos una debilidad
decisiva. ¿Por qué? Porque la casi l l a de
enfte (d5) no puee ser oupada pr una
pieza. Además de es las piezas neras tienen
más acón que sus clegas rvales.
21 ••. l 2 .• d2 d51
Atns desa librarse del pn aislado -una
debilidad latente- pr medio de un cmbio. El
adverro se opne a esto, prque una vez
abiero el juego quear! a con un rey debilitdo
y un cballo desclodo en h.
23.e5 � 24.'g2 f 25.exf
Yates juzgaba más soprable la aprura de
la clumna que el intruso cballo en e4, lo
cual es una apreciación crecta. El heco de
tener que el egi r entre dos mal es es
signifctivo respecto a su psición.
25 ••. f
Antes de adentramos en la fase siguiente de
la parida, hagamos algunas csideraciones
obre el pn aislado. En la presnte, este pón
se tomó fuere prque:
1) Avanzó a d5.
2) Las piezas bl ancas están col ocadas
desfavorablemente en relación a la imprante
csilla d4.
3.- LS DEBILIDADES DE PEONES 31
 
3) las neras ya tomarn psesin de la csilla
e apyada por el peón aislado y ouparon la
clumna rey abiera.
2&.:ac1 :res 27 . .b3 •b&l 28. �h1 lb4
2.:cd1 aS 30.a3 81 31 • .c2 lxc2 32.oxc2
d1
El peón aislado puede avanzar, ya que las
bl ancas no ti enen cómo bl oquearl o, y
cmienza a tomare muy pligroso.
Este cabal l o, gracias al avance del peón
aisl ado, está en una posición dominante.
Señalemos ahora la gran diferencia entre las
csillas apoyadas por un peón, cuando son
acesibles o no. En este cso e3 es imprante,
pro no la csilla d3, ya que el peón de b2
impide la ubicación de una pieza.
35 ... .c81
El alfl busc la gran diagonal para atacr el
rey enemigo, ya debilitdo pr el avanc de
los peones «b y «g». la entrada de esta pieza
tendrá efectos decisivos. El aumento de
actividad de este alfl es consecuencia natural
del predominio de las negras sobre las csillas
blancs -desde la cptura del alfl rey en la
jugada 31- y la ganancia de espaio por el
avance del peón aislado. Este tema será
tratado en profundidad en el cpitulo Casillas
Débiles.
36.of3 .b7 37.�g1 og4 38.:xe8+ :xe8
39.Wxd4
Tomando el peón aislado, ¡ pero a qué preio!.
Tampoco habla salvación con 39. 1f1 d3+
40. �g2 (40. �h1 :e3 4 1 . :xd3 .xf3+-+)
40 . . . le3+.
39 ... .x3 40.�2
[40.Wxb :e1#
40 ...... 41 .�1 .d1 1
Si se cptura el alfl el negro da mate en 5
jugadas.
En caso de 42. :xd1 1e2+ 43.�g1 1xh2+
44.�1 1h1 + 45.1g1 . f3+ 46.1f 1x.
42 . . . 1e1 + 43.�g2 :a2+ 44.:xa2 1xa2+
45.�g1 1xh2+ 46.�1 1h1+ 47 .. g1 1f3+
4.�e1 1e2
Una magnifc proución del maestro inglés.
[0
: 1]
PEON RERSADO
Se llama •pn retrasado• al pón situado más
atrás de dos pones propios vecinos. El peón
atrasado ti ene l os si gui entes puntos de
cntacto con el peón aislado: no puede ser
defendi do por otro peón y la casi l l a de
enfrente del mi smo constituye un óptimo
puesto para una pieza enemiga.
Comparado con el peón aislado se revela
más débil pr los siguientes motivos:
1) Tene más difcultdes para avanzar.
2) las dos csillasue atac generalmente
están obstruidas por peones de su mismo
bando.
3) Presupone la existencia de una columna
32 3.- LS DEBILIDADES DE PEONES
libre para que operen las torres sobre él.
El peón retrasado es decididamente débil
cuando se encuentra en -na col umna
semiabiera.
Plllsbur • K8ll8r
Colonia, 1903
[843]
1 .8 c5 2: f e 3.d cxd 4.lxd a6 5.lc3
g6
Las neras infrngen demasiado las leyes del
desarrollo, incluso cuando la posición está
cerrada.
6.�82 .g7 7.0 le7 8.�83 0 9.'d2 �hB
10.lad1 lbc6 11 .lxc61 bxc6 12.1d61
Las blancs impiden el avance d5, y lo que es
más imprante, dejan retrasado el peOn de
d7, asegurándose a si una gran ventaja
estratégic. El peón retrasado es muy débil
en la presente posición por los siguientes
motivos:
1) Está bloqueado en su csilla original, lo
cual reuce la actividad de las piezas negras.
2) Por ser un peOn central la comunicación
entre el al a dama y el al a rey queda
i nterrumpi da, haci endo difi cul tosa l a
copración de las piezas negras.
3) Las casi l l as e6 y c6, sobre las cuales
acciona el peón retrasado, están ocupadas
por peones de su mismo clor.
4) Faltan clumnas abieras, lo que facilitrla
el contrajuego.
12 . . . lg8 1 3.�c4 W87 14 . .c51 l88 15.851
WdB 16.l84 lh& 17.f41 �fB 1 B.Wd4 lf5
19.Wc3 �xc5+ 20.lxc5 1b6 21. b a51
Por lo menos se desembarazan del peón
aislado.
22. a3 lbB 23. lb1 axb4 24. axb4 le7
25.lfd1 �gB
Después de 25 . . . ld5 26.'d4 �g8 1as blancs
tendrían dos buenas alterativas.
A) 27. �xd5 cxd5 28. c4, para abri r l a
impornte columna dama.
B) 27 .�f1 para cntinuar cn lb3 y ldb1 , ó
con g3 y .g2.
26.'dlf5 27.'f 1c7 2B.g4
El cnductor de las blancs, que está jugando
a ci egas, posterga su vi ctori a en este
momento. La continuación ganadora seria
28.le.
2B •.• le7 29.ld6 f5
Si 29 . . . ld5 30 . .xd5 cxd5 31 . c4+- dxc4
32..d4, cn gran ventaja.
3.'
O bien 30.h3, para no cder la csilla f5.
3 ... fg 31 .1f71
Esta jugada no tene razón de ser. Más simple
era tomar el pón de g.
31 ... lf5
3.- LS DEBILIDADES DE PEONES 33
.
Era tan grande la ventaja obtenida por las
bl ancas que, a pesar de sus omi si ones,
toavla están mejor.
Lo mejor era 31 . . . ld5, pero tampoco
alcnzarla para cmbiar el resultado fnal de
l a parida: 32 . .xd5 (cambio forzado pero
bueno) 32 . . . cxd5 33.c!
32.1d3 lg7 33.c3 lf 3. •gs lf
Si 3 . . . lh5 35. 1f1 .
Conviene obserar cmo el pón f4 de las
blancas se tornó atrasado en l as úl ti mas
jugadas. Cl aro que las negras no pueden
ocuparse de esto, porque están demasiado
ocupadas defendiendo el peón de d7.
35 .. xg4 .b7 36.lbd1 .cB
En cso de 36 . . . 1bf8 se exponlan a un ataque
desvastador. 37 .lxd7 lxf4 38. "xf4 "xd7
39 .. xf8+ +-.
37 .�h1 :as 38.l41 �8 39.h4 .a6 4 • .xa6
:xa6 41 . h5 •da
[41 . . . lg7 42.lf+ lxf 43.exf+-]
42.l5
Las neras abandonan la lucha, en vista de
42 . . . :e7 43. 1xd7! Por fin cae el peón
retrasado. 43 . . . :xd7 4. •xe6+, ganando.
[1 :0]
PEONES COLGANTES
Dos peones situados en columnas cntguas
y seprados del resto de los peones del mismo
bando, según la psición que entre sí ocupan,
foran un par aislado de peones o «peones
colgantes».
En el pri mer caso, como veremos en l a
parida siguiente, un peón está detrás del
otro. En el segundo, un peón se encuentra
al lado del otro, de modo que no hay peón
atrasado. Por esta razón l os peones
colgantes son menos desventajosos que un
par aislado de peones.
El valor de los peones clgantes, cmo el del
peón ai sl ado, el peón retrasado y el par
aislado de peones, depende mucho de la fl a
en que se encuentra.
1 ) Si está en la fila originaria los peones
colgantes no son ni débiles ni fueres.
2) En la tercera fila son más débiles que
fueres.
3) En la cuarta fi l a su val or vari a
considerablemente, dependiendo de l a fase
en que se encuentra la parida: medio jueo o
fnal.
4) En la quinta fla son ventajosos la mayoría
de las veces.
5) Finalmente, en la sexa fla son garantla de
victoria.
Habl ando de peones colgantes se piensa
generalmente en peones colocados en c y
d4 (o bien d5-c5 en el caso de la negras),
casi l l as donde más frecuentemente se
presentan. Estos peones surgen la mayoría
de las veces después de la aperura, y al igual
que el peón ai sl ado no si gni fi can una
desventaja para-quiene l o poesee, cuando
éste tiene mejor desarrollo. Si no se da este
caso, y sobretodo en l os fi nal es, pueden
tomare fatalmente débiles.
34 3.- LS DEBILIDADES DE PEONES
Thomas, George - Alekhlne Alexander
H Baden Baden , 1925
[802]
1 .8 lf 2.d3 eS 3.f4 le6 4.lf g6 5 . .e2
.g7 &.�bd2 d5 7.C C 8.�h1 b 9.exd5
•xd5 10 .• e1 .b7 11 .lcld4 12.le3 1e6
13 . .d1 �5 14.lxd
Si 14. lxd5? •xd5 1 5.1xe7 lfe8 1 S .• g5
(16.1h4le2 !J 1 S . . . l17 . . •xg5 18.fg5
.x3 1 9.gxf3 le2; Alekhine.
1 4 . . . exd4 1 5. lxd5 1xd5 1 6 . .f3 1d7
17 . .xb7 •xb7 18.c4
Las blancs. juiciosamente, se apresuran a
avanzar este peón. Si esperasen, las negras
doblarlan sus tores en la columna «C» y el
pn se volverla defnitivamente retrasado.
18 ... dxe3 19.bxe3 laca 20 . .b2 lfd8 21 .lf
.f 22.d4
Este avance, si bi en poco deseabl e, es
necesari o porQue las piezas bl ancas no
pueden quedar permanentemente adscrtas
a la defensa de los pnes d3 y c3. La nueva
confi guraci ón de peones (c3-d4) ,
denomi nada •par ai sl ado de peones» ,
prouce la desventja de un pen retrasdo
(c).
22 .•. 1d5 23. 1e3 1b5 24. 1d2 ld5 25.h3 e&
26Je1 18 27 . .a1
La debilidad del par aislado se acrecienta
debido a la presencia del peón «a», también
aislado.
27 ... b5 28 .• d1 lc4 29.1b3 ld& 30.�h2 la&
31 .lf .e7 32.�h1 lee&
Conviene estudiar cómo el futuro campeón
del mundo consi gue bloquear la posición
enemiga, siriéndose para ello de la fuere
casi l l a c4 para sus mani obras. Amenaza
llevar la dama a c y las torres a a4 y aS
para tomar el peón aislado «a», razón por la
cual l as bl ancas se verán obl i gadas a
cambiar damas.
33.lfe1 .M 3.lf1
Si 3.le2 1xb3 35.axb3 :Xa1+ 3S . .xa1 :as
37 . .b2 la2 38. b4 .g3 39. d5 .xf4-+
Alekhine.
3 ... 1c41 35 .• xc4 lxc4 36.a3 .e7 37.lf1
.d& 38.g3 �f8 39.�g2 �.7 40.�f2 �d7
41 .�e2 �e& 42.la2 lea41 43.lba1 �d5
4.�d3 l6a5 4 . .e1 a& 46 . .b2 h5 47.h4 f
4 . .e1 e51
Esta apertura de la posi ci ón es
inmediatamente decisiva.
49.fe5 fe5 5 • .b2
[50.dxe5 .xe5 51 . .f4 .x4 52.gxf4 �eS+]
50 . . . exd4 51 .exd4
Desapareció el peón retrasado, pero l a
situación no mejoró porque tienen un peón
aislado en d4 y no pueden mantener el de a3.
51 ... b1 52.axb
Reconociendo que con la pérdida del peón
«B» cualquier resistencia seria en vano.
52 .. . .a2 53.bxa5 .b2
[0: 1]
3.- LS DEBILIDADES DE PEONES 35
Muller, H - Grnfld, E
Baden Baden, 1931
[030]
1 .d4 d5 2.c4 e& 3.e3 �f 4.�f3 e& 5.�bd2
.e7 6 • .d3 c5 7.0 0 8.b3 cxd4 9.exd4
b6 10.i.b2 i.b7 11.�5 dxc4 12.bxc �c6
1 3.lxc6
Las blancs no pueen sustraerse al cmbio
de una pieza ya que perderlan tiempo con la
retirada del cballo; pero esto es un eror.
Cuando no se puede evitar un cmbio se debe
dejar la psibilidad del cmbio al adversaro,
para por l o menos adel antarnos en el
desarrol l o. De acuerdo a esto sería más
oporuno 1 3.�df3. Muller. con ligereza, no
consi dera debi damente l os pel i gros
inherentes a los penes colgantes.
Grnfeld, too lo contrario, juega de manera
magi stral , aprovechando todas l as
oporunidades para cambiar piezas y llevar la
parida al fnal, en el cual generalmente se
tienen óptimas perspectivas contra los pnes
colgantes.
1 3 ... i.xc6 14.lf 1c7 1 5.�5 .e4 16 . .xe4
lxe4 1 7.1e2 lf& 1 8. lfe1 lfe8 1 9.lac1
lac8 20Jled1 1b7 21 .-e3 i.d& 22.lD 1e
23.1xe �xe4
:11:!c de damas la posición de
cosa fácil converir esa ventaja. El negro
resuelve este problema de manera ejemplar.
24 • .e1 f5 25 • .c2 .c7 26.g3 :e 27 • .ec1
.e7 28.'1 g5 29.�5 g41
Esta excelente jugada Impide para siempre
que el poderoso cballo de e sea expulsado
mediante el avance f3.
30. <e2 .gS 31 .lg1 .f61 :2.lgc1 .xtS
33.dxe5 b5
No se puede defender el peón «C». El destino
de las blancas está sellado.
34.c5 lxc5 35Jlxc5 lxc5 36 . .xc5 lxc5
37 • .d4 ld7 38 . .xa7 lxeS 39.�e3 �f
4 . .b8 lc6 41 .�d6 e5 42.�d3 �e& 43.i.c5
�d5 4.i.e3 l 45. �c3 �f3
[0:1]
Rellstb, L- Relnhar, E
Bad Oynhausen, 1 937
[E14]
1 .d lf 2.lf d5 3.c4 e 4.lc3 lbd7 5.e3
.e7 & • .d3 0 7.0 c5 8.b3 b 9.i.b2 i.b7
10.1e2 dxc4 11 .bxc4
Después de este cmbio de pnes la psición
es interesante. A parir de ahora las blancs
no debn tomar en c, prque dejarlan su pn
ai sl ado en c4 y la fuerte casi l l a eS al
adveraro. Por lo tanto, tienen que permitir l a
foración de los pones clgantes.
11...1c7 12.le51?
Tal vez no sea lo mejor, pero al no ser
cstgada pr et adverro, se tnsfn a en
una jugada fo
"
idable.
12 ... lac8?
�- A pesar de eso no es Reinhardt temió tomar el peón, pro de est
36 3.- LS DEBILIDADES DE PEONES
manera el blanc quedará cn ventaja. Por lo
tanto, se debió intentar: 1 2 . . . �xe5 1 3.dxe5
Wxe5 14.�e4! [ 14.�d5 'd6 1 5.�xf+ .x6
1 6 . .xf6 gxf6 1 7 . .ad1 •cE ( 1 7 . . . Yc7!?;
1 7 . . . • 95?! 1 8. f4!) 1 8.'g4+ �h8 1 9. f3 f5!
(19 . . . .g8 20.'h4 f5 21. e4!) 20.'h4 f 21 .e4
fxe4 22.fxe4 e5 manteniendo el peón de
ventaja) 1 4 . . . 'c7 1 5.�+ .x16 . .x gx
1 7 .• g+ �h8 1 8.� f5 1 9.'f+ �g8 y no se
ve cómo proresa el ataque, pr lo que deben
cnfonare cn el jaque prtuo.
1 3.f4 g6 14 • .ad1 cxd 15.exd
Después de este cmbio aparecn los pnes
clgantes. Decimos que ellos pueen ser muy
fueres en el medio juego. Esto se verifc en
la presente posición por el hecho de que
domi nan casi l l as central es i mportantes,
impidiendo l a cloción de l as piezas negras
en el centro. Además de esto, favorece un
ataque al rey, ya que al avanzar l i beran
diagonales para los alfles, y columnas para
las torres.
15 •.• .fd8 16 . .de1
Las negras prdieron un defensor del punto
f; pr lo tanto, Rellstb amenaa 1 7. l!.
16 ... .b17.a3 .fI
En a5 el alfl quearía mucho tiemp fuera de
juego.
18 •• 11 a6 19.�1 .g7 20.� �8?
Hasta aqul Reinhardt s habla defendido muy
bien.
Era preferi bl e 20 . . . �f8, establ eci endo
comunicción entre las dos alas.
21 .�x11
Con este bllo sacrfcio se pne en evidencia
las vulnerabilidad de la psición enemiga.
21 ••. �x 22.Yxh7 �f 23 • .xg6+
Este segundo sacrificio es la clave de l a
combinación.
Å
3
& &
23 .•• lxg6
Tras 23 . . . �e7 las blancas también tienen
buenas perspctivas, porque apare de los tres
peones tienen buen ataque. Por ejemplo,
24.'g8!, y ahora:
A) 24 . . . .xd4+ 25 . .xd4 :d4 26.'f+.
8) 24 . . . Wxc4 25. �e3, con las si guientes
opciones:
81 ) 25 . . . .xd4 26 . .xd4 'xd4 27.Wf+ �d6
28 . .d1 +-
82) 25 . . . 'b3 26.�f5+ �d7 27 . .xe8+ :e8
28.'xg7+ �c6 29 . .c1 + �b5 30.�6+ �a4
31 .• xb7+-.
C) 24 . . . �xg6 25 . .xe6+ �d7 26.Wf7+ te7
27.Wxe7#.
O) 24 . . . \dS 25.f5 •xc4 (25 . . . �f 26 . .xe6+
�xe6 27. 'xe6; 25 . . . �c6 26 . .xe8+ .xeB
27. d5+ �c5 28 . .xg7+-) 26 . .xe8 .xd4+
27 . .xd4 'xd4+ 28.�f2 :e8 29 . .d1 +-.
Toas estas varantes demuestran que no se
puede censurar al negro por aceptar el
sacrfcio.
24.f51 exf5 25 . z�f 26J+
Este nuevo sacrifco quiebra toda resistencia.
26 ... �x 27.d5+ �g5
3.- L� DEBILIDADES DE PEONES 37
[27 . . .�f5 28 . . h5+ �f4 29. g3#; 27 . . . le5
28 . .t1 + �g5 (28 . . . �e7 29. 1xg7+ �d6
30 . .xe5++-) 29 . .c1 + �g4 30.�3#].
28.h4+ lxh4 29 . .e1+ �f& 30 . .f1 + �es
31 . .f4+ �d4 32.he7 .e7 33. •xh4+ �es
3. 1xd8 .d4+ 3S.lf
A psar de los numerosos scrcios el blanco
terinó cn gran ventaja material.
[1 :
0]
LOS PEONES DOBLDOS
Enti éndase por •peones dobl ados· dos
peones del mi smo bando colocados en l a
misma clumna. Una caracerístic propia de
ello es el hecho de que el peón de adelante
perjudic al de atrás en su liberad de acción. ,
Si los pones doblados están separados de
los demás peones, se denominan •peones
doblados aislados•. En cso cntraro, se trata
de un •cmplejo de peones doblados•.
los peones doblados aislados generalmente
son muy débiles; en cmbio, un cmplejo de
pones doblados a menudo puede prestamos
valiosos sericios, espciclmente cuando se
encuentran en el centro del tablero rtJ•. "f2".
"e2" ó •c•. •c2•, "d2•), impidiendo en este cso
el acceso de piezas enemigas a las csillas
centrales.
los afcionados casi siempre exageran las
desventajas de los pones doblados, viendo
en ellos una cusa frecuente de derotas. Asl
cmeten el err or de no distinguir los pnes
doblados, efectivamente débiles. de aquéllos
que no pasan de una mera desventaja teóric.
Es i mporante la ubicación de los peones
doblados dentro de la situación general de la
parida. Si el equilibro de la psición no se ha
alterado, una debilidad, muchas veces, puede
soporarse fácilmente, y hasta los puntos
feres pueen tomare débiles.
Por eso nos interesaremos espcialmente en
estudiar los peligros peculiares de los peones
dobl ados y la forma de mi ni mi nizar sus
desventajas y maximizar sus virudes.
Final
las blancs tienen mayorla de pnes en el
nane de rey, pero en virud de los penes
doblados en la clumna «f» n pueen psr
un pn. Est dirncia ente las do pioe
es sucente para que las blancs pieran.
Eliskases, E - Seheraum
Toreo Sexngular Gr (Austria)
1 .f4 eS 2.b3 dS 3.e3 le6 4 . .bS a&
Jugada i nút i l . los peones dobl ados no
resultan cieramente una debilidad, pero no
justifcn la pérdida de un tiemp.
S . .xe&+ bxe6
El primer problema digno de mencionare es
cómo deb avanzarse un cmplejo de penes
doblados. Hay una regla i mporante: debe
evitare el avance injustifcdo del pón que
«no» está doblado, a fn de evitar los peones
dobl ados «retrasdos» . el terror de todo
jugador posicional. Con los pones en c, c3
y d4, el blanc buscrá jugar c y no d5. las
neras. pr el cntraro, tendrán que opnerse
al prmer avance y forar el segundo.
38 3.- LS DEBILIDADES DE PEONES
Otro ejemplo: cn pones negros en d7, c7, y
c6 se debe segui r el si guiente orden de
avance: 1 . . . d6; 2 . . . e; 3 . . . c; 4 . . . d5, lleándose
al cmplejo que se presenta en la parida.
6.�f3 .fS 7.00 1c7 8.d3 �f6 9.1e2 e6
10.�bd2 h6 11 . .b2 .e7 12.�e5 0 1 3J3
�d7 14.e4 .h7 1 5.lxd7 1xd7 1 6.lg3 f
17.le1 lae8 18.exd51
Obligando a separar el complejo de peones
doblados de los peones del ala de rey.
18 .•• exd5 19.le3 � 20.�f .d81
Era aparente 20 . . . d pr 21 .le5 1c7 (21 . . . fe5
22. �xe5++-) 22.le6 .f5 23. �h4! .xe6
24.1xe6.
21.�h4 :e3 22 .• xe3 le8 23.1xe8+ 1xe8
24.:e8 �xe8 25.f51
Fijando el pón enemigo en g7, ya que si se
avanza, quedarlan dos peones aislados.
25 . . . .c7
En caso de 25 . . . � 26 . .a3 .b6 27.c4 g5
28.fg6+ .xg6 29.�g6 �xg6:.
26 . .a3 .b& 27.c1 �d7 28.� �d6 29.�
�.s 30 • .b2+ �d&l
Con buen crterio las negras evitan el avance
d4, que debilitarla su complejo de peones
dobl ados. En este caso las bl ancas
continuarlan 31 .g4 y 32 . .c1 .
31.g .aS 32.�e2 .c7 33 • .a3 .aS 3 . .b2
.lc7 3S.h3 �•7 38 . .e3 .ld8 37.� �d7
38. �f3 �•7 39. l
g
2 hS 40.�e3 hx
g
4+
41 .�xg41
Laa blanca lograron 3 objetivos parciales:
1) La separación del cmplejo doblado de los
demás pnes.
2) El cmbio de muchas piezas.
3) la fijación temporal del peón g7 de las
negras. No obstante, toavla no tienen ventaja
decisiva. Pero también es ciero que las
negras se enfrentan a problemas diflciles y
deben optar entre debilitar el complejo de
pones doblados o tolerar que el peón de g7
prmanezc retrasado.
& $
41 ... .g8?
Esciendo el peor de los males.
A) 41 . . . d4! Era necesro desalojar el cballo
para poder avanzar el peón «Q». Está claro
que esta jugada cntradice la regla, pero lo
exige la psición. 42.�21 g6 43.�h4 gxf5+
4. �xf5+ �e 45.�7+ � 46.�f5=. De este
anál i si s se desprende que l os peones
doblados son de imporancia seundara para
el desenlace del juego. la verdadera causa
de la derrota de las negras fue el peón
retrasado de g7, que si constituye una
debilidad mayor.
8) 41 . . . g6? 42. cxd5 gxf5+ 43.�xf5+ .xf5+
4.�xf5 cxd5 45. h4+-.
42.h4 �d7 43.h51
Fijando defnitivamente el pón retrasdo de
g7. cn ventaja ganadora del blanc.
43 ... .e7 4.�d1 dxc4?
las negras aislan sin necsidad sus pnes
doblados y facilitan considerablemente la
transforación de la ventja. Tamp habla
defensa sufciente con el siguiente plan:
3.- LS DEBILIDADES DE PEONES 39

1 ) En primer lugar las blancs desalojan el
rey enemigo de la diagonal h2/b8, llevando
su alfl a la misma.
2) Después trasladan el cballo a a4, forando
el avanc del peón «d».
3) Una vez que esto ocurre llevan el alfl hasta
a5 y lueo b6, ganando el pón de c. Y con
este peón de ventaja se gana la parida.
4.dc � 4.b2 J. f 47 .M �c7 4.l1
�b 49.J. c1 aS 5.81 .f 51 .J. f4 J.g8
[51 . . . J.e8 52.J.d6 .xd6 53.txd6 J.d7 5.t
J.e8 55.txf gx 56.h6+-].
52 . .d6 .xd6 53.txd6 �c7 5.ta8+ �d7
SS.tg7 �d8 5.�41 �7 57.h6 �d6 5.t
�a7 59.txc5 �d6 8.�8+ �e7 61 .c5 �
[61 . . . � 62.td2 �8 63.b axb 6.a5+-].
62.h71 J.xh7 63.txf .g8 6.txg8 �xgB
65.�85
[1 :0]
CONSIDERCIONES GENERLES
En los fnales es ventajoso tener los pones
en sus casillas de origen, porque entonces
pueden ser avanzados uno o dos pasos. La
imprancia de esta regla pemos vera en
los siguientes fnales de pnes.
El hecho de que los peones sólo pueden ser
avanzados, dejando desprotegi das para
siempre deterinadas csillas, da orgen a la
siguiente regla:
Toda jugada de pón debilita la psición. Esta
regla tiene muy poo valor práctico, prque
no podemos dejar de mover los peones, mas
no adviere que debemos defender a tiempo -
cn piezas- las csillas que se toman débiles
con el avance de los peones.
Como desventajas i nherentes al avance de
peones, veremos los diagramas siguientes:
Flnal 1
Final de Peones
Las blancas tienen la inneable ventaja de
un peón, pero no pueden ganar porque ya
jugaron su peón a h4, mientras que las negras
tienen la ventaja de que su pón está situado
en la csilla inicial.
1 .�5
( 1 . h5 �e8! (1 . . . �f? 2.�e6 �eB 3.f+ �fB
4.�f h6 5.�g6+-) 2.�e � 3.f h6=].
1 ... �1
No srían:
A) 1 . . . h5? 2.�g5+-
B) 1 . . . h6? 2.h5 � 3.�g6 �e8. Estas l ineas
demuestran que el peón debe mantenerse
quieto el mayor tiemp psible.
2.�a6 �.a
Nuevamente, si 2 ... h6?? 3.h5 � y las blancs
ganan con el siguiente movimiento triangular
d ry: 4.h5 � 5.'! �e86.�e � 7.h5!
� El ner n dispne d la misma mvilidad
del rey blanc, prque si va a f sigue �5.
ganan el p «h». 8.�. gnan la pra.
3.f+
(3.h5 �8 4. f (4.h6 �eB 5.f+ �f 6.�f=)
4 . . . h6].
40
3.· LS DEBILIDADES DE PEONES
3 ... � .. � h&l 5.�g6 h5•
Flnal 2
Final de Peones
Con el peón en su csilla de origen, el blanco
gana la parida.
[1 . . . �e8 2.�e6 �8 3.f h5 (3 . . . h6 4.h3! h5
5.h4+-) 4. h4].
2.�e& �.a 3.f+ � 4.�1
Obligando a mover el peón torre.
4 •.• h5
Si 4 . . . h6 5.h4! La facltd de juar el pn uno o
dos pss s revela en este cs cmo desivo.
5.h31 h 6.�g6+-
[1
:0)
Final 3
Final de Peones
Ahora el fnal no puede ganarse porque no
puede optarse entre el avance h3 o h4.
[3.f h6 4. � h5 5.�e h4=].
3 ... �88 4.h5 �' 5.f h6•
Alekhine, A - Colla, E
Baden Baden, 1925
1 .le31+-
Para llevar la torre a g3 o h3. Este ataque que
decidió la parida, no pdrla ser posible si los
peones del ala rey del blanc se encntraran
avanzados.
[1 :0]
3.· L6 DEBILIDADES DE PEONES 41
Olland, A - Alekhlne, A
Provocación de ataque (1)
Schvenlngen, 1913
• 3 •
W 3 &
& & &
A & � & &
� � �
� .l

kW� �
�w
15 . . . g41
El blanco, al haber jugado el pen a h3, brinda
esta posibilidad que abre la columna �<g)) para
el ataque.
16.hxg4 �xg4 17.bxc5 bxc5 18.'d3 'd7
19.�xc5 �xfl 20.lxf3 lgB 21 .lxe5 dxe5
22.�xe7 'g 23.g3 �xe7 24.d6+ � 25J1
h5

Para abrr clumnas, tras el avance g3.
2&.:ad1 :da 27.c5 h4 2B.:e3 hxg3 29.fg3
lhS 30.d7 txg3 31. 'd&+ �g7 32. 'xe5+
�h7 33.�f2 'xd1 34.:xg3 'd2+ 35.�f1
:g3 36 ... f5+ :g& 37.c6 'c1+
[0: 1]
Geiger 1 Kamarlt - Ellskases
Provocación de ataque (2)
St. Polten, 193
<
æ v
� � � W� � �
w�
Å
16. h41
I ni cia una ofensiva temática para abrir la
columna «h» e iniciar hostilidades contra el
peón «g6» de las negras.
1 6 ... la6 17.h5 tcS 18.hxg6 hxg& 19.lg5
lde 20.fe �xe5 21 . 'c1 :aca
[21 . lfc 22.lxc 'xc 23.:d8++-].
22.fuc5 •xc5 23.'h4 :td8 24.f8+ �xhB
2S.:xh8#
Una magnifica definición por pare de los
adverarios en consulta.
[1 : 0]
42
4.- LAS PI EZAS MENORES
las piezas menores, a sbr, all y cballo, sn
tl vez la más blla c del jueo de aje­
drez. Ests piezs de movimients tn diferen­
tes, p d valr rip, s o iuales, o
desiuals, sún la p de l p.
El alfl gana en valor cuando los penes de su
bando s encuentran en csillas opuestas a
sus diagonales, ganando asl en movilidad.
La opinión que a menudo predomina entre
los afcionados, en el sentido de que es bue­
na estrategia colocr los pones en las mis­
mas csillas del alfl, para que sean defendi­
dos pr éste, es incorecta porque la defensa
es un mal necesario y no un objetivo desea­
ble. El alfl tmbién vale más cuando está c
locdo delante de los peones fjos, en lugar
de detnls de ellos.
Cuando lo peones fjos están en csillas del
mismo color que el alfil, hablamos de "alfl
malo". en cso contraro de "alfl bueno". El
alfl malo es "estátic" cuiando está detrás de
los pones y "dinámico" cuando está delante
de los pones fjos.
Ejemplo
Alfl Bueno y All Malo
3 •
& 3 &
& & &
A � A &&
� � �
� &  �
� �

En la posición del diagrama el alfl blanc de
e3 es un alfl bueno y el de f5 es dinámico. Por
pare de las negras el alfl de e8 es bueno,
mientras que el de e7 es malo y estático.
Al contraro del alfi l , que ya actúa desde su
posición primitiva, el cballo sólo puede de­
sarrollar toa su fera cuando está coloado
en una csilla avanzada, por eso su valor de­
pende principalmente del número de csillas
centrales a las que puede acceder. En rela­
ción al alfl, tiene el siguiente valor:
1 ) Es positivamente más fuere que un alfl
estático.
2) Es preferible a un alfl dinámic cuando se
trata de una lucha indiv idual entre estas pie­
zas.
3) Tiene el mismo valor que un alfl bueno en
una lucha individual
4) Es inferior al alfl bueno, cuando hay otras
piezas en el tablero.
Fllr, W - Ell•kases, E
Alfl Bueno y Alfl Malo
lnnsbrck, 1935 [E71]
1 .d4 lf 2.c4 g6 3.lc3 .g7 4.84 d6 5.h3
lbd7 6.f4 eS 7.dxe5 dxe5 8.lf31
Después de 8.fe5 lxe5 9.1bd8+ �xd8 las
blancs impiden el enroue, pero después del
cmbio de damas tendrlan ps perpectivas
de ataque, debido al mejor desrrollo de las
negras y al cntrol de la fuere csilla e5.
8 ... exf4 9 . .x4 0 1 O . .d3 leS 11 . .c2 le6
1 2 .• xd8 lxd8 1 3 . .e3 b& 1 4.0-0 .b7
1 5.lad1 c61
4.� LS PIES MENORES 43
limitando la efcacia del caballo blanco de
c3.
16.g4?
Se debilita aún más la psición.
1 6 . . . �d71 1 7 . �d4 �xd4 1 8 . .xd4 �es
19 • .xe5 .xe5
Una vez bl oqueado el peón ai sl ado y
cambiado un caballo por el alfl bueno, las
negras hicieron muchos proresos.
20.1xd8+ lxd8 21 .1d1 lxd1 + 22.fd1 f
23.� .d4+1 24.�e2 c5 25.b3 w
• 3 • &
& & &

� 3 � �
� �
� æ �
v
La mejor colocción de un alfl respecto a un
caballo es en una misma columna o fla, con
separación de dos casillas. El alfl dinámico
en d4 inutiliza al cballo, ya que si éste se
mueve puede ser cpturado.
26.le3 .xe3
Este cmbio es necesario para cnserar la
ventaja. Si el caballo llegase d5, las blancs
igualarlan.
27.�xe3 �e& 28.�4 g5 2.� �es 30.�e3
.c8
Con alfil bueno contra al fi l mal o y mejor
psición de rey y peones, las neras tienen
sin duda una gran ventaja, pero no es nada
fácil ganar.
31 . .d3 .a& 32 . .e2 .b7 33 . .d3 .c&
El plan de las blancs es atacr los penes c
y g4 pr medio de b5 y h5. Con esa fnalidad
hacen jugadas de espera para que el alfil
contrario tenga que abandonar la defensa de
uno de esos puntos .
3.a4?
Mala porque el negro dispone de la futura
ruptura en b5.
La jugada era 3.a3! para respnder a la idea
de rptura a6-b5 cn la secuencia cxb5,axb5,
b! . De esta manera se deshacn del peón c
y ponen l os peones en casi l l as de color
contrario al alfil, quedando sólo con dos
debilidades (e4 - g4), las cuales pueden ser
defendidas, ya que hay una regla que dice
que son necesarios tres puntos débiles en el
cmpo enemigo para per ganar.
3.a3! .e8 35 . .e2 .g6 36 . .f3 h6 37 . .g2 h5
38 . .f3 hxg4 39. hxg4 .e8 40 . .e2 .d7
41 . .d1 y ahora:
A) 41 . . . a5 42. a41 = l as blancas cierran l a
psición y hacen impsible cualquier ataque
en el ala de dama; esto justifc clocr otro
peón en csilla blanc .
8) 41 . . . a6 La mejor opción para el nero, pro
cn too las negras no pueden ganar. 42 . .e2
.c8 43 . .d1 .eè44 . .e2 .d7 45 . .d1 b5
46.cxb5 axb5 47.b c 48 . .e2 .c 49 . .f3 c
50 . .e2 c2 51 .�d2 �xe4 52.�xc2 �4 53.�d3
f5 5.gx5 �x5 55.�d4 g4 5 . .xg4+! �xg4
57.a4! bxa4 58.�c3 Y tablas teórcs.
44 4.- LS PIES MENORES
C) 41 ... bS 42.cxbS .bS 43.b! cxb 4.axb=.
3 ••. . e8 l5 . ..e2 .  g6 l6 . .  f3 a& l7 • .  g2 h51
3 • .  f
38.gxhS es mala prque el peón de h3 es muy
débil: 38 . . . .  xhS 39 . .  f3 . x3 40.�x3 �d4+.
l8 •.• hxg4 l9.hxg4 .  e8 4 . ..e2 . d7 41 . .. d1
. e6 42 • .  e2 bSI 43.a5?
La variante de mayor resistencia era 43. cxbS
axbS 4.aS (44 . ..d1 . d7! transpne a las otras
variantes). Aunque todavla se podrla ganar
cn la siguiente l inea: 4 . . . �d6 4S.�d3 .  d7
46 . .  d1 . e6! 47.�c b+1 48.�c2 c4 49. bxc4
. xc4 5.�d2 �es S1 . .  a4 �d4! S2 . . c6 b3
S3 . . b7 . d3 S4.a6 b2 SS. a7 b1 'i S6.a8•
•c2+ S7.�e1 'i e2.
4 ... bxc4 4.bxc4 ..e8 45 • .  d1 .  f 4 . ..e2
..e6
Las bl ancas abandonan. Si n duda. una
decisión prematura. Para obtener el triunfo el
negro debla vencer grandes obstáculos. El
fnal será analizado a cntinuación.
[0: 1]
Fllr - Ellskases
All Bueno y Alfl Malo
Anéllsls Tlrol
47 . .  f ..xc4 4 . ..d1 . bS 49 . .  f3 c4 S • ..d1
En caso de SO . ..e2 �d6 S1 .�d4 c3! S2 . ..d1
. e2! S3 . . b3! ..xg4 5.�xc3 �e5+.
50 ••. c 51 . ..bl .  f1 52 • .  a ..c4 5 . .  e2 �d6
5.�d4 ..e2 55.�xel �eSI 56 • . bl ..xg4
57 • ..c ..c8 5 . .. e2 ..b7 59 . ..dl g 60.�d2
�b 61 .�el �xas 62.�4 .  e8 6 . .. e2 �b1
Si 63 . . . �b? 6 . .. xa6!! .  xa6 6S.�xg4 .  c8+
66. �hS! El blanco gana el úl ti mo peón y
empata.
6.e5 fxe5+ 65.�xe5 �eSI 66.�8
Tambi én perdería 66. �f4 aS 67. �e3 a4
68.�d2 (68 . .. g4 a3! 69 . .. c8 a2-+) 68 . . . a3
69.�c3 a 70.�b2 g3 71 . .  f3 .  e6 72 . .  g2 .  dS
73 . ..h3 �d4 74 . ..f1 �e3 7S . . h3 � 76.�a1
..e6! 77 . ..xe g2-+.
Si 67.�e3 aS 68 . ..xg4 . xg4 69.�d2 . fS!
70.�c1 �c3+, sin permitir que el rey negro
alcnce la salvadora csilla a 1 .
67 ... gll 6 . ..f3
Si 68.�e3 aS 69 . ..f3 (69.�f . g4+!; 69 . . d1
..b7-+) 69 . . . a4 70 . ..dS a3 71 . �f3 . b7!
72 . ..xb7 a2-+.
68 ... a5 69.�e2 a4 70.�b2 al+ 71 .�a2
[71 .�c2 ..fS+ 72.�c1 �c3+].
71. . . ..e6+ 72.�b1 �el 7l . ..e6 �d 74 • ..g2
..dS 75 . ..hl �el 76 • .  f1 � 77 • . hl .  e61-+
[0: 1]
Eliskases, E - Blreh, J y Mae Grounther, J
Caballo Bueno y All Malo
Glasgow 19ll (C66)
1 .e4 eS 2f le& l . ..bS lf 4.0 d6 S.lel
A.- LS PIES MENORES 45
.e7 6.d4 exd4 7.lxd4 .d7 a.:e1 lxd4
9 •• xd 0 10 • .g5 .xb5 11 .�b5 •d7 12.c4
a6 13.lc3 •g4 14 •• d2 :ada 15 . .xf1 .xf
16.ld5 .e
Si 16 . . . c1 7.l+ gx quebrando los pnes
del ala rey.
Debido al aislamiento del pón de d6 la csilla
d5 estará siempre en poer de las blancs. ya
que el alfl nero no puede cntrolara.
1 a.ldS •d4 1 9.:e21 :tea 20. ld1 lxd2
21 .:dxd2 .e7 22.lc2 .f 23.f4 :ca 24.:c3
:es 25.�f2 f& 26.�3 :eca 27.lec2 qt
2a.b :Xc3+?
Se debió evitar la simplifccin cn 28 . . . :5!.
Ahora entramos en un fnal de alfl malo contra
cabal l o bueno que se encuentra
irremediablemente perdido.
29.:Xc3 lxc3+ 30.�c3 .e7
El plan indicado para este tpo de posiciones
cnsiste en tratar de ubicar el alfl pr delante
de los peones propios; por eso era mejor
intentr 30 . . . g6.
31 .f5 .da 32.ld5 g& 33.g4 g5?
Un grave doble error. Además de cerrar la
diagonal h6-1 para el alfl, clocn otro peón
en csilla del clor de su alfl.
3.a41 b& 35.qe3 qea 36.qd4 qd7 37.b5 as
La suprordad del cballo es muy evidente.
D vaya el all resul atd p el cbllo.
Además de esta ventja encntramos que la
pc ner prnta tes debilidades (b -
d6 -f), p l qu s ine que existe ventja
snte pra ganar la pra.
3.l3 .c7 39.�5 .da 4.l .c7 41 .ld2
.da 42.lD .e7 4.� .da
El caballo cumple una valiosa función. Es
i nteresante obserar que el negro también
perderla si el blanco, en lugar del cballo,
tuviese un buen alfl. Por ejemplo, si situamos
un alfl en d4 en lugar del ChAIIn. Al jupC «
gana inmediatmente.
4.le6 .e7 45.qd41 h&?
Aun con la mejor defensa la parida estaba
perdi da: 45 . . . qc8 46.�c4 �d7 47.qd5 h6
48. h3 .d8 (4B . . . �c8 49. �c6+-) 49.lxd8+­
Como en el fnal de alfl bueno cntra all malo,
la obligación de jugar se toma en un elemento
fatal para el bando defensor. Esta situación
de tener que jugar -abandonando así la
posi ci ón defensiva- , se denomi na
«Zugzang•. En l a psición obtenida después
de la jugada 4 de las neras, si les tocse
jugar a ellas se encntrarlan en Zugzwang.
Por es motivo el blanc maniobra para llegar
a la misma situación, pro ceiendo el tumo
de juego al adveraro. En los fnales de alfles
esto se consigue haciendo j ugadas para
prder tiemp cn el alfl. Surge entonces la
pregunta: ¿será psible prder tiemp con el
cabal lo? La respuesta es . . . no, porque el
cabal l o no puede vol ver a una casi l l a
determinada en un número de jugadas impar
o par a voluntad (como si puede hacerlo el
all). Sólo pueden hacro en un número par.
Por este motivo debe echarse mano a otro
recuro: el movimiento trangular del rey. Con
estos movimientos de tiemp del rey se llega
a una misma csilla en un número impar de
jugadas, esto es, en tres movimientos. Esta
maniobra es efcz cuando el adversario no
puede repetirla':
4.qd5
(1 :0]
46 4.- LS PIES MENORES
Alekhlne, A - Euwe, M
Caballo contra Alfl Dinámico
Holanda 1937 [A11
]
1 .�f3 d5 2.c4 e& 3.e3 .f5 4.cxd5 cxd5 5.1b3
"c7 6 . .b5+ .d7 7.�c3 e& B • .xd7+ �d7
9.d4 �gf 10 • .d2 a& 11.0- .d6 12.lfc1
•b6 1 3."c21 lcB 1 4.a4 0-0 1 5. a5 "c7
16."b1 1 •ba 17.h3 lc6 18.b1 lc4 19.la4
:c1+ 20 . .xc1 l 21 .�c51 .xc5
22.dxc51
Una vez fnalizada la parida Alekhine declaró
al autor. su segundo en el Match Revancha -
IiU recuprar el titulo-, lo sigUiente: « lodos
mis esfueros en esta parida tuviern la única
fnalidad de rsucitar al alfl muero con el que
sall de la apertura. Despertó mucha
admiración entr los críticos el plan de avanzar
los peones hasta a5 y b4 par luego llevar el
cabalo a c5, y cuando éste fuer capturdo,
retomar con el peón «d» a fin de abrir la
diagonal par el afl. Ese plan, que modifcó
completamente la lucha, fue el resultado
lógico de las consideraciones posicionales de
la parida».
22 •.. l5 23.�e5 "xe5 24 . .b2 "c7 25. "d3
f 26.lc1 •es 27.f31
Al ekhi ne si gue fi el mente la regl a que
recmienda clocar los peones de tal manera
que difculten la ubicción de los caballos en
buenas casillas.
27 ..• �g5 28.ld1 �f 29.f41
Realizar este avance antes hubiese sido un
error porque el cballo ocuparía la csilla e4.
En la presente posición esta justifcado, al
estar controladas todas l as rutas (d6 y g5)
desde las cuales el caballo puede alcnzar
ese puesto avanzado.
29 ... 1b5?
Euwe no sólo obstruye así el hueco de b5,
sino que brinda posi bi l idades de ruptura
mediante un futuro avance a6 o c6.
30."xb5 axb5 31 .841 ldB
Tomar posibilitaba la entrada de la tore en la
imprante séptima fla. 31 . . .dxe4 32.ld7 lb8
33.c6! bxc 34.a6 laB 35.a7 �dB 36 . .d4+-.
32.exd5 exd5 33.le1 �
[33 . . . d4 3 . .xd4! lxd4 35.le8).
3 . .d41 :aa 35.c61
¡ Qué acti vo se tornó este «al fi l mal o»!
Desarolla, en verdad, una enorme fuera de
ataque. Veamos una variante que confira lo
expresado: 35 . . . bxc6 36 . .c5+ �g8 37.a6!
seguido de a7, le7, lb7 y lb8 ganando.
35 ... �d8 36 • .c5+ �gB 37.le8+
Con demolición completa. Por ejempl o, si
37 . . . < 38. lf8+ �e6 39.cxb7+-.
[1 :0]
Halosar, J - Ellskases, E
Caballo contra Alfl Bueno
Berlln, 1938 [8]
1 .e4 eS 2.d4 cxd4 3.�f3 e61
3 . . . e5 conservaba el peón, pero el blanco
4.- LS PIES MENORES 47
obtenl a excel ente compensaci ón. 4 . c3!
(4.le5?.a5+-+) 4 . . . dxc3 5./xc3 la ventaja
en el desarrollo y el peón retrasado son
el ementos muy favorables para el primer
jugador.
4.1xd4?1
Usual y mejor es capturar con el caballo.
4 . . . lc& 5 •• e3 �f 6 . .d3 .e7 7. lc3 dS
8.exd5 exd5 9.lb5 0 10.0 .g4 11 .qbd4
.d& 12 •• g5 .ea 1 3.lf5 .xS 14 • .xf5 h&
15.b4 l1 16.•g4 1f 17.c3 g&l 18 . .d7
h51 19 •• h3 %e7 20 . .e3 %d8 21 . .xc6 bxc&
& 3
&
En la prmera fase de la parida las negras
tuvieron un pón aislado en d5. Esta debilidad
desaparece y da lugar a un par de peones
aislados. En la presente posición los pones
de c y d5 son menos vulnerables, al no estar
la clumna «C» abiera y mantener controlado
el punto débil de c por el alfl de d6.
22.g4
Aislando voluntaramente los penes «f» y «h»
para dar jueo a la dama. Se prouce asl un
juego i nteresante, como si empre ocurre
cuando ambos contendi entes ti enen
debilidades en sus respectivos cmps.
22 . . . hxg4 23. 1xg4 ••61 24. 1xe6 fe
las csillas que ya no pueden ser defendidas
por peones se denomi nan «huecos.. la
psición de las negras, que ya presentaba un
hueco en c5, fue debilitada aún más por el
alejamiento del peón «b -con la cptura de la
dama en e6-. Surgieron asl dos nuevos huecos
en g5 y g4. A pesar de todo el nero no está
mal , ya que su alfil es capaz de proteger
cualquiera de estas debilidades. Este hecho
nos da la medida de lo que se llama «alfl
bueno».
2s.tcM .ca 2&.f3 tf 27 . .gs � 28.f4
Para evitar la foración del centro de peones
que darla, sin duda alguna, mejor parida al
nero.
28 .. . %b7
Desclavando el caballo que se apresta a
ocupar e.
29 . .xf8
Este cambi o aumenta l a fuerza del al fi l
enemigo, pero no habla nada mejor.
29 . . . �x 30.%ae1 %e7 31 .�g2 c51 32.�c2
%h8
Obteniendo la iniciativa. Pronto se verá que el
blanc no puede resistir el asedio sobre f4.
33.%f %h4 3.%ef1 �g71
Para %f y g5.
3S.h3 %f 38.%e1 %f1 37.�3 %hx4 38 . .4
.4 39.�g4 � 40.%83 �87?1
Era mejor 40 . . . c.
48 4.· LS PIES MENORES
41 .b31 aS 42t?
Después de 42.1f3! la victoria no es tan clara.
Veamos una posible variante, que asimismo
favorece al nero. 42 . . . 1x3 4J.�x3 e5 4.c4!
�e6 45. cxd5+ �xd5 46.lf6+ �d4 47.le4
.e7 48.ld2 .dB 49.le4 a4!-+.
42 .•• c41 43.bxc4
Arrui nando la formación de peones, pero
incluso con la mejor continuación no habla
defensa: 43.1f3 cxb3 44.axb3 .3 45.�xf3
.e5 46.ld1 .f Y el negro debe ganar.
43 •.. .c4 4.lg4 .f4 4S.Id3 gS 46.� �d6
47 .le3 la41 48.1d2 le41 49.1d3 lxe3+
50.he3 -xe3 51 .�xe3 �c5
El fnal de peones no tiene ninguna esperanza
de salvación.
(0: 1]
LOS ALFILES DE DISTINTO COLOR
Dos Alfles - uno •malo• y oto e bueno• - en
sus relaciones reciprocas
Las posiciones en donde existen alfiles de
distinto color son paricularmente interesantes
porque estas pi ezas no pueden ser
cmbiadas directamente, ni pueden luchar el
uno cnta el otro pr sí solas. De esta manera
ambos jugadores quedan, permanntemente,
con el dominio de un ciero numero de csillas
en las diagonales de su alfi l .
Los alfiles de disti nto color, en una l ucha
individual, es decir, si no son acompañados
por otras piezas, tienen poco valor agresivo,
de tal moo que uno, dos y hast tres peones
no son sufcientes para garantizar la victora.
Si interienen otras piezas la cosa cambia:
dejan de ser "precursores de la paz", y se
convieren en elementos que dan vida a la
lucha. Enseguida veremos ejemplos de estos
dos csos.
Rohacek, J - Ellskases, E
Alfles de Diferente Color
Budapst, 193 [E39]
1 .d4 lf 2.c4 e& 3.lc3 .b 4. •c2 eS S.dxcS
lc6 6.lf3 .xcS 7.a3 0 8.e3 b 9 • .d3 .b7
10.0 dS 11. b .d6 12.cxdS exdS 1 3.lbS
leS 14.lbd lc8 1S.'i e2 g6 1 6.�eS .xeS
17 . .b2 'i e7 18.1ac1 l19.f4 .g7 20 . .xe
Wxe4 21. •f3 .a6 22. Wxe4 dxe4 23.1xc8
.cB 24.1c1 lxc1 + 2S . .xc1 .xd4 26.exd4
fS 27.�f2 �f 28.�e3 �e& 29.�d2 �dS
30.�c3 .f1 31 .g3 bS 32 . .e3 a&
En esta posición l as negras tienen ventaja:
mejor rey y un peón pasado defendido. Pero
a psar de too no pueden cmbiar alfles ni
atacr los peones rvales, asl que el empate
es el resultado más seguro. Pero aún asl el
autor i ntentó ganar esta posi ci ón . Una
decisión, si n duda, motivada por l a buena
ubicación en la tabla general del toreo. El
objetivo se cumplió y la ambición fe premiada
porque el rival no se defendió de la mejor
manera posible, seguramente por jugar de
manera un tanto relajada, pensando que el
empate era un hecho.
Para conseuir la csilla c para el rey.
35.�d2 .b3 36/�c3 .a 37 • .f2 e3 38 • .xe3
�e4 39 . .f2 .d1 40.h4 .e2 41 . .e1 .c4
42.-d2 .d54.� � 4.�d1 �g3 4.h1
�-- LS PIES MENORES 49
�xh4 4.� �g4 47.�g1 �g3 4 . .e3 h5
49 • .d2 h 5 . .e1 + �x4 51 . .xh4 g5 52 . .e1

[0:
1]
Radiaeh - Gier
Alfles de Diferente Color
Alemania, 1936 [85]
1 .e4 e5 2.lf3 le& 3.d4 exd4 4.lxd4 lf6
5.le3 e6 6.lxe6 bxe6 7 .e5 ld5 8.le4 •e7
9.f4 f5 10.ld6+ .xd6 11 .exd6 •b&
[ 11 . . . -xdS? 1 2.c •b+ 1 3.id2+-)
12.e4 le3 1 3.-d2 lxf1 14.lxf1 eS 1 5.b3
ib7 16.ib2 0 17.0 .e

&
Ya dijimos que en el medio juego los alfles de
disti nto color avivan el juego. Este es un
ejemplo. En esta posición las blancs tienen
mejores perspectivas, por los si guientes
motivos:
1) Considerando la posición de los reyes, la
diagonal del alfl blanco es más valiosa que la
del al fi l negro, lo que quiere decir que el
ataque blanco será más peligroso que el de
su rival .
2) El peón en d6 impide el traslado de piezas
negras de un fanco al otro.
18.-e3 lf 19.lfe1 lg6
[ 19 . . . .xg2 20.le3 :ate 21 .lg3 .e 22.:Xg7+
�xg7 23.lg1 + �h8 24 ... x+ lx6 25 . .x].
20.le31 lf
Otras opciones eran:
A) 20 . . . .xg2 21 .lg3+-
B) 20 . . . :xg2 21 . lg3 lc2+ 22. -xc2 .xc2
23. lxg7+ �f8 24 ldg1 eS 25. lg8+ �f7
26 . .1g7+ �es 27 . .xe51 :Xg8 28.le7#.
C) 20 . . . -b4!? 21 .-e5! lxg2 22. a3! ! lc2+
23. �b1 lg2+ 24. �a2! (24. :xe4 •xb3
25. :ee1 :b8-+) 24 . . . Wb8 25. Ig3 lxg3
26.hxg3 •fa 27. Wxc5±.
21 .lg3 lf 22.ld2 :g3 23.-xg3 lf
Si 23 . . . lg6 24.Wh4 con idea de We7, por lo
que l a torre defende mejor en f .
24. •e3 •a& 25.a4 •b6 26 • .a3
El golpe moral en g7 fe controlado, pr lo
que el alfl busc otros horizontes.
26 ... lf 27.�b2 •e6 28.g3 f6 29.a5 We6
30.�a2 � 31 .-es :c 32 . .b2 lgB 33.g
fg4 3.-hS+ .g6 35.-xg4 h6 36.h4 .fS
37 ...g1 hS? 38 ... g51 .g4 39.f5 exS 40.ld5
•a6 41 . .e3 -e& 42.�a3 f4 43.-e7+ �g6
4.Ig5+
[1 : 0]
L PAREJA DE ALFILES
La práctica viene demostrando desde hace
tiempo que dos alfles son superiores a dos
caballos, o alfl y caballo. Esa superioridad,
reonocida hasta por los maestros que más
predileción reyelan por los caballos, es el
resultado de los siguientes factores:
1 ) Sea cual sea la posi ci ón de peones,
siempre hay un alfil "bueno", y éste compnsa
50 4.- LS PIES MENORES
la debilidad del otro. Dos caballos, o alfl y
cballo, es imposible que se complementen
de est manera.
2) Colocando los dos alfiles uno al lado del
otro atacn gran número de csillas contiguas,
evitando ataques enemigos o apoyando los
propios, de mejor manera que otras piezas
menores.
La ventaja de dos alfles se manifesta tanto
en el medio juego como en el fnal.
En los finales con carácter de medio juego,
como por ejemplo el fnal de torre y dos alfles
cntra torre y dos cballos, o alfl y cballo, es
donde más se reducen las psibilidades de
resistencia del adversario. Por esta razón
siempre se recomienda que se cambie la
dama o una tore para impner más fácilmente
la ventja.
Otra psibilidad frecuente que es susceptible
de ocurr con la pareja de alfles es "el cmbio
favorable". Es el cmbio de un alfil por un
cballo para aseurarse la ventaja de un alfl
bueno contra uno malo. Evidentemente no
siempre se puede loar este fnal ventjoso,
pero igualmente se puede buscar otro fnal
favorable, el de alfl bueno cntra cballo, e
incluso, algunos fnales de alfles de distinto
clor muy promisoros. No siendo esto psible,
la amenaza de un cmbio favorable sire para
obtener ventaja, ya que el adversaro tendrá
que retirar las piezas bien ubicdas si quiere
evitar esas simplifcaciones.
Telchmann, R • Plllsbur, H
L Pareja de Alles
Hastlngs, 1895 [C11
]
1) La psición de los peones, por ejemplo, en
h2, g3, f2, en conjunto con el alfil de g2,
consttuye una buena defensa para el rey.
2) El alfil en g2 o b2 se encuentra en las
di agonal es pri nci pal es. donde puede
desarrollar su máximo pder.
3) El alfl del fancheto evita más fácil mente el
cambio prematuro de esta pieza.
Por otro l ado, el fi ancheto ti ene una
desventaja: l a pérdida de un tiemp debido al
avance del peón lateral . Por eso. debe ser
empleado con cuidado. En paridas abieras,
las que se inician con e y e5, raras veces es
oport uno, porque habi tual mente estas
paridas conducen a aperuras de clumnas y
a posiciones que un pequeño retraso en el
desarrol l o puede traer consecuenci as
desagradables. En paridas crradas, que no
comi enzan con 1 . e4. el fi ancheto es
generalmente conveniente. En l as paridas
semiabieras, esto es. que cmienzan con e
y se respnde con otra jugada que no sea e5,
el fi ancheto puede ser ventaj oso o
desventajoso, confore a que la posición se
mantenga cerrada o semi abi erta. En l a
presente posición se necesita un preciso
conoci mi ento de l a apertura para poder
emplearo si n peligro.
1 .8 e5 2f lc 3 . .b5 g& 4.d4 exd
El fancheto de los alfles, que tuvo paridarios La recmendación de Alekhine era 4 . . . lxd4.
en toos las épos, present los siguientes
méritos en relación a un desarollo cmún: 5.ld
4.-LS PIES MENORES 51
Era interesante S . .gS!?, como l a parida
Marco- Pillsbur, Viena 1 898.
5 •••.g7 6 • .e3
Era mejor simplifcr cn 6. lxc.
6 ... lf 7 . lc3 0 B.f
Si 8. 0 le7! para j
Ú
gar dS.
B •..le71 9.0 c6 10 . .d3 d5 11.lde2
11 .e5 no es mejor, prque seuirla 1 1 . . . le8,
amnaando toar el pn, además de c y d.
11 ... dxe 12.fe4
Perite el cmbio de uno de los alfles, pero
en caso contrari o se perderla materi al :
1 2.lxe4 lxe 1 3 . .xe4 .xb2:.
12 ... lg41 13 .• d2
Si 1 3 . .f4 •b6+ gana calidad, y si 1 3 . .c b6!.
13 ...• d61

' '
'
Un j ugador menos experi mentado que
Pillsbur tomarla enseguida en e3, pero de
est fora no se aprveharla too el ptencial
del caballo en g4. Con esta jugada intenta
debilitr más la psición del blanc.
14.g3
No hay más remedi o que hacer esta
cncesión. Veamos por qué:
A) 14.lf4 lxe3 15 .• xe3 .d4-+
B) 1 4 . .f4 ecs+ 1 5. �h1 lf2+ 1 6.�g1
l+- (16 . . . l3 17.�h1.g1+?? 1B.lg1+-).
C) 14. 1f4 .e�+.
14 .... 851
Ahora el cambio del caballo por el alfl le
hubiera reporado ventaja, pero el negro
mejora aún más su psición. Esta es una de
las cracterlstics del maestro.
15.:ae1?
Enta la prda. En luar d et jua sria
más cro 15 . .f415 16.h, debilindo aún
más la posición del rey. Seguirla 1 6 . . . le5!
17.�2 A n s cmbiarla el all, pr l
punto débiles de hS, g, f y h3 otoran ventja
al sundo jur.
15 ••• lxe3 16 . Wxe3
16 ... lf1
Con este bllo movimiento entra en juego el
cballo que estaba mal clodo.
17 .• f3?
las blancs quiereQ evitr el fnal que resulta
de 1 7 .. f2 ld4 1 8. lxd4 Wxd4 1 9 . . xd4
.xd4+. porque en este cso s llegarla a un
fnal donde deberlan oponere a una fuere
pareja de alfles. Pero . . . salen del fueo para
caer en las brasas.
52 4.- LS PIES MENORES
Para ganar los peones del ala dama. Nótese
el valor del alfl fanchetado.
20.e5 ••b2 21 . .c4
La dama negra puede salir impunemente a la
cza de peones, porque gracias a la fuera
defensiva del par de alfiles el bl anco no
consigue ninguna perspectiva de ataque. Si
21 . �1 1xa2-+.
Esto lo demuestra la conti nuación de la
parida.
21 ••. 1xc2+ 22 • .f 1f5 23. 1e3 1h3+ 24.�g1
.e81 25 . .e2 16 26 . .f4
Cambiar las damas sgnicrla sllar l dent.
26 .•. 1g5 27.id3 .ad8 28.1f3?
Teichman intenta una celada que sólo acelera
la derota. Si 28 . .e2 b�+.
28 ..• .xe5 29.h4 .d4+1
Refutndo la clada.
30.�h2
(30 . .xd4 1c5+).
30 •• .. a5
[
0:1]
Lang, R • Eliskases, E
PareJa de Alfles
193 [A4]
1.d lf 2l f3 g6 3.c3 .g7 4. 1c2 0 5.8
d6 6.h3 lc6 7 . .e3 e5 8.dxe5 dxe5 9.lbd2
1e7 10 . .e2 .d8 11.0- b6 12 . .fd1 .b7
13 . .g5 h61 14 • .x 1x 15.lc4 1f4 16.g3
1f 17.l31 l7 18.c 1c6 19.ld5 lxd5
20.exd5 1c5 21 . .ab1 a5
Ya se pía tomar el pón: 21 . . . .xd5 22 . .d5
hd5.
22.a3 a4
Las blancs intentaron impedir que la dama
llegara a e, pero no lo loraron a causa del
corecto plan aS - a4. Y ahora quedan cn un
peón retrasado en b2.
El plan de las blancs también fue equivocdo
por otro motivo, ya que las negras también
podían haber ganado un peón. Veamos:
22 . . . .xd5! 23 . .d5 .xd5 24.b 1c 25.ld2
(25.b5 1c5) 25 ... b5! .
23 . .d2 e&
Esta jugada abre la gran diagonal para el alfl,
donde ejercerá una enorme presi ón,
cnjuntamente con la dama.
24.dxc6 •xc6 25 . .bd1 .d41 26.:d4 exd4
También el otro alfl cumple con su debr, pues
defiende el poderoso peón pasado de d4.
.
'
Se amenazaba .xe2.
28 ..... e6 29 • .e1
• •
i.
''
Las blancs están completamente perdidas:
A) 29 . .d2 .e4.
B) 29 . .f1 •f1 30 . .d2 (30 . .e2 .e4 31 . . d2
d3+) 30 . . . .e3!! 31 .fe3 •xt3+ 32.�g1 .e4
4.- LS PIES MENORES 53
33. We2 (33 . .g2 'xg2+ 34. �xg2-+)
33 . . . 'xg3+ 3 . .g2 .xg2 35.Wxg2 We1 + -+.
2 ... .e4
[0:1]
Mac Naugthon, W - Ellskases, E
Pareja ée Alfles
Abrdeen, 1933 [4 ]
1.8 c5 2.if e 3.d cxd 4.ixd if 5 . .d3
t& 6 . .e3 d5 7 . .b5
Viola la regla que recomienda no mover dos
veces la misma pieza en la aperura.
7 ... .d7 8.exd5 ixd5 9 . .xc6 bxc6 10.0 c51
Las neras desalojan el cballo enemigo de
su mejor puesto (d4) y al mismo tiemp abren
la diagonal para el alfl dama.
11. ib3 ixe3 12.fxe3 .b51 13.�e1 .e7
14.'g4 0 15.c4
Este debilitamiento favorec a las neras, pues
ahora la casilla c resulta inaccesible para
las piezas blancs, lo que facilita l a defensa
del pen aislado de c.
15 ••. f5 16.'e2 .c6 1V1d2
El cballo debió ubicrse en c. Generalmente
se deben cometer varias inexactitudes para
que la parida se tome insostenible.
17 •.• h6 18.e4 .h4 19.�f11
Las blancas no quieren debilitar aún más su
posición con 1 9.g3.
19 ... a5
Los avances de pones crcterzan la lucha
Es imprante que el cballo no llegue a e5.
21.e5
La aperura de lineas después del cmbio de
peones favorece al nero pr sus alfles. Estos,
como ya vimos, atacn cn su máximo per
en posiciones abieras.
[21 .exf5 exf5:= .
21 . . . .e7 22.�ad1 �fd8 23.�c1 �a7
24.�d8+ •xd8 25.�d1 �d7 26.�xd7 •xd7
27.'d2?
C e j tn pa l l
de dos alfles cnta dos cballos. Cuando la
¡:n e dicl, p n ex u dj
material, un buen método para mantener la
iual e cmbiar las pizas may. Si el
j n d
d
e av, p r
g s sn e da. E e c,
l i e b p
l
e6 er, y q
p ml .
[27.'d3 'e8:].
27 . . . Wxd2 28.lxd2 .g5 29.lcb3 a4-+
30.lxc5
[30.�5 .a8 31 .lf3 .d8+].
30 •. . .e3+
cntra los cballos. El peón «a» debe avanzar
31.� hc5 32.b3 .b1 33.lf . 3.gx
más con el objetivo de desalojar el cballo de
axb3 35.axb3 �
b3, el cual obstruye la clumna «b» y ejerce
presión sobre c.
[0:1]
54
5.- LA TORRE
A tiemp que en la aperura la tore represen­
t un papl subaltero, en los fnales es fre­
cuentemente la fgura prncipal. ¿Por qué?
Porque su cmp de acción es constituido pr
las clumnas abieras y el número de éstas
aumenta a meida que simplifcamos la psi­
ción . En lo que s refere al juego creo de
la tore, s deb destcr lo siguiente:
1) Las torrres perenecen a las col umnas
abieras.
2) Conviene doblar las torres o triplicar las
piezas mayores (esto es, pner las dos tomes
o bien las torres y la dama) en la columna
abier, para aumentr l a presión sobre la p­
sición enemiga.
3) Es de mucho vl la opc de la spti­
m y ova fla (sunda y prmera del ner)
prque en estas flas básics del enemigo la
tr encenta exclentes obtvos de atque.
4) Merece atenci ón el movi mi ento
zigzagueante de clumna a fl a y de fl a a c
lumna, que muchas vecs deb efectuar para
per entrar en las flas enemigas.
Es evdente que el rval no puee epr c
l bo c a l pt d la ar­
llerla pda a tves de las clumnas. Db
disputr e dini d la cumna abier op
niendo sus p tr. Vem un ejemplo:
En esta posición las blancs juegan ld2 o
ld3 para doblar las torres con lfd 1 , pro el
negro cmbia tores y oupa la clumna:
1.ld2
Tras 1 .lxd8+ lxd8 2.ld1 ld7 3.ld2 1d8
4.lxd7 •xd7 l a posición estarla igualada,
prque sin el auxilio de una tore no s puede
conseuir mucho.
1 ... lxd2 2. 'xd2 ldB 3. 'a5 b 4. 'a4 'd7
Ganando la clumna.
Pero si en la psición del diagrama le tocse
jugar al nero, la clumna la ganarla el blanco.
Por ejemplo:
1 . . . ld7 2. lxd7 'xd7 3.ld1 Seguido de •d3.
¿Qué se puede hacer entonces?. Hay dos
posi bi l i dades: O no se toca l a situaci ón,
dejando la clumna en disputa, o s cmbian
las torres. La situación ya no es tan delicda
cuando en l ugar de una col umna abiera
existen varias. En este cso, la presión en una
columna puede ser neutral i zada con l a
ocupación de otra, espcialmente cuando son
de igual valor. Recordemos que en el medio
juego una clumna cntral vale un p más
que una clumna lateral .
Ellakaaea, E • Euwe, M
Entrenamiento Amaterdam, 1935
(045]
1.d4 d5 2.c4 c6 3.e3 lf 4.�3 e6 5.if3 a6
6.a4
Est jugada es débil. Poc tiemp después,
en el match pr el Campeonato Mundial con
5.- L TORRE 55
Alekhine, Euwe demostró que las blancas
obtienen ventaja cn 6.c5.
6 ... c51 7 .cxd5
El cambio de peones no armoniza con l a
jugada precedente.
7 . .d3 es la j ugada correcta, no obstante
permitir la creación de un peón ai sl ado:
7 . . . & 8.0 dxc 9 . .xc4 cxd4 1 0.exd4.
7 ... exd5 8 • .e2 le& 9.0 .e6 10.b3 .d6
11 . .a3
11 .dxc .c5 1 2.l4 seuido de .f3 prometía
mucho más.
11...b61
Euwe no teme la aparición de los peones
colgantes. La defensa de éstos seria fácil
prque el blanc no dispne de la4.
12.lc1 0 13.h3 h61
Aunque dos hagan lo mismo, no siempre es
lo mismo. La jugada h6 de las negras es una
jugada útil, protege contra la amenaza lg5.
La jugada h3, por el contrario, debi l ita l a
psición, peritiendo un sacrfcio demoleor.
14 • .d3 1d7 15.le1 lfe8 16.lb1
Seria mejor que las bl ancas se hubieran
embarcado en complicaciones difíciles de
clcular, resultantes de la secuencia 1 6.dxc5
bxc 17.e4! . Cieramente, con esta jugada se
podrla haber evi tado caer en una mal a
posición. Por ejemplo: 1 7 . . . .f4 1 8.lb1 lb
1 9 . .xb cxb 20.lld5 lld5 21 .exd5 Wxd5
Y las neras posen el par de alfles.
16 • . . le41 17 .dxc5 bxc5 18 . .xe4 dxe4
19.lfd2
1 9.lh2 leS! Esta es la jugada que debe
impdirs a toa csta. Con su última jugada
el blanco quiere ganar el peón enemigo de
c5.
. z •
'i
'
'
. �

� '
i� f �
l f�
t ¡% w
19 ... .xh31
Est parida merece espial atención tanto
por la apertura como por l as múl ti pl es
combinaciones, pro l o que más nos interesa
es el emple que el negro hace de la tore. La
interención de est pieza -vla e6- cnstituye
la clave del brllante sacrfcio.
20.lc4?
No contaba con la respuesta le6. Otras
opciones eran:
A) 20.gxh3 1xh3 21 .f4 .e�+.
8) 20 . .xc5! era la mejor alterativa. Con ella
pdrla habre salvado. Y ahora:
81) 20 . . . .g4 21 .f3 .xc5 22 . .c ex 23.ll
1xd1 (23 . . . 'c7!? Puede ser una mejor opción
quedarse con l a dama para aprovechar la
mala situación del rey) 24.lxd1 lb Y las
negras tienen ventaja en el fi nal por sus
mejores peones, pero no estarla asegurado
su triunfo. Esta variante muestra la enorme
resistencia en posiciones aparentemente
perdidas).
82) 20 . . . le6! ? Da l ugar a magnifi cas
combinaciones para ambos bandos.
821) 21 .gxh3 lg+ 22.�1 .xc5 23. lxc5, y
ahora:
8211) 23.lxe4 'xh3+ 24.�e2 'h5+! 25.f3
(25.�f1 1h1+ 26.�e2 1xe4 27 . .xc5 .dB)
56 S.- L TORRE
25 . . . lg2+ 26.lf ld8 27.-c2 (27.ld2 ..b4
28.lc2 hd2 29.fd2 l+ 30:�x Wh2+-+)
27 . . . lb4 28 .• c3 (28.-xc5 lxf2+ 29.�xf2
ld3+-+) 28 . . . l3.
8212) 23 .. h5 lg5 24 .• h4 le8!-+ 25.lc3
(25.lcd1 •d3+ 26.le2 le6!) 25 . . . ..b 26.lc
le6 27. f4 ld5; 23 ...• xh3+ 24.�e2 ld4+!
25.exd4 Wd3.
822) 21 . ..xd6 .:d6 22.gxh3 •xh3 23.:c
lxc 24.�e4 lg6+ 25.�3 h5 26 .• d5 lc!
27.Wh1 :g3+!1 28.fg3 •xg3+ 29.c1 •xe1 +!
30.�xe1 lc1 +-+.
823) 21 .�e!! Y el blanc lora defendere.
21 . . . lg6 (21 ... fxe4 22. Wxd6) 22.g3 Con pón
de ventaja.
20 .. . le6
[20 . . . ..g;) .
21.fd6
Los amantes de pari das bri l l antes y de
exensos análisis seguramente apreciarán las
siguientes l ineas:
A) 21 .gxh3 lg8+ 22.�1 ld4! ! (22 .. . Wxh3+
23.�e2 ldB-). Por ejemplo:
A1) 23. Wh5 lg5 24. Wh4 (24 .• xg5 hxg5
25.exd4 •xh3+ 26.�g1 i. h2+ 27.�h1 ..g3+
28. �g1 •h2+ 29.�f1 •xf2) 24 . . . lg1 +!
25.�xg1 �f3+ 26.�1 lxh+.
A2) 23. exd4 Wxh3+ 24. �e2 'f3+ 25.�f1
.. h2!-+ 26 .• x3 exf3 27.le3 lg1 #.
8) 21 .i.xc5 lg6! 22. �xd6 (22.i.xd6 ..xg2
23 . ..g3 'h3) 22 . . . .g2-+.
C) 21 .�b 'd8!! 22.�a8 (22.gxh3 'xb6;)
22 . . . Wg5 23.g3 ..xg31 24.�h1 ..x2 25.lg1
'h4 26.lg2 ..xg2+ 27.�xg2 lg6+ 28. �f1
Wh3+ 29.�x lg2+ 30. �e1 Wh1 #.
21 . . . ld6
En la cntinuación de la parda las blancs
están cl aramente perdi das, y ahora
prestaremos atención a los movimientos de la
tore, que son altamente i nstrctivos.
2. f5 lg& 23.g3
De esta manera s crean nuevas debilidades
en f3 y h3, pro no habla nada mejor.
23 ... lg5 24 .. d1
En caso de 24. Wh4 .g4 25.lxc5 lxc5
26 . ..xc5 �5 27 .• e7 �f3+-+.
Más fuere que 25 . . . Wf5 26.f41 ; prque en este
cso se peritirla el cmbio de damas si el
nero toma al paso.
Se amenaza i. g4, cn efectos destrctivos.
27.led1
I gualmente inútil seria e
f
sacrfcio de peón
27 .f4 Las negras responderlan cn 27 . . . exf3
28 .. f Wh5 29.Wh2 �e�+. En virud de las
amenazas l3, t4 y f.
27 ... ld1+1
Euwe aprovecha la ocasión favorable para
cambi ar las torres. Ahora l as bl ancas no
pueden tomar de torre a cusa de ..g4. Al
S.- L TORRE 57
tomar de dama, las negras pueden ocupar
inmediatamente la columna, aparentemente
abandonada.
28. •xd1 :da 29. •e2 ig4 30. •c2 if3
31.ld2 f3 32.� exf3
[0:1
]
Fe1 ntes • Ellskases, E
Toreo Interacional de Mllin, 1938
[004]
1.d4 lf 2.lf3 d5 3.e3 if5 4.id3 e&
El pen doblado resultante del cmbio no seria
desventajoso para l as negras. Estas
encontrari an pl ena compensaci ón en l a
aperura de la columna rey y en el control
sobre e.
5.lb2 lbd7 6.0 id6 7 .b3 e& 8.ib2 f81
Conviene impeir que las blancas entren con
el cballo en e5.
9.ixf5 ex5 10.c4 0 11.cxd5 cxd5 12.:c1
:e8 13.g3 •da
La dama fue reemplazada por la tore en su
función de controlar el punto e5, y por eso
queda libre para otros fnes.
14.lh4 g6 15.:c2
Ferantes se prepara para doblar torres en la
columna abiera, antes de que el adversario
también la ocup.
15 ... le4
1 5 . . . lf8 seria mejor.
16.lg2 lf8 17.lf41 1a5 18.lxe4 fxe4
19.ic3 f5 20.1e2 'xe2 21.�xe2
21 ... �e6
Las negras no pueden di sputar la única
col umna abi erta al adversario 21 . . . :ac8
22.:fc1 .a3 23 . .b2 :xc2 24.:xc2 .xb2
25.:Xb2 :e 26.lf4i. En tales csos lo mejor.
habitualmente, es abandonar la col umna,
defender los puntos de invasión y abrr otra
col umna. En la parida éste es el mejor plan
porque las negras ya tienen controlado c7,
c6, c5 y c4 y en el futuro pueden abrir la
columna «b cn el avance del pón hasta f4.
2 . .b2 :d81 23Jfc1 f 24.�3 .b 25.ia3
g5 26.la4 f4 27.�c5 �c5 28 . .xc5
Ahora aprovecho la oprunidad pr cmbiar
una torre, reduciendo la presión enemiga en
la columna abiera.
A 2B.:xc5 yo planeaba 28 . . . �. para ir en
auxilio del peón de e.
28 ... :c81 2 . .b :xc2 30.:Xc2 < 31 . .d2
De esta manera el adversario me obliga a
anular la tensión de penes y me cloc frente
a dos alterativas. Tomar o pasr.
31 ... fg3
31 . . . f3 no seri a buena por 32. h3, para
mantener cerra
d
a la columna «h•: 32 . . . h5
33 . .b4 g4 (33 . . . h4 34. g4! Los peones
col ocados uno al l ado de otro pueden
moverse, i mpi di endo l a apertura de
clumnas.) 3. h4! .
58 5.- L TORRE
32.fg3 .d&l
Para apoderarme de la val iosa diagonal
f8- a3.
33.g41
Las blancs, al tener el alfl malo, colon sus
peones en casillas de color opuesto a él ,
probando asl que comprenden bi en l a
posición.
33 ... �e6 3 • .e11 h5 35.h3
Tras 35.gxh5 lh8 36 . .g3! se cmbiarla el alfl
malo, y después de es nada habrla que temer.
El empate estarla cerc.
35 ... h41
Explotando el error anterior, l i mitando l a
movilidad del alfl.
36.�g2 :t 37.lf?
Ferantes lucha por la clumna abiera, que
es poc imprante pr no tener buenos puntos
de invasión.
Todavla se podla salvar, por ejemplo, con
37.lc1 ! lf3 38 . .f .g3 39 . .g1 .d6 40 . .f
.g3=.
37 ... lc81
Con el alfl bueno y dominando cn la tore la
clumna más valiosa, tengo ventaja sufciente
para ganar la parida.
38.le2 :c11
Merecen atención los movimientos de la tore
negra, que acba de penetrar en la octava
fla, una de las más imprantes del enemigo.
39 . .a5 b 4 . .e1 aS
Las negras deben quedar a la expectativa,
por lo que comienza un ataque de peones.
41 . .f
[41 .a4? lb1-+).
41 ... b5 42 • .e1 .c7 4 . .f a41
Las blancs están foradas a tomar, prque
se amenaza cpturar y lb1 .
4.bxa4 bxa 45 • .e1
Las blancs no polan oupar la clumna que
quedó libre, debido a 45.lb2 a3 46.lb3 :c
4 7 .:a3 .g�+.
45 ... .d& 4 . .a5 a3 47 . .d8 .e7
Con el peón «a» muy avanzado y la amenaza
lb1 seguido de lb2, el fnal está ganado. Por
ese motivo no hay incnveniente en cmbiar
los alfles.
4 . .a5 lb1 49.�
Si 49. ic3 ib4 conquistando el punto de
invasión b2.
49 ... �d7 s.:e1
50 . .c3 tamp salva la parida por: 50 . . . ib
51 . le1 lb2+ 52. ixb2 .xe1 + 53. �xe1
axb2-+.
50 ... lb2+
Gracias al apoyo del peón «b» la tore ocupó
la columna «b», toavía más valiosa que la
clumna «C», cn lo que la posición blanc es
critic.
5.- L TORRE 59
51 Je2 .b 52 • .b .d6 5 • .a5 .c7 5 • .c3
Fernte resuelve evir e cmbio de los alle:
5.hc7 �c7 55.�e1 lb1 + 5.� (56.�d2
l1-+) 5 . . . �b 57.1d2 �b5 5.�e2 1h1-+.
5 •.. .g3+ 55.•1 1b1+ 56.�g2 �c6 57 . .a5
Es ciero que tomando en g5 el alfl podrá
volver a la defensa, pero la marcha del rey
hasta d3 decide la parida.
57 .. . �b5 5 • .d81b21
Obsérvese cómo la torre ocupó
alterativamente ambas flas enemigas.
59.�1 �c4 6 . .xg51 �d3
Si 61 . lg2 lb1 jaque mate.
[0:1]
SEPTIMAFI L
Por séptima fla también haremos referencia
a la segunda del blanco, que es donde se
encuentran los peones en su casilla inicial.
Para mostrar l a gran fuerza de las torres
ubi cadas en estas fi l as. ci taremos l os
siguientes csos:
CORONACION DE PEONES
i.
La tore, el peón pasado de las negras y el
heo de qu el rey blanc s encenta en la
prmera fla, dent el resuldo: las blancs
pieden pue n tn des ct lc1 +.
Conviene obsrar que el dominio de la tore
sre la fla e absluo, al n existr ninún pn
enemigo. Suponiendo que el pn estuviese
en f, el blan prla juar �2 e impir la
cronacn. Por l tnt, la pic d un pn
puee ddir el reultdo d una luca.
[1 :0]
JAQUE PERPETUO
Se dice habitualmente que cuando las dos
torres se encuentran en l a séptima fl a la
parida está medio ganada. No es éste el cso,
porque el bl anco amenaza mate en tres
jugadas, pero l a fuera es tan grande que
perite el jaque pertuo.
1 ... 1h2+
[1 . . .1a2? 2. 1xa2 lxa2 3.1b6±].
2.�g11hg2+1
2 . . . 1cg2+? seria errónea. No es indiferente
con qué tore pereguir al rey. Este jaque no
es corecto: 3.�f1 lf2+ 4.�e1 le2+ 5. �d1
ld2+ 6.�c1 1c2+ 7.�b1 1h1 + Al no disponer
del recurso del jaque perpetuo hay que
cambi ar l a torre, l l egando a un fi nal
desfavorable. 8.�xc2 lxa1 9.1b6!±.
3.�f1 lgf2+ 4.�e1 lfe2+ 5.�d1 led2+
&.�e1•
60 5.- L TORRE
RED DE MATE
Esta situación es totalmente diferente, ya que
el blanc no amenaza mate, dado que el rey
negro escpa pr g5. Por eso las negras tienen
tiemp sufciente para arar una red de mate,
con ayuda del peón «h,.
Con mate inevitabl e. En esta variante se
consigue la victora defendiendo la torre cn
el peón. Ese papel tambi én puede ser
desempeñado pr otras piezas. Supongamos
que en lugar del peón en h4 se encontrase el
rey negro: éste avanzarla a g3 y cumplirla la
función del peón.
[
0: 1]
CAPTUR
de otras piezas no pueden dar mate y tamp
pueden acceder a la última fla. Surge asl la
cuestión: ¿las negras tienen que cnforarse
con el jaque perpetuo o pueden intentar
ganar? Realmente dispnen todavla de otro
recurso, que es la captura del materi al
enemigo. Véase:
1 ...g2+ 2.�1 lh2 3.�g11
[3.�e1 lxc2 4. �d1 lcg2-+].
3 . . . :dg2+ 4.�1 lxc2
Cayó un alfl y sigue la amenaza de mate.
La segunda cptura cn ganancia de tiemp
por la amenaza de mate.
Juegan para ganar.
8.la5 � 9.lc5 �gS 1 O. leS+ �h4
Seguido de �g3, creando una red de mate ya
estudiada.
[
0: 1]
CAMBIO
La estrategia del ejemplo anterior sire para
ganar una pieza, un peón o también para
Las torres dominan las flas, pero sin el auxilio ocupar una columna, ya que cuando una torre
5.· L TORRE 61
amenaza mate, l a otra puede ocupar cualquier
columna.
1 .•• .g2+ 2.�h1
Después de 2.�1 .df+ 3.�e1 .g1 + 4.�x2
:a1 -+. Este es un prodimiento tlpic para
ganar en muchas psiciones.
2 ... .h2+ 3.�g1 .dg2+ 4.�1 .a21-+
Y l as negras conquistan la col umna «a>
i mpidiendo la coronación del peón por l a
amenaza de mate.
Obviamente también se ganarla con 4 . . . .h1 +.
1 . .xcS
[
0: 1]
MAQUINA DE EMPATE
l
ayuda porla habr brndado un peón en e,
que pudiera avanzar hasta e3.
Un grave eror hubiera sido 6.�h1 ?? .h2#.
Malllson, H • Alakhln8, A
Plymouth, 1938
[C87]
1 .8 aS 2.lf3 lc6 3 . .bS a& 4 . .a d6 S.c3
�f 6.d4 .d7 7.0 .87 8.l81 0 9.lbd2
.a8 10.�f1 �d7 11 .�83 �b6 12 . .b3 �h8
1 3.�dS .d7 14.�x87?
Error posicional. El problema de las negras
consistla en su falta de espacio y en l a
pasividad de su alfl. Ahora desparecn ambs
males.
14 •.•"x87 1S . .83 .g1 16.h3 .hS 17.dS �b
18.g4 .g6 19 •.gS?
Se debió debilitar la psición de los pones
enemigos cmbiando en b.
19 ..• f 20 . .d2 .f 21 .�h2 l8d7 22."a2 c61
23.c4 aS 24 . .c2 .fc8 2S • .c3 cxdS 26.cxdS
�es 27 . .g1 �ba4 28 . .xa4 fua 29."a3 bS
30.a3 �xc3 31 .bxc3 Wa7 32 . .g81 "cSI
33. 'xcS : eS 3.l83 :ac8 3S.a1
¿Cuál es la mejor conti nuación para l as Evitando perder material. Si 35 . .c1 ? b! .
negras?
1 ... .d21
No tomar el peón, sino preparar el jaque
prtuo cn esta jugada. Y el blanc no puee
impedirlo.
2 • .a5 �h2+ 3.�81 �f3+ 4.�1 �h2+ 5.�g1
�f3+ 6.�1 =
Si el rey nero se encontrase en f4, cn �e3
3S ... g61
Prepara f5 para debilitar d5.
36.axb5 .xbS 37.l1 f51 38.f
Para mantener los peones unidos a pesar de
ciero debilitamieñto en la segunda fla.
38 ... f4 39 . .82
podrla buscar una red de mate. La misma Si 39 . .d3 .b2+! 40.�h1 .c5 para jugar .e8,
62 5.- L TORRE
avanzar el peón libre y hacer jugar el alfl por 41 ... .e81 42.l2 :e3 4.:c1 a31
la diagonal a6-f1 , vla .b5.
Magnifi ca combi naci ón, basada en l a
39 . . . :c3 40.:ea2 clabración entre la tore en segunda fla y
el peón pasado.
40 ... a47
El campeón mundial sacrifica el peón más
valioso para conquistar la séptima fla pero
cmete un eror cmbinativo.
Se ganaba si n dificultad de la si gui ente
manera:
A) 40 . . . :c 41 .te2 .e8 42.�g2 �g7 43.�2
� 4. h4 h6 45.�e1 (45.lc1 a4 46.ld3 :c3
47. :a3 :bb3 4B.:xb3 :xb3-+) 45 . . . �e7
46.�d2 (46.lc1 :c3 47.:a3 :xa3 4B.:xa3
�dB 49.lb3 a4!) 46 . . . :b3-+.
B) 40 . . . .e8 tmbién ganaba, y era la manera
correcta de ejecutar la idea de Al ekhi ne.
41 .:xa5 :c2+ 42. �h1 :bb2 43.le2 :xe2
4.:aa �g7 Huyendo de la zona de peligro.
45.:Xe8 :h2+ 46.�g1 :Xh3 47.:f1 (47.:a7+
�h6 4B.:ee7 �g5 49.:xh7 :g3+ 50.�h 1
:xf3 51.'a1 'e3 52.'d7 :h3+ 53. �g1 f3;
47.'a3 'b1 + 48. �g2 'bh 1 Con mate
inevitable). 47 . . . 'g3+ 48. �h1 �h6 49. 'd8
�g5 50.'d7 (50.'xd6 �h4 51.'d7 h5 52.gxh5
�h3+) 5 . . . h5! 51 .gxh5 �h4 52.hxg6 'h3+
53.�g1 �g3 5.'a1 'g2+ 55.�1 'h1#.
41 .�g27
Las blancas no encuentran la psibilidad de
salvarse: 41 .�h1 �g7 42.:Xa4 'b2 43.'4a2
cn buenas persptivas de defensa.
4. 'c8 'b2 45. 'xe8+ �g7 46. 'xb2 axb2
47.lc3
[47.'b8 :Xe2+ 48.�1 :c2-+).
47 ... :Xc3 4.b 'c2+
Una parida dramátic, agradable e instructiva.
[0: 1]
63
6.- EL PEON PASADO
Cuando un peón no es detenido en su marcha
hacia la cronación pr ningún peón enemigo
se denomina •peón pasado•.
Ese peón amenaza coronarse, esto es,
hacer dama. Si el adversario no consigue
bl oquear ese avance debe sacrificar una
pi eza menor o una torre para evitar una
desventaja mayor.
Se bloquea un peón pasado al instalar una
pieza en la csil l a delante de él , de manera
que se le impide mecánicamente el avance.
la pieza más apropiada para ese menester
es el cabal lo; pero también es efciente el
alfil.
Existe una gran diferencia entre un peón
pasado móvil y otro inmóvil. Un peón pasado
móvil, apoyado por las piezas, es mucho más
fuere que un peón bloqueado y amenazado.
Generalmente l a lucha es interesantlsima
cuando hay pnes pasados en el tablero, ya
que un jugador blouea deterinado peón y
el adversario procura levantar el bloqueo
atcando la pieza bloqueadora. Otra situación
se da cuando ambos jugadores tratan de
avanzar los peones pasados lo más rápido
posible.
Kerea, P - Rlchtr, K
Munlch 01 (m) 1936
[AU]
1 .�f3 f 2.dlf 3.g3 b 4 • .g2 .b7 5.0
e& 6.c4 d5 7.l5 .d& B • .f4 0 9.�c3 l4
10.cxd5 exd5 11 .f3 �h8 12Jlf1
Esta j ugada amenaza 1 3. lxd5, porque
después de 1 3 . . . .xe5 1 4. dxe4, l a torre
defende al cballo.
12 ... c6 1 3. ll e fe14.f ex1 5 • .x3 ••7
las negras tienen difcultdes en el desarollo.
Si 1 5 . . . l7 16.l6+! hxg6 1 7 . .xd6 queando
cn pnes doblados y pareja de alfles.
1 6 • .ac1 .xe5
Forado para poer desarollar las piezas.
17 . .xe5 �d7 18 . .f4lf 19.a4le4
Con un cballo bien ubicdo en e s busc
compensación, pero en breve surgirán otras
difcultades.
20.a51 bxa5 21 . .xe41
Keres aprovecha el momento opruno para
cambiar en e, ya que no se puede tomar de
dama por la pérdida del alfl de b 7. De esta
manera las neras tendrn que tomar de pen,
obstryendo su puesto avanzado. Además de
esto aparecen en el medio jueo los alfles de
diferente color, que favorecen al bl anco
gracias a que su alfl es dinámic, mientras
que el de las negras es estátc.
21 ... a4 22. •d31 •xe4 23. •xe dxe
la csilla e crec ahora de valor estratégic
para el negro.
24.d51 .adB
Impidiendo la fración de un volento ataque,
pero permitiendo la creación de un peón
pasado.
Una increlble defensa encontrada por los
moeros ordenadores es 24 ... cxd5 25 . .c7
.a6 (25 ... .b 26 . .e5 .gB 27 . .f1 !+-) 26 . .e5
�xe2! (26 . . . .g8 27.:d5 +-)
64 6.· EL PEON PASADO
Se trata de una posición de problema que se
le «escpó• a Eliskases en sus análisis: si
27 .lxg7 lfe8 28 . .f6 lf8 29. lxa7+ �g8
30.lg7+ �h8 31 . .d4 h6 32.le1 .d3 33.lc1
.c.
25.d61 lf5 26.lc4 c51
Richter busc vida para su alfl.
[26 . . . g5? 27 . .e3 ld5 28. lxd5 cxd5
29.lc7+-].
27 .:a4 a6 28.la51 g& 29.b1 cxb lO.lf5
gx5 l1 .d7 .c& l2.lc1 1 .xd71
Sin duda Keres, ya en su jugada 29, previó
que ésta era la única jugada que podrla
causare difcultdes.
ll.ld1 1 bll
Las negras, a cusa del peón pasado blanc,
perderán el alfl, pero gracias a su peón de b3
obtendrán algunas opciones.
3 . .c7 :ca l5.:Xd7 �gB
[35 . . . b2?? 36 . .e5++-].
l& • .e5 :es
El blanc consigue un fnal de tores ganado
con la siguiente variante. 36 . . . a5 37.lg7+ �8
38.la7 lc2 39.:a5 b2 (tore y pón pasdo
en la segunda fla) 40 . .xb2! Sacrifcndo el
alfl por el peón pasado, el blanco aseura el
triunfo. 40 . . . lxb2 41 . lf5+ �g7 42.�+-.
l7.lg7+1 �
El rey en el rncón tamp salvaba el juego.
Veamos: 37 . . . �h8 38 . .f lc 39.lg6+.
lB . .d&+l �xg7 l9 • .xc5 �
[39 . . . b2 40 . .d4+ � 41 . .xb2+-].
40 . .all �e6 41 .�f2 �d5 42. �el �c4
4l.�d2 el+l
Evitando 44.e3.
Keres no puede perder tiempos en la creación
de su peón pasado, ya que el negro ganará el
alfl y avanzará cn su peón restante. Ahora el
blanco gana pr un tiemp.
46 ... fg4 47.8 a4 48.e5 b2 49 . .xb2+ �xb2
5.e6 al 51 .e7 a2 52.e81 a11
¡ Esta carrera de peones es si empre
emocionante!
5l.1h8+ �a2 5.1xa1+ �xa1 55.�xg4 �b2
5&.�g5 �el 57. �h& �d4 58. �xh7 �•5
59.�g61 �.& 60.h4 �.7 61 .�g71
¡Una parida brllante!
[0: 1]
PEON PASADO DISTANTE
El peón pasado distante se cracteriza por
estar separado del resto de los peones que
constituyen el cntro de operaciones, . Es muy
temido en los finales de peones, porque,
avanzando o sacrificándose, desvla el rey
enemi go de otros objetivos de ataque,
facilitando l a interención del propio rey.
6.- EL PEON PASADO 65
Las blancs ganan de la siguiente manera:
1 .b5+ �xb5
(1 . . . �d6 2. b �c 3.b7 �xb7 4. �xd5 �c7
5.� �d8 6.�xf �e8 7.�g7+-)
2.�xd5 +-
[1 :0]
Van Schellnga - Ellskases, E
Peón Pasado distante
01. Buenos Alres 1939
, .
'
Las blancs tienen un pón de menos, mas
no coren peligro de perder. Por meio de su
peón pasado distante pueden inmovilizar el
cballo enemigo, de fora que la mayorla de
pones negr, sin esta pieza, es defendible.
1 .a5
Previniendo el bloueo en a4.
1 ...ld5 2.a6 lc7 3.a7 �g& 4.ld3 � 5.�g3
e5 6. lc5 �e7 7.� �d& B.lb7+ �d5
(8 . . . �c 9.ld8+ �b 10.l=).
9.h2 e10.h3 b5 11 .l8 f4+ 12.h2l8
1 3.lf+ W14.l8+ � 15. l& h5 16. l
g5 17. lc2 g4 1 8.hxg4 hxg4 1 9.g31 fxg3
20.�e3 �.s 21 . l1 �d5 22.�4 �e&
Cuando las negras tomen el peón torre las
blancs cpturarán los del fanc rey. Es U pic
del cballo la incpacidad para blouear los
pnes enemigos y apyar, al mismo tiemp,
el avance de los propios peones. Es por eso
que es más débil que un alfl, siempre que los
peones pasados de ambos bandos se
encuentren en fancos diferentes.
Barcz, G - Ellskases, E
Peón Pasado distnte
Karsbad - Match Alemania Hungrfa 1 939

Las negra& con un peón pasado distante en
a6, tienen un fnal de peones ganado. Por eso
deben forar el cambio de damas y, como
pseen un pón de más, pueden sacrfcr su
peón «f» para lograr su objetivo. Ganan la
66 6.- EL PEON PASADO
parida pniendo en práctic esta idea.
Amenaza 2 .. .f3 3.�g3 'g5 4 .. �x3 �5+ con
fnal de penes ganado.
No hay defensa. Por ejemplo:
A) 2.�4 'g5+ -+
8) 2.'h1 'g4+ -+
C) 2.f3 1c2+ -+
D) 2.�8 f3+ 3.�g3 'g5+ obligando al cmbio
de damas.
2 ... '1+ 3.�g2 f+ 4.�x
[4.�g3 1f5).
4 .. . ..84+ 5.�g3 �gSI
Ahora el blanc no puede evitar el cmbio de
damas.
6. '3 '4+ 7.�g2 1g+ 8. 1xg+ �xg4 9.f3+
�4 10.� aS 11 .�e2 a
[0: 1]
EL PEON PASADO DEFENDIDO
El peón pasado defendido pr otro peón es
toavla más fere que el p pso distante,
en virud de su al fuera defensiva. Esto s
prá aprear e l siuientes eemplos.
de c5, el otro pen tiene libre el cmino a la
coronación. El peón «h» es un peón pasado
distante, que al cntraro que el pón pasado
defendido preci sa del auxi l i o del rey. La
posición del rey blanco es óptima y l a del
negro la por psible. No obstante, las blancs
están pérdi das. No pueden resol ver
satisfactoriamente el problema de defender
el peón «h» y vigilar el peón «d», que en el
momento opruno se pndr en marcha.
1.h1
La mejor clocción para este pón.
1 ... �g7 2.�4
[2.�d5?? d3+).
2 ... �h6 3.�g �g6 4.�4
[4.h5+ �h6 5.�h4 d3+].
4 ... �h5 5.�g3 d31 6.� �xh4 7.�e3 �g4
8.�xd3 �4
Y cmo ya hemos estudiado, las neras ganan.
[0: 1]
Ejempl o
Kashdan, 1 - Arlz
Peón Pasado defndido
Peón Pasado defndido
En la psición del diagrama el pón pasado
Syracuse, 193
de d -efendido impide cualquier atque del
blanc, porque si el rey s aproxima al pón Las blancs tienen un pen de más, pro no
6.- EL PEON PASADO 67
pueden defender su pn «h».
1. 851
Para cnseguir un peón pasado defendido.
1 ... f85 2.�85+ �d5 3.�d31 �h3 4.c4+1
Gana un tiemp; no se puede tomar el peón
prque el pen «f» va a dama.
4 . . . �d8 5.f1
Las bl ancas sacri fi can el peón pasado
defendi do para obtener el peón pasado
distante.
5 ... �e6 6.�c5+ �x 7.�d31
El cballo de las neras obstrye su propio
peón pasado defendido. Por eso las blancs
toman precuciones, previniendo el regreso
del cballo negro.
7 ... �86 8.� � 9.�g21 �f4+ 10.lf4 gx4
11 .c5 �g5
El rey nero no puede impdir el avance de
ambos peones contrarios, mientras que los
peones rvales están controlados por el rey
blanco.
12.c8
[1 :O]
H8uacker, P - Ellskases, E
Peón Pasado defndido
VIena, 1932 [C1 2)
1 .8 e& 2.d4 d5 3.�c3 �f 4 •.g5 .b 5.e5
h6 6 . .h
6 . .d2 y 6 . .e3! ? son l as al ternati vas
principales.
6 ... g5 7 . .xg5
Después de 7 . .g3 l 8.le2 se llearía a
la Variante Bemstein, en la Mac Cutcheon.
7 . . . hxg5 8.exf Wx 9.�f3 �c6
(9 . . . c
1l
1 O • .b5 .d7 11 . .xc6 bxc& 1 2. Wd2 lg8
13.le5 .d6 14 .• e2 Wf4 15 . .d1 lb18.�g4
lh8 1 1 .g3 •r5 1 8.�e3 •as 1 9.�a4 •e4
20.0 f7 21 .�4 �87 22.f f5 23.l5
Debido a las casil l as fueres e5 y c5 los
cballos no sn más débiles que los alfles.
23 ... .xe5 24.dxe5 c5 25.�c5 .b2 26.�d7
Este cmbio favorec a las neras, que tenlan
el problema de activar su alfl malo.
28 . . . �xd7 27.lf 187 28.W83 c5 29.c3 lhb8
30.lxb2 lxb2 31 .ld2 lb1 + 32.�g2 �e&
33 .• d3 f7 3.c4
Una tentativa contraproducente de obtener
ventaja.
3 ... d41
Obteniéndose así un peón pasado defendido.
35. g4 le1 1 36. gxf5 lxe5 37 .:e2 �d61
38.lxe5 �X85 39.fx88 g41 40. e7 gxf3+
41 .'xf3 Wxe7
68 6.- EL PEON PASADO
En esta posición las blancs deben evitar el
cmbio de damas. Por el contraro, las negras
deben procurarlo.
42 .. g3+
Veamos otras variantes:
A) 42. •d5+ � 43. •f3+ �g6 transpone a la
parida.
B) 42 .. e2+ �.
C) 42 .. h5+ �4! (42 . . . �d6?! 43 . . d5+ �el
4. h4 •e2+ 45. �g3 •e3+ 46. �g4 d3 4 7. •f+
�b6 48 .. f+ �a5 49 .. c3+!=) 43 .. f3+ �g5
44. •g3+ �h5 45. •f3+ �g6 Llegando a la
posición de la parida.
42 ... �5 4 .. h3+ �g6 4 .. d3+
(4 .. g3+? . g5+] .
4 ... �g71
En los fnales de dama es bastante cmún el
movimiento triangular del rey para defenderse
contra la amenaza de jaque peretuo. En la
presente parida esta estratgema resultó muy
efcz, como puede verse en las 3 próximas
jugadas.
45 .. g3+ �h8 4 .. b8+
[46.�3+ �7 47 .. c8+ Wg8+ -+].
4 ... �h7 47.h3
Tras 47 .. b1 + �g7 48.'d3, el negro debe
defender la amenaza •g3, y después avanzar
el rey, evitando que éste sea incomoado pr
los jaques.
47 ... We+
La dama ocupa una casi l l a i mportante:
defiende el jaque en b7 y apoya el peón
pasado.
En cso de [48.�g3 d3 49 .. b8 d2 50 .. c7+
�h6 51 .. d8 (51 . . d6+ Wg6+-+) 51 . . . 'e3+
52.�g2 'g5+-+].
4 ... d3

49.h2?
Las bl ancas podrl an ofrecer una tenaz
resistencia cn . . . 49.�8! We2+! (49 . . . . xc4?
50.'c7+ �g6 51.'d6+ �f5 52.'d7+ �e5
53 . . e7+ �d4 54 . . f6+ �d5 55.1f+ Con
pertuo). 50.�g3 El plan correcto en estos
fnales de dama es avanzar lo más posible el
peón pasado y col ocar la dama donde
defenda este peón y pueda ayudar al rey en
la fuga que emprenderá. 50 . . . d2! y ahora:
A) 51 .'c7+ �g6 El rey huye a c. 52.'d6+
�5 y ahora:
A1) 53 . . d7+ �e4 El rey se dirige a d 1 .
54. 'd5+ �e3 55. Wxc5+ �d3 56. Wa3+
(56 . . f5+ •e4 57 . . d7+ �e2-+) 56 . . . �c2
57.�3+ �c1 5.'c3+ �d1 59.c (59.1a1+

6.- EL PEON PASADO 69
�c2-+) 59 .. .. e!! SO.c (60.�f-f4+ 61.�g2
�e2 62 .. c2 •f3+ 63. �g1 •f1#) SO . . . �e2
S1 .c7 (6 1 ..  b2.f+ 62.�h41xc6+) S1 . . . d1•
S2. c81 .  g1 + S3.�h317#.
A) 53 .• f4+ 53 . .. �e6 5.1hS+ �d7 55 ..  g7+
•e7 5S .. g4+ •es 57 .. g7+ �es 58.1a1
•e1+ -+.
B) 51 .• xa7+ �gS El rey negro huye a g5.
52. �+ �5 53.1b1 + .  e 5 ..  f1 + �g5 y
las negras ganan pr la amenaza •e1 +.
49 ••.• f4+1 50.�e1
Si 50.�g2 d2, ganando cn facilidad. Veamos:
51 .'b7+ (51. 1c2+ �h6 52 .. d1 �g5 53.h3
�h4 54.�h 1 1e4+ 55. �h2 •es+ 56. �g2
•g3+ 57. �f1Yxh3+ 5. �f •g3+ 59. �f11f4+
60.�e2 •g4+ 61.�xd2 •xd1+ 62.�xd1 �g3
63. �e2 �f4 64. �d3 �f3 65. �d2 �e4-+)
51 . . . �hS 52 .• c+ �h5 53 .• d5+ �h 5.h3
.  g5+ -+.
5 ....  e3+ 51 .�d1
[51 .�1 .  f+ 52.�g1 (52 .• f .h1+ 53 ..  g1
1xg1+ -+; 52.�e1.h1+ -+) 52 . . .• d1 + -+].
51 . . ...g1+ 52.�d2 •xh2+ 53.�c3 •xb2+
5.�xb2 �g6 55.�c3 �5 56.�xd3 �4
Estamos en el diagrama de estudio, con el
que empzamos el cpítulo.
57.�d2 �e 5.�c3 �3 59.�b3 �d3 60.�b2
�xc4 61 .�c2 �d4 62.�d2 c4 63.�c2 c3
Obsérese la imporancia de que el peón «a»
se encuentre en l a csilla inicial.
6.�c1 �d3 65.�d1 c2+ 6.�c1 �c3 67.a3
aS
[0: 1]
EL PEON PASADO EN LOS FINALES
movilidad de estas piezas, fguran entre los
más bllos y diflciles, especialmente cuando
existen peones pasados. En el ejemplo
siguiente presentaremos un fnal ti pico, el cual
nos mostrará una serie de transiciones a
fi nal es de peones, de damas y torres,
conteniendo ataques, contraataques y
muchas ideas brllantes.
Variante 1
Peón Pasado en los Finales de Tore
¿Cómo evaluar la psición del diagrama? Las
blancs tienen un peón pasado distante (b5)
y una tore clocda magnlfcamente, esto es,
detrás del peón pasado.
«El lugar de las tors es detrs de los peones
pasados, prpios o enemigos». También las
negras tienen un peón pasdo (d5), mas éste
no puede avanzar tan fácil mente como su
antagonista. Las negras, que se hallan en
si tuaci ón pel i grosa, deben j ugar
enérgicmente para salvar l a parida.
1 ..• lc3+
Este jaque es imprantlsimo, pues las neras
orentarán su defensa cnfore a la psición
que ocupe el rey blanco.
DE TORRE Más adelante estudiaremos 2.�d2.
Los fnales de torre, gracias a la maravillosa ld3+ 3.�c5 e3
70 6.- EL PEON PASADO
En esta varante el rey blanc se apara del
ala de rey, lo que prite a las neras obtener
un pón pasado distante.
4.fe3
El fnal tras 4. b6 lo analizaremos pr separado.
4 ..• :e3 5.b6 leBI
Ahora l as negras ti enen que ocupar una
posición pasiva con su torre, pero no están
perdidas porque han conseguido un peón
pasado distante.
6.b7 lb81
Las negras, antes de sacrfcr su tore, ganan
tiempo, obligando al rey enemigo a ir hasta
c7.
7.�c6 dará lugar a otro análisis.
7 ... g3 B.�c& g2 9.lb5+1
Crea más difcultdes que 9.lb1 �xf4 10.�c7
lxb7+ 11 .�xb7 �g3 1 2.lg1 ! Si pierden el
peón tore, las blancs pueden ser derotadas.
1 2 . . . �h2 1 3.:1 g1• 14.:g1 �xg1 1 5.�c
� 16.�d5 �g3 17.�e4 �xh4 1 8.�=.
9 ... �xf4 10.g5 � 11 .�c7 lhBI
El rey blanco debe quedar lo más aparado
posible de l a col umna «h», porque estos
peones constituyen el objetivo de l ucha
después del sacrifcio de ambas tores pr los
peones pasados.
12.b81 :b13.�xb8 � 14.lf5+ �e2
[14 . . . �g3? 1 5.:h5 g1 . 16.lg5+ � 17.:g1
�xg1 +-].
1 5.lg5 � 16.�c7
[16.lf5+=].
16 ••• g1• 17.:g1 �xg1 18.�d6 � 19.�e5
�g3
Las neras toman prmero el peón, pro esto
no altera el resultado de la parida.
Variante 2
Pen Pasado en los Finales de Torre
1.b6 e21 2.b7 e1•
Generalmente, en las psiciones de damas y
tores gana quien tiene la iniciativa, en este
cs el negro.
3.b8i lc3+ 4.�b5
En cso de 4.�xd5 1d2+ 5.ld4 1a2+ 6.�d6
•e; 4.�b 1e+! 5.�a5 (5.�8 7l83+ 6.�b7
•e7+ 7.�c6 lc3+ B.�b5 •c5 9.�84 •c6+
10.lb5 •c4+ 11.�85 l83+ 12.�b6 •xb5!
1 3. �xb5 Ab3+ 14. �c5 AxbB+) 5 . . . .a3+
6.�b5 •as+ 7.�c .c+ 8.�xd5 •e6+ 9.�d4
.f+ 1 0.�d5 1c+ 1 1 .�d4 1c.
4 ••• 1e2+ 5.�a5 .a3+ 6.�b6 ••&+ 7.�c7
.el+ a.�dB •f+ 9.�d7 1e&+ 10.�dB •as+
11 .�d71
Si 11 .�e7 •xb8 12.:b8 .c2 1 3.Af8+ �e4
14.f5 lxf2 1 5. f g3 16.lg8 g2 1 7.f lxf+
18.�xf �Seguido del avance del pón «d»,
ganando.
11 ..• •xbB 12.:b8 .c2
,
6.- EL PEON PASADO 71
El fnal de tores está ganado. Veremos esta
l inea, pro también deben ganar 1 2 .. .�xf4 o
1 2 . . . :f.
1 3.:f8+
En caso de 1 3. :h8 :xf2 1 4Jbh5+ �xf4
15.:d5 g3 1s.:g5 :h2-+.
1 3 ... �8 14.f5 : 1 5.:ea+ ��
1 5 . . . �d3 seria un error que complic el tiunfo:
1 6.�e6 :e2+ (16 . . . g3 1 7.:g8 g2 18.f �c3
19. �xd5) 1 7.�d7=.
18.f g31
16 . . . �g3 sólo brnda el empate. Por ejemplo.
17.�e6 �xh4 18.f �g3 1 9.f8• : 20.:8
h4 21 . �f5 h3 22. :ge h2 23. :xg4+ �h3
24.:g8 h1• 25.:h8+ �g2 26.:.h1 �xh1=.
17.f �g41 18.f' : 19.:x g2 20.�e6
[20.:ae �xh4 21 .:a1 �g3+)
20 . . . d 21 .�e5 d3 22.:g8+ �h3 23.�4 d2-+
[0:1]
Varante 3
Pen Pasado en los Finales de Tore
1 ... d41
Las negras sacrifcn un peón para alcnzar
l a deseada posición de l a torre detrás del
peón, al mi smo ti empo que preparan un
ataque.
2.b
Una tentativa de ganar la parida. El empate
se cnsegula sin muchas cmplicciones tras
2.:.d4 :b3 3.:d5+ �x4 4.:h5 :b2+ 5.�e1
e3 6.fxe3+ �xe3 7.�1 �4 e.:c5 g3 9.h5=.
2 ... g311
Con esta jugada se obtienen dos peones
pasados unidos.
3.fg3
Oas varantes se examinarán más adelante.
3 . . . e3+ 4.�e2
Para mantener el equilibro las blancs tienen
que j ugar si empre la mejor. 5. �d1 l a
analizaremos después.
4 ... :c2+ 5.�d3
5.�1 será analizado psteriorente.
5 ... :d2+ 8. �c e2 7 .:bS+
Si 7.b7 e1' 8.b8• nuevamente, quien tiene
la iniciativa en este tipo de fnales (torre y
dama) generalmente lleva la ventaja. 8 . . . :c2+
9.�b3 •c3+ 1 0.�a4 :a2+ 11 .�b5 •xb+ -+.
7 ... �g a.:es � 9.f51
Si 9.b7 :b2 1 0.:b5 (10.�xd4 :Xb7 11. �d3
:d7+-+) 1 0 . . . :xb5 1 1 . �xb5 e1' 1 2. b81
�1 + cn ve
'
taja decisiva.
9 ... :b21
O bien 9 . . . :d1 10.f! e1. 1 1 .:.e1 :e1 1 2.f
72 6.· EL PEON PASADO
:c1 + 1 3.�xd4 :c 14. b7 lf8 1 5.�e5 �xg3
1 6.�d6! ganando (16.�e6 lbB!).
10.f1
Las blancs tienen que sacrifcar los peones
pasados para que el peón de e2 se torne
inofensivo.
Veamos otras posibilidades:
A) 1 0.�c d3 1 1 .f :c2+ 12.�b5 :ca 1 3.f
:ta 1 4. b7 d2 1 s.:ea d1"! 1 6.:xf8 •ds+
17.�b6 "d6+ 1 8.�a7 "a3+ -+.
B) 10.�xd :b 1 1 .�3 ld6+ 12.�c2 <-+
10 ... lb6 11.f :f 12.�d31
Las blancas se aprovechan de que l a torre
está inactiva para tomar el peón libre.
1 2 . . . lxf7 1 3.:xe2 �xg3 1 4. :es �xh4
15. �xd4 �g4 16. �e3 h 17 .:ea h3 18.lg8+
�h4 19.:h8+ �g3 20.:g8+ �h2 21 .�e2
Las blancs han alcnzado la posición teórc
de empate: el rey confnado en la columna del
peón, y en caso de que l a torre negra
conquistara la col umna «g», se cederla la
csilla f2 al rey blanco.
21 ... �h1 22.:g3 h2 23.:ga :a7 24.� :a2+
25.� :a1 26.� :g1 27.:aa :g2+ 28.�3
:gs 29.:a1+ :g1 30.:a2 :t 1+ 31 .�g3-
Variante 4
Peón Pasado en los Finales de Torre
1 .b7 gxf 2.b8"
A) 2.:b1 f1" 3.lf1 :b3+
B) 2.�e2 :t3 3.�1 e3 4.:b1 d3 5.�g2 e2-+.
2 ... e3+ 3.�e2 lc2+ 4.�d3 :d2+ 5.�c4 f1"+
&.�es �g4
Poniendo en seguridad el rey y obteniendo
posición ganadora.
[0: 1]
Variante 5
Peón Pasado en los Finales de Tore
1.:b5+ �g4
6.- EL PEON PASADO 73
Tomar el peón de f4 era suicida porque el peón
«b» corona cn jaque.
2.lg5+ �x4 3.fg3+
[3.b7 lb3+; 3.lxg3 e3+ -+).
3 ... � 4.lf5+ �g2 5.lb5 e3+ 6.�e2 lc2+
7.�d3 ld2+ 8.�c4 e2 9.le5 lb21
Lo mejor. L tore no s atc e pn psdo,
sino que libr la csilla d2 pr el ry.
(1 0.b7 � 11 .lf5+ �e3 1 2.le5+ �d2 1 3.lb5
lxb5 14.�xb5 e1' 1 5.b8' 'b1 +
-
+).
10 ... � 11 .lf5+ �g3 12.le5 � 1 3.lf5+
�e1 1 14.�c5 lc2+1 15.�d6
(1 5.�b5 �d1 1 6.ld5+ ld2 1 7. lxd2+ �xd2
18. b7 e1"-+].
15 .. . �d1 16.le5
[ 1 6.ld5+ ld2 1 7. lxd2+ �xd2 1 8.b7 e1'
1 9.b8. 'g3+ -+].
16 ... e1 ' 17 .lxe1+ �xe1 18.b7 lb2 19.�c7
�f2 20.b8' lxb8 21 .�xb8 �g3 22.�c7
�xh4+
[0: 1]
Variante 6
Peón Pasado en los Finales de Torre
1 .�d1 d3 2.lb1
[2. b7 e2+ 3. �d2 lc2+ 4.�xd3 e1¡ 5. b8¡
.d2].
2 ... lc21 3.b7 lg2 4.�c1
(4Jb5+ �g4 5.�c1 lc2+ 6. �b1 e2 7.le5
d2-+].
4 ... d2+1
Sorrendente y magnifc cmbinación.
Las negras sacrifican sus dos poderosos
peones pasados para poder ganar la torre.
5.�c2 d1.+1 6.�d1 e2+ 7.�d2 e1'+ 8.he1
lg1+ 9.�d2 lxb1-+
[0: 1]
Variante 7
Peón Pasado en los Finales de Tore
1 .�1 d3 2lb1 d2 3.�e2 lc1 4.lb5+ �e4
5.lb+ �dS 6.lb5+ �c4+
[0: 1]
74 6.· EL PEON PASADO
Variante 8
Peón Pasado en los Flnale
!
de Torre
1 .b7 e2+1
(1 . . . d2 2. �e2 lc1 3.ld4=].
2.� :c1 3.:bS+ �g 4.:es
Si 4.�g2 ¡amenazando mate!, sigue: 4 . . . :g1+!
5.�xg1 eft+ 6.�g2 •e2+ 7. �g1 d2-+.
4 ... d2 5.�g2
(5.:Xe2 d1• 6.bs• •g1#].
5 . . Jlg1+ 6.�xg1 d1•+ 7.�h2
[ 7. �g2 •f1 + 8. �h2 •f2+ 9. �h1 e1 •+-+
(9 . . .�h3+)).
7 ... e1• B.:Xe1 •d2+-+
(0 : 1]
Ellskases, E - Balparda, J
Peón Pasado en los Finales de Tore
Aguas de Sao Pedro, 1941
El peón pasado avanzó hasta s• fla. y no a la
7•. cn la idea de dejar un refugio abiero en
b7 para el rey y mejorar la torre. Las
perspectivas de l as neras cnsisten en tomar
el peón «g» y coronar cn el peón «f».
(2 . . . lf4 3.:c8! :b 4. lc6 lxg4 5.�d7 �g6
6.b7 lb 7.�c7 :Xb7+ 8. �xb7+-).
3.�d5 ld1+ 4.�c6 lc1 + 5.�b71 lg1 6.ld8
También ganaba s.:aa.
6 ... :xg4 7.�c8 lc4+ 8.�b5 lc1 9.:d41
La maniobra ti pic, para color la tore detrás
del peón.
9 ... :ca 10 .b7 lbB 11 .�c6 f5
( 11 . . . �g6 1 2.�c7 lxb7+ 1 3.�xb7 f5 14.�c6
�g5 1 5.�d5 f4 1 6.�e �g4 1 7Jld3+-].
12.ld61+-
El rey negro no puede atravesar la fila para
apoyar el avance de su peón.
[1 :O)
FINALES DE TORRE Y PEON
CONTR TORRE
Los siguientes diez fnales son de alto valor
teórco y práctic.
6.· EL PEON PASADO 75
Flnal 1
Finales de Tores

torre está en la clumna del pón el fnal es
tablas.
1 .:S a+ � 2.la7+ �.a 3.�88 �
El rey está mejor situado en el ala en que se
encuentra el peón enemi go. Asi mismo, el
negro puede empatar (en este caso) con el
rey en el otro fanc.
(3 . . . �d8 4.la8+ �c7 5.lh8 (5.le8 lh1 6.�f
lh7+ 7.�g6 lh1 B.e6 �d6=) 5 . . . le2 6.�
�d7=).
4.lf+ �el
Cuando el rey del bando més débil domina la
Més simple Y mejor que 4 . . . �g8.
csilla de cronación del pón (o una contigua
a esa) y la tore está en la sexta fla (en este
5.la7 � &.:aa+ �g7 7 .:da le21 a.ld5
cso las negras) el fnal es tablas.
1.e6 lh1
Y la torre prigue al rey blanco dando jaques
pr detrás.
Flnal 2
Finales d Tores
Si el rey del bando més débil domina la csilla
de coronación del peón o una contigua y la
Amenaza 1 1 . �d7.
a .. . la21
Para dar jaques laterales.
9.lda le2 10.�d6 �1 11 .ld7+ �ea 12.la7
le1 1 =
1 2 . . . ld2+? seria un gran error.
Hay que recordar que una pequeña
diferencia en los fnales modifca de manera
decisiva el resultado de la parida. 1 3. �eS
�fB 14.la8+ �g7 1 5.�e7! lb2 1 6.e6 (més
fuere que 1 8. la7) 16 . . . lb7+.
Este jaque l ateral no es eficaz, dado que
el rey puede at acar a l a torre si n
abandonar l a defensa del peón, porque
el intervalo entre el rey y l a torre es de
apenas dos col umnas. 1 7. �d6 lb6+
( 1 7 ... �f6 1 B. lf8+ �g7 1 9. e7+-) 1 8. �d7
lb7+ 1 9. �c61 le7 ( 1 9 . . . lb1 20. e 7+-)
20.�d6 lb7 21 .e7+-.
76 6.- EL PEON PASADO
Flnal 3
Finales de Tores
El rey negro ocupa una posición favorable y
la tore blanc no puede mejorar.
1 .Ab1 Aa7+ 2.�d8 :a&+
Final 4
Finales de Tores
El rey negro ocupa una posi ci ón l ateral
favorable y la distancia para dar jaque es de
tres columnas. Además de eso la torre blanc
está mal colocada. Cl aro que si jugase el
blanco ganarla fácilmente con: 1 Jg1 + �f6
2.�8 :e7 3Jf1 + ganando la tore.
1 . . . Aa8+ 2.�d7 Aa7+ 3.�d6 :a&+ 4.�c7
Aa7+ 5.�d6 :a&+ 6.�d5 :aS+ 7.�c6 :a&+
8.�b7 Ae&
Flnal 5
Finales de Tores
El rey negro está separado de la csilla de
coronación y de l as contiguas a éste. Es
instructiva l a manera en la que las blancas
ganan.
1 .Ag41 Ad1 2.� Af1 + 3.�e6 Ae1+ 4.�
Af1 +
4 . . . Ae2 5. Ag5 Con idea de :es, consiguiendo
la corina ganadora.
5.�e5 Ae1+ 6.Ae4+-
[1 :0]
Final &
Finales de Tores
El rey negro ocupa la csilla de coronación
del peón, pero la torre necesita dar jaque pr
la retaguardia para empatar. Si le tocse jugar
al blanco, ganarla fácilmente con 1 .Ah7.
6.- EL PEON PASADO
77

1 ... �
[1 . . . �d8 2.ld7+ �ca 3. ld5+-].
2.lf+ �g8 3.lg7+ �h8
[3 . . . �8 4.e7++-).
4.lg4 lf+ 5.�e7 lf
[5 . . . :aa 6.� :a7+ 7. e7+-].
6.�d7 ld2+ 7.�e8 �h7 8.e7 le2 9.�+-
Como complemento ver el fnal 5.
[1
:0]
Flnal 7
Finales de Tors
El rey negro ocupa l a posi ci ón l ateral
favorable, pero l a tore negra solamente puee
dar jaque en una distncia de dos columnas.
Las blancs tienen la posición ganada.
1 .�d6+
A) 1 .la1 ? lb7+ 2.�d8 lb8+ 3. �c7 lb2
4.le1 (4.lf1 :e2 5.�d7 la2) 4 . . . �8=
8) 1 . ld7 :aS! = Consiguiendo el espacio
necesario para empatar.
1 ...�
Si 1 . . . � 2.�d7 �g7, entrando en una linea
que anal i zaremos más adel ante. Otras
opciones son:
A) 2 . . . lh8 3.e7 � 4. la1 +-.
8) 2 . . . lb1 3.e7 ld1 + 4.�e8 lb1 (4 . .. �g7
s.:a2 :g1 6. ld2 :g3 7.�d7+-J 5.�8.
[2 . . . :ea 3. la1 :e7+ 4. �d6 :ea 5. lf1 +
�g7 6. e7 :as 7. la 1 ! lb8 8. �c7 :ea
9. �d7+-) .
Con esto l as bl ancas compl etan un
movimiento trangular del rey y colocn a las
negras en zugzang (obligación de jugar).
El rey negro no puede real izar i déntica
maniobra porque sólo dispone de dos casillas:
f y g7 o f8 y g7. Toas las otras csillas eran
muy desfavorabl es. En la col umna « h»
pritirlan la ocupación de la clumna « b al
rey blanc. En g8 estarla sujeto a un jaque en
la a• fla, y en g6 sucumbirla a un ataque cn
:a1 y lg1 . •
En cambio, no serla 3.e7? �=-
78 6.- EL PEON PASADO
Si las negras jugaran 3 . . .�g8, las blancas
ganarlan tras 4.ld7 �g7 (4 . . . lb1 5. �e8 lbB+
6.ld8 lb7 7.e7 �g7 B.ld1+-; 4 . . . lb6 5.�f
lbB 6.lg7++-) 5.ld8 lb7+ 6."d61 (6.�e8?
�f6=) 6 . . . lb6+ 7. �d7 lb7+ 8. �c6 la7
(8 . . . le7 9.�d6 (9.ld7? �f6=)) 9.ld7+ +-.
4.la1 lb7+ 5.�d8 �
En cso de 5 . . . lb+ 6.�c7 lb2 7.le1! (7.lf1 ?
la2!=) 7 . . . lc2+ 8. �d7 ld2+ 9.�e8 � 10.e7
�g7 1 1 .lg1 + �h7 12.lg4 11egando a un fnal
ya estudiado, donde las blancs ganan.
6.e7 lbB+
[6 . . . :e7 7.lf1 + +-].
7.�c7 leB B.�d&l lbB 9.lf1+ �g7 10.�c7
laB 11 .la1 1
Y las blancs ganan.
[1 :0]
Flnai B
Finales de Torea
El rey negro ocupa una posición l ateral
favorable y la torre est en la mejor situación
posi bl e (a tres col umnas de di stancia e
impidiendo que el rey rival ocupe la última
fla). El fnal es tablas.
l
1
1 .ld7 �g&l
Unic para empatar. Seria un grave error cder
espacio a la torre jugando 1 . . . lb8 por 2.la7.
Tampo se debe ceer el paso del rey a la
columna «f» con 1 . . . �h7? 2.�. ganando.
2.ld8 la7+ 3.ld7
[3. �d6 la6+ 4.�d7 la7+ 5.�c �=).
3 ... la8 4.ld6 �g71 5.ld8 la7+ &.ld7 laB
7.lb7 �g& 8.�d7 � 9.e7 �-
Flnk • Ellakasea (Final 9)
Finales de Tores
San Pablo lntercluba 1942
6.- EL PEON PASADO 79
1 . ..�81
Amenaza 2 .. Jlg5 Corando el rey blanco.
2.lb+ ld41
2 . . . �d3 3.lb3+ �e2 4.la3 ld1 5.la2+ ld2
6.la1 = Posición de tablas ya estudiada.
3.lb1
También pierde 3.lbS. Veamos:
A) 3 . . . ld1 ? 4.lb+ �d3 5.lb3+ �e2 6.la3!
lg1 + 7.�4 lf1 + S.�e4=.
.
8) 3 . . . ld7! Para obligar al ley blanco a ir a g2,
al ejándolo del peón. 4. �g2 (4.le8+ �d3
5.la8 e2 6.la3+ �d2 7.la2+ �e3+; 4.lb4+
�d3 5.lb3+ �e2 6.la3 lg7+ 7.�f4 �f!-+)
4 . . . ld1 ! 5. lb4+ (5.le8+ �d3 6.ld8+ �e2
7.la8 �e 1 B. �f e2 9.la2 ld3+ 1 O. �g2 ldB
11.la1+ �d2 12.la2+ �e3+) 5 . . . �d3 6.lb3+
�d2 7. lb2+ �c3 S.la2 ld2+!-+.
3 ... .a41
(3 . . . ldS 4. �g2 lg8+ (4 . . . ld2+ 5.�g3 la2
6.lb4+ �d3 7. �f lf+ 8. �g3 lf1 9. lb3+
�d4 10.lb2 �c3 11.la2) 5.�1 � 6. lb2
:as 7.lf+1=].
4.�g2
[4.lc1 l 5.c+ (5.�g2�d3 6.'.+ 7.�g2
e2 B.la1 .B+) 5 . . . �3 6.lc1-+ e2+-).
4 .. .+ 5.�g3 �d3 6.� �d2 7.�g2 h21-
[0: 1]
Final 10
Finales de Tores
1 ... ld2
(1 . . . �e4 2. la21 ld1 (2 . . . ld8 3.la4+ �d3
4.�f lf+ 5.�g2 e2 6.la3+ �d2 7.la2+=)
3.la4+ �d3 4.la3+ �e2 5.�g3 (5.�f4 ld3
6.la2+ �e1-+) 5 . . . ld3 6.la1 =).
2.lb1
Otras jugadas pierden: 2.lb5+ (2.lb8 �e4
3.le8+ �d3 4. �f :+ 5. �g3 lf1 6.ld8+ �e2
7 . .B lg1+ B.�f4 �f-+) 2 . . . �e 3 . .+ ld
4 . .b2ld1 5 . .+ �36 . .b3+ h2 7.�4 ld+
s.�3 ldS 9.lb2+ ld2 1 0 . .b1 l!-+.
2 ... �8 3.�g3 ld 4.la1 1•
No 4.�g2 por 4 . . . .a4 5 �g3 :as ganando.
rl:Ya]
80
7.- L MAYORIA DE PEONES
Los fnales en que ambs jugadores pseen
un número equivalente de penes, pero dis­
trbuidos en forma desigual -en distintos fan­
cs-, generalmente dan origen a una lucha
muy atractiva.
El objetvo de cda bndo e psr un pón, en
el fanc donde tene myorla. L vicora s
pr el jugador que cnsia avanr su mayo
rla, bloueano a l del adverro. En el b
que csi simpr cab el rey. Por lo tnto,
e de impnca exema la ubcc del rey
en relacón a la mayoa d pe enemigos.
Al iniciarse el fnal frecuentemente el rey está
alejado del centro, como resultado del enroue
coro, que es el preferido porque se puede
realizar más rápidamente y da menos posibi­
lidades de ataque al adversrio. Entonces, el
rey precisa de muchos tiempos para dirgirse
al ala dama y disminuir el peligro de una ma­
yorla enemiga en ese sector. Por este motivo
es ventajoso pseer la mayorla de peones en
el ala dama. La mayorla de peones en el ala
rey puede ser valiosa en el medio juego en
los csos en que la situación general favore­
ce un ataque al rey, ya que el avance de la
mayorla prite forar la aperura de lineas.
Todo avance de la mayorla debe prepararse
cn mucho cuidado para evitar que resulten
csillas débiles o que caiga el peón pasado
sin conseguir compensación sufciente. A ve­
cs la mayorla de peones está «desvaloriza­
da» como cnsecuencia de un peón atrasado
o doblado. Estos peones constituyen enton­
ces una debilidad absoluta.
Final 1
Las blancs tienen 3 peones contra 2 en el
ala de rey y las negras tienen idéntic mayor! a
en el ala de dama. Por lo tanto, la psición de
los reyes es la que da ventaja a las negras. El
rey negro está en el ala donde las blancas
tienen mayorla. El rey blanc, pr el contrario,
se encuentra aparado de la mayorla negra.
Por supuesto, si juega el negro gana
avanzando el peón libre. Si el blanco juega
también pierde, pero ofrec resistencia.
1 .� 841 2.�83 el 3.b31
En posiciones de mayorla de peones está
siempre latente el peligro de una ruptura.
(3. bxc3 b3! 4. axb3 a3+).
3 ... axb3 4.axb3 g&l
En virud del peón pasado defendido de las
negras, este bando no precisa preocuparse
por el ala de dama. Su objetivo próximo es
disminuir los peones del otro flanco para
disminuir el peligro de una rptura.
(4 . . . �h7 5.�d3 �h6? 6. e6 fxe6 7.fe6 �g6
8.g5!+-].
Si 5. f6 g5 para llegar con el rey hasta e6,
ganando.
5 ... gx5 6.gxf5 �g7 7.�83 �h& 8.�d3 �g5
9.86 f86 1 0.f86 � 1 1 .�83 �x86
7.- L MAYORIA DE PEONES 81
La mayorla de peones blancos fue aniquilada.
Ahora comienza otra fase del fnal. El rey se
aproxima a los pones del ala dama.
Para ganar es necesario entregar el peón
pasado defendido. [1 3 .. .<e5].
14.�d2 �e4 1 5.�xc2 �e3 1 6.�c1 �d3
17.�b2 �d2 18.�b1 �c3 19.�a2 �c2 20.�a1
�xb3 21 .�b1 �a31
[21 . . . �c3 22.�a2 b3+?? (22 . . . �c2 23. �a1
b3??= (23 . .. �b3!-+)) 23. �a1 =] .
22.�81 b3 23.�b1 b2-
En la posición inicial si el rey negro estuviese
en a8 y el rey blanco en b1 , el resultado seria
exactamente lo contrario. Esto resalta l a
imporancia de la posición de los reyes.
[
0
:
1]
Flnal 2
1 .�
1 .g5 c3 2. bxc3 bxc3 3. e6 fe 4.f gx 5.gx
c2 6. f cH y las negras tienen un peón de
más.
1 ... 84
Si 1 . . . �c 2.g5 �d7 (2 . . . a 3.e6! (3.f gxf 4.e6
�d6 5.ex �el 6.g6 f5+) 3 . . . f 4.gx gxf
5.�e3 c3 6.b3 axb3 7.axb3=) 3. �e3 a4 4.�d2
g6 5. fxg6! (5.e6+ �e7! 6.ex (6. fg6 fg6 7.a3
bxa3 8. bxa3 �xe6-+) 6 . . . gxf5 7. g6 f4-+)
5 . . . fg6 6.a3 bxa3! 7. bxa3 �e6 8. �c3 �xe5
9.�xc4 �5 1 0.�b �xg5 1 1 .�xa4=.
2.g5 c3 3.bxc3 b3 4.axb3 axb3 5.e6 fe& 6.f
gxf 7.gx b2 8.f b1 . 9•=
r/:'1
Flnai 3A
El peón de b5 frena el peón de a7 y
«desvaloriza» completamente la mayorla de
peones negros.
Las blancs ganan como si tuviesen un peón
de más.
La marcha de los reyes al centro tiene en los
fnales la misma imprancia que el desarrollo
de las piezas en las aperuras.
5.g4 hS &.gxh- gxhS 7.f5 h4 8.e6+ fe&+
9.fe6+ �e7 10.�e5�e8 11 .�d6 �d8 12.e7+
�e8 1 3.�e6 a5 14.bxa& b5 15.a7 b16.a8it
[1 :O]
81 1.- L MAYORIA DE PEONES
Final 38
Final 4
Tenemos la mi sma posición del ejercicio
anteror, pro al tener el rey en el fanc de
dama existe una diferencia de 7 tiemps que
moifc la posicin de manera decisiva.
Las neras pueden levantar el bloueo de b5,
obtener un pen pasado distante y ganar la
parida.
1 ... a51 2.bxa6+ �xa& 3.� �b51 4.�e3 �c
5.g
[5.�e b5 6.g4 b 7.f5 gx5+ 8.gx5 b3 9.e6
fe 1 0.fe6 b2 11 .e7 b1•+-+).
5 ... �d5 6.M
[6.�d3 g5!-+).
6 ... h5
6 . . . g5 tmbién ganarla, prque llear! amos al
final de dos peones pasados contra peón
pasado defendido. Por ejemplo: 7.fg5 hxg5
8. h5 �xe5 9.�d3 b5 1 0.�c3 f5! 1 1 .h6 �f6
1 2.gx5 g4-+.
7.gxh5 gxh5 8.�d3 b5 9.�e3 b10.�3 b3
11 .�c3 �8+
[0: 1]
Las blancs tienen mayoría de pones en a
fanco de rey, pero en virud de los pon
doblados en la clumna «f» no pueden p
un peón. Su mayorl a de peones esta
«desvalorizada»¡ la del adversario no. Es
di ferenci a entre las dos posi ci ones es
sufciente para que las blancs pierdan.
1 .dxc5
Para impedir que las negras cnsigan un p
pasado defendido cn c.
1 ... �xcS 2.f4 d+ 3. �d3 �dS 4.g5 �e
Las negras tienen que esprar hasta que •
acben las jugadas de pnes blancos. S
un error imperdonable tomar en g5, prq
desdoblarlan los pones enemigos.
Veamos: 4 .. .fxg5 5. fxg5 hxg5 (5 . . . �e5 6.•
gxf6 7. gxh6+-) 6. f6 La ruptura es l
estratagema normal en el avance de l'
mayorla de p. 6 . . . gx (6 . . . �e6 7.fg7'
8.h6 g4 9.�xd4+-) 7.h6+-.
5.�d2 �c4 6.�c2 d3+ 7 .�d2 �d 8.�d1 h
9.gxh6 gxh& 1 0.�e1 �xf4 1 1 .�d2 �
12.�xd3 �g4+-
[0: 1]
7.- L MAYORIA DE PEONES 83
Ellskases, E - Anderen, E
Folkestone 01 1933
[E23]
1.d.f 2.c4 e6 3 •.c3 �b 4.1b3 c5 5.dxc5
.c& 6 • .f. 7.�d2 fc5
Por algún tiemp, la favorita de los maestros.
Hoy se cnsidera preferble tomar en d2.
a.ec2 f5 9.a3 �xc3 10.�xc3 0 11.bl
1 2.�b2 .87 1 3.83 b14.�d3 �b7 15 . .d21
Para expulsar al cballo de e. Si 1 5.�xe4?!
fe4 1 6 .• xe4 .xb! 1 7 .• xb7 .d3+ 1 8.�e2
.xb2:.
15 •. . fd2 16 .• xd2 d6 17.0 .e5?
Con la tentadora amenaza de jaque en f3.
Pero en sí mismo esta jugada es un eror fatal .
prque tras el cmbio el negro «desvalorza»
su mayorla de pnes.
18.�xe51
Abandona la ventaja de la pareja pr otra más
concreta, hablamos del peón doblado.
18 ... dxe5 19.f31 e
Esta tentativa de ataque slo prouc un peón
doblado aislado.
20.fe4 fe 21 .�82 Aad8 22.+1 �x
23 .• 81 1 er& 24.ld1 :xd1 25 .• xd1 �87
26. •d41 85 27 .• c3 ••6 28.c5 � 29.b51
bxc5 30.exc5 h6 31 .• f+
El cmbio en este momento (31 .exb6+?) era
muy mal o, ya que el peón «a» quedarla
retrasado y el rey nero llearla rápido a c5.
31 ••• �g6 32 •• 88+ � 33.� ..d5 3.81 ..f
35 •• a81
En caso de 35 .• c6+? •xc6 36.bxc6 �e7 el
peón l i bre no ti ene ni ngún val or y será
cpturado rápidamente.
3s ... ..b3 36. •r+l
' '
Un eror en el apuro de tiemp.
36 . . . �g6 era la respuesta corecta. El análisis
de esta psición es muy interesnte y hubiera
obligado a encontrar el siguiente sacrifcio
para desviar a la dama enemiga d la defens
de su rey: 37. a5!1 . En caso de no tomar.
permitirla al blanco movilizar su peligrosa
mayoría de pnes en el ala de dama. Veamos
las posibles continuaciones:
A) 37. . . • f6+ 38 .• xf6+ gxf6 39. b6! axb6
40.axb6 ..d5 41 .�a6+-.
B) 37. . .ec7 38 . ..g4! �f (38 . . . •f+ 39 .• x+
�xf7 40.b6 axb6 41 . axb6 ..d5 42. �c8+-)
39 . • c8 •e?! (39 . . . •xa5 40 . • f5+ �h6
4 1 .• xf+-) 40 . • c6+ �g5 41 . �g3 41 . . . g6
(41 . . . ..g6 42.h4+ �h6 43.h5+-) 42.h4+ �h6
43 . • d7 •xd7 (43 . . . • f6 44 . • xa7 •f1
45 .• e7!+-) 4 . ..xd7 ..d5 45.�c! .es 46.a6
..c 47.b axb 48.a7+-.
C) 37 . . .• e 38.g4! �d5 39.�g3 y ahora:
C1) 39 . . . .b
r
40 . ..c! •d7 41 .a6 ..ca 42 .• f+
•xts 43. gxt5+ �xs 4 . .d5+-.
C2) 39 . . . h6 40.b axb 41 .axb �h7 (41 . . . .b7
84 7. - L MAYORIA DE PEONES
42 . .c! •d7 (42 . . .• xc4?? 43 ..  f) 43.h .c
44.h5+! �g5 45.-eS! •xe6 46 .• xg7+ •gs
47 .• xg6) 42 .. f5+ •xs 43.gx5 .b7 4 . .c!
g5 45.f6 �g6 (45 ... h5 46 . .f7 �h6
47 . .xh5!+-) 46.f �g7 4
f
.h4! gxh4+ 48.�xh4
�8 49.�h5 �g7 50 . .e+-.
C3) 39 . . . • f6 40 .. c5! •n 41 . • d6+ •es
42 .• c7 Wf 43 .• xe5+-.
C4) 39 . . .• d7 40.b6 y ahora:
C41 ) 40 . . . -eS 41 . .c4! .xc4 ( 41 . . . .xg4
42 .• f+ .x43.J+ �x4.b7+-) 42 ..  f5+
•xs 43.gx5+ �x5 4.b7+-.
C42) 40 . . . �h6 41 . h4 axb6 42. axb6 .e6
(42 ... .b7 43. g5+ �g6 44 . .g4+-) 43.h5 Para
jugar �h4 y g5++. 43 . . .• d2 (43 . . . �g5 44.b7!
•xbl 45 .• d8+ �h6 46. g5) 44. g5+ �xg5
45 .• xg7+ � 46 . .g4.
C43) 40 . . . axb 41 . .b5! Siempre el tema de
mate en f y h5. 41 . . . •es 42 . .e8+ �h6 43.h4
No s pude defender el mate.
O) 37 . . . •xa5 3.g4 .
' '
Y ahora:
01) 38 . . . �h6 39 ..  f5 g6 40 .• f+ �g5 41 . h+
�xh4 42.�6.
02) 38 . . . .e6 39. •ea+ � (39 . . . -f 40. •xe5
�h6 41 .• f5 g6 42 .• f! .b6 43. g5) 40.g5+
�5 41 .Wh5 •a2 42.�g3+-.
03) 38 . . . .f7 39 .• d6+ �g5 40 .• xe5+ �h6
41 .• f4+ �g6 (41 . . . g5 42 .• f+ .g6 43 ..  f)
42 ..  f5+ �h6 43.g5.
Como pudo verse en estas instructivas
variantes el negro ya estba perdido. También
resulta claro el plan empleado, que cnsiste
en combinar la coronación del peón con las
amenazas de mate sobre el monarca
contrario.
37 • .c
Tras la defensa del alfl, el blanco cmbia en
f y gana con el avance del peón «a». Por
ejemplo: 37 . . .• c7 38 .• xf •xf 39 . .xf �x
40.a5 �e7 41 .b61 axb6 42.a6!+-
[1 :0]
85
8.- CASILLAS DEBILES
Se denominan casillas débiles a todas las
casillas de un determinado bando que son
accesibles a las piezas enemigas, en virud
de que no se hallan defendidas por un peón.
Las csillas débiles se dividen en tres grps.
1 ) Casi l l as débi l es en un determi nado
momento.
2) Casillas transitoriamente débiles.
3) Casi l l as permanentemente débi l es o
«huecos».
La observación de casi l l as débi l es en
determi nado momento, en el campo
enemigo, es de cracter táctico. Para percibir
esa debilidad y de ella sacar provecho, es
menester que el jugador disponga de gran
fuerza combinativa, como puede verse en la
parida Winter - Eliskases de este cpitulo.
Entre las csillas transitoriamente débiles,
tienen gran i mportancia estratégi ca l os
puestos avanzados. Así se denominan las
csillas de la cuara y quinta fla, atacadas pr
un peón propio y no defendida por un peón
enemi go. La ocupaci ón de un puesto
avanzado por una pieza general mente
molesta al adversario, obligándolo a tomar
medidas defensivas que no es raro que se
revelen cmo desventajosas. Si el adversaro,
por ejemplo, recurre al cambio, abre una
columna a través de l a cual será posible
presionar al bando cntraro. Y si atac con
un pón el puesto avanzado, removiendo la
debilidad transitora de esa casilla, se toma
débil su estrctura de pnes (sobre todo el
peón delante del puesto avanzado). La pieza
más adecuada para ocupar un puesto
avanzado es el cabal l o. Los ejempl os
sigguientes nos mostrarán la fuerza de esa
pieza.
Cuando no hay psibilidad de defender con
un peón el acceso de piezas enemigas a
determi nada casi l l a, deci mos que ese
escaque es permanentemente d6bi l . Las
casillas pranentemente débiles también
se denominan huecos, y son compañeras
inseparables del peón aislado y del peón
retrasado. Tienen alto valor estratégico y pr
eso es cnveniente ocuparlas. El adveraro,
que debe oponerse a ese plan, queda en
desventaja cuando sus piezas se hallan tan
comprometi das a la defensa de esas
debi l i dades que no pueden asumi r otras
obligaciones.
Ejemplo 1
.
* ' '
En la psición del diagrama el cballo blanco
de d5 atac c7 y como las piezas neras estn
mal ubicadas para su defensa ( 1 . . Jlc8?
2l e7+) provoca la jugada del texo, con lo
que el peón de d6 queda desprovisto de su
protección natural y expuesto al ataque de la
tore blanc.
1 ... c6
Ahora las blancas llevarán el caballo a f5,
ganando el pón.
86
8.- CASILLS DEBILES
V�)e3 ld8 3.�f5 d5 4.cxd5 cxd5 5.lxd5
:d5 6.�7+ �
Hay que obserar el imporante papel que
tiene el pen de c. Si hubiese estado en c2
las negras prlan habr avanzado el pón
ce» y luego el cd», con psicón defendible.
7.lxd5
Ejemplo 2
l .
'
En la posición del diagrama la casilla c5,
apyada por los peones de b y d4, es un
puesto avanzado.
1 ... b
Con est jugada las neras replen al cballo,
pro no pueden jugar c y pr eso quedaré
débil c. Es psible entoncs proseguir con . . .
2.�b .b7 3.841 �f
Ejemplo 3
La si gui ente posición i l ustra l as
consecuencias de un mal cmbio. Si r Thomas,
que conduela las blancas, sintió que cn el
tiemp se tomaría intolerable el cballo que
ocupaba el puesto avanzado de d4. Evitó
debilitr la posición de sus peones cn c y
jugó . . .
Pero ni ese recurso l e proporcionó alivio.
Alekhine (neras) tomó de pn abrendo la
clumna «C».
1 .. . cxd4 2.�xd5 "i xd5 3 . .f3 "id7 4 . .xb7
"i xb7
Y para no quedar con un peón retrasado
permanente en la clumna «C» las blancs
jugaron . . .
5.c4 dxc3 6.bxc3
Quedando con peones colgantes en la tercera
[3 . . . "i xb 4.�].
fla. Las negras ocuparon con sus torres las
dos columnas en que s encontraban estos
4.a51 b5
peones.
La csilla c se tomó peranentemente débil.
& .. .c 7 . .b2 lfd8 8.lf3 .f 9.d4
5.�51 � 6.�86+ •xe 7 .�b3 Esta jugada disminuye las posibilidades de
un ataque directo a los penes, pero da orgen
Y las blancs están mejor. a numerosas debilidades. Ademés del par de
8.- CASILLS DEBILES 87
penes aislados (c- d4) y de un peón aislado
(a2) se harán sentr en el cmpo blanc las
debilidades de las csillas c, d4 y a4. Estas
csillas se tomarán pranentemente débiles
y las neras alcnzarán la victoria en estilo
ejemplar, ocupándolas.
CONSIDERCIONES GENERLES
La mejor psición de dos peones es uno al
lado del otro. No provocn entonces ataques,
prque son cpaces de evitar la aperura de
una col umna y no dan origen a casi l l as
débiles. Avanzando un peón, conviene tomar
prevenciones contra las debilidades. Sobre
too, hay que defender la csilla del peón que
avanza. Si tenemos peones en "d4" y "e4"
buscaremos defender la casi l l a "dS" si
queremos j ugar "eS" y l a casi l l a "eS" si
queremos jugar "dS". Cuando avanzamos
varos peones a fn de atacr el rey enemigo
debemos concentrar piezas detrás de los
peones para defender todas las casi l l as
sujetas a contraataques.
Cuando varios peones están di spuestos
oblicuamente uno detrás de otro (en cdena),
pr ejemplo b2-c3-d4, es grande el resgo que
se tomen débiles las csillas del mismo color
situadas enfrente de ellas (b3-c4-dS). Se dice
entonces que hay una debilidad en las csillas
bl ancas o negras. Tal debi l i dad es
especialmente desventajosa cuando ha sido
cambiado el alfil del color de las casi l l as
débiles.
Con respecto a las debi lidades podemos
adoptar dos l ineas de conducta diferente:
1) Evitar todas las debilidades posibles. En
este cso es dificil prder, pero también es
dificil ganar.
2) Compensar debilidades en nuestro cmp
con debilidades en el campo enemigo. Esto
exige que el jugador disponga de un al to
poder de anál i si s. Debe eval uar l as
debilidades cn la mayor precisión, l o que es
sólo posible conociendo todos los recursos
de ataque y defensa. A veces es de
imporancia decisiva l a rapidez con que un
ataque puede ser ejecutado. En tales csos
es preciso clcular las mejores jugadas, hasta
ciero punto, y evaluar de nuevo la psición
obtenida. Esos probl emas son de di fici l
solución, incluso para l os mismos cmpnes.
Por eso es cmprensible y perdonable que s
encuentren erores, omisiones o inexacitudes
en tantas paridas de maestros.
Ni las mejores pardas estn libres de erores
y esto es así prque sin erores no es posible
ganar.
Wnter, W- Ellskaaa, E
Toreo Naciones Folkestone, 1933
[E79)
1 .c4 lf 2.lc3 g& 3.d .g7 4.8 d& s . .e2
0- 6.lf3 .g4 7 . .e3 lbd7 8.ld2 .xe2
9.'xe2 c6 10.0 e5 11 .d5 cxd5 12.cxd5 a6
1 3. a4 :ca 1 4.:ac1 leB 1 5.la2 :xc1
16.c1 f17.fl18. bfe19.fe •d7
20.b5 axbS 21 .axb5 lc7 22.�c3 � 23.-b&
la81 24.�
24 ... :ca?
El autor vio que crla jugada 24 . . . lxb6! s
apoderaba de l a diagonal a7 - g1 ; pero no
val oró que además se producí a un
debilitamiento momentáneo en la primera fla
del blanco. Además, desde el punto vista
psicional . se cmbia un cballo pr un alfl
88 8.- CASILLS DEBILES
bueno. 25.oxb6 'c7! Y ahora:
Mlchel, p • Ellskases, E
A) 26.oba4 .h6 Ganando. 27.%11 (27.1c2
.e3+ 28.�h1 of+ 29.�g1 .d4! 30.b6 'f
31. ob5 oh3+ Y jaque mate. ) 27 . . . .e3+
28. �h1 of2+ 29. �g1 od1 + 30.�h1 oxc3
31 .�c 'xc3+-.
B) 26. Wxg4 Wxb6+ 27. �h1 'e3 28. 'd1
(28.oe2 Wxc 1+ 29. oxc1 rf1#) 28 . . . .h6
29.1c2 'd4 30 .. e2 (30.Wxd4 exd4 31. oe2
d3+) 30 . . . .d2!!
Y ahora se toma evidente, la vulnerabilidad
de la primera fi l a. 31 . ob1 (31 . 1xd2 fxd2
32. Wxd2 rf1# Las debilidades momentáneas
son frecuentemente expuestas de una fora
inesperada, cmo aqul.) 31 . . . 'xe41 ! Ganando.
32. 1xd2 (32. 'd1 'xc2 33. 'xc2 rf1#)
32 ... -xe2 33.1xe2 If1#
¡ La expl otación de las debi l i dades
momentáneas sólo pueden ser aprovechadas
pr quien cmbina blenl .
25.Ia1 1 rc4 26.1xa8+ Ic8 27 .rc8+ •xc8
28 .. d3 'f 29.h3 lf 30.'c4 oh5 31 .�2
La parida tuvo un transcurso banal, que no
atrajo la atención de los espectadores ni
cmentaristas. Lo contrario hubiera ocurrido
si el autor hubiese entrado en la variante
sugerida en la jugada 24 . . .
Camponato de Alemania 193
[C14]
1.8 e 2.d d5 3.l3 of 4.g5 .e7 5.e5 �7
6.he7 'xe7 7.f4 a 8.oD c 9.g3l10..g2
Una inexactitud. Se debió jugar 1 0 .. d2 cxd4
1 1 .oe2.
10 . . . cxd41
Aprovechándome de la última jugada blanc,
ya que el adverr no puee jugar 11 .l2 pr
11 . . . '+. Perrando asl su plan d ctar
la fere csilla d cn sus dos cballo.
11 .�d 'b1 12.ob3 �b&l
Para dirgirse al puesto avanzado c.
Impide que el cballo se plante en c.
14 ... 0
[ 14 . . . l? 1 5 . .xd5! exd5 1 6.lxd5±].
15.o Id8 16.od2
Sigue i mpidiendo la ocupación del puesto
avanzado.
16 ... -c5+ 17.�h1 .d7 18.1d3 Iac8 19.1ac1
�7 20.ob3 'c7 21 .od2
8.· CASILLS DEBILES
89
La oupación de la csilla d4 era inoporuna,
porque las negras replicrian �c4. El puesto
avanzado de las negras tiene más valor que
la csilla fuere de las blancs d4.
21 ... �f5 22.le1 .e& 23.g4 �h41 24. •g3
Michel provoc el cambio de su alfil rey, su
mejor pieza defensiva. La consecuencia de
este plan errado es el debilitamiento de las
casillas blancas.
24 ... �xg2 25.�xg2 �c41 26.�c4
Después de este cmbio forado, que hace
desaparecer tanto el puesto avanzado como
la csilla fuere se toma evidente la debilidad
de la diagonal de csillas blancs.
26 ... dxc4+ 27.h3 f61 28.lb1 ld21 29.le2
lxe2 30.�xe2 ld8 31 .f5
[31 .'c3 •f2 32 .• e1 .g2#; 31 .• g1 •xg1
32. �xg1 .e4 33. lc1 ld2-+; 31 . -e1
•e3+-+).
31 ••• ld2
Además de dominar las csillas blancs. las
negras pseen la únic columna abiera y la
segunda fla (séptima del negro).
32.�f4 lf 33.fe6 fe& 3.�8
[3.�h lf3 35.'g1 'd8+ 36.g5 :4+].
34 .. . :f
[0: 1]
Helnlcken - Gutundsson
Toreo de las Naciones Munlch
[06]
1 .d �f 2f e 3.c4 d5 4.�c3 �b7 5 • .g5
.e7 &.el 0 7.lc1 e& 8.'c2 h& 9 . .h4 :ea
10.a3 a& 11 .cxd5 exd5 12 . .g3 �f8 1 3 • .d3
.d
Las negras están un poco restringidas. Er
tales situaciones l a estrategia consiste en
cambi ar piezas, tanto para evitar que se
molesten una a otra, cmo para ganar espacio.
Con la jugada de la pari da se pretende
cambiar el alfl del adverario, lo cual causa
debil itamiento en l as casil l as negras. No
obstante, es corecta esta situación, en vista
de que el alfl «malo» de las blancas tiene
acción dinámic y, al ser tan acivo, equivale
a un alfl bueno.
Es dificil decidir si la jugada 1 3 . . . �h5 era mejor
que la de la parti da. Las bl ancas
responderl an . . . . 14 . .e5! para provocar
debilidades en las csillas blancs del ala de
rey. Seguirla: 14 . . . f 15 . .g3 �g3 1 6. hxg3. Y
la posición de las negras presentarla un huec
en g6, y eso repercute en l as casi l l as
contiguas del mismo color (f, h7, f5, h5).
14.0 .xg3 15.hxg3 •e7 16.�4 �?
Las negras cometen un doble eror: ocupan
prematuramente el puesto avanzado y no
defenden la casilla débil b6.
17.�b61 lb8 18 . .xe1
El blanco elimina inmediatamente la pieza
avanzada para evitar que ésta sea defendida
con f5, ya que retomando con ese peón
obtendria un buen cntrajuego pr la columna
«b.
90 8.- CASILLS DEBILES
Tomando de peón ( 1 8 . . . dxe4) las negras
dispondrlan de d5, pero esta csilla tendrla
menos valor que el puesto avanzado e4,
prque el cballo de b ditcult la ocupación
de la mi sma. Las blancas podrlan jugar . . .
1 9.�2 para llevar el cballo a b3 o c, cn
excelente psición.
20 . .c3
Esta jugada es muy instructiva. Defendiendo
el peón «e» l as bl ancas amenazan le5
seguido de f, ganando la clidad.
Además, preparan el doblamiento de las torres
en la columna semiabiera y se reseran la
posi bi l i dad de j ugar .b3. Una col umna
semiabier puede ser muy peligrosa para el
jugador que en ella tiene un pen, puesto que
no puede opnere a la cncentración de las
piezas enemigas, oponiéndole sus piezas
para el cmbio, como sucede en la columna
abiera.
20 ... .ea 21 . .tc1 1 .U5 22.ld2 .e7 23.lb3
.b& 24.lc5
Un cballo blanc ya se instaló en b6 y otro
oupa el puesto avanzado c. En esta psición
c también es fuere, por estar bloqueado el
pón enemigo que la prla cntrolar.
24 ... l6 25 . .b3
Heinicke pretende ganar l a parida por su
dominio de las csillas neras.
25.b era otro plan también muy efc, para
combinar el dominio de las casillas negras
cn el «atque de las minorlas», tema de la
parida siguiente.
25 ... fc5 26 . .c5 h5 27.a41 g& 2B . .c1 �g7
29.85
Fijando el peón de b7 de l as negras y
convi rti endo defini ti vamente el puesto
avanzado de c en una csilla fuere.
2 .. . .g
Las negras qui eren l l evar su al fi l a b5,
pasando pr e2, anulando la acción de la tore
sobre el débil pón de b 7.
Las blancas impiden que el alfil ocupe esa
posición dinámic.
30 ... � 31 .l4 .ea 32.lc5 �g7 33.�e2 f
3.�d2 g5 35 . .h1 �g& 36.�c3 .ha 37 . .a3
.eh7 3B . .aa1 h
Las negras, cansadas del juego pasi vo,
aprovechan el peón doblado del blanc para
abrr la clumna «h». Claro que hubiese sido
mejor renunciar a esta columna, ya que la
aprura y el cmbio de tore favoreen a las
blancas.
39.gxh4 .xh4 40 . .xh4 .xh4 41 .�b4 .h2
42 . .g1 �5 4.b3 g
Abandona la defensa de f4, que se vuelve
peranentemente débil.
4.�c3 �g5 4.l31 .f 4.lf4 .h7 47.�b
.ea 4.�c5 �5 49.l21
Preparándose para di sputar la col umna
abiera.
4 ... �g5
8.· CASILLS DEBILES 91
[49 . . . �e 50.ld1 � 51.3+ �g5 52.lh1 ].
5.�g3 f5
[50 . . . lh2 51 .�b6±].
51 .lh1 1 :h1
Este cmbio es forado, ya que seria peor que
el blanc domine la columna.
52. �xh1 f4 53.exf4+ �xf4 54.lg3 .f5
55.�b6?1
Era más exaco 55.b .e 56.�2+ �5 57.g3
.d3 58.lc3 Seguido de �b6. ganando.
55 ••. .e
Era más cmplicda 5 . . . �5 pero el blanco,
aún asl, ganaba.
Veamos qué suceía en ese cso: 57.g3 .c2
58.�c .xb3 59.�xb7 c [59 . . . .c 60.�xc6
�e6 61 .�c5 .b3 62. �b6 .c4 (62 . . . �d6
63.�b5+1 �7 (63 ... axb5 6.a6+-) 6.l7 .c
65.�xa6+-) 63.la4 �5 6. lc5 .f1 65.�xa6
�e4 66.�c7 �xd4 67.lb5+ +-] 60.dxc5 d4
61 . lb1 .d5+ 62.�xa6 �e6 63.�b6 �d7
6.a6 d3 65.a7 .c 66.ld2 .a8 67.lc4 �d8
68.c6+-.
57.g3 .c2 58.b1 � 59.lc3 .d3 80.�xb7
[1 :0]
Booljubw Efm - Rublnsteln Aklba
Casillas Dbiles
l San Remo (Ilia), 1930 [3]
1 .d4 d5 2.�f �f 3.c4 e6 4 . .g5 �b7 5.e3
.e7 8.l3 o 7.lc1 :ea 8.a3
Es más exaco 8.•c2 a6 9.cxd5 exd5 10 . .d3
c6 1 1 .00 [Aiekhine - Rubinstein, San Remo
1 930] 1 1 . . . le4? Pierde un peón. 1 1 .. . h6
12 . .f4t lh5? 13. �xd5 es una celada muy
frecuente en esta aperura. 1 2 . .xe4 dxe4
(12 . . . .xg5 13 . .xh7+) 1 3.lxe .
8 •.• a8 9.cxd5 exd5 1 0 . .d3 c 11.0.lf
La teorla juzgaba la varante 1 1 . . . l cmo
inferor después de 1 2 . .xe7 •xe7 1 3 . .xe
dxe 14.l2 lf 1 5.l. Pero es dudos que
esta ventja sea sufciente para ganar. En la
práctic puede recmendare seriamente esta
variante.
12 .• c2 lh5
Existe una fuere discusión teórca sobre la
jugada texual y la alterativa 12 . . . �.
13 . .xe7 •••7 14.b1
En l as posiciones caracterizadas por los
peones distrbuidos en a2; b2; y d4, pr un
lado y a7, b7, c6 y d5 pr otro, es muy efcz el
avanc de los pnes de a y «b» pr pare del
jugador que tiene menos pnes en ese fanc.
Esta ofensiva se denomina «ataque de las
minorlas». El objetivo del mismo es cmbiar
los peones «a» y «b» para dejar un débil peón
«C», y abrir como mlnimo una columna. La
mejor defensa contra este plan consiste en
retrasaro lo más psible y buscr cntrajueo
en el ala opuesta.
En ota parida de este toreo se postergó el
ataque de peones para ubicar primero un
puesto avanzado en c5: 14.la4 •c7 1 5. b
lf6 1 6.lc5 •e7 1 7.lfe1 le4 Las negras
ubican un puesto avanzado en e. 1 8 . .xe!
92
8.- CASILLS DEBILES
Fuerza al adversario a obstruir su puesto
avanzado con un peón. 1 8 . . . dxe4 19.ld2 f5
20.lc .e6 21 .l5 la7

' '
22. lcxb7! .d5?! Equi val e al abandono
estratégic de la parida. (22 ... .b7 23.lxb7
'xb7 24.'xc6±) 23.lc5 lg6 24.�h1 ! lh4
25.l04 'g5 26.lg1 ! lf 27 .lb6 lf 28.lxd5
cxd5 29. ld7! h6 (29 .. . .g6 30. •cB++-)
30. lxf6+ 'xf6 31 .'c6 'f7 32. 'b6 �h7
33.'d8 lg6 3.lc8 h5 35.lgc1 f4 36.'g5
le7 37.lBc7 .c7 38 . .c7 fe3 39.-xe3 •f
40.lclf5 41 .'f4 1 - Kmoch, H-Rubinstein,
A San Remo 1 930.
14 ... -a& 1 5.'b2 ladB 16.a41 gS 17.b5 axbS
18.axb5 g4 19.ld2 .cB 20.lfa1
Defendiéndose de un posible g3.
20 •.• f! 21 .la2 ld& 22.bxc6 bxc&
Esta es la psición que buscba Booljubow
con el ataque de las minorías, pero toavla
falta mucho para alcnzar la victora, cmo lo
demuestra la hábil defensa de su rival .
23 .. b .d7 24.lblf! 25.lc2
Las blancs cncentran sus fueras contra el
peón retrasado de las neras.
[25.lxc? . e 26 . .b5 lcS+].
25 ... � 26 . .xa fa 27.lac1 'f 28.'b7
[28.fc? le!].
28 •• .a7! 29.-aB lf
Si 29 . . . .ea 30. •a2 para después de la6
ocupar la csilla fuere c .
Para di smi nui r la fuerza del contrataque
llevando el cballo a la fuere csilla f4.
31 ... h
[31 . . . lh7 32.le2i).
32.lh5 'gS 33.'b8!
33. lf4 lxf4! ? 34.exf4 •xf4 con suficiente
contrajuego.
33 •.. lh6 3.lf4 g3!
En cso de 34 . . . lf6 35.g3!, bloqueando e
fanc de rey y psterorente llevando la tore
hast aB, via c1-a1 . Por eso las neras busn
salvarse meiante un ataque sobre el rey.
[35.fxg3 hxg3 36.h3i).
35 ••. gx+ 36.�x .xc671

l
El juego de ambos contendi entes fue
admirable, pero ahora Rubinstein deja p
una buena oprunidad cn . . . 36 . . . h3! Lo c
hubi ese obl i gado a su contendi ente a
desplegar too su ingenio para no verse e
seros problemas. Veamos algunas varante
8.- CASILLS DEBILES 93
A) Lo mejor seria 37.g3! [44 .• e5 •b2+ 45.�e1 1c1 + 4S.�2 •d2+
47. �g1 . d1 + 48.�g2 .d2+ 49.�h1 Wd1 +
B) 37. le5 •xg2+ 38. �e1 •g1 + 39. �d2
50.:g1 Wf3+ 51 .lg2 :t5 52.1g31).
•xh2+-+.
C) 37.�g1 :Xc 38.:xc :xt4!-+.
O) 37.gxh3 :xh3 38.:g1 :f3++-.
E) 37.:g1 y ahora:
E1 ) 37 . . . .xcS 38.:xc6 :xcS 39.:xcS •g4
40. �e1 •f3 41 . �d2 •f2+ 42. le2 •xh2
43.-e5 •f2 44.:hs :h71 (ras 44 . . . lh7 ¡las
blancs dan mate en 5 jugadas!) 45.1xd5+
•f 4S .• g5+ Wg7 47 .• xg7+ �xg7 48.:Xh7+
lxh7 49. g4 lfS 50. �e1 1 �xg4 (50 . .. �g6
51.�f lxg4+ 52.�g3 h2 53.�g2=; 50 ... h2
51. lg3 lxg4 52.�f1 lxe3+ 53. �f2 lg4+
54.�g2 e3 55.lf5+=) 51 .�1 lxe3+ 52.�g1
lg4 53.lg3 e3 5. lf5+ � 55.lxe3 lxe3
5S.�h2=.
E2) 37 . . . :gSI y ahora:
E1) 3.l8 hxg2 39.� 1+ 40.�e2 .g+
41 .�d2 Wf+ 42.�c3 Wxe3+ -+.
E22) 38. �e5 :xf4+ 39. exf4 Wxf4+ 40.�e2
:Xg2+ 41 .:xg2+ hxg2 4Hib1 �g4+ 43. lxg4
Wf3+!-+.
E23) 38.1e5 .W+ 39.g3 Wg4 40.le7+ :xe7
41 .• xe7 •f3+ 42. �e1 1xe3+ 43. le2 :as!
44.Wc5 :a1 + 45. :c1 �g4 4S . • xd5+ leS
47 .• xe6+ .be 48.:Xa1 �c-+
37 .:Xc6 :Xc6 38.:Xc6 h3
Un p tarde pero toavla es buena jugada.
39.gxh31 f5 4.�81 •f 41 .:g&+
(41 .�xd5? 41 . . .• f1 + 42.�d2 •d3+ 43. �c1
. •
47 ... lg61
Si las neras continúan dando jaque el rey va
hasta h1 , donde estarla seguro. Y si 47 . . . :a7
48 .• f5+ +-.
48.:xgS :xt4+ 49.ex4 Wa1 + 50.�g2 •a2+;
Con perspectivas de empate, seguramente
mayores que en la parda.
48 ... :xt4+
Rubinstein intenta darle vigor a su ofensiva
cn este sacrifcio.
[48 . . . -c1 +? 49. �g2 •d2+ 50. �h1 1e1 +
51 .:g1 +-].
49.8x4 1c1+ 50.� •d2+ 51 .�g1 •c1+
[51 ... -xd4+?! 52.�h1 ].
52.� •d2+ 53 .• 82 •xd+ 5 .• 83
:n+ 4.�b2 :f+-+).
La defensa del blanc se basa en no peritir
la entrada del caballo en la lucha.
41 ... �h7 42.:g3 .1+ 43.�2 ••1 !
(43 . . . •xh2+ ? 44.:g2 Wh1 45.-e5+-).
4 .• c81
[5.�1 ? l41].
5 ... f2+ 55.� Wa1+ 5.�82 h2+ 57.�d1
h1+
94
8.- CASILLS DEBILES
[57 . . . 1xh2 ? 58.f5+-; 57 . . . 1a1 + 58.1c1±].
58.1c1 1xc1+ 59.�xc1 14
La ofensiva terinó, pr el
ñ
ero cnsiguió
valiosos pnes a cmbio de la clidad.
&O • .g4
Para bloquear el avance de l os peones
pasados. Era interesnte 60.�c21?.
60 ••• l 61 .�d2 �h&
Es dificil decir si la continuación 61 . . . �d4
ofrecla mejores oprunidades de tablas. Las
bl ancas conti nuarl an probabl emente
con . . . 62. �e3 �f3 63. h4 �h6 (63 ... �xh2
6 . .g5lf 65.:d5 �h6 66.h5lg5 67. �f4+-)
6. h3 �h5 65.�4!+-.
62.�83 �h5 63..g8 �h
[63 ... l5?! 6.�4 ll xh3+ 65.�5+-].
6.g6 lc7
(6 . .• �5? 65 . .h6; 6 . . . �c5 65 . .h6+ �g5
66 . .d6+-].
65 • .c& �� 8 • .c8 ld&
En este final todas l as j ugadas son de
problema.
66 . . . lf6 ofrecla posibilidades de salvación.
67 . .f8! �g5 ! (67 ... lh5 68 . .f5 lg7 69.:d5
�xh3 70.�xe4 �xh2 71 . .d7 le8 72.�e5+-)
68.h+ �g6±.
67 • .d8 lc4+ 6.�4 �xh3 69.:d5 e3
Si 69 . . . �xh2 70.�xe4 lb6 71 . .d6 Cuando
se cnsigue aislar el cballo del rey el fnal
está ganado. 71 . . . l 72 . .d4 lb 73.�e5
lc 74.�e6 llb6 75 . .blc8 76 . .b7+-.
70.��xh2
71 ... l+
En cso de 71 . . . l6 72 . .h5+! �g1 73.�xe3
�g2 (73 ... lc4+ 74.�d3 llb2+ 75.�e2 lc4
76 . .d5 �g2 77.�d3+-) 74 . .d5 y ahora:
A) 74 . . . lf 75.�4 � 76 . .d7 lh6 77.�g5
lg8 78.�g6+-.
8) 74 . . . le8 75.�4 � 76.�e5 �7 77.�
le8+ 78.�e7 lc7 79 . .a5+-.
C) 74 . . . lb7 75.�d4 � 76 . .d7 l5 77 . .c7
lb3+ 78.�d3! �4 79 . .cl5 80.�d4 lb7
81 .�d5 � 82 . .c � 83 . .bl5 8 . .b5+-.
D) 74 . . . /cB 75 . .d7 lb 76 . .g7+ �1 77.�d4
�e2 78 . .b7 lc8 79.�c5 �d3 80 . .c7+-.
E) 74 . . . lc4+ 75. �d3 lb6 76 . .d6 �es
77 . .e6+-.
72.�xe3 lf1+ 73.� lg3 74..e51 lh1+
(74 . . . �h3 75 . .e3+-).
75.�lg3
¡Una lucha de titnes!
[75 . . . �g1 76 . .e2 �1 77 . .g2+-].
76Jg5 lf1
[76 . . . lh1 77 . .g8+-).
[70 . . . ld2+ 71 . �xe3 lf1 + 72. �f2 lxh2
73 . .h5++-).
77.�
71 .lc5
[
1
:
O
J
95
9.- EL CENTRO
En toas las fases de la parida tenemos que A continuación veremos ejemplos sobre este
cmbatir por el dominio del cntro. tema.
El centro es el cuadrado constituido por las
csillas
"
8
"
-
"
d4
" - "
eS
" - "
dS
"
.
Quien obtiene ese dominio, ya sea cn peo­
nes o cn piezas, o ambas simultneamente,
cnsigue ventja cnsiderable. En la apru·
ra debemos impeir que el adversario ocup
con los peones las casillas centrales, pues
este •centro de peones• le permitirla infuir
sobre toas las csillas centrales del tablero.
Con ese fn, cuando se cloca un peón en el
cntro, cnviene defendero con otro peón.
L ventaja de un cento de peones son múlti­
ples:
1 ) Perite el desarollo rápido de las piezas y
una fácil movilización de un lado a otro del
tablero, en virud del mayor espacio que se
posee.
2) Constituye un sólido bastión cntra ataques
enemigos.
3) Restrnge el cmp de acción de las piezas
adversaras.
la lucha pr el cntro prosigue en el meio
juego, prque cualquier ataque en los fancs
está condenado a fracsar si el adversario
puede contraatacr en el cntro.
lleando al fnal, cntralizamos el rey cmo
objetivo estatéico, para poder interenir en
el momento opruno en el fanc en que sea
necesaro su auxilio.
Por último, cuando el centro está bloueado
por peones, pierde mucho de su val or y
entoncs adquieren imprancia los ataques
en los fancos.
Charousek, R - Maro, G
Budapst, 1897
[C1 3)
1 .8 e 2.d4 d5 3.� lf 4 . .gS .e7 5 ..
. &.es .e7 7.•g4 0 B:.d3
Kur Richter, el únic maestro contempráneo
que revela predilección por esta variante,
prefere . . . 8.( f5 9.�3 c5 1 0.dxc5 ld7
1 1 .f4 lxc5 12,.d3 b5! Las neras sabn que
el adveraro obtendrla buenas perspctivas
de atque abrendo en el momento oporuno
la columna «Q» mediant el avanc g4. Por
eso procuran contrarrestar ese pel i gro
mediante un cntraataque. No pueen operar
en el cntro ya que tes de las csillas cntales
están oupadas pr pnes que blouean las
l ineas de ataque más imporantes. Por eso
optan pr una acción en el ala. Siempre que
un jugadgr atc en un fanc y su adverario
en el opuesto, el facor decisivo es siempre la
rapi dez con que el ataque puede ser
ejeutado. Basado en este prncpio l as neras
sacrifcn su peón. Si se acepta se abre la
columna «b» para el ataque, y si no avanza a
96
9.- EL CENTRO
b, molestando al cballo defensor. 1 3.lxb5
Wa5 1 4.ld4 .d7 1 5.g4 Richter, cn cereza,
juzga que su psición no puede ser defendida
y continúa con el ataque en el otro fanco.
15 . . . lxd3+ 16.-xd3 1xa2 1 7.gxf5 .b 1 8.c3
.xc3! 1 9. bxc3 lab8 20.-c2 •a3+ 21 .�d2
lb2-+ Richter - Koch, Bad - Oeynhausen
1 938. 0:1 en 37 jugadas.
B ... c5 9.ih3 g6
Maroci se defende bien. Evita jugar f5 para
no provocr g4.
10.dxc5 lc6 11J4 .xc5 12.lf3 f1
Las neras inician un fuere cntra ataque en
el centro y asl consiguen contener el ataque
en el fanco de rey.
1 3.Wh6 lf 14.ex ix 15.g3
. .
i i
15 •.. .a31 16.ld1 -f1
1 6 . . .
.
b2 17.lxb2 •xb2 1 8.0 Con buenas
21 . . . 851
Maroi demuestra que una acción en el centro
paraliza un ataque en el flanco.
22.h5
[22.fe5 .b+ 23.c3 •xd3 24.cxb .af8+].
22 ... g51
Para mantener cerrada la columna «h».
23 . .g6 lg71 24.c3
(24.fg5 .f8 Amenaza .g6. 25 . .xh7+ lxh7
26.Wg6+ lg7-+).
24 .. . " 25.fg5 .dBI 26 . .c2 .cBII
Abandona. Las blancs no pueden salvar la
dama. 27.g6 .g5 28.gxh7+ �h8 ¡ Un remate
sorprendente!
[0: 1]
Kalnlczky • Charouaek, R
Pelaoc, 1899
[C42]
1 .8 eS 2.ltlf 3.lxe5 d6 4.lfle 5.d
d5 6 . .d3 .e7 7.0 l6 B.lc3 c 9.l5 0
10.1h5 f5 11 .f4?
prpctivas de atque pr las csillas neras.
Error posicional que debilita la csilla e. El
objetivo de esta jugada es llevar la tore a h3
17.1hl1 (vía f3) para atacar. Mas este plan todavia
enci erra otro error posi ci onal : el
Continúa l a lucha pr las csillas cntales. desclomiento de la dama y la tore.
18.lxd4 11 ... ld7 12.lf3 lf 1 3 •• h3 lde4 14.le2
l1
[ 18 1x Qx3+ 1 9.� . 20.�x3 e5i].
18 ••• .xd19.-g5 .d71 20.h4 .e7 21 .1h6
[21 .1g4 e5! 22.1xd7 .b+ -+].
Charousek previene la entrada de la dama
blanc en h6.
1 5.g3
9.- EL CENTRO 97
Las blancs cmbian de idea. Quieren llevar
l a dama blanc a g2 para expulsar el cballo
con h3, y eventualmente g4.
[1 5.l3 g6].
15 ... .e1 6 .• g2 �'
Jugada preventiva. Sabiendo que tarde o
temprano el cballo debrá ir a f, se adelanta
a los acontecimientos . . La ventaja de esta
estrateia cnsiste en lo siguiente:
1) Se resera mayor liberd de acción prque
puede aguardar a que las blancs jueguen
h3 o no. Si éstas no prosiguen con h3, no
amenazan g4 y las neras prosiguen cn sus
aciones sin precupación.
2) Muchas veces los recursos defensivos
aumentan después de haber efectuado un
lance preventivo.
3) No siendo necesro tomar en cuenta una
jugada obligatora, los clculos se toman más
fáciles. Siempre fue muy admirda la •defens
mecnic• de J. R. Capablanc. En opinión
del autor, el gran cubano loró gran pare de
sus triunfos pr el frecuente uso de jugadas
preventi vas. De modo general todos los
maestros en la actualidad emplean jugadas
preventivas, como puede obserarse en el
estudio atento de sus paridas.
20.g?
El adversario debla defender la posición
central, respndiendo 20.c.
20 ... cxd 21 .fd
[21 . .xd4 .c 22.c �c+].
21 . . . .c5 22. �xe6 .xe3+ 23.�h2 •••6
24.lxe3 fg 25.hxg
25 ... g51 1
Este úl ti mo asalto contra el centro es
iresistible. El cballo blanc pierde el punto
de apyo f4, y una vez que abandona la csilla
central e la psición se desmorona como un
cstillo de naips.
2&.:h3 gx4 27.g5 f1 1
Atacando la dama y amenazando tomar el
cballo con jaque.
28.l3 �g4+ 29.�g1 �6+
[0: 1]
Alekhlne, A - Prl, M
17 • .e3 :ca 18.h3 -¡ 19.b3 c51
Para Simulnas, 1913
Charousek ve aproximare el ataque en el ala
[024]
de rey y sigue el cnsejo de cntatcr en
el cntro. 1 .d d5 2.�f �f 3.c4 e6 4.�3 dxc4?
98 9.- EL CENTRO
Cambi ar el peón central no es buena
estrategia si no se puede atacar el centro
enemigo.
S.e3
Era preferble 5.e4! lc6?! (5 ... .b4) 6 .
 
bc
.b4 7 . .d3! � (7 . . . lxd4?? 8. ll d4 'xd4
9 ..b5++-) 8 . .c2±.
S ... lc6?1 6 . .xc4 .b 7.0 .xc3
Otro error psicional . S cmbia el alfil por el
cballo y se forlece el centro del blanco
8.bxc3 0 9.'c21 l7
10 . .a31
El control de las casillas negras y la formación
del centro de peones, tras el avance e, son
demasiadas ventajas para un maestro de la
talla de Alekhine.
10 . . . c8 11 .841 h8 12.lad1 .d7 1 3.le5 :es
14.f4 'c7 1S.fSI
La estategia en tales situaciones es mantener
los penes centrales e iniciar un ataque lateral .
1S ... lad8 16.lxf1
Las combi naci ones bri l l antes suel en ser
Con la terrible amenaza 20.'h3 ++). 1 9.exd7
'xd7 20.'e4+-].
18 . .d6
1 8.exf también ganaba. Veamos: 18 . . . lxf
(18 . . . gxf6 19. fxe6+ �g7 20.exd7+-) 1 9.fe6+
.xe6 20.:+! �xf 21 .lf1 + +-.
18 ... 'c8 19.'e2 bS 20 . .b3 aS 21 .lde1 1 a4
Alekhine anuncia mate en 1 O jugadas.
22.'hS+ lxhS 23.fe6+ �g6 24 . .c2+ �gS
2S.lfS+ �g6
[25 . . . �g4 26.h3+ �g3 27.le3+ �h4 28.le4+
lf4 29.lexf4+ �g3 30.lg4#].
26.lf+ �gS 27 .:g&+ �h4
[27. . .�4 28.le4+ .5 29.leg4#].
28.le4+ lf4 29.lxf4+ �hS 30.g3
No se pude evitar 31 .lh4++.
[1 :0]
Eliakaan, E - Muller, H
Torneo Internacional Linz, 193
[A47]
1 .d4 lf 2.lf3 b 3.e3 .b7 4 . .d3 eS S.c3 d6
6.'e2 e&
Las negras no juegan correctamente l a
aperura. Es más crecto impedir la foración
de un centro de peones o tomar las meidas
para rompro.
7.e4 cxd4 8.cxd4 .e7 9.0 lbd7 10 • .f41
producto de la superordad posicional . El plan del blanco es frustrar el avanc e5, y
ahora el avance d5 no es recomendable
1 6 ... �x 17.e5 lg8 porque las blancs jugarlan e5, restrngiendo
al adversari o y obteniendo excel entes
[ 17 . . . lfd5 1 8.fxe6+ �g8! (18 .. . �xe6 19.'d3 perspectivas de ataque.
9.· EL CENTRO 99
10 ..• a6 11 .h3 0 12.�b2 le8 13.�h2 �f8 27 ... 1 28.h61
14.�1 b5 15.f4 � 16.lef �g6
Amenazando e5.
17.�h1 1 �f 18.g41
la posi ci ón central puede consi derarse
segura, ya que los avances de los peones
central es del negro no causan
preocupaci ones. Esta ventaja permite un
asalto en el ala rey.
1B ... l7 19 . .g1 �g& 2o.�h2 •da 21 .gs f7
22.�e3 e5?
Conduce al bloqueo completo del centro,
perdiendo toda perspectiva de contrajuego.
Mejor era 22 .. .f5 23.gxf �x 24.lg4, y el
blanco mantiene ventaja posicional.
23.f5 (e7
[23 . . . exd4 24.fg6 dxe3 25.gx++-).
24.d5 �c5 25.�g4 �d7
las jugadas de espera son el refejo de su
situación.
26.h41
El objetivo de este avance es i mpedi r l a
instalación del cballo en g6.
26 ... �h8 27.h5
Ahora se amenaza f.
El pón «h, fe usado como areto.
Si 28 . . . fg5 29. hxg7+ �xg7 30 . .xg5, y no hay
defensa contra f.
29.hxg7+ �xg7 30.g6 �f
[30 . . . hxg6 31 .�2++-].
31 .lf3 �.7
[31 . . . hxg6 32.lh3+ �h7 33.fxg6+-].
32.lh3 �g8 33.t:h6+
Más fuere era 33. gxh7+ �xh7 (33 . .. �h8
34.�h6 fh7 35.1h2 1gB 36.�xg7+ lxgl
37.l+-) 3.lg1 +-.
33 ... -xh& 3 . .xh6 hxg6 35.lg1 �1
la mejor defensa. Si 35 . . . g5 36.�5+-.
36.-xf l 37 .fg6+ �e81
[37 . . . �xg6 38. lh7+ �gB 39. lxg6+ �xh7
40 ..  h5].
38.g7 lg8 39. 1h5+ �d7 4 •• f f5?
Perite una cmbinac de mate. Per ante la
mejor defens las blans tmbién ganarlan,
debido al valios pón psdo de g7.
100 9. - EL CENTRO
[40 . . . �c7 41 .Wxf+-J.
41 .:c1 1
Impide la fuga del rey.
41 • • • :ca 42.We6+ �.a 43. :h81 1 :xc1 +
4.�h2
Con esta victoria el autor cnsiguió la primera
posición, comparida cn Beker.
[1 :O]
Ellskases - Spankle, Wars, Barclay, etc ..
Parda en Consul, Dunde1933
[E32]
1.d �f 2.c4 e& 3.�3 .b 4. Wc2 0 5.lf
5.e es una fora enérgic de jugar. Veamos:
A) 5 . . . c5 6. a3 Wa5 7 .eS cxd4 8. exf6 dxc3
9. axb4 Wxa1 1 O. fxg7 �xg7 1 1 . Wxc3+ f6
1 2 . .d3 Con compensación por l a calidad
entregada.
B) 5 . . . d6 6.e5!? dxe5 7.dxe5 lg4 8.lf3 lc6
9 . .f4 .c 1 0.� .b+ 11 .lc .c5 1 2 . .g3
f5 1 3 . .e2?1 (13.h3lh6 14.:d1 . e8 15 . .f4±)
1 3 . . .f4 14 . .h4 •xh 1 5.lxh4 .x2+ 1 6.�d2
.e3+ 1 7.�e1 .f2+= Crz, W. - Trompwsky
vs Alekhine A. - Charier, Rio de Janeiro 1 939.
C) 5 ... d5 6.e5lfd7 7.a3 .xc+ 8.bxc c 9.lf3
cxd4 1 O. cxd4 dxc4 1 1 . .xc4 h6 1 2. h4 :ea
1 3. :h3 lfB 1 4. :g3 �hB 1 5 . .xh6 •as+
(15 . . . gxh6 16 . . d2 �h 7 17 . .d3+ lg6
1B.h5+-) 16. �e2 gxh6 17.Wc1 �h7 1 8.lg5+
hxg5 19.Wxg5 lg6 20.h5 1- Keres, P-Gilfer,
E Munich 1 936. El nero se encuentra en una
red de mate. 20 . . . :g8 21 .hxg6+ :g6 22.:h1 +
�g8 23. if.
5 ... �c6 6 . .g5 b
para eS.
7.e .e7 8.a3
[8.e5!? leB 9 . .xe7 •xe7 1 0 . .e2±).
8 ... d6 9 . .d3
El avance del peón ya no tiene tanta fuera
cmo en la jugada anteror, porque el cballo
puee ir a d7.
9 ... e51
Finalmente las negras clocn un peón en el
centro, forfcndo la psición.
10.d51
Las blancs no pueden mantener los pones
en las csillas centrales y se deciden por el
avance, bloqueando el cntro. Esta decisión
se toma en virtud de que el cambio en e5
dej aba muy débi l la casi l l a d4. Como
consecuencia del bloueo surge la creación
de una doble cadena de peones donde el
blanco, al estar más adelantado, restrnge a
l as negras. El hecho es que en tal es
situaciones se inician los ataques laterales.
El objetivo de las blancs es realizar el avanc
c5 para abrir la clumna «C», y el de las negras
cntraatacr con f5, de ser psible.
10 ... lb
[1 O . . . l4 11 .lxd4 exd4 12.le2 lxd5 1 3.cxd5
Dejando escpar la oprunidad de jugar d6, .xg5 14.lxd±) .
9.- EL CENTRO 101
11 . .xf1
Varias razones justifcn este cmbio:
1 ) Los cballos ganan en fuera en posiciones
cerradas.
2) El plan de las blancs es jugar h3, para así
restrngir la ación del alfl dama enemigo.
La jugada 1 1 . h3 tendria l a desagradabl e
respuesta 11 . . . .h5 12 . .xe7 'xe7. Con la
amenaza de instalar el caballo en f4. y si esto
se impidiese cn g3, las blancas no se porian
enrocr pr la Indefensión del peón «h».
11 . . . .x 12.h3 .d7 1 3.b1 .es 14.o lf
15.le21 �g&
Como las negras tienen difcultades para jugar
El diagrama nos muestra la posición ideal del
juego de estrangulamiento. Las negras no
pueden mover ni nguna pieza sin perder
materi al .
3 .. .�
f5 se empian en ocupar la csilla f4 con el
Veamos otras posibles deensas:
otro cballo.
16.c5 bxc5
Las negras no deberian abrr la columna que
luego serirá a las blancs de puero para la
invasión. Coreto era 16 . . . lf4 .
17.bxc5 .d7?
Era mejor 1 7 . . . dxc5 1 B. 'xc5 .e7 para
blouear en d6, con parida jugable.
18.c6 .cB 19.'a4 �e7?
1 9 . . . a6 seuido de �f4 era el plan crrecto.
20 . .a61 .xa& 21 .'xa6 lcB 22J1 lb&
23.a41 'cB 24. 'xcB �xcB 25.a5 .dB 26.g41
g5?
Debilita l a csilla f5, aunque en todo cso las
negras están perdidas.
27 . .b7 f 28 . .ab1 � 2 • .b8 .b8 30 • .b8
.e7 31 .�g3 �fB 32.lf5 �f 33.�d2 �8
3.lc
A) 3 . . . a6 35 . .a8
B) 3 . . . .d8 35 . .b7
C) 3 . . . �g8 35 . .xc8 .c 36.lxe7+ +-.
35 . .b7 .f
(35 . . . .d8 36.lfd6++-].
36 • .xc7+ �g& 37 . .d7
No hay defensa contra c7, seguido de .dB.
[1 :0
]
Verganl, B - Plllsbur, H
Hastings 1895
[C5]
1.8 eS 2.�f3
El ataque en la aperura es generalmente
dirgido cntra un pón cntral enemigo.
102 9.- EL CENTRO
2 ..•lc& 3.�c �es 4.c3 .f S.d3
5.d4 es más acrde al espírtu de la aperura.
s .. . o& . .bd2
Si 6.�g5 h6 7.�h4 g5 8.�g3 (8 . .xg5 hxg5
9.�xg5 �el!) 8 . . . d5; o bien 6.b!? �b6 7.'b3.
6 ••. d51 7.exd5
Abandono del centro; era preferble mantener
el pen central con 7.�b3. Ahora la iniciativa
pasa a manos de las negras.
7 .•. .d5 B.l �e71 9.0 h6
Preparando �e6 seguido de f5, para desalojar
el cballo.
[9 . . .f5? 1 0.'b3 �e6 1 1 .leg5+-).
10.h3
La vieja cnción. «Aunque dos hagan lo mismo
no se trta de lo mismo». Las blancas deberían
eliminar el peón cntral. Era mejor:
10.d4! �g4 (10 . . . exd4 1 1 . .xd4 .xd4 12 .. xd4
lb6 13.'xd8 Axd8 14. �b3; 10 . . . lb6 11.�b3
exd4 12 . .xd4 .xd4 13. cxd4 c6) 1 1 .dxe5 .b6
1 2 . .e2 Wxd1 1 3.�xd1 .xf3 1 4. �xf3 .xe5
1 5.�e2 Todas estas variantes son mejores
para el blanco que lo ocurdo en la parida.
( 11 .d4? .xc3!]
11 ... f5
Consiguiendo clara ventaja en l a aperura
gracias a este centro de peones.
12.lg3 'd7
Un maestro moderno, obedi ente de l os
principios posicionales, procurarla romper la
falange ee peones eo - ro. El sabe que esos
peones le qui tan toda perspectiva de
cntrajuego después de que su adversaro los
defenda bien cn sus piezas. Este maestro
moderno preferiría aceptar cual quier otra
ventaja posicional a permitir que el adversario
realice esos objetivos. Por ello era preciso
1 3. d4 e4 1 4 . .e5 .xe5 1 5. dxe5, para
proseguir con f.
1 3.�h2 �d6 1 4.Ae1 Aae8 1 5.�d2 'f71
16 . .e2 .f41
Pillsbur se deshace de la presión del alfil
enemigo en la diagonal g8 - a2, aumentndo
así la ventaja obtenida en cso de . . . 1 7.�xf4
�xb3 1 8. �d2 (18.�xh6 e4 19. dxe4 .c4-+)
1 8 . . . �d5 Con una poerosa acción de los dos
alfles.
17.�xe6 fe& 18 • .g1 e1
la regla di ce que el avance de un centro de
peones sólo se justifc cuando el enemigo lo
fuerza o cuando se obtiene a cambio una
ventaja más cncreta. En el presente cso las
negras acentúan su ventja. Veámoslo.
A) 1 9. dxe4 .c5! (19 . . . (4 20 . .f5! f+ 21 . .xd6
fe2 22.l+-) 20.�h1 �xg3 21 .fg3 lxe4;
8) 1 9.d4 le7 (para .d5 y f4) 20.f3 e3! 21 .�c1
(21. 'xe3 �xg3+ 22. �xg3 f4+-+) 21 . . .Wg6
22.f4 .x4 23.'xe3 (23. 'flh5 24.l 1e2 c6
25. c4 .xg3 26 . .xg3 f4 27 . .e4 .f5-+)
23 . . . .ed5 24 .. d2 Axe1 25.'xe1 .d�+.
Obsérvese que el avance 1 8 . . . e4 está de
acuerdo cn la teoría de las csillas débiles,
ya que f4 y d4 quedan bajo el control del negro.
9.- EL CENTRO 103
En cmbio, 1 8 . . .f4 hubiese sido un gran error
por ceder la casilla e.
19 . . . ZcS 20.dxe4 jxg3 21 .fg3 lxe4
Las ventajas obtenidas con el avance del
peón «e», son las siguientes:
1) Dominio de la columna «e».
2) I nstalación de un cballo en la csilla fere
e.
3) Superioridad en las csillas blancs.
4) Creación en el campo enemigo de un
complejo de peones en las columnas laterales.
22.1e3 ZeSI 23.b3 �d31
Ganando clidad pr la amenaza 24 . . . lf+.
24.�h2 fe1 2S.jxe1 b& 26.1e1
Si 26. ld1 :d8 Obteniendo el control de la
cumna abiera.
26 .•• 1dS
Es de destacar que generalmente una gran
ventja va acmpañada de ots más puñas.
Por ejemplo, en la presente pra l nras
ocupan el centro con la dama, dominan la
clumna y pnetan en las flas enemias.
27.1e2 ldB 28.e4 'd3 29.le1 eS 30.Zf3
'xe2 31 .lxe2 ld1 32.jf :ea 33.h4 lf
3 ..g1 lg4+
Instalando un caballo en el agujero creado
pr las blancs en la jugada 33 y cndenando
el peón de g3.
[35. �h3 lxg1 36.lxg1 le1 37.Zf3 lh1 +
38.Zh2 lxh2#].
3S . . • � 36.lb2 aS 37.le2 le 38.lb2 �
39.lc2 le3 4.lb2 Zf1 41 .le2 Zxg3+
Obteniendo una mayorla de peones en el
fanco de rey, que en breve se pondrá en
marcha.
42.oh2 .f1 + 4:. oh1 gS 44.hxg5+ hxgS
4S.lc3 g4
Expulsando al caballo de f3, que forzará al
adversaro a rendire.
46.Zh2 le1
[0: 1]
Castldl - Ellskases
Mllan 1938
[BBO]
1 .8 eS 2 . .f e 3.d exd 4.lclf S.l
d6 6 . .b5+
6 . ..e2 es la respuesta más aceptada. Oa idea
es 6. g3, sistema practicado por Kieninger,
cuya fnalidad es anular la presión del nero
sobre la columna «C» semiabiera. 6 . . . .e7
7 . .g2 00 8.0 a6 9. lce2!? 1c7 1 0.b3 lc
1 1 .c4!?.
& .. . lbd71 7 . .e3 a&I B . .xd7+
Cambiando el alfl de ataque, para no peritir
bS y .b7.
B .•• .xd7 9.a41 .e7 10.0- 0- 11 .f3 1e7
12.aS .c& 1 3. We2
104 9. · EL CENTRO
13 ... d51
El ataque contra los peones centrales es la
idea básic de toas las aperuras.
14.exd5 .xdSI
Mi adversario pensó que retomaría con el
cballo, pro así prderla toa la presión sobre
la clumna.
1 5.lxd5
Parando la incmoa amenaza 1 5 . . . .c.
15 ... lxd5 1 6 . .flf41
Jugada preventiva. La dama debe dejar la
defensa de c.
Las neras ya estaban mejor, pero ésta es la
peor retirada. Veamos otras opciones del
blanco:
A) 17 .. d2 AadB!
B) 1 7 .. e3 .eS! En ambas l ineas l a dama
blanca se encuentra mal clocda.
17 .•• f51 18 .. e1
Castaldi se da cuenta de que no podla tomar
en e6: 1 8.ll xe6 fe 1 9.lxc7 AacB 20 . .b6
.d6! 21 .g3 le2+ 22.� exf3 23.le6 Af+.
18 .•• e5 19.le2 ld51
En las psiciones cn ventaja de espacio, las
cuales la mayoría de las veces son proucto
de un centro de peones, no conviene cmbiar
piezas. El cballo vuelve a la csilla dS y no
puede ser desalojado mediante c. Too un
logro de la medida preventiva 16 . . . lf4.
20.e3 f41
Corecto avanc del peón «f», a pesar de crear
un agujero en e por las siguientes razones:
1 ) Restringe l a acción del caballo que no
puede dirigirse a g3.
2) Prepara la instalación del caballo en el
puesto avanzado e3, el cual compensa
sobradamente la debilidad de e.
3) Las bl ancas tienen que vencer grandes
difcultades antes de ocupar e.
21 .. d1 Aad8 22. •bl .e SI
El cambio de los alfiles es necesario para
ocupar e3.
23.l1
Tratando de mejorar el caballo. Si 23.Aad1
•xaSI 24.'xb7 (24. Axd5 .xf2+ 25. Axf2
'xd�+) 24 . . . .x2+ 2S.:2 le3+; 23.Afd1
.xf2+ 24.�xf2 •es+ 2S.�e1 �hB 26 . . xb7
le3+.
23 .. . .xf2+ 24.: �h8 25.ld3 le3 26.lb
•es
9.· EL CENTRO 105
27.h3
Otras posibilidades eran:
A) 27.fc2? ld1-+
B) 27.�h1 Ahora el blanc será vlctima de un
ataque que, al menos le cuesta una clidad.
27 . . . lg4! 28.lff1 [28. lc2 lf2+ 29. �g 1
(29.: ·x-+) 29 . . . fe4+ 30.�h1 (30. �f1
ld2+) 30 . . . l3+! 31 .hxg3 lf Con mate en
h6J 28 . . . lf2+ 29.�g1 ? lh3+ 30. �h1 .g1 +
31 .:g1 lf2# El mate ahogado de Greco -
Philidor.
27 ... 8411
Enérgi co gol pe que destroza la posición
blanc. También era sufciente la cntinuación
psicional cnsistente en doblar torres sobre
la columna y la psterior entrada en la última
fla.
28.fe4 f11 29.l51
La mejor defensa. Veamos otras psibilidades:
A) 29.g4 •e5+.
B) 29. g3 'e5 30.�h2 'h5!-+.
C) 29. gxf3 l3! 30.lxf3 .g5+ 31 . � 'g2+
32.�xe3 •d2#.
29 . . . fg2 30.lxe31
[30 . • b6 •xb6 31 .axb6 lxf2 32.�xf2 lf8+!
33.�xe3 lf1-+].
3 .. .1 31 .�xld2+ 32.�ld31 33.�1
resultar fatal : 36.�xh5 :h3+ 37.�g6 'xb6+
38. axb6 lh 1 39. lxa6!!+-) 36. �xg5 Wg8+
37.�5 lf3+ 38.�e5 lf1-+.
C) 34.�g4 lxe4+ 35. �f3 (35.�g3 g1'+!
36.:g1 •gs+ 37. �f •r4+ 38.

g2 Ae2+-+)
35 . . .• f5+ 36.�xg2 :e2+ 37.�g3 •gs+ 38.�
'g2+ 39.�4 .e+ 40.�g3 lg2#.
3 ... le1+1
i
Un remate digno de esta gran parida!
35 .• xc5
[35.�xe1 g1 •+-+; 35.�xg2 •xb6 36. axb6
lxa1-+].
35 ... g1'+ 36.� •xc5 37.:Xe1 •hs+
La combinación redundó en la ganancia de la
dama por una tore. El resto es muy fácil .
38.�g3 ••5+ 39.�f3 g5 40.le3 h5 41 .b4
•t4+ 42. �e2 g4 43.e5 g3
Abandona en virud de 4. e6 •f+ 45. �d3
La parida llega a su punto cul minante. Si
g21 46. e7 •xe3+! 47. �xe3 g1 =•+
33.le1?? :e3+ -+.
Deteniendo al pón.
33 .•. :Xe3+ 3.�
[0: 1)
La mejor defensa. Otras opiones eran:
A) 3.�xg2 •gs+ -+.
B) 3.�4 g5+ 35.�g4 •ce+! (35 .. . h5? puede
106
1 0.- TENSION Y CADENA DE PEONES
Se denomi na tensi ón de peones a l a
posibilidad de un peón de cpturar otro.
Si dos o más peones bl ancos unidos en
di agonal se encuentran col ocados
inmediatamente enfrente del mismo número
de peones negros en las mismas condiciones,
se dice que el conjunto forma una cdena. La
cracterlstic de la cdena es la ausencia de
tensión entre los peones que la componen.
General mente l a cadena se consti tuye
anulando una tensión de peones, debido al
avance.
Ejemplo
1 .d4 d5 2.c4 dxc4
Las negras anul an l a tensi ón. Se podla
mantenerla, jugando 2 . . . e6 o 2 . . . c6.
3.tf3 tf 4.e3 a& 5 . .xc4 c51
Nace la segunda tensión. El desarollo de las
negras es razonable porque ataca el peón
central .
6.0 a&
Esta posición es interesante.
Las bl ancas podrlan jugar . . . 7. dxc5 'xd1
8.lxd1 .xc5 Y la parida estarla equilibrada.
Esta l i nea puede uti l i zarse contra un
adversario más fuerte, ya que da mucha
posibilidades de empate.
7 ... b5
Si las negras cambian peones desarollan al
adversario.
8.ib3 .b7 9.a41
Compl i ca el juego, como suele acontecer
siempre que coexisten dos o más tensiones.
9 ... tb71
Conviene dejar indecisa la situación el mayor
ti empo posi ble. Las negras real i zan una
defensa indirecta del peón ccb» 1 0.axb5 axb5
1 1 .lxa8 Wxa8 1 2.'xb5 .xf3 1 3.gxf3 Wxf3+.
[9 . . . bxa4 10 . .xa4+±] .
10.ld1 .e7 11 .dxc5
Una de l as tensiones es el i mi nada. Las
blancas encontraron el momento oporuno
para tomar, ya que ganan un peón y obtienen
un fuere ataque.
11 ...0 1 2.te5 'c7 13.txd7 txd7 14.axb5
Se anula la segunda tensión.
14 . . . axb5 1 5.:a8 lxa8 1 6.Wxb5 txc5
1 7 . .c2 .a&
Gracias a la estrategia de ceder al adversario
la i niciativa de cambiar peones, las negras
están mejor desarolladas. Con esta ventaja
quieren compensar la pérdida del peón.
18.' .e21 19.ld2
1 0.- TENSION DE PEONES Y CADENAS DE PEONES 107
Si 1 9.le1 ld3 20.1e1xc21 21 . . xa8+ .f8
22.la3 1b3 23.1a5 lxe1 24.Wxe1 .d3 cn
buena posición para el negro.
19 ••. ld3 20.We la1 21 .lxd3
Más fuere que 21 .lxe2 lxb1! 22.Wxd3 :c1 +
23 . .d1 .f y las blancs no pueden ganar
debido a l a presencia de alfiles de distinto
clor, sumado a su per psición.
21 ... lxb1
En cso de 21 . . . .xd3 (21 . . . 1xc2 22.ld8++-)
22.Wxd3 g6 23 . .d2 Y deben ganar.
22.ld1
Defende el mate y amenaza el rey enemigo.
22 ... g6 23 • .xb1 .xd1 24.id2
las bl ancas repel en el ataque y ti enen
psibilidades de ganar la parida. Para este
ejemplo se siguió en gran pare un análisis
del dotor Euwe.
Arantes, A - Ellskases, E
Tensión de Peones
Toreo lnterclubs San Pablo, 1 941 [812]
1 .8 e& 2.d4 d5 3.e5
las blancas eliminan la tensión avanzando
su peón «e». Tambi én es recomendabl e
mantener l a tensión cn 3.lc3.
3 .. . .f5 4 . .d3 .xd3 5. Wxd3 e&
Se cnstituyó una cdena de peones, cuyos
eslabne sn los pnes blancs d5 y lo
ners e-5. El pn de e5, muy avanzado,
rng al ner. En cmpnscón este bn
tiene más facilidades de atacar los peones
blanc de la cdena, jugando c. El obetvo
de atque en tles siacos e la bs d la
cdena, esto es, lo pnes menos avanzado:
d y e.
Otras posibilidades son:
A) 6.f4 lh6, impidiendo el ulteror avanc d1
ese peón.
B) 6.le2 retardando el avance del pón «f• ·
defendiendo la posición central .
6 ... l7
6 . . . 1 I niciando inmediatamente el ataque i
la base. 7. 0-0 c5 8. c3 lc6 Con j ueg(
satisfactorio.
7 . .g5 h& a . .h 1a5+ 9.1d2 1a6 10 . .xei
.xe7 11 .1e2 1xe2+ 12.�xe2 c5
Surge la segunda tensión de pones.
1 3.c3
la regla indic que se debe defender la baS
de la cdena con un peón.
Por ejemplo, podrla segui r 1 3. dxc5 .xc5
1 4.lbd2 lc6 1 5.lb3 .b6 (amenaza .c7)
1 6.lhe1 f6 Después de eliminar la base se
puede atacar el otro peón. Si por cualquier
motivo esto es desfavorabl e, se ocupa la
col umna semiabiera «C». Por ejemplo, las
negras también porlan habr proseguido cn
�e7, seguido de l-c. 1 7.�1 0  1 8.ex
lx6 1 9.lad1 g5 20.le2 laf8 21 .ldd2 g4
22.lfd4 e5 23.lb5 e4 24.l54 le5i.
1 3 ... lc6 14.a3 c
z
' '
108 1 0.- TENSION DE PEONES Y CADENAS DE PEONES
Las neras tenían que optar por una de las posibilidades de ataque.
siguientes alterativas.
1) Mantener l a tensió� de los peones, para
amenazar tanto tomar cmo pasar. Esa es la
mejor táctica cuando el adversario tiene
dificultades en defender si multáneamente
ests dos líneas de jueo.
2) Prvar a d4 de la defensa del peón «C», por
medio del cmbio, abrendo al mismo tiempo
la col umna «C». Este procedi mi ento se
recomi enda cuando hay perspectiva de
cnquistr d4 o dominar la columna abiera.
Es necsario en el cso de que el adversario
está atacndo en el ala contraria, prque de
esta manera, y rápidamente, se consigue
contra juego.
3) Avanzar el peón «C» prolongando la cdena
de pones para atacr la nueva base c3. Este
plan es de ejecución lenta pero tiene una
ventaja, al hacer más dificil al adversaro su
defensa, ya que c reduce la movilidad de
sus piezas.
15.�b2 �d7 1 6.l1 b51 17.�c2 aS 1B.f4
b1
Llegamos asi a la tercera tensión de peones
en la parida. Est tensión es doble, prque
b está amenazado por dos penes y atac a
ambos.
19Jhf1
La resistencia pasiva, dejando subsistir la
tensión, es el mejor recurso defensivo en este
cso.
SI 1 9.axb axb4 y el recurso defensivo del
cmbio de tores en la columna abier seria
ino
p
ortuno
p
or . . . 20 . .xa8 (20.cxb4 lxb4
Dejando aislado al peón «b» y débil al peón
«d») 20 . . Jxa8 21 . :a1 :xa1 22.�xa1 b3
Confnando el cbllo de a1 .
19 ... :hb8 20.:f1 bxc3
20 . . . b3? seria un grave error, prque no se
21 .bxc3
Las negras eliminaron la tensión cmbiando
peones, para apoderarse de l a col umna
abiera.
21 ... a41
Cedi endo el punto fuerte b4, pero
consiguiendo la aún más fuere b3. Esta idea
constituye parte del pl an iniciado con l a
anulación de la tensión.
22.:Xb8 :XbB 23.:b1 :aBI
Casi siempre conviene conserar una torre
para dar mayor energia al ataque de las piezas
menores. El dominio de la columna abiera es
de poc utilidad para el adveraro en virud
de la falta de puntos de invasión.
24.:b2
Si 24.:b7+ �c8 25. :b6 �c7, rechaando el
intento de invasión.
24 ... la5 25.�b �b31
La ventaja de las negras se torna evidente
cn esta interosición del cballo, que anula
efczmente a la torre enemiga.
26.�b1 ? ixb1 27 .cxb
debe cerrar la posi ci ón donde exi sten [27.axb a3 28.:a2 �c1+-+).
10. - TENSION DE PEONES Y CADENAS DE PEONES 109
27 ... �c+ 28.<d2 .bS 2.l �el 3.f5
�xbS 31 .�c3 d4+ 32.�xd4 :dB+ 33.�c3
[33.�e c 3.:c2 �c+].
33 ... :d3+ 3. �c2 :Xa3
[0: 1]
Capablanca, J • Treybal, K
Tensión de Peones
Karlsbad, 1929 [030]
1 .d4 dS 2.c4 c6 3.�f e 4.�g5 �e7 5.�xe7
Cambio favorable pr el alfl bueno del negro.
Las neras optan por la formación Stonewall,
que se cracterza pr los peones c6-dS-6 y
fS. Esa foración represnta un valor agresivo,
pero también pasivo, y no es aconsejable
cuando se realiza el cambio del alfl que debe
defender las casillas débiles. En la presente
aperura esa formación sólo es buena si el
blanc hubiese jugado 4.e3, ya que después
de esta jugada el alfl quedarla encerrado y
las negras porlan cnserar su alfl bueno.
7.e3 �7 B.�d3 �h& 9.0 0 10.1c2 g&
Estaria mas de acuerdo cn el espirtu de la
Stonewall un ataque violento mediante g5-g4.
11 . .ab1 �f
Una i nexactitud. Lo correcto es 1 1 . . . .f7,
controlando la vital csilla eS.
12.le51 �f 13.f4
1 3.�x es aún mas preciso: 1 3 . . . :x 1 4.f4.
La mejor manera de defender una csilla débil,
es forar al adversario a obstruirla con un
peón. Esto se pudo cnseuir con el cmbio
de cballos: 13 . . . lxeS!
14.� .fdB 15. b �.a 1 &.:fc1 a& 17.1f
�e5 18.�e51 .d7 19.�f31
Impide el cmbio en eS.
19 ... :dc8 20.c5
Se anula la tensión avanzando el pón. Este
avance está desti nado a i mpedi r que el
adversaro obtenga contrajuego pr medio de
un opruno bS.
20.cxdS cxdS! cmbiarla piezas por la clumna
abiera.
20 . . . bS? 21 .cxb6 lxb6 deja a las negras cn
un peón retrsado y débil en c.
21 .a4 lg4 22.1e1 .h& 23.h31 �f 24.g41
la segunda tensión de penes en la parida.
Antes de atacr cn bS, las blancs foralen
lo más posi bl e su posi ci ón medi ante el
bloqueo.
24 . . . fxg4 2S.hxg4 no convenia al negro por
dejar excelentes perpectivas de ataque, por
la columna semlabiera, al blanco.
25.:c2 �hB 2&.:g2 :g& 27 .gSI
z z
' .'i
'
' ' ' '
� · · �
� � � �
!� l �
:
: '  �
110 10. - TENSION DE PEONES Y CADENAS DE PEONES
Por segunda vez Capablanc anula la tensión
de peones, avanzando. Se i nspira en l as
mismas consideraciones que la prmera vez:
el cmbio de peones sólo facilita la defensa e
impide un eventual golpe g5. Tanto por el
avance e, como por éste, se constituyeron
dos cdenas de peones. Incluso se tiene la
impresión de que son dos cdenas unidas en
una por el peón de e3. Los puntos más
avanzados de este conjunto de peones son
c y g5, que están en el cmp enemigo, y por
pare del negro tenemos d5 y f5 en su propio
cmp. Esta ventja de espacio otorgada por
la posi ci ón de l os peones restri nge
considerablemente al segundo jugador.
27 . . . Wd8 28.h4 �g7 29.h51
Las blancs, con su jugada 27, transmitieron
el ataque a g6 y hacia la aperura de l a
columna «h». La defensa se hace cada vez
más sufrda debido a la falta de espacio.
29 . •. :h8
Otras defensas eran:
A) 29 . . . h6 No conviene abrir la psición cn
menor número de piezas en juego. 30.hxg6
�xg6 31 .gxh6+ �xh6 32.:bb2! 1f 33.lg5
txg5 3. fxg5+ :g5 35.�+ �96 36.:g5+
•xg5+ 37.lg2+-.
8) 29 . . . gxh5 Li qui dando la tensi ón pero
debilitando sus pones, cmo asl también, su
rey. 30.� h6 31 .g6 lha (31...1xh4 32.gx+
'i g4 33.fg8++-) 32 .• xh5 Wf 33.�2 .ea
34.le5 txg6 35. :h1 ! �fa 36.-xh6+ �e7
37.:hg1 +-.
30.:h2 Wc7
Cualquier intento de liberación est destnado
al facso. Por ejemplo:
30 . . . gxh5 (30 ... h6 31.hxg6�xg6 32.lh4+ �g7
33.g6+-) 31 .:bb2 h6 32.g6! �xg6 33.:bg2+
�h7 3.:h5 :ga 35.l5+! lxg5 36.fg5 :g6
37.� Wf 3.W4 •g7 39.:h6+ �a 40 . .e2
.ea 41 . .h5+-.
31 .Wc3
No se contenta con el ala de rey y quiere
operar también por el otro sector del tablero.
Un plan tlpico cnsiste en triplicr las piezas
mayores en la posi bl e col umna abi erta.
Capabl anca pudo l l evarl o a cabo de l a
siguiente manera: 31 .:bb2! •da 32.:h3 •c7
33. :bh2 :aga 34. �f2 .ea 35. 1h1 .d7
36.hxg6 hxg6 37.:h7+ :xh7 3a.:xh7+ �a
39. :xf7+! �xf7 40. le5+ �ea (40 .. . �fB
4 1 .1h 7 :g7 42. 1h8+ :gB 43. 1f6+ �eB
44.1f++-) 41 .1h7 :fa 42.lxg6 1da 43.Wg7
:f 4. 1ga+ :fa 45.Wxf8.
31 .••• d8
Las tentativas violentas de liberación fallan
una vez más:
A) 31 . . . gxh5 32. :bb2 h6 33. :bg2 hxg5
34. lxg5 �fa 35 . .e2 h4 36. 1e1 txg5
37. :xg5 h3 3a. 1g3 .ea 39. :xh3 :xh3
40.1xh3+-
B) 31 . . . h6 32.hxg6 �xg6 33.lh4+ �g7 3.g6
l8 35.:bb2+-.
32.�
El próximo objetivo es llevar el cballo a eS.
El hecho de que las tentatvas de rptura del
negro fracsen no es cuestión de suere, sino
de la notable superioridad posi ci onal del
blanco.
32 ... Wc7 33.:bh1 :g8 3. ••1 :b 35. Wa3
1 0. - TENSION DE PEONES Y CADENAS DE PEONES 111
lbga 36.b5 axb5
Tampoco se sal vaba el negro con otras
continuaciones:
A) 36 . . . cxb5 37.h6+ �8 38.c++-.
B) 36 . . . a5 37.b6 •bs 38 .. c3 •as 39.hxg6
hxg6 40.lxh8 lxh8 4Uxh8 �xh8 42.�g2
�g7 43 .• e1 El cballo viaja hasta b3 y ce el
peón negro.
37.h6+1
Capablanc pne fn a la tensión en el ala de
rey y s dispne a cnquistar la columna «a».
El rey negro ti ene que retroceder,
interceptando el paso de l as torres, que no
prán disputar la clumna.
37 ... � 38.axb5 �e7 39.b61
Se elimina una nueva tensión y la dama negra
obstruye el paso de las torres a la columna
«a». La cdena se amplia y asfxia aún más al
negro.
39 ... f
[39 . . . la8? 40 .. xa8+-)
40.la1
Comienza el desfile tri unfal por l a úni ca
columna abiera.
40 ••• :ca 41 . .. lhda 42.la7 � 43.lh1
.ea 4.lha1 �ga 45.l1a4 � 4 .. a3 �g8
47.3 .d7 4.�h �ha 49 .. a1 �ga 5.�g3
�51.�g2
El rey está mejor aqul prque evita cualquier
intento de sacrificio tras el «pasaj e» del
cballo al al a de dama.
51 ... .ea 52.�2 .d7 53.�b3 :ea
[53 . . . .ea 54. �a5 ld7 55. �xb7! lxb7
56.la8+-].
5.i5 �da 55 . .a61 1
Tenemos representado el ideal de l a parida
de Bloqueo. Los peones blancos -forando
una «V»- estrangulan la psición negra, que
no podrá evitar los violentos golpes que se
aveci nan.
55 ... bxa6 56.:d7 Ae7
[56 . . . �g8 57.�b3+-).
57 .lxda+ :d8 5.�xc6
[1 :0]
113
1 1 .· PARTIDAS HISTORICAS DE ELISKASES
Erch Eliskases, nacido en Austra en el seno
de una familia que apenas tenia cnocimiento
del juego del ajedrez, lleó a forar pare de
la elite mundial entre los aios 1 937-1 939,
momento en que fue considerado un futuro
cndidato al titulo mundial de Alekhine.
Para aquellos que no han profundizado en la
fi gura de El i skases, l a sol a menci ón del
enfentamiento que sostuvo con 9 cmpeones
mundiales reconocidos oficialmente por l a
Federación Interaconal puede aproximaros
a su grandeza. Toos ellos si ntieron en cre
propia la profundidad y fneza de su juego:
Emanuel Lasker
José Raúl Capablanca
Alexander Alekhine
Max Euwe, Mikai Botvinnik
Vassily Smislov
Tigrn Petrsián
Brs Spasski
y Rober "Bobby" Fischer.
Además tomó activa participación en 1 O
Torneos de las Naciones u Olimpiadas de
Aedrez: Hamburgo 1 930; Folkestone 1 933,
Varsovia 1 935, Munich 1 936, Estocolmo 1 937,
Buenos Aires 1 939, Helsinski 1 952, Munich
1 958, Leipzig 1 960 y Tel Aviv 1 964. En las
pri meras ci nco representó a Austri a, en
Buenos Aires jugó para Alemania y en las
restantes lo hizo para Argentina.
Esto sucedió asl prque cuando en 1 939 viajó
a nuestro pals cmo prmer tablero del equip
alemán y debió quedare cmo cnsecuencia
de la Segunda Guera Mundial desatada ese
aio. Después de un tiempo en Buenos Aires y
Brasil, se afnc defnitivamente en Córdoba,
donde posibilitó a los cultores del juego­
ciencia contar con único gran maestro que
vivió durante más de cuatro décdas en esta
ciudad.
Eliskases fue un autoidacta que aprendió
reproduci endo parti das: "pri mero l as
publicdas en los próics y lueo con los
libros que llegaban a mi per".
La gran mayorla de l as partidas que se
muestran a cntinuación fueron publicdas en
el l i bro " Caballero del ajedrez" , del MI
Guillero Soppe y el MI ICCF Raúl Grosso
( 1 997).
Alekhlne - Ellskases
lt Hastlngs, 1933
[E24]
1 .d4 �f 2.c4 e& 3.�c3 .b 4.a3 .xc3+
5.bxc3 b& 6.f dS
K
'
� '
i
[ f
[ f [
[ [ f
. �'iw.�:
Usualmente esta jugada se realiza antes de
5 . . . b6, pero en mi opinión el blanco logra
mejor parida cambiando en d5 y jugando c
otra vez: Por lo tanto, jueo esto después de
6. f3 porque el blanco intentaba e, con un
foridable centro de peones. Además, con
6 . . . d5 se entra en posiciones similares al
Gambito de Dama, donde l a jugada f no es
muy útil. •
Cl aro que el cambio del al fl negro brinda
opciones al blanco por la debilidad de las
casillas de ese clor.
114 11.- PARTIDAS HISTORICAS DE ELISKSES
7 . .gS .a6
Una aventura. 7 . . . .b7 es lo corecto. Veamos:
A) 8 . • c2 h6 9 . .h4 �p7 1 0.�h3 c5 1 1 .�f2
cxd4 1 2. cxd4 •c7 1 3. e4 dxe4 1 4 . .xf6
(14.fe4? ll e4! 15.ll e4 •t4 16 . .d3 •xh4+
1 7.g3 •el 18. 00 OO; David - Eliskases,
Viena 1 931 ). 14 . . . l 1 5.fe e5•.
B) 8.e3 es lo mejor, y ahora: 8 . . . lb7 9 . .d3
h6 1 O . .h4 c5 1 1 .�e2 Lilienthal - Eliskases,
Budapst 1 93.
8.8 h6 9 . .h4 .xc
Si 9 . . . g5 10 . .g3 dxe 11 .fe4 lxe 1 2 . .e5
con iniciativa. Consciente de esto elijo una
linea muy sólida.
10 . .xc dxc 11 .. 8+ •d7 12 .• xc lc&
1 3.�e2 �as 1 4 .. d3 •e& 1 S. O-O 0-0-0
1 6.lab1
[16.e5 g5 1 7.ex gxh4 18 .• e4!i).
16 ... gS 17 • .g3 �hS 18.f4 f 1 9.lb lhg8
20.fS eS 21 .dS �g3
Las negras quieren dominar las casillas de
este clor, pr eso cpturan el alfl.
22.�g3 •eS+ 23.�h1 �b7 24.lf1 c6 2S.c4
ld6 26./2 cxdS
Este y los siguientes movimientos son para
evitar que el opnente realice �c3 y a4.
27.exdS :c 28.lc1
El prmer movimiento critico.
Aekhine probablemente no estaba stsfecho
cn . . . 28.l •d4 (28 .. .l c4? 29.�e4 •xd5
30.�xd6+ •xd6 31 . • e4+ •c6 32. :Xc4+-)
29 .• xd4 exd4 30.l ldd8 31 .c!, y pnsaba
que pla obtener algo aún más favorable.
28 ... �a8 29.h3 lb7 30.lc3 •d4 31 .• e2
ldd8 32.la4 ld& 33.cS
No hay nada mejor.
33 .. . •xcS 3. ••6 •c7 3S.lb1 lb8 36.�bS
�bS 37 .• xbS •es?
El segundo movimiento critico. Es curioso
cómo el cerebro humano puede quedar
paralizado por momentos.
Yo vi 37 . . . •d7. pero no encontré répl ica
sati sfactoria después de 38. 'aS lb7?
39.lxb6!.
Y tampoc me aventuré a 37 ...• b7 prque en
respuesta a 38.lbb4 no se puede seguir
38 ... :Xd5 39.:Xa7+! Pero la cmbinación de
ambas ideas foraba el cmbio de damas y
llevaba a un fácil trunfo.
38. •xcS bxcS 39.ld1
[39. lxb8+ �xb8 40. la6 c4! 41 .lxf6 c3
42.lc6 lc8+).
39 . . . :d& ..:c4 :c
Haci endo nuevamente difici l l a victori a.
Estamos ante una excepción a l a regla de las
torres detrás del peón.
Ganaba si mplemente 40 . . . lb5 41 .a4 :as
42. �g1 �b7 43. �f2 �c7 44.�e3 lda6
seguido de �d6.
41 .�g1 :c7 42.� �7 43.�e3 �ca
Perdiendo la última oprunidad, que cnsistla
en 43 . . . h5! 4.�e4 �c8 45.ldc1 :as 46.:Xc
11.- PARTIDAS HISTORICAS DE ELISKASES 115
la4+ 47. �e3 :xa3+ 48.�e4 la4+ 49.�e3
:xc5 50. lxc5+ �b7! 51 . d6 (51 . lc6 :a6!
52.le6 :e6 53.fe6 �el 51 . . . ld4. Este fnal
es una prueba de que en ese entonces no
tenia mucha experencia en el manejo de los
fnales de dos tores.
4.h4 �d7 45.hxg5 hxg5 4 �:a& 47 .:h1
Esta fna jugada asegura las tablas.
47 . . . :xa3 4a. :h7+ �d& 49.:xc7 �xc7
50.:xc5+ �d7 51 .:c& :a4+ 52.�e3 �e7
53.le6+ � 5.d6 :d4 55.:e7+ � 56.le6
�g7 57.le7+ �h6 5a.:e& g4 59.:xt+ �g5
6.:f a5 61 .d7 :Xd7 62.�8 :d2 63.:ga+
� 6.lg6+ < 65.be5 :e2+ 66.c4 :g2
67.:a&
Ellskases, E - Lasker, E
Moscú 1936
(053]
1.d4 d5 2.c4 e& 3.lc3 lf 4 . .g5 .e7 5.e3
lbd7 6.lf3 c5 7.cxd5 lxd5 a . .xe7 •xe7
9.lxd5 exd5 1 0.dxc5 •xc5 1 1 ... d4 0-0
12 . .e2 •xd4 1 3.lxd4
Ahora estamos en un medio. jueo típico cn
el peón aislado.
13 . . . lf 14.lc1 :da 15.f3 cfa 1 6.�d2 a&
17 .g4 .e& 1a.g5
Aprovecha para ganar espacio.
18 ... l8 19.Jd3 g6 20.h �e7 21 .h5 ;ac8
22.hxg6 hxg& 23.:h7 :xc1 24.�xc1 ld&
25.b3
[25 . .xg6 :ga 26 . .d3 :Xg5=).
25 ... .d7 26.84 a5 27.�d2 :ga 2a.t2 .e&
29.�c3 b5 30.axb5 .xb5 31 . lf4 .xd3
32.�xd3 :ba 33.�xg6+ �e& 3.lf4+ cf5
35.�c3 d4+1
Aprovecha l a oportunidad para reduci r
material.
3. �xd :b3 37 .g& fg& 3.�5 :b7 39.8+
�.& 40.lf4+ � 41 .ld5+ �e 42.lh6 <
43.�f4 :b3 4.:xg6 :xf3 45.:xd6 :xf4
46.�e5 :h 47.:d7+ �.a 4.:a7 :h&
Un ejemplo práctico, que nos remite a lo
comentado en el capitulo crespondiente a
fnales de tores.
Botlnnlk - Ellskases
1 Moscú, 1936
(E33]
1.dlf 2.c e 3.l3 .b 4. •c2 l 5.lf
d& 6.g3 e5 7.d5 .xc3+ a.-xc3 �7 9 . .g2
l1 10.-c2 f5 11 .lh4
1 1 .0-0 era mejor, con idea de le1 , para
expulsar al cballo cntralizado.
11 .. . lf12 . .d2 h&! 1 3.f4 814 . .h3
Era interesa
ñ
te 14.0, para jugar :td1 , .f1 ,
�2.
14 ... 0- 15.0- ••a 1&.:f
116 11.- PARTIDAS HISTORICAS DE ELISKSES

A
'
16 ... .d7?
[ 16 . . . �5! 1 7.1af1 e3 ! 1 8 . .xe3 le4;) .
17 . .e3 f5 18 . .xf1 . 19 . .f1 b& 20.e3
g5 21 . .e2 •f 22.lg2 g4 23. •e3 a5 24.1f1
�h7 25.� lg& 26.1h1 lg8 27.le1 •f&
28 . .e1 1g7 29.le2 lf 30.ld4 lg8 31 . .g1
h5 32.h41 gxh3 33 . .h3 lh& 3. •h2 �g&
35.1h1 lgh8 36.b3 lg4+? 37 . .xg4 hxg4
38.1xh6+ lxh& 39. Wxh&+ •xh& 40.1xh6+
�xh& 41 .�e2 �g& 42.�d2 � 43.�c3 �e7
4.a3 �d8 45.b axb+ 46.axb �e7 47.�b3
�dB 4.l21 �e7 49.�e3 .ea 50.�d4 .a&
51 .le3 �d8 52.lb1 �e7
(52 . . . b5 53.c c, �c3, ld2-b:4).
53.ld2 �d8 5.lb3 �e7 55.e5 �
[55 . . . bxc5+ 56. bxc5 dxc5+ 57. lxc5 .eS
58.�e5+-].
56.e6?
En opinión de Botinnik era necesario jugar
5.�c3 .b7 (56 . . . id3 57.ld4 bxc5 5B.bxc5
dxc5 59.lb3+-) 57.c .e (57 .. . .a6 58.ld4
b5 59. le6+-) 58.ld4 �e7 59.�b3 (59.lb5
�dB 60.la7 .a6 61.b5 icB 62.�d4 �el
63. lxc8+ �dB =) 59 . . . �d8 60. �a4 �e7
61 .�b5 �d8 62. lc2 �e7 63.l3 �d8 6.l
�o7 65. �xb6 cxb6 88.�xb6 �d8 67. b5+­
(Botvinnik).
5 ... .d3 57. �e3 b51
Ellskases - Capablanc
lt Semmering (Austria), 1937
[017)
En esta parida Eliskses demuestra toa su
fna técnic y vence a uno de sus «ídolos».
1 .d4 d5 2. c e& 3.lf3 lf 4.le3 dxc4 5.a4
if5 6.l5 lbd7 7 .lxc4 We7 8.g3 e5 9.dxe5
lxe5 1 0 . .f4 lfd7 11 . .g2 f6 12. 0 ld8
1 3.We1 .e6 14.lxe5 lxe5 1 5.a5 a6 16.l
.b17 . .d2 We7
(1 7 . . . .xd2!? 1 8.lxd2 0).
18 . .xb Wxb 19.We5 1xe5 20.lxe5j
20 . . . .e8
[20 . . . �e7 21 .lxb7 ld2 22. lc5 ic4 23. b4
ixe2 24.1feU].
21 Jfd1 �.7
[21 . . . l 22.blb2�).
22.b31 lf 23.81 ld& 24 . .d6 �xd& 25.b
�e7 26.1d1 ld8
Era mejor 26 . . . b6 27.axb6+ �xb6 para 28 . . . a5,
con contrajuego.
27. 1xd8 lxd8 28.f4 b& 29.axb6+ �xb&
30 . .f1 1
1 1 .- PARTIDAS HISTORICAS DE ELISKSES 11 7
.
� ·
' ' '
l
� � �


i�
30 ... le6?1
Era necesari o sacrifi car el peón de a6
mediante 30 . . .b7!, buscando contrajuego.
Veamos algunas varantes:
A) 31lxa6 .e6 32. �f2 c5 33. lxc5 lxc5
3. bxc5+ �xc5;.
8) Muy interesante era 31 .l+!? �a7 32.�2
a5 33. bxa5 lxa5 3.�e3 para �d4 seuido
de le, con iniciativa.
31 .la4+1 �c7 32.�f2 g5? 33.�e3 gxf4+
34.gxf4 lg7 35.lc5 le& 36.lxe6+ ixe&
"37.�d41 �b& 38. ic4 .g4 39. e5 fxe5+
40.fe5 h& 41 .h4 .hS 42.e6 .ea 4 . .d3 �c7
4.�c51 ih5 45 . .h7?
[45.if5 .ea 46 . .e4 h5 47 . .f3+-).
45 ... ig4 4.e7 �d7 47.ie4 �xe7 4 . .xc6
ie2 49.ib7 �d7 50.�b �d6 51 . .xa6 if3
52.�a51
Si 52.b5 .e2 seguido de ib5 con igualdad.
52 ... .c 5.ib5 if 5.id3 .e 55.ic2 �c7
5 . .a if 57 .bS �b7 5.b ie2 59.ic2 if
60.id3 ig2 61 . .a6+ �c6?
[61 . . . �b8 62.�b ib7! 63 . .e2 .g2 6.�c5
�b7 65.�d6 �xb6 66. �e6 �c6 67.� �d6
68.�g6 �e7 69.�xh6 �8=).
62 . .c .f 63 . .g .d3 6 . .f+ �d6 65 . .b7
.e2 66 . .a6 .f 67 . .f1 ib7 68 . .h3 �e7
69.�b5 �d6 70 . .g h7 71 .�c5 .g2 72 • .c8
�di 73 . .a8 .f 74.�d6 .a2 7S ..c �c8
76 . .d5 .f1
[76 . . . .xd5 77.�xd5 �b7 78.�e6+-].
77.�e6 .e2 78.� �d7 79.�g6 h5 80.�g5
�d& 81 . .f �c6 82 . .xh5 .d3 83 . .g �xb
8.h5 .h7 85 . .f5 .gB 86.h6 �e& 87.�g6
�d6 88.�g7+-
[1 : O]
Ellskases, E - Keres, P
Buenos Aires (01) 1939
[A30]
1 .lflf 2.b3 g6 3 . .b2 .g7 4.g3 o 5 . .g2
eS 6.c4 le& 7.o- d5 8.cxd5 lxd5 9 . .xg7
�xg7 10.'c1
La próxi ma jugada hará i nofensi va esta
maniobra. Por lo tanto se deb preferr 1 0.d4
cxd4 1 1 .lxd4 lxd4 1 2.'xd4+ lf 1 3.'2i.
1 0 . . . • a5 1 1 .lc3 lxc3 1 2 . • xc3+ •xc3
1 3.dxc3 ld8 1 4.lfd1 .f5 1 5.le1 laca
16 . .xc6 lxd1 17 .lxd1 lxc& 1 8.c4 ld&
19.ld3 � 20.f3 .xd3 21 .exd3
[21 . lxd3 lxd3 22. exd3 �e5 23.�f2 �d4
24.�e2 �c3+-).
21 ..• :a& 22.ld2 �es 23.le2+ �d4
118 1 1 .- PARTIDAS HISTORICAS DE ELISKASES
Es ciero que esta tenttiva de ganar no será
cronada pr el éxito. Sin embargo, gracias a
esta audaz maniobra, una parida que parecla
condenada a un aburrido empate pasa a
cnverire en un fnal de dificil manejo para
ambos.
24 • .e7 .a2 25.l
Si 25.:b7 f5 26.:.h7 �e3 cn sero riesgo
de perder.
25 ... b6
[25 . . . �e3 26.:.b7 �xf3 27. lf+].
26 • .h7 �.3 27.lf lb2 28.h4 .b3 29.g4
.d3 30. �g2 ld6
[30 . . . a5 31 .lf).
31 . .a7 �d 32.g51
Este avanc exraño en apariencia es el único
prodimiento para ganar.
32 ... �xc4 33.f4 b5 3.f?
Era preferible 3.h5! b (34 .. . gxh5 35.f5 ld5
36. lf7 b4 37. g6 ldB 38. g7 :gB 39. f6 b3
40.lb7 �c3 41.�f+-) 35.h6 b3 36. h7 ld8
37.lb7 �c 38.f5+-.
3 ... gx5?
Oras varantes eran menos claras:
A) 3 . . . :d 35.tgs :.h4 36.�g3 :he 37.g7
lg8 38.�g b 39.�5 b3 40.�g6 b2 41 .lb7
�c3 42.�h7 :c 43. ge• :.g8 4.�xg8 c
45. g6 �c2 46. g7 c3 47. �f8 b1 • 48. :xb1
�xb1 49.g8• c2.
B) 34 . . . b4 35. f6 (35.fxg6 lxg6 36.�g3 b3
37.�g4 b2 3B.:b7 �c3 39.h5 ld6 40. :xb2
�xb2 41.g6 c4 42.g7 :da 43. h6 c3 44.h7 c2)
35 . . . ld5 3. f lf5 37.h5 :.g5+ 38.�3 :.h5
39.f8 . lf5+ 40 .. x5 gx5 41 .�e3 b3 42. �d2
�d.
35.h5 :c 36.g6 b 37.g7 lg+ 38.� b3
39.h6 �d3
[39 . . . �c3 40.h7 b2 41 .lb7 :.g7 42.h8'.
4.h7 b2 41 .g8. b1. 42.'d5+ +
Un fnal muy cmplejo, donde la intuición jugó
un papel tan i mportante como el cál cul o
concreto de variantes.
[1 :0]
Ellskases, E - Euwe, M
Mar del Plata, 197
_ [A1 2
]
1 .c4 c6 2f d5 3.b3 .f5 4 • .b2 e6 5.g3 �f
6 . .g2 �bd7
Interesante resulta jugar prmero 6 . . . .c5, para
realizar rápido el enroque.
7.0 h6 8.lc3 .h7 9.d3 .c5 10.e
Esta jugada es posible ahora debido a la
situación indefensa del pón «g».
10 .. . dxe4 11 .dxe 0 12 . • e2
Las blancs ganaron un tiemp en relación a
la variante noral, en donde la dama debe ir
primero a c para apyar el avanc del pn
ce». Too esto es psible debido a la demora
1 1 .- PARTIDAS HISTORICAS DE ELISKSES 119
del enroque.
12 ...• e7
Si 12 . . . e5 1 3.�h4. para cntinuar •f3 y �f5.
1 3.eS l8 14.lad1 ld8 1 S.le4 .a3 16 . .d4
�b6 17.�1 .xe18 . .xe {c7 19 . .b1 .es
20 .. 8 g6 21 .hcS •xcS 22.�f •e7 23.h
hS 24.g4 hxg4 2S. ••&4 :d1 26.lxd1 ld8
27.le1
También es fuere 27 .:Xda+ •xda 2a . .xg6
fg6 29 .• xg6+ �fa 30.�g5 •ea (30 . . . •d7
31.�h7+ �el 32 .• f+ �eB 33 .• f) 31 .�7
�c 32.h5.
27 ... �d7 28.hS �f 29.�g2 �8 30.lh1 f
[30 . . . �g7 3 1 . hxg6 �xg6 32 . .xg6 fxg6
33.�3+-].
31 .ex •x 32.hxg& lg7 33. •as
Pasando a un fnal con un peón de más, ya
que no se ve fora de acentuar el ataque.
33 .... xg5+ 3.�gS ld4 3S.�t � 36.�
�g7 37.�e3 es 38.�S �d6 39.f4 �ca 4.b
b6 41 . .d3 ld6 42.bxcS bxcS 43.lb1 lb6
4.lbS lxbS 4S.cxbS �b6 46 . .e4 �fd7
47.�xd7 �xd7 48.�d3 �b6 49.�c3 �c8
SO.a4 �d6 S1 . .d3 � S2.aS c4 S3 . .xc4
�xg6 5 . .d3+
Producto del cansancio. Con 5. a6 ganaba
fácilmente.
5 ... � SS.�d �e7 5.b axb S7.axb6 �d7
58.�cs �b7+ S9.�bS �d8
[59 . . . �da 60.�a6 lc5+ 61 .�a7 �xd3 62.b7].
60.�a6 �c6 61 . .e4+ �es 62 . .h1 �d4
63.�a7 eS 6.f e 6S.�b el 6 . .f �c6+
67.�c7 �b 68.�d6
[1 :0]
Najdor, M - Ellakases, E
Buenos Air, 197
[D8S]
Esta parida dio orgen a un ariculo terc en
la más prestigiosa publicción en apruras,
el Yearok, introuciéndose asl la Varante
Eliskases, dentro del ataque de minorlas en
el Gambito de Dama. Tuve la oprunidad de
empl ear esta vari ante con Najdor en el
Camponato Argentino de 1 991 , el últmo que
Najdor jugó.
1.d4 �f 2.c4 e6 3.�c3 dS 4 . .gS �b7 S.e3
.e7
O bien 5 . . . c 6.cxd5 exd5 7.J.d3 .e7 a .• c2
0 9. �f3 :ea 1 0.0- g6! Con la idea de
cambi ar l os alfi l es de casi l l as bl ancas.
1 1 . lab1 �h5! 12 . .xe7 •xe7 1 3. b4 a6
Eliskases enseiaba que habla que liquidar l a
mayor cntidad de penes en el fanco dama:
A) 14. a4 La idea fundamental de la varante
puede verse en la continuaciOn . . . 14 . . . lb6!
1 5. b5 axb5 1 6. axb5 eS!+ La debilidad del
peón dama aislado se compnsa con el peón
de b5. 1 7.dxc•xc1 a.lfc1 �f1 9.l2 .xc
20.:Xc2 la3 CQ buen juego Minibk, G. -
Soppe, G. Estmbul, 01. 200. (0: 1 , en 4).
8) 14.l4 /7 1 5.ll1 6.a4 .f 17.�2
.xd3 1 a.�xd3 �f5 1 9.a5 �c 20 .• c3 l6
21 .lbe1 h5! Otra de las recomendaciones
estratégics de Eliskases, iniciando el avance
120 11.- PARTIDAS HISTORICAS DE ELISKSES
de pnes en ala de rey. 22.le2 h4 23.h3 f 33.h le1+ 3.1xe1 1e8
24.lfe1 l:b5 y tablas: Najdoñ- Soppe, Buenos
Aires 1 991 . Era muy dificil negarse cuando
La disputa de las columnas abieras, tlpico del
«el viejo• ofrecla tablas, pero el nero está
estilo de Eliskases.
algo mejor.
6.l  f � 7 .le1 a& B.exdS exd5 9 . .d3 e&
1 0.1c2 le8 11.� g6 12.h3 l: b 1 3.13lh5
14 . .xe7 lxe7 1 5.:fe1
Najdoñ busca jugar en el centro.
1S ••• l: g7 16.84 dxe4 17.l: e4
Tenemos ahora un peón aislado.
17 . . • .e6 18.-al
1 8. l:f6+ es supeñicial debido a 1 8 . . . <hB
1 9.-c3 ld5=.
18 .•• le7 19.1a5 ld5 20 • .c4 b&l
I mpi di endo l a entrada del cabal lo a cS.
Comienza l a construcción de una foraleza
inexpugnable.
21 . •d2 l  f 2 . .xe6 le 23.l+ 1x
24.1lb 25.le3 aS 26.1a4 lf4 27.l5
Aora es interesante obserar cómo Eliskases
maniobra para desalojar el cballo de «eS•

' '
'
27 .. J!b8 28J!f 'g5 21.g3 �5 3.'e2 Wdl
31 .• d2 f1 32.�c :a7
El nero n tiene ya ningún problema.
35.1d1 1e6 36.a3 le8 37.l:3
Con su natural percepción Najdor se da
cuenta que no tiene ninguna posibilidad de
victora y busc asegurar el empate.
37 .. .�g7 38.1e2 hS 39.�h2 le7 40.1b3
l: e3 41 .lxe3 1xb3 42.lxb3 b5 43.d5
El fnal de tores es muy equilibrado.
Gllgorle, S • Ellskases, E
Mar del Plat-Buenos Aires, 195
[040]
1 .d4 l  f 2.c4 e& 3.l e3 .b 4.e3 eS S • .d3
� 6.l  f3 d5 7.� exc 8.exd dxc4 9 . .xc4
l e& 1 0.a3 .e7 1 1 • .f4 .d7 1 2.1e2 le8
1 3.lae1 laS
Interesante hubiera sido plantear el esquema
de Stei nitz contra el peón ai sl ado, que
comienza con 13 . . . '6, seguido de lfdB y
.ea.
1 4 . .a2 .e& 1 5. b4 .xf3 1 6.1xf3 l e&
17 .lfd1 .d&
(1 7 . . . l:d 1 8 .. e3:].
1 8.d51 exd5 19.lxdS .xf4 20.1xf4 l xd5
21 . .xdS f& 22.h3 aS 23.bxa5 1xa5 24.a4
la8 2S • .b3 lfd8 26.lxd8+ 1xd8 27.ld1
1e7 28.ld3 �h8 29.1d6 1xd6 30.lxd6 ld8
31 .:Xd8+ fd8 32 . .d5
Reduciendo la movilidad del cballo.
11.- PARTIDAS HISTORICAS DE ELISKSES 121
32 . . . b6
(32 . . . �g8 33.a5 � 3 . .xb7+-] .
33.�1 �gB 3.�e2 � 3S.�d3 �e7 36.�c4
�d& 37.f4 f 38.h4 h& 39.hS �e& 4 . .xc6
�xc&
Este eror en la jugada secreta echa a prder
un excelente trabajo posicional .
41 .g4
Parecla interesante 41 .g3 �d6 42.�b5 �c7
43.�a6 �c 4.�a7 b5 (44 . . . fS 45.�bB �es
46.�b7 bS 47. axbS �xbS 48.�e7+-; 44 . . . �c7
4S.fS �c6 46.�b8 �es 47.�e7+-) 45.axb5+
�xb5 46.�b7 �c5 47.�c7 �d5 48.�d7 �e4
49. �e6 �f3 50. �f7 �xg3 51 . �xg7 �xf4
52.�xh6+-.
41 ...�d6 42.�bS �c7 43.�a6 fSI
La jugada que Gligorc no valoró.
4.gxfS
En cso de 44.g5 hxg5 45.fg5 f4 y el peón
crona cn jaque.
4 ... �c6 4S.�a7 bS 46.axbS+ �xbS 47.�b7
�es 4.�c7 �dS 49.�d7 �8 so.�e& �xf4
S1 .f gx S2.�xf �81
Ellskases • Petoslan
lz Salsjobaden (Suecia), 19S2
[E9S]
1 .d4 �f 2.c4 g& 3.�c3 .g7 4.8 d6 s.�f O
o 6 . .e2 eS 7.0 �bd7 8.le1 e& 9 . .f1 leB
10.lb1 �g11.h3
Veamos otrs psibilidades de las blancs:
A) 11 . .g5 f 12 . .c1 a5 1 3.h3 �h6 14 . .e3
�f 1 5 .• c2 •e7 1 6.lb1 .h6 1 7 . .bh6 .lh6
1 8./a4 exd4 1 9.lxd4 (f 20.�b3 b6 21 .• d2
lb 2.l .b7 23.b3 .f 24.h lb8 25 .• f4
�6 26 .• xh6 .lh6 27.g3 c5 28.�b5 lxe4
29.lxe4 .xe4 30. lxd6 �f 31 . ld1 �de5
32.lxd8+ .l d8 33 . .g2 .xg2 3.�xg2 ld7
35.ld6 (c 36.�3 �b 37.a3 lc2 38.�e4
lxa3 39.�d3 �8 40.�c b5 41 . .l b5 .lb5+
42. cxb5 �e7 43. f4 f5 1 : 0 Reshevsky, S­
Najdor,M Buenos Aires 1 953.
B) Un ejemplo de cmo jugar con blanc� en
esta varante: 1 1 . d5 c5 1 2.a3 f 1 3. b4 �h6
14.�d2 �f 1 5.�b3 b6 16 . .d3 �f8 17 . • c2
.d7 1 8.�d2 .h6 1 9.�f1 .xc1 20. lbxc1
�g7 21 . �e3 h5 22. lf1 �h7 23. �e2 h4
24 .• c3 �hg5 25.f3 lh8 26.lf2 •e7 27.lcf1
laf8 28 . .c2 �h6 29. bxc5 bxc5 30.f4?! exf4
31 . lxf4 h3! 0: 1 Najdor, M-Pil nik, H Mar del
Plata 1 95.
11 . . . exd4 12.�xd4 l
( 12 . . . f6 1 3.hxg4 .xd4 14 . .e3:].
13.�b3
El i skases comienza a presi onar el peón
retrazado en d6.
13 .... e7 14 . .f4 �S 1S.�d a6 16.lc1 ldB
17.lc2 .d7 1 8.ld2 bSI
Petrosian busc un contrajuego acivo en el
fanc para cmpnsr la presión en el centro.
111 11.- PARTIDAS HISTORICAS DE ELISKSES
( 18 . . . .e8 1 9 . .h2i).
19.exb5 axb5 20.a3 leB
Ya en esos años Petrosian mostraba sus dotes
defensivas, que lo llewrlan a conquistar el
titulo mundial.
21 . .e3 labB 22.le2 ••6 23.ld4 ••7
24.le2 lc7
Hay una situación de equilibro dinámic.
Ellakaaea, E - Talmanov, M
Mah AntlnaURS Bun Air 195
[E14]
1.dlf 2.c4 e6 3.lf3 b 4.e3 .b7 5 • .d3 d5
6.0 .e7 7.b3 0 8.lb2
Más preciso era .b2.
8 . . . 85
Aprovecha la inexactitud de la jugada anterior.
Ahora no se puede impedir a4.
9 . .b2 81? 10.bxa4
(10 .• c2 l6!].
10 .... e8 11 . .e2 .e& 12.le5 .xa4 13 . .b31
Cambiar hubiera sido malo porque dejaba el
pón aislado en a2.
13 ... .d8 14.& .xb3 15.axb3
Corrgiendo los defectos de la estructura de
peones.
1 5 . . . l6
Este es el desrollo acerdo.
No se ve un plan claro, pr lo que Eliskases
hace una jugada para controlar el cballo de
a6.
16 . . . l 17 .• e2 f
Taimanov también controla las entradas del
caballo.
1B.la2 •c6 11.lfa1 lb
Comienza una liquidación masiva de piezas.
20.lxb .xb 21 . .a3 .xa3 22.l xa3 ba3
23.:a3 :aa 24.baB+ •xa8 25.g3
Una parida de imprancia teórc.
Porlsch, L - Ellskaaea, E
Munlch (01), 1958
[E31 ]
1 .d4 lf 2.c4 e6 3.lc3 .b 4 • .g5
La muy frecuente variante Leningrado.
4 . . . h6 5 • .h4 eS 6.d5 exd5 7.cxd5 d6 8.e3
lb7 9 . .d3 ••S 10.lge2 lxd5
Ganando momentáneamente un peón.
11.- PARTIDAS HISTORICAS DE ELISKASES 123
1 1 .0 �xc3 1 2xc3 �xc3 1 3. bxc3 0-0 15.dxe5 •xd1 16.:Xd1 lfB
14 . .e2 le5
Devolviendo material para consegui r una
cómoa igualdad.
1 5. •xd6 �� 16 . .g3 .e&
( 16 . . .. xc3 1 7.lfc1 1b2 1 8 . .f3f].
17.Wd2 hd8 18 .. c2 ld7 19.f4 f5 20.8 c4
21 .exf5 .xf5 22 . .xc4+ �h7 23 .. b3 :ca
24.•5 •xb5 25 . .b5 ld2 26.lfd1 :.d1+
27.lxd1 :xc3 28 . .d7 {je7 29 . .h4 .xd7
30.:d7 {j f 31 . .t lc1+ 32.� �g6 3 • .e5
lc2+ 3.� h5 35.b7 : 36.e7 lh+
37.� :a2+ 3.�d5 lf 39.a7 :g2 4.h3
ld2+ 41.W ld3 42.h ld8
Ellakaaea, E • Laren, 8
Beverljk Holanda, 1959
[A1 5)
1 .c4 lf 2.lf3 g& 3.g3 .g7 4 . .g2 d5 5.exd5
ld5 &:d � 7.a aS 8.ll6 9.l �
10.0 cl 11 .lc3 0 122 {j xa2 13.:.a2
.g4 14.e3 eS
Esta jugada implic el sacrifcio de un peón
para activar las piezas negras. propio del
estilo agresivo de Larsen, pero que en esta
parida no rendirá dividendos.
1 6 . . . .lxf3 1 1 . .xf3 .xe5 1 8.b3 Las blancas
conseran la pareja de alfles sin ni nguna
desventaja.
17.ld eS
Mejor era 17 . . . .f. con duradera iniciativa del
blanco.
1 8.lxg4 ld1 + 1 1 . .f1 :xc1 20. b3 ld8
21 . �g2 lb1 22.le2 ld5 23.ld2 ld1 24.�
l7 2S . .e2 lb1 2 . .fleS 27 . .xdSlxg
28. {jxaS b& 29. lc4 :xb3 30.le5 lb4
31. fug4
Mejor que tomar el peón «f•.
31 ... hS
[31 ... :g4 32.f4+-].
32.aSI bxaS 33.lxcS hxg4 34.lxaS lb8
3S.la7 :t 36 . .a2 .e3 37 .:a �g7 38.:.g
:aa 39.lc4 .es 40 . .b1 :a7 41 .h4 lb7
42 . .e :e7 4.:8 .d& 4.ld .es 4S.�S
.b& 46.h5
Jugada sellada.
46 ... gxhS 47.lxhS le7 48.� .a7 49.g4
.b& SO.lbS .c7 51 . .dS f6 S2.�e2 .h2
53 . .e& .es 5.�d3 �g8 55.f4 .c7 56 . .d5
.d& S7 . .e+ � 58.lh5 :e7 59.g5
[1 :0]
Ellakaaea, E • Fiacher, R
Seaqulcentenearo Buenos Airee, 1980
[038]
1 .c4 lf 2.{je& 3.{j f3 d5 4.d4 .b S.f3
le& & . .g5 h& 7 . .x •x
Entramos de lleno en la Defensa Ragozin,
preferda de Fischer en esos años.
114 11. - PARTIDAS HISTORICAS DE ELISKSES
8.e3 dxc4 9 . .xc4 0 10.0 ••7 11 .-c2
.d6 12.lad1 �h8
Profi l axi s. Fal larla 1 2 . . . e5?! 1 3. l:d5 •da
(13 . . . -eB 14.l f+!) 14.dxe5 lxe5 1 5. l:e5
.xe5 1 6.f4±.
1 3.a3 e5 14.l: d5 ••8 15.dxe5 l: e5 1 6.l:85
•xa5 1 7.f4 ••8 1 8.84 c&l• 1 9.l:c3 .c7
20 .. 82 .e& 21 .85 . 87
[21 . . . ld8].
22.l lad8 23.�h1 lf88
[23 . . . .d5!?].
24 . .x86 •x86 25.l:c5 -ca 26 ... h5 lxd1
27 • .: d1 ld8
En posi ci ón restri ngi da el negro busca
cmbiar piezas para aliviar su posición.
28.h3 �g8 29 • .: d8+ Wxd8 30.86 187
[30 . . . fe�).
31 . Wf5 b& 32.8xf+ Wxf 33. Wc8+ �h7
M. l .d& 35.g4 Wf 36.Wd7 W87
Fischer, fiel a su estilo, busc el trunfo aun
corri endo ri esgos. Era necesari o j ugar
36 . . . .xf4 37. Wd3+ �gB 38. Wd7 .d6!
(38 . . . .e3 39. We8+ �h7 40. l f8+ �gB
41.l7++-) 39.Wxd6 Wf1 + 40.�h2 Wf+ =.
37. Wxe7 .x87 38. l:d4 c5 39. l:c6 .d&
40.l: a7 c4 41 .l:c8 .lc5?
La jugada secreta. Tras 41 . . . .xa31 se llegarla
a un fnal de cballo y tres peones cntra alfl
y dos peones en el mismo fanco, que obligarla
al negro a jugar con precisión para conseguir
el empate.
Pero es tlpico de Fischer intentar mantener
algunas chances de victoria, incluso cn peón
de menos.
42.a41
Impide b5.
42 ... �g6
(42 . . . .d4 43.l:6+-]
43.�g2 � "·� �86 45.�8 .f 46.f5+1
�d7 47.l:7 �d6 a.l:b5+ �c5 49.l:c7 .h
50.l: e811
La mejor jugada que hice en esta parida. Me
da la posibilidad de tomar en g7 cuando lo
crea conveniente.
50 .. . �b
[50 . . . .f 51 .l
.
gxf6 52.h4].
51 .�d5 .a7
Después de 51 . . . �xa4 52. �xc4 el blanco
ganarla técnicmente: 52 . . . b5+ 53.�c3 .g3
5.�c2 .es 55.h .g3 5.l: g7 .xh4 57.l:h5
�b 58.f �c 59.f .le7 60.l: f4+-.
52.lxg7 .f& 53.l:88 .lxb2 54.f6 .lxf&
55.l: f el 56.l:h5
Un murullo pasó por la sala. El cballo se
aleja y sólo asi llega a tiempo.
[56 . . . c2 57.l: f4 �c3 58. l: e2+ �d2 59.l:4-+]
57.lf4 b5 5.l2 c2
[1 :0]
1 1 .- PARTIDAS HISTORICAS DE ELISKASES 125
Ellskases, E • Smyslov, V
Mar del Plat, 1962
[038]
1 .c4 e5 2.lf3 �e& 3.&3 �f 4.g3
Intencionadamente evita la compleja l ínea
4.d4 exd4 5.�xd4 .lb 6 . .g5, que tal vez sea
la més conveniente para asegurar la ventaja
de la salida.
4 ... .b 5 • .g2 0 8.0 e 7.�g5
Contra Olafsson, en Mar del plata 1 960, jugué
7.�e1 le8 8.�2. pero las negras quedaron
mejor.
7 •.• .xc3
Contra 7 . . . �g4 mi propósi to era segui r
8.�gxe f5 9.a3 .e7 1 0.f3; si 7 . . . �h5 8.d3.
B.dxc3 leB 9.�h3 �5 10.b3
Najdor considera que debla haberse jugado
1 0.c5, pero la deseché por 10 . . . b6.
10 •.• d61
Smyslov s abstiene de 10 . . . d5, lo que pritla
desdoblar el peón y abrr el juego a los alfles
tras 1 1 .cxd5 lxd5 1 2.�f4 �xc3 1 3.'c2.
11 . .g5 �eg4
Es conveniente el cambio del alfil por el
cballo. Si 1 1 . . . h6 1 2 . .x 'xf 1 3.lf4 .f
1 4.�5 cn prspectivas iguales.
12.f
Aquí consideré que después de 1 2.�f4 h6
1 3 . .x � 14.�5 �xd5 1 5.cxd5 •t las
negras quedan algo mejor.
12 ... ex3 1 3.ex3 �3 14 . .xe3 .xh31
Si 14 . . . lxe3 1 5.'d2 'e7 1 6.lae1 el negro
tendría que cmbiar tores.
1 5 .• d21
Me pareció que seria cnveniente quedare
con el alfil de casillas negras. Esta fue la
decisión més dificil de la parida, pero el
desarrollo psterior me dio la razón . .
15 .. . ixg2 18. �xg2 le6
La captura en e6 de peón era lo únic que me
preocupaba. Después me obligó a dar lo mejor
de mi para salvar el medio punto.
1 7.lae1 'e7 1 8 . .f2 leB 1 9.lxe6
.
fxe&l
20.le1 e5
Al terinar la parida Smyslov sugirió 20 . . . b!?
21 .g1 't
21 .g4 se justifc tácticmente con la siguiente
variante:
A) 21 . . . e4 22.g5 ex3+ 23. �x3 l: e 24 .• d5+
y estratégicamente coloco los peones en
csillas contrarias a los de mi alfl.
B) 21 . . . h6 22.g5 �h5 23.gxh6 l: f4+ 24.�h1
gxh6 25.ie3.
22.ih4 l:7
[22 . . . e 23.ixf exf3+ 24.�g3 .e1 25.'xe1
'x 26.'e8+=].
23 .• d5 �c5 24. •x+ �xf 25.ig5
126 11.- PARTIDAS HISTORICAS DE ELISKSES
De esta manera el alfl retomará a e3, donde
fslia los puntos vitales f4 y c. En vista de
esta maniobra de cnsolidación mi rval decide
abrr el jueo.
-
25 . .• 8 28 . .e3 exf3+ 27 .�xf3 �d3 28.lf1
�5 29.�g3+ �e
Si 29 . . . �g6 30 . .d4 c 31 . .xe5 dxe5 32.lf5 y
el rey negro queda mal clocdo.
30.c5 �7 31 • .d
Tablas pr ofrecimiento de mi rval prque la
iniciativa ya pasó a mis manos. Después de
31 . . . g6 32.le1 +

5 33.cxd6 cxd6 3.c b,
y pr supueto las blancs no pueden ganar
cnta una crec defens.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->