Está en la página 1de 10

Instituto Santa Ana y San Joaquín A-252

Para la elaboración de este trabajo, todo el material fue tomado de:

* Revista Hermes, Instituto de Formación Docente Continua San Luis


http://www.hermes.ifdcsanluis.edu.ar Email: hermes@ifdcsanluis.edu.ar
Longo, Verónica y Rodeiro, María Inés, Los textos académicos: una aproximación a su
estructura y especificidad , en Revista Hermes N° 3, 2009.
Las profesoras Verónica Beatriz Longo y María Inés Rodeiro son docentes de IFDC SL.
Seminario de Producción de Textos.
* Cassany, Daniel; Luna, Marta; Sanz, Gloria, Enseñar lengua, Barcelona: Grao, 1994.
* Marín, Marta, Lingüística y enseñanza de la lengua, Buenos Aires: Aique, 2006.
* Apuntes de la Cátedra de Lengua.

Algunas consideraciones básicas sobre los textos académicos

Se entiende por texto académico aquel que se propone la comunicación de un saber


científico disciplinar, para lo cual emplea los modos discursivos de la exposición, la
explicación y la argumentación. Pero, además, lo que lo caracteriza puntualmente es su
uso y circulación en las instituciones educativas.
Los textos académicos son piezas comunicativas fundamentales en cualquier estudio
o nivel superior: el Terciario, el Universitario, el Doctorado, etc., y que, por lo tanto,
necesitan de un acercamiento específico y singular. La experiencia docente demuestra
que una de las carencias principales en los alumnos de niveles superiores son los
problemas de redacción y el manejo de este tipo de textos.

El trabajo con textos académicos, y el desarrollo de las capacidades que requieren, es


un aprendizaje que debe incorporar las concepciones y modelos tanto de la psicología
cognitiva como de la lingüística (la ortografía, la gramática de la lengua, la lectura, la
expresión oral, etc.). Y es también un aprendizaje indivisible de las diferentes áreas: no
le corresponde enseñarlo únicamente al docente de Lengua, los demás docentes tienen
que trabajarlos. Los textos académicos y las capacidades que ellos implican deben
abordarse en todas las áreas del conocimiento. (Así lo entienden diferentes
investigadores de las didácticas modernas: Noguerol 1989, Pallarés Molins 1983, Coll-
Vinent 1984, Novak y Gowin 1984, Nisbet y Shuc Ksmith 1986, de Puig 1992).

Los géneros académicos

Las tesis, los informes, los proyectos científicos, las monografías, los ensayos, los
resúmenes, las ponencias, los parciales, los trabajos prácticos, las fichas, las reseñas, los
comentarios de textos, los registros y apuntes de clases son algunas de las formas que
asumen los géneros académicos escritos. En cuanto a los géneros académicos orales,
podemos mencionar: los exámenes orales, clases expositivas, las entrevistas, los
debates, las ponencias y conferencias, entre otros.
Los distintos tipos de textos académicos son utilizados no sólo en las actividades de
enseñanza y de investigación, sino que también son textos académicos los procesos,
tareas y textos que realizan los alumnos: sus resúmenes, trabajos prácticos y
monográficos, parciales, exámenes, esquemas, mapas conceptuales, etc.
Cualquiera sea la tarea de escritura académica que se realice, se erige como
fundamental contar con un conocimiento de estructura, recursos y lenguaje de estos
tipos de textos. Tal es el caso de las formas de citación, recurso imprescindible en los
textos. Sumado a esto, lo académico también (re)presenta un momento ético. En tanto y
en cuanto uno se asume como enunciador académico, la ética supone la toma de
decisiones y posicionamientos individuales, grupales y sociales.

Los textos del ámbito académico se caracterizan por:


. Propósito: demostrar conocimiento, exponer resultados de un trabajo, otros.
. Énfasis en el tema propuesto.
. Contenido proveniente de otros textos o actividades académicas que exige
elaboración epistemológica de la información.
. Lenguaje objetivo, léxico preciso y específico, registro formal.
. Destinatario: profesor, tribunal, etc.

Una forma de sistematizar la información: las fichas

En el ámbito académico, y al momento de realizar un trabajo de investigación,


presentar un informe, realizar una monografía o ensayo, o simplemente para estudiar es
importante tener ordenada y organizada la bibliografía empleada.
Un instrumento útil y preciso para sistematizar la información bibliográfica son las
fichas. Un modelo:

TEMA
(palabras claves)
APELLIDO AUTOR, Nombre
Título de la obra
Editorial, Lugar edición
Año de edición
Número de páginas
Otros datos.

RESUMEN/ORGANIZACIÓN DEL TEXTO: ...........................................................


...................................................................................................................................

Si se desea fichar un artículo de una revista o de un diario, o el capítulo de un libro,


la ficha podría incluir:

TEMA
(palabras claves)
APELLIDO, Nombre
«Título del artículo (o del capítulo)»
Título de la revista o periódico
Lugar de publicación
Nombre de la imprenta o Editorial
Año
Volumen, número
Fecha de aparición
Página/s
Otros datos.
Estructura de los textos académicos

Los textos académicos son piezas textuales que suponen un momento de producción,
circulación y recepción específico, y que de manera más o menos homogénea presentan
una forma y estructura similar.
En aspectos preliminares se incluye: la portada, el índice, los agradecimientos y
dedicatorias (si los hubiera), etc.
La parte central implica precisamente el nudo o los elementos más relevantes de
nuestro texto. Incluye los siguientes momentos:
Introducción: En esta primera parte, debemos contemplar la presencia de
a) Fundamentación: toda propuesta debe tener un sentido, un problema que le dio
origen; un porqué. Por ello, el autor de dicho trabajo debe responder a este interrogante,
con el objeto de ubicar al lector (y/o evaluador) en la situación que originó esta idea.
b) Áreas de investigación: si el trabajo presentado requiere de un estudio para su
realización, debe constar en la propuesta qué se investigará, qué áreas serán estudiadas
(por ejemplo, Narrativa – Novelas de caballerías españolas)
c) Problema: planteamiento de la cuestión a tratar; es el qué a resolver en el
desarrollo del estudio.
d) Objetivos: toda propuesta debe ser planteada para algo. Plantear objetivos de
manera clara, sencilla y concreta hace que un trabajo tenga sentido. El o los objetivos,
pueden dividirse en uno general y otros específicos, o como mejor permitan organizar la
realización de la idea. Deben ser planteados con un verbo en infinitivo, y en frases
completas, afirmativas, sin dejar datos sueltos. Ej.: Estudiar y analizar las novelas de
caballerías españolas de los siglos XV y XVI.
Desarrollo: Este comprende el análisis e interpretación del objeto de conocimiento
sobre el cual estamos trabajando.
Cierre: En este punto, es necesario que se retomen los objetivos y el o los problemas
planteados, y se generen a modo de cierre conclusiones.
El apartado de Bibliografía va inmediatamente después del cierre o conclusiones y de
las Notas.
Asimismo, otro aspecto a tener en cuenta es la inclusión o no del apartado Anexos
(aquí se incluyen cuadros, fotografías, entrevistas desgrabadas, etc.)

Dos formas de presentar la información: Monografía y Ensayo

Una monografía no es una investigación científica exhaustiva ni tampoco es un


ensayo “literario”. Una monografía es la exposición escrita de una idea, que presenta
distintos grados de profundidad.
La trama o superestructura de una monografía es expositiva (aunque también acepta
aspectos argumentativos). Su función principal es la informativa / explicativa.
Como su nombre lo indica, en una monografía se desarrolla un único tema, reducido
y acotado sobre aspectos variados. Cualquier acontecimiento, situación económica,
social, histórica, política, etc. puede convertirse en materia de monografía. Su finalidad
es la de divulgar conocimientos.
Algunas de las exigencias de las monografías son: el uso de un lenguaje objetivo y
preciso; la utilización de términos técnicos y un registro formal, y, en lo posible, el uso
de la tercera persona y de verbos en modo indicativo.

Por su parte, el ensayo es un escrito académico que explota en mayor medida los
aspectos argumentativos, y que no se caracteriza por ser exhaustivo en el tratamiento del
tema.
Un ensayo científico se define por la posición que el ensayista toma con relación al
tema, es decir que a diferencia de otros géneros de escritura en el campo de la ciencia,
el aspecto subjetivo destaca la importancia de un ensayo, y este aspecto subjetivo se
localiza por los juicios que emite el ensayista sobre los temas que está abordando. Una
de las funciones que tiene el ensayo es mostrar la parte interpretativa de la subjetividad
del ensayista, con esto el lector podrá contar con un mejor horizonte de reflexión sobre
el tema abordado. (Salud Jaramillo y Víctor Mendoza, 2004).
Rozando lo literario, el ensayo trabaja en mayor medida la función apelativa,
haciendo alusiones al lector.
Formalmente, suele ser más breve que otros textos académicos y resalta lo
anecdótico, y el tono coloquial (sin olvidar su aspecto académico). Utiliza recursos
propios de la argumentación - explicación. Se ordena, también, con una introducción
para su posterior desarrollo y cierre, aunque no implica rigidez en su formato.
Un aspecto fundamental de los ensayos es que ofrecen un punto de vista nuevo y
personal sobre el tema que desarrollan sin olvidarse del rigor en el uso de datos,
bibliografía y referencias documentales.

Recursos

Los escritos académicos, utilizan -en mayor o menor medida- algunos de estos
recursos:
• Procedimientos propios de los textos científicos:

Definiciones: Se selecciona una entre varias definiciones de un mismo concepto que


sirve para fortalecer nuestros argumentos o para señalar el más adecuado a nuestras
ideas.
Comparaciones: Establecer una comparación entre dos o más elementos: uno real y
uno evocado. Esos elementos aparecen unidos por un nexo comparativo: como,
parecido, igual, mayor que, etc.
Analogías: Es un recurso que se funda en la comparación por semejanza entre dos (o
más) estructuras.
Ejemplificaciones: Pasar de un caso particular a una generalización. A partir del caso
se busca mostrar la estructura o ley que éste revele.
Tecnicismos: Vocabulario propio de alguna disciplina o técnica.
Citaciones: Introducir a Otro en el propio discurso.

• Procedimientos propios de la argumentación:


Metáforas argumentativas: Asocia dos elementos, uno real y otro imaginario. Puede
ser pura o impura.
Paradojas: Contradicción aparente, que tiene un sentido connotativo.
Ironías: Empleo de una palabra o expresión que quiere dar a entender lo contrario de
lo que dice.
Citas (de autoridad): Se utiliza la voz del Otro para justificar nuestros argumentos.
Preguntas retóricas: preguntas que no esperan respuestas.

• Algunos recursos de estilo propios de los textos literarios (aparecen en los ensayos)

Imágenes sensoriales (visuales, auditivas, táctiles, gustativas, olfativas): Se utilizan


para provocar una representación, en la mente del lector, de alguno de los cinco sentidos
o de algún sentimiento (estas últimas se llamas imágenes afectivas o emotivas).
Elipsis: Supresión de alguna palabra de modo que la construcción sintáctica quede
incompleta, pero el sentido se comprenda.
Hipérboles: Exageración de algo.
Modalizaciones: Variantes o matices que adquiere un mensaje a través de distintos
modos de enunciarlo, lo que muestra las intenciones del enunciador.

Procedimientos y Recursos de Cohesión

Formas Pronominales. Los pronombres son palabras que no tienen un significado


propio, preciso, y sustituyen a las palabras o construcciones a las que hacen referencia.
Esta función señaladora del pronombre se denomina función deíctica o deixis.

Sinonimia. Uso de vocablos de significación similar.

Paráfrasis. Cuando se reemplazan palabras por frases que tienen significado similar.

Hiperonimia e Hiponimia. Cuando se sustituyen vocablos que tienen entre sí una


relación de clase.
Ej. El novio le regaló un ramo de rosas. Ella puso las flores en un jarrón de cristal.
(Flores es hiperónimo de rosas, porque es una clase superior que comprende otras, como
margaritas, violetas, jazmines, etc. Rosa y las otras constituyen clases menores, a su
vez, son hipónimos de la palabra flor).

Generalización. Reemplazo de una palabra o conjunto de vocablos por un sustantivo


genérico: asunto, cuestión, problema, fenómeno, etc.

Nominalización. Uso de un sustantivo abstracto, derivado de un verbo que ya se utilizó


un poco antes en el texto.

Repetición. Se insiste en la repetición de palabras con distintos fines (finalidad


didáctica-explicativa, para reafirmar puntos de vista propios, etc.).

Conexión. Es el encadenamiento de componentes que aparece en ciertas partes del


texto. Las palabras y expresiones que se emplean para realizar dichas conexiones se
denominan Conectores. Éstos son algunos de ellos:
* Adición: Además, también, a esto se suma, igualmente, a su vez, más aun, del mismo
modo, etc.

* Ampliación: Añadamos a esto, además, paralelamente, conjuntamente, y/e, de la


misma manera, etc.

* Causa-Consecuencia/efecto: Dado que, porque, ya que, a causa de, puesto que,


debido a que, pues, en consecuencia, por lo tanto, por esto, a raíz de que, de ahí que,
etc.

* Conclusión: Para concluir, en suma, en conclusión, en síntesis, en definitiva, para


terminar, sintetizando, etc.

* Condicional: Si, en caso de que, en tanto que, siempre y cuando, siempre que, con la
condición de que, toda vez que, etc.

* Ejemplificación: Así, de esta manera, de este modo, por ejemplo, en otras palabras,
para ejemplificar, es decir, o sea, esto es, lo que quiere decir, etc.

* Énfasis: Destaquemos que, subrayamos que, lo más importante es, tomamos este
punto de vista, etc.

* Enumeración-Organización: En primer lugar, primeramente, en primera instancia,


ante todo, primero, en primer término, en segundo lugar, finalmente, por último, etc.

* Espacio: Aquí, allí, ahí, allá, acá, al lado de, cerca de, lejos de, arriba, abajo, al
costado, en este lugar, donde, debajo de, dentro de, encima, etc.

* Fin: Con el propósito de, con la finalidad de, con el objetivo de, a fin de, etc.

* Generalización-Extensión: En general, generalmente, etc.

* Modo-Manera: Así, del modo como, de la manera como, a diferencia de, conforme a,
según, de acuerdo con, tal como, etc.

* Oposición-Contraste: Pero, sin embargo, mas, sino, no obstante, por el contrario, no


sólo sino también, a diferencia de, en cambio, en oposición a, empero, al contrario, etc.

* Reformulación: En realidad, realmente, de todos modos, de hecho, de cualquier


manera, después de todo, en fin, mejor dicho, dicho de otro modo, para decirlo de otro
modo, etc.

* Restricción-Concesión: Aunque, por más que, a pesar de que, aun cuando, pese a
que, si bien, etc.

* Temporal. De Anterioridad: Anteriormente, un tiempo antes, antes que, días atrás, la


víspera, etc. De Simultaneidad: Cuando, mientras, entonces, al mismo tiempo, ahora,
ya, actualmente, entre tanto, en el momento en que, en tanto, simultáneamente, etc. De
Posterioridad: Después, más tarde, luego que, posteriormente, a continuación, etc.
Intertextualidad

La intertextualidad es: Utilizar la palabra de otro para poner en ella un sentido


nuevo, al mismo tiempo que conserva el sentido que tenía ya la palabra (Kristeva,
1981: 201)
Las formas de intertextualidad van desde una citación directa o indirecta, hasta
formas de ironía, parodia, citas enmascaradas, otras.

Formas de citación

Una cita es introducir a Otro en el discurso propio. Ésta puede ser directa o indirecta.
• Directa: Se usan las comillas para transcribir textual y fielmente lo que ha escrito el
autor-fuente. No hay desviación del sentido, y sí máxima objetividad.
• Indirecta: Se hace una perífrasis de lo dicho/escrito por el Otro, en un nuevo
contexto lingüístico. Este tipo de cita es menos objetiva.

Citas académicas

Los géneros académicos utilizan, en gran parte, este procedimiento: para polemizar
con el otro, para establecer concesiones, para debatir, para reafirmar el propio texto,
para ubicarnos en un modelo teórico - conceptual, etc.
Según Ratto de Sala y Dellamea (2000):
En el ámbito de la comunicación científica, las citas bibliográficas constituyen un
aporte indispensable que confieren verosimilitud a los contenidos y se configuran
también como un indicador clave del rigor y la exhaustividad con que trabajan los
investigadores. La mayoría de las investigaciones establecen un enlace con los estudios
previos realizados en el área, destacando las informaciones e ideas más relevantes, que
deben ser presentadas con toda la información necesaria para acceder fácilmente al
material mencionado.
Desde el punto de vista retórico, las citas bibliográficas confieren credibilidad al
texto, denotan el relevamiento de datos e informan sobre el estado de la cuestión. Al
mismo tiempo, las referencias a otros autores, a otros trabajos científicos realizados en
la misma línea o en el campo de estudio, y a otros datos y resultados de investigación
desempeñan un papel relevante en la constitución de la estructura argumentativa del
texto científico.
En síntesis:
- Se puede citar directamente (cita textual: Cuando se transcribe un texto
literalmente. Se utilizan comillas). Cuando la cita excede las cuarenta palabras, la cita
debe colocarse al centro del texto, sin comillas.
- Se puede citar indirectamente: En este caso, podemos encontrar una cita contextual
(resumir o reformular una parte de un texto) o una cita de cita (al hacer referencia a
citas hechas por otros autores)

Referencias bibliográficas

Podemos reconocer tres maneras de hacer las referencias:


- Inmediatamente después de la cita: Este tipo de referencia es cómoda para la
lectura. Consiste en colocar, inmediatamente después del texto (en el mismo cuerpo) lo
siguiente, respetando los signos utilizados: Apellido, año de edición texto fuente,
número de página de la que se obtuvo la cita). Si se trata de una cita contextual, esto
último no se coloca.
- En pie de página: Se numeran en orden ascendente los elementos a ser
referenciados, y en la misma página se coloca el número respectivo y la referencia.
- Al final del texto: Una forma que funciona de manera similar a los pie de página es
colocar las referencias numéricas al final del texto, justo antes de la Bibliografía.

Bibliografía

En el apartado bibliografía (que se ubica al final de los textos académicos) se debe


escribir alfabéticamente el nombre de los autores y sus obras consultados y/o utilizados
para realizar el trabajo. Además de nombre y título, debe consignarse año de edición,
editorial y lugar de edición, y, si fuera necesario, otros datos (tomo, número de páginas,
etc.)
Las formas de citar la bibliografía también asumen variantes de acuerdo con las
pautas generales, exigencias de los editores, instituciones convocantes, etc. Lo
fundamental es que cuando se opta por una forma, se mantenga (coherentemente) a lo
largo de todo el texto.

Plagio

Según el Diccionario de la Real Academia Española (2006), plagiar es “Copiar en lo


sustancial obras ajenas, dándolas como propias”.
Debemos tener en cuenta que está penado no sólo moralmente, sino también
penalmente el plagio (copia sin autorización o sin la respectiva citación) de las obras
científicas, literarias, etc. Lamentablemente, con la masificación de Internet, la práctica
del plagio es cada vez más un lugar común.
Al respecto dice la Ley Nacional de Propiedad Intelectual (1933).
Art. 10. - Cualquiera puede publicar con fines didácticos o científicos, comentarios,
críticas o notas referentes a las obras intelectuales incluyendo hasta mil palabras de
obras literarias o científicas u ocho compases en las musicales y en todos los casos
sólo las partes del texto indispensables a ese efecto.

A modo de cierre se transcribe la cita de Amado, para quien las condiciones de


producción de un trabajo académico se resumen en que debe ser:

- Perspicaz: “Que ve con agudeza y profundidad”


- Pertinente: “Que resulta oportuno y adecuado”
- Positivo: “Basado en hechos reales y comprobables”
- Preciso: “Claro, conciso, que dice lo esencial”
- Programático: “Que sigue un programa o un orden”

A continuación, se transcribe la bibliografía consultada por las autoras del artículo


del que nos basamos, para todos los profesores y alumnos que deseen profundizar en el
tema.

•Alanis, H (1990) Normas para el fichaje. Trabajo no publicado.


•Amado, A. (2002) Formato de Tesina. Sugerencias formales [en línea]. Disponible en
http://www.catedraa.com.ar/cursos/tesis/trabajo-final.html [fecha de consulta: 26 de enero de 2006].
•American Psychological Association (1998). Manual de estilo de publicaciones de la American
Psychological Association. México: El Manual Moderno.
•Ander- Egg, E. y Aguilar Idañez, M.J. (1995) Diagnóstico Social. Conceptos y metodología. Buenos
Aires: Editorial Lumen.
•Bajtin, M. (1990). «El problema de los géneros discursivos», en Estética de la creación verbal.
México: Siglo Veintiuno Editores.
•Castagno, F. y Dennler, M. (1995) Técnicas de Estudio y Comprensión de Textos. Universidad
Nacional de Córdoba.
•Dalmagro, MC (2000) Cuando de textos científicos se trata... Córdoba: Comunicarte Editorial.
•Eco, Humberto (1982) Cómo se hace una tesis. Técnicas y procedimientos de investigación, estudio
y escritura. Barcelona: Gedisa.
•Gaceta de Antropología (1997) “Cómo Citar Documentos Electrónicos Norma Iso 690-2 So/Tc
46/Sc9” [en línea]. Disponible en: http://www.ugr.es/ pwlac/G00_Referencias_electronicas.html [fecha de
consulta: 26 de marzo de 2006].
•Galvalisi,C; Novo, M. del C. y Rosales, P. (s/f) Leer y escribir para aprender. Ayudas para el estudio
en el secundario y el ingreso a la Universidad. Río Cuarto: UNRC.
0cm 0cm 2.85pt">•Genette, G. (1982) Palimsestes. Paris: Seul.
•Jaramillo, S y Mendoza, V. (octubre- noviembre, 2004) “Guía para la Elaboración de Ensayos de
Investigación”. En: Razón y Palabra Nro. 41. México
•Kristeva, J. (1981). Semiótica. Ed. Fundamentos, Madrid.
•Lozano y otros (1997). Análisis del Discurso. Hacia una semiótica de la interacción textual. Madrid:
Cátedra.
•Martínez, Alcira y Prola, Virginia (2003) “La Búsqueda Bibliográfica”. En: Primeras Jornadas
Públicas de Ponencias [en línea]. Disponible en: http://perio.unlp.edu.ar/ponencias_v01/#uno.
Universidad Nacional de La Plata. [fecha de consulta: 6 de febrero de 2005].
•Maynts, R.; Holm, K. y Hübner, P. (1996) Introducción a los métodos de la sociología empírica.
Madrid: Alianza.
•Múrat, Franco (1982) Temas de la Metodología de la Investigación (Ciencias Sociales). Córdoba:
TA.P.AS.
•Poder Ejecutivo Nacional (1933) “Ley 11.723 De Propiedad Intelectual”. Buenos Aires.
•Ratto de Sala, M.C. y Dellamea, A. (2000) “Normas y recomendaciones para el tratamiento de citas
de materiales electrónicos en el discurso científico”. Trabajo no publicado. Apuntes de clases.
•Real Academia Española (2006) Diccionario de la Real Academia Española [en línea]. Disponible
en: http://www.rae.es [fecha de consulta: 26 de marzo de 2006].
•Torres, S. y González Bonorio, A. (comp) (2004) Manual de Citas Bibliográficas [en línea]
http://uces.edu.ar/bedelia/manual_biblio.php [Consulta: 27 de mayo de 2004].
•van Dijk, T. (1978) La ciencia del texto. Barcelona: Gedisa.
•Verdugo, I. (1994). Estrategias del discurso. Córdoba: Imprenta UNC.

********************

* Para los docentes del Instituto afectados al Espacio Curricular Trabajo de Campo,
se transcribe la estructura del texto académico correspondiente:

Partes del Trabajo de Campo


Carátula
Tema
Índice
Objetivos
Ideas previas / Hipótesis
Universo / Dónde y a quiénes
Marco Teórico / Fundamentación
Selección de Herramientas para recolectar Datos / Justificar dicha Selección
Cuadro de Tabulación de los Datos
Análisis e Interpretación de los Datos
Conclusiones / Parciales, Finales
Dificultades que surgieron
Bibliografía
Anexos / Encuestas, Entrevistas desgrabadas, etc.

********************

* En cuanto a las Normas para la elaboración de Citas, y Pautas para la escritura


de Informes, Monografías y Ensayos, se tomo como referencia:
Ingreso a la Formación Docente 2007, 1ª ed. Buenos Aires: Ministerio de Educación,
Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, 2007.

*** Prof. Walter Belbey, Prof. María Elena Pasquini o Mariana:


POR FAVOR, NO OLVIDARSE DE ESCANEAR EL TEXTO ARRIBA
ESPECIFICADO A CONTINUACIÓN DE ESTE ARTÍCULO, CON EL OBJETO DE
SUBIR A LA PÁGINA TODO ESTE MATERIAL COMPLETO Y ORDENADO (Libro
de tapas de color violáceo, DESDE LA PÁG. 126 HASTA LA PÁG. 136).