P. 1
PENTECOSTÉS: LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

PENTECOSTÉS: LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

|Views: 2.111|Likes:
Publicado porgregnas

More info:

Published by: gregnas on Aug 21, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/18/2013

pdf

text

original

PENTECOSTÉS

La venida del Espíritu Santo
Autor Prudencio García Pérez

RECIBID EL ESPIRITU SANTO (Jn 20,22)
- INTRODUCCION

Mañana celebramos la Ascensión del Señor a los cielos. La subida de Jesús al Padre podría hacernos pensar que nos quedamos huérfanos, abandonados a nuestra suerte o que el único punto de referencia para nuestro seguimiento de Jesús sea el cumplimiento de los mandatos de la Iglesia. Bien, sabemos que el próximo domingo celebramos la fiesta de Pentecostés o el dono del Espíritu Santo a la Iglesia. Pero puede sucedernos como a Pablo cuando preguntó a los efesios si habían recibido el Espíritu Santo, esta fue la respuesta que le dieron: “ni siquiera hemos oído decir que

exista el Espíritu Santo” (Hech 19,2).

El Espíritu Santo es el gran desconocido del cristianismo. De hecho en los últimos siglos no se menciona casi en los escritos teológicos y en los catecismos. Hasta antes del concilio era Dios Padre a colmar toda la predicación sobre el cristianismo; después del Concilio Vaticano II se comenzó a dar un lugar de privilegio a Jesús de Nazaret y en los últimos años se empieza a revalorizar la doctrina sobre el Espíritu y la importancia de Pentecostés para la vida del cristiano.

A esta conclusión he llegado después de varios cursos de catequesis a niños, adolescentes y jóvenes; y sobre todo en charlas con mis familiares y amigos. Preguntémonos: ¿Qué puedo decir del Espíritu Santo? ¿Qué experiencias puedo atribuir al Espíritu? ¿Qué lugar ocupa el Espíritu en

2

nuestra vida, en nuestras decisiones, en nuestra misión? Veámos como entra en escena en la Biblia y al mismo tiempo como su importancia va creciendo a medida que se desarrolla la revelación divina.

1. EL ESPIRITU SANTO EN LA BIBLIA

1.1. EL A.T.: EL ESPIRITU SANTO CON CUENTAGOTAS

Del espíritu de Dios se habla desde los textos bíblicos más antiguos. En ellos se cuenta que, a veces, Dios comunica su fuerza a algunos hombres que son capaces de cumplir acciones excepcionales o increíbles

humanamente hablando. Por tanto, según los autores más antiguos el “espíritu de Dios” es: una fuerza extraordinaria. Por ejemplo, los Jueces que tienen que librar a Israel de la opresión de los enemigos, se dice en Jc 6,34 que “estaban invadidos por el espíritu de Dios” o que cuando “el espíritu de Dios estaba sobre ellos” (Jc 3,10) estos entablaban batalla y nadie podía resistir a su fuerza y a su coraje. En esta situación se pensaba que el espíritu de Dios era el origen de las capacidades extraordinarias de algunos hombres o mujeres.

En los Jueces es espíritu del Señor tenía un carácter provisional, permanecía en ellos hasta que cumplían su misión, después los dejaba y se volvían hombres normales. Sin embargo los reyes lo recibían hasta el final de sus días, pues su misión duraba toda la vida. Se dice de David que, después de su consagración con el aceite por parte de Samuel, “el espíritu del Señor entró en él desde ese día en adelante” (1 Sam 16,13).

3

También los ministros del culto recibían una consagración pero, extrañamente, el tema del espíritu nunca se pone en conexión con el sacerdocio.

Hay otra importante categoría de personas cuya actividad se hace derivar directamente del espíritu: los profetas. Después del exilio del pueblo de Israel en Babilonia aparece de nuevo la conexión entre el espíritu de Dios y el anuncio de la Palabra.

“He aquí mi siervo a quién sostengo, mi elegido en quien se complace mi alma. He puesto mi Espíritu sobre él” (Is 42,1).

“El Espíritu del Señor Yahveh está sobre mí, por cuanto me ha ungido Yahveh. A anunciar la buena nueva a los pobres me ha enviado, a vendar los corazones rotos” (Is 61,1).

De todas maneras, siempre se trataba de figuras aisladas; el pueblo en general permanecía sin espíritu. E incluso quienes lo recibían era siempre de forma transitoria, únicamente mientras duraba la misión para la que eran elegidos.

Tras la muerte del último profeta se hizo opinión común entre los rabinos que incluso esa presencia tan limitada había desaparecido (por eso el Canon de Jamnia -fijado hacia el año 100 a. C.- rechazó como no

4

inspirados todos los escritos posteriores a Daniel). Se esperaba, no obstante, que en los tiempos mesiánicos el Espíritu Santo se derramaría sobre todo el pueblo, haciendo de él un pueblo de profetas:

“Sucederá después de esto que yo derramaré mi Espíritu en toda carne. Vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. Hasta en los siervos y en las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días” (Jl 3,1-2; Cf. Ez 36,26; 37,5).

1.2. EL N.T.: EL ESPIRITU DE JESUS

Después de siglos de ausencia o de presencia inconstante, volvemos a encontrar al Espíritu Santo descendiendo sobre Jesús el día de su bautismo: “Bautizado Jesús, salió luego del agua; y en esto se abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de una paloma y venía sobre él” (Mt 3,16 y par.), pero no para encomendarle una misión concreta, y mientras durara esa misión, como pasaba con los antiguos profetas, sino de una manera estable y para siempre en su misión terrena.

Esta idea era inconcebible para los judíos de su tiempo: un ejemplo claro lo hallamos en Filón de Alejandría que sabía que “es posible al Espíritu de Dios establecerse en el alma, pero le es imposible establecerse de una manera duradera” porque eso sería tanto como hacer del hombre un Dios.

5

Los cuatro evangelistas parecen coincidir en que durante el tiempo pre-pascual solamente Jesús poseía el Espíritu. Así, en Jn 7,39 se dice sin lugar a equívocos: “aún no había Espíritu, pues todavía Jesús no había sido glorificado”.

Según la representación de Lucas, el Espíritu fue derramado sobre los discípulos el día de Pentecostés (Hch 2,1-4). Para Juan, en cambio, esto ocurre el mismo día de la Pascua (Jn 20,22), e incluso en el momento de la muerte: “Cuando Jesús tomo el vinagre, dijo: todo está cumplido, e inclinando la cabeza entregó el Espíritu” (Jn 19,30). No debemos ver una contradicción en tales datos; hoy sabemos que la resurrección, ascensión y Pentecostés deben considerarse como el desdoblamiento pedagógico de un único acontecimiento que tuvo lugar en el mismo momento de la muerte. Con esa convicción quiere la Iglesia que se viva el tiempo pascual: como si los cincuenta días que van de la resurrección a Pentecostés fueran un solo y único día festivo, más aún, como un gran domingo.

Para expresar esta realidad, San Hipólito de Roma emplea una imagen muy bonita: Igual que cuando se rompe un frasco de perfume, su olor se difunde por todas partes, al “romperse” el cuerpo de Cristo en la cruz, su Espíritu, que mientras estuvo vivo había poseído en exclusiva, se derramó en los corazones de todos. Por esto mismo había dicho Jesús:

6

“Os conviene que yo me vaya; porque si no me voy, no vendrá vosotros el Paráclito; pero si me voy, os lo enviaré” (Jn 16,7).

El Espíritu Santo aparece así como el “sustituto” del Jesús ausente. O, mejor todavía, la misma inmediatez de su presencia. En efecto, no se trata de la sustitución de una persona por otra, sino de la sustitución de un modo de estar por otro. San Pablo parece que casi llega a identificar al Señor Resucitado con el Espíritu (aunque también distingue entre ellos: 2 Cor 13,13):

“El Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad” (2 Cor 3,17).

1.3. EL ESPIRITU EN LA IGLESIA PRIMITIVA

En Jn 20, 19-23 se nos narra la efusión del Espíritu Santo por parte de Jesús a sus discípulos y, por consiguiente, a la Iglesia, mediante el aliento, soplo, “ruah” para los hebreos. El Espíritu es la fuerza de Dios concedida a todos los creyentes, que comporta para los cristianos un

espíritu de perdón y la creación de una comunidad nueva.

San Juan llama al Espíritu de Dios “Paráclito”, es decir el abogado defensor o que se pone al lado. La función de defensor la ejerce el Espíritu en favor de Cristo y de sus discípulos. Jesús lo anuncia en la última cena y

7

estará presente entre los discípulos, pero los que no siguen a Jesús o se oponen a su misión no lo reconocerán.

El paráclito indicado por Juan tiene tres funciones:

1. Hacer presente a Jesús, que es espíritu de verdad y los discípulos lo contemplan como viviente; es testigo de Jesús.

2. Defiende a Jesús ante el mundo: denuncia y acusa el sistema de pecado, de injusticia y de juicio.

3. Ayuda a recordar todo lo que dijo el Señor: enseña y recuerda la plenitud de la verdad frente a las verdades a medias, la mentira y la corrupción de la verdad.

2. APLICACIONES PRÁCTICAS PASTORALES

2.1. EL ESPÍRITU SANTO TRANSFORMA NUESTRA VIDA

Un signo evidente de la presencia del Espíritu dentro de nuestra vida, de nuestro ser, es un cambio profundo en nuestra forma de ser, en nuestra forma de tratar a las personas, es en definitiva el descubrimiento del amor como única norma de nuestra vida. Esto supone un cambio radical en relación con los demás, con nosotros mismo y con Dios. El Espíritu nos hace descubrir el amor de Dios, nos une a Dios, nos hace de su familia y nos da la capacidad de amar y servir alegremente a nuestros semejantes.

8

El Espíritu es el aceite que suaviza todo y llega hasta los rincones más profundos de nuestro interior, devolviendo vida allí donde se ha perdido (el ejemplo del aceite sobre una puerta que chirría).

2.2. EL ESPÍRITU NOS HACE RECONOCER A JESUS

- Ilumina nuestra comprensión de la persona y misión de Jesús - Nos empuja a vivir la misma vida de Jesús: arriesgarse por la verdad y soportar con paciencia las incomprensiones. - El Espíritu nos permite reconocer en los demás la persona de Jesús, y como tal debemos tratarlas. - El Espíritu nos ilumina en los sufrimientos para afrontarlos e intentar transformarlos en ocasiones de la manifestación de Dios en nuestra vida y realidad.

2.3. EL ESPIRITU DIRIGE NUESTRA MISION Y NUESTRO TESTIMONIO

- Al igual que a los discípulos, el Espíritu nos empuja a la misión, al testimonio de nuestra fe en todas las realidades sociales. Cuando nuestra misión no tiene por objetivo la extensión del Reino de Dios, no es obra del Espíritu. - El Espíritu nos dice lo que tenemos que decir en cada momento, ilumina nuestras incapacidades y limitaciones, solamente somos

instrumentos en sus manos.

9

- El Espíritu nos da coraje, audacia y valentía para afrontar las situaciones más complicadas. Al mismo tiempo, nos consuela y conforta en la tribulación y en las dificultades, sin abandonarnos nunca. Es nuestro defensor ante el mundo y nuestra sabiduría ante las propuestas del mundo.

10

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->