P. 1
LOS PROFETAS DE ISRAEL

LOS PROFETAS DE ISRAEL

|Views: 26.836|Likes:
Publicado porgregnas

More info:

Published by: gregnas on Aug 21, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/28/2013

pdf

text

original

LOS PROFETAS DE ISRAEL

Autor
Prudencio García Pérez

LOS PROFETAS DE ISRAEL

1. EL FENÓMENO PROFÉTICO EN ISRAEL

Sacerdotes, sabios y profetas

Después de la conquista de la tierra prometida, con la
introducción de la forma de gobierno de la monarquía, el personaje
más importante es el rey. Después del rey, tanto desde el punto de
vista religioso como literario, le siguen los sacerdotes, los sabios y los
profetas. Estos tres grupos introducen en Israel tres corrientes
espirituales y culturales bien definidas, en torno a las cuales gira la
vida espiritual y cultural del pueblo.

Los sacerdotes

Los sacerdotes viven en los santuarios religiosos del país: Silo,
Jerusalén, Betel. Pero con la centralización del culto en tiempos del rey
Josías, la mayoría del personal sacerdotal se concentra en Jerusalén
(2Re 23).

Los sacerdotes ejercían una triple función: cultual, oracular y
enseñanza de la ley. El pueblo acudía a los santuarios, no sólo para
orar, ofrecer sacrificios e incienso, sino también para consultar a Yahvé
cuestiones personales, aprender las tradiciones y conocer la ley. Poco a
poco fueron abandonando el ejercicio de la enseñanza y la función
oracular para centrarse en el culto. Con la destrucción del templo su
función cultual desapareció y fueron sustituidos por los rabinos, los
maestros de la ley.

El sacerdote es el representante de Dios ante los hombres y de
los hombres ante Dios. En otras palabras, ejerce la función de
mediador. El sacerdote no lo es por vocación personal, sino por
pertenecer a una familia determinada o a una tribu. A ellos se debe
buena parte de la literatura del AT (por ejemplo, los salmos para la
liturgia).

Los sabios

Los sabios propagan una enseñanza o sabiduría humana, fruto
de la razón, de la experiencia diaria y del sentido común. Durante los
primeros siglos en Canaán, el pueblo de Israel estaba dedicado casi
exclusivamente a la guerra, sin tiempo para cultivar las artes y la
ciencia. Con la creación de un estado seguro y pacífico, en tiempos del
rey David, surgió un florecimiento cultural importante. Una de las
instituciones más importantes era la escuela de los escribas, donde se
formaban los jueces, los ministros, los embajadores y el personal

2

administrativo del país. Estas escuelas eran también verdaderos
centros de ciencia y cultura.
La instauración de la monarquía trajo consigo la introducción de
la corriente sapiencial dentro de Israel. Esta corriente sapiencial
apoyaba una política de apertura, partidaria de alianzas con los
pueblos vecinos, la cual era contraria a la fe y confianza en Yahvé
defendida por los profetas. También ponía en peligro la pureza del
monoteísmo Yavista, pues toda apertura significaba dejarse influenciar
por otras creencias religiosas.
Los profetas y sacerdotes ayudaron a purificar a la corriente
sapiencial de todo elemento contrario a la fe en Yahvé, dando lugar a
los libros que llamamos ‘sapienciales’.

Los profetas

Lo que diferencia sustancialmente al profeta de los sacerdotes y
sabios es su carácter carismático, es decir, su vocación, el haber sido
llamado y elegido por Dios para una misión concreta. Los profetas
están absolutamente convencidos de que Dios les ha llamado para
hablar a los demás en su nombre, de ahí que encontremos en varios
de ellos los relatos de su llamada o vocación.
El profeta es el portavoz de Dios, el personaje a través del cual
Dios comunica su mensaje al pueblo. Es el defensor de la alianza
pactada en el Sinaí, basada en el culto al único Dios y en la práctica de
la justicia y el amor con el prójimo. Por eso, cuando empiezan a
desintegrarse estos principios básicos, surgen los profetas para luchar
con energía contra la idolatría y la inmoralidad del pueblo o de sus
representantes. Pero sus denuncias, sus amenazas de castigo divino y
sus invitaciones a la conversión, con frecuencia, no fueron escuchadas,
como veremos en las siguientes páginas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->