Está en la página 1de 1

Balada a la muerte Cuando ya muerta mi ilusin postrera, en mi pecho le abr su tumba helada, una noche lleg a mi cabecera la misteriosa

y plida enlutada. Mi corazn se estremeci al sentirla pero, aunque ella inclinndose muy quedo, Soy la muerte- me di o. yo al orla, ni tristeza sent ni sent miedo. !o soy tu "ltimo amor. #uro adorarte -di o al besarme con un beso $ro% tuya, tuya he de ser% no he de de arte& quiero que seas para siempre mo. !o la quise estrechar contra mi pecho para gozar de sus caricias todas% pero ella di o, huyendo de mi lecho& 'speremos que pasen nuestras bodas. ! las noches as $ueron pasando y la $iebre agra(ando mi quimera, yo siempre preguntndole& )*asta cundo+ ella diciendo siempre& 'spera... 'spera... ,ero por $in cedi la calentura y una noche -mi alma acongo ada no ha sentido ams tanta amargura. ya no (ol(i la plida enlutada. ! al mirar que la muerte no ha tornado al lecho en que la espero hora tras hora, pienso que, cual otra, me ha de ado, porque es tambi/n mu er ... y enga0adora. Manuel ,uga y 1cal