P. 1
El Ministerio de la Mujer

El Ministerio de la Mujer

4.8

|Views: 13.824|Likes:
Publicado pordcristo
El Ministerio de la Mujer
El Ministerio de la Mujer

More info:

Published by: dcristo on Jan 29, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/11/2013

pdf

text

original

Por: Geycer Paredes M.

INTRODUCCIÓN

Ministerio D’CRISTO

Durante mucho tiempo las mujeres han sido objetos de agresiones y maltratos de parte del varón, ya sea sicológicamente como físicamente. Ustedes han escuchado hablar del feminismo, ¿saben que es el feminismo?, ¿alguien podría definirlo con palabras simples?, ¿que es el feminismo?, "Querer igualdad entre hombre y mujer". ¿Qué más? "Recuperar los valores". El feminismo es un movimiento internacional que surgió como producto de la opresión machista en el mundo para quebrar o romper una opresión y tal vez generar otra. El feminismo existe porque el hombre nunca vio a la mujer como una persona, y la mujer en un grito desesperado, correcto, real, levanta la voz, y así surgió el movimiento del feminismo pero ¿qué es ahora?, es el paraguas para cubrir bajo su sombra la soledad de la mujer, la homosexualidad, el lesbianismo, para eso la liberación femenina lo único que le trae es más soledad y muerte. Eso es por culpa del hombre y también es culpa de la mujer. ¿Cuál es la contra propuesta cristiana, a esta sociedad que esta gimiendo por respuestas? Las sociedades más avanzadas, como Suecia, tienen los mejores sistemas de protección de la mujer, especialmente del rol de madre; sin embargo, cada vez hay menos nacimientos. Las sociedades industrializadas tratan de resolverlo poniendo leyes, dándole "status" a la mujer, dándole salidas, pero sin Cristo. ¿Que pasó con el feminismo? Como decía, históricamente el hombre fue generando en el mundo una opresión tremenda contra la mujer, donde la mujer perdió sus valores. ¿Pero cómo así surgió esto?, ¿Cómo fue que ocurrió? ¿Por qué la mujer se dejó mancillar tanto? ¿Cómo es posible que el machismo haya ganado tanto terreno que fue necesario crear el Movimiento Feminista? Y ahora ese mismo concepto denigratorio hacia la mujer, se ha introducido en la Iglesia de Cristo por culpa de una mala exégesis de ciertos textos de la Biblia. Para estudiar el ministerio y posibilidades de la mujer, debemos siempre considerar las costumbres, las culturas, los tiempos. Porque con esto en mente entenderemos por qué lo que se puede hacer en una región no es permitido en otra. Así como por qué algunas cosas que se hacían antes ya no convienen que se hagan. Todo está condicionado a los tiempos, las culturas y las costumbres. En el presente estudio quiero hacer notar el trabajo que hicieron las mujeres en el movimiento cristiano del siglo I, como discípulas de Jesús en Jerusalén y Galilea y luego como misioneras, profetas y líderes en las iglesias nacientes. Ojalá que el ejemplo de aquellas mujeres sirva en este tiempo a nuestras comunidades. A nuestras mujeres y a todas las personas comprometidas con el movimiento cristiano. Pastor Geycer Paredes M.

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

EL TRATO HACIA LA MUJER HISTÓRICAMENTE Para empezar este estudio analizaremos el trato que se daba a las mujeres en Grecia, Roma y Asia Menor. Hablaremos de estos lugares porque es allí donde se desarrolló el cristianismo. A. EN GRECIA.- Las de la clase alta tenían derecho a cierta instrucción. Las de la clase baja eran esclavas, con cierta libertad de salir. Las mujeres de la clase media eran destinadas al "Gineceo" (Sólo para tener hijos). Este tipo de mujeres, normalmente eran mujeres sin instrucción, obligadas a contentarse cualquiera que fuera su suerte. Tenían incluso que compartir en su propia casa a su marido con las concubinas y las "Heteras" del marido. · Hetera. Eran prostitutas elegantes, literatas y cultas que entretenían al marido. Eso en nuestro país y en este tiempo muchas mujeres no lo permitirían, pero así era la costumbre. Demóstenes (Pensador griego) decía: "Mantenemos a las heteras para el placer, las concubinas por las diarias exigencias del cuerpo y a las esposas para que nos den hijos legítimos". Los hombres en Grecia despreciaban a la mujer y la tomaban solo por los hijos. Platón (Pensador griego) decía: "El amor entre varón y hembra es vulgar, donde lo más importante es el fruto, siempre y cuando el fruto sea varón." Pitágoras (Pensador griego) expresaba más claramente la discriminación a la mujer: "Existe un principio bueno que ha creado el orden, la luz y al hombre y un principio malo que ha creado las tinieblas y a la mujer". En Grecia la mujer no participaba del culto religioso. Por esta razón, muchas mujeres deseosas de participar, se volvían prostitutas y participaban de los cultos del misterio adorando a Afrodita, diosa de la fecundidad, del placer y fertilidad. En el teatro griego o grecorromano las mujeres no podían tener cargos dentro de las actuaciones, solamente el hombre era el que podía estar en publico y así caracterizaba los roles de hombres y roles de mujer; no podían ser músicos, no podían. ¿Que pasaba? Las mujeres solo tenían actuaciones públicas como prostitutas. El cuerpo de la mujer es lo que se comercializó en toda la historia, es el cuerpo de la mujer lo que atrajo a la sociedad y lo que atrajo al hombre y fue el hombre el que se alejo de este sentimiento que Dios puso en la mujer como complemento idóneo para toda su persona y no solamente para satisfacer su ego. Es el lugar que ocupa la mujer actualmente. En resumen, en el mundo griego, la mujer era valorada solo por dar hijos legítimos. Las relaciones extra conyugales eran vistas como normales y era muy fácil divorciarse.

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

El que la mujer fuera considerada poco importante favorecía la idea de conservar el Celibato. (Quedarse soltero). Se entiende, por lógica que poco o nada podía hacer la mujer para realizarse. No ejercía ministerios. B. EN ROMA.- Se excluía a la mujer de cargos públicos. Pero en su casa era la Dómina o "kuria" (Dueña). En el aspecto cultural y social tenía más posibilidades o libertades y recibía más respeto que en la sociedad griega, pero sólo la mujer de clase alta, porque las de clase baja seguían siendo esclavas y oprimidas. C. EN ASIA MENOR.- (Regiones como Filipos, Tesalónica y Berea a las mujeres se les facilitaba la instrucción de filosofía y letras. Eran un poco más libres y tenían mayores consideraciones. D. EN LOS TIEMPOS DE JESÚS.- En los tiempos de Jesús existía un fuerte "Antifeminismo", originado por la presión de los escribas y los sacerdotes. Observe los siguientes detalles. Ø La mujer era considerada un ser inferior legal, social y religiosamente. Se le comparaba con esclavos o con menores de edad. Ø En la calle la mujer debía pasar inadvertida, por esta razón se le obligaba a tapar su cara con dos velos (cara y cabeza). Quien no lo hacía así, ofendía las buenas costumbres y podía ser despedida de su casa. Ø Frecuentemente, esta falta en la mujer era motivo de divorcio. Ø La mujer podía ser repudiada por su marido si conversaba en la calle o si en la puerta de su casa se ponía a tejer o a coser. En los pueblos y las ciudades, las mujeres ayudaban como artesanos o en sus vendimias a los maridos. Ø La mujer como hija, si tenía menos de doce años, podía ser vendida o acomodada en matrimonio al mejor postor. (Conveniencia). Ø Las mujeres al casarse, pasaban del poder del padre al poder del marido. Siempre dependiendo del hombre. Ø Cuando una mujer enviudaba y no había tenido hijos del marido, tenía que casarse con el hermano del difunto. (Deut. 25: 5-10) (Ruth 4:7-10). Ø La mujer casada se distinguía de las esclavas porque tenía derecho a llevar consigo ciertas pertenencias, así como a una pensión en caso de divorcio. Ø ¿Cuales eran los deberes de la esposa? Aparte de los trabajos domésticos, debía lavar la cara, manos y pies del marido y elaborar la lana para ayudar en los gastos. Prácticamente era una sirvienta, pero sin sueldo. (¿Igual que ahora?).

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

Ø El esposo podía incluso anular los votos que su mujer le hiciera a Dios (Núm. 30:7-9). Pero sí fuere casada e hiciera votos, o pronunciare de sus labios cosa conque obligue su alma, si su marido lo oyera y callare, los votos de ella serán firmes. Pero si cuando su marido lo oyó, le vedó, entonces el voto que ella hizo, y lo que pronunció de sus labios con que ligó su alma, será nulo; y Jehová la perdonará. Ø El esposo podía venderla para cubrir alguna deuda. Dependiendo de la constitución física, de su hermosura y de sus habilidades manuales era su precio. Ø Se practicaba la poligamia (Hombre con muchas mujeres), lo cual representaba una gran humillación para la mujer. Si la mujer adulteraba, el hombre podía matarla y otros le ayudaban a apedrearía. Ø Las leyes le permitían al hombre repudiar a su mujer por el más mínimo detalle. Sobre esto debo decir que había dos escuelas de pensamiento rabínicas: La shammay, que era muy rigurosa y solo permitía el divorcio por adulterio y la Hillel, que permitía un divorcio fácil, lo cual empeoraba la situación de las mujeres. Ø En los tiempos de Jesús en el terreno de lo religioso a las mujeres no se les enseñaba la Torá tampoco se les enseñaba a leer ni a escribir. Ø Los rabinos enseñaban y decían: "Cuidado que la Torá se la vayan a enseñar a una mujer, quien le enseña la Torá a una mujer, le enseña el libertinaje, porque hará mal uso de lo que ha aprendido, es preferible que caiga en manos de un gentil". La mujer no podía hablar, la mujer no podía opinar, la mujer estaba considerada con un nivel intelectual inferior. Ø A la hora del culto, la mujer no entraba al templo, se quedaba en el área destinada a los gentiles y a las mujeres, quince escalones más abajo que otros lugares. Ø Había un desprecio total hacia ellas. A las sinagogas se les permitía entrar pero no contaban para nada. Se necesitaba la presencia mínima de diez hombres para iniciar el culto, aunque hubiera cincuenta mujeres. (Muchos de nuestros cultos nunca iniciarían). Ø Si la mujer leía en voz alta la Torá, deshonraba a la asamblea. Participaban del culto porque había un hombre respaldándola o respondiendo por ella. Este hombre podía ser su padre, su esposo, su hijo o su hermano. Solas no debían acudir. Ø No hablaban en la asamblea ni podían testificar ni enseñar a sus hijos en su casa. Ø No se les creía lo que hablaban (Lc. 24:11) Por eso Pablo no las menciona como los primeros testigos de la resurrección de Jesús (I Cor. 15:5-8). Ø Los sacerdotes decían que la mujer no pertenecía directamente al pueblo de Dios, sólo los hombres porque eran los que se podían circuncidar (privilegio que los hombres agradecían).

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

Ø ¿Saben ustedes cuál era la oración de los rabinos en las mañanas?, "Gracias Señor que no me hiciste esclavo, ni gentil, ni mujer". Ese era su agradecimiento. ¿Llegaba esa oración a los cielos? Yo creo que sí llegaba, y producía dolor en Dios. No llegaba en el asunto de recibir por ella una bendición, pero Dios sí escuchaba esta oración, no para hacerle caso, pero sí tal vez para ver el fracaso de la creación. Ø La mujer oraba así, "Te alabo porque me has creado"’. Era todo. Ø La mujer, además era excluida de las sinagogas porque era considerada impura periódicamente (Menstruación). Durante estos días la mujer debía apartarse, no ir a los cultos. Cuando tenía un hijo se tenía que apartar durante cuarenta días sí tenía un hombre y ochenta días si tenía una mujer. (Lv. 12:1-6). Ante estas circunstancias, por supuesto que no podía realizar ministerios. Y así llegamos a la etapa de Jesús a la que vamos a pasar ahora. ¿Cuál fue la actitud de Jesús con la mujer? Donde la mujer no tenía ningún lugar, ninguna opinión, donde la mujer es menos mentalmente como persona, era casi un gentil, un animal. Y Jesús entra en escena en estos momentos donde Él tiene que marcar una diferencia, no una diferencia entre hombre y mujer, sino una diferencia en lo que los hombres creen y lo que Dios cree. La mujer estaba en desventaja por todas estas cosas. Jesús al iniciar su ministerio choca con las estructuras y moldes tradicionales de ese tiempo y empieza a dar un lugar a cada uno de los que eran discriminados. JESÚS Y LAS MUJERES Con el tema de la mujer Jesús fue tentado muchas veces. Hay una tentación muy grande que Jesús tuvo con una mujer, ¿recuerdan cuál? Fue cuando trajeron a Jesús, para que Él levantara un juicio, a una mujer adultera. Dice el evangelio, que le trajeron a la mujer adultera para que Él opinara, y ¿qué dijo Jesús? El que no tenga pecado que tire la primera piedra. ¿Ustedes saben cuál era la ley en esa época? Mataban a pedradas. ¿Saben que se acostumbraba también hacer con el hombre y con la mujer? Al hombre matarlo ahorcado, lo enterraban en estiércol hasta las rodillas y luego le ponían una soga una de cada lado rodeada con una toalla un trapo en el cuello para que no se notara la justicia de Dios porque la soga marcaría el cuello y dos personas tiraban uno de un lado y otro del otro hasta que la persona moría hecho por la ley, la ley judía. Y a la mujer la sacaban y la apedreaban. ¿Que hizo Jesús? Se encontró simplemente con el producto de su creación que estaba siendo lastimado. ¿Que vio en ella?, ¿Una pecadora? ¿O vio una persona? Una persona. La mano de Jesús tocó a la mujer, la miró para darle vida.

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

¿Que pasó cuando Jesús iba caminando con la multitud? En Lucas 8:40, se le acerca un hombre llamado Jairo principal entre los judíos y que le dice tengo enfermo, ¿a quien? "Mi única hija". ¿Quién se iba a detener en aquella época por una mujer y todavía, una chica moribunda?, ¿Quién iba a parar su quehacer? ¿Su caminar?, ¿Quién iba a parar una caravana comercial que en esa época era tan común por una mujer, y enferma, y de muerte?, ¿Para que? Una menos. Jesús paró, cambió de rumbo y acompañó a este papá dolorido, porque su hija estaba enferma; y en este camino en el mismo relato Jesús va caminando y se para de golpe y dice: "¿Quién me tocó?" Y le dicen todos: Pedro dijo: ¿"Cómo que quién te tocó?, con toda la gente que te esta siguiendo y apretando y dices, ¿quien te tocó? "Alguien me tocó y fue curado". Otra mujer. Otra mujer. Una mujer que tenía flujo de sangre, se piensa que había gastado todo su dinero, todo lo que tenía, era inmunda. ¿Saben que la mujer en el momento de la menstruación era inmunda? Una mujer inmunda. Ya Jesús se estaba dirigiendo a la casa de Jairo a ver a su hija moribunda, en eso alguien le toca, y era una mujer inmunda, se detiene, la sana, le perdona sus pecados y continúa, le da vida a la otra mujer. ¿Que era la mujer para Jesús? En el relato tremendo de Juan se encuentra con una mujer samaritana. ¿Que pasa dentro de los judíos y samaritanos? No se hablaba de discriminación racial ¿Sería ideológica o religiosa? Jesús para, una mujer de mundo de la vida, a Él le importó un comino; que había tenido ¿cuantos esposos?, cinco. ¿Le importó a Él? No, ¿a quien vio? A una mujer, a un ser humano. ¿Que pasó cuando Jesús entró a la Sinagoga, relatado por Lucas capitulo 13: 10 y encuentra a una mujer que estaba encorvada desde casi toda la vida? Una piltrafa humana parecía. Jesús, que podría haber estado platicando las grandes verdades de Isaías, de Moisés, de todos los profetas, del reino, de su muerte; se detiene ante una mujer por la que seguramente nadie hubiera dado un centavo, pero Jesús se paró. ¿Qué día era cuando curó a esta mujer? Sábado. ¿Qué pasó después? Jesús la curó. Se acercaron los principales judíos, los sacerdotes y le dijeron: ¿Cómo curas en un día sábado? En la ley esta prohibido hacer algo el día sábado. ¿Qué le dijo Jesús? "Hipócritas". Porque la ley era más importante que la mujer. ¿Cuál fue la actitud de Jesús? Ayudar a la mujer, la curó. ¿Qué pasa cuando Jesús iba caminando, entra a una casa y una mujer que el nombre que se le da es María la pecadora, y entrega todo lo que tenía, un perfume y lo tira sobre Jesús. Eso era en aquellas épocas casi una maldición.

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

Que una persona pecadora tocara y le diera algo a un sacerdote era incomprensible. Era como estar poniendo sobre el otro una maldición, porque se proyectaba su conducta pecaminosa en todo lo que tenía, por más bello que fuera o por más caro, estaba contaminado con su muerte, con su pecado. ¿Qué vio Jesús? ¿Vio el pecado? O ¿Qué vio su corazón? Vio una persona. Jesús caminando conoció a las mujeres. Algunos hablan sobre Jesús y las mujeres. ¿Qué pasó con Jesús? ¿Con Marta y María?, ¿Que hombre hubiera entrado en la casa de dos mujeres para compartir con ellas algún tiempo? En aquella época, y en estos tiempos, se expuso para que dijeran muchas cosas en su contra. ¿Qué hizo Jesús? Se detuvo y hay un elemento muy importante, si Jesús hubiera sido machista le hubiera dicho a María: "¿María que haces ahí sentada porque no vas a trabajar y me sirves mejor?" ¿Porque hizo Jesús al revés?, le dio a la mujer la jerarquía de poder estar con el mismo Dios, ¿Que es eso? Es mucho más que el hacer todo al revés de lo que muchas veces los hombres pensamos, la mujer tiene que hacer, y uno ordenar sentado tranquilo para que a uno lo sirvan. Jesús no actuó así. Él valoró. Como cristianos valorar a la mujer es el único modelo que tenemos del hombre perfecto que fue Jesús. Acá tenemos las enseñanzas y esto es para nosotros los hombres ¿Quién es mi modelo? CONCLUSIÓN Como quien dice Dios empezó a organizar todo para que la mujer pudiera desempeñarse en algo para la gloria misma de Dios. Realizó milagros dando predilección a las mujeres, siempre en defensa de su dignidad, las curaciones físicas simbolizaban restauraciones sociales, culturales y políticas. A Jesús no le importaban las tradiciones judías. Era inconcebible que un rabí como lo era Jesús entrara a casa de mujeres solas (Sin padre o sin esposos), pero Jesús entró al hogar de María y Martha y les permitía que le sirvieran, que le preguntaran, que presentaran sus quejas. Platicaba, contra la costumbre, a solas con las mujeres (La samaritana junto al pozo de Jacob. Juan. 4). A raíz de esa plática, la samaritana se libera de complejos y se hace visible al pueblo al realizar el ministerio de la proclamación. Valoraba más a las prostitutas que a los fariseos, porque éstas si creían a su palabra. (Mat. 21:31-32). "Los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios", decía Jesús. Y las defendía provocando escándalos. Las prostitutas eran consideradas impuras y Jesús se dejaba tocar por ellas. Condenó la práctica del divorcio por defender a la mujer. Los judíos podían matar a la mujer sorprendida en adulterio, pero Jesús los puso iguales al decir "El que de vosotros esté sin pecado que arroje la primera piedra..." (Juan. 8: 1 -1 1)

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

Observamos también que las mujeres o figuras femeninas son protagonistas de las parábolas de Jesús en "La moneda perdida", "La viuda que se enfrentó al juez, etc. La Biblia nos da indicios que nos hacen suponer que las mujeres fueron los primeros convertidos de Jesús. (Al menos entre los no judíos), por ejemplo la mujer cananea, griega o sirofenicia y la samaritana. Muchas mujeres le seguían (Lucas 8:1-3, Marcos 15:40-41). Una de ellas fue María Magdalena (de Magdala). Parece que esta mujer padecía ataques de epilepsia y se creía que estaba endemoniada por lo que se le marginaba. Jesús la sanó y la integró a la sociedad. Ella dejó su pueblo por servirlo. Cuando llegó el día de Pentecostés, todos, hombres y mujeres, sin distinción recibieron el Espíritu santo (Hechos 2:1-4). El Señor acomodó todo para que las mujeres pudieran colaborar en la proclamación del evangelio, de una manera o de otra. Quizá de forma activa como misioneras, o pasivas con el ministerio de la intercesión. Desde entonces las cosas están dadas para que también usted, hermana desempeñe con toda libertad los dones que Dios le ha dado. ¿Que vamos a hacer?, ¿Que vamos a hacer? ¿Cuantas veces las mujeres, y esto es para las mujeres, no creen en su propia identidad como mujer? ¿Cuantas veces ustedes mujeres, tal vez de niña o de más grande, dijeron alguna vez "Porque no fui hombre"? Estadísticamente más de un 90% de las mujeres tienen en más de algún momento de su vida ese sentimiento, porque Dios te hizo mujer para gloria de la creación, pero que difícil es creer eso en un mundo de opresión. Pero es posible, Jesús empezó el camino. Pero para eso debes trabajar como mujer usando los roles de mujer que Dios puso en la Biblia, cuando tengas un novio encuéntrate un novio que sea un hombre, para que sea un novio y no sea un hijo. Cuando tengas un hijo se madre no seas esposa del hijo ni hija de tu hijo. Dios creó los roles de esta forma, cuando estés criando a tus hijas dales un modelo de mujer. La Biblia te lo da de altura, de calidad. Porque tienes tiempo para trabajar y tiempo para detenerte y pensar, que tienes tiempo para crear y que tienes la misma oportunidad y los mismos derechos del hombre, de pecar y de equivocarte, no eres menos eres igual. El movimiento femenino esta tratando de mostrar que eres más, y algunas veces parece que fuera cierto, porque a medida que va pasando el tiempo se van viendo menos roles masculinos firmes, menos hombres. La mujer puede hacer algo que el hombre nunca va poder sentir y es el ser madre. Es un sentimiento reservado a la mujer. Dios maldijo a la mujer a parir con dolor, pero la bendijo teniendo dentro de sí misma la bendición de la creación. ¿Saben los hombres que nunca vamos a tener nosotros ese privilegio de sentirlo? Por más que seamos exitosos en el trabajo, en la empresa, que seamos hábiles con la mano y creamos grandes cosas. Nunca.

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

En el siguiente tema se tocará en fondo ciertos textos que se utilizan para limitar el liderazgo de la mujer dentro de la Iglesia. LA INTERPRETACIÓN BÍBLICA Y EL PAPEL DE LA MUJER Agustín de Hipona pensaba que la mujer sola por sí misma, no es la imagen de Dios. Para Tomás de Aquino, está de forma natural sujeta al hombre, porque en el hombre predomina la razón. Este concepto sobre la mujer no cambió con la llegada de la Reforma. Tanto Lutero como Calvino pensaban que la mujer era inferior al hombre. En palabras de éste último “las mujeres por naturaleza (esto es, por la ley natural de Dios) nacen para obedecer, porque todos los hombres sabios siempre han rechazado el gobierno de las mujeres, como monstruosidad contranatura”. Todos ellos estaban convencidos de que sus puntos de vista descansaban en bases bíblicas, sin darse cuenta de que sus propios horizontes culturales les habían conducido realmente a una exégesis errónea. Hoy disponemos de unos conocimientos lingüísticos e históricos que nos ayudan a hacer una exégesis más exacta del texto bíblico, puesto que la exégesis no sólo depende del horizonte cultural del exegeta sino también del conocimiento que se tenga del horizonte cultural del propio texto. Por otra parte, es un error recurrir sólo a ciertos versículos a través de los cuales interpretar el resto de la Palabra, como se hace con frecuencia, en vez de recurrir a toda la información que corporativamente nos ofrecen las Escrituras. En muchos casos, los demás textos han sido desfigurados porque desde el primer momento se han examinado a través del prisma dogmático, forzándolos a decir solamente lo requerido por una determinada tradición teológica. Una vez hechos estas reflexiones previas, pasemos al análisis de algunas de las interpretaciones que tradicionalmente se han usado para limitar el liderazgo de la mujer en la iglesia. 1. PRIORIDAD EN LA CREACIÓN En primer lugar vamos a analizar lo que se ha venido en llamar la “Prioridad de la Creación”. De acuerdo con esta posición, Dios estableció la jerarquía hombre-mujer con anterioridad a la Caída, lo cual justifica la prioridad del liderazgo de los hombres en la iglesia, la familia y la sociedad, aunque en este último caso ya no se mantenga. (Sin embargo, a principios de siglo, en pleno movimiento sufragista, todavía se apelaba a las Escrituras para negar el voto a las mujeres, por considerar que su papel de subordinadas les impedía estar en paridad política con los hombres). “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en la aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en la aves de los cielos, y en todas la bestias que se mueven sobre la tierra” (Génesis 1:26-28) Del análisis de estos textos, podemos decir lo siguiente: La calificación “hombre” es un genérico para “seres humanos”, que incluye tanto al hombre como a la mujer. Esto se ve todavía más claro en Génesis 5:2 “Varón y hembra los creó; y los bendijo, y llamó el nombre de ellos Adán,…” A los dos se les asigna la tarea de señorear la tierra. Es por eso que el verbo en hebreo está en plural: “señoread”. La mujer no formaba parte de la creación sobre la cual el hombre iba a tener dominio. Ambos son igualmente autorizados por Dios para actuar como sus viceregentes en la tarea de señorear la tierra. Tanto el hombre como la mujer son portadores de la imagen de Dios, por lo que lo femenino refleja la imagen de Dios tanto como lo masculino. Los llamados Padres de la Iglesia, aunque equivocados, al menos eran coherentes cuando postulaban que la naturaleza subordinada de la mujer le impedía simbolizar la excelencia de la imagen divina. Hoy día, sin embargo, los que defienden dicha subordinación mantienen que la mujer también es portadora de la imagen divina, pero en ese caso, ¿cómo puede ser uno subordinado al otro si los dos géneros están contenidos dentro de su Ser? En este relato del proyecto creador de Dios no hay nada que indique que el propósito de la diferenciación sexual tuviera la intención de que una mitad de la humanidad gobernara a la otra mitad. Por otra parte, el hecho de que no se haga ninguna referencia a roles de autoridad entre el hombre y la mujer en un capítulo que está impregnado del concepto de organización jerárquica (el universo entero, desde las estrellas en el firmamento hasta los peces en el mar, es cuidadosamente organizado en una jerarquía de orden), indica que su relación era de igualdad y reciprocidad y que cualquier concepto de supremacía de uno sobre otro le es ajeno y no puede ser impuesto sobre él. Tal principio ni se menciona ni está implícito en el relato de la Creación. 2. AYUDA IDÓNEA “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.”(Génesis 2:18) Pasemos ahora a analizar el argumento de que Eva fue creada como “ayuda idónea” para él, y que tanto subordinada a él. Como el análisis lingüístico debe preceder siempre a la interpretación teológica, vamos a pasar, en primer lugar, al análisis de la palabra “ayuda”. La palabra “ayuda” aparece 21 veces en el Antiguo Testamento, y se usa generalmente para referirse a Dios cuando se encuentra ocupado en actividades de socorro, alivio, consuelo o redención entre su pueblo (Éx. 18:4: Dt. 33:7, 26, 29; Sal. 33:20, etc.) Si el término “ayuda” implica necesariamente subordinación, en ese caso Dios se subordina a los seres

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

humanos. En realidad, el término ‘ezer’ significa etimológicamente “un poder o fuerza que puede salvar”. La palabra viene de dos raíces, una que significa ‘rescatar’, ‘salvar’, y otra que significa ‘ser fuerte’. Por lo tanto, el sacar de la palabra ‘ayuda’, referida a Eva, el sentido de una persona subordinada contradice su uso constante en el Antiguo Testamento. Por otra parte, el término hebreo ‘knegdwo’, que en español traducimos como ‘idónea’, en el original está formado por dos preposiciones y un pronombre. La primera preposición significa ‘igual’, ‘como’. La segunda significa ‘enfrente’, en el sentido de uno que está en la presencia de otro como un igual. Por lo tanto, Eva sería, como Adán, de la misma clase y especie, alguien igual a él. Por lo tanto, el hecho de que en español y otras lenguas, la expresión ‘ayuda idónea’ pueda hacer referencia a personas subordinadas no debe hacernos caer en el error exegético de imponer al texto nuestro propio pensamiento. Además, la creación de Eva no tuvo como objetivo principal resolver la soledad de Adán. En realidad respondía a una necesidad existente derivada de la misma naturaleza de Dios: lo femenino era también un aspecto de la ‘Imago Dei’, por eso cuando en Génesis 1:26 se nos narra la solemne decisión divina de crear al género humano, la mujer ya formaba parte de ese plan. Por último, podemos decir que la teoría de que el hombre tiene que ejercer el liderazgo porque fue creado primero, no se puede deducir ni implícita ni explícitamente del relato de Génesis 1 y 2. La primacía temporal por sí misma no confiere un rango superior. En ese caso, los animales deberían señorearse de los humanos, ya que fueron creados primero. Por otra parte, una aplicación honesta de dicha teoría requeriría que ningún hombre, excepto los primogénitos, tuvieran posición de liderazgo sobre sus hermanos en la iglesia y en la familia. En los textos de la creación está visiblemente ausente cualquier referencia a un mandato divino en el sentido de que el hombre ejerza autoridad sobre la mujer. Si tal estructura hubiera formado parte del propósito de Dios, habría sido claramente ordenado como en los otros casos. La total ausencia de tal comisión indica que no formaba parte de la intención de Dios, por lo que antes de la Caída ambos disfrutaron de una relación de completa igualdad. 3. PRIORIDAD DE CULPA “..A la mujer le dijo: Multiplicaré en gran manera los dolores en tus preñeces; con dolor darás a luz los hijos; y tu deseo será para tu marido, y él se enseñoreará de ti”. (Génesis 3: 16) Los exegetas que mantienen una posición jerárquica en las relaciones hombre-mujer, mantienen que la Caída se produjo no sólo por la desobediencia a la orden divina, sino también porque la relación señalada por Dios entre los dos sexos fue violada. La conclusión es que sólo puede haber desastre cuando el orden establecido por Dios se viola.

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

Esta interpretación presenta varios problemas: Si con anterioridad a la Caída ya existía una relación jerárquica, ¿por qué la maldición para la mujer consistió en que el hombre se enseñorease de ella? Si el pecado de Eva hubiera sido la usurpación del liderazgo masculino, lo lógico es que hubiera sido recriminada por ello. Dios pide cuentas a Eva por haber desobedecido la orden, pero no por haber tomado la iniciativa. Si la consecuencia de la violación del orden establecido por Dios es el desastre, ¿cómo es que a lo largo de la Biblia aparecen mujeres que asumieron posiciones de liderazgo tanto a nivel familiar, como político, como religioso y no provocaron ningún desastre, sino todo lo contrario; fueron de bendición para su familia, liberaron al pueblo de la opresión de sus enemigos e iniciaron un avivamiento espiritual? Del relato de Génesis 3 no se puede deducir que hubiera ninguna relación jerárquica entre Adán y Eva con anterioridad la Caída. La relación de subordinación empezó como consecuencia de la misma, pero no formaba parte de los planes originarios de Dios en la Creación. En realidad en el versículo 16 se está haciendo una descripción de lo que va a ocurrir como consecuencia del pecado y no un mandato, ya que en las lenguas semíticas el futuro, como el “aoristo”, nunca implica un sentido de obligación. Por otra parte, si Génesis 3:16 describiera los efectos de la Caída como regla normativa a seguir, igualmente deberíamos promover el pecado y la muerte, puesto que también fueron consecuencias de la Caída. En este punto puede resultar interesante saber cómo interpretó Jesús el relato de la creación. Es importante notar que no mencionó para nada el principio de jerarquía, y sí de igualdad. Cuando Jesús respondió a la pregunta de los fariseos sobre el divorcio (Mateo 19:3-10), no basó su enseñanza ni en la Caída ni en el Antiguo Pacto, sino que la basa en el ideal de la Creación. El marco de referencia que usó para la definición de las relaciones hombre-mujer fue el relato de Génesis 1 y 2. Génesis 3 y sus consecuencias debían ser vistas como desviaciones del modelo original. Por tanto, la nueva comunidad establecida por Jesús, lo normativo es el modelo de la Creación, quedando abrogada la estructura jerárquica que se había derivado de la Caída. Para los exegetas que defienden la subordinación de la mujer, la redención no alteró la relación hombre-mujer, porque dicha relación fue establecida antes de la Caída, aunque tal conclusión no se desprenda ni del relato de la Creación, ni de la interpretación que Jesús hizo del mismo. 4. EL LIDERAZGO DE LA MUJER Los exegetas que defienden que la subordinación de la mujer fue establecida en la Creación, mantienen que las Escrituras enseñan que el gobierno, el liderazgo, la responsabilidad y la iniciativa recaen sobre los hombres y que la mujer debe seguir, obedecer y depender de él en sus decisiones y actuaciones para no caer en el error de Eva. Según estos exegetas, Eva fue engañada y en su decepción asumió el liderazgo sobre Adán. Tan catastrófico fue el efecto de ese acto que nunca más, por determinación divina, se le permitiría asumir ninguna posición de liderazgo sobre el hombre. Vayamos a las Escrituras para comprobar si esto es así. El liderazgo de la mujer en el Antiguo Testamento.

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

Cuando leemos el Antiguo Testamento observamos que hubo mujeres que asumieron posiciones de liderazgo, tanto en la vida religiosa, como en la civil, como en la familiar. El ministerio profético era la más alta función religiosa en el Antiguo Pacto. El pueblo hablaba a Dios a través del sacerdote, pero Dios hablaba al pueblo a través del profeta. Entre estos profetas se cita a María, que había sido nombrada por Dios como líder sobre Israel, junto con Moisés y Aarón, según leemos en Miqueas 6:4. También se menciona a Hulda, profetisa que ejerció su ministerio durante el reinado de Josías (II Crónicas 34). Esta mujer fue usada por Dios para enseñar su voluntad a un rey, a un Sumo Sacerdote y a todo un pueblo, promoviendo una reforma religiosa de gran alcance. El Antiguo Testamento relata, además, la vida de varias mujeres que alteraron el curso de la historia: entre ellas, Ester y, especialmente, Débora a quien se nos presentó en su doble condición de profetisa y juez. El pueblo estaba haciendo frente a tres clases de dificultades: desintegración religiosa, derrota militar y falta de liderazgo político adecuado para resolver los problemas del pueblo. La respuesta de Dios a su clamor, en una sociedad patriarcal, fue una mujer. Como profetisa ella asumió el liderazgo espiritual y como juez ejerció poder político y judicial. Bajo su mandato el pueblo de Israel gozó de 40 años de paz. El Antiguo Testamento también muestra ejemplos de esposas que ejercieron el liderazgo en el gobierno de su familia. En el primer caso, vemos nada menos que a Dios diciéndole a Abraham que, en contra de lo que era su opinión, hiciera caso de lo que Sara le decía en cuanto a su hijo Ismael (Génesis 21:9-12). Otro ejemplo lo tenemos en el caso de los padres de Sansón. Cuando el Ángel del Señor se aparece para anunciar el nacimiento de un niño que liberará al pueblo de Israel, no lo hace al padre, sino a la madre. ¿Por qué Dios no transmitió un mensaje tan importante al que se suponía que era el líder espiritual de la familia? A lo largo del diálogo se aprecia que Manoa era el menos preparado de los dos, tanto a nivel de conocimiento, como de madurez espiritual y es por eso que Dios se dirige a ella, que es la mejor preparada para asumir dicho mensaje. Encontramos también el caso de una mujer que se negó a aceptar la decisión de su marido y tomó otra opuesta a la de él, con la bendición de Dios. Se trata de Abigail. En el relato no se presenta como algo reprobable la actuación de Abigail, contraviniendo las órdenes de su marido. Por el contrario, David vio en ello la mano de Dios. Estos ejemplos arrojan serias dudas sobre la teoría de que la mujer no puede asumir el liderazgo, por imperativo divino. En las Escrituras no encontramos la desaprobación de Dios, ni su condena, a la actuación de mujeres que ejercieron posiciones de liderazgo, ya fuera en la familia, en la vida civil o en la esfera religiosa. El liderazgo de la mujer en el Nuevo Testamento Pasemos ahora al Nuevo Testamento, donde una lectura androcéntrica y una exégesis, en muchos casos incorrecta, ha dejado en el anonimato a muchas mujeres que ejercieron labores de liderazgo.

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

Uno de los ejemplos más llamativos quizá sea el de Junia, a quien Pablo menciona en Romanos 16:7, donde la saluda junto a Andrónico, diciendo que “son muy estimados entre los apóstoles”. A lo largo de los siglos se ha pretendido convertir a Junia en varón, por considerar que una persona que hubiera ejercido tal autoridad en la iglesia primitiva no podía ser mujer. Sin embargo, tanto Orígenes, que vivió al final del siglo II, como Jerónimo y Juan Crisóstomo, que vivieron en el siglo IV, en sus comentarios la consideran como una mujer. El primer comentarista que la consideró como hombre fue Aegidus de Roma, hacia finales del siglo XIII. Por otra parte, Junia es un nombre latino de mujer, por lo que aquellos que la convirtieron en hombre le añadieron una ‘s’ al final y concluyeron que era un diminutivo de Junianus. El único problema es que en latín los diminutivos se hacen alargando el nombre y no reduciéndolo. Además, si tal fuera el caso, se encontrarían en fuentes extrabíblicas varones con este nombre, cosa que no ocurre. Lo que sí se encuentran son casos de mujeres que llevaban el nombre de Junia. Afortunadamente, en la actualidad son pocos los exegetas que siguen manteniendo que Junia fuera un hombre, aunque la mayoría de ellos no llegan a asumir las implicaciones practicas que tal afirmación tiene, por ejemplo, en el tema del liderazgo de la mujer en la iglesia, convirtiendo tal descubrimiento en un puro ejercicio de erudición bíblica, en vez de aceptar esa realidad pasada como cuestionadora de la realidad presente. Otro ejemplo de cómo se ha querido ensombrecer el papel que las mujeres tuvieron en la iglesia primitiva, en este caso negando la importancia de su liderazgo, es el de Febe, la portadora de la carta de Pablo a la iglesia de Roma. Pablo usa dos palabras para describirla: ‘diakonos’ y ‘protates’. La primera palabra ‘diakonos’, que aparece en masculino, cuando Pablo la usa para referirse a sí mismo o a otros como Timoteo, Epafras o Apolos, la mayoría de los intérpretes traducen la palabra como “ministros” dedicados a la obra de predicación y enseñanza de la Palabra. Sin embargo, para algunos, simplemente porque Febe es una mujer, no puede ser llamada “ministro”, aunque no hay ningún argumento lingüístico para hacer distinciones entre ella y otros ministros varones. El concepto de diácono o diaconisa como persona que hace un trabajo principalmente de carácter social y administrativo, formando una orden menor dentro de la jerarquía ministerial, no existía en aquel momento. Fue a partir del siglo II, cuando aparece lo que se llama el episcopado monárquico, es decir, el gobierno de una iglesia por un solo obispo, que escogía al clero subordinado, formado por presbíteros y diáconos. Tanto Ignacio de Antioquía, a principios del siglo, como Hipólito, al final del mismo, no justificaban sus ideas por mandamientos del Señor o por autoridad bíblica, lo mismo que Jerónimo, para quien el episcopado jerárquico es el resultado de la costumbre, pero no de la revelación. Por tanto, pensar en Febe como diaconisa encargada de asuntos de carácter social, como visitar a los enfermos, o ayudar en la distribución de alimentos, es minimizar su ministerio, proyectando de manera inconsciente al siglo primero las tareas ejercidas por las diaconisas en siglos posteriores.

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

Es interesante, además, analizar otro de los términos aplicados por Pablo a Febe: “prostates”. Esta palabra significa “alguien que se pone al frente, alguien que preside”. Tanto en la literatura extrabíblica como en todo el Nuevo Testamento, esta palabra se usa para hacer referencia a alguien que está ejerciendo una posición de autoridad, y no labores secundarias. Pablo usa la forma verbal de esta palabra para describir a los que dirigen y presiden la congregación (I Tesalonicenses 5:12; Romanos 12:8; I Timoteo 5:17). Los Padres de la Iglesia usaban la forma masculina de “prostates” para describir a aquellos que presidían en la comunión. Josefo la usa para referirse al líder de una nación, una tribu o una región. Por tanto, en la iglesia primitiva el/la ‘diakonos’ no era una persona dedicada a dichas tareas. La jerarquización que hoy conocemos por la que el diácono o la diaconisa en la práctica es menor, por ejemplo, que el anciano, no existe ni tiene fundamento en el Nuevo Testamento. Es interesante que Pablo use indistintamente el término anciano y obispo. Esta última palabra significa literalmente “el que preside o supervisa” y para referirse a Febe usa la palabra ‘prostates’, que significa “el que está al frente, preside o dirige”, y ‘diakonos’, que significa “ministro”. Es evidente que todos estos términos estaban relacionados. Si el hecho de que Pablo use algunos de estos términos para referirse a una mujer choca con otros textos del mismo apóstol que parecen restringir el ministerio de la mujer en la iglesia, esto nos obliga a comprobar si la exégesis de dichos textos es correcta puesto que la Palabra no puede contradecirse. En realidad, no hay ningún argumento lingüístico para hacer distinciones entre Febe y otros “ministros” varones, por lo que los traductores y exégetas que le niegan tal derecho, están imponiendo una interpretación teológica al texto, que por ser más deductiva que inductiva tiene el peligro de alejarse de la verdad. Tal reflexión siempre debe hacerse con posterioridad al análisis lingüístico, al del contexto, al de los pasajes paralelos y al del fondo histórico, y no con anterioridad. El caso de Febe, como mujer que ejercía funciones ministeriales relacionadas con la predicación de la Palabra y la enseñanza, no era una excepción. Veamos en primer lugar el caso de Priscila. Pablo usa la palabra ‘sunergon’ para referirse a ella y a Aquila, su marido. Esta palabra, que se suele traducir como ‘colaborador’ la usa también para referirse a Timoteo, Silas, Apolos, Tito, Epafrodito, etc. En I Corintios 16:16 Pablo dice algo más sobre estas personas: “Os ruego que os sujetéis a personas como ellos, y a todos los que ayudan (sunergonti) y trabajan”. Por tanto, Priscila, que es una ‘sunergon’, es alguien a quien otros deben someterse. Es lo que hizo Apolos cuando Priscila lo instruyó en las cuestiones doctrinales que desconocía, a pesar de ser un varón elocuente y poderoso en las Escrituras. La sujeción que Pablo demanda no es la obediencia debida a un superior jerárquico, derivada de la misma naturaleza desigual de dicha relación, sino que es la aceptación voluntaria de los criterios de aquellos que ‘ayudan y trabajan’, independientemente de sí son hombres o mujeres, porque no es la propia naturaleza del hecho, es decir, el ser líder o el ser varón, que determina el que otros se sujeten a ellos, sino el deseo voluntario de

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

proponerse a la consideración de otra persona, puesta allí por Dios para su perfeccionamiento. Así lo entendió Apolos. Pablo menciona también a cuatro mujeres que trabajaban en la obra del Señor: María, Trifena, Trifosa y Pérsida (Romanos 16:6,12). El verbo que usa Pablo para referirse a estas mujeres es ‘kopiao’. Pablo recomienda a los Corintios, como hemos visto anteriormente, que se sujeten a personas como ellos, es decir, a los que ayudan y trabajan (kopiounti). En I Tesalonicenses 5:12 vuelve a insistir en la misma idea: “Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan (kopiountas) entre vosotros, y os presiden en el Señor y os amonestan”. Es decir, los que ‘trabajan’ son los que están dedicados al ministerio, son los que presiden y amonestan, y son personas a quienes hay que sujetarse y reconocer. Entre estas personas Pablo menciona a estas cuatro mujeres. Todas ellas según Pablo, tenían dones. Esto quiere decir que las mujeres ya no eran vistas, al menos en el entorno cristiano, como inferiores y carentes de dignidad. Ahora según parece están en igualdad con el hombre y también deben ministrar lo que Dios les ha confiado. Pablo entiende esto y les dice que los dones son para usarse (Romanos 5 12:6-9). Es muy significativo que Pedro, un hombre tradicional por excelencia, también lo entiende y da sus recomendaciones para todos, incluyendo a las mujeres. (I Pedro 4:10-11). ¿Por qué, entonces, las mujeres hoy día no pueden predicar, si el primer mensaje del cristianismo fue encomendado a mujeres directamente por Jesús, si en la iglesia primitiva podían profetizar, lo mismo que en el Antiguo Pacto, si estaban al frente de iglesias, y el apóstol Pablo las consideraba sus colegas en el ministerio? ¿Por qué hoy día no pueden ejercer posiciones de liderazgo si tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento vemos ejemplos de mujeres que fueron puestas en esa posición por Dios mismo, al concederle los dones necesarios? ALGUNOS TEXTOS CLAVES: I CORINTIOS Y 1 TIMOTEO. Pasemos ahora al estudio de aquellos textos que tradicionalmente se han usado para apoyar la posición de subordinación de la mujer y, por tanto, limitar su ministerio dentro de la iglesia. Muchos de estos textos están llenos de notorias dificultades exegéticas. Sin embargo, estas dificultades nunca han sido un obstáculo para que se hayan usado a modo de prisma a través del cual interpretar todos los demás, aunque de acuerdo con el principio de analogía de la fe, todo pasaje, en especial si es oscuro, ha de examinarse a la luz de los demás, presididos por los más claros y recurriendo a todos los datos que nos ofrece la Escritura. 1. I CORINTIOS 11 Y 14

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

En primer lugar vamos a analizar la exégesis que tradicionalmente se ha hecho de 1 Corintios 11:2-16, y algunos de los problemas que plantea el interpretar este pasaje desde un punto de vista jerárquico, como si Dios estuviera estableciendo una cadena de mando. “… Cristo e la cabeza de todo varón y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios es la cabeza de Cristo.” (Verso 3) “..Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón. Y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón” (Verso 8-9) Un escritor inspirado como Pablo sabe exactamente cómo describir una jerarquía en una escala de importancia decreciente. Si estuviera describiendo una cadena de mando, es evidente que trastocó el orden de dicha jerarquía de poder. Empieza con Cristo-hombre, lo cual en una jerarquía de poder estaría en segundo lugar, continúa con hombre-mujer, lo cual estaría en tercer lugar, y termina con Dios-Cristo, que debería estar en primera posición. Si entendemos que la palabra ‘cabeza’ significa ‘autoridad’ encontramos otro problema, si cabe más grave. Pablo dice que ‘Dios es la cabeza de Cristo’, con lo cual debemos concluir, al estar el verbo en forma presente, que antes de su encarnación, durante la misma, y en estos momentos, después de su resurrección y ascensión, Cristo continúa bajo la autoridad de Dios. Aunque los que defienden el sentido de autoridad para la palabra ‘cabeza’, en el caso de Cristo, normalmente lo interpretan como referencia a su voluntaria sumisión durante su encarnación, eso requeriría que el verbo estuviera en pasado. Creo que el sentido de este texto ha sido desfigurado porque desde el primer momento se ha examinado a través de la interpretación dogmática. Así, una idea teológica previa ha producido una interpretación acrílica del texto, obligándosele a decir lo que su autor no tenía en mente cuando lo escribió. Sin embargo, la verdadera exégesis consiste en que el exegeta saque del texto el pensamiento del autor y no al revés. Por ello, el análisis lingüístico debe preceder a la interpretación teológica. Para hablar del ‘cabeza de familia’ se usa la palabra ‘oikodespotes’ (Lucas 13:25; 22:11). Es interesante notar que Pablo usa la forma verbal de esta palabra cuando recomienda a las viudas jóvenes que se casen, críen hijos y ‘gobiernen su casa’ (I Timoteo 5:14), con lo cual vemos que para Pablo, el ‘gobierno’ no era algo exclusivo de los hombres. El verbo significa ‘ser cabeza o guía de una familia’ y lo aplica tanto a hombres como a mujeres. Por otra parte, cuando Pablo habla de los dones espirituales en I Corintios 12, comparándolos con las diferentes partes del cuerpo, no le da ninguna connotación especial a la cabeza, a la que cita como una parte más del mismo, comparándola con los pies. Si Pablo hubiera entendido el término cabeza como hoy lo entienden quienes hacen una interpretación jerárquica del mismo, no lo habría puesto como un ejemplo más para enseñar el concepto de diversidad dentro de la unidad. Cita, además, el ojo y la oreja como partes del cuerpo, con lo cual es evidente que para él la cabeza no era una parte diferente del cuerpo dotada de una capacidad rectora, y que cuando atribuye a Cristo el término ‘cabeza’ no lo entendía en sentido jerárquico sino de origen. Cristo es el origen del cuerpo, que incluye la cabeza como parte del mismo, que es la iglesia.

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

En realidad, el tema en estos versos no es el diferente status de hombres y mujeres en términos de señorío y sumisión, pues tanto el hombre como la mujer se describen ejerciendo el mismo ministerio al profetizar (versos 4 y 5). Si Pablo hubiera querido enseñar la subordinación de la mujer en virtud de la primacía del hombre en la creación, lo propio habría sido prohibir a la mujer el ejercicio del liderazgo al profetizar. El profetizar era el segundo ministerio en cuanto a autoridad, como aparece definido en el Nuevo Testamento. Era un rol difícilmente aplicable a los miembros subordinados de la congregación. El hecho de que Pablo no haga tal prohibición indica que la subordinación no es el tema de este pasaje. El tema no son los diferentes roles de hombres y mujeres, sino el protocolo en la adoración. Pablo probablemente quiere combatir ciertos conceptos que estaban arraigados en la sociedad corintia, debido a la práctica existente en ciertos cultos paganos de cambio ritual de sexo, como en los cultos a Cibeles y a Dionisos. Pablo no quiere que se confunda la nueva libertad en Cristo, donde ya no hay ni judío ni gentil, ni esclavo ni libre, ni hombre ni mujer (Gálatas 3: 23), con este cambio ritual de sexos practicados por los paganos. Por otra parte, también quiere dejar claro que la mujer no es un ser inferior ni maligno, como defendían los filósofos de la época. En el contexto de una iglesia formada por personas que tenían arraigadas estas creencias, las afirmaciones de Pablo en este pasaje van encaminadas a afirmar la común humanidad de hombres y mujeres. La mujer fue formada de la misma sustancia que el hombre y compartía las mismas cualidades, sin menoscabo de las diferencias externas que a ambos caracterizaban y cuya desaparición resultaban indecorosas. Para Pablo, el estado de descontrol y desorden que reinaba en la iglesia de Corinto, podía provocar confusión si un desconocido entraba durante la celebración del culto, porque podía pensar que estaban bajo la misma locura de los que adoraban a Dionisos. Por otra parte, la mayoría de las mujeres, tanto judías como gentiles, no recibían instrucción religiosa, por lo que era normal que durante los cultos preguntaran cuando no entendían lo que estaba sucediendo, creando mayor confusión todavía. Es en este contexto que hay que entender el capítulo 14 de I de Corintios. A tres grupos diferentes les pide que guarden silencio: a los que hablan en lenguas sin que haya un intérprete, a los que profetizan al mismo tiempo, y a las mujeres. En los dos últimos casos Pablo les exhorta al autocontrol (versículos 32 y 34), usando el mismo verbo ‘hupotasso’, que en voz media indica que la persona realice la acción sobre sí misma. Esta idea normalmente aparece en las traducciones del verso 32, pero no así en las del 34. ¿Cómo es posible traducir el mismo verbo de forma tan diferente cuando se refiere a las mujeres? La única explicación es que el traductor está imponiendo sobre el texto sus supuestos teológicos. Literalmente el texto dice: “que las mujeres se controlen a sí mismas, como la ley dice”. Los eruditos bíblicos han tratado de encontrar tal ley en el Antiguo Testamento o en la tradición judía, sin conseguirlo. La razón es que Pablo no está aludiendo a la Ley con mayúscula, como traduce la Reina-Valera. Sería inconcebible que Pablo, el gran defensor de la gracia frente a la ley, acudiera a hora a ella. Pero, además, es que no hay ni un solo texto en el Antiguo Testamento que afirme tal cosa.

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

En realidad, parece que Pablo estaba haciendo referencia a la ley civil de la sociedad Greco-Romana, que ponía límites a los excesos de ciertas prácticas religiosas, especialmente llevadas a cabo por mujeres. Algunos cultos, como el de la diosa Isis, eran considerados políticamente como peligroso, ya que proclamaba la igualdad entre hombres y mujeres, algo que socavaba los fundamentos de la sociedad de la época. El Senado Romano también tomó acciones en contra del culto a Dionisos, uno de los más populares entre las mujeres, que a veces usaban la religión como un medio de protesta y de hostilidad hacia los hombres. Se entiende, por tanto, el interés de Pablo porque las reuniones de los cristianos no pudieran confundirse con estos cultos, incumpliendo las leyes y provocando escándalo. Y en este contexto hay que entender este pasaje. “Vuestras mujeres callen en las congregaciones; porque no les es permitido hablar, sino que estén sujetas, como también la ley dice. Y si quieren aprender algo, pregunten en su casa a sus maridos; porque es indecoroso que una mujer hable en la congregación” (verso 34 – 35) De ninguna de las maneras puede significar que las mujeres debían abstenerse de ministrar con sus dones en la iglesia, puesto que en el capítulo 11 habla del atuendo adecuado para aquellas que oran o profetizan en la iglesia. En el capítulo 14, verso 34, posiblemente está exhortando al autocontrol a aquellas mujeres que proferían gritos sagrados al estilo de sus religiones de origen. El verbo ‘laleo’ que aquí se traduce como ‘hablar’, puede ser usado para hacer cualquier tipo de ruido y es usado repetidamente en este capítulo para describir palabras incomprensibles (verso 9). En el verso 35 puede estar haciendo referencia a las conversaciones privadas de las mujeres durante cultos o ceremonias donde no entendían lo que estaba sucediendo. Por eso dice Pablo que pregunten a sus maridos en casa. En realidad, Pablo rompe aquí una lanza a favor de las mujeres, a quienes considera capaces de autocontrol y con derecho a ser instruidas, cosa que les negaba la sociedad de su época. Él aboga porque pregunten y aprendan, aunque de forma que no alteren el orden en los cultos. El guardar silencio no significaba necesariamente abstenerse por completo de hablar, sino prestar atención a lo que otra persona estaba diciendo, como se puede apreciar en Hechos 12:17; 15:12,13; 21:40; 22:2. El ‘guardar silencio’ de I Corintios 14:34 no significa, por tanto, que las mujeres estén excluidas del liderazgo espiritual. 2. I TIMOTEO 2:8-15 “La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no le permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. Porque Adán fue formado primero, después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión. Pero se salvará engendrando hijos,….” (Verso 11-15) Este pasaje, especialmente el verso 12, es el más usado para negar a las mujeres la posibilidad de ejercer el ministerio de enseñanza en la iglesia. Es interesante notar que se trata de la única doctrina importante de la Biblia que se basa en un solo versículo, y que la comprensión de este verso depende fundamentalmente de la traducción de un solo verbo, cuyo significado no está claro, y que es usado una sola vez en todo el Nuevo Testamento. Esto, sin embargo, no es obstáculo para que muchos interpreten todos los pasajes que hablan del ministerio de la mujer a través de la óptica de este verso.

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

Veamos algunos de los problemas que plantea la interpretación tradicional: Ya hemos visto que a lo largo de la Biblia aparecen mujeres en posición de liderazgo, con la bendición de Dios, y el reconocimiento de los que las rodeaban. Si se interpretan los versos 13 y 14 en el sentido de que la superioridad del hombre procede del hecho de haber sido creado primero, como hemos visto anteriormente, el texto de la creación no le da ninguna significación a este hecho. El relato de Génesis muestra que tanto el hombre como la mujer fueron comisionados igualmente por Dios para ejercer dominio sobre la tierra, sin ninguna referencia a la existencia de roles jerárquicos entre ellos. Si la razón para la prohibición es que las mujeres, como Eva, son crédulas y fácilmente engañables, por lo que no deben enseñar o dirigir, este argumento no se sostiene, ya que en momentos cruciales de la historia del pueblo de Dios, surgieron una serie de mujeres que hicieron frente a problemas que los hombres no habían sabido solucionar (I Samuel 25:335; II Samuel 14:2-23; 20:16-22; Jueces 4; Ester 8:17; 9:11-12; 29-32). Por otra parte, supondría sostener que la mujer, por naturaleza, es inferior. Interpretar el verso 15 en el sentido de que las mujeres deben continuar siendo castigadas por el pecado de Eva, representa una seria contradicción teológica. De acuerdo con I Juan 1:9 “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad”, por lo que esto afecta a todos los redimidos por la sangre de Cristo, y no sólo a la mitad de los mismos. Por otra parte, ¿por qué los hombres no son responsables del pecado de Adán, y las mujeres sí lo son por el de Eva? I Timoteo 2:11-15 no puede ser, a la luz del resto de las Escrituras, un decreto de castigo perpetuo y universal para todas las mujeres. Por último, el Nuevo Testamento enseña que ‘tenemos dones diferentes, según la gracia que nos es dada’ (Romanos 12:6), no según el sexo. En el caso que nos ocupa, creo que el horizonte cultural del texto es fundamental para una exégesis correcta del mismo. Así, aunque generalmente se piensa que I Timoteo fue escrita como un manual sobre gobierno eclesiástico para una iglesia que no era muy distinta de la nuestra, la realidad es diferente. I Timoteo es una carta personal, dirigida a un joven ministro que se está enfrentando a una serie de problemas concretos en una iglesia concreta. Debido a que la carta hace referencia a problemas conocidos tanto por el escritor como por el receptor de la misma, éstos no se describen en su totalidad, lo cual dificulta la comprensión por parte del lector actual que tiene que inferirlos de las respuestas de Pablo, si quiere entender éstas últimas. De ahí la importancia de entender el contexto y las doctrinas falsas que algunos estaban difundiendo. Estas enseñanzas se caracterizaban por especulaciones inútiles y deseo de controversia (I Timoteo 1:4; 6:4; II Timoteo 2:23), rechazo del matrimonio y abstinencia de ciertos alimentos (I Timoteo 4:3), prácticas inmorales (I Timoteo 4:2), dar mucha importancia a genealogías y mitos (I Timoteo 1:4; 3:9) y negar la resurrección del cuerpo (II Timoteo 2:18). Todas estas creencias se ajustan bastante al Gnosticismo, movimiento religioso sincrético que tuvo sus primeras manifestaciones en el siglo I, y que floreció con esplendor en el siglo

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

II. La mención que se hace en I Timoteo 1:6; 6:20; y II Timoteo 2:16 de discusiones inútiles, vana palabrería y los argumentos de la falsamente llamada ciencia (‘gnosis’, de donde se deriva la palabra ‘gnosticismo’), es interesante porque los escritos Gnósticos están llenos de pensamientos ilógicos y de ideas sin sentido. Pasemos ahora a aun análisis más detallado del verso 11. Pablo exhorta aquí a las mujeres que tenían un comportamiento inadecuado a aprender en silencio, con toda sujeción. Esto que muchos han interpretado como algo denigratorio para la mujer, en realidad es todo lo contrario. Aunque en Deuteronomio 31:12 Moisés encomendó que se congregara a todo el pueblo, incluidas las mujeres, para enseñarles la Ley, con el paso del tiempo a las mujeres les fue vetado el aprender la Torá, y participar en las actividades que se celebraban en las sinagogas. La única esfera de la mujer era el hogar. Ahora Pablo, siguiendo el ejemplo de Jesús, exhorta a que las mujeres aprendan, algo que la mujer griega también tenía vetado. Este aprendizaje debía hacerse en silencio, porque es la actitud necesaria para cualquiera que esté aprendiendo. La palabra que se usa en griego, ‘besuchia’, no significa refrenarse de hablar, sino que significa estar en quietud, la quietud necesaria para meditar o estudiar. Por eso, cuando Pablo le dice a las mujeres de la Iglesia de Corinto que guarden silencio, usa otro verbo, que es ‘sigao’, ya que en este caso se trataba de abstenerse de hablar porque estaban interrumpiendo con sus preguntas. En cuanto al sentido auténtico de la expresión “con toda sujeción”, observamos, en primer lugar, que dicha sumisión, dado el contexto, no es al marido ni a los hombres en general, sino a los maestros, especialmente a Pablo y Timoteo. En vez de someterse a los falsos maestros deben hacerlo a aquellos que enseñan la sana doctrina. En segundo lugar, la ausencia del artículo indica otra cualidad de dicho aprendizaje. La palabra sujeción es la forma nominal del verbo ‘hupotassomai’ que hace referencia a la disposición voluntaria de ser receptivo a las necesidades de los otros, en este caso la necesidad que tienen los maestros de comunicar sus enseñanzas sin ruidos molestos y con la debida atención. Pasemos ahora al verso 12. Si entendemos que Pablo está prohibiendo a todas las mujeres el enseñar a cualquier hombre, encontraremos que esta interpretación se contradice con numerosos textos del mismo Pablo (II Timoteo 2:2; Colosenses 3:16; I Corintios 14:3, 26, 31, etc.). Por otra parte, en las Cartas Pastorales el verbo ‘didaskein’ se une en contextos que expresan o implican el contenido de la enseñanza, ya sea para hablar de la falsa doctrina, o de la enseñanza de la verdad. Si en el verso 12 se refiere a la enseñanza en general es la única vez que ocurre en las Pastorales. Por todo ello, debo concluir que lo que está prohibiendo Pablo es que ciertas mujeres enseñen una doctrina errónea. ¿De qué doctrina se trata? La clave está en el tercer verbo que aparece en este verso, ‘authentein’. El problema es que esta palabra aparece únicamente en este texto, y su significado varió con el paso del tiempo, con lo cual resulta realmente difícil saber su significado exacto en este contexto. Puede significar ‘usurpar, dominar, gobernar, ser responsable de un asesinato, proclamarse a sí mismo el autor u originador de algo, etc.’. En el caso de que aquí significara ‘ejercer dominio sobre’, Pablo no estaría haciendo otra cosa que recordarles las palabras de Jesús a sus discípulos cuando les exhorta a ser siervos en vez de ‘ejercer autoridad’ unos sobre otros, como hacían los gobernantes de los gentiles (Mateo 20:25). En esta misma línea, Pedro amonesta a los ancianos que no apacienten a la

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

grey de Dios como ‘teniendo señorío’ sobre los que están bajo su cuidado (I Pedro 5:3). Se trataría, pues, de la enseñanza de un principio general, aplicado en este caso particular a las mujeres. En el verso 8, se da la circunstancia contraria, ya que se dirige de forma particular a los hombres, pero puede decirse que la enseñanza de orar sin ira ni contienda es de aplicación general. Lo que aquí se entendería es que Pablo está prohibiendo que la mujer enseñe o se proclame autora y originadora del hombre. En la zona de Asia Menor, lo femenino era considerado como la fuente de la vida. La Gran madre recibía diferentes nombres, uno de ellos era Artemisa, la diosa que se adoraba en Éfeso como Diana, cuyo templo era una de las siete maravillas del mundo. A veces se la identificaba también con Eva, a la que los mitos gnósticos consideraban como la que trajo la vida y el conocimiento a Adán. Por eso, el verso 13 puede entenderse como una refutación de dicha enseñanza. Se les prohíbe a las mujeres que enseñen que la actividad femenina dio la vida al hombre, porque, de acuerdo con las Escrituras Adán fue creado primero. Por otra parte, Eva no trajo el conocimiento (gnosis), sino que, siendo engañada, cayó en trasgresión. Por lo tanto, los versos 13 y 14 no son la razón por la cual las mujeres no pueden ejercer el liderazgo, sino que se trata más bien de la refutación de una herejía ampliamente difundida en la zona por los mitos gnósticos o protognósticos que glorificaban a Eva. Esta interpretación, por otra parte, armoniza con otros ejemplos en los que Pablo primero indica la herejía y después la refuta: I Corintios 15:12-57; I Timoteo 4:3-5: II Timoteo 2:17-19; Romanos 3:8. CONCLUSIÓN Para concluir, podemos decir que un estudio de todas las Escrituras y en especial de lo que Pablo realmente escribió, demuestra que él no relegó a la mujer a una posición de subordinación dentro de la iglesia. Él realmente desafió los roles sociales que desempeñaban las mujeres en su tiempo, y la filosofía y teología que los sustentaban. Sin embargo, sus palabras han sido interpretadas de forma que se usan para defender esos mismos roles. ¿Cómo pudo ocurrir tal cambio? Creo que la respuesta está en el hecho de que la iglesia postapostólica interpretó sus escritos a través de la cultura y costumbres de su época. En un sentido, leyeron a Pablo a través de los ojos de Aristóteles, de Platón, de los Estoicos, etc., que veían en la mujer a un ser inferior, nacido para obedecer, necesitado de tutela e incapaz, por su propia naturaleza, de asumir ninguna actividad que implicara el ejercicio de autoridad o liderazgo. Esto fue posible porque algunos de los llamados Padres de la Iglesia, como Orígenes, entendieron que la filosofía era sólo una preparación para el cristianismo. Su maestro, Clemente de Alejandría, sostenía que la filosofía era un don de Dios, concedido a los griegos, como la ley a los judíos. Su uso, según él, podía prestar importantes servicios al cristianismo. Con este criterio era posible trasladar toda la cultura greco-latina al cristianismo y convertir a éste en heredero de toda la cultura antigua, como en realidad sucedió.

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

Por otra parte, a los cristianos se les solía acusar de ser una secta secreta, que ponía en peligro la seguridad del Estado, que practicaba la magia, y toda clase de supersticiones, y cuyos adeptos eran personas vulgares, incapaces de razonar, de ahí que muchos de los Padres de la Iglesia pensaran que si el cristianismo quería captar la atención de los intelectuales y de la cultura pagana en general, debía asimilar la filosofía griega, por lo que empezaron a aplicar conceptos filosóficos a la hora de interpretar las Escrituras. De esta forma, poco a poco, la teología cristiana fue produciendo una serie de interpretaciones que eran realmente paganas en sus asunciones. Por ejemplo, la mayoría de los Padres de la Iglesia, por influencia de los estoicos, que veían en la mujer el origen del mal, enseñaron que el matrimonio iba en menoscabo de la vida espiritual. Agustín de Hipona y Jerónimo llegaron incluso a cuestionarse si una persona casada podría ir al cielo. Igualmente, la identificación de lo virtuoso con lo masculino, les llevó a negar que la mujer pudiera ser imagen de Dios, ya que un ser inferior no podía reflejar la excelencia de la imagen divina. Esta tendencia a interpretar las Escrituras a través del punto de vista de la filosofía griega alcanzó su máxima expresión con Tomás de Aquino, para quien ‘la virtud y la dignidad de la mujer es por naturaleza menor que la del varón’. Para Aquino, esta carencia intelectual y moral de la mujer es la causa de que esté destinada por naturaleza a vivir bajo la dirección y responsabilidad de un varón y, asimismo, la causa de las tres reglas que el apóstol le manda guardar: silencio, disciplina y sujeción. La prueba científica que Tomás de Aquino aduce para explicar la imperfección corporal, sensorial, intelectual y moral de la mujer es que su constitución es más húmeda, más abundante de humores. Evidentemente esta teoría no la sacó del relato de la creación sino de Aristóteles. La influencia de Aquino, no sólo en la iglesia Católica, sino también en las iglesias protestantes, ha hecho que durante siglos se hayan leído las palabras de Pablo a través de los ojos de filósofos paganos. Por tanto, el hecho de que durante siglos las mujeres hayan sido relegadas de aquellos ministerios que implicaban el ejercicio de liderazgo, se debe a la influencia que ha ejercido una lectura sesgada de los escritos de Pablo, lectura basada en los supuestos de la filosofía griega y no en la Revelación. Un estudio cuidadoso del Nuevo Testamento demuestra que los ministerios y las posiciones de liderazgo eran ejercidos en función de los dones recibidos y no en función del sexo. Los testimonios acerca de Junia, Priscila, Febe, Evodia, Síntique, Trifena, Trifosa, Pérsida, o la receptora de la segunda epístola de Juan, demuestran que, en la iglesia primitiva, las mujeres tenían acceso a los mismos ministerios que los hombres. CONCLUSIÓN FINAL La mujer Sella la creación dada directamente por Dios en cuanto a las cosas existentes. Siendo que fue el último ser creado, pudiéramos decir que ella es la corona y el clímax de la obra creativa de Dios. La mujer sello de la creación. La cierra en cuanto a esa forma de creación, Dios pone a la mujer en un lugar muy especial, Dios pone a la mujer en un lugar de honra, Dios pone a la mujer en el lugar de llenura de su misma creación, que maravilla así el complemento, y Dios satisface el sentimiento tal vez más tremendo que el hombre pueda haber sentido, la soledad.

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

Todos los cristianos debieran saber y asumir que la mujer es un ser humano trascendente, inteligente y racional creado a imagen de Dios igual que el hombre. Todos debieran saber igualmente que la discriminación de la mujer en razón de su sexo es una manifestación más de las injusticias introducidas por el pecado en el mundo. Y que Dios, el único Dios y nuestro Padre, es por esencia y excelencia AQUEL EN QUIEN NO HAY ACEPCION DE PERSONAS. Fue Él quien nos reveló en Jesucristo un anticipo de los principios de la justicia de Su reino, con el propósito de levantar un pueblo ejemplar en sus actitudes, donde se viviese en plenitud UNA FE SIN ACEPCION DE PERSONAS en cuestiones tales como sexos, condiciones sociales, raciales o nacionales. Cuando la carne prima en la consideración de los auténticos valores espirituales, como los dones, las carismas y espiritualidades que el Espíritu Santo otorga para colocar a cada miembro en el cuerpo como El quiere, a su exclusivo albedrío, son olímpicamente ignorados, en base a interpretaciones exegéticas que contradicen claramente los contenidos más excelsos, claros y justos del Evangelio de la Gracia, en los que cada persona redimida, y sin tener en cuenta ni su nacionalidad, condición social ó sexo, es incorporada como miembro dentro del cuerpo que es la Iglesia, por el Espíritu Santo, y dotada adecuadamente para servir al cuerpo y en el cuerpo. No pretendo descalificar a muchos reputados comentaristas metiéndolos a todos en el mismo saco, aunque hay algunos ciertamente disparatados, que han dibujado a las mujeres como deficientes mentales, infantiles, ó como un estrato situado entre el mono y el hombre. Otros han utilizado la sutileza del piropo, o la condescendencia bonachona hacia alguien que tiene que estar subyugado, callado y en papeles de segunda división. Hasta este siglo, nuestras hermanas mujeres no plantearon sus derechos de una forma tan amplia, cabal y demostrando su capacidad en todas las áreas del ministerio, en una forma semejante a como lo hicieron en el mundo secular y en todos los campos: sociales, culturales, políticos, intelectuales, científicos, laborales, etc En las iglesias debían aceptar aquellos principios en la misma forma en que fuera de ella debían aceptar los papeles seculares que la sociedad les tenía asignados: Escasa instrucción, labores del hogar y rurales, tener hijos, oír, ver y callar. Pero el cristiano, el hijo de Dios, no nace de sangre, ni de voluntad de carne, ni por voluntad de varón, sino de Dios, para que su crecimiento, su madurez y su ministerio no se ejecuta con base a criterios físicos, sino espirituales. El ejemplo del pasado nos obliga a reconocer que la prudencia de vivir los contenidos liberadores del evangelio desembocó en prohibiciones y discriminaciones, que debidamente establecidas y articuladas por mentes inquisidoras e intransigentes han anulado por siglos el legítimo ministerio y desarrollo de otros hijos de Dios, que nacieron en la carne bajo el sexo femenino. Bien se invalidó el mandamiento de Dios por causa de las tradiciones, como denunció Jesús que hacían en su generación los “estrictos” fariseos. A nadie le extraña que las prohibiciones “legales” procedieran de un mundo injusto y perdido que ignora las verdades espirituales del evangelio. Pero lo penoso es que el eco de aquellas discriminaciones fuese asumido, justificado y ampliado en el interior de las iglesias cristianas con argumentos aun más insólitos que los que empleaban “los de afuera”.

Por: Geycer Paredes M.

Ministerio D’CRISTO

Y en lugar de transformar progresivamente a la sociedad, viviendo la libertad con prudencia en el seno de las iglesias cristianas, se dejaron asimilar por el sistema y aun fueron más allá que el propio sistema en el nombre de un Cristo que en este, como en muchos otros temas, nunca se encontraría identificado con las posturas de los que se manifiestan como suyos. Es un reto, una asignatura suspensa hasta aquí, y pendiente para el siglo XXI, arrepentirse ante los contenidos de la libertad implícitos en el evangelio de Jesucristo, para no solo restituir la justicia sobre mujeres, sino a los pobres, a las etnias despreciadas (gitanos, negros, serranos, indios, etc.) para vivir de verdad en Cristo ese mensaje liberador que es digno del evangelio de Cristo. Recuperar la visión evangélica claramente expresada por Pablo a los Corintios (2 Cor. 5:16-17) “De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así. de modo que si alguno esta en cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas”. Ya no conocemos a mujeres, ni hombres, ni ricos ó pobres, blancos ó negros, sino a personas renacidas por el Espíritu Santo. Una nueva creación donde tales valores no tienen cabida: coherederos de la gracia, instrumentos para la gloria de Dios y embajadores en Cristo. Una visión que reconozca lo espiritual: el fruto del Espíritu, la consagración, la fidelidad, el amor, y la generosidad. BIBLIOGRAFÍA · Artículo aparecido en 1997 en la revista ALETHEIA nº 12 · El Papel De La Mujer Cristiana Por Pablo Blanco · Artículo de la “Confederación Nacional De Sociedades Femeniles "Dorcas”” · Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado por Vila y Escuain · La Biblia Reina Valera de 1960

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->