P. 1
¿Qué es el Caos?

¿Qué es el Caos?

|Views: 6.469|Likes:
Reflexión sobre el concepto de Caos en relación a la vida en la ciudad.
Reflexión sobre el concepto de Caos en relación a la vida en la ciudad.

More info:

Published by: Percy C. Acuña Vigil on Aug 19, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as TXT, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/07/2013

pdf

text

original

¿Qué es el Caos?

En la época clásica Platón en La república hace una crítica a la democracia ateniense, en la cual señala que ante el Caos provocado por el individualismo, las condiciones son propicias para la imposición de una tiranía. Sin embargo Platón, no creía en el determinismo social. Pensaba que era posible instaurar una sociedad diferente, sin diferencias económicas y sin propiedad privada que las ocasione. En esta sociedad utópica, propuesta en su República se postulaba el beneficio de la comunidad frente al deseo individual, estando regido por criterios racionales, en términos modernos, por criterios científicos. Para Aristóteles la mayor injusticia es el desorden, y sostiene que cualquier orden, por malo que sea será mejor que el Caos. Aristóteles sostenía más aun, al decir que no hay ciencia del accidente. En la época moderna el concepto cambia p.e. para Deleuze sólo desde la idea de Caos podemos entender dialécticamente el Pensamiento. El Pensamiento para Deleuze mantiene una lucha constante en dos direcciones: en una dirección el Pensamiento se enfrenta al Caos, en la otra, a las opiniones. En la filosofía de Deleuze el Pensamiento se enfrenta al Caos bajo tres formas diferentes: la filosofía, la ciencia y el arte. Serían las tres Caoídeas, las tres hijas del Caos y el Pensamiento. La filosofía, el arte y la ciencia se enfrentan al Caos trazando planos secantes sobre él . Para una explicación del concepto de Caos empezamos haciendo referencia al DRAE, el que señala que el termino se refiere al estado amorfo e indefinido que se supone anterior a la ordenación del cosmos. También denota confusión, desorden. En relación a las matemáticas y la física señala que se refiere al comportamiento aparentemente errático e impredecible de algunos sistemas dinámicos, aunque su formulación matemática sea en principio determinista. El Caos (palabra que deriva del idioma griego, Χάος) habitualmente se refiere a lo impredecible, y es uno de los principales conceptos del Cosmos. Caos deriva de la raíz ghn o ghen del lenguaje protoindoeuropeo ("hueco", "muy abierto"). Debido a variaciones lingüísticas, el significado de la palabra se desplazó a desorden. En la mitología griega, el Caos es el estado primitivo de existencia del que surgieron los primeros dioses. En griego antiguo es Χάος o Χάεος, que significa ‘vacío que ocupa un hueco’, y procede del verbo χαίνω, ‘abrirse de par en par’, y éste del indoeuropeo *ghen-, *ghn-. También se le llamaba Aêr (Αηρ, ‘aire’) . Este término griego en el discurso mítico-religioso, vino a significar lo opuesto a orden. Según las cosmogonías griegas el caos es el estado en que se encuentra la materia, antes de la existencia del mundo tal como lo conocemos, y del que surgirán las fuerzas organizadores del universo, del cosmos (orden, para los griegos). "… Todo lo que dicen los poemas homéricos y la mitología tiene su punto de partida en una comprensión del mundo como incomprensible, del mundo como Caos, creándose sobre un fondo de Caos y, a partir de ahí, volviéndose en parte cosmos, es decir, orden, universo ordenado en el cual entonces la comprensión de lo incomprensible vuelve a tomar plenamente sus derechos". En la mitología nórdica, Ginnungagap, el Caos ("aparente vacío" o "hueco enorme") era el vasto abismo que existía entre Niflheim y Muspelheim antes de la creación. Al norte de éste yacía el intenso frío del Niflheim, al sur, el insufrible calor del Muspelheim. Al principio de los tiempos, los dos se encontraban en el Ginnungagap; y donde el calor tocaba la escarcha, las gotas de esta se derretían y

formaban la sustancia eitr, que se aceleró en vida en la forma del gigante Ymir, el padre de todos los gigantes de la escarcha . Caos como causa y consecuencia En la física el Caos se refiere a la complejidad de la supuesta causalidad, en la relación entre eventos, sin que se observe una relación lineal que relacione la causa con el efecto; sino más bien un complejo cálculo, que consta de varios componentes. Se asocia a la incapacidad de someter a un área determinada a todas las variables que definen las variaciones que se observan en ella, por lo que resulta imposible conocer con exactitud los acontecimientos futuros que se puedan presentar en ella. Un ejemplo habitual de esta situación es el Efecto mariposa , que plantea que el aleteo de una mariposa en un rincón del mundo puede desencadenar un tornado en el otro. Desde esta perspectiva, se considera que la estadística es la única respuesta posible sobre la cual poder trazar una investigación. Desde el ámbito filosófico y, especialmente, epistemológico se ha tendido a asociar al Caos con la incapacidad del hombre de atender a todos los eventos de un espacio concreto y en un instante determinado, teniendo que asumir los conceptos de azar, de lo indeterminado, de lo aleatorio, de la incertidumbre, en oposición al orden o a una posible ratio o logos. En la lucha permanente del hombre ante el medio y la supervivencia del hombre como ser capaz de dominar el medio, hace que sienta la necesidad de superar la antinomia binaria descrita. Desde la segunda mitad del siglo XX el azar (equiparable en términos profanos al caos) y la necesidad (sentimiento natural que empuja a toda especie animal a buscar en cierto modo al orden) son observados, por ejemplo por Jacques L. Monod , como dos aspectos complementarios biunívocos en la evolución de lo real, en otras palabras: existen momentos de caos en cuanto son partes de caos ordenado. Cuando se procede a catalogar a un sistema caótico, se espera poder inferir las propiedades que generan las causas de los efectos visualizados con base en teorías pasadas que fundamentan dicha inferencia y dan la base para nuevos conocimientos, teorías y comportamientos del medio. Un sistema caótico es un sistema sin leyes. Las relaciones de los entes que componen un sistema caótico no son necesarias, lo que permitiría obtener una descripción del sistema, con lo que dejaría de ser caótico. La autopoiesis La autopoiesis, es un neologismo propuesto en 1971 por los biólogos Humberto Maturana y Francisco Varela para designar la organización de los sistemas vivos. Una descripción breve sería decir que la autopoiesis es la condición de existencia de los seres vivos en la continua producción de sí mismos. Este término nace de la biología, pero más tarde es adoptado por otras ciencias y otros autores, como por ejemplo por el sociólogo alemán Niklas Luhmann. Según Maturana y Varela son autopoiéticos los sistemas que presentan una red de procesos u operaciones, y que pueden crear o destruir elementos del mismo sistema, como respuesta a las perturbaciones del medio. Aunque el sistema cambie estructuralmente, dicha red permanece invariante durante toda su existencia, manteniendo la identidad de este. Los seres vivos son sistemas autopoiéticos y que están vivos sólo mientras están en autopoiesis. La autopoiesis ha ayudado a rescatar, en primer lugar, la vieja idea de Peirce, de finales del siglo XIX, de que el azar engendra orden y de que puede surgir un macroorden a partir de un microcaos y, en segundo lugar, el principio de determinismo estratificado de Weiss (1969), que sostiene que existe una determinación de lo grande a pesar de la indeterminación de lo pequeño. Así un

sistema autopoiético mostrará un cierto grado de orden a nivel macro a pesar de la variedad y el Caos a nivel micro. El paso del microcaos al macroorden del sistema viene explicado en los años setenta y ochenta por los trabajos de Prigogine y la Escuela de Bruselas (Prigogine y Stengers, 1984), que demuestran cómo el orden puede surgir del caos a partir de los procesos de autorregulación; de hecho es precisamente la variedad y el desorden a nivel micro lo que permite amortiguar los efectos de realimentación acumulativa que podrían desestabilizar fácilmente un sistema en equilibrio. Luhmann ha utilizado la autopoiesis para presentar un nuevo paradigma teórico: el de los sistemas autopoiéticos, como producto de una reflexión interdisciplinaria sobre los exitosos desarrollos de otras disciplinas. La aplicación del concepto de autopoiesis a los sistemas sociales implica que el carácter auto-referencial de estos sistemas no se restringe al plano de sus estructuras sino que incluyen sus elementos y sus componentes es decir, que él mismo construye los elementos de los que consiste. El determinismo científico y el Caos El determinismo científico es un paradigma científico que considera que a pesar de la complejidad del mundo y de su impredictibilidad práctica, el mundo físico evoluciona en el tiempo según principios o reglas totalmente predeterminadas y el azar es sólo un efecto aparente . El caos y los fractales son parte de un tema mayor, la dinámica, rama de la física que empezó a mediados de 1600 cuando Isaac Newton descubrió las ecuaciones diferenciales, las leyes de movimiento y la gravitación general. Las siguientes generaciones de matemáticos y físicos trataron problemas de tres cuerpos y notaron que resultaban mucho más difíciles que los problemas de dos cuerpos, hasta el punto de darlos como imposibles . El concepto de Orden El orden es lo que se opone al Caos. La anarquía hace referencia a un orden social lo que implica ya una jerarquía de órdenes. Es importante por ello no confundir el orden-desorden, con el orden-caos. El concepto de orden-caos es un concepto primario en la reflexión filosófica. Para el griego clásico era evidente que la Naturaleza es un orden. Los presocráticos pensaron que todo sucede conforme a una ley natural, entendiendo la Naturaleza de diversas maneras : Como un todo ordenado, La Naturaleza, como movimiento, como una pre configuración racional inmutable y eterna, matemática. Considerando estos factores Platón realiza una gran síntesis: Una materia (caos) eterna, átomos que se mueven en el vacío sin sentido alguno. Un formal, eterno, inmutable, matemático, que está fuera de este mundo; un universo de formas: las ideas. Un Superhéroe, Demiurgo, que tomando como modelo el mundo de las ideas, da forma a la materia, constituyéndose así el mundo material en el que vivimos. Aristóteles introduce en el concepto de orden un nuevo factor Xs: la medida, que supone la relación de unas partes con otras, concepto que ha pasado a la tradición escolástica que establece el concepto de orden bajo las propiedades de jerarquía y finalidad. El orden es así entendido como la subordinación de las partes entre sí respecto a la unidad de un todo. Esto es así en la creencia de que el orden es un orden de las cosas, orden del ser, porque una Inteligencia, Dios, ha creado el mundo conforme a sus Ideas, su Plan Providencial, que actúa en el mundo según una finalidad. La Filosofía de la Edad Moderna plantea un cambio fundamental: El orden

primariamente es un orden del conocer. Pero el orden del conocer es el mismo que el orden del ser pues Dios no puede crearnos de forma que vivamos esencialmente engañados. Cuando el pensamiento filosófico prescinde de la creencia en Dios, la cuestión se plantea en toda su dimensión: el orden ¿es un producto de una conciencia que conoce, o es una propiedad de las cosas que están ordenadas, es decir, sometidas a un fin? La importancia de esta cuestión afecta al tema de la verdad, la teoría del conocimiento y, sobre todo es básico para explicar la concepción del mundo y el sentido de la vida. Las Ciencias Naturales rechazan como concepto explicativo la finalidad como causa real. La finalidad sólo es aplicable a las Ciencias Humanas, allí donde hay inteligencia y capacidad de proyecto de acción. La finalidad sólo es admisible como actuación de una causa inteligente que selecciona las partes según criterio y clasifica según medida en orden a la acción que persigue un fin. Filosóficamente la distinción entre el orden del conocer y el orden del ser deviene en la cuestión Metafísica del Orden Total y su relación con el orden de la Naturaleza conocido por las Ciencias Naturales. El orden que vemos en la Naturaleza, por tanto, es una cuestión de interpretación del conocimiento que investigan las Ciencias Naturales. En este sentido la obra de Kant muestra la imposibilidad del conocimiento metafísico, de un conocimiento que este más allá de los límites de la experiencia, más allá del Mundo. De este modo Dios como objeto de pensamiento sólo es admisible en el campo de las creencias, no de la afirmación de un conocimiento verdadero. En el campo de la Ciencia, la imposibilidad del conocimiento de El Orden Total, [teorema de Gonodel], nos muestra que no es posible el conocimiento de un Sistema Completo. La última referencia, siempre tendrá que ser un postulado, como una teoría que diseña un marco conceptual. Por lo tanto la cuestión filosófica del orden de lo real hay que considerarla como cuestión que atañe al campo de las creencias. El problema filosófico así consiste en fundamentar la creencia en un orden de lo Real a partir del orden del conocer, pues de otra forma estaríamos cuestionando permanentemente el sentido mismo de la verdad del conocimiento y de la ciencia. De otro modo, tendríamos que conformarnos con un pensamiento débil cuyo sentido de verdad es relativo, no siendo más que un referente cultural y social . Percy Cayetano Acuña Vigil

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->