P. 1
definiciones de cultura - apuntes de clases

definiciones de cultura - apuntes de clases

|Views: 5.355|Likes:

More info:

Published by: Ciencia Politica Uahc on Aug 17, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/07/2013

pdf

text

original

1 U.

Academia de Humanismo Cristiano Apuntes de Clases Juan Christian Jiménez

Notas sobre algunas definiciones en cultura 1. A modo de resumen histórico A mediados de la década del 60 existían al menos 250 definiciones del término cultura, un aspecto que demuestra por un lado, la extensa preocupación histórica por llegar a un tipo de entendimiento o conclusión de la palabra y, por otro, a una gran polisemia de posturas frente a su desarrollo que podemos llamar identificatorio de este proceso humano. Tomando en consideración diferentes investigaciones, se puede apreciar que la aparición de la palabra cultura estaría situada durante el siglo XV, a partir del verbo latino collere que designa el acto de cultivar la tierra. No obstante, también serviría para identificar una manera de honrar o rendir culto a los dioses. De la primera acepción se derivan términos como el de agricultura y posteriormente, horticultura, floricultura, etc. Hasta el Renacimiento la palabra estará vinculada a lo sagrado, sin embargo, y a partir de entonces, se comenzará a dar uso independiente para hacer referencia a la literatura y las artes. Por tanto, la cultura en sí misma, es considerada como un acto creado por el hombre, por medio de la literatura, el arte o la filosofía. Para el siglo XVI se introduce en el habla inglesa para identificar el esfuerzo por desarrollar cualidades propias de algún objeto o de alguna actividad. Durante el mismo siglo se introduce al vocablo francés como equivalencia de la cultura con el pensamiento. A partir de la Ilustración alemana, en el siglo XVIII el concepto tiende a explicar el recorrido de la humanidad y así, fundamentar la idea propia de progreso, es decir, referido al patrimonio del saber colectivo que permite a su vez, una misma cohesión.

2

En 1871 Tylor publica su obra La Ciencia de la Cultura, considerada la primera concepción antropológica de la cultura, es decir, la cultura o civilización en un sentido amplio, en el que incluye al conocimiento, las ciencias, el arte, la moral, el derecho, las costumbres y cualquier otro hábito adquirido que le de un sentido al hombre en sociedad. Según Kröeber y Kluckhon, existen seis grupos de definiciones en las cuales el término cultura puede clasificarse para las ciencias sociales. 1. Definiciones descriptivas, que ponen el acento en la idea de cultura como totalidad comprensiva o totalidad compleja, cuyos aspectos de contenido se describen. 2. Definiciones históricas, que enfatizan uno de los componentes de cultura, la herencia social o tradición social, como contrapuesta a la herencia biológica. 3. Definiciones normativas, que pueden clasificarse en dos subgrupos: las que enfatizan la regla o pauta de conducta (procedimientos sociales estandarizados que han sido creados a lo largo de la historia, como guías potenciales de conducta) y las definiciones que explican la cultura como ideal o valor orientador de la conducta. 4. Definiciones psicológicas, así denominadas porque tienden a psicologizar la cultura. Podrían distinguirse cuatro matices dentro de este tipo de definiciones: las que acentúan la función psicológica del ajuste social, la cultura como aprendizaje (pautas, ideas, hábitos, actitudes, valores, etc. transmitidos a los niños). Otras definiciones ponen el acento en la cultura como hábito adquirido por el individuo y, por último, dentro de esta categoría están las definiciones estrictamente psicológicas que entienden la cultura como suma de sublimaciones y todo lo que inhibe los impulsos.

3

5. Definiciones estructurales, que consideran a la cultura como un diseño o sistema de diseños para vivir, pero sin el modo de vivir. 6. Definiciones genéticas que acentúan los factores que originan y dan lugar a la cultura. Están aquellos que ponen el énfasis en la cultura como producto o artefactos (destacan el aspecto tecnológico por el cual el hombre ha transformado el entorno). Otras ponen el énfasis en las ideas como raíz de cultura: basados en la distinción entre cultura “material” y cultura “formal”, consideran básica a esta última. Y por último, están las definiciones que ponen el énfasis sobre los símbolos, habida cuenta de la tesis del hombre como “animal simbólico”. (1963)

Si hay algo en común en el uso de la palabra en diferentes lenguas, es que significa el elemento diferencial del hecho humano respecto del orden natural. En sus variadas acepciones subyace siempre la misma idea de que se trata de algo diferente a la naturaleza, de algo que es hecho por el mismo hombre. Sin embargo, este “algo” diferente de la naturaleza, para algunos se trata de lo realizado sólo por algunos hombres (los cultivados). Para otros es lo que adquieren todos los hombres como respuesta a los problemas que les plantea el solo hecho de existir, y más, todavía de convivir. A pesar de las variadas concepciones o utilización de la palabra, existe un referente mínimo que permite enfocar el término. Esto es prueba de diversos encuentros internacionales convocados por la Unesco, en los que se tratan asuntos de política cultural, problemáticas de cultura e identidad cultural, a través del intercambio de visiones y posturas a nivel mundial. 2. Diferentes concepciones de cultura Sólo por abstracción hablaremos de cultura como un concepto general. Pero si queremos introducir mayor rigor y precisión en el uso del término, tenemos que hacer una serie de diferenciaciones y clasificaciones, cada una de las cuales se

4

deriva, en buena medida, del enfoque ideológico y científico que la inspira. Nos parece oportuno comenzar en presentar tres concepciones de tipo más global y totalizantes. a) La cultura como adquisición de un conjunto de saberes, como resultado de dicha adquisición y como producción de “cosas superiores”. Se entiende esta clasificación como aquella que interpreta a la cultura desde la perspectiva del refinamiento intelectual o artístico, entendiendo éste como conjunto de saberes y conocimientos eruditos acerca de ciertas “cosas superiores”, (literatura, música clásica, arte, pintura, teatro, historia, geografía, mitología o por el dominio particular de una ciencia o un arte). Así se derivan de estas concepciones, términos como “mundo de la cultura”, para designar a las artes o también aquellas que expresan una cuantificación, en tanto posesión de saberes, es “muy culto”, “sin cultura” etc. También identifica cualidades objetivas de la persona cultivada, es decir, como aquel que ha desarrollado sus capacidades intelectuales por medio del conocimiento. Por esto tener cultura o ser culto es equivalente a disponer de muchos datos, mucha información relevante, es decir, a mayor grado de instrucción, mayor cultura. Lo que implica que es culto aquel que produce obras culturales. En suma, cualquiera de estas posibilidades se encuentran siempre en un número reducido de personas al interior de determinada sociedad. Así pues, según esta concepción la cultura se entiende como: -contenidos a adquirir -resultados de adquisición -producción de cosas superiores De este modo la cultura aparece como una función y capacidad reservada a una minoría de creadores de cultura y como una mercancía u objeto de posesión, adquisición personal, al que sólo tiene acceso un círculo reducido de receptores, a su vez, cultivados capaces de disfrutar de esa creación.

5

Se trata de un concepto selectivo, ya que excluye a grandes sectores de la población a los que se les considera incultos por su escaso acceso a esos bienes o productos, en que por lo tanto no han adquirido un “stock” significativo. Es importante entender entonces, que esta concepción elitista, al momento de ser aceptada, implica a su vez, entenderla como un instrumento de dominación. b). La cultura como modo de ser, de hacer y de pensar, y como conjunto de obras e instituciones. Esta sería una noción de tipo antropológica, de carácter funcionalista que por mucho tiempo recaló también en la perspectiva sociológica de comprender el término con el estudio social. La cultura comprende de esta perspectiva, el conjunto de rasgos que caracteriza las distintas formas de vida, a través de una serie de objetos y modos de actuar y de pensar que son creados y transmitidos por los hombres como resultado de sus propias interrelaciones y de sus relaciones con la naturaleza por medio del trabajo. Esto se revela en manifestaciones que se dan en el plano intelectual (saberes, creencias y valores), como en el material (las cosas que los hombres crean y utilizan). Desde el punto de vista antropológico, el término engloba a la totalidad del modo de vivir de un pueblo y la totalidad del entorno creado por los miembros de esa comunidad, para adaptarse y transformar la naturaleza y, por ende transformándose a sí mismos. De modo que para el hombre se trata de su herencia social y el modo de vida de un pueblo. Sin duda que esto define un concepto sistémico muy abarcador, que transforma a todo lo que no es naturaleza en cultura, pero por otro lado, el aspecto positivo, es que tiende a integrar a todos los tipos de actividad humana, los modelos de comportamiento, los valores, los conocimientos y habilidades en un sistema histórico concreto.

6

En este sentido todo pueblo o sociedad para resolver sus problemas esenciales de la vida tiene que generar una serie de respuestas y, éstas constituyen en sí mismas la cultura. Por este motivo toda persona es mas o menos culta y toda persona es productora de cultura a partir de sus posibilidades de simbolización compartida, aunque sea dispar o diversa. En esta diversidad radica la esencia del pluralismo cultural: “…así como no existe un pueblo sin cultura, cada pueblo tiene un modo o forma particular de ser y expresarse, una cultura que difiere de la de otros pueblos. Es cultura lo que por una parte unifica, y a la vez, diferencia a todos los seres humanos” (Magrassi 1984) En suma, todo esto lleva a que los miembros de una sociedad tengan un estilo determinado, ya que su forma de actuar se transmite de generación en generación. En ese aspecto todas las culturas están coherentemente estructuradas y tienen un sentido dentro de sí. c) La cultura como creación de un destino personal y colectivo Se trataría –más bien- de una propuesta conducente a darle un sentido ontológico a la noción de cultura. Es decir, que si bien la anterior concepción (antropológica), expresa el estilo o modo de vida en la que se van configurando los individuos y los grupos dentro de una sociedad determinada, prefigura –necesariamente- un modo de vida adquirido, conservado y transmitido que finalmente genera la impronta del estilo que asume cada colectivo e individuo. En este sentido más que ser objetable la noción anterior, es más bien insuficiente por las siguientes consideraciones: Por un lado, en una suerte de metáfora, la cultura terminaría siendo una especie de “ave que vuela mirando hacia atrás”, debido a que no le importa el saber hacia donde va, sino de donde viene. Por otro y, al pasar del dinamismo existente en toda cultura, ésta expresaría una tendencia a la adaptación y al equilibrio estético del acervo cultural heredado.

7

Es decir, de una manera en que se correría el riesgo de “encubrir” el carácter de proceso histórico cambiante y conflictivo que tiene la <realidad>, haciéndonos “reposar” en una suerte de lugar integrado, armonioso e inamovible. Es importante, sin embargo, reconocer que en la postura antropológica si se tiene en cuenta la dinámica del cambio cultural y no solo se reduce a consideraciones sobre el pasado. Además de acuerdo a esta perspectiva, el hombre no solo es configurado por la cultura, sino que también la hace a medida que incorpora nuevos elementos de la experiencia. El énfasis que se discute, es el que se basa en la idea de “herencia social”, según Linton, no existiendo cuestionamiento alguno de las circunstancias históricas particulares que dieron lugar a la configuración de esa cultura, ni tampoco a los modos de producción que le dan sustento. De este modo, la tercera perspectiva, pone el acento en lo que la cultura tiene como proyecto a construir, como futuro por inventar. Aunque por cierto apoyándose en el pasado. Pero entendiendo que la herencia cultural conserva y sintetiza la forma en que hemos sido configurados, pero más importante aún, asumiendo que su herencia socio-cultural es la materia prima que construye el futuro. La propuesta -La cultura es una actividad humana no reservada a un grupo de especialistas, sino un asunto que concierne a todos, por lo mismo ha de concebirse como creación de un destino personal y colectivo, más allá de un conjunto de valores heredados, asumidos y asimilados -La cultura debe de ser reintegrada a la vida y a la preocupación de la gente, en tanto sistema que expresa valores materiales y espirituales. En este sentido cada uno puede ser sujeto creador y constructor de futuro, asimilando y transformando el mundo a partir de ciertas condiciones de existencia.

8

Las dificultades -En la actualidad y en especial las industrias culturales en base a su tecnología de apoyo controladas por los grupos dominantes produce que la inmensa mayoría no seamos protagonistas de esos cambios y, aún menos incidir en posibles cambios socio-culturales profundos -Con frecuencia se esta determinado desde afuera dejando a los individuos reducidos a meros receptores, portadores y consumidores de cultura. Por el contrario de ser productor, creador y transformador de sus destinos. En suma, una cultura subsiste, cuando sin perder el sentido del pasado, y sin desdeñar un solo punto de lo que ha creado el pensamiento humano, es capaz de hacer una revisión crítica de los valores heredados y de actualizarlo en tradiciones vivas y en pleno desarrollo. De modo que la cultura sea capaz de cambiar y de mantenerse en un movimiento hacia delante, pero no como un sistema autónomo, sino ligado y en relación permanente con el sistema económico, social y político. Es decir, que no es a través de solo “lo cultural que se construye el futuro, sino de esa totalidad social en la que la cultura expresa el proyecto de lo que se quiere ser, de un auténtico desarrollo humano, del hombre como sujeto creador. Significa crear a partir de las iniciativas de la base (social) y en todos los niveles de la economía, de la política, de lo cultural por medio de comunidades responsables que tomen sus vidas a cargo para redefinir los fines humanos de cada actividad social y sus métodos de organización y gestión. Si se tuviese que distinguir en pocas palabras a las tres concepciones, se podrían denominar: -la primera, como “cultura cultivada” -la segunda, como “cultura cultural” y, -la tercera, como “cultura constructiva”

9

Esquema de las principales características: CULTURA Refinamiento Intelectual Patrimonio de privilegiados Datos y conocimientos sobre saberes librescos CULTURA Estilo de Vida Adquirido Patrimonio que todos han heredado Formas de ser, hábitos y maneras de pensar heredadas Resultados o productos de los saberes Cultura como ornato Obras e instituciones que se han ido realizando Cultura como respuesta proveniente del pasado CULTURA CULTIVADA Se apoyan en: -Los conocimientos -La creación artística CULTURA CULTURAL Se apoyan en: -El pasado -La herencia social CULTURA Destino Personal y Colectivo Patrimonio que todos van creando Formas de ser, hábitos y maneras de pensar proyectados hacia el futuro Invención del futuro Cultura abierta a la creación del futuro CULTURA CONSTRUCTIVA Se apoyan en: -El proyecto de futuro por hacer -Creación de nuevos modos de ser en el Resultado: Aprendizaje Ilustrado Resultado: Adaptación Inconsciente mundo Resultado: Anticipación Consciente

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->